You are on page 1of 1

EQUIPO SECRETARÍA GENERAL

Centro de Información Especializada

DIFUSION ARTÍCULO MES DE MARZO 2008


“ACONDICIONAMIENTO COGNITIVO”

Tema: Manejo Personal.


Por Roderick Gilkey y Clint Kilts

La investigación neurocientífica reciente muestra que la salud de su


cerebro no es sólo el producto de la genética y de las experiencias de la
niñez; refleja también sus elecciones y experiencias de la adultez. Los
profesores Gilkey y Kilts de las escuelas de medicina y negocios de Emory
University explican cómo se puede fortalecer la anatomía, las redes
neuronales y las habilidades cognitivas de su cerebro, así como evitar el
deterioro que causa la edad a funciones como la memoria.

La vivacidad del cerebro es el resultado de lo que los autores llaman


acondicionamiento cognitivo, un estado de habilidad optimizada para
razonar, recordar, aprender, planificar y adaptarse. Algunas actitudes,
elecciones de estilo de vida y ejercicios mejoran el acondicionamiento
cognitivo. Los ejercicios mentales son clave. Los estudios de imagenología
cerebral indican que adquirir experticia en áreas tan diversas como tocar el
violonchelo, hacer malabares, aprender un idioma y manejar un taxi
expanden los sistemas neuronales y los hacen más comunicativos. Es
decir, usted puede alterar la configuración física de su cerebro aprendiendo
habilidades nuevas.

Mientras mejor sea su acondicionamiento cognitivo, mejor equipado estará


para tomar decisiones, resolver problemas y lidiar con el estrés y el
cambio. El acondicionamiento cognitivo le ayudará a ser más abierto a las
ideas nuevas y las perspectivas alternativas. Le dará la capacidad de
cambiar su comportamiento y descubrir sus objetivos. Usted puede
postergar la senescencia durante años y hasta podrá disfrutar de una
segunda carrera.

A partir del rápidamente floreciente cuerpo de la investigación


neurocientífica, así como de la bien establecida investigación en psicología y
en otros campos de la salud mental, los autores han identificado cuatro
pasos que puede dar para acondicionarse cognitivamente: comprender
cómo la experiencia hace crecer al cerebro, tomar el juego muy en serio,
buscar patrones y buscar la novedad y la innovación. Juntos, estos cuatro
pasos capturan algunas de las oportunidades clave para mantener un
cerebro activo y conectado.

Artículo extraído de la Revista Harvard Business Review – Nov-2007