You are on page 1of 1

El otro 'Mare Nostrum'

Las alianzas comerciales entre Amrica y Asia estn cambiando el mapa econmico
global
La gira americana del presidente Xi Jinping, seis meses despus de llegar al cargo,
muestra la voluntad de China no solo de afianzar sus relaciones con Amrica Latina,
sino de imprimirles un nuevo giro. La acuciante necesidad de materias primas
hidrocarburos, minerales y alimentos ha convertido al gigante asitico en el
principal socio de muchos pases del continente. Pero Pekn es consciente de la
inquietud que genera el enorme dficit comercial provocado por sus exportaciones.
De ah que, en sus reuniones con los mandatarios del Caribe anglfono, Costa Rica
y, muy especialmente, Mxico, Xi no solo hable de petrleo, sino de inversiones
productivas y desarrollo de infraestructuras y tecnologa.
El viaje del presidente chino, que culmina el 7 y 8 de junio en California, con una
entrevista con Barack Obama, forma parte de las tupidas redes que se estn tejiendo
alrededor del Pacfico, convertido en el Mare Nostrum del siglo XXI.
En este escenario hay que insertar tambin la reciente cumbre, en Cali, de la
Alianza del Pacfico, formada por Mxico, Chile, Per y Colombia pas, por
cierto, que acaba de ser invitado a ingresar en la OCDE . La Alianza de las
cuatro economas ms pujantes de Amrica Latina es el acuerdo de integracin ms
prometedor de cuantos se han impulsado en la regin. Alejado de la acostumbrada
retrica hueca, la Alianza del Pacfico parte de bases comunes democracia,
libertad econmica, seguridad jurdica y objetivos concretos: libre circulacin
de bienes, capitales y personas y expansin global. A su puerta tocan ya Costa
Rica, Guatemala, Panam y Uruguay.
Con una efervescencia que opaca al proteccionista Mercosur y al moribundo Pacto
Andino, los miembros de la Alianza afinan estrategias conjuntas para desembarcar en
el mercado asitico a travs de otra de las grandes redes regionales, el Acuerdo de
Asociacin Transpacfico que impulsa Estados Unidos. La presencia de Espaa en la
cumbre de Cali ha sido, sin duda, una buena iniciativa para afianzar los puentes
con esos espacios emergentes.
Ese vigor contrasta con el renqueante acuerdo transatlntico entre Estados Unidos y
la UE, lastrado por la crisis y los recelos. Las alianzas comerciales entre Asia y
Amrica Latina estn cambiando el mapa econmico del mundo. La hegemona bascula ya
hacia el Pacfico.