You are on page 1of 3

ADVIENTO

INTRODUCCION
CANTO O SILENCIO
La celebración puede iniciarse en silencio o con un canto adecuado. Podrían
cantarse las letanías de los santos.
SIGNACIÓN
El animador se signa junto con toda la asamblea.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Saludo**
El animador saluda con las manos juntas a la asamblea con una de las
siguientes invocaciones.
1. Nuestro auxilio es el nombre del Señor
R. Que hizo el cielo y la tierra.
2. Sea bendito nuestro Dios en todo tiempo y lugar, ahora y por los
siglos de los siglos.
R. Amén.
MONICIÓN
Vamos disponer nuestro corazón para dar inicio a este tiempo hermoso del
Adviento parar y
escuchar el latido de la vida. Un camino para descubrir la fidelidad de Dios.
Una oportunidad
para escuchar las promesas de Dios. Para tener una actitud de asombro
ante lo pequeño, lo
sencillo. Entremos en el Adviento con las palabras, los gestos, el corazón del
Papa Francisco,
que nos invita a descubrir la misericordia de Dios. A sentir el amor tan
grande, tan profundo
que nos tiene, un amor que no decae, que siempre aferra nuestra mano y
nos sostiene, que
nos levanta y nos guía”.
ORACIÓN COLECTA
El animador invita a orar, y todos harán silencio por breves momentos. Si lo
desea puede utilizar
el tradicional Oremos. Luego hace la siguiente oración con las manos
extendidas.
CELEBRACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS
El animador o, preferiblemente, otro(s) laico(s) que se encuentre(n)
presente(s) proclama(n) las lecturas, incluido el Evangelio. Si se considera
más oportuno, puede hacerse sólo la lectura del Antiguo Testamento con el
salmo y el Evangelio, o sólo el Evangelio, precedido de un canto adecuado.
LECTURAS
Hechas las lecturas y el salmo, o si estos no tuvieron lugar, se lee el texto
evangélico.
Escuchen la Palabra del Señor, según el Evangelio de san……

con las manos extendidas. AMEN.Después de la proclamación del Evangelio y de unos breves momentos de silencio. Ilumine a quienes están en las tinieblas y en las sombras de la muerte y dirija nuestros pasos por el camino de la paz. movidos por tu amor y misericordia. Por Cristo nuestro Señor. Si parece oportuno que la bendición se haga según una fórmula más solemne. R. Amén. Dios nos colme de todo gozo y esperanza en la fe. . por el camino que conduce a la vida. La paz de Cristo reine siempre en nuestros corazones. R. testimoniando con valor la verdad de tu Palabra. nos regale su paz y alegría. con las manos juntas. Con el gozo de sabernos hijos de Dios. exhorta a la asamblea con estas u otras palabras. para que fieles a las promesas del bautismo. concluye la Oración Común diciendo: Dios. invoca la bendición de Dios sobre la asamblea con una de estas fórmulas. con las manos juntas. ENVÍO Bendición** El animador. escucha nuestras súplicas: Concédenos abandonar los senderos del error para seguir a Cristo tu Hijo. vivamos coherentemente con nuestra fe. te pedimos al comienzo de este tiempo litúrgico del Adviento nos espabilemos de tal manera que. DESPEDIDA El animador de la celebración despide a los fieles con una breve exhortación a vivir este tiempo de adviento como un camino de conversión. Dios de Israel. ORACION UNIVERSAL O DE LOS FIELES A continuación. visite y redima a su pueblo. podrá utilizarse la siguiente fórmula: El Señor. el animador. podamos estar atentos a tus mociones para esparcir el Reino del Padre en este mundo nuestro. Señor Jesús. Que Dios nos bendiga. puede hacerse una de las lecturas patrísticas del oficio o la lectura de un texto aprobado por el párroco o sacerdote con jurisdicción. acudamos a nuestro Padre diciendo: Padre nuestro… ORACIÓN El animador. Amén. Amén. El Espíritu Santo infunda sobre nosotros la abundancia de sus dones. Nos dé la gracia de servirlo en santidad y justicia. R. Amén. R. que conviertes a ti los corazones de los creyentes. todos los días de nuestra vida.

R/ Amén El que dirige la oración despide a la asamblea diciendo: Hermanos y hermanas podéis ir en paz.La celebración termina haciendo todos la señal de la cruz. . R/ Demos gracias a Dios. nos libre de todo mal y nos lleve a la vida eterna. mientras el que dirige la oración dice: El Señor nos bendiga.