You are on page 1of 109

Page 1 of 109 Diogenes Aybar

Anotaciones en Mi Diario...

1) ¿De qué trata la obra? (breve resumen y descripción): el libro


es el diario de un buscador de su desarrollo espiritual durrante el
año 1999. Contiene un prefacio que describe la autobiografía
interior del autor, luego entra a las páginas del diario, las cuales
están estructuradas con una nota a la cabeza que describe la
urgencia espiritual del día, seguida de notas, aforismos, poemas
o cortos ensayos; o una combinación de estas modalidades.
Estas notas mustran la lucha del autor por conciliar la razón
espiritual del ser con la vida terrenal; en resumen construye una
escalera entre el cielo y la tierra.

2) ¿Quién compraría esta obra y por qué? (público al que se


dirige): Toda persona que quiera sentir que no está sola en la
búsqueda de sentido a la vida en estos tiempos. La gente joven que
se encuentra desencantada o defraudada de la vida que llevamos
encontrará aquí elementos de cómo mejor utilizar le única
herramienta de que disponemos para encontrar el sentido sin sentir
que un gurú superior lo está orientando (nuestra mente), sino alguien
que ha pasado por lo mismo que él está pasando y sobrevivió.

3) Títulos en el mercado de contenido o temática similar a la


obra que se presenta. ¿Qué aporta esta obra frente a aquellos?
(análisis de la competencia, hueco que llena esta obra, mejoras
que aporta): Esta es una obra sensilla, pero que deja una profunda
impresión en los lectores (Se ha distribuido a lectores selectos con
edades entre los 60 y los 20 años), la misma puede clasificarse como
de filosofía, religión o autoayuda. Su característica principal es la
manera sencilla de su lenguaje, lo penetrante de su pensamiento y la
manera en que la forma en que se tratan los diferentes tópicos atraen
la atención y el interés del lector. La obra contiene elementos que la
asemejan a Khalil Gibran en algunos aspectos, a Silo en otros,
Tagore en otros y al Sidharta y el Juego de Abalorios de Hess
viviendo en tiempos modernos; al Cristo desamparado en la cruz, a
Nietzch (ver poema Libertad y “Carta flotanto en una botella en el
mar”); y a nosostros los simple mortales que perdimos el gusto por

1
Page 2 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

los aromas y las formas del juego que aquí jugamos, pero no
sabemos vivir sin el juego.

4) Beneficios que obtiene el lector con esta obra (alabanzas de la


obra, frases publicitarias): El lector encuentra un compañero en el
camino de la búsqueda espiritual y el sentido de la vida, alguien que
ha pasado por lo que él está pasando y que superó la prueba. El
primer beneficio que el contacto con el libro deja es que el lector se
involucra en una conversación tete a tete con el autor de absoluta
confianza que involucra por igual la razón, el corazón y el alma,
haciéndonos sentir diferentes despues de leerlo, como si hubiera
habido una lucha de todos estos aspectos que dejó un desarrollo,
una nueva armonía en los que pasan por la experiencia de leerlo.
Quienes lo han leido hasta la fecha dicen que cuando comienzan a
leerlo no quieren soltarlo hasta terminar porque cada página los invita
a querer saber qué más les va a revelar el libro.

5) ¿Quién la escribe? (biografía o currículum del autor): El autor


es Diógenes Aybar, nacido en la República Dominicana el 30 de
octubre de 1954. De niño fue mecánico automotriz en el taller de su
padre, donde aprendió cómo funciona el mundo observable y cómo
ese conocimiento le permite manejarlo a su antojo. Cientifico de
formación (Ph.D. en química en Moscú, y Ph.D. en bioquímica en
New York), en la City University of New York fue profesor
investigador por diez años; luego regresó a su país natal en 1992,
donde se dedica a la consultoría institucional con el apoyo de
organismos internacionales. Casi todas sus publicaciones son de
caracter técnico o científico y algunos trabajos en el ámbito de la
filosofía de la ciencia. Desde sus años en la antigua URSS ha venido
escribiendo sus reflexiones filosóficas y espirituales, nunca las ha
publicado, ésta es sólo una muestra, parte de lo que escribió en
1999. El prefacio del libro es una biografía interior resumida del
autor.

6) Plan de la obra (índice extenso): La obra contiene un prefacio

2
Page 3 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

que le permite al lector conocer quien y desde qué perspectiva


escribe la obra, seguido de las anotaciones que son páginas escritas
en dias salteados del año 1999, en las que el autor resume su
urgencia espiritual para ese día en una frase encacillada en la
cabeza de la página a la derecha de la fecha, y luego despliega lo
que le ha sido revelado desde el interior de su alma en forma de
pensamientos, aforismos, poemas, cortos ensayos o una
combinación de estas formas. La obra termina con un epílogo
extraído de la obra de Silo “La Mirada Interna”.

7) Ejemplo de contenido (la obra completa, o bien de uno a tres


capítulos como muestra): vide infra

3
Page 4 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

ANOTACIONES EN MI DIARIO
AL OCASO DEL SIGLO XX
(1999)

Por
Diógenes Aybar

4
Page 5 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Sylvia, Claudia, Iván Alberto y Carolina

5
Page 6 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

...de mirar si me miran no me miran, si yendo por


este camino no me irá mal, si osaré comenzar
aquella obra, si será soberbia, si es bien que una
persona tan miserable trate de cosa tan alta como
la oración, si me ternán por mejor, si no voy el
camino de todos que no son buenos los estremos,
anque sea en virtud, que como soy tan pecadora
será caer de más alto quizá no iré adelante y haré
daño a los buenos, que una como yo no ha
menester particularidades.♣

Santa Teresa de Jesús


Santa Teresa de Jesús, Las Moradas, Moradas Primeras, Capítulo Segundo,
Pag. 21, Editorial Alba, 1998.

6
Page 7 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

CONFESIÓN∇
(A manera de Prefacio)

Mi vida, desde pequeño, ha sido un constante crecer,


continuo acercamiento al centro insondable de la creación.

De una mente nebulosa, sin un centro directriz ni una


estructura discernible por sí misma, lentamente pasé a tener
uno de los instrumentos más finos y autoconsistentes que yo
conozco.

De sentimientos desconocidos, confusos y hasta


contradictorios, he llegado a tener un cuerpo coherente de
sentimientos que se acompasan con la mente sin
contradicciones fundamentales, sino que por el contrario,
ambos han formado una síntesis que se refuerza
sinergéticamente con la acción de ambos.

De una forma asombrosa y maravillosa recuerdo claramente


la historia de mi desarrollo interno en todos sus aspectos:
Mental, emocional y espiritual. No he olvidado ni negado al
niño, ni al púber, ni al adolescente ni al joven. Ahora soy el
hombre maduro que, como lleva armónicamente integradas
sus etapas anteriores, puede muy bien comprender y


Esta “Confesión” fue escrita el seis de agosto de 1994 en Santo Domingo; todo
en ella es autobiográfico.

7
Page 8 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

relacionarse con las generaciones no contemporáneas con la


suya.

Algo que no puedo explicar, desde muy niño, me forzó a


hacer preguntas fundamentales y perseguir solitaria y
persistentemente las respuestas. Tampoco puedo explicar
qué me hacía sentir que yo era, más que alguien, un ser
trascendental. Al principio no lo comprendía, sólo lo sentía.
Sentí el impulso de buscar a Dios cuando contaba menos de
diez años; todo esto lo hacía secretamente y con absoluta
sinceridad, por eso pronto descubrí que Dios no se hallaba ni
en las religiones ni en los religiosos; todo aquello era un
mercado de hipocresía. Por dos años evolucioné, pasando
por panteísmo (la naturaleza es Dios), antropoteísmo (el
hombre es Dios) y egoteísmo (yo soy Dios). Finalmente, a
los doce años hago mi gran descubrimiento: Ateísmo (Dios
no existe). Una frase lapidaria cierra ese período evolutivo:
La palabra “dios” debe ser borrada del diccionario, pues no
debe haber vocablos que se refieran a cosas inexistentes.

Me vi, entonces, solo entre la gente, sin más referencia que


los seres humanos y la naturaleza observable. Me volví,
pues, un acucioso escrutador y crítico de las personas; poco
a poco fui descubriendo que todo el que yo conocía,
principalmente los adultos, tenía doble estándar; en mis
palabras de entonces eran hipócritas, falsos. Llegué en
varias ocasiones a increpar a los adultos por su doblez. Mi
comportamiento era más maduro que el de ellos, lo que me
hacía sentir tenso, pues era cada vez más y más
responsable de mí mismo moral y espiritualmente. Era un
verdadero adulto en un cuerpo de niño.

8
Page 9 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Este proceso culminó a los dieciséis años, cuando, de


manera inesperada, de sopetón y como una iluminación
espiritual, tuve la revelación más devastadora que un
adolescente frágil y solitario puede tener: Descubrí que los
valores morales, sociales y de toda índole, que dan sostén a
las motivaciones y acciones de los humanos en la sociedad,
eran mendaces. Por lo tanto, todas las motivaciones para
progresar, estudiar, cooperar, pelear, amar, etc., en una
palabra, para vivir, estaban cimentadas en fundamentos
falsos, y por consiguiente, ellas eran en sí mismas un
engaño.

Con este descubrimiento me sentí profundamente burlado,


pues hasta ese momento mis únicas motivaciones para
hacer y no hacer, querer y no querer, sentir y no sentir las
había recibido de la sociedad, de la familia, la escuela, el
barrio, la televisión, la radio, etc. Y ahora había encontrado
que eran moneda falsa, no podía adquirir nada con ellas.
Estaba desnudo, sin incentivos para obrar. Me habían
engañado. No tardé en comprender que todos habíamos
sido estafados, y que la diferencia estribaba en que yo lo
había descubierto. Por eso los perdoné.

Pero ahora todo el ideal humanista (el ser humano como


centro de interés universal) se había derrumbado ante mis
ojos. Todo lo que lo sostenía era inválido. Ahora descubría
que un gusano, una bacteria, un simple electrón tienen el
mismo valor que yo y que cualquier criatura humana. Había
un solo nivel de valor: O todos somos de igual importancia
capital, o ninguno tenía ningún valor. La escala de valores
era un plano sin altura; éramos diferentes, pero sobre el
plano, es decir, diferentes y no más, nada es más importante

9
Page 10 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

que nada ni nadie. La sensación es como estar en pleno y


absoluto desierto a las doce del mediodía: Sin marco de
orientación, intensamente inhóspito y agobiante. ¡Tamaña
situación para un adolescente, casi niño, solitario, callado y
frágil!

Todo se reducía, ahora, a la cuestión: No tengo una


motivación que me dé razones para querer estar vivo; pero
tampoco tengo razones para querer dejar de vivir. Cualquier
acción era inmotivada, no importaba su dirección: Ni para
vivir ni para morir había motivos. Pero dejar de hacer lo que
permite vivir conducía a la muerte, y esto implicaba tomar
una dirección; mas morir no resolvía el problema que yo
tenía entre manos, por lo tanto había que vivir al menos
hasta resolverlo. En esto hallaba el primer vestigio de
motivación para la acción: Se requiere estar vivo para
resolver el problema único y fundamental que tenía. Este
problema se reducía a: ¿Hay una razón fundamental para
vivir?; de no ser así, ¿Es preciso decidirse por la muerte?
Con esta agenda comencé mis cándidos dieciséis años.

Por la naturaleza del trabajo no podía darme el lujo de ser


chapucero; la lógica y la objetividad debían ser usadas con el
máximo de precisión; de ahí dependía, no sólo mi vida, sino
la futilidad o relevancia de los esfuerzos, sufrimientos y
alegrías de todo ser viviente, pasado, presente y futuro en
todo el universo; y el responsable de eso era apenas un niño.

Dos años de arduo y silencioso trabajo me tomó llegar a la


conclusión fundamental que determinó el curso de mi vida.
Esta puede resumirse (sin tomar en cuenta lo duro que es

10
Page 11 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

trabajar sin saber si vale la pena o no vivir) de la siguiente


forma:

• Yo soy una criatura del universo que tiene un grado de


conciencia individual que le permite cuestionar su
existencia y observar el universo circundante y conocerlo.

• En el universo se observan muchas criaturas que tienen


un nivel de conciencia individual inferior al mío propio:
Desde los virus hasta los simios y otros humanos.

• Hay una tendencia continua, desde un bajo nivel de


conciencia individual hasta llegar al mío, lo que hace
lógico suponer que yo sea un punto medio en esa cadena
continua de conciencia individual creciente.

• Si yo me consideraba el punto culminante de esa


cadena, entonces lo que yo evaluara tenía fuerza de ley,
y de encontrar que no valía la pena vivir, quien llegara a
este nivel arribaría a la misma conclusión, y la travesía
del universo habría sido fútil.

• Pero la tendencia al crecimiento de la conciencia que


observaba indicaba que, con toda probabilidad, yo estaba
en un punto medio; lo que implicaba que: 1) Con el
tiempo se desarrollarían seres con niveles de conciencia
más elevados que el que yo tenía en ese momento en la
región del universo en que habitaba; y 2) en el universo,
desconocido para mí, existen en la actualidad seres con

11
Page 12 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

un nivel de conciencia individual mayor que el mío en


grado creciente.

• Si esto es así, entonces, en su proceso evolutivo esos


seres (el universo) pasaron antes por la etapa de
desarrollo de la conciencia individual en que yo estoy
viviendo ahora. Por consiguiente, ellos descubrieron que
había una motivación fundamental para seguir viviendo,
de lo contrario todo se hubiera detenido al alcanzar el
punto donde me encuentro.

• Como no tengo evidencias suficientes sobre la certeza de


lo antes expuesto, debo tomarlo como hipótesis probable
y trabajar sobre ella como si fuera real.

• Asumiéndola como cierta, la conclusión es que, si hay


una razón fundamental para querer estar vivo y yo no la
conocía, tenía que buscar la manera de aumentar mi nivel
de conciencia para estar en capacidad de conocerla, por
lo tanto, la razón para vivir en este momento no es otra
sino aumentar el nivel de conciencia individual por todas
las vías posibles, lo más apresuradamente posible, para
descubrir tarde o temprano una razón para vivir.

Con esta conclusión inauguré mis dieciocho años. A esta


edad comenzó mi intensa búsqueda de conocimiento
científico sólido (aunque ya tenia una buena base
acumulada) en busca de la expansión de la conciencia.
Todo mi interés científico y espiritual giraba alrededor de esta
indagación. Fue el Norte de mi brújula por mucho tiempo.

12
Page 13 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Llegue hasta a concebir una teoría del origen de la


conciencia; la cual desarrollé durante muchos años, para
finalmente darme cuenta de que hablaba de la mente y no de
la conciencia.

Crecí en ciencia y sabiduría a una velocidad vertiginosa.


Marcó mi personalidad el desdén por “las cosas del mundo”;
y sin embargo, mi corazón se sentía vacío, insatisfecho.
Sentía intensamente cómo las almas de los hombres no se
comunicaban entre sí; no había manera de que yo pudiera
tocar el alma de nadie con la mía. Esto llenó mi mente de
confusión y creció en mí un gran e intenso deseo de unir mi
alma a la de alguien más: Sentía que de lograrlo tendría
entonces la luz que me faltaba.

Siempre reconocí la libertad espiritual a que todos tenemos


derecho y por eso nunca intenté arrastrar a nadie en mi
búsqueda (a menos que no fuera por su propia decisión);
para pedirle algo a alguien, primero era necesario que esa
persona consintiera en contraer el compromiso y sus
consecuencias.

En este tenor mi mente escogió a una persona y me hizo


sentir enamorado; cuando hice la propuesta, ella dijo que
aceptaba. Por mi confusión y mi deseo olvidé que casi todos
se movían en el miedo y la hipocresía, por ello viví un largo
infierno de siete años. Luché con una máquina que quiso
destruir mi alma; hasta que comprendí mi error y abandoné
esa ruta. De la batalla salí engrandecido pero
emocionalmente frágil.

13
Page 14 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

En medio de ese infierno descubrí el cielo: Un día, sin


esperarlo, desperté (corría para ese entonces el año 1983,
aún no cumplía los 29 años); de repente me encontré en un
estado de conciencia desconocido para mí. Me encontré
siendo una conciencia pura, un testigo absolutamente
imparcial de los fenómenos del mundo, de mi cuerpo y de mi
mente. Todo era absolutamente claro en un solo instante
intemporal, y yo era intemporal, eterno; nada, absolutamente
nada podía dañarme. Este estado que acababa de descubrir
se volvió familiar a mí y podía entrar en él cada vez que
quisiera, pero al pasar del tiempo me arropó el infierno en
que vivía y me quedé solo, con la sabiduría y la fe que me
dio el descubrimiento, a saber: No soy la mente ni sus
sentimientos, no soy el cuerpo ni sus sensaciones, soy
conciencia pura, eterna y absoluta, no tengo nombre, solo
soy.

Nací el 30 de Octubre de 1954, morí más o menos en la


misma fecha de 1970, a los dieciséis años, cuando no
quedaron para mí razones para querer estar vivo; nací por
segunda vez en conciencia y espíritu, más o menos en la
misma fecha de 1983; esta vez nací eterno, pero igual era un
niño y comencé a crecer. De esta nueva vida ya he vivido la
niñez y la adolescencia y soy un novicio de la adultez.

De mi hallazgo sólo puedo decir: Sí, hay una razón


fundamental para vivir. Decirles con la boca o la palabra
escrita no sirve de nada, porque sólo quien la busca con toda
sinceridad y buena fe la encuentra. Sí puedo contarles una
parábola que me llegó a la mente cuando uno de mis
estudiantes, angustiado, un día me pregunto: “Profesor,
Usted me ha ido destruyendo todas las razones para querer

14
Page 15 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

estar vivo, pero usted trabaja, viene a su clase, y hace


muchas cosas; si nada tiene valor en la vida, ¿porqué vive
Usted?” Yo le respondí con la siguiente parábola:

PARABOLA DE LA CASA DE JUEGOS

“Un hombre iba a entrar a una casa de juegos, algo así como
un casino, pero con una gran variedad de juegos. Al
momento de entrar en ella el sujeto sufrió amnesia total; pero
fue recibido muy naturalmente por un grupo de los que
estaban dentro de la casa de juegos, le pusieron un nombre
y se hicieron cargo de él. Le enseñaron juegos que él
aprendió con avidez, le enseñaron la importancia de los
diferentes juegos y cuan imprescindible era ganar; hasta
aprendió cómo aprenderlos por sí mismo e inventar sus
propios juegos. En los juegos se ganaban fichas de
diferentes colores, dependiendo del valor que tuvieran.

“Este hombre pronto descubrió que todos los que jugaban en


la casa de juegos tenían su misma condición: Sólo conocían
la casa de juegos, no sabían de donde venían, se les había
dado un nombre y se les enseñó a jugar. Sólo les importaba
jugar y ganar.

“Un día, algo que él no esperaba sucedió: Por un altoparlante


una voz llamó a uno de los jugadores; la mayoría de los
demás permaneció indiferente, pero el hombre notó que de
aquellos que eran cercanos al que fue llamado, unos se
alegraron secretamente y otros sinceramente se
entristecieron. El llamado se acercó a una puerta, en ella se

15
Page 16 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

le despojó de todas las fichas que había ganado y se le invitó


a salir por la puerta especial. Al cabo de un rato todo volvió a
la normalidad y todos siguieron jugando.

“Pero el hombre, al observar esto, nuevo para él, quedó


perplejo y comenzó a inquirir entre sus cercanos. Quería
saber: ¿Qué pasó?, ¿A donde va el que sale por la puerta?
¿Qué le pasa al que sale de la casa de juegos? Las
respuestas le fueron impresionantes:

• “Todos somos llamados en el momento menos esperado


y tenemos que salir sin protestar. Aquí sólo estamos por
un tiempo.

• “Todo el que pasa por la puerta tiene que dejar aquí todo
lo que ha ganado en la casa de juegos; si ha perdido y
adeuda, su deuda le es saldada.

• “No sabemos a donde va la persona cuando sale, pero


hay muchas conjeturas y teorías al respecto. En base a
esto se han inventado muchos juegos en la casa de
juegos. Pero nadie sabe en realidad que pasa del otro
lado de la puerta.

“Este hallazgo dejó muy preocupado al hombre, quien


concluyó: Si en cualquier momento voy a ser llamado a salir
de aquí, y si haber ganado o perdido no importa, pues todo
me es quitado, aún las deudas; entonces, ¿para qué me
afano en ganar? ¿Qué sentido tiene alegrarse de ganar o
entristecerse por perder? ¿Para qué jugar, si el producto del
juego (ganar o perder) no cuenta al final?

16
Page 17 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

“Estas preguntas desconcertaron y deprimieron por largo


tiempo al hombre, sumiéndolo en una profunda búsqueda de
las respuestas a las mismas.

“En su pesquisa, el hombre un día repentinamente descubrió:

• “Todos los miembros de un sistema definen su existencia


en referencia a este sistema.

• “Ningún miembro de un sistema puede negar el sistema


al que pertenece. De otra forma o se niega a sí mismo (lo
cual es absurdo, porque deja de existir) o no es miembro
de ese sistema; es decir, si un elemento puede negar un
marco de referencia, ese no es su marco de referencia.

• “Si un elemento niega a un sistema, también niega a


todos los subsistemas de ese sistema. Por lo tanto, el
sistema negado por el elemento debe ser un subsistema
de un sistema de orden superior, al cual ambos (el
elemento negador y el sistema negado) estén referidos
de forma congruente. En otras palabras, el sistema
negado no es el sistema universo, sino que está dentro
de un suprasistema.

• “Al yo descubrir (se decía el hombre) el sin sentido de la


casa de juegos, su incongruencia y falta de
autoconsistencia, yo era un elemento negador de la casa
de juegos. Por consiguiente, la casa de juegos no era mi
marco de referencia, sino que éste estaba fuera de ella y

17
Page 18 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

era un marco superior donde está incluida la casa de


juegos.

“Estos razonamientos lo llevaron a ver que él no dependía de


la casa de juegos para su existencia, sino de algo más
grande, pero desconocido para él y para todos en la casa de
juegos. Entonces se preguntaba: ¿Pero qué hago en esta
casa a la que no pertenezco? ¿A donde pertenezco
entonces? Esto lo angustiaba, hasta que un día descubrió
que él seguía haciendo cosas, estableciendo objetivos de
acción, muchos de los cuales trascendían la casa de juegos.
Así descubrió y comprendió algo nuevo para él: Yo estoy
actuando sin un marco de referencia exterior a mi mismo, por
lo tanto soy completamente autónomo, soy mi propio marco
de referencia, no necesito conocer un marco de referencia
externo a mí para existir y vivir. Todo esto significa que soy
un ser libre y hasta ahora no lo sabía. Acabo de descubrir
la verdadera libertad.

“Pero más importante aún, si la casa de juegos no hubiese


sido inconsistente, nunca hubiera descubierto que soy libre;
por lo tanto ella tiene sentido en un contexto superior.
Contestando a las interrogantes planteadas: La casa de
juegos es un lugar donde se viene a aprender a ser
espiritualmente libres.

“Este descubrimiento llenó de felicidad al hombre, pero no


por mucho tiempo, pues se preguntó: ¿Qué pasa con los que
son llamados a la puerta sin saber que son libres? Si a esta
casa venimos a aprender a ser espiritualmente libres, es
porque esto debe ser necesario para algo fuera de la casa de

18
Page 19 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

juegos. Entonces, quien sale de ella sin aprenderlo debe


estar en serio problema. Desde ese entonces quiso mostrar a
la gente la incongruencia de la casa de juegos, para que, así
como él, descubrieran que eran libres; todo lo hacía por amor
a ellos.

“Pero ellos lo acusaron de loco y peligroso y trataron de


forzarlo a salir de la casa de juegos. Y lo lograron, pero
desde entonces muchos han descubierto que son libres y
regresan de vez en cuando a la casa de juegos (algunos de
ellos sin amnesia) con el sólo propósito de abrir los ojos a los
jugadores, para que no sean tomados desprevenidos cuando
sean llamados a salir de la casa de juegos.”

De esta forma respondí a mi estudiante. Creo que la


respuesta lo dejó satisfecho, pues no dijo nada más.

19
Page 20 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

LAS ANOTACIONES
(1999)

20
Page 21 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

...acaecerle ha lo que a la que sale del gusano que


echa la simiente para que produzgan otras, y ella
queda muerta para siempre. Digo que echa la
simiente, porque tengo para mí que quiere Dios que
no sea dada en balde una merced tan grande, sino
que ya que no se aprovecha de ella para sí
aproveche a otros. Porque como queda con estos
deseos y virtudes dichas, el tiempo que dura en el
bien, siempre hace provecho a otras almas, y de su
calor les pega calor, y an cuando le tienen ya
perdido, acaece quedar con esa gana de que se
aprovechen otras, y gusta de dar a entender las
mercedes que Dios hace a quien le ama y sirve.♣

Santa Teresa de Jesús


Santa Teresa de Jesús, Las Moradas, Moradas Quintas, Capítulo Tercero, Pag.
84, Editorial Alba, 1998.

21
Page 22 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Enero 3 Urgente: Dejar de buscar,


vivir la libertad hasta
aprender a ser libre.

• Los hombres sinceros llegan a la verdad aún cuando


salen a buscarla por el camino errado.

• Quien busca y no encuentra, ya tiene.

• El estruendo nunca será señal de poder.

• El inocente besa a un cerdo, pero no tarda en


descubrir que no había hechizo que deshacer.

• Dale nombre al mal y lo conocerás.

Diógenes

Y de la tierra
brotará la vida un día
La luz herirá las tinieblas
y de la herida brotará el hombre

Desde entonces
el hombre morirá cada noche
morará sin saberlo en las tinieblas

22
Page 23 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

y cuando la luz de la mañana


atraviese el reino de la oscuridad
volverá el hombre a la vida

A sufrir
por no saber de donde viene
por no saber lo que le espera

Con su luz pretende penetrar las tinieblas


pero no hay tinieblas donde llega la luz

Así,
su búsqueda se vuelve infinita
A cada paso desvanece lo que busca...
y sigue buscando

Para mitigar el calvario


muchos escogen vivir en la penumbra
cerrando sus ojos a la luz
acción esta sin sentido
porque la luz la llevan dentro

Su maldición es su bendición
el hombre conoce de las sombras
y es un ser de luz

Sólo él es dual
Ni los ángeles ni Dios
conocen las tinieblas
y él que las conoce las destruye
al querer comprenderlas

23
Page 24 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Y en las noches
cuando en ellas duerme
teje sueños para creer
que fuera de ellas está

El hombre es Diógenes♠
Hijo de la luz y las tinieblas

Uno y Todos

A los enamorados, el amor


A los que sufren, el dolor
Y a mí, todo es natural
Porque humano soy de cuerpo entero

Ni vicios, ni virtudes
Ni desolación, ni razones a celebración
Nada me falta ni me sobra

Conozco el delirio de la victoria


y el grave y amargo sabor de la derrota

He sido grande y pequeño,


cabeza y seguidor

He aprendido y enseñado,
consumido y producido

Mi vida

Diógenes (de dos orígenes): Del griego Di (dos) y ogenes (orígenes).

24
Page 25 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

es un mapa de la humanidad

Soy individuo y suma social

Como es arriba es abajo


Si mi vida es efímera
también lo es la vida misma

25
Page 26 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Febrero 22/24 Urgente: Descubrir dónde


está el Lugar Santísimo y
huir a él.

• El ser humano tiene un complejo de inferioridad tan


grande, que ha llegado a olvidarse de que es hijo de
Dios, y como tal su heredero.

• No estoy solo, pero creo estarlo, por eso así me


siento.

Ella

Su alma es tranquila
como el mar del horizonte

Su espíritu tremula incierto


como el follaje de una palma
con el viento de otoño

Insegura,
como el ratoncillo
que explora nuevas vecindades

Tierna,
como el posar de una mariposa

Pero todo su sublime acontecer


Marca mi alma con fuego de herrero

26
Page 27 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Febrero 25 Urgente: Limpiar mi mente


de preocupaciones banales
y hacer espacio para mí

• Cuanto más espero el toque de la campana que


anuncia la llegada de los vientos que me cargarán al
otro lado del horizonte, más siento que se aleja mi
partida.

• Es la ley que sólo se vayan los que cumplen su


condena.

• El mar es el mar y no las olas, ni su color azul.

• Los que no conocen de profundidades sólo ven las


olas, y las consideran entidades autónomas y que
llenan un vacío (la superficie del mar, frontera de éste
con el cielo). Ni por asomo imaginan la inmensidad
que subyace, da vida y orden a las olas.

27
Page 28 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Febrero 26 Urgente: Sacar el temor al


dolor de mi espíritu para
exponerme a toda la verdad
del mundo, y morir feliz.

• De tu tragedia silente nadie se entera, el mundo


impávido sigue su ajetreo, mientras por dentro tu
mundo te tortura.

28
Page 29 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Febrero 27 Urgente: Llenar mi corazón


de humildad para
desempeñar las tareas para
las cuales el Señor me ha
preparado.

• Sólo si se es pequeño (humilde) se puede apreciar la


majestuosidad de la creación.

• Sólo si aceptamos nuestra herencia divina nos


haremos herederos de hecho y de derecho de aquello
que, por linaje y por imagen y semejanza (por genética
divina), nos corresponde:

• Los hijos de hombres serán hombres, los hijos de Dios


son dioses.

29
Page 30 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 2 Urgente: Aprender a ser un


canal para la completa
expresión del Ser en el
mundo del espacio y el
tiempo.

• Hay que estar alerta con los estados de ánimo. Son


como el viento: vienen y van, te adelantan el paso o te
atrasan, te desvían de tu ruta o te acercan a ella; pero
no son ni el mar ni la barca.

• El capitán está alerta de los vientos, pero conoce su


barca y la mar, y, aunque puede cambiar de ruta, sabe
a dónde va.

Todo querer es efímero,


esta vida es efímera,
Yo no soy efímero.

30
Page 31 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 7 Urgente: Cerrar el círculo


de mi existencia, uniendo
mis puntos extremos: Lo
universal y eterno con lo
individual y efímero.

• Nuestra mente insaciable busca conquistar el


substratum de la existencia, y en su búsqueda se
desvanece antes de encontrar que, así como la tierra
flota en el espacio sin nada que la sostenga, Yo soy el
substratum de toda existencia.

• Para la mente el Ser es un abismo, Yo soy el abismo


de la mente, completo, perfecto, solo y sin necesidad
de compañía, inmenso y sin sentido de dimensiones ni
distancia, eterno, sin noción del tiempo.

Mente

Vaga la mente,
busca razones y asideros
empuja su hacer,
da sentido a su sentido

Rota en giros largos y cortos


Se detiene y se entretiene
Se detiene y lamenta sus estaciones pasadas...
A veces las ansía

31
Page 32 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Otras,
se contenta a sí misma
Con su status quo...

Pero es efímera su celebración


En cualquier momento cae de nuevo en la cuenta
Que cada estación es una pompa de jabón
Creada por ella misma

Cada estación es ella


Efímera y eterna

Se busca a sí misma
Usándose como instrumento

Se define y se deshace
Se apaga y se prende
Se niega a sí misma...
Y con ello se reafirma

Parece un estanque hirviendo


En cambiantes luces de colores
Sin principio ni fin,
Ni cronos ni topos

Su tiempo es ella misma


Su espacio es su jugar sobre sí misma

Sin embargo...

Se siente incompleta

32
Page 33 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Tiene hambre y se alimenta de sí


Devora todo conocimiento nuevo
Hasta convertirlo en cadavérica imagen

Todo en ella es memoria e intencionalidad


Todo es mente
Todo es ella

¡Que cosa más parecida a Dios!

Es por eso que su angustia es divina


Su búsqueda óntica es singularmente trágica
Su existencia se define entre dos puntos nulos

Se mueve entre el pasado y el futuro


Pero no tiene presente

Comienza en cero y termina en cero


Pero en el trayecto
vive ansiosa de retornar al comienzo y llegar al final

Es cuerda que vibra


vibración amortiguada con infinitos sobretonos

Es perro viejo y mañoso


que da vueltas por alcanzarse la cola

33
Page 34 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

¡Es una máquina divina!

Puede conocerse a sí misma y negarlo

Puede negar y afirmar la misma cosa


Puede conocer la verdad y actuar contrario a ella

¡Es un portento!

Es caballo desbocado
En que cabalga la conciencia

34
Page 35 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 8 Urgente: Volver a sentir


como urgente y de vital
importancia la suave
fragancia, la brisa
mañanera, su mirada triste
y un beso suyo.

• Gracias Padre por haberme desprendido de ti. Como


cosa pequeña y separada conocí el contraste:

El placer y el dolor,
el bien y el mal,
el amor y la aversión,
lo pequeño y lo grande,
lo eterno y lo efímero;

y finalmente llegué a ti,


y al descubrirte me supe eterno.

• Sin mi travesía por el mundo no hubiera podido sentir


todo lo que siento al reencontrarme, todo ello es
maravilloso y es mi ofrenda al volver a ti.

35
Page 36 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 9 Urgente: Mantener


presente que no soy mi
apariencia, soy quien se da
cuenta de que existe.

• Es un error asumir que todas las propiedades de la


existencia son interactivas, con ello la confinamos a
los fenómenos y a la ex–periencia (sensorial o no,
experiencia en el sentido de conocer desde afuera).
Olvidamos que también somos existencia, y que ante
todo somos conciencia; siendo el cuerpo y la mente
vehículos para localizarnos en el espacio y en el
tiempo.

36
Page 37 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 10 Urgente: Dejar que el río


corra...

La Muerte Contraste Necesario

• Sabiendo que mi muerte y la de aquellos que quiero


es inevitable, y sobre todo justa (para que otros
puedan vivir también), ¿cuál debe ser mi actitud ante
ella y ellos?

• Nada natural, inevitable y universal puede ser malo,


por lo que debo aceptarla, entenderla y darle su justo
lugar en la vida.

• Ningún juego es interesante si no tuviera tiempos


medidos y un número de entradas limitado. Si el cielo
fuera sólo oscuridad o sólo brillo de estrella no nos
fuera bello y atractivo. Lo que lo hace
enigmáticamente bello es que el mismo se nos
presenta como un manto negro salpicado de puntos
luminosos.

• Sin la muerte la vida sería monótona y aburrida.

37
Page 38 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 11 Urgente: Volver a ser niño,


simple, sincero, alegre,
triste, ingenuamente vivo.

Amar como un niño juega

El amor nos hace olvidarnos del mundo y nos hace ser niños
por un momento.

El que ama “desea” sin saber qué ni por qué.

¿Qué busca satisfacer el que se afana en un beso?

¿Qué gana un niño en el juego de canicas? ...Y ¿de qué le


sirven las canicas? De nada, pues sólo son y serán canicas.

El niño que juega para ganar ya no es niño. Sólo seguirá


siendo niño mientras juegue para jugar, para aventurar.

En esto estriba la importancia del amor, es un juego que no


se juega para ganar, sino para amar, jugar, aventurar.

Quien lo sabe y lo juega como se debe disfruta de ser un


niño en el juego, un niño simple, sincero, alegre, triste...
Ingenuamente vivo.

38
Page 39 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 12 Urgente: Ser enteramente


humano, pequeño,
sufriente y amante, pero
eterno y omnisapiente,
inmenso como el Padre.

• Mi vida transcurre como se desliza una gota de lluvia


por el follaje de un árbol frondoso:

A veces lentamente, a veces rauda y de hoja en hoja a


saltos.

Si no me agoto antes, terminaré en el suelo, daré vida


al árbol y a los ríos...

Y moriré en el mar.

• ¿Que cómo es mi paso por la vida? Me tambaleo


como un pony recién nacido intentando mantenerse
de pie.

• Después de haber nacido libre, no sé cómo usar esa


libertad.

39
Page 40 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 20 Urgente: Conocer la


diferencia entre el sueño y
la realidad, despertar.

• La desesperación de una pesadilla sólo es cierta en


sensaciones y reacciones. Pero el que despierta,
aunque aún tenga el sobrecogimiento de la agonía
que ella envuelve, se sabe a salvo, pues sabe que ella
no fue más que una aventura de su imaginación.

• Deambulo entre la verdad y la ilusión, donde quiera


que me encuentro estoy sucio de ambas.

• Mis proyectos terrenales todos tienen pinta de fracaso,


pero yo no soy un proyecto terrenal.

• Nada en mí duda sólo la intencionalidad.

• ¿Cómo puede la mente reportar la experiencia del


“darse cuenta”? ¿Empatía?

Luz, Espacio y Tiempo

Despertar quiero
sin olvidar mis sueños
Por eso aún duermo

40
Page 41 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Sensible telaraña de mi destino


Los vientos de mi voluntad
te mecen

Tiemblas con los aleteos de mi mente


Pero eres siempre la misma

Araña del espacio y del tiempo


sólo la luz rompe tu telar

El viento...
hacer luz quiere
Pero la luz nace del silencio

Sólo en la quietud puede


el endeble tejido
llenarse del eterno fluido...

Y reflejar en su concéntrica arquitectura


aquello que define el Espacio y el Tiempo

41
Page 42 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 21 Urgente:
desierto,
Aceptar
no dejarme
el

arrastrar por la alucinación


ni las sombras de la noche.

• Hay veces en que seguir viviendo es un acto heroico.


Son aquellos momentos en que dices “Padre mío ¿por
qué me has abandonado?” y no escuchas respuesta
alguna.

• Que difícil es el camino en el desierto. Si no te


conoces a ti mismo, las sombras del espejismo,
producto de tus deseos y prejuicios, te perderán.

• Una vez fui sobrio y caminé confiado en el desierto,


pero las luces del mundo, sus fragancias y promesas
de amor envenenaron mi alma, y hoy parezco un loco
confundido con mis alucinaciones, porque he vuelto al
desierto sucio del mundo. No estoy listo para superar
las pruebas de las tentaciones.

42
Page 43 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 23 Urgente: Reconocer que no


soy mis emociones ni mis
pensamientos, sólo soy, no
poseo nada y todo es mío.

• La falsedad se empecina en negarme.

• No sé si es droga o hipnosis, pero yo me aferro a las


sombras como si mi vida de ello dependiera.

• Quien no renuncia a todo está atrapado

• El deseo es la cadena, tu mente la prisión.

The leap

I only can add


As long as I’m limited
What’s to add to the whole?
It makes no sense

Now I see…
The One does not grow
There is nothing new under the sun

What grows in me then?


Nothing…

43
Page 44 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Adding is just
the reunification of the separate

But…
Nothing is separated
Separating is an illusion
Adding is dissipating the illusion

Growth means that


something else is popping out of you
Growth is illusion
Nothing is popping out

The outgrowth is just


what was there and you couldn’t see

So much is there
and you don’t see

Nothing is growing…
illusion is dying
And…

Like all that’s limited


it dreads death

You fear changing


‘cause you confuse your self

44
Page 45 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

with your illusion

You’ll never be free


if you don’t let it die

Let yourself die


You are the illusion

And yet…
You are the only thing
really known to you

Everything else is
shadows on a screen,
The screen of your illusion

There is nothing to hold on to


not even your self

So give it up
and be the One

45
Page 46 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 27 Urgente: Aprender a


navegar sin perderme y a
bucear sin ahogarme.

Cosas

Señora
Tengo cosas que contarle
Cosas vanas y triviales
Cosas simples

Momentos
Que no se marcan en la historia

Cosas que no contarán


Los anales de los grandes hechos

Cosas que no cuentan para los demás


Pero que usted siente
Y que le sobrecogen el alma

Cosas íntimas y muy suyas


De las que no quiere hablar con nadie

Pero usted
Las comparte conmigo

46
Page 47 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Cosas que usted guarda en el corazón


Como un tesoro escondido

Cosas que yo conozco


Porque he estado allí
Donde usted las guarda

Allí he estado furtivamente


Por eso
son mías también aquellas cosas

Que usted guarda en su alma


Y que en ellas
a usted y a mí
nos va la vida

47
Page 48 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Marzo 31 Urgente: Mapear los mares


de la mente y no sucumbir
a los cantos de sirena.

• La vida es un mar de siete profundidades, unas


límpidas y cristalinas, otras oscuras y turbulentas... y
la superficie.

• La sirena canta dolor, placer, deseo, angustia, amor,


odio, tristeza y melancolía, entusiasmo y alegría. En
cada mar un canto, en cada profundidad un tono.

• Por tener miedo a no ser, no soy.

• Por miedo a la muerte, muero.

• Vivir es mirar a la muerte cara a cara y desafiarla,


ponerte en sus manos y cortejarla, invitarla a darte el
beso, pero en el acto de vivir.

• Vivo sabiendo que voy a morir

• Voy a morir sabiendo que vivo.

48
Page 49 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Abril 12 Urgente: Encontrar


camino a casa, dejar de
el

jugar con las piedras del


camino.

• No estoy en ningún lugar del universo, el universo está


en mí.

• Todos estamos en todos.

• Melancolía: Vivir en el mar de la tristeza y ser feliz.

• El agua esta forzada a caminar por el cauce del río,


pero cuando llueve torrenciales por un tiempo
suficiente y se desborda el río, ella crea su propio
cauce y transfigura la geografía.

• Mi Padre tiene por costumbre abandonarme cuando


estoy en el umbral del cielo. Él quiere que yo entre
por mi propia decisión y mi propio esfuerzo. Él quiere
que yo sea digno de heredar el trono que Él ha
preparado para mí.

• Cuando no te atreves a hacer lo que puedes y


providencialmente debes, Dios te empuja a ello.

49
Page 50 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Abril 16 Urgente: Ser siendo

Ciegos

Soy leve nube que se esfuma


No alcanzo el vasto cielo
que se esparce en el universo

No caigo como lluvia,


Ni en mares ni en desiertos

Floto y me desvanezco
Sin mojar ni dar sombras

Soy efímero
Mi existencia no afecta a la de nadie

Mi muerte será como mi vida...


Desapercibida, inconsecuente

La luz brilló y se apagó


Ante los rostros de los ciegos

50
Page 51 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Abril 20 Urgente: Quemar mis


deseos como ofrenda en el
altar del Lugar Santísimo
para merecer la atención
del Padre.

• He caminado en círculo y estoy cansado, la cadena


que me ata al centro alrededor del cual giro se llama
deseo. Prefiero morir de hambre antes de romper mi
cadena.

• Una vez la luz estuvo en mí. El solo recuerdo de esa


experiencia sostiene mi vida.

• La compañía de los iguales es una sórdida soledad.


Sólo se está acompañado cuando el otro difiere de
uno lo suficiente para no ser una aburrida homología,
y no tanto que produzca una abismal separación.

Soledad

Soledad
Cuando nadie te toca
Cuando todo es una cosa

Soledad
Abandonado por Dios
Extraño entre los hombres

51
Page 52 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Soledad
Libertad descarnada

Sin Padre
Sin Maestro,
Sin Hermano Mayor

Soledad
Nostalgia de la inocencia
Y de los tiempos de amor

Soledad
Añoranza de otros
Sed de amor
de aventura

Soledad
Vida sin misión
Dolor sin sacrificio

Soledad
Vacío
Inconexión

Soledad
Soledad
Soledad
Oscuridad

52
Page 53 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Abril 30 Urgente: Navegar


nuevos mares, sembrar
en

nuevos frutos, olvidarme


de la cosecha.

Primavera

Despunta hoy la nueva era


Un nuevo mapa marcará
el curso de la historia

Sobre un mismo espacio se construye


Materiales y almas nuevas
lo componen

El sol y el cielo son otros


Los pesares y el averno
crecen a su lado

Pero también son nuevos

Como recién nacidos son


los motivos de alegría

Sólo es la misma
la frontera de los tiempos

53
Page 54 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Ella es necesaria
para notar la diferencia

Ella marca el comienzo y lo ensucia


Trayéndonos la herencia que negamos

Recordándonos:
Renunciar al pasado es renunciar al presente
Para salvarnos
habremos de renunciar al tiempo

No es nueva la era...
Es nuevo el comienzo

54
Page 55 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Mayo 8 Urgente: Parar el forcejeo,


dejar que las aguas del
mar me acojan, y dormir.

• La armadura abollada, lanza en ristre y la espada


destrozada, se estrepitó el caballero sobre las hojas
secas del bosque, y allí se dejó arrullar por el olor del
musgo y la humedad, por el cantar de los pájaros y el
murmullo de la brisa sobre los árboles; le sobrevino la
paz... y durmió.

55
Page 56 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Mayo 9 Urgente: Lograr el delicado


balance entre la voluntad
de Dios y la mía propia,
para ser yo y una
expresión de Él.

• Córtalo todo, menos tu raíz.

• La única manera de ser libre es dejar que hagan


contigo lo que quieran; torturarte, insultarte,
acariciarte, adorarte, aborrecerte y matarte; sin
inmutar tu naturaleza; dejando tu cuerpo reír o llorar
según el caso, pero que la voluntad nunca tense un
músculo.

Libertad

Los milagros están muertos


Yo los he matado

No es posible la vida
sin el milagro de cada mañana

No titilan las estrellas


No cantan los pájaros

El río no cuenta ya una historia


no significa nada su murmullo

56
Page 57 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

No hay ilusión
ni enamorados

No hay dolor de amor


ni sed de aventuras

Ha muerto la pasión y la quimera


Las historias ya no cuentan epopeyas

No hay por qué ofrendar la vida


No hay a quien libertar

Ni el cáliz sagrado
ni la palabra secreta
ni prueba de iniciación

No hay bien que escoger


nada es malo ya

El enemigo es la sin razón de la batalla


y la muerte de la guerra

Ha muerto la luz de la vida


no es dulce ni decoroso morir

No hay patria
ni amor eterno

No hay compromisos
ni amigos íntimos

57
Page 58 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

No gime el corazón
por un ser querido

No se goza el alma en el dolor


porque valió la pena el sacrificio

No hay palabra sagrada


No hay lugar santísimo

No hay profanadores,
nada es digno de ser profanado

No hay amantes que sufren,


nadie inspira tal suerte

El vino es agrio,
no hay nostalgia en la melodía de esa
canción

No hay ilusión ni ambición


No hay razón para odiar

No hay nada que me duela,


sin embargo

Hay dolor y desesperación


Hay un alma sin hogar

Hay un ciego en espera de luz


y un corazón que latía y muere

Hay un mundo

58
Page 59 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

que no se siente a sí mismo

Hay almas prisioneras


y lugares lúgubres sin luz

Hay un Dios que no conozco


Hay ángeles que no veo

Hay un fin que no comprendo


Hay bien y hay mal,

pero ¿cómo,
si estoy ciego casi muerto,
podré distinguir lo blanco de lo negro?

¿Cómo? Padre
si no te oigo, ni te siento

¿Es que me has abandonado?


¿Es que no tengo Padre?

¿Cómo puedo estar tan solo?


Estoy solo, conmigo

Mil caminos se abren ante mí


a cada paso mil más

No tengo razón para escoger


todo da igual,
hasta el dolor es indiferente

¿Para qué seguir?

59
Page 60 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

¡Que muera el deseo!

¿Para qué sirve la voluntad?


¡Libre! ¿Para qué?

Todo puede ser hecho,


no hay “para qué”

¡Tontos los humanos que luchan!


tontos sí, pero felices
Y yo no puedo volver a la inocencia

¿Porqué me hiciste caso, Padre?


¿Porqué me abriste los ojos a la
libertad?

No sé ser libre,
no puedo respirar voluntariamente

La libertad me está ahogando,


y no puedo morir

Déjame entrar en tu seno y descansar


quiero descansar de ser libre

60
Page 61 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Mayo 16 Urgente: Olvidar la forma y


los colores, el tamaño y la
distancia, el pasado y el
presente. Después de la
verdad todo es ilusión.

Verdad

• Para encontrar la verdad, no tuve que ir lejos, no tuve


que cavar profundo, aunque de todo hice, nada de
esto era necesario, pues la llevaba todo el tiempo
dentro de mí.

• Primero llega el descubrimiento de la libertad, después


viene la gran tarea: aprender a ser libres.

• Let people go into the swirl of free, unrestricted


emotions. The initial roughness is unavoidable,
produced by the stiffness of the old, long sustained
grip of anxiety and fear on your soul. Let go, let the
process batter you, and by itself it will smooth off, and
slowly your natural self will surface and peace will lock
in.

• La verdad es como el centro de un inmenso desierto a


las doce del medio día justo: Intensa y sin marcas de
orientación.

61
Page 62 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

• El desierto es la fuente de agua que apaga toda sed.

• Quien no ha vivido la experiencia de Job, quien no fue


tentado en el desierto, no ha roto su cordón umbilical
con el barro.

62
Page 63 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Mayo 20 Urgente: Tener paciencia,


abrir los ojos, esperar
señales.

Camino Viejo

Los caminos trillados


me cuentan historias

Cuentan de aquel caminante,


de quien los hizo al andar

Cuentan de amantes
que en ellos se hicieron promesas

Cuentan de traiciones
en ellos urdidas

Cuentan de duelos y batallas


llenos de heroísmo

Cuentan del paso de hombres y bestias

Cuentan de las lluvias


que agrietaron su cuerpo
y de las sequías
que los cubrieron de polvo

63
Page 64 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Los caminos trillados


son viejos y sabios...
y saben a donde van

Ellos están
en los mapas de los libros
y hablan al hombre de las cosas sabidas...

Pero no conocen
las rutas de las aves

Ni saben el origen
del cantar de los grillos

No se enteran de los otros caminos


a no ser por los cruces casuales

Los caminos trillados


no conocen la incertidumbre
ni se imaginan la libertad

No paren otros caminos

Son viejos y sabios


pero no son niños

...Silvestres y niños

64
Page 65 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Mayo 25 Urgente: Romper la


crisálida y extender las
alas.

Poca Cosa

Hojilla seca que bate el viento


¿Cómo pretendes poner timón
a las fuerzas del otoño?

Sin el árbol
Eres hojarasca... Estorbo

A él,
el sol lo alimenta
A ti,
te seca

En él,
el viento canta
A ti,
Te arrastra

¿Qué buscáis?
¡Desiste!

65
Page 66 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Mayo 31 Urgente: Respirar

Quien nace de sí mismo no muere.

66
Page 67 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Junio10 Urgente: Reconocer que no


tengo nada de valor que
sacrificar.

Otro Día

Hoy es uno de esos días

Nada alienta mi corazón


Mi pensamiento duerme
No se apena ni se alegra mi alma

Hoy,
estoy distante
y a lo lejos
todo es un murmullo

Todo es muchedumbre,
No se notan las lágrimas
ni las sonrisas

Hoy
el mundo es un paisaje
Nadie tiene nombre
Nadie tiene historia

67
Page 68 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Lo que pasa me es ajeno


Hoy no hay rutina
Todo es nuevo y pasajero

... Y lejano

Hoy es uno de esos días

68
Page 69 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Junio 11 Urgente: Vivir la aventura


como lo que es: una
aventura de la existencia.

Juguemos

Es hermoso ser ínfimo


y sentir la inmensidad
sostenerte en sus brazos invisibles

Es extraño estar preso


y poder por la ventana
apreciar la inmensidad de la libertad

Es maravilloso necesitar de otros


aunque sea mentira

Olvidamos la inmensidad
Olvidamos la libertad
Olvidamos la indisoluble unidad

Todo en aras de sentir


de explorar
de jugar la aventura

Somos niños
jugar es nuestra naturaleza

69
Page 70 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Juguemos
sin olvidar
que todo es un juego

• Sólo se disfruta del juego cuando se sabe que es un


juego.

• Los Conceptos son referencias para un juego. Sólo


deben tomarse en serio en el fuero del juego.

• Los valores son referencias para un juego. Sólo


deben tomarse en serio en el fuero del juego.

• Nuestras razones y acciones son estrategias de un


juego. Sólo deben tomarse en serio en el fuero del
juego.

• La vida está fuera del juego.

70
Page 71 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Junio 17 Urgente: No condolerme a


mí mismo. Disfrutar lo que
me ha sido confiado.

Pirro

Ha terminado la batalla de Pirro

Retornan generales y soldados


como árboles abatidos por la tormenta

El sol a sus espaldas


Las sombras largas

Los ajuares rotos y raídos


Sombría la tez
y apagados los ojos

Arrastran sus espadas


marcando su camino con
la línea tortuosa de su andar

¡Han vencido!

Y en su lucha perdieron el espíritu

71
Page 72 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Han vencido sin ganar


En sus corazones pesa el desánimo

Han vencido al adversario


Los venció la batalla

72
Page 73 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Junio 30 Urgente: Reconocer que


estoy en la mano del
Padre. No me perderé.

• Cada acto tuyo añade un pétalo a la margarita de mis


dudas.

• The people that surround me are too far removed to


touch me.

Estoy Perdido

Camino a casa me he perdido


Pasé por el desierto
En un bosque de cizaña he caído

El sol oculto por la bruma


lucho con fantasmas y demonios
A veces soy uno de ellos

Camino a casa me he perdido


Ya no recuerdo si alguna vez
fui niño
Su calor y su fragancia he olvidado

¡Ay! Padre

73
Page 74 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

estoy perdido
de mi cielo la bruma despeja
hazme camino con el sol

¡Ay! Padre
me quema el sol
¡Ay! Padre
está oscuro

HIJO DEL SOL

Sólo te perderás el día que olvides que sólo te tienes a ti


mismo. No importa la potencia de los argumentos, ni el
grado de consenso en tu contra que haya en el medio,
mientras tú seas tu propia vara de medida (siempre y cuando
seas sincero contigo mismo) resistirás el embate, no por la
fuerza de tu defensa, sino por lo sólido del fundamento de tu
fe: El conocimiento de ti mismo.

Cuando los argumentos en tu contra sean perniciosos,


necios, calumniosos o malintencionadamente retorcidos, no
participes en la batalla a que ellos te invitan, pues son una
trampa para sacarte del fuerte, de tu fe en ti mismo y traerte
al escabroso y resbaladizo terreno de las contiendas de
argumentos y razones, con verdades a medias,
interpretaciones antojadizas y acusaciones desarmantes.
Ellos nunca perderán una batalla en esos terrenos, porque
los conocen bien, nunca vivieron en la seguridad de la paz de
la buena fe y la sinceridad consigo mismos.

74
Page 75 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Desdeña esa contienda, aunque insistan en invitarte,


quédate en tu refugio y espera el amanecer; la luz que trae el
sol resplandecerá sobre todas las cosas, poniendo claro y al
descubierto lo que en la oscuridad medraba y buscaba tu
destrucción.

Tampoco aproveches la luz del día para destruir al que ahora


se yergue débil, ni para envanecerte de tu fortaleza, úsala
para podar los jardines de tu palacio que es tu fuerte, úsala
para reparar los daños de los ataques de la noche, y para
prepararte y fortalecerte para la próxima noche, no sea que
ésta sea más oscura y tenebrosa.

Durante el día, da gracias a ese ser de luz porque él te


permite construir el fuerte que en las noches hará posible
que resistas los embates de los seres que medran en la
oscuridad. Y ten siempre fe en que él volverá con la luz que
destruye la falsedad de la noche. Aunque sea larga la
noche, ten fe.

Hijo del Sol

No sé hasta cuándo viviré en la tierra


No sé hasta cuándo durará mi noche

Pero,
espero el amanecer
porque he visto al sol ascender
para luego ocultarse

Espero el día

75
Page 76 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

en que se levantará para siempre


Y seré aliviado de la carga de esta noche

Espero,
aunque sea sólo eso lo que haga

Me faltarán las fuerzas para todo


Pero,
no me entregaré a la noche
porque el sol ha dejado
un poco de su luz en mí

Si me entrego a la noche,
la poca luz que tengo me será quitada

Entonces,

No seré más que sombra


que al asomo de la luz radiante del sol
se desvanece

La luz me quitara la sombra


me dará más luz
si preservo y defiendo
la que se me ha dado

76
Page 77 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Y seré un ser de luz sin sombra


Un sol

¡Ahoga todo lo que quieras, oh sombra!

Pero no ahogarás mi fe
que es la fuente de mi luz

¡Lucha!
Yo no te contenderé
El sol lo hará por mí

Enseñoréate en la tierra
hasta que mi padre anuncie su llegada

Aunque vivo aquí en la tierra


Tú bien sabes
que yo soy un hijo del sol

77
Page 78 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Julio 27 Urgente: No desesperar,


aceptar que todo es
efímero menos yo.

• Dejad que los amos del espacio y del tiempo ganen


sus batallas, la guerra se gana en la eternidad.

• No hay tiempo que perder con ritos de muertos, la vida


apremia.

• La oscuridad que me rodea esta en mis ojos, soy yo


quien está ciego, por eso no pido luz, sino colirio para
lavar mis ojos.

• Es un necio el ciego que pide que enciendan la luz.


Talvez sólo tengo que abrir los ojos.

• La noche parece larga cuando se espera, pero es tan


larga como el día. Para los ciegos sólo hay noche y
mis ojos están abiertos.

• Hay los dormidos, los despiertos y los enemigos de los


despiertos.

78
Page 79 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Agosto 12 Urgente: No enterrar el


talento, invertirlo. Nada se
puede perder.

• Ninguna razón, ningún proyecto grandioso, tiene la


energía para mover un alma que ha conocido lo vano
del mundo y la sórdida quietud de la eternidad.

OTOÑO

Hay silencio en mi casa


El viento susurra ahí afuera
Translúcido el sol asoma
por entre ventanas movedizas

Atardece...

Todo se tiñe de naranja


Se estiran hacia el Este las sombras
...Todo está en calma,

Menos el cielo
y con él, el viento que mece la arboleda
y acuna al vecindario
con su canción callada

79
Page 80 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Sentado en mi balcón,
soy parte del panorama
y todo se me antoja nostálgico

...Es Otoño

La juventud no lo nota
marcha al mismo tempo
en todas las estaciones
Son monótonos de sol y primavera

Yo navego con el tiempo


por los cuatro mares del año,
pero mi barca está pintada de Otoño

y lleva perfumes añejos

No tengo en mi bodega vinos


el vino lo trae el viento
Algunos son añejos y asentados,
otros de perfume volátil y sabor liviano

Pero siempre se acaba pronto


y arrojo las botellas vacías al mar

...Él las traga para siempre

Ayer me cantó una sirena


pero yo estaba sordo

80
Page 81 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Ahora viajo en una nube dorada por el sol

Pronto el sol se ocultará


y será oscura mi nube...

Es tarde ya

Es hora de dormir
mañana será Invierno

81
Page 82 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Agosto 13 Urgente: Hacer bien lo que


tengo a mano. El día de
mañana trae su afán.

• Muchas cosas hay que, desde este lado de la


existencia, apuntan hacia el otro, el trascendental.
Muchos han logrado sintetizar y demostrar los
caminos que llevan al puente que cruza a este otro
mundo. Yo mismo construí un puente lógico que une
a los dos mundos.

• Pero lo verdaderamente extraordinario es: Con


materiales del otro mundo construir un puente que te
traiga a este.

Nada es contenido
Nada es contenedor
Lo que es, es sin estar

82
Page 83 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Agosto 14 Urgente: No esperar lo que


tú deseas sino lo que Dios
decida.

• Yo soy como los almendros...


Que aún estando en el trópico, presienten la llegada
del otoño.

• Al caminar entre los hombres me deshojo como un


árbol con el viento de otoño.

Contigo

Cuando pienso en ti
el universo en torno mío
se impregna de tu perfume
y el alma se me escapa a la eternidad

Cuando
estoy en la cima de la montaña
soy el mundo

Cuando
estoy con las estrellas
soy el universo

83
Page 84 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Cuando
estoy en la ciudad
soy un esclavo

Cuando
estoy contigo
soy todo eso...
y soy yo

• Si pudiera re-escribir nuestra historia, concentraría mi


esfuerzo en acomodar el universo para que amarnos
sea natural e incuestionable.

84
Page 85 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Agosto 15 Urgente: Dejarme arropar


por la luz.

Padre e Hijo

Cada paso que doy


Lo da el universo

Todas mis cosas pequeñas


Son del universo

Mi dolor es suyo
Como son mis alegrías

Si son suyos el sol y las estrellas


¿Cómo es que no siento
el éxtasis violento de los soles?

¿Porqué no es mía
la solitaria melancolía de las estrellas?

¿Porqué no vivo
en la pacífica majestuosidad de las galaxias?

¿Soy Tú o soy parte de ti?

85
Page 86 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

¿Porqué no son mías


tus cosas infinitas y eternas?

Nada me separa de ti
Y estando en ti
No logro sentirme tú

86
Page 87 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Agosto 18 Urgente: Librarme de la


ilusión, soñar y saber que
sueño.

• Nuestro accionar está definido por nuestro marco de


referencia, la acción libre no tiene esfuerzos.

• Lo que es internamente armónico se tiene a sí mismo


de referencia. Es libre.

• Quien define su vida muere; sólo en libertad se vive.

• Algunos estamos en proceso de putrefacción, otros


estamos en gestación; sólo al final se sabe quién es
qué.

87
Page 88 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Agosto 20 Urgente: Hacerme liviano y


volar.

Adiós

Un día como cualquier otro


tranquilo
sin eventos extraordinarios

Al atardecer
cuando se oculta el sol
cuando se adormecen los árboles
y se acurrucan las aves

En un rincón del mundo


en medio de todos,
pero apacible

Con el lejano murmullo de la ciudad

Solo
sin angustias ni sollozos
sin lamentos ni algarabías

Con la mente tranquila

88
Page 89 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

y liviana el alma

satisfecho de haber nacido

Entregó su cuerpo...
y se fue al infinito

89
Page 90 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Septiembre 16 Urgente: Recordar.

Aventura∇

Yo soy una aventura de la existencia


Trazos sobre su ilimitado espacio
que,
como estelas de espuma, se esfuman…

Efímeros colores y matices


Formas que no existen

Creo que existo por lo que percibo


y lo que percibo existe sólo para mí…
en mí

La Aventura ha creado al mundo


El mundo es el espejo en que se mira con sus
ojos infinitos


Este poema fue escrito el 16 de septiembre de 1995, inspirado la misma noche
que muriera sin saberlo yo la madre de mi buen amigo, Luis Fondeur, hoy se
cumplen cuatro años de ese evento y al recordarla he querido leer el poema y
anotarlo en mi diario.

90
Page 91 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

He dado marco al espejo


Mis arrugas en el tiempo le llaman mente
a este marco que se expande

Para divertirme,
hago cosas pequeñas y les doy orgullo
y les pongo a su lado
la humilde majestuosidad del Universo

Vivo en cada una de estas cosas


y al hacerlo me olvido de mí mismo

a mi regreso, me río
y hasta yo mismo me maravillo:
¿Cómo pude olvidarme a mí mismo?
Si sólo yo existo…

Y me río de mi aventura

Tengo tantas caras


y en cada una me olvido de mí,
en cada una juego “en serio”

Inventé especies de pantallas


que distorsionan mi reflejo en el espejo

Dos caras tienen las pantallas:


Placer y Dolor

91
Page 92 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Entre sus dos caras,


Una tensión me crucifica
Haciéndome olvidarme

“Deseo” le llaman mis caras

Soy la Aventura …
Y el Aventurero

El Aventurero

92
Page 93 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Septiembre 20 Urgente: Soltarme a la


corriente del torrente de la
vida, confiar en que ella me
sostendrá.

• Cuando hayamos aprendido a no aferrarnos a la vida,


y a no huir hacia la muerte en los momentos en que la
vida duele; estaremos listos para entrar en la
eternidad.

• No sé si es un crimen la falta de inocencia o la forma


en que la vida se encarga de romperla.

• Dios mío, ayúdame a aceptar las torturas del cuerpo y


del ego sin manchar mi integridad.

93
Page 94 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Noviembre 9 Urgente: Renunciar a todo


aquello por lo que lucho, la
lucha es una maraña que
atrapa.

CARTA EN UNA BOTELLA FLOTANDO EN EL MAR

Estamos acostumbrados a mentir


Hasta a nosotros mismos
Por eso lo hacemos sin darnos cuenta

Pero en el fondo lo sabemos


Y tememos ser descubiertos
Aún por nosotros mismos

Por eso cascarrabiamos como ogros


como gatos acorralados

Somos como el gato atrapado en un hoyo,


que araña y muerde a quien quiere salvarlo

Los humanos estamos enfermos de miedo y de


deshonestidad, de un impulso a dañar a los demás sin razón
aparente, de reclamar de otros lo que nosotros mismos no
damos, de un egoísmo profundo y autodestructor. Nuestras
almas están enfermas, perdidas; y aparentemente sin
remedio.

94
Page 95 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Es insospechable hasta qué grado estamos perdidos y cuan


inconsistentes son nuestros pensamientos, deseos y
sentimientos. Vivimos un estado de locura marañosa,
drogada y dolorosa. Y esta misma locura nos hace querer
seguir atrapados en ella.

Todos vivimos y actuamos de acuerdo a un mundo que no


existe, un mundo plástico que se amolda a las necesidades
momentáneas de nuestro enfermo egoísmo, donde todo lo
que pensamos, deseamos, sentimos y hacemos está
perfectamente justificado, hasta las contradicciones.

Si tan sólo pensáramos que este tiempo y este espacio son


prestados y que en cualquier momento será reclamado, no
nos dejáramos atrapar en la falsa maraña en que vivimos.
Pero nuestra enfermedad nos impide tener esta clase de
pensamientos y nos atormenta si nos atrevemos a pensarlos
por un buen rato; y nos hace huir de ellos. Estamos
completamente atrapados.

No podemos usar nuestro propio esfuerzo para salir de la


maraña, pues nuestra mente retorcida nos saca de un mundo
falso para conducirnos a otro. Estamos en un laberinto,
creado y modificado continuamente por nuestra mente con el
único objetivo de mantenernos atrapados en él
perpetuamente, mientras usemos la mente como herramienta
para salir de él.

Sabemos que vivimos en agonía constante y que así será


hasta el día de la muerte, pero nos engañamos luchando
contra la agonía, haciéndola más insoportable, y

95
Page 96 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

mantenemos la falsa esperanza de que así lograremos


vencer.

Creemos que logramos algo engañando a los demás, pero


todos sabemos que el show es falso.

Peor aún, no queremos salir de la maraña porque tenemos


terror a vivir sin ella, no nos imaginamos sin ella, no sabemos
vivir sin imaginarnos viviendo, y para ello necesitamos la
maraña como marco de referencia. En fin, no sabríamos vivir
sin ella; por eso salir de ella es un suicidio para nosotros. Y
si alguien intenta sacarnos, ese es un asesino sádico a quien
tenemos que eliminar.

Sólo conocemos la pena y la compasión falsa y adulterada


de la maraña. Pero de la verdadera compasión no nos
sentimos merecedores. Porque sabemos que así estamos
porque así lo escogimos y lo hacemos continuamente. Por
eso no nos condolemos de nadie sino de nosotros mismos,
pero sólo como parte de un doble teatro: 1) hacia fuera
parece que nos condolemos de los demás, 2) hacia adentro
nos hacemos creer que nos condolemos de nosotros
mismos; pero ambas cosas son falsas, todo es un juego
marañoso.

Somos habitantes de un hermoso planeta que tiene el cielo


azul, las nubes blancas, un inmenso mar, plantas y grandes
árboles con hojas verdes y flores de múltiples formas y
colores. No sabemos si esto es cierto o parte del engaño,
pero podría usarse como referencia verbal, aunque
visualmente la realidad muestre otra cosa.

96
Page 97 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Rogamos a quien fuere que recoja esta botella en el océano


universal que avise a las autoridades. Creemos ser el tercer
planeta de una estrella que llamamos sol, que se encuentra
en un lugar medio periférico de la galaxia que llamamos la
Vía Láctea. Avisen por favor que rastreen la zona en nuestra
busca y que si nos encuentran, que por amor a la creación
pongan una cuarentena eterna en un perímetro esférico de
un radio de un millón de años-luz. Que nadie entre ni salga
de ese perímetro, pues nuestra enfermedad es contagiosa y
se transmite por todos los medios, incluso las ondas
electromagnéticas, principalmente de radio y televisión. Por
eso el bloqueo debe ser hermético, ni la luz ni nada debe
salir de este espacio. Esta enfermedad destruye el alma
carcomiéndole la conciencia.

Jesús

97
Page 98 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Noviembre 11 Urgente: Olvidar, perdonar,


ser feliz.

INSTANTES FELICES

Los instantes felices son eternos


En ellos la vida es el presente
no hay memoria ni esperanza

La vida simple del hombre


está hecha de esos momentos
sus angustias son pasajeras

Todo termina con la muerte


Desde entonces regresamos a la eternidad
La eternidad es un momento que no termina

Morimos muchas veces en la vida


Por eso conocemos la felicidad a posteriori
La felicidad de la muerte no termina, no tiene
posteridad

El gozo es el recuerdo de la felicidad


La verdadera felicidad no se recuerda
sólo su aroma desvanecido y...

98
Page 99 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

saber que no es lo mismo

Soy feliz cuando contemplo


la aurora temprana
el ocaso de otoño
tus ojos claros y el marco de tu sonrisa

Soy feliz cuando me dices


Ayer me hiciste falta
Me gusta como me mimas
Soy feliz porque me amas

Soy feliz cuando contemplo


la brisa en el otoño
el mar enfurecido
la gente simple ser feliz... la vida toda

Soy feliz cuando me abrazas


Soy feliz cuando me miras
cuando me dices adiós y me retienes

Soy feliz muriendo en tus brazos

99
Page 100 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Noviembre 26 Urgente: Decidirme a vivir.

La Última Batalla

Hay sentimientos y sensaciones


que son indefinibles

Es como no tener
lugar ni momento en el tiempo

Ansiedad de nada
Despedazas el alma

Y me mantienes suspendido
en un vacío abismal

Cualquier cosa es un remedio


Hasta el dolor...
No importa
te da un punto de referencia

Pero tú todo disuelves


en la vorágine de la nada

100
Page 101 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Disuelves todo...
Menos a mí
y mi angustiosa indecisión de nada

Indecisión vacía
Eso es mi ansiedad

Dos extremos que no se ven


distienden mi alma

Dos fuerzas opuestas


que no puedo discernir

Tan fuertes
que mi voluntad anulan
y el latir de mi corazón
se bate entre ellas

Mi sístoles es desgarrante
Y en mi diástoles desmayo

Al respirar
mis pulmones empujan el universo
que me fuerza a respirar
sin deleite pleno del oxígeno

¡Oh fuerzas infernales!


¿Porqué me escogisteis
como campo de batalla?

Os habéis equivocado de lugar


No soy Armagedón

101
Page 102 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Soy un alma simple...


Un mortal
Cosa ínfima, perecedera

¿Por qué me hacéis partícipe de vuestra lucha


infinita y eterna?

¿O es que acaso soy punto de confluencia


de vuestras eternidades separadas?

¿Cómo he llegado a ser


frontera de colosos infinitos?

¿Porqué no es otro
más fuerte que yo
vuestro Armagedón?...

¿O es que acaso
yo os he convocado
a batirse en mi fuero?

¿Porqué no respondéis?

¿O es que mi monólogo es también


vuestro batallar?

102
Page 103 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Decidme pues
Y estaré libre de ansiedad

Porque tomaré partido en la batalla


Y seré con vosotros...
Coloso

Y batallaré con vosotros


en otras fronteras de la indecisión

103
Page 104 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Diciembre 17 Urgente: Olvidar el pasado,


beberme el presente,
saciar la sed de ser.
Aprender a respirar bajo el
agua.

• Como a Cristo, al inocente siempre lo acusan los


culpables.

• La nostalgia pregunta:

¿Dónde estáis,
Oh cosas de mi pasado?

¿Dónde estáis?
que hoy las anhelo

Sus recuerdos hoy


dan matiz de tristeza a mi alma

• Me duele la nostalgia de la inocencia perdida, pero me


duele aún más saber de los inocentes que la
perderán.

• El anhelo es una nube difusa del deseo.

• Los hombres se pasan la vida coleccionando


caracoles, al final no hacen nada con ellos, y les son
un estorbo.

104
Page 105 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Diciembre 18 Urgente: Ejercitar las alas


y volar.

Sin Ti

Sin ti
las estrellas son sólo astros

Sin ti
las nubes son sólo nubes

Sin ti
las hojas de otoño son estorbo

Sin ti
la lluvia es triste y moja

Sin ti
el viento sólo sopla

Sin ti
la ciudad es tumulto y ajetreo

Sin ti
hay dolor y rutina

105
Page 106 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

todo es gris y opaco

Por ventura,
Sin ti
hay anhelo de ti
hay esperanza de volver a verte

Colgado a esta esperanza


vivo

No sé cómo
Pero tú
pones el ingrediente
que hace bello al mundo

que da color a mi alma


que da brillo a mis ojos

Soy plántula y tú la luz


Si dura mucho la noche de tu ausencia
me marchitaré

Y al amanecer...
no podré retoñar


me haces querer vivir para siempre
PRINCIPIOS PARA ALCANZAR LA UNIDAD INTERNA♠
(A manera de Epílogo)


Extraído de “La Mirada Interna” (Capítulo XIII), Silo, Editorial A.T.E.,
Barcelona, 1979.

106
Page 107 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

Distinta es la actitud frente a la vida y las cosas cuando la


revelación interna hiere como el rayo.

Siguiendo los pasos lentamente, meditando lo dicho y lo por


decir, puedes convertir el sin-sentido en sentido.

No es indiferente ya lo que hagas con tu vida. Tu vida,


sometida a leyes, está expuesta a posibilidades a escoger.

Yo no te hablo de libertad, te hablo de liberación, de


movimiento, de proceso. No te hablo de libertad como algo
quieto, sino de liberarse paso a paso, como se va liberando
del necesario camino recorrido el que se acerca a la ciudad.
Entonces, “lo que se debe hacer” no depende de una moral
lejana, incomprensible y convencional, sino de leyes: leyes
de vida, de luz, de evolución. He aquí los llamados
“principios” que debes observar si quieres lograr esa unidad
interna, perdida ya desde el comienzo de los siglos:

1. Ir contra la evolución de las cosas, es ir contra uno


mismo.

2. Cuando fuerzas algo hacia un fin, produces lo


contrario.

3. No te opongas a una gran fuerza. Retrocede hasta


que aquella se debilite; entonces avanza con
resolución.

107
Page 108 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

4. Las cosas están bien cuando marchan en conjunto, no


aisladamente.

5. Si para ti están bien el día y la noche, el verano y el


invierno, has superado las contradicciones.

6. Si persigues el placer, te encadenas al sufrimiento.


Pero, en tanto no perjudiques tu salud, goza sin
inhibición cuando la oportunidad se presente.

7. Si persigues un fin te encadenas. Si todo lo que


haces lo realizas como si fuera un fin en sí mismo, te
liberas.

8. Harás desaparecer tus conflictos cuando los entiendas


en su última raíz, no cuando quieras resolverlos.

9. Cuando perjudicas a los demás, quedas encadenado.


Pero, si no perjudicas♦ a otros, puedes hacer cuanto
quieras con libertad.

10. Cuando tratas a los demás como quieres que te


traten, te liberas.


Perjudicar aquí se utiliza con el sentido de tener la intención de perjudicar al
otro con el acto realizado, no en el sentido de que el otro se sienta perjudicado
por esa acción; pues muchos se sienten perjudicados por las acciones libres que
se realizan para la liberación de otros y la propia. Ejemplo de esto es la crítica
que hacían los judíos a Cristo porque sentían que lo que él hacia los perjudicaba.
N del A.

108
Page 109 of 109 Diogenes Aybar
Anotaciones en Mi Diario...

11. No importa en qué bando te hayan puesto los


acontecimientos, lo que importa es que comprendas
que tú no has elegido ningún bando.

12. Los actos contradictorios o unitivos se acumulan en ti.


Si repites tus actos de unidad interna, ya nada podrá
detenerte. Serás como una fuerza de la Naturaleza
cuando a su paso no encuentra resistencia. Aprende
a distinguir aquello que es dificultad, problema,
inconveniente, de esto que es contradicción. Si
aquellos te mueven o te inclinan, ésta te inmoviliza en
círculo cerrado.

Cuando encuentres una gran fuerza, alegría y bondad en tu


corazón, o cuando te sientas libre y sin contradicciones,
inmediatamente agradece en tu interior. Cuando te suceda
lo contrario, pide con fe y aquel agradecimiento que
acumulaste volverá convertido y ampliado en beneficio.

109