You are on page 1of 8

Leer para escribir: antología de textos para practicar los procesos de lectura y 

escritura (Edición revisada y aumentada, Editorial Plaza Mayor. Elsa R. Arroyo 
Vázquez y Julia Cristina Ortiz Lugo. 2013 
 
Primeramente, agradezco a las autoras la invitación y el honor que me han hecho al 
pedirme que presente y reseñe su libro, compartiendo con tan distinguidos y 
queridos amigos y colegas. La publicación de todo libro merece una celebración por 
el esfuerzo que requiere de las y los autores, y mucho más si se trata de un trabajo 
fino, elegante y de gran impacto educativo como lo es Leer para escribir. 
 
Siempre me enfrento al reto de una reseña con aprehensión y temor, de no lograr 
captar la esencia del escrito y representarlo en unas líneas y comentarios que sean 
atinados.  Aquí el reto es mayor, pues se trata de una antología, con casi 200 textos 
diversos en temática, estilo y estructura, y uno donde las autoras han repartido sus 
propios textos en varias partes del libro, aportando a la riqueza textual que nos 
regalan.   
 
Por otro lado, hay quien piense que las Antologías son tarea fácil, ¿No? Se trata de 
hacer una recopilación de trabajos, escribir una introducción y poner los textos uno 
detrás del otro y ya.   
 
Todo lo contrario.  
 
Tal vez una de las tareas más ardua en el mundo de los libros es preparar una 
antología coherente, con firmeza de propósitos y varias líneas argumentativas y de 
posicionamientos ante los temas seleccionados. Requiere de mucho análisis, de 
evaluar críticamente y de seleccionar con criterios bien formados aquellos textos 
que representen las metas pedagógicas, políticas, narrativas y estéticas de las 
antólogas.  Requiere también —en un caso como este— de superar otras antologías 
y ofrecer una mejor selección de textos que provoque a las y los lectores. Una 
antología que les estimule a leer y a escribir. Y a hacerlo bien. 
 

  Aquí hay una riqueza  de escritos. a la búsqueda de miradas diversas a  predicamentos y contextos.  aunque mi padre insistió en que estudiara algo con lo que pudiera comer… como por  ejemplo.    A través del libro hay ejercicios y guías que muestran y sugieren múltiples formas  de leer y de escribir (pienso también en el escrito de Pierre Bayard. disciplina que inclusive venció a mis tímidas y vacilantes  aspiraciones a ser escritor. que  estimulan a las y los lectores a mirar. tanto locales como “universales”. Es también una antología sin chauvinismos. donde hay textos  traducidos. clásicos. noveles y creativos. de ejercicios y de reflexiones que deben tener el potencial de inclinar a  nuestros estudiantes a una apreciación extraordinaria de la lectura. dedicada a esos menesteres. desde Santa Juanita y la    2  . pensaba todo el tiempo  en la reacción del estudiantado. alternativos y  hasta insospechados. basta con decir que es una excelente  selección de textos.  Esa inmersión dramática.     Me fascinó la Economía (que la tomé con un poeta… Aristarco Calero). hojear. disfrutarse  y pensar sobre estos textos. que era en  efecto. pero pudo  más la Antropología. la opción real. sumergirse. una antología con ejercicios prácticos.  Yo había decidido no iniciar la carrera de ingeniería. Por qué alguna  gente no lee). lo que para alguna gente puede ser anatema. para iniciar una carrera en Antropología. cargada de textos diversos. Hay textos de  toda índole y también tiene cosas que deben ser consideradas como clásicos(La  noche que volvimos a ser gente). surfear. así como la del profesorado que debe usar las  lecturas como trampolín hacia otras cosas.  Para tratar el asunto —usualmente medular de una presentación— de la calidad del  libro que celebramos en este momento. a la que  apostaba mi familia materna. pensar.       Mi abordaje a este libro se remonta a 1972… y eso tengo que explicarlo. Economía que era lo más cercano (para mi) a la contabilidad. En ese año  entré de prepa en la UPR en Río Piedras. variadísima. Mientras recorría las lecturas.

 José Luis González. Eduardo Barrios (Los  hombres del hombre). Bécquer.  (Tomé ese curso con una profesora infame.   Afortunadamente.  Nuestras maestras de español. Bayamón. entre otros. Enrique  Laguerre. forjaron lo que conocemos como las Ciencias Sociales  contemporáneas. mi perseverancia y haber descubierto a Herman Hesse sin  intentar suicidarme con la lectura de Debajo de las ruedas. Al llegar a la UPR me topé  con los dos volúmenes de la Antología de Lecturas y de la que todavía conservo copia  del primer volumen. entre otros. sin el  equivalente a una guía Michelin.  Con ellas transitamos los universos  de García Márquez (Cien años de soledad). Carlos Marx y Sigmund Freud.     Estaba acostumbrado a escasas —pero esenciales— lecturas en la escuela pública. que nos puso el primer día el  sambenito a los únicos dos infelices de escuela pública. sin preguntas guías ni ejercicios es una tarea ardua. Carlos Fuentes (Aura) y Luis Rafael  Sánchez (La pasión según Antígona Pérez). Juan Rulfo (El llano en llamas). les comparto que estuve muy cerca de  colgarme en la Introducción a las Ciencias Sociales.     Sin embargo. Para las y los estudiantes que dan traspiés y  piensan que estos son el fin del mundo. dos años después  comprendería. nuestro profesor —Pedro Juan Rúa— hacía un esfuerzo  extraordinario por darle vida a aquellos conceptos y procesos que. augurándonos (en lo que fue  un “self fulfilling prophecy”) que no obtendríamos más de C en la calificación final.escuela Don Miguel de Cervantes Saavedra. pero puede  sobrellevarla con cierta dignidad. En ese curso de inglés    3  . debo admitir que la antología que más me atrajo fue la del curso de  inglés. Borges. pues se me hacía difícil escribir y  plasmar sobre el papel lo que había podido entender de lo más selecto de Max  Weber. Unamuno.  La experiencia de enfrentarse  uno a textos originales (algunos de ellos decimonónicos) sin un mapa.   A ella le debo mi temple. Rubén Darío. a los  frígidos salones del Edificio de Estudios Generales fue algo traumática. en Lomas Verdes. las profesoras Laura Ríos y Gloria Marín nos  prepararon lo mejor que pudieron para enfrentarnos a la inmensidad de lecturas a  las que nos encontraríamos en la Universidad.

 entre los Rolling Stones y Cheo Feliciano.  Neruda.  No obstante. por ejemplo. Habían poemas de  Robert Zimmerman (a. o como Tite Curet. Entonces vivíamos en un Puerto Rico que oscilaba  entre Ismael Rivera y Bread. No recuerdo  haber leído nada de Charles Bukowski. Allí aprecié la poesía de Paul Simon. ese poeta maldito. excepto por  algunas cosas aquí y allá. Leer (no cantar) The bóxer. quien había  experimentado el trans‐lingüismo con el Sexteto de Joe Cuba. por académicos y aquellos confirmados como iniciados en el canon  reconocido. por ejemplo. A mi nunca me atrajo. Luis Rafael Sánchez (La muerte minúscula…). ambas forjadas por Nilita Vientós Gastón. San Juan de la  Cruz (Subida al Monte Carmelo). sobre  todo.     La Antología de lecturas. Borges  (Funes el memorioso). que me atraía más que ningún otro  libro. Bob Dylan) y relatos cortos de lo más granado de la  narrativa estadounidense: John Updike y Kurt Vonnegut.  regida por esa literatura de siempre. prologada y compilada por Mariana Robles de Cardona era  una carga pesada para muchos de nosotros. o Raphy  Leavitt. pesada. dominada por hombres y por españoles.k. esa Antología hizo un esfuerzo extraordinario por incluir a  puertorriqueños / ñas que habían forjado nuestra literatura o que empezaban a  descollar. Autores como    4  . Esa tendencia se venía dando en las revistas literarias del país como  Asomante y Sin‐nombre.casi no tocamos la pesada antología de lecturas. quien junto con Art  Garfunkel nos regalaron las más hermosas canciones de finales de la década del  sesenta y principios del setenta.     La razón era que aquella antología nos regalaba la posibilidad de la poesía. el ensayo  y la ficción más allá de los vetustos textos y de obras que tal vez. Jorge Manrique (Coplas por la muerte de su padre)  y Jorge Mañach (Para un arte de escribir). Todavía hoy la encuentro vetusta. quizá no apelaban a  nuestras sensibilidades. Aquella era una antología de vanguardia en la que  muchos nos vimos reflejados. fue para mi una  revelación de las posibilidades de la música pop y de la literatura. Si lo hubiese hecho  entonces. y su “Oda al diccionario”.a. otra sería mi historia.  Entonces queríamos  escribir poesía y componer como Lennon y MaCartney.

  Juan Antonio Ramos es el autor de ese —hoy— clásico de nuestra    5  .  Olga Nolla y Rosario Ferré. junto a Antología personal. por lo  que la lectura se circunscribía a quienes de alguna manera conocían (o estaban por  conocer) las reglas y los estándares.Pedro Juan Soto y Luis Rafael Sánchez (ambos incluidos en la antología que aquí  reseño) vienen a la mente. o con los Anti‐poemas de Nicanor. Pero allí.       Menciono esos títulos y a esos autores porque forman parte de este maravilloso  esfuerzo de Elsa y Julia Cristina por traerle a las y los lectores una colección de  trabajos que transiten por todas las posibilidades del placer de leer y del oficio de  escribir.  En aquel tiempo había un núcleo de escritoras y  escritores innovadores y que —a la usanza de los bibliófilos vanguardistas franceses  del siglo XIX— crearon espacios estéticos y atrevidos para ubicar su prosa y su  poesía.  Ese cuento formó parte del  libro Mejor te lo cuento. por ejemplo. crearon a Zona de carga y descarga  y Nolla dirigía un certamen de poesía para estudiantes. El entierro de Cortijo. edición de José Luis Vega y Aura.     Uno de los escritos más impactantes para mi en aquellos años fue un relato sobre la  violencia doméstica (o machista) que por razones de tangencias. que leíamos maravillados. de  Edgardo Rodríguez Juliá. escrito por Juan Antonio Ramos y que ganó premio de esa  revista en un jurado que incluía a Manuel Ramos Otero. Imagínense ustedes: por un lado leyendo  la pesada carga de la Antología y por el otro extasiándose con Zona de carga y  descarga. que fue censurado por el Departamento de Educación en el  2009. de  Carlos Fuentes.    Yo hubiese querido encontrar en aquella antología a autores que rompieran con lo  establecido (estábamos todavía amparados por el 1968 y las visiones  revolucionarias y de vanguardia). de José Luis González. Reunión de espejos. siempre pensé que  podía haber sido un capítulo de mi vida en Bayamón si no hubiese ido a la  Universidad y abierto mis horizontes y sensibilidades. uno de los cuales tuvo como  juez al poeta y físico chileno Nicanor Parra. el arte de escribir era función de literatos. El título de aquel cuento era  “Latidos telefónicos”.

literatura y experiencia: “Papo Impala está quitao” que también forma parte de este  libro. Robinson Rodríguez. Ángel  Collado Schwartz. pues  aun para un lector ávido como yo. Gracias a la vida. este libro es uno conocido y desconocido lo que es una gran virtud. e Ivonne Acosta Lespier. he compartido  mesa de discusión y comida con Aaron Gamaliel Ramos.  Eso si. Unicornio  azul. tengo varios puntos de coincidencia  personal y profesional con Jorge Duany. conozco — desde la palabra— a muchas y muchos de los autores. Mario Cancel. Seattle.     Para mi. Algunas y algunos son mis colegas (Gladys González. repleto de cosas sabrosas.      Reflexión sobre la vieja Antología:    6  . Anayra Santori. Al otro lado del río. toda antología es una especie de smorgasbord textual. de Luis Rafael Sánchez y muy de  cerca de Juan Antonio Corretjer. Feliciano). Yolanda. He tenido la  oportunidad de estar cerca de Ernesto Cardenal. y a un puñado de ellos les  conozco bien. por un tiempo solía hablar mucho con  Carmelo Rodríguez Torres y coincidí brevemente con Rubén Ríos Ávila en la escuela  superior.  Lo conocí y Esos árboles. Defensa de la alegría. Brusi. las  antólogas) o han sido mis estudiantes (Anazagasty.      Finalmente. un bufé  de la palabras. Oubao‐Moin. esta nos trae  mucha música y poemas que han sido musicalizados: Desahucio. Hilton Alers. hay (en su mayoría) lecturas que no había tenido  el placer de disfrutar y que he podido hacer con esta encomienda. conozco por tangencias profesionales a Cedar García. Isar Godreau. Maggie Solá.  Amparo Ortiz. Quiero aquí señalar algunas líneas  trabajo que entiendo rigen la secuencia de escritos y las páginas de esta antología:    (1) Musicalidad:  Al igual que aquella antología de literatura en inglés. es decir. Pero todo smorgasbord tiene su vertientes  gastronómicas (o textuales) que lo vertebran. he conocido y hablado (muy poco) con Edgardo  Rodríguez Juliá.

 y “Bueno. hablemos de  música” son ejemplo de ello (con el dato curioso de las Suites para cello solo de  Maurice Gendron). Los cadáveres obscenos. Una pena que vine a conocer muy tarde a Clemente Soto Vélez (y  por Aires Bucaneros).       Por otro lado hay textos de una musicalidad avasalladora. la criminalidad y la diáspora (Los cerebros  que se van). “El entierro de Cortijo”.  incluyendo la Guerra de Crimea y así nos vincula con el Mortimer y el Manolo del  artículo de Pérez Reverte.     (2) La imagen: el extenso trabajo de Susan Sontag (Ante el dolor de los demás). Me antojo en pensar que  Roy era nuestro Calle 13 en aquellos tiempos y merecía tal vez una que otra página  en una antología.  Textos  como “Papo impala está quitao. No lo entiendo.Roy Brown era muy joven. Altos del Cabro (López)      7  . compuesta por una variedad de formas musicales. Oda a mi Suzuki.     (3) La cotidianidad y la cultura: Ramón López.  Los gritos se oían en la China. migración.Nuyorican (Tato Laviera)        (4) Saber científico y las cosas de todos los días: Cedar García: pollos    (4) Historia contemporánea: El encierro. pero eso no importa.  sobre la fotografía de la guerra y del terror (nos lleva a varios escenarios. sociabilidad y sensibilización (la noche que volvimos a ser  gente). Méndez Vigo 211.  de Rubén Ríos Ávila. “Carniceros de manos limpias”). el miedo y sus nefastas consecuencias (Picó y el  encierro. la imagen de los cadáveres (Ríos). de la desesperación de  los tiempos y de la violencia como requisito de la libertad. pero ya tenía una obra incipiente y Monón se prestaba  para hacer un análisis profundo de las imágenes religiosas. porque toda sociedad  tienen su banda sonora.

 el creole  en Aytí (AG Ramos)    (7) La cuestión racial. voces de mujeres. mueve esas caderas que llegó la clientela.  Yolanda Rivera y el falso bilingüismo. algunos  relatos de Marya Santos Febres. Arcadio Díaz Quiñones.  La lengua de la vida real frente al poder que  fascina (Amparo Ortiz y Elsa Arroyo).  bell hooks.       8  . 39). de Ni  víctimas ni bárbaras (Arroyo y Solá). Maya Angelou. mujer y escritura.  Mujer y derecho (Nilita Vientós Gastón. lenguaje. volver a leer y cavilar el poema Invitación al polvo. la poesía siempre  precisa de JL Vega. ¿dónde están las hermanas de Cervantes? (Arroyo).  derecho y estatus (Vientós). sin duda)y finalmente. visiones de  la mujer (Nena.  que nunca entendí y esta vez me conmovió hasta las lágrimas.(5) Una antología política: el género.     (6) Una antología política: el lenguaje. Pulseando con el difícil. Virar los clásicos al revés y con gusto.  Por ejemplo. De cómo y cuando bregar. Yuppies e Imago Mundi de Federico Irizarry. la reflexión de Godreau y Brusi sobre lo indígena. Érika  Fontánez). la elegancia teórica de Rubén Ríos Ávila. de AL Vega. el  trabajo de Susan Sontag (por sus posibilidades metodológicas). esta Antología me hizo descubrir cosas hermosas que no había tenido  la oportunidad de leer. mujeres protagonistas. Crónicas de Melchor (R López)    Para terminar. la sabiduría y capacidad  de las antólogas en sus trabajos académicos y de narrativa (cuyos trabajos son un  acierto. lenguaje. P. ciencia y poder (Robinson).