You are on page 1of 3

¿Pueden los del centro mantenerse?

Como la política vuelve a su estado habitual, los asesores de centro de Barack Obama,
los sindicatos y la enojada izquierda en el Congreso compiten por su atención.

Han sido unos duros días para Barack Obama. Ha perdido, en Tom Daschle un estrecho aliado de quien dependen
los planes de reforma del sistema de salud. Daschle es ahora el tercero de los nombrados en caer. La imagen
cuidadosamente cultivada de competencia y frescura de Obama está empezando a ser puesta a prueba. Peor aún,
The Economist estuvo en la presentación del nuevo plan de estímulo (en la actualidad un valor de alrededor de $
900 billones de dólares) que se enfrenta a la perspectiva de un cambio sustancial para pasar el Senado, donde los
republicanos mantienen tienen un bloqueo minoritario, el mismo que fue aplastado en la Cámara sin un sólo voto
republicano a favor.

Sin embargo, el resurgimiento del sonido usual y de la furia partidista oculta una cuestión mucho más interesante.
Obama ha acumulado un sólido historial liberal como senador, y luego se movió hacia el centro durante la
campaña y se rodeó de asesores de centro. ¿Ahora su partido lo arrastró de vuelta a la izquierda?

Es pronto, pero los que ven una inclinación hacia la izquierda tienen pruebas. El 29 de enero Obama dio una pista
de sus prioridades, haciendo que el primer proyecto de ley que firmó en la ley Lilly Ledbetter Fair Pay Restoration
Act, lo que da sustancialmente los trabajadores más tiempo para reclamar pagos por discriminación salarial por
razón de sexo, raza o religión. La Cámara de Comercio de E.U. alegó que la ley "expandía dramáticamente el
número de frívolos y cuestionables” juicios contra los empleadores. Al día siguiente, el presidente, en frente de los
representantes de los sindicatos, firmó órdenes ejecutivas haciendo más difícil para los contratistas federales
desalentar las actividades sindicales y requiriendo ofertas de trabajo paraa los empleados de antiguos contratistas.
"Yo no considero el movimiento sindical como parte del problema, para mí es parte de la solución ", aseguró.

Junto con estos gestos en favor de los trabajadores vinieron una serie de objeciones contra Wall Street. El 29 de
enero Obama calificó como "vergonzosa" y la "elevadamente irresponsable" los $ 18,4 mil millones en bonos que
los banqueros de Wall Street ganaron el año pasado, cuando sus empresas estaban recibiendo ayuda federal. El 4 de
febrero anunció que a los ejecutivos de las empresas que reciben la "excepcional" ayuda (en la actualidad hay sólo
tres) debería restringírseles a 500.000 dólares al año los pagos. Anteriormente, Larry Summers (foto con el
Presidente), el principal asesor económico de Obama, había dicho en el Congreso que los bancos que reciben más
dinero de rescate se enfrentan a restricciones a las fusiones y a entregas de dividendos. Los bancos saludables
tendrían que "aumentar los préstamos por encima de los niveles de referencia", una situación que podría dar lugar a
más préstamos incobrables.

Libre comercio se estremeció cuando, el 22 de enero de Tim Geithner, luego el candidato a secretario del Tesoro –
Ahora confirmado en el puesto – Acusó a China de manipular su moneda para obtener ventajas comerciales. Si
realmente esto es discutible, y su acusación antagoniza con China, podría atizar el fuego del proteccionismo.
Aún así, hay menos de todo esto que se ve a simple vista. La Ley de Lilly Ledbetter, más o menos restaura (aunque
en parte refuerza) los derechos de los trabajadores perjudicados por un fallo de la Corte Suprema circunscrito en
2007. Del mismo modo, Obama simplemente está revocando las órdenes de Bush, reestableciendo del statu quo de
1990.

El ataque de Geithner hacia China fue una reafirmación de la posición de campaña de Obama, y fue entregado en
102 páginas de respuestas escritas a los senadores en su examen de confirmación para el puesto. Parece que su
respuesta fue preparada apresuradamente, y funcionarios de la administración no la han tenido en cuenta.

El plan de estímulo de Obama es un proyecto de ley que es una mezcolanza progresiva de las prioridades y
conveniencias a corto plazo. En consonancia con las promesas de vieja data, que ofrece unos US $ 140 millones en
"Hacer que trabajar sea rentable", créditos fiscales por un valor de hasta $ 1.000 para familias que ganan menos de
150.000 dólares. Al igual que sus restricciones a la remuneración ejecutiva, inclinan la distribución de los ingresos
fuera de la orbita de los ricos. Por otra parte, las atenciones de salud que ayudan a los pobres y desempleados son
parciales y temporales, diseñados para un rápido impacto, y no como un anticipo de
ambiciones más amplias de Obama.

Obama ha dado grandes muestras de su compromiso con la infraestructura pública, pero el paquete de estimulo
gasta casi lo mismo en subvenciones en efectivo a los estados y a los desempleados en gran parte porque este
dinero puede ser gastado rápidamente con un relativamente gran impacto en el producto interno bruto (véase el
cuadro). También incluye recortes de impuestos empresariales, en parte para tentar a los republicanos a votar a
favor de ella.

Pero la verdadera prueba para Obama está todavía por venir. La prioridad del empleo es la "Ley de libre elección
del empleado", lo que permitiría a los sindicatos a organizarse sin una votación secreta. Los empresarios se oponen
ferozmente. Obama lo apoyó como candidato. Pero el mes pasado le dijo al Washington Post, "Si estamos
perdiendo medio millón de puestos de trabajo al mes, entonces no hay empleados para sindicalizarse, así que mi
prioridad estará centrada en los temas clave de la economía”.

El hecho de si Obama ha enterrado su pasado escepticismo sobre el libre comercio se puso de manifiesto por el
hecho de que las fuerzas de Congreso eliminaron el "Compre Americano" (que busca que sólo compren artículos
hechos en EU.) de la ley de estímulo fiscal, que ya ha convencido al Senado (aunque no a la Cámara). Políticas de
adquisición federal ya incluyen algunas de las disposiciones de este tipo; la ley se extiende a hierro, acero,
uniformes y productos manufacturados pagados con dinero de este estimulo

Gary Hufbauer y Jeffrey Schott del Instituto Peterson, un grupo de estudio, piensan que sólo crearía 9.000 puestos
de trabajo mientras que potencialmente costaría más por represalias de otros países. Obama dijo que se opone a las
disposiciones que violan las normas de la OMC o "son señales de proteccionismo". Sin embargo, si las
disposiciones continúan, ¿va a vetar el proyecto de ley?

Otra prueba será ver si el Tesoro de EU. Oficialmente señala China como un manipulador de su moneda en los
próximos meses. En la política fiscal, el presidente aún tiene que explicar la forma en que el déficit presupuestario,
que este año será el más grande como porcentaje del PIB desde 1945, se detendrá, o cómo va a contener el gasto
sanitario y de pensiones de los ancianos. Él ha prometido una "cumbre de la responsabilidad fiscal" para hacer
frente a esas preguntas.

Obama sigue buscando asesores económicos razonables. Es emblemática de George Bush la baja economistas que
en 2003 se trasladó al Consejo de Asesores Económicos (CEA) de la Casa Blanca a un monótono edificio de
oficinas a una cuadra de distancia. Obama cada mañana pone una nota preparada la noche anterior por la CEA y el
Departamento del Tesoro y luego pasa a unos 30 minutos con su equipo económico. Regularmente asisten
Summers, Geithner, Peter Orszag (director de presupuesto) y Christina Romer, quien preside el CEA.

Obama sigue también llenando su administración con tecnócratas altamente preparados. Se dice que son Gene
Sperling, ex asesor económico de Bill Clinton, David Cutler, un economista de Harvard, Peter Henry, economista
de la Universidad de Stanford y defensor de la libertad de movimientos internacionales de capital; Jeremy Stein, un
Economista de Harvard especializado en finanzas corporativas, y Diana Farrell, quien encabezó el grupo de
pensamiento de los afiliados McKinsey. Participan también en el consejo Cecilia Rouse, del grupo de expertos de
Princeton, y Austan Goolsbee, un asesor de Obama que ahora está lidiando con la crisis hipotecaria.

Obama, una vez se llamó a sí mismo una "pantalla en blanco en el que personas de muy diferentes proyectos
políticos proyectan sus propias visiones”. "En los próximos meses, el mundo tendrá la oportunidad de decidir cuál
imagen de Obama es la verdadera”.