You are on page 1of 10

Publicado en Revista CERES

COMERCIO INTERNACIONAL Y AMBIENTE


PARTE I
Hugo Cardona Castillo, Ph.D.

Aunque la ecología radical y la competencia perfecta pura son nobles ideales, puede ser
que nunca hayan existido y que nunca se logren. Esos ideales, sin embargo, han sentado las
condiciones, en el pasado reciente, para un creciente conflicto entre el comercio internacional y el
ambiente. Afortunadamente, la gran importancia de ambos para el desarrollo de la humanidad
pueden haber traído a los proponentes de ambos extremos, más cerca que nunca antes, pero no lo
suficientemente cerca para cantar una victoria de reconciliación.

Los principales argumentos del debate en contra y a favor del comercio internacional y el
ambiente se presentan en este artículo. Aunque aparentemente existe una gran controversia, acá
se muestra que ambos tópicos tienen buenas intenciones. En ocasiones ellos buscan medios
diferentes pero no hay ninguna duda de que ambos persiguen nobles propósitos. A medida que
uno profundiza en el estudio de ambas posiciones se encuentra con que la mayoría de las
diferencias parecen provenir de la falta de conocimiento de la otra posición.

Algunos argumentos de reconciliación se presentan en este artículo, pero está claro que
una gran cantidad de esfuerzo es necesario para lograr la impostergable reconciliación de las
políticas de Comercio Internacional y ambiente.

BENEFICIOS DEL COMERCIO INTERNACIONAL

Hoy por hoy, la mayoría de economistas están de acuerdo con la afirmación de que ningún
país es perjudicado por el comercio internacional. Pero, qué quieren decir los economistas cuando
hablan de los beneficios del comercio internacional? Algunas definiciones básicas necesitan ser
dichas, pero más importante ser aceptadas, para que los beneficios del comercio internacional
puedan ser comprendidos y aceptados. En primer lugar definamos cinco condiciones que son
universalmente consideradas como necesarias para que no exista comercio internacional: a)
Funciones de producción idénticas para todos los países; b) Igual dotación relativa de todos los
recursos en todos los países; c) Retornos constantes a escala; d) No distorsiones; y, e) Gustos
idénticos y homogéneos en todos los países. El requerimiento de “ Idénticas” condiciones en todos
los países hace intuitivo que estas cinco condiciones, en la práctica, se convierten en
determinantes del comercio, ya que resulta obvio que existen diferencias entre países. Comercio
internacional existirá en la medida que cualquiera de estas premisas no se cumplan.
Publicado en Revista CERES

Para los propósitos de este artículo vamos a asumir un sistema de dos países ( A y B) y
dos productos ( X y Y) y presentar, sin mucha elaboración, solamente algunas definiciones
sencillas de los principales elementos conceptuales incluidos en las condiciones indicadas
anteriormente:

♦ Una función de producción se define como la relación entre insumos y productos.


Esto es, la función de producción identifica la máxima cantidad de un bien que
puede ser producida por cada combinación específica de insumos en una unidad
de tiempo determinada. En cierta manera, la función de producción refleja el nivel
de tecnología existente en un determinado país.

♦ Los recursos disponibles para la producción son limitados. En un determinado


período de tiempo, los recursos productivos para un país dado son fijos. Esas
cantidades fijas de insumos constituyen la “dotación” de ese país. Es importante
hacer énfasis en que las cantidades por sí mismas no son tan importantes como la
dotación relativa; esto es, el tamaño de un país no es relevante al análisis sino las
proporciones relativas de la disponibilidad de recursos.

♦ La condición de retornos constantes a escala es un concepto técnico que se refiere


a la medida del cambio proporcional en la cantidad de producto que resulta como
consecuencia de un cambio proporcional en el uso de todos los insumos. La
implicación de esta condición requiere que cualquier cambio proporcional en el uso
de todos los insumos exhiba un retorno proporcional, unitario constante (elasticidad
de producción). Esto requiere que la función de producción tenga una elasticidad
de producción total igual a uno, lo cual es una condición bastante restrictiva ( la
productividad física marginal y la productividad física promedia deben mantenerse
iguales y constantes a medida que los niveles de insumos son cambiados).

Las condiciones arriba indicadas son relativas al lado de la oferta y son usadas en el
contexto de este artículo, para la construcción de la Frontera de Posibilidades de Producción
(PPF). La PPF es la representación de todas las combinaciones de producto que pueden ser
obtenidas con un determinado nivel de dotación. También es llamada La Curva de Transformación
de Productos, debido a que muestra las combinaciones de productos a medida que el nivel de los
insumos se mantiene constante. El negativo de la pendiente de la curva de transformación de
productos se llama: Tasa Marginal de Transformación ( MRT), y muestra cuanto de un bien debe
Publicado en Revista CERES

dejar de producirse para producir más de otro bien. Por el lado de los insumos, la MRT mide el
costo marginal (MC) de un bien en términos del otro bien (MCX/MCY).

Y Y

TOT B TOT B

YA IA2 IB2
CT IB1

IA1
YB
E PT
YA PPF PPF
PT YB
TOT A CT TOT A

X X
XAC T XAPT XBPT XBCT

Figura 1: Equilibrio General

♦ Distorsiones al comercio internacional pueden ser tarifas, cuotas, subsidios,


carteles, fronteras únicas, impuestos de exportación, programas de control de
precios, etc. La condición de no distorsiones nos permite la construcción

de la línea de términos de intercambio (TOT) en la figura 1, la cual representa la relación


de precios entre los dos productos (PX/PY). Nótese que los precios en este caso son dados
como el precio de un bien en términos de la cantidad del otro bien. Como se indicara
anteriormente, la MRT mide el costo marginal de un bien en función del otro, lo cual en un
sistema competitivo, sin distorsiones, debería ser igual al precio de un bien en función del
otro. En equilibrio, la relación de costos marginales de los productos debería ser igual a la
relación de los precios de los mismos (MCX/MCY = PX/PY). Desde el lado de la producción,
sin intercambio, un país produciría aquellas cantidades de ambos productos que están
definidas por el punto de tangencia entre la línea de términos de intercambio y la Frontera
de posibilidades de producción (MRT = PX/PY) punto E en la figura 1.
Publicado en Revista CERES

♦ Con respecto a la demanda, la condición de “gustos idénticos y homogéneos en


todos los países” es auto explicativa y auto destructiva. Esta es la premisa que es
flexibilizada en el desarrollo de este artículo.

En este caso el concepto de curvas de indiferencia comunitaria se utiliza para la


representación de las combinaciones de los bienes X y Y que permiten el mismo nivel de
satisfacción a la comunidad ó país; esto es, estas curvas representan el mismo nivel de utilidad
para la comunidad. El concepto de utilidad es de por sí abstracto e inconmensurable, de manera
que basarse en las curvas de indiferencia para explicar los beneficios del comercio internacional
únicamente nos permite hacer afirmaciones cualitativas de dichos beneficios; además, solamente
nos muestra el impacto global sobre el país como tal. Es ampliamente reconocido que a pesar de
que ningún país puede ser perjudicado por el libre intercambio, lo mismo no es cierto para sectores
específicos dentro de cada país. El uso de las curvas de indiferencia normalmente oculta esta
realidad. Con el propósito de mejorar la comprensión, en este documento se usan
simultáneamente el procedimiento de curvas de utilidades y el procedimiento convencional de las
curvas de la oferta y la demanda para reflejar pérdidas y ganancias específicas.

El negativo de la pendiente de las curvas de indiferencia es la Tasa Marginal de


Sustitución (MRS), o la máxima cantidad de un bien que la comunidad está dispuesta a sacrificar
para obtener una unidad adicional del otro bien. Para una eficiente distribución en el consumo, la
premisa de racionalidad de que la comunidad tratará de maximizar su utilidad requiere que la
MRSXY sea igual a la relación de precios PX/PY.

El equilibrio general para el país A, en la figura 1, sin intercambio se encuentra donde


MRTXY=PX/PY=MRSXY , lo cual es llamado Equilibrio Local (equilibrio autarky). De la misma manera
se genera el equilibrio local para el país B en la figura 1. Si el radio de precios para el país B se
mueve al punto donde éste es tangente a la PPF del país A, y el radio de precios para el país A, a
el punto de tangencia con la PPF del país B, encontramos que el país A estaría ahora mejor
produciendo XAPT unidades de X y YAPT unidades de Y. El consumo se eleva a una curva de
indiferencia superior IA2 que es en la práctica la medida del beneficio del intercambio ya que ahora
el país A disfruta de un nivel mayor de utilidad. El país A estaría dispuesto a importar la cantidad
YACT-YAPT, la cual puede comprar del país B a un menor precio. El país A estaría exportando la
cantidad XAPT-XACT, la cual podría vender al país B a precios más altos. Obsérvese que el país B
estaría mejor produciendo XBPT unidades de X y YBPT unidades de Y, y al mismo tiempo
alcanzando una curva de indiferencia más alta, la curva IB2. Bajo estas condiciones, el país B
estaría dispuesto a exportar YBPT-YBCT y a importar XBCT – XBPT.
Publicado en Revista CERES

Lo anterior es una sobre-simplificación puesto que simplemente hemos cambiado la TOT


de A a B y viceversa. Obviamente, habrá un rango amplio de TOTs que inducirán el intercambio,
ese rango estará ubicado entre los límites de los términos de intercambio de ambos países. En un
análisis menos simplificado sería necesario construir una curva de oferta para cada país y colocarla
en un cuadro de análisis Edgeworth para encontrar la intersección entre dichas curvas, la cual
daría una determinación exacta del equilibrio eficiente y una medida exacta de la cantidad a ser
intercambiada. Debe anotarse también que se presume que no existen costos de transporte.

Como se esperaba, ambos países se benefician del intercambio. Ambos países lograron
niveles más altos de utilidad, lo cual significa niveles más altos de satisfacción. Como resultado del
intercambio, el país A se especializa en la Producción de X mientras que el País B se especializa
en la producción Y (Si las PPFs fueran líneas rectas, entonces existiría especialización completa
por país). Ambos países ahora utilizan sus dotaciones originales en la producción de aquellos
bienes para los cuales
son más eficientes,
dadas sus respectivas
PPFs, y están
importando aquellos
bienes para cuya
ASY
producción son menos
eficientes. Esto nos
lleva al concepto de a
Ventaja Comparativa, PA
que es la habilidad de un b ESY
c
país para encontrar un P
W
determinado bien que d

ese país puede producir


ADY EDY
a una menor desventaja
relativa de costo que YAPT YACT PAIS “B” ó
RESTO DEL MUNDO
otros bienes. PAIS “A”

Figura 2: Equilibrio parcial

Debe recordarse que hemos dicho que a pesar de que está claro que ninguno de los
países fue perjudicado con el intercambio, no es lo mismo decir que todos los sectores se
beneficiaron dentro de cada país. Para analizar los efectos sobre el bienestar, se construyen los
dos paneles de la figura 2 para el bien Y, o sea el bien que el país A estaría importando y el país
B estaría exportando. En el panel de la izquierda se construyeron las supuestas curvas de oferta y
Publicado en Revista CERES

demanda del producto Y en el país A. En el panel del lado derecho se representan las funciones
de oferta y demanda para el producto Y en el país B. Obsérvese que fácilmente se puede hacer
una generalización en la que podríamos llamar el país importador A y los países exportadores B (
El caso más general se indica como ES y ED en la figura, lo que implica exceso de oferta y exceso
de demanda respectivamente). PA en el panel de la izquierda representa precios locales (Autarky)
para el producto Y en el país A, mientras que PW representa el precio mundial para el producto Y,
o el precio en el país B. Como resultado de un precio más bajo, el país A ahora demanda YACT y
produce YAPT, de manera que ahora está importando YACT-YAPT. El bienestar del consumidor en
el país A ahora se ha incrementado. El bienestar del consumidor es comúnmente medido en
términos del “excedente del consumidor” el cual se define como la diferencia entre lo que el
consumidor está dispuesto a pagar y lo que realmente paga por un bien. Bajo condiciones de no
intercambio el bienestar del consumidor en el país A era igual a a. Bajo condiciones de intercambio
dicho bienestar se ha incrementado en b + c, de manera que el bienestar total de los consumidores
en el país A con intercambio es igual a a+b+c, lo cual es consistente con lo que se ha indicado de
que se logra una curva de indiferencia superior. Por el otro lado, el bienestar de los productores ha
disminuido. El bienestar de los productores normalmente se mide a través del “ Excedente de
productor” el cual es definido como la diferencia entre lo que el productor está dispuesto a aceptar
por su producto y lo que realmente obtiene en el mercado. Bajo condiciones de no intercambio el
bienestar total de los productores era igual a b + d . Bajo condiciones de intercambio el bienestar
total de los productores es d, lo cual significa que los productores tienen una pérdida neta de b .
Como resultado del intercambio hay una transferencia de los productores hacia los consumidores
b, lo cual no es una ganancia del intercambio. Cuál es la situación para el país en su conjunto?
Con comercio internacional el país A tiene una situación de bienestar igual a a+b+c+d. Sin
intercambio la situación es igual a a+b+d . De manera que en su conjunto la diferencia neta es
una ganancia de c .

Este análisis nos permite inferir que cualquier miembro de la sociedad estaría tentado a
provocar distorsiones en el mercado. El gobierno del país A podría estar tentado a subsidiar a los
productores por su pérdida a través, por ejemplo, de subsidios a la producción o protegerlos a
través de cuotas de importación. El gobierno podría decidir cobrar impuestos de importación y
quedarse con algo de c . Los productores podrían decidir “Invertir” en “lobbying” para que el
gobierno restrinja las importaciones. Los trabajadores en el país A podrían protestar a medida que
pierden sus trabajos. Legítimas o no muchas de estas distorsiones son hechas en nombre del
ambiente.

Como un ejemplo de una combinación de políticas de control de precios y de cuotas de


importación véase porqué Browning y Browning llaman “negocio dulce” a la política del azúcar en
los Estados Unidos. Ellos reportan que en 1988 el precio de esta política fue de tres billones de
Publicado en Revista CERES

dólares o lo que es equivalente a cuarenta dólares por año por familia. Esto significa que los
consumidores asumieron un costo de doscientos cincuenta mil dólares en nombre de cada uno de
los 12 mil productores de azúcar de ese país. A pesar de que el costo fue de tres billones de
dólares, el ingreso neto total de los productores de azúcar en ese año fue alrededor de 300
millones de dólares lo cual significa un costo a los consumidores de aproximadamente diez dólares
por cada dólar de ingreso neto de los productores de azúcar. Los productores de azúcar en otros
países también fueron perjudicados por la política del azúcar en los Estados Unidos, la mayoría de
los cuales se encuentran en países en desarrollo. En 1988 el precio del azúcar en los Estados
Unidos fue de 24 centavos de dólar por libra mientras que en el mercado mundial fue de 13
centavos por libra. En algunos años, el precio del azúcar en los Estados Unidos ha sido más de 5
veces el precio en el mercado mundial. Repetto en referencia a este caso indica que “el
proteccionismo de los Estados Unidos en contra de las importaciones de azúcar es un ejemplo
deplorable” y después de hacer una amplia explicación de los efectos devastadores de dicha
política sobre el ambiente nos recuerda que “dos compañías producen la mitad del azúcar en el
Estado de la Florida”.

Por supuesto hay muchos más ejemplos. Se reporta que dentro de los países de la
Organización para la Cooperación del Desarrollo Económico (OECD), los costos anuales para los
consumidores del proteccionismo hacia la agricultura son cerca de 150 billones de dólares por año,
lo cual es dos veces más que el incremento de los ingresos que tuvieron los productores agrícolas
en estos países. En los años 80s los consumidores en Estados Unidos pagaron cerca de 18
billones de dólares por año en costos excesivos de ropa y textiles como resultado de barreras a la
importación de productos intensivos en el uso de la mano de obra de países en desarrollo.

CONEXIONES ENTRE EL COMERCIO INTERNACIONAL Y EL AMBIENTE

De lo que se ha expuesto anteriormente se derivan la mayoría de los pro y los contras de la


relación entre el comercio internacional y el ambiente.

Por el lado del ambiente existen varios cuestionamientos acerca de los beneficios del
comercio internacional entre los cuales se pueden mencionar los siguientes:

♦ Mientras que el alcance de curvas de indiferencia más altas es visto como un


signo claro de incremento en la satisfacción de utilidad, se teme que ello pueda
incrementar el consumo a niveles innecesarios, más probablemente en países
altamente industrializados y en sociedades altamente inclinadas al consumo
causando un sobre uso de los recursos naturales (más probablemente en países
Publicado en Revista CERES

en desarrollo) y también pueda causar más altos niveles de contaminación


derivada del consumo.

♦ Quién es el llamado para establecer la “dotación” de cada país y sí las tecnologías


basadas en ventajas comparativas implican el agotamiento de los recursos no
renovables o se causan daños irreversibles al ambiente?.

♦ Qué pasa si se da demasiada especialización, como es sugerido por el concepto


de ventajas comparativas, y ello distorsiona economías que actualmente se dan
en armonía ecológica haciéndolas más intensivas en el uso de recursos y menos
diversificadas?

♦ Qué pasa si un intercambio demasiado libre induce la reubicación de compañías


internacionales a países con reglas de protección ambiental más débiles?

Por el lado del libre comercio internacional también se dan varios cuestionamientos entre los
cuales se pueden observar:

♦ Qué pasa si estándares ambientales muy altos son impuestos y los países pierden
su competitividad a medida que los costos de producción se incrementan y los
términos de intercambio cambian desfavorablemente?

♦ Qué pasará con los países menos desarrollados que no podrían tener la tecnología
necesaria para cumplir con estándares ambientales muy altos?

♦ Qué pasaría si los estándares ambientales son impuestos por economías


poderosas de tal manera que sirvan para proteger sus propios intereses?

♦ Qué tal sí fundamentos no genuinamente ambientales son usadas como


represalias por desventajas de intercambio o por falta de capacidad para competir
con lealtad.

Hasta hace poco, la relación entre el comercio internacional y el ambiente ha sido


básicamente una relación de conflicto. Si los beneficios del intercambio parecen tan intuitivos
porqué existe tanto debate al respecto?
Publicado en Revista CERES

La producción y el consumo son los objetivos principales del intercambio, ambos se


supone que se incrementan bajo condiciones de libre comercio puesto que la especialización
produce mayores niveles de producción lo cual permite mayores niveles de consumo a precios
relativos más bajos. Una de las preguntas más difíciles es si los precios relativos más bajos toman
en consideración los costos de perjudicar el ambiente y el agotamiento de los recursos naturales
no renovables. Otro criticismo importante es que la eficiencia económica fracasa en lograr
objetivos ambientales y sociales que no son consistentes con motivaciones individualistas. Entre
estos propósitos ambientales o sociales se incluyen la distribución equitativa de la riqueza, calidad
ambiental y el valor no monetario de los recursos naturales. Poca atención se le ha prestado a los
valores que no pueden ser representados en términos monetarios bajo el argumento de que la
economía es una ciencia que supuestamente debe ser libre de juicios de valor. Se argumenta sin
embargo, que la eficiencia económica y los conceptos de maximización de utilidad son por sí
mismos juicios de valor que son protegidos por los economistas mientras que otros juicios de valor
tales como la equidad y la preservación de la calidad ambiental son excluidos. Es claro que la
eficiencia económica no tiene nada que ver con la distribución de la riqueza, asumiéndose que el
crecimiento se hará cargo de eso en el largo plazo; sin embargo, en el largo plazo un gran abismo
entre las condiciones de vida en los países desarrollados y los países en vías de desarrollo (El
dilema Norte-Sur) se cita con frecuencia, en el debate, como una cruda realidad que debe tomarse
en consideración.

Uno de los más citados ejemplos de este conflicto es el caso de la prohibición que los
Estados Unidos estableció contra la importación de tuna de México con el argumento de que los
pescadores mexicanos matan más delfines durante la cosecha de tuna que los que se permiten
bajo la ley estadounidense de protección de los mamíferos marítimos. Un panel de disputa
establecido bajo los términos del GATT (General Agreement on Tariffs and Trade) encontró que la
prohibición no podía ser justificada sobre la base de la provisión de que restricciones a la
importaciones pueden ser aplicadas para proteger la vida y la salud de las plantas, los animales y
los humanos debido a que dicha provisión solo debe ser aplicable a la protección de los recursos
dentro del país importador en este caso. Esta resolución, en las palabras de Bhagwati, convirtió en
odio la frustración de los ambientalistas con respecto al GATT. Al mismo tiempo, esta resolución
pudo haber enviado un mensaje diferente a otros países, principalmente en vías de desarrollo, ya
que ellos argumentan no tener los recursos para dedicarse a problemas ambientales dado que
ellos tienen necesidades más inmediatas que resolver tales como la pobreza y la deuda externa.
Estos países, de acuerdo con Cough, también han caracterizado el uso unilateral de restricciones
al comercio para manejar asuntos ambientales como “ Eco-Imperialismo” y una violación de su
soberanía. Ellos podrían estar preocupados de que algunos estándares ambientales pueden ser
una forma de “ Proteccionismo Verde” para proteger productores domésticos ineficientes de
competidores externos eficientes.
Publicado en Revista CERES

En resumen, a pesar de que el proteccionismo ambiental y el comercio internacional


parecieran tener raíces en las mismas bases, como se ha expuesto anteriormente, ambos
regímenes o perspectivas se han desarrollado en forma independiente y sus intereses parecieran
encontrarse en un conflicto creciente.

Una posible explicación para dicho conflicto puede encontrarse en la palabras de Daly en
el sentido de que la visión estandarizada de la economía neoclásica, de que la economía es un
flujo circular de intercambio de valores entre empresas e individuos, es útil para analizar el
intercambio entre productores y consumidores pero no puede ser útil para estudiar las relaciones
de economía con el ambiente dentro del paradigma de que una economía físicamente estable
puede continuar mejorando su capacidad para satisfacer deseos humanos a través de incrementar
la eficiencia en el uso de los recursos, mejorando instituciones sociales, clarificando prioridades
éticas pero no podrá incrementar la base de los recursos naturales.

En la parte II se presentarán algunas ideas existentes sobre si el comercio internacional y


el ambiente pueden ser reconciliables en la práctica.