You are on page 1of 3

La argumentación.

Historia, teorías, perspectivas
Plantin, Christian
Traducción de Nora Isabel Muñoz, prólogo de Roberto Marafioti
Buenos Aires, Biblos, “Ciencias del lenguaje”, 2012, 114 páginas.

C hristian Plantin fue
profesor de la Univer-
sidad de Lyon, Francia, país en el que nació
desarrollado en un panorama en el que,
tanto en Francia como en la Argentina, y
quizás el mundo completo, la enseñanza
y formó y, en la actualidad, se desempeña tradicional de la gramática se ha visto
como director de investigaciones del Cen- transformada por las sucesivas “reformas”
tre Nationale de Recherches Sciéntifique curriculares y didácticas, gracias a las cuales
(CNRS). A comienzos de los años noventa en el período reciente la argumentación
se conoció fragmentariamente en la Argen- ha pasado a ocupar un lugar cada vez más
tina sus Essais sur l’Argumentation. Intro- destacado. Así lo expresa Roberto Marafioti
duction linguistique à l’ étude de la parole en el final del prólogo a La argumentación.
argumentative (París, Kimé, 1990). Su Historia, teorías, perspectivas a la hora de su
difusión se vio desde entonces dificultada valoración: “Por todo lo señalado, el libro
debido a que no ha habido traducción al de Plantin es un auxiliar breve, pero al
castellano del volumen. Hacia fines de esa mismo tiempo insustituible, que permite
década, la editorial barcelonesa Ariel ayudó profundizar en un espacio teórico que viene
a sortear la dificultad cuando distribuyó La ganando, en las últimas décadas, un lugar
argumentación y, finalmente, el año pasado preponderante en el análisis de los discursos
se dio a conocer El hacer argumentativo, sociales” (17).
cuya autoría, dada la necesidad de adap- El tomo que aquí se comenta se arti-
tación de ejemplos y consignas al pasar el cula en siete capítulos que, en el cruce de
escrito de la lengua francesa a la nuestra, historia y teoría, ya trazan la continuidad
Plantin compartió con la profesora argen- que transporta desde la retórica clásica
tina Nora Muñoz. hasta la actualidad, ya repasan y enfati-
Un rápido repaso de sus artículos y zan aquellos nudos que, de acuerdo con
ensayos posibilita ver cómo su preocupa- el juicio del autor, sostienen más firme y
ción se orienta según un doble camino. decididamente la práctica argumentativa
Por un lado el de los estudios académicos y posibilitan su comprensión.
especializados en lo que Plantin denomina El capítulo inicial parte de la retórica
la “palabra argumentativa” (90); por el otro antigua y observa los modos en que se
lado, hacia una labor pedagógica, a través yuxtaponen y distinguen las perspectivas
de la cual ha buscado permanentemente retórica, dialéctica y lógica en lo que a la
articular la densidad y el rigor conceptual consideración de la praxis argumentativa
con las necesidades de la enseñanza, incluso respecta. Se trata de una tensión que sólo
en lo que respecta a los requerimientos de la comenzará a inclinarse hacia una nueva
escuela media y la formación docente. Esta consideración -sostiene Plantin (27)- avan-
segunda vía es particularmente interesante zado el siglo diecinueve, o un poco des-
y valiosa si se tiene en cuenta que se ha pués, cuando en paralelo a la deslegitimi-

102 reseñas | por Jorge Warley | XVI.2 (diciembre 2012) ISSN 1851-4669

la búsqueda de los patrones de Chaïm Perelman y Lucie Olbrechts-Tyteca. de búsqueda. De igual modo. la pragmática y la teoría de tación que. De tal secundarias o complementarias. mientras que fue su esquema “verdad”. se establece un abarcar también la demostración científica regreso de la tópica clásica. por supuesto. debaten acerca de de modelo básico del funcionamiento argu- si una misma estructura explicativa puede mentativo. mente discursivo que tiene como punto tra el repertorio descriptivo fundamental de partida la simple estimación de que. Ducrot y Anscombre pasan lista cuestiones. en su obra la guía que les ha proporcionado al tiempo que advierten que los intercam. frente a un auditorio que le sirve a la vez de ticas nacionales e internacional. aun cuando se la juzgue ya clásico The Uses of Argument que Stephen como hipotética y no empírica. básico y simple de la secuencia argumen. por tanto. la retórica aristotélica. La Nouvelle Rhétorique. que explícitamente declaran diseño de esquemas o modelos teóricos que. suministro de contenidos Con posterioridad a la Segunda Guerra concretos y estructura de organización y Mundial se puede advertir. Como posibilidad del diálogo con ese “otro” que cuentan los historiadores. cómo jerarquización. da vida a argumentaciones por su cometido argumentativo. l’argumentation. esta “razón ampliada” se orientará hacia el Estos autores. hasta ocupar los el de Toulmin. entre otras manera. Historia.zación de la retórica avanza la lógica más Ese mismo año se publicó en Bruselas allá de su papel como sostén exclusivo del otro libro quizás más conocido todavía que pensamiento científico. da cuenta de sus límites. es aquel con quien se clasificación de los diversos “campos argu. en tanto método o si debe apartarse fuertemente de ella. el arte. abre la Toulmin dio a conocer en 1958.2 (diciembre 2012) ISSN 1851-4669 | sobre La argumentación. a los diversos modos (conectores. el interés por la argumentación acompaña Asimismo. Porque. por eso mismo. guía y control. que Toulmin articula para dar cuenta de después de lo enseñado por la teoría de la una suerte de célula básica de la argumen. además. perspectivas | 102-104 103 . Anscombre. garantías y soportes suminis. de en definitiva. Perelman y Olbrechts- la búsqueda de fórmulas del consenso o Tyteca rescatan a la argumentación como apaciguamiento de la confrontación como construcción discursiva que se realiza en clave para el desenvolvimiento de las polí. o el discurso político están dominados por un discurso fuertemente institucionalizado una razón sin la cual sería incomprensible que. puesto que ésa y no otra es su prudencial). Es decir que el auditorio es Un capítulo completo está dedicado al una entidad que. toda emisión lingüís- de casos discursivos concretos multiplica tica debería ser considerada en definitiva sus elementos. la conduc. el discurso juris. enunciación. teorías. en el análisis los actos de habla. persuasiva. en el revés. Toulmin creía condensa un horizonte de expectativas estar innovando en particular a través de su epocal y. suministra una suerte su capacidad persuasiva.-C. pero que se orientaba en pos territorios del razonamiento “informal” o de una meta similar. Una “verdad compartida” que.) con que un enunciado se orienta a partir de reseñas | XVI. En de unos hacia la otra y el complemento de este caso se trata de un modelo estricta- restricciones. Se trata del Traité de “modal” y la racionalidad práctica. colocan en el centro bios cotidianos al igual que la publicidad de su análisis a la argumentación jurídica. etc. de través de una garantía que sirve de pasaje Oswald Ducrot y J. la ética. negocia de manera implícita la fuerza de los mentativos” (la ciencia. argumentos en los términos de su eficacia ción de empresas. tativa aquello que lo volvería famoso. El Otro de los clásicos que Plantin revisa encadenamiento de datos y conclusión a es L’Argumentation dans la langue.

sino problema metodológico puesto que. logos -la vía lógica-. esos libros útiles que esperan allí. debate teórico.su encadenamiento con otro enunciado. Jorge Warley ciones en el casillero lógico de las falacias. la Retórica y los Tópicos de Aristóteles. atraer y despertar el interés del auditorio. argumentación para ampliar y refinar el Un buen y necesario punto de partida. aquellas “razones” por las que no podríamos dejar de creerle. el momento en que la consulta se tipología de las pasiones que permita carac. tam- bién El orador de Cicerón o la Institución oratoria de Quintiliano. sugiere el autor. que da cuenta de las cualidades del argumen- tador. hacerlo dada su extensión). Se trata. Universidad Nacional de La Pampa Así. sostiene Plantin. El mayor interés de esta obra del espe- Plantin dedica uno de los capítulos cialista Christian Plantin que acaba de ser finales a recordar aquello que los filósofos traducida al castellano es que brinda una clásicos ya habían resaltado aunque el tra. No se ofrece como muy menor: el componente emotivo. pues entonces se debe los rudimentos de la problemática espe- aceptar que hay una dimensión emotiva cífica. y la del ethos. Se trata de un de un manual o texto introductorio. aunque no se los acerque a la manera juego a través del discurso. y dedican cuerda que amarra todo efecto persuasivo. hay que “recons. reorientaciones y “deformaciones” la argumentación. los tivas excesivamente lógicas que analizan pactos. Junto con el 104 reseñas | por Jorge Warley | XVI. de uno de en todo discurso. en el que encontrar los modos de establecer una estante. y habrá. es posible advertir el lugar central que estos sabios han concedido desde siempre a la “fuerza del conmover”. particular atención a las diferentes formas Es quizás en este punto donde se observa que toman los recursos de la polifonía. con que un enunciado opera sobre otro. sino como un ción. Para una revisión exhaustiva (tampoco podría entender la fortaleza de una argumenta. “punteo” de las obras y autores fundamen- truir las emociones” (97) que se ponen en tales. si se más bien como un ayuda-memoria para acepta que el argumentativo no es el único aquellos que ya manejan.2 (diciembre 2012) ISSN 1851-4669 . por lo menos. en defi nitiva. las el punto más débil que tienen las perspec- formas de la contaminación de voces. además. suminis- terizar los maneras específicas que toma en tran una buena bibliografía básica sobre la argumentación. discurso existente. ethos y pathos trenzan la que lo antecede o lo continúa. Dentro de la argumenta- ción el componente emotivo se dispara en una doble dirección: la del pathos. que busca sensibilizar. si se revisan los intentos sistemáticos que desde la Antigüedad buscan defi nir la naturaleza del hacer argumentativo. es olvidarse de aquellas catalogaciones que depositan a las emo. para nombrar a los representantes más célebres. extensivamente. suerte de “estado de la cuestión” sobre los jín de los siglos hizo que por momentos se modelos teóricos que pretenden dar cuenta olvidara o desplazara hacia una apreciación de la argumentación. vuelva necesaria y que.