You are on page 1of 74

http://es.geocities.

com/marihuanapower/

Introducción:

En esta Web intentare mostrar lo que he podido aprender durante varios años de cultivo,
creo que lo mas importante es tener alguien que te aconseje, yo necesite varias cosechas
para darme cuenta de los muchos errores que estaba cometiendo. Con esto no me estoy
declarando un experto en la materia, simplemente me hubiera gustado que me diesen
estos consejos el día que puse mi primera semilla entre algodones........

Procurare ir al grano y ahorraros el tener que leer cualquiera de los libros que existen
sobre el tema, yo he leído varios y voy a intentar simplificar al máximo su contenido de
modo que solamente expondré los principios básicos y las soluciones que a mi me han
dado un resultado aceptable.

Espero que os sea de mucha utilidad esta información y que con ella consigáis grandes
y potentes cosechas que es lo importante.

Para cualquier consulta que este a mi alcance responder o solucionar podéis enviarme
un e-mail a cultivodemarihuana@yahoo.es, intentare ser lo mas eficaz posible..........

Molécula de THC.(Verde=C, Amarillo=H,


Rojo=O)

Selección de especies adecuadas:


En esta sección veremos la importancia de seleccionar una especie adecuada en función
del lugar, clima y tipo de plantación que tengamos. Normalmente las semillas proceden de
dos fuentes, o nos las da un amigo o las compramos por catalogo (Ver apartado todas las
variedades del mundo). En el primer caso, suelen ser semillas producidas por accidente al
germinar una hembra, en este caso es difícil saber de que tipo será la hierba a menos que
tengamos profundos conocimientos de genética (no es el caso). Por lo tanto, estas semillas
de procedencia incierta están bien para empezar pero no las aconsejo para una plantación
seria ya que después de muchos cuidados nos podemos sorprender con el resultado. La
segunda procedencia es mucho mas fiable pero es mucho mas cara, aun así aconsejo
comprar las semillas en caso de estar pensando en una plantación seria ya que
obtendremos un resultado homogéneo y sin sorpresas de ultima hora.

Dicho esto, todo aquel que se proponga un buen día cultivar maria, lo primero que debe
plantearse es donde estarán sus niñas (plantas), una vez que lo sepa, debe elegir la
variedad que mas le interesa, esta elección no es fácil y es muy importante para el
rendimiento de nuestra plantación. En todo buen catalogo de semillas nos ofrecen varios
parámetros interesantes:

-Altura (es la máxima y es difícil de alcanzar)

-Producción (ídem de la altura)

-Tiempo de floración (este valor si es significativo)

-Fecha de recolección (en exterior. Depende de la latitud, no hay que fiarse)

-Interior/ exterior/ invernadero (es muy relativo......)

-Potencia y tipo de globo (al gusto del consumidor)

Vistos estos parámetros, debemos analizarlos cuidadosamente y dar importancia a los


mas significativos, así, la selección depende mucho de si vamos a plantar en interior o en
exterior. No debemos omitir directamente las especies de interior para el exterior y
viceversa. Normalmente las especies de interior las clasifican así por ser mas delicadas
( plagas, viento, frió...) pero si las cultivamos en exterior en un lugar favorable nos pueden
dar un muy buen resultado y viceversa.

La altura es importante para interior ya que no creo que nuestro vecino de arriba nos
deje poner los focos en su techo........Para los de exterior puede ser interesante
dependiendo de si hay peligro de que nuestras niñas sean vistas por alguien no deseable
( pillos o benemérita....), en el caso de la guerrilla ni te cuento.

El valor de la producción es muy poco fiable, depende mucho de las condiciones y es


muy difícil alcanzarlo por nosotros los mortales.......Por tanto, no debemos fijarnos mucho
en este parámetro pues el día que pesemos nuestra cosecha nos daremos cuenta de que
los que valoran la producción son muy optimistas.

El tiempo de floración es importantísimo para las cosechas de exterior, no seria la


primera plantación magnifica que se chafa en octubre por unas lluvias indeseadas......
Tened mucho cuidado con esto, en España deberemos elegir una especie mas temprana
cuanto mas al norte nos encontremos. Como ejemplo os diré que en la zona centro, una
especie ideal debe ser cortada a principio de octubre, mas tarde lo mas fácil es que le
llueva y pierda mucho. Os recomiendo buscar siempre una especie tempranera, estéis
donde estéis, así os evitareis problemas.

Elegir una planta de interior para exterior o al contrario no es ninguna locura, si veis una
especie de interior que se adapta a vuestras necesidades en exterior no dudéis en plantarla
siempre teniendo en cuenta que será mas delicada que una de exterior.

Respecto a la potencia y el tipo de globo es algo muy personal, casi todo el mundo tira a
las mas potentes, eso esta bien pero una elección de compromiso seria plantar variedades
distintas de modo que podamos degustar y comparar.

Riego y luz:

EL RIEGO

No es una buena idea irse de vacaciones y pasar de regar las plantas, ya que con las
escasas lluvias de los meses de verano nuestras plantas no cogollarán correctamente o pueden
palmaria. El agua es un elemento indispensable para la planta, pero hay que tener cuidado con
ella. Si hay mucha, la planta se ahoga y muere o bien empieza a aparecer moho y
probablemente atraiga a muchos bichos; eso, si la planta no se muere. Si hay poco agua, la tierra
se cuartea y la planta se seca (en tierra madre la planta podrá aguantar un poco más que en
tiesto).

Problemática del agua

El mejor agua es el de lluvia, pero no siempre podemos disponer de ella; la destilada es muy
buena también, pero acaba saliendo un poco cara, aunque se compre en bidones de 5 litros. Hay
otra alternativa: en las lavanderías suelen rellenar bidones con agua destilada a un buen precio.

Para eliminar el cloro del agua del grifo de las ciudades dejamos el agua de riego, 24 horas
antes, expuesta al aire y en un día se evapora el cloro. No se deben utilizar nunca aguas
minerales embotelladas, ya que son muy mineralizadas y duras. A excepción del cultivo de
clanes, en el que puede ser recomendable sobre todo aguas bajas en sodio.

Para evitar que las aguas con mucha cal puedan elevar el pH del agua y en consecuencia el de
la tierra, utilizaremos ahonos que contengan hierro quelatado. De esta manera la cal no puede
bloquear la absorción por parte de la planta del hierro.

Podemos decir que el sodio es uno de nuestros grandes enemigos, sobre todo en las altas
concentraciones que contienen las aguas del grifo. El exceso de sodio bloquea la asimilación de
los nutrientes, y si la concentración es excesiva hace que la planta expulse los nutrientes en vez
de asimilarlos.

El sodio es difícil de extraer del agua, pero lo que podemos hacer es minimizar sus efectos
mediante

la utilización de fosfato amónico disuelto en el agua de riego. Se disuelve una pequeña


cantidad por cada 70 u 80 litros de agua de riego. Lo que hace el fosfato es disolver el
sodio y llevárselo con el agua; además con este compuesto obtenemos cantidades extra
de nitrógeno y fósforo.

Al igual que en todo, el pH del agua de riego debe ser neutro, y una alteración del mismo
provoca que la planta detenga su crecimiento o su producción de resina segun el momento en el
que se encuentre la planta.

¿Cómo se puede corregir el pH del agua para que nos sirva para el riego?

a) Si está ácida, podemos añadir cal hidratada o bien bicarbonato.

b) Si es alcalina, se corrige poniendo ácido nítrico o bien vinagre o limón.

Ademas:

• Las plantas agradecen el agua tibia.

• Es mejor regar por las mañanas que por las noches, ya que al hacerlo por la noche estamos
favoreciendo la aparición de hongos que, por otra parte, podríamos evitar, puesto que el sol se
encarga de que no se desarrollen.

• A partir de la floración, tampoco debemos pulverizar agua en las hojas o en las flores, ya que
pueden reventar las cápsulas de resina.

• Cuando se pulveriza o se riega, podemos poner un poco de jabón biodegradable (unas cuantas
gotas) con la finalidad de que estimule las raíces a coger el agua.

Se da una buena regada al plantar la semilla en la tierra.

• Durante las siguientes semanas la vamos regando cada 2 o 3 días.

• Es bueno pulverizar agua con un poco de abono en las hojas para nutrir, pero debemos
utilizar muy poco, ya que podemos quemar la planta o los esquejes.

• Cuando la trasplantamos a la maceta o a la tierra madre, se disminuye el riego a un par


de veces por semana, hasta la floración.

• A partir de la floración disminuimos el riego a una vez cada 5 días.

• Quizás el mejor riego sea el de goteo, ya que va proporcionando poco a poco el agua que la
planta necesita. Tenemos que tener en cuenta, sobre todo en cultivos exteriores, que con este
sistema hay que aumentar la frecuencia de riego para que no se seque la planta. Hay que tener
presentes una serie de aspectos al emplear este sistema:

– El goteo genera una gran cantidad de concentración de sales minerales alrededor de las
piquetas de riego. Si existe una alta concentración de sales, la planta no puede asimilarlas bien,
con lo cual la planta puede padecer enfermedades como consecuencia de la falta de nutrientes;
en el peor de los casos, las raíces se colapsan y la planta muere. Esto se puede evitar,
removiendo todas las semanas la tierra que se encuentra alrededor de las piquetas para que,
cuando reguemos (con regadera), las sales puedan penetrar en la tierra.

– Si se usan sistemas de goteo con fertilizante (fertirrigación) hay que vigilar atentamente el
tema.

– Sistema cíe riego por goteo casero: a mí, particularmente, me sirve muy bien cuantío me voy a
ausentar de casa y iio puedo regar las plantas; el terna del riego es muy importante, sobre todo
en verano.

Elementos necesarios:

1. Bomba de agua (la opción mejor es una para acuarios): la potencia depende de la cantidad de
plantas, días y litros que quieras ciar a tus plantas. La bomba (debe ser de inmersión para que la
podamos hundir en el bidon.

2. Tubos transparentes de diferentes tamaños y longitudes; esto varía según las necesidades.

3. Conectores de riego (viene a ser como un ladrón en electricidad, para conectar los diferentes
tubos: por un lado se conecta la manguera principal y por otro los tubos de riego).

4. Piquetas de riego.

5. Temporizador, si es digital mejor que mejor; ademas, por unas 3.000 pts. que cuestan,
tenemos temporizador para rato.

6. Bidón o balde para colocar el agua. Siempre es preferible la anchura a la altura, ya que por lo
general las bombas de acuario tampoco son muy potentes y les puede costar bastante elevar el
agua, si el bidón es muy alto.

Montaje:

1. Lo más importante es la bomba de agua que hayamos comprado, ya que a partir de ésta se
monta el resto del sistema. A la salida de agua de la bomba conectamos un tubo transparente de
ese diámetro.

2. Luego vamos conectando sucesivos trozos de tubo cada vez de menor diámetro, encajándolos
los unos en los otros hasta que lleguemos al diametro de entrada que tiene el conector de riego.

3. Encajamos tantos tubos como salidas tenga el conector. Catea tubo que sale del conector se
encaja en las piquetas que hemos introducido en la tierra previamente.

4.La bomba se conecta al temporizador, y éste, a la red eléctrica.


Germinación, transplante y poda:

Germinación:

La germinación es uno de los pasos mas importantes a la hora del cultivo de cualquier
planta, una semilla que germina adecuadamente tendrá un crecimiento optimo que es lo
que nos interesa. Se le suele dar poca importancia y os aseguro que una semilla que nace
débil tiene muchas papeletas para morir pronto, puede vivir pero se aletargara creciendo
mucho mas despacio de lo normal y es posible que nunca se recupere (típica planta que no
pasa de 20 cm. por mas que le cantemos.....).

Existen dos modos básicos para germinar una semilla, expondré ambos pero yo os
recomiendo el segundo por ser mas simple y efectivo aunque el primero es algo mas
rápido:

1.-En algodón:

Es el mas habitual e incluso hay gente que piensa que es el único. Consiste en
poner las semillitas entre algodones y a su vez poner todo ello en un envase cualquiera y
añadir agua hasta humedecer el algodón. Se mantendrá el algodón húmedo mientras
germinan las semillas. Es recomendable situar el envase en un lugar calido (20-25ºC),pero
no demasiado y sin mucha luz (nunca al sol),esta podría quemar las incipientes raíces ya
que el algodón no es opaco. Tendremos que esperar varios días hasta encontrarnos con la
plantita y sus dos bonitas hojas germinales.
El siguiente paso es muy delicado, se trata de pasar la delicada plantita a una
maceta con tierra. El delicado no es el proceso sino la plantita, por lo tanto deberemos
tener un cuidado extremo al sacarla del algodón. Es muy probable que las raicillas se
enganchen con algún hilo del algodón y tengamos que arreglárnoslas para soltarlo sin
romper la planta. Luego solo queda preparar una maceta con tierra de buena calidad (ver
apartado de tierra y nutrientes),hacer un agujerito con el dedo y meter la plantita hasta las
hojitas para por ultimo tapar y regar. Recomiendo regar antes y después de colocar la
planta para facilitar el proceso.

Parece fácil pero lo fácil es aplastar el delicado tallo con nuestros dedazos y
chafar la planta, también es fácil tirar de ella y que se quede un trozo en el algodón sujeto
por sus hilos (y no vale escayolar....), son fáciles muchas formas de hacerlo mal, por lo
tanto recomiendo de nuevo el siguiente método.

2.-Directamente en tierra:

Es posible que con este método tarde algo mas en germinar pero hay que tener
paciencia, un par de días mas no son nada y obtendremos una planta mas fuerte
ahorrándole un trasplante en su edad mas tierna.

Preparamos un tiesto pequeño con tierra de excelente calidad (muy importante,


ver apartado de tierra y nutrientes), se podría poner directamente en el tiesto definitivo o
en el suelo pero seria mas costoso usar una tierra excelente para rellenarlos, todo depende
de lo que queramos invertir......Se riega, se hace un agujerito de no mas de 2 cm. de
profundidad (el dedo es una buena herramienta), nos despedimos de la semilla y la
ponemos en el fondo del susodicho. Tapamos y volvemos a regar. Ya solo queda esperar.

Es importante no apelmazar la tierra para que le cueste menos salir y mantener


la tierra bien húmeda (sin encharcarla) los primeros días. Como en el anterior método es
bueno un lugar calido y si le da unas horas el sol mejor que mejor, así cuando salga la
planta se encontrara como en casa.......
Transplante:

En ambos casos, una vez que tengamos la planta en tierra la mantendremos en ese
envase hasta por lo menos 20 días después del nacimiento, de modo que en el transplante
tengamos una planta fuerte que no sufra demasiado. Tampoco es recomendable
mantenerla demasiado tiempo en un envase pequeño por que le faltara sitio a la raíz.
Recomiendo esperar a que la planta tenga al menos 15 cm. de altura para proceder.

Para este proceso lo primero es preparar el nuevo hogar de la planta, si puede ser el
definitivo mejor y del mayor tamaño posible. No será necesario usar una tierra excelente
en este caso, con que sea buena bastara, un poco de abono arregla la papeleta. Una vez
preparada la maceta, haremos un agujero en el centro del tamaño del envase donde
germinamos la planta.

El siguiente paso a seguir es mas delicado, pero con un par de trucos no lo es tanto.
Debemos dejar de regar el semillero un par de días antes de la operación, así la tierra
saldrá tal que un flan y no dará problemas, para ello cogemos el semillero y con la mano
que nos sobra pasamos la base del tallo entre los dedos índice y corazón hasta que el tallo
toque la unión de los dedos. Apretando esta mano hacia la maceta, le damos la vuelta por
completo y damos unos ligeros golpes con la otra mano en el fondo de la maceta, en este
momento sacamos la maceta y metemos el flan en el agujero que habíamos hecho.
Sencillo, verdad??.

Solo queda regar abundantemente y esperar........Para cualquier transplante posterior la


operación será igual, teniendo en cuenta que si la maceta original es del tamaño de un
cubo necesitaremos una mano como la de Sabonis, dado que esta no es una herramienta
habitual, es mejor hacer un solo transplante a la maceta definitiva.

Poda:

La poda es un proceso fundamental sobre todo en plantas de interior, ya que en exterior


las plantas suelen ensanchar por si solas dada la potencia de la fuente lumínica (sol). La
poda mas importante es la primera, debemos elegir bien el momento para obtener una
ramificación desde la parte inferior de la planta, de modo que en cuanto la planta tenga 4
pares de hojas (sin contar las germinales) cortaremos el cogollito o brote de la punta
procurando no dañar los incipientes brotes laterales que están en las axilas de las hojas
inferiores.

Este proceso lo repetiremos cuantas veces nos haga falta para obtener el máximo
numero de ramificaciones en nuestra planta, esto nos proporcionara una mayor cosecha
debido a que las puntas de la planta es donde se concentra la producción (sobre todo en
interior).
Germinación, transplante y poda:

Germinación:

La germinación es uno de los pasos mas importantes a la hora del cultivo de cualquier
planta, una semilla que germina adecuadamente tendrá un crecimiento optimo que es lo
que nos interesa. Se le suele dar poca importancia y os aseguro que una semilla que nace
débil tiene muchas papeletas para morir pronto, puede vivir pero se aletargara creciendo
mucho mas despacio de lo normal y es posible que nunca se recupere (típica planta que no
pasa de 20 cm. por mas que le cantemos.....).

Existen dos modos básicos para germinar una semilla, expondré ambos pero yo os
recomiendo el segundo por ser mas simple y efectivo aunque el primero es algo mas
rápido:

1.-En algodón:

Es el mas habitual e incluso hay gente que piensa que es el único. Consiste en
poner las semillitas entre algodones y a su vez poner todo ello en un envase cualquiera y
añadir agua hasta humedecer el algodón. Se mantendrá el algodón húmedo mientras
germinan las semillas. Es recomendable situar el envase en un lugar calido (20-25ºC),pero
no demasiado y sin mucha luz (nunca al sol),esta podría quemar las incipientes raíces ya
que el algodón no es opaco. Tendremos que esperar varios días hasta encontrarnos con la
plantita y sus dos bonitas hojas germinales.

El siguiente paso es muy delicado, se trata de pasar la delicada plantita a una


maceta con tierra. El delicado no es el proceso sino la plantita, por lo tanto deberemos
tener un cuidado extremo al sacarla del algodón. Es muy probable que las raicillas se
enganchen con algún hilo del algodón y tengamos que arreglárnoslas para soltarlo sin
romper la planta. Luego solo queda preparar una maceta con tierra de buena calidad (ver
apartado de tierra y nutrientes),hacer un agujerito con el dedo y meter la plantita hasta las
hojitas para por ultimo tapar y regar. Recomiendo regar antes y después de colocar la
planta para facilitar el proceso.

Parece fácil pero lo fácil es aplastar el delicado tallo con nuestros dedazos y
chafar la planta, también es fácil tirar de ella y que se quede un trozo en el algodón sujeto
por sus hilos (y no vale escayolar....), son fáciles muchas formas de hacerlo mal, por lo
tanto recomiendo de nuevo el siguiente método.
2.-Directamente en tierra:

Es posible que con este método tarde algo mas en germinar pero hay que tener
paciencia, un par de días mas no son nada y obtendremos una planta mas fuerte
ahorrándole un trasplante en su edad mas tierna.

Preparamos un tiesto pequeño con tierra de excelente calidad (muy importante,


ver apartado de tierra y nutrientes), se podría poner directamente en el tiesto definitivo o
en el suelo pero seria mas costoso usar una tierra excelente para rellenarlos, todo depende
de lo que queramos invertir......Se riega, se hace un agujerito de no mas de 2 cm. de
profundidad (el dedo es una buena herramienta), nos despedimos de la semilla y la
ponemos en el fondo del susodicho. Tapamos y volvemos a regar. Ya solo queda esperar.

Es importante no apelmazar la tierra para que le cueste menos salir y mantener


la tierra bien húmeda (sin encharcarla) los primeros días. Como en el anterior método es
bueno un lugar calido y si le da unas horas el sol mejor que mejor, así cuando salga la
planta se encontrara como en casa.......

Transplante:

En ambos casos, una vez que tengamos la planta en tierra la mantendremos en ese
envase hasta por lo menos 20 días después del nacimiento, de modo que en el transplante
tengamos una planta fuerte que no sufra demasiado. Tampoco es recomendable
mantenerla demasiado tiempo en un envase pequeño por que le faltara sitio a la raíz.
Recomiendo esperar a que la planta tenga al menos 15 cm. de altura para proceder.

Para este proceso lo primero es preparar el nuevo hogar de la planta, si puede ser el
definitivo mejor y del mayor tamaño posible. No será necesario usar una tierra excelente
en este caso, con que sea buena bastara, un poco de abono arregla la papeleta. Una vez
preparada la maceta, haremos un agujero en el centro del tamaño del envase donde
germinamos la planta.

El siguiente paso a seguir es mas delicado, pero con un par de trucos no lo es tanto.
Debemos dejar de regar el semillero un par de días antes de la operación, así la tierra
saldrá tal que un flan y no dará problemas, para ello cogemos el semillero y con la mano
que nos sobra pasamos la base del tallo entre los dedos índice y corazón hasta que el tallo
toque la unión de los dedos. Apretando esta mano hacia la maceta, le damos la vuelta por
completo y damos unos ligeros golpes con la otra mano en el fondo de la maceta, en este
momento sacamos la maceta y metemos el flan en el agujero que habíamos hecho.
Sencillo, verdad??.

Solo queda regar abundantemente y esperar........Para cualquier transplante posterior la


operación será igual, teniendo en cuenta que si la maceta original es del tamaño de un
cubo necesitaremos una mano como la de Sabonis, dado que esta no es una herramienta
habitual, es mejor hacer un solo transplante a la maceta definitiva.

Poda:

La poda es un proceso fundamental sobre todo en plantas de interior, ya que en exterior


las plantas suelen ensanchar por si solas dada la potencia de la fuente lumínica (sol). La
poda mas importante es la primera, debemos elegir bien el momento para obtener una
ramificación desde la parte inferior de la planta, de modo que en cuanto la planta tenga 4
pares de hojas (sin contar las germinales) cortaremos el cogollito o brote de la punta
procurando no dañar los incipientes brotes laterales que están en las axilas de las hojas
inferiores.

Este proceso lo repetiremos cuantas veces nos haga falta para obtener el máximo numero de
ramificaciones en nuestra planta, esto nos proporcionara una mayor cosecha debido a que las
puntas de la planta es donde se concentra la producción (sobre todo en interior).

Tierra y nutrientes (abonado):

Cuando se acerca la época de siembra y para que la plantación vaya bien y, en otoño, la
cosecha sea cuantiosa y potente, hay que prepararse a conciencia. Muchos de los errores
más frecuentes en el cultivo del cannabis se pueden evitar con una correcta preparación de
la cosecha. El cannabis necesita un lugar soleado, tierra esponjosa rica en materia orgánica
y abundante agua.

Un poco de dedicación durante el cultivo se verá recompensado con una mejor cosecha.
Para cosechar cannabis de calidad, la planta debe crecer en inmejorables condiciones. Por
otra parte, si creamos un ecosistema adecuado para la marihuana, las plantas se
desarrollarán sanas y fuertes lo que nos ahorrará más de un quebradero de cabeza y
mucho trabajo.
Para empezar hay que localizar un buen emplazamiento para el huerto. La mayoría de
los agricultores urbanos están limitados a sus terrazas por lo que poco pueden hacer por
mejorar la situación. Los cultivadores rurales o los que planten cultivos de guerrilla, sí
pueden escoger.

El lugar ideal estará orientado al sur para que reciba el mayor número posible de horas
de sol directo. Cuanto más sol tenga la planta, más grandes y potentes serán los cogollos.
La marihuana necesita abundante agua y es conveniente que la haya cerca de la
plantación. No es nada divertido pasarse el mes de agosto, que es cuando más riego
necesitan, acarreando litros y litros de agua para las plantas.

Es recomendable buscar un lugar discreto, a ser posible invisible para extraños, cotillas o
vecinos. Siempre que sea posible el huerto deberá estar protegido de los vientos fuertes;
una brisa suave beneficia y fortalece las plantas pero si el aire es demasiado fuerte tiende
a deshidratar las hojas y multiplica el consumo de agua. También puede destruir parte de
las glándulas de resina.

Aqui teneis dos tablas muy utiles. En la derecha el grafico nos muestra las
incompatibilidades entre abonos, los unidos por linea gruesa nunca deben mezclarse, con
linea discontinua se mezclan a la hora de usarlos y los de linea fina se pueden mezclar
siempre.

En la figura de la izquierda podeis ver la distinta absorcion de nutrientes a distintos pH.

Contenedores y macetas
Plantar cannabis en macetas tiene su truco. Una maceta contiene poca tierra si la
comparamos con la que tiene una planta que crece en el suelo. Con tan poco substrato, los
nutrientes se agotan pronto, la tierra se seca con rapidez y el nivel de sales de la tierra
crece con cada riego. En general las marías, para crecer bien, necesitan cuatro o cinco
litros de tierra por cada 30 cm de altura. Para una planta de balcón de un metro y medio o
dos metros irá bien una maceta de veinte o treinta litros. Cuanto mayor sea la maceta más
fácil será abonar sin sobrefertilizar ni quemar la planta. Un tiesto pequeño pide problemas.

Los tiestos de barro transpiran más que los de plástico. Esto hace que se conserven más
frescas algo muy importante en un clima tan caluroso como el nuestro, pero se secan antes
y hay que regarlas más a menudo. Las macetas de plástico son más cómodas por su menor
peso pero se calientan mucho, especialmente las de color negro. Las blancas funcionan
mejor.

Cuando la tierra se reseca y se contrae queda un espacio de aire entre la tierra y la


pared de la maceta. Las raíces que viven entre la tierra y la maceta quedan expuestas al
aire y las altas temperaturas lo que suele matarlas. Al morirse las raíces, el crecimiento y
desarrollo de la planta se ven perjudicados. Para evitar que suceda hay que mantener la
tierra húmeda y fresca (sombreando los tiestos si es necesario). Siempre que veamos un
hueco entre la maceta y la tierra, debemos taparlo.

Es importante poner en el fondo de la maceta, antes de echar la tierra, una capa de


grava, arlita, roca volcánico, etc. de unos dos centímetros que facilite el drenaje de la
tierra. Los riesgos de regar en exceso, como pudrir las raíces., se evitan en parte con esta
capa de drenaje.

Las jardineras funcionan bien porque cabe una gran cantidad de tierra y varias marías
pero, si una de las plantas resulta ser un macho o tiene alguna plaga es difícil sustituirla sin
dañar las raíces del resto.

Plantación en el suelo: la madre tierra

Aquel que tenga un suelo donde plantar, parte con grandes ventajas: la cantidad de
tierra de que dispone cada planta es muy grande y no es tan fácil que las sales se
acumulen. Durante los meses más calurosos la tierra no se calienta tanto como cuando
está en macetas. Sin embargo, aún plantando en el suelo, se deben tomar algunas
precauciones.

¿Cómo es la tierra? Casi todas las tierras suelen ser una mezcla de arcillas, arenas y
materia orgánica en descomposición. Cuando una tierra tiene una gran parte de arena, se
denomina tierra arenosa. Estas tierras retienen mal la humedad pero drenan
excelentemente y las raíces reciben abundante oxígeno. Las tierras arcillosas, por el
contrario, almacenan mucha agua pero a costa de un peor drenaje y una oxigenación más
pobre de las raíces. Al cannabis no le gustan las tierras arcillosas.

La tierra ideal debe ser poco arcillosa, drenar bien pero almacenar la humedad
necesaria, ser esponjosa y permitir una buena oxigenación de las raíces. Al mismo tiempo,
debe tener una gran cantidad de materia orgánica. Si tiene la textura adecuada, la tierra
húmeda debe compactarse y formar una pelota al apretar un puñado entre las manos pero
se debe poder deshacer con facilidad.

Si la tierra de que disponemos es demasiado arenosa o arcillosa, mejoraremos su textura


añadiéndole materia orgánica: el compost, el mantillo o el estiércol bien descompuesto son
elecciones seguras.

Si la tierra es muy pobre también hay que añadir elementos nutritivos sea en forma de
abonos orgánicos (compost, estiércol, guano, harina de sangre o de huesos, humus de
gusanos…) o abonos granulares de acción lenta. Es mejor añadir los acondicionadores,
especialmente si son orgánicos, unos meses antes de plantar para que se vayan
descomponiendo y liberando nutrientes.

A menudo resulta más adecuado hacer un buen agujero en el terreno, de al menos 50


cm. de diámetro y otro tanto de profundidad, y rellenarlo con tierra comercial de saco que
intentar arreglar la tierra que tenemos. Esta técnica nos permite controlar con exactitud
qué contiene la tierra. Para reducir el consumo de agua, es práctico cubrir el fondo del
agujero con plástico lo que evitar la excesiva filtración del agua manteniendo la humedad
cerca de las raíces.

Para mejorar la tierra

Múltiples y variados son los elementos acondicionadores que mejorar la textura de la


tierra. Listamos algunos de los más comunes junto con sus características sobresalientes:

Arena: Mejora el drenaje de la tierra y la aireación de las raíces. No es conveniente


usarla como único acondicionador para una tierra arcillosa pesada, no sería suficiente.

Grava: Mejora el drenaje. Pesa bastante. Es muy adecuada como capa de drenaje al
fondo de la maceta.

Arlita: son bolitas de arcilla expandidas con calor. Pesan poco, mejoran el drenaje y la
oxigenan las raíces. Es un acondicionador excelente, aunque resulta algo caro.

Perlita: almacena aire y nutrientes en sus múltiples orificios. Airea muy bien la mezcla y
drena con rapidez. Es un material muy ligero que se puede transportar fácilmente, por lo
que es ideal para el cultivo de guerrilla. No es nada sano respirar el polvo seco de la perlita,
hay que mojarla antes de manipularla o usar una mascarilla.

Vermiculita: es mica expandida con calor. Se utiliza para dar textura a las tierras que
drenan demasiado porque absorbe gran cantidad de agua y nutrientes.

Rocas volcánicas : Se utilizan para dar mejor drenaje a la mezcla, también airean las
raíces. Su superficie rugosa, llena de huecos y agujeros, almacena agua, aire y nutrientes
para las raíces.

Compost: es materia orgánica en descomposición. Para fabricar compost se amontona la


materia orgánica (hojas y plantas muertas, estiércol, restos de comida…), se humedece y
se le añade algún elemento alto en nitrógeno (guano, orina, estiércol de pollos..) antes de
dejarlo descomponer durante un año. Se puede tapar con una lona para acelerar el
proceso. Si se añade compost a la tierra antes de que se descomponga bien, robará el
nitrógeno a las raíces en lugar de proporcionárselo. Esto ocurre porque la descomposición
de la materia orgánica requiere nitrógeno. Un buen signo de que el compost está listo para
usarse y que liberará nitrógeno en lugar de consumirlo es un fértil y rico color oscuro. El
compost contiene en ocasiones muchas semillas de malas hierbas o huevos de insectos.

Estiércol: Hay muchos tipos de estiércol, dependiendo del animal que los produce:
caballo, vaca, oveja, cerdo, pollo, paloma… Aunque su contenido en nutrientes varía,
tienen buenas cualidades como acondicionadores del terreno. En general, es mejor usar
estiércol bien descompuesto.

Humus de gusanos: Son cagarrutas de lombrices. Constituyen un excelente abono para


el cannabis a la vez que aportan textura a la tierra. Es muy difícil pasarse porque no quema
las raíces pero no conviene poner más de un 30% de la mezcla.

Turba: La turba es materia orgánica parcialmente descompuesta. Viene de zonas donde


el frío y la humedad han logrado que la descomposición se produzca muy lentamente.
Absorbe mucha agua y da textura a la tierra aunque si se seca completamente resulta
difícil volverla a humedecer. Es ese caso funciona muy bien añadir dos o tres gotas de
jabón líquido concentrado por cada cinco litros de agua de riego. El jabón contiene unos
compuestos humectantes que facilitan que el agua moje la tierra homogéneamente.

Seis recetas de tierra

Se puede cultivar cannabis en substratos muy diferentes. En realidad basta con que
drenen bien, sean esponjosos y aguanten algo de humedad. La perlita, la arena y la lava
volcánica dan drenaje y oxigenación a la mezcla. La tierra, el estiércol, el humus de
lombrices, la turba o el compost añaden humedad y nutrientes. La vermiculita aporta
principalmente humedad. Cualquier mezcla que aporte oxígeno, agua y nutrientes a las
raíces servirá. Las siguientes recetas de tierra son todas válidas para el cannabis; unas son
más húmedas, otras drenan mejor…pero todas funcionan bien.

Es importante vigilar la calidad de la tierra que usamos. La tierra fértil de prado puede
ser muy buena pero también es posible que contenga semillas de malas hierbas o huevos
de insectos. La tierra comercial de saco suele estar bien equilibrada y tener un Ph
adecuado, algunas también se esterilizan para matar las semillas y los huevos. No se debe
usar tierra vieja ya utilizada. La tierra usada tiene sales acumuladas y deficiencias de
nutrientes. Siempre merece la pena plantar en tierra nueva, especialmente cuando se
cultiva un vegetal tan preciado.

Es importante mezclar los componentes de las recetas a conciencia para que no queden
terrones y el substrato sea homogéneo.

1)

5 partes de tierra

2-3 partes de perlita

2 partes de humus de gusanos

1 parte de arena

2)

1 parte de humus de gusanos

1 parte de estiércol

1 parte de arena

3)

1 parte de turba
1 parte de humus de gusanos

1 parte de perlita

4)

4 partes de tierra

1 parte de vermiculita

1 parte de perlita

5)

2 partes de tierra

2 partes de compost

1 parte de arena

1 parte de perlita

6)

2 partes de compost

1 parte de perlita

1 parte de arena

1 parte de lava

Sexo y floración:

Un problema muy frecuente para el que empieza en el cultivo es la diferenciación entre


machos y hembras, nada mas sencillo, fijaros bien en el dibujo de debajo y observar
vuestras plantas. El macho (arriba), produce una especie de racimo pequeñito en cada
nudo (confluencia de dos ramas), cada bolita del racimo es un saco polínico. Si vemos esto
en nuestra plantación debemos amputar inmediatamente.

Ahora bien, si lo que vemos en los nudos es algo como lo de debajo de la imagen
tenemos pistilos de una preciosa hembra.

LA FLORACIÓN

Las plantas que con tanto cariño has cuidado a lo largo de la primavera, se acercan a un
momento determinante en sus vidas: la floración. Durante los últimos meses, el cannabis
ha dedicado toda su energía a crecer y desarrollar ramas. Ahora, con tus cuidados,
comenzará a echar flores y segregar su anhelada resina. La floración del cannabis está
determinada por el foto periodo, en otras palabras, necesita recibir un número mínimo de
horas de oscuridad para comenzar a florecer. A partir de la noche de San Juan, el 24 de
junio, los días son cada vez más cortos y las noches más largas; cuando se alcance el foto
periodo crítico comenzará la floración.

Floración foto determinada

La floración del Cannabis sativa se desencadena cuando la planta fabrica una hormona
llamada "florigen". Para producir "florigen" el cáñamo necesita recibir un foto periodo
concreto, que es distinto para cada variedad de cannabis . El foto periodo es el número de
horas de luz y de oscuridad que recibe una planta (horas de luz / horas de oscuridad). Por
ejemplo un foto periodo 18/6 significa que la planta recibe 18 horas de luz y seis de
oscuridad.

El foto periodo necesario para que la floración se produzca, no es igual para todas las
variedades de cannabis y viene dado, fundamentalmente, por el existente en el lugar de
origen de la planta. La duración de los días y las noches es diferente en los distintos
lugares del planeta. Cuanto más nos acercamos al ecuador, menos variación encontramos
en la duración de los días y las noches. En la misma línea del ecuador las noches y los días
duran doce horas los 365 días del año. Evidentemente, cuanto más nos alejemos del
ecuador, mayores serán las diferencias en el foto periodo. Por ejemplo cerca del polo hay
foto periodos tan extremos como 23/1 o 1/23.

El cannabis está adaptado al foto periodo de su lugar de origen. Por ejemplo, una sátiva
colombiana que crece cerca del ecuador, donde hay muy poca variación en la duración de
los días y las noches, necesitará noches de doce horas para florecer. En cambio, una planta
aclimatada a la Península Ibérica florecerá con noches de diez horas. Por la misma razón,
una planta ecuatorial cultivada en la Península es probable que retrase el comienzo de la
floración hasta agosto o septiembre, cuando las noches son más largas y alcanzan las once
o doce horas que necesita una maría ecuatorial. Esta es la razón de que algunas
variedades ecuatoriales, cuando se plantan en España, no completen la floración
correctamente. Como no comienzan a florecer hasta muy tarde, el invierno se les echa
encima antes de que maduren.

Si el cannabis no recibe las suficientes horas de noche interpreta que aún no es tiempo
de florecer y no fabrica "florigen". Normalmente cuando se cultiva en interior la floración se
hace con un foto periodo 12/12 que provoca la floración en cualquier variedad. En exterior
no es posible regular el foto periodo pero si hay que tomar algunas precauciones. Es
conveniente que las plantas no tengan ninguna luz cerca durante la noche, incluso unos
minutos de luz pueden retrasar o incluso detener la floración. Por esta razón, no se debe
plantar cannabis cerca de farolas u otras fuentes de luz.. Para que la floración comience
correctamente la noche debería ser completamente oscura e ininterrumpida. Cultivando en
interior, controlamos en que momento florecen las plantas simplemente cambiando el foto
periodo de 18/6 a 12/12. Al aire libre hay que esperar a que la naturaleza haga su trabajo.

Los machos florecen, habitualmente, antes que las hembras y no siempre esperan a que
aumente el número de horas de oscuridad. En algunas variedades los machos florecen
cuando alcanzan una determinada edad o tamaño, independientemente de cual sea el foto
periodo.

Cronología de la floración
Al iniciar la floración, los machos se alargan para que su polen quede por encina de las
hembras y las polinice más fácilmente. Las hembras fabrican tallos más gruesos, fuertes y
cortos. Las hojas nacen cada vez con menos foliolos (cada una de las hojuelas que forman
la hoja) hasta que nacen sólo con uno. Normalmente el patrón de crecimiento de las hojas
pasa de opuesto a alterno, es decir las hojas dejan de nacer de dos en dos y enfrentadas y
comienzan a nacer de una en una, a uno y otro lado del tallo, alternativamente

El desarrollo floral comienza lentamente. La planta pega un estirón y se alarga bastante,


fabrica un "esqueleto" de ramas donde colocar sus cogollos. La distancia internudos es, en
este primer momento, muy grande. Al principio, sólo aparecen unos pocos grupos de flores
en las puntas de las ramas. Las flores tienen los estigmas frescos, normalmente de color
blanco aunque pueden ser rosados o púrpuras. Los cálices de las flores femeninas tienen
una pelusilla que los recubre pero aún presentan muy pocos tricomas. Los tricomas son
unas glándulas que aparecen principalmente en las flores, aunque también están presentes
en otras partes de la planta; segregan la resina que contiene los cannabinoides. Tienen
forma de seta con un tallito coronado por una bolita de resina. En este primer momento la
producción de THC es muy escasa y las bolitas son muy pequeñas; conforme avance la
floración irán aumentando de tamaño.

II

En un segundo momento, comienzan a aparecen cogollos al acortarse la distancia


internudos y crecer la producción de flores. La planta ya huele un poco y fabrica muchas
flores. La mayoría de las flores tienen los estigmas frescos. La producción de THC, sin
embargo, aún no es grande. A lo largo de toda la floración hay que manejar las plantas con
delicadeza. Si manoseamos los cogollos, los tricomas se rompen y la resina se oxida, con lo
que el THC se destruye. La lluvia intensa también puede perjudicar la cosecha. No sólo
romperá y arrastrará algunos tricomas sino que también puede provocar que aparezca
moho en el cogollo. Por esta misma razón, no se deben pulverizar las plantas una vez que
la floración ha comenzado.

III

Algo después, la planta deja de crecer en altura y produce una gran cantidad de flores
que van engordando los cogollos. Las hojas externas al cogollo se vuelven amarillas y se
marchitan. La mayoría de las flores son fértiles y tan sólo aparecen unos pocos estigmas
marrones y marchitos. La producción de resina es muy grande y comienza a cubrir los
cálices. En condiciones naturales la planta sería polinizada y comenzaría a fabricar semilla.
Cultivando "sinsemilla", matamos los machos e impedimos que las flores sean fecundadas.
Esta técnica fuerza al cannabis a fabricar más resina para mantener las flores fértiles a
salvo de las radiaciones solares, mientras espera un macho que nunca llegará. Los cogollos
huelen intensamente, cargados de resina. Algunos cultivadores recolectan determinadas
variedades en este momento, cuando aún hay muchos estigmas fértiles. La marihuana
obtenida es más cerebral y menos sedante debido a los bajos niveles de CBD y CBN
presentes en la resina. La cantidad total de THC es, eso sí, algo menor.

IV

Llega un momento en que el cannabis deja de fabricar nuevas flores y los estigmas de
las existentes van marchitándose. Las plantas pierden vitalidad. Muchas hojas grandes se
han caído. Hojas, tallos y flores adquieren tonos otoñales; marrones, naranjas, amarillos y
púrpuras aparecen en los cálices, tallos y pecíolos.. Los estigmas se marchitan y algunos se
caen. Suelen adquirir un color marrón seco. La resina, transparente al principio, conforme
madura va adquiriendo un color ámbar transparente. Hay que cosechar cuando el setenta
por ciento de los tricomas tienen resina ámbar o cuando entre el 60 % y el 90% de los
estigmas se han marchitado y vuelto marrones. Si la resina presenta un color blanco opaco
o marrón, el momento idóneo para cosechar la planta ya ha pasado y la resina se está
degradando.

Lucha contra pestes

Las altas temperaturas del verano favorecen la aparición de plagas en las plantas. La
mayoría de los bichitos que atacan al cannabis chupan su savia. De este modo le roban el
alimento. Cuando detectemos una plaga es muy importante separar las plantas infestadas
de las sanas para evitar que la invasión se extienda. Cuanto antes se detecte la presencia
de una plaga, más fácil será librarse de ella. Si, por el contrario, la plaga se instala y se
hace fuerte será una ardua tarea eliminarla.

Nutrientes para la floración

Para conseguir que el cannabis exprese todo su potencial, es necesario alimentarlo


correctamente. Una buena nutrición es la mejor defensa contra las enfermedades y
permitirá a la planta desarrollarse al máximo. El cannabis absorbe a través de las raíces:
agua, oxígeno y nutrientes. Una tierra porosa garantiza el aporte de oxígeno, el riego
facilita el agua y el abonado los nutrientes. La maría necesita para vivir tres nutrientes
principales (nitrógeno, fósforo y potasio), tres secundarios (calcio, azufre y magnesio) y
ocho micro nutrientes (hierro, zinc, manganeso, boro, cobalto, cobre, molibdeno y cloro).

Durante la floración las plantas necesitan gran cantidad de fósforo (P) y bastante potasio
(K). El fósforo se utiliza en la formación de flores y raíces y en la transferencia de la energía
solar a compuestos químicos. Acelera la floración y produce flores grandes. Las deficiencias
de fósforo se observan primero en las hojas más viejas que adquieren un tono verde
oscuro. Los tallos y pecíolos se vuelven rojos o púrpuras. Este no es un indicador muy fiable
ya que algunas plantas tienen los tallos y pecíolos rojos como rasgo genético,
independiente de la cantidad de fósforo que haya. En ocasiones, las puntas de las hojas se
secan y se detiene el crecimiento. La deficiencia de fósforo retrasa la floración.

El sistema respiratorio de la planta, el sistema enzimático y las síntesis de proteínas y


clorofila necesitan potasio. Ayuda a luchar contra las plagas y las enfermedades y a
mantener la presión interna de agua que sostiene la planta. Si la planta pierde esta presión
se marchitará y los tallos serán débiles. Las plantas que se utilicen para producir semillas
necesitarán un aporte extra de potasio ya que este elemento es básico para fabricar los
cañamones. Cuando a una planta le falta potasio, en las puntas de las hojas y entre los
nervios, aparecen zonas de tejido muerto y seco (necrosis) además de amarillear. Las
raíces se infectan fácilmente y los tallos débiles no sostienen a la planta. Las hojas pueden
curvarse hacia abajo.

Los fertilizantes comerciales llevan en la etiqueta las siglas N.P.K seguidas de tres
números como: 3.5.7., 12.5.12., etc. Estos números indican el contenido de nitrógeno (N),
fósforo (P) y potasio (K) que tienen el abono. El fertilizante adecuado para la floración del
cannabis ha de tener bastante fósforo y potasio y poco nitrógeno. Si además tiene micro
elementos mucho mejor. Para evitar sobredosis de abono que podrían matar a las plantas,
lo mejor es seguir las indicaciones de la etiqueta. En caso de duda más vale quedarse corto
que pasarse ya que es mucho más sencillo corregir una deficiencia de alimento que no un
exceso. Si te pasas abonando las plantas puedes intentar salvarlas regando la maceta
durante un largo rato para que el agua que sale por los agujero de drenaje arrastre el
exceso de fertilizante.

Clonado (esquejes):

La posibilidad de conseguir muchas plantas a partir de una madre y que estas tengan
idénticas características (incluido el sexo) se conoce como clonado. Es algo muy útil y
sencillo, sobre todo en plantaciones de interior en las cuales estamos cultivando
cíclicamente durante todo el año. También puede ser muy útil para plantaciones de
exterior, plantando las semillas temprano en interior y sacando esquejes de estas para
multiplicar nuestras plantas, si nos sobran semillas es un engorro pero si cada semilla ha
costado cerca de 6 euros la verdad es que es muy rentable.

Un truco muy útil es plantar semillas, dejarlas crecer lo suficiente y luego cambiarles el
ciclo de crecimiento a floración (menos de 12 h diarias) para ver el sexo (ver sección sexo y
floración). Elegimos las hembras y las ponemos a crecer de nuevo para luego sacar
esquejes de estas. Con este sistema podemos obtener 10-15 plantas hembras por cada
semilla hembra en un par de meses........rentable, no????

El proceso de clonado es muy sencillo, necesitamos una cuchilla que corte muy bien, un
vaso con agua tibia, hormona enrraizante mixta o herbáceas (en cualquier floristería la
venden), un armario y una hembra hermosa (de marihuana....) que este en fase de
crecimiento, si no lo esta nunca arraigaran los esquejuelos. Armados con todo esto, mejor a
ultima hora de la tarde, con la cuchilla cortamos una rama tierna con brote de la planta por
debajo de 2-5 pares de hojas, con cuidado de no machacar mucho el tallo en el lugar del
corte. Metemos la ramita en el vaso de agua y lo metemos en un armario para que este a
oscuras.

A la mañana siguiente sacamos la ramita del agua y le hacemos otro corte un poco mas
arriba del primero pero esta vez de modo oblicuo para aumentar la superficie de contacto
del tallo con la tierra. Mojamos de nuevo el tallo y lo metemos tal cual en el bote de
hormona hasta que se impregne bien el extremo. Por ultimo se hace un agujero en la tierra
y se mete el tallo para luego tapar y regar. Es importante que la tierra sea de máxima
calidad como en la germinación (ver apartado de tierra).

En el mes siguiente a la operación no debe faltarle agua y nunca debe estar al sol
directo. Pasado un mes mas o menos el esqueje comenzara a crecer y entonces estará listo
para ser transplantado.
En la foto de la izquierda podemos observar 40 esquejes obtenidos de una sola planta
madre (dcha.).

Cosecha, secado, envasado y curado:

Cuando cosechar:

La paciencia, que decía mi abuelo cuando se ponía plasta, es la madre de todas las
ciencias. Y como no, de la agricultura también, aunque sea psicoactiva. Desde el principio
de los tiempos, los fumetas más ansiosos arrancan durante el verano, una tras otra, las
hojas de sus plantas intentando conseguir un anticipo de colocón. Normalmente acaban
cosechando un tallo esmirriado coronado por un pequeño cogollito que no dura más allá
de la fiesta de la cosecha. Dejad las tijeras en paz y las plantas tranquilas. El buen
cannabis requiere tiempo y la prisa mata.

La maría, que es muy sabia, se toma las cosas con calma y por orden. Primero crece
hasta tener un buen tamaño. Después de San Juan, cuando los días empiezan a acortarse
y el calor veraniego le da marcha, se decide a florecer. Empieza sin prisas, se estira y
alarga para dejar espacio a los cogollos. Los huecos los llena con flores. Al principio, unas
pocas flores solitarias aparecen en las puntas de las ramas y, como por arte de magia,
van surgiendo más y más. Se amontonan y comienzan a cubrirse de miles de pequeños
puntos cristalinos llenos de resina. Estas glándulas de resina, al engordar, aparecen como
pequeñas setas transparentes con su tallo y su sombrero. Si la flor ha sido polinizada, el
cáliz se hincha para contener la semilla. Si la maría no tiene un macho cerca y se
mantiene virgen, los cálices engordarán igualmente, en una especie de embarazo
psicológico. Al mismo tiempo, se recubren de resina.

Dentro de las glándulas o tricomas, la resina y el THC (tetrahidrocannabinol, lo que te


coloca) se van acumulando. En la fecha ideal de cosecha la planta rebosa THC, las
glándulas de resina o tricomas están tan llenas que parecen a punto de estallar. En fin,
que da gusto verlas.

Un cogollo es como un vaso agujereado: se va llenando de THC y, a la vez, parte del


THC se va por los agujeros (en realidad se convierte en CBN). Como se destruye menos
del que se forma, el vaso se va llenando. Llega un momento en que el vaso ya no se llena
más porque la planta deja de fabricar nuevo THC. Este es el momento justo para
cosechar. Si dejamos la planta más tiempo, parte del THC acumulado se destruirá y la
hierba perderá potencia.

La técnica más sencilla para decidir cuándo cosechar consiste en la observación atenta
de los estigmas o pelillos que salen de las flores (también conocidos como pistilos). Los
estigmas nacen blancos o rosados y, tras un tiempo, se marchitan y cogen un color
marrón o naranja. Al mismo tiempo que los estigmas de las primeras flores se van
marchitando aparecen nuevas flores con los estigmas frescos. Llega un momento en que
ya no nacen nuevas flores y la mayoría de los pelillos tienen un tono marrón o naranja.
Hay que cosechar cuando entre un 50 y un 90 por ciento de los estigmas se han
marchitado. Este porcentaje depende de las variedades. Cosechad algún cogollo al 50%,
otros al 70% y el resto al 90%. Después sólo hay que probarlos y decidir qué porcentaje
es más adecuado para la variedad cultivada.

Es importante no manosear los cogollos para evitar que las glándulas de resina se
rompan. Las hojas más grandes, que no tienen resina, se pueden quitar antes de poner la
planta a secar o bien cuando ya está seca. Agarrad la planta por la parte de abajo del
tallo y recortad las hojas más grandes, empezando por abajo y subiendo hasta la punta.

Para secar la hierba, colgad la planta boca abajo en un lugar oscuro, fresco, seco y
ventilado. El secado durará de una a tres semanas dependiendo del clima. En el próximo
número os hablaremos largo y tendido de las técnicas de secado y curado del cannabis.
Secar bien la maría es fundamental para conseguir la máxima potencia. El curado, por
otra parte, mejora el sabor de la hierba y logra que no rasque la garganta.

Cosechar Secar y Curar:

Desde que el ser humano inventó la agricultura, la cosecha ha sido un tiempo de


felicidad. El trabajo de meses se ve recompensado con los frutos de la tierra y las épocas
de escasez se olvidan en la abundancia. En este mundo acelerado, lleno de coches y
asfalto, los cañameros seguimos disfrutando de este acontecimiento. Cosecha tus plantas
con cariño, entre volutas de humo y sin prisas, te lo agradecerán.
La cosecha del cannabis es muy sencilla. En resumen consiste en cortar los cogollos y
secarlos. La calidad del producto final, sin embargo, dependerá de cómo se haga este
secado. Cosechar, manicurar, secar y curar son los cuatro procesos que, si se hacen bien,
harán de fumar un gran placer.

1-COSECHAR

La familiaridad con la variedad que cultivemos es la mejor regla. No todas las


variedades tardan lo mismo en madurar. Una sativa como la mejicana madura más
lentamente que una índica como la Northern Lights. Frente a una hierba desconocida hay
que experimentar cosechando en diferentes momentos. Así al año siguiente, sabremos
exactamente cuál es el momento adecuado para recolectar las plantas.

En exterior, el momento óptimo para cosechar dura unas dos semanas. Cuando veas
que la mitad de los pistilos tiene un color marrón o naranja, prepárate y vigila
atentamente. La planta alcanza su máxima potencia cuando entre un 50 y un 90 por
ciento de los estigmas o pelillos blancos de las flores han perdido el color blanco y tienen
un tono marrón o naranja. Está en el punto óptimo para ser recogida.

Como regla general, se puede decir que la planta cosechada con más pistilos blancos
tendrá menor potencia y un colocón “mental” y alegre. Con más pistilos marrones o
naranjas la hierba tendrá más THC (tetrahidrocannabinol) y el globo será “físico” y
sedante. Esta regla no es, ni mucho menos, infalible y depende de cada variedad. Las
sativas suelen ser estimulantes comparadas con las índicas, más relajadas y narcóticas.

Durante la semana anterior a la cosecha no hay que abonar la planta. Regadla sólo con
agua para lavar los restos de fertilizantes. Esta simple medida mejorará el sabor de la
hierba y rascará menos la garganta.

Cosechad la planta después de un día de sol, hay que evitar recoger las plantas cuando
estén mojadas ya que la humedad favorece la aparición de hongos y mohos.

Al cosechar se puede cortar la planta entera o ir cortando cogollos conforme vayan


madurando. A gusto de cada uno. Puedes cortar los cogollos superiores primero y dejar
los más bajos para que terminen de madurar.

2-MANICURAR

Después de cortar la planta se deben quitar las hojas grandes que no tienen glándulas
de resina. Hay quien corta estas hojas después de secar las plantas. Así, al secarse, las
hojas grandes recubren el cogollo y lo protegen evitando que se rompan las glándulas
llenas de resina.

Para hacerle la manicura a tus cogollos agarra la planta por el tronco y, mientras la
sostienes boca abajo, ve cortando las hojas grandes con sus pecíolos o tallitos. También
puedes cortar las puntas de las hojas que sobresalgan del cogollo y no tengan resina.
Cuanto más limpies el cogollo, más potente será.

Mientras manipulas los cogollos ten cuidado y no los manosees. Las glándulas de resina
se rompen con facilidad y el THC se oxida.

3-SECAR

El THC del cannabis fresco no “coloca”, es decir, no es psicoactivo. Para convertirse en


marihuana fumable, la hierba tiene que secarse. El proceso de secado influye mucho en la
calidad del producto final. Una hierba mal secada rascará la garganta y perderá potencia.
Por el contrario, si el cannabis se seca lentamente, el sabor y la potencia mejorarán.

El cannabis se debe secar en un lugar seco, oscuro, fresco y ventilado. Si colgamos los
cogollos cogerán una forma más redondeada que si los extendemos sobre un periódico o
rejilla. Si los extiendes vuélvelos cada día para que se sequen uniformemente.

Dependiendo del clima el secado puede durar entre una y tres semanas. Si no quieres
curar la hierba, manténla secando hasta que el tallo central se quiebre al doblarlo. Si
piensas curar el cannabis, cuando el cogollo se sienta crujiente al tacto pero un poco
húmedo en el centro pasa al curado.

Nuestro colaborador J.K.A. nos revela su sistema para hacer un buen secado y proteger
los cogollos al mismo tiempo. Consiste en hacer una bolsa con una hoja de periódico que
se dobla a lo largo y se pegan con cinta dos de los tres lados abiertos. Se deja abierto uno
de los lados estrechos por donde se introduce el cogollo. La bolsa se sujeta al tallo del
cogollo con una pinza y se cuelga el cogollo. Haz agujeros en la bolsa para que pueda
entrar aire. La bolsa también sirve para recoger las glándulas de resina y las semillas que
se puedan caer del cogollo durante el secado.

El mayor peligro cuando secamos el cannabis es que aparezcan hongos. Pueden


evitarse poniendo un ventilador que mueva el aire alrededor de los cogollos. Si se
enmohece un cogollo sepáralo del resto para que no los contagie. Secarlo al sol directo
durante al menos 24 horas debería acabar con los hongos.

4-CURAR
Cuanto más lento sea el secado, mayor potencia y mejor sabor tendrá la hierba. El
curado consigue que la hierba se seque más despacio. Una buena forma de curar es
meter la hierba en cajas metálicas o de madera (no de plástico) que se abren una o dos
veces al día. De este modo la hierba se acaba de secar más despacio lo que mejora su
sabor y su potencia. La duración del curado depende de cuantas veces al día abras la caja
y de las condiciones del clima.

Vigila a diario la hierba en busca de moho. Las condiciones del curado pueden hacer
aparecer hongos si no se va abriendo la caja para que se airee. Si aparecen, saca los
cogollos de la caja y cuélgalos al sol.

5-CONSERVAR

Una vez que la hierba esta bien seca (cuando el tallo se quiebra) se puede meter en
tarros de cristal que cierren herméticamente y conservarla meses e incluso años sin
perdida de potencia en un lugar fresco y oscuro.

La hierba pierde potencia en contacto con la luz, el aire y el calor. Por eso hay que
guardarla herméticamente, a oscuras y sin altas temperaturas.

6-FUMAR

...es un placer geniaaal...(¿o acaso necesitáis más instrucciones?)

LO QUE NO SE DEBE HACER


La marihuana no se debe enterrar para que se cure. Esta técnica produce la aparición
de bacterias y hongos que pueden ser peligrosos. Algunos pueden provocar infecciones
respiratorias muy graves.

La resina no está en el interior de la planta: colgar la planta, arrancarla con raíces o


hervir estas no incrementa la potencia de la hierba.

Secar el cannabis en el horno o el microondas destruye parte del THC. Si aún así os
puede la impaciencia, secadla con el horno normal al mínimo (50-70ºC) dejando la puerta
un poco entreabierta. No subáis más la temperatura porque se destruirá demasiado THC.
Ejemplo de una buena conservación, las bolsas se abren periódicamente hasta que deja
de existir humedad, el olfato es el mejor sensor.....

Problemas frecuentes:

Cultivar cannabis es muy fácil. Basta con plantar una semilla y regarla. Cultivar
marihuana potente y de calidad requiere un poco más de dedicación. En pocas palabras, se
trata de conseguir el mejor ambiente posible para que la semilla desarrolle todo su
potencial. Para cosechar el máximo de una planta hay que alimentarla en abundancia pero
sin llegar a empacharla. La misión de la siguiente tabla es ayudar a identificar aquellos
factores que puedan estar entorpeciendo el desarrollo de nuestra maría .

Una planta de marihuana necesita para vivir luz, agua, aire, un substrato donde
sujetarse con las raíces y unos ciertos nutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio,
calcio y microelementos que son necesarios en cantidades muy pequeñas).

Para que la planta crezca bien todos los elementos deben guardar un cierto equilibrio ya
que tanto el exceso como la falta de alguno de ellos entorpecerían su desarrollo. Como
regla general es aconsejable aplicar todos los abonos muy diluidos para evitar sobredosis.
Es más fácil corregir una carencia que una exceso de abono.

Si cultivamos en macetas, como la cantidad de tierra es muy limitada, es fácil que las
sales se vayan acumulando. Si no lo remediamos, la tierra se volverá tóxica y dañará las
raíces. Para evitar que las sales se acumulen debemos lavar la tierra una vez cada 4-6
semanas. Regaremos cada maceta con dos litros de agua (sin abono) por cada litro de
tierra. El agua se irá drenando por los agujeros del tiesto y arrastrará todas las sales
acumuladas en la tierra. Esta práctica es especialmente útil en las zonas donde el agua del
grifo es muy dura como la costa mediterránea.

La receta para el éxito: aplica los abonos muy diluidos y lava la tierra una vez al mes.
No todos los síntomas de una carencia se dan a la vez ni las carencias se presentan
aisladas. Frecuentemente faltan varios elementos al mismo tiempo. Para remediar la
mayoría de las carencias nutritivas el procedimiento a seguir tiene dos fases. En primer
lugar se lava la tierra para asegurarnos de que los alimentos no están bloqueados por un
exceso de sales. Cuando la tierra está limpia regamos con un fertilizante completo con
microelementos que solucionará la carencia.

Para que la marihuana pueda absorber correctamente los nutrientes, el Ph del substrato
debe estar entre 6’5 y 7 si se cultiva en tierra y entre 5’8 y 6’8 en cultivos hidropónicos.
Esto se consigue ajustando siempre el Ph del agua de riego dentro de este rango.

Para medir el Ph existen varios métodos. Los más baratos son el papel de tornasol y los
reactivos para acuarios. Se pueden encontrar en tiendas de animales. En las mismas
tiendas podemos comprar los productos para subir o bajar el Ph del agua de riego. Bastante
más caros pero mucho más cómodos son los medidores digitales.

Demasiado abono

Síntomas: La planta adquiere un color verde oscuro, al principio crece muy bien.
Conforme el fertilizante se va acumulando, las hojas comienzan a quemarse en las puntas
que se van curvando hacia abajo. La hierba demasiado abonada pica al fumarla e incluso
chisporrotea por los restos de fertilizante.

Remedio: Lava abundantemente la tierra para arrastrar todo el exceso de fertilizante.


Usa al menos dos litros de agua por litro de tierra aunque, si el exceso de fertilizante es
muy notable, puede ser necesario lavar la tierra dos o más veces. Cuando la tierra este
bien limpia abona moderadamente con un fertilizante completo como microelementos

Poco abono

Síntomas: Las plantas adquieren un color verde claro y las hojas más viejas amarillean.
El crecimiento se hace más lento o se detiene. Los síntomas son parecidos a los de una
deficiencia de nitrógeno. Si está floreciendo, los cogollos son pequeños y no crecen.

Remedio: Fertiliza la tierra con un abono completo con microelementos. La maría


necesita abonados frecuentes pero suaves. En macetas, se puede regar con abono cada
una o dos semanas. Si utilizamos el fertilizante muy diluido se puede abonar con mayor
frecuencia.
Demasiado riego

Síntomas: La tierra está siempre mojada. Sale moho en la tierra o el tallo de la planta
comienza a ponerse blando al nivel del suelo. El crecimiento se atrofia y las raíces crecen
mal porque no tienen suficiente oxígeno.

Remedio: Las plantas necesitan un periodo seco entre dos riegos. Espera hasta que la
superficie de la tierra se haya secado antes de volver a regar. Si la mezcla de tierra que
utilizas se mantiene húmeda demasiado tiempo, prepara una nueva mezcla con más
perlita, vermiculita, arlita o arena que drene mejor y se seque antes. Si el tallo de la planta
se ablanda es que los hongos le están atacando. Remueve la tierra y manténla más seca y
aireada.

Poco riego

Síntomas: La planta crece poco. Cuando vamos a regarla tiene las hojas flácidas y
mustias. La tierra se seca mucho entre riego y riego. Tiene pocas hojas y son pequeñas.

Remedio: Siempre que reguemos una planta debemos usar agua abundante. Con poco
riego, parte de la tierra no se moja bien y las raíces sufren y mueren. La mejor forma de
asegurarse de que toda la tierra de la maceta se moja es regar hasta que el agua comience
a salir por los agujeros del tiesto. Si la tierra está tan seca que no empapa el agua
añadiremos unas gotas de jabón líquido biodegradable para vajillas en el agua de riego.
Estos jabones contienen unos compuestos humectantes que ayudan a que el agua penetre
en la tierra.

Poca luz

Síntomas: Las plantas crecen espigadas, estirándose en dirección a la luz. Se hacen


larguiruchas, poco frondosas, con cogollos pequeños. En condiciones de poca luz suelen
salir muchos más machos.

Remedio: Moveremos las plantas a un lugar con más horas de sol o, si cultivamos en
interior, instalaremos más luces o más potentes.
Acumulación de sales

Síntomas: Las plantas muestran deficiencias que no se corrigen cuando fertilizamos. Se


ven restos secos de sales en los bordes de la maceta, en el plato donde reposa, en la tierra
o en los tallos de las plantas. Las hojas se curvan hacia abajo como cuando padece un
exceso de abono.

Remedio: Es este uno de los problemas más comunes entre los cultivadores noveles.
Cuando el riego es escaso y se fertiliza mucho las sales que se acumulan en la tierra
pueden llegar a matar a la planta. La solución pasa por lavar la tierra con mucha agua,
cuanta más mejor. Si las sales se han ido acumulando a lo largo de varios meses,
lavaremos la tierra al menos dos veces con dos o tres litros de agua por litro de tierra. Si el
problema persiste volveremos a lavar la tierra. Una vez que veamos que la planta mejora
comenzaremos a abonar de nuevo, con fertilizantes muy diluidos. Como medida de
prevención lavaremos la tierra cada cuatro o seis semanas durante toda la temporada de
cultivo.

Carencias de nutrientes

Evitar las carencias de nutrientes no es, en realidad, una tarea ardua. Basta con fertilizar
regularmente con un abono completo que contenga microelementos y asegurarse de que
las sales no se acumulan en la tierra. La inmensa mayoría de los problemas de cultivo
tienen que ver con el exceso de fertilizante y la acumulación de sales en la tierra. Para que
el nivel de sales no aumente basta con regar bien (es decir, hasta que el agua escurra por
los agujeros de la maceta) y lavar la tierra cada cuatro semanas.

Si no sabemos si la carencia obedece a un exceso de sales o a una falta de abono el


procedimiento más seguro y exitoso consistirá en lavar primero la tierra y abonar después
con un fertilizante completo. Al lavar la tierra la dejamos a cero, es decir, sin nutrientes.
Luego con el abonado restauramos el equilibrio de nutrientes. En un par de días notaremos
que la planta mejora y reanuda su desarrollo.

Carencia de nitrógeno (N)

Síntomas: Amarillean las hojas viejas y se queman las puntas. Se caen las hojas más
viejas. Se atrofia el crecimiento. El color de las hojas se pone verde pálido.

Las plantas crecen larguiruchas y espigadas. Los tallos están blandos, no se sostienen
bien.

Remedio: Regar con un fertilizante alto en nitrógeno como la emulsión de pescado, el


extracto de algas. También sirven los fertilizantes completos N-P-K para plantas verdes o
cualquiera con bastante nitrógeno (N) y poco fósforo (P).

Carencia de fósforo (P)

Síntomas: Las hojas y los tallos cogen un color verde oscuro o púrpura. Las hojas son
pequeñas y oscuras. Se para o atrofia el crecimiento de las raíces, tallos y hojas. Las hojas
más bajas amarillean y mueren. Los tallos están duros y quebradizos.

Remedio: Abonar con un fertilizante alto en fósforo como el guano. Todos los abonos
completos para plantas con flores, geranios, rosas, etc. también sirven.

Carencia de potasio (N)

Síntomas: Amarillean las hojas más viejas, primero las puntas, luego toda la hoja
adquiere un amarillo intenso. Las hojas se curvan hacia abajo. Las hojas más jóvenes se
arrugan y se retuercen. Se mueren los brotes de crecimiento. Necrosis (tejidos muertos).
Tallos blandos que no se sostienen o duros y quebradizos.

Remedio: El potasio no siempre falta sino que, a menudo, está bloqueado en la tierra a
causa de la acumulación de sales. Para tratar esta deficiencia hay que lavar la tierra y
luego fertilizar con un abono alto en potasio. Los abonos para cactus suelen tener mucho
potasio aunque vale cualquier fertilizante completo.

Carencia de Magnesio (Mg)

Síntomas: Amarillean las hojas viejas entre las venas, que se mantienen verdes. Las
puntas de las hojas primero, y el resto de la hoja a continuación, se ponen marrones. Las
puntas de las hojas se curvan hacia arriba y luego mueren. La planta entera puede
palidecer en unas semanas y morir.

Remedio: La carencia de magnesio es relativamente corriente porque la mayoría de los


fertilizantes no contienen tanto como la marihuana necesita. El magnesio se puede añadir
directamente al agua en forma de sales de Epson (sulfato de magnesio hidratado) a razón
de una cucharadita de café por cada cinco litros. También puedes buscar un abono
completo con bastante magnesio.

Carencia de Hierro (Mg)

Síntomas: La falta de hierro o clorosis, al igual que la carencia de potasio, suele ser una
consecuencia directa de la acumulación de sales en la tierra o de un Ph demasiado alto.
Normalmente no falta hierro en la tierra sino que las sales o el Ph hacen que no se pueda
absorber. Los síntomas de ambas carencias son similares: amarillean las hojas entre las
venas, aparece necrosis en los tejidos y las hojas se caen.

Remedio: Como la carencia de potasio, se soluciona lavando la tierra, ajustando el Ph y


abonando a continuación con un fertilizante completo con microelementos. En tiendas de
jardinería puedes encontrar preparados para remediar la clorosis.

Cultivo guerrillero:

El cultivo guerrillero es una modalidad de cultivo de marihuana. Básicamente consiste en


irse al campo y sembrar en lugares estratégicos. Lo mas adecuado es sembrar esquejes
por que así aumentamos las posibilidades de éxito.

Lo mas importante es la elección del lugar, debe ser un lugar poco accesible, húmedo y
soleado. Si encontramos algo así, solo tenemos que sembrar e ir a recolectar a finales de
verano.

Consejos prácticos:

-Sembrar en lugares húmedos como orillas de ríos, bocas de riego.....

-Ir lo menos posible por el lugar, los rastros de pisadas se siguen fácilmente y podrían
descubrir nuestro pequeño secreto.

-Limpiar bien el perímetro de cada planta y hacer un agujero lo mas profundo posible.

-Abonar a ser posible antes de sembrar y durante el crecimiento otra vez.

-No decirle a NADIE donde están las niñas, cuando se trata de esto no nos debemos fiar ni
de nuestra madre.

-Sembrar en varios sitios, evitaremos disgustos.

-Observar bien el recorrido del sol antes de sembrar, si son lugares con maleza mas vale el
sol matutino.

-Si sembramos en la orilla de un rio, observar las subidas y bajadas del nivel del agua, es
sorprendente lo que se puede alejar un rio de la orilla en un mes.....o acercar.....

-El lugar no debe estar demasiado alejado de nosotros, así facilitamos los viajes y
podremos controlar mejor el jardín.

-Recomiendo visitar varias veces el lugar antes de sembrar para observar sus condiciones,
nos podemos ahorrar sorpresas.
Plantas criadas en libertad, personalmente creo que es la mejor opción........Abajo ejemplo
de practico invernadero guerrillero.

Extracción de aceite de marihuana:

Este método emplea ingredientes asequibles: el gas butano (vale con una bombona de
camping-gas, por ejemplo) es el solvente principal y no necesita ningún producto
sospechoso o difícil de conseguir. (Se dice que con CO2 también funciona, pero no lo he
probado. Como éste es más seguro, sería buena idea usarlo una vez que se ha hecho con
butano y ha funcionado). La otra única cosa necesaria es un tubo de PVC de 1/2 metro de
longitud y 4,5 cm. de diámetro externo y dos tapones para los
extremos. Por algún motivo desconocido para los que investigamos estas cosas
"extraoficialmente", el butano y el CO2 (y tal vez otros gases con un punto de ebullición
igualmente bajo) disuelven selectivamente los deseables componentes del aceite del
cannabis, extrayendo sólo una bonita y ambarina "aceite melosa" y dejando los indeseados
aceites vegetales, ceras, clorofila, etc. junto con los residuos de la planta. Incluso de las
hojas grandes, que no se pueden ni fumar, se puede sacar una maravillosa aceite limpia y
potente. Tengo razones para sospechar que esto funcionaría de maravilla para extraer una
súper-potente aceite incluso de la más mediocre hierba del mercado negro y, por supuesto,
cuanto mejor sea la calidad de la maría que se use, mejor será el aceite resultante.

MÉTODO:

1) En uno de los tapones hacer un único agujerito en el centro. Este hueco debe
calcularse correctamente para que entre la válvula de salida de la bombona de butano.

2) En el otro tapón, hacer unos 5 o 6 agujeritos agrupados en el centro (como los de un


salero)

3) Colocar esta última tapa en un extremo del tubo. Enroscarla para que quede muy
apretada. Está será la parte de abajo.

4) Llenar el tubo con la marihuana un poco pulverizada (el tubo está calculado para unos
30 gramos, pero el cálculo se hace a ojo)

5) Colocar la tapa superior del tubo. Enroscarla otra vez lo mejor posible.

6) Buscar un sitio exterior bien aireado. Se trata de que los gases del butano se vayan lo
antes posible. Mucho cuidado.

6a) Montar el tubo (el agujerito solitario hacia arriba) sobre una vasija que pueda recoger
300 ml. o más. Un vaso de plástico es perfecto. Para mantener el tubo suspendido sobre el
vaso se utilizará una abrazadera. Posicionar el extremo inferior del tubo justo encima del
vaso, para evitar salpicaduras.

7) Invertir la bombona de butano e introducir el gas en el tubo a trabes del agujero


superior. Una bombona pequeña puede tardar hasta 10-12 segundos en vaciarse. Hay que
ser firme, rápido y cuidadoso. Una chispa en este momento provocaría un desastre, pues
básicamente hemos creado un dispositivo explosivo e incendiario que tiene fugas.

8) Cuando la bombona se vacíe en el tubo, apartarse una buena distancia y dejar que el
proceso siga solo. El butano desciende por el tubo, extrayendo al cannabis según pasa.
Cuando llega abajo (unos 30 segundos) empieza a gotear en el vaso receptor. Nótese el
tono pálido y brillante, entre amarillo verde y dorado, del extracto. Es evidente que no se
ha arrastrado nada de clorofila de la hierba. De 5 a 8 minutos después, el extracto de
butano terminará de caer al vaso. Pero cuidado todavía con el tubo, pues aún contiene un
montón de butano evaporándose (se puede apreciar un hilillo de humo saliendo por arriba.
Cuando ya no gotee más que una vez cada varios segundos, se puede tapar el agujero
superior con un dedo para ayudar a empujar los últimos restos de butano líquido ( o se
puede soplar cuidadosamente por el agujero. Pero ¡¡NUNCA ASPIRAR!!). Al ser muy volátil y
de bajo punto de ebullición, el butano depositado posiblemente se evaporará a
temperatura ambiente. El vaso receptor se irá congelando gradualmente enfriado por el
butano, disminuyendo la velocidad de evaporación, pero se puede acelerar simplemente
sosteniéndolo entre las manos. Otra forma mejor es meterlo en un plato con un poco de
agua caliente. El butano empezará a burbujear como loco con el incremento de
temperatura. Es importante recordar que todo esto debe hacerse en el exterior y con
buena ventilación.

Cuando la mayor parte del butano se haya evaporado, pero antes de que el aceite
empiece a endurecerse, se tiene la oportunidad de meter el líquido en un vial, o bien
dejarlo en el vaso. Si se elige lo del vial, es importante dejar espacio de sobra, hasta varias
veces el volumen del líquido, para permitir que al reaccionar por el aumento de
temperatura (simplemente por tenerlo en las manos) no se desborde. El producto final es
un aceite amarillo-ámbar de la máxima calidad, increíblemente pura y potente.

Nótese también que este aceite un punto de fusión/vaporización algo mayor que las
aceites de hashis tradicionales; el típico método de administración (mojando una aguja o
una tira de papel en el aceite , cogiendo un poquito con la punta, y calentándolo con una
llama para que se vaporice dentro de la pipa) todavía se puede usar con este producto,
pero parece que hay que ser más cuidadoso, porque no se calienta hasta fundirse tan
deprisa o de la misma manera, y puede quemarse más fácilmente en la aguja. Así que
cuidado.

Para los que prefieren preparar una tintura, por supuesto que pueden diluir el producto
en un poco de alcohol de alta graduación , ligeramente caliente, como Everclear o isopropyl
al 90%, y luego mojar con él un cogollo o dejar que un porro lo absorba, para luego permitir
que el alcohol se evapore. Con este producto es importante calentar primero un poco el
alcohol para que después lo disuelva sin problemas.

Molécula de THC.

Obtención de hachis:

Obtener hachis de la marihuana seca es muy sencillo, solamente necesitamos un


cuenco, una tela porosa o tamiz, una bolsa de plástico y una cuchara de madera grande
(de las de cocinar). Es importante el tamaño de poro del tamiz para que solo pase la resina
al cuenco, unas medias de mujer valen aunque seria mejor comprar un tamiz (o cedazo)
fino pero es algo caro.

En cualquier caso, colocáis el tamiz sobre la abertura del cuenco y lo sujetáis bien con un
alambre o algo así de modo que quede bien tenso. Colocáis los cogollos bien secos
(importante) sobre el tamiz y lo cubrimos todo con una bolsa de plástico haciéndole un
nudo para que no salga nada. Por ultimo golpeamos suavemente con la cuchara sobre los
cogollos hasta que nos cansemos.

El polvillo recogido en el interior del cuenco es resina pura, basta con amasarla un poco
y............HACHIS!!!!!!!!.

Creo que el morete de debajo se explica mejor que yo:


Cultivo de secano:

Esta técnica de cultivo guerrillero intenta acomodar a las plantas al clima mediterráneo,
es decir, con mucho sol y poca agua. La marihuana obtenida con este método pesa más
que la normal pero las cosechas son menores en volumen. Las plantas son pequeñas y
requieren poco riego. Aunque se obtiene poca cantidad por cada planta la calidad es
mucho mayor y requieren pocos cuidados.

Estas plantas deben sembrarse un par de meses antes que con el método tradicional,
con esto conseguimos que se vayan endureciendo y fibrando. En el momento de la
floración al estar la planta tan endurecida le es mucho mas difícil crecer pero obtenemos
una floración excepcional.

En definitiva conseguimos plantas que apenas dependen del agua, esto nos permite
hacer riegos muy espaciados de modo que las plantas no nos causaran muchas molestias.

Una de las cosas que conviene hacer es colocar un plástico negro de 50x50 cm. en el
suelo para que la tierra no pierda la humedad, para ello haremos un corte en forma de cruz
en el centro del plástico y meter por el la planta. El plástico lo colocaremos un mes después
de sembrar la planta para evitar que se pudran las raíces. Por ultimo cubriremos el plástico
con un par de dedos de tierra para que realice mejor misión.
Con esta técnica los ritmos de riego son bastante bajos ( una vez cada 7 días en el
periodo de máximo desarrollo ), pero deberán ser constantes. En ningún caso usaremos
abonos ricos en nitrógeno, porque esto dispararía la demanda de agua de la planta.

En definitiva, este método es ideal para zonas de clima seco y con mucho viento.
Además conseguimos unas plantas pequeñas, fácilmente disimulables en su entorno.
Obtendremos producciones bajas por cada planta pero podremos plantar muchas dado el
poco esfuerzo que conlleva.

En las fotografías podemos observas diferentes métodos de poda útiles para esta técnica.

Cosecha de invierno y crecimiento vegetativo:

Cosecha de Invierno

Son muchos los cultivadores a los que se les termina en primavera la maría que
cosecharon en otoño. Especialmente aquellos que no cultivan muchas plantas en verano,
por falta de espacio o para no tener problemas con las fuerzas del (des)orden, pueden
sacar un gran partido de la cosecha invernal. También es una buena idea para aquellos
fanáticos que no quieren dejar de plantar en todo el año para no perder el “tacto”. Esta
cosecha suele ser menor que la de verano, pero permite seguir aprendiendo de las plantas
sin mucho trabajo ya que al hacer menos calor no necesitan tantos riegos.
El ciclo natural del cannabis comienza en la primavera al germinar las semillas o
cañamones. La planta se desarrolla a la par que los días se alargan. Continúa creciendo
hasta el final del verano cuando las horas de luz vuelven a acortarse y las noches crecen.
La floración comienza al alcanzar las noches unas nueve o diez horas de duración, en julio o
principios de agosto. Las marías acaban de florecer y están maduras para su recolección
cuando los días y las noches duran unas doce horas; más o menos a finales de septiembre
o principios de octubre. Estos datos no son absolutos ya que hay muchas variedades que
comienzan a florecer o están maduras antes o después de estas fechas. Sin embargo, para
variedades que llevan años cultivándose en la Península Ibérica y están por tanto bien
aclimatadas, estas fechas se cumplen a rasgos generales.

¿A que viene este rollo? Resulta que entre los meses de febrero a abril las noches se van
reduciendo desde catorce horas hasta diez horas. Y esto es perfecto para la floración. Es
decir, en la península hay dos épocas buenas para que la marihuana florezca: la primavera
y desde el final del verano al principio del otoño.

Salvo en zonas costeras o en las islas, las temperaturas mínimas de diciembre y enero
suelen bajar de los 5-10º C. Estas temperaturas no permiten cultivar porque las plantas no
las resisten bien. Si contamos con un pequeño invernadero que mantenga la temperatura
más alta, sí podremos cultivar todo el año. Los días a partir de febrero suelen ser más
cálidos y en muchas zonas las plantas resisten bien. En general, sacaremos las plantas al
exterior cuando las temperaturas no bajen de 10º C.

Para hacer una cosecha de invierno hay que sembrar las semillas entre octubre y enero
en el interior de casa, donde las temperaturas son más cálidas. El lugar ideal es frente a
una ventana orientada al sur. Cuantas más horas de sol reciba la planta, mejor.

Un buen sistema de germinar las semillas consiste en colocarlas entre dos hojas de
papel de cocina dobladas y mojadas, dentro de un recipiente con tapa, para que la
humedad se mantenga. Hay que controlar las semillas cada pocas horas ya que se deben
plantar en cuanto se abren y asoma la raíz. Las semillas germinadas se plantan a unos 5
mm. de la superficie y con la raíz que asoma apuntando hacia abajo. Unos días después la
plantita saldrá a la superficie.

Las macetas de plástico negro no son aconsejables para plantar en verano porque se
calientan demasiado. Sin embargo, en la cosecha de invierno son una ayuda. La maceta se
calienta al sol y conserva el calor largo rato. De este modo las raíces no sufren tanto la
bajada de temperaturas. El cannabis soporta mejor el frío en las hojas y las ramas que en
las raíces. Si las macetas descansan directamente sobre el suelo se enfrían mucho y la
maría no crece bien. Una buena solución consiste en elevar la maceta un poco,
separándola del suelo con una tabla de madera o un trozo de corcho que haga de aislante.
Así las raíces estarán algo más calientes.

Desde que nace la planta, para evitar que florezca, tenemos que alargar artificialmente
la duración de los días hasta las 16 o 18 horas. Como en invierno anochece a las cinco o las
seis de la tarde, hay que iluminar la planta desde el atardecer hasta medianoche. Es mejor
si todos los días la luz se enciende y apaga a la misma hora, pero no es imprescindible. La
idea es que el cannabis no tenga el periodo de 12 horas de oscuridad que desencadena la
floración hasta que no sea lo suficientemente grande como para dar una buena cosecha.
Un fluorescente o una halógena dan una cantidad de luz suficiente para evitar que la
planta florezca pero no para que crezca y se desarrolle. Este sistema funciona si contamos
con un balcón, terraza o jardín bien soleado. El sol se ocupará de hacer crecer a la planta y
la luz artificial tan sólo de que no florezca. Si no tenemos acceso a un lugar soleado, las
plantas necesitarán mucha más potencia de luz. Que nadie intenté cultivar interior total
(sin sol) sólo con un fluorescente o una halógena, no se puede.

Si no se usa luz artificial para impedir la floración, el cannabis comienza a florecer tan
pronto como su tamaño se lo permite. Normalmente esto da lugar a plantas muy pequeñas
con pocos cogollos. Aunque la planta vivirá sana, la cosecha será muy pequeña y, si no ha
recibido mucho sol, poco potente. Por esto es recomendable poner luz artificial para
completar el fotoperiodo de la planta.

Mientras consigamos que la planta tenga 16-18 horas de luz diarias, con varias horas de
sol directo, seguirá creciendo sin empezar a florecer. A principios de febrero dejaremos de
darle luz artificial para que el cannabis tenga días más cortos y comience la floración. Si las
temperaturas nocturnas no bajan de los 8 o 10ºC se pueden sacar las plantas al exterior.

El cambio de fotoperiodo se acompaña de un cambio de fertilizante. El abono de


crecimiento se sustituye por uno de floración. Los abonos llevan siempre en la etiqueta las
letras N.P.K. seguidas de tres números que indican la cantidad de nitrógeno (N), fósforo (P)
y potasio (K) que contienen. Los fertilizantes para el crecimiento del cannabis deben ser
altos en nitrógeno (N) y los de floración altos en fósforo (P). El potasio (K) es necesario en
todo momento. En invierno el sol calienta menos que en verano porque está más lejos de la
Tierra. La luz llega más débil y las plantas no crecen tanto por lo que necesitan menos
abono y mucho menos riego que en verano.

Los fertilizantes son necesarios para un buen desarrollo del cannabis, sobre todo si está
en macetas, pero el exceso puede ser muy perjudicial. Para evitar quemar las plantas lo
más indicado es poner la mitad o la tercera parte de lo que diga la etiqueta. Siempre se
podrá abonar de nuevo más tarde si es necesario.

Si las hojas de la marihuana están bien verdes y la planta va creciendo, lo más probable
es que tenga los nutrientes que necesita. Si nos hemos pasado de abono, el cannabis
cogerá un color oscuro, pero las hojas presentarán las puntas quemadas o retorcidas y el
crecimiento muchas veces se parará. Por el contrario si el cannabis va perdiendo color,
adquiere un tono verde claro o amarillento y el crecimiento es escaso, es necesario abonar.
No hay que confundir los síntomas de una carencia de nutrientes con la caída y
amarilleamiento, totalmente normales, de las hojas más grandes a lo largo de la floración.

La floración comenzará en febrero y las plantas estarán listas en abril. Aunque el


cannabis invernal no suele crecer tanto y hace cogollos más pequeños, la calidad puede ser
muy buena. ¿Y a quién no le gusta cosechar en abril? Además, una gran ventaja de cultivar
en invierno y primavera es que apenas hay ni insectos ni plagas que ataquen a las plantas.

Es posible que alguna de las plantas salga muy buena e interese revegetarla para
sacarle otra cosecha. Recogeremos los cogollos sin cortar la planta, respetando las hojas y
cogollitos más bajos como si hiciéramos una buena poda. Después hay que abonarla con
un fertilizante alto en nitrógeno que favorece el crecimiento. Si todo va bien, la planta
comenzará a brotar nuevas hojas en un par de semanas. Las plantas cosechadas en abril y
regeneradas crecerán a lo largo de la primavera y parte del verano. Se llenarán de cogollos
en agosto y septiembre con la cosecha normal de verano.

Crecimiento Vegetativo:

Ciclo vegetativo

Durante la primavera, cuando cultivamos en exterior, o durante mientras las tenemos


con fotoperiodo de 18 horas en interior, las plantas se encuentran en lo que se llama ciclo
vegetativo. Una vez que la semilla germina y la planta nace, trata de crecer lo más rapido
posible. Desde el punto de vista de una planta de maría, más grande significa mayor
probabilidad de reproducirse. Si la planta es más grande, tiene más ramas para que
crezcan flores y, por lo tanto, más flores pueden ser polinizadas por un macho. Cuantas
más flores sean fecundadas, mayor número de semillas producirá la planta y más fácil será
que alguna llegue a sobrevivir.

El cultivador de cannabis también está interesado en que su planta crezca todo lo


posible ya que a grandes plantas, grandes cosechas. Debe aprovechar esta tendencia
natural de la planta y procurarle los nutrientes y el entorno más adecuados. El cannabis
requiere para crecer sano agua, sol y nutrientes y un suelo donde agarrarse.

Agua

Las plantas necesitan agua abundante, aunque un terreno encharcado no es


recomendable. La tierra debe drenar bien y secarse un poco entre riego y riego. El cloro
que contiene el agua corriente no es bueno para la maría. Si dejamos el agua en un
recipiente abierto durante un día, se evaporará el cloro. Conforme los días vayan siendo
más calidos hay que aumentar la frecuencia de riego. Si hace mucho viento las plantas
necesitarán más agua porque la evaporación aumenta.
Sol

El sol es otro elemento indispensable para que el cáñamo crezca sano. No debemos
olvidar que las plantas utilizan la energía solar para convertir el agua y los minerales que
absorben del suelo en alimentos. La maría necesita al menos cuatro o cinco horas diarias
de sol directo aunque crecerá mejor con más. Lo ideal es situarla orientada al sur para que
reciba sol todo el día.

Nutrientes

Los nutrientes son minerales que el cannabis absorbe, disueltos en el agua, a través de
las raíces. El cannabis usa doce minerales distintos. Siete de estos minerales hacen falta en
cantidades muy pequeñas que suele contener la tierra. Se llaman microelementos y
algunos abonos comerciales los incluyen. Los otros cinco minerales son los más
importantes. Son nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), magnesio (Mg) y calcio (Ca).

Los abonos pueden incorporarse a la tierra antes de plantar, como se hace con el
estiercol, o añadirse después. Los abonos comerciales indican en la etiqueta las letras
N.P.K. seguidas de tres números que corresponden a las concentraciones de nitrogeno,
fósforo y potasio. En estos meses de ciclo vegetativo, en que la planta crece mucho, se
necesita, sobre todo, nitrógeno. Hay que buscar un abono que tenga una concentración
alta de nitrógeno respecto de fósforo y potasio y utilizarlo según indique la etiqueta. Será
mejor si contiene calcio, magnesio y microelementos. Después cuando comience la
floración buscaremos uno con más fósforo que nitrogeno, ya que el fósforo es muy
importante para la floración.

Se puede abonar pulverizando agua con algún fertilizante líquido sobre las hojas. Las
hojas de las plantas también pueden absorver agua y nutrientes. De vez en cuando hay
que puverizar sólo agua para que se laven los restos de sales minerales que pueda haber
sobre las hojas. No se debe pulverizar las plantas cuando están en floración porque la
humedad favorece la aparición de moho en los cogollos.

Tierra

Las raices del cáñamo requieren humedad pero también oxígeno. La mezcla de tierra
que utilicemos debe permitir que las raices crezcan fácilmente manteniéndose esponjosa y
aireada. Para lograr que la tierra adquiera la textura ideal se le pueden añadir diversos
materiales como arena, grava, perlita, arcilla expandida o lava volcánica que facilitan el
drenaje del terreno y su oxigenación.

Poda
En estos meses de crecimiento podemos dirigir la planta por medio de la poda. Las
plantas podadas se ramifican más. El resultado son plantas más frondosas y tupidas con
más ramas y, por tanto, más lugares donde crecer cogollos. Por otra parte, las plantas
podadas son más compactas y pasan más desapercibidas. Aunque existen varias formas de
podar, la más sencilla y segura consiste en contar las yemas terminales de las plantas para
que estas se ramifiquen. Hay que evitar podar las yemas cerca de la floración porque
podría retrasarla.

Automatización e inventos:

Es importante no dedicar mas tiempo del necesario a nuestra plantación, por ello
debemos buscar tácticas para reducir los trabajos y por tanto el tiempo. Se pueden hacer
miles de cosas pero opino que lo mas importante es montar un riego por goteo, además es
sencillo, barato y ahorraremos agua. En cualquier tienda de jardinería o ferretería podemos
encontrar todo lo necesario para montarnos un goteo a medida. El tendero os asesorara
adecuadamente, si no es así, iros a otra tienda.....
En la foto de la izquierda un practico sistema de riego por goteo, obsérvese la electro
válvula que abrirá el grifo por nosotros todos los días. En la derecha tenemos un sistema de
aspersores en el techo que conectado al mismo circuito del goteo hará llover también todos
los días.

Cocina canabica:

MENÚ:

Guacamole
Genovesa
Sugo Sconvolto
Arroz Afrodisíaco
Manzana del Paraíso
Lenguas de Chocolate
Helado
Bollos de Plátano

BOLLOS DE PLÁTANO

INGREDIENTES (para un bollo):


l taza de plátanos triturados. 1 taza de azúcar. 2 huevos. I cucharadita de limón. 3
cucharadas de harina en flor. 1 taza de nueces trituradas. 1/2 taza de marihuana triturada.
I/2 cucharadita de sal.
Se baten los huevos con el azúcar; se mezclan por otra parte los plátanos con el zumo de
limón y se añade la sal y la harina. Se mezcla todo y se cuece en un horno, que esté ya
muy caliente, durante 75 minutos.

HELADO
INGREDIENTES:
75 g de pistachos pelados y pulverizados, sobre los que se habrá rociado agua de rosas.
3/4 partes de una taza de azúcar sin refinar. 1/4 litro de nata (3 tazas). I cucharada de
vainilla fresca. 75 g de hojas de cáñamo majadas.
Se muele el cáñamo en un almirez al tiempo que se le añade, muy poco a poco, agua
caliente hasta conseguir una masa pegajosa que se dejará aparte. Se mezclan todos los
demás ingredientes - excepto la nata- y se calientan a fuego lento.
Antes de que lleguen a hervir se añade una taza de nata y se pone todo en la nevera.
Cuando la masa está ya fría se le añaden las dos tazas restantes de nata junto con la pasta
de cáñamo. Se revuelve bien todo y se coloca en el congelador.

LENGUAS DE CHOCOLATE

Se pulverizan 10 gramos de hachís de la primera entresaca. Se calientan al baño Maria 50


gramos de chocolate amar- go y la tercera parte de una taza de mantequilla. Se añade el
hachís y se mezcla con una taza de azúcar y dos huevos. Se le echan entonces, revol-
viendo cuidadosamente, tres cuartas partes de una taza de harina, media cucharadita de
levadura, media cucharadita de sal y media taza de nueces trituradas. Se tuesta todo
durante media hora en un recipiente cuadrado untado de mantequilla. Se deja enfriar;
cuando esté frío se glasea con chocolate, se adorna con nueces y se corta en cubitos.

MANZANAS DEL PARAÍSO

INGREDIENTES (4 personas):
4 manzanas peladas, a las que se habrá quitado el corazón. 4 cerezas en guinda. 1/2 taza
de azúcar moreno. 1/3 parte de una taza de marihuana. 1/2 vaso de agua. 2 cucharaditas
de canela en polvo. Se maja la marihuana hasta convertirla en polvo y se mezcla con el
azúcar, el agua y la canela. Se rellenan las manza- nas con esta pasta, se tapa el hueco del
corazón, as rellenado, con una guinda de cereza y se ponen a1 horno, que se habrá
calentado, previamente, unos 25 minutos. Se sirven de inmediato..

ARROZ AFRODISÍACO

INGREDIENTES (4 personas);
1/2 kilo de arroz. Una cucharada de nuez moscada rallada. 2 cantáridas secas. Una
cucharada de grano del paraíso. Una cucharada de resina de cáñamo. Se ponen todos los
ingredientes, salvo el arroz y la resina, en un almirez y se mezcla todo. Se vierte la mezcla
en un puchero y se calienta a fuego lento hasta que rompa a hervir; se quita, entonces, la
tapadera del puchero y se espera a que la cocción se reduzca a la mitad. Se añade la
resina en polvo, se revuelve bien y se echa sobre el arroz, que previamente se habrá
hervido y condimentado con sal. Hay quien añade algunas gotas de curry a mitad del
hervor.

GUACAMOLE

INGREDIENTES: (para 4 personas)


14 g de marihuana (1 taza de café).1 taza de aceite de oliva extra virgen.4 aguacates.2
tomates maduros y pelados. 1 cebolla picada fina. Ajo y perejil, Sal, pimienta y chili al
gusto. Limón.

PREPARACIÓN:
Mezclamos la hierba y el aceite en un mortero. Dejamos reposar al menos media hora,
hasta que la mezcla sea de color verde uniforme. Trocearemos los aguacates, añadimos el
tomate y la cebolla junto con la hierba y el aceite macerado. Espolvoreamos con el ajo y el
perejil picados. Salamos y especiamos al gusto y rociamos todo con el zumo de limón para
evitar que el plato oscurezca. Acompañar con patatas de churreria que utilizaremos a modo
de cuchara.

PESTO CANNÁBICO "ALLA GENOVESE"

INGREDIENTES (4 personas):
2 tazas llenas de hojas de basilico. 2 dientes de ajo. 2 cucharaditas de piñones. 14 g de
marihuana limpia. 30 g de queso parmesano rallado. 30 gr. de queso de oveja rallado.
Aceite de oliva extra-virgen, el necesario. Una nuez de mantequilla. Sal

Preparación:
Lavar y secar bien las hojas de basílico, ponerlas en el mortero con los ajos y los piñones.
Machacarlas bien. Añadir la marihuana, el parmesano y el queso de oveja, y seguir
machacando hasta obtener un compuesto bien amalgamado. Mezclar con la mantequilla y
el aceite poquito a poco, seguir trabajando la salsa hasta que ligue bien y sea densa.
Dejarla reposar 30 minutos. Salar al gusto. Es importante diluir 2 o 3 cucharadas de agua
de cocción de la pasta en la salsa antes de mezclarla, de modo que ligue mejor. Usar la
batidora eléctrica solo en casos de extrema necesidad.

"SUGO SCONVOLTO"

INGREDIENTES (4 personas) :
14 g de marihuana limpia de tallos, semillas y ramitas. l00 g de aceite de oliva extra virgen.
2 zanahorias. El corazón de un apio blanco. 1 cebolla. 2 ajos, perejil. 250 g de tomate
pelado en lata. Sal, pimienta, orégano. Queso parmesano de la mejor calidad.
PREPARACIÓN DEL "SUGO": Dejar unas horas en maceración la hierba limpia en aceite.
Filtrar el aceite (reservando la hierba). Sofreímos a fuego lento la zanahoria, el apio, la
cebolla, el ajo y el perejil (en este orden), previamente bien picado, en una cazuela de
barro. Cuando el ajo está doradito, añadimos el tomate, intentando quitar las partes más
duras y alguna semilla si es posible. Dejamos al chup-chup unos 20 minutos hasta que
evapore el líquido que han soltado los ingredientes. Añadimos la marihuana, con una taza
de agua y un pellizco de azúcar que nos quitará el gustillo agrio del tomate. Hacemos
rebajar el líquido unos 10 minutos. Salamos y especiamos al gusto (orégano, basílico,
albahaca...). Apagamos el fuego y lo dejamos reposar tapado, durante el tiempo de cocción
de la pasta. Esta salsa está recomendada para; espaguetis, macarrones y fusillis
(espirales).

PREPARACIÓN DE LA PASTA; Hervimos 5 litros de agua. Una vez en ebullición, salamos


abundantemente con sal marina (2 cucharadas) y mantenemos el fuego alto constante.
Echamos la pasta (100 g de pasta/persona). Los tiempos de cocción varían para cada tipo
de pasta (de 7 a 14 minutos). Se escurrirán al dente dejando un poco de agua. Mezclamos
con el "sugo" y aderezamos con el queso parmesano.

Variedades de Marihuana:

Aquí tenéis todas las variedades que existen de marihuana, así podréis ver cual es la
que mas os interesa para vuestra plantación.

LEYENDA:

-Int/Ext: indica si es apta para cultivo en interior, exterior o ambos.

-Sat/Ind: indica la proporción en tanto por ciento de sativa o indica.

-Florac: indica los días que emplea la planta en florecer.

-Prod: indica la producción aproximada en gramos de cogollo seco.

-Altura: indica la altura aproximada que alcanza la planta.

-Colocon: sin comentarios.


-Procedencia: indica donde podéis encontrar estas semillas.
Alcaloides:

Se incluyen en este grupo de compuestos aquellas sustancias de origen vegetal o animal


que contienen en sus moléculas sistemas heterocíclicos nitrogenados y poseen carácter
básico. Por esta razón recibieron el nombre de alcaloides; son derivados complejos de la
piridina, quinoleina, etc. A pesar de su distinta estructura, poseen propiedades fisiológicas
análogas.

Para obtener los alcaloides de los vegetales en que se encuentran, se agotan las partes
de la planta que los contienen, reducidas a porciones pequeñas, con agua sola si aquellos
se encuentran en forma de sales solubles, o con ácido clorhídrico diluido si están en forma
insoluble. Cuando se emplea solamente agua, se trata la disolución obtenida con carbonato
sódico; si se emplea como disolvente el ácido clorhídrico, se adiciona a la disolución cal,
que pone en libertad el alcaloide. Este se purifica cristalizándolo en el alcohol o éter. Para
separar entre sí los diversos alcaloides que pueden coexistir en una disolución se recurre a
cristalizaciones fraccionadas y repetidas de sus sales.

La mayor parte de los alcaloides se encuentran en las plantas dicotiledóneas en forma


de sales (malatos, tanatos, citratos, etc.). A excepción de algunos como la nicotina, que son
líquidos, los restantes son sólidos, poseen sabor amargo y reacción alcalina. Insolubles
generalmente en el agua, lo son más en el éter y fácilmente solubles en el alcohol. Con los
ácidos forman sales y con ciertos cuerpos dan reacciones, coloreadas o no, pero
características. Tienen por lo común, carácter de aminas terciarias, y son en su mayor
parte venenos muy violentos; como antídoto se emplea, entre otros, infusiones de té muy
cargadas; el tanino de la infusión precipita el alcaloide e impide su asimilación en el tubo
digestivo.
Se clasifican los alcaloides teniendo en cuenta los núcleos fundamentales de sus
moléculas. Según ellos, se dividen en los grupos siguientes, en los que se hace un estudio
somero de los principales alcaloides en ellos contenidos: alcaloides de núcleo pirídico, de
núcleo quinoleico, de núcleo isoquinoleico, de núcleo tropánico, de núcleo indólico, de
núcleo fenantrénico, y alcaloides de constitución mal definida (según familia de los
vegetales, o sea, alcaloides de solanáceas, de papaveráceas, etc... O alcaloides oxigenados
o no oxigenados).

A continuación veremos ejemplos de alcaloides dentro de sus diferentes clasificaciones,


poniendo como ejemplo los más interesantes o los que más se centran dentro del presente
estudio:

1. Alcaloides de núcleo pirídico.

A este grupo pertenecen la nicotina, la pilocarpina, esparteína, entre otros.

Nicotina, C10H15N2. La nicotina se encuentra en el jugo del tabaco acompañada de


otros alcaloides. Para su obtención de forma industrial, se hierven las hojas de tabaco con
agua varias veces, filtrando y reuniendo los líquidos del tratamiento; se filtran y concentran
hasta que el extracto se solidifique y se trata éste con alcohol absoluto y caliente. Por el
reposo se forman dos capas, que se separan por decantación; la superior, que contiene la
nicotina, se concentra en baño de María y luego se trata con un exceso de disolución
concentrada en potasa, se deja enfriar y se agita con éter, que disuelve la nicotina, la cual
se separa del disolvente por evaporación de éste.

La nicotina es un líquido incoloro que hierve a 245 grados, de olor semejante al tabaco y
sabor ardiente y picante. Es muy venenosa en dosis extremadas. Sus disolventes son el
agua, alcohol, éter, etc...

2. Alcaloides de núcleo isoquinoleico.

Se encuentran estos alcaloides en las plantas papaveráceas y ranunculáceas. El más


importante es la papaverina la cual tiene propiedades hipnóticas, aunque no tan
acentuadas como la morfina.

3. Alcaloides de núcleo fenatrénico.


El más importante de todos ellos es la morfina de fórmula compleja.

Morfina, C17H19O2N. Se encuentra en el opio en forma de sal, y de él se extrae por


varios procedimientos.

La morfina forma cristales rómbicos muy pocos solubles en agua fría, más en la caliente
y en el alcohol hirviente. No se emplea pura en Medicina, sino en forma de clorhidrato y
sulfato, muy empleados como sedantes y calmantes, dándose en inyecciones
hipodérmicas. Deshidratada la morfina, se transforma en apomorfina.

4. Alcaloides de núcleo tropánico.

A este grupo pertenecen, entre otros, dos alcaloides muy importantes: la atropina y la
cocaína.

Atropina, C17H22O2N. La atropina es la variedad ópticamente inactiva de la hiosciamina,


alcaloide que se encuentra en el jugo de varias plantas como la belladona (Atropa
belladona) y el estramonio.

La atropina se obtiene en forma de cristales incoloros poco solubles en agua fría y muy
solubles en alcohol, éter, cloroformo, etc. Se emplea muchas veces como sulfato.

Cocaína, C18H21O4N. La cocaína se extrae de las hojas de coca, con el procedimiento


que antes explicamos. Se obtiene cristalizada en prismas incoloros de sabor amargo, que
insensibilizan la lengua, poco solubles en el agua, y mucho en el alcohol, éter y cloroformo.
Se emplea en Medicina en forma de clorhidrato, sal muy soluble en el agua.

5. Alcaloides de núcleo indólico.

Los alcaloides más importantes de este grupo además de los enteógenos, son la
estricnina y la brucina.

La forma de obtener los alcaloides indólicos, es siguiendo los pasos que ya detallamos al
principio de este capítulo, pues como hemos dicho, los alcaloides son poco solubles en
agua, pero muy solubles en alcohol, éter, etc...

Estricnina, C21H22O2N2. Este alcaloide, uno de los más enérgicos, se extrae de diversas
plantas, del género Strychnos, entre ellas el haba de San Ignacio, de la nuez vómica, y del
jugo de ciertas plantas americanas, pero principalmente de las semillas de la nuez vómica.
Es una sustancia que cristaliza en prismas rómbicos muy poco solubles en agua fría, de
sabor amargo muy intenso y muy venenosos, produciendo su ingestión convulsiones
tetánicas. La estricnina forma sales con los ácidos, pues tiene marcado carácter alcalino. El
sulfato de estricnina es muy usado en terapéutica.

6. Alcaloides de núcleo no definido.

En este grupo se comprenden todos aquellos alcaloides cuya constitución no ha sido aún
fijada perfectamente. Entre ellos se encuentra la aconitina, que se encuentra en el acónito
(Aconitum napellus). Es un veneno violentísimo, empleado en terapéutica para combatir
ciertas dolencias. También encontramos la ergotinina, uno de los principios activos del
cornezuelo de centeno, poco soluble en agua, soluble en alcohol y cloroformo, el cual
ejerce una acción específica sobre el útero.

OTROS CONCEPTOS BIO-QUIMICOS.

Los productos usados para la fabricación de drogas como las anfetaminas,


metanfetamina, LSD, metacualona y fenciclidina (PCP), así como de la cocaína y la heroína
son, entre otros, la: efedrina, efedrol, fenilpropanona, ergotamina, ácido antralínico,
piperidina, éter etílico, amoniaco, alcohol metílico y anhidrido acético.

Como ya hemos visto, la estructura química de la mayoría de los enteógenos, revela un


núcleo indol común entre ellos. Este núcleo también aparece en la fórmula de la
serotonina, una sustancia que se encuentra en los seres humanos. Es posible que la acción
de las drogas enteógenas, psicomiméticas y psicodélicas, se deban a alguna relación con la
serotonina en el sistema nervioso central, modificándose o alterándose.

Molécula de nicotina Molécula de morfina. Molécula de cocaína.

Cultivo de Stropharia cubensis:

MATERIAL
Vasos de vidrio. Sirven los de beber agua. Es importante que no tengan una boca
estrecha, puesto que en un momento dado habrá que volcar su contenido como si se
tratara de un flan.
Papel de aluminio.
Autoclave, olla a presión, o incluso una olla cualquiera sirve, preferentemente una
cacerola grande.
Harina de arroz integral, que se puede comprar en una tienda de dietética o se puede
moler el arroz en un molinillo de café (preferible).
Vermiculita, que es una tierra inerte y porosa que venden como material de
construcción. Su función oficial es aligerar peso de pavimentos y dar aireación a la tierra de
macetas (en caso de no disponer de vermiculita, podemos utilizar corcho -del marrón, no
porexpán blanco- desmenuzado en bolitas).
Agua libre de cloro, p.e., agua de manantial envasada. No sirve la del grifo.
Y, por supuesto, las jeringas con esporas: una sirve para inocular unos 10 vasos.

MÉTODO

A - Preparación del Medio

Mezclar 1 parte de vermiculita con una cuarta parte de harina de arroz integral. Esto hay
que humedecerlo con dos cuartas partes de agua. (Aunque no cuadre desde el punto de
vista de los pesos, hay que tener en cuenta que se trata de volúmenes: no se suman sino
que hay la correspondiente contracción de volumen). El resultado tiene que ser una masa
compacta, como un pastel.
Otra posibilidad es: entre 2/3 y 3/4 de vermiculita, 1/4 de harina y 1/4 de agua. También
valen proporciones intermedias.
Hay que remover mientras se añade el agua.
Llenar los vasos con esto, dando golpecitos para que quede bien compacto. Hay que dejar
que falten unos 2 cm. para llegar hasta arriba. Este espacio se llenará de vermiculita seca,
que servirá de barrera para evitar contaminaciones: esta es la peculiaridad del método que
aquí se propone.
Se enrasa el vaso y se tapa bien con una lámina de papel de aluminio, atándolo con un
cordel (no con una goma).Ya está a punto de esterilizar.

B - Esterilización

En autoclave, a una presión entre 600 y 800 g/cm2 durante 20 minutos. Se puede
adaptar una olla a presión a modo de autoclave poniendo una reja en el fondo para que la
alta temperatura de la olla no rompa los vasos.
Pero lo que es mejor: fuentes bien informadas afirman que hirviendo simplemente al baño
maría durante más tiempo también se obtienen buenos resultados. En tal caso se trata de
varias horas; cuantas más, mayor seguridad.
Dejamos enfriar lentamente la olla y ya tenemos el medio a punto para sembrar. Hay
que evitar cambios bruscos de temperatura, que podrían romper los vasos.

C - Inoculación

Destapar la aguja de la jeringa; las manos bien limpias y desinfectadas con alcohol.
Remover la capucha de la jeringa y pinchar a través del papel de aluminio y la capa de
vermiculita hasta de la aguja toque el lateral del vaso por su interior. El agujero que quede
en el papel de aluminio lo taparemos con un celo, o con otro papel de aluminio que
sujetaremos con una gona elástica alrededor del vaso.
Inyectar una pequeña cantidad: 1 cc. en cada vaso en un par de inoculaciones. Si
tocamos la aguja accidentalmente, habrá que flamearla y dejar que se enfríe antes de
volverla a utilizar. En una jeringa hay 10 cc, o sea, para 10 vasos.
Es importante repartir bien para que la colonización del medio sea total y uniforme. Así
se evitarán contaminaciones en la etapa de fructificación: los contaminantes no atacan si el
medio está colonizado por completo. Pero mientras, la capa de vermiculita protege y ahora
hay que dejar que crezca el micelio.

D - Crecimiento del Mecelio

Tiene lugar entre 10 y 32º C. La temperatura ideal es de 21ºC. (Aunque por lo que he
comprobado, el calor no es problema sino todo lo contrario. A temperaturas superiores a
33ºC no solo resisten sino que crecen más). Por encima de 21ºC las esporas germinan al
cabo de una semana. Les gusta un ambiente cálido y luz indirecta. Hay que evitar el sol
directo. El micelio crece de color blanco, con una textura algodonosa. Si aparece otro color,
es que se trata de un contaminante. Habrá que desechar aquellos vasos contaminados,
pues no sabemos que toxinas llevan los contaminantes, y las hay peligrosas.

E - Fructificación

Cuando el medio está completamente colonizado y ya no queda alimento para el micelio


se iniciará el ciclo reproductor: saldrán los hongos.
Ahora hay que sacar el "pastel" de su vaso: se quita la capa de vermiculita y se vuelca
sobre una tapadera invertida —o cualquier soporte que permita transportarlo sin tocarlo—.
Se secan las gotas de agua que hayan podido quedar con un "kleenex",(esto no es
imprescindible), y ya se puede colocar en el "terrario".
El terrrario consistirá en un acuario vacío en el que, además de la tapadera, habremos
colocado otra lámina de vidrio o de plástico en medio, de forma oblicua y sin que ocupe
toda la longitud. Esta lámina sirve de escudo para cuando humedecemos: No puede ir ni
una gota de agua directamente sobre los micelios, de manera que tenemos como dos
cámaras: en la primera pulverizamos agua con un spray 4 veces al día y en la otra va a
parar la humedad y es donde crecerán los hongos.
A partir de aquí, esto tiene que funcionar durante unos tres meses, hasta que los
micelios se han agotado. Al principio saldrán muchos de golpe, y después irán saliendo
cada vez menos.
Durante todo este tiempo conviene eliminar el agua residual que queda en el fondo del
terrario. Se puede hacer, p.e., con una pera para lavativas. Pero, como siempre, son
bienvenidos los inventos ingeniosos.

F - Recolección y Secado

Los hongos se arrancan de su substrato; cortarlos supondría perder una buena parte. De
su base hay que eliminar los restos de vermiculita, que no es nada buena para la salud. Si
hay una pelusilla blanca alrededor, no es otra cosa que el propio micelio. Al manipularlos
aparecerá el color azul-verdoso característico que indica que contienen psilocibina.
Para secarlos PF recomienda meterlos en un recipiente cerrado con un desecante, p.e.
silicagel. Pero si el ambiente no es excesivamente frío ni húmedo, basta con dejarlos
esparcidos sobre un paño fino de algodón, sostenido por sus cuatro esquinas sobre una
caja, p.e., como si fuera una hamaca, de modo que el aire circule por todos los lados. Si hay
alguno muy grueso, se puede partir.
Lo que no se puede hacer es secarlos con calor (en el horno o sobre un radiador), ya que
se degradaría el principio activo.

G - Conservación

Por lo que parece, su estabilidad no es muy buena, aunque me falta información


concreta al respecto. Pero se recomienda guardarlos envasados al vacío y/o en el
congelador. También en atmósfera de CO2.

H - Dosificación

1g. de peso seco ya puede resultar una cantidad bastante activa. Esto puede ser una
orientación. Pero hay que tener en cuenta que hay muchas variaciones, tanto en la
sensibilidad individual como en el contenido de principio activo. Así, hay quien toma de 2 a
5 g., que ya sería lo máximo.
También tenemos que la toxicidad es muy baja.
En cuanto a la dosis de psilocibina en estado puro, esta oscila entre 5 y 20 mg. Habría
,pues, que conocer la proporción que contienen los hongos para saber lo que uno ha
tomado. Como que esto no es posible, no queda otro remedio que ir por tanteo.

Identificación de hongos:

En esta sección se incluirá la información necesaria para identificar los hongos de


psilocibina más populares y así asegurarse de no ir a ingerir una especie de hongo
venenosa. Nunca consuma un hongo a menos de estar COMPLETAMENTE seguro de su
identificación taxonómica.

La Reacción Azul

Una característica NECESARIA para identificar este y otros hongos psilocibes es que
cuando el hongo se recoge y se le frota el tallo con los dedos, los tejidos del hongo
obtendrán una coloración azul/morada. Esto se debe a que la psilocina hace una reacción
con el aire y se "azulea".

En la siguiente fotografía se ve cómo los tallos de esta especie (Psilocybe Baeosistis);


que al ser recogidos eran blancos, están azules/negros después de sólo unos minutos (foto
por John Allen).
A continuación está la información para identificar el hongo más ampliamente distribuido
del mundo el Psilocybe Cubensis.

Psilocybe Cubensis
Este hongo crece en el estiércol de vacas al rededor de todo el mundo y también es el
hongo de psilocibina más ampliamente cultivado en la actualidad.

Estudie cuidadosamente las imágenes y busque en los hongos que encuentre el famoso
corbatín (la membrana que queda justo abajo de la cabeza del hongo).
Copelandia Cyanescens
(información suministrada por AIRDOG)

Este hongo al igual que el p. cubensis crece en el estiércol de ganado, es

muy potente tomando a consideración su tamaño, puede salir en familias muy numerosas
de 10 o mas, el sombrerillo que va desde .5 cm. hasta 5 cm. de diámetro tiene una
coloración blanco grisácea con un brillo no reflejante (este es un factor importante debido a
que hay hongos muy parecidos que pertenecen al genero panaeolus que tienen un
sombrerillo plateado que refleja los rayos del sol), muchas veces en el centro tiene un tono
naranja, el tallo de máximo 10 cm. de largo y delgado es de un color beige, crema o
amarillento, en este hongo la reacción de azuleo no es tan rápida como en otros tipos; pero
es muy intensa y después de mucho azulear el tallo se observa casi negro, las laminillas
son negras o grises según la edad del hongo, las esporas son negras, tiene un sabor muy
amargo y el olor se asemeja al olor del semen.

Psilocybe Mexicana (Pájaritos)


(información suministrada por AIRDOG)
(dibujo derecha, cortesía de Stain Blue)
Este pequeño hongo era de los preferidos de los chamanes mazatecos, crece en
pasturas y llanos muchas veces donde hay p. cubensis, nace directamente del suelo y es
mas bien pequeño, el delgado tallo de no mas de 8 cm. de largo tiene una coloración
rojiza/naranja, la copa es de forma de campana o cono de color café con un característico
"pezón" en el centro, también tiene estrías o rayitas que van desde el borde de la capucha
como hasta la mitad de esta. Las celdillas van desde un naranja ocre hasta un morado
fuerte. en este hongo la reacción de azuleo no es tan intensa y a veces es casi inadvertida,
su sabor es muy ácido y se necesitan como unos 30 hongos para tener una experiencia
poderosa o unos 2 gramos secos.

Sitios de interés:

Los imprescindibles.

Paginas generales sobre sustancias y enteogenos.

Hongos mágicos.

Salvia Divinorum.

Peyote y otros cactus psicoactivos.

Paginas sobre otras plantas o sustancias.

Librerías psicoactivas en la red.

Cannabis y marihuana.

Bancos de semillas de cannabis.

Asociaciones antiprohibicionistas.

Prohibicionistas y administración.

Ayahuasca.
Los imprescindibles:

The Lycaeum . Sin duda, la mejor web sobre sustancias psicoactivas. (en inglés)

http://www.lycaeum.org/

LEDA La nueva base de datos de Lycaeum. Impresionante (en inglés)

http://leda.lycaeum.org

The Vaults of Erowid. Una de las mejores bases de datos sobre sustancias psicoactivas de
Internet. (en inglés)

http://www.erowid.org/index.shtml

Páginas generales sobre sustancias y enteógenos:

Sd’EA Sociedad de Etnopsicología Aplicada y Estudios Cognitivos (en español)

http://www.pangea.org/fericgla/

Energy Control Plataforma de trabajo por la disminución de los riesgos asociados al consumo de
drogas (en español)

http://www.energycontrol.org/

Vivecondrogas.com . Por una cultura (positiva) de drogas (en español)

http://www.vivecondrogas.com/

Dispositoivo para la alteración mental . Información psicoactiva desde Nicaragua (en español)

http://www.fortunecity.com/meltingpot/nicaragua/510/menudedrogas.html

El Mercurio de Internet. Revista virtual

http://www.mercurialis.com/

ECED Web del grupo es.charla.educacion.drogas (en español)

http://www.sindominio.net:9673/eced

Imaginaria.org, la nueva cara de Ciprés. Mucha información y grandes artículos (en español)

http://www.imaginaria.org/

Ciprés, la web decana sobre plantas enteógenas (en español)


http://www.muscaria.com/cipres/index.htm

Chaos Entropy

http://chaos-entropy.com/

Streetdrugs Fotos de drogas callejeras (en inglés)

http://www.streetdrugs.org/

IPRC Drug Photo Menu Fotos de drogas (en inglés)

http://www.drugs.indiana.edu/prevention/iprcpics.html

Drogas Uso y Abuso (En Español)

http://infodrogas.8m.com/principal.html

Hongos mágicos:

DELYSID. Hongos enteógenos : psilocybes y amanitas. (en español)

http://www2.gratisweb.com/delysid/

Planeta Hongo . Información sobre psilocybes (en español)

http://www.planetahongo.com/

The Shroomery Buena página con mucha información (en inglés)

http://www.shroomery.org/

Psylocybe Fanaticus Los pioneros del cultivo de honguitos (en inglés)

http://www.fanaticus.com/

Terence McKenna (en inglés)

http://www.levity.com/eschaton/tm.html

Fungi Perfecti La web de Paul Stamets (en inglés)

http://www.fungi.com/

The Mushroom Entheogen (en inglés)

http://diseyes.lycaeum.org/fresh/mushenth.htm

Drool Donkey (en inglés)

http://www.drooldonkey.org/

The Ones That Stain Blue. Visionary Mushrooms (en inglés)


http://www.stainblue.com/

Salvia divinorum:

The Salvia divinorum Research and Information Center . La web de Daniel Siebert. (en inglés)

http://salvia.lycaeum.org/

Salvia divinorum Home Page (en inglés)

http://www.salvia-divinorum.org/

Comprehensive Salvia Divinorum Links (en inglés)

http://members.mint.net/dmcd/salvia.html

eGroups: Salvia D Foro sobre Salvia divinorum (en inglés)

http://www.egroups.com/group/SalviaD

Humito’s Salvia Divinorum Index Page (en inglés y holandés)

http://www.humito.net/salvia/index.html

The Botany of Salvia Divinorum (en inglés)

http://www.sabia.com/salvia/

Salvia Divinorum: The Divine Mint (en inglés)

http://www.entheogen.com/salviause.html

Salvia divinorum: Cultivation and propagation (en inglés)

http://salvia.lycaeum.org/salvgrow.html

Peyote y otros cactus psicoactivos:

El canto del Peyote. Zaratrusta Underground. La mejor web sobre peyote en castellano.

http://www.zaratrusta.com

http://www.psiconautas.com/zaratrusta

San Pedro (en inglés)

http://www.clearwhitelight.org/hatter/sanpedro.htm
Erowid Cacti Vault (en inglés)

http://www.erowid.org/plants/cacti/cacti.shtml

Botany of Peyote (en inglés)

http://www.druglibrary.org/schaffer/lsd/pbotany.htm

Peyote and other psychoactive cacti (en inglés)

http://users.lycaeum.org/~sputnik/Mescaline/CactusGuide.html

The Mescaline Pages (en inglés)

http://users.lycaeum.org/~sputnik/Mescaline/index.html

Peyote Night articulo de Humphry Osmond (en inglés)

http://www.druglibrary.org/schaffer/lsd/peyote.htm

The Peyote Awareness Journal (en inglés)

http://www.maps.org/paj/

The Peyote Foundation Home (en inglés)

http://www.peyote.net/welcome.html

Páginas sobre otras plantas o sustancias:

The Ephedra Site Información sobre la efedra (en inglés)

http://www.ephedra.demon.nl/

Librerías psicoactivas en la web:

Librería Muscaria La librería más psicoactiva en español (en español)

http://www.muscaria.com/

Mind Books (en inglés)

http://www.promind.com/
Cannabis y marihuana:

Cáñamo La revista de la cultura del cannabis (en español)

http://www.canamo.net/

Yahooka La guía de la Marihuana en Internet (Inglés y Español)

http://www.yahooka.com/

Cannabis Café Forums (en español)

http://www.cannabiscafe.com/ubb/

Cáñamo España "Información" (en español)

http://personal.redestb.es/caesp00/infomain.html

SoloCannabis Índice de recursos sobre el Cannabis (en español)

http://www.solocannabis.com/

Cannabis.com Información de calidad sobre el Cannabis "Marihuana" (En Inglés)

http://www.cannabis.com/

Cannabinoid La red sobre el Cannabis (En Inglés)

http://www.cannabinoid.com/

El invernadero (en español)

http://elinvernadero.cjb.net/

KannaWeb (en español)

http://www.geocities.com/Eureka/Park/3000/

Cannabis.com.ar Desde Argentina (en español)

http://www.cannabis.com.ar/

Hazte un porro ¡YA!

http://www.geocities.com/SunsetStrip/Cabaret/9355/

Bancos de semillas de cannabis:

The Sensi Seed Bank

http://www.sensiseeds.com/

Paradise Seeds
http://www.paradise-seeds.com/

Greenhouse Seed Bank

http://www.greenhouse.org/

Dutch Passion Seed Bank

http://www.dutch-passion.nl/

Marijuana Seeds from Mellow Gold

http://www.mellowgold.com/

Spice of Life Seeds

http://www.terracava.com/spice/

TerraCava.com

http://www.terracava.com/

Owl’s Production

http://www.terracava.com/owl/default.htm

Seed Bank Originals

http://www.terracava.com/originals/default.htm

Legends Seeds

http://www.legendsseeds.com/

Strainbase.org

http://www.overgrow.com/sb/

Asociaciones antiprohibicionistas:

AECA Asociación de estudios del cannabis de Asturias (en español)

http://www.iespana.es/aeca/

AMEC Asociación madrileña de estudios del cannabis (en español)

http://www.ctv.es/USERS/amec/home.htm

SECA (en español)

http://www.geocities.com/cannazine_2000/

ARSEC Asociación Ramos Santos de Estudios sobre el Cannabis (en español)


http://www.pangea.org/org/arsec/

Cannabicum Valladolid (en español)

http://members.es.tripod.de/cannabicum/

ARSECA Asociación Ramos Santos de Estudios sobre el Cannabis de Andalucía (en español)

http://www.alsur.es/arseca/

KITS La primera novela antiprohibicionista (en Español)

http://www.carlosfresneda.com/

Prohibicionistas y Administración:

El web de la FAD (Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción) (en español)

http://www.fad.es/

Ministerio del Interior español (en español)

http://www.mir.es/

NIDA National Institute of Drug Abuse (en inglés)

http://www.nida.nih.gov/NIDAHome1.html

International Coalition for Drug Awareness (en inglés)

http://www.drugawareness.org/

Dirección General de la Policia (en español)

http://www.mir.es/policia/index.htm

Dia D de droga (en español)

http://www.dia-d-de-droga.org/

Ayahuasca:

Manual sobre Ayahuasca (Completo manual sobre la ayahuasca)

http://www.geocities.com/m_enteogeno/druida/links.htm

Santo Daime (Página de la iglesia del santo Daime)

http://www.santodaime.org/languages/spanish/index.htm

Ayahuasca Wasi (Centro Peruano con terapias de ayahuasca)


http://www.ayahuasca-wasi.com/espanol/index-esp.htm

http://www.DEIJAME-EM-PAZ.tk