You are on page 1of 1

Paradojas del paro

Noviembre muestra una tendencia positiva que debe respaldarse con polticas activas
de empleo
Aunque la economa espaola sigue destruyendo empleo, el dato de noviembre ofrece
algunas paradojas. La lista de parados registrados adelgaz en 2.475 empleados, con
lo que la cifra muestra una tendencia buena: es el primer descenso del paro en
noviembre, un mes malo por razones estacionales, desde 1989. La paradoja es que,
aunque este dato sea a todas luces positivo, se sigue destruyendo empleo.
De modo que las cifras inducen a una expectativa de mejora real. Pero conviene no
confundirla con una tendencia inequvocamente optimista. Entre otras razones y es
una paradoja ms a aadir porque la generacin virtual de empleo registrada se
contrarresta por una fuerte destruccin de empleo a lo largo del ao, que se hace
invisible porque cae la poblacin activa. Los que buscan trabajo se desaniman y
desapuntan; muchos jvenes retornan a las aulas y bastantes inmigrantes vuelven a
casa. La potencia laboral espaola se ha reducido hasta 16 millones de
trabajadores, al nivel de finales del siglo pasado.
Otra paradoja ms procede de la composicin del empleo nuevo. Crecen
exponencialmente los contratos temporales y parciales en relacin a los fijos, que
solo suponen un 7,5% de los firmados. Es lo contrario de lo que defendan los
autores de la reforma laboral al presentarla como frmula contra un mercado de
trabajo dual, dividido entre contratos fijos (cada vez menos) y temporales (cada
vez ms). Espaa parece ir ineluctablemente hacia la disminucin clara de los
contratos indefinidos.
Si la coyuntura laboral registra ecos de los primeros sntomas de crecimiento
econmico (an dbil), el Gobierno debera basarse en ellos para multiplicarlos. Y
evitar la mezcla de espritu contable (el angustioso rastreo de una dcima
positiva) y de tentacin propagandstica. As no habr declaraciones apresuradas
sobre la destruccin de empleo, como las recientes del presidente Rajoy, que pueden
humillar, aun sin pretenderlo, a tantos.
Lo que hace falta es ms accin poltica para dar prioridad a la economa
productiva y a una poltica industrial como propugna la UE; desplegar polticas
activas de empleo, entre ellas el impulso a los servicios y agencias de colocacin,
tanto pblicos como privados; y acelerar la aplicacin del plan de empleo juvenil.
O sea, ms hechos, porque palabras ya hay suficientes.