You are on page 1of 2

PANORAMA DE LOS CANDIDATOS PRESIDENCIALES EN BOLIVIA

Estudio de Greenberg Carville para los empresarios privados rumbo a las Elecciones
Presidenciales 2009

Ámbito político actual en Bolivia

Luego de nuestra última ronda de investigaciones, podemos reducir la lista de


candidatos viables a dos: René Joaquino y Samuel Doria Medina. Joaquino es el
candidato más popular y, dado que tiene un nivel de reconocimiento bajo, tiene gran
potencial de crecimiento. Doria Medina ha utilizado un mensaje claro y recursos
personales para elevarse en las encuestas durante el último mes. Creemos que los
otros candidatos con aspiraciones presidenciales no tienen posibilidad de ganar en
diciembre:.Manfred Reyes Villa está como a 30 puntos detrás de Evo Morales a nivel
nacional, y aún más preocupante, no gana en Cochabamba; Víctor Hugo Cárdenas
tiene una mala imagen en La Paz y en el resto del occidente; Óscar Ortiz carga con el
peso de ser cruceño en un momento en que los sentimientos anti-Santa Cruz son muy
intensos en La Paz; y Jorge Tuto Quiroga es profundamente rechazado por los
bolivianos.

Manfred Reyes Villa.- Está en una situación muy vulnerable, casi 2/3 de los bolivianos
tienen una opinión desfavorable de él, y pierde por más de 30 puntos en una elección
simulada contra Evo Morales. Lo que es más preocupante es que su situación no es
mucho mejor en Cochabamba que a nivel nacional. Hace menos de un año fue
revocado por los votantes que más lo conocían, y eso es evidente en nuestra
encuesta. La intención de voto de Reyes Villa en Cochabamba es tan mala como a
nivel nacional. ¿Sus números van a mejorar? Reyes Villa cree firmemente que a
medida que empiece a hacer campaña así será. Esto no es imposible, pero es
verdaderamente difícil de lograr para un candidato que ya tiene reconocimiento casi
universal. Para lograrlo, Manfred tendría que convencer a gran parte del 65% del
electorado que tiene una imagen desfavorable de él y a muchos que votaron para
revocarlo hace menos de un año de que están equivocados, y ésta en una difícil tarea
en cuestión de meses.

Víctor Hugo Cárdenas.- La gente lo ve como alguien preparado y reconocen sus


logros como el Bonosol y el SUMI. Sin embargo, las vagas percepciones positivas se
ven eclipsadas por los vínculos de Cárdenas a Goni. Lamentablemente nuestros
estudios muestran claramente que Cárdenas no podrá superar su vinculación al ex
Presidente. En el occidente, lo califican como un traidor que ha dejado atrás su pasado
indígena para acercarse a Goni y a los más ricos. Cárdenas tiene una imagen fuerte
en la “media luna”, donde los votantes lo califican con un promedio de 45 puntos de
una escala del 0 al 100, pero todos los posibles candidatos de la oposición tienen
calificaciones bastante fuertes y casi idénticas allí. El problema que tiene Cárdenas es
su mala posición en occidente especialmente en La Paz, donde el promedio de su
imagen es solamente de 21 puntos.

Óscar Ortiz.- Óscar Ortiz carga con todo el peso negativo que significa Santa Cruz
para gran parte de la población en este momento. En occidente lo ven como un títere
de la oligarquía. Óscar Ortiz es apenas conocido, de hecho, él es el menos conocido
de todos los posibles candidatos Nominar a un cruceño para la presidencia significa
una derrota segura.

Jorge Tuto Quiroga.- Tiene probablemente la imagen más desfavorable entre todos
los políticos que hemos testeado. El 68% de los bolivianos lo califica negativamente.
En este contexto, no sorprende que pierda abrumadoramente contra Evo morales por
un margen de 32 puntos.

Samuel Doria Medina.- En tan sólo dos meses, Doria Medina ha logrado ampliar su
apoyo por 9 puntos y cerrar la brecha con Evo por 11. Tal como notamos en nuestro
último estudio, los que dicen que no votarán son mayormente votantes de la oposición
que eventualmente retomarán la causa y apoyarán a quien quiera que se enfrente a
Evo, y eso se ha manifestado en el crecimiento de Samuel Doria Medina. Doria
Medina ha mejorado su posición sustancialmente debido a su alto reconocimiento, una
intensa campaña publicitaria y un mensaje enfocado en temas claves: el desempleo y
la unidad. Pero las preguntas claves son: ¿Cuán lejos puede llegar? ¿Se está
acercando Doria Medina a su techo de favorabilidad? ¿Con un termómetro de sólo 34
puntos y un reconocimiento casi universal, tiene el potencial para desafiar seriamente
a Evo? Una sólida mayoría 58% tiene la imagen negativa de Doria Medina.

René Joaquino.- Joaquino tiene la mejor imagen entre los candidatos de la oposición
medidos, con un promedio de 37 puntos. Todo indica que Joaquino podría crecer a
medida que los votantes comiencen conocerlo mejor. El apoyo a Joaquino es
significativamente más alto entre los que lo conocen que entre los que no lo conocen.
Por lo tanto, su nivel de apoyo general tendería a crecer a medida que aumente su
reconocimiento. Joaquino es el único candidato que impide que Evo Morales alcance
50% entre las personas que conocen a los candidatos.

Joaquino, sin embargo, debe mejorar su campaña drásticamente, hasta el momento


se ha concentrado en alianzas y política, pero debe promover un mensaje más amplio
que demuestre la razón de su candidatura y lo conecte con las necesidades de los
votantes. Un mensaje centrado en su historia de vida, la unidad y oportunidades
económicas para todos, podría llevarlo más lejos.

Román Loayza.- Tampoco es cierto que un indígena o desertor masista pueda quitarle
votos a Evo. Los votos no son del MAS, sino de Evo. Román Loayza, además de ser
un candidato con una imagen profundamente negativa, no logra quitarle votos a Evo
Morales. Cualquier candidato de la oposición puede aglutinar el voto de la “media
luna”, todos son relativamente populares en el oriente y tienen imágenes
asombrosamente similares. La diferencia está en el occidente, ahí solamente René
Joaquino y Samuel Rodia Median logran un promedio de imagen de 30 puntos o más.

Sin duda, Evo Morales y el MAS tratarán de explotar la antipatía generada hacia lea
“media luna” y tratarán de atar a cualquier candidato opositor al oriente y a sus
prefectos. Pero este desafío puede ser manejado en una estrategia clara y consistente
si el candidato promueve un mensaje de unidad y mantiene una distancia prudente de
la “media luna”. Es esencial que el candidato maneje un mensaje claro de que no es
títere de la “media luna”.

La Paz, junio de 2009