You are on page 1of 1

6 de septiembre de 2014

Espiritualidad.
Taller de oracin
Alabanza:
No pedimos, no damos gracias. Alabamos: t eres
grande. Gloria al Padre, al Hijo, al Espritu Santo....
Con todo el corazn decimos esto. Es incluso un
acto de justicia, porque l es grande, es nuestro
Dios. Pensemos en una hermosa pregunta que
podemos hacernos hoy: cmo es mi oracin de
alabanza?
Tal vez nos har bien repetir las palabras del salmo
23: Portones! Alzad los dinteles, que se alcen las
puertas eternales: va a entrar el rey de la gloria.
Quin es ese rey de la gloria? El Seor hroe
valeroso, el Seor valeroso en la batalla. sta debe
ser nuestra oracin de alabanza, y, concluy,
cuando elevamos esta oracin al Seor debemos
decir a nuestro corazn: levntate corazn,
porque ests ante el rey de la gloria