You are on page 1of 1

El milagro de los rabitos de pulpo

A Teodoro, mago de nuestra infancia, como entraable homenaje. Si pulpos tiene la mar, Galicia tiene pulpeiros. Pero entre todos hay uno que no slo es o primeiro, sino que, segn as meigas, no hay otro tan milagreiro. Cuentan as meigas do Barco, que los hombres de este pueblo que va para capital y dmosle tiempo al tiempo, cuentan, digo, que a Teodoro, mago del pulpo gallego, le deben la mucha hombra y el mucho predicamento: Cuando nios los hoy padres, y no falta algn abuelo, pasaban junto a Teodoro y su mgico caldero, el pulpeiro los llamaba y paternal el pulpeiro que, como dicen as meigas, no hay otro tan milagreiro, rabitos de pulpo mgicos le regalaba a os nenos rabitos como si fueran fabulosos caramelos! Y as: el uno regalando. Y as los otros comiendo, los das fueron pasando y los chiquillos creciendo. Esto lo cuentan as meigas, como lo cuentan lo cuento. Pero hay algo que no explican, puede ser que por respeto, dejando oscuro el milagro del mejor de los pulpeiros.

Algo que yo os pregunto por si sabis el secreto: De dnde la mucha hombra de los hombres de este pueblo? De dnde la galanura, ese ademn tan resuelto, ese pisar como pisan, esas miradas de fuego, ese imperial: aqu estoy! que causa el desasosiego de las mujeres ms bellas que tambin son de este pueblo que va para capital y dmosle tiempo al tiempo? De dnde, en definitiva, el viril temple guerrero que en batallas de amor siempre Sin recurrir a refranes aunque hay uno que sospecho le da al barco el primer puesto? que aclarara el milagro de nuestro genial pulpeiro, otra pregunta os hago con pudoroso respeto: En lo de la mucha hombra de los hombres de este pueblo, no tendrn mucho que ver los rabitos del pulpeiro? Por algo dicen as meigas y en eso estn en lo cierto, que no hay en toda Galicia pulpeiro tan milagreiro. LAURO OLMO Septiembre de 1974