You are on page 1of 3

TENGO FE EN TÍ CRISTO, LUZ DE LOS PUEBLOS DE LA TIERRA

ENVÍA TU ESPÍRITU SEÑOR CRISTO ES SAL DE UNA NUEVA HUMANIDAD


HAZME DÓCIL A TU VOZ
QUIERO HABLAR TAN SÓLO DESDE LA FE
SIENTE LA ALEGRÍA DE VIVIR
SEGÚN LA VOZ DE TU ALMA
Y NO DEJES DE PENSAR
QUE ES DIOS EL QUE TE HABLA.
MAS NO CAMBIES SU VOZ
POR TUS PALABRAS

DEJARME HACER, DEJARME HACER,


DEJARME HACER ES CUANTO PIDES DE MÍ.
DEJARME HACER, DE NUEVO POR TI.
DEJARME HACER EN TUS MANOS, SEÑOR.

DE LA CARTA DE PABLO A LOS CORINTIOS (1 Cor 1, 26-


26-31).
Y si no, hermanos, considerad quienes habéis sido llamados, pues no
Jesús
Jesús te llama. ¡Escucha su voz! hay entre vosotros muchos sabios según los criterios del mundo, ni
muchos poderosos, ni muchos nobles. Al contrario, Dios ha escogido lo
DEL EVANGELIO DE JUAN (Jn 1, 35- 35-51). que el mundo considera necio para confundir a los sabios; ha elegido lo
Al día siguiente, Juan se encontraba en aquel mismo lugar con dos de sus que el mundo considera débil para confundir a los fuertes; ha escogido
discípulos. De pronto vio a Jesús que pasaba por allí, y dijo: lo vil, lo despreciable, lo que no es nada a los ojos del mundo para
- Éste es el Cordero de Dios. anular a quienes creen que son algo. De este modo, nadie puede
Los dos discípulos le oyeron decir esto, y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, presumir delante de Dios. A Él debéis vuestra existencia cristiana, ya
viendo que lo seguían, les preguntó: que Cristo se ha hecho para nosotros sabiduría divina, salvación,
- ¿Qué buscáis? santificación y redención. De esta manera, como está escrito, el que
Ellos contestaron: quiera presumir, que lo haga en el Señor.
- Maestro, ¿dónde vives?
Él les respondió:
- Venid y lo veréis. ¿Qué camino elijo?
Se fueron con Él, vieron dónde vivía y pasaron aquél día con Él. Eran como las
cuatro de la tarde. ¿La gran avenida?
Uno de los dos que siguieron a Jesús por el testimonio de Juan era Andrés, el
hermano de Simón Pedro. Encontró Andrés en primer lugar a su propio hermano ¿O la senda angosta?
Simón, y le dijo:
- Hemos encontrado al Mesías, el Cristo.
YO ME VOY
Y lo llevó a Jesús. Jesús, al verlo, le dijo: POR LA ANGOSTA
- Tú eres Simón, hijo de Juan; en adelante te llamarás Pedro.
Al día siguiente, Jesús decidió partir para Galilea. Encontró a Felipe y le dijo:
- Sígueme.
Felipe era de Betsaida, el pueblo de Andrés y de Pedro. Felipe se encontró con DEL EVANGELIO DE MARCOS
MARCOS (Mc 3, 31-
31-35).
Natanael y le dijo:
- Hemos encontrado a aquél de quien escribió Moisés en el libro de la ley, y Llegaron su madre y sus hermanos y, desde fuera, lo mandaron llamar.
del que hablaron también los profetas: es Jesús, el hijo de José, el de La gente estaba sentada a su alrededor, y le dijeron:
Nazaret. - ¡Oye! Tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te
Exclamó Natanael: buscan.
- ¿Nazaret? ¿Es que de Nazaret puede salir algo bueno? Jesús les respondió:
Felipe le contestó: - ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?
- Ven y lo verás. Y mirando entonces a los que estaban sentados a su alrededor, añadió:
Cuando Jesús vio a Natanael, que venía hacia Él, comentó: - Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de
- Éste es un verdadero israelita, en quien no hay doblez alguna. Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.
Natanael le preguntó:
- ¿De qué me conoces?
OH SEÑOR, ¿DE QUÉ VAS?
Jesús respondió:
LO TUYO ES TAN FUERTE
- Antes de que Felipe te llamara, te vi Yo, cuando estabas debajo de la
QUE NO ENTIENDO NA DE NA
higuera.
Entonces Natanael exclamó:
- Maestro, Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el Rey de Israel.
Jesús prosiguió: EN MI DEBILIDAD, ME HACES FUERTE.
- ¿Te basta para creer el haberte dicho que te vi debajo de la higuera?
¡Verás cosas mucho más grandes que esta! SÓLO EN TU AMOR, ME HACES FUERTE,
Y añadió Jesús: SÓLO EN TU VIDA, ME HACES FUERTE.
- Os aseguro que veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y EN MI DEBILIDAD,
bajando sobre el Hijo del hombre. TE HACES FUERTE EN MÍ
‡ Salmo ‡ EN MI VIDA QUIERO SER
DE MI TIERRA LUZ Y SAL
TU CAMINO RECORRER
C ¡Cuánto te amo, Señor, tú eres mi fortaleza! HASTA EL FINAL
O ¡Mi escudo, mi peña, mi refugio, mi libertador!
R
O ¡Roca mía, mi fuerza salvadora!
1 Invoco al Señor y quedo libre del enemigo.
C
En el peligro pedía socorro a mi Dios; O
Es tu hora, es la hora de la verdad.
R Es tu hora, no mires atrás.
desde su templo escuchó mi clamor, O
mi grito llegó a su presencia, a sus oídos. 2

‡ Gesto ‡
C Desde arriba alargó la mano y me agarró
O y me sacó de las aguas caudalosas;
R LECTURA DEL EVANGELIO DE MATEO (Mt 5, 13 – 16)
O me libró de enemigos poderosos,
1 de adversarios más fuertes que yo. Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvirtúa, ¿con qué se
salará? Para nada vale ya, sino para tirarla fuera y que la pisen los
Me asaltaban en día funesto, C hombres. Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una
pero el Señor fue mi apoyo. O ciudad situada en la cima de un monte. Tampoco se enciende una
R lámpara para taparla con una vasija de barro; sino que se pone sobre el
Me sacó a un lugar espacioso, O
me libró porque me amaba. 2 candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille de
tal modo vuestra luz delante de los hombres que, al ver vuestras
buenas obras, den gloria a vuestro Padre que está en los cielos.
C Tú salvas al pueblo afligido
O y humillas a los ojos soberbios.
R
O Tú, Señor, enciendes mi lámpara,
1 Dios mío, tú alumbras mis tinieblas. SOIS LA SAL
C
O
QUE DEBE
Pues ¿quién es Dios fuera del Señor?
¿Quién es roca fuera de nuestro Dios?
R
O
DAR SABOR
2 A LA VIDA.
C Me prestaste tu escudo salvador,
O SOIS LA LUZ
R tu diestra me sostuvo,
O multiplicaste tus cuidados conmigo.
QUE TIENE
1
C
QUE ALUMBRAR,
Ensanchaste el camino a mis pasos O LLEVAR A DIOS
R
y no flaquearon mis tobillos. O
2
C
O
¡Viva el Señor, ‡ Oración Conclusiva ‡
R Bendita sea mi Roca!
O
1
¡Sea ensalzado mi Dios y Salvador! Aquí estoy, Señor. Quiero ir en tu nombre a donde quieras.
Me pongo en tus manos, como el barro en las manos del alfarero.
Haz de mí un testigo de la fe, para iluminar a los que andan en tinieblas;
un testigo de esperanza, para devolver la ilusión a los desencantados;
un testigo de amor, para llenar el mundo de solidaridad.
CONDÚCEME UNA VEZ MÁS, Aquí estoy, Señor, mándame. Pon tu Palabra en mis labios,
HACIA ESE MANANTIAL DE DULCE MIEL
QUE TÚ ME ENSEÑASTE ALGUNA VEZ pon en mis pies tu diligencia y en mis manos tu tarea.
LIMPIO COMO EL CRISTAL. Pon tu Espíritu en mi espíritu, pon en mi pecho tu amor,
HAZME BEBER DE ESA AGUA FIEL pon fuerza en mi debilidad y en mi duda, tu voluntad.
QUE TÚ ME OFRECES CON TU AMOR
QUE EL CENTRO DE MI VIDA SEAS TÚ … Aquí estoy, Señor, mándame para que ponga respeto entre los seres,
justicia entre los hombres, paz entre los pueblos,
alegría en la vida, ilusión en la Iglesia, gozo y esperanza en la misión.
Amén.

TE DOY MI CORAZÓN SURGIRÁ UN MUNDO NUEVO


TE DOY MI ALMA. LEVANTADO CON LA FUERZA DEL AMOR
YO VIVO PARA TI. HECHO POR HOMBRES CON EL CORAZÓN ABIERTO
CADA PASO QUE DOY AL ESPÍRITU DE DIOS
EN CADA MOMENTO Y SU LEY SERÁ EL PERDÓN Y SU JUSTICIA EL AMOR.
HAZ TU VOLUNTAD EN MÍ CON LA FUERZA DE SU FE EN EL SEÑOR