You are on page 1of 8

Ciencia y Tecnología en los Países en Desarrollo.

Las políticas de ciencia y tecnología han pasado a ocupar un papel fundamental dentro del diseño de estrategias para el desarrollo, al punto que en muchos países han reemplazado a la formulación de política industrial. Esto, por cuanto se considera que la ciencia y la tecnología son transversales a toda la economía y abarcan todos los sectores productivos de bienes y servicios, en un modelo tecno-económico que se basa en la permanente innovación y el avance del conocimiento como fuente de la competencia económica y la inserción exitosa de los países en un mundo interconectado [ Teubal 2002] .

En este documento se examinan las formulaciones del Plan Nacional de Desarrollo del gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez en relación con esos temas. En una primera parte se esboza la evolución de diversos aspectos de la ciencia y tecnología en el país durante los últimos años, con el propósito de identificar las fortalezas desarrolladas y las desventajas que hay necesidad de enfrentar. En una segunda parte se aborda el contenido del Plan sobre estas materias.

Los 10 países con mayor desarrollo tecnológico y las 10 tecnologías emergentes Recientemente, el Foro EconómicoGlobal Information Technology Report (2014): The Risks and Rewards of Big Data . Que lasifica 148 países por la calidad de su infraestructura digital y su capacidad de utilizar las TIC para generar crecimiento económico, fomentar la innovación y mejorar el bienestar de sus ciudadanos. Yo soy de los que opinan que la inversión o gasto en ciencia y tecnología en los países, es lo que marca la diferencia entre las economías desarrolladas y las emergentes, en cuanto riqueza distribuida entre la población y desarrollo económico, y por tanto, tienen un alto nivel de bienestar social y calidad de vida. Las 10 economías con mayor desarrollo económico son: Finlandia, Singapure, Suecia, Holanda, Noruega, Suiza, Estados Unidos, Hong Kong, Reino Unido y Corea del Sur. " id="pdf-obj-1-2" src="pdf-obj-1-2.jpg">

Los 10 países con mayor desarrollo tecnológico y las 10 tecnologías emergentes

Recientemente, el Foro Económico Mundial ha publicado The Networked Readiness Index (NRI), que es parte del Global Information Technology Report (2014): The Risks and Rewards of Big Data. Que lasifica 148 países por la calidad de su infraestructura digital y su capacidad de utilizar las TIC para generar crecimiento económico, fomentar la innovación y mejorar el bienestar de sus ciudadanos.

Yo soy de los que opinan que la inversión o gasto en ciencia y tecnología en los países, es lo que marca la diferencia entre las economías desarrolladas y las emergentes, en cuanto riqueza distribuida entre la población y desarrollo económico, y por tanto, tienen un alto nivel de bienestar social y calidad de vida. Las 10 economías con mayor desarrollo económico son: Finlandia, Singapure, Suecia, Holanda, Noruega, Suiza, Estados Unidos, Hong Kong, Reino Unido y Corea del Sur.

Este ensayo deriva sobre todo del Manifiesto de Sussex 1970. El material tomado de este documento se ha usado con permiso de los otros miembros del grupo (Charles Cooper, Christopher Freeman, Geoffrey Oldham, Oscar Gish, Stephen Hm, R. C. Desai) y de las Naciones Unidas. Otras partes del ensayo han sido tomadas de una conferencia que pronuncié en. febrero de 1973 en el Institut für Weltwirtschaft de la Universidad de KieI.

Hasta hace pocos años, nadie habría dudado que el desarrollo enorme del poderío tecnológico del mundo, tanto de la ciencia (conocimiento del por qué) como de la tecnología (conocimiento del cómo), ofrece grandes ventajas para los países pobres de hoy que llegan a un proceso de desarrollo ya avanzado. Entre mayor sea la acumulación de los conocimientos, más fácil deberá volverse el desarrollo.

En efecto, los acontecimientos parecían prestar un apoyo firme a esta concepción aceptada prácticamente por todos los economistas. Alemania y los Estados Unidos se desarrollaron con mayor rapidez que el Reino Unido, el país pionero de la revolución industrial. A su vez, Rusia, Argentina y el sur de Brasil, parecían ponerse al corriente rápidamente, como ocurrió también un poco más tarde con Australia y Canadá. Inclusive el crecimiento de los países pobres de hoy resulta, en general, muy rápido de acuerdo con las normas históricas, con tasas de crecimiento del PNB que fluctúan entre 5 y 6 por ciento. Si esto no se traduce en aumentos correspondientes del ingreso per cápita, ello se debe a las tasas de crecimiento demográfico más rápidas que las afrontadas por los países ricos de hoy en cualquier momento de su historia, cuando además tuvieron canales de emigración que no están abiertos a los países en desarrollo de hoy

Este ensayo deriva sobre todo del Manifiesto de Sussex 1970. El material tomado de este documento

Pero ahora se reconoce cada vez más que ni siquiera las tasas de crecimiento del PNB de 5 por ciento, 6 por ciento o más, representan un desarrollo real, independientemente de que una gran parte de ese crecimiento es absorbida por el incremento de la población. Ahora es claro que el rápido crecimiento de la producción puede ir acompañado, y de hecho va acompañado, del empobrecimiento creciente de grandes grupos de la población, de un rápido incremento del número de personas que viven por debajo de cualquier nivel de la pobreza aceptable, del aumento del subempleo, y de una incapacidad general del proceso de desarrollo para involucrar a una parte mayor de la población. En consecuencia, me parece que no podemos dejar de afirmar que no vemos, en general, un desarrollo satisfactorio en los países pobres, y esto a pesar de la acumulación sin precedentes del conocimiento del por qué y del conocimiento del cómo. ¿Por qué ocurre esto?

Mi tesis es que ello se debe precisamente a la acumulación de la ciencia y la tecnología, o mejor dicho a la naturaleza específica de esta acumulación. Es por ello que vemos tales fracasos generalizados del desarrollo real entre los países que llegan más tarde, contra el optimismo irreflexivo de otras épocas.

Pero ahora se reconoce cada vez más que ni siquiera las tasas de crecimiento del PNB

Esta tesis puede ilustrarse mejor señalando dos desproporciones notables. La primera desproporción puede advertirse en el hecho de que, con una tasa de crecimiento demográfico por lo menos tres veces mayor que la de los países ricos, los países en desarrollo de hoy deben crear -por millón de habitantes- tres veces más empleos nuevos; pero deben hacerlo con recursos que apenas llegan tal vez a un vigésimo o menos del total de los recursos de los países ricos. Esto significa que los recursos por empleo requerido apenas llegan a un sexagésimo o menos. Esto significa a su vez que, si los países en desarrollo de hoy trataran de crear empleos de la misma clase y con la misma tecnología que los empleos de los países ricos de hoy, sólo un sexagésimo de sus nuevos buscadores de empleo, o sea menos de 2 por ciento, se emplearían en efecto con normas "modernas". El resto, más de 98 por ciento, permanecería desempleado. Por supuesto, la situación real no es tan sombría. Un número mucho mayor de los empleos se encontrará en los sectores rurales y otras ocupaciones que requieren menos capital por empleo, y la tecnología usada inclusive en trabajos similares será, en muchos sentidos, menos intensiva en capital y por lo tanto requerirá menos recursos. De todos modos, nuestro ejercicio numérico se aproxima suficientemente a la forma en que ocurren las cosas en los países en desarrollo de hoy para resultar significativo.

Esta tesis puede ilustrarse mejor señalando dos desproporciones notables. La primera desproporción puede advertirse en el