You are on page 1of 200

Alberto Romero

GLOBALIZACIÓN
y POBREZA
Globalización y pobreza
Alberto Romero

Globalización
y pobreza

Editado por
e-libro.net
para su sección Libros gratis
Primera edición: marzo de 2002
Todos los derechos reservados por el autor

© Alberto Romero, 2002


alromer46@hotmail.com
www.economista.8k.com

© Universidad de Nariño
www.udenar.edu.co

ISBN 958-95033-5-7
A mis hijos: Mónica Irina y Sergio Alberto

A mi esposa Mary Analí


ÍNDICE

Presentación .................................................................. 8
I. REFLEXIONES SOBRE LA GLOBALIZACIÓN .................. 10
Introducción .............................................................. 10
1. Definiendo la globalización ................................. 11
1.1. Los defensores de la globalización .............. 12
1.2. Los detractores de la globalización ............. 17
1.3. La nueva vieja globalización ....................... 22
2. La realidad de la globalización ........................... 26
2.1. Reconceptualización..................................... 26
2.2. La nueva división internacional del trabajo 29
3. El Estado-nación frente a la globalización ......... 40
4. Los países en desarrollo frente a la globalización 43
4.1. Características de la actual inserción......... 43
4.2. Las alternativas ........................................... 45
4.3. La respuesta regional y local....................... 47
5. Reflexiones finales ............................................... 48
II. EL ENTORNO INTERNACIONAL .................................... 51
Introducción .............................................................. 51
1. Particularidades de la actual división
internacional del trabajo. Antecedentes............. 52
2. La revolución tecnológica .................................... 54
3. La estructura económica mundial ..................... 62
3.1. Producción .................................................... 62

6
3.2. Comercio ....................................................... 64
3.3. Servicios........................................................ 66
3.4. Orientación gráfica ...................................... 67
3.5. Flujo de capitales ......................................... 67
3.6. Globalización y megabloques....................... 71
4. Las grandes contradicciones de la actualidad.... 73
4.1. La pobreza .................................................... 73
4.2. El deterioro del medio ambiente ................. 74
5. Conocimiento y desarrollo ................................... 75
6. Conclusiones......................................................... 77
III. GLOBALIZACIÓN Y CONOCIMIENTO .............................. 79
1. La globalización ................................................... 80
2. El conocimiento .................................................... 83
2.1. Antecedentes ................................................ 83
2.2. Conocimiento y desarrollo ........................... 86
2.3. Situación actual............................................ 87
3. Información y conocimiento ................................ 89
4. Conclusiones......................................................... 94
IV. UNIVERSIDAD Y GLOBALIZACIÓN ................................. 96
Introducción ............................................................. 96
1. La globalización: conceptos generales ................ 97
2. Globalización del conocimiento ........................... 103
3. Papel de la educación superior en la creación
de conocimiento.................................................... 106
4. Compromiso de la Universidad........................... 107
5. ¿Qué hacer? .......................................................... 109
6. Conclusiones......................................................... 112
V. EL MUNDO DE LA POBREZA ............................................ 114
Introducción .............................................................. 114
1. Aproximación conceptual .................................... 115
1.1. Definición de pobreza................................... 115
1.2. Medición de la pobreza ................................ 124
2. Panorama general de la pobreza......................... 127
3. Factores determinantes de la pobreza................ 147
3.1. Factores externos ......................................... 147
3.2. Factores internos.......................................... 161
4. Propuestas para erradicar la pobreza ................ 173
5. A manera de conclusión....................................... 185
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .......................................... 187

7
PRESENTACIÓN

LA RELACIÓN entre globalización y pobreza, tomada co-


mo punto de partida para el análisis de la problemática
socioeconómica a escala mundial, nos permite compren-
der mejor las grandes contradicciones por las que atra-
viesa la etapa actual del modelo de desarrollo económico
y social, sustentado en el mercado como único regulador
de las relaciones de producción. Una de estas contradic-
ciones es que pese a los impresionantes avances en el
campo científico y tecnológico, sus beneficios son para
una pequeña parte de la población, residente en los paí-
ses más desarrollados, al tiempo que por lo menos la
cuarta parte de la humanidad sobrevive en condiciones
de pobreza y miseria.
Simultáneamente, el uso irracional de los recursos
naturales, así como el consumismo desaforado promovi-
do por las naciones opulentas, están deteriorando en
forma progresiva el medio ambiente y la calidad de vida
de las personas, haciendo cada vez más insostenible el
desarrollo. Esta situación, inherente al modo de acumu-
lación imperante a escala planetaria, no es nada nuevo,
aunque tiende a volverse cada vez más dramática.
Los cambios cualitativos operados al interior de la
división internacional del trabajo arrojan esperanzas de
alcanzar un mundo mejor para todos. Sin embargo,
mientras persista el actual orden económico internacio-
nal y el desarrollo se sustente en la competencia desen-
frenada por la maximización de las ganancias, sin tener
en cuenta el interés humano y la necesidad de preser-
var y reproducir las condiciones adecuadas para el futu-
ro de la sociedad, el progreso material carecerá de todo
sentido.
El libro que pongo a disposición del lector es el re-
sultado de más de dos años de investigación y tiene co-
mo objetivo ayudar a comprender mejor el complejo fe-
nómeno de la llamada globalización y su impacto en el
futuro de nuestros países. Agradezco a las directivas de
la Universidad de Nariño por el apoyo brindado para su
publicación y espero poder aportar en algo al avance del
conocimiento en nuestra institución.

9
I. REFLEXIONES SOBRE LA GLOBALIZACIÓN

INTRODUCCIÓN

LA GLOBALIZACIÓN se ha convertido en tema obligado de


análisis y discusión, tanto en los foros políticos y em-
presariales como en el ámbito académico. Pese a ser tan
difundido el concepto, no existe consenso sobre los al-
cances que ha tenido el proceso globalizador a escala
planetaria, sino que más bien se presenta una verdade-
ra confrontación de ideas, unas tratando de justificar el
statu quo internacional, bajo el supuesto de que todos
los países tienen las mismas oportunidades, al tiempo
que otras rechazan cualquier posibilidad de inserción
ventajosa en la actual división internacional del trabajo.
Una tercera posición trata de conciliar los puntos de
vista extremos y de formular una especie de síntesis, en
la cual las fortalezas y las debilidades dependen no solo
de la correlación de fuerzas en el plano económico y po-
lítico a escala mundial, sino también de las transforma-
ciones estructurales que se lleven a cabo al interior de
las naciones menos desarrolladas.
Independientemente de los enfoques planteados, la
globalización se ha convertido en una especie de pretex-
to para justificar las desigualdades entre los diferentes
grupos de países dentro de la actual división interna-
cional del trabajo y, si bien es cierto que los cambios
tecnológicos ocurridos en las últimas décadas ofrecen
nuevas oportunidades de mejorar la situación de las
naciones atrasadas en el contexto internacional, ésta
tiende a depender cada vez más de la estrategia trans-
nacional de acumulación a escala mundial.

1. DEFINIENDO LA GLOBALIZACIÓN

Existen múltiples interpretaciones del concepto


“globalización”, todas ellas enmarcadas dentro de pa-
rámetros ideológicos y políticos, unos más o menos rígi-
dos, otros más o menos eclécticos. En términos genera-
les, la globalización es analizada desde posiciones tec-
noeconómicas, socioeconómicas, políticas, geopolíticas,
partidistas, religiosas, etc. No obstante, existen rasgos
comunes a todas las interpretaciones, en el sentido de
ver en la globalización una etapa avanzada de la divi-
sión internacional del trabajo, la cual se caracteriza por
una mayor interacción e interdependencia de los facto-
res y actores que intervienen en el proceso del desarro-
llo mundial. Estos factores y actores son de índole eco-
nómica, social, política, ambiental, cultural, geográfica,
etc., e involucran relaciones entre Estados, regiones,
pueblos, empresas, partidos, etc. Existen, sin embargo,
posiciones claramente divergentes que es necesario ana-
lizar.

11
1.1. Los defensores de la globalización

Para los defensores de la globalización ésta consiste


en la profundización de la interdependencia económica,
cultural y política de todos los países del mundo. Entre
los principales argumentos a favor de este enfoque se
destacan, por ejemplo, el incremento inusitado del co-
mercio mundial de bienes y servicios, así como del flujo
de capitales, gracias, entre otros factores, al avance de
los medios de transporte, así como al uso de las nuevas
tecnologías de información y comunicación,1 las cuales
han hecho posible una mayor integración de los países,
mediante el uso de recursos apoyados en las tecnologías
satelitales y, especialmente, de la Internet, la red de
redes mundial. Es tal la importancia de estos cambios
tecnológicos que algunos autores consideran que han
provocado el surgimiento de una especie de “nuevo con-
tinente sin tierra”, en el cual las fronteras convenciona-
les prácticamente desaparecen, dando lugar a la apari-
ción de una “nueva economía” (Ohmae, 2000). A este
proceso contribuye, supuestamente, la reducción de
aranceles y de trabas a la circulación del capital entre
los países.

1 De acuerdo con Thurow “desde el punto de vista tecnológico,

los costos de transporte y comunicación han bajado sustancialmente,


y la velocidad con la cual se viaja y se transmite ha aumentado ex-
ponencialmente. Esto ha hecho posible crear nuevos sistemas de
comunicaciones, dirección y control dentro del sector empresarial.
Los grupos de diseño e investigación se pueden coordinar en diferen-
tes partes del mundo; los componentes se pueden fabricar en el lu-
gar del mundo que sea más barato y enviar a puestos de montaje
que minimicen los costos totales. Los productos armados se pueden
despachar rápidamente hacia donde sean necesarios a través de
sistemas de fletes aéreos puntuales”(Thurow, 1996: 129).

12
Para los defensores de la globalización ésta se pre-
senta como un fenómeno históricamente irreversible, al
cual deben sumarse todos los países, si no quieren per-
der el tren del desarrollo.2 En este mismo sentido se
expresa Reich, para quien en el futuro “no existirán
productos ni tecnologías nacionales, ni siquiera indus-
trias nacionales. Ya no habrá economías nacionales, al
menos tal como concebimos hoy la idea” y lo único que
le queda a los países, como bien fundamental, es su
población con sus capacidades y destrezas. Por eso “la
principal misión política de una nación consistirá en
manejarse con las fuerzas centrífugas de la economía
mundial que romperán las ataduras que mantienen
unidos a los ciudadanos —concediendo cada vez más
prosperidad a los más capacitados y diestros, mientras
los menos competentes quedarán relegados a un más
bajo nivel de vida”(Reich, 1993:13).
A pesar de sus críticas a las imperfecciones del mer-
cado, Soros considera que “el sistema capitalista puede
compararse con un imperio cuya cobertura es más glo-
bal que la de cualquier imperio anterior. Gobierna toda
una civilización y, como en otros imperios, quienes es-
tán por fuera de sus murallas son considerados bárba-
ros. No es un imperio territorial porque carece de sobe-
ranía y del boato de la soberanía; de hecho, la soberanía

2 Según el Director del FMI “la globalización está aquí para que-

darse: la realidad es que nosotros ya vivimos en una economía glo-


bal, donde los flujos de comercio, de capital y el conocimiento más
allá de las fronteras nacionales no sólo es grande sino que cada año
se incrementa más. Los países que no estén dispuestos a enganchar-
se con otras naciones arriesgan a quedar rezagados del resto del
mundo en términos de ingresos y de desarrollo humano”. Véase
también: Claudia Vallejo. “El dilema de la globalización”. El Espec-
tador. Santafé de Bogotá, 23 de junio de 2001.
http://www.elespectador.com/economico/ nota1.htm

13
de los estados que pertenecen a él es la principal limita-
ción de su poder y su influencia”. Según el autor, este
imperio es casi invisible, pues carece de una estructura
formal, y la mayoría de sus súbditos supuestamente “no
saben que están sometidos a él”, aunque su poder hace
que quienes le pertenecen no puedan fácilmente aban-
donarlo (Soros, 1999:135).
Otros interpretan el proceso actual del desarrollo
planetario como una especie de “mundialización”, que
en el fondo coincide con el enfoque globalizante. Así, por
ejemplo, para Nayyar la mundialización “puede enten-
derse simplemente como la organización y la expansión
de las actividades económicas a través de las fronteras
nacionales... como un proceso relacionado con una cre-
ciente apertura económica, una creciente interdepen-
dencia económica y una mayor integración económica
de la economía mundial” (Nayyar, 2000:7).
Desde el punto de vista de la cultura, uno de los de-
fensores de la globalización en Latinoamérica es el es-
critor peruano Mario Vargas Llosa, quien considera que
lejos de destruir las culturas nacionales, la globaliza-
ción genera oportunidades para su desarrollo e interna-
cionalización. Para el autor, “...una de las grandes ven-
tajas de la globalización, es que ella extiende de manera
radical las posibilidades de que cada ciudadano de este
planeta interconectado —la patria de todos— construya
su propia identidad cultural, de acuerdo a sus preferen-
cias y motivaciones íntimas y mediante acciones volun-
tariamente decididas. Pues, ahora, ya no está obligado,
como en el pasado y todavía en muchos lugares en el
presente, a acatar la identidad que, recluyéndolo en un
campo de concentración del que es imposible escapar, le
imponen la lengua, la nación, la iglesia, las costumbres,
etcétera, del medio en que nació. En este sentido, la

14
globalización debe ser bienvenida porque amplía de
manera notable el horizonte de la libertad individual”.3
En síntesis, la globalización se presenta como el
proceso en el cual se da una integración y complemen-
tariedad de los aspectos financiero, comercial, producti-
vo y tecnológico, nunca antes visto. Esto produce la sen-
sación de que “la economía mundial ya no es una suma-
toria de economías nacionales, sino una gran red de
relaciones con una dinámica autónoma” (Wolovick,
1993).
Las estadísticas aparentemente también corroboran
la validez del argumento en favor de la globalización.
De acuerdo con la OMC, entre 1948 y 1998 el comercio
mundial de mercancías se multiplicó por 18 veces, a un
promedio del 6% anual, especialmente las exportaciones
de manufacturas que aumentaron en 43 veces. La pro-
ducción mundial de las mismas se multiplicó por 8 ve-
ces, a un promedio anual del 4,2%. La parte del PIB
mundial destinada al comercio de mercancías se elevó
del 7% al 17,4%. En 1998 el volumen del comercio mun-
dial total ascendió a 6,6 billones de dólares, de los cua-
les 5,3 billones (80%) correspondían a mercancías y 1,3
billones (20%) a servicios comerciales.4 Las exportacio-
nes por habitante se incrementaron de 123 dólares a
951, es decir en 7,7 veces, a un promedio anual del
4,2%5. Durante el período analizado el PIB mundial pasó

3 Ver: Mario Vargas Llosa. “Culturas y globalización”. En: El


Tiempo. Santafé de Bogotá, junio 11 de 2000.
http://www.eltiempo.com.co/ hoy/led_a000tn0.html
4 En el 2000 el comercio mundial ya alcanzaba 7,6 billones de

dólares, de los cuales el 81% estaba compuesto de mercancías y el


19% por servicios comerciales. (WTO, 2001: 9).
5 Para los defensores del libre comercio este trae beneficios a los

países menos desarrollados, pues al aumentar las importaciones se


obliga a las empresas nacionales a disciplinarse “forzándolas a ajus-

15
de cerca de 4 billones a 27,6 billones de dólares, con un
aumento promedio anual del 4%, mientras que el PIB
por habitante pasó de 1.591 a 4.623 dólares, con un cre-
cimiento promedio anual del 2,2%, mostrando un franco
deterioro, especialmente durante el período 1990-1998,
cuando decreció en promedio el 1,4%, al tiempo que el
PIB creció en promedio el 2,6%. Mientras tanto, la po-
blación mundial pasó de 2.473 millones de personas en
1948 a 5.973 millones en 1998, con un crecimiento pro-
medio anual del 1,8%, muy por debajo del crecimiento
del producto mundial (OMC, 1999).
Igualmente impresionante ha sido el incremento de
los flujos de inversión extranjera directa (IED). De
acuerdo con la OMC, entre 1973 y 1998 estos se multi-
plicaron por 27, a un promedio anual del 14%. Solo en
1998 el volumen de estos flujos alcanzó la suma de 645
mil millones de dólares, contra 24 mil en 1973 y 60 mil
en 1985. El monto total acumulado de IED en el mundo
alcanzaba en 1998 la cifra de 4,1 billones de dólares. La
proporción de IED con respecto al PNB a escala mundial
más que se duplicó durante 1980-1997, al pasar de 5,0%
al 11,7%. En los países en desarrollo este factor se mul-

tar los precios a los costos marginales y reduciendo así las distorsio-
nes creadas por el poder monopolístico”. Al mismo tiempo “la libera-
lización comercial puede incrementar permanentemente la produc-
tividad las empresas pues éstas obtienen bienes capital modernos e
insumos intermedios de alta calidad a precios más bajos” y final-
mente “la productividad de las empresas aumenta cuando éstas
entran en contacto con clientes internacionales exigentes y con las
“prácticas óptimas” de sus competidores externos. Además, las em-
presas nacionales pueden beneficiarse si tienen la oportunidad de
rediseñar los productos de empresas extranjeras”. Ver: Simon J.
Evenett. “El sistema de comercio mundial. El camino por recorrer”.
En: Finanzas & Desarrollo. Diciembre de 1999, p. 22.

16
tiplicó por 3, al pasar del 5,9% al 16,6% durante el mis-
mo período, mientras que en los menos adelantados
aumentó del 2,2% al 5,7% (OMC, 1999).
Como podemos observar, tanto el incremento de la
actividad económica mundial, como los cambios cualita-
tivos en las principales fuerzas productivas, han sido
significativos, especialmente a partir de la década del
setenta en el siglo XX. Este ha sido el principal argu-
mento para justificar el enfoque globalizador de la ac-
tual fase del desarrollo planetario. No obstante, los in-
dicadores económicos no favorecen por igual a todos los
países dentro de la división internacional del trabajo, ni
tampoco el comercio mundial es el motor del desarrollo
de los países más avanzados, como podría esperarse.

1.2. Los detractores la globalización

Para algunos de los que están en contra de la globa-


lización como criterio para definir la etapa actual del
desarrollo mundial, ésta no es más que una nueva for-
ma de colonialismo, puesto que en el fondo lo que se ha
hecho es reemplazar viejas formas de sometimiento, por
otras más sofisticadas, impidiendo superar la distribu-
ción desigual del poder y la riqueza en el mundo.6
Según el SELA, la globalización se presenta como
una ideología que “enaltece el fundamentalismo del
mercado, exalta la libertad de comercio, impulsa el flujo

6 Véase: “La globalización, nueva forma de colonialismo”. En:

Tercer Mundo Económico. http://www.tercermundoeconomico.org.uy


/TME-134/tendencias01.htm. Consultado en agosto 28 de 2000.

17
libre de los factores de la producción (excepción hecha
de la mano de obra, que continua sometida a numerosas
restricciones de diverso tipo), propugna el desmantela-
miento del Estado, asume la monarquía del capital,
promueve el uso de las nuevas tecnologías, favorece la
homologación de las costumbres y la imitación de las
pautas de consumo y fortalece la sociedad consumista”
(SELA, 2000b).
Desde la orilla de la sociología se critica el enfoque
reduccionista de la globalización a tan solo los fenóme-
nos económicos y tecnológicos, en el cual no se tiene en
cuenta el papel de los actores sociales. Según Mato,
quienes fetichizan la globalización la representan “como
si se tratara de una suerte de fuerza suprahumana que
actuaría con independencia de las prácticas de los acto-
res sociales” y de expresiones culturales como los valo-
res, las costumbres, las artes, etc. (Mato, 2001).
Una critica al hecho de no tener en cuenta el factor
cultural cuando se explica el fenómeno de la globaliza-
ción lo hace el SELA al afirmar que “la discusión de la
dimensión cultural de la globalización no está incorpo-
rada explícitamente en la mayoría de los modelos de
economía política (tanto los del neoliberalismo como de
sus opositores) y ocupa un papel relativamente menor
en las teorías de relaciones internacionales. Sin la di-
mensión cultural es muy difícil impartirle coherencia a
una lectura del mundo contemporáneo en el cual el na-
cionalismo, la religión y los conflictos interétnicos tie-
nen una influencia equivalente a los aspectos interna-
cionales y seculares. Los modelos de economía política y
de relaciones internacionales actualmente vigentes no
pueden por sí solos explicar, dar sentido y proponer po-
líticas orientadas a la solución de los problemas multi-
dimensionales que hoy enfrentamos” (SELA, 1996)

18
Otro crítico de la globalización afirma que “más que
un término (la Globalización), es una obscura mancha
que se viene extendiendo al interior de la economía
mundial y comienza a dominar el escenario y éste es el
espacio productivo ganado por la gran corporación. De
modo que lo que se indica como “globalización” no es
otra cosa que la cutícula externa de una inmensa inter-
nacionalización concentradora del capital que tiene su
sujeto activo en la Corporación Transnacional” (García
M, 2001).
Para Samir Amín, uno de los más radicales críticos
del capitalismo en general, y del capitalismo global, en
particular, “el capitalismo real es necesariamente pola-
rizador a escala global, y el desarrollo desigual que ge-
nera se ha convertido en la contradicción más violenta y
creciente que no puede ser superada según la lógica del
capitalismo” (Amín, 2001). En este mismo sentido reac-
cionan los nuevos sepultureros del llamado ultraimpe-
rialismo, basándose en las contradicciones que aquejan
a las potencias desarrolladas, tanto en lo económico
como en lo político y lo social, y su impacto negativo
sobre el resto del mundo.7
Otros analistas consideran que la euforia globaliza-
dora se intensificó después del derrumbe del socialismo
eurosoviético, lo que significó el retorno de la historia a
su “cause natural”, es decir, el de la universalización del
capitalismo. En forma irónica estos autores afirman que
a partir de entonces la globalización se nos presenta
como “el fundamento inexorable” del nuevo orden pos-
comunista mundial. Es la “nueva aldea global”, en la
cual supuestamente la comunidad capitalista mundial

7 Véase, Jorge Beinstein. Escenarios de la crisis global. (Beins-


tein, 2000).

19
se encuentra en proceso de “armonización y homogenei-
zación”, y en donde el universo de aparatos electrónicos,
“acortan tiempos y distancias y universalizan las condi-
ciones de vida y las “fabulaciones” humanas” (Cervan-
tes, 2001).8
Resulta curioso que uno de los más connotados re-
presentantes del capitalismo financiero especulador,
George Soros, se manifieste en contra de lo que el llama
el “fundamentalismo” de mercado, al cual responsabili-
za de que “el sistema capitalista global carezca de soli-
dez y sea insostenible” (Soros, 1999:22), amenazando a

8 Siguiendo con la misma reflexión, los autores señalan: “la al-

dea global viste, calza, come y sueña las mercancías producidas en


una “fábrica global”, un universo de relaciones capitalistas de pro-
ducción cualitativa y cuantitativamente nuevas, que no conoce
departamentos estancos y ha recibido de una deidad ignota el
mandato de absorber los restantes modos de producción y
organización social. Las economías nacionales y los diversos sectores
económicos se convierten en talleres de esta fábrica, se “entrelazan”
progresivamente y revelan su carácter “complementario”. Esta
interpenetración favorece la “movilidad de hombres y capitales”, con
los consecuentes beneficios en términos de “libertad individual” “y
como consecuencia de todo esto “la prosperidad y estabilidad del
mundo capitalista desarrollado “se derrama” en las economías de los
países subdesarrollados que comercian con ellos, con lo cual se
confiere un mayor equilibrio al balance económico mundial. La
producción y la circulación de la riqueza se libran de las ataduras
territoriales y de la soberanía de los Estados nacionales, y un nuevo
tipo de soberanía, basada en la “cooperación”, la “interdependencia”,
la “reciprocidad”, la “cohesión” y la “solidaridad”, renace bajo la
forma de la supranacionalidad. La globalización, en fin, fomenta una
significativa ampliación del “área de la modernidad” y un aumento
de la “sintonía” entre el mundo desarrollado y el subdesarrollado.
Parecería que el imperialismo —ese sujeto al que debíamos y
podíamos derrotar— se ha esfumado y, en su lugar, ha aparecido un
sujeto nuevo e invulnerable, “la globalización”. Se trata, insistamos,
de un proceso inexorable; todo intento de resistirse a él u orientarlo
en un sentido diferente constituye una quimera (Cervantes, 2001).

20
una supuesta “sociedad abierta”.9 Es más, para Soros el
sistema capitalista global, como todo imperio, tiene un
centro que “se beneficia a costa de la periferia” y, lo más
importante, “exhibe algunas tendencias imperialistas” y
“lejos de buscar el equilibrio, está empeñado en la ex-
pansión” (Soros, 1999:135-136). Esta crítica, como pu-
dimos constatarlo más arriba, de ninguna manera cues-
tiona al sistema como tal, sino las imperfecciones de su
funcionamiento.10
Otros autores, ante el fracaso de la estrategia neoli-
beral de lograr la integración del capitalismo mundial,
donde supuestamente desaparecerían las desigualdades
entre los países, y ante los claros signos recesivos de las
economías más desarrolladas, optan por decretar el fin
de la globalización.11 En general, las fuerzas políticas
que lideran los cambios mundiales en la actualidad

9 Según Soros, “el desarrollo de una economía global no ha coin-

cidido con el desarrollo de una sociedad global. La unidad básica de


la vida política y social sigue siendo el estado-nación. El derecho
internacional y las instituciones internacionales en la medida en
que existen, carecen de la fuerza necesaria para impedir la guerra o
los abusos en gran escala contra los derechos humanos en algunos
países. Las amenazas ecológicas no se afrontan de forma adecuada.
Los mercados financieros globales están fuera de control de las au-
toridades nacionales o internacionales” (Soros, 1999: 21-22).
10 En un arranque de filantropía Soros está proponiendo la

creación de un “fondo mundial de ayuda a los países pobres”, dife-


rente de los que ofrecen el FMI y el Banco Mundial. Ver: AFP. “Soros
propone un fondo mundial para países pobres”. http://www.yupimsn.
com/ negocios/leer_articulo. cfm?article_id=34941.
Consultado oct.26 de 2001
11 Ver: Virgilio Roel Pineda. “El fin espectacular de la época del

capitalismo globalizado”. Tomado de la Revista de la Facultad de


Ciencias Económicas de la UNMSM. http://200.10.69.98/hemeroteca/
RevFac/r11.2. htm. Consultado nov.27/99.

21
cuestionan seriamente los alcances del enfoque neolibe-
ral, sustento teórico de la globalización, en la solución
de los problemas que aquejan a la humanidad.
Las posiciones antiglobalización se manifiestan no
solo en los escritos, sino que también se han traducido
en acciones concretas de protesta callejera, y no preci-
samente en los países en desarrollo, sino en el mismo
corazón del capital financiero, como han sido los casos
de Seattle en Estados Unidos y de varias ciudades eu-
ropeas. El motivo de estas protestas es la acusación que
se hace a organismos multilaterales como la OMC, el FMI
y el Banco Mundial, de ser los responsables de los males
que padece la humanidad, tales como la contaminación
del medio ambiente, el uso irracional de los recursos
naturales, la pobreza, las desigualdades, etc.

1.3. La nueva vieja globalización

Para algunos autores el fenómeno de la globalización


no es algo nuevo y a lo largo de la historia se han dado
momentos de mayor o menor globalización, desde la épo-
ca del Renacimiento. El profesor Streeten, por ejemplo,
afirma que “si definimos la integración como la igualdad
de oportunidades económicas, no obstante las diferencias
en los recursos iniciales y el nivel de progreso de los
miembros del área integrada, el mundo estaba más inte-
grado a fines del siglo XIX. Si bien las barreras arancela-
rias impuestas por los países (con excepción del Reino
Unido) eran mayores (entre 20% y 40% en comparación
con menos del 5% en la actualidad), las barreras no
arancelarias eran mucho más bajas; el flujo de capital y
dinero en el marco del patrón oro era más libre (no exis-
tían los obstáculos al comercio creados por las variacio-

22
nes del tipo de cambio), y la migración era mucho más
fácil: rara vez se necesitaba un pasaporte, y la ciudada-
nía se adquiría fácilmente” (Streeten, 2001:34).12
Ferrer va mucho más atrás, cuando afirma que la
globalización tiene una antigüedad de cinco siglos. Para
este autor, “el surgimiento del primer orden global coin-
cidió con un progresivo aumento de la productividad,
inaugurado con el incipiente progreso técnico registrado
durante la Baja Edad Media. La coincidencia de la for-
mación del primer orden económico mundial con la ace-
leración del progreso técnico no fue casual. La expan-
sión de ultramar fue posible por la ampliación del cono-
cimiento científico y la mejora en las artes de la nave-
gación y la guerra” (Ferrer, 1998).13 Por su parte, Marx

12 En este mismo sentido se manifiesta otro autor, cuando afir-

ma que a finales del siglo XIX “el mundo estaba considerablemente


integrado desde el punto de vista económico, gracias a la movilidad
del capital, los bienes y las personas. El capital circulaba sin trabas
entre países y continentes; el comercio no encontraba grandes obstá-
culos, aun en países aparentemente proteccionistas, como Estados
Unidos y el imperio alemán. Los obstáculos no arancelarios eras
escasos, y no había ningún tipo de cuota. Y, sobre todo, las personas
se desplazaban libremente. No necesitaban pasaportes. Apenas se
discutían cuestiones de ciudadanía. Muchas personas de Asia y
Europa dejaron su hogar y se lanzaron en difíciles viajes a través de
continentes y océanos, en busca de libertad, seguridad y prosperi-
dad, tres valores estrechamente interrelacionados. Los inmigrantes
contribuyeron de manera importante al crecimiento económico de
los países que los acogieron. Y en los países de donde habían partido
hubo un gran aumento de la productividad al disminuir la pobla-
ción; la migración redujo la pobreza de países como Irlanda y No-
ruega. Las grandes corrientes de capital, comercio y población esta-
ban vinculadas”.(Harold James. “¿Es reversible la liberalización?”
En: Finanzas & Desarrollo/Diciembre de 1999, pp.12-14.
13 En este mismo sentido se expresa Sweezy cuando afirma que

“Globalization is not a condition or a phenomenon: it is a process


that has been going on for a long time, in fact ever since capitalism
came into the world as a viable form of society four or five centuries

23
y Engels en el Manifiesto ya señalaban cómo, “espolea-
da por la necesidad de dar cada vez mayor salida a sus
productos, la burguesía recorre el mundo entero. Nece-
sita anidar en todas partes, establecerse en todas par-
tes, crear vínculos en todas partes” (Marx, 1983: 31).14
Es interesante resaltar cómo los fundadores del socia-
lismo científico, ya a mediados del siglo xix preveían la
inexorable “globalización” del modo de producción capi-
talista, gracias al “rápido perfeccionamiento de los ins-
trumentos de producción y al constante progreso de los
medios de comunicación...”(Marx, 1983:32).

ago; (dating the birth of capitalism is an interesting problem but not


relevant for present purposes). What is relevant and important, is to
understand that capitalism is in its innermost essence an expanding
system both internally and externally. Once rooted, it both grows
and spreads” (Sweezy,1997).
14 De acuerdo con los autores, “Mediante la explotación del mer-

cado mundial, la burguesía dio un carácter cosmopolita a la produc-


ción y al consumo de todos los países. Con gran sentimiento de los
reaccionarios, ha quitado a la industria su base nacional. Las anti-
guas industrias nacionales han sido destruidas y están destruyéndo-
se continuamente. Son suplantadas por nuevas industrias, cuya
introducción se convierte en cuestión vital para todas las naciones
civilizadas, por industrias que ya no emplean materias primas indí-
genas sino materias primas venidas de las más lejanas regiones del
mundo, y cuyos productos no sólo se consumen en el propio país,
sino en todas las partes del globo. En lugar de las antiguas necesi-
dades, satisfechas con productos nacionales, surgen necesidades
nuevas, que reclaman para su satisfacción productos de los países
más apartados y los climas más diversos. En lugar del antiguo ais-
lamiento de las regiones y naciones que se bastaban a sí mismas, se
establece un intercambio universal de las naciones, una interdepen-
dencia universal de las naciones. Y esto se refiere tanto a la produc-
ción material, como a la producción intelectual. La producción inte-
lectual de una nación se convierte en patrimonio común de todas. La
estrechez y el exclusivismo nacionales resulta de día en día más
imposibles; de las numerosas literaturas nacionales y locales se
forma una literatura universal” (Marx, 1983:31-32).

24
Posteriormente, los marxistas de comienzos del siglo
XX continuaron el análisis de la “globalización” del capi-
talismo como modo de producción, al interior del cual,
según su interpretación, maduraban las contradicciones
que lo llevarían a su fin. En los escritos de Lenin, Buja-
rin, Luxemburgo y otros se muestra cómo en los comien-
zos del siglo XX el capitalismo de libre competencia había
entrado en su fase imperialista, caracterizada por el do-
minio de los monopolios y el expansionismo económico y
político de unas cuantas potencias hacia el resto del
mundo. Este capitalismo monopolista, al asociarse al
poder del Estado, daría como resultado el capitalismo
monopolista de Estado que, según los marxistas, era la
antesala del socialismo. Continuando con este razona-
miento podríamos decir que si la fase monopolista del
capitalismo se tradujo en la consolidación del imperia-
lismo, la fase transnacional del capitalismo monopolista
corresponde a lo que eufemísticamente se conoce hoy en
día como “globalización”, uno de cuyos rasgos es la reduc-
ción del papel del Estado a simple guardián del mercado.
De esta manera, todo parece indicar que el fenóme-
no de la globalización tiene sus raíces en los comienzos
mismos del sistema capitalista; no obstante, sus carac-
terísticas en la actualidad son cualitativamente distin-
tas a las observadas antes de la segunda guerra mun-
dial en el siglo XX, así su esencia en principio siga sien-
do el expansionismo, el sometimiento y la explotación.

25
2. LA REALIDAD DE LA GLOBALIZACIÓN

2.1. Reconceptualización

Globalización no es lo mismo que homogeneización.


Al tiempo que operan tendencias hacia la integración de
las economías mundiales, a la destrucción de las fronte-
ras económicas nacionales, a la conformación de un
mercado mundial y de una “aldea global”, también se
consolidan procesos de conformación de megabloques
comerciales de carácter regional y se profundizan las
desigualdades entre un puñado de superpotencias tec-
nológicamente más desarrolladas y el resto de países
del mundo. Por eso, si bien es cierto que con la profun-
dización de la división internacional del trabajo, espe-
cialmente después de la segunda guerra mundial en el
siglo xx, se ha acentuado la interdependencia económi-
ca, política y cultural entre las naciones, ésta, antes que
garantizar la participación de los países en igualdad de
condiciones en el llamado “mundo globalizado”, es pro-
fundamente asimétrica, en favor de las naciones más
avanzadas. La consecuencia de este proceso ha sido la
conservación y reproducción de la pobreza en diferentes
puntos geográficos del planeta. Se trata en realidad de
un mundo de socios desiguales, donde los más poderosos
fijan las reglas del juego y poseen los medios para
hacerlas cumplir, al tiempo que los más débiles deben
someterse a las mismas (Nayyar, 2000:13).
De hecho, el enfoque de la llamada globalización no
es más que el pretexto para justificar la expansión pla-
netaria del capital transnacional, sobre la base de una
nueva división internacional del trabajo, en la cual la
vieja especialización de los países en la producción com-
pleta de bienes similares, es reemplazada por la espe-

26
cialización en la producción de partes y componentes
que son utilizados para el ensamblaje final del producto
en un tercer país. Por eso la globalización, como resul-
tado de una mayor complejidad de la división interna-
cional del trabajo, de hecho significa un mayor control y
sometimiento del desarrollo económico, social, político y
cultural en la periferia del mundo capitalista, bajo mo-
dalidades mucho más sofisticadas e imperceptibles, de
acuerdo con los intereses de las corporaciones transna-
cionales y los Estados que las representan.15
Sustentada en la fetichización del mercado, la globa-
lización se traduce en la promoción del consumismo
desaforado en las naciones opulentas, en la cultura del
“úselo y tírelo” (como diría Galeano), con el consecuente
deterioro del medio ambiente y el agotamiento de los
recursos naturales no renovables. Este modo de consu-
mo se traslada a través de múltiples canales a las na-
ciones menos desarrolladas, las cuales, sin haber alcan-
zado el nivel desarrollo adecuado, se ven abocadas a
asimilar patrones culturales ajenos a sus propias reali-
dades. Como señalo en otro escrito, “Este modelo de
consumo produce distorsiones de índole estructural,
impidiendo el desarrollo del mercado interno y gene-
rando expectativas de vida no acordes con la realidad de
sus economías. A la larga, estos países terminan con-
vertidos en mercados para los bienes y servicios, así

15 Como señala Cervantes “El contenido real que se expresa, se


encubre o se hiperboliza con el término globalización es la metamor-
fosis del capitalismo monopolista de Estado en capitalismo monopo-
lista transnacional: un proceso de ruptura de las barreras naciona-
les —economías, fronteras geopolíticas, Estados, códigos jurídicos,
culturas e identidades— que obstaculizan el libre desarrollo de los
monopolios transnacionales, en beneficio de una élite burguesa que
ha logrado apropiarse de la mayor parte de las riquezas del mun-
do”(Cervantes y otros:2001).

27
como para el conocimiento, provenientes de las naciones
más avanzadas. La alienación intelectual de los dirigen-
tes de los países en desarrollo es bien conocida, igual
que los efectos desastrosos de la aplicación, por parte de
estos, de las recetas de política económica y social, ela-
boradas en los centros mundiales del pensamiento”
(Romero, 2001:61).16
Los adeptos a la globalización tratan de convencer-
nos de las bondades de la libre competencia y de la
apertura de los mercados, como premisa para salir del
atraso.17 Sin embargo, al tiempo que predican el libre
cambio y la apertura de los mercados nacionales a las
mercancías extranjeras, los países más desarrollados
adoptan políticas proteccionistas de toda índole, como
los subsidios a los productores locales y las restricciones
de tipo fitosanitario para los productos foráneos, limi-
tando de esta manera la entrada de productos agrope-
cuarios y de manufacturas, provenientes de las nacio-
nes primario exportadoras.18 Al no poder expandir sus

16 El caso reciente de Argentina es una prueba irrefutable de lo

dañinas que pueden resultar las fórmulas recomendadas por los


técnicos del FMI, sino se tiene en cuenta el desarrollo integral de la
economía, el cual debe incluir la variable social como uno de sus
principales componentes.
17 Un duro golpe a los neoliberales ha sido el otorgamiento del

último premio Nobel de Economía a quienes precisamente cuestio-


nan la eficacia de las fuerzas del mercado en el mantenimiento de
un supuesto equilibrio. Véase: Eduardo Sarmiento. “Lecciones del
premio Nobel” En: El Espectador, Santafé de Bogotá, octubre 21 de
2001. http://www. elespectador.com/economico/nota4.htm
18 “Las barreras arancelarias de los países ricos son cuatro veces

más altas para los países pobres que para otros países industriali-
zados. Los subsidios agrícolas en el Norte excluyen a los países po-
bres de los mercados mundiales y les supone una injusta competen-
cia en los mercados locales. Mientras que los países ricos mantienen
las barreras sobre los sectores que consideran sensibles, han forzado
liberalizaciones masivas a través de la OMC y de programas de ajuste

28
exportaciones, de acuerdo con las exigencias y barreras
impuestas por las naciones opulentas, y ante la estre-
chez estructural de sus mercados internos (consecuen-
cia de estructuras sociales altamente desiguales), lo
cual limita la capacidad de ahorro interno, las naciones
menos desarrolladas deben recurrir cada vez más al
endeudamiento externo para poder atender las necesi-
dades del desarrollo, dedicando parte importante del
producto nacional al pago de las acreencias.
Para entender mejor hasta donde la globalización
integra o desintegra a los diferentes grupos de países en
el contexto mundial de la economía, es necesario exa-
minar con detenimiento la situación de la división in-
ternacional del trabajo en la actualidad.

2.2. La nueva división internacional


del trabajo

Lo que se desprende del análisis de las tendencias


mundiales de la producción, la inversión, el comercio, el
flujo de capitales y de información, es que nos encon-
tramos frente a una mayor profundización de la división
internacional del trabajo, con nuevas formas de integra-
ción interregional e intra-regional, intersectorial e in-

del Fondo Monetario Internacional en sectores como el agrario, es-


tratégico desde el punto de vista del desarrollo. Así, más de una
veintena de países africanos se convirtieron en la década de los no-
venta en importadores netos de alimentos, lo que ha puesto en grave
riesgo su seguridad alimentaria”. Ver: Ignasi Carreras y Jordi Ba-
rra. “Comercio y pobreza”. En: La Vanguardia Digital. Enero 16 de
2002. http ://www.lavanguardia.es/cgi-bin/noti_print.pl?dia=16_01&
link=vb1620a& sec=opi

29
tra-sectorial. Las formas más avanzadas de integración
se dan al interior de la Unión Europea, y en menor me-
dida dentro del Nafta y en el bloque asiático. Estos pro-
cesos son liderados tanto por los gobiernos como por las
empresas. En cuanto a los flujos intrasectoriales, según
Petit y Soete, estos son de dos tipos: “aquellos que son el
resultado de la diferenciación de los productos (una cre-
ciente mezcla internacional de marcas) y aquellos que
parten de una especialización cualitativa entre los paí-
ses asociados para la producción de un determinado
producto”. En el primer caso, se da una especie de
diferenciación horizontal de los productos, resultado de
la integración económica entre países más
desarrollados. En el segundo caso, se da un especie de
diferenciación vertical, como resultado de la “tendencia
de las economías con diferentes niveles de desarrollo a
aprovechar ya sea los costos de producción más bajos o
las mejores capacidades organizativas y de innovación
para producir productos de bajo precio o de alta calidad”
(Petit y Soete, 1999).
De acuerdo con Di Filippo, en la actualidad “el co-
mercio intersectorial de manufacturas por productos
primarios ya no define esencialmente el relacionamien-
to económico entre centros y periferias. La globalización
económica mundial privilegia las formas del comercio
intrasectorial (intraindustrial) e intrafirma de bienes y
estimula el comercio de servicios. Los términos de inter-
cambio de manufacturas por productos primarios cons-
tituyen un tema de importancia económica decreciente”
(Di Filippo, 1998). En realidad, esta tendencia se da
fundamentalmente al interior de la división transnacio-
nal del trabajo y no en la estructura de los intercambios
comerciales de los países menos desarrollados, los cua-
les, en su gran mayoría, continúan dependiendo de la

30
exportación de bienes primarios para poder tener pre-
sencia en los mercados internacionales, en condiciones
desventajosas. Precisamente, parte de los debates de-
ntro de la OMC gira alrededor de la exigencia de un tra-
tamiento más equitativo para los productos agropecua-
rios provenientes de los países en desarrollo.
Igualmente se ha modificado el proceso administra-
tivo de la cadena productiva a escala mundial. Según
Reich, “las nuevas redes de organización empresarial de
“alto valor”, que están reemplazando a las viejas estruc-
turas piramidales centralizadas —de alto volumen—, se
están extiendo por todo el mundo” (Reich, 1993:114). Si
en el viejo esquema administrativo todos los procesos se
controlaban desde la oficina central en el país de origen
que, como en el caso de Norteamérica, “más allá del
proceso efectuado en el extranjero hasta llegar al pro-
ducto final, la labor más compleja —diseño, fabricación
de los componentes clave, planeamiento estratégico,
financiamiento y marketing— se hacía en los Estados
Unidos y a cargo de norteamericanos”, en las condicio-
nes de las redes empresariales de “alto valor” “este tipo
de control y propiedad centralizados es imposible de
llevar a cabo” (Reich, 1993:115).
En el nuevo esquema de división internacional del
trabajo las mercancías han perdido su nacionalidad y ya
no pueden considerarse estrictamente como de un país
en particular. Como señala Reich, “en la economía
tradicional de alto volumen la mayoría de los productos
—como las compañías de las cuales provenían— tenían
diferentes nacionalidades. Más allá de las fronteras
internacionales que debían atravesar, su país de origen
—el sello de la industria que habitualmente se impri-
mía en ellos— jamás se puso en duda. La mayor parte
del trabajo que requerían dichos productos se hacía en

31
un sitio, simplemente porque las economías de escala
necesitaban un control central”. En cambio, en la nueva
economía de alto valor, “los productos se pueden fabri-
car eficientemente en diferentes lugares, y armarse de
múltiples maneras a fin de satisfacer las necesidades de
los consumidores en diversos lugares” y “los recursos
financieros e intelectuales pueden venir de cualquier
parte y sumarse de inmediato” (Reich, 1993:116). Esto
se facilita cada vez más gracias a las nuevas tecnologías
de información y comunicación y de los sistemas de
transporte.19 Según el autor, en las “redes mundiales”
los productos no son más que “combinaciones interna-
cionales”. Lo que se intercambia con mayor frecuencia
entre las naciones no es tanto el producto terminado
como “la especialización para resolver los problemas
(investigación, diseño del producto, fabricación), para
identificarlos (marketing, publicidad, encuestas al con-
sumidor), y para coordinar los servicios (financiamiento,
búsqueda, contrataciones), así como ciertos servicios y
componentes de rutina, todo lo cual se combina para
crear valor” (Reich, 1993:117).
Sin embargo, la profundización y desarrollo de las
“redes” mundiales de producción de lejos no significa la
globalización de los mercados. Como señala un informe
de la CEPAL, en el terreno económico la dimensión más

19 De acuerdo con Reich, “a medida que se acortan las distancias

en todo el planeta, a través del progreso en las telecomunicaciones y


el transporte, los grupos creativos de una nación están en condicio-
nes de unir sus capacidades con los de otros países, a fin de ofrecer
el mayor valor posible a los consumidores de casi todo el mundo. El
nexo entre los distintos puntos estratégicos de la red mundial son
las computadoras, los aparatos de fax, los satélites, los monitores de
alta resolución y los módems, todos los cuales relacionan a los dise-
ñadores, ingenieros, contratistas, concesionarios y vendedores de
todo el mundo” (Reich, 1993:115).

32
relevante de la actual situación a escala mundial es “la
globalización incompleta de los mercados”, como resul-
tado de los cambios tecnológicos, así como “de la planea-
ción crecientemente global de la producción y el merca-
do por parte de las grandes empresas transnacionales,
de la reestructuración de los procesos productivos (la
ruptura de las “cadenas de valor”, que permite hoy rea-
lizar en sitios muy diversos fases de procesos antes loca-
lizados en un mismo sitio), y de la interacción de todos
estos elementos con los cambios institucionales que los
han acompañado” (CEPAL, 2000a:46). El problema de
fondo en todo este proceso es el protagonismo de un pe-
queño grupo de países altamente desarrollados, al
tiempo que la mayoría de las naciones en desarrollo
deben conformarse con el papel de actores pasivos fren-
te a la estrategia transnacional de dominio planetario.
De esta manera, el factor predominante en la actual
división internacional del trabajo continúa siendo el
control de la producción, el comercio, los flujos de capi-
tal financiero, la inversión y, lo que es más importante,
los mayores avances tecnológicos, por parte de las em-
presas transnacionales, lo que de hecho ha modificado
sustancialmente el ordenamiento mundial, configuran-
do una especie de división transnacional del trabajo,
bajo la cual los procesos productivos y sus resultados
aparentemente pierden la nacionalidad, debido a que el
producto se elabora al mismo tiempo en varios países,
pero parcialmente.20 Aparte de este control (el cual co-

20 “La especialización geográfica del proceso productivo, en el


cual intervienen diferentes países y regiones, hace que se camufle
cada vez más el origen real de las mercancías; es como si estas no
tuviesen nacionalidad. En estas condiciones, la economía mundial es
cada vez menos la suma de economías nacionales aisladas, para

33
rresponde no solo al presente), lo que más llama la
atención es el contenido estructural de dicho proceso,
más concretamente, “la importancia que en estos flujos
están adquiriendo las denominadas operaciones inter-
nas de una red global en expansión: el intercambio de
insumos y de bienes tecnológicos (resultados de la in-
vestigación y desarrollo) al interior de la empresa
transnacional global, la cual se entiende no sólo como
una empresa o conjunto de empresas ligadas por un
centro de control financiero común”,21 sino también co-
mo “una compleja y extendida red de relaciones de com-
petencia y colaboración (alianzas estratégicas) y que
progresivamente se van integrando en vastos conglome-
rados o sistemas complejos de interdependencia en don-
de las tareas de investigación y desarrollo, las de pro-
ducción, mercadeo y financiamiento se van compartien-
do y configurando entidades económicas y organizaciona-
les de vastas proporciones y de singulares atributos.”22
Se trata en realidad de un esquema avanzado de acumu-
lación capitalista transnacional, que lejos de eliminar las
viejas contradicciones las reproduce en forma ampliada,
adicionando nuevas formas de dominio y control.
Se estima que en 1997 doscientas de las llamadas
empresas globales aportaban el 33% del Producto Bruto
Mundial, frente a un 24% en 1982. Si tomamos las pri-
meras quinientas firmas en todo el mundo esta partici-
pación alcanzaba el 45%. En general, se calcula que el
conjunto de las empresas transnacionales (aproxima-
damente 35 mil) pueden estar generando el 65% del

convertirse en una economía global e interdependiente, lo cual da la


impresión de homogeneidad” (Romero, 1999: 22-23).
21 Ibídem, p. 24.
22 Ibídem.

34
Producto Bruto Mundial. La mayoría de estas empresas
tienen su sede en los países más desarrollados, espe-
cialmente los pertenecientes al grupo de los siete (G7).23
En este nuevo esquema de división transnacional
del trabajo, los países menos desarrollados tienen pocas
opciones de insertarse en los mercados mundiales de
manera independiente y deben hacerlo cada vez más en
calidad de apéndices económicos (y políticos) de las
grandes empresas trasnacionales y sus países de proce-
dencia, de acuerdo con el esquema trazado por ellas y
con la implacable competencia, condicionada por las
tecnologías de punta. Solo aquellas naciones que invier-
tan mayores recursos en investigación y desarrollo, en
infraestructura y en educación, podrán ofrecer mejores
condiciones para que las empresas ejerzan el liderazgo
tecnológico. Por eso, “la riqueza nacional pasará a aque-
llas naciones que desarrollen un amplio espectro de
habilidades que se complementen entre sí” (Thurow,
1996:89).24 Igualmente, los incrementos de la producti-
vidad laboral y su distribución internacional depende-
rán cada vez más del conocimiento, favoreciendo a los
trabajadores calificados en las tecnologías de la infor-
mación, en detrimento de los escasamente calificados,
los cuales son confinados “a tareas rutinarias en la pro-
ducción de bienes y servicios” (Di Filippo, 1998).

23 Véase: Jorge Beinstein. La declinación de la economía global

(Beinstein, 1999).
24 Según este autor, “en el siglo XXI la ventaja comparativa de-

terminada por el hombre, con la importancia asignada a las tecnolo-


gías de los procesos, será el punto de partida de la competencia eco-
nómica. Muchas áreas del mundo elaborarán estrategias destinadas
a apoderarse de lo que esas regiones perciben como las industrias
básicas del futuro”(Thurow, 1992:59).

35
El resultado del creciente proceso de concentración
mundial de la producción y del conocimiento en un pu-
ñado de países más avanzados, ha sido el aumento de
las desigualdades en todos los sentidos. En 1997 el 20%
de la población más rica, residente en los países de ren-
ta alta, participaba en el 86% del producto bruto mun-
dial, al tiempo que en el otro extremo el 20% de la po-
blación más pobre, residente en los países de renta baja,
participaba en tan solo el 1% del mismo. Igualmente, en
ese mismo año al primer grupo de países ricos le corres-
pondió el 82% de las exportaciones mundiales y el 68%
de la inversión extranjera directa mundial, al tiempo que
al grupo de los más pobres solo le correspondía el 1% por
ambos conceptos. Similar situación se observa con rela-
ción al uso de las líneas telefónicas y a la conexión a In-
ternet: 74% y 93% para el primer grupo, y 1,5% y 0,2%
para el segundo, respectivamente (Nayyar, 2000:11).
Tal como señalo en otro escrito “para 1999 los 28
países más desarrollados, con el 15.5% de la población
mundial, generaban el 57.4% del PIB y controlaban el
77.6% de las exportaciones de bienes y servicios a escala
planetaria. Dentro de estos 28 países los 7 más indus-
trializados, conformados por Estados Unidos, Japón,
Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Canadá, con el
11.6% de la población mundial, generaban el 45.8% del
PIB y controlaban el 48.9% del comercio. Al otro extre-
mo, 128 de los llamados países en desarrollo, con el
77.7% de la población mundial, generaban el 36.8% del
PIB y participaban con tan solo el 18% de las exporta-
ciones de bienes y servicios” (Romero, 2001: 60). Este
proceso ha conducido a la consolidación de una especie
de oligopolio mundial. Como señala un autor, “las fir-
mas y países que constituyen este oligopolio mundial
establecen relaciones con las diversas regiones del mun-

36
do fuertemente asimétricas y jerarquizadas, y constitu-
yen un espacio de interdependencia y feroz competencia
basado en la expansión mundial, las inversiones cruza-
das y la concentración derivada de adquisiciones y fu-
siones entre estos grandes grupos que en general son
originarios de alguno de los polos de la Tríada” (Rome-
ro, 1998).
Como ya observamos en relación con la IED, uno de
los principales rasgos de la economía mundial en la ac-
tualidad es el auge de los flujos de capital, en compara-
ción con el flujo de mercancías. Se trata de capitales
cada vez más especulativos, que atentan permanente-
mente contra la estabilidad monetaria mundial y en
especial contra la estabilidad de las economías menos
desarrolladas.25 Es por culpa de estos capitales que se
desataron las crisis de Asia, Rusia y América Latina en
la década pasada. Debido a que estos flujos no son regu-
lados internacionalmente su impacto es aún más nega-
tivo; de ahí que el mayor peligro a que se enfrentan las
economías más atrasadas se ubique en la esfera mone-
taria.
Según Félix, el argumento teórico para globalizar la
libre movilidad de los capitales especulativos se funda-
menta en una supuesta eficiencia de los mercados, li-
bres de la ingerencia de los gobiernos. A partir de este

25 Como señala Daza, “la relación entre el movimiento mundial

de divisas y el valor del comercio mundial, que era 3,5 a 1 en 1977,


se elevó a 64,1 a 1 en 1995. Hasta el punto que esos movimientos
han determinado que las autoridades monetarias de los países en
desarrollo, en lugar de diseñar sus políticas cambiarias y fiscales en
función de la asignación de recursos en los sectores productivos, las
dedican a tratar de sobreaguar en los procelosos mares del sistema
financiero global y calmar las ‘expectativas volátiles de los mercados
financieros’, volatilidad en la cual basan sus ganancias los grandes
inversionistas” (Daza, 1999:11).

37
supuesto, los mercados de capital optimizarían “la de-
terminación de precios de los activos de capital y la
asignación eficiente de los recursos susceptibles de in-
vertirse”; cualquier resultado insatisfactorio dependería
no tanto del mercado, sino de políticas erradas o de fac-
tores exógenos imprevistos, tales como fenómenos natu-
rales o políticos (Félix, 1998). La realidad es que la cre-
ciente terciarización de la economía, sustentada en la
especulación financiera a escala mundial, se constituye
en uno de los principales factores que no solamente des-
estabilizan el funcionamiento de las economías sino que
contribuyen a profundizar las desigualdades entre los
países.26 A este proceso ha contribuido el negocio del

26 Como se anota en un informe de la CEPAL “La coexistencia de

la globalización financiera con políticas macroeconómicas naciona-


les, que aún se diseñan en función de intereses y contextos internos,
origina no pocas tensiones para los países en desarrollo, que están
sujetos a incertidumbres que generan las políticas macroeconómicas
adoptadas por los países industrializados, los cuales no “internali-
zan” adecuadamente sus efectos sobre el resto del mundo y carecen
de mecanismos de coordinación para garantizar su coherencia glo-
bal. A ello se agregan los problemas propios del mercado financiero,
en especial la volatilidad y los fenómenos de “contagio”, que han
golpeado duramente a los países latinoamericanos y caribeños en la
década de 1990” (CEPAL, 2000a:47). En este mismo sentido se mani-
fiesta José A. Ocampo, refiriéndose a América Latina: “La volatili-
dad de los capitales tiende a transmitirse a la actividad productiva.
Esto es particularmente cierto en América Latina, donde existe una
relación muy fuerte entre crecimiento económico y financiamiento
internacional. La razón básica de esta relación es la tendencia de los
auges de financiamiento internacional a generar “burbujas especu-
lativas”: aumentos rápidos del crédito y del gasto, público y privado,
aumentos de los precios de los activos (finca raíz y mercados bursáti-
les), reevaluación de las monedas y deterioro de la cuenta corriente
de las balanzas de pagos con el exterior. Estas “burbujas” estallan
cuando desaparecen las condiciones excepcionales de financiamiento
externo, dando lugar a crisis severas” (Ocampo, 2001c).

38
narcotráfico, que moviliza enormes cantidades de dinero
alrededor del mundo.
Pero más allá de los cambios cuantitativos en la es-
tructura de la economía mundial, lo que realmente ca-
racteriza a la actual etapa del desarrollo son los cambios
cualitativos, iniciados a partir de la década del cincuen-
ta, más conocida como la época dorada, en el siglo XX. Es
allí donde se origina la fuente principal de supremacía de
las economías más desarrolladas sobre el resto del mun-
do. Por eso la principal ventaja de esas economías se ubi-
ca en el campo del conocimiento, materializado en los
más importantes adelantos tecnológicos del momento y
en el alto valor agregado tecnológico contenido en los
bienes y servicios que producen y comercian.
Los cambios tecnológicos surgidos después de la se-
gunda guerra mundial en el siglo XX, modificaron pro-
fundamente la forma en que funciona la economía glo-
bal tradicional. Esto a dado pie para que actualmente se
hable de una “nueva economía”, liderada por los Esta-
dos Unidos de Norteamérica. La nueva economía es
vista ante todo como el conjunto de empresas y sectores
económicos “estrechamente asociados con la revolución
tecnológica digital y con el crecimiento de la Internet”
(Monthly Review, 2001). A diferencia de la era indus-
trial de producción masiva, la “nueva economía” se ca-
racteriza por el desarrollo de producciones flexibles,
capaces de reaccionar oportunamente a los cambios del
mercado. Este esquema, llamado por algunos “postfor-
dismo”, ha sido posible gracias a la introducción de las
nuevas tecnologías en los procesos, haciéndolos cada vez
más “inteligentes”. Al tiempo que se producen cambios
profundos en la manera como funcionan los negocios, en
el mercado laboral ha surgido un sinnúmero de nuevas

39
profesiones, asociadas al manejo y desarrollo de las
nuevas tecnologías de comunicación e información.
De otro lado, al tiempo que avanza el proceso de
concentración del conocimiento y del capital mundiales
en un puñado de potencias, en los países, especialmente
en los menos desarrollados, se reproduce constantemen-
te la economía informal, ante la incapacidad de la eco-
nomía convencional de generar los puestos de trabajo
necesarios. Cientos de miles de personas, carentes de
garantías laborales, con ingresos mínimos e integrados
indirectamente al capital transnacional y a la llamada
economía subterránea, sobreviven en la jungla del capi-
talismo salvaje. A estos grupos sociales la globalización
les llega por la puerta de atrás, a través de los repre-
sentantes de las compañías extranjeras y de toda una
constelación de distribuidores que tienen en los infor-
males una fuente inagotable de fuerza de trabajo su-
premamente barata.

3. EL ESTADO-NACIÓN FRENTE
A LA GLOBALIZACIÓN

Una de las implicaciones de la profundización de la


división internacional del trabajo, sustento material de
la globalización, es la pérdida relativa de autonomía de
los Estados nacionales en el manejo los grandes proble-
mas económicos, políticos, ambientales, entre otros. Pre-
cisamente, la globalización de los grandes problemas
como los conflictos regionales por la delimitación de las
fronteras geopolíticas, o por el control de los recursos
naturales y los mercados; la creciente contaminación del
medio ambiente y sus secuelas como la destrucción de la
capa de ozono y el consecuente cambio climático; la pro-

40
pagación de enfermedades como el Sida; el resurgir del
terrorismo mundial; el desborde del sistema financiero,
imposible de controlar por un solo país; el control del
enorme potencial nuclear, que amenaza con desaparecer
al planeta; el problema del narcotráfico mundial; el pro-
blema de la pobreza extrema y tantos otros, han hecho
necesaria la creación de organizaciones de carácter
transnacional, tales como las Naciones Unidas, la Orga-
nización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario In-
ternacional, el Banco Mundial y un sinnúmero de ONGs,
como Amnistía Internacional, Greenpeace, etc. Según
Drucker, en las últimas décadas el Estado-nación ha
venido perdiendo importancia, siendo “superado en áreas
cruciales en que la soberanía ha perdido todo significado.
Las nuevas demandas que afrontan todos los gobiernos
son retos que sencillamente no se pueden manejar por
acción nacional ni siquiera internacional. Requieren en-
tidades transnacionales que tengan soberanía propia.
También el regionalismo está haciendo a un lado el Es-
tado-nación. Y en lo interno el Estado-nación está siendo
minado por el tribalismo” (Drucker, 1994:156-157).
No obstante, el accionar de las organizaciones trans-
nacionales no ha dado los resultados esperados. Muchos
de los acuerdos alcanzados en los foros mundiales no se
cumplen en la práctica, lo que genera desconfianza y
desasosiego dentro de la comunidad de los países menos
desarrollados.
En el aspecto meramente económico el Estado-Na-
ción, especialmente en los países menos desarrollados,
ha venido perdiendo cada vez más el control de las
principales variables macro, al punto que las políticas
deben diseñarse no solamente a partir de los entornos
internos, sino, fundamentalmente, teniendo en cuenta
los cambios a escala internacional, los cuales son
controlados por el capital transnacional. Como señala
41
dos por el capital transnacional. Como señala un autor,
“en la época de la Globalización los Estados Nacionales
y sus Gobiernos dejan de tener el protagonismo de an-
taño: son sólo necesarios para mantener el orden social
y político, pero ya no lo son para el proceso económico” y
su intervención incluso es considerada un estorbo para
el proceso globalizador. En realidad, el protagonismo de
los Estados y sus gobiernos “es asumido ahora por po-
derosas entidades financieras internacionales y los no
menos poderosos consorcios multinacionales”, que son
los verdaderos protagonistas de la Globalización. Como
consecuencia, el autor considera que “la política debe de
abandonar su influencia en la economía” (Muniesa,
2001).27
De todas formas, como señala Ocampo, “la globali-
zación no ha renunciado a los Estados nacionales como
unidad básica de articulación de las sociedades, pero los
ha debilitado. Les sigue entregando la inmensa tarea de
manejar múltiples temas económicos, sociales y políti-
cos para los cuales no existen instituciones eficaces a
escala mundial, pero les otorga cada vez menos instru-
mentos y márgenes para hacerlo” (Ocampo: 2001c).

27 De ahí que algunos afirmen que “en la era de la globalización


el Estado-nación está en crisis”, la cual “lo empuja a su transforma-
ción, acotada como un componente de los procesos de ‘reestructura-
ción global’ asociados con la emergencia de un capitalismo transna-
cionalista. Ya no es el Estado-nación modelado como un actor que
tiene coherencia y un destino propio dentro de una jerarquía de
poder internacional y como resultado de una racionalidad de inter-
eses” (Vargas H., 2001).

42
4. LOS PAÍSES EN DESARROLLO
FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN

4.1. Características de la actual


inserción

Uno de los rasgos característicos de la actual divi-


sión internacional de trabajo es que a medida que los
países menos desarrollados se insertan en el torrente de
los flujos financieros, mercantiles y de conocimiento a
escala mundial, sus economías se vuelven cada vez más
vulnerables. Esta vulnerabilidad, según Ocampo, se
debe entre otros factores a las “asimetrías básicas en las
estructuras financieras y en el funcionamiento macroe-
conómico, en particular en la profundidad del desarrollo
financiero y en el grado de autonomía macroeconómica
de los países” (Ocampo, 2001a: 5). Las posibles oportu-
nidades que ofrece la globalización a los países menos
desarrollados se ven truncadas por “el carácter incom-
pleto y asimétrico del actual proceso de liberalización de
los mercados”, lo cual obedece a que “los países indus-
trializados mantienen una alta protección a los produc-
tos agrícolas y a los bienes industriales intensivos en
mano de obra y, especialmente, en que no existe liber-
tad para la movilidad de mano de obra, especialmente
de mano de obra no calificada.28 La producción agrícola

28 En realidad lo que se da es la fuga sistemática de recurso


humano calificado, especialmente de los países más pobres, hacia los
centros de mayor desarrollo industrial. Como anota Granell “La
realidad de las fuerzas de un mercado laboral globalizado no ayuda
tampoco a los países mas pobres y vulnerables puesto que la llama-
da de la competencia llevada a sus últimas consecuencias hace que
estas personas bien calificadas sean atraídas por puestos de trabajo
bien remunerados sólo disponibles en los países ricos o en países de
desarrollo intermedio como Brasil o la India sin que el sistema pro-

43
es, además, objeto de subsidios masivos en el grueso de
los países industrializados” (Ocampo, 2001c).29
Por su carácter apendicular las economías en desa-
rrollo, que constituyen la mayoría de naciones del mun-
do, pierden cada vez más autonomía al momento de
decidir las estrategias de crecimiento a mediano y largo
plazo. De ahí que su inserción en los mercados interna-
cionales y, en general, en la división internacional del
trabajo, está supeditada a la estrategia económica y
geopolítica de las corporaciones transnacionales y de los
países de donde son originarias. Aparte de la participa-
ción tradicional en la división internacional del trabajo
en calidad de proveedores de bienes primarios, la inser-
ción de los países menos desarrollados en los mercados

fesional de los países mas pobres y vulnerables ofrezca suficientes


salidas laborales de nivel. La globalización laboral conlleva una fuga
de cerebros desde los países mas pobres hacía los países avanzados
que si bien encuentra a veces su contrapartida en las remesas que
estos emigrantes calificados envían a sus familiares en sus países de
origen, en muchas ocasiones no la conlleva por la propensión de
tales emigrantes a consolidar su residencia en los países de destino
reagrupando sus respectivas familias al amparo de la legislación que
lo hace posible en el país de acogida” (Granell, 2001).
29 “Las barreras arancelarias de los países ricos son cuatro veces

más altas para los países pobres que para otros países industriali-
zados. Los subsidios agrícolas en el Norte excluyen a los países po-
bres de los mercados mundiales y les supone una injusta competen-
cia en los mercados locales. Mientras que los países ricos mantienen
las barreras sobre los sectores que consideran sensibles, han forzado
liberalizaciones masivas a través de la OMC y de programas de ajuste
del Fondo Monetario Internacional en sectores como el agrario, es-
tratégico desde el punto de vista del desarrollo. Así, más de una
veintena de países africanos se convirtieron en la década de los no-
venta en importadores netos de alimentos, lo que ha puesto en grave
riesgo su seguridad alimentaria”. Ver: Ignasi Carreras y Jordi Bar-
ba. “Comercio y pobreza”. La Vanguardia Digital. Enero 16 de 2002.
http:// www.lavanguardia.es

44
internacionales se está dando cada vez más bajo el con-
trol directo del capital extranjero, a través de las indus-
trias de ensamble o la “maquila” de insumos importa-
dos. Si bien es cierto que este esquema de inserción uti-
liza algunos insumos y recursos locales, el valor agre-
gado doméstico es mínimo y el proceso tecnológico, así
como los mercados son controlados por las empresas
extranjeras. De esta manera, los sectores claves de la
industria local se desarrollan no de acuerdo con las ne-
cesidades de cada país o región en desarrollo, sino en
concordancia con la estrategia global del capital trans-
nacional. El resultado es que a medida que las econo-
mías en desarrollo logran alguna mejoría de su presen-
cia en los mercados internacionales, se acentúa el grado
de control por parte de las empresas transnacionales,
no solo en el aspecto económico y tecnológico, sino tam-
bién en el político.

4.2. Las alternativas

Los partidarios de la globalización ven como única


alternativa al lento crecimiento en los países en desa-
rrollo la apertura a la competencia externa, no sin antes
introducir ajustes económicos y sociales de carácter re-
gresivo, incluyendo el desmantelamiento del sector es-
tatal de la economía y el recorte en importantes renglo-
nes del gasto social.30 Por su parte, los defensores del

30 Como señala Otto Boye, “Cuando las fuerzas de la globaliza-

ción adquirieron tal magnitud que se hacía imposible negar su rea-


lidad, hubo quienes las saludaron como algo inevitable y como una
muestra del progreso de la humanidad ante las cuales la única acti-
tud posible era adaptarse. La globalización era una especie de nueva
mano invisible de alcance mundial que nos llevaría a todos a la con-

45
Estado grande y omnipotente se oponen abiertamente a
la privatización de las empresas públicas, con el argu-
mento de que supuestamente se rompe el equilibrio so-
cial. Como lo demuestra la experiencia, ni la apertura
indiscriminada a los mercados externos, ni el proteccio-
nismo incondicional de las economías nacionales permi-
ten alcanzar mayor competitividad con bienestar social.
Las nuevas tecnologías de información y comunicación
ofrecen oportunidades de inserción comparativamente
más ventajosas que antes. Sin embargo, la persistencia
de estructuras socioeconómicas y estilos de gobierno
atrasados, impiden una adecuación efectiva a los cam-
bios experimentados por la economía internacional. Se
trata, como señala un autor, de las “sombras del pasa-
do”, que no permiten avanzar eficientemente (Messner,
1996). Por eso, cualquier readaptación a las nuevas rea-
lidades del mundo actual necesariamente debe pasar
por reformas estructurales profundas, partiendo de las
particularidades de cada país y sobre la base de la bús-
queda del bienestar para la mayoría de la población,
fortaleciendo al mismo tiempo la capacidad competitiva
en los mercados internacionales.
Para que lo anterior sea posible es urgente revisar a
fondo los enfoques teóricos que han servido de soporte a
las políticas adelantadas por los gobiernos de los países
en desarrollo. Definitivamente hay que abandonar el
fetichismo mercantil como la única salida a los proble-

cordia y la modernidad. Si algo había que hacer era desmantelar los


residuos de una época anterior que significaban resistencias a esas
fuerzas, tales como las regulaciones estatales, y las actitudes que no
fueran amistosas con ellas, particularmente con el predominio om-
nipresente de las leyes del mercado” (Boye, 2001).

46
mas que padece la mayor parte de la humanidad.31
Igualmente hay que desactivar la corrupción que impi-
de al Estado cumplir con su papel regulador, evitando
que la “racionalidad” del mercado profundice las des-
igualdades sociales. En última instancia, solo el esfuer-
zo mancomunado de los países menos desarrollados,
sobre la base de movilizar todo su potencial socioeconó-
mico y político, puede contribuir a modificar su situa-
ción en la actual división internacional del trabajo.

4.3. La respuesta regional y local

Últimamente ha tomado fuerza el debate sobre el


papel de lo local y lo regional frente al avance inconte-
nible de la globalización. En realidad este debate no es
nuevo y en nuestro medio son ya conocidos los diferen-
tes enfoques que, de una u otra forma, tratan de expli-
car la situación desigual de nuestros países en la divi-
sión internacional del trabajo, como es el caso de la teo-
ría de la dependencia. Igualmente, no han sido pocos los
intentos de contrarrestar la arremetida de las transna-
cionales mediante el impulso a los procesos integracio-
nistas en los diferentes puntos del planeta subdesarro-
llado. Sin embargo, tanto los enfoques excluyentes fren-
te al problema de la asimetría en las relaciones con las
superpotencias mundiales, como los procesos prácticos

31 Como anota Cardoso, “la globalización no puede ser sinónimo

de fundamentalismo del mercado. No puede ser sinónimo de capita-


lismo salvaje de dimensiones globales”. Ver: Fernando Enrique Car-
doso. “La globalización y el capitalismo salvaje”. En: http://gente
alternativa.galeon.com/ tribunaoradores/tribuna145.htm. Consulta-
do diciembre 19 de 2001.

47
de integración, no han hecho más que corroborar una
realidad: la integración de las economías débiles al me-
canismo de reproducción ampliada del capital transna-
cional, por la vía del intercambio de bienes primarios y
fuerza de trabajo baratos por bienes manufacturados
con alto contenido tecnológico, se ha traducido en un
mayor fortalecimiento de los factores que condicionan
inexorablemente cualquier avance en las fuerzas pro-
ductivas, entre ellas las nuevas tecnologías, a la estra-
tegia global del mismo.
Ante esta realidad, algunos autores hablan no tanto
de integración o dependencia, sino de “hibridización”,
sin que ello signifique desconocer las desigualdades
predominantes (Sonntag y Arenas: 1995). De ahí que
toda iniciativa de carácter local y regional necesaria-
mente deba partir del conocimiento y comprensión de la
dinámica globalizadora bajo las nuevas circunstancias
de la división internacional del trabajo.

5. REFLEXIONES FINALES

Lo que se desprende del análisis anterior es que el


llamado proceso de globalización, en el que supuesta-
mente todos los países intervienen en igualdad de con-
diciones, dista mucho de la realidad. En este sentido, la
llamada globalización no pasa de ser más que un mito
elaborado en los centros de pensamiento de los países
más desarrollados, para darle consistencia teórica a las
nuevas formas de sometimiento y explotación de los
países menos avanzados, que son la mayoría. No obs-
tante, sería ingenuo desconocer los cambios estructura-
les que caracterizan la etapa actual del desarrollo mun-
dial y que, gústenos o no, afectan nuestras vidas, para

48
bien o para mal. Desde este punto de vista, la llamada
globalización ni es la panacea de los males que padece
la mayor parte de la humanidad, ni tampoco la causa de
todos los males que aquejan al mundo en desarrollo. El
carácter desigual del desarrollo mundial no es atributo
de la mayor profundización de la división internacional
del trabajo (soporte material de la globalización), sino
que está implícito en el carácter mismo del sistema de
acumulación capitalista global que, por definición, pre-
supone la concentración del poder, la riqueza y el cono-
cimiento en un reducido grupo de naciones altamente
desarrolladas, al tiempo que el resto de países deben
insertarse a partir de las reglas de juego elaboradas por
el capital transnacional.
Ante esta realidad, los países menos desarrollados
deben concentrar todos sus esfuerzos en buscar la ma-
nera de aprovechar eficientemente las ventajas que
pueda ofrecer la actual división internacional del traba-
jo, especialmente aquellas relacionadas con las nuevas
tecnologías que, pese a estar controladas por los centros
desarrollados de producción de conocimiento, es posible
adoptarlas y/o adaptarlas a las condiciones regionales y
locales concretas.32 Para ello es indispensable pasar del
discurso plañidero que, aunque con sobradas razones,
descarga en los países desarrollados la responsabilidad
de nuestro atraso, a las acciones encaminadas a asumir

32 De acuerdo con la CEPAL “En el ámbito tecnológico, como en el

del comercio de bienes y servicios, la globalización de los mercados


ofrece ciertamente, para los países en desarrollo, oportunidades que
permiten hoy diseñar estrategias de crecimiento basadas en las
posibilidades que ofrece una mayor integración con la economía
mundial” (CEPAL, 2000a).

49
por nuestra cuenta la tarea de construir una sociedad
más justa y competitiva. Esto requiere de una verdade-
ra reingeniería de la estructura mental parasitaria de
nuestra intelectualidad, acostumbrada a consumir, sin
mayor elaboración, conocimientos producidos en y para
otros entornos.
En otras palabras, atreverse a repensar nuestra
realidad sin perder de vista que somos parte de un
mundo cada vez más interconectado e interdependiente,
en el cual nuestra situación es extremadamente desven-
tajosa. Para ello es necesario romper con el paternalis-
mo ideológico de toda pelambre que por tantos siglos ha
condicionado nuestra manera de pensar, sin que ello
signifique menospreciar la riqueza intelectual acumu-
lada por la humanidad a lo largo de su historia, sino por
el contrario, utilizarla creativamente en la interpreta-
ción y solución de nuestros problemas.

50
II. EL ENTORNO INTERNACIONAL33

INTRODUCCIÓN

LOS CAMBIOS ocurridos en la división internacional del


trabajo durante el siglo XX, especialmente durante la
segunda mitad, han tenido repercusiones económicas,
sociales, políticas y ambientales sin parangón en la his-
toria de la humanidad. La revolución de la productivi-
dad, característica de la primera mitad de este siglo
trajo como consecuencia el incremento inusitado de la
producción, así como la aparición en el mercado de nu-
merosos bienes y servicios que cambiaron radicalmente
los patrones de consumo, especialmente en los países
más desarrollados. En las últimas décadas el compor-
tamiento de la economía mundial ha estado determina-
do cada vez más por la revolución del conocimiento, la
cual se sustenta en el desarrollo de la creatividad y las
habilidades de los individuos en el proceso de transfor-

33 Publicado inicialmente en la Revista Tendencias de la Facultad

de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de Nari-


ño. Pasto, Nariño, Colombia. Vol. I, Nº 1, mayo de 2000, pp. 1-18.
mación de las estructuras económicas, sociales y políti-
cas, tanto a escala global como regional y local.
A partir de esta visión, en el presente trabajo se
plantean algunas ideas, con el ánimo no tanto de dar
respuestas acabadas, sino más bien despertar el interés
sobre el tema y promover el debate correspondiente.

1. PARTICULARIDADES DE LA ACTUAL
DIVISIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO.
ANTECEDENTES

El concepto tradicional de división internacional del


trabajo se refiere a la especialización de los diferentes
países en la producción de determinados bienes y servi-
cios. En este proceso un grupo pequeño de naciones que
iniciaron tempranamente la transformación estructural
de sus economías, gracias al avance sin precedentes de
las fuerzas productivas, tomaron la delantera en su es-
pecialización como productores de bienes manufactura-
dos, al tiempo que la mayor parte del mundo debió con-
formarse con su papel de abastecedores de bienes pri-
marios de origen agropecuario y minero. Este esquema
de división del trabajo se acentuó especialmente des-
pués de conformado el sistema mundial de la economía
hacia finales del siglo XIX, donde claramente se definie-
ron dos polos opuestos. Por un lado el mundo desarro-
llado, conformado por un puñado de potencias indus-
trializadas, lideradas por los Estados Unidos, Inglate-
rra y Alemania y por el otro, el resto de naciones, parte
de las cuales apenas empezaba a participar en calidad
de países independientes, mientras que las restantes
continuaban siendo sometidas al yugo colonial del pri-
mer grupo.

52
La aparición después de la segunda guerra mundial
del campo socialista, liderado por la Unión Soviética y
los países de Europa Oriental, y la crisis del sistema
colonial en la década del sesenta, marcó un nuevo rum-
bo a la división internacional del trabajo. A partir de
entonces el mundo se dividió en dos grandes campos: el
socialista y el capitalista, con sus dos superpotencias:
los Estados Unidos y la Unión Soviética. Se inicia una
enconada lucha entre los dos superbloques por la hege-
monía económica, política y militar en el mundo, más
conocida como la época de la “guerra fría”. Todo parecía
indicar que esta bipolaridad, en cuyos paradigmas fija-
ban sus esperanzas las naciones en desarrollo, marcaría
inexorablemente las tendencias de la división interna-
cional del trabajo en los umbrales del siglo xxi, pues al
tiempo que el socialismo aparentemente se fortalecía en
todos los campos, el sistema capitalista se mostraba
incapaz de resolver las contradicciones generadas por la
economía de mercado, especialmente la creciente brecha
entre un pequeño grupo de países desarrollados y el
resto de naciones en desarrollo. Sin embargo, a finales
de la década del ochenta del siglo xx el mundo presen-
ciaba estupefacto cómo empezaba a desmoronarse el
sistema socialista con la caída del muro de Berlín, sím-
bolo del otrora poderoso bloque. Lo que siguió después
fue una reacción en cadena que culminó con la desapa-
rición de la Unión Soviética, bastión del Socialismo a
escala mundial.
Con la desaparición del bloque socialista, la hege-
monía absoluta en la división internacional del trabajo
de nuevo retornó al pequeño grupo de países capitalis-
tas desarrollados, los cuales se disputan, como antes,
los mercados y las fuentes de materias primas en el
resto del mundo. No obstante, los cambios ocurridos en

53
las últimas décadas en la estructura económica mun-
dial, han modificado, si no sustancialmente, por lo me-
nos las formas en que intervienen los diferentes países
y regiones en la especialización productiva, los flujos
comerciales, financieros y tecnológicos, dentro de la ac-
tual división internacional del trabajo.

2. LA REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA

A diferencia de la tradicional división internacional


del trabajo, sustentada en las ventajas comparativas de
tipo natural, la actual se caracteriza por depender cada
vez más de los avances tecnológicos en el campo de la
biotecnología, la genética, la electrónica, la informática,
las comunicaciones, y otros campos del saber. Lo ante-
rior pone de relieve la importancia indiscutible del
cambio tecnológico como premisa para explicar las par-
ticularidades de la sociedad actual.
A lo largo de la historia las innovaciones tecnológi-
cas han provocado cambios cualitativos de gran enver-
gadura en la estructura socioeconómica de los países.
Muy diferente ha sido el mundo después de la Revolu-
ción Industrial del siglo XVIII en Inglaterra, gracias a la
permanente innovación tecnológica; al punto que ésta
última se constituye en condición indispensable para el
progreso económico y social. No obstante, no todos los
países se han beneficiado por igual de los adelantos tec-
nológicos, pues estos últimos han contribuido a profun-
dizar las desigualdades entre las naciones; a intensifi-
car el desarrollo desigual de la economía a escala mun-
dial; a aumentar la brecha entre países ricos y pobres.
Es más, la lucha entre las potencias industrializadas
por el control de las fuentes de materias primas y de los

54
mercados, ha tenido en las innovaciones tecnológicas
una de sus principales armas, utilizadas muchas veces
con fines destructivos, como es el caso de las guerras
mundiales y regionales, o del deterioro del medio am-
biente. Esta enorme capacidad de autodestrucción tien-
de a sofisticarse cada vez más. Como señala la revista
The Economist, “los rivales del próximo siglo tendrán la
capacidad tecnológica para causarse, por medios nu-
cleares y otros, mucho más daño del que jamás pudie-
ron ocasionarse las naciones-Estado del siglo 19”.34
Los avances tecnológicos de las últimas décadas han
producido una verdadera revolución en los campos de la
producción, la prestación de servicios, la educación, las
comunicaciones y las relaciones interpersonales, así
como también en la forma como se organizan y dirigen
los procesos. Por eso el conocimiento y dominio de las
nuevas tecnologías son el factor que determina la venta-
ja competitiva de los países en la actual división inter-
nacional del trabajo. Como señala Antonelli, “la tecno-
logía es un factor esencial en la división internacional
del trabajo: quienes antes adoptan innovaciones tecno-
lógicas consiguen una ventaja relativa sobre sus compe-
tidores, obteniendo así el control sobre parcelas estraté-
gicas de los mercados internacionales a través de la
exportación de bienes, de la tecnología incorporada en
los bienes de capital y del crecimiento multinacional de
las empresas”.35

34 The Economist. “Juego de potencias en un mundo multipo-

lar”. En: Summa Internacional. Bogotá. Marzo, 1995. Nº 93, p. 39.


35 Cristiano Antonelli. “La difusión internacional de innovacio-

nes: pautas, determinaciones y efectos”. Pensamiento Iberoamerica-


no. Revista de Economía Política. Madrid, 1990. Nº 16, p. 46.

55
Tal ha sido la importancia del cambio tecnológico en
la transformación estructural de las economías, que
más de la tercera parte del comercio mundial está con-
formado por bienes que no existían al finalizar la se-
gunda guerra mundial. Estos bienes corresponden a los
campos de la electrónica, las telecomunicaciones, la in-
formática y la biotecnología. Este nuevo patrón tecnoló-
gico ha modificado sustancialmente el contenido de la
división internacional del trabajo, pues la especializa-
ción y las ventajas comparativas dependen cada vez
más de la capacidad de innovar, adaptar, adoptar, imi-
tar o mejorar tecnología. Por eso “en este contexto, las
capacidades en ciencia y técnica de un país son parte
integral de su política de desarrollo y un componente
estructural de su sistema productivo”.36
Pero la creación, adopción o mejoramiento de nue-
vas tecnologías requieren de grandes esfuerzos en In-
vestigación y Desarrollo (I&D), al tiempo que represen-
tan un gran riesgo, debido a la velocidad con que los
nuevos procesos y productos con un componente tecno-
lógico avanzado tienden a volverse obsoletos. Para los
países en desarrollo esta situación es aún más difícil,
pues al tiempo que sus importaciones contienen un alto
valor agregado de conocimiento, especialmente las ma-
nufacturas, la composición de sus exportaciones perma-
nece casi invariable. “Aquí radica un nuevo aspecto del
intercambio desigual, generado y amplificado por el

36 Diana Tussie y Gabriel Casaburi. “Los nuevos bloques comer-

ciales: a la búsqueda de un fundamento perdido”. Desarrollo Econó-


mico. Revista de Ciencias Sociales. Buenos Aires, abril-junio, 1991.
Vol. 31. Nº 121, p. 18.

56
actual orden económico internacional, en el cual se pro-
cesan las actuales transformaciones tecnológicas”.37
Los extraordinarios avances de la electrónica han
modificado sustancialmente la trayectoria tecnológica,
agregando nuevas filas y columnas a la matriz insumo-
producto. Estos cambios han modificado las condiciones
de producción, a través de la automatización mediante
la introducción de máquinas herramientas a control
numérico, robots y toda una gama de mecanismos de
control automático de los procesos. Se ha modificado
también el viejo concepto de gran industria como sinó-
nimo de eficiencia productiva. Las economías de escala
dan paso a la empresa flexible, relativamente pequeña
pero altamente automatizada y con un número reducido
de operarios. Si la gran empresa orientaba el proceso
productivo al mercado masivo de productos homogé-
neos, la empresa flexible se especializa en productos
heterogéneos, sensibles a los cambios en la demanda
localizada en los llamados “nichos” de mercado.
Si la empresa tradicional basaba su esquema de
acumulación en el sistema de precios y reducción de
costos, en una producción masiva y homogénea, la nue-
va empresa automatizada dirige sus esfuerzos a la dife-
renciación y mejora de la calidad de los productos. No
obstante, esto no significa que el nuevo modelo de pro-
ducción orientado a determinado “nicho de mercado”,
haya abandonado su preocupación por reducir costos. Al
contrario, la introducción de nuevas tecnologías permi-
ten el diseño de nuevos productos y procesos, reducien-

37 Secretaría permanente del SELA. “América Latina y el Caribe

frente al cambio tecnológico”. Capítulos. Enero-junio, 1989. Nº 22, p.


105.

57
do la cantidad de componentes electromecánicos; su-
primiendo algunas etapas de la transformación; dismi-
nuyendo costos laborales, el tiempo de utilización de la
maquinaria y economizando materiales.
Precisamente en el campo de la sustitución de mate-
riales y fuentes de energía, el cambio tecnológico ha
provocado una verdadera revolución, que puede poner
fin al agotamiento de los recursos y a la interrupción de
los suministros. Aparte de la sustitución de viejos mate-
riales existe la posibilidad de la creación de nuevos, los
cuales podrían sustituir desde materias primas agríco-
las y alimentos, hasta metales y minerales, con conse-
cuencias negativas para aquellos países que se especia-
lizan en la exportación de bienes primarios. Actualmen-
te se requieren menos materias primas, pues en los úl-
timos decenios se han dejado de lado los productos con
uso intensivo de materiales. Un ejemplo de esto es el
creciente reemplazo del acero por materiales sintéticos.
Otro ejemplo de esta tendencia es el reemplazo del
tradicional cable de cobre por la fibra óptica. “Treinta y
cinco kilos de este cable transmiten tantos mensajes
como una tonelada de alambre de cobre. No menos im-
portante es que para producir esos treinta y cinco kilos
sólo se consume menos del 5% de la energía necesaria
para producir la tonelada de alambre de cobre”. Pero lo
más impresionante es el aumento de la productividad
de este sistema, pues se calcula que una sola fibra ópti-
ca puede transmitir, en el año 2000, 10 millones de con-
versaciones simultáneamente, contra sólo 3000 en
1988.38 Otro factor que contribuye a la economía de ma-

38 John Naisbitt y Patricia Aburdene. Megatendencias 2000.

Diez nuevos rumbos para los años 90. Editorial Norma. Bogotá,
1990, p. 6.

58
teriales es la tendencia a la miniaturización, especial-
mente en el campo de la electrónica. El de los computa-
dores personales es tal vez el mejor ejemplo.
Un fenómeno asociado al avance tecnológico es la
creciente economía de energía. En el mundo cada vez se
produce más con menos energía. Después de la crisis
del petróleo en 1974, los países desarrollados, mediante
la conservación y la eficiencia, lograron reducir el con-
sumo de energía en un veinte por ciento, equivalente a
mil millones de toneladas de petróleo al año, igual a la
producción total de Estados Unidos y Europa Occiden-
tal. La nueva tendencia a la reducción del consumo de
energía en general y de energía tradicional, en particu-
lar, está reforzada por el uso de nuevas fuentes como la
energía nuclear y la fotovoltaica (solar). Esta última
puede llegar a ser la fuente más importante de energía
en el siglo XXI.
Otro campo donde ha tenido lugar una verdadera
revolución tecnológica es el de las comunicaciones. Los
canales de transmisión de información se han perfec-
cionado gracias a los avances de la telemática, a la apa-
rición de las llamadas autopistas de la información, que
facilitan cada vez más el acceso al conocimiento, no im-
porta donde se encuentre: en bibliotecas famosas, en los
bancos de datos de importantes centros de investiga-
ción, en los grandes museos o en los archivos personales
de los usuarios del sistema. Para el año 2000 se estima
que por lo menos 327 millones de personas tendrán ac-
ceso a Internet, las cuales podrán intercambiar las 24
horas del día conocimientos entre sí a través de un or-
denador, como si estuvieran en una misma oficina. No
obstante, el mayor porcentaje de usuarios (82%) se con-

59
centra en tan sólo 15 países, a la cabeza de los cuales
están los Estados Unidos.39
Igualmente el mundo de los negocios tiende a inte-
grarse en forma acelerada al ciberespacio, donde los
conceptos de tiempo y espacio se han modificado radi-
calmente, haciendo más ágil la comunicación entre los
participantes. El comercio, la banca, los servicios y el
entretenimiento tienden a virtualizarse a través de In-
ternet en forma relativamente acelerada. Los grandes
negocios en Wall Street giran cada vez más alrededor
de los gigantes de las telecomunicaciones y la Internet,
como es el caso de la reciente megafusión entre America
Online y Time Warner, cuyo monto alcanza los 190.000
millones de dólares, la cifra más grande de la historia
financiera del mundo.40 El hombre más rico del mundo
ya no es un industrial o un petrolero, sino el magnate
del software, Bill Gates. Es tal la importancia de la re-
volución digital que se habla de una nueva economía, de
la economía digital, o la cibereconomía. El paso de la
economía tangible a la “economía intangible”, ha modi-
ficado radicalmente la tradicional forma de hacer nego-
cios, constituyéndose en uno de los principales soportes
del auge económico de los Estados Unidos en los últimos
años, así como en el jalonador del aumento de la pro-
ductividad en ese país.
La revolución tecnológica en las comunicaciones es-
tá cambiando el concepto de trabajo en la oficina por el
nuevo concepto de trabajo a distancia o teletrabajo, a

39 Ciber Atlas. http://www.cyberatlas.com/big_picture/geogra

phics/ us_stats.html. Consultado el 14 de mayo de 1999.


40 “Se fusionaron America Online y Time Warner”. El Tiempo,

Santafé de Bogotá, enero 11 de 2000 (http://www.eltiempo.com/hoy/


ppl_a000tn0. html).

60
través de la Red Digital de Servicios Integrados (RDSI)
que permite conectar a los empleados con su empresa
desde su domicilio. La RDSI, que usa para el transporte
de las señales, el cable de fibra óptica y los satélites de
comunicación, hacen posible la comunicación interacti-
va, en la cual se pueden recibir por una sola línea, voz,
imágenes y datos (correo electrónico, gráficos, planos),
sonidos, etc. Con el desarrollo de las autopistas de la
información se revolucionará el mundo de los negocios y
ya no será necesario realizar agotadores viajes para
concretarlos, pues esto será posible mediante las tele
conferencias, a través de un computador, en las llama-
das “oficinas virtuales”. Igualmente, con la generaliza-
ción del dinero electrónico las transacciones comerciales
y financieras se agilizarán, permitiéndole al usuario
ahorrar tiempo para otras actividades.
No menos importante ha sido el impacto del cambio
tecnológico en el mercado laboral. Al tiempo que au-
menta el desempleo en los sectores tradicionales de la
economía que han sido sometidos a reestructuraciones
técnicas, se incrementa la oferta de nuevos empleos en
actividades asociadas con las nuevas tecnologías. Los
empleos del futuro estarán ligados a conceptos como
organizar y gerenciar, aconsejar y asesorar, investigar y
desarrollar, educar y concientizar, proteger el medio
ambiente y aplicar eficientemente las normas del dere-
cho. La fuerza de trabajo del futuro será altamente cali-
ficada. Todo este proceso cambiará radicalmente los
hábitos de las personas, así como el contenido de sus
necesidades.
Existen divergencias acerca de la posibilidad que
tienen los países en desarrollo de acceder a los conoci-
mientos avanzados, pues el mayor dinamismo de los
flujos tecnológicos tienen como escenario el grupo de

61
naciones más desarrolladas, cuyas economías presentan
un alto grado de complementariedad. Al mismo tiempo
se observa una marcada tendencia a la globalización de
los conocimientos, los cuales se transfieren a los países
menos desarrollados a través de múltiples canales, co-
mo la venta de bienes y servicios. Todo dependerá de la
capacidad que tenga cada país para asimilar la nueva
información. Por lo demás, los países desarrollados
también están interesados en generar una mayor de-
manda para sus tecnologías en un número creciente de
naciones en desarrollo. En este sentido, los intereses de
los primeros concuerdan con la necesidad de moderni-
zar la estructura socioeconómica de los segundos. Por
ahora las mayores posibilidades están concentradas un
pequeño grupo naciones de reciente industrialización,
como los del Sudeste Asiático, México y Brasil en Amé-
rica Latina.

3. LA ESTRUCTURA ECONÓMICA MUNDIAL

3.1. Producción

Una de las características de la estructura económi-


ca mundial es y ha sido la asimetría, el desarrollo des-
igual entre dos polos opuestos: los países más desarro-
llados y las naciones en desarrollo. Esta desigualdad
también se observa al interior de cada grupo de países.
En 1990 los llamados países desarrollados con economía
de mercado, con una población cercana al 16% del total
mundial, concentraba aproximadamente el 76.4% del
producto planetario (sin incluir a Europa Oriental y la
Unión Soviética). En el otro extremo los países en desa-
rrollo, con una población equivalente a más del 76% del

62
total mundial, participaba solamente con el 23.6% del
mencionado producto. En 1997 los países de mayor in-
greso per cápita, con tan sólo el 16% de la población
mundial, concentraban el 80.6% del PNB de todo el pla-
neta, mientras que en el otro extremo los países de ba-
jos ingresos, con el 56.2% de la población, participan tan
sólo con el 5.4% del PNB.41
Algunos enfoques, como el del Fondo Monetario In-
ternacional, le auguran a las naciones en desarrollo un
mayor protagonismo en el contexto económico mundial.
Partiendo del supuesto que cuando en los países en de-
sarrollo se utilizan tipos de cambio para convertir el PIB
en moneda local a dólares, se subestima el valor de su
producción en comparación con la de los países ricos, el
FMI adoptó las llamadas paridades de poder adquisitivo
(PPA), las cuales tienen en cuenta las diferencias en los
niveles de precios al convertir el PIB a dólares. De
acuerdo con esta metodología, la participación de Asia
en la producción mundial en 1990 pasa del 7% al 17% y
la de todos los países en desarrollo asciende del 18% al
33%. Igualmente, los países de mayor ingreso en 1997
reducen su participación en el PNB mundial al 57.6%,
mientras que los de menor la aumentan al 19.1%. De
acuerdo con este enfoque, de conservarse una tasa de
crecimiento anual promedia del 5%, para el año 2020 de
las 15 principales economías, nueve corresponderán a
los que hoy en día se denominan países en desarrollo,

41 Alberto Romero. Colombia en la economía internacional. Una-


riño-Cinde. Pasto, 1993, p. 15. SELA. Desarrollo industrial y cambio
tecnológico. Políticas para América Latina y el Caribe en los noven-
ta. Editorial Nueva Sociedad. Caracas, 1991, p. 53, cuadro.1. y Ban-
co Mundial. Informe 1998. www.Worldbank.org/wdi/ pdf/tab1_1. pdf.

63
incluidos China, India, Taiwán, Brasil, México y Ru-
sia.42

3.2. Comercio

En el comercio internacional es tal vez donde con


mayor transparencia se reflejan los cambios experimen-
tados en la estructura económica de los países. En un
escenario de mayor transnacionalización del proceso
productivo y profundización de la división internacional
del trabajo, el comercio intra-industrial ha venido ga-
nando cada vez mayor terreno, bajo el comando de las
corporaciones transnacionales. Como en el caso de la
producción, la mayor participación en el comercio mun-
dial corresponde a los países más desarrollados. Según
la OMC, en 1998, siete países más desarrollados (EE.UU.,
Alemania, Reino Unido, Francia, Japón, Italia y Cana-
dá), concentraban cerca del 49% de las exportaciones y
un poco más del 48% de las importaciones mundiales.
En total, en 1997 los 28 países más desarrollados expor-
taron el 77.1% de los bienes y servicios mundiales. Si al
grupo anterior agregamos el resto de países industriali-
zados esta participación se eleva considerablemente.43
El principal componente de las exportaciones mun-
diales son manufacturas. Entre 1980 y 1988 las manu-
facturas elevaron su participación del 54% al 70% del
total mundial exportado. La mayor participación en las
exportaciones manufactureras corresponde a los países

42 The Economist. “La guerra de los mundos”. Revista Summa


Internacional. Diciembre 1994. Nº 90, pp.48-52. Banco Mundial. In-
forme 1998. www.Worldbank.org.wdi/ pdf/tab1_1.pdf.
43 Organización Mundial de Comercio. www.wto.org/wto/ spa-

nish/statisp/ as.xls, Cuadro 1.5. Consultado enero 16/2000.

64
desarrollados. De acuerdo con la metodología del FMI,
los bienes manufacturados representan en la actualidad
casi el 60% de las exportaciones de los países en desa-
rrollo y su participación en las exportaciones mundiales
de manufacturas se elevó del 5% en 1970 al 22% en
1993.44 Pero más que cuantitativas, las diferencias en-
tre el grupo de los más desarrollados y las naciones en
desarrollo son de tipo cualitativo; no sólo porque los
primeros dominan el mercado de productos químicos,
maquinaria y transporte, manufacturas de metal, equi-
pos electrónicos y otras manufacturas, sino porque ade-
más el valor agregado tecnológico involucrado en las
mercancías exportadas por los primeros es muy supe-
rior a su similar de los países atrasados.
Mientras aumenta la importancia de las manufac-
turas en las exportaciones mundiales, la de los produc-
tos básicos disminuye. Lo más interesante es que el
mayor aporte a las exportaciones de productos básicos
no corresponde, como podría pensarse, a los países en
desarrollo, que se caracterizan por ser primario - expor-
tadores, sino a los desarrollados.
Aparte de que el grupo de naciones menos desarro-
lladas participa modestamente en las exportaciones
mundiales, al interior del mismo sólo unos cuantos paí-
ses de Asia meridional y Oriental y de América Latina,
acaparan la mayor parte de las mismas.
En cuanto a las importaciones mundiales, como ya
observamos, la mayor participación corresponde a los
países desarrollados.

44 Alberto Romero. Colombia en la economía internacional. Op.


cit., pp. 17-18. The Economist. “La guerra de los mundos”. Op. cit.,
p.52. World Economic Outlook. www.imf.org/external/pubs/ft/weo/
weo1098

65
3.3. Servicios

Una de las tendencias del comercio mundial en la


actualidad es la creciente participación de los servicios,
entre los que se destacan aquellos que incorporan un
mayor componente tecnológico como las telecomunica-
ciones, los seguros, la banca, servicios al inversionista,
construcción e ingeniería, consultorías, procesamiento y
reparación, publicidad y mercadeo. Estos servicios son
los de mayor impacto en la economía y en su mayor par-
te son insumos intermedios. Además, muchos de estos
servicios circulan al interior de las empresas transna-
cionales a través del comercio intra-firma, asegurándo-
les una mayor ventaja competitiva. El acceso a los ser-
vicios modernos es una condición indispensable para
competir en el campo internacional. Como señala Agos-
tín, “una empresa que desee colocar sus productos en
mercados internacionales necesitará información acerca
de dichos mercados, acceso a créditos de pre y post-
embarque, seguros, publicidad, canales de distribución,
etc. En el caso de los bienes duraderos su venta en el
exterior requerirá de servicios de reparación y mante-
nimiento post-venta”.45 Con el monopolio de los países
desarrollados sobre el comercio de los servicios y las
restricciones que sobre el mismo tratan de imponer, la
situación de los países en desarrollo dentro del contexto
internacional, por este concepto, tiende a empeorar.

45 Manuel Agosin. “Cambios estructurales y nueva dinámica del

comercio mundial”. Pensamiento Iberoamericano. Revista de Eco-


nomía Política. Madrid, 1990. Nº 18, pp. 48-50.

66
3.4. Orientación geográfica

La mayor parte del comercio mundial se realiza en-


tre el grupo de países más desarrollados y una clara
tendencia es el fortalecimiento de los flujos de mercan-
cías al interior de los mismos, a diferencia de los países
en desarrollo que destinan la mayor parte de sus expor-
taciones a los mercados de las naciones desarrolladas,
aunque se observa una tendencia hacia el fortaleci-
miento de los intercambios entre los mismos, en gran
parte debido a la creciente importancia de los mercados
de Asia meridional y Oriental.

3.5. Flujo de capitales

Uno de los indicadores de la brecha que separa a la


mayoría de las naciones del planeta del pequeño grupo
de países desarrollados, es la desigual distribución de
los recursos financieros. La exportación de capitales por
parte de las potencias financieras es uno de los princi-
pales instrumentos de sometimiento económico, político,
militar e ideológico de los países pobres. Además, la
especulación financiera internacional se constituye en
un factor de permanente perturbación de la economía
mundial, como lo demuestran el caso mexicano y más
recientemente la crisis asiática. Sobre el peligro de esta
tendencia a escala mundial llama la atención la UNC-
TAD en los siguientes términos: “El dominio del mundo
financiero sobre el mundo industrial y la universaliza-
ción del primero se han convertido en fuentes de inesta-
bilidad e imprevisibilidad en la economía mundial. Du-
rante algún tiempo los mercados financieros han tenido
capacidad propia para desestabilizar a los países en

67
desarrollo, pero ahora hay indicios cada vez mayores de
que todos los países son vulnerables a una crisis finan-
ciera. Los datos empíricos indican que los costos de la
liberalización y desregulación del sistema financiero
han sido muy elevados... En conjunto se puede afirmar
que resulta indispensable que haya una mayor orienta-
ción y control colectivos del sistema financiero interna-
cional.”46
Según datos de la conferencia de la OMC en Seattle,
entre 1973 y 1998 los flujos totales de inversión extran-
jera directa (IED) se multiplicaron por 27, alcanzando
un promedio del 14% anual. En 1998 la cifra de IED al-
canzó 645 mil millones de dólares, contra 24 mil millo-
nes en 1973 y 60 mil millones en 1985. El volumen de
IED a escala mundial alcanzó en 1998 la suma de 4.1
billones de dólares.47 La mayor parte de la IED se con-
centra en los países más desarrollados.
La IED desempeña un papel decisivo en la orienta-
ción estructural de las economías en desarrollo, toda
vez que son portadoras de tecnologías que obedecen no
tanto a los requerimientos de los países receptores, sino
más bien a la estrategia de las empresas transnaciona-
les. No obstante, dependiendo de la capacidad de asimi-
lación de las nuevas tecnologías transferidas por las em-
presas transnacionales, los países en desarrollo pueden
superar la primera etapa de industrialización sustitutiva
(durante la cual se desarrolla fundamentalmente la in-
dustria liviana y las inversiones extranjeras se orientan

46 Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 1998 (UNCTAD/TDR

(1998)), p. 3. Versión en Internet.


47 Conferencia de la OMC en Seattle. http://www.heva.wto-

ministerial.org/spanish/ about_s/01intr_s.htm. Consultado diciem-


bre 1/99.

68
más a la explotación de los recursos naturales y de mano
de obra barata), pasar a la segunda(durante la cual se da
un uso más intensivo de capital y la industria se orienta
más a la producción de bienes de consumo duradero y
bienes intermedios, en un comienzo para satisfacer la
demanda interna y posteriormente, para vender en los
mercados externos) y con mucha dificultad llegar a la
tercera, caracterizada por la innovación tecnológica y a la
cual pocos países en desarrollo han ingresado.
En esta última etapa, como anota Mortimore, “la tec-
nología se convierte en el elemento primordial de la ca-
pacidad competitiva de los bienes de capital (máquinas
herramientas) y de las actividades con uso intensivo de
investigación y desarrollo tecnológico (como la fabrica-
ción de computadores y semiconductores)”. El elemento
operacional de este esquema, según el autor, “es el proce-
so de aprendizaje asociado con el desarrollo tecnológico,
que comienza con la transferencia de la tecnología ex-
tranjera original y pasa por etapas de asimilación, absor-
ción, adaptación, institucionalización, generación e inno-
vación, hasta que la tecnología original (o una versión
mejorada de ésta) es nuevamente transferida, esta vez
por el país receptor, hacia una economía de menor ade-
lanto tecnológico relativo”.48 Varios países en desarrollo,
especialmente los recientemente industrializados del
Sudeste Asiático, han mostrado bastante eficiencia en
dicho proceso.
El componente más parasitario del capital extranje-
ro es el capital de préstamo que ha convertido en deu-
dores crónicos a muchos países del planeta. De acuerdo

48 Michael Mortimore. “Las transnacionales y la industria en los

países en desarrollo”. Revista de la CEPAL. Diciembre de 1993. Nº 51,


p. 18.

69
con el World Economic Outlook, para 1997 la deuda
externa de los países en desarrollo alcanzó cerca de 1.8
billones dólares.49 Pese a la reprogramación de la deuda
por parte de los países más endeudados, esta tiende a
intensificar sus efectos desequilibrantes y por tanto
continúa siendo uno de los principales factores que im-
piden un mejor posicionamiento de estos en la actual
división internacional del trabajo, pues parte importan-
te de los recursos que deberían invertirse en la trans-
formación de sus economías, deben destinarse al servi-
cio de la deuda, especialmente al pago de intereses. Pe-
ro el problema de la deuda externa implica no sólo hipo-
tecar el desarrollo de los países atrasados, sino además
perder parte de la de por sí menguada soberanía. Las
famosas “recomendaciones” del Fondo Monetario Inter-
nacional y del Banco Mundial, no son otra cosa que la
permanente injerencia de las potencias industrializadas
en el manejo de la política económica y social de los paí-
ses en desarrollo, con el único fin de adecuar sus estruc-
turas a los cambiantes requerimientos del capital finan-
ciero internacional. Condicionamientos como la reduc-
ción del gasto público, incluido el gasto social; la elimi-
nación de subsidios al consumo de alimentos, combusti-
ble y transporte; el congelamiento de los salarios para
restringir la demanda; la devaluación de la moneda; la
privatización de las empresas estatales y en general la
reducción del tamaño del Estado; la creación de una
infraestructura y un clima político adecuados a los in-
tereses de los inversionistas extranjeros, y muchos mas,
son ya un asunto rutinario en las relaciones entre los

49 World Economic Outlook. www.imf.org/external/pubs/ft/weo/

weo1098.

70
países en desarrollo altamente endeudados y las poten-
cias industriales y financieras del mundo desarrollado.

3.6. Globalización y megabloques

Rasgo característico de la actual división interna-


cional del trabajo es la presencia claramente definida de
dos tendencias: la globalización de la economía y la con-
solidación de los llamados megabloques comerciales. La
tendencia a la internacionalización de la economía, bajo
el comando de las corporaciones transnacionales, es
considerada un proceso natural, condicionado por el
accionar espontáneo de las fuerzas del mercado. Bajo la
influencia decisiva del cambio tecnológico a escala
mundial, esta tendencia se ha intensificado en las últi-
mas décadas, profundizando la interdependencia eco-
nómica entre los países y haciendo desaparecer de
hecho el concepto de economía nacional propiamente
dicha. El eslabón más débil en este proceso corresponde
a los países en desarrollo, cada vez más atraídos hacia
el torrente globalizador de una economía mundial do-
minada por las potencias tecnológicamente desarrolla-
das. De ahí que si en la actualidad el sistema mundial
de la economía, entendido como una totalidad, tiende a
integrar a todas sus partes componentes, lo hace de tal
forma que las viejas desigualdades entre los países al
interior de la división internacional del trabajo, lejos de
desaparecer, tienden a acentuarse, aunque en un esta-
dio superior del desarrollo.
Paralelo a la tendencia globalizante de la economía
mundial se desarrollan con intensidad procesos tendien-
tes a consolidar megabloques de poder económico, políti-
co y militar. El más avanzado de todos es la Unión Euro-

71
pea (antigua Comunidad Económica Europea) del cual
hacen parte ya 15 países, entre los que se destacan Ale-
mania, Reino Unido, Francia e Italia. El segundo bloque
en importancia es el norteamericano, integrado por Es-
tados Unidos, Canadá y México. Por último, en proceso
de gestación se encuentra el llamado bloque asiático,
liderado por Japón y su área de influencia, el Sudeste
Asiático, donde se destacan países como Corea del Sur,
Taiwán, Hong Kong (ahora de China) y Singapur.
Si tenemos en cuenta el vertiginoso despertar capi-
talista de ese gigante que es China comunista, espe-
cialmente después de recuperar a Hong Kong a media-
dos de 1997, el centro de gravedad de la economía mun-
dial, sin lugar a dudas, se trasladará a la región asiáti-
ca y China puede convertirse en potencia de primer or-
den en el siglo XXI. De ahí la importancia que tiene en
estos momentos el cambio de orientación del comercio
exterior de los países en desarrollo, hacia el enorme
mercado que para sus productos representa esa región
del mundo.
No existe consenso sobre el papel de los megablo-
ques comerciales en el futuro escenario de la economía
mundial. Para muchos, la tendencia a la conformación
de estas agrupaciones regionales puede obstaculizar
aún más el libre flujo de mercancías y de conocimiento
entre las naciones, debido al aumento del proteccionis-
mo de cada bloque frente a terceros países o regiones.
Para otros, en cambio, este tipo de agrupaciones son
una primera etapa en la creación de un sistema comer-
cial multilateral más eficaz, pues es mucho más fácil
concertar entre bloques, o bilateralmente, que a escala
mundial. La conformación de un mercado único al inter-
ior de la Unión Europea, por ejemplo, al facilitar la libre
circulación de bienes y servicios, así como de capital y

72
personas, facilita aún más el comercio con el resto del
mundo, pues quienes venden encontrarán un mercado
con una reglamentación común. Lo cierto de todo esto es
que el esquema bipolar: socialismo versus capitalismo,
prácticamente se diluyó y en su lugar apareció un esce-
nario multipolar, en el cual las potencias industrial y
tecnológicamente desarrolladas seguirán luchando por
repartirse entre sí el resto del mundo.

4. LAS GRANDES CONTRADICCIONES


DE LA ACTUALIDAD

4.1. La pobreza50

Pese al impresionante crecimiento de la producción


mundial y a los significativos avances tecnológicos, las
desigualdades económicas y sociales a escala planetario
no solo persisten sino que tienden a agravarse. Es cono-
cido que en el mundo todavía existen por lo menos 800 o
más millones de personas que sobreviven en la pobreza
absoluta. Según el Banco Mundial, “Considerando po-
bres a quienes viven con menos de un dólar por día
(aprecios de 1985, ajustados para tener en cuenta la
paridad de poder adquisitivo), se prevé que el número
de pobres pasará de 1.200 millones en 1987 a 1.500 mi-
llones para el año 2000”, es decir la cuarta parte de la
población mundial.51 Una de las principales causas de
la pobreza según el citado documento es la lentitud del

50 Para mayor información véase el capítulo V del presente libro


51 Banco Mundial. Formulación de estrategias de reducción de
la pobreza en los países en desarrollo. 20 de septiembre de 1999, p.
3. Versión pdf.

73
desarrollo económico. Igualmente “la pobreza persiste,
en parte porque los beneficios del crecimiento no se dis-
tribuyen de manera equitativa y en parte porque la ma-
la gestión pública disminuye el efecto que el crecimiento
podría producir en la pobreza”.52
Asociados al problema de la pobreza crónica persis-
ten el problema alimentario y el suministro de servicios
públicos básicos a amplios núcleos de población rural y
urbana de menores ingresos.

4.2. El deterioro del medio ambiente

La pobreza y la falta de oportunidades de trabajo se


han convertido en factor de permanente presión sobre el
medio ambiente. La ampliación innecesaria de la fron-
tera agrícola, debido a la inadecuada distribución de la
propiedad territorial, ha aumentado alarmantemente el
proceso de deforestación y desertificación; el manejo
inadecuado de recursos naturales como la tierra y las
fuentes de agua, han ido erosionando los suelos y ago-
tando las fuentes hídricas, provocando el aumento en
los costos de producción agropecuaria y encareciendo el
suministro de agua potable.
Por su parte, la industrialización contaminante,
principalmente en los países más ricos, y el acelerado
proceso urbanizador (con el consiguiente aumento del
parque automotor), han incrementado la emisión de
gases, los cuales han ido destruyendo la capa de ozono

52 Banco Mundial. Formulación de estrategias de reducción de

la pobreza en los países en desarrollo. 20 de septiembre de 1999, p.


4. Versión pdf.

74
del planeta, provocando serios desajustes en el compor-
tamiento del clima, lo que a su vez ha provocado el au-
mento de desastres naturales, altamente costosos en
términos económicos y sociales. Este proceso ha estado
asociado al modelo consumista de desarrollo, liderado
por los países tecnológicamente más desarrollados. Co-
mo resultado, la tierra, especialmente las regiones más
pobres, tiende a convertirse en un enorme basurero,
donde son depositados los desechos de las naciones opu-
lentas.

5. CONOCIMIENTO Y DESARROLLO

De acuerdo con el Banco Mundial, “lo que distingue


a los pobres —sean personas o países— de los ricos es
no sólo que tienen menos capital sino también menos
conocimientos”. La generación de conocimientos es cos-
tosa y se concentra en los países más desarrollados; sin
embargo, existe la posibilidad de que las naciones en
desarrollo los adquieran en otros países o los desarro-
llen por sí mismas. Como señala el documento, “hace
cuarenta años la República de Corea y Ghana tenían un
ingreso per cápita prácticamente igual. En cambio, a
principios del decenio de 1990 el ingreso per cápita de la
República de Corea era seis veces mayor que el de Gha-
na. En opinión de algunos, la mitad de esa diferencia
obedece al mayor acierto con que aquella ha sabido ad-
quirir y utilizar los conocimientos”.53

53 Banco Mundial. Informe sobre el desarrollo mundial, 1998-

1999 (resumen). El conocimiento al servicio del desarrollo. Washing-


ton. DC, p. 1 (versión pdf).

75
Por eso el principal reto para los países menos des-
arrollados, entre ellos Colombia, es la adopción, adapta-
ción y creación de conocimientos orientados a solucionar
los problemas del atraso socioeconómico y elevar la com-
petitividad de sus economías. En este sentido la educa-
ción superior está llamada a desempeñar un papel de
primer orden en este proceso, toda vez que su razón de
ser es no sólo transferir sino fundamentalmente generar
nuevos conocimientos. “El conocimiento —generado
principalmente desde espacios académicos— y la inno-
vación tecnológico-productiva son fundamentales para
alcanzar un nuevo estadio de desarrollo económico, de
productividad y de competitividad. Lograr una mejor
integración entre los programas de educación superior y
los de ciencia y tecnología, tanto en investigación como
en transferencia de conocimientos, requerirá reorgani-
zar estructuras académicas y de investigación científica
en todas las áreas y niveles y quebrar el aislamiento y el
fraccionamiento que actualmente existe. Resultará im-
prescindible también diseñar instancias de intercambio
entre disciplinas y vincular los proyectos de transforma-
ción de la educación superior a las necesidades de toda la
sociedad, incluidas las del aparato productivo social y
privado”.54
Pero el conocimiento en sí mismo no es la panacea
de los males que padece la humanidad. Mal encausado,
el conocimiento, de fuerza creadora puede convertirse
en fuerza destructora. Es tal la capacidad destructiva
del conocimiento mal utilizado que en estos momentos,

54 Plan de acción para la transformación de la Educación Supe-

rior en América Latina y el Caribe. CRESALC/UNESCO. Caracas, 1998.


Revista Asuntos CIED. Caracas, Venezuela. Mayo de 1999 Año 3. Nº
5, p. 185 (versión pdf).

76
cuando en el mundo millones de personas padecen ham-
bre y enfermedades, el arsenal bélico acumulado por las
potencias tecnológicamente desarrolladas puede servir
para hacer desaparecer nuestro planeta no una, sino
varias veces.55

6. CONCLUSIONES

Pese a la revolución tecnológica que experimenta en


la actualidad la economía mundial, las desigualdades
económicas y sociales tienden a acentuarse. La globali-
zación ha profundizado el tradicional esquema de divi-
sión internacional del trabajo, haciendo cada vez más
complejos el entrelazamiento y la interdependencia de
las economías, pero sin modificar el esquema asimétrico
tradicional, dominado por un puñado de potencias tec-
nológicamente desarrolladas, mientras que la mayor
parte de los países del mundo se debate entre la pobre-
za y la imposibilidad de elevar su capacidad competitiva
en los mercados internacionales. En este nuevo escena-
rio, la apropiación y desarrollo del conocimiento se cons-
tituyen en condición imprescindible para mejorar las
condiciones de vida de la población y aumentar las po-
sibilidades de una inserción más ventajosa en un mun-
do cada vez más globalizado. En este mismo sentido, el
sistema educativo y en particular la educación superior,
están llamados a jugar un papel trascendental en el
desarrollo académico y científico, que permitan generar

55 Alberto Romero. “Globalización y conocimiento” En: Revista Es-


tudios Latinoamericanos. Centro de Estudios e Investigaciones Lati-
noamericanas. Universidad de Nariño-San Juan de Pasto, Colombia.
Año III. Nº 4-5, Enero-Junio/Julio-Diciembre, 1999, pp. 22-31.

77
nuevos conocimientos y habilidades, orientados a la
transformación socioeconómica de su entorno y así con-
tribuir a mejorar su situación en el contexto nacional e
internacional.

78
III. GLOBALIZACIÓN Y CONOCIMIENTO56

A MEDIDA que se profundiza la división internacional


del trabajo y se perfeccionan los medios de comunica-
ción, el conocimiento tiende a convertirse en patrimonio
universal. Cada vez es más fácil intercambiar, e incluso
apropiarse, de la información, pues los controles esca-
pan a la velocidad y libertad conque esta circula, espe-
cialmente a través de Internet. En esta nueva situación
se globaliza el conocimiento no sólo de las potencias
tecnológicamente más desarrolladas, sino también el de
aquellos países que participan en determinadas fases
del proceso, estableciéndose una especie de interacción
y retroalimentación, en la cual, si bien es cierto los paí-
ses más avanzados siguen controlando el conocimiento
de vanguardia, las naciones menos desarrolladas pue-
den encontrar nichos de ventajas competitivas.

56 Publicado inicialmente en la Revista Estudios Latinoameri-


canos. Centro de Estudios e Investigaciones Latinoamericanas. Uni-
versidad de Nariño-San Juan de Pasto, Colombia. Año III. Nº 4-5
Enero-Junio/Julio-Diciembre, 1999, pp. 22-31.
1. LA GLOBALIZACIÓN

Actualmente se ha puesto de moda el tema de la


globalización, para la cual existen múltiples definicio-
nes, dependiendo del área del conocimiento desde donde
se le enfoque, así como de la posición política e ideológi-
ca que se asuma al respecto. En este contexto encon-
tramos interpretaciones que van desde la apología neo-
liberal de la apertura global, de la cual supuestamente
se benefician todos por igual, hasta las más radicales
posiciones nacionalistas en contra de dicho proceso. Se-
gún el Fondo Monetario Internacional, el proceso de
globalización consiste en el “crecimiento de la interde-
pendencia económica de los países del mundo a través
de un creciente volumen y variedad de transacciones de
bienes y servicios y flujo internacional de capitales a
través de las fronteras, y también por medio de una
más rápida y amplia difusión de la tecnología”.57 En
realidad, la llamada globalización no es otra cosa que la
fase más avanzada de la división internacional del tra-
bajo, jalonada por la revolución tecnológica en el campo
de la informática, las telecomunicaciones, la biotecnolo-
gía, la ingeniería genética y la sustitución de materia-
les, entre otros factores.
En esta fase la telaraña de relaciones (económicas,
culturales, políticas, etc.) internacionales es cada vez
más compleja y difícil de explicar desde un solo punto
de vista. La especialización geográfica del proceso pro-
ductivo, en el cual intervienen diferentes países y re-

57 Citado por Fabián Mosenson en “¿Panacea universal o má-


quina infernal?. Elementos para la discusión del neocapitalismo, la
globalización y sus consecuencias”. Revista Lote Nº 5. Septiembre de
1997 (http://www. revistalote.com.ar/nro005/mosenson. htm)

80
giones, hace que se camufle cada vez más el origen real
de las mercancías; es como si estas no tuviesen naciona-
lidad. En estas condiciones, la economía mundial es
cada vez menos la suma de economías nacionales aisla-
das, para convertirse en una economía global e interde-
pendiente, lo cual da la impresión de homogeneidad.
Sin embargo, globalización no es sinónimo de equidad,
pues no todos los miembros de la comunidad interna-
cional participan en igualdad de condiciones dentro de
la nueva división internacional del trabajo.
Al contrario, tal y como lo muestran las estadísticas,
pese a la innegable mejoría en el posicionamiento de un
grupo de países en desarrollo en el contexto mundial de
la economía, en primer lugar los llamados países de
industrialización reciente, la brecha relativa que separa
al puñado de potencias dominantes, aglutinadas alre-
dedor del llamado grupo de los siete, del resto de los
países del hemisferio, no solo se conserva sino que pare-
ce profundizarse, especialmente en aquellas actividades
relacionadas con el conocimiento de vanguardia.
Igualmente, al tiempo que la dinámica del comercio
mundial, en el marco de impresionantes cambios cuali-
tativos en los sistemas de información y de transporte,
rompe fronteras y modifica el concepto tradicional de
soberanía nacional, se da la contratendencia a confor-
mar bloques de integración comercial y de mercados
únicos, con el fin de buscar mecanismos que les permi-
tan a sus integrantes mejorar las ventajas competitivas
en el plano internacional. La globalización tampoco im-
plica la desaparición de las contradicciones entre lo glo-
bal y lo local, lo que se manifiesta en la tendencia a la
fragmentación regional. Cada día aparecen en el ma-
pamundi más países, la mayoría de los cuales, desde el
punto de vista poblacional, son pequeñas naciones.

81
La mayor interdependencia surgida del actual pro-
ceso de globalización, al tiempo que integra cada vez
más las economías y los pueblos de todo el mundo, in-
crementa su vulnerabilidad frente a los cambios que se
producen al interior de los principales centros tecnológi-
cos y financieros, incluyendo a los llamados países
emergentes del mundo en desarrollo. Un ejemplo de
esto es la crisis que viven actualmente los países asiáti-
cos y su repercusión en el resto del planeta.
El proceso de globalización es liderado por las lla-
madas empresas transnacionales, las cuales concentran
el mayor volumen de producción de bienes y servicios,
así como los mayores avances en el campo del desarrollo
tecnológico a escala mundial.58 Otro aspecto a resaltar
es que la mayor parte de este comercio se realiza al in-
terior de la tríada conformada por Estados Unidos, la
Unión Europea y Japón.
Pero más que el hecho del incremento de la partici-
pación de las empresas transnacionales en la produc-
ción, los flujos comerciales y la inversión, lo importante
es resaltar el aspecto estructural que acompaña a dicho
proceso,59 lo que les permite moldear la división inter-
nacional de trabajo de acuerdo con los intereses estra-
tégicos de las naciones más desarrolladas, de donde
provienen.
En esta nueva etapa de la división transnacional del
trabajo, la competitividad de las naciones está cada vez
más condicionada a la flexibilidad de sus economías y a
su capacidad de reacción frente a los rápidos cambios
tecnológicos, determinados por las exigencias del tam-
bién cambiante mercado. En otras palabras, economías

58 Ver en detalle primer capítulo del presente libro.


59 Ídem.

82
primarias monoespecializadas y con escalas de produc-
ción orientadas a mercados masivos y homogéneos,
tienden a quedarse rezagadas frente a aquellas que son
más flexibles y diversificadas, orientadas a mercados
especializados o a los llamados “nichos” de mercado, y
que, por consiguiente, pueden reaccionar a tiempo fren-
te a situaciones cambiantes e imprevistas.
Ante su atraso tecnológico relativo, la inserción
competitiva de los países en desarrollo en la economía
internacional parece estar supeditada inevitablemente
a la presencia de las empresas transnacionales en sus
economías. La mayor o menor participación de los paí-
ses menos desarrollados en las redes de producción di-
rigidas por las empresas trasnacionales, su capacidad
de absorción de inversión extranjera, depende, por lo
menos, de las siguientes condiciones: a) estabilidad ma-
croeconómica; b) disponibilidad de una infraestructura
adecuada; c) suficiente oferta de fuerza de trabajado
adecuadamente calificada y relativamente barata, y d)
estabilidad política. Estos elementos en su conjunto
determinan lo que se ha dado en llamar el nivel de con-
fianza en determinado país. Este esquema de inserción
tiende a reforzar aún más al carácter apendicular de
nuestras economías, a través de su especialización en
las fases finales del proceso productivo y bajo el control
tecnológico de las empresas transnacionales.

2. EL CONOCIMIENTO

2.1. Antecedentes

No hay duda que el conocimiento se ha constituido


no solo en fuente de poder sino que, hoy por hoy, es la

83
principal fuerza productiva de las naciones. Todos los
cambios importantes en la economía y la sociedad es-
tán, de una u otra manera, ligados al desarrollo del co-
nocimiento. Pero no siempre ha sido así. Por mucho
tiempo el conocimiento, especialmente el conocimiento
científico, estuvo condicionado por el oscurantismo reli-
gioso y las ideologías totalitarias, impidiéndole su desa-
rrollo y su proyección social. Aún hoy día, en algunos
puntos del planeta, persisten estas barreras al conoci-
miento.
Un momento histórico en el desarrollo del conoci-
miento fue el advenimiento del capitalismo en Europa.
Con el triunfo de la burguesía, el potencial creativo del
conocimiento, reprimido por muchos siglos por la clase
feudal y la iglesia, fue liberado, dando como resultado la
llamada Revolución Industrial, que transformó radi-
calmente el mapa económico y político del mundo. De
acuerdo con Peter Drucker, la Revolución Industrial fue
el resultado de la aplicación del conocimiento a las
herramientas, los procesos y los productos, en un lapso
de cien años (1700-1800). Entre 1750 y 1800, “las paten-
tes que hasta ese entonces habían sido monopolio para
enriquecer a los favoritos del rey, empezaron a conce-
derse para fomentar la aplicación de conocimientos a
herramientas, productos y procesos y para recompensar
a los inventores, siempre que publicaran sus inventos.
Esto no sólo abrió un siglo de febril invención mecánica
en la Gran Bretaña sino que acabó con el misterio y el
secreto de la artesanía” (Drucker, 1994: 22 y 31).
Especial importancia en los inicios de la Revolución
Industrial tuvo la máquina de vapor. Como anota Les-
ter Thurow: “La máquina de vapor fue el eslabón perdi-
do. Con sus enormes cantidades de equipos de capital
sólo podía ser utilizada en una instalación(los talleres

84
textiles) o en operaciones integradas y geográficamente
dispersas (los ferrocarriles). Los trenes con locomotoras
de vapor hicieron posible la creación de los mercados
nacionales y las fábricas con máquinas operadas de va-
por permitieron desarrollar compañías de una escala
apropiada para servir a esos mercados nacionales. Con
la máquina de vapor y las grandes cantidades de equi-
pos que se podían adosar, la producción pudo alcanzar
un nivel en el cual llegaron a ser posibles las economías
de escala” (Thurow, 1996: 293-294).
La aplicación del conocimiento a la organización del
trabajo, dio como resultado la llamada Revolución de la
Productividad. Este proceso se extendió, más o menos,
desde 1800 hasta la Segunda Guerra Mundial y uno de
sus pioneros fue Frederick W. Taylor. Después de la
Segunda Guerra Mundial el conocimiento ha venido
aplicándose cada vez más al conocimiento mismo, a lo
que Drucker ha dado en llamar la Revolución Adminis-
trativa. Según este autor, “el conocimiento se está con-
virtiendo actualmente en el único factor de la produc-
ción, y ha puesto a un lado tanto al capital como al tra-
bajo”, concluyendo que aunque es prematuro llamar a la
nuestra, “sociedad del conocimiento”, pues sólo tenemos
una economía del conocimiento, “nuestra sociedad es
ciertamente postcapitalista” (Drucker,1994:22). Discu-
tible o no esta afirmación, lo cierto es que los cambios
introducidos en la estructura económica y social de los
países más desarrollados, y del mundo en general, bajo
la influencia directa del desarrollo del conocimiento,
invitan a una reflexión más profunda, lo cual no es po-
sible en los marcos de este ensayo.

85
2.2. Conocimiento y desarrollo

El conocimiento ha sido la base del desarrollo eco-


nómico y social. A través de los grandes inventos apli-
cados al cambio tecnológico el sistema productivo, los
hábitos de consumo, las costumbres y, en general, las
relaciones de producción, han evolucionado a lo largo de
la historia. Gracias al desarrollo tecnológico, el ser
humano ha ido adquiriendo un mayor control de la na-
turaleza y construyendo mejores condiciones vida, aun-
que esta interacción (individuo-naturaleza) no siempre
ha redundado en la plena satisfacción de las necesida-
des de la sociedad en su conjunto. Si bien el desarrollo,
en general, tiende a mejorar las condiciones de vida de
la población, no todas sus manifestaciones logran este
objetivo. La prevalencia de intereses monopólicos sobre
el interés común, hace que los frutos del desarrollo no
se distribuyan equitativamente entre todos los miem-
bros de la sociedad, entre todas las regiones de un país
y entre todos los países.
A medida que los cambios tecnológicos incrementan
incesantemente la productividad de los principales fac-
tores de producción, lo cual redunda en un mayor cre-
cimiento de la economía, la brecha social entre ricos y
pobres tiende a aumentar en términos relativos. De esta
manera, todo el conocimiento acumulado por la huma-
nidad a lo largo de su historia, no ha servido para resol-
ver los problemas de un alto porcentaje de la población
del planeta. Se estima que en la actualidad hay por lo
menos mil millones de personas en el mundo, que sub-
sisten en condiciones de miseria, mientras que en el
otro extremo un número similar de personas disfruta de
la abundancia y el bienestar material.

86
De igual manera, el consumismo desaforado, des-
atado por los países tecnológicamente más desarrolla-
dos, ha traído como consecuencia la contaminación cre-
ciente del medio ambiente, provocando fenómenos pla-
netarios como el recalentamiento del clima y la destruc-
ción de la capa de ozono. La tierra, especialmente las
regiones más pobres, tiende a convertirse en un enorme
basurero, donde son depositados los desechos de las
naciones opulentas. Es tal la capacidad destructiva del
conocimiento mal utilizado que en estos momentos,
cuando en el mundo millones mueren de hambre y por
enfermedades, el arsenal bélico acumulado por las po-
tencias tecnológicamente desarrolladas puede servir
para hacer desaparecer nuestro planeta no una, sino
varias veces.
De esta manera el conocimiento, de fuerza creadora,
puede convertirse, como de hecho ocurre, en medio de
destrucción. Esto nos plantea el reto de la búsqueda de
nuevos paradigmas socioeconómicos, en los cuales el
conocimiento efectivamente se ponga al servicio de la
sociedad en su conjunto, y no de unos pocos países y
personas. Definitivamente, hay que repensar la función
social del conocimiento.

2.3. Situación actual

En la actualidad, la circulación relativamente libre


de información hace posible que muchas personas y paí-
ses con recursos limitados, puedan acceder al conoci-
miento, casi al mismo tiempo en que este se produce.
Este hecho eleva considerablemente las posibilidades de
los países menos desarrollados para mejorar su capaci-
dad competitiva en los mercados internacionales. La

87
socialización creciente del conocimiento se constituye
así en uno de los rasgos característicos de la sociedad
mundial en la actualidad. Tal vez el principal medio de
propagación del conocimiento a escala planetaria, y de
lo cual se benefician también las naciones menos des-
arrolladas, son las empresas transnacionales, quienes
adelantan actividades de investigación y desarrollo y
las transfieren a las filiales basadas en los países recep-
tores de inversión extranjera. El aprovechamiento de
esta oportunidad por parte de los países menos desarro-
llados depende, sin embargo, de las condiciones que se
generen para ello, entre las cuales está el fortalecimien-
to del llamado capital humano y de la investigación,
para poder adoptar, adaptar y generar nuevos conoci-
mientos. En esto reside uno de los secretos del éxito de
los llamados países de reciente industrialización, ubica-
dos en su gran mayoría en Asia. Otro ejemplo ilustrati-
vo es el caso de la India, donde se produce software
competitivo.
No obstante, las empresas transnacionales, pese al
proceso de globalización, conservan el monopolio del
conocimiento de vanguardia representado en las llama-
das tecnologías de punta, pues la mayor inversión en
investigación y desarrollo corre por su cuenta, o por
cuenta de sus países de origen.
Lo anterior impone el reto de desarrollar tecnologías
apropiadas a las condiciones locales, con miras a poten-
ciar ventajas competitivas, que les permitan a los países
en desarrollo insertarse exitosamente en los mercados
internacionales, sin tener que convertirse necesariamen-
te en un simple apéndice tecnológico de las empresas
transnacionales. Y para lograr este objetivo se requiere
un gran esfuerzo en materia de investigación y desarro-
llo, y mucha creatividad, pues, como señala Lester Thu-

88
row, a pesar de que el conocimiento se ha convertido en
la única fuente de ventaja competitiva en el largo plazo,
este sólo puede ser empleado cuando existen condiciones
apropiadas, como la formación de un recurso humano
debidamente calificado, con determinadas habilidades
para su empleo, aparte de otras condiciones como el de-
sarrollo de la infraestructura, especialmente en el campo
de las telecomunicaciones (Thurow, 1996:88-89).

3. INFORMACIÓN Y CONOCIMIENTO

Existe una estrecha relación entre información y co-


nocimiento. La información es la base del conocimiento,
pero este último a su vez es fuente de información. No
toda información se convierte automáticamente en co-
nocimiento. Es necesario todo un proceso de análisis
para identificar aquellos componentes que realmente
nos pueden servir para esclarecer los interrogantes sur-
gidos dentro de determinada área del saber. Es decir, el
conocimiento requiere de cierto grado de razonamiento
y enjuiciamiento que organiza la información mediante
su comparación y clasificación. Para ello es necesario un
ejercicio interactivo sujeto-objeto del conocimiento, en el
cual se debe asumir una posición crítica y creativa, con
el propósito no solo de apropiarnos de la información
disponible, sino, además, y sobre esta base, generar nue-
vo conocimiento.
Nos encontramos ante una verdadera revolución en
el conocimiento. Se estima que en los últimos treinta
años, en los países más desarrollados se ha producido
más conocimiento que en los cinco milenios anteriores.
En la actualidad cada cinco años se duplica la informa-
ción disponible y esta franja tiende a acortarse cada vez

89
más. El principal vehículo de propagación momentánea
de la información, desafiando las nociones de tiempo y
espacio, son las llamadas redes de información interna-
cional, especialmente la Internet. Esta red de redes ofre-
ce posibilidades infinitas de información sobre todos los
campos de la actividad humana, permitiendo su uso con
fines educativos, investigativos, militares o comerciales.
Internet es algo así como una gran autopista de la in-
formación interactiva, en la cual podemos navegar inde-
finidamente, conectarnos a través de los llamados sitios
con personas en cualquier parte del mundo, hacer nego-
cios, intercambiar opiniones, conseguir empleo, etc. Pero
la Internet es un mundo sin control, en el cual podemos
expresar lo que queramos y al mismo tiempo exponernos
a la influencia de todo tipo de información. Y es que la
Internet, maravilla tecnológica de finales del siglo XX, al
igual que otros medios de comunicación como el teléfono,
la radio y la televisión, puede contribuir al desarrollo de
la humanidad o por el contrario a la proliferación de va-
lores que impiden el avance del conocimiento. Todo de-
pende del uso que le demos. No hay que olvidar que la
Internet es ante todo un cibermercado electrónico, en
donde el consumismo encuentra su máxima fetichiza-
ción. Casi todo está al alcance de tu mano. Solo hay que
tener capacidad de compra y una tarjeta de crédito.
El crecimiento de la Internet ha sido impresionante.
De acuerdo con un informe del Departamento de Comer-
cio de Estados Unidos, si la radio debió esperar 38 años
para alcanzar 50 millones de oyentes, y la televisión 13
años para lograr el mismo objetivo, la Internet sólo necesi-
tó cuatro años. Se calcula que en los últimos cinco años
más del 25% del crecimiento de los Estados Unidos corrió

90
por cuenta de los sectores de informática y comunicacio-
nes.60
Es tal el impacto de la revolución informática que ya
se empieza a hablar de una cibersociedad, dentro de la
cual está surgiendo toda una cibercultura. Y no es para
menos, pues aparte de la virtualización de las relacio-
nes entre las personas, se estima que en la primera dé-
cada del siglo entrante por lo menos el 90% de los nego-
cios se hará a través del Internet. Es decir, nos aproxi-
mamos a la era de la Cibereconomía.
Otro fenómeno informático de actualidad es el sur-
gimiento de la cibereducación. Las redes inteligentes
están revolucionando los métodos de educación en todo
el mundo. Los conceptos de biblioteca electrónica, aula
inteligente, conferencias interactivas vía Internet, co-
rreo electrónico, los llamados chats, etc. están cambian-
do los métodos tradicionales de aprendizaje y socializa-
ción del conocimiento. No está lejano el día en que la
tradicional clase de tiza y tablero desaparezca por com-
pleto, y con ella el profesor sabelotodo. En el futuro la
función del profesor se centrará fundamental en la di-
rección del proceso de aprendizaje, el cual transcurrirá
casi en su totalidad por fuera del aula de clase. Incluso
las consultas y las evaluaciones podrán hacerse direc-
tamente a través del Internet. En estos momentos ya se
puede realizar estudios de postgrado vía Internet.
Actualmente está en desarrollo el proyecto GLOSAS
(Global Sistems Analysis and Simulation) que pretende,
a través del sistema de computadores y de técnicas
avanzadas de telecomunicaciones, integrar a los exper-

60 “Pronostican rápido crecimiento del comercio electrónico”.


CNN en Español. www.cnnenespanol.com. Abril 16 de 1998.

91
tos e investigadores de muchos países en la búsqueda
de nuevas soluciones a los problemas actuales de la
humanidad. Dentro de este proyecto está la creación de
una Universidad Global Electrónica, concebida como
una red educativa a escala mundial. Su objetivo será no
solo el intercambio de conocimientos en el campo de la
educación, sino también buscar un mayor acercamiento
y comprensión entre todos los pueblos del mundo. De-
ntro de este mismo proyecto esta contemplada la crea-
ción de la Universidad Global Latinoamericana, la cual
tendrá como eje de su quehacer colaborar en la reduc-
ción del impacto del deterioro ambiental, la destrucción
del ecosistema y la desaparición de especies en la re-
gión. Entre otros propósitos están la internacionaliza-
ción de oportunidades educativas, el uso de tecnologías
educativas avanzadas y el respaldo a la investigación.
No hay duda de que la revolución informática nos
brinda enormes posibilidades de mejorar nuestras ven-
tajas competitivas en el escenario mundial. No obstan-
te, para ello se requiere, aparte de concientizarnos so-
bre su importancia, inversiones en infraestructura ade-
cuada para tal fin. América Latina hasta ahora está
empezando a insertarse en el mundo moderno de las
redes de información. Según información reciente “los
4,8 millones de cibernautas que registraba la zona en
1998 han crecido a unos 7,5 millones en 1999, y de
acuerdo a las cifras de la firma de estudios Data Corp.,
estos sumarán 19 millones en el año 2003”.61 En la ac-
tualidad, el número de internautas en los principales 20
países, que concentran el 90% de los usuarios de todo el
mundo, es de 445,9 millones y para el 2004 se espera

61 “Tras un mercado in spanish'“. http://bogota.eureka.com.co/


otraspub/ indexElTiempo.html. Consultado nov.13/99.

92
que esta cifra llegue a los 709,1 millones.62 En Colombia
el número de internautas ha venido incrementándose
en forma acelerada en los últimos cinco años y para co-
mienzos del año 2000 ya se calculaba en por lo menos
500 mil usuarios conectados a la red, la mayoría de los
cuales a través de canales relacionados con Universida-
des y empresas.63 A comienzos del 2002, según CyberA-
tlas, esta población sería de 700 mil usuarios aproxima-
damente,64 cifra que puede ser superior, si la compara-
mos con la anterior. Cerca del 93% de estos usuarios se
concentra en tan solo tres ciudades: Bogotá, Medellín y
Cali y al finalizar el 2001 el 81% se concentraba en Bo-
gotá.65
Pero no todo es color de rosa. La revolución informá-
tica hace que cada vez más individuos pierdan su priva-
cidad, pues todo lo concerniente a su personalidad, fa-
milia, propiedades, gustos, etc., se convierte en patri-
monio de muchas personas. En la era de la informática
el individuo tiende a convertirse en un registro más de
la gigantesca base de datos, manipulada, tanto por los
organismos del Estado, como por innumerables empre-
sas, desde los supermercados hasta las entidades finan-
cieras. Es tal el poder de la información que en la actua-
lidad las guerras —comerciales o militares—, se ganan
antes de que se den efectivamente sobre el terreno, gra-

62 Ver: CyberAtlas. “The World's Online Populations”. January

17, 2002. http://cyberatlas.internet.com/big_picture/geographics/


print/0,,5911 _151151,00.html
63 “Cinco vías para estimular uso de Internet”. El Tiempo. Fe-

brero 12 de 2000. http://www.eltiempo.com/hoy/cop_a000tn0.html


64 Ver: CyberAtlas. “The World's Online Populations”. Op. cit.
65 “Internet se concentra en grandes ciudades”. El Tiempo. San-

tafé de Bogotá, 4 de febrero de 2002. http://eltiempo.terra.com.co/04-


02-2002/comp165655.html

93
cias a la capacidad y a los medios para conocer de an-
temano la situación del rival. Todos sabemos que en
estos momentos con ayuda de satélites, aviones “invisi-
bles”, e instrumentos de visión nocturna, no es difícil
detectar los movimientos del enemigo, su potencial béli-
co, e incluso averiguar la situación de las reservas na-
turales de determinada región o país. El viejo espionaje
político y militar cede cada vez más terreno al espionaje
del conocimiento, especialmente en el campo de las tec-
nologías de punta. Este espionaje se ha sofisticado con
el uso de la Internet, al punto que adolescentes han
penetrado los archivos del propio Pentágono, cerebro
militar del primer Estado policía del mundo. El ciberes-
pionaje puede paralizar en el futuro empresas, bolsas
de valores, bancos de datos e incluso países. A través
del ciberespacio y en general, de los medios electrónicos
de procesamiento de información, navegan agazapados
los temibles virus, que pueden destruir o alterar infor-
mación valiosa.
Igualmente, la fiebre de la Internet ya está gene-
rando problemas de salud pública. Ha surgido la cibe-
radicción, que como cualquier otra forma de adicción,
produce dependencia. Muchas personas están siendo
tratadas para curarse del electrónico mal, que no solo
arruina su salud sino, incluso, su vida familiar.

4. CONCLUSIONES

No hay duda que nos encontramos en una de las fa-


ses más apasionantes del desarrollo de la humanidad.
El llamado proceso de globalización, jalonado por la
vanguardia del conocimiento en todos campos, está mo-
dificando profundamente la estructura socioeconómica,

94
política y cultural del mundo, al punto que parecería
que estamos entrando en una etapa cualitativamente
nueva del desarrollo histórico. No obstante, la persis-
tencia de muchos de los problemas que aquejan a la
humanidad desde tiempos inmemoriales, y otros que
han surgido precisamente dentro del actual proceso de
profundización de la división internacional del trabajo,
obligan a reflexionar sobre el particular.
La globalización de la economía y del conocimiento,
gracias a la relativa facilidad de acceso a la información
y del perfeccionamiento de los medios de comunicación
entre las naciones, abre nuevas perspectivas de inser-
ción competitiva de los países menos desarrollados en el
nuevo orden económico internacional. Sin embargo, este
proceso sigue siendo comandado por las empresas
transnacionales que controlan no sólo la producción, el
comercio y las fuentes de financiación, sino los mayores
avances en el campo del conocimiento. Esto les permite
moldear la división internacional del trabajo de acuerdo
a los intereses de los países más desarrollados, refor-
zando el carácter apendicular de nuestras economías y
limitando cada vez más nuestra capacidad de maniobra
en el plano internacional.
En estas condiciones, toda posibilidad de participa-
ción competitiva de nuestros países en el actual esque-
ma de división internacional del trabajo, está condicio-
nada a la presencia de las empresas transnacionales en
nuestras economías. Por eso el gran reto que tenemos
para el siglo XXI es encontrar nuevas alternativas de
desarrollo, que permitan potenciar ventajas comparati-
vas locales, pero sobre la base del empleo de tecnologías
avanzadas, de tal forma que podamos competir en los
mercados internacionales. El camino está abierto. Todo
depende de nosotros.

95
IV. UNIVERSIDAD Y GLOBALIZACIÓN66

INTRODUCCIÓN

LOS CAMBIOS ocurridos en la estructura de la economía


y la sociedad mundiales durante el siglo XX, jalonados
por los avances tecnológicos en el campo de la informa-
ción, la biotecnología y los nuevos materiales, obligan a
revisar los paradigmas imperantes acerca del papel de
la educación, en general, y de la educación superior, en
particular, en el progreso de las naciones.
Dentro de este contexto, el gran desafío que deben
enfrentar nuestros países es el de cómo insertarse de
manera competitiva en un mundo cada vez más globali-
zado, en el que, pese a que no se ha modificado sustan-
cialmente el esquema asimétrico del desarrollo entre las

66Publicado inicialmente en: Revista de Ciencias Sociales (RCS).


FACES-LUZ. Universidad del Zulia. Maracaibo-Venezuela. Vol. VII,
Enero-Abril 2001, pp. 141-151.
naciones, se generan oportunidades para los países más
atrasados, siempre y cuando se adecuen a las nuevas
circunstancias. Se trata de una nueva etapa del desa-
rrollo, sustentada en el conocimiento y hacia donde de-
ben orientarse todos nuestros esfuerzos académicos e
investigativos.
Con el fin de desarrollar las ideas anteriores el pre-
sente ensayo busca caracterizar, en términos generales,
la naturaleza del proceso de globalización, tanto de la
economía como del conocimiento. También se resalta el
papel de la educación superior y de la Universidad en la
transformación socioeconómica de los entornos, con cri-
terio humanístico y sostenible, y de cara a los retos que
implica la inserción competitiva de nuestras economías
en la actual división internacional del trabajo.

1. LA GLOBALIZACIÓN:
CONCEPTOS GENERALES

El proceso de profundización de la división interna-


cional del trabajo, a raíz de los cambios tecnológicos sin
precedentes en la estructura de la economía mundial en
la segunda mitad del siglo XX, en los campos de la elec-
trónica, especialmente de la microelectrónica, las tele-
comunicaciones, la informática, la biotecnología, la in-
geniería genética, la sustitución de materiales, los me-
dios de transporte, etc., ha contribuido a una mayor
integración de las naciones dentro del complejo tejido
del sistema planetario de interconexiones económicas,
políticas y culturales. Esta situación ha sido caracteri-
zada por los medios académicos, políticos y empresaria-
les como el fenómeno de la globalización, sin que haya
consenso sobre el significado de dicho término. En rea-

97
lidad, el concepto de globalización tiene connotaciones
de tipo ideológico, socioeconómico, político y cultural.
Desde el punto de vista ideológico la globalización es
el argumento neoliberal que trata de justificar la inevi-
tabilidad de someter el desarrollo de los países a los
dictados del mercado, bajo el supuesto de la igualdad de
oportunidades para todos. Es en este marco que se ha
intensificado el proceso de apertura de los países menos
desarrollados, como condición para la supuesta inser-
ción competitiva en los mercados internacionales. No
obstante, la realidad dista mucho del planteamiento
teórico, pues en la práctica globalización no significa
homogeneización de las economías, sino más bien pro-
fundización de la brecha económica y tecnológica entre
los países más desarrollados y el resto de naciones del
planeta. En este sentido el concepto de globalización
viene a ser como el pretexto para ampliar el dominio del
capital transnacional sobre las economías menos avan-
zadas, a través de los flujos de capital de préstamo y de
inversiones directas, así como de la penetración de los
medios de comunicación masiva.
Aunque los voceros del capital transnacional mues-
tran la globalización como el resultado aparentemente
lógico de la expansión del mercado a escala planetario,
este enfoque tiene detractores aún en sus propias filas.
Uno de los magnates de la especulación financiera,
George Soros, pone en entredicho la supuesta efectivi-
dad de la economía sustentada en lo que el llama el
“fundamentalismo del mercado”, al cual responsabiliza
de que “el sistema capitalista global carezca de solidez y
sea insostenible” (Soros, 1999:22).
Esta reflexión es importante, toda vez que la Uni-
versidad, incluyendo la Universidad pública, ha ido des-
cendiendo en su escala de valores al pragmatismo mer-

98
cantil, a tal punto que el criterio economicista, cortopla-
cista, termina imponiéndose a la búsqueda de la exce-
lencia académica y científica, limitando de esta manera
su papel en la transformación del entorno socioeconómi-
co dentro del cual está inserta. Es cuestión de ética, de
compromiso con la sociedad en su conjunto, lo cual no es
típico de la economía orientada solamente por la “mano
invisible” del mercado. La fetichización de este último
no ha hecho más que promover el consumismo desafo-
rado en las naciones más desarrolladas, produciendo el
creciente deterioro del medio ambiente y el agotamiento
de los recursos naturales del planeta, así como la inten-
sificación del parasitismo económico, especialmente en
el campo de la especulación financiera y bursátil, lo cual
ha generado una creciente incertidumbre y desestabili-
zación a escala mundial.
En el aspecto socioeconómico la globalización sus-
tentada en el fetichismo mercantil, lejos de solucionar
problemas como la pobreza, el atraso económico y el
deterioro ambiental, ha profundizado la brecha entre un
puñado de naciones privilegiadas y en resto del mundo.
Se estima que en la actualidad por lo menos 1200 mi-
llones de personas sobreviven en la miseria, con ingre-
sos que no superan un dólar diario, y se prevé que muy
pronto esta cifra llegue a los 1500 millones. (Banco
Mundial, 1999:3). Si miramos el mapa económico del
mundo, aún asumiendo metodologías generosas, la ma-
yor parte de la producción, el consumo y los avances
tecnológicos se concentra en un grupo de países que no
representan ni el 20% de la población total de las nacio-
nes del planeta. De acuerdo con el último informe del
FMI, las 28 economías más avanzadas, que representan
apenas el 15.5% de la población mundial, generan el
57.4% del producto y controlan el 77.6% de las exporta-

99
ciones mundiales de bienes y servicios, al tiempo que
128 países en desarrollo, con el 77.7% de la población
planetaria, solo participan en el 36.8% del producto y el
18% de las exportaciones (IMF: table A). La tendencia a
la desigualdad se acentúa, pues si hace cuarenta años
la renta de los países desarrollados era 30 veces supe-
rior a la del 20 por ciento de los más pobres, hace cinco
años llegó a ser 80 veces mayor.67
En este proceso apabullante de la globalización a
veces se dejan de lado aspectos como la transcultura-
ción, resultado de la profundización de relaciones asi-
métricas entre los pueblos del mundo. De acuerdo con el
Sela, la dimensión cultural es muy importante para
poder hacer una lectura coherente del mundo contem-
poráneo. “Los modelos de economía política y de rela-
ciones internacionales actualmente vigentes no pueden
por sí solos explicar, dar sentido y proponer políticas
orientadas a la solución de los problemas multidimen-
sionales que hoy enfrentamos”(Sela, 1996).
La globalización ha afectado, para bien o para mal,
las culturas dependientes que lenta pero sostenidamen-
te van perdiendo su identidad, al asumir patrones de
comportamiento sociocultural a imagen y semejanza de
las naciones más desarrolladas. Al mismo tiempo, el
resurgir de los nacionalismos y la lucha por el afianza-
miento de los valores locales, así como la globalización
de los canales de comunicación planetaria, generan
nuevas oportunidades para la internacionalización de
culturas antes ignoradas.

67 Ver: El Tiempo (2000). “El abismo entre los ricos y los po-

bres”. 16 de abril. Internacional. Santafé de Bogotá.

100
Pero, independientemente de las contradicciones
asociadas al fenómeno de la globalización y de la eco-
nomía de mercado, especialmente la persistencia de la
asimetría tecnológica y socioeconómica entre las nacio-
nes, no hay duda de que nos encontramos ante una fase
del desarrollo capitalista mundial cualitativamente di-
ferente a la etapa toffleriana de la “segunda ola”, carac-
terizada por el predominio de la gran industria, susten-
tada en elevadas escalas de producción masiva. El ca-
rácter de los cambios tecnológicos ocurridos en las últi-
mas décadas han con conducido al surgimiento de una
especie de “nuevo continente sin tierra”, en el cual las
fronteras convencionales prácticamente desaparecen,
dando lugar a la aparición de una “nueva economía”
(Ohmae, 2000).
En este nuevo escenario se está modificando radi-
calmente el paradigma de crecimiento sustentado sola-
mente en sectores tradicionales de la economía, los cua-
les han tenido que reestructurarse en concordancia con
las nuevas tecnologías, dando paso al surgimiento de
nuevas actividades como los servicios informáticos, los
servicios de consultoría, la educación por Internet, el
comercio electrónico, la producción de software, etc.
Igualmente han aparecido en el escenario laboral nuevas
profesiones como “técnicos en control de datos”, “analista
de investigación de mercados on-line”, “programador de
Webs”, “director de contenidos”, “técnico de sistemas de
vídeo on-line”, “ingeniero de audio on-line”, “director de
producto on-line”, “ejecutivo de cuentas on-line”, “direc-
tor de operaciones on-line”, “ingeniero de sistemas Web”,
“director general de Web-administrador de Webs”, “di-
rector de desarrollo de negocios on-line”, “director de
marketing on-line”, “director de licencias on-line”, “vice-
presidente de negocios on-line”. Como señala un estudio-

101
so del tema, en los Estados Unidos, estos nuevos profe-
sionales alcanzan sueldos que oscilan entre los 40 y 110
mil dólares anuales, sin incluir la participación en bene-
ficios y/o incentivos por parte de quienes ocupan puestos
de gestión. (Carpintier, 2000). La producción e intercam-
bio de información de todo tipo se ha convertido en el
principal jalonador de la economía norteamericana, así
como también en factor desestabilizador, vía mayor espe-
culación con las llamadas acciones tecnológicas, que en la
mayoría de los casos no reflejan la situación real de las
empresas.
En estas nuevas condiciones, aún considerando el
carácter desigual del desarrollo económico a escala
mundial, no hay duda que surgen perspectivas atracti-
vas para los países menos avanzados. El reto consiste
en saberlas aprovechar de manera creativa, como lo han
hecho ya algunos países en desarrollo (Sudeste Asiático,
India).
Como reflexión final podemos decir que la llamada
globalización no es de lejos la panacea de los males que
aquejan al mundo contemporáneo, pero tampoco es la
causa única de los mismos. La globalización no es más
que una etapa en el largo proceso de internacionaliza-
ción de las relaciones capitalistas de producción, lidera-
da por las empresas transnacionales, cuyo inicio se re-
monta bien atrás en la historia de los pueblos y durante
el cual las relaciones internacionales se han caracteri-
zado por todo, menos por la reciprocidad y la conviven-
cia pacífica. (Ferrer, 1998)

102
2. GLOBALIZACIÓN DEL CONOCIMIENTO

En el centro de los cambios surgidos al interior de la


estructura socioeconómica mundial se encuentra la pro-
fundización y expansión del conocimiento, el cual se
constituye en el determinante de las ventajas compara-
tivas de los países. Estas ventajas ya no se basan en la
dotación de recursos naturales, la mano de obra barata
o la ubicación geográfica, sino en el desarrollo del talen-
to humano, cuyos conocimientos y habilidades no solo
hacen posible mejorar las ventajas competitivas en la
economía mundial, sino también encontrar alternativas
de solución a los problemas económicos y sociales de los
entornos nacionales y locales (Chaparro, 1998; Romero,
1993: Capítulo I). A este proceso ha contribuido en for-
ma notoria la llamada revolución de la información.
Es tal la importancia de la información que para
personalidades como el expresidente de la Unión Euro-
pea, Jaques Delors, esta se constituye en el petróleo del
siglo XXI (Foix, 2000). La información está cambiando
incluso la vieja noción de imperialismo. Ahora se habla
no solo de imperialismo económico, militar y político,
sino también mediático y comunicativo, gracias al uso
de la información por parte de los monopolios de las
comunicaciones como medio para manipular la opinión
pública mundial. Por eso en la actualidad “el más fuerte
no es únicamente el que más tiene, sino también el que
más sabe, el que mejor comunica, el que arbitra el alto
tribunal de la opinión pública local, nacional o mundial”
(Foix, 2000).
La revolución de la información ha modificado tam-
bién el tradicional esquema de producción en masa para
dar paso a sistemas económicos flexibles, orientados a
nichos especializados de mercado. “La revolución en la

103
información no solo hace posible, sino que a su vez es
realimentada, por la quiebra de la producción masiva y
el mercado de masas. La desmasificación es una causa
clave de la Revolución Informática. De forma inevitable
ocurrirán cambios en la distribución básica de la rique-
za y el poder, como resultado simplemente del empleo
de las nuevas tecnologías de la información” (Descentra-
lización industrial).
Esta revolución igualmente ha profundizado el pro-
ceso de terciarización del empleo. El porcentaje de traba-
jadores de los países más avanzados, empleados en los
procesos fabriles, ha descendido significativamente en los
últimos 20 años. En los Estados Unidos, por ejemplo, en
la actualidad solo el 9% de la población total (unos 20
millones de trabajadores) se dedica a la fabricación de
objetos para unos 250 millones de personas, mientras
que 65 millones de trabajadores, “suministran servicios y
manipulan signos”(Descentralización industrial).
Se trata no solo de cambios cuantitativos, sino tam-
bién cualitativos, toda vez que los empleos ubicados en
el sector terciario están asociados al uso de tecnologías
de punta, las cuales involucran conocimiento avanzado.
Pero no solo en el sector terciario se están dando es-
tos cambios. Hoy prácticamente todas las profesiones,
en mayor o menor medida, dependen de la tecnología de
la información para poder desempeñarse eficientemen-
te. Esto se refiere en particular a la gerencia. Según
una publicación especializada, “los viajes intercontinen-
tales en tiempo real vía Internet, la extinción de obstá-
culos geográficos, políticos y culturales, los grandes flu-
jos de capital que se pasean orondos por el mundo y un
cliente nacional e internacional cada vez mejor infor-
mado y más exigente, requiere la formación de un nue-
vo gerente” (Revista Gerente, 2000:12).

104
Fenómenos como el desarrollo de las comunicaciones
satelitales y la aparición de la Internet, cambiaron ra-
dicalmente el proceso de producción y circulación de la
información entre todos los puntos geográficos del pla-
neta, a costos considerablemente bajos si se comparan
con los que existían hace tan solo una década. Todo esto
ha desembocado en una especie de sobresaturación de
información, al punto que en la actualidad el problema
del conocimiento depende no tanto de si tenemos o no
acceso a la información, sino de la forma en que haga-
mos uso de ella. La hiperinformación puede conducir a
situaciones paradójicas en las que no logramos ubicar-
nos en nuestro objeto de estudio o en nuestra área de
interés. Por eso, uno de los desafíos es el de “como con-
vertir información en conocimiento útil, y el de cómo
aprovechar el proceso de generación y apropiación del
conocimiento para inducir procesos dinámicos de apren-
dizaje social”, de tal manera que el impacto en el desa-
rrollo de las capacidades y las habilidades de las perso-
nas y las organizaciones se conviertan en factor de cam-
bio (Chaparro, 1998b).
Para lograr dicho objetivo es necesario todo un proce-
so de análisis que identifique los componentes que real-
mente nos pueden servir para esclarecer los interrogan-
tes que surgen dentro de determinada área del saber.
“Es decir el conocimiento requiere de cierto grado de ra-
zonamiento y enjuiciamiento que organiza la información
mediante su comparación y clasificación. Para ello es
necesario un ejercicio interactivo sujeto-objeto del cono-
cimiento, en el cual se debe asumir una posición crítica y
creativa, con el propósito no solo de apropiarnos de la
información disponible, sino, además, y sobre esta base,
generar nuevo conocimiento” (Romero, 1999:27-28).

105
Pero el conocimiento tropieza a veces con talanque-
ras culturales difíciles de superar. La resistencia al
cambio frena las posibilidades de avanzar en el conoci-
miento científico y promueve el consumismo de saberes
elaborados en otras latitudes y para otras realidades,
sin evaluar su conveniencia o no, en la solución de nues-
tros problemas. Por eso la pereza mental, el no querer
ver más allá de los árboles, es tal vez el mayor obstáculo
que impide aprovechar de manera creativa las bonda-
des de la globalización del conocimiento. Todo esto
reproduce incesantemente una carencia relativa de
saberes que impide la transformación de nuestras es-
tructuras socioeconómicas, de acuerdo con los retos de
una sociedad mundial cada vez más interconectada y
competitiva.

3. PAPEL DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR


EN LA CREACIÓN DE CONOCIMIENTO

La educación superior está llamada a jugar un papel


cada vez más importante no solo en la formación de pro-
fesionales, sino fundamentalmente en la generación de
nuevos conocimientos, que respondan a las necesidades
de la sociedad en el corto, mediano y largo plazo. Ahora
bien, si nos referimos a la llamada sociedad del conoci-
miento, la formación profesional ya no solo debe cen-
trarse en el desarrollo de ciertas habilidades especiali-
zadas, sino también de la capacidad para resolver crea-
tivamente los problemas imprevistos que se puedan
presentar en la práctica laboral. En este sentido es
urgente revisar los paradigmas curriculares en los
cuales se sustenta la educación universitaria en países
menos desarrollados, dados los pobres resultados en el
campo de la investigación básica y aplicada y en la poca
106
de la investigación básica y aplicada y en la poca capa-
cidad de respuesta por parte de los profesionales frente
a los retos que le plantea la sociedad actual.
Tal como se resaltó en la pasada Conferencia de la
UNESCO, “la educación superior ha dado sobradas prue-
bas de su viabilidad a lo largo de los siglos y de su capa-
cidad para transformarse y propiciar el cambio y el pro-
greso de la sociedad. Dado el alcance y el ritmo de las
transformaciones, la sociedad cada vez tiende más a
fundarse en el conocimiento, razón de que la educa-
ción superior y la investigación formen hoy en día parte
fundamental del desarrollo cultural, socioeconómico y
ecológicamente sostenible de los individuos, las comu-
nidades y las naciones” (UNESCO, 1998a).
No quedan pues dudas sobre la importancia de la
educación superior en la transformación de los entor-
nos. Sin embargo, la magnitud y profundidad del im-
pacto de la academia y la investigación dependerán en
gran medida del desempeño de las entidades universi-
tarias.

4. COMPROMISO DE LA UNIVERSIDAD

Como centro generador de conocimiento la Univer-


sidad tiene el compromiso estratégico de transformar su
entorno inmediato y mediato, con el fin de mejorar
permanentemente la calidad de vida de la población,
entendida esta no solo como la satisfacción de la de-
manda de bienes y servicios, sino también como el desa-
rrollo cultural y la conservación y mejoramiento del
medio ambiente. Además, la Universidad debe asumir
la responsabilidad de contribuir a la inserción competi-

107
tiva de los diferentes sectores de la economía local, re-
gional y nacional, en los mercados internacionales.
Es decir, la Universidad debe preocuparse no tanto
por la búsqueda del conocimiento en sí mismo, sino que
debe tratar de encontrarle una aplicación práctica. Se-
gún la conferencia de la UNESCO, “actualmente la uni-
versidad estima que sus funciones van más allá de la
visión de Newman para abarcar la utilización de los co-
nocimientos adquiridos a fin de aumentar (directa o indi-
rectamente) el bienestar material, la felicidad y el con-
fort de la humanidad. En nuestros días la enseñanza
superior se considera una institución destinada no sólo a
ampliar conocimientos y a formar a los jóvenes sino tam-
bién a difundir y a aplicar esos conocimientos” (UNESCO,
1998b).
Este planteamiento es especialmente válido en la
actualidad, pues los cambios del siglo XX han trastocado
el esquema convencional de Universidad. En un en-
cuentro realizado en la ciudad de Córdoba, Argentina, a
finales de 1998, se constata cómo la Universidad del
siglo XX se vio seriamente afectada por una crisis de
identidad, “producto de los grandes cambios sociales,
políticos y tecnológicos que ha experimentado el planeta
y de la transformación de valores y metas que ha repre-
sentado para algunas instituciones el responder a
ellos”, al tiempo que otras se resisten a aceptar la impo-
sición de modelos como el neoliberal, que busca reducir
la educación superior a un instrumento para generar
profesionales orientados a satisfacer las demandas del
mercado (Universidad de Córdoba, 1998).
Ahora bien, si el conocimiento generado desde la
Universidad es fundamental para enfrentar el reto com-
petitivo del actual proceso de globalización, para ello es
indispensable “lograr una mejor integración entre los

108
tre los programas de educación superior y los de ciencia
y tecnología, tanto en investigación como en transferen-
cia de conocimientos”, lo cual requiere de una reorgani-
zación de las estructuras académicas y de investigación
científica en todas la áreas y niveles, quebrando “el ais-
lamiento y fraccionamiento que actualmente existe”
(CRESALC/UNESCO, 1999:183).
La Universidad también es un medio importante
para lograr una inserción más ventajosa de las regiones
y localidades en la economía mundial. De acuerdo con
John Goddard, el cual a su vez hace referencia al libro
de Kanter, R.M, World Class, “en el futuro triunfarán
aquellas empresas, grandes y pequeñas, capaces de
cumplir los criterios internacionales y de utilizar las
redes mundiales. Lo mismo ocurrirá con las ciudades y
regiones que consigan vincular las empresas de sus te-
rritorios a la economía mundial, dado que los factores
de la mundialización tienen tanta influencia que las
comunidades deben establecer una relación entre lo
mundial y lo local y crear una cultura cívica para atraer
y retener o “integrar” las inversiones móviles. El desafío
consiste en encontrar maneras en que la economía
mundial pueda funcionar en el ámbito local liberando
estos recursos que distinguen un lugar de otro. El ar-
gumento esencial para ello es que las universidades
pueden ofrecer un recurso vital de ubicación en la eco-
nomía mundial” (Goddard, 1998).

5. ¿QUÉ HACER?

Como hemos observado a lo largo de este escrito, son


muchos los retos que debe enfrentar la Universidad
para poder desempeñar un papel más efectivo en el pro-

109
ceso de acondicionamiento de los entornos nacionales,
regionales y locales, a las nuevas realidades de un
mundo cada vez más interdependiente, aunque des-
igual. En este sentido, existen diversas propuestas so-
bre las acciones que se deben emprender para colocar a
la Universidad en el sitio que corresponde. En el objeti-
vo general del Plan de Acción para transformación de la
educación superior en América Latina y el Caribe del
CRESALC, se busca “lograr una transformación profunda
de la educación superior en América Latina y el Caribe,
para que se convierta en promotora eficaz de una cultu-
ra de paz, sobre la base de un desarrollo humano fun-
dado en la justicia, la equidad, la democracia, y la liber-
tad, mejorando al mismo tiempo la pertinencia y la ca-
lidad de sus funciones de docencia, investigación y ex-
tensión, ofreciendo igualdad de oportunidades a todas
las personas a través de una educación permanente y
sin frontera, donde el mérito sea el criterio básico para
el acceso, en el marco de una nueva concepción de la
cooperación regional e internacional” (CRESALC/UNESCO,
1999:186).
Para ello se recomienda una serie de acciones o pro-
gramas orientados al mejoramiento de la pertinencia,
de la calidad, de la gestión y el financiamiento, así como
a la gestión académica de las nuevas tecnologías de in-
formación y comunicación y a la reorientación de la co-
operación internacional (CRESALC/UNESCO, 1999:187).
En general, se trata de repensar el modelo de apren-
dizaje practicado en los centros de educación superior,
con miras a potenciar un conocimiento más acorde con
las exigencias de las nuevas tendencias de la economía
y la sociedad. En este sentido se habla de la economía
de aprendizaje, definida como “una economía en la que
el éxito de los individuos, las empresas y las regiones

110
refleja la capacidad de aprender (y de olvidar las prácti-
cas pasadas); la evolución es rápida, las aptitudes pasa-
das quedan obsoletas y se exige nuevas capacidades; el
aprendizaje abarca la creación de competencias y no
sólo un mayor acceso a la información; el aprendizaje
continúa en todos los sectores de la sociedad y no úni-
camente en los de alta tecnología; y la creación neta de
empleo se produce en sectores con alto coeficiente de
conocimientos (investigación y desarrollo de alto nivel,
proporción elevada de títulos universitarios y situación
laboral que empeora para los trabajadores no califica-
dos)” (Goddard, 1998).
Igualmente, es indispensable revisar el esquema
administrativo de las Universidades, de tal forma que
las dependencias se pongan al servicio de la academia y
la investigación y no de intereses extrauniversitarios, o
incluso antiuniversitarios, como desafortunadamente
ocurre a veces. El manejo gerencial de la educación su-
perior debe sustentarse en indicadores de calidad, los
cuales no necesariamente se deben medir en términos
de rendimientos monetarios, sino a través de la evalua-
ción permanente del desempeño de los egresados de las
diferentes carreras, así como de la influencia de la Uni-
versidad en el cambio socioeconómico y cultural de su
entorno.
También es importante revisar los términos de con-
tratación de los docentes, partiendo de criterios funda-
mentados no solo en el acervo de conocimientos y títu-
los, sino también en la evaluación de la capacidad in-
vestigativa y pedagógica del aspirante. En este mismo
sentido es necesario perfeccionar los sistemas de eva-
luación de los estudiantes que aspiran a ingresar a la
Universidad, teniendo en cuenta su capacidad cognitiva
y de trabajo.

111
Las Universidades deben trascender la formación
profesionalizante, cuyo resultado es un egresado con
título pero con poca capacidad de influir creativamente
en la transformación de su entorno. El título debe ser,
más que una constancia de estudios, el reflejo del cam-
bio cualitativo e integral que debe darse en el cerebro
del nuevo profesional. Al respecto, no sería descabellado
establecer un examen final del egresado, en el que se
evalúe no solo los conocimientos adquiridos durante la
carrera, sino, fundamentalmente, la capacidad de res-
puesta a los problemas que le plantea su entorno.

6. CONCLUSIONES

Con la profundización del proceso de globalización


económica, política y cultural, la Universidad está lla-
mada a desempeñar un papel más activo en la forma-
ción de profesionales con visión universal, pero con ca-
pacidad de respuesta frente a la problemática nacional,
regional y local. Esto con el fin de lograr un posiciona-
miento más ventajoso de nuestros países en los merca-
dos internacionales, sobre la base de un desarrollo in-
terno más humano y sostenible. Para el logro de este
objetivo se requiere una mayor rigurosidad científica en
el trámite curricular, de tal manera que el egresado sea
no solo la suma de conocimientos acumulados en su ce-
rebro, sino que adquiera una formación integral, que le
permita influir creativamente en la transformación de
su entorno.
Pero el papel de la Universidad no debe limitarse
solo a la formación de profesionales, sino que como cen-
tro de producción de conocimientos le corresponde la
búsqueda de soluciones a los problemas del medio en

112
que transcurre su accionar. Para ello es necesario salir
de los muros universitarios e interactuar con el entorno,
así como estar al día con las tendencias de la ciencia y
la tecnología a escala mundial. La Universidad intro-
vertida y profesionalizante está llamada a desaparecer.
Es necesario además reformar a fondo el estilo de
manejo administrativo, de tal manera que el desempeño
de las instancias universitarias sea en función de la
excelencia académica y la producción de nuevos conoci-
mientos. Es un reto difícil pero inevitable si queremos
superar el atraso relativo y encontrar alternativas de
desarrollo más acordes con las exigencias del mundo
actual, tanto en el plano global como en el local.

113
V. EL MUNDO DE LA POBREZA68

INTRODUCCIÓN

LA POBREZA es tan antigua como el género humano; es


el polo opuesto de la riqueza. A lo largo de la historia la
confrontación de intereses entre pobres y ricos ha pro-
vocado toda clase de acontecimientos que, pese a los
avances en favor de los menos favorecidos, no han lo-
grado modificar sustancialmente la situación de des-
igualdad en que vive la mayor parte de la población
mundial. Aunque los estudios en su gran mayoría cen-
tran su atención en los estratos más pobres de la pobla-
ción, entre ricos y pobres se acomoda la llamada clase
media, que se debate permanentemente entre el dilema
de ascender en la escala social o de caer al precipicio de
la pobreza. Esto es especialmente notorio en épocas de

68 Publicado inicialmente en Tendencias, Revista de la Facultad

de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de


Nariño. Vol. I. Nº 2, noviembre de 2000 y Vol. II, Nº 1, junio de 2001.
crisis, cuando el Estado descarga sobre la clase media el
mayor peso del reajuste fiscal.
La pobreza depende del desarrollo relativo alcanzado
por determinada región o país. Así, tanto el carácter co-
mo la magnitud de la pobreza en los llamados países en
desarrollo difieren cuantitativa y cualitativamente de la
misma categoría en los países más avanzados. Igualmen-
te, dentro del grupo de los primeros la pobreza no se pre-
senta con la misma intensidad; así, la pobreza en los paí-
ses africanos y asiáticos reviste características cercanas
a la miseria, incluso a la miseria absoluta, como en el
caso de Asia Meridional y Norte del África. En otras re-
giones, como América Latina, la pobreza es menos pobre.
Es decir, sin que se logre satisfacer plenamente las nece-
sidades de un alto porcentaje de la población, la pobreza
aquí no alcanza el dramatismo de otras latitudes.

1. APROXIMACIÓN CONCEPTUAL

1.1. Definición de pobreza

Nada más difícil que definir el concepto de pobreza,


pues esta involucra múltiples factores determinantes,
los cuales varían dependiendo las circunstancias de ca-
da país, región o época. Para entender mejor la natura-
leza de la pobreza es necesario conocer, así sea grosso
modo, los diferentes enfoques que existen sobre la mis-
ma y que reflejan, de una u otra manera, determinados
intereses que son respaldados por los respectivos plan-
teamientos teóricos o técnicos. Por eso no siempre coin-
ciden los enfoques de pobreza manejados por los orga-
nismos internacionales de crédito, como el Banco Mun-
dial y el Fondo Monetario Internacional, y los expresa-

115
dos por instituciones como la Cepal, el PNUD, o por las
diferentes ONGs, organizaciones políticas y sindicales e
investigadores independientes.
Según el Banco Mundial la pobreza es hambre; es la
carencia de protección; es estar enfermo y no tener con
qué ir al médico; es no poder asistir a la escuela, no sa-
ber leer, no poder hablar correctamente; no tener un
trabajo; es tener miedo al futuro, es vivir al día; la po-
breza es perder un hijo debido a enfermedades provoca-
das por el uso de agua contaminada; es impotencia, es
carecer de representación y libertad (World Bank,
2000b). En otro documento la entidad define la pobreza
como “un fenómeno multidimensional, que incluye in-
capacidad para satisfacer las necesidades básicas, falta
de control sobre los recursos, falta de educación y desa-
rrollo de destrezas, deficiente salud, desnutrición, falta
de vivienda, acceso limitado al agua y a los servicios
sanitarios, vulnerabilidad a los cambios bruscos, violen-
cia y crimen, falta de libertad política y de expresión”
(The World Bank Group, 1999:2).
De acuerdo con la Cepal, “La noción de pobreza ex-
presa situaciones de carencia de recursos económicos o
de condiciones de vida que la sociedad considera básicos
de acuerdo con normas sociales de referencia que refle-
jan derechos sociales mínimos y objetivos públicos. Es-
tas normas se expresan en términos tanto absolutos
como relativos, y son variables en el tiempo y los dife-
rentes espacios nacionales” (CEPAL, 2000a:83).
En términos monetarios la pobreza significa la ca-
rencia de ingresos suficientes con respecto al umbral de
ingreso absoluto, o línea de pobreza, “que corresponde
al costo de una canasta de consumo básico”. Relaciona-
da con la línea de pobreza está la línea de indigencia,
para la cual el umbral de ingresos apenas alcanza para

116
satisfacer los requerimientos nutricionales básicos de
una familia. La conceptualización de la pobreza a partir
de los niveles de ingreso no permite explicar el acceso
efectivo a los bienes y servicios fundamentales, ni a la
capacidad de elección por parte del consumidor y, por lo
tanto, “revela sólo parcialmente el impacto de la dispo-
nibilidad monetaria sobre el bienestar, aunque se supo-
ne que el ingreso permite satisfacer las necesidades
fundamentales” (CEPAL, 2000a:83).
De otra parte, “la disponibilidad de ingresos de la
mayor parte de la población está directamente relacio-
nada con los activos que posee y, en particular, con el
capital humano remunerado, incluso si el ingreso no
proviene del pago de salarios como en el caso de los em-
pleos por cuenta propia”. Debido a esto, la carencia de
ingresos suficientes “está asociada a la carencia del ca-
pital humano necesario para acceder a ciertos empleos”,
o a la falta de “capital financiero, tierra y conocimientos
gerenciales y tecnológicos para desarrollar una activi-
dad empresarial” (CEPAL, 2000a: 83).
En contra del enfoque de la pobreza basada sola-
mente en los niveles de ingreso se manifestaron los paí-
ses más desarrollados en la cumbre de los ocho, cele-
brada en Okinawa este año. Allí se afirmó que la pobre-
za “va más allá de la carencia de ingresos”, pues esta es
de carácter multidimensional e incluye lo económico, lo
social y lo gubernamental. “Económicamente los pobres
están privados no solo de ingreso y recursos, sino tam-
bién de oportunidades. Los mercados y los empleos a
menudo son de difícil acceso debido a las bajas capaci-
dades y a la exclusión social y geográfica. La poca edu-
cación afecta las posibilidades de conseguir empleo y de
acceder a información que podría contribuir a mejorar
la calidad de sus vidas. La asistencia sanitaria y los

117
servicios de salud insuficientes, más la inadecuada nu-
trición, limitan las posibilidades de trabajar y realizar
su potencial físico y mental” La anterior situación se
complica aún más “debido a la estructura de sociedades
e instituciones que tienden a excluir a los pobres de su
participación en la toma de decisiones sobre los direc-
cionamientos del desarrollo económico y social” (Global
Poverty Report, 2000:3).
Otra definición de la pobreza está relacionada con el
grado de satisfacción de las llamadas necesidades bá-
sicas, consideradas universales y que comprenden “una
canasta mínima de consumo individual o familiar (ali-
mentos, vivienda, vestuario, artículos del hogar), el ac-
ceso a los servicios básicos (salud y educación, agua po-
table, recolección de basura, alcantarillado, energía y
transporte público), o ambos componentes”. A partir de
lo anterior “la pobreza y su magnitud dependen del
número y las características de las necesidades básicas
consideradas.” Por su carácter generalmente discreto
los índices de necesidades básicas “presentan limitacio-
nes para estimar la dispersión de la pobreza, porque
tienden a igualar a quien está apenas cerca del límite
con quien se encuentra mucho más alejado” (CEPAL,
2000a:83).
Un enfoque más complejo de pobreza es el que pro-
pone el premio Nobel de Economía, Amartya Sen, para
quien la pobreza es ante todo la privación de las capaci-
dades y derechos de las personas. Es decir, en palabras
de Sen, se trata de la privación de las libertades fun-
damentales de que disfruta el individuo “para llevar el
tipo de vida que tiene razones para valorar” (Sen,
2000:114). Desde este punto de vista, “la pobreza debe
concebirse como la privación de capacidades básicas y
no meramente como la falta de ingresos, que es el crite-

118
rio habitual con el que se identifica la pobreza” (Sen,
2000:114). Esto no significa un rechazo a la idea de que
la falta de ingreso sea una de las principales causas de
la pobreza, pues “la falta de renta puede ser una impor-
tante razón por la que una persona está privada de ca-
pacidades” (Sen, 2000:114). No obstante, como lo enfati-
za el autor, “lo que hace la perspectiva de las capacida-
des en el análisis de la pobreza es contribuir a com-
prender mejor la naturaleza y las causas de la pobreza
y la privación, trasladando la atención principal de los
medios (y de determinado medio que suele ser objeto de
una atención exclusiva, a saber, la renta) a los fines que
los individuos tienen razones para perseguir y, por lo
tanto, a las libertades necesarias para poder satisfacer
estos fines”(Sen, 2000:117). Según el autor, solo así “po-
demos comprender mejor la pobreza de las vidas huma-
nas y las libertades a partir de una base de información
diferente (que implica un tipo de estadísticas que la
perspectiva de la renta tiende a dejar de lado como pun-
to de referencia para analizar la política económica y
social)” (Sen, 2000:37).
El autor trae varios ejemplos que ilustran esta
afirmación. Por ejemplo, “ser relativamente pobre en un
país rico puede ser una gran desventaja desde el punto
de vista de las capacidades, incluso cuando la renta es
alta según los parámetros mundiales”, pues “se necesita
más renta para comprar suficientes bienes que permi-
tan lograr las mismas funciones sociales” (Sen, 2000:
116). Igualmente, “la mejora de la educación básica y de
la asistencia sanitaria no sólo aumenta la calidad de
vida directamente sino también la capacidad de una
persona para ganar una renta y librarse, asimismo, de
la pobreza de renta”, por eso, “cuanto mayor sea la co-
bertura de la educación básica y de la asistencia sanita-

119
ria, más probable es que incluso las personas poten-
cialmente pobres tengas más oportunidades de vencer
la miseria” (Sen, 2000:118).
De acuerdo con la CEPAL para Sen importa más la
calidad de vida que la cantidad de bienes y servicios a
que puedan acceder las personas. Su análisis se funda-
menta “en las capacidades o potencialidades de que dis-
ponen los individuos para desarrollar una vida digna, e
incorpora los vacíos en los procesos de distribución y de
acceso a los recursos privados y colectivos”, de ahí que
el bienestar no se identifica con los bienes y servicios, ni
con el ingreso, sino con la adecuación de los medios eco-
nómicos con respecto a la propensión de las personas a
convertirlos en capacidades para funcionar en ambien-
tes sociales, económicos y culturales particulares” (CE-
PAL, 2000a:83).
Al hablar de capacidades Sen se refiere a “las com-
binaciones alternativas que una persona puede hacer o
ser: los distintos funcionamientos que puede lograr”. Se
trata de evaluar a la persona “en términos de su habili-
dad real para lograr funcionamientos valiosos como par-
te de la vida”. Cuando la evaluación se refiere a la tota-
lidad de la sociedad, a la ventaja social, se toma el
conjunto de las capacidades individuales, “como si cons-
tituyeran una parte indispensable y central de la base
de información pertinente de tal evaluación” (Sen).
En cuanto a los funcionamientos, el autor considera
que estos “representan partes del estado de una persona:
en particular, las cosas que logra hacer o ser al vivir. La
capacidad de una persona refleja combinaciones alterna-
tivas de los funcionamientos que ésta pueda lograr, entre
los cuales puede elegir una colección” (Sen). Estos fun-
cionamientos pueden ser elementales como estar ade-
cuadamente nutrido, tener buena salud, etc., a los cuales

120
“podemos darles evaluaciones altas, por razones obvias”,
o más complejos, aunque “ampliamente apreciados como
para alcanzar la autodignidad o integrarse socialmente”,
como por ejemplo, “la habilidad para estar bien nutrido y
tener buena vivienda, la posibilidad de escapar de la
morbilidad evitable y de la mortalidad prematura, y así
sucesivamente” (CEPAL, 2000a:83).
La pobreza tiene que ver también con fenómenos
como la exclusión social, la cual involucra aspectos so-
ciales, económicos, políticos y culturales, enmarcados en
“cuatro grandes sistemas de integración social: el sis-
tema democrático y jurídico, el mercado de trabajo, el
sistema de protección social, y la familia y la comuni-
dad.” Como señala el informe de la CEPAL, “la exclusión
se plasma en trayectorias individuales en las que se
acumulan y refuerzan privaciones y rupturas, acompa-
ñadas de mecanismos de rechazo, que en muchos casos
son comunes a grupos de personas que comparten cierta
característica (de género, étnica, religiosa)” (CEPAL,
2000a:83-84). Es el caso de la discriminación a que son
sometidas las minorías étnicas, las mujeres y los traba-
jadores extranjeros, la cual se manifiesta en el desem-
peño de ciertos oficios, la inmovilidad social y la baja
remuneración salarial.
Otro enfoque de la pobreza es el de la llamada po-
breza humana, propuesto por el Programa de las Na-
ciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este enfoque
se refiere a la privación en cuanto a tener una vida
larga y saludable; poder acceder al conocimiento; alcan-
zar un nivel de vida decente y a acceder a la participa-
ción. Este concepto se diferencia de la definición de po-
breza de ingreso, que parte de la privación de un solo
factor: el ingreso, “ya sea porque se considera que ese es
el único empobrecimiento que interesa o que toda priva-

121
ción puede reducirse a un denominador común”. De
acuerdo con el PNUD, “el concepto de pobreza humana
considera que la falta de ingreso suficiente es un factor
importante de privación humana, pero no el único”, y
que por lo tanto no todo empobrecimiento puede redu-
cirse al ingreso. “Si el ingreso no es la suma total de la
vida humana, la falta de ingreso no puede ser la suma
total de la privación humana” (PNUD, 2000:p.17).
Para el PNUD esta definición de pobreza está estre-
chamente ligada al concepto de desarrollo humano, el
cual es entendido como un proceso de ampliación de las
opciones de la gente, a través del aumento de sus fun-
ciones y capacidades. “De esta manera el desarrollo
humano refleja además los resultados de esas funciones
y capacidades en cuanto se relacionan con los seres
humanos. Representa un proceso a la vez que un fin. En
todos los niveles del desarrollo las tres capacidades
esenciales consisten en que la gente viva una vida larga
y saludable, tenga conocimientos y acceso a recursos
necesarios para un nivel de vida decente. Pero el ámbito
del desarrollo humano va mucho más allá: otras esferas
de opciones que la gente considera en alta medida in-
cluyen la participación, la seguridad, la sostenibilidad,
las garantías de los derechos humanos, todas necesarias
para ser creativo y productivo y para gozar de respeto
por sí mismo, potenciación y una sensación de pertene-
cer a una comunidad. En definitiva, el desarrollo
humano es el desarrollo de la gente, para la gente y por
la gente”. Como se puede observar, la influencia senia-
na en esta definición es obvia (PNUD, 2000:p.17).
Igualmente, el concepto de pobreza está relacionado
con los derechos humanos, en la medida en que facultan
a los pobres para que reivindiquen sus derechos econó-
micos y sociales: alimentos, vivienda, educación, aten-

122
ción de salud, un trabajo digno y adecuadamente remu-
nerado, seguridad social y participación en la toma de
decisiones. “Esos derechos los facultan para exigir que
se les rindan cuentas por la prestación de buenos servi-
cios públicos, por políticas públicas en favor de los po-
bres y por un proceso participatorio transparente abier-
to a que se escuchen sus opiniones. Esto impulsa una
política pública dinámica en favor del desarrollo equita-
tivo y el desarrollo humano acelerado” (PNUD, 2000:86).
En otros ámbitos la pobreza se plantea como un pro-
blema moral, más que económico. “La teoría económica
contempla solamente aquellas interacciones humanas
que involucran el intercambio monetario y de bienes; de
hecho ignora gran parte de la existencia humana. La
economía no tiene en cuenta el amor, la familia, la cultu-
ra, la salud, la espiritualidad, el medio ambiente o cual-
quier otra cosa que haga la vida rica y significativa”
(World Faiths Development Council, 1999). Al respecto
Amartya Sen señala que “la economía moderna ha sido
sustancialmente empobrecida por la creciente brecha
entre la economía y la ética” (Panos, 2000).
Como hemos podido observar, la definición de po-
breza no es tarea fácil. No obstante, todo parece apun-
tar a que la pobreza es una categoría multidimensional
y por que lo tanto no se la puede abordar desde un solo
ángulo, sino que debe ser planteada como un problema
complejo que involucra factores de índole económica,
social, cultural, moral, política e incluso natural, como
es el caso de los desastres naturales, así como también
el desplazamiento forzoso de la población debido a las
guerras intestinas, que anualmente empobrecen a mi-
llones en el mundo. En este sentido, las políticas enca-
minadas a disminuir la pobreza, deben igualmente ser
de carácter integral, centrando su atención no solo en el

123
mejoramiento material de las personas sino también en
el desarrollo real de sus capacidades, así como en el
fortalecimiento de sus derechos.

1.2. Medición de la pobreza

Al igual que la definición de pobreza su medición no


es menos compleja y depende del enfoque teórico conque
se le aborde. Por eso su evaluación va desde la utiliza-
ción de métodos esencialmente cuantitativos hasta el
diseño de complejos modelos que incluyen variables de
difícil medición. El método más común es el que esta-
blece niveles de ingreso para diferenciar a los pobres de
los que no lo son, conocido como “líneas de pobreza”. De
acuerdo con la Cepal las líneas de pobreza representan
el nivel de ingreso necesario para que los hogares pue-
dan satisfacer las necesidades básicas (alimentarias y
no alimentarias) de sus miembros. Para ello se calcula
el costo de la canasta básica de alimentos, el cual co-
rresponde a la llamada línea de indigencia, de acuerdo
con los hábitos de consumo, la disponibilidad efectiva de
alimentos y sus precios relativos. A esto se agrega el
costo estimado de la satisfacción de las necesidades bási-
cas no alimentarias. El Banco Interamericano de Desa-
rrollo por su parte, estima la línea de pobreza en dos dó-
lares diarios por persona, mientras que el Banco Mun-
dial, además de esta medición, calcula la línea de pobre-
za a partir de un dólar diario de ingreso por persona.
Según Feres y Mancero, la definición de las líneas
de pobreza descansa en dos enfoques: uno directo y el
otro indirecto. “En el enfoque “directo”, una persona
pobre es aquella que no satisface una o varias necesida-
des básicas, como por ejemplo una nutrición adecuada,

124
un lugar decente para vivir, educación básica, etc. El
enfoque “indirecto”, en cambio, clasificará como pobres
a aquellas personas que no cuenten con los recursos
suficientes para satisfacer sus necesidades básicas” (Fe-
res y Mancero, 1999:3.2).
Otra forma de medir la pobreza es a través del indi-
cador NBI (Necesidades Básicas Insatisfechas), del cual
se habló en la definición de pobreza. De acuerdo con
Feres y Mancero, “este método consiste en verificar si
los hogares han satisfecho una serie de necesidades
previamente establecidas y considera pobres a aquellos
que no lo hayan logrado. En su versión más simple, el
método NBI utiliza únicamente información “ex-post”,
puesto que no considera la capacidad del hogar para
satisfacer las necesidades a futuro” (Feres y Mancero,
1999: 3.3.1). Este indicador toma como punto de parti-
da, dependiendo de las características de cada país o
región, carencias como hacinamiento, vivienda inade-
cuada, abastecimiento inadecuado de agua, falta de ser-
vicios sanitarios para el desecho de excretas, inasisten-
cia a escuelas primarias de los menores en edad, y un
indicador indirecto de capacidad económica (Feres y
Mancero, 1999:3.2).
A partir de 1990 el Programa de las Naciones Uni-
das para el Desarrollo (PNUD) viene utilizando el Índi-
ce de Desarrollo Humano (IDH), el cual incluye tres
dimensiones básicas: una vida larga y saludable, cono-
cimientos y un nivel decente de vida. “Por cuanto se
trata de un índice compuesto, el IDH contiene tres va-
riables: la esperanza de vida al nacer, el logro educacio-
nal (alfabetización de adultos y la tasa bruta de matri-
culación primaria, secundaria y terciaria combinada) y
el PIB real per cápita (PPA en dólares). El ingreso se con-
sidera en el IDH en representación de un nivel decente

125
de vida y en reemplazo de todas las opciones humanas
que no se reflejan en las otras dos dimensiones” (PNUD,
2000:17). El problema aquí radica en la definición de los
criterios para determinar qué es un “nivel decente de
vida”.
El PNUD también utiliza el llamado Índice de
Pobreza Humana (IPH), el cual mide la privación en
cuanto al desarrollo humano. A diferencia del IDH que
mide el progreso general de un país con relación al de-
sarrollo humano, el IPH refleja la distribución del pro-
greso y mide el grado de privación que continúa exis-
tiendo. El IPH se subdivide en el IPH1, para los países en
desarrollo y el IPH2, para los países industrializados.
“El IPH-1 mide la privación en cuanto a las mismas di-
mensiones del desarrollo humano básico que el IDH. Las
variables utilizadas son el porcentaje de personas que se
estima que morirá antes de los 40 años de edad, el por-
centaje de adultos analfabetos y la privación en cuanto al
aprovisionamiento económico general —público y priva-
do— reflejado por el porcentaje de la población sin acce-
so a servicios de salud y agua potable y el porcentaje de
niños con peso insuficiente” (PNUD, 2000:17).
El IPH2 (países industrializados) “se centra en la
privación en las mismas tres dimensiones que el IPH-1 y
en una adicional, la exclusión social. Las variables son
el porcentaje de personas que se estima que morirá an-
tes de los 60 años de edad, el porcentaje de personas
cuya capacidad para leer y escribir no es suficiente para
ser funcional, la proporción de la población que es pobre
de ingreso (con un ingreso disponible inferior al 50% del
mediano) y la proporción de desempleados de largo pla-
zo (12 meses o más)” (PNUD, 2000: 17).

126
Existe también el llamado Índice de Potencia-
ción de Género (IPG), el cual se refiere al grado de
participación de las mujeres en la vida económica y po-
lítica de un país. El IPG “mide la desigualdad de género
en esferas clave de la participación económica y política
y de la adopción de decisiones”. El IPG se diferencia del
IDG, que es un indicador de la desigualdad de género en
cuanto a capacidades básicas (PNUD, 2000: 17).
Desde el punto de vista del concepto de desigualdad,
existen diferentes métodos estadísticos de medición de
la pobreza, los cuales pueden ser consultados en Litch-
field (1999), así como en la dirección http://www.world
bank.org/poverty/inequal/methods /measure. htm.
Igualmente, existen métodos de medición de la po-
breza a partir de la distribución del ingreso, como el
coeficiente de Gini, los cuales no trataremos en este
artículo.

2. PANORAMA GENERAL DE LA POBREZA

Pese a los avances indiscutibles en el campo de la


ciencia y la tecnología y al mejoramiento de las condi-
ciones humanas en el siglo XX, más que en todo el resto
de la historia de la humanidad, la situación de miseria
persiste y la brecha que separa a la mayoría de los paí-
ses pobres de un puñado de potencias tecnológicamente
más desarrolladas tiende a aumentar. De acuerdo con el
Banco Mundial la distribución de los beneficios del pro-
greso mundial continúa siendo extremadamente des-
igual y hoy por hoy “el ingreso promedio en los 20 paí-
ses más ricos es 37 veces mayor que el de las 20 nacio-
nes más pobres; esta brecha se ha duplicado en los úl-
timos 40 años” (Banco Mundial, 2000:3-4).

127
Pero esta diferencia se refiere no solo a los contras-
tes entre el ingreso de los diferentes grupos de países,
sino fundamentalmente al deterioro de la calidad de
vida de la mayor parte de la población del planeta. De
acuerdo con Amartya Sen, el mundo en el que vivimos
hoy es de una opulencia sin precedentes. Sin embargo,
“también vivimos en un mundo de notables privaciones,
miseria y opresión”. Entre los problemas viejos y nuevos
que aquejan al mundo contemporáneo Sen destaca “la
persistencia de la pobreza y muchas necesidades bási-
cas insatisfechas, las hambrunas y el problema del
hambre, la violación de libertades políticas elementales,
así como de libertades básicas, la falta de atención a los
intereses y a la agencia de las mujeres y el empeora-
miento de las amenazas que se ciernen sobre nuestro
medio ambiente y sobre el mantenimiento de nuestra
vida económica y social” (Sen, 2000: 15).
Tal como se desprende de la información de los cua-
dros 1 y 2, casi la mitad de la población mundial sobre-
vive con menos de dos dólares diarios y la quinta parte
lo hace con menos de un dólar. Por regiones la situación
varía considerablemente. Tal como observamos en el
cuadro 1, las regiones más afectadas por la pobreza son
Asia Meridional y África al sur del Sahara. En efecto,
en 1998 el porcentaje de población de estas regiones que
sobrevivían con menos de un dólar diario era de 40.0 y
46.3 respectivamente, mejorando este indicador para
Asia Meridional y empeorando para África al sur del
Sahara, en comparación con 1987. En términos absolu-
tos la situación ha empeorado para ambas regiones
pues si en 1987 el número de personas que vivían con
menos de un dólar diario era de 474 y 217 millones res-
pectivamente, para 1998 estas cifras habían aumentado
a 522 y 291 millones.

128
En América Latina y el Caribe el número de perso-
nas en dicha situación se incrementó de cerca de 64 mi-
llones en 1987 a 78 millones en 1998, aunque en térmi-
nos relativos el equivalente al porcentaje de la pobla-
ción total se mantuvo alrededor del 15%. Las regiones
de Europa y Asia Central también empeoraron, toda
vez que entre 1987 y 1998 se pasó de 1.1 millones a 24
millones de personas con ingresos inferiores a un dólar
diario, mientras que el equivalente a la población total
pasó de 0.2 al 5.1 por ciento. Esto se debe fundamen-
talmente a la crisis provocada por el derrumbe del so-
cialismo en Europa del Este.
La región que presenta mayor progreso es la de Asia
Oriental y Pacífico, la cual redujo el número de pobres
de 417,5 millones en 1987 a 278,3 millones en 1998, al
tiempo que el correspondiente porcentaje de la pobla-
ción total bajó del 26,6 al 15,3. Si se excluye a la China
la reducción fue de 114 a 65 millones de personas y el
porcentaje de participación de 23,9 a 11,3.

129
Cuadro 1
POBREZA DE INGRESO POR REGIÓN. 1987-1998

Número de personas
que vive con menos de Porcentaje de la pobla-
un dólar al día ción de cada región
Región (Millones)

1987 1998a 1987 1998a

Asia Oriental y Pacífico 417,5 278,3 26,6 15,3


Con exclusión de China 114,1 65,1 23,9 11,3
Europa y Asia Central 1,1 24,0 0,2 5,1
América Latina y el Caribe 63,7 78,2 15,3 15,6
Oriente Medio y Norte del
Afrecha 9,3 5,5 4,3 1,9
Asia Meridional 474.0 522,0 44,9 40,0
Afrecha al sur del Sahara 217,2 290,9 46,6 46,3

Total 1.183,2 1.198,9 28,3 24,0


Con exclusión de China 879,8 985,7 28,5 26,2

Fuente: Elaborado con base en Banco Mundial, Informe sobre el desarrollo


mundial 2000/ 2001. Lucha contra la pobreza. Panorama general. Septiem-
bre 2000, p.15, cuadro A.1
a. Datos preliminares

Si analizamos la pobreza a partir de la población


que vive con menos de dos dólares diarios el panorama
es aún más desolador (Cuadro 2). En general, el número
de personas de los países en desarrollo y en transición
dentro de esta categoría se incrementó durante 1987-
1998 de 2.549 a 2.801 millones de personas (Cuadro 2).
Pese a que con relación a la población total se observa
una disminución del 61,0 al 56,0 por ciento, esta cifra
sigue siendo bastante elevada, aún si la comparamos
con la población total mundial (cerca del 47%).
Como en el caso anterior, las regiones que presentan
las peores condiciones son Asia del Sur y África al sur

130
del Sahara. Entre 1987 y 1998 en Asia del Sur el núme-
ro de pobres de esta categoría aumentó de 911 a 1,096
millones de personas, aunque el porcentaje de población
total bajo esta situación disminuyó del 86,3 al 84,0, lo
cual de todas maneras sigue siendo alarmante. En Áfri-
ca al sur del Sahara la cantidad de pobres se incremen-
tó de 357 a 475 millones, al tiempo que el peso relativo
en la población total disminuyó levemente del 76,5 al
75,6 por ciento (Cuadro 2).
Aunque en menor proporción, América Latina tam-
bién empeoró su situación durante el período estudiado,
al aumentar el número de pobres con menos de dos dó-
lares diarios de 148 a 183 millones, lo cual representa el
35,5 y 36,4 por ciento de la población total respectiva-
mente. Otra región que muestra deterioro en materia
de pobreza es Europa Oriental y Asia Central, donde la
cantidad de personas bajo esta categoría pasó de 16 a
93 millones y su equivalente al total de población de 3,6
a 19,9 por ciento, debido, como ya se anotó, a la crisis de
transición de los países ex-socialistas. Comparativa-
mente aquí la situación es más dramática que en otras
regiones, pues, por ejemplo, mientras en Asia del Sur el
incremento de pobres fue de 1,2 veces y en África Sub-
sahariana de 1,3 veces, en esta región este es igual 5,8
veces (Cuadro 2).
Al igual que en el caso anterior (Cuadro 1), la región
que muestra el mejor desempeño en materia de reduc-
ción de la pobreza, según esta categoría, es Asia Orien-
tal y Pacífico. En efecto, durante 1987-1998 el número
de personas que vive con menos de dos dólares diarios
disminuyó de 1.052 a 892 millones, mientras que su
equivalente al total de la población cayó del 67,0 al 49,1
por ciento. Aunque está situación es más favorable que
en Asia del Sur y África al sur del Sahara, es peor que

131
en América Latina y Europa Oriental y Asia Central,
donde el porcentaje de pobres con relación a la pobla-
ción total es inferior (Cuadro 2).
Pese a todo, en el aspecto social los indicadores han
mejorado para los países en desarrollo, en los cuales la
esperanza de vida aumentó de 55 años en 1970 a 65
años en 1998, aunque se sitúan muy por debajo de los
países de la OCDE (78 años). Igualmente, en el primer
grupo la tasa de mortalidad infantil cayó de 107 por
cada mil nacidos en 1970 a 59 en 1998, así como tam-
bién la matriculación primaria pasó del 78 al 84 por
ciento y el alfabetismo adulto lo hizo del 53 al 74 por
ciento, aunque debido al crecimiento poblacional en la
actualidad hay 41 millones más de analfabetos que en
1970. Sin embargo, estos avances no se han dado por
igual en todas las regiones, pues en el caso de África al
sur del Sahara, Asia del Sur, Oriente Medio y África del
Norte se observa un claro retroceso, especialmente en lo
que atañe a la reducción de la mortalidad infantil y la
matriculación primaria. Igualmente se enmascaran las
diferencias entre los estratos socioeconómicos.
Como señala el informe “No es sorprendente que los
pobres estén entre los peores en términos de indicado-
res sociales como las tasas de analfabetismo, desnutri-
ción, enfermedades relacionadas con la tuberculosis y el
sida, morbilidad y mortalidad. En este grupo, mujeres y
niñas son frecuentemente las menos favorecidas, lo cual
se evidencia por las bajas tasas de escolaridad y la alta
incidencia de las tasas de mortalidad” (Global Poverty
Report 2000:3).

132
Cuadro 2
POBLACIÓN QUE VIVE CON MENOS DE DOS DÓLARES AL DIA
EN LAS ECONOMÍAS EN DESARROLLO Y EN TRANSICIÓN.
1987-1998

Número
de personas Porcentaje de la pobla-
(Millones) ción de cada región
Región
1987 1998 1987 1998

Asia Oriental y Pacífico 1.052 892 67,0 49,1


Sin incluir la China 300 260 62,9 45,0
Asia del Sur 911 1.096 86,3 84,0
Europa Oriental y Asia Cen-
tral 16 93 3,6 19,9
América Latina y el Caribe 148 183 35,5 36,4
Medio Oriente y África del
Norte 65 62 30,0 21,9
África al sur del Sahara 357 475 76,5 75,6

Total 2.549 2.801 61,0 56,0


Sin incluir la China 1.797 2.169 58,2 57,6

Fuente: DanBen-David, HåkanNordström and LalanWinters.Trade, Income,


Disparity and Poverty. WTO, 1999. Table 1b

Al comparar esta situación con los países más des-


arrollados encontramos que mientras en estos los niños
que no llegan a los cinco años de edad es del 1 por 100,
en las naciones pobres esta proporción es de 20 a 100. Si
en los países ricos menos del 5% de los niños menores
de 5 años sufre de malnutrición en los pobres este indi-
cador alcanza el 50% (Banco Mundial, 2000:3).
Igualmente los más pobres se ven agobiados por la
inseguridad social, la exclusión de los beneficios deriva-
dos del avance económico, debido a la carencia de capa-
cidades, de información y de acceso a los recursos de

133
crédito. También son víctimas del aislamiento social, de
la falta de acceso a la justicia, de la brutalidad policíaca
y la ineficiencia y corrupción de las instituciones guber-
namentales. Por lo regular, el trabajo de los más pobres
se ubica principalmente en la zonas rurales y en el sec-
tor informal urbano (Global Poverty Report, 2000:3).
Según un cálculo realizado por el PNUD para 85 paí-
ses el índice de pobreza es bastante desigual entre los
diferentes grupos de países en desarrollo, pasando de
un 3.9% en Uruguay al 64.7% en Níger. Nueve países se
destacan por haber superado niveles graves de pobreza
y presentan un IPH-1 inferior al 10%; ellos son: Bahrein,
Chile, Costa Rica, Cuba, Fiji, Jordania, Panamá, Trini-
dad y Tobago y el Uruguay. En 29 países por lo menos
la tercera de su población padece la pobreza humana,
mientras que en otros como Burkina Faso, Etiopía, Gui-
nea-Bissau, Malí, Mozambique, Nepal, Níger y la Repú-
blica Centroafricana este indicador es superior al 50%
(PNUD, 2000: 151).
Pero la pobreza humana azota no solo a los países
más atrasados, sino también a las naciones opulentas.
Según el informe, para 18 países el menor nivel de po-
breza humana lo presenta Noruega con el 7,3%, seguida
de Suecia (7,6%) y los Países Bajos (8,2%). Los países
avanzados con mayor pobreza humana son los Estados
Unidos (15,8%), Irlanda (15,0%) y el Reino Unido (14,6%)
(Cuadro 6) (PNUD, 2000: 152). Según el informe “En al-
gunos países ricos el analfabetismo funcional adulto y la
pobreza de ingreso son significativos. En los Estados
Unidos, Irlanda y el Reino Unido, más de uno de cada
cinco adultos son funcionalmente analfabetos. Más del
17% de la población de los Estados Unidos y más del 10%
de la de Australia, el Canadá, Italia, el Japón y el Reino
Unido son pobres de ingreso, con el límite de la pobreza

134
de ingreso fijado en el 50% del ingreso mediano disponi-
ble de los hogares” (PNUD, 2000: 152). En Estados Unidos
el número de pobres se incrementó entre 1977 y 1997 de
24,7 millones a 35,6 millones de personas. Al mismo
tiempo aumentó la criminalidad en ese país, pues de 380
mil reclusos que habían en 1975 se pasó a 1,8 millones
en 1997 (Beinstein, 2000).
Existen también marcadas desigualdades entre los
grupos raciales de los países desarrollados. Desde el
punto de vista de Sen, en los Estados Unidos, debido al
desempleo y la violencia entre la población negra, esta
se encuentra en condiciones peores que la situación de
los más pobres en muchos países en desarrollo (Sen,
2000: 124-125). Al comparar a Europa y los Estados
Unidos a partir del desempleo y la distribución de la
renta, el autor señala que si bien es cierto que en Euro-
pa existe una distribución del ingreso más equitativa y
la seguridad social es más avanzada, el alto desempleo
contribuye a empeorar la calidad de vida de las perso-
nas, lo que se refleja en la pérdida de autoestima, daños
sicológicos, perturbación de las relaciones familiares,
aumento de la exclusión social, pérdida de motivación
para trabajar, entre otros. En Estados Unidos en cam-
bio la mayor preocupación se concentra en el empleo,
descuidando la asistencia social a los más pobres y una
mejor distribución de la renta. Como anota el autor “pa-
rece que para la ética social estadounidense es posible
no ayudar a los indigentes y a los pobres, algo que a un
ciudadano representativo de la Europa occidental, que
ha crecido en el Estado del bienestar, le resulta difícil
aceptar”; no obstante, a esa misma ética estadouniden-
se, “le resultarían intolerables los niveles de paro de dos
dígitos habituales en Europa” (Sen, 2000:122-123).

135
Como se señaló anteriormente, existe estrecha rela-
ción entre el índice de pobreza humana y el índice de
desarrollo humano (IDH). De acuerdo con el cuadro 3, en
la actualidad la esperanza de vida a escala mundial es de
aproximadamente 67 años. Los países con mejor desem-
peño en este indicador son los de ingresos altos, en los
cuales las personas viven en promedio 78 años. También
por encima del promedio están los llamados países de
ingreso medio, donde la esperanza de vida llega cerca de
los 69 años. En condiciones más desfavorables se encuen-
tran las naciones con menores ingresos, que son la mayo-
ría, donde este indicador alcanza los 63 años, por debajo
del promedio mundial. Tanto América Latina como Co-
lombia muestran una situación más favorable, pues am-
bos están por encima del promedio mundial: cerca de 70
años para A.L. y casi 71 años para Colombia.
Otro indicador del desarrollo humano es la tasa de
alfabetización de los adultos. A escala mundial cerca del
79% de las personas mayores de 15 años son alfabetos.
La mayor tasa se encuentra en el grupo de los países
con altos ingresos (98,6%), seguidos de los de ingreso
medio (87,8%), mientras que los de menores ingresos
alcanzan apenas cerca del 69%. En América Latina la
tasa es similar a la del grupo de ingresos medios
(87,8%), mientras que Colombia aparece con un acepta-
ble 91%. Como en el caso del primer indicador el pro-
blema del analfabetismo adulto afecta a la mayoría de
los países que corresponden al grupo de ingresos bajos.
Un importante indicador del desarrollo humano es
la tasa de matriculación a los diferentes niveles de en-
señanza. Hoy en día el acceso a la educación se conside-
ra no sólo un derecho de las personas, sino también la
condición indispensable para alcanzar un mayor desa-
rrollo económico y social. De acuerdo con el cuadro 3, a

136
escala mundial la tasa de matriculación alcanza apenas
el 64%, siendo considerablemente más elevada en los
países con alto ingreso (92%). Un poco más abajo, aun-
que por encima del promedio mundial están los países
con ingreso medio (73%), América Latina y el Caribe
(74%) y Colombia (71%). Como en los demás indicado-
res, los países con ingresos bajos muestran el peor des-
empeño con tan solo el 56%. Este factor contribuye a
dilatar la situación de pobreza, en la medida que las
oportunidades de capacitación para un importante seg-
mento de la población son inexistentes.
Otro indicador utilizado en el índice de desarrollo
humano es el PIB per cápita promedio, el cual desde
otros enfoques ha sido cuestionado como criterio para
medir la situación de pobreza de la población. No obs-
tante, como parte de un paquete más amplio de indica-
dores puede ser de utilidad. De acuerdo con el cuadro 3,
el PIB per cápita promedio mundial es de 6.526 dólares
observándose un marcado contraste entre los diferentes
grupos de países. En efecto, el PIB per cápita en los paí-
ses de altos ingresos promedia los 23.928 dólares, 3,7
veces más que el promedio mundial. Si comparamos
esta cifra con los otros grupos de países encontramos
que la brecha entre los más pobres y los más ricos es de
10,7 veces, mientras que con relación a los de ingreso
medio esta diferencia es de 3,8 veces. Con respecto a
América Latina esta diferencia es de 3,7 veces, similar
al promedio mundial, mientras que sobre Colombia la
superioridad es de casi 4 veces, por debajo de los otros
grupos, con excepción de los países con bajos ingresos.

137
Cuadro 3
ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO. 1998
Tasa de Tasa bruta
Valor
alfabeti- de matri-
Espe- PIB del
zación culación
ranza per Índice
de (primaria,
de cápita de
Grupo de países adultos secundaria
vida al Desarro-
(% de y terciaria
nacer (PPA en llo
edad 15 combina-
(años) dólares) Humano
y supe- das
rior) (%)

Países con alto ingreso 77,8 98,6 92 23.928 0,920


Países con ingreso medio 68,8 87,8 73 6.241 0,750
Países con ingreso bajo 63,4 68,9 56 2.244 0,602
América Latina y el Caribe 69,7 87,8 74 6.510 0,758
Colombia 70,7 91,2 71 6.006 0,764

Total mundial 66,9 78,8 64 6.526 0,712

Fuente: Elaborado con base en: PNUD. Informe sobre desarrollo humano
2000, p. 157.

Para evaluar mejor este indicador, veamos su evolu-


ción en el tiempo. De acuerdo con el cuadro 4, entre
1975 y 1998, el PIB per cápita en los países con alto in-
greso se incrementó en 3,8 veces, un poco por encima
del promedio mundial (3,4 veces). Los países con ingre-
so bajo vieron incrementarse su PIB per cápita en 6,3
veces, disminuyendo al mismo tiempo la brecha con
respecto a los de ingreso alto (10,7 veces en 1998 contra
17,7 veces en 1975). El grupo de los de ingreso medio
por el contrario aumentaron la brecha con respecto al
primer grupo de 2,9 veces en 1975 a 3,8 en 1998, pese a
que el PIB per cápita en estos países se incrementó en
2,8 veces en el mismo período. América Latina por su

138
parte también aumentó la diferencia con respecto a los
países con alto ingreso de 2,8 veces en 1975 a 3,7 en
1998, mientras que el incremento del PIB per cápita fue
de 2,9 veces. En cuanto a Colombia, la brecha con res-
pecto al primer grupo de países aumentó de 3,8 veces en
1975 a 10 veces en 1998, mostrando el peor desempeño
en comparación con el resto de grupos; esto se debe par-
te al precario incremento de su PIB per cápita durante el
período analizado (1,5 veces).

Cuadro 4
PIB PER CÁPITA 1975-1998. (dólares de 1995)

Grupo de países 1975 1980 1985 1990 1998

Países con alto ingreso 6.200 10.040 13.060 18.770 23.900


Países con ingreso medio 2.160 3.590 4.300 5.630 6.110
Países con ingreso bajo 350 560 830 1.300 2.220
América Latina y el Caribe 2.200 3.650 4.090 5.040 6.470
Colombia 1.612 1.868 1.875 2.119 2.392

Total mundial 1.880 2.970 3.740 5.150 6.400

Fuente: Elaborado con base en: PNUD. Informe sobre desarrollo humano
2000.

Con base en los indicadores del cuadro 3 el PNUD es-


tablece el índice de desarrollo humano, el cual a escala
mundial en promedio es igual a 0,712, siendo los países
con alto ingreso los que se acercan al óptimo con el 0,920.
Por encima del promedio mundial se ubica el grupo con

139
ingreso medio (0,750), así como Latinoamérica y Colom-
bia (0,758 y 0,764 respectivamente). El grupo de países
peor librados son los de ingreso bajo (0,602). Según el
informe del PNUD, de 174 países incluidos en el estudio
46 pertenecen a la categoría de alto desarrollo humano
(con un IDH igual o superior a 0,800); 93 figuran en la
categoría de desarrollo humano mediano (entre 0,500 y
0,790) y 35 corresponden a la categoría del desarrollo
humano bajo (menos de 0,500) (PNUD, 2000: 148).
El cuadro 5 muestra el progreso mundial en cuanto
a supervivencia. Como podemos observar, entre los pe-
ríodos 1970-75 y 1995-2000 la esperanza de vida a esca-
la mundial pasó de 59,9 a 66,7 años, lo que significa un
notable mejoramiento en la calidad de vida de las per-
sonas. En todos los grupos de países incluidos en el cua-
dro se presenta la misma situación, destacándose el
mejoramiento en el de ingreso bajo que pasó de 54,6 a
63,1 años, es decir, 8,5 años. En los países con alto in-
greso este aumento fue de 5,7 años, mientras que en los
de ingreso medio fue de 6.2 años. En América Latina y
el Caribe el incremento en la esperanza de vida fue de
8,4 años, ubicándola entre los más destacados. En Co-
lombia se presentó un incremento similar al de América
Latina (8,8 años), lo que también la coloca en situación
de privilegio.
Otro indicador de progreso es la tasa de mortalidad
de lactantes que pasó de 97 por cada mil nacidos en
1970, a escala mundial, a 58 en 1998, lo que significa
una disminución de casi 1,7 veces. Por grupos de países
el comportamiento fue el siguiente: el de ingreso alto
redujo la tasa de mortalidad en 3,5 veces, los de ingreso
medio en 2,4 veces y los de ingreso bajo en casi 1,6 ve-
ces, muy similar al promedio mundial, pero por debajo
de los dos anteriores grupos. En América Latina y el

140
Caribe y Colombia esta disminución fue de 2,7 y 2,8
veces respectivamente, situándose por encima de los
países con ingreso medio y bajo, pero por debajo de los
más ricos (Cuadro 5).

Cuadro 5
PROGRESO EN CUANTO A SUPERVIVENCIA 1970-1998

Tasa de
Tasa de mortalidad Población
Esperanza mortalidad de niños que se
de vida al de lactantes menores de estima no
Grupo de países nacer (años) (por mil cinco años sobrevivirá
nacidos (por mil hasta los
vivos) nacidos 60 años
vivos) (%)

1970- 1995-
1970 1998 1970 1998 1995-2000
1975 2000

Países con alto


ingreso 72,0 77,7 21 6 26 6 10,6
Países con ingreso
medio 62,4 68,6 82 34 118 42 23,3
Países con ingreso
bajo 54,6 63,1 114 72 177 108 29,7
América Latina y el
Caribe 61,1 69,5 86 32 123 39 22,4
Colombia 61,6 70,4 70 25 113 30 20,7

Total mundial 59,9 66,7 97 58 148 84 25,2

Fuente: Elaborado con base en: PNUD. Informe sobre desarrollo humano
2000, p. 189.

En cuanto a la tasa de mortalidad de niños menores


de cinco años también se observa una reducción impor-
tante al pasar de 148 por mil nacidos vivos en 1970 a 84
en 1998. En el grupo de países con alto ingreso la re-
ducción de esta tasa fue de 26 a 6, equivalente a 4,3

141
veces, mientras que en los de ingreso medio fue de 2,8
veces y en los de ingreso bajo apenas de 1,6 veces, evi-
denciando la baja calidad de vida en este grupo de po-
blación. En América Latina y el Caribe y Colombia esta
reducción fue de 3,1 y 3,8 veces respectivamente. Pese a
la importante reducción de la tasa de mortalidad infan-
til en esta región, la cantidad de niños que mueren an-
tes de los cinco años es superior a la que tenían los paí-
ses más ricos en 1970 (26 contra 39 en América Latina
y el Caribe y 30 en Colombia en 1998).
O sea que por este indicador llevamos una desventa-
ja de más de 28 años frente al primer grupo de países,
aunque frente al grupo de ingreso medio en 1970 Amé-
rica Latina mostraba una tasa similar (123 contra 118),
mientras que Colombia incluso se ubicaba por debajo
(113). Peor aún es la situación de las naciones más po-
bres, en las cuales aún mueren 108 niños menores de
cinco años por cada mil nacidos, más o menos lo que
tenía Colombia en 1970.
Finalmente, otro indicador de progreso en cuanto a
supervivencia es el de la población que se estima no
sobrevivirá hasta los 60 años. Para el período 1995-
2000 a escala mundial se estima que el 25,2% de la po-
blación no llegará a esta edad, situándose por debajo los
países con ingreso alto (10,6%) y medio (23,3%), mien-
tras que en los de ingreso bajo alcanza el 29,7%. Améri-
ca Latina y el Caribe y Colombia están por debajo del
promedio general con 22,4 y 20,7 por ciento, respectiva-
mente, lo que de nuevo corrobora el mayor avance en
esta región frente a los países con ingreso medio y bajo,
aunque en franca desventaja frente a los de ingreso alto.
Las desigualdades de la pobreza son notables tam-
bién cuando comparamos las zonas urbanas con las ru-
rales, donde los indicadores son más precarios. Así por

142
ejemplo, en Latinoamérica y el Caribe el 53% de la po-
blación de la zona rural es pobre, contra el 39% de la
zona urbana; mientras el 84% de los pobladores citadi-
nos tienen acceso a los servicios de salud, en la zona
rural tan solo lo hace el 54%. Similar situación ocurre
con los servicios de agua potable y saneamiento, a los
cuales acceden en las zonas rurales solamente el 51 y
36 por ciento de la población respectivamente, contra el
87 y 71 por ciento en los centros urbanos (Roura,
1999:14). En otra fuente encontramos que en 1997 el
porcentaje de hogares pobres en las zonas urbanas en
América Latina era de 30, contra el 54 en las zonas ru-
rales, situación similar a la que existía en 1980. En
cuanto a los hogares en extrema pobreza en los centros
urbanos en 1997 era del 10%, contra el 31% en las zo-
nas rurales. En ambos casos se observa un deterioro
relativo en comparación con dicho indicador en 1980 (9
y 28 por ciento respectivamente) (Echeverría, 2000:
Cuadro 1).
Dicha desigualdad se presenta también entre regio-
nes y distritos, o departamentos, según sea la división
territorial de cada país. En Colombia, por ejemplo, exis-
ten marcadas diferencias entre las zonas metropolita-
nas pertenecientes al llamado triángulo económico, con-
formado por Bogotá-Soacha, Cali-Yumbo, Medellín-
Valle de Aburrá, Barranquilla-Soledad, y el resto del
país. Igualmente observamos estas desigualdades al
comparar los diferentes indicadores de desarrollo huma-
no entre los centros urbanos y las zonas rurales.
También encontramos diferencias entre grupos étni-
cos y grupos de idiomas, así como entre hombres y mu-
jeres. Con base en indicadores similares al índice de
desarrollo humano, el PNUD determina el llamado índice
de desarrollo relativo al género (Cuadro 6).

143
Como podemos observar, a escala mundial la espe-
ranza de vida de las mujeres es superior (69,1 años) a la
de los hombres (64,9 años), lo cual obedece a razones de
tipo fisiológico, al rol que desempeñan ambos grupos en
la división del trabajo, entre otros. Amartya Sen hace un
interesante análisis de este fenómeno en su reciente libro
Desarrollo y Libertad (Sen, 2000: 134) Esta diferencia se
presenta, en mayor o menor medida, en todos los grupos
de países incluidos en el cuadro.
Caso contrario ocurre con la tasa de alfabetización
de adultos. A escala mundial este indicador es favorable
a los hombres (84,6%), mientras que a las mujeres les
corresponde el 73,1%. Por grupos de países vemos cómo
en los de alto ingreso prácticamente no existe diferencia
en la tasa de alfabetización para mujeres y hombres
(98,4 y 98,7 por ciento respectivamente). Similar situa-
ción se presenta en Colombia (alrededor del 91% para
ambos grupos). La mayor diferencia de género se pre-
senta en los países con ingreso bajo, donde los hombres
tienen una tasa de alfabetización (78,1%) considerable-
mente superior a la de las mujeres (59,6%). En los paí-
ses con ingreso medio esta diferencia es de alrededor de
5 puntos porcentuales, mientras que en América Latina
y el Caribe es de apenas 2 puntos.
Similar situación ocurre con la tasa de matricula-
ción. En 1997 a escala mundial este indicador era de
67% en el grupo de los hombres contra el 60% en el de
las mujeres. En los países con ingreso alto y medio casi
no existe diferencia entre hombres y mujeres por este
concepto, incluso en el primer grupo las mujeres supe-
ran a los hombres (93 contra 90 por ciento). En los paí-
ses con ingreso bajo, por el contrario, los hombres aven-
tajan en 10 puntos porcentuales a las mujeres (60 co-
ntra 50 por ciento).

144
En América Latina y el Caribe y Colombia tampoco
existe diferencia entre mujeres y hombres. Al contrario,
en ambos grupos las mujeres superan a los hombres por
este concepto: 73 contra 72 por ciento en el primero y 71
contra 70 por ciento en el caso de Colombia (Cuadro 6).

Cuadro 6
ÍNDICE DE DESARROLLO RELATIVO AL GÉNERO. 1998

Tasa bruta de
Índice matriculación
de Esperanza (primaria, PIB
Tasa de alfa-
desa- de vida al secundaria y per cápita
betización
Grupo rrollo nacer terciaria com- PPA en dólares
de adultos
de paí- relati- (años) binadas
(%)
ses vo al (%)
géne- 1997
ro
Mu- Mu- Mu-
(IDG) Mu-
je- Hom- je- je- Hom-
Hombres Hombres jeres
res bres res res bres

Países
con alto
ingreso 0,916 81,0 74,6 98,4 98,7 93 90 16.987 31.110
Países
con
ingreso
medio 0,743 72,2 65,8 85,0 90,4 72 73 3.948 8.580
Países
con
ingreso
bajo 0,594 64,7 62,2 59,6 78,1 50 60 1.549 2.912
América
Latina y
el Caribe 0,748 73,2 66,7 86,7 88,7 73 72 3.640 9.428
Colombia 0,760 74,5 67,6 91,2 91,3 71 70 4.079 7.979

Total
mundial 0,706 69,1 64,9 73,1 84,6 60 67 4.435 8.587

Fuente: Elaborado con base en: PNUD. Informe sobre desarrollo humano
2000, p. 168.

145
Otro indicador de desarrollo relativo al género es el
PIB per cápita. De acuerdo con el cuadro 6, a escala
mundial los hombres superan a las mujeres en este in-
dicador en casi el doble: 8.587 contra 4.435 dólares. Es-
ta situación se presenta, en mayor o menor medida, en
todos los grupos de países. Para el grupo de ingresos
altos los hombres superan a las mujeres en 1,8 veces
(31.110 con 16.987 mil dólares), al tiempo que en el de
ingreso medio esta diferencia es de 2,2 veces a favor de
los hombres. En los países con ingreso bajo los hombres
superan a las mujeres en 1,9 veces, mientras que en
América Latina y el Caribe y Colombia esta diferencia
es de 2,6 y 1,9 veces a favor de los hombres. No queda
dudas sobre la discriminación que existe en materia de
distribución del PIB entre hombres y mujeres, lo que
permite suponer una peor situación de pobreza relativa
en el grupo femenino.
Concluyendo este punto podemos decir que pese a
los innegables avances en materia de distribución de la
renta y de las capacidades de la población, la situación
de la pobreza a escala mundial continúa siendo dramá-
tica. Esto se evidencia especialmente en los indicadores
que presenta el grupo de países más pobres, que son
casi la mitad de la población y que se concentran prin-
cipalmente en dos regiones: Asia del Sur y África Al sur
del Sahara.
Dependiendo de los indicadores que se utilicen, la
situación es más o menos dramática para los diferentes
grupos de países con determinado nivel de ingreso,
aunque en la mayoría de los casos las más afectadas son
las naciones con ingresos bajos. Tanto América Latina y
el Caribe como Colombia no salen tan mal librados en
materia de pobreza. No obstante, su distancia con res-
pecto a los países ricos es notoria y en algunos casos

146
aumenta. Además, en la subregión los beneficios del
desarrollo se concentran en unos pocos países, aunque
en materia de desarrollo humano no siempre coinciden
los indicadores de distribución del ingreso con la calidad
de vida de la población. Situaciones como el desplaza-
miento forzoso y los desastres naturales, son factores
que contribuyen no solo a incrementar el número de
pobres, sino también a deteriorar la calidad de vida de
la población, en general.

3. FACTORES DETERMINANTES
DE LA POBREZA

En este punto trataré de identificar los factores que


más influyen en la conservación y reproducción de la
pobreza, tanto en el plano internacional como al interior
de las naciones menos desarrolladas. Para ello los he
clasificado en dos grandes grupos: externos e internos,
tratando de establecer las relaciones de causa-efecto-
causa para poder entender mejor la naturaleza de tan
complejo problema.

3.1. Factores externos

Aquí se analiza el conjunto de factores externos que


han influido, directa o indirectamente, en la conserva-
ción y reproducción de las condiciones que impiden su-
perar los problemas de la pobreza en la mayor parte del
mundo. Entre ellos se destaca el carácter desigual de la
división internacional del trabajo y su agravamiento en
las actuales condiciones de globalización. Especialmente
se resaltan factores como el papel del capital financiero

147
internacional y el intercambio desigual, en el drenaje de
importantes recursos de los países en desarrollo, lo cual
limita su capacidad de ahorro e inversión, especialmen-
te en el campo social. También se muestra cómo el ca-
rácter imitativo del desarrollo en los países más pobres,
los lleva a adoptar patrones de consumo altamente per-
judiciales para el normal desenvolvimiento de sus es-
tructuras socioeconómicas.
El hecho de constatar cómo a pesar de los avances
indiscutibles alcanzados durante el siglo XX en el campo
de la ciencia y la tecnología, la pobreza continúa siendo
uno de los grandes problemas del momento, pone en
entredicho la validez del esquema mundial de reproduc-
ción capitalista imperante. La división internacional del
trabajo establecida a principios del siglo pasado afianzó
el esquema de dominio por parte de unas cuantas po-
tencias industrial y tecnológicamente más desarrolla-
das, las cuales, una vez culminado el proceso de reparto
territorial del mundo, iniciaron la pugna por el reparto
económico y político del mismo, lo que desembocó en dos
guerras mundiales.
La consolidación del sistema socialista después de la
segunda guerra mundial significó un importante paso
en la lucha planetaria de los pueblos por alcanzar un
esquema social y económico más acorde con las necesi-
dades de la mayoría de la población y generó grandes
expectativas en los países capitalistas más desarrolla-
dos, así como en la mayoría de las naciones pobres,
acerca de la posibilidad de cambiar el modelo de desa-
rrollo orientado solamente por el mercado y en beneficio
de las minorías. Sin embargo, el socialismo de inspira-
ción marxista entró en crisis en la mayor parte de los
países del sistema hacia finales de la década del ochen-
ta, comienzos de los noventas, enterrando de esta ma-

148
nera las esperanzas de miles de millones de personas de
mejorar su calidad de vida y restableciendo la hegemo-
nía de la economía capitalista de mercado en el contexto
internacional.
El esquema de división internacional del trabajo
imperante a lo largo de todo el siglo XX profundizó la
asimetría económica y tecnológica entre un puñado de
países altamente desarrollados y la mayoría de las na-
ciones del planeta. De esta manera, el desarrollo des-
igual entre los principales grupos de países ha sido la
constante, dando como resultado la elevada concentra-
ción de la producción, el ingreso, los mercados y el cono-
cimiento en el grupo de los más desarrollados, lo cual se
constituye en el principal escollo para superar el pro-
blema de la pobreza. El proceso globalizador no ha
hecho más que acentuar estas desigualdades. Como
señala Nayyar “En un mundo de socios desiguales, no
es extraño que las reglas del juego sean asimétricas en
su formulación e injustas en sus resultados. Los fuertes
tienen el poder de fijar las reglas y la autoridad para
hacerlas cumplir. En cambio, los débiles no pueden ni
fijar las reglas ni invocarlas” (Nayyar, 2000:13).69
Echemos un ligero vistazo al mapa económico del
mundo para ilustrar mejor las asimetrías imperantes.

69 Para Sarmiento la globalización amplía las desigualdades en-

tre regiones, entre países y dentro de cada país. Según el autor “A la


luz de esta realidad, América Latina es una perdedora neta con
respecto al resto del mundo y los mayores damnificados son los paí-
ses andinos. En todos los lugares de la región significó retroceso en
la distribución del ingreso, menor crecimiento económico y ambos
infortunios atentaron sin compasión contra la retribución de los
pobres. Durante la década del 90 aumentó el número de pobres y su
ingreso descendió en relación con el pasado”. (Eduardo Sarmiento
Palacio. “Globalización y pobreza”. El Espectador. Santafé de Bogo-
tá, junio 11 de 2000).

149
De acuerdo con Nayyar, en 1997 el 20% más rico de la
población mundial, residente en los países de renta alta,
participaba en el 86% del PIB mundial, mientras que el
20% más pobre, residente en los países de renta baja,
sólo lo hacía en el 1% del mismo (Nayyar. 2000:11). En
ese mismo año, el primer grupo acaparaba el 68% de la
inversión extranjera directa mundial y el 82% de las
exportaciones , mientras que el 20% de los más pobres,
residentes en los países del segundo grupo, le corres-
pondía apenas el 1% de las exportaciones y la inversión
extranjera directa mundiales. Igualmente, el primer
grupo de población utilizó el 74% de las líneas telefóni-
cas de todo el mundo y participó con el 93% de todos los
usuarios de Internet, frente al 1,5% y el 0,2%, respecti-
vamente, del segundo grupo (Nayyar, 2000:11).
En 1999 los 28 países más desarrollados, con el
15.5% de la población mundial, generaban el 57.4% del
PIB y controlaban el 77.6% de las exportaciones de bie-
nes y servicios a escala planetario. Dentro de estos 28
países los 7 más industrializados, conformados por Es-
tados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino
Unido y Canadá, con el 11.6% de la población mundial,
generaban el 45.8% del PIB y controlaban el 48.9% del
comercio. Al otro extremo, 128 de los llamados países en
desarrollo, con el 77.7% de la población mundial, gene-
raban el 36.8% del PIB y participaban con tan solo el
18% de las exportaciones de bienes y servicios (IMF,
2000a: statistical appendix, table A). En general, en los
últimos diez años la desigualdad a escala mundial se ha
incrementado, así como las diferencias entre los países
(Stewart, 2000:27). Pero las diferencias entre las nacio-
nes más avanzadas y el resto del mundo son no solo
cuantitativas, sino fundamentalmente cualitativas, si

150
tenemos en cuenta la enorme brecha tecnológica exis-
tente entre ambos grupos (Romero, 2000:4).
Esta enorme diferencia se da no solo entre países ri-
cos y pobres, sino también al interior del llamado mun-
do en desarrollo, en el cual solo una docena de economí-
as están más integradas al proceso de mundialización.
Estas corresponden a Argentina, Brasil, Chile y México
en América Latina y a China, Hong Kong (China), Ma-
lasia, República de Corea, Singapur, Taiwán, Tailandia
e Indonesia en Asia. “De estas economías procede el
70% de las exportaciones del mundo en desarrollo, y
ellas reciben casi el 80% de las corrientes de inversión
destinadas a los países en desarrollo y más del 90% de
las corrientes de inversiones de cartera destinadas a
esos países” (Nayyar, 2000:11).
La mayor profundización de la división internacio-
nal de trabajo ha intensificado la competencia, resulta-
do de la cual las empresas transnacionales tienden a
afianzar su poder mediante fusiones y adquisiciones,
haciendo que las estructuras de los mercados se vuel-
van más oligopólicas que competitivas. Esta situación
empeora aún más las desigualdades en la distribución
de los beneficios del comercio y la inversión (Nayyar,
2000:10). En estas condiciones, la capacidad de manio-
bra por parte de los países menos desarrollados se ve
limitada por la estrategia transnacional de las grandes
corporaciones.
Otro aspecto externo que contribuye a reproducir las
condiciones de pobreza en la periferia del capitalismo
mundial es la adopción, por parte de las naciones menos
desarrolladas, del modelo de consumo imperante en los
países más desarrollados, el cual es transferido a través
de múltiples canales. Este modelo de consumo produce
distorsiones de índole estructural, impidiendo el desa-

151
rrollo del mercado interno y generando expectativas de
vida no acordes con la realidad de sus economías. A la
larga, estos países terminan convertidos en mercados
para los bienes y servicios, así como para el conocimien-
to, provenientes de las naciones más avanzadas. La
alienación intelectual de los dirigentes de los países en
desarrollo es bien conocida, igual que los efectos desas-
trosos de la aplicación, por parte de estos, de las recetas
de política económica y social, elaboradas en los centros
mundiales del pensamiento. De acuerdo con Nayyar,
dicha situación genera expectativas y aspiraciones que
no pueden ser satisfechas ante la carencia de ingresos
suficientes para adquirir los bienes y servicios que ofre-
ce el mercado, lo cual provoca frustración o alienación.
La reacción ante este hecho es diversa: “algunos buscan
un atajo hacia el paraíso consumista por medio de las
drogas, el delito o la violencia. Otros se refugian en la
identidad étnica, el chauvinismo cultural o el funda-
mentalismo religioso” (Nayyar, 2000:12).
Con el avance de las nuevas tecnologías, que han
dado origen a una especie de “nueva economía”, a las
desigualdades económicas y tecnológicas tradicionales
se agrega la llamada brecha digital. Un reciente estudio
de la OCDE corrobora esta afirmación. Entre otros se
constata que el acceso a Internet en los países de la OC-
DE es 100 veces mayor que en el resto de naciones que
no pertenecen a ese grupo. En octubre de 2000 se esti-
maba que de los 94 millones de accesos a Internet en el
mundo solamente el 4,4% correspondía a países no
miembros de la OCDE. La mayor parte de este porcenta-
je se concentraba en los países de reciente industriali-
zación, situados en el Sudeste asiático y China, mien-
tras que a Argentina, Brasil, Malasia y Sudáfrica le
correspondía tan solo el 24%. A esto se agrega el sobre

152
costo de acceso en un 66% en los países que no son
miembros de la OCDE (Rodríguez, 2001). De acuerdo con
un informe reciente de la OIT, tan sólo el 6% de la po-
blación mundial tiene acceso a Internet y entre el 85 y
90 por ciento de la misma se encuentra en los países
industrializados. La mayor restricción para la difusión
de las tecnologías de comunicación e información (TCI)
es el nivel del ingreso nacional. “El costo y la disponibi-
lidad de las telecomunicaciones determina la amplitud
de uso de la Internet, y los costos del acceso per-cápita
son frecuentemente más elevados en los países pobres”
(OIT, 2001).
Como podemos observar, las nuevas tecnologías se
están convirtiendo en un instrumento adicional de pro-
fundización de las desigualdades a escala mundial,
aunque al mismo tiempo ofrecen nuevas posibilidades
de mejorar las condiciones de inserción en los mercados
internacionales, sin que esto signifique necesariamente
el acortamiento de la brecha digital entre las potencias
tecnológicas y el resto del mundo en desarrollo.
Las desigualdades estructurales que caracterizan a
la economía mundial se ven acentuadas por aspectos
como la llamada arquitectura del sistema financiero
internacional, las condiciones asimétricas del intercam-
bio comercial, así como los flujos de conocimiento, los
cuales se han convertido en mecanismos adicionales de
empobrecimiento de los países menos desarrollados. La
pasada crisis financiera sirvió para demostrar la gran
vulnerabilidad de las economías menos desarrolladas
frente al capital financiero internacional especulativo.
El flujo de capital de los centros de poder financiero
hacia las naciones menos desarrolladas se ha convertido
en un poderoso instrumento de sometimiento y control
del desarrollo en estos últimos, como veremos más ade-

153
lante. En general, la arquitectura financiera interna-
cional ha conducido a una mayor desigualdad entre los
países. Como señala Nayyar: “A la liberalización finan-
ciera, que ha supuesto la rápida expansión de la deuda
pública y privada, se atribuye la aparición de una nueva
clase de rentistas, y la inevitable concentración de la
propiedad de los activos financieros ha contribuido a
empeorar la distribución de la renta” (Nayyar, 2000:
10). La invasión de los llamados capitales “golondrina”
genera inestabilidad y pánico financiero, como ocurrió
en México, empobreciendo aún más a las economías
dependientes. Hoy por hoy en el mundo circulan más
capitales especulativos que mercancías. Se estima que
si en 1977 la relación entre el movimiento mundial de
divisas frente al valor del comercio mundial era de 3,5 a
1, para 1995 esta ya era de 64,1 a 5. Esto ha venido li-
mitando cada vez más la autonomía de las autoridades
monetarias de los países en desarrollo que deben supe-
ditar sus políticas cambiarias y fiscales a los intereses
del sistema financiero mundial, en lugar de orientarlas
al desarrollo de los sectores productivos (Daza, 1999:
11), con lo cual se estrechan las posibilidades de mejo-
rar la situación material de los asalariados.
La inversión extranjera directa, por su parte, ha ido
convirtiendo lenta pero sostenidamente a las economías
en desarrollo en apéndices de las empresas transnacio-
nales, dentro de la sui géneris división internacional del
trabajo creada por ellas. Si bien es cierto que la inver-
sión extranjera directa contribuye a generar empleo y
demanda adicional en los países receptores, también lo
es el que al trasladar apenas una parte del proceso pro-
ductivo, conectado casi siempre al consumo de maqui-
naria, equipos, materias primas y know how, prove-
nientes de la casa matriz ubicada en los países desarro-

154
llados, las empresas creadas se convierten de hecho en
enclaves de capital extranjero, débilmente integradas al
mercado interno. El caso más ilustrativo de esta nueva
división del trabajo son las llamadas maquilas, las cua-
les se especializan en la reexportación de mercancías
elaboradas con un elevado componente importado, en
detrimento del valor agregado local.70 De esta manera,
las inversiones extranjeras, lejos de contribuir a dismi-
nuir las desigualdades económicas y sociales al interior
de los países en desarrollo, se constituyen en factor adi-
cional de desintegración económica y regional, limitan-
do el potencial local para desarrollar el mercado interno
y, sobre esta base, generar las condiciones para el em-
pleo productivo de los recursos humanos y naturales, en
beneficio de la población más pobre.
Otro mecanismo de empobrecimiento utilizado por
el sistema financiero internacional es el endeudamiento
externo a que se ven obligados los países menos des-
arrollados. La deuda externa se ha convertido en meca-
nismo de drenaje de importantes recursos financieros
de los países pobres hacia las naciones más desarrolla-

70 Además, como señala Furtado, después de la segunda guerra


mundial las empresas transnacionales fueron moldeando los merca-
dos internos de las países periféricos con el fin de adaptarlos a los
patrones de consumo prevalecientes en los países centrales. Solo así
era posible utilizar plenamente las ventajas que ofrecían las tecno-
logías introducidas por ellos en las estrechas estructuras socioeco-
nómicas de las naciones menos desarrolladas. Todo esto trajo como
consecuencia la conformación de un mercado elitista, en contravía
de las políticas orientadas a mejorar las condiciones de vida de los
más pobres. Según el autor, “en última instancia, fueron las econo-
mías periféricas las que se adaptaron a las exigencias de la raciona-
lidad económica de las transnacionales, lo que produjo una marcada
divergencia entre los resultados de la acumulación y los objetivos de
mejoría de las condiciones de vida de la masa de la población que las
políticas de desarrollo proclamaban”. (Furtado, 1990:70).

155
das, reduciendo de esta manera la capacidad de inver-
sión, tanto en infraestructura física como en proyectos
de interés social. La espiral de la deuda conduce a que
cada vez más hay que recurrir a nuevos préstamos para
poder atender la deuda acumulada, cuyo saldo en vez de
disminuir crece en forma sostenida.71
Atadas al otorgamiento de nuevos créditos están las
llamadas “recomendaciones” de política económica y
social, formuladas por los organismos internacionales
para garantizar el clima propicio que les garantice la
recuperación de su inversión. Estas recomendaciones
apuntan casi siempre a la implementación de políticas
recesivas, vía reducción del gasto público, incluyendo
sectores claves para el mejoramiento de la calidad de
vida de la población como educación, salud, vivienda y
servicios públicos básicos. Igualmente van acompaña-
das de la exigencia de reducir el sector público mediante
la privatización de las empresas del Estado, incluyendo
aquellas dedicadas a la prestación de servicios básicos
como acueducto, luz y alcantarillado. Un ejemplo pal-
pable del impacto negativo de dichas recomendaciones
es el caso colombiano, donde el desempleo abierto y en-
cubierto alcanza cifras alarmantes y sin embargo, cum-
pliendo las “recomendaciones” del Fondo Monetario In-
ternacional, el actual gobierno, en vez de generar nue-
vas oportunidades de empleo, se dedica a recortar la

71 Como ejemplo tomemos el caso de Colombia que en solo dos

años (1999-2000) tuvo que pagar intereses adicionales por US$ 950
millones (más de dos billones de pesos) a los inversionistas extranje-
ros en bonos de deuda pública. Estos recursos hubiesen servido para
resolver en parte los urgentes problemas que se presentan en los
campos de la salud, la educación, la vivienda y la seguridad social.
(“Onerosa descalificación”. El Espectador. Santafé de Bogota, febrero
26 de 2001).

156
nómina de empleados públicos y a restringir en general
la inversión pública, con el pretexto del ajuste fiscal.72
El caso más reciente, que ilustra la ingerencia directa
del FMI en los asuntos internos de los países deudores,
es el llamado memorando de “entendimiento” entre el
gobierno colombiano y el desprestigiado organismo.73
Pero aparte del elevado costo económico y social que
implica el servicio de la deuda externa, esta no siempre
cumple los propósitos para los cuales fue contratada

72 Como señala acertadamente Carlos Rodado Noriega, “difícil-

mente puede uno entender que en medio de una pavorosa situación


de orden público, cuando una de cada dos colombianos de los que
conforman la población económicamente activa están desempleados
o apenas sobreviven en actividades de rebusque, cuando el sistema
de salud está en crisis porque la gente no tiene con qué pagar las
cuotas a las instituciones del ramo, cuando los colegios y universi-
dades han tenido que transformarse en entidades de crédito para
aplacar la acelerada deserción estudiantil, cuando el número de
indigentes se ha aumentado dramáticamente a 7.5 millones de co-
lombianos, cuando el problema es de hambre o desnutrición por
carencia de ingreso, se adopten medidas que contribuyen a profun-
dizar lo desequilibrios sociales, a agudizar las tensiones existentes y
a generar escepticismo y resentimiento de los humildes contra el
Leviatán que los persigue en vez de protegerlos”. (“¿Ajuste fiscal o
desajuste social?”. Portafolio, viernes 2 de marzo de 2001. Sección de
Opinión). Pero alarma aún más el cinismo con que los directivos del
Banco de la República tratan de justificar su antisocial política.
(Véase: Abdón Espinosa Valderrama. “Creciente desempleo y justifi-
cación recurrente”. El Tiempo, Santafé de Bogotá, marzo 6 de 2001).
73 De acuerdo con este memorando, el gobierno colombiano se

compromete a diseñar antes de finales de junio de 2001 una reforma


al seguro social que, como se sabe, estará encaminada a recortar aún
más los beneficios de la seguridad social. El acuerdo incluye también
el compromiso de liquidar unos 15 organismos del Estado, dejando
sin empleo a por lo menos unas 15 mil personas. Estas medidas se
adicionan a otras acordadas anteriormente con dicho organismo y
que lesionan directamente a los sectores asalariados y a las regiones
más pobres del país. (Véase: “Más compromisos con el FMI”. El Es-
pectador. Santafé de Bogotá, marzo 30 de 2001.http://www. elespec-
tador.com/ economico/nota9.htm).

157
debido, entre otros factores, a su manejo ineficiente e
ineficaz por parte de gobiernos y funcionarios de turno.
Si a esto le agregamos la corrupción que se genera alre-
dedor del uso de los recursos financieros provenientes
del exterior, el impacto de la deuda externa en la supe-
ración de las desigualdades sociales en los países menos
desarrollados es bastante modesto. Los países endeuda-
dos terminan destinando gran parte de sus ingresos al
servicio de la deuda externa, limitando de esta manera
las posibilidades de mejorar las condiciones de vida de
los más pobres que, como ya hemos visto, constituyen
parte importante de la población.
Otro factor que impide el avance económico y social
en la periferia atrasada del capitalismo mundial es el
esquema asimétrico de intercambio comercial entre los
países menos desarrollados y las naciones opulentas. La
enorme brecha tecnológica existente entre ambos grupos
de países hace que la disminución del valor de los bienes
y servicios provenientes de los más desarrollados sea
considerablemente superior a la de los más atrasados. A
lo anterior se agrega el control monopólico de los merca-
dos, por parte de las empresas transnacionales. Por eso,
para poder participar en el comercio internacional, los
países más atrasados deben involucrar mayor trabajo
necesario en las mercancías exportadas, en detrimento
de la remuneración de los trabajadores directos, lo que
contribuye a empeorar su capacidad adquisitiva. No en
vano una de las principales ventajas comparativas de los
países menos desarrollados son los bajos salarios que
reciben sus trabajadores, lo que les permite tener alguna
presencia en los mercados externos. Estas ventajas son
igualmente un poderoso imán que atrae a los inversio-
nistas extranjeros, cuyo fin es el de multiplicar las ga-
nancias, gracias a la enorme diferencia salarial con los

158
trabajadores de los países más desarrollados. Esta situa-
ción ha llevado a la confrontación de los asalariados de
los países desarrollados con sus homólogos de las nacio-
nes pobres, debilitando la capacidad de lucha de la clase
trabajadora del mundo en contra del capital transnacio-
nal. El proceso de globalización contribuye a empeorarla
aún más.74
En general, el intercambio comercial no equivalente
se constituye en un poderoso instrumento de desviación
de parte importante del ahorro generado en los países
más atrasados en favor de las economías industrializa-
das, lo que limita su capacidad de acumulación y repro-
ducción ampliada de las condiciones necesarias para
superar los desequilibrios estructurales, tanto en lo
económico como en lo social. A esto se agrega el protec-
cionismo sistemático practicado por los países más des-
arrollados frente a los productos provenientes de las
naciones primario exportadoras, estrechando aún más
los mercados externos, de los cuales dependen para la
adquisición de los medios de producción y del conoci-
miento, necesarios para la transformación tecnológica
de sus economías.

74 Según Stewart “El proceso de mundialización ha reducido el

poder de negociación de los trabajadores y aumentado el del capital,


porque éste (y los bienes) pueden circular por todo el mundo en for-
ma relativamente libre, mientras que hay fuertes restricciones a la
circulación de mano de obra, especialmente la no cualificada. En
consecuencia, la mano de obra no es muy proclive a realizar negocia-
ciones salariales por temor a que alejen al capital, y con ello se re-
duzca el empleo. Esto puede explicar el motivo de que se haya regis-
trado en todo el mundo una reducción del número de afiliados de los
sindicatos” (Stewart, 2000:23). “La globalización afecta también a
los determinantes de la creación de empleos y los salarios, porque en
las economías abiertas la capacidad para competir llega a ser un
factor importantísimo, lo que restringe los ajustes salariales” (Klein
y Tokman,2000:8).

159
Uno de los problemas asociados a la profundización
de la globalización es el incremento de los flujos migra-
torios desde los países menos desarrollados hacia las
naciones industrializadas. El nuevo esquema de divi-
sión internacional del trabajo, lejos de contribuir a la
creación de nuevos empleos en los países atrasados,
presiona dicho flujo. De acuerdo con un libro publicado
por la OIT, los flujos de bienes y capitales entre ambos
grupos de países no alcanzan a satisfacer la necesidad
de nuevos empleos en las naciones más pobres, sino que
por el contrario “es probable que la fractura social pro-
vocada por la reestructuración desarraigue a un núme-
ro mayor de personas de sus comunidades y las anime a
buscar trabajo en el extranjero” (OIT, 2000:4). La migra-
ción forzosa de los trabajadores de los países menos
desarrollados hacia los centros de poder económico
mundial empeora su calidad de vida, debido a la discri-
minación racial y salarial a que son sometidos, espe-
cialmente los indocumentados. Estos inmigrantes son
considerados personas de segunda categoría, lo cual
degrada su condición humana.75
En conclusión, el esquema mundial de reproducción
del capital, imperante en la actualidad, se constituye en
uno de los principales factores que contribuyen a la con-
servación y reproducción de las condiciones de pobreza
humana en la mayor parte de los países del orbe. Este

75 Paradójicamente, esta misma situación se ha convertido en

importante fuente de divisas para países como El Salvador o México,


gracias a los giros en dólares provenientes de familiares residentes
en los Estados Unidos de Norteamérica. Se calcula que tan solo en el
año 2000 ser transfirió por este concepto a Latinoamérica la suma
23.000 millones dólares, lo que equivale a la tercera parte de las
inversiones extranjeras en la región (“Remesas por US$ 23.000 mi-
llones a AL”. El Espectador, Santafé de Bogotá, mayo 25 de 2001).

160
hecho se puede corroborar cuando analizamos la estruc-
tura actual de la división internacional del trabajo, ca-
racterizada por una profunda asimetría en la distribu-
ción del producto mundial , en los intercambios comer-
ciales y en los avances tecnológicos entre un puñado de
naciones altamente desarrolladas y el resto del mundo.

3.2. Factores internos

Al interior de cada país existen múltiples factores


que impiden un mejoramiento sostenido de la calidad de
vida de la población, especialmente en las naciones me-
nos desarrolladas. Existen factores de carácter estruc-
tural, tales como la estrechez crónica del mercado in-
terno, debido entre otras cosas a profundas desigualda-
des en la distribución del ingreso y la riqueza entre las
regiones y los grupos humanos, en el limitado acceso
para gran parte de la población a la educación, a los
servicios de salud, a una vivienda digna, a la participa-
ción en la toma de decisiones que tienen que ver directa
o indirectamente con sus intereses. Las desigualdades
se dan también entre los diferentes grupos étnicos o
religiosos, o entre los géneros.
Además de las desigualdades existen factores de
empobrecimiento como el desplazamiento forzoso, con-
secuencia de las guerras internas y la violencia en las
zonas rurales. La inseguridad generada por las guerras
internas en los países menos desarrollados obstaculiza
la inversión productiva, empeorando la situación de
desempleo que padece gran parte de la población eco-
nómicamente activa.
También contribuye a la reproducción de la pobreza
y las desigualdades, las políticas macroeconómicas de

161
los gobiernos, orientadas a beneficiar a los sectores más
ricos de la población, en detrimento de los menos favo-
recidos. En este sentido actúa uno de los peores males
de las naciones en desarrollo: la corrupción, tanto en el
sector público como en el privado. Estos y otros factores
trataré de ilustrar en el presente punto.
Rasgo característico del desarrollo en las naciones
más atrasadas es la marcada desigualdad entre los di-
ferentes estratos sociales de la población. El esquema
de reproducción del capital adquiere en estos países el
carácter de sobreexplotación, lo cual impide distribuir
más equitativamente el ingreso y en consecuencia, con-
solidar un mercado interno en expansión. En este sen-
tido la desigualdad en la distribución del ingreso se
constituye en factor de pobreza. “La distribución de los
ingresos en una sociedad reviste enorme importancia,
ya que influye en la cohesión social y, para cualquier
nivel dado de PIB, determina el grado de pobreza en
ella. En algunas economías de ingresos relativamente
altos existe una distribución muy desigual de los ingre-
sos, con la consecuencia de que existen grandes dispari-
dades y un alto nivel de pobreza en la sociedad, como
sucede en el Brasil. En otros países con una distribu-
ción más equitativa de la renta se registran menos po-
breza y hay dentro de la sociedad un sentimiento de
equidad que fomenta la estabilidad política, como es el
caso en Costa Rica” (Stewart, 2000:4).
En general, en las últimas décadas la región que
presenta la mayor desigualdad es América Latina y por
lo menos 200 millones de personas (40 por ciento de la
población) sobreviven en condiciones de pobreza, al
tiempo que 80 millones (16 por ciento de la población) se
debate en la miseria extrema. La mayor parte de la po-

162
blación pobre está compuesta por niños y adolescen-
tes.76
Según Székely y Londoño, en América Latina se da la
mayor desigualdad en la distribución del ingreso. De
acuerdo con los autores “El promedio aritmético de los
coeficientes Gini de los países de la región es de 0.49, que
resulta más de 15 puntos por encima de los países des-
arrollados o que los países del sudeste asiático, y apenas
comparable al promedio de países africanos” (Székely y
Londoño, 1997:5).77 Este comportamiento no ha sido
igual y presenta períodos de mejoramiento y empeora-
miento.78 La desigualdad en la distribución del ingreso
parece estar asociada, entre otros factores, al limitado
acceso a los diferentes tipos de activos como la tierra y el
capital por parte de un importante sector de la población.
Como señalan los autores “El exceso de desigualdad del
ingreso que hoy se observa en América Latina frente al
país promedio del resto del mundo está evidentemente
asociado con el nivel, composición y distribución de sus
activos... La relativa escasez de capital explicaría algo
más de un punto del coeficiente Gini. La mayor intensi-

76 Véase: “40 de cada 100 latinoamericanos son pobres”. El


Tiempo, Santafé de Bogotá, marzo 19 de 2001.
77 Esto no significa que el nivel y carácter de la pobreza en Amé-

rica Latina sea equiparable al de África, donde la situación es más


dramática.
78 Según los autores, en la década del setenta “la tasa de pobre-

za moderada descendió de más del 40% a poco más del 20% de la


población, y el número de personas en tal condición descendió más
de un 30% en términos absolutos...”, mientras que los ochenta, “más
de un 10% adicional de la población cayó bajo la línea de pobreza, la
mayoría bajo la pobreza extrema. Los años ochenta representaron
un aumento de casi 60 millones de pobres para la región en su con-
junto, 35 de ellos extremadamente pobres ....En los años noventa, la
estabilidad distributiva ha coincidido con pocos cambios en la inci-
dencia y magnitud de la pobreza”(Székely y Londoño, 1997:7-89).

163
dad y la mayor desigualdad en la distribución de los re-
cursos naturales estarían asociadas con casi 5 puntos de
la mayor desigualdad. El factor más importante resulta,
sin embargo, el capital humano. La insuficiencia de su
nivel explica casi la tercera parte del exceso de desigual-
dad y su enorme desigualdad explicaría un porcentaje
aún mayor. Así las cosas, en la dotación y distribución de
recursos naturales y capital humano radica la especifici-
dad del alto nivel de desigualdad latinoamericano” (Szé-
kely y Londoño, 1997:11).
La presión sobre la tierra, debido a la distribución
desigual de la propiedad, genera efectos devastadores
sobre el medio ambiente, tales como la erosión de suelo,
resultado del uso intensivo de agroquímicos. La falta de
tierras disponibles para la producción cerca de los gran-
des centros de consumo empuja a los campesinos a la
colonización de nuevos territorios, empeorando los pro-
blemas de deforestación y desertificación, así como el
agotamiento de las fuentes de agua para los cultivos y
para las poblaciones de las zonas urbanas. La falta de
tierra y de incentivos para su empleo productivo han
provocado problemas tan graves como el de los narco-
cultivos que, lejos de resolver el problema de la pobreza
de los campesinos, se convierte en factor adicional de
desestabilización económica y social, de desvío de im-
portantes recursos para la lucha contra el narcotráfico,
en lugar de ser utilizados en el mejoramiento de la si-
tuación socioeconómica de la población rural.79

79 Como señala Rodado Noriega, “El narcotráfico ha tenido to-

das las características de una tragedia nacional. Pero algunas de las


políticas adoptadas para combatirlo, como la utilización masiva e
indiscriminada de herbicidas letales, generan efectos tan nocivos
para el equilibrio de los ecosistemas, la salud y el bienestar de la
población, que bien vale la pena preguntarse si el remedio no está

164
De acuerdo con los estudios, uno de los factores que
más contribuye a la desigualdad en los ingresos es la
escasa educación (Núñez, 1998). En una investigación
realizada por la CEPAL en ocho países latinoamericanos,
que representan el 75% de la población latinoamerica-
na, se constata la enorme desigualdad de los ingresos
laborales entre los diferentes estratos, según su nivel
educativo.80 Otro testimonio sobre la influencia de la
educación en la pobreza lo da Larrañaga en un estudio
sobre América Latina.81

resultando peor que la enfermedad. Y la situación se torna aún más


lamentable si se tiene en cuenta que el empleo de las fumigaciones
no ha detenido el crecimiento de las áreas sembradas de coca y ama-
pola, lo que equivale a decir que estamos pagando un precio social-
mente muy alto para obtener un resultado exiguo o nugatorio.”
(Carlos Rodado Noriega. “La biodiversidad amenazada”. En: Portafo-
lio, Santafé de Bogotá, 20 de abril de 2001. Sección opinión).
80 La CEPAL identifica tres estratos ocupacionales, según el nivel

educativo de cada uno y su posición. “El nivel superior, constituido


por los empleadores, directores, gerentes y altos funcionarios públi-
cos y privados, y los profesionales de mayor nivel de calificación,
representa un 9.4% de la fuerza de trabajo ocupada y tiene un in-
greso promedio de 13.7 líneas de pobreza. El nivel intermedio de
ingresos ocupacionales contempla a los profesionales de menor nivel
educacional, los técnicos y los empleados administrativos; son dos
estratos de ocupaciones no manuales que representan un 13.9% de
la fuerza de trabajo y reciben un ingreso ocupacional promedio de 5
líneas de pobreza. El nivel inferior comprende diferentes sectores
económicos, ocupaciones manuales y no manuales y distintos grados
de calificación, pero que se asemejan porque todos ellos perciben
ingresos ocupacionales medios inferiores a 4 líneas de pobreza, insu-
ficientes para evitar por sí solos la situación de pobreza de una fami-
lia promedio (CEPAL, 2000b: 5).
81 “En todos los países para los cuales se dispone de información

se observa que los grupos más pobres tienen una menor tasa de
avance educacional. La brecha existente entre los jóvenes pertene-
cientes al cuartil de hogares más pobres respecto del de mayores
ingresos es de 20 puntos porcentuales en los países con diferencias
más moderadas (Chile, Colombia, Honduras, Panamá y Venezuela);

165
También influye en la pobreza la discriminación ra-
cial a que son sometidas las minorías. De acuerdo con
Lustig y Deutsch, “Hay más probabilidades de que sean
pobres los grupos autóctonos y las personas de raza ne-
gra que las de raza blanca” (Lustig, 1998:2). Similar
situación ocurre con la mujer.82 En el caso colombiano,
de acuerdo con la CEPAL en 1997 la incidencia de la po-
breza en las mujeres jefes de hogar era superior (43%)
que en los hombres (38%). Igualmente, el salario que
percibían las mujeres en el sector urbano equivalía ape-
nas al 77% del salario de los hombres y el ingreso global
urbano por cada mujer era igual al 52% de su similar
por hombre.83
La estrechez crónica del mercado interno en los paí-
ses menos desarrollados es un factor que impide gene-
rar empleo formal y de calidad, de acuerdo con la cre-
ciente oferta de fuerza laboral. En consecuencia, la ma-
yor parte de los empleados se encuentra en el llamado
sector informal de la economía, caracterizado por la
falta de garantías, de estabilidad, de seguridad y por la
baja remuneración. En América Latina, por ejemplo, se
estima que en las dos últimas décadas el 80% de los
nuevos empleos se generaron en el sector de la econo-
mía informal, lo cual impide mejorar las condiciones
socioeconómicas de los trabajadores. (Rodrik, 2001:14)

cercana a los 40 puntos en el caso de los países con diferencias sus-


tanciales (Costa Rica, Guatemala y Uruguay); y superior a los 50
puntos en el país que presenta el peor resultado (Brasil)” (Larraña-
ga:13).
82 De acuerdo con Lustig “las mujeres que trabajan suelen tener

una probabilidad mayor de ser pobres que los hombres que trabajan,
incluso después de tomar en cuenta la influencia de la educación y
otras variables” (Lustig, 1998:2-3).
83 Para mayor información consultar en la dirección:

http://www. eclac. org/ mujer/ proyectos/perfiles/colombia.htm

166
En Colombia, del total de trabajadores asalariados el
39,3%, o no tiene contrato (31%), o el contrato es tempo-
ral (8,3%) (Klein y Tokman, 2000:18). El subempleo del
llamado capital humano se traduce en grandes pérdidas
para la sociedad, en la medida que un alto porcentaje de
la fuerza de trabajo queda por fuera del proceso econó-
mico, sin generar ni recibir ingreso.84
Los problemas del desempleo y el subempleo, acom-
pañados de la distribución desigual del ingreso y la ri-
queza, se han convertido en verdaderos obstáculos para
el mejoramiento de la pobreza en los países en desarro-
llo. De esta manera se reproduce incesantemen-te el
círculo vicioso: a menores ingresos, producto del desem-
pleo y la baja remuneración, menor capacidad de com-
pra por parte de la mayoría de la población; a menor
demanda, menores posibilidades de generar nuevos
empleos mediante la expansión del aparato productivo;
a menor de demanda de fuerza laboral mayor desem-
pleo y mayor empeoramiento de las condiciones de vida
de la población, etc. Por donde se les mire, los proble-
mas del ingreso y el empleo terminan siendo de carácter
estructural y por lo tanto no se les puede resolver con
simples medidas de tipo coyuntural.

84 Según Julio Silva, para el caso de Colombia, “como algunos


analistas calculan el desempleo total en 3,5 millones de personas, y
suponiendo una escolaridad media de 7 años y una experiencia de 10
años por persona, estamos hablando de un capital humano que re-
presenta cerca de 245 millones de años de educación y habilidades
subutilizadas, lo que le costó a la sociedad una ingente suma de
dinero. Sólo la escolaridad, y calculando apenas un millón de pesos
por año, a precios del 2000, significa una inversión de 24,5 billones
de pesos, o sea más de US$ 11.000 millones, una octava parte del PIB
anual” Ver: Julio Silva Colmenares. La salida: un nuevo modo de
desarrollo humano para la paz. Santafé de Bogotá, 2001. Versión
preliminar.

167
Entre los graves problemas que impiden mejorar la
situación de los más pobres en los países en desarrollo
están la corrupción y la ineficiencia administrativa en
las entidades del Estado. La corrupción hace que cuan-
tiosos recursos destinados al mejoramiento de la calidad
de vida de los sectores más pobres se desvíen hacia el
enriquecimiento de funcionarios públicos y empresarios
inescrupulosos. Un ejemplo de lo anterior es el escánda-
lo reciente en Colombia por los casos de corrupción en el
sector eléctrico, el metro de Medellín, Foncolpuertos,
Dragacol y muchos más, lo que le ha significado al Es-
tado pérdidas multimillonarias.85 La ineficiencia, por su
parte, no se queda atrás. Solo entre 1996 y 1999, por lo
que en Colombia se conoce como “desgreño” administra-
tivo, el Estado perdió 500 millones de dólares,86 lo que
equivale a gran parte de lo que el gobierno piensa re-
caudar en su última reforma tributaria.87 De esta ma-
nera, entre los ineptos y los corruptos vacían las arcas
del Estado, haciendo imposible el cumplimiento de los
programas de desarrollo social.
Otro factor importante que ha venido empeorando la
situación de pobreza en las naciones menos desarrolla-

85 El periódico El Tiempo de Bogotá ha venido publicando en los

últimos meses una serie de testimonios sobre dichos escándalos, los


cuales se pueden consultar en la sección judicial. Ver: http://el tiem-
po.terra.com.co
86 “Las malas decisiones de los funcionarios públicos, el desgre-

ño administrativo y el contubernio con contratistas para defraudar


al Estado se tradujeron en pérdidas para la Nación por un billón de
pesos, en sólo cuatro años” (“Por desgreño la Nación perdió 1 billón
de pesos”. El Tiempo. Santafé de Bogotá, enero 31 de 2001).
87 Similar situación ocurre con los programas de gobierno que se

orientan directamente a paliar la situación de los más pobres, como


por ejemplo el Sisben en Colombia, convertido fortín electorero de
los caciques de turno.

168
das son los llamados programas de ajuste económico,
impuestos por la banca internacional bajo la influencia
del llamado consenso de Washington y que, como en el
caso de Colombia, se han traducido en mayores impues-
tos, menos puestos de trabajo y menor capacidad adqui-
sitiva del salario. Las políticas de apertura económica,
bajo el supuesto de que así es posible elevar la produc-
tividad, generar empleo y aumentar la presencia en los
mercados internacionales, han empeorado la situación
de pobreza, destruyendo fuentes de empleo en sectores
tradicionales de la economía como el agropecuario y
fortaleciendo la informalidad y empeorando la calidad
del mismo.88 La creciente privatización de las empresas
del Estado, si bien ha servido para disminuir los déficit
fiscales, ha encarecido los servicios públicos en aquellos
renglones que más afectan a los pobres como agua, luz,
alcantarillado y teléfono. Similar situación ocurre en el
caso de la educación, dejando por fuera del sistema a
gran parte de la población en edad escolar y universita-
ria.89

88 Como anotan Klein y Tokman, “La precarización se refiere a


la creciente precariedad del trabajo, como consecuencia del aumento
de la competitividad en un ambiente laboral más flexible. La bús-
queda de reducciones de costos y su flexibilización para promover el
mejoramiento de la competitividad ha llevado a reformas de la legis-
lación laboral que han introducido la flexibilidad en el margen. Se
introdujeron contratos “atípicos “ para las nuevas contrataciones
como alternativa de menor costo y más flexible que el contrato de
duración ilimitada que antes prevalecía en las relaciones laborales”
(Klein y Tokman, 2000:17).
89 En Colombia “las oportunidades de acceso a la educación tam-

poco se han distribuido equitativamente. En preescolar, cuatro de


cada cinco niños del 40% más rico asistían a un preescolar mientras
sólo uno de cada dos niños del 40% más pobre tenia acceso a este
nivel de atención. En el grupo de niños de 7 a 11 años, sólo el 8 7%
del 20% más pobre asiste a la primaria, mientras que del 10% de

169
Uno de los dogmas prevalecientes hasta hace poco
sobre las causas de la pobreza en los países menos des-
arrollados es la falta de crecimiento económico. Sin em-
bargo, está demostrado que si bien es cierto el creci-
miento es una condición importante para mejorar hipo-
téticamente las condiciones de vida de la población, en
la práctica la distribución de los beneficios del mismo no
se hace de manera equitativa. Si el crecimiento no se
acompaña de cambios radicales en la estructura de dis-
tribución del ingreso y la riqueza (tierra, activos), así
como del acceso libre a la propiedad, este inexorable-
mente produce mayores desigualdades, lo que conlleva
a una reproducción ampliada de las condiciones de la
pobreza.
Pero aparte de los factores estructurales están tam-
bién los relacionados con las crisis económicas, o como
algunos autores llaman, “las perturbaciones económi-
cas”, las cuales se convierten en mecanismo adicional de
redistribución del ingreso y la riqueza en favor de los
sectores más ricos de la población. Como señalan Hicks
y Wodon, “las perturbaciones económicas pueden con-
ducir a una declinación del ingreso real causada por
una pérdida de empleo, una situación de subempleo o
un cambio a un empleo menos lucrativo. Los salarios
reales pueden reducirse también debido a altos niveles

mayores ingresos asisten todos los niños. Esta diferencia es mayor


para grupos de edad de 12 a 17 años, población objetivo de la secun-
daria, donde sólo dos de cada tres de los más pobres pueden asistir
en contraste con el 88% de los más ricos. El mayor problema de
equidad en el acceso se da en la educación postsecundaria donde el
20% más rico tiene 2.6 veces más posibilidad de asistencia que los
más pobres. En la universidad sólo el 12% de los estudiantes perte-
nece al 50% más pobre y de éstos las dos terceras partes están estu-
diando en universidades privadas” (“Educación, cultura y formación
para el trabajo”. El Tiempo, mayo 11 de 1999).

170
de inflación. Las variaciones de los precios relativos
pueden tener efectos negativos. Los pobres pueden per-
der también su acceso a los servicios públicos esenciales
de salud, nutrición y educación como resultado de un
menor gasto real del gobierno. Pueden perder el valor
de sus activos financieros (por magros que sean)si éstos
no están protegidos de la quiebra por el sistema finan-
ciero o por el sistema público de seguridad social. O
simplemente tal vez tengan que vender esos activos.
Ante todos estos efectos potenciales y muchos otros, los
pobres son más vulnerables que los no pobres porque su
ingreso puede caer con mucha mayor rapidez bajo los
niveles de la mera subsistencia” (Hicks y Wodon, 2001:
113). Cualquier parecido con el caso colombiano no es
simple coincidencia.
Un factor importante en la reproducción de la po-
breza son los conflictos internos, los cuales producen
desplazamientos masivos de personas de sus lugares de
vivienda y trabajo. Al perder sus propiedades y fuentes
de empleo los desplazados quedan reducidos práctica-
mente a la condición de pobres absolutos. Estos despla-
zamientos se traducen además en la destrucción de las
fuerzas productivas en las zonas de conflicto y en el
empeoramiento de la situación de los llamados cinturo-
nes de miseria en las grandes ciudades del mundo en
desarrollo, produciendo efectos desestabilizadores en lo
social, lo político y lo económico. La violencia como fe-
nómeno permanente influye negativamente en la toma
de decisiones a largo plazo por parte de las empresas y
los hogares, lo que a su vez afecta la producción y la
generación de empleo.90

90 De acuerdo con Juan C. Echeverry y otros, como resultado de


la violencia permanente (caso de Colombia) “la pérdida de capital

171
En un debate reciente se destacaba cómo uno de los
factores que impiden mejorar las condiciones de pobreza
en los países más atrasados la falta de empoderamiento
de la mayoría de la población, el cual podría ser definido
como la capacidad de la población de base para identifi-
car las dificultades locales, diseñar y poner en práctica
programas y controlar los resultados de los mismos.91
La exclusión de amplios sectores de la toma de decisio-
nes que tienen que ver con su situación socio-económica
y política impide orientar efectivamente los recursos
destinados a mejorar las condiciones de pobreza. Esta
exclusión es más notoria en los estratos sociales de ba-
jos ingresos, que son por lo general los que tienen me-
nos posibilidades de hacer valer sus derechos, y en las
regiones con menor desarrollo relativo.
Otro aspecto importante que impide disminuir la
pobreza en los países en desarrollo es la separación de
la política social de la macroeconómica, por parte de los
gobiernos, y la subordinación de la primera a las exi-
gencias de la segunda, en el supuesto de que la política
social es la única responsable de la equidad. El trata-
miento del problema de la pobreza aislado de las políti-
cas económicas produce desajustes estructurales que
impiden superar las desigualdades sociales. Como seña-

humano y físico, que se destruye o se desplaza fuera del país, hace


que la economía se desvíe de su senda de acumulación y creación de
riqueza; de tal manera que, aun cuando eventualmente sea posible
recuperar la tasa de crecimiento, se da un costo permanente en
términos de producción y bienestar”. (“¿Nos parecemos al mundo?”.
El Tiempo, abril 15 de 2001. http://eltiempo.terra.com.co/15-04-
2001/lect_0.html).
91 “Dialogo Global Electrónico - 21 de febrero al 31 de marzo del

2000 sobre el Informe de Desarrollo del Banco Mundial sobre la


Pobreza 2000/1 (IDM)”. Resumen final. moderator@npi.org.uk. May
15, 2000 12:33 PM. http://www.worldbank.org/ poverty/wdrpoverty/

172
la Rosas, “esta manera de ver las cosas ha favorecido la
coexistencia entre una política económica que frecuen-
temente impulsa la concentración de la riqueza y el in-
greso, y una política social que trata de compensar las
consiguientes desigualdades”.92
Como hemos podido observar, existen múltiples fac-
tores internos de carácter estructural y coyuntural que
impiden mejorar la situación de la población más pobre
en los países en desarrollo. Estos factores se reproducen
permanentemente, debido a la estrechez estructural de
la economía y al modelo de Estado ineficiente y corrup-
to, controlado por grupos minoritarios de la población,
en los cuales se concentra la mayor parte del ingreso, la
riqueza y la toma de decisiones en materia de política
económica y social. Ante esta situación, existen igual-
mente múltiples propuestas de solución al problema de
la pobreza en la mayor parte del mundo, cuyo contenido
y alcances analizaremos a continuación.

4. PROPUESTAS PARA ERRADICAR


LA POBREZA

Tal como lo constatamos, existen múltiples factores


que contribuyen a la conservación y reproducción de la
pobreza, especialmente en el mundo en desarrollo. De-
bido a esta situación, en los últimos foros mundiales, así
como en las publicaciones más destacadas, se ha venido
formulando toda una serie de propuestas para erradicar
la pobreza, las cuales están condicionadas a los inter-
eses teóricos y políticos en juego. Si partimos de la ex-

92 Véase: Gabriel Rosas Vega. “A propósito del desarrollo


humanizado”. El Espectador, 14 de abril de 2001.

173
periencia del desarrollo, todo indica que erradicar la
pobreza en sociedades regidas por las leyes del mercado
es tarea imposible, toda vez que esta se constituye en el
polo opuesto de la riqueza, que a su vez es la razón de
ser de la lógica capitalista de acumulación. Por ello,
más que erradicar la pobreza lo que se busca es mejo-
rarla, haciendo más viable el proyecto de vida de millo-
nes de personas, especialmente en los países económica
y socialmente más atrasados.
Desde mucho tiempo atrás se vienen señalando las
barreras estructurales, especialmente la estrechez cró-
nica del mercado interno, que impiden superar las des-
igualdades en los países en desarrollo, lo que hace de la
pobreza una especie de círculo vicioso, el cual solo puede
romperse con medidas de fondo, que ataquen de raíz las
causas del problema.93 No obstante, tanto el limitado
potencial interno, como la falta de voluntad política de
quienes detentan el poder, así como la creciente vulne-
rabilidad de las economías frente al dominio de las em-
presas transnacionales y sus gobiernos, el logro de tal
objetivo se vuelve sumamente difícil.
La mayor parte de las políticas contra la pobreza en
los países en desarrollo en los últimos años ha estado
inspirada en el llamado consenso de Washington, según
el cual el crecimiento económico sostenido garantiza por
sí mismo el mejoramiento de la situación de los más

93 En la década de los cincuentas, el economista Nurkse atribuía

el “círculo vicioso” de la pobreza en los países en desarrollo a la es-


trechez del mercado interno, lo cual sigue siendo vigente en la ac-
tualidad, dándole desde luego un enfoque más orientado hacia la
gente y no simplemente como un problema de comportamiento de los
“factores de producción”. Véase Ragnar Nurkse. Problemas de for-
mación de capital en los países insuficientemente desarrollados.
Fondo de Cultura Económica. México, 1980 (Quinta reimpresión).

174
pobres. Esta falacia ha sido cuestionada por los mismos
funcionarios del Banco Mundial y los representantes de
los países más ricos del mundo. En la cumbre del grupo
de los países más desarrollados, celebrada el año pasa-
do en Okinawa, se enfatizó que “el crecimiento económi-
co sostenible y políticas sociales apropiadas son la clave
para combatir la pobreza”, al tiempo que “la reducción
de la pobreza ayuda al crecimiento, pues hace posible
que los pobres participen productivamente en la econo-
mía”. No obstante, el crecimiento por sí mismo “no ga-
rantiza la erradicación exitosa de la pobreza”, siendo
necesario agregar otras dimensiones importantes de la
misma, como la calidad de vida y la participación en la
toma de decisiones (Global Poverty Report. G8 Okinawa
Summit. July 2000, p.2). La crítica al enfoque del cre-
cimiento como condición suficiente para superar los
problemas de la pobreza en los países en desarrollo no
es nueva.94 Existen pruebas suficientes que demuestran
cómo aún con crecimiento sostenido no siempre se logra
reducir significativamente los niveles de pobreza. Tal es
el caso de Latinoamérica donde, salvo algunas excep-
ciones, el crecimiento no sólo no ha reducido los índices
de pobreza sino que incluso, en condiciones de creciente
desempleo, desigualdad en la distribución del ingreso y
disparidades salariales, como resultado de las innova-

94 Ya en 1976 en la UNCTAD IV se señalaba que “el crecimiento

económico, cuando ha tenido lugar, pocas veces ha logrado hacer una


gran mella en los problemas sociales urgentes, y con demasiada fre-
cuencia en los países en desarrollo ha pasado por alto a la masa de la
población. Al aumentar las desigualdades económicas, mientras fra-
casa en dar alivio a problemas como el desempleo, la desnutrición, las
enfermedades y las malas viviendas, el crecimiento económico no
pocas veces ha contribuido a agravar los problemas y tensiones socia-
les”. Citado en: Joan Robinson. Aspectos del desarrollo y el subdesarro-
llo. Fondo de Cultura Económica. México, 1981, p. 17.

175
ciones tecnológicas, éste puede estar empeorando las
desigualdades sociales (Lustig y Deutsch, 1998:4). Por
eso, además del crecimiento sostenido, es necesario lle-
var a cabo una serie de políticas públicas, que garanti-
cen la distribución equitativa de sus resultados.95
De acuerdo con un estudio del Banco Mundial, el
problema de la pobreza debe ser enfrentado mediante la
alianza entre el Estado, la sociedad civil y el sector pri-
vado. Según los autores del estudio el tipo y la magni-
tud de los retos que deben enfrentar estas alianzas son
muy variados e incluirían los siguientes aspectos: “(i)
reducción de los déficit en la infraestructura de los ser-
vicios sociales básicos como escuelas, centros de salud y
mejoras en la calidad de los servicios prestados; (ii) pro-
visión de otros servicios básicos (tales como agua y sa-
neamiento, vivienda, etc.); (iii) generación de ingresos y
empleo: (iv) programas especiales para los grupos más
vulnerables; (v) nuevos aspectos como la protección am-
biental, mayor participación popular en el diseño de las
políticas, e iniciativas que tengan como meta mejorar el
acceso de los pobres al sistema judicial mediante alter-
nativas para la resolución de conflictos; y (vi) combina-
ción de todos los anteriores en un enfoque multifacético

95 Por eso para los autores del estudio “las políticas que se adop-

ten para proporcionar a los pobres igualdad de acceso tanto a la


educación como a servicios de salud de buena calidad y aumentar
sus bienes mediante la reforma de la tenencia de la tierra, el otor-
gamiento de títulos de propiedad y programas habitacionales; para
realizar reformas fiscales que mejoren la progresividad de los im-
puestos y el gasto público; y para corregir las fallas en el mercado de
créditos, eliminar las prácticas discriminatorias y crear mecanismos
que protejan a los pobres de las crisis adversas son ingredientes
fundamentales del crecimiento con equidad” (Lustig y Deutsch,
1998:5).

176
que apunte al desarrollo local integrado” (Fiszbein y
Lowden, 1999:2-3).
El esquema propuesto pretende armonizar los inter-
eses de las partes involucradas y en principio busca
definir el grado de responsabilidad de cada una de ellas
frente al problema de la pobreza. No obstante, la alian-
za tradicional entre el Estado y los sectores más pode-
rosos del sector privado pone en entredicho la efectivi-
dad de dicha estrategia. La experiencia nos muestra
cómo esta alianza en últimas se traduce en medidas de
política económica que casi siempre desembocan en la
mayor profundización de la brecha que separa a los po-
bres de los ricos. De otro lado, el empoderamiento de los
sectores más pobres de la población no logra traducirse
en cambios reales, toda vez que quienes toman las
grandes decisiones macroeconómicas y sociales están
muy lejos de representar sus intereses. Esto hace que
las medidas recomendadas, si bien es cierto apuntan a
mejorar las condiciones de pobreza de la población, no
logren materializarse plenamente, produciendo más
frustración que beneficios.96
La CEPAL por su parte plantea una serie de princi-
pios que deben regir las políticas para atacar la pobre-
za: a) universalidad; b) solidaridad; c) la eficiencia; d)
criterio de equivalencia; y e) carácter integral de la polí-
tica social (CEPAL, 2000a:73-80).

96 En Colombia, el economista Julio Silva Colmenares plantea

algo similar. De acuerdo con el autor, “para la construcción de la


“utopía” que se persigue, una sociedad con crecimiento compartido y
competencia regulada para el desarrollo humano con felicidad y
libertad, se requiere la acción mancomunada del mercado, el Estado
y la solidaridad social”. Ver: Julio Silva Colmenares. La salida: un
nuevo modo de desarrollo humano para la paz. Santafé de Bogotá,
2001. Versión preliminar.

177
De acuerdo con el principio de universalidad todos
los miembros de la sociedad deben contar con la certeza
de que ésta les asegura un nivel y calidad de bienestar
básicos, de acuerdo con el nivel de desarrollo alcanzado
en determinado momento. “Este hecho genera necesi-
dad de encontrar los equilibrios políticos, sociales y eco-
nómicos que permitan obtener la mejor protección social
en un marco de equidad y desarrollo” (CEPAL, 2000a:73).
El problema está en cómo lograr dichos “equilibrios” en
sociedades fundamentadas en la desigualdad estructu-
ral, como las nuestras. Para que este principio se mate-
rialice son necesarias profundas transformaciones en lo
político, lo económico y lo social, a lo que no estarían
dispuestas las oligarquías locales, teniendo en cuenta
sus antecedentes parasitarios y su incompetencia. Las
llamadas clases dirigentes de los países en desarrollo no
han logrado realizar, en su larga vida de naciones inde-
pendientes, ni siquiera las transformaciones estructura-
les de carácter capitalista que requieren sus economías,
al tiempo que el desarrollo local se debate entre el atra-
so estructural secular y la influencia implacable de las
nuevas tendencias tecnológicas y económicas a escala
mundial. En estas condiciones, el principio de universa-
lidad no deja de ser más que un buen propósito.
El principio de solidaridad apunta a que el finan-
ciamiento de la política social y el acceso a la protección
social, deben tener en cuenta la capacidad económica de
las personas, coadyuvando a asegurar la universalidad
y la equidad. Este principio asume que, “dadas las ex-
ternalidades del bienestar individual, existe una estre-
cha interrelación entre el bienestar individual y el bien-
estar social” (CEPAL, 2000a:75). Al igual que el anterior,
el principio de solidaridad está en el aire, pues nada
más ajeno a la realidad que la pretensión de creer en la

178
supuesta interrelación entre el bienestar individual y el
bienestar social, pues como lo demuestra la práctica del
desarrollo social en nuestros países, el bienestar de las
minorías no ha generado el bienestar de las mayorías,
sino que por el contrario, a medida que se concentra la
riqueza en unas pocas manos, la pobreza persiste no
sólo en los estratos más bajos, sino también en vastos
sectores de la llamada clase media. Mientras no se mo-
difique este modelo actual de acumulación, será muy
difícil llevar a la práctica el principio de solidaridad.
El principio de eficiencia se refiere al “logro de los
mejores resultados posibles, en cuanto cobertura y cali-
dad, con una cantidad determinada de recursos... El
derroche, desaprovechamiento o uso no prioritario de
los recursos, característicos de la ineficiencia, erosionan
el propósito de la equidad, ya que impiden que los bene-
ficios sean mayores para la sociedad en su conjunto y
para los pobres en particular y, por ende, generan la
insatisfacción de los potenciales beneficiarios así como
de los contribuyentes” (CEPAL, 2000a:75-76). Este es un
principio importante, pues ataca uno de los grandes
obstáculos para mejorar las condiciones de pobreza: la
ineficiencia crónica con que se manejan los recursos
que, como ya observamos, limita los alcances de las po-
líticas gubernamentales en los países en desarrollo.
Aquí se requiere no solo perfeccionar los sistemas con-
tables y de control, sino transformar de raíz las costum-
bres políticas de manejo de la administración pública,
depurándolas de la ingerencia politiquera y profesiona-
lizando el servicio público, imprimiéndole un alto con-
tenido ético-social.
Otro principio para atacar la pobreza es el llamado
“criterio de equivalencia”. Este principio se refiere al
vínculo que debe existir entre contribuciones y benefi-

179
cios “tanto en el ámbito de los programas generales co-
mo de los mecanismos de aseguramiento”. Se trata de
aplicar políticas redistributivas que favorezcan a los
sectores sociales de menores ingresos, vía menores im-
puestos y créditos, acordes con la capacidad económica
de los mismos (CEPAL, 2000a:78). El criterio de equiva-
lencia en una economía de mercado es difícil de llevar a
la práctica, toda vez que, por su misma naturaleza, el
intercambio entre los “factores” se sustenta en la des-
igualdad: lo que pierden unos, otros se lo ganan, con el
agravante de que los que más pierden son los dueños de
la fuerza de trabajo. No obstante, como mecanismo de
regulación redistributiva puede lograr avances impor-
tantes, siempre y cuando existan instrumentos adecua-
dos de control y el accionar permanente de los grupos de
presión. Como está demostrado en el caso colombiano,
al menor descuido el gobierno de turno termina trasla-
dándole a los sectores y a las regiones más pobres, la
cuenta de cobro de la ineficiencia y la corrupción esta-
tal, con el pretexto de mantener el equilibrio macroeco-
nómico, exigido por los organismos internacionales co-
mo condición para el otorgamiento de nuevos créditos.
El último principio propuesto por la CEPAL es el “ca-
rácter integral de la política social”. De acuerdo con este
principio la política social debe contemplar dos dimen-
siones, “que resultan definitivas para el éxito de su
formulación y ejecución: su relación con la política eco-
nómica y las relaciones entre los sectores que confor-
man la política social”. Este principio ataca precisamen-
te el divorcio actual entre política económica y política
social, que en últimas impide una mejor redistribución
del ingreso y los activos. Se debe, por lo tanto, integrar
en un solo propósito las estrategias de crecimiento eco-
nómico con las de mejoramiento de las condiciones so-

180
ciales de la población y no centrarse solamente en el
manejo macroeconómico, revisando totalmente los pro-
gramas de ajuste impuestos desde afuera por los orga-
nismos internacionales de crédito y aceptados sin mu-
cha resistencia por nuestros gobernantes.
De lo expuesto anteriormente podemos decir que pa-
ra atacar efectivamente los problemas de pobreza en los
países menos desarrollados, se requiere no sólo llevar a
cabo políticas de inversión en los frentes económico y
social, sino cambiar radicalmente el enfoque con que se
maneja dichas políticas. Aún se habla del gasto social
como algo complementario a las políticas macroeconómi-
cas de los gobiernos, cuando en realidad se trata de una
inversión que a la postre contribuye a un mayor desarro-
llo y a mejorar la competitividad. Como señala Klisberg,
“hoy es difícil discutir las evidencias de que la inversión
social genera capital humano, y que el mismo se trans-
forma en productividad, progreso tecnológico, y es decisi-
vo para la competitividad” (Kliksberg, 2000:321).
En este sentido es urgente reforzar la inversión en
los campos de la educación, la salud y la seguridad so-
cial. Está demostrado que a mayor educación mejor ca-
lidad de vida, mayor productividad del trabajo e, inclu-
so, menores tasas de natalidad. La educación es la
puerta de entrada al conocimiento, el cual se ha conver-
tido en la base del progreso de las naciones. Igualmente
está comprobado que la sola presencia de riquezas na-
turales y la bonanza de divisas, como resultado de co-
yunturas favorables en los mercados internacionales, no
son suficientes para el progreso si no se tiene la capaci-
dad de administrar dichos recursos de manera eficiente;
y para ello es muy importante estar, sino a la vanguar-
dia del conocimiento, por lo menos actualizados en
cuanto a las nuevas tecnologías y adelantos científicos,

181
con miras a utilizarlos en beneficio de la población de
los países menos desarrollados. Pero para lograr avan-
ces en este campo es necesario que la población goce de
buena salud, pues una población desnutrida y enferma
no puede involucrarse de manera eficiente, no solo en la
búsqueda de conocimientos, sino de manera creativa, es
decir, estar en capacidad de generar nuevos conocimien-
tos a partir de los adquiridos.
Estos planteamientos son lugares comunes en la
mayoría de documentos sobre la pobreza, no obstante,
hay que agregar que aparte de los buenos propósitos se
requiere una alta dosis de eficiencia administrativa en
el manejo de los escasos recursos disponibles. En mu-
chas ocasiones, por problemas de burocratismo los re-
cursos, o no llegan a los sectores más vulnerables, o se
demoran, causando traumatismos que generan con ra-
zón protestas permanentes.97 Por esta razón es urgente
modernizar los sistemas de manejo de los recursos des-
tinados a paliar la situación de los más pobres, hacien-
do uso de medios tecnológicos avanzados y descontami-

97 En Colombia, por ejemplo, por deficiencias de manejo se en-


cuentran represados 4 billones de pesos. “Esos dineros encuentran
verdaderos trancones en todo su recorrido, desde que buscan salir
del presupuesto nacional hasta llegar a los hospitales y clínicas, que
son las que prestan los servicios de salud a los más necesitados,
pasando por el ministerio y las secretarías del ramo en los 32 depar-
tamentos, cuatro distritos, más de 1.000 municipios y, hasta hace
muy poco, cerca de 200 Administradoras del Régimen Subsidiado
(ARS)... A esa demora, sin contar con los voluminosos recursos que se
destinaron a fines diferentes a la salud o fueron a parar a los bolsi-
llos de particulares, se atribuye parte de la crisis que se ha llevado
por delante a más de un hospital público, clínicas y laboratorios
particulares y que amenaza con seguir empujando a otras institu-
ciones a la desaparición.” Ver: Jorge Correa C. “Cuatro billones de
pesos no llegan a tiempo a sector salud”. El Tiempo, mayo 13 de
2001. http://eltiempo.terra.com.co/13-05-2001/econ_0.html

182
nando de politiquería la toma de decisiones a lo largo de
la cadena de distribución. Igualmente, hay que comba-
tir con mayor dureza la corrupción administrativa, que
desangra el presupuesto e impide que gran parte de la
inversión llegue a los más necesitados.
Para lograr los anteriores objetivos es indispensable
fortalecer el empoderamiento de la población, a través
de los diferentes medios de participación ciudadana en
la discusión y aprobación de todos aquellos programas
que afectan, directa o indirectamente, su situación so-
cioeconómica. Esta participación debe estar precedida
de todo un proceso de aprendizaje, toda vez que la po-
blación no está acostumbrada a ejercer sus derechos
plenamente, y además no tiene confianza en las deterio-
radas instituciones que dicen representarla. En otras
palabras, no es suficiente promulgar la participación
democrática de la población en los asuntos del Estado,
sino que hay que garantizarle los instrumentos para
que se convierta en realidad. Esto contribuiría a recu-
perar la gobernabilidad perdida y fortalecería realmen-
te la democracia, condición indispensable para dismi-
nuir los factores de violencia y mejorar la calidad de
vida de los sectores más pobres de la población.
También se requiere una reforma profunda de en
materia de administración de justicia social, pues uno
de los factores de violencia es la impunidad, que permi-
te la sobreexplotación de los asalariados y los pequeños
productores, en favor del gran capital local y transna-
cional.
Todo esto debe ir acompañado de una profunda re-
forma del Estado, en el sentido de convertirlo efectiva-
mente en representante de los intereses de la mayoría
de la población y no de las oligarquías económicas y
políticas. Fortalecer el Estado como garante del equili-

183
brio económico y social es una premisa indispensable
para lograr algún día una sociedad más igualitaria. Pa-
ra ello es necesario combatir la satanización del sector
público, con el pretexto de que es ineficiente y corrupto,
pues el sector privado ha demostrado ser también no
solo ineficiente sino agente importante en la promoción
de la corrupción. Hay que romper el contubernio tradi-
cional entre Estado y sector privado y comprometerlos
con la tarea de superar los problemas de desigualdad
social.98
Igualmente es importante que las políticas macroe-
conómicas no sigan acentuando las desigualdades en la
distribución y redistribución del ingreso y la riqueza y
se orienten hacia el logro del equilibrio social. Casos
como el de Colombia, demuestran cómo a la larga resul-
ta siendo más costoso combatir las consecuencias de
mantener las desigualdades sociales que invertir opor-
tunamente en el mejoramiento de la calidad de vida de
la población. O sea que invertir en el mejoramiento de
la pobreza es, a la larga, la mejor inversión, tanto desde
el punto de vista económico como político y social.
Es urgente revisar también el esquema de inserción
internacional de los países menos desarrollados, com-
prometiendo a las potencias económicas del mundo con
la solución del acuciante problema de la pobreza. Sin un
nuevo orden económico que permita a las naciones me-

98 Sobre este punto es importante ver la propuesta de Julio Sil-

va Colmenares en su reciente libro La salida: un nuevo modo de


desarrollo humano para la paz.

184
nos avanzadas obtener mayores beneficios de su pre-
sencia en la actual división internacional del trabajo, no
es posible superar la desigualdad social y económica a
escala mundial y dentro de la mayoría de los países.

5. A MANERA DE CONCLUSIÓN

Son múltiples los factores que impiden resolver el


problema de la pobreza en los países menos desarrolla-
dos, los cuales son no solo de carácter económico, sino
también sociopolítico, relacionados con la persistencia
de estructuras socioeconómicas atrasadas y con su posi-
ción desventajosa en la división internacional del traba-
jo. Por ello se requieren profundas transformaciones de
carácter estructural, tanto en lo económico como en lo
político y lo social, lo cual debe ir acompañado del re-
emplazo de los actuales modelos de desarrollo excluyen-
te, por esquemas en los cuales se de una mejor distribu-
ción del ingreso y la igualdad de oportunidades para
todos, dependiendo de sus capacidades. Se trata de un
enfoque integral del problema de la pobreza, con el fin
no solo mejorar las condiciones materiales de vida de la
población, sino también su calidad, a partir de un ma-
yor grado de libertad política y una mayor participación
ciudadana en la toma de decisiones sobre los asuntos
que afectan directa o indirectamente sus intereses,
además de garantizarle un nivel adecuado de acceso a
la educación, la salud, la vivienda y la seguridad social.
Para ello se requieren profundas reformas en las cos-
tumbres políticas y en la manera en que funciona el
Estado, mejorando su eficacia y su compromiso con los
sectores más vulnerables de la sociedad.

185
Igualmente, es necesario comprometer al sector pri-
vado en la solución de los problemas que impiden mejo-
rar la situación de los más pobres. Todo esto, de alguna
manera, está consignado en los principales documentos
publicados por organismos internacionales y los gobier-
nos de los países en desarrollo; lo que falta es mayor vo-
luntad política para llevar a cabo los cambios necesarios.
También es urgente establecer un nuevo orden eco-
nómico internacional, que le garantice a los países me-
nos desarrollados una mayor participación en la divi-
sión internacional del trabajo, sobre la base de una ma-
yor libertad para exportar sus productos a las naciones
más opulentas. Esto le permitiría a los países pobres
superar en gran medida los obstáculos que impiden so-
lucionar los problemas de la pobreza.
Finalmente, para lograr los objetivos mencionados
es imprescindible revisar a fondo los esquemas teóricos
que han servido de fundamento a las políticas económi-
cas y sociales en los países en desarrollo, partiendo de
sus propias realidades y buscando mejorar efectivamen-
te la calidad de vida de la población, como condición
para alcanzar el desarrollo humano y sostenible.

186
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AGUILAR M., ALONSO (2000). “¿Qué hacer en nuestra América


frente a la globalización y el neoliberalismo?”. En: Re-
vista BCV Foros. Nº 5. Caracas, Venezuela. pp. 275-
291.
ALBURQUERQUE LL., FRANCISCO (1999). Desarrollo económico
local en Europa y América Latina. Consejo Superior de
Investigaciones Científicas. Madrid. http://www. redel.
cl/documentos/otros.html
AMIN, SAMIR (2001). “¿Globalización o apartheid a escala glo-
bal?”. Globalización. Revista Web Mensual de Econo-
mía, Sociedad y Cultura. Septiembre. http://rcci.net/
globalizacion/2001/fg193.htm
BANCO MUNDIAL (1999). Formulación de estrategias de reduc-
ción de la pobreza en los países en desarrollo. 20 de sep-
tiembre. Versión pdf.
(2000). Informe sobre el desarrollo mundial
2000/2001. Lucha contra la pobreza. Panorama gene-
ral. Septiembre. Versión pdf. www.worldbank.org
BANCO MUNDIAL Y CEPAL (1998) Un Inventario de Líneas de
Pobreza para América Latina y el Caribe: 1985-1997.
Unidad Asesora sobre Pobreza y Desigualdad. BID,
Washington, DC. Octubre. Versión pdf.
BARO, Silvio. Globalización y relaciones internacionales.
http://redem.buap. mx/t2 _baro.htm. Consultado nov.
15/99.
BECCARÍA, LUIS, JUAN C. FERES y PEDRO SÁINZ (1999). Medi-
ción de la pobreza. Situación actual de los conceptos y
métodos. 4º taller regional del Mecovi. La medición de
la pobreza: el método de las líneas de pobreza. Buenos
Aires, 16-19 noviembre. http://www.eclac. org/espanol/
estadisticas/mecvi0/ACTIVIDADREGIONAL/ TALLERES/ 4TO
TALLER/MEDICION/MEDICION.html
BEINSTEIN, JORGE (1999). La declinación de la economía glo-
bal. Encuentro Internacional de Economistas sobre
Globalización y Problemas del Desarrollo. La Habana,
Cuba, 18 al 22 de enero. http://www.globalizacion. cu-
baweb.cu
(2000). Escenarios de la crisis global. Segundo
Encuentro Internacional de Economistas sobre Globali-
zación y Problemas del Desarrollo. La Habana, 24 al 29
de enero. http://www.globalizacion.cubaweb.cu/texto/
0038_30.html
(2000). Los caminos de la decadencia. Segundo
Encuentro Internacional de Economistas sobre Globali-
zación y Problemas del Desarrollo. La Habana, 24 al 29
de enero. http://www.globalizcion.cubaweb.cu
BOYE, OTTO (2001). Integración latinoamericana y caribeña:
ahora o nunca. La Habana, 31 de enero.
http://lanic.utexas.edu/~sela/discusos/discurso33.htm
CARPINTIER, RODOLFO (2000). “Los Trabajadores del Cono-
cimiento”. http://www.tiendasurbanas.com/ecommerce
/3022.htm.Consultado feb.9/2000).
CECEÑA, ANA ESTHER y ANDRÉS BARREDA. La producción
estratégica como sustento de la hegemonía mundial.
Aproximación metodológica. http://redem.buap. mx/t2_
Cecena.html. Consultado nov.15/99.
CECEÑA, ANA ESTHER. Estados y empresas en la búsqueda de
la hegemonía económica mundial. http://redem.buap.
Mx/t1_Cecena.html. Consultado nov.15/99.
CEPAL (2000a). Equidad, desarrollo y ciudadanía: una visión
global. Equidad, desarrollo y ciudadanía. Vigésimocta-

188
vo período de sesiones. México, DF. 3 al 7 de abril. LC/G.
2071(SES.28/3). Capítulo 2. (Versión pdf).
CEPAL (2000b). Panorama social de América Latina 1999-
2000. Síntesis. www.eclac.org. versión pdf.
CERVANTES M., RAFAEL y otros (2001). Historia Universal y
globalización capitalista. Cómo se presenta y en qué
consiste el problema. Cuba XXI. http://www.cubaxxi.f2s.
com/economia/cervantes_gil_reg_zardoya1_310301.htm.
Consultado oct.10 de 2001
CHAPARRO, FERNANDO (1998a). Conocimiento, Innovación y
Construcción de Sociedad: Una Agenda para la Colom-
bia del Siglo XXI. Santafé de Bogotá, Agosto 15.
http://colombia-siglo21.net/ index.html
(1998b). “Haciendo de Colombia una Sociedad
del Conocimiento”. En: Conocimiento, Innovación y
Construcción de Sociedad: Una Agenda para la Colom-
bia del Siglo XXI. COLCIENCIAS. Santafé de Bogotá,
Agosto 15. http://colombia-siglo21.net/index.html. Con-
sultado en enero 22 de 2000.
CRESALC/UNESCO (1999). “Plan de Acción para la transforma-
ción de la educación superior en América Latina y el
Caribe, Caracas, 1998. CIED”. En: Revista Asuntos, Ca-
racas, Venezuela. Mayo, Año 3. Nº 5. Versión pdf.
DÁVALOS LÓPEZ, ELISA. Las economías externas, lo local y lo
global en la teoría sobre la región. http://redem.buap.
mx/t1_davalos. html . Consultado nov.14/99
DAVID, DANBEN, HÅKAN NORDSTRÖM and LALAN WINTERS
(1999). Trade, Income Disparity and Poverty. WTO. Spe-
cial Studies 5. Versión pdf.
DAZA G., ENRIQUE A. (1999). “La economía mundial: hacia el
precipicio”. En: Deslinde, Revista de Cedetrabajo. Bogo-
tá, Colombia. Mayo-junio. Nº 24, pp. 9-25.
DESCENTRALIZACIÓN INDUSTRIAL. Descentralización, demo-
cracia y desarrollo regional. http://www.hlatino.com/
htdocs/descentrindust.htm.Consultado diciembre 14 de
2000.
DI FILIPPO, ARMANDO (1998). “La visión centro-periferia hoy”.
Revista de la CEPAL. Número extraordinario, octubre.

189
http://eclac.org/publicaciones/secretariaEjecutiva/7/
lcg2037/difil.htm
DOS SANTOS, THEOTONIO (2000). La economía mundial en el
nuevo milenio. II Encuentro Internacional de Economis-
tas sobre Globalización y Problemas del Desarrollo. La
Habana, Cuba, enero. http://www.globalizacion.cuba
web.cu/texto/0038_30. html
DRUCKER, PETER F. (1994). La sociedad postcapitalista. Gru-
po Editorial Norma. Bogotá, Colombia.
ECHEVERRÍA, RUBÉN G. (2000). “Opciones para reducir la
pobreza rural en América Latina y el Caribe”. Revista
de la CEPAL. Abril. Nº 70. Versión pdf.
EHRKE, MICHAEL. La Tercera Vía y la Socialdemocracia Eu-
ropea. Fundación Friedrich Ebert en Chile.
http://www.fes.cl/destacamos/ dest1.html
ENRÍQUEZ P., ISAAC (2001). “Fusiones y adquisiciones: expre-
siones de las tendencias omniabarcadoras del capital
en la era de la globalización y de la información”. En:
Boletín Quincenal del Programa Laboral de Desarrollo
PLADES. Lima, Perú. Año I Nº 4, septiembre. Sección
Documentos, pp. 1-34. Versión pdf. www.plades.org.pe/
estrategia/
ESTAY(1)R, JAIME. Globalización económica y convergencia:
¿hacia un nuevo contexto el desarrollo regional? http://
redem.buap.mx/t1_Estay.htm. Consultado nov.15/99.
ESTAY(2)R, JAIME. Globalización, empresas trasnacionales y
la sociedad civil. http://redem.buap. mx/t3_ jaime.htm.
Consultado nov.15/99.
FÉLIX, DAVID (1998). “La globalización del capital financiero”.
Revista de la CEPAL. Santiago de Chile. Número extra-
ordinario, octubre. http://eclac.org/ publicaciones/ Se-
cretaria Ejecutiva/ 7/lcg2037/felix.htm
FERES, JUAN CARLOS (1999). Notas sobre la medición de la
pobreza según el método del ingreso. 4º taller regional
del Mecovi. La medición de la pobreza: el método de las
líneas de pobreza. Buenos Aires, 16-19 noviembre.
http://www.eclac.org/espanol/estadisticas/mecovi0/ACTI
VIDADREGIONAL/TALLERES/4TOTALLER/FERES NOTAS/ FE-
RESNOTAS.html

190
FERES, JUAN CARLOS y XAVIER MANCERO (1999). Enfoques
para la medición de la pobreza. Breve revisión de la li-
teratura. 4º taller regional del Mecovi. La medición de
la pobreza: el método de las líneas de pobreza. Buenos
Aires, 16-19 noviembre. http://www.eclac.org/espanol/
estadistcas/mecvi0/ACTIVIDADREGINAL/TALLERES/ 4TOTA
LLER/FERES MANCERO/ FERESMANCERO. html#2.1 Defini-
ciones dePobreza.
FERRARI, LEANDRO M. La globalización, ese nuevo fenómeno
antiguo. Consejo Didáctico para Estudiantes de Rela-
ciones Internacionales. Buenos Aires, Argentina.
http://www.cderi. com.ar/globalizacion.html. Consulta-
do septiembre de 2001.
FERREIRA, FRANCISCO H.G. (1999). Inequality and Economic
Performance. A Brief Overview to Theories of Growth
and Distribution. Text for World Bank’s Web Site on
Inequality, Poverty, and Socio-economic Performance:
http://www.worldbank.org/poverty/inequal/index.htm.
June. Versión pdf.
FERRER, ALDO (1998). “El largo camino de la globalización”.
Tomado del libro Historia de la Globalización. Orígenes
del orden económico mundial. El Economista. La Haba-
na. Cuba. www.eleconomista.cubweb. cu
(1998). “América Latina y la globalización”. Re-
vista de la CEPAL. Santiago de Chile. Número extraor-
dinario, octubre. http://eclac.org/espanol/ revistacepal/
rvcincuenta/ ferer.htm
FISZBEIN, ARIEL y PAMELA LOWDEN (1999). Working Together
for a Change: government, business, and civic partner-
ships for poverty reduction in Latin America and the
Caribbean. Economic. Development Institute of The
World Bank. Edi Learning Resources Series. World
Bank. Washington DC.
FOIX, LLUIS (2000). “El petróleo del siglo XXI”. La Vanguardia
Digital. Febrero 15. http://www.lavanguardia.es/
FRESNEDA, OSCAR, JORGE IVÁN GONZÁLEZ, MIGUEL EDUARDO
CARDENAS y LIBARDO SARMIENTO. Reducción de la po-
breza en Colombia: el impacto de las políticas públicas.

191
Reducción de la pobreza en Colombia /PNUD:RLA/92/009
2. Versión pdf.
FURTADO, CELSO (1990). Economía mundial. Transformación
y crisis. Tercer Mundo, Editores. Bogotá. 183 pp.
GARCÍA M., FEDERICO (2001). “Anthony Giddens y la globali-
zación en ´la tercera vía´”. En: Globalizacion. Revista
Web Mensual de Economía, Sociedad y Cultura. Enero.
http://www.rcci.net/globalizacion/2000/fg148.htm
GRANELL, FRANCESC (2001). “Los países más pobres y vulne-
rables ante la privatización de la cooperación al desa-
rrollo y la liberalización comercial”. Magazine Cataluña
Global 11, publicación del Instituto Internacional de
Gobernabilidad. Agosto. http://www.iigov.org/iigov/cpd/
biblioteca/cg/cg11/ cg11_01.htm
GLOBAL POVERTY REPORT (2000). G8 Okinawa Summit. July.
Versión pdf.
GODDARD, JOHN (1998). “El papel de la Universidad en el
desarrollo regional”. http://asesores.uv.mx/Gaceta/
Nov98/ Mardef1. htm. Noviembre. Consultado feb.
26/2000.
HICKS, NORMAN y QUENTIN WODON (2001). “Protección social
para los pobres en América Latina”. En: Revista de la
CEPAL, abril. Nº 73, pp. 95-116.
HOBSBAWM, ERIC (1999). “Primer Mundo y Tercer Mundo
después de la Guerra Fría”. En Revista de la CEPAL.
Santiago de Chile. Abril, 1999, Nº 67.
IMF (2000a). World Economic Outlook. World Economic Stud-
ies Division Research Department. Washington, May.
Versión pdf. http://www.imf.org/ external/pubs/ft/weo/
2000/01/index.htm
(2000b). World Economic Outlook. A Survey by
the Staff of the International Monetary Fund. Washing-
ton, September. Versión pdf. http://www.imf.org/ ex-
ternal/ pubs/ft/weo/2000/02/index.htm
World Economic Outlook 2000. Statistical Ap-
pendix part I. Versión pdf. www.imf.org
KLEIN, EMILIO y VÍCTOR TOKMAN (2000). “La estratificación
social bajo tensión en la era de la globalización”. En:
Revista de la CEPAL . Diciembre. Nº 72, pp. 7-30.

192
KLIKSBERG, BERNARDO (2000). “Diez falacias sobre los pro-
blemas sociales de América Latina”. En: Revista Vene-
zolana de Gerencia. Universidad del Zulia. Año 5, Nº
12, pp. 305-335.
LARRAÑAGA, OSWALDO. Educación y superación de la pobreza
en América Latina y el Caribe. PNUD:RLA/92/009, ver-
sión pdf.
LITCHFIELD, JULIE A. (1999). Inequality: Methods and Tools.
Text for World Bank’s Web Site on Inequality, Poverty,
and Socio-economic Performance. En Internet: http://
www. worldbank.org/ poverty/inequal/ index.htm March.
Versión pdf.
LUSTIG, NORA y RUTHANNE DEUTSCH (1998). El Banco Inter-
americano de Desarrollo y la reducción de la pobreza:
Visión general. BID. Washington, DC. Diciembre. N°
POV-101-R.
LUSTIG, NORA y NICHOLAS STERN (2000). “Expansión de los
programas de reducción de la pobreza. Oportunidad,
empoderamiento y seguridad”. Finanzas & Desarrollo.
Diciembre. Vol. 37, Nº 4 , pp. 3-7.
MANCHÓN C., L. FEDERICO. Globalización económica y finan-
zas internacionales. http://redem.buap.mx/t2_ man-
chon.html. Consultado noviembre de 1999.
MARTÍNEZ P., JAVIER. Globalización: elementos para el debate:
una revisión. http://redem.buap.mx/t2_javier.htm. con-
sultado nov. 15/99.
MARX, KARL (1983). El manifiesto comunista y otros ensayos.
Editorial Sarpe, España. Colección Los Grandes Pen-
sadores. Tomo 6, 247 pp.
MATO, DANIEL (2001). Globalización, cultura y transformacio-
nes sociales. Ponencia presentada en la 1ª Conferencia
Regional de la Asociación Internacional de Sociología en
América Latina y el Caribe. Isla de Margarita, 7 al 11 de
mayo. Universidad Central de Venezuela.
http://www.geocities.com/global_cult_polit/PonenciaAIS
-Mato.doc
MESSNER, DIRK (1996). Latinoamérica hacia la economía
mundial: condiciones para el desarrollo de la “competi-

193
tividad sistémica”. ProSur. Fundación Friedrich Ebert
en Chile. http://www.fes.cl/prosur/prosur96-0.html
MONTHLY REVIEW (2001). The New Economy: Myth and Real-
ity. Volume 52, Number 11, April. http://www. monthly
review.org/apr2001.htm
MORLEY, SAMUEL A. (2000). “Efectos del crecimiento y las re-
formas económicas sobre la distribución del ingreso en
América Latina”. Revista de la CEPAL, Nº 71, pp. 23-42.
MOSTAJO, ROSSANA (2000). Gasto social y distribución del
ingreso: caracterización e impacto redistributivo en paí-
ses seleccionados de América Latina y el Caribe. CEPAL.
Serie Reformas Económicas 69. LC/L.1376. Mayo. Ver-
sión pdf. http://www.eclac.org
NAYYAR, DEEPAK (2000). Mundialización y Estrategias de
Desarrollo. UNCTAD. Seminario de Alto Nivel sobre
Comercio y Desarrollo: Orientaciones para el Siglo XXI
Bangkok, 12 de febrero. (X)/RT.1/4. Versión pdf.
NÚÑEZ M., JARIO y FABIO SÁNCHEZ T. (1998). Descomposición
de la desigualdad del ingreso laboral urbano en Colom-
bia: 1976-1997. Departamento Nacional de Planeación.
Unidad de Análisis Macroeconómico. Bogotá.
www.dnp.gov.co
OCAMPO, J.A. et al. (1997). Macroeconomía, Ajuste Estructu-
ral y Equidad en Colombia, 1978-1996. Proyecto Pro-
grama de Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD)/
Banco Interamericano de Desarrollo (BID)/ Comisión
Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).
Mimeo.
OCAMPO, José A. (2001a). Raúl Prebisch y la agenda del desa-
rrollo en los albores del siglo XXI. Documento presenta-
do en el seminario “La teoría del desarrollo en los albo-
res del siglo XXI”, organizado por la CEPAL para con-
memorar el centenario de nacimiento de Raúl Prebisch
el 28-29 de agosto. http://www.eclac.org/publicaciones/
SecretariaEjecutiva/5/LCG2135PE/lcg2135e_Ocampo.pdf
Consultado septiembre 6 de 2001.
(2001b). “Retomar la agenda del desarrollo”. En:
Revista de la CEPAL. Santiago de Chile. Agosto, 2001,
Nº 74, pp. 7-19.

194
OCAMPO, JOSÉ A. (2001c). Un futuro económico para Colom-
bia. Editorial Alfaomega. Biblioteca Virtual Banco de la
República. Santafé de Bogotá. http://www.banrep.gov.co/
blaavirtual/letra-u/unfutcol/indice.htm Consultado ene-
ro 3 de 2002.
OHMAE, KENICHI (2000). The Godzill Companies of the New
Economy. First Quarter. http://www.strategy-business.
com/ex_libris/00112/page1.html. Consultado febrero 10/
2000.
OIT (2000). “En un mundo de ganadores y perdedores, éstos
deben desplazarse para encontrar trabajo: El impacto
de la globalización en la emigración”. En: Desplaza-
miento de las poblaciones: impacto de la globalización
sobre la migración. Trabajo, revista de la OIT, abril-
mayo. Nº 34.
(2001). World Employment Report 2001. Life at
Work in the Information Economy. Overview.
http://www.oit.org/ public/english/ support/publ/wer/ over-
view.htm
OMC (1999). Conferencia ministerial en Seattle. Algunos
hechos y cifras. http://www.wto.org/spanish/thewto_s/
minists/min99_s/spanish/about_s/22fact_s.htm
PANOS (2000). Economics For Ever. Building Sustainability
Into Economic Policy. Briefing Nº 38. March.
http://www.panos.org.uk/
PETIT, PASCAL y LUC SOETE (1999). “La globalización en bus-
ca de un futuro”. Revista Internacional de Ciencias So-
ciales. UNESCO. Nº 160, junio. http://firewall. unes-
co.org/issj/rics160/petitspa.html#pp. Consultado marzo
19 de 2000.
PNUD (2000). Informe sobre desarrollo humano. México. Edi-
ciones Mundi-Prensa. Versión pdf.
RAMIREZ H, JOSE L. (1996). “La globalización mundial de la
economía y la competencia interbloques”. En: Economía
Política, trayectorias y perspectivas. Nº 6, marzo-abril.
RAVALLION, MARTÍN (1999). Las líneas de pobreza en la teoría
y en la práctica. 4º taller regional del Mecovi. La medi-
ción de la pobreza: el método de las líneas de pobreza.

195
Buenos Aires, 16-19 noviembre. http://www.eclac.org/
espanol/estadistcas/mecovi0/ACTIVIDADREGIONAL/
TALLERES/4TOTALLER/RIVALLIONM/ RIVALLIONM.html
REICH, ROBERT B. (1993). El trabajo de las naciones. Hacia el
capitalismo del siglo XXI. Javier Vergara Editor. Bue-
nos Aires, Argentina.
REISMAN, GEORGE. Global Crisis and the Survival of Capital-
ism. http://www. capitalism.net/cap_surv.htm. Consul-
tado mayo 22/99.
REVISTA GERENTE (2000). Gerencia en el siglo XXI. Colombia-
Enero, Nº 33.
RODRÍGUEZ, MARCELO (2001). “América Latina corre en pos
de la “zanahoria electrónica”. En: Tiempos del Mundo.
Feb. 8-14. http://www.tdm.com/hemisferica/economia.
htm
RODRIK, DANI (2000). “Crecimiento económico o reducción de
la pobreza”. Finanzas & Desarrollo. Vol. 37, Nº 4.
(2001). “¿Por qué hay tanta inseguridad econó-
mica en América Latina?”. En: Revista de la CEPAL,
Abril. Nº 73, pp. 7-31.
ROMERO, ALBERTO (1993). Colombia en la economía interna-
cional. Universidad de Nariño-Cinde. Pasto, Colombia,
diciembre. 263 pp.
(1999). “Globalización y conocimiento”. Revista
Estudios Latinoamericanos. Universidad de Nariño-
Ceilat. San Juan de Pasto. Enero-junio/julio-diciembre.
Año III, Nº 4-5, pp. 22-31.
(2000). “El entorno internacional”. En: Tenden-
cias. Revista de la Facultad de Ciencias Económicas y
Administrativas. Universidad de Nariño. Pasto, Co-
lombia. Vol. I, Nº 1. Mayo, pp. 1-18.
(2000a). “El mundo de la pobreza”(primera par-
te). En: Tendencias. Revista de la Facultad de Ciencias
Económicas y Administrativas. Universidad de Nariño.
Pasto, Colombia. Vol. I, Nº 2, noviembre, pp. 35-59.
(2001). “El mundo de la pobreza” (segunda par-
te). En: Tendencias. Revista de la Facultad de Ciencias
Económicas y Administrativas. Universidad de Nariño.
Pasto, Colombia. Vol. II, Nº 1, junio, pp. 57-84.

196
ROMERO, ALBERTO (1999). “Globalización y Conocimiento”. En:
Revista Estudios Latinoamericanos. CEILAT-Universi-
dad de Nariño. Pasto, Colombia. Enero-junio/julio-di-
ciembre. Año III, Nos. 4-5, pp. 22-31.
ROMERO, ALDO A. (1998). “El Manifiesto Comunista y la Glo-
balización”. En: Revista Herramienta. http://www.he-
rramienta.com.ar/7/7-6.html Consultado 26 de mayo de
2001.
ROURA, HORACIO y HORACIO CEPEDA (1999). Manual de iden-
tificación, formulación y evaluación de proyectos de de-
sarrollo rural. CEPAL-ILPES. Santiago de Chile, diciem-
bre. Serie Manuales Nº 2.
ROZAS, GERMÁN (1997). “Pobreza y desarrollo local”. Univer-
sidad de Chile. Facultad de Ciencias Sociales. Progra-
ma estrategias de superación de la pobreza. Documento
de trabajo N° 2. Revista Excerpta N° 7. Enero, 1997.
http://rehue.csociales.uchile.cl/rehuehome/facultad/publ
icaciones/Excerpta/excerpta7/pobre0.htm
Consultado sep. 25 de 2000.
SACHS, JEFFREY (2000). A new map of the world. From The
Economist print edition. Jun 22nd. http://www.econo-
mist.com/opinion.
SCHULDT, JURGEN. “Capacidades y derechos”. Tomado del
libro Neoliberalismo y desarrollo humano-Desafíos del
presente y del futuro, editado por el Instituto de Ética y
Desarrollo de la Escuela Superior Antonio Ruiz de
Montoya. Dirección en Internet: http://www.geocities.
com/ WallStreet/Floor/ 9680/index.htm
SELA (1996). Cambio y continuidad en el proceso de globaliza-
ción internacional: escenarios de fin de siglo. (SP/CL/
XXII.O/Di 4). Octubre. http://lanic.utexas.edu/~sela/ AA
2K/ES/docs/cl22/cl22di4.htm
(1999). Globalización con desarrollo. Aportes de
la Secretaría Permanente a la agenda de América La-
tina y el Caribe en la UNCTAD X (SP/Di Nº 9-99).
http://lanic.utexas.edu/~sela/ docs/spdi9-99.htm Con-
sultado julio 20/99.
(2000a). Lucha frontal contra la pobreza resuel-
ven países de América Latina y el Caribe. Boletín 35

197
sobre integración de América Latina y el Caribe, mayo.
www.sela.org
SELA (2000b). Globalización, inserción e integración: tres
grandes desafíos para la región (SP/Di Nº 8-2000). Se-
cretaría Permanente. Junio. http://lanic. utexas.edu/
~sela/docs/spdi8-2000.htm. Consultado en junio 14 de
2000.
(2000c). Realidad y mito de la globalización. Se-
cretaría permanente, mayo. http://lanic.utexas.edu/
~sela/docs/spdi7-2000.htm
SEN, AMARTYA (2000). Desarrollo y libertad. Planeta Colom-
biana Editorial. Santafé de Bogotá, DC. Julio, primera
reimpresión. 440 pp.
Capacidad y Bienestar. En Internet:
http://www.geocities.com/Walltreet/Floor/9680/amartya
3.htm.Consultado octubre 16 de 2000
SONNTAG, HEINZ R., y NELLY ARENAS (1995). Lo Global, Lo
Local, Lo Híbrido. Aproximaciones a una discusión que
comienza. Gestión de las Transformaciones Sociales -
MOST. Documentos de debate, Nº 6 UNESCO.
SOROS, GEORGE (1999). La crisis del capitalismo global. La
sociedad abierta en peligro. Plaza & Janés. Barcelona,
España.
STEWART, FRANCES (2000). Distribución de los ingresos y de-
sarrollo. UNCTAD. Mesa Redonda de Alto Nivel sobre
Comercio y Desarrollo: Orientaciones para el Siglo XXI.
Bangkok, 12 de febrero. TD(X)/RT.1/1. Versión pdf..
www.unctad.org.
STREETEN, PAUL (2001). “Integración, interdependencia y glo-
balización”. En: Finanzas & Desarrollo. Junio, pp. 34-37.
SWEEZY, PAUL M. (1997). More (or Less) on Globalization.
Monthly Review. September. Volume 49, Number 4.
http://www.monthlyreview.org/997pms.htm
SZÉKELY, MIGUEL y JUAN LUIS LONDOÑO (1997). Sorpresas
distributivas después de una década de reformas: Lati-
noamérica en los Noventas. Documento de Trabajo
#352. Banco Interamericano de Desarrollo. Oficina del
Economista Jefe. Versión pdf.

198
TABB, WILLIAM K. (1997). “Globalization Is An Issue, The
Power of Capital Is The Issue”. En: Monthly Review,
June.http://www.monthlyreview.org /697tabb.htm
THE WORLD BANK GROUP(1999). Poverty Trends And Voices
Of The Poor. Poverty Reduction and Economic Man-
agement/Human Development/Development Econom-
ics. December 2. Versión pdf.
THUROW, LESTER C. (1992). La Guerra del siglo XXI. La bata-
lla económica que se avecina entre Japón, Europa y Es-
tados Unidos. Javier Vergara Editor. Buenos Aires, Ar-
gentina.
(1996). El futuro del capitalismo. Cómo la eco-
nomía de hoy determina el mundo de mañana. Javier
Vergara Editor. Buenos Aires, Argentina.
UNESCO (1998a). “Proyecto de declaración mundial sobre la
educación superior en el siglo XXI: Visión y Acción”.
Conferencia mundial sobre la educación superior. La
educación superior en el siglo XXI: Visión y acción. Pa-
rís, 5-9 de octubre.
(1998b). “La educación superior y la investiga-
ción: Desafíos y oportunidades”. Conferencia Mundial
sobre la Educación Superior. La educación superior en
el siglo XXI: Visión y acción. París 5-9 de octubre.
UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA (1998). Encuentro Uni-
versidad, Globalización e Identidad Iberoamericana.
Córdoba, Argentina. Noviembre 21.
http://www.audinex.es/cexeci/ cordoba.htm
VACCHINO, JUAN MARIO (2000). “Retos en el nuevo siglo: in-
serción internacional e integración regional en un esce-
nario de globalización”. Revista Capítulos 25 años del
SELA: un balance. Edición Nº 60. Septiembre-Diciem-
bre. Consultado el octubre 27 de 2000. http://lanic.
utexas. edu/~sela/ capitulos/rcap60-9.htm
VARGAS H., JOSÉ GPE. (2001). “Los roles emergentes del Esta-
do en la gobernabilidad global”. En: Globalización. Re-
vista Web Mensual de Economía, Sociedad y Cultura.
Agosto. http://rcci.net/globalizacion/ 2001/ fg187.htm
WOLOVICK, DANIEL (1993) “Globalización de la economía”. En:
Humanismo Latinoamericano. http://hlatino.com/ ht

199
docs/globalzeconom.htm. Consultado diciembre 19 de
2001.
WORLD BANK (2000a). World Development Report 2000/2001.
Attaking Poverty. Versión pdf. http://www. worldbank. org
(2000b) Understanding Poverty. PovertyNet. En
Internet: http://www.worldbank.org/poverty/ mission/
up1.htm. Consultado agosto 7.
WORLD FAITHS DEVELOPMENT COUNCIL (1999). Moral Eco-
nomics. www.wfdd.org.uk
WTO (2001). Annual Report 2001. www.wto.org
YATES, MICHAEL D. (2001) “The “New” Economy and the La-
bor Movement”. Monthly Review, April. Vol. 52, Nº 11.

200