You are on page 1of 15
a teoria social, hoy ANALISIS DE CLASES ! Ralph Miliband La noci una pret de analisis de clases en su forma marxista tipica tiene sign de gran alcance: se afirma que cl andlsis de elaes en stant principio orpaizador del ane polio y swale una capacidad tea, y que ofrece el mejor nceole depen lee dotar de coherencia y de signiticado Teoria y crpinte a ean acumulacion de datos de todas clases que consttuyen el repiano Ristrico de lav sah propsotto cn coe on sayo es defender qu, en contra de lo que muchos opinan acta ments (opinion que no deja de ser comparids por nemerrsee a toes egies as pretension et fonda, pso me po pongo hacerlo tilizando una version algo modificads fel ores marxista de anilisis de clases. ‘ Recordemos que el propio Marx adverta sarcisticamemte en uaa carta eserita en 1877 de los peligros de usar «como llave mcay tac teoria historico-ilosolca yenetal cuya vintad soorege eae que ¢s suprahistorica» ?, Tomamos buena nota de la advertencia, 1 Ee araderco 3 Anthony Giddens sus sis comentario sobre exe ensayo. 2K, Marx 4 Otechestuenniye Zapuks, noviembre de 1897, en Mass y Lege 1956. p. 378 " eee asl de clases a9 Fe10 no erco que el tipo de anilisis que aqui propenemos pueda ser tuchado de «suprahistorico 0 shistOrico-filos6ticos; al contrario, ‘ti firmemente arraigado en Ia realidad histérica y contemporanea Dos afios después de la muerte de Marx, Engels escribia Fee precisamente Marx quien descubris la gran ley del movimiento hist fens ey segin la cusltodss la luchashistorcan, se dlran en & ito ic rligioso, flosfiso © en algun otro ambito ieolopico, eran en faliad a exprssign mis o menos elara de luchas entre ebser socalee, Ene: 1980" p. 223) Esta ley, aiadia, de modo tipicamente engelsiano, tenia «la mis ss importani para la isola gue [ey dela canslormcion de Irenergia tuvo para la ciencia naturals En el momento actual, relersse a leyese en relacién con los szuntos humanos (o referitsea la autoridad de Engels) no estd muy de moda. Ls derecha alega que cualquier alusin a tales sleyese en Uhistoria o en las cieneias sociales es una intolerable arrogancia doatinaria que apunta directamente hacia el archipiclago Gulag, ¥ buena parte de la izquierda marxistaalberga grandes dudas respecte ado en que puede defenderse que el’maerialiemo historzo es tainstzumento de andlsis adecuado. Asi mismo, desde la iquerda shi venido denunciando cada vez con mayor frecuencia el tnliss de chases como sreduccionismo clasistax simplists, enteramente ine tapaz de explicar caracteristicas crucales de la realidad social tales timo el patriareado, l racismo, el nacionalismo, el surgimiento de bs estados, fos sistemas comunistas, ete. Por razones que discutire aru momento, creo que esta crticas son errOneas, y deseo teterar dade el principio la conviccign que inspira este ensayo: el analisis de clases; debidamente entendidos constnuye un constructo brie éevalor incomparable. El punto de partida del anilisis de clases marxista es el célebre pase el Aaniieto comune en el que Mare y Engels delaran ge la shistoria de toda sociedad existente hasta el momento es la Astoria de la lucha de clases Hombre libre y eselavo, patrcio y plebeyo, maestro artesano y oficial. en 1m palabra, opresor y oprimido, han estado en perpetua oposicion mutua, fan levado'a eabo una lucha 1 impida, a veces oculta, a veces decla ‘ada, una lucha que siempre ha acabado en una reconsttuctin revolucionaria dels sociedad en su conjunto 0 en la ruina comin de las clases en canilict. ‘are y Engels: 1976, p. 482) 20 ‘La oor social, hoy Desde este punto de vista, el analisis de clases es en realidad el andlisis de la lucha de clases: es un tipo de anslisis conviccién de que la lucha de clases ha constituido el hecho crucid dela vida social desde el pasado remoto hace presente, Este ani- ‘isis se ocupa fundamentalmente de las bases y mecanismos de es: lucha, del carécter de los protagonistas, de las formas que adopts, de las razones que explican las diferentes formas que adopta en lor distintos periodos de una sociedad dada y en las distintas sociedades, &e los constructos ideolégicos bajo los que se libra la lucha y de otras cucstiones similares que pueden servir para iluminar divers facetas de la vida y procesos sociales. En la concepcién maraista clisica, los protagonistas de la lucha de clases son, de un lado, los propietarios de los medios de produc. cidn y, de otro, los productores; estos protagonistas estin trabados en un conflicto inherente ¢ implicito a su situacidn respectiva en € proceso de produccidn, «estructuralmentes determinado por esta Los propietarios se ven ineluctablemente empujados a trater de ex. traer Ia mayor cantidad de «plus-trabajo» [surplus labour que set posible extraer de los productores en las circunstancias histories dadas, mientras que los productores se ven de igual modo empuje. dos a tratar de minimizar esa cantidad y a producir en las condicio. fnes menos onerosas posibles. La importancia decisiva que Marx at buia a esta relacién entre propietarios y productores para la enters organizacion de la vida social se manifiesta claramente en otro co. nocido pasaje de E! capital Es en cada caso en la relacién directa de los propietarios de las condiciones de produccion con los productores directos.. donde encontramos el secret ‘mas profundo, Ia base oculta de todo el edificio social, y, por lo tanta también la forma politica de ls relacién de soberania y dependencia, (Mom, 1981, p. 927) En lo esencial, la relacin entre ptopietarios y productores es una relacién de explotacion, un término que tiene connotaciones norms: tivas sumamente fuertes, pero que también puede usarse en sentid téonico para denotar la apropiacién del plus-trabajo y la distribucida de la produccién excedente a individuos sobre los que los prod tores tienen poco 0 ningéin control, en un proceso de producciéa sobre el que, igualmente, los productores tienen poco o ningun cox tol. Por supuesto, la explotacion no es exclusiva del capitalismo, Como observé Marx *, * Marx obserus también que «lo que distingue a ls diversas formaciones econd: fue parte de bs Ih inversion en la producci Anil de clases a H capital no invents el plus-trabajo. Siempre que una parce de la sociedad pose el monopolio de ls medios de production, el wabsjador, libre © hoy éebe anadir al tiempo de tabajo preciso pars su propio manteniesiento una tatidad extra de tiempo de erabaj pars produce los medios le subsstencla dl propietario de los medios de produccién. (Marx: 197, p. 344) Sin embargo, y como veta el propio Marx, la cuestin de la apro= giaidn y distribucion del plus-trabajo es bastante may complicada de lo que sugiere esta formulacién. Todas las sociedades necesitan apropiarse una parte del producto de los productores para fines tales gone el mancenimienso de los joveno, los enfermos¥ os ansianos, én ulterior y posterior distribucién, la rrsion de servicios colecivos, et, ero en una sociedad sin clases I apropiacién se destinaria sinicamente a estos fines. En otras pala- bras ninguna part del producto Sera apropiada en vrtud de dere thos de propiedad o posicién privilegiada, o sin el libre consenti- meno de los productores. En tales ivcunstancis, la apropacion del plus-trabajo y la redistribucién de parte del producto otros benefciarios que no son productores no supondria explotacién. ing El énfasis marxista en la extraccién del plus-trabajo como aspecto srucial de la vida social me parece enteramente justificado. El pros Fema, sin embargo, es que el analsis se limita excesivamente, de tal forma que se deja fuera del andlisis 0 ai menos en un segundo plano tna de los elementos conexos al proceso de explotacion, la dor nacién, Me propongo sostener aqui la idea de que ‘una de las preo- cupaciones bisicas del analisis de clases es el estudio del proceso de dominacién y subordinacién de clases, condicién esencial del pro- «430 de explotacidn; o, por decirlo de otra modo, la explotacién en dsenido tn gus I hemos defini aqui ha sido siempre a objetivo incipal de la dominacién. Por otra parte, la explotacion en este fenido no ha sido en modo stguno el nico fin de la dominacin; oF ejemplo, el patriarcado en tanto que forma de dominacién ofrece {us benefcaron otras ventjs ademas de a extaccion de luv trs bajo. : El ejemplo del patriarcado indica la razén por la que en el ané- seas de Ts sociedad por ejemplo, la distinciéa entre una sociedad basada en el tnbajo de los esclavos y' una sociedad basada en el trabajo aselarado— el forma fa que en cade caso se excra este plus-trabaj del productos inmediato, el rabsjsdors (are 1576, p. 525),