You are on page 1of 2

* No nos tomaremos nunca confianza de ninguna clase con quien se conoce de poco tiempo, por ms que su trato afable

y campechano nos autorice para ello. * El tiempo es el que nos dar a conocer el carcter y las costumbres de los dems y por lo tanto el grado de intimidad o compatibilidad que debemos tener con otras personas. * Nunca hablaremos de los vicios o defectos naturales de los dems o nuestros, si supiramos haba escuchando que se pudiera ofender con nuestras palabras. * Cuando una persona elogie a otra o a alguna de sus propiedades, procuraremos no contradecirla, aunque nuestra opinin se contraria, solo en casos excepcionales pondremos en conocimiento de unos padres, las faltas de su hijo, o a un tutor las de su pupilo, etc. * No perderemos el tiempo en discutir cosas, de cuyo resultado no obtengamos un beneficio moral, cultural o econmico, discutir por discutir es de necios. * Si fusemos saludados por una persona por error, le devolveremos el saludo con amabilidad, sacndole de confusin con delicadeza y sin avergonzarla. * Nunca preguntaremos a nadie por sus enemigos o enemistades. * En una conversacin no elogiaremos a una persona en exceso delante de otra de su misma profesin. * Si por parentesco o amistad el trato con un superior gerarquico o laboral fuera fluido o de tuteo, en presencia de otros superiores o inferiores el trato ser de usted.

Amor a Dios
El principio fundamental tico de las relaciones de uno con Dios debe ser el amor a l. Amars al Seor tu Dios! (), este fue el mandamiento del Antiguo Testamento al que Jess le consider lo ms importante en Su Enseanza (Marcos 12:28-34). El amor a Dios incluye la atraccin hacia l: la atraccin por encontrarse, contactarse y unirse. La Unin con el Padre Celestial es la Meta Ms Alta y la ltima. Sin amoratraccin a l, esto no puede lograrse. Pero estara equivocado, si todos empezramos a pedirnos unos a otros: Ama a Dios! Ama a Dios!, y nos pusiramos a leer oraciones y a hacer reverencias todo el da. Esto sera algo absurdo. Sin embargo, hay personas que se comportan exactamente as. Nosotros ya hemos discutido que slo los buscadores intelectual y ticamente maduros son capaces de conocer a Dios el Padre. La tarea del resto de las personas es esforzarse conscientemente por esta madurez, recibiendo educacin y trabajando por el bien de Dios y de las personas, aprendiendo a amarlas a ellas y a todo