You are on page 1of 2

1

Agosto en Brooklyn
(PARA JIM BISHOP)

En el estadio Ebbets crece la maleza (donde diriga Alston) fila a fila mientras el eje diurno declina hacia el crepsculo todava los veo, con ese olor verde a hierba recin cortada del cuadro, pesado en el penumbroso fin del da: realzados por los focos del campo derecho, encendidos hace nada y ya asaltados por batallones de polillas describiendo crculos y bichos trabajando en el tumo de noche; abajo, ancianos y taxistas fuera de servicio beben grandes jarras de cerveza en asientos baratos, este Flatbush tan real como las aterciopeladas calles de Harlem donde los tocadiscos exhalan temas de junio del 56. En el estadio Ebbets no hay marcha en el cuadro y los asientos estn vacos, fila a fila Hodges cubre la primera con el guante extendido para atrapar el lanzamiento de Robinson a tercera, las plataformas de bateo flotan en la luz fantasmal de esta velada de viernes repleta de cielo (Musial consigue carrera al comienzo, Flatbush pierde por dos). Newcombe se dirige a regaadientes hacia los vestuarios bajo una lluvia de palomitas y grandes titulares. Ahora Cari Erskine lanza con fuerza, pero Johnny Podres y Clem Labine calientan por si acaso en el ltimo tramo no puede; le puede pasar, ya se sabe, a todos les puede pasar En el estadio Ebbets vienen y van y juegan las entradas, golpe a golpe tiempo muerto en el crepsculo de la quinta entrada a Sandy Amaros le han vertido cerveza en el campo derecho sin decir nada recoge el vaso y se lo da a un empleado del campo que masca tabaco mientras los aficionados sin rostro maldicen a ambos equipos en su jugoso dialecto de Brooklyn.

Stephen King

Pesadillas y alucinaciones

Pee Wee Reese est en posicin entre segunda y tercera Campanella da la seal con los ojos cerrados lo veo todo huelo las salchichas y la tierra de las ocho veo los celestiales tonos del cielo vespertino que nadan con los ngeles sobre el estadio y Erskine toma impulso, se vuelve y lanza una baja interior.