You are on page 1of 16

LA IMAGEN DE PABLO

EN HECHOS DE LOS APÓSTOLES

Daniel Marguerat

Pablo es, junto con Jesús, el único personaje del Este interés explica por qué la Iglesia en el s. II no ha
Nuevo Testamento en ser objeto de una presentación dudado en canonizar, después de haberla separado del
biográfica. La atención que le dedica el autor de evangelio, esta segunda parte de la obra de Lucas.
Hechos no es poca: en total, le son consagrados no Cortando en dos la obra dirigida a Teófilo, los
menos de diecisiete capítulos (Hch 9 y 13-28). Este cristianos de la época aislaron su segunda parte, que
detallado relato permite al lector reconstruir el cuadro intitularon «Hechos de los Apóstoles»
histórico en el que tiene lugar la actividad misionera (π ρ α ξ ε ι ς α π ο σ τ ο λ ω ν ), de la
de Pablo. primera, que tomó el nombre de «Evangelio según
El primer testigo de esta atención dirigida a Hechos a Lucas» (ε υ α γ γ ε λ ι ο ν κα τ α
causa de su retrato de Pablo es Ireneo, quien escribe Λο υ κ α ν o simplemente κα τ α
hacia el año 180: Λ ο υ κ α ν )4. La primera parte fue situada en el
grupo de los evangelios. Esencialmente, es por el
Que este Lucas haya sido inseparable de Pablo y
hecho de que «Hechos de los Apóstoles» era portador
su colaborador en el Evangelio, Lucas mismo lo
muestra con evidencia, no por vanagloria, sino de una historia de Pablo en armonía con los doce
bajo la presión de la verdad misma […]. Porque apóstoles, que fue preservado y adquirió autoridad en
Lucas estaba presente en todas estas el s.II.
circunstancias, él las anota con cuidado. No se
puede descubrir en él ni mentira ni orgullo, porque Introducción: entre proximidad y distancia
todos estos hechos eran evidentes; él es más
antiguo que aquellos que enseñan ahora el error: él ¿Qué imagen de Pablo propone Hechos? ¿qué
no ha ignorado la verdad (Adversus Haerenses intención guía la configuración del retrato lucano del
3,14,1)1.
apóstol? El medio más seguro es comparar tal imagen
con la que emerge de la correspondencia de Pablo.
En realidad, esta defensa de la fiabilidad histórica de
Ahora bien, dicha comparación conduce a una
Hechos se ordena a una intención apologética: para
constatación paradójica: entre las epístolas y Hechos
Ireneo se trataba de defender, contra los Marcionitas
reina tanto una estrecha proximidad como una fuerte
y los Valentinianos, la conformidad de Pablo con los
distancia5.
otros apóstoles2. La imagen lucana de Pablo le ofrece
los argumentos necesarios para afirmar la comunión 4
Sobre el proceso de canonización de Hechos en el s. II, ver
de pensamiento de todos los apóstoles3. el estudio de Jens SCHRÖTER, «Die Apostelgeschichte und die
Entstehung des neutestamentlichen Kanons. Beobachtungen
zur Kanonisierung der Apostelgeschichte und ihrer
1
Citado según la traducción de F. SAGNARD, SC 34, Paris, Le Bedeutung als kanonischer Schrift», en : Jean-Marie
Cerf, 1952. AUWERS, Henk Jan DE JONGE, eds. The Biblical Canons
2
«Repetiremos los mismos argumentos a aquellos que no (BEThL 163), Leuven, University Press/Peeters, 2003,
reconocen al Apóstol Pablo: o bien deben renunciar a las p.395-429.
otras palabras del Evangelio que llegaron a nuestro 5
De la vasta bibliografía sobre este tema cito algunos
conocimiento sólo por Lucas, y no servirse de ellas; o bien, estudios significativos: Philip VIELHAUER, «Zum
si aceptan todas estas palabras, es su deber recibir también “Paulinismus” der Apostelgeschichte», en Aufsätze zum
el testimonio que Lucas da de Pablo. […] En consecuencia, Neuen Testament (ThB 31), München, Kaiser, 1965, p.9-27;
aquellos que no aceptan que el Apóstol escogido por Dios Volker STOLLE, Der Zeuge als Angeklagter.
para llevar intrépidamente su Nombre haya sido enviado a Untersuchungen zum Paulusbild des Lukas (BWANT 102),
los susodichos pueblos desprecian la elección del Señor y se Stuttgart, Kohlhammer, 1973; Jürgen ROLOFF, «Die Paulus-
separan ellos mismos del grupo de los Apóstoles» Darstellung des Lukas. Ihre geschichtlichen
(Adversus Haerenses 3,15,1-2, citado según la trad. de Voraussetzungen und ihr theologisches Ziel», EvTh 39,
F.SAGNARD [nota precedente]). 1979, p.510-531; Kart LÖNING, «Paulinismus in der
3
La defensa por parte de Ireneo del Evangelio tetramorfo Apostelgeschichte», en Kart KERTELGE, ed., Paulus in den
(Mt-Mc-Lc-Jn), contra Marción, está asociada a la neutestamentlichen Spätschriften (QD 89), Freiburg,
canonización de Hechos, en la medida en que este libro Herder, 1981, p.202-232; Jacob JERVELL, The Unknown
garantiza a sus ojos el acuerdo teológico de los apóstoles Paul. Essays on Luke-Acts and Early Christian History,
más allá de la diversidad de sus escritos (ver Christopher Minneapolis, Augsburg, 1984; Augusto BARBI, «Il
MOUNT, Pauline Christianity. Luke-Acts and the Legacy of paolinismo degli Atti», RivB 48, 1986, p.471-518; J.
Paul [NovT. S104], Leiden, Brill, 2002, p.12-25). Christiaan BEKER, Heirs of Paul. Paul’s Legacy in the New

1
La proximidad viene del excepcional interés que silencios: ¿por qué el autor de Hechos no menciona ni
Hechos mantiene respecto a Pablo: su actividad de los conflictos teológicos que Pablo tuvo que enfrentar
pionero en la misión, sus incesantes viajes, sus visitas en sus comunidades, ni su actividad epistolar (el
a las sinagogas, su infatigable testimonio, sus Pablo de Hechos habla, pero no escribe)? ¿por qué
desgracias, los peligros a los que se expuso, el coraje Lucas niega al hombre de Tarso el título de apóstol7,
de su persona… El relato de Hechos abunda en el cual juega un rol fundamental en la comprensión
detalles biográficos y constituye una inigualable que Pablo tiene de sí mismo (Ga 1,1; 1 Co 9,1; 15,9)?
documentación sobre la vida del apóstol. Para todos ¿cómo puede Pablo declarar al sanedrín en Jerusalén:
los destinatarios de las cartas paulinas «Hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseos» (Hch
(Tesalonicenses, Corintios, Gálatas, Filipenses, 23,6), mientras que el Pablo de la epístola a los
Romanos), Hechos relata una actividad misionera del Filipenses no reconoce más que como una afiliación
apóstol en la ciudad o en la región. En síntesis, la pasada que él era «por la Ley, fariseo» (Flp 3,6)?
lectura de la correspondencia paulina halla en Tocamos aquí el plano teológico, y en este plano
Hechos, con su aporte documentario, un también abundan los desacuerdos. El combate
indispensable auxiliar. teológico de las epístolas sobre la cuestión de la Ley
En cambio, una atenta comparación de los datos tiene poca resonancia en Hechos, donde Pablo hace
ofrecidos por Hechos con aquellos de las epístolas alarde de una adhesión sin falla a las costumbres de
revela notables divergencias. Estas divergencias los padres (Hch 28,17b).
surgen ya a nivel informativo: Pablo se reconoce A la cristalización de la teología paulina sobre la cruz
orador mediocre (1 Co 2,4; 2 Co 10,10), mientras que responde, en los discursos de Hechos, una
Lucas le atribuye brillantes discursos (Hch 13; 14; 17; focalización del kerigma en la resurrección del Cristo.
20; 22; 26); la asamblea de Jerusalén se concluye en Al rechazo de toda teología natural en la epístola a los
Hechos por la imposición de cuatro abstenciones para Romanos (ver Rm 1,18-32) responde, en el discurso
los no-judíos (Hch 15,20.29), mientras que Pablo se de Pablo en Atenas, un tono netamente más empático
jacta en Ga 2,5-10 de que nada le fue impuesto con la búsqueda religiosa pagana (Hch 17,22-31). No
excepto la colecta para Jerusalén; Pablo se alza contra hay rastro tampoco, en el escrito lucano, del
el retorno de los cristianos a la circuncisión (Ga 5,1- pesimismo antropológico paulino; me refiero a la
12) mientras que en Hch 16,3 el circuncida a visión del hombre alienado en el pecado según Rm
Timoteo6. Por otro lado, resaltan sorprendentes 7,14-258.
Resultado: la imagen de Pablo desplegada en Hechos
Testament and in the Church Today, Edinburgh, Clark, y la imagen que resulta de la correspondencia paulina
1992, sobre todo p.48-64; Marie-Eloise ROSENBLATT, Paul no son superponibles. Hay tensión entre una
the Accused. His Portrait in the Acts of the Apostles, innegable proximidad biográfica y una distancia
Collegeville, Liturgical Press, 1995; Christoph BURCHARD, teológica muy abierta.
«Paulus in der Apostelgeschichte», en: Christoph BURCHARD,
Dieter SÄNGER, eds., Studien zur Theologie, Sprache und La línea de la proximidad
Umwelt des Neuen Testaments (WUNT 107), Tübingen,
Mohr, 1998, p.126-147; John Clayton LENTZ, Le Portrait de
Paul selon Luc dans les Actes des Apôtres (LD 172), Paris, La línea de la proximidad ha sido explotada, ya lo he
Le Cerf, 1998; Josef PICHLER, «Das theologische Anliegen dicho, desde el s.II d.C. por Ireneo de Lyon. De él es
der Paulusrezeption im lukanischen Werk», en: Joseph el primer testimonio literario de la identidad conferida
VERHEYDEN, ed., The Unity of Luke-Acts (BEThL 142), al autor de Hechos: Lucas «nuestro amigo el médico»
Leuven, University Press/Peeters, 1999, p.731-743; Stanley (Flm 24; Col 4,14), compañero inseparable de Pablo
E. PORTER, The Paul of Acts. Essays in Literary Criticism, (2 Tm 4,11). En este punto, Ireneo no innova, sino
Rhetoric, and Theology (WUNT 115), Tübingen, Mohr que confirma una tradición de la Iglesia antigua que
Siebeck, 1999; Vittorio FUSCO, «Da Paolo a Luca: un
ya no será cuestionada después de él9. Esta
problema ancora aperto», en: Da Paolo a Luca. Studi su
Luca-Atti I (Studi biblici 124), Brescia, Paideia, 2000, p.85- identificación legitima de golpe la autoridad del relato
137; Yann REDALIÉ, «L’immagine di Paolo negli Atti degli
apostoli», RSB 2001/2, p.123-141; Christopher MOUNT, 17,15), etc.
7
Pauline Christianity. Luke-Acts ande the Legacy of Paul Excepto: Hch 14,4.14, donde Bernabé y Pablo son
(nota 1); Niels HYLDAHL, «The Reception of Paul in the Acts llamados α π ο σ τ ο λ ο ι .
8
of the Apostles», en: Mogens MÜLLER, Henrik TRONIER, eds., Stanley E. PORTER redacta un inventario de las
The New Testament as Reception (JSNT. SS 230), divergencias entre el Pablo de Hechos y el Pablo de las
Sheffield, Sheffield Academic Press, 2002, p.101-119. epístolas, al cual trata de forma armonizante: The Paul of
6
Otros detalles informativos no concuerdan: el número de Acts. Essays in Literary Criticism, Rhetoric, and Theology
las visitas de Pablo a Jerusalén antes de la asamblea de los (nota p.123), p.187-206.
9
apóstoles (una según Ga 2,1; dos según Hch 9,26; 11,30); Ireneo, Adversus Haerenses 3,1,1. Cfr. Christopher
los acompañantes de Pablo en Atenas (1 Ts 3,1-2; Hch MOUNT, Pauline Christianity (nota 1), p.29-40.

2
lucano, admitido desde entonces como la versión Abandonar la alternativa: la noción de legado
autorizada en la Iglesia de la biografía del apóstol.
Los manuscritos y las listas canónicas a partir del s.II Actualmente, el debate sobre la imagen de Pablo en
a veces colocan a Hechos entre los evangelios y las Hechos permanece muy abierto en la investigación.
cartas de Pablo (esta posición es la más antigua y se Unos insisten en las convergencias y militan por la
impondrá), y a veces lo asocian al grupo de las compatibilidad de los datos lucanos con los de las
epístolas católicas10. El emplazamiento después de los epístolas; otros optan por la distancia y niegan toda
evangelios presenta el testimonio de los apóstoles credibilidad histórica al relato de Hechos12. Dos
como la continuación de los evangelios; pero monografías recientes ilustran el conflicto. El estudio
también, al preceder la correspondencia paulina, el de Stanley E. Porter, The Paul of Acts13, se las ingenia
libro muestra su marco geográfico y biográfico. La para valorar todas las concordancias entre Hechos y
posición canónica de Hechos tiene por tanto una las epístolas, con el fin de acreditar una tradición que
función hermenéutica: el segundo libro de Lucas se remonta a Lucas el compañero de Pablo; dicho
realiza la transición entre Jesús y los apóstoles; estudio perpetúa la línea patrística de la proximidad.
garantiza la armonía entre Jesús, los apóstoles y El libro de Christopher Mount, Pauline Christianity14,
Pablo. se sitúa en los antípodas: coloca la redacción de
Hechos al inicio del s.II y le atribuye un autor
La línea de la distancia anónimo que inventa el personaje de Pablo, del cual
no se sabía casi nada en la época, con vistas a erigirlo
La línea de la distancia fue abierta en el s.XIX por la en héroe de la cristianismo naciente. Esta tesis,
escuela de Tübingen y los trabajos de Ferdinand excesiva, prosigue sobre la línea de la escuela de
Christian Baur, Albrecht Ritschl y Franz Overbeck11. Tübingen.
A sus ojos, la configuración del retrato de Pablo en Hay por tanto, un contencioso Lucas-Pablo. Desde un
Hechos se explica a partir de la situación histórica en punto de vista heurístico, deseo explorarlo con la
la que escribe Lucas. Ellos la conciben así: el autor de ayuda de la categoría de legado, puesto que el legado
Hechos busca construir la identidad del cristianismo presupone a la vez una proximidad y una ruptura, una
en la confluencia de dos corrientes teológicas, el continuidad y una toma de distancia15. El proceso
judeo-cristianismo de Pedro y el heleno-cristianismo mismo de legado implica una tensión entre la
de Pablo; el retrato lucano del apóstol es por tanto, fidelidad al pasado y la obligación de actualizar. Esto
dependiente de una historiografía de compromiso, la nos exige, desde mi punto de vista, abandonar los
cual acentúa deliberadamente las convergencias modelos simples del tipo «reportaje histórico versus
modelando a Pedro sobre Pablo y a Pablo sobre pura ficción» para entrar en el proceso, más complejo,
Pedro.
La escuela de Tübingen inaugura la línea de la
distancia en la medida en que, para ella, la imagen
auténtica de Pablo es asequible únicamente en las
epístolas; en Hechos, la imagen de Pablo se dobla
bajo el peso de un proyecto historiográfico que la
desnaturaliza. Las diferencias son dejadas de lado por
la opinión de que se trata de una forma de
manipulación lucana desnaturalizante del
pensamiento de Pablo.

10
La agrupación con las epístolas católicas data del s. IV 12
según Kurt ALAND y Barbara ALAND, Der Text des Neuen Exposición de la situación en Marcel DUMAIS, «Les Actes
Testaments, Stuttgart, Deutsche Bibelgesellschaft, 1982, des Apôtres. Bilan et orientations», en: ACEBAC, «De bien
p.58-59. Sobre la posición de Hch en la tradición des manières». La recherche biblique aux abords du XXIe
manuscrita: Jens SCHRÖTER, «Die Apostelgeschichte und die siècle (LD 163), Paris, Le Cerf, 1995, p.316-327.
13
Entstehung des neutestamentlichen Kanons» (nota 2, Stanley E. PORTER, The Paulo f Acts. Essays in Litterary
p.122), p.407-418. Criticism, Rhetoric, and Theology (nota p.123), 1999.
14
11
Historia de la investigación: Paul-Gerhard MÜLLER, «Der Christopher MOUNT, Pauline Christianity. Luke-Acts and
“Paulinismus” in der Apostelgeschichte. Ein the Legacy of Paul, 2002 (nota 1).
15
forschungsgeschichtlicher Ueberblick», en: Kart KERTELGE, El pequeño libro de J. Christiaan BEKER, Heirs of Paul.
ed., Paulus in den neutestamentlichen Spätschriften (nota Paul’s Legacy in the New Testament and in the Church
p.123), p.157-201; Vittorio FUSCO, «Da Paolo a Luca: un Today (nota 1), muestra el carácter operativo de la categoría
problema ancora aperto» (nota p.123), p.89-106. Ver la de legado para dar cuenta de la recepción diversificada de
contribución de Odile FLICHY, p.13-17. Pablo en la cristianismo del primer y segundo siglos.

3
de una tradición a gestionar y re-decir16. ¿Cómo ha identifica con la verdad histórica. El veredicto de
recogido y re-dicho Lucas la historia de Pablo? verdadero o falso se distribuye entonces en función de
Mi proceder consistirá en dos partes. Una primera la «objetividad» del historiador en su rememoración
parte, metodológica, permitirá construir la de la historia. La cualidad histórica19 de la obra de
problemática. Ésta ocupará poco tiempo, ya que, Lucas se mediría pues, por su capacidad de
junto con Paul Watzlawick, pienso que para avanzar proporcionarnos los bruta facta de la historia de
en la investigación, no se trata tanto de encontrar Pablo.
nuevas respuestas a las mismas cuestiones sino de Ahora bien, como lo ha percibido en primer lugar
cambiar la cuestión17. Mi reflexión metodológica Martin Dibelius en 1948, Lucas fue «el primer
propondrá tres desplazamientos en la forma de historiador cristiano20». Pero ¿cuál es el trabajo del
plantear la cuestión de la imagen lucana de Pablo. La historiador? Lo que presentaba Dibelius, y lo que
segunda parte explorará el relato deteniéndose en nosotros hoy día sabemos más claramente, es que no
cuatro etapas del camino de Pablo en Hechos; se hay historia sin mediación de un punto de vista
tratará de discernir progresivamente de qué inviste historiográfico21. La historia «neutra» con la que
Lucas al personaje de Pablo, de qué elementos que sueña el positivismo es una quimera. En realidad, el
están en juego carga a la imagen de Pablo en el hilo historiador selecciona los hechos y los une en un
del relato. esquema explicativo que emana de él, o al cual él
asiente. No hay historia (de Pablo) más que
Primera parte (metodológica): las necesarias reconstruida, es decir edificada a partir de hipótesis
mediaciones explicativas que engloban los datos disponibles al
historiador. Además, toda empresa historiográfica –
Interrogarse sobre la imagen de Pablo en Hechos esto es particularmente verdadero respecto a la
vuelve a comparar dos fenómenos distantes en la Antigüedad- obedece a una intención identitaria: el
historia: una es la vida de Pablo el apóstol con su historiador escribe para establecer o confirmar la
producción literaria (las epístolas), el otro es el relato identidad del grupo lector al cual destina su obra 22.
que hace Lucas. Si se pone en relación a estos dos Resumiendo, detectar lo «verdadero» en historia no
fenómenos, me parece indispensable tomar en cuenta consiste en exhumar los hechos brutos (no hay hechos
tres tipos de mediaciones históricas18. Se puede decir más que interpretados), sino en verificar la
también, más abruptamente, que se trata de consentir adecuación del punto de vista historiográfico del
a decir adiós a tres ilusiones metodológicas. autor a los hechos que enumera. En todo caso, Lucas
quiere establecer a sus lectores en qué la historia es
Abandonar la ilusión del positivismo histórico significante de una verdad teológica.
¿Qué decir entonces de Lucas en esta perspectiva? El
La primera ilusión a abandonar es la del positivismo autor [de la obra] para Teófilo ofrece al cristianismo23
histórico. La perspectiva positivista está centrada en
la búsqueda de bruta facta, los hechos brutos, que ella 19
En sentido de historiografía (N. del T.).
20
Tal es el título de un artículo programático de Martin
16
La alternativa misma no es admisible para la construcción DIBELIUS, «Der erste christliche Historiker», en: Aufsätze zur
de la biografía de Pablo. Se ve a los autores tanto avalar de Apostelgeschichte (FRLANT 60), Göttingen, Vandenhoeck
forma no reflexionada los datos históricos de Hch, como und Ruprecht, 19685, p.108-119.
21
negar la fiabilidad histórica del relato lucano sin poder ni Dibelius dista de ser ingenuo en historiografía. Su
siquiera reconsiderarlo, o adoptar una posición hipercrítica admiración por Lucas-historiador «se dirige menos a su
habitada por una sola convicción, ¡el saber que el relato de saber que a su competencia; es decir, a la manera como
Lucas no corresponde a la historia! Valoramos la sabia compone, por así decirlo, en un espacio virgen, una imagen
conclusión de Jürgen BECKER: «Ni la condenación global de plástica y típica de las primeras comunidades y de la misión
Hechos ni el postulado de que es menester hacerle caso por paulina, al modo como ha tejido los vínculos y ha insertado
completo, son de gran ayuda para la investigación de la los elementos de transición –en síntesis, de las historias ha
verdad histórica»; el autor justifica la vía estrecha de la hecho una historia (aus Geschichten Geschichte) » (Martin
evaluación matizada de los argumentos en cada caso DIBELIUS, «Der erste christlichen Historiker» [nota
particular. (Paul. «L’Apôtre des nations», Paris-Montréal, precedente], p.113; traducción de D. Marguerat).
22
Le Cerf-Médiaspaul, 1995, p.26). Remito a los trabajos sobre epistemología de la historia
17
Me refiero a Paul WATZLAWICK, John WEAKLAND y Richard de Henri-Irenée MARROU, Raymond ARON, Paul VEYNE y Paul
FISCH, Changements. Paradoxes et psychothérapie (Points RICOEUR; los he sintetizado y utilizado en mi libro: La
130), Le Seuil, Paris, 1981. Première Histoire du christianisme. Les Actes des Apôtres
18
Se hallan también en Vittorio FUSCO útiles consideraciones (LD 180), Paris-Genève, Le Cerf-Labor et Fides, 20032,
sobre los cortocircuitos metodológicos del anacronismo en p.11-43.
23
la confrontación Lucas-Pablo («Da Paolo a Luca: un El autor emplea la palabra christianté, la cual se
problema ancora aperto» [nota 1], p.106-110). traduciría por cristianismo, sin embargo, dado que este

4
de su tiempo una historia de los orígenes cristianos, 27,1-28,16). Estos cuatro pasajes interrumpen
por la cual ambiciona a fijar la identidad del brutalmente el hilo conductor del relato adoptando,
cristianismo. Para Lucas, que escribe en los años 80, sin justificarlo, un «nosotros» (η µ ε ι ς ) que debe
fijar esta identidad es tanto más necesario cuanto el corresponder al entorno de Pablo y en el cual se
cristianismo se separa del judaísmo; su identidad no implica el narrador.
puede ser simplemente definida sin más, a la manera Desde Ireneo, la exégesis tradicional ve en este uso
del judaísmo, en categorías étnicas. Precisemos. del «nosotros» la firma del autor de Hch, compañero
Lucas no escribe una historia de Pablo, no obstante le de Pablo. La crítica histórica ha puesto en cuestión
consagre diecisiete capítulos de veintiocho. Lucas esta identificación, en nombre de la distancia
escribe una historia de los orígenes cristianos donde cronológica que separa la historia de Pablo y la
el actuar de los testigos, los apóstoles, de Pablo, está redacción de Hechos, considerada mucho más tardía.
alineado sobre el de Jesús. Su construcción de la Mi intención aquí no es de tratar exhaustivamente
historia procede por puestas en paralelo, por este problema, que permanece parcialmente
aproximaciones (este procedimiento narrativo tiene enigmático. Al contrario, denuncio el espejismo
por nombre syncrisis)24, lo que lo conduce a calcar la epistemológico consistente en pensar que el estatuto
figura de Pedro, de Esteban y de Pablo sobre la figura de testigo ocular acreditaría de golpe el relato, y
de Jesús. Insisto: Lucas no es el biógrafo de Pablo. Si garantizaría su legitimidad histórica y teológica. Hago
se puede decir que su obra tiene una función remarcar que en todo caso, un autor agraciado por el
legitimante, no legitima primordialmente a Pablo25, estatuto de testigo ocular a partir del uso del
sino al cristianismo de frente al judaísmo. «nosotros» cubriría con su aval sólo esta pequeña
La pregunta a plantearnos no es por tanto ¿cómo parte del relato que constituyen las cuatro secuencias
comprendió Lucas a Pablo? Sino: ¿cómo Pablo donde aparece; ¡el aval ocular no es por tanto,
participa en la construcción de la identidad cristiana extensible al conjunto de la historia de Pablo!
en el relato de Lucas-Hechos26? Tenido en cuenta el La cuestión es muy debatida en la exégesis; no ha
hecho de que la historia de los orígenes cristianos sido todavía resuelta de manera satisfactoria27. Por mi
redactada por Lucas se acaba con la actividad de parte estoy convencido de que las «secuencias en
Pablo y su llegada a Roma, se puede afinar la nosotros» no son simples escorias literarias, residuos
pregunta: ¿por qué Pablo constituye a los ojos de tradicionales que el autor no habría limado en su
Lucas el punto de desenlace de esta identidad redacción final; el abrupto paso a la primera persona
cristiana puesta en relato? del plural es visible, y hecho para ser remarcado. No
son sin más un puro artificio literario, cuya finalidad
Abandonar el espejismo del testimonio ocular se reduciría a hacer la narración más vívida. Estos
ηµ ε ι ς recurrentes acreditan una presencia en el
Invito a abandonar una segunda ilusión, que llamo el acontecimiento narrado; pero ¿la presencia de quién?
espejismo del testimonio ocular. Me refiero a las No la del autor, que es señalada en el prefacio de la
famosas «secuencias en nosotros». Bajo este nombre obra por un «yo» explícito: «me pareció bueno a mí
se designan las cuatro secuencias narrativas en que el también…» (Lc 1,3). La presencia atestiguada es la
narrador, de golpe, pasa del relato a distancia (en de un «nosotros», de una colectividad, donde distingo
«él») a la narración en «nosotros», y después regresa un grupo portador de la tradición paulina a la que
a la tercera persona (16,10-17; 20,5-15; 21,1-18; pertenecieron los compañeros de Pablo
originalmente; a este grupo, que se dedicó después de
término remite a la visión “imperial” de la Iglesia, muy
posterior a los escritos neotestamentarios, para evitar
la muerte del apóstol a perpetuar su tradición
confusiones se usará la palabra “cristianismo”[N.del T.].
24
Sobre este procedimiento acostumbrado por Lucas, ver 27
Sobre esta cuestión acremente discutida, ver
Jean-Noël ALETTI, Quand Luc raconte. Le récit comme recientemente los estudios de Colin J. HEMER, The Book of
théologie, LlaB 115, Paris, Le Cerf, 1998, p.69-166; Daniel Acts in the Setting of Hellenistic History (WUNT 49),
MARGUERAT, La Première Histoire du christianisme, p.84- Tübingen, Mohr, 1989, p.308-364; Jürgen WEHNERT, Die
88. Wir-Passagen der Apostelgeschichte. Ein lukanisches
25
Contra Günter WASSERBERG, «Lk-Apg als Stilmittel aus jüdischer Tradition (GTA 40), Göttingen,
Paulusapologie», en: Joseph VERHEYDEN, ed., The Unity of Vandenhoeck und Ruprecht, 1989; Vittorio FUSCO, «Le
Luke-Acts (nota 1), p.723-730. sezioni-noi degli Atti nella discussione recente» y «Ancora
26
Confirmo la constatación de Jürgen ROLOFF: «Con su sulle sezioni-noi degli Atti», en: Da Paolo a Luca. Studi su
presentación de Pablo, Lucas quiere ayudar a su Iglesia Luca-Atti I (nota 1), p.57-84; Stanley E. PORTER, The Paul
pagano-cristiana a comprender su lugar en la historia de la of Acts. Essays in Literary Criticism, Rhetoric, and
salvación y a encontrar su identidad» («Die Paulus- Theology (nota 1), p.10-66; Alexander J. M. WEDDERBURN,
Darstellung des Lukas» [nota 1], p.531; trad. de D. «The “We”-Passages in Acts: On the Horno f a Dilemma»,
Marguerat). ZNW 93, 2002, p.78-98.

5
misionera y a preservarla, se unió el autor de memoria del apóstol ha sido magnificada por el
Hechos28. En otros términos, Lucas retoma recuerdo de su acción: es el caso de Hechos de los
(verosímilmente) los elementos del diario de viaje de Apóstoles, y más tarde (hacia el 200) los Hechos
un compañero de Pablo; si preserva de ellos la apócrifos de Pablo. Por un lado Pablo sobrevive como
primera persona es con el fin de mostrar su documento, y por el otro como monumento31.
pertenencia al movimiento misionero que, en los años Continuando esta intuición, yo diría que la recepción
80, apela al apóstol29. El «nosotros» es la firma de un de Pablo se ha organizado alrededor de tres polos:
grupo cuya emergencia es fijada por el relato allí biográfico, canónico y doctoral.
donde se sitúa su origen histórico, a saber, en las Sobre el polo «biográfico», Pablo es celebrado como
peregrinaciones misioneras del apóstol. el héroe del Evangelio, el misionero de las naciones,
La lectura de la historia de Pablo en Hechos de los del cual se narra la valentía (Hch); una hagiografía se
Apóstoles no nos instala pues, en la inmediatez del prepara aquí, de la que los Hechos de Pablo son el
testimonio ocular. El relato restituye la mediación de testigo. El polo «canónico» conserva en Pablo al
un grupo que administra el legado de Pablo escritor, recoge y copia sus escritos, los reúne en una
practicando la misión a la manera del apóstol y colección que prepara su recepción en el canon del
preservando el recuerdo de su vida. Es de este Nuevo Testamento (las cartas paulinas). En el polo
depósito memorial que ha extraído su material30 el «doctoral», Pablo es invocado como el doctor de la
autor de Hch. Iglesia, de quien se imitan las sentencias32 en las
cartas pseudoepigráficas (Col, Ef, 2 Ts, Pastorales).
Abandonar la miopía del anacronismo Estos tres tipos de recepción son paralelos y
sincrónicos; se desarrollan el 70 y el 100.
El tercer adiós a decir: al anacronismo, que es una Representan tres formas de asumir la ausencia del
forma de miopía epistemológica. ¿Qué se hace apóstol, sea fijando la memoria de su vida (legado
comúnmente cuando uno se pregunta sobre la imagen biográfico), sea conservando sus escritos (legado
de Pablo en Hechos? El procedimiento es invariable: canónico), sea instituyéndolo como ícono teológico
el investigador confronta el texto lucano con el texto garante de la interpretación ortodoxa (legado
de las epístolas y señala en Lucas errores de lectura. doctoral; cfr. Col 2,5). Cada una de estas gestiones
Ahora bien, ¡es un completo anacronismo imaginar a del legado paulino selecciona los rasgos que le
Lucas escribiendo la historia de Pablo con las cartas convienen en la figura del apóstol y confiere a tal
del apóstol bajo sus ojos! Se olvida que entre Hechos figura un estatuto específico.
y el canon de las cartas paulinas hay una etapa Insisto en este hecho: el canon de las epístolas
histórica: el fenómeno complejo y multiforme de la paulinas no constituye la peana documentaria, el telón
recepción de Pablo. de fondo sobre el cual se habría erigido la recepción
del apóstol; constituye como tal un cabo en la
Los tres polos de la recepción de Pablo recepción de la figura de Pablo, una cabo específico
que retiene de él su estatuto de escritor polemista;
François Bovon defiende la idea de que la recepción este cabo es paralelo al biográfico y al doctoral.
del apóstol, en el s.I, ha tomado dos formas. Por un
lado, Pablo ha sobrevivido en los escritos redactados Dos consecuencias
en su nombre: las cartas deutero-paulinas (Col, Ef, 2
Ts) y las Pastorales (1-2 Tm; Tt). Por otro lado, la Las consecuencias de esta percepción de la recepción
28
de Pablo son importantes para nuestro tema.
Partiendo de las mismas premisas, Alexander J. M. Primera consecuencia: el silencio de Lucas sobre los
WEDDERBURN combina la hipótesis de una fuente y la
escritos de Pablo deviene perfectamente explicable.
pertenencia de Lucas al grupo de los compañeros históricos
de Pablo: Lucas había recogido y reproducido en su relato
31
una tradición anotada por oro compañero de viaje («The François BOVON, «Paul comme Document et Paul comme
“We”-Passages in Acts» [nota precedente], ver p.94-95); la Monument», en: Joël ALLAZ, etc., Chrétiens en conflit.
solución me parece inútilmente complicada. L’Epître de Paul aux Galates (Essais bibliques 13),
29
Peter PILHOFER ha emitido la hipótesis de que Lucas, Genève, Labor et Fides, 1987, p.54-55. La tipología de
originario de Macedonia, retoma una tradición que emana Bovon se apoya sobre una fórmula de von Ranke citada por
de un grupo misionero macedoniano que había acompañado Henri-Irenée Marrou (De la connaissance historique
a Pablo en sus peregrinaciones (Philippi, I: Die erste [Points], Paris, Le Seuil, 1975, p.65): «La historia no
christliche Gemeinde Europas [WUNT 87], Tübingen, comienza más que ahí donde los monumentos devienen
Mohr, 1995, p.153-159, 204-205). inteligibles y donde existen los documentos dignos de fe.»
30 32
El texto dice “qu’a puisé”, que literalmente quiere decir: Al hablar de sentencias se alude a su pensamiento, forma
“que ha extraído/sacado”, en el sentido de líquido o fuerzas. de expresión y las temáticas características de Pablo (N. del
En este caso se refiere a todo su material [N. del T.]. T.)

6
Si bien los pocos contactos terminológicos de Hechos poderes carismáticos38. El cabo biográfico, o digamos
con el lenguaje paulino no deben ser subestimados, su narrativo, realza lo que, por razones internas a la
rareza no da credibilidad a una consulta de la estrategia del apóstol, quedó en sus escritos en estado
correspondencia del apóstol por parte de Lucas33. Este de tenue referencia.
silencio no señala un olvido de Lucas, sino el hecho
de que el conocimiento de su héroe no es un Tres mediaciones a tomar en cuenta
conocimiento literario34. La presencia de vocabulario
paulino en Lc-Hch, especialmente el «meteorito Concluyamos. Yo abogo por que el examen de la
paulino» de Hch 13,38-3935, puede hacer pensar que imagen de Pablo en Hechos tome en cuenta tres
nuestro autor disponía de logia del apóstol. Eso no mediaciones históricas. 1) Puesto que el libro de
obsta para que, transmitida por la esfera de influencia Hechos desarrolla una historiografía con intención
bajo la cual está Lucas (los “nosotros”), la tradición identitaria, la figura de Pablo no debe ser aislada, sino
de donde extrae su material el autor de Hechos no se considerada como un vector por el cual la identidad
alimente primeramente de las palabras del apóstol del cristianismo llega a su terminación. 2) Lucas
sino de su historia de vida. forma parte del ámbito de influencia paulina, lugar de
Segunda consecuencia: cada cabo de la recepción de memoria y experiencia, que en los años 80 celebra la
Pablo compone de manera específica su imagen del parte tomada por el apóstol en la construcción de la
héroe. En las Pastorales, Pablo es citado como el identidad cristiana. 3) El trabajo de memoria de Lucas
comienzo absoluto; recibe un estatuto de padre no opera mediante una lectura de los escritos de
dirigido a quienes ha alumbrado, sus «hijos en la Pablo, sino por el recuerdo de su actividad de
fe»36. En el relato de Lucas, al contrario, Pablo es fundador de comunidades; por otra parte, se advertirá
precedido; se inscribe en la continuación de Pedro y que la colección de sus cartas fija la memoria de su
de Esteban37. Otro ejemplo: los milagros. Lucas actividad al interno de la Iglesia, mientras que el
atribuye a Pablo una serie de acciones terapéuticas (la relato de Hechos se focaliza en sus acciones al
sanación del paralítico de Listra en Hch 14, la externo (a excepción de Hch 20).
reanimación de Eutico en Hch 20, la sanación de
Publio en Hch 28, etc.). Se ha pretendido que estos Segunda parte (a lo largo del relato): la imagen de
milagros eran una pura reproducción de parte de Pablo
Lucas de los prodigios atribuidos a Pedro, pero sin
razón: el mismo Pablo jamás negó el estar dotado de Vamos a explorar los rasgos significativos de la
figura de Pablo en Hch, o más precisamente cómo el
autor de Hechos construye la figura de Pablo como
33 lugar de despliegue de la identidad cristiana.
Charles K. BARRETT, «Acts and the Pauline Corpus», ET
78/1, 1976, p.1-5. Niels HYLDAHL concluye también en un
Observar la construcción de la figura en el relato
non liquet, insistiendo en el hecho de que Lucas hereda de requiere de poner atención a las modalidades propias
una tradición biográfica sobre Pablo, la cual desborda de la narratividad. En este caso, debe evitarse el aislar
ampliamente a las cartas y es un buena parte desconocida un texto tratándolo como una entidad discursiva39;
por las cartas («The Reception of Paul in the Acts of the nosotros más bien seguiremos el desarrollo del relato
Apostles» [nota 1], p.103-107). Una opinión contraria se para determinar cómo se fija progresivamente la
halla en Wolfgang SCHENK, «Luke as Reader of Paul: imagen. Me detendré en cuatro momentos
Observations on his Reception», en: Intertextuality in significativos del trayecto de Pablo: 1) el camino de
Biblical Writings. Essays in Honour of B. van Iersel,
Damasco (Hch 9; 22; 26); 2) el discurso de Antioquía
Kampen, Kok, 1989, p.127-139.
34 de Pisidia (Hch 13) y de Atenas (Hch 17); 3) Éfeso
«Lukas bezieht sich, wenn er sich auf Paulus beruft, nicht
auf gegebene Texte, sondern auf eine historische Gestalt»
(Karl LÖNING, «Paulinismus in der Apostelgeschichte» [nota 38
«Las señales del apóstol se han producido en medio de
1], p.231). ustedes: paciencia a toda prueba, señales milagrosas,
35
Ver más adelante en el apartado “Antioquía de Pisidia y prodigios, actos de poder» (2 Co 12,12); cfr. 1 Ts 1,5; 1 Co
Atenas: el Dios de todos y de cada uno”. 14,18. Se consultará para este tema la monografía de Stefan
36
Sobre la imagen de Pablo en las Pastorales, señalo el SCHREIBER, Paulus als Wundertäter.
imponente estudio de Yann REDALIÉ, Paul après Paul. Le Redaktionsgeschichtliche Untersuchungen zur
temps, le salut, la morale selon les épîtres à Timothée et à Apostelgeschichte und den authentischen Paulusbriefen
Tite (Monde de la Bible 31), Genève, Labor et Fides, 1994. (BZNW 79), Berlin, de Gruyter, 1996.
37 39
Sobre este punto, Lucas vuelve a trazar la conciencia que Tal es el error metodológico de Philip VIELHAUER en su
el apóstol tenía de sí mismo: los credos, los fragmentos artículo programático: «Zum “Paulinismus” der
himnológicos y las fórmulas kerigmáticas que Pablo retoma Apostelgeschichte»; este autor aísla algunos discursos de
en las cartas, y a veces cita, testimonian que se coloca como Hch de su contexto narrativo y los lee como si se tratara de
hombre «precedido» por una tradición. un enunciado teológico discursivo.

7
(Hch 19) y las despedidas (Hch 20); 4) el final en situado al origen de la vocación misionera de Saulo
Roma (Hch 28). (Hch 9), el acontecimiento de Damasco está al centro
Una última precaución que se ha comprobado como del último discurso de Pablo en Jerusalén (Hch 22) y
conveniente antes de embarcarse en el viaje narrativo: al centro de su apología ante el rey Agripa y su corte
precisar lo que entendemos por «identidad». Tomo helenista (Hch 26). “Silabea” de este modo la
del psicólogo André Green los tres componentes segunda parte de Hechos.
antropológicos de la identidad40: a) la permanencia:
una continuidad es necesaria para mantener Un golpe de fuerza divino
referencias fijas que no se alteren constantemente con
el tiempo; b) la singularidad: la identidad se hace Decía: golpe de fuerza divino. El Resucitado detiene
por separación, por diferencia, pero al mismo tiempo a Saulo en su camino de persecución, lo tira por tierra
aquello de lo que se separa es indispensable para la y lo despoja de su voluntad y condición de sujeto.
definición de sí; c) el reconocimiento de la «Sucedió que, yendo de camino, cuando estaba cerca
pertenencia: el grupo necesita signos para de Damasco, de repente le envolvió una luz venida
reconocerse, para crear unidad, para orientar la del cielo, cayó en tierra y escuchó una voz que le
adhesión de los miembros a una misma comprensión decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Él dijo:
de sí. Permanencia, singularidad, reconocimiento de «¿Quién eres, Señor?» El otro: «Yo soy Jesús, a quien
una misma pertenencia: estos tres componentes serán tu persigues; pero levántate, entra en la ciudad y se te
útiles para auscultar la construcción de la identidad dirá lo que debes hacer» (9,3-6). De ahí en adelante
cristiana con Pablo, especialmente en sus relaciones Pablo es conducido: se te dirá (pasivo divino) lo que
con el judaísmo. hay que hacer42.
Notemos bien que este violento cambio no quita a
El camino de Damasco (Hch 9; 22; 26): entre raíces Pablo su judaicidad, sino que la reorienta. Lo que
y ruptura desnivela aquí es la mirada que fijaba en el Cristo. La
forma como Lucas resume la primera predicación de
La conversión en el camino de Damasco no Saulo convertido es altamente significativa: «En
constituye la primera aparición de Saulo –quien será seguida, en las sinagogas, se puso a predicar que
llamado Pablo a partir de 13,9- en el relato de Jesús es el Hijo de Dios» (9,20). Esta formulación
Hechos. Conforme a un procedimiento que le es muy sintética es muy cercana a lo que el apóstol dice de él
querido, Lucas introduce subrepticiamente su mismo dirigiéndose a los Gálatas, en la alusión más
personaje en el mundo del relato, por debajo de la explícita que hace de su vocación: «Cuando Aquél
manga –por así decirlo-, con ocasión del martirio de que me separó desde el seno de mi madre y me llamó
Esteban: «y los testigos depositaron sus vestiduras a por su gracia, tuvo a bien revelar en mí a su Hijo, para
los pies de un joven hombre llamado Saulo» (7,58b). que le anunciara entre los paganos…» (Ga 1,15-16a).
La primera aparición de este joven hombre está El mismo título cristológico surge tanto de una como
asociada a la represión judía contra los adeptos de de la otra parte [Lucas y Pablo, N. del T.]. Semejante
Jesús: «Saulo había consentido a su muerte» (8,1ª). concordancia indica que, según mi parecer, Lucas ha
El cambio de Saulo sobre la ruta de Damasco aparece heredado una leyenda de conversión de Pablo, la cual
entonces como un golpe de fuerza divino. La
importancia del acontecimiento a los ojos de Lucas se 41
He abogado por atribuir al autor tanto un relato de la
estima en su triple mención: expuesto en primer lugar conversión de Pablo apoyado sobre una tradición (Hch 9)
por el narrador (9,1-19), vuelto a narrar por Pablo en como sus dos variantes (Hch 22 y 26); las variaciones
22,1-21, y luego otra vez de nuevo en 26,1-29. Si se tienen en cuenta a los interlocutores del discurso de Pablo:
abandona la obsesión de la crítica de las fuentes de la retórica cambia según el discurso esté destinado a la
muchedumbre judía de Jerusalén en Hch 22 o a la corte real
identificar tres tradiciones diferentes que Lucas habría
de Agripa en Hch 26; Lucas ha considerado igualmente el
estado obligado a reproducir, se ve uno forzado a avance del macro-relato (Daniel MARGUERAT, La Première
reconocer aquí un efecto de redundancia que remite al Histoire du christianisme, p.275-306). En el mismo sentido:
autor41. Lucas varía tres ocasiones el relato del Augusto BARBI, «I tre racconto di conversione/chiamata di
acontecimiento para conferirle un valor fundativo: Paolo (At 9; 22; 26): un’analisi narrativa», en: Giuseppe
ANGELINI, ed., La rivelazione attestata: La Bibbia fra testo e
40 teologia. Raccolta di studi in onore del Cardinale C. M.
André GREEN, «Atome de parenté et relations
œdipiennes», en: L’identité (Seminaire dirigé par Claude Martini (Quodlibet 7), Milano, Glossa, 1998, p.235-271.
42
Lévi-Strauss), Paris, Le Seuil, 1977, p.81-107. Este artículo Sobre este aspecto de la experiencia religiosa de Pablo tal
es una contribución para un seminario interdisciplinario de como la presenta Lucas, léase el artículo de Sophie
antropología sobre la cuestión de la identidad. Debo la REYMOND, «Paul sur le chemin de Damas (Ac 9,22 et 26).
referencia a Yann REDALIÉ, «L’immagine di Paolo negli Atti Temps et espace d’une expérience», NRT 118, 1996, p.520-
degli apostoli» (nota 1), p.126-127. 538.

8
procedía del apóstol mismo, y que puntaba sobre el un «discípulo» del Señor (9,10), sino como «un
reconocimiento de la filiación divina de Jesús como hombre piadoso según la Ley, acreditado por todos
piedra de toque del “cambio” paulino43. los judíos que habitaban ahí» (22,12).
Pero una vez más, este cambio se inscribe en el seno La línea de defensa de Pablo es clara: él no ha roto ni
del judaísmo de Pablo. En sus discursos a los con el Dios de Israel, ni con el pueblo, ni con la Ley.
interlocutores judíos repetirá que la resurrección de Su conversión se inscribe en la vía de los Padres.
Jesús lleva a cumplimiento la esperanza de Israel Lucas lleva al extremo la paradoja siguiente: ser
(9,22; 13,32-33; 23,6; 26,4-8), y que él, Pablo, no cristiano como Pablo, es a la vez situarse en una
contradice en nada la tradición de los Padres (22,3-4; indefectible adhesión a la tradición y consentir a la
24,14-16; 28,17-20). En cada nueva ciudad a la que novedad que trae la resurrección de Jesús. Va todavía
llega, con una obstinación que raya en lo absurdo, más lejos: el auténtico judaísmo no puede sino
Pablo comienza por ir a la sinagoga, de ahí que su consentir a la novedad cristológica (23,6; 26,6-7;
predicación haga que se le rechace con algo de 28,20).
violencia44. Este recurrente escenario, típico de la
narración de Hechos, es seguramente una Paradigma de la condición creyente
transcripción narrativa del slogan paulino: «al judío
primero, después al griego» (Rm 1,16; 2,9-10). Pero La última recuperación de la conversión de Damasco
hay más todavía: la insistencia lucana revela que la (Hch 26) aporta de nuevo una versión diferente; señal
identidad cristiana no puede ser comprendida fuera de que una vez más el narrador quiere hacer entender
del vínculo con Israel, sino en una dialéctica de a sus lectores el relato de este acontecimiento
continuidad y ruptura. Israel es el «lugar» de donde fundador, liberando nuevos efectos de sentido.
viene Pablo, pero también el lugar donde Pablo ¿Cuáles? Me detengo sobre la forma como el
expone su diferencia. Encontramos aquí el segundo Resucitado, en esta versión, comenta el mandato que
componente de la identidad (la singularidad), que ya confía a Pablo: «Yo te libro de tu pueblo y de las
había mencionado antes. La identidad cristiana no se naciones paganas a las cuales te envío, para abrirles
dice fuera de un vínculo, pero vínculo conflictivo, con los ojos, para que se vuelvan de las tinieblas a la luz y
Israel. del poder de Satán a Dios, para que reciban el perdón
Como la nueva fe de Saulo, el cristianismo nace de de los pecados y la herencia entre aquellos que son
una iniciativa de Dios sobre un fondo de hostilidad santificados por la fe en mí» (26,17-18). Resulta
judía45. impresionante el tratar de describir el programa
entregado a Pablo: abrir los ojos de los no-judíos,
La vía de los Padres convertirlos de las tinieblas a la luz… ¿no es
exactamente el proceso que ha vivido Pablo? ¿no es
El primer retorno sobre el acontecimiento (Hch 22)46 este el itinerario que realizó él mismo en Damasco?
se da en respuesta a la acusación hecha a Pablo de Abrir los ojos es una metáfora conocida por expresar
haber abandonado la Ley de Moisés y haber el paso de un estado de ignorancia religiosa a una
renunciado a la circuncisión (21,21). Pablo protesta nueva revelación47. Pablo, vencido por la violenta luz
como en Flp 2,5-6, ligando la excelencia farisea de su del Resucitado, cegado y después sanado de su
formación a la actividad de perseguidor de la Iglesia ceguera, es el prototipo de esta conversión48 que él
(22,3-5). Su conversión es certificada por Ananías; deberá operar en las naciones paganas.
éste, dicho sea de paso, es presentado no tanto como La conversión de Pablo en Damasco es arrancada del
registro autobigráfico, del mismo Pablo para adquirir
43 un estatuto paradigmático; ésa ilustra la condición
Christoph BUCHARD a intentado reconstruir la tradición
subyacente a Hch 9: Der dreizehnte Segué (FRLANT 103), creyente como tal; deviene representativa de la
Göttingen, Vandenhoeck und Ruprecht, 1970. experiencia cristiana49. No obstante que en las tres
44
El mismo escenario se reproduce en Antioquía de Pisidia
47
(13,42-52), en Iconio (14,-17), en Tesalónica (17,1-9), en Denis HAMM ha percibido bien el rol simbólico del ver en
Berea (17,10-14), en Corinto (18,1-10), en Éfeso (19,8-10), este relato: «Paul’s Blindness and its Healing: Clues to
por no hablar del último disturbio en Jerusalén (21,27-36). Symbolic Intent (Acts 9; 22 and 26)», Bib 71, 1990, p.63-
45
La hostilidad de Israel en Hch es humana, el éxito de de 72.
la predicación cristiana viene de Dios. «Christianity is not 48
«Volverse a» (ε π ι σ τ ρ ε ϕ ε ι ν ) es un término
the work of man, but of God» (Niels HYLDAHL, «The técnico de la conversión en la LXX y el NT.
Reception of Paul in the Acts of the Apostles», p.111). 49
He explorado esta mutación narrativa de la experiencia de
46
Para más detalles sobre la relectura del acontecimiento de Pablo en paradigma de la experiencia cristiana en una
Damasco en los discursos autobiográficos de Hch 22 y Hch contribución: «La discours, lieu de (re)lectura du récit.
26: Daniel MARGUERAT, La Première Histoire du Actes 2 et 26», en: Daniel MARGUERAT, ed., La Bible en
christianisme, p.290-305. récits. L’exégèse biblique à l’heure du lecteur (Le Monde

9
variantes de la historia del camino de Damasco los rechazo que los habitantes de Jerusalén opusieron al
rasgos hagiográficos no están ausentes, el Cristo (13,27-29)51.
acontecimiento no está limitado al uso hagiográfico, El efecto de esta divina sorpresa es propiamente
ni está exclusivamente reservado al recuerdo personal monumental. «Sepan pues, hermanos, que es por
del héroe Pablo, sino que deviene ejemplar del acceso medio de él que viene el anuncio del perdón de los
a la fe. pecados, y de todo aquello de lo que no han podido
Mi tesis inicial (la figura de Pablo en Hechos es el ser justificados (δ ι κ α ι ω θ η ν α ι ) en la
lugar narrativo del desarrollo de la identidad cristiana) Ley de Moisés; es en él que cualquiera que crea es
se hace más clara: de cara al judaísmo, el justificado (δ ι κ α ι ο υ τ α ι )» (13,38-39). Se
acontecimiento de Damasco configura una identidad ha tildado a este fragmento de «meteorito» paulino:
cristiana entre raíces y ruptura. La ruptura con la pues en efecto, ¡se insertaría sin dificultad en una
tradición de Israel toca según 26,18 el perdón de los carta del apóstol52! Cuatro temas se hallan
pecados y la herencia de los santificados, de ahora en enunciados, de los cuales Pablo no renegará de
adelante adquiridos por la fe en Cristo. ¿Por qué esta ninguno: a) el fracaso de la ley mosaica para obtener
ruptura? ¿en qué sentido se trata de una ruptura? la justificación; b) la concesión del perdón por Cristo;
Lucas no lo explica aquí; en cambio, el discurso de c) la recepción del perdón por la fe; d) la dimensión
Antioquía de Pisidia, hacia el que nos volvemos universal de la justificación por la fe. ¡El lector de
ahora, lo argumenta. Hechos tropieza aquí con un teologúmeno paulino de
la mejor calidad! Pero esta afirmación teológica está
Antioquía de Pisidia (Hch 13) y Atenas (Hch 17): el enmarcada por el discurso de Pablo señalado
Dios de todos y de cada uno anteriormente, es decir, por la relectura de la historia
de la salvación que se ha apenas explanado en él, y
Compararemos dos discursos que, al interno de la esta relectura de la historia está modelada por una
imagen lucana de Pablo, asumen una función teología de la continuidad.
programática: la homilía en la sinagoga de Antioquía Insisto. Este fragmento de soteriología muy paulino
de Pisidia (13,16-41), representativa del dirigirse de interviene a continuación de una demostración de la
Pablo al judaísmo, y el discurso en el areópago de continuidad de la acción salvífica de Dios en Israel
Atenas (17, 22-31), representativo de su dirigirse a la por la medicación de Moisés, de los Jueces, de David
cultura griega. y de Jesús. Al término de esta demostración de
continuidad surge un motivo que la tradición judía
Divina sorpresa puede considerar -con todo derecho- una
monstruosidad, a saber, la afirmación sin
La homilía de Antioquía de Pisidia (13,16-41) lleva a matizaciones del fracaso de la Torah ante el pecado.
cabo una relectura de la historia de la salvación bajo Ahora bien, Lucas presenta esta afirmación como el
la égida de las figuras liberadoras de Israel: Moisés, fruto de una divina sorpresa, la resurrección, que no
los Jueces, David, Jesús50. Entre estas cuatro figuras hace sino confirmar el intervencionismo divino en la
corre el hilo rojo de la fidelidad de Dios a su pueblo. historia del pueblo elegido. Asistimos pues, a una
Pero esta continuidad de la intervención divina está estrategia de atenuación del choque, por la cual el
marcada por una sorpresa, que el predicador Pablo autor de Hechos presenta la doctrina paulina de la
enuncia en medio de una citación profética: «Porque justificación por la fe como el acto supremo en la
voy a hacer en sus días una obra, una obra que no gesta liberadora de Dios para con Israel. Esta
creerían si alguno se la contase» (Ha 1, 5). Esta 51
sorpresa no es otra cosa que la resurrección de Jesús, Lucas sabía variar la fórmula de contraste «Jesús ha sido
levantado de entre los muertos, siendo que ni David crucificado – Dios lo ha resucitado» según la colocase en
los labios de Pedro dirigiéndose al pueblo de Jerusalén
conoció esta suerte (13,32-37). La resurrección puede
(«ustedes lo han entregado y matado» 2,23) o sobre los
ser calificada de sorpresa, puesto que triunfa sobre el labios de Pablo dirigiéndose a los judíos de Antioquía de
Pisidia («los habitantes de Jerusalén y sus jefes […]
exigieron a Pilatos que le hiciera morir» 13,27-28). Hablar
de antijudaísmo en Hch es pues, incorrecto (Daniel
de la Bible 48), Genève, Labor et Fides, 2003, p.395-409, MARGUERAT, La Première Histoire du christianisme, p.211-
sobre todo p.405-409. 244).
50 52
Sobre los sumarios lucanos de la historia de la salvación, Josef PICHLER sostiene la tesis de que el lenguaje paulino
una práctica heredada de la tradición judía, ver Joachim de la justificación es «conscientemente retomado y
JESKA, Die Geschichte Israels in der Sicht des Lukas. Apg teológicamente acentuado» por Lucas, (Paulusrezeption in
7,2b-53 und 13,17-25 im Kontext antik-jüdischer Sumarien der Apostelgeschichte. Untersuchungen zur Rede im
der Geschichte Israels (FRLANT 195), Göttingen, pisidischen Antiochien [Innsbrucker Theologische Studien
Vandenhoeck und Ruprecht, 2001. 50], Innsbruck, Tyrolia, 1997).

10
estrategia retórica de encuadre es realmente que él ha designado» (17,31). Y Pablo termina su
impresionante; ésta nos hace comprender, de modo discurso precisando que es por su resurrección que
vivaz, la forma como Lucas recibe e interpreta el Jesús ha sido instituido como juez universal.
legado paulino. Encontramos aquí la función-clave que ocupa, en el
pensamiento lucano, la resurrección de Cristo56: dar
Valorización de la búsqueda religiosa cumplimiento a la promesa hecha a los padres; se
presenta así como una garantía de la culminación de
El famoso discurso de Atenas (17,22-31) presenta la la historia universal.
venida de Jesús como una respuesta a la búsqueda
religiosa: «lo que ustedes veneran sin conocer, yo se Un proyecto de civilización cristiana
los vengo a anunciar» (17,23b). Nosotros sabemos,
desde los trabajos de Dibelius y de Gärtner 53, que los Detrás de estos dos discursos programáticos, uno
discursos de Pablo rebosan tanto de citaciones destinado al judaísmo. Otro al mundo grecorromano,
tomadas de los LXX como de la cultura griega. En se perfila la ambición que Lucas tiene para el
realidad, el conjunto del discurso es de doble acceso: cristianismo. El autor de Hechos considera al
puede ser leído tanto del punto de vista judío como cristianismo como una religión universal, un proyecto
del punto de vista de la filosofía estoica. El de civilización que engloba a judíos y paganos. El
oyente/lector del discurso puede reconocer en él la fe Evangelio, según su visión, hereda a la vez lo mejor
bíblica en la creación del mundo a partir de Adán, del judaísmo y de la cultura imperial. Por un lado es
pero también la filosofía estoica convencida de la cumplimiento de la esperanza de Israel (26,7), por el
formación del mundo a partir de un principio único se otro responde a la búsqueda del Dios desconocido
reconocerá en él: «A partir de uno solo54 él creó todo (17,23).
el linaje humano, para que habitase sobre toda la faz Lucas tiene la imagen de un cristianismo integrador,
de la tierra, fijando los tiempos determinados y los en el que se pueden fundir la historia particular de
límites del lugar donde habían de habitar; con el fin Israel y la universalidad romana57. Pablo, predicador
de que buscasen la divinidad, para ver si a tientas la en la sinagoga y orador en el areópago, une estos dos
buscaban y la hallaban; por más que no se encuentra componentes de los que nace la nueva fe. Fariseo y
lejos de ninguno de nosotros» (17,26-27). Es a este ciudadano romano, hijo de Abraham e hijo del
tiempo de búsqueda a tientas, de extravío en la Imperio58, Pablo encarna esta confluencia de
búsqueda religiosa, de ignorancia, que Dios pone fin tradiciones en que se forja el movimiento cristiano.
anunciando la posibilidad para todos de la conversión Este héroe misionero funda una Iglesia en la que se
(17,30). Es evidente que Lucas valora aquí la confiesa al Dios de todos y de cada uno, un
búsqueda religiosa del mundo grecorromano, pero cristianismo que reúne el legado de Jerusalén y el
muestra su fracaso; por tanto, no defiende la posición porvenir de Roma59.
de una teología natural55.
La tolerancia de la ignorancia encuentra en la venida El estatuto de la Ley
de Jesús su punto de suspensión: la conversión es
requerida bajo el horizonte del «día en que [Dios] Si se compara el mensaje de Pablo en Hechos y la
debe juzgar el mundo con justicia a través del hombre teología de las epístolas paulinas, es fácil de percibir
claras intersecciones: en ambas partes se expone una
53
Martin DIBELIUS, «Paulus in Athen» (1939), en: Aufsätze
56
zur Apostelgeschichte (FRLANT 60), Göttingen, Daniel MARGUERAT, «Luc-Actes: la résurrection à l’œuvre
Vandenhoeck und Ruprecht, 19685, p.71-75; Bertil dans l’histoire», en: Odette MAINVILLE, Daniel MARGUERAT,
GÄRTNER, The Areopagus Speech and Natural Revelation eds., Résurrection. L’après-mort dans le monde ancien et le
(ASNU 21), Luna-Copenhagen, Gleerup-Munksgaard, Nouveau Testament (Le Monde de la Bible 45), Genève,
1955. Labor et Fides, 2001, p.195-214.
57
54
«A partir de uno solo» (ε ξ ε ν ο ς ) puede tener sea François BOVON, «Israël, l’Église et les nations dans
género masculino («a partir de un solo hombre»), sea l’œuvre double de Luc», en: L’œuvre de Luc. Études
género neutro («a partir de un solo principio»). La TOB ha d’exégèse et de théologie (LD 130), Paris, Le Cerf, 1987,
escogido el masculino, pero el otro es igualmente válido. p.242-263.
58
Desde mi punto de vista, el autor de Hch mantiene a Pudiera traducirse como “niño del Imperio”, dado que el
propósito una ambivalencia semántica que abre el discurso texto dice hijo (fils) de Abraham e hijo (enfant) del Imperio,
a una pluralidad de interpretaciones. Ya he defendido esta no alude pues a la generación sino a estar bajo su auspicio.
idea, y mostrado la presencia recurrente de este 59
Lucas sitúa el porvenir de la cristianismo entre Jerusalén,
procedimiento de polisemia en la escritura de Hch en La donde radican sus raíces, y Roma, donde el Imperio
Première Histoire du christianisme, p.97-122. constituye la plataforma de expansión de la nueva fe. He
55
Contra Philip VIELHAUER, «Zum “Paulinismus” der expuesto ya este tema en La Première Histoire du
Apostelgeschichte», p.10-14. christianisme, p.97-122.

11
percepción de la universalidad de la salvación y la despertaba la desconfianza, mientras que la elevada
afirmación de que el perdón de los pecados es fruto antigüedad de sus tradiciones legitimaba una religión.
de la resurrección de Cristo60. Por otra parte, se notan Al lado de un antisemitismo popular, la fe judía podía
muy abiertas diferencias: la radicalidad de la gracia suscitar la admiración de los Romanos por su
justificante, que es la piedra de toque del pensamiento antigüedad64. Lucas no podía acreditar la idea de que
paulino, se atenúa en Lucas; falta que sea frente a la antigüedad del judaísmo, los adeptos de
diagnosticado lo que causa el fracaso de la Ley. Pablo Jesús habían fundado una nueva religión; le
lo dice claramente en Rm 7: el fracaso del hombre interesaba por tanto, mostrar que por debajo de las
ante la salvación no viene del mandamiento, sino del modificaciones visibles entre judíos y cristianos, la
pecado que se sirve de la Ley para poner al creyente Ley constituía este vector de continuidad que
contra su Dios (7,7-25). Lucas defiende una posición aseguraba al cristianismo el legado de la historia
ambivalente sobre la Torah: de un punto de vista patriarcal.
soteriológico, el rol de la Ley (ν ο µ ο ς ) está
concluido (Lc 16,16); a partir de entonces, el perdón Éfeso (Hch 19) y las despedidas (Hch 20): el
no pasa más a través de ella sino de Cristo (Hch cristianismo, lugar de la Palabra
13,39); de un punto de vista histórico, la Ley
permanece como un factor identitario tanto para el En la itinerancia misionera de Pablo, la parada de
cristianismo como para el judaísmo, no obstante que Éfeso es la ocasión del famoso disturbio de los
Pablo puede alegar el hecho de que él “no ha hecho orfebres, en defensa de su comercio ligado al templo
nada contra la Ley o contra las costumbres (ε θ η ) de Artemisa, contra la predicación del apóstol (19,21-
de los padres» (Hch 28,17b)61. Dicho de otra forma: 40). Lucas, en su cuadro animado, evoca con talento
Lucas anula la Ley-ν ο µ ο ς en el régimen las resistencias económicas que levanta la predicación
cristiano, pero conserva (espiritualizándolas) las del Evangelio. Pero antes de esta agitación popular se
costumbres-ε θ η que manda la Ley. Lucas, nota produjo otro problema. Siguiendo el escenario clásico
François Bovon, «admira la era y el valor de la Ley. ya evocado, Pablo se presentó en la sinagoga de
Reconoce su uso en los judeo-cristianos y traza su Éfeso, donde se esforzó por convencer a sus oyentes.
alcance espiritual para los pagano-cristianos y, más en Pero «como algunos se endurecieran y no se dejaran
general, define su valor universal para todos los convencer e injuriaban al Camino en plena asamblea,
espíritus razonables62». rompió con ellos (α ϕ ο ρ ι ζ ε ι ν ) y, tomando
Si bien Pablo no es un anti-Ley, semejante valoración a parte a los discípulos, conversaba todos los días con
de la Ley para la identidad cristiana no es normal en ellos en la escuela (σ χ ο λ η ) de Tirano» (19,9).
él. ¿Por qué esta diferencia en Lucas? Mi hipótesis es
que esta posición, en nuestro autor, sostiene su La elección de la escuela
apología del cristianismo. Los Romanos, es muy
conocido, tienen un santo horror de toda superstitio Ante la resistencia y la hostilidad de sus
nova ac malefica (superstición nueva y maléfica)63; correligionarios, Pablo cambia de lugar y se instala en
todo aquello que era parecido a una nueva creencia una escuela. Σ χ ο λ η designa un lugar de
enseñanza, un edificio escolar en el que Tirano
60 enseña o que él posee65. ¿Acaso es esta migración de
La articulación del perdón sobre la resurrección de Cristo
se encuentra también tanto en Hch 5,31 («Dios lo ha
exaltado [υ ψ ω σ ε ν ] a su diestra como príncipe y 63
Esta expresión condena, en las leyes romanas, los nuevos
salvador para conceder a Israel la conversión y la cultos orientales (J. Christiaan BEKER, Heirs of Paul. Paul’s
cancelación de los pecados») como en Rm 4,24b-25: Legacy in the New Testament and in the Church Today,
«puesto que nosotros creemos en Aquél que ha levantado de p.61).
entre los muertos a Jesús nuestro Señor, quien ha sido 64
Flavio Josefo, cuyo proyecto historiográfico se emparenta
entregado por nuestras faltas y ha sido resucitado para en más de un punto con el de Lucas, es conciente del
nuestra justificación (η γ ε ρ θ η δια την prestigio que confiere a la religión judía su antigüedad; él
δικα ι ω σ ι ν η µ ω ν ).» insiste en el hecho de que sus Escrituras «abrazan la historia
61
La teología lucana de la Ley combina para su objetivo de cinco mil años» (A. J. 1,13; cfr. contre Apion 1,1). En el
una retórica de invalidación (la Ley ya no es operativa para s. II, el filósofo Celso en su Discurso verdadero reprochará
la salvación) y una retórica de cumplimiento (la Ley marca a los cristianos el innovar.
en sus costumbres y en su imperativo de amor la identidad 65
Σ χ ο λ η se puede aplicar a un grupo de alumnos, y su
de los creyentes). Ver el estudio de François BOVON, «La significado «aula de escuela» es poco frecuente y tardío
Loi dans l’œuvre de Luc», en: Camilla FOCANT, ed., La Loi (testificado en Plutarco y Epícteto); es por tanto, el que se
dans l’un et l’autre Testament (LD 168), Paris, Le Cerf, impone aquí. El término no se presta para designar una
1997, p.206-225. sinagoga privada (art. σ χ ο λ η , EWNT III, Stuttgart,
62
«La Loi dans l’œuvre de Luc» (nota precedente), p.225. Kohlhammer, 1983, col.765).

12
la sinagoga a la escuela un detalle fortuito? No lo asimilación del cristianismo a una scholé, una
creo, teniendo en cuenta del comentario que hace al escuela, se remonta a Lucas. Antes que él, Filón había
respecto el narrador: «Esto sucedió durante dos años, hablado de la Sinagoga como un lugar de
de modo que todos los habitantes de Asia pudieron enseñamiento, una didaskaleia de las Escrituras69.
oír la palabra del Señor, judíos y griegos» (19,9). Hay Lucas, en su evangelio, inició la imagen mediante su
cuatro elementos a tener presentes en este episodio: a) presentación de Jesús como filósofo itinerante: la
se desarrolla un proceso de separación geográfica con larga sección llamada “del viaje” (Lc 9,51-19,28)
la sinagoga (α ϕ ο ρ ι ζ ε ι ν , romper con, es muestra a Jesús enseñando y curando, a la manera de
un gesto de dejar fuera); b) el vocabulario de la un filósofo taumaturgo de la Antigüedad. Hechos la
escuela (σ χ ο λ η ) es reforzado por la triple prosigue asimilando al cristianismo naciente a ella,
aparición del vocablo µ α θ η τ η ς , discípulo, expulsado del templo de Jerusalén (8,1b-4), a una
del cual surge la pregunta de si no designa a los escuela donde se comparte la Palabra; esta evolución
alumnos de Pablo (19,9.30; 20,1)66; c) surge aquí el va de la mano con la personalización creciente del
apelativo distintivo de la fe cristiana como «Camino» relato hacia el final de Hch, y su focalización en la
(ο δ ο ς )67; d) la enseñanza impartida en la escuela persona de Pablo en su rol de maestro y mártir (Hch
concentra un auditorio universal, judío y griego. 19-28).
Resultado: la larga permanencia de Pablo en Éfeso
fue la ocasión de una ruptura simbólica, mediante la Bajo el poder de la Palabra
elección de un nuevo lugar de comunicación de la
Palabra, la cual desborda el marco del judaísmo para De este maestro que ha llegado a ser Pablo a lo largo
abrirse a los paganos. La instalación en una escuela del relato, Lucas describe las despedidas al término
implica un desplazamiento significativo de las de sus viajes misioneros. Sobre la ruta de Jerusalén,
referencias institucionales, rituales e intelectuales de donde va a entregar el producto de la colecta
la comunidad reunida en torno a Pablo en Éfeso. Si se destinada a la comunidad, Pablo se detiene en Mileto
recuerdan los tres componentes de la identidad y dirige sus últimas palabras a los ancianos de Éfeso
(permanencia, singularidad, reconocimiento de la (20,17-38). La escena está cargada de emoción. Pablo
pertenencia), se ve articularse aquí el segundo (a expresa su incertidumbre respecto a la suerte que le
causa de la separación) y el tercero (por el apelativo espera; pero sobretodo, recuerda la rectitud del
del Camino). enseñamiento que ha impartido y pone en guardia
¿Qué pensar de esta nueva localización del contra las falsificaciones. Estamos aquí en la cumbre
cristianismo en la escuela? El sociólogo Maurice del modelo escolar y de la personificación: el maestro
Sachot distingue tres estadios sucesivos de desarrollo entrega su legado doctrinal.
de una religión: el modelo profético (tiempo de la La sorpresa viene del hecho que el autor de Hechos
inspiración), el modelo de la scholé (la escuela no aprovecha este discurso para vincular la memoria
filosófica), el modelo de la religio (la religión cristiana a la persona de Pablo, o la palabra misma de
instituida)68. Desde mi punto de vista, la primera Pablo (¡cosa que harán las cartas Pastorales!). Lucas,
al contrario, liga el adiós a la palabra, al logos: «Y
66
En Hch, µ α θ η τ α ι designa generalmente a los
miembros de la comunidad cristiana. En 9,25, ο ι (Hch 17) como el prototipo de la discursividad cristiana:
µα θ η τ α ι α υ τ ο υ («sus discípulos») designa a inscrito en la línea ya trazada por el proselitismo judío, este
aquellos que Pablo ha convertido por su predicación en discurso «trata de mostrar que el mensaje cristiano, por una
Damasco; puede tratarse de lo mismo aquí, en 19,30 y en parte, responde a las preguntas fundamentales que todo
20,1. Christopher MOUNT considera que «these “Pauline” hombre se pone en el orden del conocimiento y propone,
disciples are a narrative construct reflecting the successful por otra, un ideal de vida capaz de satisfacer plenamente su
preaching of the word of God by Paul in Asia» (Pauline espera(nza)» (p.136). Considero que el modelo de la scholé
Christianity, p.121). es ya adoptado por el autor de Hch en su presentación de la
67
Después de Hch 9,2, se encuentra en 19,9 la primera identidad del cristianismo, aunque su desarrollo histórico
mención de ο δ ο ς como apelativo distintivo de la como escuela data, como afirma Sachot, del s.II.
69
comunidad de adeptos de Jesús; más adelante: 19,23; 22,4; «¿Qué son en efecto nuestros lugares de oración en las
24,14.22. Contra el apelativo de «secta» (α ι ρ ε σ ι ς : diferentes ciudades, sino escuelas
24,14; 28,22), Lucas opta por la terminología del «camino» (δ ι δ α σ κ α λ ε ι α ) de prudencia, de coraje, de
para designar el movimiento cristiano. sabiduría, de justicia, de piedad y al mismo tiempo de
68
Maurice SACHOT, L’invention du Christ. Genèse d’une santidad…?» (De vita Mosis II, 216, trad. R. ARNALDEZ, C.
religión, Paris, Odile Jacob, 1998. El autor data la adopción MONDÉSERT, J. POUILLOUX, P. SAVINEL, Paris, Le Cerf, 1967).
cristiana del modelo de la scholé a mediados del s.II, con Se podría agregar la presentación helenizada que hace
las escuelas gnósticas (Valentino), la escuela-Iglesia de Flavio Josefo de las tres «filosofías» (α ι ρ ε σ ε ι ς )
Marción y la escuela de Clemente de Alejandría (p.140- constitutivas del judaísmo (Guerre des Juifs 2,119-161; A.
150). Sin embargo considera el discurso de Pablo en Atenas J. 18,11-25).

13
ahora», dice Pablo a los ancianos de Éfeso, «los deja en herencia su propia palabra, consignada en su
entrego a Dios y a la palabra de su gracia, la cual correspondencia. El Pablo «doctor» (Pablo de las
tiene el poder de edificar y de dar la herencia entre Pastorales) deja una doctrina, fijada y estereotipada
todos los santificados» (20,32). Una dificultad de en el depósito de la fe (1 Tm 6,20; 2 Tm 1,12.14). El
comprensión surge aquí. ¿Quién tiene «el poder de Pablo de Hechos entrega a los responsables de la
edificar y de dar la herencia»: Dios o «la palabra de comunidad al poder de la Palabra; se percibe
su gracia»? La TOB ha optado por el primer sentido70. actuando en Lucas una teología veterotestamentaria
La sintaxis recomienda más bien adoptar «la palabra» de la palabra divina74. Hechos de los apóstoles no es
como referente del relativo: Pablo entrega los suyos al ni un relato de sucesión apostólica (nadie hereda el
poder de la Palabra71. título de apóstol reservado sólo a los Doce), ni un
relato de institución (Lucas se desinteresa de la
El relato de una Palabra instituyente estructura eclesiástica), sino el relato de una Palabra
instituyente75. Pablo se perfila como la figura
Este rasgo es absolutamente característico de la ejemplar del testigo que se desvanece detrás de la
eclesiología lucana tal como se percibe en Lc-Hch: la palabra que anuncia. Narrativamente, este
edificación y la consolidación de la Iglesia no desvanecimiento se plasmará en la ausencia, al final
dependen primordialmente ni del ministerio (si bien el de Hch, de la mención de su muerte76.
ministerio de los Doce y el de Pablo tienen una De ahí paso, para terminar, a estos últimos versículos
importancia capital para Lucas), ni del Espíritu (aun de la obra a Teófilo.
cuando el autor no cesa de mostrar el poder del
Espíritu en acción). La edificación de la Iglesia Roma (Hch 28): la casa, lugar de la Iglesia
depende de la Palabra de Dios. El ministerio
eclesiástico es su instrumento. El Espíritu es una El libro de Hechos de los apóstoles no se termina ni
fuerza actuante. ¿Es necesario agregar que, en este en la muerte del héroe (Pablo), ni con una palabra de
punto, es totalmente paulino72? adiós, sino en una casa romana en la que Pablo
El poder regresa a la Palabra, que nuestro autor no predica. Esta casa es lugar de una palabra en la que,
comprende como el depósito de la fe (como en el caso dice el narrador, se articulan dos grandezas teológicas
de las Pastorales), sino como una potencia divina como son el Reino de Dios (polo de la predicación de
activa en la historia. Como lo subraya Jacques Jesús) y el Señor Jesucristo (polo teológico de Hch).
Dupont, la realización de la tarea confiada a los He aquí los últimos versículos del libro: «Se quedó
ancianos de Éfeso «no sabría ser atribuida a un por dos años enteros en su propio alojamiento y
“poder” que los distinguiría de los simples fieles: ella acogía a todos los que venían a él, proclamando el
será obra de un “poder” que pertenece únicamente a Reino de Dios y enseñando lo concerniente al Señor
la palabra de Dios73». Jesucristo con una total valentía y sin impedimento
La especificidad de los tres vectores de la recepción alguno» (28,30-31).
de Pablo en el primer siglo es aquí particularmente
aparente. El Pablo «canónico» (Pablo de las epístolas) Del templo a la casa
70
TOB, Nouveau Testament, 1989, ad 20,32 nota 1. Lo 74
Jürgen ROLOFF ha percibido muy bien esta diferencia entre
mismo Joseph A. FITZMEYER, The Acts of the Apostles (AB la palabra paulina en las Pastorales, la entrega como un
31), New York, Doubleday, 1998, p.681. depósito doctrinal («festes Lehrdepositum») y la entrega de
71
El relativo ο ς puede estar sintácticamente vinculado los ancianos a la Palabra considerada como un poder divino
sea a θ ε ο ς , sea a λ ο γ ο ς . Esta segunda operante salvíficamente en la historia (Die
interpretación es adoptada por Jacques DUPONT, «Les Apostelgeschichte [NTD 5], Göttingen, Vandenhoeck und
ministères de l’Église naissante d’après les Actes des Ruprecht, 1981, p.306-307). Josef PICHLER confunde las
Apôtres», en Nouvelles études sur les Acts des Apôtres (LD perspectivas atribuyéndole a Lucas la erección de la
118), Paris, Le Cerf, 1984, p.182. teología de Pablo en depositum fidei («Das theologische
72 Anliegen der Paulusrezeption im lukanischen Werk»,
Formulación luminosa de François BOVON: «Lucas, no
más que Pablo, no sitúa al Espíritu en el primer plano. Es la p.737).
75
Palabra, estimulada y acompañada por el Espíritu, la que Ver Yann REDALIÉ, «L’immagine di Paolo negli Tai degli
cuenta en primer lugar. El libro de Hechos no narra el éxito apostoli», p.135.
de experiencias entusiastas, sino la difusión de la Palabra 76
La ausencia de la mención de la muerte de Pablo no es la
sostenida y seguida por la oferta del Espíritu» (Luc le consecuencia de una falta de información de parte del autor,
théologien. Vingt-cinq ans de recherches [1950-1975] [Le ni de una redacción demasiado temprana del libro (antes de
Monde de la Bible 5], Genève, Labor et Fides, 19882, la muerte de Pablo); ésa proviene de una estrategia narrativa
p.253). orientada a fijar al final la imagen de la Palabra más que el
73
«Les ministères de l’Église naissante d’après les Actes deceso dramático del testigo (al respecto, ver mi análisis en
des Apôtres», p.182. La Première Histoire du christianisme, p.307-340).

14
después de cada desgracia, demostrando así la fuerza
El evangelio de Lucas se abre (Lc 1-2) y cierra (Lc y la sabiduría que recibe de Dios (ejemplo tipo: el
24) en el templo de Jerusalén. El libro de Hch, viaje a Roma en Hch 27). Lucas está atento a ataviar a
después de haber expuesto la edad de oro de la Pablo con los atributos del orador prestigioso y de
primera comunidad en Jerusalén, reunida en torno a alta cultura80. Si bien es patente que el autor de Hch
los apóstoles en el templo (capítulos 1-6), relata la no expone la teología paulina de la cruz, no defiende
progresiva migración del templo a la casa77. El tampoco una teología del sufrimiento; al autor le
cristianismo que se constituye adopta la casa como importa mostrar que en la oquedad de este
lugar de recomposición de su identidad. La misión de sufrimiento, el justo es socorrido por su Dios81.
Pablo y de sus colaboradores está amojonada por Con esta consideración se resaltará que el final de
estas casas en las que se detienen, donde son Hechos constituye una inclusión significativa junto
acogidos, en las que se reúnen los nuevos adeptos: la con el inicio de la obra. En su prefacio (Lc 1,1-4),
casa de Sergio Pablo en Chipre, de Lidia en Filipos, Lucas había prometido a su lector-modelo, Teófilo,
de Aquila y Priscila en Corinto, de Tirano en Éfeso, la exponerle un relato que le permitiría verificar la
habitación en alto en Troáde… La casa, la domus solidez del enseñamiento recibido: «a fin de que
romana, configura en Hch el espacio en el que la reconozcas la solidez (α σ ϕ α λ ε ι α ) de las
cristianismo sin templo recompone sus ritos, teje palabras que has recibido» (Lc 1,4). La
vínculos de fraternidad y de sororidad, practica la ασϕ α λ ε ι α indica seguridad, fiabilidad. El
acogida y despliega su comunión. final de la obra es revelador de lo que Lucas entiende
por seguridad: lo que recibe Teófilo, en la figura de
Una teología del sufrimiento Pablo, no excluye sino que integra el sufrimiento del
testigo. Pablo es el paradigma del enviado cuya
Es en este espacio, en que se juega el avenir de la condición, a imagen del Maestro, se comprende bajo
cristianismo, que el autor de Hch escoge el horizonte de la cruz.
simbólicamente de terminar su relato. Al mismo
tiempo, en esta casa, el testigo Pablo es un testigo Conclusión: Pablo, una figura identitaria
frágil. La salida del relato de Hechos es en efecto,
todo excepto una vía triunfal: el héroe está El libro de Hechos es el testigo de un fenómeno
encadenado, en libertad bajo custodia de un soldado, diversificado de recepción del paulinismo en el
a la espera de su proceso ante el tribunal imperial. primer siglo, al lado de una recepción «canónica» (el
Pablo llega a Roma al término de un largo recorrido corpus de las cartas de Pablo) y de una recepción
que es para él como una via dolorosa (Hch 21-28)78. «doctoral» (redacción de las epístolas deutero-
Más que oponer, como se hace constantemente, la paulinas y de las Pastorales). Ponderar la recepción
teología paulina de la cruz a una supuesta theologia «biográfica» de Pablo en Lucas requiere tomar en
gloriae en Lucas79, será mejor estar atentos a una cuenta su objetivo específico ya que la narración de la
aparente (¡pero solamente aparente!) contradicción en misión de Pablo se inscribe en un despliegue de la
la manera con la que el autor relata los sufrimientos identidad del cristianismo. La figura de Pablo tiene en
de Pablo en Hch. Por un lado, la misión de Pablo está Hechos una función identitaria. Ésta permite al autor
inscrita en principio bajo el signo del sufrimiento, y exponer el vínculo de continuidad con el judaísmo y
esta predicción del Resucitado en Damasco (9,16) se las causas de la ruptura, la universalidad de la nueva
confirma ampliamente a lo largo del relato; la fe, el rol fundador de la Palabra y la inscripción del
constante angustia de Pablo es dominada por un «es cristianismo en el tejido social del Imperio romano.
necesario» divino (δ ε ι : 19,21; 23;11), que hace Aquí, Pablo resulta emblemático del devenir
eco del «es necesario» de la Pasión de Jesús (Lc cristiano. Esta función atribuida al apóstol explica las
9,22). Por otro lado, Pablo vuelve a cobrar fuera alteraciones que sufre su imagen en el relato lucano.
El autor de Hch dirige esta imagen a una cristianismo
77
Sobre la migración del templo a la casa en Hch, y la en busca de identidad, cuyos lazos con la Sinagoga se
lectura teológica de este traslado, remito a mi artículo: «Du rompen, y que asume progresivamente su rol de
temple à la maison suivant Luc-Actes», en Camille FOCANT, tertium genus entre Israel y los paganos. Se ve al
ed., Quelle maison pour Dieu? (LD fuera de la serie), Paris, cristianismo ser heredero a la vez, de lo que la
Le Cerf, 2003, p.285-317.
78
Marie-Eloise ROSENBLATT, Paul the Accused. His Portrait
80
in the Acts of the Apostles, p.62-93. La obra de John Clayton LENTZ ofrece la demostración de
79
Esta vieja sospecha emana de Ernst KÄSEMANN, Der Ruf ello: La Portrait de Paul selon Luc dans les Actes des
der Freiheit, Tübingen, Mohr, 19725, p.207-222 (ver mi Apôtres.
81
análisis en: La Première Historie du christianisme, p.61- J. Christiaan BEKER, Heirs of Paul.Paul’s Legacy in the
63). New Testament and in the Church Today, p.51-55.

15
tradición judía tiene de grande y de la universalidad
romana; el Pablo de Hch, situado en la confluencia de
las dos culturas, ilumina la vocación cristiana.
Decidido a hacer de Pablo el emblema del
cristianismo, Lucas ha corrido algunos riesgos.
En muchos puntos –la imagen de Dios, el rol de la
cristología en la salvación, la importancia de la fe
para la obtención del perdón, la función decisiva de la
resurrección- Lucas ha entendido bien al apóstol y su
mensaje.
En cambio, en otros puntos, Lc-Hch revela su
pertenencia a una cristianismo de tercera generación:
la agudeza de la teología paulina de la cruz se ha
atenuado82; la reflexión del apóstol sobre los riesgos
de la obediencia religiosa se ha perdido; su denuncia
del efecto perverso de la Ley como ley ha perdido su
filo. Lucas presenta el fracaso de Israel frente a Jesús
y a sus enviados, pero no lo analiza, como tampoco
analiza el fracaso de la Ley. Desde mi punto de vista,
la antropología optimista de Lucas y su humanismo le
impiden ratificar la imagen negra que Pablo se hace
del fracaso de toda obediencia religiosa.
Erigiendo a Pablo, durante diecisiete capítulos del
libro de Hch, como héroe del cristianismo naciente,
Lucas ha corrido algunos riesgos. Si le pidiéramos
hoy de rendir cuentas de sus olvidos, y
desplazamientos respecto del pensamiento del
apóstol, quizás respondería83: yo no he escrito ad
majorem Pauli gloriam, no he escrito para la gloria de
Pablo, sino para la gloria de una Palabra que sin él no
nos hubiera sido comprensible, y he querido decirles
por qué.

82
En el seno del cristianismo de tercera generación, la cruz
no es más maldición de la Ley sobre el Hijo (Ga 3,13), sino
la consecuencia de la obediencia del Hijo y de la infidelidad
humana. Sin embargo, su rol no es eliminado. Para Lucas,
la sangre de la cruz sella la nueva alianza de Dios con los
hombres (Lc 22,19-20) y el nacimiento de la Iglesia (Hch
20,28).
83
Con Karl LÖNING, «Paulinismus in der
Apostelgeschichte», p.232.

16