You are on page 1of 14

Jorge Yeshayahu Gonzales Lara

Abuso doméstico y violencia


contra los hombres
La violencia doméstica en las
relaciones heterosexuales u
homosexuales

Peru Immigration Documentation Project Monday, January 25, 2010


Abuso doméstico y violencia contra los
hombres
La violencia doméstica en las relaciones heterosexuales u
homosexuales

Por: Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara, Sociólogo1

Hay muchas razones por las que no sabemos más acerca de la violencia doméstica
contra los hombres. La violencia doméstica difiere de país a país, y de una época a otra.
No hay reglas absolutas para la comprensión de las diferencias emocionales entre
hombres y mujeres. Hay principios y las dinámicas que permiten la interpretación de las
situaciones individuales. El abuso doméstico y la violencia contra los hombres y las
mujeres tienen algunas similitudes y diferencias. El abuso doméstico también puede ser
mental o emocional. Sin embargo, lo que va a herir a un hombre mentalmente y
emocionalmente, en algunos casos puede ser muy diferente de lo que duele una mujer.
Para algunos hombres, ser llamado un cobarde, impotente o un fracaso puede tener un
impacto psicológico muy diferente de lo que en las mujeres. Poco amable y las crueles
palabras duelen, pero puede hacer daño de diferentes maneras y persisten en diferentes
formas.

La violencia doméstica, también conocida como maltrato conyugal, abuso o violencia


de pareja, puede definirse en términos generales como un patrón de conductas abusivas
por parte de uno o ambos socios en una relación íntima como el matrimonio, noviazgo,
familia, amigos o la cohabitación de parejas.

La violencia doméstica tiene muchas formas:

• La agresión física (golpes, patadas, empujones, de restricción, el lanzamiento


de objetos), o amenazas, abuso sexual, abuso emocional, la intimidación o el
control dominante; acecho; pasivo, abuso, encubierta (negligencia), y la
privación económica. La violencia doméstica puede o no puede constituir un
delito, dependiendo de las estatuas locales, la gravedad y duración de los actos
específicos, y otras variables. El consumo de alcohol y enfermedades mentales
han sido frecuentemente asociados con el abuso.

La conciencia, la percepción y la documentación de la violencia doméstica


difieren de país a país, y de una época a otra. Se estima que sólo alrededor de un
tercio de los casos de violencia doméstica son reportados en los Estados Unidos
y el Reino Unido. Según los Centros para el Control de Enfermedades, la
violencia doméstica es un grave problema de salud pública prevenible que afecta

1
Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara, MA, Sociólogo. Especialista en inmigración. New York, Estados. Email:
yeshayahu17@hotmail.com
Sociólogo graduado de la Universidad Inca Garcilaso de Vega, Perú, Latin American Studies & International
Migration, Hunter College, United States. Graduate from Federal Academy as Federal immigration Officer,
Glenco, Georgia. Accepted into Diploma Program Alcoholism & Substance Abuse Counselor- New York
a más de 32 millones de estadounidenses, o más del 10% de la población de
EE.UU..

La violencia entre los cónyuges ha sido considerada un problema grave. Los Estados
Unidos tienen una larga historia de precedente legal que condena la violencia conyugal.
En 1879, especialista en derecho Nicholas St. John Green escribió: "Los casos en los
tribunales americanos son uniformes en contra del derecho del marido a usar cualquier
[físico] castigo, moderado o no, hacia la mujer, para cualquier propósito." Verde
también cita el 1641 Cuerpo de Libertades de los colonos de la Bahía de Massachusetts
- uno de los primeros documentos legales en la historia de Norteamérica - como
principios de derecho, la condena de la violencia por cualquiera de los cónyuges.

Énfasis Popular ha tendido a ser en las mujeres como víctimas de la violencia


doméstica. Muchos estudios muestran que las mujeres sufren mayores tasas de lesiones
debido a la violencia doméstica, y algunos estudios muestran que las mujeres sufren
mayores índices de asalto. Sin embargo, otras estadísticas muestran que mientras los
hombres tienden a causar lesiones a tasas más altas, la mayoría de la violencia
doméstica en general es recíproca.

Moderno atención a la violencia doméstica comenzó en el movimiento de mujeres de la


década de 1970, en particular en el feminismo y los derechos de la mujer, como su
preocupación por las esposas golpeadas por sus maridos llamó la atención. Sólo a partir
de la década de 1970, y en particular en el masculinísimo y los movimientos de los
hombres de la década de 1990, tiene el problema de la violencia doméstica contra los
hombres ganan ninguna atención significativa.

Las estimaciones indican que 248 de cada 1.000 mujeres y 76 de cada 1.000 varones
son víctimas de asalto físico y / o violación cometidos por sus cónyuges. Un informe de
1997 dice que los hombres mucho más que las mujeres no revelar la identidad de su
atacante. Un estudio de 2009 mostró que había una mayor aceptación de los abusos
perpetrados por mujeres que por hombres.
La violencia hacia los hombres es un grave problema social

Violencia de las mujeres hacia los hombres es un grave problema social. Aunque la
atención se ha centrado en la violencia doméstica contra las mujeres, los investigadores
sostienen que la violencia doméstica contra los hombres es un problema social
importante digna de atención. Sin embargo, la cuestión de la victimización de los
hombres de las mujeres ha sido muy discutida, debido en parte a los estudios que
reportan las estadísticas drásticamente diferentes en cuanto a la violencia doméstica.

Algunos estudios de los estudios de la delincuencia general, muestra que los hombres
son mucho más propensos que las mujeres a usar la violencia.

Según una de julio de 2000 Centros de Control de Enfermedades (CDC) reportan, los
datos de la Oficina de Justicia, Nacional Crimen Victimización Survey muestran
consistentemente que las mujeres tienen un riesgo significativamente mayor de la
violencia de pareja que los hombres. Otros estudios-por lo general la familia y los
estudios de la violencia doméstica demuestran que los hombres tienen más
probabilidades de causar lesiones, pero también que cuando todos los actos de agresión
física o la violencia son considerados en conjunto, las mujeres son igual de violentas
que los hombres, o más violentas que los hombres.
Reconocer la violencia doméstica en las relaciones heterosexuales u homosexuales

La violencia doméstica, ocurre entre las personas en una relación íntima. La violencia
doméstica contra los hombres puede tomar muchas formas, incluido el abuso
emocional, sexual y física. Puede ocurrir en las relaciones sexuales heterosexuales u
homosexuales.

Tal vez no sea fácil de reconocer el viral nacional contra los hombres. A principios de la
relación, su pareja puede parecer atenta, generosa y protectora de manera que luego
resultan ser aterrador. Inicialmente, el abuso puede aparecer como incidentes aislados.
Su pareja puede pedir disculpas y la promesa de no abusar de usted de nuevo.

En otras relaciones, la violencia doméstica contra los hombres puede incluir bofetadas
entre sí cuando están enojados y ninguno de los parejas ya él o ella como víctima de
abuso o controlar.

Pero este tipo de violencia puede todavía devastador en una relación, causando tanto
daño físico y emocional.

Formas de expresión de la violencia doméstica en las parejas

• Insultar o poner abajo a la pareja enfrente de amistades.


• Evitar que vaya a trabajar o la escuela.
• Impedir ver a sus familiares o amigos.
• Controlar cómo gasta el dinero, dónde vaya o lo que la pareja desgaste.
• Actos de celos, posesivo o constantemente acusar de infidelidad.
• Consumo de alcohol o uso de drogas, amenaza con la violencia o una arma.
• Patadas, empujones, bofetadas o perjudica a usted, sus hijos o sus mascotas.
• Agresiones durmiendo, borracho o no prestar atención a compensar la diferencia en la
fuerza a tener relaciones.
• Fuerzas sexualmente o realizar actos sexuales contra su voluntad.
• Amenazar con decirle a sus amigos, familiares, colegas o miembros de la comunidad
de su orientación sexual o identidad de género.
• Amenazar que las autoridades no ayudará a una persona homosexual, bisexual o de
genero.
• Argumentar que el abuso es una parte normal de las relaciones homosexuales,
bisexuales o transexuales.
• Argumentar que los hombres son naturalmente violentos.
• Racionaliza los abusos como parte de una actividad masoquista.
Centros para el Control de Enfermedades (CDC)

En mayo de 2007, los investigadores del Centros para el Control de Enfermedades


informaron sobre las tasas de auto-reportado violencia entre parejas utilizando datos de
un estudio de 2001. En el estudio, casi una cuarta parte de los participantes reportaron
algo de violencia en sus relaciones. La mitad de estas caras de los involucrados (“no
recíproco") y la mitad de los ataques que participan tanto las agresiones y los ataques
contra (“la violencia recíproca"). La comisión de la Mujer informó de un solo lado los
ataques más del doble de frecuencia que los hombres (70% versus 29%). En todos los
casos de violencia en la pareja, las mujeres tenían más probabilidades de sufrir lesiones
que los hombres, pero el 25% de los hombres en las relaciones con los dos lados las
denuncias de violencia lesiones en comparación con el 20% de las mujeres la
presentación de informes de lesiones en relación con una violencia unilateral. Las
mujeres tenían más probabilidades de sufrir lesiones en la no violencia recíproca.

Strauss, sostiene que estas discrepancias entre los dos conjuntos de datos se deben a
varios factores. Por ejemplo, las notas de Strauss que las estadísticas del delito son
compilados y analizados de manera diferente a las estadísticas de la violencia
doméstica. Además, toma nota de Strauss que la mayoría de los estudios muestran que
mientras que los hombres infligen la mayor parte de las lesiones, las mujeres son al
menos igual de propensas que los hombres de la verdad, golpea, abofetea o físicamente
de otra manera asalto a su pareja, y que tal asaltos relativamente menores a menudo
aumentan la más grave asaltos. Agresiones leves cometidas por mujeres son también un
problema importante, incluso cuando no provocar lesiones, ya que sitúan a las mujeres
en peligro de represalias mucho más severas por los hombres. Se argumentó que, en
golpear a la esposa a fin determinar, es esencial que las mujeres también para poner fin
a lo que muchos consideran un patrón de "inofensivos" de bofetadas, patadas, o tira las
cosas en una pareja masculina. Strauss también toma nota de que los datos confirman
que las mujeres pueden ser violentas han sido suprimidas porque los datos contradicen
los prejuicios que los hombres son responsables de la mayoría o la totalidad de
violencia doméstica.
Las razones dadas para no reportar los incidentes de violencia domestica en los
hombres

El informe de 2000 de los CDC, basado en entrevistas telefónicas con 8000 hombres y
8000 mujeres, informó que el 7,5% de los hombres afirman haber sido violadas o
asaltado por un ambiente íntimo en algún momento de su vida útil (en comparación con
el 25% de mujeres) y 0,9 por ciento de los hombres afirman haber sido violados o
asaltados en los últimos 12 meses (frente al 1,5% de las mujeres).

El informe de CDC, (2007-2008) de la encuesta de las experiencias y la salud de los


hombres que sufrieron la violencia de pareja en el último año. El estudio mostró que las
víctimas masculinas de maltrato son muy reacias a denunciar la violencia o buscar
ayuda. Las razones dadas para la no presentación de informes o reportaron el abuso
domestico fueron:

(1) se avergüence a presentar;


(2) no puede ser creída, y
(3) puede ser acusado de ser un abusador cuando vienen hacia adelante.

Los hombres heterosexuales en EE.UU. 229, entre 18 y 59, había sido asaltado
físicamente por su pareja femenina en años anteriores y no buscar ayuda. Los
investigadores dicen que sus descubrimientos destacan la necesidad de la prevención en
todos los niveles:

Hay muchas razones por las que no sabemos más acerca de la violencia doméstica y la
violencia contra los hombres. Hay una serie de interacciones de frecuencia en la que
estalla la violencia contra los hombres. He aquí un ejemplo que ilustra una dinámica
común.

El esfuerzo de hombre a permanecer impasible

La mujer es ligeramente angustiada y molesta. Los anuncios de hombre de su malestar y


preocupación que puede enojarse. La mujer trata de comunicarse y hablar de sus
sentimientos. Ella quiere hablar, se sienten apoyados y sentirse menos solo. Que
inicialmente algunos de los atributos de su angustia o problemas con él. El hombre
empieza a sentirse a la defensiva, se apaga emocional y los intentos de resolver los
problemas de manera racional. Se siente una pelea se acerca. La mujer se siente
desamparada, ignorado y luego se enfada. Ella quiere que él para compartir el problema
y que no se siente que tiene un problema.

El hombre tratará de permanecer impasible y permanecer en control de él

Se evita la aceptación de cualquier culpa de cómo se siente. Él también está preocupado


de que puede explotar en cualquier momento y que seguramente lo hará si habla de sus
sentimientos. El hombre se empieza a hablar de su problema como si pudiera sentir
mejor si se decidiera a escuchar a él y dejar de actuar tan molesto. Él no entiende cómo
se siente y trata de mantener la calma. Él le dice a calmarse y termina mirando
insensible. Ella comienza a preguntarse si tiene algún sentimiento. Ella le dice que él
piensa que él es perfecto. Él dice que no es perfecto. Ella lo llama insensible. La mira y
no dice nada pero se ve irritada.

La mujer se siente frustrado de que no se revelan sus sentimientos y que actúa como él
está en control. Por otro lado, el hombre se siente fuera de control y como no hay lugar
para los sentimientos de nadie en la conversación, pero la de ella. La comunicación se
rompe y la mujer empieza a insultar al hombre. Cuando el hombre finalmente expresa
su desaprobación y los intentos de poner fin a la lucha. La mujer se enfurece y puede
arrojar algo. El hombre suele sufrir los insultos y las interacciones así por semanas o
meses. Este patrón se convierte en un conjunto de periódicos y toda la experiencia
demasiado familiar. El hombre se vuelve cada vez más sensible a cómo la mujer los
actos y se convierte en evitación y poco favorable. El hombre empieza a creer que no
hay nada que pueda hacer y que puede ser su culpa entera. Su frustración y la ira pueden
crear durante meses como este.

La puerta se ha abierto a la violencia.

Este riesgo de violencia aumenta cuando la mujer insulte al hombre delante de sus hijos,
amenaza a la relación del hombre con sus hijos, o se niega a controlar su conducta
abusiva cuando los niños están presentes. Se le puede llamar a un padre terrible, o un
marido terrible delante de los niños. Finalmente, se siente indignado no sólo por cómo
lo trata, pero ¿cómo su comportamiento está perjudicando a los niños. En algún punto el
hombre puede tirar algo, ponche de una pared, o golpe con el puño con fuerza para
desahogar su ira y para comunicar que ha llegado a sus límites. Hasta ahora nunca se ha
escuchado lo que tenía que decir. Él decide que tal vez ella no se detendrá si se puede
ver qué tan furioso que se ha convertido. En lugar de reconocer que ha llegado a sus
límites, expresar su enojo físicamente tiene el efecto contrario.

El hombre ha tratado de ocultar su enojo

Durante mucho tiempo el hombre ha tratado de ocultar su enojo. ¿Por qué creen que la
mujer que realmente quiere decir esto? Después de todo, que ha colocado con su abuso
por un largo tiempo sin hacer nada. En vez de darse cuenta de que las cosas han salido
de control, la mujer puede acercarse a él y decir algo como, "¿Qué vas a hacer? Hit me?
Adelante. Llamaré a la policía y nunca verás a tus hijos”.

Una vez que expresó su enojo físicamente, la situación se volvió peligrosa para él y para
ella. La puerta se ha abierto a la violencia de ancho. Se debe a pie. Cuando lo hace a pie,
termina más enojado que nunca, se grita obscenidades a él y golpearle repetidamente.
Incluso puede pegarle con un objeto.

El abuso doméstico y violencia contra los hombres

Hay muchas razones por las que no sabemos más acerca de la violencia doméstica
contra los hombres. En primer lugar, la incidencia de violencia doméstica denunciados
varones parece ser tan bajo que es difícil obtener estimaciones fiables. Además, se ha
tomado años de actividades de promoción y apoyo para alentar a las mujeres a
denunciar la violencia doméstica. Prácticamente nada se ha hecho para alentar a los
hombres a reportar el abuso. La idea de que los hombres pueden ser víctimas de
violencia doméstica es tan impensable que muchos hombres ni siquiera se intentan
denunciar la situación.

La dinámica de la violencia doméstica y la violencia también es diferente entre hombres


y mujeres. Las razones, los propósitos y motivaciones son a menudo muy diferentes
entre los sexos. Aunque la consejería psicológica y la comunidad han respondido a la
violencia doméstica y la violencia contra la mujer, ha habido muy poca inversión de
recursos para atender y entender los problemas de violencia doméstica y la violencia
contra los hombres. En la mayoría de los casos, el daño físico causado por los hombres
es mucho mayor que el daño físico real modulada por las mujeres. El impacto de la
violencia doméstica es menos aparente y menos propenso a llegar a la atención de los
demás cuando se abusa de los hombres. Por ejemplo, se supone que un hombre con un
golpe o el ojo negro estaba en una pelea con otro hombre o se lesionan en el trabajo o en
deportes de contacto. Incluso cuando los hombres no informar de abusos y la violencia
doméstica, la mayoría de la gente está tan asombrado por lo general los hombres
terminan sintiéndose como nadie les cree.

El problema con supuestos sobre el abuso doméstico y la violencia

Es una presunción generalizada de que las mujeres son siempre las víctimas y los
hombres son siempre los culpables. Entre el 50 y el 60% de todos los abusos y la
violencia doméstica es contra las mujeres. Hay muchas razones por qué la gente asume
que los hombres nunca son víctimas y por qué las mujeres suelen ignorar la posibilidad.
Por un lado, la violencia doméstica y la violencia han sido minimizadas, justificada e
ignorada durante mucho tiempo. Las mujeres son ahora más organizada, solidaria y
abierta acerca de la epidemia de violencia doméstica y la violencia contra la mujer. Muy
poca atención se ha prestado a la cuestión de la violencia doméstica y violencia contra
los hombres - sobre todo porque la violencia contra las mujeres ha sido tan evidente y
ha sido ignorada durante tanto tiempo.

¿Qué es el abuso doméstico y violencia contra los hombres?

No hay reglas absolutas para la comprensión de las diferencias emocionales entre


hombres y mujeres. Hay principios y las dinámicas que permiten la interpretación de las
situaciones individuales. El abuso doméstico y la violencia contra los hombres y las
mujeres tienen algunas similitudes y diferencias. Para los hombres o mujeres, la
violencia doméstica incluye empujones, bofetadas, golpes, tirar objetos, obligando a
cerrar una puerta o golpear a la otra persona con un objeto, o usar un arma.

El abuso doméstico también puede ser mental o emocional. Sin embargo, lo que va a
herir a un hombre mentalmente y emocionalmente, en algunos casos puede ser muy
diferente de lo que duele una mujer. Para algunos hombres, ser llamado un cobarde,
impotente o un fracaso puede tener un impacto psicológico muy diferente de lo que en
las mujeres. Poco amable y las crueles palabras duelen, pero puede hacer daño de
diferentes maneras y persisten en diferentes formas. En la mayoría de los casos, los
hombres son más profundamente afectados por el abuso emocional que el maltrato
físico. Por ejemplo, la capacidad de tolerar y "sacudir" un asalto físico de las mujeres
frente a otros hombres en algunos casos pueden tranquilizar a un hombre que es fuerte y
comunicar a otros hombres que pueden vivir hasta el código de no golpear a un mujer.

Un número significativo de los hombres son demasiado sensibles a abuso emocional y


psicológico. En algunos casos, un hombre emocionalmente humillante delante de otros
hombres puede ser más devastadores que el abuso físico. Algunos profesionales han
observado que el abuso mental y emocional puede ser un área donde las mujeres son a
menudo "brutal" que los hombres. Los hombres en cambio son más rápidos que recurrir
al abuso físico y son más capaces de agresiones físicas que son más brutales - incluso
mortales.

¿Por qué el abuso doméstico contra los hombres no se reconoce?

La violencia doméstica contra los hombres no se reconoce por las siguientes razones:
• La incidencia de la violencia doméstica contra los hombres parece ser tan bajo que es
difícil obtener estimaciones fiables.
• Se ha tomado años de actividades de promoción y apoyo para alentar a las mujeres a
denunciar la violencia doméstica. Prácticamente nada se ha hecho para alentar a los
hombres a reportar el abuso.
• La idea de que los hombres pueden ser víctimas de violencia doméstica y la violencia
es tan impensable para la mayoría de la gente que muchos hombres ni siquiera se intenta
denunciar la situación.
• El asesoramiento psicológico y de la comunidad han respondido a la violencia
doméstica y la violencia contra la mujer. No ha hecho lo suficiente para detener el abuso
contra la mujer. Ha habido muy poca inversión de recursos para abordar las cuestiones
de violencia doméstica y la violencia contra los hombres.
• En la mayoría de los casos, el daño físico causado por los hombres es mucho mayor
que el daño físico real modulada por las mujeres. El impacto de la violencia doméstica
es menos aparente y menos propenso a llegar a la atención de los demás.
• Aun cuando los hombres no informar de abusos y la violencia doméstica, la mayoría
de la gente está tan asombrado, los hombres suelen terminar sintiéndose como nadie les
creyó. Es generalmente admitido que un hombre con un golpe o el ojo negro estaba en
una pelea con otro hombre o se lesionan en el trabajo o mientras se practican deportes
de contacto. Las mujeres no suelen hacer esas cosas.

Muros de Silencios

Es particularmente difícil para los hombres revelar que fueron sexualmente atacados.
Nuestra sociedad nos condiciona a creer que los hombres deben estar siempre “en
control”: de sus emociones, de otras personas y de su entorno. Se les enseña a definirse
a sí mismos como hombres por el grado al que puedan alcanzar con éxito este control.
Como consecuencia, la mayoría de hombres no cree que será una “víctima”, y
especialmente no en el terreno sexual. Cuando esto ocurre a menudo provoca un fuerte
choque emocional, siendo algo tan alejado de la experiencia normal de los hombres.

No sólo es difícil para los hombres aceptar el ser sexualmente atacados, sino también
común que vivan en silencio, ya que las reacciones de otras personas aumentan la
sensación de ser victimizados. Al igual que al sobreviviente le resulta difícil creer lo que
le ha ocurrido, también otras personas responden con incredulidad. Si un hombre revela
que fue abusado sexualmente, a menudo se le castiga aún más cuando su “hombría” y
orientación sexual son cuestionadas

Las características de los hombres o las mujeres que son abusivos caen en tres
categorías.

• Abuso de Alcohol. El abuso de alcohol es una causa importante y desencadenar la


violencia doméstica. La gente, que están intoxicadas tiene menos control de impulsos,
se frustran fácilmente, tienen más malentendidos y son generalmente propensos a
recurrir a la violencia como solución a los problemas. Las mujeres que hombres malos
tratos son a menudo alcohólicos.

• Trastornos psicológicos. Hay ciertos problemas psicológicos, principalmente


trastornos de la personalidad, en la que las mujeres se caracterizan por ser abusivo y
violento hacia los hombres. Trastorno de personalidad limítrofe es un diagnóstico que se
encuentra casi exclusivamente con mujeres. Aproximadamente de 1 a 2 por ciento de
todas las mujeres tienen un trastorno límite de la personalidad. Al menos el 50% del
total de la violencia doméstica y la violencia contra los hombres está relacionado con la
mujer que tiene un trastorno límite de la personalidad. El trastorno también está
asociado con la conducta suicida, cambios de humor severos, la mentira, problemas
sexuales y el abuso de alcohol.

• Las expectativas poco realistas, las hipótesis y conclusiones. Las mujeres que son
abusivas hacia los hombres suelen tener expectativas poco realistas y hacer demandas
poco realistas de los hombres. Estas mujeres normalmente experimentan episodios
repetidos de depresión, ansiedad, frustración e irritabilidad que atribuyen a la conducta
de un hombre. De hecho, su estado mental y emocional es el resultado de sus propias
inseguridades, problemas emocionales, y el trauma durante la infancia o incluso la
retirada del alcohol. Se culpa a los hombres en lugar de admitir sus problemas, asumir la
responsabilidad de cómo viven su vida o hacer algo sobre cómo se hacen miserable. Se
niegan a entrar en tratamiento y pueden incluso insisten en que el hombre necesita
tratamiento.

En lugar de ayudarse a sí mismas, culpan a un hombre por lo que sienten y creen que un
hombre debe hacer algo para sentirse mejor. A menudo se medican a sus emociones con
el alcohol. Cuando los hombres no pueden hacer sentir mejor, estas mujeres se frustran
y se supone que los hombres están haciendo a propósito.

Además, incluso cuando los informes de abuso doméstico y la violencia contra los
hombres, la mayoría de la gente es incrédula de este tipo de abuso por factores
culturales; los hombres suelen terminar sintiéndose como nadie les cree. Prácticamente
nada se ha hecho para alentar a los hombres a reportar el abuso. La idea de que los
hombres pueden ser víctimas de abuso doméstico es tan “inconcebible” que muchos
hombres ni siquiera se intentan denunciar la situación.

Aunque la consejería psicológica y la comunidad internacional respondieron a la


violencia doméstica contra la mujer, ha habido poca inversión en recursos para atender
y entender las cuestiones de violencia doméstica contra los hombres. Este es un grave
problema social y un comportamiento aprendido reforzado por la cultura machista.

Bibliography and References:

1. Markowitz, Sara. "The Price of Alcohol, Wife Abuse, and Husband Abuse." Southern Economic Journal. 67 no2
279-303 O 2000

2. Dutton, Donald G. (1994) Patriarchy and Wife Assault: The Ecological Fallacy. Violence and Victims, 1994, 9, 2,
pp. 125–140.

3. Tjaden and Thoennes 2000

4. Green, Nicholas St. John. 1879. Criminal Law Reports: Being Reports of Cases Determined in the Federal and
State Courts of the United States, and in the Courts of England, Ireland, Canada, etc. with notes. Hurd and Houghton.

5. Dutton, 1994

6. Strauss, 2005

7. Archer, 2000

8. Straus, Murray A.” State-to-state differences in social inequality and social bonds in relation to assaults on wives in
the United States." Journal of Comparative Family Studies. 25 (1994): 7-24.

9. Deal, J. E., & Wampler, K. S. (1986). Dating violence: The primacy of previous experience. Journal of Social and
Personal Relationships, 3, 457-471.

10. National Family Violence Survey, 2000, http://www.ncjrs.gov/pdffiles1/nij/183781.pdf

11. Violence-Related Injuries Treated in Hospital Emergency Departments, August 1997.


12. Robertson, Kirsten. Murachver, Tamar.” Attitudes and Attributions Associated With Female and Male Partner
Violence." Journal of Applied Social Psychology v. 39 no.7 (July 2009) p. 481-512

13. Wallace, Harvey (2004). Family Violence: Legal, Medical, and Social Perspectives. Allyn & Bacon