You are on page 1of 90
1

1

Presentación

INDICE

  • 1. Magisterio de la Iglesia y los sínodos .....................................................

  • 2. Documentos del Magisterio de la Iglesia .................................................

  • 3. Hechos de los Apóstoles ........................................................................

  • 4. Los orígenes del cristianismo..................................................................

  • 5. Primeras comunidades cristianas: su fe y su vida ....................................

  • 6. La cristiandad medieval y su ruptura en la reforma ..................................

  • 7. Las diversas iglesias históricas ...............................................................

  • 8. El Bautismo ...........................................................................................

  • 9. La Confirmación ....................................................................................

    • 10. La Eucaristía: ......................................................................................

    • 11. María: ejemplo de respuesta libre y responsable ....................................

    • 12. El hombre realiza su vocación cristiana en el mundo ...............................

    • 13. La actividad evangelizadora ...................................................................

    • 14. Vocación al apostolado .........................................................................

    • 15. Vocación a la santidad ..........................................................................

2

Tema 1

Tema 1 A. MOTIVACIÓN El humor de Juan Pablo II Durante el Sínodo de obispos de
  • A. MOTIVACIÓN El humor de Juan Pablo II Durante el Sínodo de obispos de Roma, el cardenal de Cracovia, después Juan Pablo II, propuso a varios cardenales ir a esquiar al Terminillo. ¿A esquiar? Sí, claro. En Italia, ¿no esquían los cardenales? Pues francamente, no.

...

En Polonia, en cambio, el 40% de los cardenales esquían.

¿40%? Si en Polonia solo hay dos cardenales.

Claro, pero no me negarán que Wyszynski vale por lo menos el 60%.

  • B. CONTENIDO DOCTRINAL

El Sínodo de los Obispos es

una asamblea de Obispos

escogidos de las distintas

regiones del mundo. Es un

órgano que depende del

Romano Pontífice.

En

cuanto

institución

permanente fue creada por el

Papa

Pablo

VI

el

15

Septiembre

de

1965,

Tema 1 A. MOTIVACIÓN El humor de Juan Pablo II Durante el Sínodo de obispos de
Tema 1 A. MOTIVACIÓN El humor de Juan Pablo II Durante el Sínodo de obispos de

en

Tema 1 A. MOTIVACIÓN El humor de Juan Pablo II Durante el Sínodo de obispos de

Plaza de San Pedro. Ciudad del Vaticano

respuesta a los deseos de los Padres del Concilio Vaticano II de mantener vivo el buen espíritu nacido de la experiencia conciliar.

  • 1. Naturaleza del sínodo de los obispos

Un sínodo es, en términos generales, una asamblea de obispos convocados por el

Papa y tiene como tarea ayudar al Romano Pontífice en el gobierno de la

Iglesia universal dándole su consejo.

Durante las asambleas sinodales el Santo Padre y los obispos tratan

ordinariamente cuestiones relativas a la Iglesia universal, aunque también pueden

referirse a las Iglesias particulares.

Es el Sumo Pontífice quien convoca el Sínodo, elige el tema a tratar, designa a

sus miembros, preside él mismo la asamblea o designa al Presidente y recibe las

sugerencias presentadas por los obispos.

3

2.

Asambleas del Sínodo de los Obispos e integrantes

El sínodo tiene dos tipos de asambleas: asambleas generales y

asambleas especiales. Las Asambleas generales del Sínodo de los Obispos

tratan asuntos concernientes a toda la Iglesia; mientras que las Asambleas

especiales tratan cuestiones que conciernen directamente a Iglesias y regiones

determinadas. Así, por ejemplo, hubo cinco Asambleas especiales del Sínodo de

los Obispos en torno al año 2000, en que el papa convocó una Asamblea especial

por cada continente.

A su vez las Asambleas generales pueden ser ordinarias y extraordinarias.

Las Asambleas extraordinarias del Sínodo de los Obispos tratan cuestiones que

exigen una resolución rápida. La diferencia entre una y otra es también la

designación de los miembros de la Asamblea: en la Asamblea extraordinaria

participan menos personas que en la Asamblea ordinaria, para facilitar la

discusión rápida de los temas a estudiar.

2. Asambleas del Sínodo de los Obispos e integrantes El sínodo tiene dos tipos de asambleas:
Sinodo de los Obispos 2008
Sinodo de los Obispos 2008

A los miembros de la Asamblea del

Sínodo de los Obispos también se les

llama Padres sinodales.

El decreto de convocatoria del Sínodo

determina el carácter de la Asamblea, así

como el número de integrantes y forma

de elección de los que proceden de las

Conferencias Episcopales. La función de

los Padres sinodales se refiere

exclusivamente a la participación en la

Asamblea para la que ha sido designado. Su función cesa cuando la Asamblea

queda clausurada.

  • 3. Organización del Sínodo de los Obispos

Se debe recordar que el Sínodo de

los Obispos recibe su potestad

del

Papa. Por eso, el presidente

del Sínodo de los Obispos es

siempre el Romano Pontífice.

Puede designar a otra persona

para que lo presida.

Se constituye una Secretaría

General permanente. Su función

es desarrollar los instrumentos de

2. Asambleas del Sínodo de los Obispos e integrantes El sínodo tiene dos tipos de asambleas:

trabajo y demás documentación

Papa Benedicto XVI en la apertura del Sínodo de los Obispos
Papa Benedicto XVI en la apertura del Sínodo de
los Obispos

4

necesaria para celebrar las Asambleas del Sínodo. Al ser de carácter permanente,

su función no cesa entre una Asamblea y la siguiente; antes al contrario, su

función es clave entre asambleas para mantener la actividad sinodal.

Como se puede ver, el Sínodo de los Obispos se constituye como un órgano

único, que se reúne en Asambleas sucesivas. No se puede hablar con precisión,

por lo tanto, de los Sínodos de Obispos en plural, pues propiamente sólo existe

uno, que se reúne en diversas Asambleas, ya sean generales o especiales.

Para una Asamblea del Sínodo de los Obispos se pueden designar Secretarios

especiales, que permanecen en su función sólo durante la Asamblea.

El derecho canónico no especifica el periodo en que debe ser convocado una

Asamblea del Sínodo de Obispos. En la práctica se vienen convocando cada tres

años; esta práctica quedó interrumpida al final del siglo XX, con motivo de la

convocatoria de las cinco Asambleas especiales por continentes que se celebraron

en torno al año 2000. En 2001 se celebró una asamblea general ordinaria, sobre

la misión de los Obispos, y en octubre de 2005 se celebró otra sobrela Eucaristía.

  • 4. Desarrollo del Sínodo de los Obispos

Además del decreto de convocatoria -en el que se incluye la designación de los

miembros del Sínodo, tipo de Asamblea y asuntos a tratar- la Secretaría General

generalmente elabora un instrumento de trabajo (instrumentum laboris) que

se envía a los miembros. En él se contienen las líneas generales del trabajo que

se pretende desarrollar en la Asamblea, así como las consultas que se ponen a la

consideración de los Padres sinodales.

La Asamblea del Sínodo de los Obispos se desarrolla en Roma, aunque nada

impide que tenga lugar en otro sitio. Las Asambleas ordinarias suelen

desarrollarse en sesiones diarias durante un mes aproximadamente.

Las Asambleas del Sínodo de los Obispos finalizan con la clausura, que

corresponde realizar al Papa. Además, queda suspendida ipso iure (por el mismo

derecho), cuando una vez convocada o durante su celebración, se produce la

vacante de la Sede Apostólica; y asimismo se suspende la función de los Padres

sinodales hasta que el nuevo Pontífice declare disuelta la asamblea o decrete su

continuación.

El fruto del trabajo del Sínodo de Obispos son las actas del Sínodo, que se

presentan al Santo Padre. Muchas veces del Sínodo aparecen propuestas,

consultas y sugerencias. Todas ellas se contienen en las Actas que se presentan

al Papa para su consideración. Hasta el momento, después de casi todas las

Asambleas del Sínodo de Obispos el Papa ha promulgado una exhortación

postsinodal que recoge las indicaciones que considera conveniente. Otros frutos

5

han sido sugerencias que se han puesto en marcha; entre ellas, hay algunas tan

importantes como la elaboración del Catecismo de la Iglesia Católica, sugerencia

que procede de los Padres sinodales de la Asamblea Extraordinaria de 1985

convocada por Juan Pablo II, con ocasión con ocasión del vigésimo aniversario de

la clausura del Concilio Vaticano II.

  • C. AUTOEVALUACIÓN

    • 1. ¿Qué es el Sínodo de los Obispos y de quién depende?

    • 2. ¿Cuál es el origen y naturaleza del Sínodo de los Obispos?

    • 3. ¿Qué asuntos tratan en las asambleas generales y en las especiales del Sínodo?

    • 4. ¿Cómo está organizado el Sínodo de los Obispos?

    • 5. ¿Cuáles son los frutos del trabajo del Sínodo de los Obispos?

  • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS Averigua, ¿cuántos Sínodos se han realizado desde 1967 hasta la fecha?

  • Averigua, ¿cuál será el tema que se tocará en el Sínodo de este año?

    Indaga durante qué Papa se realizó el sínodo sobre los laicos y cuál se trató

    sobre la Eucaristía.

    • E. VOCABULARIO BÁSICO

      • Papa Pablo VI
        Concilio Vaticano II

      • Sede Apostólica

      • Exhortación postsinodal

    6

    Tema 2

    Tema 2 A. MOTIVACION « El Concilio Vaticano II ha sido un gran don para la
    • A. MOTIVACION «El Concilio Vaticano II ha sido un gran don para la Iglesia, para todos los que han tomado parte en él, para la entera familia humana, un don para cada uno de nosotros» (Juan Pablo II, Cruzando el umbral de la Esperanza, pregunta 24).

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL Se llama Magisterio de la Iglesia al oficio de enseñar el Evangelio y de interpretar auténticamente la Revelación. Este oficio o ministerio público fue confiado por Cristo a los Apóstoles, a quienes prometió la asistencia del Espíritu Santo, y se conserva en los Pastores de la Iglesia el Papa y los Obispos, que son los sucesores de los Apóstoles.

      • 1. El Concilio Vaticano II

    El Concilio Ecuménico

    Vaticano II (1962-65)

    tenía como propósito y

    deseo hacer patente la

    misión apostólica y pasto-

    ral de la Iglesia y

    conducir a todos los

    hombres, mediante el

    resplandor de la verdad

    del

    Evangelio,

    a

    la

    Bula «Humanae salutis» de Juan XXIII para la convocación del Concilio Ecuménico Vaticano II
    Bula «Humanae salutis» de Juan XXIII
    para la convocación del Concilio Ecuménico
    Vaticano II

    búsqueda y acogida del

    amor de Cristo que está

    sobre toda cosa (cf Ef

    3,19).

    A esta Asamblea, el Papa Juan

    XXIII le fijó como principal tarea la de conservar y explicar mejor el depósito de la

    doctrina cristiana, con el fin de hacerlo más accesible a los fieles de Cristo y a

    todos los hombres de buena voluntad.

    Para esto, el Concilio no debía comenzar por condenar los errores de la época,

    sino, ante todo, debía dedicarse a mostrar serenamente la fuerza y la belleza de la

    doctrina de la fe.

    7

    Con la ayuda de Dios, los Padres conciliares pudieron elaborar, a lo largo de cuatro

    años de trabajo, un conjunto considerable de exposiciones doctrinales y de

    directrices pastorales ofrecidas a toda la Iglesia.

    • 2. Criterios de renovación del Concilio

    Los criterios conciliares de renovación podemos concretarlos en los siguientes:

    • a. Cristo, vértice del hombre. Colocar a Cristo en el vértice y en el origen de nuestra vida; es decir, en el centro de nuestro pensamiento y de nuestra conducta.

    • b. Concepción comunitaria de la vida cristiana. Familiarizarse con la concepción comunitaria de la vida cristiana, incluso con la vida interior y personal de los demás: de sus problemas, inquietudes y necesidades con espíritu de justicia, lealtad, solidaridad y caridad.

    • c. Coherencia con la fe. El cristiano debe recomponer todos los aspectos de su existencia en una unidad de vida espiritual y moral.

    • 3. Ejes de renovación del Concilio

    Los criterios de renovación eclesial se verifican en el Vaticano II en torno a estos

    tres ejes.

    • a. La dimensión bíblica del Concilio. El Concilio Vaticano II ha hecho que la dimensión bíblica esté patente en todos sus documentos y en la mentalidad que ha creado.

    • b. El carácter pastoral colectivo y recíproco. El Vaticano II concibe el ministerio sacerdotal como el ejercicio de la autoridad sagrada al servicio de los hombres y movido por el amor de Cristo. De ese servicio pastoral parti- cipan todos los fieles, quienes, mediante el ejercicio del sacerdocio común, tienen el deber apostólico y misionero de llevar a Cristo a los demás.

    • c. La dimensión ecuménica, entendida en su sentido positivo y progresivo. Se ha conseguido la convicción de que el Cristianismo es uno solo: Cristo quiere la unidad; una sola Iglesia debe expresar esa unidad; la causa religiosa tiene necesidad de la unidad.

    • 4. Visión global de la Iglesia en el Vaticano II

    El Concilio Vaticano II aporta a la vida de la Iglesia un nuevo estilo, una actitud de

    caridad activa para llevar al mundo el mensaje de salvación. La visión global que

    aporta el Vaticano II sobre la Iglesia podemos sintetizarla en los siguientes puntos:

    a) la Iglesia como misterio; b) Pueblo de Dios; c) la colegialidad episcopal; d)

    importancia de la Iglesia local; e) los laicos; f) llamada universal a la Santidad; g) el

    ecumenismo; h) amor al mundo.

    8

    En la Constitución pastoral Gaudium et spes se especifica la actitud amorosa de la

    Iglesia para con el mundo. El católico auténtico y la misma Iglesia, deben

    compartir con todos sus contemporáneos los gozos y las esperanzas, las tristezas y

    las angustias de los hombres de nuestro tiempo. Se supera, así, tanto la actitud

    inmovilista de repulsa al mundo, como también la actitud relativista de

    "convertirse" a los males existentes en el mundo. La simpatía y el amor al mundo

    están motivados por el afán y la misión de llevar al mundo la salvación de Cristo

    que se realiza en el Iglesia.

    Esta perspectiva nos lleva a asumir con decisión la tarea, el compromiso ante Dios

    y los hombres, que implica necesariamente el hecho de haber recibido el Bautismo.

    5.

    El Código

    jurídicas

    que

    organización

    fieles

    y

    6.

    El Código de Derecho Canónico

    Derecho

    de

    En la Constitución pastoral Gaudium et spes se especifica la actitud amorosa de la Iglesia paracatólica de rito 6. El Código de Derecho Canónico Derecho de Curso de actualización en derecho canónico 2009 Canónico (en latín Codex Iuris Canonici , representado como "CIC" en las citas bibliográficas) es el conjunto ordenado de las normas regulan la de la Iglesia latino, la jerarquía de gobierno, los derechos y obligaciones de los sanciones de sacramentos y que se establecen por la contravención de esas normas. Mediante la Constitución Apostólica Sacrae disciplinae leges, del 15 de enero de 1983, Juan Pablo II promulgó el Código de Derecho Canónico, que entró en vigor el 27 de novimebre de 1983. El Catecismo de la Iglesia Católica En la celebración de la asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos, el 25 de enero de 1985, los Padres del Sínodo expresaron el deseo de «que fuese redactado un Catecismo o compendio de toda la doctrina católica tanto sobre la fe como sobre la moral, que sería como un texto de referencia para los catecismos o compendios que se redactan en los diversos países. La presentación de la doctrina debería ser bíblica y litúrgica, exponiendo una doctrina segura y, al mismo tiempo, adaptada a la vida actual de los cristianos». 9 " id="pdf-obj-8-60" src="pdf-obj-8-60.jpg">
    Curso de actualización en derecho canónico 2009
    Curso de actualización en derecho canónico 2009

    Canónico (en latín Codex

    Iuris Canonici, representado

    como "CIC" en las citas

    bibliográficas) es el conjunto

    ordenado de las normas

     

    regulan

    la

    de

    la Iglesia

    la

    jerarquía de gobierno, los

    derechos y obligaciones de los

    el

    conjunto

    sanciones

    de sacramentos y

    que se establecen por la contravención de esas normas.

    Mediante la Constitución Apostólica Sacrae disciplinae leges, del 15 de enero de

    1983, Juan Pablo II promulgó el Código de Derecho Canónico, que entró en

    vigor el 27 de novimebre de 1983.

    El Catecismo de la Iglesia Católica

    En la celebración de la asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos, el 25 de

    enero de 1985, los Padres del Sínodo expresaron el deseo de «que fuese redactado

    un Catecismo o compendio de toda la doctrina católica tanto sobre la fe como

    sobre la moral, que sería como un texto de referencia para los catecismos o

    compendios que se redactan en los diversos países. La presentación de la doctrina

    debería ser bíblica y litúrgica, exponiendo una doctrina segura y, al mismo tiempo,

    adaptada a la vida actual de los cristianos».

    9

    Este catecismo tiene por fin presentar una exposición orgánica y sintética de los

    contenidos esenciales y fundamentales de la doctrina católica tanto sobre la fe

    como sobre la moral, a la luz del Concilio Vaticano II y del conjunto de la

    Tradición de la Iglesia. Sus fuentes principales son la Sagrada Escritura, los

    Santos Padres, la Liturgia y el Magisterio de la Iglesia.

    Tras la renovación de la Liturgia y el nuevo Código de Derecho Canónico de la

    Iglesia latina y de los Cánones de las Iglesias orientales católicas, el catecismo es

    una contribución importantísima a la obra de renovación de la vida eclesial, de-

    seada y promovida por el Concilio Vaticano II.

    7. Encíclicas Papales

    Una encíclica fue originalmente una carta

    circular enviada a todas las iglesias de una

    zona en la antigua iglesia cristiana. En ese

    momento, la palabra podía ser usada para

    una carta enviada por cualquier obispo a

    sus fieles. La palabra proviene

    del latín Encyclia y

    del griego ἐκκύκλιος

    ("egkyklios") que significa "envolver en

    círculo", que es también el origen de la

    palabra "enciclopedia". La Iglesia Católica

    Romana en general, sólo utiliza este

    término para las encíclicas papales, pero

    la Iglesia Ortodoxa Oriental y de

    la Comunión Anglicana mantiene el uso

    antiguo.

    Con este nombre se denominan así, a partir

    Papa Benedicto XVI pintura de Cappuccio
    Papa Benedicto XVI pintura de
    Cappuccio

    de Benedicto XIV (1740-1758), las cartas circulares del Papa impresas y dirigidas a

    todo el episcopado de la Iglesia o a una parte del mismo, como también, a través

    de los obispos, a los fieles y, ocasionalmente, a todos los hombres de buena

    voluntad. El objeto de las Encíclicas es exponer la doctrina de la Iglesia en algunos

    puntos concretos, de acuerdo con las exigencias de los tiempos, o poner sobre

    aviso acerca de los peligros, que corre la fe con la divulgación de determinados

    errores. Sirven además para exhortar a los católicos a la defensa y fidelidad a la

    verdad. Proponen nuevas normas de conducta conforme a las nuevas

    circunstancias de vida o de la sociedad. Recuerdan algunas doctrinas siempre

    tenidas por la Iglesia o enseñadas por el Magisterio en otras ocasiones, o en los

    mismos concilios ecuménicos.

    10

    Las encíclicas obligan siempre a una aceptación obediente, si bien existen distintos

    grados de exigencia, de acuerdo con el contenido o al grado de autoridad

    conferido. Cuando una sentencia papal publicada en una encíclica dirime alguna

    cuestión controvertida, su contenido deja de estar a disposición del libre debate de

    los teólogos.

    • C. AUTOEVALUACIÓN

      • 1. ¿En qué fechas se llevó a cabo el Concilio Vaticano II? ¿Quién lo convocó y quiénes lo llevaron a cabo?

      • 2. ¿Qué criterios de renovación siguió el Vaticano II?

      • 3. ¿Cómo se puede sintetizar el aporte del Vaticano II?

      • 4. ¿Por qué se ha redactado el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica?

      • 5. ¿Qué es el Código de Derecho Canónico?

      • 6. ¿Qué es una encíclica?

  • D. ACTIVICADES SUGERIDAS

    • 1. Averiguar cuáles fueron los principales mensajes del Papa Juan Pablo II en sus dos visitas al Perú.

    • 2. Repasar la lista de los documentos del Vaticano II que figuran en las páginas finales de este texto.

  • E. VOCABULARIO BÁSICO

    • Papa Juan XXIII

  • Concilio

    • Gaudium et spes

    Encíclica

    11

    Tema 3

    Tema 3 A. MOTIVACIÓN Los Hechos de los apóstoles nos presenta el modelo de vivencia cristiana;
    • A. MOTIVACIÓN Los Hechos de los apóstoles nos presenta el modelo de vivencia cristiana; es decir, ahí encontramos cómo debemos vivir nosotros, cristianos del siglo XXI y de todos los siglos: unidos en el amor a Cristo, junto a nuestros pastores (Papa, obispos y sacerdotes), a quienes obedecemos y con quienes trabajamos codo a codo en la construcción de la Iglesia de Cristo, y alimentados en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía.

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL

      • 1. Autor, fecha y destinatario

    El autor es Lucas o uno de sus discípulos. En

    su evangelio, Lucas narró el tiempo de Jesús

    y en los Hechos narra el tiempo de la Iglesia

    primitiva.

    El mensaje de los Hechos tiene como

    destinatario a la Iglesia en la que se han

    apagado los primeros ímpetus y ha

    comenzado a aparecer la desidia y la apatía;

    Tema 3 A. MOTIVACIÓN Los Hechos de los apóstoles nos presenta el modelo de vivencia cristiana;
    Predicación de Pedro
    Predicación de Pedro

    una Iglesia nacida de la misión de Pablo, llamada a llevar el mensaje de Jesús a

    todo el imperio romano.

    • 2. Características literarias

      • a. Se sirvió de varias fuentes: el evangelio de Marcos, la famosa ―Fuente Q‖, los ―archivos‖ orales y escritos de varias comunidades, los recuerdos vivos de los apóstoles, los recuerdos personales sobre Pablo. Reelaboró este material y dio a su escrito una forma unitaria.

      • b. Ha sido escrito con gusto y refleja una habilidad comparable a la de otros escritos de la época helenista.

      • c. Son relatos narrativos con una intencionalidad ejemplar, es decir, provoca en el lector el deseo de vivir aquellas mismas experiencias.

    12

    • d. Los discursos insertados a lo largo de los relatos se centran en lo esencial: la muerte y resurrección de Jesucristo, como fuente de salvación de todos los hombres.

    • e. Hay también sumarios que son breves resúmenes de la vida comunitaria, que van marcando las transiciones y ofrecen al lector una pausa de reflexión para que se detenga y comprenda el sentido de lo que se cuenta en el libro.

    • f. Hasta la invención de la imprenta, el libro de los Hechos se transmitió, como el resto del Nuevo Testamento, en manuscritos.

    • 3. División y contenido temático

      • a. Introducción (1, 1-11), que une el libro del evangelio con el de los Hechos de los apóstoles.

      • b. La Iglesia de Jerusalén (1, 12-8,3): la comunidad apostólica y la comunidad de Jerusalén.

      • c. La expansión de la Iglesia en Asia Menor (8, 4-14, 28): en Samaria, conversión de Pablo, Pedro en Cesarea, fuera de Palestina (Antioquía), liberación de Pedro, primer viaje misionero de Pablo a Chipre y Asia menor.

      • d. Asamblea en Jerusalén (15, 1-35).

      • e. Expansión al mundo griego (15, 36-21, 14): segundo viaje de Pablo en Grecia y tercer viaje de Pablo en Asia Menor.

      • f. De Jerusalén a Roma (21, 15-28, 29): Pablo en Jerusalén, en Cesarea y hacia Roma.

  • 4. Contenido teológico y espiritual

  • Fin del libro: describir la vida de la Iglesia

    primitiva y cómo el Cristianismo surgió del

    seno judío y se transformó en religión

    universal, no sin dificultades, desgarres y

    controversias, sobre todo al ir entrando a

    esa primera comunidad los paganos, es

    decir, los no-judíos, ya sea griegos o

    romanos.

    Claves: Lucas escoge el material histórico

    que más le interesa para sus fines

    teológicos, es decir, para su mensaje

    espiritual.

    13

    d. Los discursos insertados a lo largo de los relatos se centran en lo esencial: la

    San Pedro y San Pablo

    Contenido:

    a. El fundamento de la comunidad cristiana es el Kerigma, es decir, el

    anuncio del acontecimiento pascual, que se resume así:

    • Jesús padeció, murió y resucitó para salvarnos. La persona de Jesús viene avalada por el testimonio de los testigos oculares.

    • Todo esto era el plan de Dios, y ya estaba anunciado por los profetas. Jesús pide fe, aceptación de su mensaje y conversión del corazón.

    • b. El Espíritu Santo, el gran protagonista: más que Pedro y Pablo, el Espíritu Santo es el protagonista en todas las decisiones de la Iglesia. El Espíritu Santo es quien convierte a los apóstoles en ―testigos‖ e intrépidos misioneros de Jesús, en Pentecostés. El Espíritu Santo es la fuerza que lanza a la Iglesia naciente. Este Espíritu es el mismo Espíritu de Jesús, que se perpetúa en la Iglesia.

    • c. La comunidad cristiana: un ideal. ¿Qué características tiene esta primera comunidad cristiana?

      • Anuncian la enseñanza de los apóstoles o kerigma, acompañada por milagros.

    Viven en comunión fraterna y en caridad.

    Reparten sus bienes con los necesitados.

    Se alimentan de la oración y de la fracción del pan o eucaristía.

    • d. Características de la Iglesia:

      • Iglesia misionera y universal: se proyecta, bajo el impulso del Espíritu, afuera de Jerusalén y Palestina. Es una Iglesia en misión, para que todo hombre tenga la posibilidad de recibir el evangelio. El ingreso en la comunidad cristiana les convierte en hombres libres de toda religión o culto, de otros dioses e incluso de toda institución religiosa.

    Los

    conflictos

    que

    surgieron al principio con la

    apertura de la comunidad a todos

    Contenido: a. El fundamento de la comunidad cristiana es el Kerigma , es decir, el anuncio

    los hombres se solucionaron con el

    diálogo, la oración, la comunión y la ayuda del Espíritu.

    San Pedro
    San Pedro

    14

    • Iglesia ministerial: cada uno es escogido según la llamada de Dios y las cualidades personales: diáconos, misioneros, responsables de la comunidad.

    • Iglesia apostólica: todo servicio o ministerio tiene como centro y punto de referencia a los apóstoles. Por eso, los siete diáconos son presentados a los apóstoles, que les imponen las manos; las decisiones del Concilio de Jerusalén son avaladas y rubricadas por Pedro y Santiago; Pablo sube varias veces a Jerusalén para confrontar su fe y su predicación con Pedro. Los apóstoles son garantes de la verdad y de la unidad. Con el crecimiento de las comunidades, los apóstoles eligen a unos responsables que tienen como misión: admitir en la comunidad, vigilar la transmisión del mensaje, enseñar, tomar decisiones en momentos importantes, distribuir las funciones en la comunidad y dispensar los sacramentos, especialmente el bautismo y la fracción del pan.

    • Iglesia probada y perseguida: desde el inicio es una Iglesia perseguida, pero sigue valiente, confiada en la fuerza del Espíritu. Perseguida por los mismos judíos observantes de la ley mosaica, porque los apóstoles admiten a los paganos, dispensándoles de la circuncisión y de la ley mosaica, pues sólo les bastaba la fe en Jesucristo. Y perseguida por los romanos paganos, que veían en el tenor de vida de los primeros cristianos un atentado y una fuerte llamada de atención a la vida de lujo, vanidades y placeres desenfrenados que llevaban los paganos.

    • C. AUTOEVALUACIÓN

      • 1. ¿Quién es el autor de los Hechos de los Apóstoles?

      • 2. ¿Qué características literarias tiene el libro de los Hechos?

      • 3. ¿Cuál es la división y contenido temático del libro de los Hechos?

      • 4. ¿Qué características tiene la primera comunidad cristiana?

      • 5. ¿Qué características tiene la Iglesia?

  • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS

  • Lee y analiza con tus compañeros los pasajes bíblicos sugeridos en el tema.

    Lee y analiza con tus compañeros los pasajes bíblicos sugeridos en el tema.

    Haz un cuadro comparativo de las primeras comunidades cristianas y la

     

    Iglesia en nuestros días.

    • E. VOCABULARIO BÁSICO

     
    Sumarios Kerigma Diáconos

    Sumarios

    Sumarios Kerigma Diáconos

    Kerigma

    Sumarios Kerigma Diáconos

    Diáconos

    Pentecostés

    Palestina

    Paganos

    15

    Tema 4

    Tema 4 A. MOTIVACIÓN Al inicio de una alocución, el Pontífice Benedicto XVI precisó que si
    • A. MOTIVACIÓN Al inicio de una alocución, el Pontífice Benedicto XVI precisó que si bien "estamos acostumbrados a pensar que el cristianismo es una religión europea que después exportó la cultura europea a otros países, la realidad es mucho más compleja". En otro momento refería: "No solamente la raíz de la religión cristiana se encuentra en Jerusalén, en el Antiguo Testamento y en el mundo semítico y se nutre siempre de esta raíz, sino que también la expansión del cristianismo en los primeros siglos se dirigió a Occidente, al mundo grecolatino, formando el cristianismo grecolatino que creó más tarde la cultura europea".

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL

    El Cristianismo es la religión

    fundada por Jesucristo, el Hijo de

    Dios hecho hombre. Los cristianos -

    discípulos de Cristo- se incorporan

    por el bautismo a la comunidad

    visible de salvación, que recibe el

    nombre de Iglesia.

    • 1. Entendemos por Cristianismo la religión fundada por Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre .. La persona y las enseñanzas de Jesús son las bases sobre las que se asienta la religión cristiana. Los cristianos consideran a Jesucristo su Redentor y su Maestro: le reconocen como su Dios y Señor y se adhieren a su doctrina.

    • 2. En una hora precisa del tiempo y

    Tema 4 A. MOTIVACIÓN Al inicio de una alocución, el Pontífice Benedicto XVI precisó que si

    Jesucristo HIjo de Dios hecho Hombre

    en lugar determinado de la tierra, el Hijo de Dios se hizo hombre e irrumpió

    en la historia humana. El lugar de nacimiento de Jesús fue Belén de Judá; la

    hora, cuando reinaba en Judea Herodes el Grande y Quirino era gobernador

    16

    de Siria, bajo la autoridad suprema del emperador de Roma, César Augusto

    (cf Mt 11, 1; Lc 11, 1-2). La vida de Cristo entre los hombres se prolongó

    hasta otro momento de la historia, bien preciso también: la Pasión, Muerte y

    Resurrección de Jesucristo tuvieron lugar en Jerusalén, a partir del día 14 del

    mes de Nisán del año 30 de la Era cristiana. Caifás desempeñaba el cargo de

    Sumo Sacerdote, gobernaba Judea el «procurador» Poncio Pilato y reinaba

    en Roma el emperador Tiberió.

    • 3. Jesucristo se presentó a sí mismo como el Cristo, el Mesías anunciado por los Profetas y esperado ansiosamente por el Pueblo de Israel. En Cesarea de Filipo, ante la diversidad de opiniones que corrían sobre su persona, el Señor preguntó a los Apóstoles: «y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» La respuesta de Pedro fue rotunda: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.» Jesús no sólo no enmendó en un ápice estas palabras, sino que las confirmó de modo inequívoco: «No te han revelado eso ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos» (cf Mt XVI, 13-17). En la noche de la Pasión, ante los príncipes de los sacerdotes

    y

    todo

    el

    Sanedrín, Jesús declararía

    abiertamente que era el

    Hijo de Dios, el Mesías. A la

    solemne pregunta del Sumo

    de Siria, bajo la autoridad suprema del emperador de Roma, César Augusto (cf Mt 11, 1;
    Interior de la Basilica San Juan de Letran
    Interior de la Basilica San Juan de Letran

    Sacerdote, la suprema autoridad religiosa de Israel: « ¿Eres tú el Mesías, el

    Hijo de Dios bendito?», Jesús respondió: «Yo soy» (McXIY; 61-62).

    • 4. ―Vino a lo suyo y los suyos no le recibieron‖ (Jn 1, 10). Estas palabras del capítulo primero del Evangelio de San Juan anuncian el drama del rechazo del Salvador por parte del Pueblo elegido. Dominaba en éste por aquel tiempo una concepción político-nacional acerca del esperado Mesías, al que se consideraba como un caudillo terrenal que habría de libertar la nación del yugo de los opresores romanos y restaurar en todo su esplendor el Reino de Israel. Jesús no respondía a esta imagen, porque su Reino no era de este mundo (cf Jn XVIII, 36).

    17

    Por eso no fue reconocido, sino rechazado por los jefes del pueblo y

    condenado a morir en la Cruz.

    • 5. Los milagros obrados por Jesús durante los años de su vida pública constituyen el refrendo de su Mesianidad y confirmaron la doctrina que anunciaba. Esas razones, unidas a la personalidad incomparable del Señor, motivaron decisivamente la adhesión de sus discípulos, y en primer término de los doce Apóstoles. Una adhesión todavía defectuosa al principio, por parte de hombres que compartían muchos de los prejuicios de sus contemporáneos; unos hombres cuya mentalidad les hacía difícil comprender la verdadera naturaleza de la misión redentora de Jesús, lo que explica el tremendo desconcierto que les causó la Pasión y Muerte de su Maestro.

    • 6. La Resurrección de Jesucristo es el dogma central del Cristianismo y constituye la prueba decisiva de la verdad de su doctrina. «Si Cristo no resucitó --escribió San Pablo--, vana es nuestra predicación y vana es su fe» (1 Cor 15, 14). La realidad de la Resurrección

    -tan

    lejos

    de

    las

    expectativas de los Apóstoles y los

    discípulos-- se les impuso a éstos con el

    argumento irrebatible de la evidencia:

    «pero Cristo ha resucitado como primicias

    de los que duermen » (1

    Placa Paleocristiana de Marciano con simbología cristiana
    Placa Paleocristiana de Marciano
    con simbología cristiana

    Cor 15, 20; cf Lc 24; 27-44; Jn 20, 24-28). Desde entonces los Apóstoles se

    presentarían a sí mismos como «testigos» de Jesucristo resucitado (cf Hch 2,

    22; 3, 15), lo anunciarían por el mundo entero y resellarían su testimonio con

    la propia sangre. Los discípulos de Jesucristo reconocieron su divinidad,

    creyeron en la eficacia redentora de su Muerte y recibieron la plenitud de la

    Revelación, transmitida por el Maestro y recogida por la Escritura y la

    Tradición.

    • 7. Pero Jesucristo no sólo fundó una religión --el Cristianismo-, sino también una Iglesia. La Iglesia --el nuevo Pueblo de Dios- fue constituida bajo la forma de una comunidad visible de salvación, a la que se incorporan los hombres por el bautismo. La Iglesia está cimentada sobre el Apóstol Pedro, a quien Cristo prometió el Primado -«y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16, 18)- Y se lo confirmó y confirió después de la Resurrección: «apacienta mis corderos», «apacienta mis ovejas» (cf Jn 21, 15-17). La

    18

    Iglesia de Jesucristo existirá hasta el fin de los tiempos, mientras perdure el

    mundo y haya hombres sobre la tierra: y las puertas del infierno no

    prevalecerán contra ella‖ (Mt 16, 18). La constitución de la Iglesia se

    consumó el día de Pentecostés, y a partir de entonces comienza propiamente

    su historia.

    • C. AUTOEVALUACIÓN

      • 1. ¿Qué se entiende por cristianismo?

      • 2. ¿Cómo se presentó Jesús a sí mismo?

      • 3. ¿Qué constituyen los milagros obrados por Jesucristo?

      • 4. ¿Cuál es el dogma central del cristianismo?

      • 5. ¿Cómo fue constituida la Iglesia, el nuevo Pueblo de Dios?

      • 6. ¿Sobre quién se cimentó la Iglesia?

      • 7. ¿Hasta cuando durará la Iglesia de Jesucristo?

      • 8. ¿A partir de cuando se consumó la constitución de la Iglesia?

  • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS Averigua y describe cómo vivieron las primeras comunidades cristianas.

  • Investiga ¿Qué santos martires murieron a causa del evangelio?

    Lee el pasaje bíblico Mt XVI, 18 y reflexiona sobre la autoridad recibida por

    San Pedro para gobernar la Iglesia.

    • E. VOCABULARIO BÁSICO

    Iglesia de Jesucristo existirá hasta el fin de los tiempos, mientras perdure el mundo y haya

    Siria

    Siria Plenitud de la Revelación

    Plenitud de la Revelación

    Dogma

    Sumo Sacerdote

    19

    Tema 5

    Tema 5
    • A. MOTIVACION

      • «No me servirá nada de los atractivos del mundo ni de los reinos de este siglo. Es mejor para mí morir (para unirme) a Cristo Jesús que reinar hasta los confines de la tierra. Es a El a quien busco, a quien murió por nosotros. A El quiero, al que resucitó por nosotros. Mi nacimiento se acerca (S. Ignacio de

    ...

    »

    Antioquía, Rm 6, 1-2).

    • «Nos hacemos más numerosos cada vez que nos cosechan: la sangre de los

    mártires es semilla de cristianos» (Tertuliano, Apologético, 50).

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL

      • 1. Pentecostés: Principio de la Iglesia

    Los Apóstoles recibieron al Espíritu

    Santo el día de Pentecostés. Les da

    fortaleza y sabiduría para extender por

    el mundo la doctrina de Jesucristo:

    Fundador de la Iglesia.

    Los Apóstoles residen cierto tiempo en

    Palestina. Predican y propagan allí y

    en los países vecinos, las enseñanzas

    de Jesucristo. Algunos de ellos las

    escriben después y se forman los

    evangelios: S. Mateo, S. Marcos, S.

    Lucas y S. Juan.

    Tema 5 A. MOTIVACION  «No me servirá nada de los atractivos del mundo ni de
    Pentecostés
    Pentecostés
    • 2. Primeras persecuciones en Jerusalén: Saulo

    Tema 5 A. MOTIVACION  «No me servirá nada de los atractivos del mundo ni de
    La conversión de Saulo
    La conversión de Saulo

    La muerte de San Esteban fue la señal de violenta

    persecución contra la Iglesia. Todos los fieles,

    excepto los Apóstoles, se esparcieron por Judea y

    Samaria; pero al pasar de unos pueblos a otros

    anunciaban la palabra de Dios por todas partes. El

    diácono Felipe predicó el Evangelio en Samaria.

    Entre los muchos que perseguían a los discípulos en

    Jerusalén, ninguno parecía hacerlo con tanto odio

    como un joven fariseo llamado Saulo, después

    conocido con el nombre de Pablo. Cuando va a la

    ciudad de Damasco, una gran luz le derriba. Jesús le

    20

    habla y, aquel hombre queda convertido en un decidido apóstol de Cristo.

    Pablo recorre miles de kilómetros. Predica incansablemente y convierte a

    innumerables personas de las más variadas profesiones. Viaja de ciudad en ciudad,

    sufre hambre, persecuciones y varias veces es encarcelado. Después de una vida

    totalmente entregada al servicio de Cristo y de los hombres muere decapitado en

    Roma el año 67.

    El primero que abrazó la fe entre los gentiles fue un centurión llamado Cornelio,

    habitante en Cesarea de Palestina.

    • 3. Separación de los Apóstoles

    Para cumplir la orden de Jesús: «Id y enseñad a todas

    las naciones», los Apóstoles resolvieron dispersarse

    por las diferentes provincias del imperio romano, y

    llevar la buena nueva a las comarcas más remotas de

    la tierra, era el año 36.

    Según una tradición antigua, antes de separarse

    redactaron un breve resumen de las principales

    verdades de la religión cristiana. Es el que ha llegado

    hasta nosotros con el nombre de Credo o Símbolo de

    los Apóstoles.

    San Pedro permanece algún tiempo en Jerusalén,

    Antioquía y otras ciudades donde predica y organiza la

    Iglesia. Viaja después a Roma, establece una

    floreciente cristiandad y gobierna como Papa a toda la

    Iglesia. San Pedro escribió 2 cartas. Murió crucificado en

    habla y, aquel hombre queda convertido en un decidido apóstol de Cristo. Pablo recorre miles de
    Primer Papa después de San Pedro
    Primer Papa después de
    San Pedro

    la persecución de Nerón el año 67.

    • 4. Los primeros Papas

    La misma doctrina de Jesucristo y de San Pedro practican y enseñan los Papas

    que, después de la muerte de San Pedro, uno tras otro se van sucediendo en el

    gobierno de la Iglesia: Lino, Cleto, Clemente, Evaristo, Alejandro, Sixto ...

    La Iglesia se afianza poco a poco. Aumenta el número de cristianos pero todavía

    tienen que escuchar la Santa Misa y tener sus reuniones de una manera oculta en

    las catacumbas.

    • 5. Las persecuciones romanas

    Durante los tres primeros siglos, la Iglesia padece una de las más duras pruebas

    de su historia. A medida que se iba extendiendo el Cristianismo, los emperadores

    lo veían con malos ojos y persiguieron a muerte a los cristianos, porque, al ser

    adoradores de un solo Dios, rechazaban los dioses del imperio romano y su culto.

    21

    También los judíos no miraban bien al cristianismo y lo mismo sucedía con la masa

    popular por calumnias que se levantaban contra ellos.

    Las principales persecuciones que se enumeran son 10, que empezaron con Nerón

    y culminaron en Diocleciano y Juliano el Apóstata. Bajo la persecución de Nerón

    (a.64-68) fueron mártires los Apóstoles Pedro y Pablo, y a éstos le siguieron en

    épocas siguientes: San Clemente Romano, San Ignacio, San Justino, Santa Cecilia,

    San Policarpo, San Ireneo, San Lorenzo, San Vicente y muchos millares de

    cristianos.

    • 6. Reinado de Constantino

    A partir de la conversión del emperador romano Constantino el Grande (a. 306-

    337), hijo de Santa Elena, la Iglesia fue reconocida oficialmente. Publicó el famoso

    Edicto de Milán, por el cual se concedía a los cristianos el libre ejercicio de su culto,

    con restitución de las iglesias y otros inmuebles de que habían sido despojados (a.

    313).

    Anteriormente, en el año 311 el emperador Galerio había emitido en la ciudad

    un edicto conocido como el "Edicto de Tolerancia de Nicomedia". En él se

    concedía indulgencia a los cristianos y se les reconocía su existencia legal y

    libertad para celebrar reuniones y construir templos para su Dios por lo que la

    persecución de los mismos finalizaría.

    "Habiendo recibido esta indulgencia, ellos habrán de orar a su Dios por nuestra seguridad, por la de la República, y por la propia, que la república continúe intacta, y para que ellos puedan vivir tranquilamente en sus hogares‖

    (Emperador Galerio).

    Con Teodosio I (a. 378-395) el cristianismo llegó a ser la religión del estado. En el

    siglo IV se ven florecer comunidades cristianas, llegando a tener cada una de ellas

    su Obispo propio.

    • C. AUTOEVALUACIÓN

      • 1. ¿Qué les dio el Espíritu Santo a los Apóstoles?

      • 2. ¿Qué hicieron los Apóstoles antes de separarse?

      • 3. ¿Qué hacen y enseñan los sucesores de San Pedro?

      • 4. ¿Qué se entiende por persecuciones?

      • 5. ¿Cuáles fueron los principales mártires?

      • 6. ¿Cuándo llegó la religión cristiana a ser la religión del imperio romano?

  • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS

    • 1. Buscar en los Hechos la primera predicación de Pedro.

    • 2. Citar alguno de los milagros hechos por los Apóstoles.

    • 3. Buscar en los Hechos el martirio de San Esteban.

    • 4. Hacer la relación de las 14 cartas escritas por Pablo.

  • 22

    5.

    Escribir una breve biografía de uno de los mártires.

    • E. VOCABULARIO BÁSICO

    5. Escribir una breve biografía de uno de los mártires. E. VOCABULARIO BÁSICO Judea Gentiles Indulgencia

    Judea

    Judea Gentiles Indulgencia

    Gentiles

    Judea Gentiles Indulgencia

    Indulgencia

    Samaria

    Constantino el Grande

    Apóstata

    23

    Tema 6

    Tema 6 A. MOTIVACION En este tema vamos a ver brevemente un largo y rico período
    • A. MOTIVACION

    Tema 6 A. MOTIVACION En este tema vamos a ver brevemente un largo y rico período

    En este tema vamos a ver brevemente un largo y rico período que abarca trece

    siglos de historia: desde el siglo IV al siglo XVI.

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL

      • 1. Principales herejías

    Con el triunfo del cristianismo no

    desapareció el espíritu pagano de la

    sociedad, sino que permanecieron

    supersticiones populares. Esta fue la causa

    de que la pureza de la fe y de las costum-

    bres padeciesen declinaciones y aparecie-

    sen sectas heréticas en los siglos IV y V:

    arrianismo, macedonianismo, nestoria-

    nismo, eutiquianismo, pelagianismo y

    priscilianismo.

    La palabra "herejía" proviene de la

    lengua griega y encierra el concepto de

    error, desviación o enseñanzas de

    doctrinas que van contra un programa de

    fe, ya estructurado, o bien sometido a

    examen y finalmente aprobado con una

    definición de base inmutable. Desde el

    tiempo de los apóstoles abundaron las

    Tema 6 A. MOTIVACION En este tema vamos a ver brevemente un largo y rico período
    Tema 6 A. MOTIVACION En este tema vamos a ver brevemente un largo y rico período

    herejías: unas negaban la divinidad de Jesucristo, otras Herejías

    su humanidad y otras amalgamaban la doctrina cristiana

    con otras religiones, etc.

    Durante toda la época de las persecuciones oficiales surgieron herejías, la

    mayoría provenían de los mismos cristianos descontentos y algunas de los

    paganos. Tampoco faltaron los defensores de la fe verdadera y exponían, al

    mismo tiempo, la doctrina bíblica enseñada por la Iglesia.

    Apenas terminadas las persecuciones a principios del siglo IV, la Iglesia, como

    institución, gozó oficialmente de plena libertad y fue, entonces, cuando

    aparecieron las llamadas grandes herejías; las llamaron grandes por la extensión

    que cubrieron a lo largo y ancho del imperio romano, que paulatinamente iba

    24

    cristianizándose, y también por el número de sus seguidores que se enrolaban

    en sus filas, sin excluir sacerdotes y obispos.

    2. Concilios Ecuménicos

    La Iglesia ha tenido 21 Concilios Ecuménicos, sin contar el de los Apóstoles en

    Jerusalén.

    El Concilio de Nicea

    El Concilio I de Nicea es el primer Concilio Ecuménico, es decir, universal, en

    cuanto participaron obispos de todas las regiones donde había cristianos. Tuvo

    lugar cuando la Iglesia pudo disfrutar de una paz estable y disponía de libertad

    para reunirse abiertamente. Se desarrolló del 20 de mayo al 25 de julio del año

    325. En él participaron algunos obispos que tenían en sus cuerpos las señales de

    los castigos que habían sufrido por mantenerse fieles en las persecuciones

    pasadas, que aún estaban muy recientes.

    El emperador Constantino, que por esas fechas aún no se había bautizado,

    facilitó la participación de los Obispos, poniendo a su disposición los servicios de

    postas imperiales para que hicieran el viaje, y ofreciéndoles hospitalidad en

    Nicea de Bitinia, cerca de su residencia de Nicomedia. De hecho, consideró muy

    oportuna esa reunión, pues, tras haber logrado con su victoria contra Licinio en

    el año 324 la reunificación del Imperio, también deseaba ver unida a la Iglesia,

    que en esos momentos estaba sacudida por la predicación de Arrio, un

    sacerdote que negaba la verdadera divinidad de Jesucristo. Desde el año 318

    Arrio se había opuesto a su obispo Alejandro de Alejandría, y fue excomulgado

    en un sínodo de todos los obispos de Egipto. Arrio huyó y se fue a Nicomedia,

    junto a su amigo el obispo Eusebio.

    Primer Concilio de Constantinopla (año 381)

    cristianizándose, y también por el número de sus seguidores que se enrolaban en sus filas, sin

    II concilio ecuménico. Reunido

    durante el pontificado del Papa San

    Dámaso y el Emperador Teodosio el

    Grande. Contra los macedonianos.

    Macedonio,

    patriarca

    de

    Constantinopla, admitía la divinidad

    del Verbo pero la negaba en el

    Espíritu Santo; decía que era una

    criatura de Dios, una especie de

    superministro de todas las gracias.

    I concilio ecunménico

    Este Concilio reafirmó la divinidad del

    Espíritu Santo y enseñó contra los

    25

    macedonianos que el Espíritu Santo es verdadero Dios, como el Hijo y el Padre.

    (Símbolo Niceno - Constantinopolitano).

    Concilio de Éfeso (año 431)

    Convocado por el Papa San Celestino I y presidido por el Patriarca Cirilo de

    Alejandría, ese Concilio condenó la herejía cristológica y mariológica de

    Nestorio y proclamó la maternidad divina de María, La Theotokos. El símbolo de

    Efeso precisa que las dos naturalezas, humana y divina de Cristo, están unidas

    sin confusión y por lo tanto María es verdaderamente ―Madre de Dios‖.

    Nestorio, patriarca de Constantinopla, negó la unión del Verbo Divino con la

    humanidad en unidad de persona; afirmó que Jesús era un puro hombre en

    quien habitaba el Hijo del Eterno Padre, y si Jesús no era Dios tampoco María

    podía ser Madre de Dios.

    También fue condenada la doctrina de Pelagio y Celestino que negaban la

    transmisión del pecado de Adán a su descendencia y defendían la bondad,

    puramente humana para hacer el bien sin el concurso del auxilio divino.

    macedonianos que el Espíritu Santo es verdadero Dios, como el Hijo y el Padre. (Símbolo NicenoPatriarca Cirilo de Alejandría, ese Concilio condenó la herejía cristológica y mariológica de Nestorio y proclamó la maternidad divina de María, La Theotokos. El símbolo de Efeso precisa que las dos naturalezas, humana y divina de Cristo, están unidas sin confusión y por lo tanto María es verdaderamente ―Madre de Dios‖. Nestorio, patriarca de Constantinopla, negó la unión del Verbo Divino con la humanidad en unidad de persona; afirmó que Jesús era un puro hombre en quien habitaba el Hijo del Eterno Padre, y si Jesús no era Dios tampoco María podía ser Madre de Dios. También fue condenada la doctrina de Pelagio y Celestino que negaban la transmisión del pecado de Adán a su descendencia y defendían la bondad, puramente humana para hacer el bien sin el concurso del auxilio divino. Concilio de Calcedonia (año 451) Bajo la autoridad del Papa San León I el Magno, este Concilio trató de las herejías de quienes negaban a Jesucristo las naturaleza divina o la humana o las confundían. Eutiques Archimandrita de un monasterio de Constantinopla quiso rebatir los errores de Nestorio y defender la unidad de Cristo. Con tal fin sostuvo que la naturaleza humana había dejado de existir como tal en Cristo al ser asumida por su persona divina de Hijo de Dios, error conocido como monofisismo. Según Eutiques, en Cristo había sólo la naturaleza divina, la cual había ―absorbido‖ a la naturaleza humana. El Concilio de Calcedonia precisó que las dos naturalezas de Jesucristo, la naturaleza divina y la humana, se han unido en un único sujeto personal, que es la Persona Divina del Verbo. 3. Padres de la Iglesia 26 " id="pdf-obj-25-38" src="pdf-obj-25-38.jpg">

    IV concilio ecuménico

    Concilio de Calcedonia (año 451)

    Bajo la autoridad del Papa San León I el

    Magno, este Concilio trató de las

    herejías

    de

    quienes

    negaban

    a

    Jesucristo las naturaleza divina o la

    humana o las confundían. Eutiques

    Archimandrita de un monasterio de

    Constantinopla quiso rebatir los errores

    de Nestorio y defender la unidad de

    Cristo. Con tal fin sostuvo que la

    naturaleza humana había dejado de

    existir como tal en Cristo al ser asumida

    por su persona divina de Hijo de Dios,

    error conocido como monofisismo.

    Según Eutiques, en Cristo había sólo la

    naturaleza divina, la cual había ―absorbido‖

    a la naturaleza humana.

    El Concilio de Calcedonia precisó que las dos naturalezas de Jesucristo, la

    naturaleza divina y la humana, se han unido en un único sujeto personal, que es

    la Persona Divina del Verbo.

    • 3. Padres de la Iglesia

    26

    Para defender y propagar la fe, amenazada por tantas herejías, Dios suscitó a

    varones insignes que fueron el baluarte del Evangelio, tanto por sus heroicas

    virtudes como por la profundidad de su ciencia y por su celo incansable.

    Los padres griegos más importantes son: San Atanasio, San Basilio, San Gregorio

    Nacianceno y San Juan Crisóstomo. Entre los padres latinos destacaron: San Hila-

    rio, San Ambrosio, San Jerónimo, San Agustín y San Gregorio I Magno.

    • 4. Vida religiosa

    Durante los primeros siglos abundaron los

    santos y santas: ermitaños, anacoretas y

    cenobitas. Después vinieron las

    fundaciones de Órdenes religiosas que,

    abandonando el mundo, se entregaban en

    el claustro a una vida austera de peni-

    tencia,

    mortificación

    y

    privaciones,

    Para defender y propagar la fe, amenazada por tantas herejías, Dios suscitó a varones insignes que

    combinando la oración con el trabajo y el

    estudio.

    En el siglo VI fue fundada la Orden de los

    Padres Benedictinos. Durante los siglos XI,

    XII y XIII aparecen las Órdenes

    monásticas, entre las más importantes:

    Camaldulenses, Cartujos, Cistercienses,

    Premonstratenses, Trinitarios, Mercedarios.

    Para defender y propagar la fe, amenazada por tantas herejías, Dios suscitó a varones insignes que

    En el siglo XIII fueron fundadas las Órdenes San Agustín Padre de la Iglesia

    mendicantes, llamadas así porque sus miembros renunciaban a sus propios bienes

    y buscaban el alimento pidiendo limosna. Estas Órdenes son las de los Fran-

    ciscanos, Dominicos, Carmelitas, Agustinos y Servitas.

    • 5. Las cruzadas

    Se da el nombre de Cruzadas a unas expediciones armadas que los cristianos de la

    Edad Media hicieron para conquistar la

    Tierra Santa, después que ésta, en el

    siglo XI, hubo caído en poder de los

    turcos seldjúcidas. Estas expediciones

    fueron ocho principales.

    • 6. El cisma de los griegos

    Desde que los emperadores fijaron su

    residencia en Constantinopla, los

    patriarcas de esta ciudad comenzaron a

    mostrarse envidiosos de la supremacía del

    27

    Para defender y propagar la fe, amenazada por tantas herejías, Dios suscitó a varones insignes que
    Universidad La Sorbona de París
    Universidad La Sorbona de París

    Papa, y a querer igualarlo en categoría. Con este fin, aprovecharon cuantas

    ocasiones se presentaban para hacer actos de independencia, y arrogarse la

    supremacía sobre todas las Iglesias de Oriente. En el siglo VI llevó uno de ellos su

    audacia al extremo de tomar el ostentoso título de Patriarca ecuménico o

    universal. Tales tendencias no podían menos de concluir con un cisma, y así

    sucedió en efecto. Focio comenzó el rompimiento en el año 858, y lo consumó

    Miguel Cerulario a mediados del siglo XI.

    • 7. El Renacimiento

    El atraso de la cultura, ocasionado por las guerras permanentes que hubo durante

    la Edad Media, y la formación de las lenguas vulgares derivadas del latín, trajeron

    notable decadencia de este idioma; por lo cual los amantes del arte iniciaron

    durante el siglo XIII un movimiento de regeneración para restaurar las letras,

    ciencias y artes clásicas.

    La Iglesia funda al lado de las iglesias y monasterios las primeras escuelas y

    centros de las ciencias y las artes. Crea las primeras universidades que surgen de

    las escuelas y colegios parroquiales. De cuarenta universidades existentes en

    1,400, treinta y una de ellas fueron fundadas por la Iglesia: la Sorbona de París,

    Bolonia y Salerno en Italia, Palencia y Salamanca en España, Cambribge y Oxford

    en Inglaterra.

    También funda en Latinoamérica las primeras universidades: San Marcos en 1551,

    Santo Tomás de México y otras.

    • 8. La reforma protestante

    Movimiento encabezado por Martín Lutero en los comienzos del siglo XVI, que

    pretendía reformar la Iglesia y que terminó en el gran cisma de occidente con la

    introducción del protestantismo. Junto a Lutero han de mencionarse otros refor-

    madores: Calvino, Zwinglio, Enrique VIII.

    • 9. La reforma católica

    En Trento, ciudad del norte de Italia, se celebró el XIX Concilio Ecuménico en tres

    períodos: 1545-1547, siendo Papa Paulo III; 1551-1552, con Julio II, y 1562-1563,

    en el pontificado de Pío IV. Se ocupó de asuntos doctrinales, sobre todo en rela-

    ción con los errores de los protestantes, frente a cuya cambiante doctrina dio

    seguridad; y de la reforma de las costumbres en la Iglesia.

    C.

    AUTOEVALUACIÓN:

    • 1. ¿Qué herejías aparecieron en los siglos IV y V?

    • 2. ¿Quiénes son los santos padres más importantes?

    • 3. ¿Cómo era la vida religiosa en los primeros siglos?

    • 4. ¿En qué consistieron las cruzadas?

    • 5. ¿Cuál fue la causa del cisma de los griegos?

    28

    6.

    ¿Cómo intervino la Iglesia en el renacimiento?

    • 7. ¿Quién fue Martín Lutero?

    • 8. ¿Cuáles fueron los principales asuntos que vieron en el Concilio de Trento?

    • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS:

      • 1. Investigar qué es el islam o mahometismo.

      • 2. Averiguar cuáles fueron las principales cruzadas.

      • 3. Indagar cuáles fueron las principales herejías de la edad media.

      • 4. Analizar el credo que recitamos los domingos.

  • E. VOCABULARIO BÁSICO

    • Concilios

    Concilios Excomunión Claustro

    Excomunión

    Concilios Excomunión Claustro

    Claustro

    Ecuménicos

    Padres de la

    Lutero

    Iglesia

    29

    TEMA 8

    TEMA 8 A. MOTIVACIÓN «Queridos amigos, ¡qué grande es el don del Bautismo! Si nos diéramos
    • A. MOTIVACIÓN «Queridos amigos, ¡qué grande es el don del Bautismo! Si nos diéramos plenamente cuenta de ello, nuestra vida se convertiría en un "gracias" continuo.

    ¡Qué alegría para los padres cristianos, que han visto nacer de su amor una

    nueva criatura, llevarla a la pila bautismal y verla renacer en el seno de la

    Iglesia a una vida que jamás tendrá fin!» (S. S. Benedicto XVI, Audiencia

    General del 11 de Enero de 2009. Fiesta del Bautismo del Señor).

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL

      • 1. Naturaleza, Institución y necesidad del Bautismo

    «El Bautismo es el sacramento de la fe por

    el cual el cristiano renace a la vida divina,

    es hecho hijo de Dios, miembro de la

    Iglesia y partícipe de la divina naturaleza y,

    por lo mismo, realmente santo».

    • 2. El nombre del Bautismo

    «Este sacramento recibe el nombre de

    Bautismo en razón del carácter del rito

    central mediante el que se celebra: bautizar

    (Baptizein en griego) significa sumergir,

    introducir dentro del agua. La inmersión del

    agua simboliza el acto de sepultar al

    catecúmeno en la muerte de Cristo de

    donde sale por la resurrección con Él (cf

    Rm 6, 3 - 4; Col 2, 12) como ―nueva

    criatura‖ (cf 2 Co 5, 17; Ga 6, 15)» (cf CCE

    1214).

    Bautismo de Jesús en el Jordán
    Bautismo de Jesús en el Jordán

    «Este sacramento es llamado también ―baño de regeneración y de renovación

    del Espíritu Santo‖ (cf Tt 3, 5), porque significa y realiza el nacimiento del agua

    y del espíritu sin el cual ―nadie puede entrar en el Reino de Dios‖ (cf Jn 3, 5)»

    (cf CEC 1214). «Esta baño es llamado iluminación porque quienes reciben esta

    enseñanza (catequética) su espíritu es iluminado… (S. Justino)» (cf CEC n.1215).

    • 3. Institución del Bautismo

    En cuanto a la institución del bautismo es una verdad de fe que fue instituido

    por Cristo (cf Cc. de Trento: DS 1601).

    30

    Aunque ignoramos el momento preciso en que lo hizo, es evidente la

    familiaridad de Jesús con el rito del bautismo (cf Mt 3, 13 - 17; Jn 3, 22; 4, 1-2).

    Cabe puntualizar que en tiempos de Jesús existían ritos bautismales y hacían

    uso del agua por la simbología que este tenía para sus contemporáneos. Pero el

    bautismo del Señor se diferenciaría de estos.

    4. El rito bautismal

    El «rito esencial» por el que se

    confiere el bautismo consiste

    en una aplicación del agua al

    cuerpo del que se bautiza, de

    manera

    que,

    según

    la

    estimación común, hay un

    verdadero

    lavado,

    acompañada de las palabras:

    N., yo te bautizo en el nombre

    del Padre y del Hijo y del

    Espíritu Santo.

    La «materia» es el agua

    Aunque ignoramos el momento preciso en que lo hizo, es evidente la familiaridad de Jesús con

    común o natural derramada

    sobre la cabeza del que se

    Bautismo de la Infanta
    Bautismo de la Infanta

    bautiza. La «forma» son las palabras (fórmula trinitaria) que Jesús señaló en el

    Día de su ascensión (cf Mt 28, 19-20).

    La aplicación del agua al bautizando (ablución corporal) puede hacerse por

    «inmersión» o por «infusión». Ésta última es la más común en toda la Iglesia

    desde la Edad Media y consiste en derramar el agua sobre la cabeza del

    bautizando al mismo tiempo que se pronuncia la fórmula trinitaria.

    Sin estos dos elementos esenciales del rito no habría signo sacramental ni, por

    tanto, bautismo. La ceremonia no tendría ninguna validez: no existiría como

    sacramento ni produciría por tanto sus efectos.

    Después, desde muy antiguo, sobre este núcleo esencial se añadieron otras

    ceremonias, llenas de significado. Entre ellas están la renuncia a Satanás y la

    profesión de fe; la unción prebautismal con el aceito de los catecúmenos para

    indicar que el cristiano ha de estar siempre preparado para la lucha; la unción

    postbautismal con el santo crisma, para indicar que el bautizado ha recibido el

    sacerdocio regio de los fieles y ha sido incorporado a Cristo y a la Iglesia; y la

    entrega de un cirio encendido, que es símbolo de la luz que ha recibido y ha de

    guardar.

    31

    5.

    Necesidad del Bautismo

    El bautismo es necesario de medio, para la salvación eterna. Así lo indicó Jesús,

    de manera absoluta y sin excepciones, en su conversación con Nicodemo cf Jn

    (

    3, 5; Cc. de Trento: DS 1618).

    Sin embargo, en cuanto a la infusión de la gracia santificante y al perdón de los

    pecados (no en cuanto al carácter), el bautismo propiamente dicho o bautismo

    de agua puede ser suplido por:

    • a. El «bautismo de sangre o martirio», es decir, la muerte violenta sufrida por causa de Cristo, tanto en los que tienen uso de razón como en los que no lo tienen; así lo demuestra la antigua celebración de la fiesta de los Santos Inocentes.

    • b. El «bautismo de deseo», es decir, el acto de amor de Dios unido al deseo, que basta que sea implícito, de recibir el bautismo; el bautismo de deseo sólo se puede dar, por tanto, en los adultos con uso de razón, no en los niños o en los amentes.

    Todo esto hace también ver hasta qué punto es conveniente bautizar dentro

    de las primeras semanas, cuanto antes después del nacimiento, (CIC 867,1) a los

    de

    pues,

    caso de necesidad, de ninguna manera podrían acudir al

    bautismo

    deseo.

    • 6. Ministro del Bautismo

    «Son ministros ordinarios del Bautismo, el

    Obispo y el Presbítero, y, en la Iglesia

    latina, también el diácono» (cf CIC can.

    861).

    En caso urgente con peligro de muerte,

    toda

    persona

    puede

    administrar

    válidamente el Bautismo, siempre y

    cuando tenga la intención de hacer lo que

    hace la Iglesia, aunque ni siquiera sea

    cristiana (cf CIC can. 861). En este caso lo

    que ha de hacer es precisamente el rito

    esencial: derramar tres veces agua sobre

    el bautizado, diciendo las palabras «yo te

    5. Necesidad del Bautismo El bautismo es necesario de medio, para la salvación eterna. Así lo

    bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

    Sacramento del Bautismo

    • 7. Sujeto del Bautismo

    Es sujeto capaz de recibir el bautismo «todo ser humano aún no bautizado y

    sólo él» (cf CIC can. 864).

    32

    • a. Bautismo de adultos Entendemos aquí por adultos los que ya han pasado de la infancia y tienen uso de razón (aprox. 7 años). Para que un adulto reciba «válidamente» el bautismo ha de tener la intención explícita de recibirlo aunque también cabe una intención implícita (p. e.: un moribundo que se sabe que se quería bautizar).

    Para que lo reciba «lícitamente», debe conocer las principales verdades de la

    fe (que existe Dios, que es remunerador, que en Dios hay tres personas) y

    las principales obligaciones cristianas (cf CIC can. 865); además debe haber

    sido probado en la vida cristiana mediante el catecumenado (preparación

    para el bautismo) y ha de tener dolor de sus pecados.

    En el catecumenado los no bautizados que tienen uso de razón, deben recibir

    una formación debidamente prolongada para introducirse en la vida de fe, la

    liturgia y la caridad del Pueblo de Dios

    • b. Bautismo de niños Respecto al bautismo de los niños, por una parte, los padres católicos «tienen la obligación de hacer que sus hijos sean bautizados en las primeras semanas» (cf CIC can. 867). Por otra, el bautismo no se debe administrar a los hijos de padres que no den su consentimiento o si no hay esperanza de que el niño vaya a ser educado en la fe católica (cf CIC can. 868). Pero en peligro de muerte, puede bautizarse a todo niño que no lo esté y no haya alcanzado el uso de razón, a pesar de la oposición de sus padres (cf CIC can 868).

    8. Requisitos para ser padrino de Bautismo

    Para que alguien sea admitido como padrino,

    es necesario que:

    • a. Haya sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres o por quienes ocupan su lugar o, faltando éstos, quien el párroco o ministro, y que tenga la capacidad para esta misión e intención de desempeñarla.

    • b. Haya cumplido dieciséis años, a no ser que el Obispo diocesano establezca otra edad, o que, por justa causa, el párroco o el ministro consideren admisible una excepción.

    • c. Sea católico, esté confirmado, haya recibido ya el sacramento de la Eucaristía y lleve, al mismo tiempo, una vida congruente en la fe y con la misión que va a asumir.

    33

    a. Bautismo de adultos Entendemos aquí por adultos los que ya han pasado de la infancia
    Bautismo de Jesús
    Bautismo de Jesús
    • d. No esté afectado por una pena canónica, legítimamente impuesta o declarada.

    • e. No sea el padre o la madre de quien se ha de bautizar.

      • 9. Efectos

        • a. La infusión de la gracia santificante, a la que acompañan las virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo.

        • b. El perdón de todos los pecados, tanto del original como de los actuales, y no sólo de los mortales sino también de los veniales. Pero para el perdón de los pecados actuales se requiere que el que recibe el bautismo esté arrepentido de todos ellos: de lo contrario, el bautismo permanecería informe (sin forma) y no produciría este efecto hasta que llegara aquel arrepentimiento, momento en el que reviviría.

        • c. El perdón de toda pena debida por los pecados. Es decir, no sólo de la pena eterna (lo que ocurre siempre que se perdonan pecados mortales a través de la infusión de la gracia santificante), sino también de toda la pena temporal.

        • d. El carácter bautismal, que es un signo imborrable que nos asemeja a Cristo y que da la capacidad de recibir los otros sacramentos.

        • e. La gracia sacramental, que en el caso del bautismo viene a ser la misma gracia santificante con un derecho a especiales ayudas para ejercitar la fe, llevar una vida verdaderamente cristiana y recibir debidamente los demás sacramentos.

        • f. La incorporación del bautizado al cuerpo de Cristo que es la Iglesia, cuya unidad construye el bautismo.

    10. El nombre del cristiano

    «El nombre (del cristiano) es importante porque Dios conoce a cada uno por su

    nombre, es decir, en su unicidad. Con el Bautismo, el cristiano recibe en la

    Iglesia el nombre propio, preferiblemente de un santo, de modo que éste

    ofrezca al bautizado un modelo de santidad y le asegure su intercesión ante

    Dios» (cf Comp. del CCE n. 264).

    C.

    AUTOEVALUACIÓN

    • 1. ¿Qué es el bautismo?

    • 2. ¿Por qué se llama Bautismo a este sacramento?

    • 3. ¿En qué consiste el rito esencial del bautismo?

    34

    4.

    ¿Quiénes son ministros ordinarios del Bautismo?

    • 5. ¿Por qué es necesario el Bautismo?

    • 6. ¿Quién puede recibir el Bautismo?

    • 7. ¿Cuáles son los requisitos para ser padrino de bautismo?

    • 8. ¿Cuáles son los efectos del sacramento del Bautismo?

    • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS

    1. Participar en la celebración de un Bautismo, luego describir e ilustrar lo vivido

    allí.

    2. Practicar el modo como se ha de bautizar en caso de necesidad.

    3. Investigar por qué se enciende el cirio pascual en la celebración del

    Bautismo.

    4. Enumera los efectos positivos del agua en nuestra vida y compáralos con los

    efectos del Bautismo.

    • E. VOCABULARIO BÁSICO

    4. ¿Quiénes son ministros ordinarios del Bautismo? 5. ¿Por qué es necesario el Bautismo? 6. ¿Quién

    Catecúmeno

    Catecúmeno Padrino

    Padrino

    Licitud

    Validez

    35

    TEMA 9

    TEMA 9 A. MOTIVACIÓN Todo lo que nace a la vida está llamado a crecer y

    A.

    MOTIVACIÓN

    Todo lo que nace a la vida está llamado a crecer y madurar. El cristiano que

    nace a la fe está llamado a crecer, desarrollar esta fe y transformarse en testigo

    del Señor Resucitado. El Espíritu de Dios es el que impulsa este crecimiento en

    la fe y esto es lo que en el Sacramento de la Confirmación celebra con gran

    alegría toda la Iglesia.

    B. CONTENIDO DOCTRINAL

    1. Definición y naturaleza del sacramento de la confirmación

    La Confirmación es el sacramento que fortalece y completa la obra del

    Bautismo. La misma palabra, Confirmación que significa afirmar o consolidar,

    nos dice ya mucho de lo que ella obra en el cristiano.

    Por implicar perfección y consumación de la gracia y el carácter del bautismo,

    este sacramento forma parte de la

    iniciación cristiana. Confirmar

    significa afirmar o consolidar, y

    por ello la confirmación lleva a su

    plenitud lo que en el bautismo era

    sólo inicio. Particularmente luego

    de

    la

    recepción

    de

    este

    sacramento, la misión del cristiano

    será más activa que pasiva, en

    consideración de dicha plenitud:

    TEMA 9 A. MOTIVACIÓN Todo lo que nace a la vida está llamado a crecer y

    misión eminentemente apostólica,

    donde se continúa de algún modo la

    Recibiendo el Sacramento de la Confirmación

    gracia de Pentecostés. Por esta razón, sólo los confirmados pueden ser padrinos

    de bautismo, o recibir las sagradas órdenes. La confirmación es para nosotros lo

    que Pentecostés fue para los Apóstoles.

    Por este sacramento, el bautizado se fortalece con el don del Espíritu Santo. Se

    logra un arraigo más profundo a la filiación divina, se une más íntimamente con

    la Iglesia, fortaleciéndose para ser testigo de Jesucristo, de palabra y obra. Por

    él es capaz de defender su fe y de transmitirla; de luchar con fortaleza por

    nuestra santificación y colaborar eficazmente en la santificación del mundo.

    El término «confirmación» corresponde al latín «confirmatio», que en este

    contexto tiene el significado de fortalecimiento. En occidente hallamos también

    36

    estas denominaciones: «consignatio» (señal de la cruz hecha con la mano),

    «chrismatio (unción con aceite perfumado y consagrado), «manus impositio»

    (imposición de manos sobre la cabeza).En oriente se le llama «sfragis» (sello) o

    «myron» (crisma perfumado).

    • 2. Institución del sacramento de la confirmación

    El sacramento de la confirmación, como todos los sacramentos, fue instituido

    por Cristo. (cf Cc. de Trento: DS. 1601).

    No se sabe cuándo lo hizo. Unos piensan que quizá fue en la Última Cena, y que

    de esto vendría que la consagración del crisma se haga el Jueves Santo, de lo

    cual parece que hay ya testimonios en el siglo III. Otros piensan que lo instituyó

    después de la resurrección y que comenzó a estar vigente después de

    Pentecostés.

    Por no aparecer explícitamente el momento de la institución de la confirmación,

    los protestantes rechazaron este sacramento como carente de fundamento

    bíblico, lo cual es falso ya que hay repetidas predicciones de los profetas

    relativas a una amplia difusión del Espíritu divino en los tiempos mesiánicos (cf

    Is 58, 11; Ez 47, 1; Joel 2, 28, etc.), reiterados anuncios por parte de Cristo de

    una nueva venida del Espíritu Santo para completar su obra, y acciones de los

    apóstoles que hacen constar la institución de un sacramento distinto del

    bautismo.

    Fue el Concilio de Trento (1545 - 1563) quien salió al paso de este error

    protestante, señalando la doctrina correcta.

    Sobre la sacramentalidad de la Confirmación se desprende de estos hechos:

    a. Los Apóstoles efectuaban un rito consistente en la oración y la imposición de

    las manos;

    b. El efecto de este rito externo era la

    comunicación del Espíritu Santo, principio

    de la santificación interna;

    c. Los Apóstoles actuaban en cumplimiento

    de la voluntad de Cristo.

    Celebración

    • 3. del

    sacramento

    de

    la

    confirmación

    En el rito latino, la ceremonia completa de la

    Confirmación consta fundamentalmente de

    la renovación de las promesas del bautismo

    (renuncia a Satanás y profesión de fe),

    seguida de una imposición de las manos y

    37

    estas denominaciones: « consignatio» (señal de la cruz hecha con la mano), « chrismatio (unción con
    Sacramento de la Confirmación
    Sacramento de la Confirmación

    de la unción con el crisma en la frete de cada uno de los confirmandos, unción

    que hace el ministro con el pulgar de la mano derecha y en forma de cruz.

    En las Iglesias Orientales de rito bizantino, la unción se hace en otras partes del

    cuerpo, con la fórmula «Sello del don del Espíritu Santo».

    Si es posible, la confirmación se debe de administrar en una iglesia y dentro de

    la misa (cf CIC can. 881). Cuando se hace dentro de la misa, el sacramento se

    confiere después de la liturgia de la palabra y antes de iniciar la liturgia

    eucarística.

    • 4. Materia y forma del sacramento de la confirmación

    La «materia» de la confirmación es el «Crisma». El crisma es un aceito

    consagrado por el obispo en la Misa Crismal del Jueves Santo. El aceite que se

    consagra o bendice para confeccionar el crisma es aceite de oliva mezclado con

    una pequeña cantidad de bálsamo.

    La «forma» de la confirmación es «la

    unción que va acompañada de unas palabras que expresan lo que significa este gesto y son, por tanto, parte integral del signo sacramental. En el rito latino, las palabras son: NN, recibe por esta señal el don del Espíritu Santo» (cf CIC can. 880;

    Pablo VI, DCN).

    de la unción con el crisma en la frete de cada uno de los confirmandos, unción
    Ministros Ordinarios de la Confirmación. Los Obispos
    Ministros Ordinarios de la Confirmación. Los
    Obispos
    • 5. Ministro de la confirmación

    El «ministro originario» de la confirmación es el obispo (cf CCE n. 1312). Un

    texto de los Hechos de los apóstoles narra cómo para confirmar a los que había

    bautizado el diácono Felipe fueron dos apóstoles en este caso San Pedro y San

    Juan, que eran dos ministros que gozaban de la plenitud del sacerdocio que

    tienen los obispos.

    En el rito latino, el obispo es el ministro ordinario de la confirmación (cf can.

    882). El obispo diocesano debe en principio administrar la confirmación por sí

    mismo o por otro obispo, aunque si la necesidad lo requiere, puede facultar a

    uno o más presbíteros para que lo hagan (cf can. 881).

    El «ministro extraordinario» es «el presbítero dotado de facultad por el derecho

    común o por concesión peculiar de la autoridad competente» (cf can. 1313).

    • 6. Sujeto de la confirmación

    «Todo bautizado, aún no confirmado, puede y debe recibir el sacramento de la confirmación» (cf can. 1306).

    38

    Para recibir «válidamente» la confirmación, en el bautizando con uso de razón

    se precisa también la intención. Para recibirla «lícitamente», el bautizado con

    uso de razón debe además tener la debida instrucción y estar en gracia de Dios

    (cf can. 889).

    En cuanto a la edad del sujeto, la práctica general de la Iglesia latina es que no

    se confirme a los niños antes de que alcancen el uso de razón. Pero se puede

    anticipar su administración si hay peligro de muerte o si es conveniente por

    otras razones justas.

    En condiciones normales se ha de administrar «en torno a la edad de la

    discreción» (cf can. 891). Pero también la conferencia episcopal tiene

    atribuciones para determinar una edad más idónea, de tal modo que el

    sacramento se confiera cuando los niños ya son algo mayores y han recibido una

    conveniente formación.

    Para recibir la Confirmación es preciso hallarse en estado de gracia. Conviene

    recurrir al sacramento de la Penitencia para ser purificado en atención al don del

    Espíritu Santo. (cf CEC n. 1310).

    • 7. Efectos de la confirmación

      • a. Aumento de la gracia santificante, como en todos los sacramentos;

      • b. La gracia sacramental específica, cuyo efecto propio es el don de fortaleza, ayuda al sujeto a llegar al perfeccionamiento de su vida cristiana.

      • c. Aumento de los dones del Espíritu Santo;

      • d. Nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace decir «Abbá, Padre» (cf Rm 8, 15);

      • e. Hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia (cf Vat. II, LG n. 11);

      • f. El carácter propio de este sacramento, que es un sello del Espíritu Santo que «marca la pertenencia total a Cristo, la puesta a su servicio para siempre». Este «carácter» también perfecciona el sacerdocio común de los fieles, recibido en el Bautismo.

        • 8. Necesidad del sacramento de la Confirmación

    El bautismo es el «único sacramento absolutamente necesario para la

    salvación». La confirmación, pues, ser necesaria sólo de modo relativo; es decir,

    que se requiere no absolutamente para salvarse, sino sólo para llegar a vivir con

    plenitud la vida cristiana.

    El derecho vigente prescribe a todos los fieles la obligación de confirmarse en el

    tiempo oportuno (cf can. 890), por lo que, si se dejara de recibir por

    menosprecio o negligencia, se pecaría gravemente.

    39

    9.

    Los padrinos de la confirmación

    Aun sin ser imprescindible -sobre todo si se trata de un adulto-, conviene que el

    confirmado tenga un padrino «a quien corresponde procurar que el sujeto se comporte como verdadero testigo de Cristo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al sacramento» (cf can. 892).

    Las condiciones que ha de reunir el padrino de la Confirmación son las mismas

    que se piden para el padrino de Bautismo. Incluso «conviene que sea el mismo

    que para el Bautismo, a fin de subrayar la unidad entre los dos sacramentos» (cf

    CCE n. 1311).

    A los padrinos les compete -con más razón si son los mismos que en el

    Bautismo- colaborar en la preparación de los confirmados para recibir el

    sacramento, y contribuir después con su testimonio y con su palabra a la

    perseverancia en la fe y en la vida cristiana de sus ahijados.

    Su tarea es de suplencia respecto a la obligación primordial de los padres, pero

    no por eso su misión carece de importancia.

    • C. AUTOEVALUACIÓN

      • 1. ¿Qué es el sacramento de la confirmación?

      • 2. ¿Por quién fue instituido el sacramento de la confirmación?

      • 3. ¿Cómo se desprende la sacramentalidad de la Confirmación?

      • 4. ¿Cómo se realiza el rito de la confirmación?

      • 5. ¿Cuál es la materia de la Confirmación?

      • 6. ¿Cuál es la forma de la confirmación?

      • 7. ¿Quiénes son el ministro ordinario y extraordinario de la Confirmación?

      • 8. ¿Quién es el sujeto de la Confirmación?

      • 9. ¿Cuáles son los efectos de la confirmación?

    10. ¿Cuáles son las condiciones que debe reunir el padrino de la Confirmación?

    • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS

      • 1. Comenta los lugares de la Sagrada Escritura en los que se testifica la existencia y administración del sacramento de la confirmación (Hech 8, 14 -

    17; 19, 6).

    • 2. Averiguar sobre los distintos ritos que existen dentro de la Iglesia.

    • E. VOCABULARIO BÁSICO

    Espí

    ritu Santo

    ritu Santo Crisma

    Crisma

    Pentecostés

    Unción

    40

    Tema 10

    Tema 10 A. MOTIVACIÓN Hay momentos privilegiados en la vida humana: el encuentro familiar, la comida,
    • A. MOTIVACIÓN Hay momentos privilegiados en la vida humana: el encuentro familiar, la comida, que reúne a los de la casa y también a los amigos. En la comida todos participan de lo que hay en la mesa y ponen en común lo que piensan o sienten: penas, inquietudes, gozos, esperanzas. Es el momento de la «comunión». Jesús reúne a los cristianos en torno a su mesa. En este momento privilegiado, el Señor se hace realmente presente bajo los signos del pan y del vino. De este modo Jesús renueva en nosotros los gestos y palabras, que un día realizó en la última cena y nosotros lo celebramos participando activamente en ella.

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL

      • 1. Definición y Naturaleza de la Eucaristía

    «La Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección. Es signo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna» (cf.

    Comp. del CCE n. 271; CCE nn. 1322,

    1323, 1409).

    La Eucaristía también es «el memorial de

    la Pascua de Cristo» (en un «sacrificio»

    incruento), es decir, de la obra de la

    salvación realizada por la vida, la muerte

    y la resurrección de Cristo, obra que se

    hace presente por la acción litúrgica.

    Tema 10 A. MOTIVACIÓN Hay momentos privilegiados en la vida humana: el encuentro familiar, la comida,

    A la Eucaristía se le llama «el sacramento

    por excelencia», porque en él se

    Adoración de la Eucaristía
    Adoración de la Eucaristía

    encuentra Cristo presente, quien es fuente de todas las gracias. Además, todos

    los demás sacramentos tienden o tienen como fin la Eucaristía, ayudando al

    alma para recibirlo mejor y en la mayoría de las veces, tienen lugar dentro de la

    Eucaristía.

    41

    «La Eucaristía es ―fuente y cima de toda la vida cristiana» (cf Cc. Vat II, LG n.

    11). Los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiales y

    las obras de apostolado, están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan» (cf).

    Finalmente, por la Eucaristía nos unimos ya a «la liturgia del cielo» y

    anticipamos la «vida eterna», cuando Dios será todo en todos (cf 1 Co 15,28)

    (cf CEC n. 1326).

    • 2. Nombres que recibe este Sacramento

    El Catecismo de la Iglesia Católica recoge los nombres que este sacramento ha

    recibido y que evocan sus aspectos particulares, mostrando la inagotable

    riqueza de este sacramento. Los nombres que recoge son: Eucaristía, Banquete

    del Señor, Fracción del Pan, Asamblea Eucarística, Memorial, Santo Sacrificio,

    Santa y Divina Liturgia, Santísimo Sacramento, Comunión y Santa Misa (cf CEC

    nn. 1328 - 1332).

    • a. Eucaristía porque es acción de gracias a Dios. Las palabras "eucharistein" (cf Lc 22, 19; 1 Co 11, 24) y "eulogein" (cf Mt 26, 26; Mc 14, 22) recuerdan las bendiciones judías que proclaman sobre todo durante la comidalas obras de Dios: la creación, la redención y la santificación;

    • b. Banquete del Señor (cf 1 Co 11, 20) porque se trata de la Cena que el Señor celebró con sus discípulos la víspera de su pasión y de la anticipación del banquete de bodas del Cordero (cf Ap 19, 9) en la Jerusalén celestial.

    • c. Fracción del pan porque este rito, propio del banquete judío, fue utilizado por Jesús cuando bendecía y distribuía el pan como cabeza de familia

    «La Eucaristía es ―fuente y cima de toda la vida cristiana» (cf Cc. Vat II, LG
    Papa Juan Pablo II y la Eucaristía
    Papa Juan Pablo II y la
    Eucaristía

    (cf Mt 14, 19; 15, 36; Mc 8,6.19), sobre todo en la última Cena (cf Mt 26, 26;

    1 Co 11, 24). En este gesto los discípulos lo reconocerán después de su

    resurrección (cf Lc 24, 13 - 35), y con esta expresión los primeros cristianos

    designaron sus asambleas eucarísticas (cf Hch 2, 42. 46; 20, 7. 11). Con él

    se quiere significar que todos los que comen de este único pan, partido, que

    es Cristo, entran en comunión con él y forman un solo cuerpo en él (cf 1 Co

    10, 16 - 17).

    • d. Asamblea eucarística (synaxis), porque la Eucaristía es celebrada en la asamblea de los fieles, expresión visible de la Iglesia (cf 1 Co 11, 17 - 34).

    • e. Memorial de la pasión y de la resurrección del Señor.

    • f. Santo Sacrificio, porque actualiza el único sacrificio de Cristo Salvador e incluye la ofrenda de la Iglesia.

    42

    • g. Santa y divina Liturgia, porque toda la liturgia de la Iglesia encuentra su centro y su expresión más densa en la celebración de este sacramento.

    • h. Santísimo Sacramento porque es el Sacramento de los Sacramentos. Con este nombre se designan las especies eucarísticas guardadas en el sagrario.

    • i. Comunión, porque por este sacramento nos unimos a Cristo que nos hace partícipes de su Cuerpo y de su Sangre para formar un solo cuerpo (cf 1 Co

    10, 16 - 17).

    • j. Santa Misa porque la liturgia en la que se realiza el misterio de salvación se termina con el envío de los fieles (missio) a fin de que cumplan la voluntad de Dios en su vida cotidiana.

    3. Institución de la Eucaristía

    La Eucaristía fue instituida por Cristo y consta claramente en la Sagrada

    g. Santa y divina Liturgia , porque toda la liturgia de la Iglesia encuentra su centro
    Última Cena
    Última Cena

    Escritura en el relato de la Última

    cena.

    El Nuevo Testamento contiene

    cuatro relatos sobre la institución:

    Mt 26, 26 - 28; Mc 14, 22 - 24; Lc

    22, 19 - 20 y 1 Cor 11, 23 - 26. El

    Evangelio de S. Juan habla de la

    «promesa» de la Eucaristía (Jn 6,

    48 - 58), pero

    no de la

    ―institución‖.

    Otros textos

    importantes del Nuevo Testamento que se relacionan

    con la Eucaristía son: 1 Cor 1, 1 - 6; 10, 14 - 22; Heb 13, 7 - 15.

    Los textos de la institución de la Eucaristía (Mt, Mc Lc y 1 Cor) coinciden en lo

    esencial y tienen semejante estructura literaria. Muestran, sin embargo,

    diferencias secundarias, según las cuales no coincide literal y exactamente

    ninguno de ellos entre sí. Cabe distribuir los cuatro relatos en dos grupos (Mt-

    Mc: petrino y Lc-1 Cor: paulino):

     

    Grupo Petrino

     

    Grupo Paulino

    Mt 26, 26 28

     

    Mc 14, 22 - 24

    Lc 22, 14 - 20

    1 Cor 11, 23 - 25

    Mientras estaban

    Mientras

    Y tomó pan,

    Porque yo recibí del

    co-miendo, tomó

    estaban

    co-

    dio gra-cias, lo

    Señor lo que os he

    Jesús

    pan,

    y,

    miendo,

    tomó

    partió y se lo

    transmitido: que el Se-

    pronunciada

    la

    pan,

    y,

    dio diciendo:

    ñor Jesús, la noche en

    bendición,

    lo

    pronunciada la

    que fue entregado to-

    43

    partió

    y,

    ben-dición,

    lo

     

    mó pan y, después de

    dándoselo a sus

    partió, se lo dio,

    dar gracias, lo partió y

    discípulos, dijo:

     

    y dijo:

    dijo:

    «Tomad, comed,

    «Tomad, esto es

    «Esto es mi

    «Esto es mi cuerpo,

    esto

    es

    mi

    mi cuerpo».

    cuerpo que se

    que se da por voso-

    cuerpo».

    entrega por vo- sotros; haced

    tros; haced esto en memoria mía».

    esto

    en

    memoria mía».

    Tomó luego un cáliz y, dadas las gracias, se lo dio, diciendo:

    Tomó luego un cáliz y, dadas las gracias, se lo dio, y bebieron todos de él. Y les dijo:

    De igual modo, des-pués de cenar, el cá-liz, diciendo:

    Asimismo también el cáliz después de ce- nar, diciendo:

    «Bebed

    de

    él

    «Esto

    es

    mi

    «Este cáliz es

    «Este cáliz es la Nue-

    todos,

    porque

    sangre de la

    la

    Nue-va

    va Alianza en mi san-

    esto es mi sangre

    Alianza,

    la

    Alianza en mi

    gre. Cuantas veces lo

    de la Alianza, la

    derramada por

    san-gre, que se

    bebiereis hacedlo en

    derramada

    por

    muchos».

    derrama

    por

    memoria mía».

    muchos

    para

    vosotros».

    remisión de los

    pecados».

     

    4. Materia de la Eucaristía

    Materia de la Eucaristía

    La Eucaristía tiene como «materia» pan de trigo y

    vino de vid, al que debe mezclarse antes de la

    consagración una muy pequeña cantidad de agua.

    a. Pan de trigo (ácimo o fermentado según los

    diversos ritos): Sería ciertamente inválida harina

    de otro cereal y de otras féculas (guisantes,

    castañas, etc.). La harina debe ser amasada con

    agua natural; la masa hay que cocerla al fuego;

    eso se requiere para su validez. Para la licitud el

    pan debe ser relativamente tierno (nunca más de

    partió y, ben-dición, lo mó pan y, después de dándoselo a sus partió, se lo dio,

    tres semanas), de buena presentación y apropiadas

    partió y, ben-dición, lo mó pan y, después de dándoselo a sus partió, se lo dio,

    44

    dimensiones.

    b. Vino de vid (blanco, rosado o tinto): no de jugo de cualquier otra fruta;

    extraído de las uvas maduras; no mezclado con agua en cantidad,

    condiciones todas requeridas para su validez. Para su licitud, se requiere que

    el jugo de la vid sea fermentado (vino), no picado ni avinagrado, sin mezclas

    apreciables. El rito litúrgico del ofertorio, de mezclar unas gotas de agua en

    el vino, es obligatorio sub gravi.

    • 5. Forma de la Eucaristía

    «La ―forma‖ de este sacramento son las palabras con las cuáles el Salvador

    consagró dicho sacramento». (cf Cc. de Florencia, Decreto pro Armeniis).

    Jesús la noche en que iba a ser entregado, tomó pan, y dando gracias partió lo

    partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

    Tomad y comed todos de él, porque esto es mi cuerpo, que será entregado por vosotros.

    Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, dando gracias, y lo pasó a sus

    discípulos, diciendo:

    Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por muchos para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía.

    • 6. El Ministro de la Sagrada Eucaristía

    «Sólo el sacerdote válidamente ordenado es ministro capaz de confeccionar el sacramento de la Eucaristía, actuando
    «Sólo el sacerdote válidamente ordenado es
    ministro capaz de confeccionar el sacramento
    de la Eucaristía, actuando en la persona de
    Cristo» (cf CIC can. 900 §1).
    La prueba que ofrece la Sagrada Escritura es
    concluyente: el encargo hecho por Cristo en el
    Cenáculo a sus Apóstoles y a sus sucesores va
    dirigido exclusivamente a ellos, y no a la
    multitud de sus discípulos.
    7. El
    sujeto
    de
    la
    recepción
    de
    la
    Eucaristía
    El Concilio de Trento también enseña que
    «Todo
    bautizado
    es
    capaz
    de
    recibir
    ―válidamente‖ la Eucaristía, aunque se trate de un
    Papa Benedicto XVI
    distribuyendo la Comunión
    niño» (cf Cc. Trento: DS 893).

    45

    Para la recepción ―lícita‖ o fructuosa se requiere:

    • a. El estado de gracia: La Iglesia apoyándose en las duras amonestaciones del Apóstol S. Pablo para que los fieles examinen su conciencia antes de acercase a la Eucaristía (cf 1 Cor 11, 27 - 29)-, ha exigido siempre el estado de gracia, de modo que nadie debe acercarse a la Sagrada Eucaristía con conciencia de pecado mortal, caso contrario estaría cometiendo un pecado de ―Sacrilegio‖.

    • b. La intención recta, buscando la unión con Dios y no por otras razones: Como la medida de la gracia depende de la disposición subjetiva del que recibe el sacramento, la comunión deberá ir precedida de una buena ―preparación‖ y seguida de una conveniente ―acción de gracias‖.

    • c. El ayuno eucarístico: Junto a las disposiciones del alma están las del cuerpo. La legislación eclesiástica prescribe que «quien va a recibir la Santísima Eucaristía, ha de abstenerse de tomar cualquier alimento y bebida al menos durante una hora antes de la sagrada comunión, a excepción sólo del agua y de las medicinas» (cf CIC can. 919 &1).

    8. Efectos

    Los «efectos» que la recepción de la Eucaristía produce en el alma, son los

    siguientes:

    • a. Aumento de la gracia santificante.

    Hay una íntima unión entre quien

    recibe el sacramento y Cristo mismo (cf Jn 6, 57). Por esa unión con Cristo,

    los cristianos que participan en la Eucaristía se unen además entre sí (cf EC

    169). También aumenta las virtudes infusas, especialmente la caridad.

    • b. Producción de gracia sacramental. La gracia sacramental específica de la Eucaristía es la llamada gracia nutritiva, porque se nos da a manera de alimento divino que conforta y vigoriza en el alma la vida sobrenatural (cf Cc. de Florencia, Decretum pro Armenis: DS. 698).

    • c. Perdón de los pecados veniales. También se perdonan los pecados veniales, alejando del alma la debilidad espiritual. Los pecados veniales, en efecto, constituyen una enfermedad del alma que se encuentra débil para resistir el pecado mortal (cf Cc. de Trento: DS 875).

    • d. Prenda de vida eterna. De acuerdo a las

    Jesús está realmente presente en la Eucaristía
    Jesús está realmente
    presente en la Eucaristía

    palabras de Cristo en Cafarnaúm, la Eucaristía constituye un adelanto de la

    46

    bienaventuranza celestial y de la futura resurrección del cuerpo (cf Jn 6, 54;

    DS 875).

    9. Presencia real de Cristo

    La presencia real de Cristo en la Eucaristía es uno de los principales dogmas de

    nuestra fe católica (cf Cc. de Trento: DS. 883, 885, 886, etc.). En la Eucaristía,

    por las fuerzas de las palabras de la consagración, Cristo se hace presente, de

    modo sacramental, en la integridad de su ser: cuerpo, alma y divinidad, en las

    especies de pan y vino.

    bienaventuranza celestial y de la futura resurrección del cuerpo (cf Jn 6, 54; DS 875). 9.

    El Concilio de Trento enseña que, según la

    fe incesante de la Iglesia, «inmediatamente

    después de la consagración, es decir, después de pronunciadas las palabras de la institución, se hallan presentes el verdadero Cuerpo y la verdadera Sangre del Señor»

    (cf Cc. de Trento: DS 876).

    El modo en que Cristo está contenido en la

    Eucaristía es «verdadera» (vere), «real»

    (realiter)

    y

    «sustancialmente» (et

    substantialiter). En la Eucaristía está el

    mismo Jesús que nació de la Virgen María,

    que vivió ocultamente en Nazaret durante

    30 años, que predicó y se preocupó por

    Presencia de Jesús en la Eucaristía
    Presencia de Jesús en la Eucaristía

    todos los hombres durante su vida pública,

    que murió en la Cruz y, después de haber

    resucitado y ascendido a los cielos, está ahora sentado a la diestra del Padre.

    Todo el Cuerpo de Cristo está presente en cada una de las especies y en cada

    parte de la especie. Se trata de una presencia incluso más que la presencia

    personal tanto in usum como extra usum se da no sólo en la celebración,

    como en los demás sacramentos.

    Sobre el modo cómo se produce la presencia real de Cristo en la Eucaristía, el

    Magisterio de la Iglesia nos enseña que «en el sacrosanto sacramento de la

    Eucaristía… se produce una singular y maravillosa conversión de toda la substancia del pan en el Cuerpo de Cristo y de toda la substancia del vino en la Sangre; conversión que la Iglesia católica llama transubstanciación» (cf Cc. de

    Trento: DS 884).

    Cabe agregar dos cosas: que «la fracción del pan no divide a Cristo: Él está presente todo e íntegro en cada especie eucarística y en cada una de sus

    partes» (cf Comp. del CCE n. 284; CCE n. 1377); y que «la presencia eucarística

    de Cristo continúa mientras subsistan las especies eucarísticas» (cf Comp. del

    CCE n. 285; CCE n 1377).

    47

    10.

    La Eucaristía como sacrificio

    La Eucaristía es sacrificio en cuanto que en Ella se ofrece a Dios como oblación

    (cf Sto Tomás de Aquino S. Th. III, q.75, a.5). Por tanto, la misa no es una

    simple representación, sino que es una renovación del sacrificio de la cruz. Pero

    este sacrificio es incruento (sin derramamiento de sangre).

    El concilio de Trento enseña que «el sacrificio de la Misa es esencialmente el

    mismo de la Cruz (es una misma la Víctima, el Sacerdote y los fines); sólo

    difiere en el modo como se ofrece (en la cruz, de modo cruento, con

    derramamiento de sangre; incruentamente en la Eucaristía)» (cf Cc. de Trento:

    DS 938, 940).

    • 11. Estructura de la Celebración Eucarística

    • a. Ritos iniciales: Son ritos introductorios a la celebración y nos preparan para escuchar la palabra y celebrar la Eucaristía. Comprende: Antífona o canto de Entrada y Procesión de entrada; Señal de la cruz y Saludo; Acto penitencial y Señor ten piedad; Gloria y Oración colecta.

    • b. Liturgia de la palabra: Escuchamos a Dios, que se nos da como alimento en su Palabra, y respondemos cantando, meditando y rezando. Comprende: Primera Lectura, Salmo Responsorial, Segunda Lectura, Aclamación al Evangelio: Aleluya y perícopa, Evangelio, Homilía, Credo o profesión de fe y Oración universal.

    • c. Liturgia de la Eucaristía: .Tiene tres partes: Presentación de las ofrendas, Oración sobre las ofrendas, Plegaria Eucarística (está contiene los siguientes elementos: dialogo inicial, prefacio, Epíclesis, Narración de la institución, Anámnesis, Ofrecimiento del sacrificio, intercesiones y comunión de los santos, doxología final, Amén. Es el núcleo de toda la celebración, es una plegaria de acción de gracias en la que actualizamos la muerte y resurrección de Jesús).

    • d. Rito de comunión: Comprende: Padrenuestro, Rito de la paz, Fracción del pan, Acto de comulgar y Postcomunión.

    • e. Ritos de despedida: Son ritos que concluyen la celebración. Comprende la Bendición y la despedida y envío.

      • 12. Fines del sacrificio de la Misa

    El Sacrificio de la Misa tiene 4 fines, y que son semejantes al del sacrificio del

    calvario:

    • a. Alabar a Dios, reconociéndolo como Ser Supremo (fin latréutico).

    • b. Darle gracias por los beneficios recibidos (fin eucarístico).

    • c. Moverlo al perdón de los pecados (fin propiciatorio).

    • d. Pedirle gracias o favores (fin impetratorio).

    48

    • C. AUTOEVALUACIÓN

      • 1. ¿Qué es la Eucaristía?

      • 2. ¿Qué nombres que recibe la Eucaristía recoge el Catecismo de la Iglesia Católica?

      • 3. ¿Cuál es la materia de la Eucaristía?

      • 4. ¿Cuál es la forma de la Eucaristía?

      • 5. ¿Quién es el ministro de la Eucaristía?

      • 6. ¿Cuáles son los requisitos para una recepción lícita o fructuosa de la Eucaristía?

      • 7. ¿Cuáles son los efectos del Sacramento de la Eucaristía?

      • 8. ¿Cuáles son los fines del sacrificio de la Misa?

  • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS

    • 1. Leer los 4 pasajes de la institución del Sacramento de la Eucaristía. Ver las semejanzas y diferencias.

  • Mt 26, 16 – 28. Mc 14, 22 – 24. Lc 22, 14 – 20. 1
    Mt 26, 16 – 28.
    Mc 14, 22 – 24.
    Lc 22, 14 – 20.
    1 Cor 11, 23 – 25.
    • 2. Aprender la oración de la Comunión Espiritual.

    • E. VOCABULARIO BÁSICO

    Comunión Concilio Sacrificio Transubstanciación
    Comunión
    Concilio
    Sacrificio
    Transubstanciación

    49

    Tema 11

    Tema 11 A. MOTIVACIÓN El famoso marxista S. Bulgakov narra en sus ―Apuntes biográficos‖ los primeros
    Tema 11 A. MOTIVACIÓN El famoso marxista S. Bulgakov narra en sus ―Apuntes biográficos‖ los primeros
    • A. MOTIVACIÓN El famoso marxista S. Bulgakov narra en sus ―Apuntes biográficos‖ los primeros toques de su conversión al cristianismo con motivo de la contemplación de un cuadro de la Virgen. Relata que se encontraba en Dresde en 1898 y quiso observar de cerca la Madonna Sixtina de Rafael. La experiencia constituyó para él un tremendo impacto que iba a trastornar todos sus esquemas ideológicos, originando la llamada de la fe y poniendo en marcha el proceso de su acercamiento a la fe cristiana. Relata así su desconcertante impresión: ―Allí, los ojos de la Reina de los cielos, que sube al paraíso con su divino Hijo, me estaban mirando. Había en aquellos ojos una fuerza infinita de pureza subyugadora y de inmolación voluntaria. Perdí los sentidos, me giraba la cabeza. Y de mis ojos brotaban lágrimas dulces y amargas al mismo tiempo, que hicieron derretirse el hielo de mi corazón. Era como si de pronto se me desatara un nudo vital. No se trataba de una turbación estética. No, era un encuentro, un nuevo conocimiento, un verdadero milagro. Esta contemplación de aquel cuadro fue para mí una conmovedora plegaria que jamás olvidaré‖. Más tarde, en 1923, al contacto con los bellísimos y profundos iconos de su tierra natal descubrirá mejor la dignidad y belleza de la Madre de Dios que le ofrecía, en síntesis y tan de cerca, todo el misterio cristiano.

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL

      • 1. La fe de maría

    La fe que tuvo la virgen María es tal que

    podemos decir que hizo de manera

    perfecta ―la obediencia de la fe‖ Pero,

    ¿Cómo lo realizó? (cf Rm 1, 4). Decimos

    que la Virgen María realizó de manera

    perfecta «la obediencia de la fe», porque

    durante su vida, y hasta su última prueba

    (cf Lc 2, 35), cuando Jesús, su hijo murió

    en la cruz, su fe no vaciló. María no cesó

    de creer en el cumplimiento de la palabra

    de Dios. Por todo ello, la Iglesia venera

    en María la realización más pura de la fe.

    Tema 11 A. MOTIVACIÓN El famoso marxista S. Bulgakov narra en sus ―Apuntes biográficos‖ los primeros
    La anunciación
    La anunciación

    50

    2.

    Las prerrogativas de la virgen maría

    María es Madre de Dios:

    María es la madre de Dios, porque es la madre de Jesús que es la segunda

    persona de la Trinidad. Esto está claro en la revelación: lo dijo el Arcángel (cf Lc

    1, 31-32), lo repitió Santa Isabel (cf Lc 1, 43), y así lo llamó constantemente

    Jesús.

    El Concilio de Éfeso en el año 431, mucho antes de que apareciera el

    Protestantismo, que luego negó las prerrogativas de la Virgen, definió como

    dogma de fe que la Virgen María es «Madre de Dios»: «Si alguno no confesare que el Emmanuel (Cristo) es verdaderamente Dios, y que por tanto, la Santísima Virgen es Madre de Dios, porque parió según la carne al Verbo de Dios hecho carne, sea anatema».

    El Concilio Vaticano II hace referencia del dogma así: «Desde los tiempos más

    antiguos, la Bienaventurada Virgen es honrada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles acuden con sus súplicas en todos sus peligros y

    necesidades» (cf Cc. Vat. II, LG n.66).

    La maternidad divina de la Virgen María es la razón principal de sus privilegios y

    grandezas.

    María fue concebida sin pecado:

    Inmaculada Concepción
    Inmaculada Concepción

    El Dogma de la Inmaculada Concepción establece

    que María fue concebida sin mancha de pecado

    original. El dogma fue proclamado por el Papa Pío

    IX, el 8 de diciembre de 1854, en la Bula

    Ineffabilis Deus: «Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, fue por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente en previsión de los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, preservada inmune de toda mancha de culpa original, ha sido revelada por Dios, por tanto, debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles».

    María fue siempre virgen

    El Dogma de la Perpetua Virginidad se refiere a que María fue Virgen antes,

    durante y perpetuamente después del parto.

    El Sínodo de Letrán del año 649, presidido por el Papa Martín I, recalcó los tres

    momentos de la virginidad de María cuando enseñó que «la santa, siempre

    virgen e inmaculada María… concibió del Espíritu Santo sin semilla, dio a luz sin

    51

    detrimento (de su virginidad) y permaneció indisoluble su virginidad después del parto».

    Los dos relatos de la Sagrada Escritura que nos hablan de la concepción de

    Jesús afirman que ésta se realizó sin romper la virginidad de María (cf Mt 1, 18,

    - 25; Lc 1, 26 - 28). Ambos relatos son un claro testimonio de la fe primitiva en

    la virginidad física de María. Jesús no nació como fruto de unas relaciones

    matrimoniales ordinarias, sino que María concibió en su seno por obra del

    Espíritu Santo.

    «La profundización de la fe en la maternidad virginal ha llevado a la Iglesia a confesar la virginidad real y perpetua de María incluso en el parto del Hijo de Dios hecho hombre. En efecto, el nacimiento de Cristo "lejos de disminuir consagró la integridad virginal" de su madre. La liturgia de la Iglesia celebra a María como la 'Aeiparthenos', la 'siempre-virgen' ». (cf CCE n. 499).

    María fue asunta al cielo

    El dogma de la Asunción se refiere a que la

    Madre de Dios, luego de su vida terrena fue

    elevada en cuerpo y alma a la gloria celestial.

    Este Dogma fue proclamado por el Papa Pío

    XII, el 1º de noviembre de 1950, en la

    Constitución Munificentisimus Deus: «Después

    de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la

    Asunción de María a los Cielos
    Asunción de María a los Cielos

    autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal,

    fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo». «Contemplando el misterio de la Asunción de la Virgen, es posible comprender el plan de la Providencia Divina con respecto a la humanidad: después de Cristo, Verbo encarnado, María es la primera criatura humana que realiza el ideal escatológico, anticipando la plenitud de la felicidad, prometida a los elegidos mediante la resurrección de los cuerpos» (cf Juan Pablo II, Audiencia

    General del 9 de julio de 1997).

    El misterio de la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo nos invita a

    hacer una pausa en la agitada vida que llevamos para reflexionar sobre el

    52

    sentido de nuestra vida aquí en la tierra, sobre nuestro fin último. El saber que

    María ya está en el Cielo gloriosa en cuerpo y alma, como se nos ha prometido

    a aquéllos que hagamos la Voluntad de Dios, nos renueva la esperanza en

    nuestra futura inmortalidad y felicidad perfecta para siempre.

    • 3. El culto a la virgen María

    Orígenes de las devociones marianas

    Desde los primeros siglos de la Iglesia comenzaron a surgir devociones

    marianas, que el pueblo cristiano, con su repetición en tan diversos países y

    circunstancias, fue plasmándola en formas y costumbres que posteriormente la

    Iglesia recogió en la Liturgia y aprobó en su Magisterio.

    De las devociones marianas hay algunas que se limitan a grupos, o países, o a

    determinadas épocas. Otras son universales y se viven por todos aquellos que

    quieren honrar a Nuestra Señora como «se ha hecho siempre, por todos y en

    todas partes» (San Vicente de Lerins).

    Devociones marianas más destacadas

    • a. Las fiestas de la Virgen En primer lugar está la participación interior (con oración y consideraciones personales) y la exterior (con asistencia a los actos de culto) de las diversas fiestas que, a lo largo del año, dedica la Iglesia para honrar a la Santísima Virgen. En ellas se le alaba por algún misterio de su vida: Madre de Dios, Inmaculada, la Asunción; o por alguna actuación en favor de los hombres: como Reina, Mediadora, como la Virgen Dolorosa, o Nuestra Señora del Rosario; por su manifestación singular en algún lugar donde se le venera: en Fátima, en Lourdes, el Pilar, Loreto, en la Villa de Guadalupe (México), etc.

    b. El Santo Rosario

    Pocas devociones son tan gratas a María como el

    Santo Rosario, recomendada por los Romanos

    Pontífices con tanta insistencia. Innumerables son

    las gracias que han recibido los fieles a través de

    esta oración, ya sea recitada en común o

    personalmente. Además, es conveniente recordar

    que, al igual que otras prácticas de piedad, el

    Santo Rosario está favorecido con indulgencias:

    parcial, si se reza privadamente; plenaria, si se

    sentido de nuestra vida aquí en la tierra, sobre nuestro fin último. El saber que María
    Santo Rosario
    Santo Rosario

    hace en familia.

    53

    • c. El Angelus El Angelus es la repetición del encuentro del Ángel con Nuestra Madre, en el cual le anunció su divina Maternidad. Se recita todos los días a las doce o a las seis de la tarde, con pausa y atención. Como es una práctica breve, que suele tenerse en medio del trabajo y las ocupaciones del día, conviene recoger nuestro pensamiento con intensidad, ponerlo en Nuestra Señora, recitarlo sin prisa y de memoria y aprovechar para renovar el ofrecimiento de nuestro trabajo y de nuestro amor a la Virgen.

    • d. El Escapulario de la Virgen del Carme

    El escapulario de Nuestra Señora del Carmen
    El escapulario de Nuestra
    Señora del Carmen

    Llevar el Escapulario de la Virgen del Carmen o

    alguna otra Medalla es señal de fe en su intercesión

    poderosa y símbolo de nuestra alianza con Ella. El

    uso del Escapulario del Carmen ha de ir

    acompañado de una disposición consciente y

    devota, a la par de unas prácticas de piedad

    marianas que pueden reducirse a las tres Avemaría

    de la noche. En la ceremonia de imposición, el

    sacerdote recuerda que se debe recibir "impetrando

    a la Santísima Virgen que, con su gracia,

    (de Dios), lo lleves sin pecado, te defienda de toda

    adversidad y te conduzca a la vida eterna".

    • e. Las Tres Aves Marías Es una costumbre que puede valernos para que nuestros últimos pensamientos vayan hacia María que vela nuestro sueño y, con su poder, puede alejarnos al enemigo de nuestra alma y de nuestro cuerpo. Repetimos pausadamente y con devoción las palabras que fueron pronunciadas por el Arcángel Gabriel y por Santa Isabel, y por las palabras del «Santa María» que le compuso, con veneración, la Iglesia.

    • f. El sábado, día de la Virgen

    Inmaculado Corazón de María
    Inmaculado Corazón de
    María

    El sábado es tradicionalmente en la Iglesia el día de

    la semana que se dedica a la Virgen, y en él

    podemos manifestarle de modo más intenso nuestro

    cariño, estando más pendientes de Ella a través de

    jaculatorias, miradas a las imágenes, recitando las

    oraciones tradicionales como son el «Acordaos», «Oh

    Señora mía», y especialmente «la Salve».

    54

    • g. La consagración a María Un medio eficaz para vivir fielmente los compromisos del Bautismo es la consagración a María que puede hacerse de dos formas: considerando a María como Reina (consagración de esclavitud mariana) o bien, como Madre (de piedad filial mariana).

    • h. Otras prácticas de piedad marianas

    El mes de mayo, está dedicado a honrar a María. Su origen se remonta, en

    España, a San Alfonso X el sabio (siglo XIII). En este tiempo los niños

    suelen ofrecer flores a María, los adultos acostumbran hacer algún sacrificio

    diario, rezar el Rosario en familia, etc.

    El mes de octubre está dedicado a rezar el Santo Rosario, costumbre que

    surge en siglo XIX con ocasión de las apariciones de Nuestra Señora de

    Lourdes, y que el Papa León XIII lo extiende a toda la Iglesia. En particular,

    se ha de promover el rezo del Rosario en familia pues, como enseña la

    Iglesia, la familia que reza unida permanece unida.

    • C. AUTOEVALUACIÓN

      • 1. ¿Por qué decimos que la Virgen María realizó de manera perfecta ―la obediencia de la fe‖?

      • 2. ¿Por qué decimos que la Virgen María es la Madre de Dios?

      • 3. ¿Qué establece el Dogma de la Inmaculada Concepción y por quién, cuándo y qué documento fue proclamado?

      • 4. ¿A qué se refiere el Dogma de la Perpetua virginidad de la Virgen María?

      • 5. ¿A qué se refiere el Dogma de la Asunción de la Virgen María?

      • 6. ¿Cuáles son las devociones marianas más destacadas?

      • 7. ¿Qué es el Angelus?

      • 8. ¿Qué otras prácticas de piedad se dedican a la Virgen María?

  • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS

    • 1. Consulta el mapa de Palestina y señala en qué lugar sucedieron los siguientes hechos:

  • g. La consagración a María Un medio eficaz para vivir fielmente los compromisos del Bautismo es

    La Anunciación.

    La Visitación de María a su prima Santa Isabel.

    El Nacimiento de Jesús.

    • 2. Investiga la historia de una de las devociones más extendidas en el Perú o en América.

    • E. VOCABULARIO BÁSICO

    g. La consagración a María Un medio eficaz para vivir fielmente los compromisos del Bautismo es

    Bula

    Bula Hiperdulía

    Hiperdulía

    Dogma

    Sínodo

    55

    Tema 12

    A.

    MOTIVACIÓN

    Tema 12 A. MOTIVACIÓN "La unidad de la Iglesia no es uniformidad, sino integración orgánica de

    "La unidad de la Iglesia no es uniformidad, sino integración orgánica de las

    legítimas diversidades. Es la realidad de muchos miembros unidos en un solo

    cuerpo, el único Cuerpo de Cristo (cf 1 Co 12, 121. Es necesario, pues, que la

    Iglesia del tercer milenio impulse a todos los bautizados y confirmados a tomar

    conciencia de la propia responsabilidad activa en la vida eclesial. Junto con el

    ministerio ordenado, pueden florecer otros ministerios, instituidos o

    simplemente reconocidos, para el bien de toda la comunidad, atendiéndola en

    sus múltiples necesidades: de la catequesis a la animación litúrgica, de la

    educación de los jóvenes a las más diversas manifestaciones de la caridad"

    (Juan Pablo II, Carta Apostólica Al comienzo del Nuevo Milenio, n. 461).

    B. CONTENIDO DOCTRINAL

    • 1. Los laicos

    Tema 12 A. MOTIVACIÓN "La unidad de la Iglesia no es uniformidad, sino integración orgánica de

    Son aquellos fieles que, por

    vocación

    divina,

    están

    destinados a buscar el Reino de

    Dios tratando y ordenando las

    cosas temporales

    según el

    querer de Dios (cf LG 31). Son,

    por lo tanto, la inmensa mayoría

    del Pueblo de Dios. Y con su vida

    contribuyen a la santificación de

    las realidades terrenas. Cuando

    se habla de fieles laicos se

    Los Fieles Laicos
    Los Fieles Laicos

    entiende por igual, a varones y mujeres.

    ―los fieles laicos se encuentran en la línea más avanzada de la vida de la Iglesia

    es el principio vital de la sociedad. Por tanto ellos, especialmente, deben tener

    conciencia, cada vez más clara, no sólo de pertenecer a la Iglesia, sino de ser

    la Iglesia; es decir, la comunidad de los fieles sobre la tierra bajo la guía del jefe

    común, el Papa. Ellos son la Iglesia‖ (Pío XII, discurso 20 de febrero 1946;

    citado por Juan Pablo II, CL 9).

    56

    2.

    Nota característica de los laicos

    Cada uno de los miembros del Pueblo de Dios tiene algo característico que lo

    distingue de los demás. La nota característica de los laicos es su carácter

    secular, es decir que el ámbito y medio de su vocación cristiana peculiar es el

    mundo.

    Esto supone:

    • a. Vivir en medio del mundo. Amar al mundo porque es bueno y porque Dios quiere que viva ahí.

    • b. Realizar su profesión y trabajo en el mundo. Es a través de este trabajo como perfecciona el mundo y se perfecciona él mismo humana y divinamente.

    .

    • c. Estar implicado en las actividades y asuntos del mundo. De esta manera se santifica y santifica a los demás.

      • 3. La misión característica del laico es la consagración del mundo

    Los laicos tienen que conseguir que en todo se respete las leyes divinas ya que

    esto perfecciona al hombre. Tienen que conseguir un mundo en el cual reine la

    justicia, la paz y la comprensión. Esto lo conseguirán:

    • a. Con el testimonio de su vida

    El testimonio de su vida es el buen ejemplo. Tienen que cumplir con sus

    deberes y obligaciones, tanto en la familia como en su trabajo y en su vida

    social.

    • b. Con el apostolado Es ayudar a otros a vivir bien su vida para que sean felices.

    Nos sentimos obligados a hacer apostolado para comunicar a otros el bien -la

    doctrina de Cristo-, que nosotros ya tenemos. Esta obligación lo hacemos con el

    ejemplo y las palabras.

    El apostolado personal es la forma primordial y la condición para todo el

    apostolado de los laicos.

    También puede hacerlo quien lo desee asociándose en algún movimiento

    apostólico como cursillos de cristiandad, Legión de María, Movimiento familiar

    cristiano, grupos juveniles, etc. las formas asociadas, que responden a un

    derecho de los fieles, deben reunir ciertos criterios de eclesialidad y han de

    vencer las tentaciones de división y contraposición entre ellas.

    57

    Leemos en el Nuevo testamento: ―Para que viendo vuestras obras buenas

    glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos‖ (Mt. 5, 16)

    El apostolado lo realizará el laico especialmente en su familia, su trabajo, sus

    amigos.

    • c. Con su influencia en las estructuras

    Cada uno tiene una familia, un pueblo, un ambiente y un trabajo en el cual se

    mueve y vive. En todos estos ambientes el laico tiene que influir, haciendo que

    se viva según el espíritu y las leyes cristianas.

    El laico, por su vocación cristiana, está más interesado que nadie en el progreso

    del mundo. Trabaja con todas sus fuerzas y con todos los medios para lograr

    este fin. Sabe que de esta manera se santifica él y santifica a los demás.

    LA VIDA CONSAGRADA

    1. Consejos evangélicos y vida consagrada

    Los consejos evangélicos están propuestos en su multiplicidad a todos los

    discípulos

    de

    Cristo.

    Sin

    Leemos en el Nuevo testamento: ―Para que viendo vuestras obras buenas glorifiquen a vuestro Padre que

    embargo la perfección de la

    caridad a la cual son llamados

    todos los fieles implica, para

    quienes asumen libremente el

    llamamiento

    a

    la

    vida

    consagrada, la obligación de

    practicar la castidad en el

    celibato por el Reino, la pobreza

    Vida Consagrada
    Vida Consagrada

    y la obediencia.

    La profesión de estos consejos en

    un estado de vida estable conocido por la Iglesia es lo que caracteriza la "vida

    consagrada" a Dios (cf LG nn. 42-43; PC n. 1).

    2. Los institutos religiosos

    Los religiosos son aquellos fieles cristianos que se entregan totalmente a Dios

    por la profesión de los consejos evangélicos mediante votos perpetuos.

    Siguiendo su vocación peculiar, los religiosos contribuyen al bien de toda la

    Iglesia, dan un testimonio público de la vida nueva y eterna adquirida con la

    redención de Cristo y constituyen una señal escatológica del Reino de Dios.

    58

    • a. Los consejos evangélicos

    Los tres consejos evangélicos que públicamente profesan los religiosos son:

    pobreza, castidad y obediencia. Para la Iglesia, el estado religioso está

    constituido fundamentalmente por el compromiso de practicar estos tres

    consejos.

    - La pobreza consiste en vivir desprendidos de las cosas de este mundo amando

    los bienes celestiales.

    - La castidad consiste en la entrega del corazón a Dios en servicio de la Iglesia,

    renunciando al matrimonio.

    - La obediencia consiste en seguir los mandatos del superior viendo en él al

    mismo Cristo.

    • b. Modo de vida de los religiosos

    El religioso vive en una Orden o Congregación determinada, elegida según su

    deseo y vocación. Forma parte de una Comunidad Religiosa.

    Los conventos y monasterios son las casas donde viven los religiosos. Cada orden

    religiosa tiene un hábito característico que los distingue de los demás. Algunos se

    dedican especialmente a la oración y la contemplación, otros a la enseñanza y

    otros a la asistencia de los necesitados: pobres, enfermos, niños, ancianos, etc.

    Entre los religiosos tal vez conozcas algunos cómo los Dominicos, Jesuitas,

    Franciscanos, Agustinos, Carmelitas, Mercedarios, Pasionistas, Redentoristas,

    Salesianos, etc.

    Entre las religiosas tal vez conozcas algunas como las Carmelitas descalzas,

    Clarisas, Dominicas, Hijas de Cristo Rey, Hermanitas de los ancianos

    desamparados, Hijas de María auxiliadora, Madres de Jesús Verbo y Víctima,

    Hermanas de Santa Ana, etc.

    3. Los institutos seculares

    "Un instituto secular es un instituto de

    vida consagrada, en el cual los fieles,

    viviendo en el mundo, aspiran a la

    perfección de la caridad, y se dedican a

    procurar la santificación del mundo

    sobre todo desde dentro de él" (c. 710

    del CIC).

    a. Los consejos evangélicos Los tres consejos evangélicos que públicamente profesan los religiosos son: pobreza, castidad

    Institutos seculares

    59

    Los miembros de un instituto secular no son religiosos, pero dos elementos

    esenciales los caracterizan: la consagración y lo secular. Son consagrados

    seculares que se esfuerzan "a manera de levadura, por impregnar todas las cosas

    con el espíritu evangélico, para fortaleza e incremento del Cuerpo de Cristo" (c.

    • 713 § 1). Hay, entre ellos, miembros laicos y miembros clérigos.

    Se asemeja, pues, a un instituto religioso en que sus miembros viven

    consagrados a Dios y al apostolado, y se diferencia en que lo realizan sin la

    separación del mundo que tienen los miembros de congregaciones religiosas.

    Entre los institutos seculares se cuentan: Sociedad del Corazón de Jesús,

    Sociedad de las Hijas del Corazón de María, Caritas Christi, Misioneras del

    Evangelio, Misioneras de María Reina de los Corazones, Cruzada evangélica,

    Oblatas Misioneras de María Inmaculada, Apóstoles del Sagrado Corazón,

    Cruzadas de Santa María, Cruzados de Santa María.

    4. las sociedades de vida apostólica

    Junto a las diversas formas de vida consagrada se encuentran "las sociedades de

    vida apostólica, cuyos miembros, sin votos religiosos, buscan el fin apostólico

    propio de la sociedad y, llevando vida fraterna en común según el propio modo

    de vida, aspiran a la perfección de la caridad por la observancia de las

    constituciones. Entre éstas, existen sociedades cuyos miembros abrazan los

    consejos evangélicos mediante un vínculo determinado por las constituciones" (c.

    • 731 §§ 1 y 2).

    Pertenecen a este tipo de sociedades las Hijas de la Caridad de San Vicente de

    Paúl, Congregación de la Misión (Paúles), los Oratorios de San Felipe Neri, los

    Sulpicianos, los Eudistas (de San Juan de Eudes), la Sociedad de los Santos

    Apóstoles, los Padres Blancos, las Misiones Africanas de Lyon, las Misiones

    Extranjeras de París, etc.

    LOS SACERDOTES

    • 1. Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote

    Jesucristo es el único Sumo y Eterno

    Sacerdote.

    Mientras vivía en el mundo, Cristo ejerció

    personalmente su sacerdocio anunciando el

    reino de Dios, perdonando los pecados y

    ofreciéndose a sí mismo en sacrificio por la

    salvación de todos los hombres.

    Los miembros de un instituto secular no son religiosos, pero dos elementos esenciales los caracterizan: la
    Mons. Ricardo García, Sacerdotes y diáconos de la Prelatura
    Mons. Ricardo García, Sacerdotes y
    diáconos de la Prelatura

    60

    2.

    Sacerdocio común y sacerdocio ministerial

    La Iglesia entera es un pueblo sacerdotal. Por el bautismo, todos los fieles

    participan del sacerdocio de Cristo. Esta participación se llama "sacerdocio común

    de los fieles". A partir de este sacerdocio y al servicio del mismo existe otra

    participación en la misión de Cristo: la del ministerio conferido por el sacramento

    del Orden, cuya tarea es servir en nombre y en representación de Cristo-Cabeza

    en medio de la comunidad.

    El sacerdocio ministerial difiere esencialmente del sacerdocio común de los fieles

    porque confiere un poder sagrado para el servicio de los fieles. Los ministros

    ordenados ejercen su servicio en el pueblo de Dios mediante la enseñanza, el

    culto divino y por el gobierno pastoral.

    • 3. Grados del sacerdocio

    Desde los orígenes, el ministerio ordenado fue conferido y ejercido en tres

    grados: el de los Obispos, el de los presbíteros y el de los diáconos. Los

    ministerios conferidos por la ordenación son insustituibles para la estructura

    orgánica de la Iglesia: sin el Obispo, los presbíteros y los diáconos no se puede

    hablar de Iglesia.

    El Obispo recibe la plenitud del sacramento del Orden que lo incorpora al

    Colegio episcopal y hace de él la cabeza visible de la Iglesia particular que le es

    confiada. Los Obispos, en cuanto sucesores de los Apóstoles y miembros del

    Colegio Apostólico, participan en la responsabilidad apostólica y en la misión de

    toda la Iglesia bajo la autoridad del Papa, sucesor de S. Pedro.

    Los presbíteros están unidos a los Obispos en la dignidad sacerdotal y al mismo

    2. Sacerdocio común y sacerdocio ministerial La Iglesia entera es un pueblo sacerdotal. Por el bautismo,
    Obispos y sacerdotes
    Obispos y sacerdotes

    tiempo dependen de ellos en el ejercicio de

    sus funciones pastorales; son llamados a ser

    cooperadores diligentes de los Obispos;

    forman en torno a su Obispo el presbiterio

    que asume con él la responsabilidad de la

    Iglesia particular. Reciben del Obispo el

    cuidado de una comunidad parroquial o de

    una función eclesial determinada.

    Los diáconos son ministros ordenados para

    las tareas de servicio de la Iglesia; no reciben

    el sacerdocio ministerial, pero la ordenación

    les confiere funciones importantes en el ministerio

    de la palabra, del culto divino, del gobierno pastoral y del servicio de la caridad,

    61

    tareas que deben cumplir bajo la autoridad pastoral de su Obispo.

    • 4. Elementos del Sacramento del Orden Sacerdotal

    Materia: La imposición de las manos por el Obispo.

    Forma: Una oración consecratoria solemne que dice el Obispo al imponer las

    manos.

    Ministro: El Obispo.

    Sujeto: La Iglesia confiere el sacramento del Orden únicamente a varones

    bautizados, cuyas aptitudes para el ejercicio del ministerio han sido debidamente

    reconocidas.

    • C. AUTOEVALUACIÓN

      • 1. ¿Quiénes son los laicos?

      • 2. ¿Qué supone el carácter secular de los laicos?

      • 3. ¿Cuál es la misión del laico en el mundo?

      • 4. ¿A quiénes llamamos religiosos?

      • 5. ¿Cómo es el modo de vida de los religiosos?

      • 6. ¿Qué es un instituto secular?

      • 7. ¿En qué consisten las sociedades de vida apostólica?

      • 8. ¿En qué se difiere el sacerdocio ministerial del sacerdocio común?

      • 9. ¿Cuáles son los grados del sacerdocio ministerial?

    10. ¿Quiénes pueden recibir el sacramento del Orden?

    • D. ACTIVIDADES SUGERIDAS

      • 1. Averigua cuáles fueron las primeras órdenes religiosas que llegaron al Perú.

      • 2. Haz una relación de los Santos peruanos y una breve biografía de uno ellos.

      • 3. Establece un diálogo para descubrir las diferencias entre el clero secular y el clero regular.

      • 4. Indica las diferencias entre un religioso y un laico.

      • 5. Dialoga con tus compañeros por qué las mujeres no pueden ser ordenadas como sacerdote en la Iglesia católica.

  • E. VOCABULARIO BÁSICO

  • tareas que deben cumplir bajo la autoridad pastoral de su Obispo. 4. Elementos del Sacramento del

    Celibato

    Religioso

    Vocación

    Diácono Congregación Ministerio
    Diácono
    Congregación
    Ministerio

    62

    Tema13

    Tema13 A. MOTIVACIÓN La Iglesia, fermento, sal y luz del mundo, tiene un mensaje de salvación
    • A. MOTIVACIÓN La Iglesia, fermento, sal y luz del mundo, tiene un mensaje de salvación para el mundo, pero necesita de personas cualificadas para transmitirla. El Siervo de Dios, S. S. Juan Pablo, nos señalas las cualidades que deben tener los transmisores de la fe. En su Exhortación Apostólica dirigida a los de América escribía: «La Iglesia necesita muchos y cualificados evangelizadores que, con nuevo ardor, renovado entusiasmo, fino espíritu eclesial, desbordantes de fe y esperanza, hablen "cada vez más de Jesucristo"» (S. S. Juan Pablo II, Exh. Apost. ―Ecclesia in América‖)

    • B. CONTENIDO DOCTRINAL

    Evangelización
    Evangelización
    • 1. ¿Qué es la Evangelización?

    «La Evangelización es ―llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma

    humanidad‖» (Pablo VI, Exh. Apost. EN

    • n. 18).

    La Evangelización no se trata sólo

    aunque tambiénde llevar el Evangelio

    a otros lugares o a poblaciones ajenas a

    Jesucristo

    «sino

    de

    alcanzar y

    transformar con la fuerza del Evangelio

    los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad que están en contraste con la palabra de Dios y con el designio de salvación» (Pablo VI, Exhort. Apost. EN

    • n. 19).

    Esta Evangelización tiene su fundamento en el mandato del Señor de ―ir y

    evangelizar a todos los pueblos‖ (cf Mt 28, 19): Ella ―existe