You are on page 1of 19

ESCRITO JUSTIFICATIVO Y AMPLIATORIO

DE CONCLUSIONES:
1.- ANTE MEDIO DE INADMISION.-
2.- ANTE SOLICITUD DE PRUEBA INACCESIBLE.-

EXPEDIENTE: No. 031-2005-08642

Al Magistrado Juez Presidente y demás


Jueces del Tribunal Superior de Tierras
Departamento Central, apoderado.

Asunto Escrito Justificativo y ampliatorio de


Conclusiones sobre: 1) Medio de
Inadmisión de Recurso de Apelación y
2) ante Solicitud de Prueba Inaccesible,
en Recurso de Apelación contra
Decisión No. 280 del JUEZ DE LA
TERCERA SALA DEL TRIBUNAL DE
TIERRAS DE JURISDICCIÓN ORIGINAL
DEL DISTRITO NACIONAL, dictada el 25
de Julio 2007 en la litis sobre los
Solares 10 y 11 de la Manzana No. 292
del Distrito Catastral No. 1 del Distrito
Nacional.

Referencia Decisión No. 280 del JUEZ DE LA


TERCERA SALA DEL TRIBUNAL DE
TIERRAS DE JURISDICCIÓN ORIGINAL
DEL DISTRITO NACIONAL, dictada el 25
de Julio 2007.-

Ultima Audiencia 30 de Marzo del 2009.

Próxima Audiencia 29 de Mayo del 2009.

Honorables Magistrados:

1
EL PARTIDO REVOLUCIONARIO DOMINICANO (PRD),
Organización Política Constituida y Organizada de conformidad a
las leyes de la Republica Dominicana, debidamente reconocido por
la Junta Central Electoral, con su domicilio y asiento principal
en la Avenida Cmdte. Enrique Jiménez Moya No. 14, Bella Vista,
ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional,
debidamente representado por su Presidente RAMON
ALBURQUERQUE RAMIREZ, dominicano, mayor de edad,
casado, Ingeniero, Portador de la Cedula de Identidad y Electoral
No. 090-0003260-8, domiciliado y residente en esta ciudad, por
conducto de sus abogados apoderados y constituidos DR. LUÍS
FELIPE ROSA HERNÁNDEZ, MILTON RAY GUEVARA, LIC.
DARIO DE JESÚS, DR. FRANCISCO DELGADO LARA, DRA.
PALMIRA DÍAZ, DR. NORBERTO A. MERCEDES R. y DR.
SEBASTIÁN GARCÍA DE LEÓN, dominicanos, mayores de edad,
soltero y casados, portadores de las cédulas de identidad y
electoral Nos. 001-0023886-4, 031-0109157-1, 001-
0060933-8, 001-0726439-2, 078-0002761-2, 001-0007040-
8 y 001-0202508-7, Abogados de los Tribunales de la República,
con Estudio Profesional abierto en el Distrito Nacional y la Provincia
de Santo Domingo, para la especie hacen elección de domicilio
procesal provisional, en la Avenida Comandante Enrique Jiménez
Moya No. 14, Bella Vista, de esta ciudad de Santo Domingo,
Distrito Nacional, tienen a bien exponerles y solicitarles lo
siguiente:

1.- EN CUANTO AL MEDIO DE INADMISION CONTRA EL


RECURSO DE APELACIÓN INTERPUESTO CONTRA LA

2
DECISIÓN NO. 280 DEL JUEZ DE LA TERCERA SALA DEL
TRIBUNAL DE TIERRAS DE JURISDICCIÓN ORIGINAL DEL
DISTRITO NACIONAL, PRESENTADO POR LA PARTE
RECURRIDA, LIC. HATUEY DECAMPS JIMÉNEZ Y EL PARTIDO
REVOLUCIONARIO SOCIAL DEMÓCRATA (PRSD).-

a. - El objetivo de la parte recurrida:

Con la presentación de este medio de inadmisión la parte


recurrida pretende evitar que se conozcan las pruebas y los
contundentes alegatos del PRD sobre su irrefutable derecho sobre
los inmuebles en litis, para que el Tribunal no pueda abocarse al
fondo y decidir sobre el asunto.

La parte recurrida no quiere que se examine el fondo,


rehuyendo al debate que permitirá que la verdad y la justicia
resplandezcan, poniendo en evidencia actuaciones y
comportamientos que son rechazados y sancionados por la
sociedad por ser violatorios del Código Penal y Contrarios a las
buenas costumbres.-

b. - Lo que establece la Ley:

Conforme a lo que instituyen los artículos 62 de la Ley de


Registro Inmobiliario y 44 de la Ley 834 del 1978 sobre Los
medios de inadmisión "Son medios de defensa para hacer declarar
a una de las partes inadmisibles en su acción, sin examen al
fondo, por falta de derecho para actuar en justicia, tales como la

3
falta de calidad, la falta de interés, la prescripción, el plazo
prefijado y la cosa juzgada. Se rigen por el derecho común".

Este no es el caso del recurso de apelación, puesto que para


interponerlo basta con haber sido parte en el primer grado de
jurisdicción. En ello consiste la calidad y viene dado el interés.

c. - El ámbito y alcance del medio de inadmisión ante


el recurso de apelación:

Como se sabe, el artículo 194 del Reglamento de los Tribunales


Superiores de Tierras y de Jurisdicción Original de la Jurisdicción
Inmobiliaria se establece que: “El recurso de apelación es el
recurso interpuesto por la parte que se considera perjudicada,
contra una decisión emanada de un Juez de Jurisdicción Original,
por ante le Tribunal Superior de Tierras con el objetivo de que
disponga su modificación”, por lo que una vez interpuesto el
recurso de apelación, por la parte que resultó perjudicada y que
persigue su modificación, el Tribunal Superior de Tierras a que
corresponda conocerlo, conforme lo establece el artículo 195 del
mismo Reglamento, “podrá declararlo bueno y validó o
rechazarlo, parcial o totalmente, tanto en la forma como en
el fondo”.

Lo anterior significa que deberá abocarse a examinar el fondo


del recurso, valorando para ello las pruebas y argumentos de la
parte recurrente, como única manera de poder decidir si es
bueno y valido o si lo rechaza, parcial o totalmente.

4
Como consecuencia de un recurso de apelación contra una
decisión jurisdiccional, el Tribunal Superior de Tierras tiene
dos opciones, tal como es el caso de la especie.-

La parte recurrida no puede, arbitrariamente, modificar el


ámbito y el alcance del medio de inadmisión, el cual no es ni
puede ser el mismo ante un TRIBUNAL AD QUO que antes un
TRIBUNAL AD QUEM. El ámbito del medio de admisión resulta
ser diferente ante El Tribunal en que corresponde interponer la
acción Tribunal de Segundo Grado, llamado a conocer de los
recursos ante las decisiones del primero.-

Aun más, cuando el medio de inadmisión se formula, como


en el caso de la especie, ante un recurso de apelación
interpuesto contra una decisión que pronuncio la
inadmisibilidad de la demanda en el primer grado. Se
pretende la inadmisión sobre el recurso de apelación contra la
declarada inadmisión, sin valorar el fondo del recurso.-

El Tribunal Superior de Tierras apoderado de un recurso de


apelación, solo podría declarar inadmisible el recurso si el mismo
es interpuesto por alguien que no ha sido parte en la decisión
recurrida o si comprueba que la decisión no es susceptible
de ser apelada, en virtud de una disposición legal.-

5
d. – El dislate de pretender una inadmisión sobre un
recurso de apelación contra una decisión que declara
inadmisible una demanda.-

El Juez de Jurisdicción Original puede, correcta o


incorrectamente, acoger el medio de inadmisión, conforme al
artículo 62 de la Ley de Registro inmobiliario y el artículo 44 de la
Ley 834 del 1978.-

El Juez de Primer Grado puede hacerlo hasta de oficio, cuando


aprecie que la demanda o acción no procede, que carece de
asidero jurídico, que no existe fundamento alguno que justifique
examinar las pretensiones del demandante o reclamante, por la
inobservancia de los plazos en los cuales deben ser ejercidas
las acciones o por la falta de interés.-

Pero lo anterior no es el caso de los Tribunales o Jueces del


Segundo Grado. Como se sabe, la inadmisibilidad será descartada
cuando al examinar el pedimento de exclusión, resulta que esa
parte ha pasado a ser o es parte de la instancia, tal como se colige
del artículo 48 de la Ley 834 de 1978.

Además tal como señala el párrafo II, del articulo 80 de la Ley


108-05, “puede interponer el recurso de apelación cualquiera que
haya sido parte o interviniente en el proceso y que se considere
afectado por la sentencia emitida”.

6
El PRD ha sido desde el primer momento la parte más activa
e interesada en la demanda o litis sobre los Solares 10 y 11 de la
Manzana 292 del Distrito Catastral No. 1, del Distrito Nacional.-

El objeto del recurso de apelación es procurar la modificación,


total, de la Decisión No. 280 de fecha 25 de Julio del año 2007, del
Juez de la Tercera Sala del Tribunal de Jurisdicción Original del
Distrito Nacional de la Jurisdicción Inmobiliaria, que
medalaganariamente DECLARO INADMISIBLE LA DEMANDA DEL
PRD.

Es lógico que se imponga el examen de los motivos del recurso


de apelación contra esa sentencia, debiendo los Jueces del
Tribunal Superior de Tierras ponderar la falta de meritos que
atribuye el recurrente a las motivaciones y al dispositivo
contenidos en la decisión del Juez de Jurisdicción Original que la
dictó.-

Resulta, más que un dislate, poco ético y carente de


mentalidad jurídica, solicitar al Tribunal Superior de Tierras
apoderado, que declare inadmisible el recurso de quien ha sido
parte en la litis y siendo legalmente recurrible la decisión sobre un
medio de inadmisión emitida en la Jurisdicción Original.-

En la Jurisdicción Penal, conforme al Código Procesal Penal, se


impone como primer paso el examen de los meritos del Recurso de
Apelación para determinar la inadmisibilidad o no del mismo. Pero

7
ese no es el caso en los Tribunales de Derecho Común ni de la
Jurisdicción Inmobiliaria.-

Admitir como posible tal dislate, sería como decretar, no el fin


de la historia y las ideologías, sino el fin del derecho, puesto que
se convertiría en la vía y el camino para que los Tribunales
Superiores de la Jurisdicción Inmobiliaria, al momento de conocer
de la apelación contra una sentencia incidental de inadmisibilidad,
puedan salir de los expedientes de que son apoderados de manera
fácil, sin tener que instruirlo, sin conocer los debates y sin
examinar el fondo.-

El recurso de apelación del PRD contra la sentencia que


declara inadmisible la demanda, no puede ser declarado
inadmisible y debe ser conocido y fallado en cuanto al fondo, por
que el PRD es parte en la litis y la decisión impugnada es
legalmente recurrible. Que nadie pretenda lo contrario.-

e. – Distinción entre los actos y actuaciones


registrables y los actos y acciones jurisdiccionales.-

La parte recurrida, al presentar el medio de inadmisión,


basándose en que el PRD como recurrente no es titular de ningún
derecho registrado sobre los inmuebles en litis, ni el ocupante del
momento, incurren en un error o confusión garrafal al
atribuir similitud a los actos o acciones administrativos o
registrables con los actos y acciones jurisdiccionales.-

8
Como bien se sabe, el registro de un derecho, carga o
gravamen en el Registro de Títulos, en virtud de un contrato o de
una sentencia irrevocable, es decir, por acuerdo entre las partes o
por la decisión de un tribunal, es constitutivo y convalidante del
derecho, carga o gravamen registrado, acreditando el estado
jurídico del inmueble.-

El Registro de Títulos sólo está facultado para calificar


aspectos de forma en lo que se refiere a decisiones emanadas de
los Tribunales de la Jurisdicción Inmobiliaria, ya sea por
saneamiento, litis, deslindes, etc., de conformidad al párrafo del
articulo 96 de la Ley de Registro Inmobiliario No. 108-05, que
textualmente señala :"Que en los actos posteriores al primer
registro, corresponde al Registro de Títulos examinar, verificar y
calificar el acto de inscribir, sus formas y demás circunstancias, de
conformidad a lo establecido en la vía reglamentaria”.-

Es sólo en los actos entre los particulares, posteriores al


primer registro, que el Registrador de Títulos tiene competencia
para examinar, verificar y calificar el acto a inscribir (a registrar),
tal como lo establece el Artículo 96 de la Ley de Registro
Inmobiliario.-

A diferencia de los actos y actuaciones en el ámbito del


Registro de Títulos, o las actuaciones administrativas ante los
Tribunales de Tierras, los actos y actuaciones jurisdiccionales
tienen su origen en el procedimiento de saneamiento y la litis o la
contestación sobre un inmueble registrado, admitiendo las más

9
diversas pruebas, incluyendo la testimonial. Las actuaciones
administrativas y registrables requieren, por el contrario, de la
existencia previa de un derecho registrado a nombre de uno de los
intervinientes.-

El articulo 28 de la Ley 108-05, establece que la litis sobre


derechos registrados: “Es el proceso contradictorio que se
introduce ante los Tribunales de la Jurisdicción Inmobiliaria
en relación con un derecho o inmueble registrado”.-

Siendo así, cómo puede pretender la parte recurrida que el


reclamante o demandante pueda tener calidad para accionar, sólo
si posee un derecho previamente registrado como propietario. De
de aceptarse esa valoración, la inmensa mayoría de las
actuaciones jurisdiccionales ante la Jurisdicción Inmobiliaria
tendrían que ser declaradas inadmisibles.-

En virtud de lo que establece el artículo 29 de la Ley


No. 108-05:"Los Tribunales de la Jurisdicción Inmobiliaria son los
únicos tribunales competentes para conocer de las litis sobre
derechos registrados".-

Una vez decidida la litis, el Juez o Tribunal comunicará al


Registrador de Títulos la decisión que pone fin al proceso,
conforme al Artículo 136 del Reglamento de los Tribunales de la
Jurisdicción Inmobiliaria. Esa decisión en muchos casos ordena al
Registrador de Títulos a introducir cambios y modificaciones, con

10
relación a los titulares del derecho registrado sobre el inmueble
que fué objeto de la litis.-

f.- Los medios de pruebas.-

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) como


demandante y parte recurrente ha depositado suficientes pruebas
documentales que demuestran la legitimidad de sus pretensiones.-

Entre la documentación depositada se encuentran piezas


fundamentales, de carácter irrefutable, incluyendo una sentencia
con la calidad de la cosa definitivamente juzgada.-

Veamos:
La Sentencia del día 7 de Mayo del año 2003, dictada por
la Primera Sala de la Cámara Civil de Comercial del Juzgado
de Primera Instancia del Distrito Nacional, en su página 5, al
referirse a los documentos depositados y VISTOS, señala que la
pieza (d) es una “copia del contrato de venta de inmueble
suscrito entre los sucesores de los finados Dr. Wenceslao Guerrero
Pimentel, Agueda Guerrero Vda. Guerrero, y Matilde Guerrero de
la Ladurner, señores Agueda Guerrero Vda. Mota, Marcia Atala
Guerrero Vda. Alterio, Beatriz Dinorah Guerrero Vda. Defillo,
Manuel Wenceslao Guerrero Guerrero, Roberto Mota Guerrero,
Jaime Alberto Mota Guerrero, debidamente representados por la
señora Ana Maria Mota Guerrero, y esta actuando por sí, en su
calidad también de sucesora de Los finados Dr. Wenceslao
Guerrero Pimentel y Agueda Guerrero Vda. Guerrero y de otra

11
parte el Partido Revolucionario Dominicano, de fecha 27 del
mes de diciembre del año 2000” , y en su pagina 6, letra l de los
documentos Vistos, refiere al “Certificado de Titulo No. 61-519,
expedido por el Registrador de Titulo en fecha 7 del mes de marzo
del año 1961, perteneciente a la señora Agueda Guerrera Vda.
Guerrero y compartes”.-

La copia de esa sentencia, Certificada por la Secretaria de ese


Tribunal el 27 de Septiembre del 2007, junto con la copia
Certificada del CONTRATO a que hace referencia, depositadas por
los impetrantes representados por el Dr. Bolívar A. Reynoso al
momento de solicitar la HOMOLOGACION del ACTO de Renuncia a
Constitución de Bien de Familia del inmueble identificado como
solar 10 de Manzana 292, del Distrito Catastral No. 1, del Distrito
Nacional.-

Vale la pena señalar que en virtud de ese depósito y de esa


sentencia, ese contrato de venta a favor del PRD adquirió no sólo
fecha cierta sino también el aval y el crédito judicial, puesto
que pasó a ser parte de la Sentencia a que hemos hecho
referencia.-

El otro contrato, sobre el mismo objeto, en el que aparece


el Lic. Hatuey De Camps Jiménez como el comprador a titulo
personal, con la misma fecha del legitimo y legalizado por el
mismo notario, tiene estampado un sello gomígrafo diferente. Es
sin dudas un contrato posterior realizado con el propósito de

12
suplantar al primero bajo la creencia de que esa intención
fraudulenta no se pondría al descubierto.

La afirmación de que el contrato a favor del Lic. Hatuey De


Camps Jiménez, es posterior y carente de legitimidad viene dada
en virtud de los siguientes hechos y presunciones: 1) Fueron
firmados por el mismo Lic. Hatuey De Camps Jiménez, en el
primero actuando en representación del Partido Revolucionario
Dominicano (PRD) y el segundo a titulo personal; 2) El Segundo
aparece con la misma fecha y lo legaliza el mismo notario; 3) El
único que se beneficia con esa operación dolosa es el Lic. Hatuey
De Camps Jiménez, en perjuicio del PRD, partido del que se
había desprendido y del cual ya no era su Presidente; 4) Lo
anterior demuestra que el referido segundo contrato –el
ilegítimo- se produjo después que el Lic. Hatuey De Camps
Jiménez había dejado de ser miembro y Presidente del PRD; 5)
Existen pruebas documentales irrefutables de que el contrato a
favor del PRD ya existía con anterioridad al 4 de Enero del 2002,
conforme a la mencionada Sentencia de Homologación; y 6) El
pago del precio de la venta corrió por cuenta del PRD, tal como se
ha demostrado, mediante las pruebas documentales que reposan
en el expediente.

Además la misma parte recurrida en su escrito ampliatorio, tal


como explicaremos más adelante, admite la existencia de ese
primer contrato a favor del PRD.-

13
Pero no sólo eso, la prueba de que el pago del precio
convenido entre las partes fué realizado por el PRD están
depositadas: Certificación de la JCE y fotocopia del cheque girado
de la cuenta del PRD en BANINTER.-

Los recurridos, en el Escrito Ampliatorio relativo al Medio de


Inadmisión de fecha 15 de Abril del 2009 afirman en la página
siete (7), segundo párrafo: “ Es cierto que los señores Agueda
Guerrero Vda. Guerrero, Maria Atla Guerrero de Alterio,
Agueda Guerrero de Mota, Matilde y Manuel Wenceslao
Guerrero Guerrero y Beatriz Dinorah Guerrero de Defilló en
principio pretendieron venderle al Partido Revolucionario
Dominicano, pero dicha intención de venta quedó frustrada y no
concluyó en venta alguna, al venderle ese inmueble, al Lic. Hatuey
De Camps Jiménez, mediante Contrato de venta Bajo Firma
Privada, de fecha veintisiete (27) del mes de Diciembre, del año
dos Mil (2000), legalizado por el Notario Público Dr. Julio Cesar
Martínez Rivera, original que reposa en el expediente”,
admitiendo la existencia de un segundo contrato, posterior al
subscrito con el PRD, aunque presentándolo como una simple
pretensión de venta, cuando la verdad es otra, tal como está
demostrado, puesto que dicho inmueble fue ocupado por el Partido
Revolucionario Dominicano (PRD) a partir de la celebración del
contrato de venta, hasta el momento que fue tomado por la fuerza
y ocupado por un grupo armado de seguidores del Lic. Hatuey De
Camps encabezado por Felipa Gómez, como si los actos de
fuerzas produjeran efectos legales.-

14
Fue a partir de ese momento, disponiendo a su mejor parecer
de los archivos del PRD, resguardado en su Casa Nacional y en
las oficinas conexas, que se simuló la venta a favor del Lic.
Hatuey De Camps, como persona física, tal vez porque aun no
estaba conformado su Partido Revolucionario Social Demócrata y
porque la simulación obligaba a colocarle una fecha anterior,
coincidente con el auténtico contrato de venta a favor del PRD, en
el que como se sabe, el Lic. Hatuey De Camps aparece actuando
en su representación, dado que era el Presidente del PRD para esa
ocasión.-

Otras pruebas, relativas a los derechos del PRD sobre el solar


No. 11 de la Manzana 292, que como se sabe fué adquirido a
nombre de tres de sus dirigentes históricos: Secundino Gil
Morales, Jacobo Majluta Azar y Manuel Fernandez Mármol,
son las DECLARACIONES SUCESORALES de sus herederos ante la
Dirección General de Impuestos Internos (DGII) y las
CERTIFICACIONES expedidas por dicha dirección general, las
cuales reposan en el expediente. En esas Certificaciones ni por
asomo aparecen referencias sobre el inmueble en litis (solar No.
11).-

Además conforme a la Certificación del Lic. Juan A. Luperon


Mota, Secretario del Tribunal Superior de Tierras, en fecha 31 de
Agosto del 2007, señala: “Hacemos constar que en dicho
expediente no reposa decisión de Determinación de Herederos”,
refiriéndose al expediente No. 031-200508642.

15
Todos y cada uno de los documentos depositados, así como la
prueba que se solicita que sea requerida por el tribunal, en virtud
de que ha resultado inaccesible (el cheque girado a cargo de la
cuenta del PRD en BANINTER) y depositado en la Junta Central
Electoral como parte del informe económico en la junta Central,
constituyen pruebas contundentes e irrefutables a favor de las
pretensiones del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).-

2.- LA SOLICITUD DE GESTION DE PRUEBAS INACCESIBLE.-

En la audiencia de presentación de pruebas celebrada por ese


honorable Tribunal Superior de Tierras el pasado 30 de Marzo
del 2009, la parte recurrente de manera formal solicitó al Tribunal,
en virtud a lo que establece el artículo 64 del Reglamento de los
Tribunales de Tierras, que ordenara a la Comisión Liquidadora de
BANINTER, entregar el original del cheque No. 2363 de la cuenta
No. 0-625770-01-3 del Partido Revolucionario Dominicano (PRD)
en ese banco librado por un monto de RD$6,040,333.33.-

El articulo 64 anteriormente referido señala:” Cuando el Juez


o Tribunal considere que a las partes les ha resultado
imposible acceder a pruebas que deban ser ponderadas
para la solución del caso, dispondrá las medidas que estime
convenientes para provisión de las mismas”.-

Este pedimento, solicitado con toda la formalidad y el rigor


jurídico necesario, esta pendiente de ser fallado, puesto que en la

16
referida audiencia en que fue planteado, no recibió repuesta del
tribunal, no sabemos por cuales motivos.

En esas atenciones, y puesto que el tribunal decidió que no


correspondía, ni era procesalmente correcto fijar otra fecha para la
audición de los testigos propuestos por la parte recurrente,
además de solicitarle una decisión con relación a la prueba
inaccesible, en el espíritu de lo que establecen los artículos 81 y
84 del Reglamento de los Tribunales de Tierras, la parte
recurrente deja a la discreción de los jueces que conforman este
Tribunal Superior de Tierras, disponer la audición de las personas
cuyas declaraciones le parezcan útil para el esclarecimiento de la
verdad, como es el caso del Dr. Abraham Bautista Alcántara, el
Ing. Miguel Vargas Maldonado, el Lic. Hatuey De Camps
Jiménez, el Dr. Bolívar A. Reynoso, el Dr. Julio Cesar
Martínez Rivera, entre otros.-

POR TALES MOTIVOS y por lo que los honorables jueces


apoderados entienda oportuno suplir, la parte recurrente tiene a
bien solicitarles FALLAR de la siguiente manera:

PRIMERO: RECHAZAR por improcedente mal fundado, y carente


de base legal el medio de inadmisión presentado por la parte
recurrida contra el Recurso de Apelación interpuesto por el
Partido Revolucionario Dominicano (PRD) contra la Decisión No.
280 del Juez de la Tercera Sala del Tribunal de Tierras de
Jurisdicción Original del Distrito Nacional, en atención a que: A) La
decisión recurrida legalmente es apelable y el Partido

17
Revolucionario Dominicano (PRD) ha sido parte en la litis desde el
primer momento, aportando pruebas documentales serias en
apoyo a sus pretensiones, tal como es propio en el ámbito
jurisdiccional, B) Porque la parte recurrida en el dispositivo de sus
conclusiones en nada se refiere al recurso de apelación,
señalando de manera expresa: “in-limine litis, DECLARAR la
inadmisibilidad de la Demanda de Litis sobre Terrenos Registrados,
intentada por el PRD, con relación a los solares No. 10 y 11, de la Manzana
292, del Distrito Catastral No. 1, del Distrito Nacional, por falta de calidad, en
virtud de que ESTA ORGANIZACIÓN POLITICA NO ES PROPIETARIA, NI TIENE
LA POSESION, NI TAMPOCO TIENE NINGÚN DERECHO REAL ACCESORIO
SOBRE DICHOS SOLARES, ESTO ES, NO TIENE NINGÚN DERECHO
REGISTRADO, NI REGISTRABLE, SOBRE ESTOS INMUEBLES, ya que en
materia de tierras, en materia de Terrenos Registrados, la calidad viene
dada por su condición de propietario del demandante recurrente”, C)

A que la parte recurrida, en apoyo a su pedimento establece dos


premisas que constituyen los ejes fundamentales de la litis,
adentrándose al fondo, cuando alegan expresamente lo siguiente:
“La parte recurrida LIC. HATUEY DE CAMPS JIMENEZ, a) Tiene la posesión y es
propietario del solar No. 10 de la Manzana No. 292 del Distrito Catastral No. 1
del Distrito Nacional, por compra, mediante Acto Bajo Firma Privada de fecha
veintisiete (27) del mes de Diciembre del año Dos Mil (2000), legalizado por el
Abogado Notario Publico de los del Numero del Distrito Nacional, DR. JULIO
CESAR MARTINEZ RIVERA”; b) EL PARTIDO REVOLUCIONARIO SOCIAL
DEMOCRATA es co-propietario, conjuntamente con los Herederos de Jacobo
Majluta, del Solar No. 11, Manzana No. 292, del Distrito Catastral No. 1 del
Distrito Nacional, por subrogación en los herederos de la esposa del Finado
FERNANDEZ MARMOL y los Herederos de SEGUNDINO GIL MORALES, según
Acto de Donación, de fecha once (11) del mes de Octubre del año Dos Mil
Cinco (2005), cuya compulsa, en Primera Copia, se encuentra depositada en el

18
expediente”., por lo que mal podría pretender la inadmisibilidad del

recurso, presentando para ello juicio o valoración de fondo.-

SEGUNDO: ORDENAR la medida de instrucción propuesta en


torno a la prueba inaccesible, así como cualquier otra medida que
el Tribunal estime útil y necesaria para el esclarecimiento de la
verdad.-

TERCERO: ORDENAR la continuación del proceso, fijando la fecha


y la hora, ya sea para conocer de cualquier medida que el Tribunal
tenga a bien ordenar o bien para conocer las conclusiones sobre el
fondo que las partes habrán de presentar a favor de sus
pretensiones.-

CUARTO: ACUMULAR el pago de las costas para que las mismas


sean falladas conjuntamente con el fondo.-

¡Y HARÉIS JUSTICIA!

En la ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la


Republica Dominicana, a los VEINTINUEVE (29) días del mes de
Abril del año Dos Mil Nueve (2009).-

DR. LUÍS FELIPE ROSA HERNÁNDEZ


Por si y por los Dres.
MILTON RAY GUEVARA, LIC. DARIO DE JESÚS, DR. FRANCISCO DELGADO LARA,
DRA. PALMIRA DÍAZ, DR. NORBERTO A. MERCEDES R.
y DR. SEBASTIÁN GARCÍA DE LEÓN
ABOGADOS

19