You are on page 1of 3

DEPRAVACIÓN DEL HOMBRE

Romanos 3:23

Introducción. La Biblia presenta a toda la raza humana, sin Cristo, en un estado de suma perdición.
Este estado se describe como una condición de dureza de corazón (Ef. 4:18) e ignorancia que hace a
los hombres blasfemar y actuar contra la sabiduría de Dios (1 Ti. 1:13), a ser vanos en sus mentes (Ef.
4:18), y desear aquello que es malo (1 P. 1:14). Este estado también se describe como uno de
esclavitud (Gá. 5:1), muerte (Ef. 2:1-5), separación (Ef. 2:11-13), enemistad (Ef. 2:14-18), oscuridad
(Ef. 5:8), insensatez, desobediencia, malicia, envidia y odio (Tit. 3:3).

Por causa de sus inclinaciones carnales el hombre sigue vicios repugnantes llamados las obras de la
carne" (Gá. 5:17-21), las cuales le impiden que herede el reino de Dios (Gá. 5:2l).

I. De acuerdo a las Escrituras el pecado es heredado por toda persona que viene al mundo.

A. El resultado es que todos los hombres son pecadores por naturaleza y no sólo las víctimas de
fuerzas malas que le atacan de afuera.

1- En Efesios 2:3 San Pablo le dice a sus lectores (y oyentes) que eran, tanto ellos como él, "por
naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás", dando a entender que la naturaleza corrupta no es
algo que se adquiere por fuerza o por imitación, sino todo lo contrario un estado original y hereditario.

2- El pecado, por lo tanto, es una anomalía congénita de la naturaleza caída de la raza humana de la
cual todos participan.

B. Esta condición corrupta frecuentemente es llamada "pecado original" que significa que el pecado
procede desde el origen mismo de la raza humana, que está presente en cada persona desde el
momento mismo de su nacimiento, y que es la causa de todos los pecados.

C. La Biblia insiste en sus páginas en que el pecado es un estado universal. No es una anomalía
espiritual que se puede atribuir a cierta gente, sino todo lo contrario, una realidad universal.

1- "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Ro. 3:23).

2- "...ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado" (Ro. 3:9).

D. La universalidad del pecado se establece tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, por
ejemplo:

1. Antiguo Testamento

a. "Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque" (Ec. 7:2).

b. "...porque no hay hombre que no peque" (1 R. 8:46).

c. "Jah, si mirares a los pecados, ¿quién, oh, Señor podrá mantenerse?" (Sal. 130:3).

d. "Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano" (Sal. 143:2).


e. "¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado?" (Pr. 20:9).

2. Nuevo Testamento

a. "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en
nosotros" (1 Jn. 1:8).

b. "Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros" (1
Jn. 1:10).

c. Según San Pablo, Dios le manda a todos los hombres que se arrepientan, dando a entender que
todos están bajo condenación (Hch. 17:31).

d. El llamado universal de San Pablo al arrepentimiento concuerda con el de Cristo: "...si no os


arrepentís, todos pereceréis igualmente" (Lc. 13:3,5).

II. En qué consiste el pecado.

A. A la luz de los varios términos que se usan en los idiomas bíblicos (hebreo y griego) para describir
la condición moral de la raza humana, se puede notar que el pecado, básicamente, es una falta de
conformidad a la naturaleza de Dios, una violación de su ley divina.

1- En la Biblia, la descripción unánime de sus autores de la condición moral de] hombre es una de
fracaso y derrota.

2- Todo hombre es consciente de que no vive siempre de acuerdo a los valores morales que están
grabados en su conciencia.

3- Toda la raza humana se presenta siendo víctima de una fuerza negativa que obliga a la gente hacer
lo que claramente sabe que es mal, y a no hacer lo que es bueno.

4- En todos hay el convencimiento de una falta fundamental de rectitud y de una deteriorización interna
que produce remordimiento de conciencia y culpa.

B. La condición contaminada del hombre incluye dos hechos fundamentales:

1. Falta original de rectitud, y

2. Una disposición activa hacia el pecado.

C. Ya que esta condición hereditaria de corrupción moral penetra toda la naturaleza humana,
extendiéndose a todas las facultades y fuerzas, tanto del alma como del cuerpo, es que se le llama
"depravación total".

D. Sin embargo, depravación total no significa:

1. Que todos los hombres son tan pervertidos como pueden ser.

2. Que el hombre no tiene un conocimiento innato de la voluntad de Dios, o una conciencia que juzga
entre lo que es bueno y lo que es malo.
3. Que el hombre es incapaz de tener afectos y emociones desinteresados en sus relaciones con sus
semejantes.

E. Significa que toda la naturaleza humana ha sido afectada por el pecado y que el hombre, en su
totalidad, necesita la gracia redentora de Dios.

III. El resultado del pecado del hombre.

A. Como resultado de la fuerza del pecado sobre toda la naturaleza humana, sus facultades
espirituales fueron afectadas al extremo de que la persona no puede producir su propia justicia por
medio de méritos personales.

1- Esto se llama "inhabilidad total".

2- Pero "inhabilidad total" no significa que la persona no puede hacer el bien de ninguna manera;
significa que nadie puede obtener el favor redentor de Dios por medio de hechos personales; nadie
puede ser salvo en base a méritos personales.

B. Esta naturaleza pecaminosa es tanto una condición interna como una variedad de actos externos.

1- El estado deteriorado de la raza humana se describe como una corrupción congénita con la cual la
persona viene al mundo: "He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre"
(Sal. 51:3).

2- También se describe como una serie de hechos malos que son manifiestos: "Y manifiestas son las
obras de la carne..." (Gá. 5:22).

C. La condición interna de corrupción y los actos externos, son inseparables: los hechos malos de una
persona no son errores accidentales causados por mera negligencia, sino la consecuencia inevitable
de un estado corrupto.

D. Su estrecha relación la describió el Señor cuando dijo que de adentro del corazón del hombre, salen
los malos pensamientos (Mr. 7:21), y que el árbol es conocido por sus frutos (Mt. 13:33).

Conclusión. El pecado, por lo tanto, como fuerza negativa que controla toda persona irredenta, se
caracteriza por los siguientes hechos que son indiscutibles: 1) es una realidad y no un mero concepto
filosófico; 2) es, tanto una falta de conformidad a la naturaleza de Dios como una violación de su ley
divina; 3) produce remordimiento y culpa, y 4) es tanto un estado como un acto. (cursivas añadidas)ccjs.