You are on page 1of 6

Reproducción De Los Seres Vivos

Los seres vivos son capaces de multiplicarse (reproducirse). Mediante la


reproducción se producen nuevos individuos semejantes a sus progenitores y se
perpetúa la especie.
En los seres vivos se observan dos tipos de reproducción:

Asexual (sin sexo)


En este tipo de reproducción un solo individuo se divide o se fragmenta en dos
células iguales que poseen características hereditarias similares a la de su
progenitor y recibe el nombre de célula hija.

Sexual (con sexo)


En esta forma de reproducción se necesita la participación de dos progenitores;
cada uno aporta una célula especializada llamada gameto (óvulo o
espermatozoide), que se fusionan para formar un huevo o cigoto. Esta forma de
reproducción permite la combinación de diversas características hereditarias.

Reproducción Celular
Todo organismo vivo tiene la necesidad de reproducir su cuerpo celular o sus
células ya sea para su crecimiento, para recambiar sus estructuras o por la simple
reproducción.
La división celular puede ser de modo que se conserve en las células hijas el
numero de cromosomas presentes en la célula madre (dotación diploide). Sin
embargo, también, puede ser reduccional, o sea, cuando dos células hijas se
dotan de una carga cromosómica reducida a la mitad (dotación haploide) respecto
a la célula madre.
El primer tipo de división conocido tiene el nombre de mitosis y se desarrolla en
todas las células de la estirpe directa y en las que siguen la línea original durante
su crecimiento. El segundo tipo de división, denominado meiosis, se realiza
solamente en las células germinales cuando éstas producen los gámetos
(espermatozoides y óvulos), que llevan entonces una dotación haploide de
cromosomas. Cuando los gamétos femenino y masculino se fusionan, en el
momento de la fecundación, producirán nuevamente una célula con la dotación
cromosómica diploide, típica de la especie a que pertenecen: de esta célula
derivará posteriormente todo el organismo.

Reproducción Por Mitosis


La meiosis comprende cuatro fases principales: Profase, Metafase, Anafase y
Telofase. La célula, en el estadio de reposo (interfase), presenta un núcleo en el
cual la sustancia cromática es poco coloreable y se encuentra en estado casi
difuso. Al comienzo de la profase empiezan a individualizarse los cromosomas,
cada uno de los cuales se presenta en forma de un filamento dividido
longitudinalmente, con lo cual se forman dos cromatidios (o cromatidas) que se
mantienen unidos por un centrómero único. A medida que progresa la profase, los
cromosomas se diferencian cada vez más, se contraen y se tiñen mejor,
adquiriendo formas típicas. Su contracción, que los hace más visibles, se debe a
un proceso de espiración y de deshidratación.
En este momento, desdoblados en sus dos cromatidios, los cromosomas se
dirigen hacia la zona ecuatorial o media de la célula en la cual se están
produciendo otras transformaciones celulares: en efecto, desaparece la membrana
nuclear, el centríolo se divide en dos y empieza a aparecer el áster o filamentos
estrellados.
Los dos centríolos, por acción de fuerzas de repulsión, se dirigen uno a cada polo
de la célula, y arrastran y completan los filamentos asterales, formando el huso.
Cada cromosoma se adhiere mediante el propio centrómero a las fibras de huso y
en este momento tiene lugar el desdoblamiento del propio centrómero, con lo cual
cada cromatido se hace independiente.
Hasta ese momento de la mitosis los dos cromatidios se mantenían juntos por un
centrómero único; ahora con el desdoblamiento de éste, cada cromatidio adquiere
individualidad propia y forma un nuevo cromosoma. Así se inicia la anafase: la
migración de estos cromosomas a los dos polos opuestos. Sigue a este estado la
telofase, que se caracteriza por un adelgazamiento de la célula en la zona
ecuatorial, cada vez más profundo, hasta dividir la célula en dos nuevas células,
cada una de las cuales tiene una dotación cromosómica igual a la de la célula
madre.

Reproducción Por Meiosis


En muchos organismos, la meiosis puede dar origen a células haploide
especiales, denominadas esporas (o meiósporas), de las cuales se origina un
organismo distinto del que ha producido la propia espora y que se llama
gametofito; de éste se originarán, a veces después de un periodo de tiempo largo,
los gámetos, sin meiosis, y de su unión se produce el esporófito diploide, capaz,
tras un cierto tiempo, de experimentar la meiosis y producir, por tanto, nuevas
esporas, cerrando el ciclo.

Tipos De Meiosis
El proceso miótico llevas las células del estado diploide al haploide (gameto
génesis), pero no tiene lugar en todos los organismos en la misma fase del ciclo
biológico. De ahí que existen varios tipos de meiosis: la zigótica, la esporádica y la
somática. En algunas algas unicelulares, dos células haploides se fusionan para
formar una sola célula diploide (zigoto), la cual se dividirá pronto por meiosis,
dando origen a las células haploide, de las cuales se obtendrán varias
generaciones haploides. Estos organismos se denominan haplobiotes.
Si se asciende por la escala taxonómica de los vegetales, al llegar el ciclo
biológico de los musgos se observa que estos organismos nacen de una espora
haploide, que, al caer al suelo, crea un complejo de filamentos (protón Emma), del
cual germinan unos pequeños tallos provistos también de hojitas. La parte más
visible de los musgos, lo que se conoce normalmente como "planta", es, pues,
haploide (gametofito). En ella se originarán, dentro de órganos especiales
denominados, respectivamente, anteridios y arquegonios, los gametos masculinos
y femeninos. De la unión de estos se obtendrán cedulas diploides que, al germinar,
originarán la parte diploide de la planta (esporofilo), representada por una pequeña
urna situada o bien en el ápice de los tallitos o laterálmente. en la urna (esporangio)
maduraran por meiosis esporas que serán, por tanto, haploide, de cada una de las
cuales nacerá un nuevo gametofito.
En los vegetales pteridófitos de una espora haploide que cae sobre el suelo
germina el protalo, organismo de dimensiones muy pequeñas, de forma variable y
vida breve, que produce anteridos y arquegonios, en los cuales se forma,
respectivamente, gametos masculinos y femeninos. De la unión de estos gametos
se formará una célula doble idee que dará origen al esporófito, la parte más vistosa
y externa de la planta. Puede afirmarse que los briositos y teridofitos son
organismos haplodoplobiontes, pues en ellos se alternan una fase haploide y otra
diploide, con la única diferencia de que en los primeros la fase haploide, el
gametofitito, es más grande que el esporófito, mientras que en los segundos, el
gametofito está bastante más reducido, en especial en las angiospermas,
limitándose a unas pocas células del polen y de la lúcela. Estas plantas pueden
considerarse diplobiontes, como los animales, pues las esporas se dividen y dan
rápidamente origen a los gamétos.

Fases Meiosicas
En la meiosis se diferencian las mismas fases que en la mitosis, pero la profase es
más lenta y presenta algunas variantes en el comportamiento de los cromosomas.
En primer lugar, en el núcleo, que pasa del estado de reposo al de fase activa de
división, los cromosomas son largos y filamentosos, pero únicos y no desdoblados
como en la mitosis (fase leptótena); a continuación, los dos cromosomas
homólogos, uno de origen materno y otro de origen paterno, se aparean, de
manera que se dan tantas parejas de cromosomas como pares característicos
tenga la especie (fase zigótena)
Una vez realizado el apareamiento, cada cromosoma de la pareja se divide en dos
cromatidios, pero el centrómero es aún único (fase diplótena)
Como en la mitosis, también en la meiosis tiene lugar el desdoblamiento de los
cromosomas, pero, mientras que en la primera el desdoblamiento se realiza ya
durante la fase de reposo, en la meiosis está subordinado al apareamiento de los
cromosomas homólogos, que es un paso muy importante, a fin de que los
gamétos puedan ser normales y funcionales. Este apareamiento es estructural, ya
que no es un simple apareamiento entre cromosomas paternos y maternos, sino
una unión punto por punto de los elementos homólogos de los cromosomas. este
apareamiento se denomina sinapsis y constituye la fase zigótena.
Inmediatamente se sitúan los cromosomas en la placa ecuatorial y en la célula
desaparece la membrana nuclear; después se forma el huso del mismo modo que
en el proceso mitótico. Luego se efectúa la metafase, con la disposición de los
cromosomas en placas ecuatoriales y el centrómero fijado a las fibras del huso, es
decir, la migración de los cromosomas a ambos polos de la célula.

Reproducción de los organismos

Reproducción asexuada.
Este tipo de reproducción, similar a la división directa (también llamada fisión
binaria) de las células puede tener lugar en los organismos uní- y pluricelulares de
todos los reinos. Es frecuente entre los procariotas, los protistas y los hongos;
entre los vegetales y animales, sólo en las escalas taxonómicas inferiores. Las
formas de reproducción asexual, excluyendo las mutaciones[1], producen clones
de células genéticamente idénticas a las maternas y entre sí. Los modos o formas
de reproducción asexual pueden ser:
por gemación o a partir de esporas: la célula duplica su acervo cromo somático
encapsulando uno de ellos, alrededor del cual se forma una cubierta de espora
que protege el contenido de la nueva célula que permanece latente hasta que las
condiciones propicias produzcan su germinación por absorción de agua y pérdida
de la cubierta. Entre los procariotas este modo es usado cuando el organismo ha
agotado la fuente de nutrición. Existen hongos, plantas y animales (v.gr., la hidra)
que se reproducen a través de esta forma;
Por fragmentación de filamentos, es el caso de algunos hongos: las esporas
asexuales se forman en cadenas en el ápice de una linfa especializada; se
caracterizan por ser muy finas y son llamados conidios; también puede ocurrir en
el reino animal en las escalas inferiores (Vg., las esponjas) y entre los musgos
cuyos fragmentos reproductores son conocidos como propágulos.
Por estolones o por rizomas, es un modo asexual de reproducción de las plantas:
los vástagos se originan de las yemas asilares. Los estolones son tallos largos y
delgados que crecen sobre la superficie. Los rizomas también son tallos,
horizontales que crecen por encima o por debajo de la superficie del suelo. Ambos
producen raíces adventicias y dan origen a nuevas plantas.

Reproducción sexual.
La mayoría de los organismos eucarióticos se reproducen sexualmente lo cual
requiere de dos padres[2] e implica dos fenómenos: la meiosis y la fecundación.
Los organismos sexuados no se reproducen más que a partir de organismos de la
misma especie, una barrera genética los separa de los organismos de otras
especies (salvo en los raros casos de hibridación natural). Para pasar a la
generación sexual siguiente, se deberá en un momento dado del ciclo biológico,
realizar una reducción a la mitad del número de cromosomas de los gametos
durante una división nuclear especial: la meiosis.
La meiosis da por resultado de la división celular, células hijas con carga cromo
somática reducida; se realiza solamente en las células germinales cuando éstas
producen gametos -las células sexuales-, cuya dotación será así, haploide.

El proceso o gameto génesis[3] puede tener lugar en distintas fases del ciclo
biológico, según los organismos, de allí que los tipos de meiosis sean: cigótica
(que se lleva a cabo después de la unión de las células que se aparean), espórica
(durante la formación de la espora) y somática (en los órganos sexuales
productores de los gametos). En la meiosis ocurren dos divisiones celulares
sucesivas, Meiosis I (Reducción) y Meiosis II (División). La Meiosis produce 4
células haploide. La Mitosis produce 2 células diploides. A la meiosis también se la
conoce como división reduccional.
Herencia
Es la transmisión a través del material genético contenido en el núcleo celular, de
las características anatómicas, fisiológicas, etc. de un ser vivo a sus
descendientes. El ser vivo resultante tendrá caracteres de uno o los dos padres.
La herencia consiste en la transmisión a su descendencia de los caracteres de los
ascendentes. El conjunto de todos los caracteres transmisibles, que vienen fijado
en los genes, recibe el nombre de genotipo y su manifestación exterior en el
aspecto del individuo el de fenotipo. Se llama idiotipo al conjunto de posibilidades
de manifestar un carácter que presenta un individuo.
Para que los genes se transmitan a los descendientes es necesaria una
reproducción idéntica que dé lugar a una réplica de cada uno de ellos; este
fenómeno tiene un lugar en la mitosis. En el organismo que surge del cigoto, a
medida que va desarrollándose a partir del cúmulo inicial de célula es posible
diferenciar dos estirpes celulares: una línea somática, que dará lugar a los sistemas
orgánicos que mantendrán con vida al organismo, y otra germinal, que será la
encargada de que el organismo se reproduzca.
La mitosis, o división del núcleo de la célula, es un proceso que consta de cuatro
etapas: profase (los cromosomas se espiral izan y hacen visibles, desaparecen el
nucleolo y la membrana nuclear, aparece una serie de filamentos llamado huso
acromático donde se insertan los cromosomas), metafase (los cromosomas
adquieren una forma completa y se disponen en una zona central llamada placa
ecuatorial), anafase (los cromosomas se dividen en dos partes, llamadas
cromatidios, que emigran hacia los polos) y telofase (los cromatidios se sitúan en
los polos y reaparecen el nucleolo y la membrana nuclear). Después de esta
última fase se produce un periodo llamado interfase, en el cual los cromosomas
vuelven a hacerse invisibles y los genes entran en acción.

Teoría cromosómica de la herencia:


Los genes están situados en los cromosomas.
Los genes están dispuestos linealmente en los cromosomas.
La recombinación de los genes se corresponde con el intercambio de segmentos
cromosómicos.
Críticas a la definición de herencia como herencia genética
La Teoría de los sistemas de desarrollo (DST) se opone a la definición de herencia
como transmisión de genes y aplica el concepto a cualquier recurso que se
encuentre en generaciones sucesivas y que contribuya a explicar por qué cada
generación se parece a la que le precede. Estos recursos incluyen factores
celulares y factores externos como la gravedad o la luz solar. La DST utiliza, por
tanto, el concepto de herencia para explicar la estabilidad de la forma biológica de
una generación a otra.
Clonación
Proceso de obtención de células o individuos de idéntica constitución genética que
el original. Puede ser natural (protozoos, bacterias) o artificial (en la actualidad se
han clonado animales superiores como ovejas y monos).
Clonación reproductiva Clonación que consiste en crear, a partir de una célula
extraída del cuerpo de una persona o un animal adultos, un individuo
genéticamente idéntico a aquel del cual procede dicha célula.
Clonación terapéutica Clonación que trata de conseguir células madre
embrionarias que no provoquen rechazo inmunológico.