You are on page 1of 34

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

 

GUIA DE ESTUDIO

GRADO

HISTORIA ANTIGUA I PRÓXIMO ORIENTE Y EGIPTO

ORIENTACIONES GENERALES

JAVIER CABRERO PIQUERO - PILAR FERNÁNDEZ URIEL

1

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Parte 1. Información general.

1.- Presentación

La Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto, es una asignatura obligatoria de 5 créditos correspondiente al primer semestre del primer curso del plan de estudios del título de Grado de Geografía e Historia.

La Historia es el conocimiento del pasado, la narración de los sucesos y manifestaciones de la actividad humana. Para conocer el pasado deben estudiarse los vestigios que han llegado hasta nosotros a través de lo que consideramos genéricamente como fuentes. Bajo estos presupuestos, se explica una ingente cantidad de documentos (arqueológicos y textuales) que, tras la invención de la escritura, ha permanecido como testimonio de las más antiguas culturas del Próximo Oriente y Egipto. Esta relevante documentación nos permite conocer el decurso histórico de las civilizaciones que surgieron en esos ámbitos geográficos.

No obstante, no será hasta la primera mitad del I milenio a.C. cuando aparezcan las primeras narraciones sobre el devenir histórico de los pueblos más remotos. En este sentido, Homero (siglo VIII a.C.) constituye un monumento literario de incalculable valor para el historiador actual. Ahora bien, con el auge de la civilización helena, surge el verdadero inicio del género histórico, representado fundamentalmente por la figura del historiador griego Heródoto (484-426 a.C.).

La misma palabra historia está relacionada con estos orígenes, pues procede del vocablo griego historia que, etimológicamente, significa información, indagación y que, por extensión, puede también interpretarse como “resultado de una indagación o conocimiento”.

La definición del concepto de “historia” ha provocado, desde la misma Antigüedad, numerosos debates entre los estudiosos, de tal forma que incluso en la actualidad todavía permanecen abiertos.

Tradicionalmente, en castellano, el vocablo “historia” encerraría en sí mismo dos conceptos: el primero giraría entorno al conocimiento de los sucesos acaecidos, mientras el segundo implicaría una reflexión de dichos acontecimientos.

Partiendo del principio de que toda reconstrucción histórica conlleva una carga importante de subjetividad, es nuestra intención proporcionar al estudiante una información suficientemente representativa y abierta que le permita sintetizarla y contrastarla, con el fin de elaborar sus propias conclusiones. En este sentido habría que tener presente que nuestro conocimiento del hecho histórico no es absoluto, sino que depende de una serie

2

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

de circunstancias no siempre accesibles de forma inmediata a partir de los datos que han llegado hasta nosotros. Existen múltiples variables que, en ocasiones, ya vienen proyectadas desde el pasado o que forman parte de cadenas de causalidad que, de una u otra forma, inciden sobre ellas.

1.1 Historia Antigua

A la hora de enfrentarnos al estudio de la Historia, comprobamos que el conjunto de información disponible relativa a las manifestaciones culturales y acontecimientos socio-políticos que dieron lugar a las diferentes civilizaciones que se sitúan en el periodo que nos ocupa, resulta ingente y, por ende, difícilmente abarcable por un sólo estudioso. Por esta razón, se hace necesaria la parcelación de los conocimientos y el establecimiento de unos límites cronológicos y geográficos que faciliten su comprensión.

  • 1.1.1 Límites cronológicos:

Los límites cronológicos que abarca la asignatura Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto han estado tradicionalmente sujetos a una larga discusión académica, especialmente centrada en el establecimiento de su punto de partida. No obstante, parece existir un consenso entre los estudiosos de esta disciplina para establecer el criterio de la aparición de la escritura como el principal hecho diferenciador con respecto a la Prehistoria y, por tanto, como el acontecimiento que permite señalar el inicio de la Historia Antigua.

El final cronológico de la asignatura que nos ocupa lo marcaría el encuentro de las últimas civilizaciones próximo-orientales con los inicios de la cultura clásica, que es objeto de estudio en la asignatura Historia Antigua Universal II: El Mundo Clásico.

  • 1.1.2 Límites geográficos:

La tradición historiográfica occidental ha considerado que el ámbito de estudio de la Historia Antigua ha de centrarse en un vasto territorio cuyo epicentro se sitúa, aún hoy, en el Mediterráneo y que, por su estrecha vinculación cultural, abarcaría igualmente el área mesopotámica. Los límites geográficos de la asignatura Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto, englobarían, a grandes rasgos, las siguientes zonas geográficas:

África oriental en su parte septentrional.

Próximo Oriente.

No debemos olvidar que, en otros puntos geográficos del globo, como en Extremo Oriente, la India o América, se desarrollaban otros procesos históricos que también podríamos incluir dentro del marco cronológico de la Antigüedad. No obstante, por su desvinculación geográfica, y en muchos sentidos también cultural, la tradición académica occidental ha desestimado su estudio dentro de

3

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

la disciplina de la Historia Antigua, desviando su análisis a otras especialidades asumidas por orientalistas y americanistas.

1.2. Concepto de Historia Antigua:

Todo lo expuesto hasta ahora, nos permite afirmar que el periodo de la Historia Antigua viene determinado por la incipiente aparición de una serie de fenómenos socio-culturales (la consolidación de la agricultura y el surgimiento de la escritura como pasos previos para el desarrollo de las sociedades urbanas) que tienen lugar hacia mediados del IV milenio a.C. en el Próximo Oriente y que, con el devenir histórico, se extenderán a otras regiones occidentales hasta que se produzca su transformación, en el siglo VII d.C., dando lugar a las diversas sociedades medievales.

En definitiva, se trataría de un proceso lineal e irreversible en el que los sucesos humanos encuadrados en los ámbitos geográficos y cronológicos ya apuntados, determinarán la formación de destacadas civilizaciones que, en nuestro caso, vendrían representadas principalmente por las culturas mesopotámica, egipcia, babilónica, persa, fenicia, hitita, judía, minoica, micénica, griega, etrusca, romana, celta e ibérica.

Todo proceso histórico se presenta en ocasiones como una sucesión de acontecimientos y, en otras, como un proceso conjunto en el que se superponen civilizaciones que comparten un mismo ámbito geográfico.

Es precisamente en la Antigüedad donde el trabajo del Historiador exige una preparación y técnica especializada que posibilite la superación de las dificultades provocadas por la limitación de las fuentes. Un problema añadido lo constituye la extremada amplitud temporal que abarca la Historia Antigua así como la diversidad cultural de las distintas civilizaciones presentes en el Próximo Oriente y Egipto a lo largo de casi cuatro milenios.

2.- Contextualización:

La asignatura Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto, constituye uno de los pilares fundamentales para la adquisición del perfil profesional que debe alcanzar el alumno del Grado de Geografía e Historia. Tras el estudio de las épocas prehistórica y protohistórica, corresponde introducir al alumno en el conocimiento de las culturas mesopotámicas, egipcia y egeas objeto de esta asignatura.

El contenido de esta asignatura, cuyo temario se detallará más adelante, resulta imprescindible para completar adecuadamente el plan de estudios de Grado de Geografía e Historia de la UNED.

Difícilmente se puede entender la Civilización Occidental y la formación de los estados europeos modernos, sin la contribución realizada a este proceso histórico por las civilizaciones estudiadas en esta asignatura. La religión, el arte,

4

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

el pensamiento político, las instituciones, el derecho, la literatura, la filosofía, la ciencia, la arquitectura, la escultura, la ingeniería, el urbanismo, etc. constituyen aspectos todos ellos que, junto a sus posteriores desarrollos en el mundo clásico, serán decisivos en la conformación de la cultura occidental. Por esta razón su conocimiento ha de entenderse como imprescindible para alcanzar el Grado en Geografía e Historia por la UNED.

Cronológicamente se vincula con las fases finales de la asignatura de Prehistoria II: la sociedades metalúrgicas del segundo semestre del primer curso, y las iniciales de Historia Antigua Universal II: Mundo Clásico, del segundo semestre del primer curso, ambas de carácter obligatorio. Existen varias asignaturas del título de Grado en Geografía e Historia que guardan una clara interrelación con la asignatura Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto:

Historia de la Filosofía Antigua y Medieval (Obligatoria de Formación Básica del primer semestre de primer curso -6 créditos ECTS-). Historia de la cultura material del mundo clásico (Obligatoria de Formación Básica del primer semestre de primer curso -6 créditos ECTS-). Historia Antigua Universal II: Mundo Clásico (Obligatoria del segundo semestre de primer curso -5 créditos ECTS-). Historia Antigua de la Península Ibérica I, desde las colonizaciones hasta el siglo III d.C. (Obligatoria del primer semestre del tercer curso -5 créditos ECTS-). Métodos y técnicas de investigación histórica I (Obligatoria del Itinerario 1: Historia del primer semestre del cuarto curso -5 créditos ECTS-). La Civilización Griega (Optativa del Itinerario 1: Historia del primer semestre del cuarto curso -5 créditos ECTS-). La Civilización Romana (Optativa del Itinerario 1: Historia del segundo semestre del cuarto curso -5 créditos ECTS). Iconografía y mitología (Optativa procedente de otras titulaciones del Itinerario 1: Historia del segundo semestre del cuarto curso -6 créditos ECTS-).

La asignatura de Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto, responde a las necesidades profesionales de los alumnos en una doble dirección:

1.- proporcionándoles información actualizada y contrastada sobre la cultura material. 2.- planteándoles la realización de unas actividades prácticas que les capaciten para insertarse en la sociedad del conocimiento y, dependiendo de la futura orientación profesional, en el mercado laboral.

5

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

En este sentido, la asignatura descrita ayudará al estudiante a obtener los conocimientos necesarios que le permitan, en primer lugar, reunir e interpretar de forma crítica datos de interés relevante que, posteriormente, podrá utilizar para articular sus propias ideas y argumentos con el fin de emitir juicios ponderados susceptibles de ser transmitidos a la sociedad. Por otra parte, teniendo presente el creciente interés que el Patrimonio Histórico está adquiriendo en el ámbito científico y social, la formación en una materia como la Historia Antigua del Próximo Oriente y Egipto supondría, en segundo lugar, un punto de partida imprescindible para aquellos profesionales que deseen dedicarse a tareas de protección, conservación, divulgación y estudio relacionadas directa e indirectamente con este Patrimonio y sus áreas afines.

La inmersión del alumno en la materia correspondiente a esta asignatura constituirá un paso más en una larga cadena que, partiendo de la Prehistoria, trata de reconstruir el pasado de la humanidad enlazando con los siguientes periodos históricos representados por el mundo clásico, medieval, moderno y contemporáneo. A su vez, esta disciplina está íntimamente vinculada con la Geografía, que se ocupa del entorno en el que se asientan las civilizaciones, y con la Historia del Arte, cuya explicación ofrece lazos muy importantes con el proceso histórico.

3.- Conocimientos previos recomendados

Para poder cursar esta asignatura no se requiere ningún tipo de conocimiento previo cuya carencia incapacite al alumno para su estudio. No obstante, es aconsejable una cierta preparación en el conocimiento de las lenguas clásicas (latín y griego) y de idiomas modernos, que pueden ser de gran ayuda a la hora de ampliar los temas que el alumno considere oportuno, utilizando bibliografía especializada para ello. Así mismo sería conveniente que, a medida que se avance en el desarrollo de la asignatura, se realicen visitas a museos y exposiciones temporales en las que se muestren objetos relacionados con las culturas de Oriente Próximo y Egipto, de tal forma que los alumnos puedan entrar en contacto con materiales originales procedentes del legado conservado de dichas civilizaciones.

4.- Resultados del aprendizaje:

La asignatura Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto tiene por finalidad que el alumno adquiera los conocimientos necesarios para identificar y ubicar los diferentes momentos históricos de las distintas civilizaciones que se desarrollaron en la cuenca del Mediterráneo oriental desde mediados del IV milenio a.C. hasta mediados del I a.C., asimilando, a través de diversas tareas prácticas, los contenidos teóricos de la materia.

El primer objetivo de esta disciplina es la valoración y diferenciación correcta de los procesos históricos que afectaron a las diferentes civilizaciones del

6

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Mediterráneo oriental a lo largo del marco cronológico que comprende la asignatura. Para ello, es necesario acercarse a la literatura científica de forma reflexiva, intentando comprender los diversos conceptos, acontecimientos, ideologías, así como las diversas corrientes de interpretación histórica. A este respecto, resulta necesario prestar especial atención a los conceptos y la terminología propia del contexto histórico estudiado que, en muchos casos, se encuentra muy alejado de sus acepciones modernas. Así, por ejemplo, el concepto de Estado o de Imperio, muy vinculado este último a la expansión territorial y a la incorporación, en la mayoría de los casos forzada, de culturas pre-existentes, conlleva de forma intrínseca la explicación previa de una realidad histórica de implicaciones muy diferentes respecto al contexto del mundo contemporáneo.

Ha de considerarse como elemento fundamental la valoración de lo que en las sociedades próximo-orientales y egipcia hay de común y, al mismo tiempo, de específico: por un lado, su surgimiento en medios hostiles, haciendo frente a grandes problemas hidráulicos y, por otro, la evolución de una organización política aparentemente diferente. Se debe tener presente que, frente a la relativa estabilidad del mundo faraónico, descubrimos una constante sucesión de estructuras estatales diversas en el ámbito próximo-oriental. Dentro del esquema de estudio de las culturas que emergen posteriormente en el Próximo Oriente resulta de gran interés contemplar como paradigma las civilizaciones hitita y persa. Surgidas en la periferia del mundo mesopotámico, en sus bordes montañosos y desvinculadas en origen de los grandes problemas y beneficios hidráulicos, introdujeron en la Historia a las zonas marginales de Anatolia, el borde caucásico y la meseta iránica.

En este sentido, resulta fundamental la comprensión de los procesos de interrelación entre el medio físico y la evolución social, económica y política de las diferentes civilizaciones. De hecho, la sucesión de los imperios y de las diferentes etapas imperiales en Próximo Oriente y Egipto, constituyen un largo proceso de evolución histórica que difícilmente podría entenderse de manera independiente e ignorando la importancia que, en este sentido, adquirió como puente de comunicación y de mutuas influencias el corredor sirio-palestino.

5- Contenidos de la asignatura

La asignatura debe tomar como punto de partida el estudio de la incipiente organización de las comunidades urbanas próximo orientales, en las que la influencia del Templo y las creencias religiosas desempeñó un papel primordial, no sólo en su vertiente ideológica sino también en su dimensión socio- económica. No ha de ignorarse que, en el mundo mesopotámico, el rey (Lugal) o el señor (Ensi) recibieron su poder de los dioses, hecho que vinculó férreamente su autoridad política con la religión y los templos que, a su vez, vieron fortalecidos sus privilegios. Este tipo de monarquía se perpetuó en las distintas culturas del Próximo Oriente siguiendo parámetros muy similares (Akad, Ur III, Imperio Paleobabilónico, los Imperios Asirios).

7

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Aunque gran parte de su organización tienen precedentes en sociedades anteriores, la estructura orgánica del Estado experimentó en las primeras culturas mesopotámicas un avance significativo en cuanto a su extensión territorial, sus métodos de expansión a partir de agresivas políticas de conquista que conllevaban deportaciones en masa, centralización administrativa, etc.

El

estado

hitita,

que

se

forma

y desarrolla

en la península Anatólica,

constituye un fenómeno peculiar y que, en gran medida, supone la configuración de una civilización a medio camino entre los dos focos culturales de Mesopotamia y Egipto. De hecho, aspiró, sin conseguirlo del todo, a crear un estado centralista, especialmente a partir del reinado de Subiliuluma y sus sucesores, pero cuya débil administración imposibilitó su pleno desarrollo.

La evolución del Estado egipcio respondió a un proceso en cierto sentido diferente. Creado como un estado territorial, mucho antes que el Imperio acadio, adquirió su pleno desarrollo ya durante Reino Antiguo, época en la que se creó el sistema faraónico en toda su complejidad, partiendo del hecho mismo de que el faraón se configura como encarnación del mismo dios Horus (más tarde como hijo de Ra). Servido por una corte de funcionarios y escribas que controlaban todo el país desde el Mediterráneo hasta la primera catarata, el Estado egipcio adquiere un sentido más territorial que urbano, asumiendo la ciudad como una unidad integrada en una realidad unificada mucho más amplia, ya fuese esta englobada en el Alto o el Bajo Egipto.

Completan el panorama del Próximo Oriente, los reinos de Siria y del Levante Mediterráneo que surgieron desde el III milenio como Ebla y Mari, así como las ciudades cananeas de Ugarit, Biblos, Alepo, Alalá, Kadesh, Tiro, Sidón que, a la postre, pasarían a ser denominadas ciudades fenicias. Todas ellas crearían un modelo cultural talasocrático caracterizado por una intensa actividad comercial de clara vocación marítima.

Los estados de Israel y Judá se asientan sobre una monarquí a tribal que intentó crear un Estado según los modelos vecinos, pero que acabó desgarrada por rivalidades internas y finalmente absorbida por las potencias de su entorno.

El Estado persa hereda de alguna forma los principios constitutivos del reino asirio. Hasta el reinado de Ciro (559-529 a.C.), conservó en cierto modo las ancestrales libertades de que gozaban los grandes jefes tribales. Una vez que comenzó su extensión territorial, especialmente a partir del reinado de Darío (522-486 a.C.), se transformó en una monarquía despótica ensalzada por la construcción de grandes monumentos propagandísticos. Asombra, no obstante, la escasa documentación escrita legada por el imperio aqueménida, hasta el punto de que para reconstruir las fases de su desarrollo debemos acudir a la información proporcionada por los historiadores griegos.

Las culturas minoica y micénica se configuran en cierta medida como el puente entre el mundo próximo oriental y el mundo clásico. Durante el Bronce

8

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

medio (c. 2000-1550 a.C.) y reciente (c. 1550-1100 a.C.) se desarrollaron en la isla de Creta y la Grecia continental respectivamente dos florecientes culturas que configurarán el propio origen del mundo griego. En Creta, con una posición geográfica que favoreció la reunión de influencias de Egipto, Próximo Oriente, las islas del Egeo y la propia Grecia continental, se desarrolló una potente civilización talasocrática basada en una poderosa organización social y administrativa centralizada en los llamados "palacios-santuarios" entre los que destacó el de Knossos. La caída del sistema palacial minoico coincidió con el auge, en la Grecia continental, de la llamada civilización micénica, primera gran civilización occidental magnificada en la poesía de Homero y caracterizada por una sociedad dirigida por una elite guerrera que tuvo en sus ciudades estado, fuertemente fortificadas, verdaderos centros de poder que aglutinaban amplios territorios circundantes.

En consecuencia, los contenidos básicos de la asignatura se estructuran a través del temario oficial:

TEMA 1.-

Concepto de Próximo Oriente. Sumer y los Sumerios.

TEMA 2.-

Akad y el Imperio acadio.

TEMA 3.-

El Renacimiento Sumerio y el despertar de Siria.

TEMA 4.-

La época paleobabilónica.

TEMA 5.-

Asiria. Imperio Antiguo y Medio.

TEMA 6.- Babilonia y Asiria en el I milenio. El Imperio Neobabilónico o Caldeo.

TEMA 7.-

Egipto: Imperio Antiguo.

TEMA 8.-

Egipto: Imperio Medio y segundo período intermedio.

TEMA 9.-

Egipto: Imperio Nuevo y Baja Época.

TEMA 10.- Los hititas y Mitani. TEMA 11.- Los pueblos del Mar. Israel y Judá TEMA 12.- La civilización fenicia.

TEMA 13.- El Imperio persa aqueménida. TEMA 14.- El mundo minoico. TEMA 15.- El mundo micénico.

5.1 Desarrollo de los contenidos

TEMA 1. SUMER

1. Condicionantes geográficos y étnicos del Próximo Oriente. 2. Las primeras civilizaciones: Jericó, Jarmo, Hacilar. La revolución urbana. 3. La presencia de los sumerios y los problemas sobre su origen. 4. Religión, lengua y cultura. 5. El Dinástico Arcaico: Dinastías míticas (I de Kish y I de Uruk). Dinastías históricas (I de Ur, Mesilim de Kish, Lagash, III de Uruk). 6. El templo y el Palacio, su problemática. 7. Mitos de Dumizi, Gilgamesh, Enuma Elish.

Bibliografía complementaria

G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002; F.

LARA, La civilización sumeria, Madrid, 1989; F. LARA, El nacimiento de la civilización

(Historia 16, Historias del Viejo Mundo nº 5), Madrid 1988; F. LARA, Mesopotamia, Arlanza Ediciones, Madrid, 2000; A. CEBALLOS Y J.M. SERRANO, Sumer y Akkad,

9

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Madrid, 1988; P. GARELLI, El Próximo Oriente asiático. Desde los orígenes hasta las invasiones de los pueblos del mar, Barcelona 1974. G. PETTINATO, I Sumeri, Milán

1992. H. CRAWFORD, Sumer and the Sumerians, Cambridge 1991; F. LARA, El Poema de Gilgamesh, Tecnos, Madrid, 3ª 2006; F. LARA, Himnos Sumerios, Técnos, Madrid, 1988; F. LARA, Y F. LARA GONZÁLEZ Los primeros códigos de la humanidad, Téncnos, Madrid 1994.

Palabras clave:

Eufrates. Tigris. Halys. Nipur. Isin. Larsa. Meso potamia. Creciente fértil. Hasuna. Samarra. Tell Halaf. El Obeid. Uruk. Ur. Eridu. Lagash. Kish. Sag -gig-ga. Gilgamesh. Agga. Mesilim. Dumuzi. Mesannepada. Aannepadda. Ur-Nanshe. Urukagina. En. Ensi. Lugal. Abzu. Tiamat. An. Anhsar. Kishar. Enki. Enlil. Zuen. Utu. Innana. Nergalk. Ereshkigal.

TEMA 2. AKAD.

1. Sargón I de Akad y su significado político. 2. Los sucesores de Sargón. 3. Naram-Sin. 4. El problema de los invasores qutu. 5. La dualidad étnica sumero- acadia.

Bibliografía complementaria

G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002, F. LARA, La civilización sumeria, Madrid, 1989; F. LARA, El nacimiento de la civilización (Historia

16, Historias del Viejo Mundo nº 5), Madrid 1988; F. LARA, Mesopotamia, Arlanza Ediciones, Madrid, 2000; A. CEBALLOS Y J.M. SERRANO, Sumer y Akkad, Madrid, 1988; P.

GARELLI, El Próximo Oriente asiático. Desde los orígenes hasta las invasiones de los pueblos del mar, Barcelona 1974; M. LIVERANI, Akkad: the first world empire. Structure, ideology, tradition, Padua 1993.

Palabras clave

An. Anhsar. Kishar. Enki. Enlil. Zuen. Utu. Innana. Nergalk. Ereshkigal. Sargon. Naram - Sin. Sharru-kin. Qutu. Erridupizir. Apsu. Tiamat. Ninurta.

TEMA 3. El Renacimiento Sumerio y el despertar de Siria.

1. El Renacimiento sumerio (neosumerio). 2. Gudea de

Lagash.

3.

La

III

dinastía de Ur. 4. Ur-Nammu y su código de leyes. 5. Aspectos económicos y

religiosos. 6. El despertar de Siria. 7. Ebla y su significado. Problemática histórica y dinastías. 8. Sociedad, economía y aspectos culturales.

Bibliografía complementaria

G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002, (Capítulos 10-11); F. LARA, Himno al templo Eninnu. Cilindros A y B de Gudea. Trotta, Madrid, 1996.; D.O. EDZARD, El Reino de la III dinastía de Ur y sus herederos. En E.

Cassin, J. Bottero

y J. Vercouter comp.,

Los Imperios del Antiguo Oriente I. Del

Paleolítico a la mitad del segundo milenio. Historia Universal Siglo XXI, Madrid, 7ª,

1977. F. LARA, Ebla. Una nueva historia. Una nueva cultura. Aldebarán Ediciones,

Madrid, 2000; G. PETTINATO, Ebla. Nuovi orizzonti della storia, Rusconi, Milán, 1986.

10

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Palabras clave

Ebla. Isin. Mari. Lagash. Gudea. Urbaba. Utukhengal. Urnammu. Shulgi. Amar -Sin. Shu- Sin. Ibbi-Sin. Ishbi-Erra. Sukklamah. Ensi. Shagin. Damgar. Mashda. Eren. Namru. Samsi-Adad. Tukulti-Ninurta. Lipit-Ishtar. Gundunum. Abisare. Tell Mardikh. Ebrium. Ibbit-Lim. Misita. Dumu-nita eb-bla.ki. Zimri-Lim.

TEMA 4. La época paleobabilónica.

  • 1. Las dinastías de Isin y de Larsa. 2. Eshnunna y Babilonia. 3. La I dinastía de

babilonia: Hammurabi y su obra. 4. Sociedad, administración y religión en la época de Hammurabi. 5. Los cassitas y la III dinastía de babilonia. 6. Administración, cultura y religión en época cassita.

Bibliografía complementaria

  • G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002. J.

MARTÍNEZ PINNA, “El Imperio Paleobabilónico”. En J.M. Blázquez y otros, Historia del

Oriente Antiguo. Editorial Cátedra, Madrid, 1992; F. LARA, Himnos Babilonios, Tecnos, Madrid, 1990. F. LARA, El Código de Hammurabi, Tecnos, Madrid, 3ª 2006; F. LARA, El poema babilonico de la creación, Editora Nacional, Madrid, 1981. G. PETTTINATO, Babilonia. Centro dell’Universo, Rusconi, Milán, 1988; GONZÁLEZ WAGNER, C., Babilonia, HMA III, Madrid, 1988; OATES, J., Babilonia: auge y declive, Barcelona,

1989.

Palabras clave

Sumuabum. Marduk. Esagila. Hammurabi. Elam. Samsu -Iluna. Samsuditana. Cassitas. Shakkanakku. Wakil Amurri. Ilkum. Redum. Sukallu. Quipu. Shata mmu. Tupshar. Awilum. Mushkenum. Wardum. Tamkarum. Sabitum. Enuma Elish. Zarpanitu. Ziqurrat.

TEMA 5. Asiria. Imperio Antiguo y Medio.

  • 1. El Imperio Antiguo Asirio. 2. Shamshi Adad I y su obra. 3. La dominación de

Babilonia.

4.

El

imperio

Asirio

Medio.

5.

Asurubalit,

Tukulti

Ninurta

y

Tiglatpileser

I.

6.

Mitanni. 7. Cananeos: Ugarit

y

el

inico

de

la escritura

alfabética.

Bibliografía complementaria

  • G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002; C.

GONZALEZ WAGNER, Asiria y su Imperio, Akal. Madrid, 1989; M. LIVERANI, El Antiguo

Oriente, Critica, Barcelona, 1995; P. GARELLI, El Proximo Oriente Asiático. Desde los orígenes a las invasiones de los pueblos del Mar. Labor, Barcelona, 1974; J. KLIMA, Sociedad y cultura en la Antigua Mesopotamia, Akal, Madrid, 1980; H. SCHMOEKEL, Ur, Assur y Babilonia. Tres milenios de cultura en Mesopotamia, Castilla, Madrid, 1965. M.L.

Willemenot, Assur y Babilonia, Promoción y Ediciones, Madrid, 1985.

Palabras clave

Upsia. Assur. Puzzur Assur. Ishshiakum. Limu. Ishtar. Kanish. Karum. Bit alim. Wabaratum. Tamkarum. Samshi-Adad. Ishme-Dagan. Shubat-Enlil. Assur-uballit. Tukulti-Ninurta I. Tiglath-Pileser. Hupsu. Bit-Alim

11

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

TEMA 6. Babilonia y Asiria en el I milenio.

  • 1. Babilonia a inicios del I milenio: dinastías VI a IX. 2. El dominio asirio. El

Imperio Neobabilónico (Caldeo): Dinastía X (Nabolopasar y Nabucodonosor II).

  • 3. Nabónido y el final de la dinastía Caldea. 4. Aspectos y culturales del Imperio

Neobabilónico. 5. El Imperio Nuevo Asirio. Assurnasirpal II, Salmanasar III y Tiglatpileser III. 6. Sargón II y sus sucesores. 7. Organización del Imperio

Asirio, cultura y religión. 8. El fin del Imperio Asirio.

Bibliografía complementaria

G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002; C.

GONZALEZ WAGNER, Asiria y su Imperio, Akal. Madrid, 1989; M. LIVERANI, El Antiguo Oriente, Critica, Barcelona, 1995; P. GARELLI, El Proximo Oriente Asiático. Desde los

orígenes a las invasiones de los pueblos del Mar. Labor, Barcelona, 1974; J. KLIMA, Sociedad y cultura en la Antigua Mesopotamia, Akal, Madrid, 1980; H. SCHMOEKEL, Ur, Assur y Babilonia. Tres milenios de cultura en Mesopotamia, Castilla, Madrid, 1965. M.L.

Willemenot, Assur y Babilonia, Promoción y Ediciones, Madrid, 1985.

Palabras clave

Nabucodonosor II. Pais del Mar. Dinastía de Bazi. Adad-ninari. Salmanasar III. Marduk- apla-usur. Tiglath-Pileser III. Sargón II. Senaquerib. Asurbanipal. Nabopolasar. Etemenanki. Esagila. Marduk. Nabónido. Shakkanakku. Wakil Amurri. Ilkum. Redum. Sukallu. Pikhatu. Rabianu. Puhrum. Shaknu. Subur. Jebel el-Harim. Assur. Assurnasirpal II. Pulu. Dur-Sharrukin. Asharadón. Kharrán. Samash. Ishtar. Zuku. Sisu. Qashtu. Narkabtu.

TEMA 7. Egipto: Imperio Antiguo.

  • 1. Geografía y cronología de Egipto. 2. La época predinástica y la problemática

de la “dinastía 0”. 3. La Unificación de Egipto: época Tinita y la centralización del poder. El Imperio Antiguo Egipcio: dinastías III-VI. 4 Las grandes construcciones. 5. Instituciones políticas y sociales. 6. El desarrollo económico y cultural. 7. La vida espiritual: religión, dioses y el más allá. 8. El Primer Periodo Intermedio: Dinastías VII-X.

Bibliografía complementaria

N. GRIMAL, Historia del Antiguo Egipto, Madrid 2002; A. GARDINER, El Egipto de los

faraones, Ed. Laertes, Barcelona, 1994; J. PADRO, El Egipto del Imperio Antiguo, Historia 16, Madrid 1989; F. LARA, El Egipto Faraonico, Editorial Istmo, Madrid, 1991; A. GARDINER, Egyptian Grammar, Ashmolean Museum, 3ª, Oxford, 1982.

Palabras clave

Alto Egipto. Bajo Egipto. Egipcio Clásico. Maneton. Sebiliense. Tasiense. El Fayun. Badariense. Behedet. Buto. Pretinita. Tinita. Narmer. Menes. Aha. Uadji. Udimu. Canciller. Visir. Casa Blanca. Casa Roja. Nomo. Nomarca. Nekbet. Wadjet. Nebti. Menfir. Djeser. Imhotep. Heliopolis. Jepri. Ra. Atum. Sinai. Snefru. Keops. Micerinos. Dashur. Saqqara. Ley de la frontalidad. Userkaf. Wadi Hammamat. Mastaba. Pepi I. Heracleópolis. Fiesta de Sed. Maat. Doble granero. Máximas de Ptahotep. Heracleopolis. Tebas.

12

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

TEMA 8. Egipto: Imperio Medio y segundo período intermedio.

  • 1. La nueva reunificación de Egipto y la hegemonía de Tebana con la XI

dinastía: los Mentuhotep; Amenemhat I. 2. La XII dinastía. 3. Sesostris III y el apogeo del Imperio Medio. 4. Las relaciones internacionales. 5. La Organización del Estado y la evolución de las instituciones y de la vida espiritual. 6. El Segundo Periodo Intermedio: Las dinastías XIII-XIV. 7. La dominación de los hicsos: dinastías XV y XVI y La dinastía XVII con capital en Tebas paralela a las hicsas.

Bibliografía complementaria

  • N. GRIMAL, Historia del Antiguo Egipto, Madrid 2002; A. GARDINER, El Egipto de los

faraones, Ed. Laertes, Barcelona, 1994; B.G. TIGGER Y B.J. KEMP, Historia del Egipto Antiguo, Crítica, Barcelona, 1985; A. VAZQUEZ HOYS, El Antiguo Egipto, Arlanza ediciones, Madrid, 2000. C. BAROCAS, L’Antico Egitto, Roma, 1978; P. BARGUET, Les

Textes des sarcophagues égyptiens du Moyen Empire, París, 1986.

Palabras clave

Antef. Mentuhotep II. Amenemhat. Sesostris. Hicsos. Hati-a. Hega-hut. Sinue. Hekau- khasut. Hipogeo. Mastaba.

TEMA 9. Egipto: Imperio Nuevo y Baja Época.

  • 1. El Imperio Nuevo: Amhosis

y

los

comienzos de

la dinastías XVIII. 2.

Hatshepsut, Tuthmosis IV y Amenofis III. 3. La reforma religiosa: Amenofis IV (Akhenaton). 4. La dinastía XIX: Ramsés II y sus sucesores. 5. Política exterior, conflicto con los hititas. 6. Organización del Estado durante el Imperio Nuevo.

  • 7. La vida espiritual y el culto a los muertos. 8. El Tercer Periodo Intermedio y

la época saita.

Bibliografía complementaria

  • N. GRIMAL, Historia del Antiguo Egipto, Madrid 2002. F.J. PRESEDO, Egipto durante el

Imperio Nuevo, Ediciones Akal, Madrid, 1989; B.G. TIGGER Y B.J. KEMP, Historia del

Egipto Antiguo, Critica, Barcelona, 1985; F. LARA, El libro de los muertos, Tecnos, Madrid, 3ª, 2006; A. VAZQUEZ HOYS, El Antiguo Egipto, Arlanza ediciones, Madrid,

2000.

Palabras clave

Amosis. Amenofis. Akhenatón. Hatshepsut. Tuthmosis IV. El-Amarna. Atón. Amon. Estatuas cubo. Tebas. Karnak. Hapuseneb. Senhenmu t. Thuty. Nehesy. Ineni. Pais del Punt. Deir el-Bahari. Hator. Heliopolis. Luxor. Nefertiti. Tuthankhamon. Hieratirmo. Tiy. Horemheb. Ramses II. Seti I. Muwatali. Ramseum. Sala hipóstila. Virrey de Nubia. Consejo Kenbet. Ptah. Ba. Ka.

TEMA 10. Los hititas y Mitani.

  • 1. Los hititas: Anatolia, desde la época paleoasiria hasta la aparición del reino

hitita; cronología y fuentes. 2. El “Antiguo Reino” hitita (c.1650-c.1500):

Hattusili I, Mursili I; 3. El Imperio Hitita (c.1450-1336): Suppiluliuma. 4. Los sucesores de Suppiluliuma (1336-1215): Mursili II, Muwatalli, Hattusili III y los

13

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

últimos reyes hititas. 5. La organización del Estado Hitita. 6. Religión y cultura hititas. 7. Mitani: el problema hurrita. 8. La expansión mitania. 9. Politica internacional: enfrentamientos con los hititas y los egipcios. 10. Desaparición del imperio mitanio. 11. Organización del imperio mitanio, sociedad y cultura.

Bibliografía complementaria

  • G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002; P.

SAEZ FERNÉNDEZ, Los hititas, Akal, Madrid, 1988; H. OTTEM, “Hittas, hurritas y mitanios”. Los Imperios del Antiguo Oriente II. Historia Universal Siglo XXI, compilada por E. Cassin, J. Botteró y J. Vercouter, Barcelona 1972; A. BLANCO FREIJEIRO, Arte

antiguo del Asia Anterior, Sevilla, 1972; A. BERNABE, Textos literarios hititas, Editora

Nacional, Madrid, 1979 (= Alianza Editorial, Madrid, 1989); O.R. GUNRNEY, The Hittites, Peguin Books, Suffolk, 1952; J. M. CÓRDOBA, Los primeros estados indoeuropeos. Historias del Viejo Mundo, Historia 16, Madrid, 1988; CÓRDOBA, J.M., Mitanni y los hurritas, Madrid, 1983; DELAPORTE, L., Los hititas, México, 1957. ELIADE,

M., “Religiones hitita y canana”, Historia de las creencias y de las ideas religiosas I,

Madrid, 1978; SAEZ, P., Los hititas, HMA V, Madrid, 1988.

Palabras clave

Anatolia. Catal Hüyük. Luwitas. Bogazköy. Hati. Nesita. Palaita. Tudhaliya I. Subiluliuma

  • I. Hattusili I. Mursilli I. Hurrita. Panku. Muwataliu. Tawananna. Hannahanna.

TEMA 11 Los pueblos del Mar. Israel y Judá

1.

Los

pueblos

del mar:

El problema

de

los

pueblos del Mar. 2. Contexto

histórico. 3. información literaria y arqueológica. 4. Israel y Juda: El Antiguo testamento y los orígenes de Israel. 5. la cuestión del asentamiento de los Israelitas. 6. De los Patriarcas a los Jueces. 7. El nacimiento del estado israelita:

Saúl; el triunfo de Judá: David y Salomón. 8 Israel bajo la dominación Asiria y babilonia.

Bibliografía complementaria

  • J. ALVAR EZQUERRA, Los pueblos del mar y otros movimientos de pueblos a finales del

segundo milenio, Madrid, 1989; M. DOTHAN, Los pueblos del Mar. Tras las huellas de

los filisteos, Barcelona, 2002; J. GARCÍA BARGUEÑO et alii, “Los pueblos del mar a través de las tendencias historiográficas”, Ab Initio, 8, 2013; G. ROUX, Mesopotamia,

Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002. P. FERNÁNDEZ URIEL Y C.G.

WAGNER, Israel y Fenicia, Arlanza ediciones, Madrid, 2000; J.M. BLÁZQUEZ, Los hebreos, Akal, Madrid, 1989; L. Garcia Iglesias, El Pueblo elegido. Historias del Viejo Mundo,

Historia 16, Madrid, 1988. M. LIVERANI, Más allá de la Biblia. Historia Antigua de Israel,

Crítica, Barcelona, 2004; J. M. BLAZQUEZ Y J. CABRERO, Israel y la Biblia, Madrid,

2011.

Palabras clave

Pueblos del Mar. Ramses III. Tudhaliya IV. Guerra de Troya. Baal. Astarté. Israel. Juda. Palestina. Templo de David. Salomón. Patriarcas. Jueces de Israel. Aserah. YHWH. Éxodo. Conquista de Canaán. Filisteos. Gaza. Abraham. Moab. Siquem. cautividad de Babilonia.

14

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

TEMA 12. La civilización fenicia.

1. El marco geográfico. 2. Origen de los fenicios. 3. El desarrollo de las ciudades fenicias. 3. La expansión fenicia por el Mediterráneo y la colonización:

ciudades y colonias. 4. Las relaciones con los reinos vecinos. 6. La decadencia fenicia en Oriente. 7. Organización política de las ciudades fenicias. 8. Sociedad y religión. 8. La economía fenicia. 9. Pervivencia y decadencia de la cultura fenicia en Occidente.

Bibliografía complementaria

G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002. P.

FERNÁNDEZ URIEL Y C.G. WAGNER, Israel y Fenicia, Arlanza ediciones, Madrid, 2000; J.M.

BLÁZQUEZ, Tartessos y los orígenes de la colonización fenicia en Occidente, Salamanca

2ª, 1975; G. GARBINI, I finici. Storia e religione, Nápoles, 1980; M.E. AUBET, Tiro y las

colonias fenicias de Occidente, Barcelona, 1994; R. CORZO, Los fenicios, señores del

mar, Madrid, 1988; C. GONZÁLEZ WAGNER, Los fenicios, Madrid, 1989; M. GRAS, et al., El universo fenicio, Madrid, 1991; D. HARDEM, Los fenicios, Barcelona, 1985; G. HERM, Los fenicios, Barcelona, 1976; W. HUSS, Los cartagineses, Madrid, 1993; G. DEL OLMO,

La religión cananea, según la liturgia de Ugarit, Sabadell, 1992; G. DEL OLMO, G. DEL y M.E. AUBET, Los fenicios en la península Ibérica, Sabadell, 1986; A. PARROT, et al., Los fenicios: la expansión fenicia, Madrid, 1975.

Palabras clave:

Baal. Astarté. Ugarit. Biblos. Melquart. Cartago. Gadir. Tofet. Cedos del Líbano. Megiddo. Sidón. Pigmalion. Tiro. Molok.

TEMA 13. El Imperio persa aqueménida.

1. El marco geográfico. 2. Las invasiones iranias y el Elam en el I Milenio a.C. 3. Asentamientos de medos y persas. 4. La implantación de la dinastía aqueménida. 5. Ciro, Cambises y la formación del Imperio Persa. 6. Darío y la

consolidación del Imperio. Jerges

y

la

decadencia

del

Imperio.

7.

La

organización del Estado. 8. Economía y sociedad. 9. Religión.

Bibliografía complementaria

G. ROUX, Mesopotamia, Historia política, económica y cultural, 4ª, Madrid 2002. J.

ALVAR, Los Persas,

Akal, Madrid, 1989; M. LIVERANI, El Antiguo Oriente, Crítica,

Barcelona, 1995; J. ARCE, Bajo el palio del Gran Rey, Madrid, 1988; R.N. FRYE, La herencia de Persia, Guadarrama, Madrid, 1965; S. MONTERO, J. MARTINEZ PINNA. C. GONZALEZ WAGNER, Persas e Hititas, Arlanza Ediciones, Madrid, 2000; J. CÓRDOBA ZOILO, Irán y las estepas, Madrid, 1989; R.N. FRYE, La herencia de Persia, Madrid,

1965; J. GHIRSHMAN, Persia, Protoiranios, Medos y Aqueménidas, Madrid, 1966; H.H.

VON DER OSTEN, El mundo de los persas, Madrid, 1965; E. QUINTANA CIFUENTES,

Historia del Elam, el vecino mesopotámico, Murcia, 1997; W.B. FISHER,(Dir.), The Cambridge History of Iran, 1968, 8 vols.

Palabras clave

Medos. Persas. Zoroastro. Mazdeismo. Aquemenidas, Zoroastrismo. Susa. Cixiares. Cbatana. Ciro II. Gaumata. Astiages. Magi. Cambises. Satrapa. Satrapia. Gran Rey.

15

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

TEMA 14. El mundo minoico.

1. Marco geográfico. 2. Caracteres generales de la cultura minoica. 3. Palacios, ciudades y santuarios. 4. El periodo palacial primitivo (época de los primeros palacios). 5. El periodo palacial tardío (época de los segunda palacios). 6. La talasocracia minoica y su expansión por el Mediterráneo. 7. La sociedad minoica. 8. Cultura y religión monoicas.

Bibliografía complementaria

G. GLOTZ, La civilización Egea, México, 1952; J.D.S. PENDLEBURY, Arqueología de Creta, México, 1965; J. HUTCHINSON, Creta prehistórica, México, 1978; J.C. BERMEJO BARRERA, El mundo egeo en el segundo milenio. Madrid, 1988; P. FERNÁNDEZ URIEL, Historia Antigua Universal II. El Mundo Griego, Madrid, 20 07.

Palabras Clave

Eteocretenses, Festo, Minotauro; Minos. Minoa. Pasifae, Palacios, Laberinto, Cnoso, Malía, Hagia Triada Palaicastro, Dicté, Dictina, Déspotes, Potnia, Gurnia, Petsofá, Talasocracia, Doble Hacha-Bipenna. Silabario A.

TEMA 15. El mundo micénico.

1. Marco geográfico y cronologías. 2. Heládico Primitivo o Micénico Antiguo (2900-2000). 2. Heládico Médio o Micénico Pleno (2000-1650). 3. Heládico Reciente (1650-1050. 4 El submicénico o El fin del mundo micénico. 5. La Organización política. 6. La economía. 7. La cultura micénica.

Bibliografía complementaria

P. FERNÁNDEZ URIEL, Historia Antigua Universal II. El Mundo Griego, Madrid, 2007; J.C. BERMEJO BARRERA, El mundo egeo en el segundo milenio. Madrid, 1988; J.

CHADWICK, El mundo micénico, Madrid, 2000; M. MARAZZI, La sociedad micénica, Madrid, 1980; J. GARCÍA LÓPEZ, Sacrificio y sacerdocio en las religiones micénica y

homérica, Madrid, 1970.

Palabras Clave

Micenas. Tirinto. Pilo. Orcómenos. Mégaron. Minios. Aqueos. Dorios. Wanax. Basileus. Damos. Témenos. Silabario B.

6.- Equipo docente

DR. D. JAVIER CABRERO PIQUERO

Horario de atención al alumnado:

  • - Martes de 12:00 a 18:00 h. y Jueves de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00 h.

  • - Despacho: 3.32

  • - Teléfono: 91 398 8072

  • - Correo electrónico: jcabrero@geo.uned.es

16

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

DRA. DÑA. PILAR FERNÁNDEZ URIEL

  • - Horario de atención al alumnado:

  • - Martes y jueves de 9:00 a 14:00 h. y 16:00 a 17:00 h.

  • - Despacho: 3.28

  • - Teléfono: 91 398 6764

  • - Correo electrónico: pfuriel@geo.uned.es

7.- Metodología:

La amplitud de la materia impide que exista un único manual que abarque suficientemente toda la materia. Por ello el alumno dispondrá de varios títulos recomendados que le ayuden a completar el contenido del temario oficial.

  • 7.1 Cómo enfrentarse al estudio de la Historia Antigua

Próximo Oriente y Egipto.

Universal I:

Sin duda

la Historia Antigua Universal es

una asignatura compleja cuyo

estudio puede tener ciertas dificultades, pero mediante una adecuada programación, éstas no son en absoluto insuperables.

El primer paso que debe dar el alumno a la hora de enfrentarse al estudio de la asignatura es la lectura atenta de la presente guía didáctica. En ella se detalla adecuadamente el contenido de cada uno de lo temas, se señalan sus puntos más importantes y se indica la bibliografía básica y complementaria que ayudan a su comprensión y su estudio.

El alumno debe tener siempre presente que no existe un manual perfecto que cubra todos y cada uno de los aspectos de estudio; todos tienen ventajas e inconvenientes. Por ello la primera decisión que se debe tomar es la elección del libro de referencia que más se adecúe a nuestras necesidades. Siempre es conveniente consultar varias obras, lo que sin duda aporta más claridad a la hora de estudiar y contribuye crear un espíritu crítico en el alumno pues no existe una única visión de la historia y de los acontecimientos. La interpretación de los hechos históricos no es inmutable, constituyendo la razón que da sentido a la investigación histórica.

Otra dificultad a la que el alumno deberá hacer frente es la disparidad que puede encontrar en la grafía de los nombres o en la cronología relativa de los acontecimientos. La trascripción de las lenguas antiguas en el ámbito del Próximo Oriente y Egipto puede experimentar variación en las lenguas modernas, pues no existe una norma canónica a la que se ajusten los términos de forma universal. Algo similar sucede con la cronología respecto a los acontecimientos y a la ubicación temporal de los personajes y de los períodos se estructuran cada una de las civilizaciones estudiadas. No obstante, el alumno

17

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

deberá conocer aquellas fechas que resulten de especial relevancia en las distintas culturas y acontecimientos históricos; en algunas ocasiones tales fechas responderán a una cronología absoluta y, en otras, relativa.

Aunque habitualmente estamos acostumbrados a estudiar la historia de una manera diacrónica (como una sucesión de civilizaciones), el alumno dispondrá de una serie de tablas cronológicas que le permitan discernir ámbitos culturales diferentes que convivieron en una misma época.

Desde el punto de vista propiamente metodológico, la asignatura se basa en el trabajo desarrollado por el estudiante organizado en dos grandes áreas:

conocimientos teóricos y conocimeintos prácticos. Para ello, el estudiante dispondrá de los siguientes medios:

  • - Manual de la asignatura. Se utilizará como manual de la asignatura la bibliografía básica recomendada

  • - Orientaciones del Equipo Docente de esta Guía de Estudios.

  • - Información adicional colgada en la red.

  • - Tutorías en los Centros Asociados.

  • - Correo electrónico, teléfono y foro en el curso virtual.

A través de estos medios, el alumno dispondrá de los mecanismos necesarios para preparar la Prueba Presencial y la evaluación continua de las actividades prácticas.

a) Los conocimientos teóricos

Con el estudio de la historia del Próximo Oriente antiguo se inaugura el temario correspondiente a la asignatura de Historia Antigua Universal I:

Próximo Oriente y Egipto. La aproximación al conocimiento teórico de las culturas y sociedades próximo-orientales y egipcia constituye, de hecho, un paso imprescindible para comprender la civilización clásica y, por tanto, para desvelar en buena medida las raíces pluriculturales que, procedentes muchas de ellas de la más lejana Antigüedad, contribuyeron de alguna manera a conformar nuestra civilización occidental.

Es cierto que las circunstancias que dieron lugar a la transformación de las sociedades “igualitarias” en sociedades “complejas” incidieron en cada caso de forma diversa, en momentos diferentes, y con una intensidad desigual. Sin embargo, esta relativa variabilidad en la constatación de un mismo proceso histórico no impide la elaboración de modelos teóricos (desarrollados por diferentes historiadores y escuelas historiográficas) que posibiliten una explicación coherente de la aparición, unas veces sicrónica y otras diacrónica, de la organización estatal. Incluso tampoco habría que olvidar que fue en el

18

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Próximo Oriente donde, igualmente por primera vez, se superaron las formas organizativas propias de las pequeñas unidades estatales para configurar amplios imperios territoriales. Por tanto, es en este ámbito geográfico próximo- oriental y egipcio en el que primeramente se pasó de la aldea a la ciudad y en el que, posteriormente, las ciudades-estado más florecientes y poderosas tendieron a conformar verdaderos “imperios” que llegarían, en muchos casos, a transformarse incluso en “imperios territoriales” caracterizados por una clara vocación “universal” y “opresiva”.

Las múltiples e intensas relaciones culturales que se produjeron en la cuenca oriental del Mediterráneo durante los tres últimos milenios anteriores a nuestra era, dejaron una impronta tan profunda en la configuración de la civilización clásica que ésta no podría valorarse adecuadamente sin tener presente su propia dimensión oriental.

b) Los conocimientos prácticos

Para poder discernir y ubicar convenientemente las diferentes civilizaciones próximo-orientales y egipcia, resulta imprescindible acceder a diversos conocimientos prácticos. En primer lugar, ha de considerarse absolutamente esencial la consulta frecuente de un mapa histórico en el que aparezca reflejada una cronología segura o aproximada de los acontecimientos más sobresalientes y las fases de conformación o expansión de los estados o imperios objeto de nuestro estudio. Los cuadros sinópticos que recojan los rasgos principales de cada civilización prestarán también una ayuda inapreciable para su identificación, al igual que el análisis de los materiales arqueológicos y manifestaciones artísticas que han llegado hasta nosotros. Las ilustraciones constituyen también un testimonio gráfico de este tipo de fuentes materiales, razón por la que pueden contribuir de forma muy eficaz a la identificación inmediata y a la comparación cultural de los diferentes pueblos y civilizaciones del Próximo Oriente y Egipto. La lectura meditada de las fuentes textuales más representativas de cada período permitirá contrastar la información teórica que ha ido construyendo la historiografía especializada con los testimonios originales más sobresalientes de cada civilización, posibilitando así llegar a adquirir las destrezas necesarias para acometer con éxito un comentario de textos históricos. En este sentido, no habría que olvidar que, sin fuentes, no es posible reconstruir la historia.

Las actividades prácticas serán planteadas por el Equipo Docente de la asignatura y supervisadas por los Profesores Tutores de los Centros Asociados. Consistirán en comentarios de textos y/o mapas, elaboración y comentario de mapas y cuadros sinópticos y comparativos, desarrollo de definiciones básicas, etc. Podrán también realizar otras actividades complementarias como visitas a Museos y Exposiciones.

El

alumno

podrá

acceder

a

estas

actividades

prácticas

que

estarán

debidamente

colgadas

en

la

red, contando

con

un

breve

esquema de los

19

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

aspectos que deben ser tratados. Las orientaciones y supervisión del Profesor- Tutor del Centro Asociado serán fundamentales en esta tarea. Estas Pruebas de Evaluación a Distancia (PEC) serán tres, con una pauta de realización y una fecha límite de entrega al Profesor-Tutor del Centro Asociado:

1ª:

Temas

1

a

6 (ambos

incluidos). La

fecha límite

de entrega

aparecerá en el curso vuirtual. 2ª: Temas 7 a 11 (ambos incluidos). La fecha límite de entrega aparecerá en el curso vuirtual. 3ª: Temas 12 a 15 (ambos incluidos). La fecha límite de entrega aparecerá en el curso vuirtual.

  • 7.3 Acercamiento básico a las técnicas de estudio

Tras estas premisas fundamentales para la puesta en práctica del estudio de la asignatura, mencionaremos algunas técnicas que ayudarán al alumno de modo eficaz en el proceso de aprendizaje y que no son privativas únicamente de la Historia Antigua:

Es fundamental elegir el lugar, la iluminación y la postura adecuados a la hora de comenzar a estudiar. Debemos familiarizarnos con el texto antes de comenzar a leerlo mediante un primer análisis del índice. A continuación podremos hojear con tranquilidad todo su contenido, deteniéndonos en sus ilustraciones y cuadros de esquemáticos. Siempre es conveniente, leer algún párrafo al azar para conocer el tipo de lenguaje empleado por el autor, si es asequible, preciso, científico, y o si, en todo caso, la ayuda de un diccionario. Todo ello nos permitirá hacernos una idea clara de qué es a lo que nos vamos a enfrentar y las dificultades que podemos encontrarnos a la hora de comenzar a estudiar.

Una vez comenzado el estudio debemos intentar localizar las ideas esenciales de cada párrafo e ir tomando nota de ellas; todo lo que se escribe se recuerda mejor que lo que simplemente se lee. La finalidad de estas notas es permitirnos confeccionar unos esquemas o apuntes que nos serán de gran utilidad a la hora de repasar lo estudiado. Estos esquemas deberán ser lo más escuetos posible; en todo caso nunca superarán la cuarta parte del texto original. Deberán estar escritos de forma coherente resaltando en primera instancia las principales ideas y dejando en un segundo término las secundarias para su asimilación posterior. Lo ideal sería que los esquemas fueran absolutamente personales de forma que nos permitan apreciar la información fundamental al primer golpe de vista.

Lea siempre despacio, asegurando que va comprendiendo los conceptos y va enlazando términos, relacionando acontecimientos, diferenciando las distintas percepciones y significaciones de los mismos, etc.

20

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Finalmente, aunque los temas de este primer cuatrimestre aportan el material suficiente (textos, mapas, figuras, cuadros sinópticos, resúmenes, etc.), no está de más que el alumno, como método de aprendizaje, elabore sus propios cuadros y esquemas. Resulta muy recomendable la lectura paralela de textos históricos, que además de contribuir notablemente a su formación como historiador, ofrece el deleite de una buena literatura.

Finalmente, en una asignatura con un temario tan amplio como es el de Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto, nos enfrentamos a unos 3000 años de historia de la humanidad y a numerosas y diferentes civilizaciones, por lo que se requiere que el esfuerzo sea continuado, a ser posible diario. Esto nos permitirá madurar progresivamente lo aprendido y despejar las dudas a tiempo.

8.- Bibliografía básica

Vázquez Hoys, A. 2009: Historia Antigua Universal, I. Próximo Oriente y

Egipto. Unidades Didácticas UNED, Madrid.

Kuhrt, A. 2001: El Oriente Próximo en la Antigüedad (c. 3000-330 a.C.).

Editorial Crítica, Barcelona.

9.- Bibliografía complementaria

BRAVO, G., Historia del Mundo Antiguo. Una introducción crítica,

Alianza Editorial, Madrid, 2008 2 (Primera parte: “Estados, pueblos y sociedades próximo-orientales”, pp. 27-122: Temas 1-13; Segunda parte: “Grecia y Egeo”, pp. 123-178: Temas 14-15).

DICKINSON, O., La Edad del Bronce Egea, Akal, Madrid, 2000 (1ª ed. 1994). Temas 14-15.

GUIRAL, C. y ZARZALEJOS, M., Arqueología, I. Arqueología de Egipto y del Próximo Oriente. Arqueología del Egeo. Arqueología de Grecia,

UNED, Madrid, 2003. Temas 1-15

GRIMAL, N., Historia del Antiguo Egipto, Ediciones Akal, Madrid, 1996. Temas 7-9.

LIVERANI, M., El Antiguo Oriente. Historia, Sociedad y Economía,

Crítica, Barcelona, 1995. Temas 1-13.

PÉREZ LARGACHA, A., Historia Antigua de Egipto y del Próximo Oriente.

Ediciones Akal, Madrid, 2006. Temas 1-13.

ROUX, G., Mesopotamia. Historia política, económica y cultural.

Ediciones Akal, Madrid, 1997. Temas 1-6 y 10-13.

SHAW, I., Historia del Antiguo Egipto, La Esfera de los Libros, Madrid, 2007. Temas 7-9.

21

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

WAGNER,

C.

G.,

Historia

del

Cercano

Oriente,

Universidad de

Salamanca (Historia Salamanca de la Antigüedad, III), Salamanca, 2005 (=1999). Temas 1-6 y 10-13.

10.- Bibliografía general comentada

Próximo Oriente

Para la Historia Antigua de Mesopotamia, se comenzará comentando una serie de Atlas, de tipo geográfico e histórico, básicos para la terminología urbana y su ubicación y para tener información sobre diversas circunstancias geográficas así como una información histórica mínima.

Buenos instrumentos de tal tipo, entre otros que podrían citarse, son

el

Atlas de Historia Antigua de F. Beltrán y F. Marco, editado en Zaragoza, en

1987; el The Penguin Atlas of Ancient History, de C. McEvedy, editado en

Harmondsworth, en 1981, siempre recomendable, y el Atlas of Mesopotamia, del profesor de la Universidad de Amsterdam Martin A. Beek, publicado en Londres por Nelson, en 1982. Los textos de este último Atlas citado, que recogen, de modo resumido, la Historia Antigua de tal área geográfica y sobre todo sus 22 mapas a color, además de numerosos grabados lo hacen imprescindible por su acabado carácter didáctico.

Asimismo, con enfoque un tanto más "escolar" son dos Atlas muy divulgados

y manejados. Uno es Mespotamia y el antiguo Oriente Medio, de la Serie "Atlas

Culturales del Mundo", del profesor inglés Michael Roaf, editado en español por Folio, Madrid, 1992, y otro el clásico Atlas histórico mundial, I. De los

orígenes a la Revolución Francesa, de H. Kinder y W. Hilgemann, que ha

conocido numerosas reediciones en Madrid por el selllo editorial Istmo en tamaño de bolsillo y, recientemente por Akal en un tamaño algo mayor. Sus mapas y el texto que los acompaña, a pesar de su brevedad, sirven para hacerse rápidamente idea del periodo tratado, tanto cronológicamente como de contenido, esta puede considerarse como una obra de referencia y de gran utilidad.

Igualmente, existen diferentes Manuales básicos sobre Mesopotamia y regiones periféricas, que al inicio del curso académico, deberán comentarse en cuanto a su utilidad y prioridad en su manejo. Se hará mención del libro colectivo Initiation à l´Orient ancien, presentado por J. Bottéro, publicado en París, en 1992, en el cual se estudia en tres grandes apartados -seguidos de una conclusión, centrada en la Biblia- un panorama general sobre el antiguo Oriente, de corte tradicional. Mucho más interesante es el libro de W. Von Soden, Introducción al Orientalismo antiguo, publicado en Sabadell, 1987. Tal obra constituye una excelente Introducción a la Historia del Oriente antiguo, al remarcar la importancia de tal área geográfica tras relacionar brevemente los pueblos y culturas que la habitaron, además de analizar su historia, de modo breve, y sus instituciones. Un complemento bibliográfico recogido en las notas a pie de página hacen del libro un magnífico instrumento para iniciarse en la asignatura. Muy manejables y bien sintetizados son los manuales de D. Arnaud,

Le Proche-Orient ancien, de la invention de l´écriture à l´hellénisation, París,

22

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

1970; de P. Amiet, Les civilisations antiques du Proche-Orient, París, 1977; y de P. Levêque, Las primeras civilizaciones, I, De los despotismos orientales a la

ciudad griega, Madrid, 1991, si bien este último está incompleto en cuanto a

contenido.

Un

clásico,

aunque

ya

superado

por

otras

publicaciones, lo

constituye

la obra conjunta de A. Aymard y J. Auboyer, Oriente y Grecia

antigua, Barcelona, 1979. Ya de

mayor

interés,

por

su modernidad,

manejabilidad y contenido son las obras de J. Klíma, Sociedad y cultura en la

antigua Mesopotamia, Madrid, 1980, y de G. Roux, Mesopotamia. Historia

política, económica y cultural, Madrid, 1987, ésta convertida en Manual clásico por la claridad de su exposición, su bibliografía y sus cuadros onomásticos.

Obra de notabilísimo interés por su amplitud de contenido y análisis crítico fue la publicada hace algo más de treinta años, en tres tomos y dirigida por S.

Moscati, L´alba della civiltà. Società, economia e pensiero nel vicino Oriente

antico, Turín, 1976. Lamentablemente, en español tan solo se pudo traducir el primer tomo. Dicha obra todavía es recomendable por la elaboración muy cuidada de sus apartados. Otra obra, muy recomendable por su contenido, exposición, enfoque económico y selecta bibliografía es la de M. Liverani, El

antiguo Oriente. Historia, sociedad y economía, Barcelona, 1995, trabajo que

desde su aparición en italiano en 1988 ha sido utilizado como Manual puntero en casi todas las Universidades europeas.

También deberán tenerse en consideración los manuales más recientes, de J. Sanmartín y J. M. Serrano, Historia antigua del Próximo Oriente, Madrid, 1998, obra centrada en aspectos antropológicos, ambientales y culturales, y complementada con traducciones de textos originales; el de C. González Wagner, Historia del Cercano Oriente, Salamanca, 1999, en 17 capítulos, ordenados diacrónicamente y en los que analiza la variedad y diversidad de los pueblos que ocuparon tal área y su evolución histórica desde su formación inicial hasta el hallazgo de las sociedades complejas capaces de articular imperios, así como la obra de G. Bravo, Historia del mundo antiguo. Una introducción crítica, Madrid, 2008, amplio y a un tiempo sintetizado estudio que dedica una primera parte, en cuatro apretados capítulos, al análisis y crítica de la historia del Próximo Oriente en la Antigüedad. A remarcar la excelente síntesis histórica y puntos de vista modernos de los periodos estudiados y sobre todo la gran utilidad que facilita la bibliografia recogida, distribuida en apartados temáticos.

Una obra fundamental la constituye también el libro del asiriólogo A. Leo

Oppenheim, La Antigua Mesopotamia. Retrato de una civilizacion extinguida,

publicada originalmente en 1964 y que con ampliaciones, debidas a la profesora Erica Reiner, fue editada en español en Madrid, en 2003, y vuelta a reeditar en 2009. La misma informa en seis capítulos, además de un apéndice cronológico debido a J. A. Brinkman, y abundantes notas críticas, de no pocos aspectos esenciales de la civilización mesopotámica (formación, tejido social, problemática de su religión, significado de la escritura, ciencia y tecnología, entre otras materias).

Asimismo, se comentarán, como estudios introductorios y de síntesis, la

obra de V. Gordon Childe, Nacimiento de las civilizaciones orientales, publicada

23

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

en Barcelona,

1976,

en donde

en

doce

interesantes capítulos su autor,

aplicando

el

materialismo

histórico,

analiza

los

orígenes

de

Egipto

y

Mesopotamia; la obra de J.-C. Margueron, Los mesopotámicos, versión española en Cátedra en 1996, de la francesa en dos tomos, publicada en 1991.

Otro manual muy meritorio es el de Paul Garelli, en dos tomos, titulado Le Proche-Orient Asiatique, obra remozada de otra edición anterior (1969), editada en nuestro país por Labor. La presente edición, también en dos tomos, perteneciente a la colección francesa Nouvelle Clio, abarca un primer tomo, firmado por el propio P. Garelli junto con J.-M. Durand, H. Gonnet y C.

Breniquet, titulado Des origines aux invasions des Peuples de la mer, y un

segundo volumen Les empires mésopotamiens. Israel, firmado por P. Garelli y A. Lemaire. El primer tomo -que hemos manejado- fue publicado en 1997 (tercera edición) y el tomo segundo en 2002 (quinta edición). A su carácter de Manual universitario, con las últimas aportaciones documentales y arqueológicas, une su gran puesta al día en cuanto a bibliografía. Tablas cronológicas, índices, mapas y esquemas dinásticos hacen de la obra un verdadero hallazgo académico.

Debe comentarse también el Manual de la profesora del University College de Londres Amélie Kurth, El Oriente Próximo en la Antigüedad, Barcelona, 2000-2001, en dos volúmenes, totalizando 909 páginas. Abarca la historia del Oriente en su totalidad, con amplitud de visión y análisis de los complejos problemas de interpretación y metodología. Excelente síntesis, textos escogidos con acierto, y numerosa y actualizada Bibliografía hacen de tal Manual una obra muy aconsejable para introducirse en la compleja historia próximo-oriental en la Antigüedad, todo ello justifica que hayamos incluido esta obra entre la bibliografía básica para preparar la asignatura.

Por supuesto, no deben olvidarse los diferentes tomos de la The Cambridge Ancient History, editada en Cambridge University Press (1969-1982), obra colectiva y referente básico para muchos temas del antiguo Oriente, que va siendo actualizada últimamente. Asimismo, se comentarán otros manuales, todos ellos de carácter didáctico universitario, pudiendo citarse los de V. I.

Audiev, Historia económica y social del Antiguo Oriente, Madrid (Akal), 1986, en

dos tomos; el estudio colectivo, dirigido por J. M. Blázquez, Historia de Oriente antiguo, Madrid, 1992, editado en Cátedra; el de Ch. L. Redman, Los orígenes

de la civilización. Desde los primeros agricultores hasta la sociedad urbana en

Próximo Oriente, Barcelona (Crítica), 1990; y el de B. Hrouda, El Antiguo Oriente. La cuna de la civilización, Barcelona (Plaza Janés), 1991. Todos ellos aportan datos de interés y buenas síntesis.

Párrafo aparte merece la ingente obra colectiva dirigida por J. M. Sasson como editor, en cuatro gruesos volúmenes de gran formato, Civilisations of the Ancient Near East, Nueva York, 1995, totalizando más de 2800 páginas. El volumen I se dedica a los aspectos introductorios y a estudiar la influencia que el Oriente antiguo proyectó sobre el mundo clásico greco-romano, judío y europeo, seguido de un estudio de la geografía, la población y las instituciones todo ello alusivo a las distintas civilizaciones del antiguo Próximo Oriente (Mesopotamia, Ebla, Egipto, Israel, Hititas, Urartu, Asiria, Arameos, Ugarit,

24

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Fenicios, etc., etc.). Los volúmenes II y III se dedican a la cronología, historia y civilización de tales pueblos y culturas y el volumen IV se centra en las escrituras, lenguas y literaturas producidas por las civilizaciones previamente estudiadas. El número y prestigio de los autores, los cuadros esquemáticos y de información complementaria, la selecta bibliografía al final de cada capítulo, las ilustraciones y la excelente redacción, aun respetando las diversas tendencias historiográficas de sus autores hacen de esta monumental obra un instrumento imprescindible para el profesor y, por supuesto, para los alumnos.

Egipto

Las publicaciones, a todo tipo de niveles de conocimiento, sobre el antiguo Egipto son en cuanto a su número, obvio es decirlo, ingentes. La larga duración temporal de la Historia del país del Nilo y el enorme material arqueológico que se posee impide de hecho sintetizar la Historia Antigua de aquel país en todos sus detalles. Prescindiendo de las de carácter propio de la Egiptomanía y de las de divulgación, debemos comenzar manejando dos obras introductorias, de idéntico título, para iniciar a los alumnos/as en la Historia del Egipto antiguo. Se trata de los libros -no dedicados a los especialistas- de S. Sauneron y de D. Valbelle, publicados los dos por Presses Universitaires de France, París, el primero en 1968 (traducido al en español en Barcelona, 1971) y el segundo en 1991, titulados ambos L´Égyptologie. En unos pocos capítulos en tales libros se recorre el nacimiento y las etapas de la Egiptología, las tareas de tal ciencia y el presente y futuro de la misma, junto a unas referencias bibliográficas. Tras ellos, una obrita de J. Vercoutter, L´Égypte ancienne, publicado por la editorial precitada en París, 1968. Sirve de verdadera introducción a la Historia de Egipto. Asimismo, contamos con el magnífico libro del egiptólogo Erik Hornung, titulado Einführung in die Agyptologie, publicado en Darmstad, 1993, (en

español bajo el titulo de Introducción a la Egiptologia. Estado método, tareas,

Madrid, 2000) y el más abreviado de S. Pernigotti, Introduzione all´Egittologia, Bolonia, 2004. Ambos libros constituyen sendos instrumentos fundamentales para iniciarse en el complejo mundo de la Egiptología. Además, remiten a las numerosísimas Revistas especializadas en Egiptología y a una muy completa bibliografía (sobre todo la contenida en el libro de E. Hornung).

Como Atlas históricos acerca de Egipto, además de los citados en el epígrafe anterior, debemos recoger, a título de ejemplo, sólo tres. En primer lugar, el de J. Baines y J. Málek, Egipto, Madrid, 1992, en dos volúmenes, editado por Folio a partir de la edición inglesa. Esta obra, de gran formato, subtitulada "Dioses, templos y faraones", constituye un buen instrumento tanto de tipo geográfico como histórico, siendo muy recomendable su manejo. Excelentes mapas, buenos grabados y fotografias contribuyen a su visualidad. El segundo es el de Bill Manley, Atlas historique de l´Égypte ancienne, París, 1998, traducción de la obra originariamente en inglés. El apartado histórico está muy bien sintetizado y los mapas e ilustraciones son de una gran calidad. El tercero es obra de A. Bongioanni, Atlas del Antiguo Egipto, Madrid, 2001. Se trata de un atlas, ricamente ilustrado, enfocado bajo presupuesto didácticos, con referencias a la Egiptología moderna y estudios sobre historia, religión, escritura, ciencias, economía, arquitectura, Arte, vida cotidiana y Arqueología del país del Nilo. Glosario, bibliografía e índice analítico contribuyen a hacerlo muy manejable.

25

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Por otra parte, si se quiere estudiar en profundidad todo el trasfondo geográfico del antiguo Egipto (sus nomos, enclaves y lugares originarios) deberá acudirse a la excelente obra, todavía en uso, de P. Montet, Geographie de l´Égypte ancienne, París, 1957-1961, en dos volúmenes.

Acerca de las obras generales sobre la historia y la civilización egipcias, la producción es muy cuantiosa, habiéndose publicado varios Manuales de alta calidad. Podemos remontarnos, sin embargo, al libro de E. Meyer, Historia de la Antigüedad (1884, última edición en 1953-1958), al de W. M. Flinders Petrie, A History of Egypt, Londres, 1894-1905, en tres volúmenes, y a la imprescindible obra de J. H. Breasted, A History of Egypt, Nueva York, 1905. Las tres obras citadas, a pesar de su antigüedad, siguen siendo válidas como complemento de los modernos manuales. Asimismo, en la obra colectiva Historia Universal Siglo XXI, publicada inicialmente en Alemania y ya antes citada (Madrid, 1971-1972), también se recogen interesantes capítulos sobre Egipto, redactados por el egiptólogo J. Vercoutter, remarcando tal autor no sólo la importancia cultural del país de los faraones sino también la económica y política. Lo mismo cabe decir de las obras, ya citadas con anterioridad de E. Ripoll Perelló, Prehistoria e Historia del Próximo Oriente, Barcelona, 1975, y de J. Sanmartín y J. M. Serrano, Historia antigua del Próximo Oriente, Madrid, 1998. También hay que recordar aquí el Manual, ya citado en su momento, de la profesora Amélie Kurth, El Próximo Oriente en la Antigüedad, Barcelona, 2000-2001, en dos volúmenes; contiene excelentes capítulos, de gran erudición, sobre la Historia del antiguo Egipto, complementados con una selecta bibliografía. Egipto aparece descrito como una parte del mosaico general del Oriente Próximo.

Una rápida visión de conjunto acerca de la civilización egipcia lo facilitan la obra de G. Posener, S. Sauneron y J. Yoyotte, Dictionnaire de la civilisation égyptienne, París, 1970 (revisión de la primera edición hecha sólo por G. Posener en 1959), muy manejable en cuanto a sus numerosas "voces" sobre la civilización egipcia; y la de Margaret Bunson, A Dictionary of Ancient Egypt, Nueva York-Oxford, 1995, con más de 1.500 entradas sobre dioses, faraones, ciudades, instituciones económicas y militares, y demás temática egiptológica. Así como los 170 mapas que se incluyen son de gran utilidad, sin embargo, la calidad de las ilustraciones es baja. De muchísimo mayor nivel y consistencia intelectual es el libro, en su versión francesa, de A. Erman y H. Ranke, La Civilisation égyptienne, París, 1948, 1963 y 1983, publicado originariamente en alemán. En 751 páginas sus autores, profesores en su día las Universidades de Berlín y de Heidelberg respectivamente, analizaron prácticamente toda la civilización del antiguo Egipto (país, pueblo, rey y corte, Estado en sus distintas etapas, policía y tribunales, familia, casa, vestido, diversiones, religión, mundo funerario, ciencias, Literatura, Arte, agricultura, artes populares y oficios, tráfico y relaciones comerciales, y guerra). Es una obra clásica sobre tal tema, de obligada consulta.

Buenas síntesis, también como Manuales, son los trabajos de E. Otto,

Ägypten. Der Weg des Pharaonenreiches, Berlín, 1966, 4ª edición; y el del

filólogo y egiptólogo A. H. Gardiner, Egypt of the Pharaohs, Oxford, 1961, traducida al español en Barcelona, 1994. El clásico Manual de E. Drioton y J. Vandier, L´Égypte, París, 1938, (4ª edición en 1962) en la "colección Clío", fue

26

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

traducido al español bajo el título de Historia de Egipto por el sello editorial Eudeba, Buenos Aires, 1971. El texto, en 13 capítulos, no se actualizó en sus ediciones sucesivas, pero sí se añadieron complementos a la edición primera. No obstante, ha sido uno de los Manuales más manejados en las Universidades francesas y españolas. Mucho más científicos, actualizados y completos son los Manuales de J. Vercoutter, L´Égypte et la Vallée du Nil, volumen I, París, 1992, (Prehistoria y primeras dinastías) y su continuación, aparecida en 1995, obra de C. Vandersleyen, que con el mismo título, pero en segunda parte estudia magistralmente hasta el final del Reino Nuevo. Estados de la cuestión, últimos hallazgos arqueológicos, negación de la existencia de los "Pueblos del Mar" como tales, excelentes biografias de los faraones y personajes y amplio aparato bibliográfico hacen de estos dos tomos en la actualidad la obra básica como introducción a la Historia del Egipto antiguo. Está por publicar el tercer tomo, dedicado a la Baja Época. Otro excelente Manual, por la gran cantidad de datos, cuadros, bibliografía y perfecto engranaje histórico diacrónico de las dinastías es el del egiptólogo francés N. Grimal, Historia del Egipto Antiguo, Madrid, 1997. Más complejo y no tan lineal es el trabajo conjunto de los profesores B. Trigger, B. J. Kemp, D. O´Connor y A. B. Lloyd, titulado Historia del Antiguo Egipto, Barcelona 1985 (edición inglesa en Cambridge, 1983). Las primeras comunidades agrícolas, el desarrollo de los centros urbanos y la aparición del Estado centralizado son estudiados con bastante profundidad. De parecidas características, aunque poniendo el acento en los aspectos civilizadores y sociales identitarios es el libro del profesor de Cambridge B. J.

Kemp, El Antiguo Egipto. Anatomia de una civilización, Barcelona, 1992. En el

mismo, Kemp -que vio en Egipto el nacimiento del "hombre económico"- rompe con los tópicos de que el Egipto fue una sociedad inmovilista. En su opinión los egipcios inventaron el Estado, asociado inicialmente al despotismo, pero evolucionando hasta formas de compromiso social. Por su parte J. Assmann, con un personal enfoque sobre la Historia, ha publicado un meritorio Ägypten. Eine Sinngeschichte, Munich, 1996, editada en español en Madrid, 2005, con el título de Egipto. Historia de un sentido. En 571 páginas su autor se pregunta por el marco de condiciones y modelos mentales e intelectuales, religiosos, culturales y políticos del antiguo Egipto, cuyos mensajes los legaron en sus manifestaciones artísticas y documentales (incluye un buen número de textos). Se trata de un libro ambicioso, de corte altamente filosófico, de no fácil lectura.

Interesantes por sus claras exposiciones son el Manual de Dominique Valbelle, Histoire de l´État pharaonique, París, 1998, a destacar por su tesis acerca del estudio de la noción de Estado, perceptible tan solo en la larga historia del país de los faraones y sobre todo por su abrumadora bibliografía egiptológica; y el del autor egipcio Claudio Barocas, profesor en Nápoles, titulado L´antico Egitto, Roma, 1987, 3ª edición. Su análisis se centra en las relaciones que existieron entre Estado y trabajo, así como entre imágenes artísticas y sus significados reales. El libro está distribuido en dos apartados: el primero, centrado en las imágenes, con sus sistemas figurativos susceptibles de interpretación a varios niveles, y el segundo en abundantes textos de varias de las épocas históricas, textos que se analizan y comentan. El profesor emérito de Egiptología J.-C. Goyon, ha publicado recientementre el libro De l´Afrique à

27

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

l´Orient. L´Égypte des Pharaons et son rôle historique. 1800-330 avant notre

Ère, París, 2005. El mismo tiene la misma calidad que las restantes obras de tal profesor francés, centradas en textos egipcios y pensamiento religioso. En este libro, muy rico en bibliografía específica, Goyon sostiene que la economía faraónica fue capaz de servir como pretexto para un expansionismo fuera de Egipto, hacia el sur y hacia el este.

Debemos hacer mención de otros dos Manuales aparecidos en lengua española muy recientemente. Uno es el de Ian Shaw, editor de la obra colectiva The Oxford History of Ancient Egypt, aparecida en Oxford, 2000, traducida en nuestro país como Historia del Antiguo Egipto, Madrid, 2007. Este Manual, de 671 páginas, estructurado en 15 capítulos, y con más de 100 ilustraciones, cada capítulo redactado por un especialista, recoge la Historia del país del Nilo desde los primeros momentos de la Prehistoria hasta su incorporación al Imperio romano. Como dice su editor la obra intenta descubrir el cambiante rostro de la civilización milenaria egipcia. La bibliografía que incorpora, tratada como "lecturas complementarias" y el glosario que se incluye al final remarcan la calidad de este ya clásico de la Egiptología. El segundo Manual al que aludimos es obra de ocho jóvenes egiptólogos españoles. El libro titulado sencillamente como El antiguo Egipto, Madrid, 2009, está coordinado por J. M. Parra Ortiz. Consta de 558 páginas repartidas en diez capítulos, complementadas con otros parágrafos (notas, cronología, bibliografía, índices). El libro viene a definir el nivel actual en el que se halla la Egiptología española, que en nuestra opinión alcanza un nivel realmente óptimo. Sus autores ofrecen una visión completa y actualizada de la historia egipcia, profundizando en los aspectos sociales y económicos. A destacar los capítulos sobre la aparición del Estado y la Época Tinita, el Tercer Periodo Intermedio y la Baja Época.

Como libros sobre la historia de la cultura y civilización egipcias pueden citarse el de F. Daumas, La civilisation de l´Égypte pharaonique, París, 1965

(traducida al español en Barcelona, 1972), enfocada bajo la fenomenología de los diferentes ámbitos de la cultura egipcia dentro de una sinopsis histórica tradicional. A remarcar la calidad de sus 255 heliograbados, sus láminas a todo color y sus 47 mapas y planos; el del profesor W. C. Hayes, The Scepter of Egypt, Nueva York, 1953-1959, en dos volúmenes, enfocado a partir del examen y análisis, sobre todo, de los restos materiales egipcios conservados en Museos norteamericanos; el de C. Barocas, Grandes civilizaciones. Egipto, Barcelona, 1970, editado en gran formato y presentado por O. Niemeyer, centrado en los monumentos públicos (pirámides, templos, tumbas) y también en los aspectos civilizadores (cultos, dioses, clero, nomarcas). Dedica tal autor unas páginas al periodo de los Ptolomeos; el de A. Eggebrecht, como editor, titulado Das alte Ägypten, 1984 (traducido al francés como L´Égypte ancienne, París, 1986), y el más reciente del doctor E. Strouhal, Life in Ancient Egypt, Cambridge, 1992, traducido al español: La vida en el antiguo Egipto, Barcelona, 1994, obra de mucho interés por su amenidad expositiva sobre la vida diaria de los antiguos egipcios desde la cuna a la sepultura. Esta obra, editada en gran formato, con espléndidas ilustraciones supera con creces la de P. Montet, La

vida cotidiana en Egipto en tiempos de los Ramsés, que se publicó en Madrid,

1993 (primera edición francesa, París, 1943) y la de F. Daumas, La Vie dans

28

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

l´Égypte ancienne, París, 1980 (3ª edición), pequeña síntesis sobre tal tema, incluida en la Colección Que sais-je?. De agradable lectura es la obra del egiptólogo italiano F. Cimmino, Vida cotidiana de los egipcios, Madrid, 1991, autor asimismo de dos buenas biografías: sobre Thutmosis III y Ramsés II.

Debemos singularizar por la importancia de su contenido y la valoración como producto editorial, que se siguen manteniendo, el magno libro titulado Egipto. El mundo de los faraones, Madrid, s/d, (editado por Könemann), traducción de la misma obra, inicialmente publicada en alemán, en Colonia, 1997. Obra de numerosos especialistas, coordinados por R. Schulz y M. Seidel, su edición supuso un gran hallazgo bibliográfico e historiográfico en el mundo de la Egiptología. En 538 páginas, bellamente ilustradas -800 fotografías-, sus autores estudian cuanto se conoce del antiguo Egipto desde la Prehistoria hasta los tiempos grecorromanos. Los periodos históricos, el Estado y la sociedad, los dioses, el culto y el reino de los muertos, las investigaciones en el valle del Nilo, así como los numeroos Apéndices que se incluyen permiten rememorar el Egipto ya eclipsado por el paso de los milenios.

Párrafo aparte merece el Dictionary of Ancient Egypt, publicado por las prensas del Museo Británico, en Londres, 1995, traducido y editado en España por Akal, Madrid, 2004, bajo el título de Diccionario Akal del Antiguo Egipto. Se trata de una magna obra enciclopédica de 413 páginas de gran formato, escrita por Ian Shaw y Paul Nicholson, autores que recogen cuanto de básico debe saberse acerca del Egipto antiguo. Estructurada en "entradas" por orden alfabético, todas ellas concisas y expertas, complementadas con una sucinta y moderna bibliografía facilitan al lector numerosa información acerca de todos los aspectos de Egipto (ciudades, faraones, personajes, instituciones, geografía, Arte, ciencias, medicina, etc., etc,.). Apéndices, mapas, tablas cronológicas, numerosas ilustraciones y un excelente Índice temático contribuyen a la calidad de este Diccionario, verdadera herramienta útil sobre el tema egiptológico. Se deberá aconsejar su manejo a los estudiantes.

Otro aspecto a considerar es el de las fuentes, muchas de ellas conservadas por casualidad. Gracias a las mismas se conocen numerosísimos aspectos de la civilización egipcia. Anales, inscripciones regias, biografias, informaciones administrativas, textos religiosos y funerarios (no se incluyen los textos literarios) ofrecen numerosa información. No podemos recoger aquí todas las fuentes de que se dispone, pero sí, en una selección, citar las ediciones de J. H. Breasted, Ancient Records of Egypt, Chicago, 1906-1907, y reimpresión en 1962, serie todavía de consulta obligada, con excelentes textos de carácter regio, publicados de modo diacrónico; también el ya precitado libro de J. B.

Pritchard, Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament, Princeton,

1950, 3ª edición en 1973, cuyos textos egipcios fueron traducidos por J. A. Wilson.

Respecto a los textos literarios falta, que sepamos, una buena Historia de la Literatura egipcia, pues las antologías de G. Maspero (1882, 4ª edición en 1911), de A. Erman (1923), y de G. Lefebvre (1949) precisan de una revisión, dada su antigüedad y el aporte reciente de nuevos textos. Poseemos, sin

29

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

embargo, muy buenas ediciones de los textos considerados como literarios y sus correspondientes análisis.

11.- Recursos de apoyo al estudio

Debido a la peculiaridad de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, la metodología de estudio no puede ser la misma que la existente en las tradicionales universidades en las que la docencia es presencial.

Los estudios a distancia requieren un mayor esfuerzo por parte del alumno, lo que no implica que deba hacer frente por sus propios medios a la preparación de la asignatura. Para este cometido cuenta con el apoyo de los profesores tutores de los Centros Asociados, y en caso de no poder acudir directamente a ellos, siempre puede recurrir a los profesores responsables de la asignatura en la Sede Central de Madrid, que son los encargados también de evaluar sus conocimientos mediante los exámenes presenciales ordinarios de Enero/Febrero y de Mayo/Junio, así como de los extraordinarios de Septiembre. El alumno puede entrar en contacto con los profesores turores de los centros asociados y con los profesores responsables de la asignatura de la Sede Central de la UNED para plantearles sus dudas a partir de diferentes medios: por correo ordinario y electrónico, por teléfono, o bien interviniendo en los foros de debate.

El alumno de la UNED tiene a su disposición todas aquellas herramientas que proporcionan los modernos sistemas de E-Learning, es decir, de formación a distancia a través del uso combinado de las soluciones informáticas e Internet. En este sentido, la UNED puso en servicio hace ya varios años a la Dirección de Tecnologías Avanzadas, dentro de la cual se integra la Unidad de Soporte a Proyectos y Cursos (USO-PC) que proporciona apoyo al profesorado en la creación de cursos virtuales.

Entre estas herramientas, cabe destacar la virtualización de la asignatura (en nuestro caso Historia Antigua Universal I), a la que el alumno puede acceder libremente una vez que se haya matriculado y recibido la clave de acceso. En esta página web tiene cabida todo tipo de información que puede ser de gran utilidad y servir de ayuda al alumno en el estudio de la asignatura.

Además de estos sistemas, el alumno debe emplear en la preparación de la asignatura otros medios más tradicionales: principalmente, la utilización de una bibliografía oportuna para el estudio de la asignatura. El equipo docente se encargará de indicar al alumno una bibliografía básica a partir de la cual será capaz de preparar adecuadamente todo el temario. Esta bibliografía, que no ha de entenderse como obligatoria, será seleccionada cada año por el equipo docente para facilitar al máximo la preparación de cada uno de los temas.

30

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Resulta esencial que el alumno sepa tratar de modo correcto la información bibliográfica y que sea capaz de extraer de ella todos aquellos datos de interés a pesar de que en ocasiones se encuentren aparentemente ocultos.

Respecto a las consultas bibliográficas, la UNED tiene a disposición del alumnado de Humanidades una amplia red de bibliotecas pertenecientes a los diferentes centros asociados y, por supuesto, una gran Biblioteca Central ubicada en C/ Senda del Rey s/n, 28040 Madrid, cuyos fondos bibliográficos pueden consultarse personalmente o bien localizarse vía on line a través del acceso a la siguiente dirección electrónica:

http://biblio15.uned.es/

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto Resulta esencial que el alumno sepa tratar de modo

Además, el alumno debe aprender a enfrentarse a todo tipo de documentos, tanto a aquellos procedentes de la Antigüedad como de los tiempos más modernos. Entre los documentos que nos pueden interesar, encontraremos inscripciones, piezas arqueológicas, textos manuscritos que han sido transmitidos a través de los siglos, o bien, todos aquellos estudios que forman la amplia literatura científica de la que se nutre el campo de las Humanidades y, en nuestro caso concreto, la Historia.

12. Tutorización y seguimiento

Dentro del organigrama docente de la UNED, la figura del profesor tutor cumple una función importantísima. Es quien está en contacto personal con el alumno y quien orienta, en primera instancia, sus estudios siguiendo los criterios didácticos y las directrices administrativas del correspondiente Departamento de la UNED. Ahora bien, su colaboración no sólo resulta imprescindible para la atención docente de los alumnos, sino también para la

31

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

coordinación de las tareas docentes en el Departamento correspondiente a través de la comunicación directa de sus representantes en la Junta de Departamento, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Reforma Universitaria y en los Estatutos de la UNED.

El principal cometido del profesor tutor es aclarar y explicar a los alumnos todas aquellas cuestiones de difícil comprensión que estén relacionadas con el temario de la asignatura. De hecho, es la primera persona a quien se debe acudir ante cualquier duda y o planteamiento que dificulte la asimilación de los conocimientos durante la fase de estudio de la materia.

La continua participación del profesor tutor en el proceso de aprendizaje debe estar sujeta a un adecuado seguimiento e información a través de su vinculación directa y permanente con el equipo docente de la asignatura. En este sentido, siempre es conveniente tener constancia no sólo del grado de conocimientos alcanzado por el alumno sobre una materia determinada, sino también del esfuerzo desarrollado y de la evolución en general del proceso de aprendizaje, aspectos todos ellos que han de tener un reflejo directo en su calificación final. En ésta será esencial la participación de los profesores tutores a través de la evaluación continua, de cuyos resultados informarán al equipo docente de la Sede Central, haciendo hincapié especialmente en el nivel y dedicación del alumno en el estudio de la asignatura. Esta colaboración no sólo habrá de centrarse en la corrección de los distintos ejercicios, sino también en la participación activa en otro tipo de actividades que se consideren necesarias o interesantes para la preparación de los alumnos (como, por ejemplo, las visitas a yacimientos arqueológicos y museos, ejercicios de comentarios de textos, asistencia a conferencias y cursos, viajes de estudio, composición y exposición de trabajos…). En este sentido, tampoco habría que olvidar que, para la correcta realización de todas estas actividades tutoriales, se puede contar con todas las facilidades y medios tecnológicos de comunicación que la UNED pone a su disposición (salas de videoconferencia, pizarras digitales, ordenadores en red, Internet sin cable, etc.).

Finalmente, se habrá de tener también presente la ayuda prestada a los equipos docentes por parte de la figura del TIC (profesor-tutor Coordinador Virtual en los CC.AA.) y del TAR (Tutor de Apoyo en RED) en lo que respecta a la atención de los cursos virtuales. De hecho, los Foros de atención y comunicación entre alumnos, y entre alumnos y profesores, constituyen una herramienta extremadamente útil y, al mismo tiempo, un refuerzo estimulante para la preparación de la asignatura.

13.- Evaluación de los aprendizajes.

El alumno de la asignatura Historia Antigua Universal I: Próximo Oriente y Egipto podrá optar, bien por seguir el procedimiento de evaluación continua, bien por realizar exclusivamente la Prueba Presencial o Final. En el primero de los procedimientos el informe del Profesor-Tutor del Centro Asociado ponderará

32

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

en la calificación final un 20%, mientras que la prueba presencial lo hará un 80%. No obstante, para que pueda contabilizarse la nota correspondiente de la Prueba de Evaluación a Distancia (20%), el alumno deberá haber obtenido, al menos, 4 puntos en la calificación de la Prueba Presencial.

En el segundo procedimiento la calificación final de la asignatura se obtendrá íntegramente (100%) de la valoración de la Prueba Presencial.

Las pruebas prácticas o Pruebas de Evaluación Continua (PEC) serán realizadas a lo largo del primer cuatrimestre. Los Profesores-Tutores de los Centros Asociados serán los encargados de supervisarlas y calificarlas, enviando un informe de cada estudiante al Equipo Docente a fin de que éste realice la evaluación final. El 20% de la calificación final de la asignatura dependerá, para aquellos alumnos que hayan optado por el procedimiento de la evaluación continua, de la valoración de esta PED.

La Prueba Presencial se realizará en las fechas y lugares anunciados por la UNED para cada curso académico. El Equipo Docente de la Sede Central será el encargado de elaborar la Prueba Presencial y su posterior corrección.

La Prueba Presencial constará de dos partes:

Primera parte (para todos): consistirá en el desarrollo de tres cuestiones obligatorias Primera pregunta: definición de cuatro términos históricos propuestos por el equipo docente deberán responder en el espacio reservado para ello. (calificación máxima 2 puntos, 0,5 por termino) Segunda pregunta: desarrollo de un tema pautado una o varias cuestiones relativas a ese tema a las que se ha de dar respuesta. (calificación máxima 3 puntos). Tercera pregunta: desarrollo de un tema pautado una o varias cuestiones relativas a ese tema a las que se ha de dar respuesta. (calificación máxima 3 puntos).

La nota máxima

que

el alumno puede

obtener

en

la

primera parte

del

examen es de 8 puntos, a los que se añadirá la nota que el profesor tutor haya otorgado a las Pruebas de Evaluación Continua (máximo 2 puntos). Para que esto sea así el alumno deberá obtener una nota de al menos 4 puntos en

primera parte de la prueba presencial presencial.

Segunda parte del examen (solo aquellos alumnos que opten por la evaluación final y no hayan realizado las PEC). consistirá en una prueba práctica consistente en un comentario de texto, un comentario de un mapa histórico o de una imagen histórica, que será evaluado en un máximo de dos puntos, y que sólo se corregirá en el caso de que el alumno alcance al menos un cuatro en la primera parte del examen.

33

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Realización del examen final

Al alumno se le entregaran cuatro folios, y solamente podrá utilizar estos cuatro folios para resolver el examen. Los tres primeros corresponden a la

primera parte del examen y en ellos constaran las instrucciones del examen y una pregunta en cada uno de ellos. El cuarto folio corresponde a la parte práctica, que solo deberán realizar aquellos alumnos que no hayan hecho la evaluación continua. El alumno podrá utilizar folios en blanco codificados y entregados por el tribunal para la realización de apuntes, esquemas, o sustituir si es necesario alguno de los del examen. El alumno debe entregar todos los folios que componen el examen y contienen sus respuestas, estén en blanco o no. No será necesario entregar aquellos folios utilizados como borrador.

Recuerden que una vez que se entra en el aula, es obligatorio entregar el examen aunque este esté en blanco, es decir aunque no se haya respondido a ninguna de las cuestiones planteadas.

Calificación de la Prueba Presencial

El criterio de evaluación fundamental será la comprobación, a través de la evaluación continua y/o la Prueba Presencial, de que el estudiante ha comprendido y asimilado los diferentes momentos y características de cada una de las etapas analizadas. Para ello se tendrá en cuenta que la información solicitada en los temas y/o preguntas propuestas en la Prueba Presencial, esté bien estructurada, tenga coherencia y claridad conceptual.

Cuando se trate de un tema amplio, será necesario sintetizar conocimientos sin que ello suponga la omisión de contenidos fundamentales. Las preguntas cortas deberán ser respondidas concretamente y ateniéndose a lo solicitado, sin divagaciones o interpretaciones innecesarias. Resultará imprescindible que el alumno distribuya bien el tiempo con el fin de poder completar el ejercicio propuesto.

Se valorará, pues, que el estudiante haya comprendido correctamente los conceptos históricos, la correcta utilización de los distintos términos, la capacidad de síntesis, la acertada datación de los acontecimientos y de la ubicación geográfica de las distintas cuestiones planteadas, la adecuada relación de las distintas culturas y períodos históricos tratados, la exposición con una correcta, clara y ordenada redacción además de una impecable ortografía.

34