You are on page 1of 4

Visitar la Ermita es como transportarse a otro tiempo y latitud.

Es un verdadero
misterio adentrarse en su arquitectura caracterstica de los monasterios franciscanos,
enaltecida con detalles mexicanos y un sinfn de sutiles detalles de cermica, fabricada en
los hornos del propio Fray Jeroni, fundador del lugar.
No es de extraar que el silencio impere en este lugar: el soplar del viento de las
altas cumbres, el vaivn de la cascada que derrama su agua en las fuentes y que fluye por
arroyos cristalinos que surcan los jardines, la vastedad del paisaje, el misticismo impreso en
toda su construccin y la energa plasmada por cientos de meditadores, hacen de la Ermita
un lugar que invita a un silencio profundo, contemplativo y pacfico.
La Ermita no est abierta al pblico en general , pero si la intencin es hacer un
retiro y adentrarse en el maravilloso universo de la contemplacin y la meditacin, se debe
solicitar la autorizacin de Fray Jeroni. Todo funciona a modo de donativo y no hay precios
establecidos, uno debe hacer un donativo voluntario para cubrir los gastos (hospedaje y
gas) generados durante la estancia.
El espacio ms sobresaliente en la Ermita del Silencio es, sin lugar a dudas, la
capilla. Influenciado por el Budismo Zen, Fray Jeroni decidi transformar la capilla en un
espacio para la meditacin. Dentro de la capilla no existen bancas para orar sino zafus
(cojines redondos rellenos de algodn plisado) para meditar.
A espaldas del comedor hay un pasillo de piedra que conduce otro espacio
maravilloso, el sueo de todo meditador ortodoxo: una cueva, donde uno puede sentarse
a meditar a la usanza de Milarepa, deidad budista que se torn verde por el musgo de la
cueva donde viva en meditacin perenne.
Ermita del Silencio no es un albergue alpino ni mucho menos un resort mstico, es
un santuario de paz y meditacin abierto a todas las creencias y posturas filosfico-
religiosas, por lo que quienes quieran acudir a ella debern hacerlo con total
responsabilidad y respeto por el lugar, por los dems y, sobre todo, por el silencio.
La cascada de Apatlaco se encuentra a 2 km de la Ermita del Silencio en otro
Parque que lleva el mismo nombre. Baja por el que alguna vez fue un rio de lava. Mi de 15
metros de altura y es alimentada por el agua de deshielo del Iztacchuatl