You are on page 1of 2

REVOLUCIN

Slawomir Mrozek (Polonia, 1930)


(cuento)
En mi habitacin la cama estaba aqu, el armario all y en medio la mesa.
Hasta que esto me aburri. Puse entonces la cama all y el armario aqu.
Durante un tiempo me sent animado por la novedad. Pero el aburrimiento acab por
volver.
Llegu a la conclusin de que el origen del aburrimiento era la mesa, o mejor dicho, su
situacin central e inmutable.
Traslad la mesa all y la cama en medio. El resultado fue inconformista.
La novedad volvi a animarme, y mientras dur me conform con la incomodidad
inconformista que haba causado. Pues sucedi que no poda dormir con la cara vuelta a
la pared, lo que siempre haba sido mi posicin preferida.
Pero al cabo de cierto tiempo la novedad dej de ser tal y no quedo ms que la
incomodidad. As que puse la cama aqu y el armario en medio.
Esta vez el cambio fue radical. Ya que un armario en medio de una habitacin es ms que
inconformista. Es vanguardista.
Pero al cabo de cierto tiempo Ah, si no fuera por ese cierto tiempo. Para ser breve,
el armario en medio tambin dej de parecerme algo nuevo y extraordinario.
Era necesario llevar a cabo una ruptura, tomar una decisin terminante. Si dentro de unos
lmites determinados no es posible ningn cambio verdadero, entonces hay que traspasar
dichos lmites. Cuando el inconformismo no es suficiente, cuando la vanguardia es
ineficaz, hay que hacer una revolucin.
Decid dormir en el armario. Cualquiera que haya intentado dormir en un armario, de pie,
sabr que semejante incomodidad no permite dormir en absoluto, por no hablar de la
hinchazn de pies y de los dolores de columna.
S, esa era la decisin correcta. Un xito, una victoria total. Ya que esta vez cierto
tiempo tambin se mostr impotente. Al cabo de cierto tiempo, pues, no slo no llegu
a acostumbrarme al cambioes decir, el cambio segua siendo un cambio, sino que, al
contrario, cada vez era ms consciente de ese cambio, pues el dolor aumentaba a medida
que pasaba el tiempo.
De modo que todo habra ido perfectamente a no ser por mi capacidad de resistencia
fsica, que result tener sus lmites. Una noche no aguant ms. Sal del armario y me
met en la cama.

Dorm tres das y tres noches de un tirn. Despus puse el armario junto a la pared y la
mesa en medio, porque el armario en medio me molestaba.
Ahora la cama est de nuevo aqu, el armario all y la mesa en medio. Y cuando me
consume el aburrimiento, recuerdo los tiempos en que fui revolucionario.
..