You are on page 1of 4

CARTA ABIERTA A TODOS LOS MIEMBROS DE FORMACIÓN DOCENTE DE TODO EL PAÍS

En primer lugar quiero dirigirme a los compañeros docentes a efectos de compartir


algunas reflexiones sobre el documento “V” aprobado por la Comisión de
Implantación del IUDE, porque he recibido algunos comentarios, a mi juicio producto
de confusiones, por lo que creo conveniente aclararlos. La primera aclaración es que
esta nota es de exclusiva responsabilidad de quien la firma.

1. Todos los delegados de la ANEP a dicha Comisión aceptamos el mencionado


documento V en el sentido que fuera una orientación a seguir por el futuro
IUDE (Ente Autónomo y cogobernado). La Constitución dice, Cap. II art. 204:
“Los Consejos Directivos [de los Entes de la Enseñanza Pública] tendrán los
cometidos y atribuciones que determinará la ley sancionada por la mayoría
absoluta de los votos del total de componentes de cada Cámara. Dichos
Consejos establecerán el estatuto de sus funcionarios de conformidad con las
bases contenidas en los artículos 58 a 61 y las reglas fundamentales que
establezca la ley, respetando la especialización del Ente.” (destacados míos).
Lo anterior significa que en ningún momento se establecieron los criterios de
las características del personal docente del IUDE (documento V) a efectos de
ser puestos en práctica en el período de transición estando aún en la órbita del
CODICEN. Corresponde según el documento aprobado en la Comisión de
Implantación que sea el futuro IUDE, Ente Autónomo cogobernado, quien
realice ese Estatuto en pleno ejercicio de su derecho constitucional. Siempre se
habló en la Comisión de un proceso participativo que permitiera llegar a
acuerdos importantes.
En ningún momento siquiera se sugirió que en el período de transición, en
tanto fuera un Consejo Desconcentrado (que puede serlo por mucho tiempo
dada la incertidumbre de los tiempos parlamentarios), se realizara por parte de
CODICEN un Estatuto del Funcionario Docente para Formación Docente y
menos aún con la participación de otros Entes, como ser la Universidad (que sí
puede ser consultora).

2. Además se estableció claramente, página 21 del documento de la Comisión de


Implantación: “La descripción de tareas y requerimientos en los anteriores
grados tiene un carácter orientador. Las exigencias mencionadas en las
definiciones de los grados se manifiestan como una tendencia a seguir,
teniendo en cuenta el desarrollo de los postgrados en el país, especialmente
en educación”. (destacados míos)
Este texto no admite dos lecturas: El estatuto deberá ser elaborado por el
futuro IUDE en pleno uso de la autonomía y el cogobierno. A tales efectos su
órgano de Dirección deberá tomar las indicaciones contenidas en ese
documento como una orientación, valorando especialmente si existen

1
condiciones de suficiente oferta, asistencia, y titulados en postgrados de
Educación en todo el país, especialmente en el Interior, a efectos de definir las
características de los cargos y los requisitos de presentación.
NO HAY OTRA LECTURA POSIBLE.

3. Una aclaración importante. Estoy convencido que poner esos principios


orientadores es necesario para una institución terciaria universitaria. En todo el
mundo la tendencia es que los grados académicos estén ocupados cada vez
más por docentes con títulos de postgrados y, en muchos países incluso
vecinos, ello ya es una realidad. Sé de las dificultades de los docentes, sobre
todo del interior, para obtenerlos en nuestro país; por eso pensamos para su
concreción en un proceso participativo, gradual, a mediano plazo, con la
exigencia de que existan ofertas de postgrados en todo el país (ya hay algunos
planes para ello).

4. Luego, volviendo al documento V de la Comisión de Implantación, se dice en la


página 23, bajo el título Transición: “Los lineamientos señalados más arriba se
aplicarán en un proceso participativo que contemplará los derechos de los
docentes efectivos….” Esto fue puesto a especial requerimiento de nuestra
delegación a efectos de garantizar que los docentes participen en todas las
etapas, procesos, grupos de trabajo, etc. que fueran necesarios a efectos de ir
transitando hacia la estructura propuesta para el IUDE luego de aprobada la
Ley Orgánica en el Parlamento. Sabemos que habrá un lapso prudencial, de
transición, para su total concreción institucional, funcional y de gobierno.

5. Compañeros, quiero enfatizar que lo dicho anteriormente fue lo que realmente


se negoción y acordó. Invoco para que sean consultados en tal sentido a todos
los delegados de la ANEP, INAU, UdelaR y MEC y los miembros de la
Secretaría Permanente de la Comisión.

6. En la actualidad circula otra propuesta, pero no salió de la Comisión de


Implantación y me desvinculo totalmente de la misma. Puede haber sido
propuesta por el MEC y la UdelaR directamente a la Comisión Coordinadora del
Sistema Nacional de Educación Pública.
Es más, había quedado convencido que lo que iba a proponer la Comisión
Coordinadora era el sistema de gobierno para el IUDE (Consejo de tantos
miembros designados o elegidos) como así lo aceptó la Comisión de
Implantación. En cambio, la propuesta que ha circulado extra oficialmente (
como “borrador de trabajo”) de realizar ahora (en el período del Consejo
Desconcentrado) el Estatuto Docente (¡con participación de la Universidad!),
realizar un convenio entre CODICEN y la Universidad para avanzar en la

2
creación en programas conjuntos y Planes de Estudio (del nuevo Consejo); la
participación de docentes universitarios en los tribunales para docentes;
otorgar títulos de maestros, profesores, etc. (¿serán dados por la
Universidad?); la creación de un “sistema de equivalencias y
complementariedades que permita evaluar las trayectorias educativas y
académicas de los docentes del sistema nacional de educación”; todo esto
tiene la clara intención de institucionalizar la injerencia directriz de la
Universidad en Formación Docente y limitar la capacidad de resolución
autónoma del futuro IUDE. Si esto se aprueba y se realiza así como está,
entonces definitivamente Formación Docente será un satélite de la
Universidad.
Seamos claros, esta fueron las ideas, o por lo menos muy similares, que sostuvo
la Universidad en la Comisión de Implantación y que no fueron aceptadas por la
delegación de la ANEP en esos términos, acordándose los documentos que
finalmente fueron aprobados. Tal vez por eso ahora aparecen en este otro
nivel. No sé cuál es el objetivo real que se busca, pero parecería que es hacer
permeable a Formación Docente a las intenciones e intereses de la Universidad,
(¿a sus planes, a sus docentes a sus alumnos,…?). Esto asociado a la próxima
composición del CODICEN potencian todas las suspicacias posibles.

7. De confirmarse mis suposiciones, podría llegar a ser el desconocimiento total


de lo que se ha fundamentado desde el punto de vista académico sobre la
necesidad de mantener un currículo en base a la especificidad, integralidad y
simultaneidad de la formación de los docentes. Lo contrario es la ignorancia
absoluta sobre la formación de los profesionales de la educación, que traerá
muy malas consecuencias a la educación nacional. La Universidad nunca ha
realizado formación de docentes para educación primaria y media, no ha
tenido una práctica sistemática en esa formación, por lo que no conoce
nuestras escuelas y liceos, ni ha realizado una reflexión académica seria y
consistente sobre el tema, pero en cambio se considera con derecho a
imponerse una institución con larga trayectoria en el tema.
Puede ser que se esté bien inspirado en cuanto a mejorar el sistema educativo
nacional y que todo en realidad solo sea un acto de soberbia de quienes se
consideran iluminados y por tanto con tal derecho. Como alguna vez me
respondió un representante conspicuo de esa casa de estudios más o menos en
estas palabras: la Universidad no colabora, dice lo que hay que hacer. O
simplemente es una forma de absorber un espacio prestigioso y de mucha
inserción en la realidad nacional.
Propongo un debate público entre actuales especialistas de Formación Docente
y de la Universidad; propongo traer especialistas en formación docente de
cualquier parte del mundo para que opinen públicamente sobres estos temas.

3
Pero no se puede resolver de espaldas a todo lo que científica y
académicamente se reconoce en todo el mundo, por simple ejercicio del poder.

8. Tengo la certeza de que Formación Docente actualmente no tiene los apoyos


políticos para proponer alternativas ni para hacer valer sus opiniones.
Dependemos de nosotros mismos.

9. Es necesario reflotar la organización sindical de los profesores de Formación


Docente a nivel del país (como sindicato único o como federación), a la mayor
brevedad. Sería bueno que todos los lectores de este informe enviaran
propuesta para ese recomienzo. Fuimos muy ingenuos cuando se trató la Ley
de Educación en el Ministerio y el Parlamento, tropezar dos veces con la misma
piedra sería estúpido.

10. Igualmente quisiera hacer al final una expresión de deseo. Quisiera que
aparecieran pronto señales de que cuanto aquí se dice no es verdadero y que
nada de los peores temores va a suceder, que en realidad comienza una etapa
de colaboración entre pares … En este caso no tendría ningún inconveniente en
retractarme de mis dichos a cambio de una gran sensación de alivio.

Solicito a todos los compañeros que reciban esta nota, si lo consideran pertinente,
la reenvíen al mayor número de personas vinculadas al área o no. Sugiero enviar
cualquier propuesta o comentario a rydiob@gmail.com A los efectos de evitar
cualquier mutilación o modificación de estos contenidos, esta nota se encuentra
en el blog oruambarboza.blogspot.com (en la etiqueta IUDE); sugerimos cotejarla.

Oruam Barboza, abril de 2010.