You are on page 1of 4

CLIMATIZACIÓN POR ABSORCIÓN

Calefacción y Refrigeración

Antecedentes

El ciclo de refrigeración por absorción no es una tecnología nueva, sus


antecedentes se pueden situar desde 1755 (William Culen) hasta 1890
(Ferdinand Carré), es una tecnología que ha necesitado el desarrollo de
materiales mejores y por tanto mas caros para dar una fiabilidad suficiente,
hasta hace poco su diseño e instalación se reservaba para grandes potencias
de refrigeración, ya que solo entonces se rentabilizaba el coste de estas
máquinas.
Hoy en día, el desarrollo tecnológico, permite ofrecer esta tecnología con
potencias menores, a nivel doméstico. Siendo ya su rentabilidad atractiva
debido al precio que están alcanzando las fuentes energéticas convencionales
(petróleo, gas, electricidad…), y que poco a poco aumentará.

¿Qué es un ciclo de refrigeración por absorción?

Un ciclo de refrigeración por absorción tiene prácticamente los mismos


elementos que un ciclo de refrigeración por compresión con gas refrigerante
conocido comúnmente (evaporador, condensador, válvula de estrangulación),
como por ejemplo, en un aire acondicionado-bomba de calor típico.
La diferencia radica en el elemento que da presión al fluido que sirve
como refrigerante, en un sistema de absorción ya no usamos un compresor
mecánico (que comprime el gas refrigerante de baja a alta presión), sino que se
sustituye por un sistema llamado Generador.
En el generador, gracias a un aporte de calor exterior (se puede
aprovechar de un proceso residual o bien de sistemas específicos para ello
como calderas o paneles solares), se consigue que el fluido refrigerante se
mezcle con otro llamado absorbente, y cuya función es absorber el vapor
generado en baja presión, manteniendo la mezcla en estado líquido, y de esta
manera para llevarlo hasta una alta presión ya no es necesario un compresor
sino una bomba, cuyo consumo eléctrico es del orden de un 90% menor del
consumo que tiene un compresor.
En la figura siguiente se puede ver un esquema del proceso:
Instalaciones domésticas con ciclo de absorción.

PROSOLIA, en su afán de ofrecer a sus clientes las técnicas de


climatización más eficientes y respetuosas con el entorno, dispone de una
máquina de absorción de triple fase, cuya eficiencia es probablemente la mas
alta en este tipo de tecnología a nivel doméstico, con potencias caloríficas de
25 kW y frigoríficas de 20 kW, es ideal para aplicaciones de viviendas
unifamiliares, chalets, oficinas, etc.
¿Qué aplicaciones tiene la máquina de absorción propuesta por PROSOLIA?

Con esta máquina, es posible tener calefacción y refrigeración, así como


usar una piscina como foco de refrigeración del ciclo, con lo que se consigue
climatizarla en buena parte.
Como la máquina se ha diseñado para obtener eficiencia energéticas
muy altas, el sistema de distribución de calor a la vivienda se ha pensado en
baja temperatura, es decir, debe ser mediante suelo radiante, fan coils, etc.

Calefacción (en invierno):

Refrigeración (en verano):

¿Por qué apoyar la instalación de absorción con energía solar?

Como se ha explicado, la máquina de absorción requiere un aporte de


calor. Este aporte se puede realizar con una caldera convencional
simplemente, pero se obtiene un mayor ahorro al disponer paneles solares
para conseguir este calor. Es mas, al tener mayor radiación (por ejemplo en
verano) los paneles producen agua a mayor temperatura, lo cual repercute en
una mayor producción y rendimiento en el ciclo de absorción. Es decir, se
complementan de forma adecuada las necesidades energéticas con la
producción del sistema.
Para ello es necesario disponer de un espacio útil para ubicar los
paneles solares de unos 30m2. El mayor esfuerzo económico al utilizar paneles
solares es compensado con el ahorro energético así como en la existencia de
subvenciones públicas.

Consideraciones adicionales

Como se ha comentado y se ve en el esquema de funcionamiento, el


ciclo necesita un foco de refrigeración, que pueden ser una torre de
refrigeración, una piscina, o bien una sonda geotérmica.
Estas dos últimas opciones, suponen el combinar conceptos de
eficiencia energética en la misma instalación, y gracias a ello, se pueden
satisfacer las necesidades de una vivienda con consumos de energía
convencional realmente bajos, situándose en tan solo un 10% de la energía
eléctrica que se utilizaría con sistemas convencionales.

Costes

El coste de una instalación de este tipo, puede variar en función de


distintas consideraciones.
Se puede realizar una instalación completa con una inversión de 24.000
- 30.000 €. Sin considerar elementos comunes a otras instalaciones como son
el suelo radiante, caldera o depósito de ACS.
Claramente supone una inversión adicional a la hora de construir una
vivienda unifamiliar, pero con la evolución de los precios de energía
convencional que se están experimentando, y que es obvio que la tendencia es
a aumentar; se puede considerar una inversión económica a medio plazo,
gracias al ahorro energético se consiguen plazos de amortización inferiores a
los 10 años.

Subvenciones

Este tipo de instalaciones están sujetas a subvenciones públicas por


parte de las diferentes Comunidades Autónomas en función del lugar donde se
realice el proyecto.
La cuantía de dichas subvenciones depende de los fondos que
dispongan las CC.AA. en los diferentes periodos anuales, pero pueden variar
entre un 10% y un 30%.
PROSOLIA se encarga de tramitar dichas subvenciones de forma
gratuita en las diferentes CC.AA.