You are on page 1of 1

Vernica Aguirre Garca

4to semestre en la licenciatura de sociologa


Facultad de Ciencias Polticas y Sociales, UNAM
Verogoremu@gmail.com
Embarazos adolescentes: expresin de una revolucin sexual inconclusa
Eje seleccionado: Salud
Los embarazos adolescentes son el resultado de una fuerte cultura del sexo, que no hubiera
sido posible sin la revolucin sexual y el feminismo que estallaron a mediados del siglo
pasado. Estos movimientos han marcado claramente la sociedad actual, heredndonos
mayor libertad para experimentar, conversar y conocer aspectos que antes se consideraban
inmorales o impropios; confront tabes, cuestion instituciones y busc una forma de
reconciliar las creencias sociales con el cuerpo.
Sin embargo, la revolucin sexual no ha acabado porque no ha cumplido sus objetivos,
puesto que vivimos una situacin alarmante de embarazos entre la poblacin joven, que en
varios pases se considera como problema de salud pblica. En este mundo es casi seguro
que ser madre o padre adolescente significa condiciones de vida difciles, problemas
econmicos y trabajos precarios. A raz de lo cual nos proponemos exponer las
contradicciones inherentes a la maternidad en la modernidad.
Adems, en la propia modernidad, la maternidad es sinnimo de incapacidad laboral pues
se piensa, a travs de la fuerte cultura machista, que una mujer debe estar atada al hijo.
Dejando al varn la carga del proveedor, y si ste no est disponible, resulta ms
complicado para una mujer pues debe encontrar un empleo donde le sea posible ser madre
y trabajadora.
As es como en las sociedades modernas se considera a la creacin de vida como un castigo
que no se disfruta sino condiciona a dejar los dems aspectos de la vida para entregarnos
por completo, refindonos al aborto y a la maternidad. Pero, esta glorificacin de la vida
slo opera bajo ciertos aspectos de raza, cultura, gnero; demostrando la contradiccin en la
que estamos sumidos.
Hay que apostar por una maternidad que no conciba a la vida como un impedimento
personal, podemos tomar de ejemplo a las mujeres indgenas que trabajan la tierra con su
hijo a cuesta. Es cierto que para lograr acabar con una de las muchas cadenas que oprimen a
las mujeres, principalmente, se deben cuestionar muchos ms aspectos que ellos mismos,
pero que sin duda llevar marcar otro paso en la revolucin sexual.