You are on page 1of 16
5. %Qué hay de nuevo en los «nuevos movimientos sociales»? | Alborto Melucci ME | Universitat de Giron. ca gNuevos movimientos? En Ios sistemas de alta densidad de informacién los individuos y los grupos deben poseer cierto grado de autonomia y capacidades forma les de aprendizaje y accién que les permitan funcionar de forma fiable y con un considerable grado de autorregulacion. Simulténeamente, los sis- temas muy difer idades de imegsacion y trans- fieren el centro del control social desde el contenido de fs occién a sus Jenguajes, desde la regulacion externa de las conductas a la intervencién cen sus precondiciones cognitivas y motivacionales. Los conflictos tienden a producirse en las dreas del sistema mas directamente involucradas en la produccién de recursos de informacién y comunicacién, que al mismo tiempo estén sometidas 2 intensas presiones de integracion. A través de la produceién y procesamiento de informacién se construyen las dimen- siones cruciales de la vida diaria (el tiempo y el espacio, las relaciones in- terpersonales, el nacimiento y la muerte). la satisfaccion de las necesida iuales en los sistemas que se tigen por los principios del Estado formacién de la identidad social ¢ individual en los siste~ Individuos y grupos reciben un volumen creciente de in formacién con la que se autodefinen y constsuyen sus espacios de vida. ‘Al mismo tiempo, estos procesos son regulados por un amptio tema de control social que transciende la esfera individual para invadir el el sentido de la accion individual, En i siones de la vida que eran tradicionilmente consideradas como «priva- das» (e} cuerpo, la sexualidad, las relaciones afectivas), o «subjetivas» (procesos cognitivos y emocionales, motivos, dese0s), ¢ incluso «biol6gi cas» (la estructura del cerebro, el cédigo genético, ta capacidad reproduc- tora). Sobre estos campos detentan el poder el aparato tecnocientifico, wt ay Ua efap sou anb ooti9es eurs|qord [> sejnue eau ap euosare9 ef eI 1908 sodnud ow109 tis — sopenoape spur sord22u09 ase se] wiouaisisuos uoproid 2puop “A189 “oBeqwa UIs ‘pePdto0s Eun ap $9 ugsonpoud ef e71sapoesea anb jemiorsuod & feuo!De|O4 UONSU: oluaoe (9 extod anb (euormipes eodaie9 eun eqeatdisa as ‘sela[duloo sepeparsos Sef 9 O(UIIOP 9p SELHO] Sel A SodILUPISIS SO1>HE “tio $0} 23908 upLxa[}4 B| ELOIge ZouaTUEW 9p owUoU fo eqesaidtD aseP ap sauoyaejar Sel @ ¥iouo19j21 e7 S9fe!20s sosinao1 soy 2p woroeidosde | ajeno se] ap ox1u9p sayenidaou09 seuorDelas seJ9 9p savo1se[a 9p o1dzou09 ‘9p ojousesap [2 UH ‘eatia9|09 upton B| ap soiwapaccud p se] seonpisowep senuesed uo snpest UasFot soanysod soxore ‘U2 opout [9p aptiadap opedsa uonuonoue & uepuedxa as SeA1129] isod of ‘o8seqU Ms 'sa{euoFITANSHL $2401 ap e1qo 10d on [2p ugoeUuOysueN eun ta e10Re os Ou son ‘ap s0peAoUt offo eaunt asutonpos urs ord soanyjod saforoe so} 2p uo!DeYpaut v| sod Of95 epEznuErHd 195 epand $91 iyo Bj anb uaDey So}uDUHiA0u! $0159 2p seOnSIE luvzejaniua 9s pend 12.9 {uea sOmUattUTAOU! SOSA “soonsfod SEWUOISIS SO} 2p &} uoumnse & eonyjod upireziuetio ef 9p [eUORIPEN O|2pOLE F 98 soaupioduraiwos SoqwarWIAou! So “jeAptaipur pepauapt e| & eue kepta e uausa1ou09 anb UorooP ap seULIOy Se] B azaYjDH 25 anb OF UA cusonpod anb soot od & *sasoy8a A sauyy sowsip a1qos sauorsizap sesisanu 40d Pepi “so1 eaisanu oulaf] ap slwnse w eziany sou of:o0ey [e & sefodt09 Sapepa os sp uetuasjua 9s anb uoo sajqesadnsitt seusolip Soy eutuuny! a1eq9p 254 ‘seuossod sej ap e}suaisixa09 e| aqqisod uavey anb «s210j80m & «sau 90] aigos atuauieuisige snn2sIp wis [eqo{ pepawos wun U2 a19!AU09 as nb roue(d un aa souun! stata ap osjesap suUOowD ye 2sLEIU2I}N9 9) ‘anu ‘iapod ap seuuoy & sasaalur sopeuratioiop exeose “aut s0} 3 Pet 2u esa anb bjaaar ojuarustnout [9p UP! PT ses09 se] 9p out exed opilea O21un (9 0WwoD peplans9}e & 8 109 S01 esuod espe seusnon sosan So u9 0x9NH 9p KEY IND? aeRO aia ap ou2qus 19 auodust 9 sonwartutpaood so] & aitiowjos Boyde as peplyeuorpes esz “sofaiduroo sewraisis ueuso1qod 2s fen2 e| apsep E>!8| e> fegorses ef uardope eastesnjd pepatsos eun saudad ap soqeues so] anb apiduit 2 “wor rede 0] eyn8 onb yewuocunsy no “odus9n OwIstH [2 O12g rauw940 SeULIOS Sel 2 un. «ouny oj 9p osnaso opel [a> TeurUIn| -oquits seuoy auisuen & peparaos vj sod apungip 9s nb -S1uL JS U9 $9 f OUaLIaI OUISHUE [2 edno0 sOTHATUIAOU SOT ap UOIDIB eY “(eUI 430} 4ep) «seuuosuY» ap peproeder e| uD uepury 2s seauELodusauo9 sap ‘epa120s se] Us opuat@ins upiso anb s9pod ap seul} se] “sopEayudis sas wsod wa094 weuaps0 o| anb so%1p99 soy ap 59.8: {uais azamnbpe oj0s safesuaus ap ofays aiuesaout x “womewoyu {20 uaytuliad anb sojeanyino soBipoo K safendudt soy e osfesap un weIUas ‘udas anb Ours ‘0: soe eu ap SpAext ‘uo!oeuojul stonpoad ap pepioede> e| ua eoipex dyuoutenisardosd anb ous “ugiaeztue8io ap SeULIO} seLI2I U2 0 SafeLIa1 ‘ew sosinaas ua opeseg 21UsUAEAIsNI>¥o vise oUt A [eIDUaIOd aIsy ‘Pepa os wun 2anposd anb eatioajos ugar e| exed jerouotod jap Jonuo> [> rod [ seistuoSeI0ud sns anb up epipout ey ua asus seaanu ue1suad 2 & o1sadsor oxuisne — snbe oguasap anb so| s1@ins opusioey “sasope|aA21 culos sa1o1e tod sopezuo8ejoid wos so1si{juoo: sof sada. onb 9p juaynBisuoa 40g, ‘agozy anb 0] £ vos anb o} ap ope oti AIpus ap wodde ej Uesinds 2pUOP BpIA e} ap sorsadse S0S9 LOD UDI “od ugisiaap ap sonuao soy K uptovaqunuioa & upAretKOsUl ap sex pane av oiaty ciones de clase: saber dentro de qué relaciones y con qué conflictos tiene ¥ la apropiacion de los recursos cruciales en un siste- ma determinado—. Plantearse esta pregunta es esencial para compren- de autonomia y dependencia que caracteri2a al ia relaci6n entre movimientos y procesos de represen tacién y de decisién. Por \do-es si existen formas de con flicto que chocan con Ia légica constitutiva de un sistema. La referencia al modo de produceién se encuentra demasiado igada al reduecionismo eco: nomicista que esti en el origen del concepto. La produccion no puede ser restringida @ la esfera econdmico-material, sino que abarca el conjunto de relaciones sociales y orientaciones culturales. El problema consiste en si se puede hablar tod: onistas: aquéllos que chocan co: las selaciones sociales a través de las cuales se produce el recurso constitu: tivo de los sistemas complejos, ¢s decir, Ia informacion. Las teorias del mercado politico o del comportamiento estratégico nos ensesan que mu: chos conflictos contemporénecs, a veces incluso violentos, son expresién de categorias sociales excluidas que reclaman acceso a las formas de repre= sentaciOn social. La demanda de inclusin en un sistema institucionalizado Ge beneficios puede ain ser radical, pero no implica antagonismo hacia la Jogica de! sistema sino més bien un impulso redistributivo ‘Sin embargo, si no existe un espacio analitico para mantener abier- ta la pregunta acerca de los conflictos antagonistas, ésta deja de plantear- se sin que se haya dado respuesta al problema que plantea, pero también sin haber demostrado su inutilidad. En este sentido, la izquierda europea parece estar sustituyendo el modelo marxista por otro de intercambio o de racionatidad en las decisiones. A mi, que cuando en el pasado me he pado de conflictos de clase lo he hecho en un cuadro constructivista y sistémico ya muy alejado del modelo marxista, el intento de explicar los conflicios contemporaneos tinicamente en términos de intercambio me parece muy poco correcto. Creo que se debe mantener abierta la pregun: ta sobre el caracter sistémico de jos conflictos: Que significa el témino “logica de sistema» en sistemas muy diferenciados? ,Es posible identiti- car conflicios antagonistas sin que los actores se caractericen por una condicién social estable? ;Los lugares de conflicto pueden ser variables? Estas preguntas se vuelven hipstesis estimulantes de trabajo si se mantie~ ne abierto et espacio analitico para formularlas, y son las que pueden otientar Ia interpretaci6n de los movimientos contemporéneos. {vs hay de nvewoen os enasvos movinientossocilese? Este marco analitico permite aclarar uno de los interrogantes recu- rrentes que desiacaron en el debate de los ultimos diez afios (Cohen, 1985; Offe, 1985: Klandermans, Kriesi y Tarrow, 1989). Se refiere a la anovedad» de los conflictos contemporaneos ¢ intenta responder @ la pregunta: {qué es «nuevo» en los nuevos movimientos sociales»? Al for- mar parte de aquéllos que han introducido este témino en Ja liter sociolégica, he asistido con desdnimo a la reificacién progresiva de esta categoria, La enovedad» es por definicién wi Ia funcién temporal de senalar algunas difere a formas hist6ricas del conflicto de clase y las formas emergentes de accion colectiva. Pero, racteristicas distintivas de los nuevos prisioneros. de un debate sin salida que opone a los que apoyan y critican su condi cién de novedad, Por una parte, se afirma que muchos aspectos de las formas contempordneas de accién puden encontrarse en fendmenos his {6ricos precedentes, y que su pretend igada solamente a ‘esa «miopfa del presente» a la que con frecuencia estén sometidos los so: cidlogos, sobre todo cuando estén emotivamente implicados en su objeto de estudio. Por otro lado, los defensores de la novedad de los movimien os contemporaneos se esfuerzan a su vez en mostrar que las similitudes son slo formales, y que los mismos fendmenos cambian de significado ‘cuando se los sitda en sistemas distintos, Pero tanto los criticas de la novedad de los «nuevos movimientos» como Jos que apoyan este «paradigmay cometen el mismo error episte- mol6gico: considerar a los fenémenos contemporsneos como un objeto ugar del «movimiento pacisfista», los unos buscardn sefal ‘con e] pasado, los otros pondran el acento sobre la con 1echos anteriores con los que piensan que pueden compararse. Un debate de esta naturaieza me parece totalmente indil. Los fe- némenos contemporineos combinan componentes diversos en su unidad ‘empirica, niveles y orientaciones de accién que deben ser distinguidos 10s, la comparacién entre for: mas de accin que se si istricos distantes entre sf res- ponde a una confusién epistemolégica. No se trata de decidir si son equi- valentes o comparables los datos empiricos recogidos, sino de identificar hasta qué punto puede considerarse equivalente su significado y el lugar