You are on page 1of 13
1 “Año del Buen Servicio al Ciudadano” Universidad Nacional “José Faustino Sánchez Carrión” Facultad de Ciencias
1
“Año del Buen Servicio al Ciudadano”
Universidad Nacional
“José Faustino Sánchez Carrión”
Facultad de Ciencias Sociales
Escuela de Ciencias de la Comunicación
Tema
: La competencia y la convergencia en
los medios de comunicación
Curso
: Teoría de la Comunicación
Docente
: Camacho Tarazona
Integrantes
:
Chumbes Durán, Fabiana
HUACHO – PERÚ
2017

2

Dedicatoria

El

presente

trabajo

se

lo

dedicamos

a

nuestros

padres

quienes nos apoyan mejores cada día

y

a

a

ser

nuestros

docentes quienes nos inculcan conocimientos.

3

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo monográfico sobre la competencia y convergencia en los medios de comunicación es fruto de la revisión de diversas páginas web así como de literatura al respecto.

Iniciaremos el presente trabajo hablando sobre los medios de comunicación, los cuales son herramientas e instrumentos que son utilizados actualmente en las sociedades, y a partir del siglo XIX, para informar y comunicar de manera masiva a la población. Hoy en día los individuos y las comunidades acceden a este tipo de canal para tener material informativo que describe, explica y analiza datos y acontecimientos de diversos tipos, pueden ser: políticos, económicos, sociales o culturales, y también pueden referirse al nivel local o al contexto mundial.

Continuaremos con la competencia en los medios de comunicación donde vemos como los medios de comunicación han ido cambiando con el tiempo, hasta la actualidad, los cuales describiremos en el segundo apartado.

En el tercer apartado veremos sobre la divergencia de los medios de comunicación, así veremos como ellos van avanzando en la historia, hasta nuestros días.

4

LA COMPETENCIA Y LA CONVERGENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

  • 1. MEDIOS DE COMUNICACIÓN Los medios de comunicación son herramientas e instrumentos que son utilizados actualmente en las sociedades, y a partir del siglo XIX, para informar y comunicar de manera masiva a la población. Hoy en día los individuos y las comunidades acceden a este tipo de canal para tener material informativo que describe, explica y analiza datos y acontecimientos de diversos tipos, pueden ser: políticos, económicos, sociales o culturales, y también pueden referirse al nivel local o al contexto mundial. La imprenta, originalmente inventada por Gutenberg, se considera el inicio masivo, el hecho histórico que dio origen a la circulación de millones de panfletos y periódicos. Ahora bien, existen otros estudiosos sobre el origen de los medios de comunicación que destacan que anteriormente la figura del “pregonero” se dedicaba a anunciar las principales noticias, prescindiendo del soporte material del diario. El “boca en boca” fue para ellos, el origen de la transmisión de los mitos y las fábulas, y a la vez el modo de afirmar ciertos valores sociales y conjunto de ideas compartidas. En nuestras sociedades estos canales son la forma que las personas interactúen compartiendo pautas en común. Estos medios de comunicación son la materialización de la necesidad que tienen las personas para relacionarse. Mediante ellos se va formando una opinión general en un momento dado acerca de los conocimientos, y los juicios sobre la realidad que nos rodea. Al mismo tiempo, estos medios son corporaciones mediáticas; no debemos olvidar que la función social que cumplen los medios en una determinada sociedad también se yuxtapone en muchas ocasiones con los intereses de la empresa corporativa capitalista que busca el beneficio lucrativo a partir de la canalización de información. De allí la relevancia social que esto implica, en relación al ámbito político nacional.

5

Clasificación de los tipos de medios de comunicación

Los medios se clasifican según la estructura física que sirve de soporte para

la transmisión de la información, podemos distinguir:

  • A) Los medios audiovisuales, son los que pueden ser simultáneamente escuchados y vistos. Se basan en dispositivos tecnológicos que emiten imágenes y sonidos con el fin de transmitir la información, como es el caso de la televisión y el cine.

  • B) Los medios radiofónicos, son el único medio que se basa exclusivamente en información trasmitida bajo formato sonoro. Requiere un proceso de producción mucho más sencillo que la televisión.

  • C) Los medios impresos, comprenden a las revistas, periódicos, magazines, folletos y panfletos, todas las publicaciones que contengan una información a ser transmitida.

  • D) Actualmente han surgido los medios digitales, en la década de 1980, estas “nuevas tecnologías” han logrado expandirse con masividad. Se basan en las computadoras personales, como también en celulares, tablets y todo tipo de artefactos tecnológicos, cada vez con mayor rapidez transmiten la información llegando a miles de personas.

  • 2. COMPETENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN El consumo diario de los medios no garantiza que se adquieran competencias, por lo que es imprescindible una formación crítica en alfabetización audiovisual y mediática, entendiendo éstas como las destrezas, habilidades, actitudes y aptitudes mínimas que no profesionalespara poder interpretar juiciosamente el bombardeo de imágenes, contenidos y aplicaciones de comunicación, que forman parte ya consustancial de nuestro hábitat cotidiano. Las instituciones educativas, sin embargo, se caracterizan por la lenta introducción de los cambios dentro de sus estructuras. En el contexto de las sociedades de la información, esta peculiaridad constituye una auténtica inadaptación a las necesidades formativas y a las exigencias

6

organizacionales, debido a un entorno en continuo movimiento y transformación. El consumo de medios de comunicación en la sociedad actual es un hecho innegable. Las horas frente a las pantallas de todos los sectores sociales copan gran parte del tiempo de ocio de los ciudadanos de cualquier rincón del mundo. La comunicación audiovisual adquiere una especial trascendencia en el contexto en el que nos movemos, donde las Tecnologías de la Información y la Comunicación saturan todos los ámbitos de la esfera cotidiana. Sin embargo, ante esta presencia masiva de los medios, los ciudadanos han contado con pocas experiencias formativas de desarrollo de sus competencias mediáticas audiovisuales. Ni los centros educativos, ni las asociaciones cívicas ni los medios de comunicación han fomentado el desarrollo de la competencia audiovisual como eje para el fomento de una ciudadanía crítica desde la óptica audiovisual. En la actualidad, forma parte de la respiración del ser humano el envío y recepción de correos, sms, whatssapps, acceso a foros, blogs e infinitas aplicaciones que saturan nuestro día a día en cualquier lugar y en cualquier momento. Todo ello está dando lugar a que recibamos mucho y procesemos poco; la mente recibe, pero no procesa, el bombardeo impide pensar y en algunos casos se está produciendo el “síndrome de cansancio de la información” o “sobrecarga comunicativa”. Toda la información está mezclada, con confusión, distracción y desorden. En este escenario crecen niños y adolescentes. La tecnología equivale a un órgano con el que han nacido y lo tienen constantemente palpitando: con ella se forman, se comunican, se divierten y en ella lo encuentran todo. Tanta información y dependencia de la tecnología conlleva sus riesgos y son muchos los autores que venían alertando de lo que esta supersaturación mediática podía ocasionar en nuestra sociedad. Hace más de dos décadas se veían venir los peligros de la sobreinformación: Lo que puede ocurrir como el discernimiento más importante del siglo XXI es que el hombre no fue diseñado para vivir a la velocidad de la luz. Sin el equilibrio de las leyes físicas y naturales, los nuevos medios de comunicación harán que el hombre

7

implosione sobre sí mismo. Al estar sentado en el cuarto de control de información, ya sea en el hogar o en el trabajo, recibiendo información a enormes velocidades (de imagen, sonido o táctil) desde todas las áreas del mundo, los resultados podrían ser inflativos y esquizofrénicos. Su cuerpo permanecerá en un solo lugar pero su mente volará hacia el vacío electrónico, estando al mismo tiempo en todos los lugares del banco de datos”. Desde la educación, tenemos que trabajar la habilidad a la hora de seleccionar información, el uso de los recursos comunicativos y también la capacidad de asimilación y reflexión sobre los datos. Si estamos inmersos desde edades tempranas en un exceso desmesurado de signos, tendremos que apostar de forma paralela por la alfabetización mediática, digital y audiovisual, pero también se hace necesaria una alfabetización crítica que oriente sobre las habilidades básicas de esa competencia tecnológica que los escolares deben conseguir:

Hacer buen uso de herramientas telemáticas. Diferenciar información relevante de la que no lo es y conocer herramientas básicas de búsquedas, bases de datos y otros sitios webs de interés. Saber aprovechar las posibilidades comunicativas de las redes telemáticas. Dar a conocer las posibilidades formativas de los entornos virtuales de enseñanza-aprendizaje. Hablar de competencias mediáticas en relación a la educación es priorizar los problemas que hay que afrontar para dar respuesta a ellos de una forma eficaz. La primera competencia será la de dirigir la mirada hacia las grandes carencias del mundo y reconocer la obligación ciudadana de participar en la solución. Poseer el total dominio tecnológico no remedia nada si no somos conscientes de que los principales aprendizajes relativos a los medios deben comenzar, tanto por el conocimiento de sus rudimentos, como por el aprendizaje de la comunicación. La educación y la comunicación deben ir de la mano y aspirar conjuntamente a más. Las generaciones actuales han nacido inmersas en lo digital, frente a

8

las generaciones anteriores que no habían entrado en ese organismo digital o han debido hacerlo de forma más lentas, con dificultades y limitaciones diversas. La educación y la comunicación deben ir de la mano y aspirar conjuntamente a más, la primera a ser algo más que enseñanza o didáctica y la comunicación a ser algo más que utilización de los recursos mediáticos. Ambas deben trabajarse desde edades tempranas y han de promover la participación, la alfabetización en todas sus dimensiones y la comunicación en los múltiples formatos digitales, audiovisuales y telemáticos.

3. DIVERGENCIA

Divergencia es una palabra que puede poseer diferentes significados, cada uno de ellos dependiendo del ámbito o del contexto donde se utilice; es un vocablo que viene del latín “divergens” o “divergentis” que quiere decir “acción de separarse”, compuesto por elementos léxicos tales como el prefijo “di” que alude a “separación múltiple”, además del verbo “vergere” que significa “inclinarse” y el sufijo “ia” que hace referencia a “cualidad”. En un sentido general divergencia puede ser descrito como la acción y el efecto de divergir. Una de las principales acepciones que expone la RAE para este término es para hacer referencia, en un contexto social, a una pluralidad de juicios, pensamientos y opiniones. Podemos imaginar el universo de la cultura como un mar de acontecimientos ligados a la esfera humana, y las artes y los medios de comunicación como círculos que delimitan campos específicos de acontecimientos dentro de ese mar. Un círculo podría definir el campo de la fotografía, otro, el campo del cine, otro, el campo de la música, y así sucesivamente. Mejor sería imaginar que los círculos que definen cada medio interceptan, en las proximidades de sus bordes, los círculos definidores de otros medios, con mayor o menor grado de penetración, según el nivel de vecindad o parentesco entre ellos. Evidentemente, la mayor zona de interpenetración está entre los círculos que definen a la fotografía y el cine, más que entre fotografía y música, por el simple hecho de que el cine tiene una base fotográfica que le es inherente, y

9

es imposible hablar de cine sin hablar de fotografía. Aun así, es posible imaginar innumerables acontecimientos que ocurren también en la zona de intersección entre fotografía y música, como, por ejemplo, el trabajo de Ansel Adams, fotógrafo-pianista que transpuso la escala de tonos musicales a la escala de tonos de gris de la fotografía (a través de su “sistema de zonas”), posibilitando componer una fotografía como si fuese una pieza musical. Cada uno de esos círculos sería mejor representado si, en lugar de imaginarlos como simples circunferencias vacías, optásemos por imaginar un círculo llenado por una mancha gráfica de densidad variable: más densa en el centro, menos densa en los bordes, consiguiendo por tanto un gradiente de tonos que va desde un centro muy negro hacia bordes más suaves, tendiendo a lo blanco. Ese centro denso representaría la llamada “especificidad” de cada medio, aquello que lo distingue como tal y que nos permite diferenciarlo de los otros medios y de los otros hechos de la cultura humana. Cada círculo tendría entonces su “núcleo duro”, que define conceptos, prácticas, modos de producción, tecnologías, economías y públicos específicos. Otros círculos tendrían otros “núcleos duros”, con otras definiciones. A medida que nos aproximamos a los bordes y a las zonas de intersección, la diferenciación entre los medios ya no es tan evidente, los conceptos que los definen pueden ser transportados de unos a otros, las prácticas y las tecnologías pueden ser compartidas, el sostén económico y el público meta pueden ser los mismos. En las sociedades humanas, un énfasis exagerado en las identidades aisladas puede llevar a la intolerancia y la guerra entre las culturas, en tanto que los procesos de hibridación pueden favorecer una convivencia pacífica entre las diferencias. De la misma manera, en el campo de la comunicación, llega un momento en que la diferencia entre los medios se vuelve improductiva, limitada y beligerante, dejando claro, por lo menos en los sectores de vanguardia, que la mejor alternativa puede estar en la convergencia de los medios. Volviendo a nuestra figura de dos círculos tangentes. En verdad, la metáfora es imperfecta, pues puede darnos la falsa impresión de que el mundo de la

10

cultura y los medios es estático y puede por tanto ser demarcado. Nada más inexacto. Al interior de cada medio, existe conflicto, lucha, surgen nuevas tendencias y movimientos antagónicos. El repertorio de obras producidas en cada círculo se expande en progresión geométrica y algunas de ellas, redireccionan el rumbo del pensamiento y la práctica. Eso quiere decir que tanto los círculos como sus “núcleos duros” experimentan un movimiento permanente de expansión y, en ese movimiento, sus zonas de intersección con otros círculos se van ampliando también. Llega un momento en que la ampliación de los círculos adquiere magnitud que se intersectan, sino también sus núcleos duros. Ahora, justamente el punto de ruptura: el momento en que el centro más denso del círculo, el cual identifica su especificidad, comienza a confundirse con los otros. Llegamos a otro nivel de la historia de los medios: el momento de la convergencia, que se sobrepone a la divergencia. En lugar de pensar los medios individualmente, lo que empieza a interesar ahora son las conexiones que se operan entre la fotografía, el cine, el video y los medios digitales. Esas conexiones permiten comprender mejor las tensiones y ambigüedades que operan hoy entre el movimiento y la inmovilidad (también hay movimiento en la fotografía, así como hay películas realizadas exclusivamente con fotos fijas), entre lo analógico y lo digital, lo figurativo y lo abstracto, lo actual y lo virtual. Mas no se trata solo de una estrategia para comprender las nuevas imágenes; esa es la manera como la industria completa del audiovisual funciona ahora. Las fronteras formales y materiales entre los soportes y los lenguajes se disolvieron, las imágenes ahora son mestizas, o sea, son compuestas a partir de fuentes muy diversas:

parte es fotografía, parte diseño, parte video, parte texto producido en generadores de caracteres y parte modelos matemáticos generados en computadora. Cada plano es ahora un híbrido, donde ya no se puede determinar la naturaleza de cada uno de sus elementos constitutivos, tan enorme es la mixtura, la superposición, el apilamiento de procedimientos diversos, sean estos antiguos o modernos, sofisticados o elementales, tecnológicos o artesanales.

11

En el caso del proceso de informatización forzada que estamos viviendo hoy, en el cual los medios (fotografía, cine, video, televisión, grabación sonora, etcétera) están siendo obligados a transitar hacia lo digital, a una velocidad que llega a ser predatoria, pues genera exclusiones, generaciones incapaces de adaptarse, obsolescencia tecnológica y obsolescencia de acervos. Aparte de ello, las constantes fusiones y cambios tecnológicos impiden que las nuevas generaciones puedan tener tiempo suficiente para madurar el dominio de un medio o técnica, haciendo los nuevos productos necesariamente más superficiales y de período más corto. En los tiempos de divergencia y especificidad, un cineasta tomaba mucho tiempo para llegar a la dirección, hoy, una nueva tecnología o un nuevo medio no dura más que cinco o diez años, imposibilitando por tanto la maduración profesional, la constitución de un lenguaje suficientemente desarrollado, la destilación de una estética y la formación de un acervo de obras representativas. A veces, la condición híbrida puede así mismo dar la impresión de algún tipo de esquizofrenia, como sucede en los ambientes computacionales, en los cuales la posibilidad de acceso a las más variadas fuentes en formatos digitales y la facilidad de fusión de todas esas fuentes en la pantalla de la computadora hacen que muchos realizadores se sientan casi que obligados a juntar todo, produciendo resultados que se orientan más hacia la pirotécnica de efectos que hacia la consistencia estética y comunicativa del producto. La hibridación y la convergencia de los medios son procesos de intersección, de transacciones y de diálogo; implican movimientos de tránsito y provisionalidad, implican también las tensiones de los elementos híbridos convergentes, partes que se desgarran y no llegan a fundirse completamente.

12

CONCLUSIONES

Junto a la vertiginosa dinámica de cambios a la que estamos sometidos, las herramientas de comunicación de que disponen niños y adolescentes son hoy más complejas y cuentan con nuevos soportes que se actualizan a una enorme velocidad.

Aun con el apoyo de los organismos internacionales, la Educación en Comunicación Audiovisual sigue siendo hoy un ámbito por explorar y por experimentar en los sistemas educativos de numerosos países.

Especialmente significativo es que falte una definición precisa y consensuada de qué comporta ser competente en este ámbito y, como consecuencia, planes de acción concretos que permitan a la ciudadanía, tanto en el sistema escolar como en entornos sociales y mediáticos, desarrollar interacciones comunicativas inteligentes con los medios.

13

BIBLIOGRAFÍA

Aguaded, J. (2008). “Los Centros TIC y sus repercusiones didácticas en Primaria y Secundaria en Andalucía”. En Revista Educar, nº 41, pp. 61-90. Disponible en: Educar.

Correa, R.I. (2004). “El animismo pedagógico de los medios: una revisión crítica sobre los recursos didácticos y la práctica Educativa”. En Revista Kikirikí: cooperación educativa, nº 71-72, pp. 47-51. Disponible en: Quaderns digitals.

Frau-Miegs, D

(2009). “Políticas de educación en medios: Hacia una

.. propuesta global”. En Revista Comunicar, nº 32, pp. 10-14. Disponible en:

Paul F.Lazarsfeld (1985). Comunicación de masas, gustos populares y acción social organizada, en Moragas M, Sociología de la comunicación de masas, vol II, gili, barcelona.ç

Mcluhan, M. (2002). “La aldea global”. Buenos Aires: Gedisa.

Osuna, S

(2007). “Convergencia de medios. La integración tecnológica en

.. la era digital”. Barcelona: Icaria.