You are on page 1of 57

Λί

HISTORIA
•Mx./r-iD·':
ArniGvo 45
INSTITUCIONES
POLITICAS DE
LA REPUBLICA
ROMANA
,
Esta historia obra de un equipo de cuarenta profesores de va­
f im m ,
rias universidades españolas pretende ofrecer el último estado
,
de las investigaciones y, a la vez ser accesible a lectores de di­
HISTORIA versos niveles culturales. Una cuidada selección de textos de au­
, ,
tores antiguos mapas, ilustraciones cuadros cronológicos y
orientaciones bibliográficas hacen que cada libro se presente con
°^MVNDO ,
un doble valor de modo que puede funcionar como un capítulo
del conjunto más amplio en el que está inserto o bien como una
ANTÎGVO monografía. Cada texto ha sido redactado por. el especialista del
tema, lo que asegura la calidad científica del proyecto.

25. J. F ernández N ieto, La guerra 44. C . G onzález R o m án , L a R e­


del Peloponeso. pública Tardía: cesarianos y
1. A. C aballos-J. M . S errano, 26. J. F ernández N ieto, Grecia en pompeyanos.
Sum er y A kka d . la primera m itad del s. IV. 45. J. M. R oldán, Instituciones po­
2. J. U rru ela , Egipto: Epoca Ti- 27. D . P lácido, L a civilización líticas de la República romana.
nita e Imperio Antiguo. griega en la época clásica. 46. S. M ontero, L a religión roma­
3. C . G . W ag n er, Babilonia. 28. J. F ernández N ieto , V. A lon­ na antigua.
4. J. U rru ela , Egipto durante el so, Las condiciones de las polis 47. J. M angas, Augusto.
Imperio Medio. en el s. IV y su reflejo en los 48. J. M angas, F. J. Lom as, Los
5. P. Sáez, Los hititas. pensadores griegos. Julio-Claudios y la crisis del 68.
6. F. Presedo, Egipto durante el 29. J. F ernández N ieto , E l m un­ 49. F. J. Lom as, Los Flavios.
Imperio N uevo. do griego y F Hipa de Mace­ 50. G. C hic, La dinastía de los
7. J. A lvar, Los Pueblos del M ar donia. Antoninos.
y otros movim ientos de pueblos 30. M . A . R a b a n a l, A lejandro 51. U . Espinosa, Los Severos.
a fines del I I milenio. Magno y sus sucesores. 52. J. F ernández U biña, El Im pe­
8. C . G . W agner, Asiría y su 31. A. L ozano, Las monarquías rio Romano bajo la anarquía
imperio. helenísticas. I: El Egipto de los militar.
9. C . G . W agner, Los fenicios. Lágidas. 53. J. M uñiz Coello, Las finanzas
10. J. M . B lázquez, Los hebreos. 32. A. L ozano, Las monarquías públicas del estado romano du­
11. F. Presedo, Egipto: Tercer Pe- helenísticas. II: Los Seleúcidas. rante el A lto Imperio.
nodo Interm edio y Epoca Sal­ 33. A. L ozano, Asia M enor he­ 54. J. M. B lázquez, Agricultura y
ta. lenística. minería romanas durante el
12. F. Presedo, J. M. S erran o , La 34. M . A. R abanal, Las monar­ A lto Imperio.
religión egipcia. quías helenísticas. III: Grecia y 55. J. M. B lázquez, Artesanado y
13. J. A lv ar, Los persas. Macedonia. comercio durante el A lto I m ­
35. A. P iñero, L a civilización he­ perio.
lenística. 56. J. M angas-R . C id, E l paganis­
mo durante el A lto Imperio.
14. J. C . Berm ejo, E l m undo del ROMA 57. J. M. S antero, F. G aseó, El
Egeo en el I I milenio. cristianismo primitivo.
15. A. L ozano, L a Edad Oscura. 36. J. M artín ez-P in n a, El pueblo
58. G . B ravo, Diocleciano y las re­
16. J. C . Berm ejo, E l m ito griego etrusco.
form as administrativas del I m ­
y sus interpretaciones. 37. J. M artín ez-P in n a, L a Rom a perio.
primitiva.
17. A. L ozan o , La colonización 59. F. Bajo, Constantino y sus su­
38. S. M ontero, J. M artín ez-P in ­
gnegtf. cesores. La conversión del I m ­
na, El dualismo patricio-ple­
18. J. J. Sayas, Las ciudades de Jo- perio.
beyo.
nia y el Peloponeso en el perío­ 60. R . Sanz, E l paganismo tardío
39. S. M o n te ro , J. M artínez-P in-
do arcaico. n a, La conquista de Italia y la y Juliano el Apóstata.
19. R . López M elero, E l estado es­ igualdad de los órdenes. 61. R. Teja, La época de los Va-
partano hasta la época clásica. 40. G. Fatás, E l período de las pri- lentinianos y de Teodosio.
20 . R . López M elero, L a fo rm a- meras guerras púnicas. 62. D. Pérez Sánchez, Evolución
ción de la democracia atenien­ 41. F. M arco, La expansión de del Imperio Rom ano de O rien­
se, I. El estado aristocrático. R om a por el Mediterráneo. De te hasta Justiniano.
21 . R . López M elero, La fo rm a­ fines de la segunda guerra Pú­ 63. G . B ravo, E l colonato bajoim-
ción de la democracia atenien­ nica a los Gracos. perial.
se, II. D e Solón a Clístenes. 42. J. F. R odríguez N eila, Los 64. G. B ravo, Revueltas internas y
22. D . Plácido, C ultura y religión Gracos y el comienzo de las penetradones bárbaras en el
en la Grecia arcaica. guerras civiles. Imperio i
23. M . Picazo, Griegos y persas en 43. M .a L. Sánchez León, R evuel­ 65. A. Jim énez de G arnica, La
el Egeo. tas de esclavos en la crisis de la desintegración del Imperio R o­
24 . D . Plácido, L a Pentecontecia. República. mano de Occidente.
WmWum
HISTORIA
^MVNDO
A ntîgvo

ROMA
Director de la obra:
Julio Mangas Manjarrés
(Catedrático de Historia Antigua
de la Universidad Com plutense
de Madrid)

Diseño y maqueta:
Pedro Arjona

«No está permitida la


reproducción total o parcial de
este libro, ni su tratamiento
informático, ni la transmisión de
ninguna forma o por cualquier
medio, ya se a electrónico,
m ecánico, por fotocopia, por
registro u otros m étodos, sin el
permiso previo y por escrito de
los titulares del Copyright.»

©Ediciones Akal, S.A., 1990


Los Berrocales del Jarama
Apdo. 400 - Torrejón de Ardoz
Madrid - España
Tels. 656 56 11 - 656 49 11
Fax: 656 49 95
Depósito Legal: 15 5 45 - 1990
ISBN: 84-7600-274-2 (Obra completa)
ISBN: 84-7600-531-8 (Tomo XLV)
Impreso en GREFOL, S.A,
Pol. II - La Fuensanta
Móstoles (Madrid)
Printed in Spain
INSTITUCIONES POLITICAS
DE LA REPUBLICA ROMANA
J.M. Roldan
Indice

Págs.
C aracteres generales de la constitución romana:
res publica, populus, civitas .................................................................................. 7

I. La estructura social durante la República ro m a n a ............................................... 10


1. La nobilitas ......................................................................... ............................. 10
2. Los equites......................................................................................................... 12
3. La p l e b e ............................................................................................................ 13
4. Libertos y esclavos ......................................................................................... 14
5. Peregrini ............................................................................................................. 15

II. Las instituciones políticas de la Roma rep u b lican a............................................ 16


1. Las magistraturas. Concepto ....................................................................... 16
a) El imperium ................................................................................................ 18
— Domi y militia ...................................................................................... 19
— Los lictores .......................................................................................... 19
b) La potestas .................................................................................................. 20
c) Principios fundamentales de Iamagistratura .................................... 20
— Anualidad ............................................................................................ 20
— Colegialidad ......................................................................................... 22
— La intercessio ......................................................................................... 22
— Poderes del magistrado .................................................................... 22
d) Requisitos y limitaciones de lam agistratura.................................... 26
— El cursus honorum ............................................................................... 26
— Las elecciones a la magistratura ..................................................... 27
— Consilium y personal auxiliar del magistrado ............................. 28
e) Enumeración de las m agistraturas....................................................... 28
— Consulado ........................................................................................... 28
— Pretura ................................................................................................. 30
6 AkaI Historia del Mundo Antiguo

— E d i l i d a d ................................................................................................ 30
— Tribunado de la plebe ...................................................................... 31
— Cuestura ............................................................................................... 31
— Censura ................................................................................................ 33
— Dictadura .............................................................................................. 33
— El vigintisexviratus .............................................................................. 34
2. El Senado ..................................................................................................... 34
— Miembros ............................................................................................ 34
— F u n c io n a m ie n to ................................................................................. 35
— C o m p e te n c ia s ...................................................................................... 36
— Interregnum ........................................................................................... 39
— Auctoritas patrum ................................................................................ 39
3. El populus: laciudadanía rom ana ........................................................... 39
— Las asambleas populares: caracteres generales ........................ 40
— Comicios por curias .......................................................................... 41
— Comicios por centurias .................................................................... 42
— Comicios por t r i b u s ........................................................................... 44
— Limitaciones de las asambleas p o p u l a r e s .................................. 46
4. El ejército re p u b lic a n o ................................................................................... 46
— El ejército rom ano arcaico ............................................................. 46
— El ejército hoplítico: la reforma s e r v ia n a ..................................... 47
— El ejército manipular. El stipendium ........................................... 48
— El dilectus ............................................................................................. 49
— Los problemas de reclutamiento en la época de e x p a n s ió n ....... 50
— Aliados y auxilia ................................................................................ 51
— Las reformas de Mario .................................................................... 52
— Las reformas de César ..................................................................... 53

Bibliografía ................................................................................................................... 54
Instituciones politicas de la República rom ana

Caracteres generales de la constitución


romana: res publica, populus, civitas

R om a es, como otras formaciones po­ — res publica, populus y civitas— que
líticas de la Antigüedad clásica, una se com plem entan para la com pren­
ciudad-cstado, que parte de la idea de sión del concepto rom ano de Estado.
que sólo puede existir un Estado allí Por res publica se entiende la colec­
donde es la propia com unidad ciuda­ tividad tomada en su individualidad,
dana la que directamente se gobierna como sujeto de relaciones jurídicas.
a sí misma, lo que presupone que di­ Según Cicerón {De re publica, 1, 25,
cha com unidad sea relativamente pe­ 39), res publica es la «cosa del pue­
queña y limitada. Pero en Roma el blo», que no puede identificarse ni
concepto de ciudad-estado va más le­ con el Estado en el sentido moderno
jos que las poleis griegas, puesto que de la palabra, ni con «república». Res
toda la vida pública ha de desarro­ publica implica la existencia de una
llarse en el ámbito u rbano de la ciu­ org a n iz a c ió n política determ in a d a
dad, que se distingue jurídicam ente por reglas de derecho, y en ese senti­
del territorio rústico (territorium) que do, podría decirse que es la organiza­
la rodea. Sólo en el recinto de Roma ción jurídica del populus, del que por
pueden reunirse asambleas y Senado tanto se distingue. Por su parte, el tér­
y celebrarse actos jurídicos im portan­ mino populus designa una cierta per­
tes; sólo en el ám bito de la ciudad tie­ sonificación de la ciudad, una indivi­
nen vigencia originariamente los de­ d u a lid a d con d erechos e intereses
rechos y garantías ciudadanos. propios, que tam poco se identifica
Com o en la ciudad griega, el co n ­ con el Estado. El populus es, en la de­
cepto rom ano de Estado parte tam ­ finición de Cicerón {de rep. 1, 25 39),
bién del pueblo; populus romanus es una reunión de individuos ligados,
la designación oficial del Estado ro­ con vistas al b ien co m ú n, por un
m ano en el interior y en el exterior, lo acuerdo un ánim e o, más precisamen­
que se expresa en el hecho de que el te, por estructuras jurídicas. El popu­
ámbito de vigencia del derecho rom a­ lus es un elemento fundamental, a u n ­
no está ligado al ámbito personal del que no exclusivo, de la civitas, que
ciudadano y no al espacial del territo­ podría considerarse, en fin, como una
rio romano. Sin embargo, frente a la forma de res publica y ser definido
polis griega, que identifica el Estado como una com unidad jurídicamente
con la co m un idad de ciudadanos, la organizada cuyo centro está consti­
concepción jurídica rom ana supera tuido por u n a ciudad.
esta realidad concreta para llegar a la En la doctrina política romana, la
noción abstracta de res publica. Nos civitas es como la respublica un corpus,
encon tram os así con tres términos una colectividad, y el régimen de la
8 Aka! Historia del Mundo Antiguo

ciudad es aquel que com porta los tres sible, por ello, que en el derecho esta­
órganos fundam entales de toda ciu­ tal rom ano apenas tenga cabida la es­
dad: asam blea, consejo (Senado) y peculación teórica sobre cuestiones
magistrados. constitucionales frente a la im portan­
El concepto abstracto.de respublica cia reflexiva y atenta a las tareas prác­
como «conjunto de asuntos e intere­ ticas de la administración.
ses de todo el pueblo», interpuesto La lenta construcción a lo largo de
entre los conceptos de civitas —forma generaciones de la constitución ro­
de Estado— y populus —comunidad de mana, si por una parte ha generado
ciudadanos—, tiene importantes co n ­ dudas y controversias sobre com pe­
secuencias constitucionales de las que tencias y cuestiones importantes de la
la fundamental es la independencia administración pública, por otra, ha
del modo en que se desarrolla la a d ­ hecho de ella u n instrumento capaz
ministración cíe los intereses y asu n­ de adaptarse a nuevas exigencias y si­
tos del pueblo, es decir, de la constitu­ tuaciones, sin rupturas ni cortes vio­
ción y de la form a de Estado. El lentos, ofreciendo la posibilidad de
concepto abstracto de res publica no entregar la dirección del Estado a un
exige que el pueblo adm inistre por sí pequeño círculo de familias dirigen­
mismo sus intereses, que pueden con­ tes que h a n asegurado la perdurabili­
fiarse a un reducido círculo de perso­ dad y homogénea utilización de los
nas dentro del populus, las cuales por fundamentos del Estado tan bien o
tradición, experiencia y capacidad, de mejor que en el caso de u na constitu­
acuerdo con el concepto romano, es­ ción escrita.
tán llam adas a esta tarea. A la clari­ Pero en todo caso, más que en otras
dad lógica del pensam iento rom ano formaciones políticas de la Antigüe­
corresponde no ab a n d o n a r la defen­ dad, la constitución de la República
sa de los asuntos de Estado a u n a rom ana es un organismo vivo que a
asam blea p o p u la r colectiva y, con lo largo de sus casi cinco siglos de vi­
ello, personalmente irresponsable y, gencia ha experimentado transform a­
com o co n ju n to , in c a p a z de o brar, ciones o adaptaciones que, sin afectar
sino exclusivamente a adm inistrado­ a su esencia, han significado profun­
res p ers o n a le s , e n c a rg a d o s p o r el dos c a m b io s en las in stitu cio n e s.
pueblo, que como entes individuales Ante la tarea de describir éstas, surge
con personalidad propia actúan con el problem a de decidir si se siguen en
plena responsabilidad. Son éstos los el tiempo sus vicisitudes históricas,
magistrados, al lado de los cuales el íntim am ente ligadas al propio desa­
Senado, un colectivo escogido, c u m ­ rrollo político de la República —lo
ple una función de consejeros de es­ que s u p o n d ría h a c er u n a historia
tos individuos para la justa utiliza­ constitucional— o si se analizan en
ción del poder que se les ha confiado. sus rasgos esenciales, tal y como ap a­
Otro elemento fundam ental de la recen en la época de estabilidad ante­
adm inistración estatal rom ana es la rior a la crisis del último siglo repu­
falta de una constitución escrita, que blicano. Hemos optado por la segunda
suple la tradición, el mos maiorum, se­ posibilidad, que el carácter general
gún la cual se desarrolla en la prácti­ de esta exposición y la deseada clari­
ca la vida pública. Es cierto que a lo dad aconsejan. La fijación de los ca­
largo del tiem p o se a c u m u la n un racteres fundamentales de las institu­
gran número de leyes formuladas por ciones rom anas se desarrolla p a r a ­
escrito que regulan y precisan los p a r­ lelamente a las vicisitudes de política
ticulares de la administración públi­ interior del prim er siglo y medio de la
ca, pero que nunca atañen a los prin ­ República, caracterizado po r la lucha
cipios fundamentales. Es c o m p re n ­ de estamentos. A partir del último ter-
Instituciones politicas de la República rom ana 9

Retrato extraído de una máscara funeraria


(siglo I a.C.).
París, Museo del Louvre.

cio del siglo IV alcanzan su madurez consciente y reflexiva voluntad de


y características estables,- que m a n ­ transformación de sus rasgos funda­
tendrán a lo largo del restante perío­ mentales. Pero en todo caso, antes de
do republicano y, más allá, en parte, analizar estas instituciones —magis­
en el Principado. Los cambios que en traturas, asambleas y Senado— cree­
ellas se producen desde mediados del mos conveniente echar una ojeada a
siglo II a. C., esto es, desde el com ien­ la estructura social ro m an a , como
zo de la crisis de la República, son presupuesto esencial de la constitu­
más producto de m anipulaciones que ción del Estado.
10 Aka! Historia del Mundo Antiguo

I. La estructura social durante


la República romana

El orden social rom ano a partir del den a partir de la segunda mitad del
siglo III a. C. es consecuencia del fi­ siglo IV a. C. se verá enturbiada por
nal de la lucha de estamentos, que las consecuencias de las guerras con­
había caracterizado, desde los oríge­ tra Cartago y de la subsiguiente ex­
nes de la República, la historia inter­ pansión rom ana en el Mediterráneo,
na de Roma. El enfrentam iento de especialmente por lo que respecta a la
patricios y plebeyos en el siglo V y pri­ plebe rústica, fuertemente castigada
mera mitad del IV da paso, a partir de por las guerras y por las nuevas ten­
las leges Liciniae-Sextiae de 367, a la dencias económicas del capitalismo
formación de un nuevo orden social latifundista, y a los esclavos, cuyo nú ­
con un carácter complejo y diferen­ mero se increm entará en enorme pro­
ciado. Com o consecuencia de la ex­ porción a partir del siglo II. Un nuevo
pansión romana en Italia, en el Estado factor es también la definición como
no sólo se incluye la población pro­ estamento privilegiado de la sociedad,
piamente rom ana, sino otros pueblos por debajo de los senadores, de la cla­
itálicos, heterogéneos en cuanto a su se de los caballeros, el orden ecuestre.
composición social y su nivel cultu­
ral. Así, frente a la antigua distinción 1. La nobilitas
simplista entre patricios y plebeyos,
la sociedad se articula en clases bien La lucha de patricios y plebeyos no
diferenciadas en las que juegan diver­ condujo en R om a al establecimiento
sos factores: la condición jurídico- de un régimen democrático co m p ara­
política, el sector económico, el grado ble al de Atenas tras la tiranía de Pi­
de riquezas, el nacimiento, las rela­ sistrato, sino a la im plantación de un
ciones familiares..., que contribuyen a nuevo orden aristocrático en el que
fabricar una pirám ide social com ple­ ya no tiene, o no tiene fundam ental­
ja, en cuya cúspide se asienta el grupo mente, significación el origen patri­
num éricam ente pequeño de los sena­ cio, sino la pertenencia a los cuadros
dores, coronado por el aún más res­ dirigentes de la política, como conse­
tringido de la nobilitas, y. que tiene en cuencia de la investidura de una alta
su base a la plebe rústica y urbana, y m agistratura, in d ep en d ie n te de un
más abajo aún a los esclavos. origen patricio o plebeyo. Aglutinada
La relativa estabilidad de este or­ en el Senado, esta nobleza constituye
Instituciones politicas de la República rom ana 11

num éricam ente u na parte insignifi­ vida privada un estilo de vida que los
cante del cuerpo ciudadano: aproxi­ convierte en ejemplo a imitar. La no­
m adam ente unos 300 miembros, de bleza senatorial ha acuñado con su
los que destaca todavía un grupo m u ­ tradición u na conciencia cuyas raíces
cho más restringido, la nobilitas, ape­ se h u nden en la propia religión. Me­
nas un grupo de veinte familias sena­ diante la monopolización de los sa­
toriales —entre ellas, los Fabii, Comelii, cerdocios im ponen su voluntad a tra­
Aemilii y Claudii—, que cuentan con vés de la relación con la divinidad,
algunos miembros que han ejercido como sus únicos intermediarios, re­
la más alta magistratura del Estado, presentantes e intérpretes. La catego­
el consulado, y que determ inan con ría ética que aglutina esta conciencia
su prestigio social y su influencia po­ es el mos maiorum , la tradición de los
lítica el curso del Estado. antepasados, que con sus heroicas
La aristocracia senatorial con la hazañas han hecho posible la gran­
nobilitas a la cabeza se distingue de deza y la prosperidad de Roma, que
los restantes grupos y estamentos so­ sus d e s c e n d i e n t e s c o n t r i b u y e n a
ciales por privilegios, actividades, for­ mantener.
tuna, prestigio y conciencia de clase, Por supuesto, esta posición dirigen­
y durante la época de su formación te de la nobleza senatorial en el orden
—entre la mitad del siglo IV y la m i­ social rom ano sería impensable sin
tad del siglo I I I — contempla la posi­ una base económica. La nobilitas —
bilidad de adm itir a nuevos m iem ­ término que, aunque en sentido es­
bros en su grupo, procedentes de fa­ tricto define soplam ente a aquellas
milias no senatoriales, que al acceder familias que cuentan entre sus miem­
a una magistratura ennoblecen a la bros con. al menos, un cónsul, aplica­
familia a la que pertenecen, que pasa mos generalizando al conjunto de fa­
a engrosar los cuadros de la aristocra­ milias cuyos miembros tienen acceso
cia. Sin embargo, a lo largo del tiem­ al senado, institución por antonom a­
po, estos homines novi se hacen cada sia de la clase dirigente— constituye
vez más escasos, en sentido propor­ el grupo de los ricos terratenientes en
cionalmente inverso a la afirmación el interio r de la sociedad rom an a
de la nobleza, que termina por que­ frente a un cam pesinado humilde o,
dar prácticamente cerrada a todo ele­ a u n q u e a c o m o d a d o , muy lejos de
mento exógeno, au nqu e de forma teó­ com pararse a ellos en extensión de
rica p u d ie r a p e r m a n e c e r siem p re propiedades. Determinaciones lega­
abierta a la capacidad personal de les, como la lex Claudia de 218, toda­
cualquier ciudadano. vía van a definir más precisamente
La posición preeminente de la aris­ este carácter agrario de la nobleza,
tocracia en la sociedad resulta en p ri­ que lleva al desarrollo en su beneficio
mer lugar del hecho de que sus miem­ del capitalismo latifundista con mano
bros determ inan la política: invisten de o bra servil, característico de la
las magistraturas, com ponen el Sena­ agricultura italiana a partir del siglo
do y d om inan las asambleas. Este po­ Il a. C.
der político está asegurado, no sólo Influencias políticas, prestigio so­
institucionalmente, sino mediante re­ cial y poder económico de la nobilitas
laciones económico-sociales que li­ autorizan a calificar el orden social
gan a amplias masas de la población rom ano como aristocrático. Sus privi­
ciudadana, sobre todo a través de los legios ja m á s serán a m en a zad o s ni
pactos de patronato y clientela, con puesta en entredicho su praxis políti­
distintas familias senatoriales. Pero ca. Una vez cerrado el conflicto de es­
no en m enor proporción imponen en tamentos, nunca se volverá a una lu­
el ámbito de las costumbres y de la cha entre nobleza y pueblo, ya que el
12 Akai Historia dei Mundo Antiguo

contraste político tiene su arranque, ser incluidos representa una recom­


desarrollo y desenlace en el propio pensa y un privilegio, que suponen
ámbito de la nobilitas, y serán sólo las una fortuna elevada. No es fácil pre­
desaven encias en su seno las que cisar sus efectivos, que, a partir de una
pongan en entredicho esta incontras- cifra originaria de 1.800, correspon­
tada preeminencia. diente a las dieciocho centurias de
equites, va creciendo progresivamente
2. Los equites hasta alcanzar a comienzos del P rin­
cipado unos 5.000 miembros.
Com o grupo privilegiado dentro de la Los c a b a lle ro s o r i g i n a r i a m e n te
sociedad rom ana, por debajo de la m antienen estrechas relaciones con
aristocracia senatorial, pero mal p re­ la nobleza: antes de acceder a las m a­
cisado hasta la segunda mitad del si­ gistraturas los jóvenes nobles eran
glo II a. C., se destaca lentamente el inscritos en las filas de los caballeros.
orden ecuestre. En principio, los ca­ Pero cuando el orden senatorial se
balleros son aquellos ciudadanos que cierra como clase política exclusiva,
por su fortuna están capacitados para los caballeros se van aglutinando en
servir en la caballería en dieciocho un nuevo estamento social, que ter­
centurias distintas a las clases de la m ina por convertirse, a partir de los
infantería. Dotados de u n caballo a Gracos, en un orden institucional, el
expensas del Estado (equites equo p u ­ ordo equester, también privilegiado con
blico), estos cab alleros constituyen respecto al resto del cuerpo ciudada­
una verdadera aristocracia en la que no, au nq ue subordinado a la nobleza

Pequeño cuenco de cerámica hallado en


Tarquinia (primera mitad del siglo III a.C.).
Tarquinia, Museo Nacional.
Instituciones politicas de la República rom ana 13

,
K’ V· ¥--· V ·■' -V- Ιί t 1■, ■
V '

ϊ ;» / . « Μ 1-· «;;l ï/
iit; $ i í V ; > ! ■■ I V
•VHTy
,.·.ι4ί

\,v ■
‘ i K M M W u a < Λ β β Λ Λ Μ Λ 1KÍ«i
/,v. *·> f.Û
ttÊrÆUtWWiXi Viíú'í, '

pvf*ræ*'··
j-v,.* .v *V«r.·*

Pintura murai de una casa del Palatino


(90-80 a.C.) Antiquarium del Palatino, Roma.

senatorial y, en ocasiones, enfrentado los que los más importantes son los
a ella por intereses contrarios. publicani— fuerte e influyente. Los
Su preeminencia social también pro­ caballeros, aunque no tienen acceso
cede de su poder económico. Como directo al poder, term inarán por ser
los senadores, se trata también de gran­ lo suficientemente influyentes como
des propietarios agrarios, pero de la para hacer oír su voz e inclinar las
clase ecuestre se destaca un grupo decisiones del Senado a través de los
que aprovecha las nuevas posibilida­ grupos nobiliarios que se identifican
des económicas derivadas de las fuen­ con sus intereses económicos.
tes de riqueza que abre a Roma el
dom inio del Mediterráneo, en parte 3. La plebe
c erradas por leyes com o la citada
C laudia al estamento senatorial. La Pero el núcleo fundamental de la so­
actividad especuladora, el arren d a­ ciedad rom ana está compuesta por
miento de las obras públicas y recur­ campesinos, término que, aún bajo el
sos del Estado, el comercio marítimo, denom inador com ún de su pertenen­
la banca y los préstamos coadyuvan a cia al cuerpo cívico romano y del goce
crear un grupo de empresarios —de de sus derechos, abarca, sin embargo,
14 AkaI Historia del Mundo Antiguo

un espectro muy amplio, de acuerdo los num eroso s centros u rb a n o s de


con su fortuna, ya que engloba desde Italia y de las provincias, es la única
los ricos latifundistas —éntre los que, que ejerce efectivamente el derecho
por supuesto, se incluyen los propios cívico del ius suffragii, el voto pasivo.
miembros de la nobilitas y de la clase
de los caballeros— hasta el jornalero 4. Libertos y esclavos
no propietario. D urante m ucho tiem­
po, desde la estabilización de la so­ Aristocracia senatorial, orden ecues­
ciedad tras el 367, la clase de los pe­ tre y plebe constituyen el cuerpo ciu­
queños propietarios rurales constitu­ d ad a n o de Roma, dotados en teoría
yó el nervio del Estado como base del de todos los derechos cívicos y, por
ejército ciu dad ano . Pero las con ti­ ello, separados de la categoría de es­
nuas guerras por un lado y las nuevas clavos que, como en la mayor parte
tendencias económicas surgidas con la de las sociedades antiguas, se encuen­
expansión mediterránea la redujeron tran en la base de la pirám ide social,
en número y la arruinaron económ i­ privados de derechos y frecuentemen­
camente. Incapaz de competir con la te, como en Roma, considerados como
gran propiedad con m ano de obra es­ un instrumento animado. Roma co­
clava, una gran parte de este campesi­ noció muy tem prano la esclavitud, en
nado aband on ó o perdió sus tierras principio de tipo primitivo, domésti­
para instalarse en Roma con una pre­ co, que sólo a partir del siglo IV a. C.
caria actividad económica y, por con­ com enzó a adquirir importancia, es­
siguiente, dependiente de la liberali­ pecialmente en la nueva agricultura
dad de los estamentos privilegiados. de tipo capitalista que se extiende por
Así, junto a la plebe rústica que, no Italia al compás de la expansión ro­
obstante, aún perdura en m uchas re­ m ana en el Mediterráneo.
giones de Italia con más o menos difi­ Los esclavos no tienen incidencia
cultades económicas, surge una nue­ alguna en las instituciones políticas
va plebe urbana desclasada a la que ro m an as al hallarse al m argen del
se sum an los artesanos y pequeños cuerpo ciudadano y, por tanto, pode­
comerciantes de Roma que, ante la mos dejarlos de lado. No obstante, se
ausencia de un sistema representati­ debe m encionar que en Rom a la es­
vo, nutre con su presencia las asam ­ clavitud no es u na condición perso­
bleas populares. Si su im portancia nal insalvable, ya que se puede salir
económica es casi nula, crece en cam ­ de ella a través de la emancipación.
bio su significación política, puesto La em ancipación constituye un ele­
que esta plebe u rbana incluida en las mento importante en la sociedad ro­
clientelas de la nobleza, de la que de­ m ana ya que convierte a los esclavos
pende económicamente, es el objeto liberados en libertos, ciudadanos con
de las m anipulaciones políticas de ciertas limitaciones que desaparecen
los distintos miembros de la aristo­ en la segunda generación, ligados a
cracia que compiten por las magistra­ sus antiguos amos por lazos de clien­
turas, cuya elección tiene lugar en las tela, que constituyen un fuerte sopor­
asambleas populares. Si el populus es te, no sólo político, sino económico
el conjunto de la población romana, de las familias influyentes. Quizá es
por oposición a los miembros del Se­ ésta una de las razones de la cada vez
nado — de ahí la fórmula Senatuspo- más frecuente liberación de esclavos,
pulusque rom anus— en la práctica que obligó a medidas legales para fre­
queda reducido a esta plebe urbana narla, como el establecimiento de un
que, con problemas e intereses muy impuesto del 5%, la vicesima libertatis,
distintos al resto de la población ciu­ del valor del esclavo a su liberación,
d ad a n a no urb a n a disem inada por ya desde la mitad del siglo IV a. C.
Instituciones politicas de la República rom ana 15

5. Peregrini está ligado al personal del ciudadano


y no al espacial del territorio romano,
Al margen de la constitución ciudada­ está libre la posibilidad de otorgar tan­
na quedan también los aliados y súb­ to de forma personal como colectiva
ditos del Estado rom ano en Italia y el status de'ciudadanía a individuos o
en las provincias. La complicada red comunidades de la esfera de dominio
de relaciones que Roma establece con romano. El expediente, que en el año
su esfera de dom inio directo o de he­ 89 a. C. significa la aceptación de
gemonía interesan a las respectivas toda Italia en el cuerpo ciudadano y
comunidades, ligadas al Estado roma­ que a partir de César se extiende a
no por estatutos diversos que no afec­ numerosas com unidades urbanas del
tan a la composición y al funciona­ Imperio, afecta únicam ente al nú m e­
miento de las instituciones cívicas. ro de ciudadanos, pero no al funcio­
No obstante y de acuerdo con el prin ­ namiento de las instituciones que, co­
cipio ya m encionado de que el ám bi­ mo siempre, quedan ligadas al ám ­
to de vigencia del derecho rom ano bito urbano de Roma, ciudad-estado.

La constitución romana den gastar los cuestores para las necesi­


dades públicas sin autorización del Sena­
Las tres formas de gobierno de que hemos do. Y las considerables sumas que, cada
hablado antes se reúnen en la constitución cinco años, han de emplear los censores
romana de manera tan equilibrada y tan en reparar y adornar los edificios públicos
bien calculada que nadie entre los roma­ también requieren su aprobación. Todos
nos podrá decir si se trata de una aristo­ los delitos cometidos dentro de Italia en los
cracia, de una monarquía o de una demo­ que debe intervenir el estado, como trai­
cracia. Y con razón, pues parecerá una ción, conspiración, envenenamiento y ase­
monarquía si atendemos a los poderes de sinato, pertenecen a la jurisdicción del Se­
los cónsules, aristocracia, si juzgamos por nado... Si hay que enviar una embajada
los del Senado y, por último, si se conside­ fuera de Italia para dirim ir en un litigio,
ran los derechos del pueblo, diremos que transmitir una orden, recibir una sumisión
es una democracia. Veamos ahora cuáles o declarar la guerra, también es incum­
eran las prerrogativas de que antaño goza­ bencia del Senado. De igual modo, se en­
ban cada uno de estos tres elementos y carga de recibir y contestar a las embaja­
que, poco más o menos, conservan toda­ das que vienen a Roma (...).
vía hoy. El pueblo juzga e impone multas en de­
Los cónsules, cuando no están al frente terminados delitos, sobre todo, cuando el
de los ejércitos, residen en Roma y son ár­ acusado ha desempeñado alguna alta ma­
bitros de todos los asuntos públicos. To­ gistratura. Sólo él puede condenar a muer­
das las demás magistraturas, salvo los tri­ te y en este asunto hay en Roma una cos­
bunos, les obedecen... También han de tu m b re m uy la u d a b le y d ig n a de ser
ocuparse de todos los asuntos públicos recordada por la que, en todo asunto de
que deben ser tratados por el pueblo, con­ pena capital, se le permite al acusado mar­
vocar la asamblea, proponer leyes y apli­ charse de la ciudad mientras alguna de las
car las decisiones de la mayoría. En cuan­ tribus no haya depositado aún su voto,
to a la pre p a ració n de la guerra y al acogerse a un exilio voluntario y encontrar
desarrollo de las operaciones, su autori­ un refugio seguro en Nápoles, Preneste,
dad es casi absoluta. Ellos fijan el contin­ Tibur o en cualquier otra ciudad aliada. El
gente que han de aportar los aliados, ha­ pueblo otorga los cargos a quienes lo me­
cen las levas, nom bran a los tribunos recen, la más bella recompensa que el Es­
militares y eligen sus tropas. En campaña, tado puede ofrecer a la virtud. Es dueño de
tienen entera libertad para castigar y para aprobar o rechazar las leyes y, lo más im­
gastar del dinero público cuanto les parez­ portante, se le consulta sobre la guerra y la
ca (...). paz. A él le corresponde hacer alianzas,
La primera función del Senado es la ad­ convenios y tratados de paz.
ministración del erario, pues nada entra ni
sale de él sin una orden suya. Nada pue- Polibio, Historias 6, 12-15
I (y AkaI Historia del Mundo Antiguo

II. Las instituciones políticas de


la Roma republicana

La superposición del concepto abs­ vidor del mismo, concepto éste que,
tracto de res publica en la com unidad en contraposición al de magister, se
co nc reta de c iu d a d a n o s ro m p e la expresa con el término minister, «el
identidad absoluta entre cuerpo cívico que es o puede menos». El propio de­
y Estado. Como consecuencia, no es el sarrollo histórico de la magistratura
pueblo el que toma en sus manos ni rom ana explica esta característica: en
directa ni exclusivamente los negocios la lucha de estamentos constituyó el
del Estado; éstos son objeto de u n deli­ instrum ento del grupo dom inante p a­
cado reparto entre distintas institucio­ tricio contra los plebeyos y, por tanto,
nes públicas, que se agrupan en tres brazo ejecutor de todas las tareas que
ámbitos: magistratura, consejo o Sena­ en esta lucha se presentaban a la co­
do y asambleas, comunes en principio m unidad estatal. Pero el fin de la lu­
de otras fo rm as de c iu d a d -e s ta d o cha no trajo consigo la eliminación o
antiguas, pero en el caso de Roma su­ dosificación de estas tareas, porque la
jetas a peculiaridades que hacen nece­ situación exterior aconsejaba un eje­
sario profundizar en su contenido. cutivo fuerte, que el sentido conserva­
dor rom ano en la fase histórica si­
1. Las magistraturas. guiente de expansión ya no pudo o
Concepto no se planteó cambiar. Así p erm ane­
ció la magistratura con un poder su­
La magistratura es la gran contribu­ perior al de cualquier funcionario de
ción del genio político rom ano a la otros estados antiguos, naturalmente
técnica de gobierno; su especial im ­ dentro de los límites impuestos por la
portancia dentro de él autorizan a ca­ nobilitas, que la había desarrollado
lificarla con Cicerón de fundamento como un instrumento de dominación.
del Estado y por ello la com prensión M agistrado es llam ado todo aquel
de su esencia y función es necesaria que ejerce una función pública secu­
para tener una imagen precisa del or­ lar (frente a las de tipo religioso) y en
den estatal romano. la ciudad {domi, frente a los oficiales
El propio término com ún que la militares fuera de los límites de la
designa es aplicable al magistrado y a urbs). La autoridad del magistrado en
la función com o tal, con una raíz, su función deriva de la legitimación
magis, «el que es o puede más», indi­ de u na elección por la asamblea po­
ca que no se trata sim plemente de p ular correspondiente, de ahí su títu­
una función delegada, pública y con­ lo de magistratus populi, y en la R epú­
creta. El magistrado es más portador blica clásica la elección es un requisi­
y exponente del poder estatal que ser­ to indispensable para el cargo públi-
Instituciones politicas de la R epública rom ana 17
co, a excepción de la dictadura, magis­ mentación se producen varios agolpa­
tratura de carácter extraordinario. C o­ mientos de sus respectivas funciones.
mo portador del poder estatal y no Los entrecruzamientos e interferencias
como mero ejecutor del mismo, no que podrían surgir como consecuencia
existe en la Roma republicana ningún de ello se evitan con una estricta regu­
poder por encima del magistrado co­ lación, apoyada en unos principios
rrespondiente; como consecuencia de fundamentales.
ello, el concepto romano de magistra­ Según estas agrupaciones, se distin­
do implica la unidad de mando civil y guen en principio magistraturas patri­
militar. Todos los magistrados son ho­ cias y plebeyas, según procedan del Es­
norarios, esto es, no reciben una com­ tado patricio o hayan nacido como
pensación económica e incluso el tér­ consecuencia de la organización para­
mino honos (honor) es, con el de m a­ lela que se da la plebe en la época de
gistratus, el que designa a la función la lucha de estamentos, como es el
pública. Este carácter gratuito es la caso de la edilidad y del tribunado ple­
consecuencia del hecho de que los ma­ beyo. La jurisdicción sobre la elección
gistrados pertenecen a la nobilitas o a de las categorías patricias —cónsul,
las clases más altas (caballeros). Otra pretor, edil curul y censor— recae so­
característica fundamental del magis­ bre los comicios centuriados; en cam
trado es la exacta e inmodificable limi­ bio, para las magistraturas plebeyas
tación temporal de su función, nor­ —tribunos y ediles— es competente la
malmente al período de un año, con asamblea por tribus. Las magistratu­
excepción, por razones especiales, de ras patricias actúan bajo la autoridad
la dictadura y de la censura. del Senado. Legalmente esto no debe
Las magistraturas romanas, nacidas aplicarse a los magistrados plebeyos,
en última instancia de la necesidad de aunque el Senado, a comienzos del si­
encontrar un sustituto al poder real, se glo II, ha logrado controlarlas también
han desarrollado a lo largo de varios por medios indirectos. También se dis­
siglos, aum entando y complicándose, tingue entre magistrados curules y no
pero sin ser sustituidas ni eliminadas. curules, según utilicen como símbolo la
Con ello, en su estadio final de sedi­ silla curul, adornada de marfil, o su
18 Aka! Historia del Mundo Antiguo

rango inferior no lo autorice; maiores y


minores en la relación jerárquica que
desarrollan entre sí; finalmente, pue­
den ser o no senatoriales, según alcan­
cen o no al grado de cuestor, que abre
la entrada en el Senado, aunque esta
caracterización es moderna.
Las magistraturas están definidas
por una serie de principios, caracteri­
zadas por un conjunto de poderes y li­
mitadas por distintos requisitos y re­
glamentaciones. Pero para com pren­
der la esencia de la magistratura ro­
mana es necesario detenerse previa­
mente en los conceptos fundamentales
de imperium y potestas, que se encuen­
tran entre los más originales aspectos
del derecho público romano, para los
que no existen paralelos modernos.

a) El im perium
El concepto de imperium indica el
conjunto de la autoridad concreta, los
derechos y prerrogativas que corres­
ponden al magistrado que lo posee. Planta de la Basílica de Pompeya
Por el poder de m ando y privilegios (según García y Bellido).
que comporta está restringido a las más
altas magistraturas, concretamente al posesión del imperium aquellos m a­
consulado y pretura, aunque en este gistrados regulares que habían suce­
último caso con un imperium subor­ dido in m e d ia ta m e n te a la antigua
dinado al de la primera. A lo largo de m onarquía, es decir, los cónsules y
la República el imperium es concedi­ los pretores. Si originariam ente las
do por la asamblea por centurias a implicaciones del imperium h an debi­
través de la elección y formalizado do ser militares ante todo, en la época
por las asambleas por curias en el clásica constituyen el atributo de la
acto solemne de inauguración o inves­ magistratura civil. Imperium es lo que
tiduras m ediante la llam ada lex de puede llamarse símbolo legal de lide­
imperio. razgo político, el suprem o derecho
Es difícil traducir en términos ra ­ para im partir órdenes en todos los
cionalistas el concepto rom an o de asuntos públicos. Al imperium es in­
imperium, que conlleva una buena herente el derecho de vida y muerte
ca ntida d de im p ond erables simbó- sobre todos los ciudadanos, natural­
lico-místicos. La palabra parece pro ­ mente sólo en caso de emergencia,
ceder de una esfera originaria mágico- pero que incluye también en tiempos
religiosa y en principio designaría la normales jurisdicción sobre crímenes
especial fuerza mágica del caudillo capitales. Su ejercicio es básicamente
en su concepción más primitiva, para discrecional y la única limitación de
d om inar a su pueblo y conducirlo a la jurisdicción capital es el derecho
la victoria. Al parecer, por tanto, de­ de la persona afectada de apelar a la
signaba el poder del rey. Por ello, en asam blea por centurias mediante la
época republicana, sólo estaban en provocatio.
Instituciones políticas de la República rom ana 19

Lógicamente el imperium lleva con­ ámbito jurídico domi abarca especial­


sigo el derecho de m an do militar en mente la urbs, la «ciudad» en sentido
Roma y en el exterior. Este m ando es religioso, limitada po r la línea sagra­
ilimitado, absoluto y sin ninguna cor­ da del pomerium, como núcleo sagra­
tapisa constitucional más allá de la lí­ do del Estado. Las principales ceremo­
nea tradicional de dem arcación que nias y actos religiosos y estatales sólo
separa el territorio de la urbs (pome­ podían tener lugar «en la ciudad»;
rium) del exterior, particularmente en sólo dioses nacionales podían tener
campaña. Dentro de un área reserva­ su templo dentro del pomerium; en él
da o de un teatro específico de guerra debía reinar la paz y, por ello, todo lo
sólo un magistrado puede ser porta­ militar estaba rígidamente excluido
dor del imperium, que, además de la del ámbito de la ciudad; nadie podía
conducción de las operaciones mili­ llevar aquí el uniforme militar, el ejér­
tares, incluye la determ inación de las cito no podía pisar el suelo de la urbs
condiciones para el cese de las hosti­ e incluso los comicios por centurias,
lidades con el enemigo, el gobierno ordenados según principios militares,
militar en el amplio sentido del tér­ debían reunirse fuera de la línea sa­
mino, la adm inistración del territorio grada urbana. Todos los actos im por­
conquistado, el nom bram iento de ofi­ tantes del Estado debían celebrarse
ciales e incluso la acuñación de m o­ en el suelo de la ciudad y especial­
neda. Sólo el titular del imperium p ue­ mente los derechos constitucionales
de obtener tras la victoria el derecho del ciudadano frente al poder del m a­
de celebrar el triunfo o entrada en gistrado tenían aquí vigencia o, más
Roma en carro de guerra, revestido de bien, sólo aquí la tenían. Únicamente
los propios atributos de Júpiter Ópti­ en la ciudad podían los tribunos de la
mo Máximo, con el m anto de p ú rp u ­ plebe ejercer su derecho de protec­
ra bordado en oro, corona del mismo ción del ciudadano y éste hacer uso
metal y cetro, y de ser aclam ado por de su más importante privilegio per­
las tropas con el título de imperator. sonal, la provocatio, prohibición de
Pero, como hemos mencionado, las castigos corporales o pena de muerte
prerrogativas militares del imperium sin la celebración de un juicio.
sólo pueden ser ejercidas en el inte­
rior del recinto religioso del pom e­ Los lictores
rium, zona en la que está prohibido a C om o instrum ento efectivo y ta m ­
las tropas penetrar en armas. Por ello bién simbólico del portador del impe­
se acostumbra a distinguir el impe­ rium, los lictores constituyen uno de
rium militae, ejercido fuera del pom e­ los elementos más característicos del
rium con sus atribuciones militares, y sim bolism o constitucional romano.
el imperium domi, que sólo incluye Herencia etrusca, el derecho de ser
funciones civiles. escoltado por lictores pasó de los re­
yes a los magistrados con imperium.
Domi y militiae Su núm ero depende del rango de las
Esta distinción domi y militiae consti­ magistraturas: doce para los cónsu­
tuye con el concepto de imperium uno les, seis para los pretores, veinticuatro
de los elementos fundamentales del para el dictador. Preceden al magis­
derecho público rom ano. La tradi­ trado abriéndole paso en sus apari­
ción literal de ambos términos sería ciones ante el pueblo y llevan como
«en el interior» y «en el servicio mili­ símbolo de la majestad de la magis­
tar», pero no se trata de una distin­ tratura los fasces o haces de varas ata­
ción temporal, sino local, en co nju n­ dos con correas de cuero y, fuera de
to, la diferencia entre la ciudad de los límites de la ciudad, el h acha
Roma y el ámbito fuera de la urbs. El bipenne.
20 Aka! Historia del Mundo Antiguo

b) La potestas cierto poder de coacción (coercitio m i­


nor), que permite al magistrado ase­
Frente al imperium, la potestas designa gurar la observación de sus prescrip­
de forma más general toda forma de ciones, procediendo a arrestos (prensio),
autoridad reconocida p o r el derecho em b a rg o de p r o p ie d a d e s (pignoris
a u na persona sobre otra persona o captio) y multas hasta un máximo de
sobre bienes. La palabra no está pues 2.020 ases por día.
circunscrita a la esfera del derecho
público y en ella significa sim ple­ c) Principios fundam entales
mente la competencia de un magis­
trado. Pero el término no tiene n in ­ de la magistratura
gún contenido concreto, sino sólo en Son tres los principios fundamentales
relación con la magistratura corres­ de la magistratura romana: la anuali­
pondiente: así, tribunicia potestas es la dad, la colegialidad y el derecho de
competencia que se le reconoce al tri­ veto o intercessio.
buno de la plebe, como aedilicia potes-
tas es la que se refiere al edil. En rela­
ción a otros magistrados esta co m ­ Anualidad
petencia puede ser mayor o menor, Todo m agistrado ro m an o ejerce su
maior o minor. Ello establece una je ­ función durante el término de un año.
rarquía que determina las relaciones El origen de la anualidad se remonta
de poderes entre sí del conjunto del a finales del siglo VI a. C. con la eli­
ejecutivo romano. También puede ser m inación de la m onarquía y constitu­
par, es decir, semejante o igual a otra, ye el principio que separa precisa­
sólo posible en el interior de un mis­ mente esta institución de la libera res
mo colegio: precisamente de este con ­ publica: la aristocracia patricia expul­
cepto de par potestas nace el derecho só al último rey y traspasó los poderes
de veto que, como veremos, es uno de del rey, que hab ían sido vitalicios, a
los principios esenciales de la magis­ los representantes de las gentes patri­
tratura, puesto que si un magistrado cias en la figura de un único magis­
tiene la misma competencia o potestas trado, el praetor maximus, que los ejer­
que otro, puede paralizar con su vo­ ce anualm ente, sometido al control
luntad, igual pero contraria, la posi­ del Senado. En los primeros tiempos
bilidad de acción. de la República, el día de la investi­
La potestas, por consiguiente, cons­ dura del cargo variaba frecuentemen­
tituye el m ecanismo fundamental de te; a partir del 222 a. C. fue fijada en
fu n c io n a m ie n to del Estado, cuyos el 15 de marzo, y desde el 153 a. C. en
magistrados están controlados verti­ la fecha del 1 de enero. La razón fue
cal y horizontalmente por las distin­ de carácter práctico, para dar a los
tas potestates que establecen el dere­ cónsules, co m a n d a n te s en jefe del
c h o de p r o h i b i c i ó n , de m a y o r a ejército, el tiempo suficiente para ini­
menor, y de veto, de igual a igual; es, ciar en la estación apropiada la cam ­
por tanto, el principal órgano de con­ p aña militar contra las tribus celtíbe­
trol de la sociedad aristocrática sobre ras en H is p a n ia . Pero la fecha se
el propio aparato de Estado. En dere­ m antuvo y quedó desde entonces y
cho público, la potestas implica, por hasta ahora como comienzo del año.
una parte, la capacidad de expresar la Sin embargo, dos colegios com enza­
voluntad de la ciudad bajo la forma b an el período de su cargo en fechas
de prescripciones que serán obligato­ distintas, los tribunos de la plebe el 10
rias durante la duración de las fun­ de diciembre y los ediles, el 5 del m is­
ciones del magistrado (ius edicendi), y, mo mes, sin que sepamos las razones
por otro, la posibilidad de ejercer un de esta costumbre.
Instituciones políticas de la República rom ana 21

Torre de Sant Magi en las murallas de


Tarragona (principios del siglo II a.C.)·

En el caso de dos magistraturas es­ que, por otra parte, en general, basta­
peciales, no se cumplía la condición ba para las especiales necesidades que
de la anualidad por razones que em a­ exigía su cargo: un estado de excep­
n a b a n de la propia naturaleza del ción como consecuencia de una ap u­
cargo: se trata de la censura y de la rada situación de guerra.
dictadura. En el prim er caso los cen­ La complicación de competencias,
sores ejercían su función durante die­ especialm en te c u a n d o se cum plen
ciocho meses cada cinco años como fuera de Roma, au nque no fue sufi­
consecuencia de la dificultad y com ­ ciente para romper con el legalismo
plejidad de las tareas que en el cum ­ anual, desarrollaron pragm áticam en­
plimiento de su magistratura debían te la costumbre de la prorrogado, o
absolver. El dictador, por su parte, prolongación de la función, no de la
magistrado de excepción dotado de magistratura, a su antiguo titular, por
poderes extraordinarios, sólo podía el tiempo que se estimase convenien­
c um p lir su función p o r un tiempo te hasta la solución de un asunto.
máximo de seis meses. La razón de Esta prórroga era especialmente im ­
esta limitación se encuentra, sin duda, portante en los casos de los magistra­
en la misma m agnitud de sus poderes dos con m ando militar sobre un cam-
22 AkaI Historia del Mundo Antiguo

po de operaciones y en cam paña, que La intercessio


no p od ía ser in te rru m p id o rígida­
Precisamente del hecho de que todos
mente al tiempo de finalización de la
los miembros de un colegio tengan el
magistratura. La prorrogado, que des­
mismo poder se desprende el tercer
ligaba la función del principio fun da­
principio fundam ental de la magis­
mental de an ualidad, todavía sería
tratura, la intercessio o veto que cada
base para conferir la función pública
miembro de un colegio tiene sobre las
a un individuo de forma directa sin
decisiones de sus colegas, individual
elección y, por tanto, sin el rango de
o colectivamente. Puede buscarse pre­
magistratura, aunque con todas sus
cisam ente en esta característica la
competencias. Estas «m agistraturas
interinas» o promagistraturas, como esencia de la colegialidad romana: no
se trata tanto de repartir las com pe­
Colegialidad tencias, sino de dejar abierta una vál­
se llaman técnicamente, podían ser vula que permita paralizar la acción
conferidas a antiguos magistrados de de un m agistrado cu a n d o se tema
rango inferior al de la función que, contraria a los intereses del Estado o,
co m o tales p r o m a g is tr a d o s , c u m ­ más concretamente, de la oligarquía
plían; así tenemos el caso de cuesto­ que lo dirige. Pero, naturalmente, para
res actuando como pretores o quaesto­ no bloquear la vida política, existen
res propraetores, o de pretores como prácticas que evitan la interferencia
cónsules o procónsules. continua de los miembros de un cole­
El segundo principio es el de la cole­ gio, bien por sorteo (sortitio) o acuerdo
gialidad, que, en el caso romano, re­ previo (comparatio), mediante turno
viste unas características especiales: temporal rotativo o, finalmente y so­
con excepción^ del dictador, cuyo o b ­ bre todo, con la división espacial o de
jeto precisamente es lograr la concen­ competencia de las tareas que com ­
tración del poder en un solo sujeto, porta la magistratura específica. Este
todos los magistrados rom anos for­ ámbito de competencia lleva en latín
m an colegios de, al menos, dos m iem ­ el nom bre de provincia, abstracto que,
bros. Sin em b arg o , estos colegios como sabemos, será utilizado en con­
no significan que, para obrar, hayan creto para designar el ámbito geográ­
de estar completos o funcionar como fico en donde el propretor ejerce su
conjunto, ya que, en el interior de los gobierno, dando origen al concepto
mismos, cada m iem bro está en pose­ de «provincia».
sión por sí solo de la competencia co­
rrespondiente a su función, de forma Poderes del magistrado
total e ilimitada, sin vinculación al­ Los magistrados romanos, para cum ­
guna a una hipotética decisión de su plir su función, cuentan con una serie
colegio. Esta característica de multi­ de derechos, poderes y prerrogativas
plicación de los miembros en el inte­ que se traducen en unos correspon­
rior de cada magistratura ha sido ex­ dientes honores con los que se reco­
p lic a d a de d iversos m o d o s y p o r noce la superioridad del magistrado.
distintas vías, como el deseo de com ­ El magistrado es en toda ocasión el
pensar el acceso de los plebeyos a las representante de la com unidad ciu­
magistraturas patricias, evitar la con­ dadana, para la que actúa. Esta repre­
centración de poderes en una mano, sentación del Estado rom ano es usa­
con el consiguiente peligro de una ti­ da p o r los magistrados en los ámbitos
ranía, o in cre m en tar las funciones más variados, tanto frente a los dioses,
que h a n de cum plir las magistraturas como en el exterior o ante el pueblo en
como consecuencia del crecimiento general o el ciudadano en particular.
progresivo del Estado romano. Representar a la com unidad ante
Instituciones politicas de la República rom ana 23

A, B, C, D: Tem plos re p u b lica n o s

E: C uria de Pom peyo

Planta del área sacra del Largo Argentina


(según B. Andrae)

los dioses es, según la concepción ro­ de la magistratura. Y en efecto, los


mana, una obligación especialmente auspicios no se transmiten de magis­
importante, así como un derecho fun­ trado a m agistrado. «Nacen» para
dam ental del magistrado. Es im por­ cada uno de ellos de una investidura
tante porque los sacerdotes no cum ­ sacral, posterior a la elección, que
plen esta representación, sino que se hace del elegido del pueblo el elegido
limitan a practicar las ceremonias de de Júpiter. La toma de auspicios de­
culto y a aconsejar a los magistrados bía preceder obligatoriam ente a la
con su conocimiento de las fórmulas creatio o elección de un magistrado, a
y formas precisas en los actos religio­ la celebración de comicios, a la inves­
sos que llevan a cabo los magistrados, tidura de un cargo, a la partida de los
entre los que se encuentran las accio­ ejércitos y a la entrada en combate.
nes de gracias a los dioses en la forma La ceremonia (literalmente «observa­
de ofrendas, dedicaciones, erección ción de las aves») era así un im por­
de templos o juegos. tante instrumento del proceso políti­
M ás importante es el derecho de co. interpretada por un colegio oficial
los auspicios. Todos los magistrados de augures. Los auspicios estaban por
desde el rango de cuestor tienen el de­ consiguiente naturalmente ligados al
recho a dirigir el servicio tradicional poder de la magistratura y eran im­
ritual de los auspicios (ius auspicii), la prescindibles para ejercerla, ya que
cerem o n ia m ágico-religiosa con la sólo a través de ellos podía cumplirse
que se impreca el favor de los dioses la función pública de acuerdo con la
antes de em prender una acción cual­ voluntad de los dioses.
quiera. Se ha visto en el auspicium Por lo que respecta a la representa­
u na persistencia del carisma real re- ción ante el exterior, competía al m a­
publicanizado en provecho exclusivo gistrado el derecho de cerrar acuer­
24 Aka! Historia del Mundo Antiguo

dos válidos y vinculantes en nombre cisamente esta función, la iurisdictio,


del pueblo romano. Este derecho se o impartición de justicia uno de los
limitaba a los magistrados portadores principales aspectos del ejercicio del
del imperium y, en general, requería poder estatal por parte del magistra­
la aprobación del Senado. La decla­ do frente al ciudadano en particular,
ración de hostilidades y los acuerdos que se desarrolla en los cauces parti­
de paz, en cambio, eran de la exclusi­ culares del derecho procesal romano,
va c o m p e te n c ia de las a s a m b le a s muy diferente al actual.
por centurias. Pertenece al magistrado también el
Y en cuanto a las com petencias derecho de n o m b rar los sustitutos y
unidas al derecho y la tarea de repre­ colaboradores, legati, necesarios para
sentar el poder estatal tam bién frente ayudarle en su cometido y, en fin y
al pueblo se destaca el derecho de entre otros, la posibilidad de contar
convocar las asambleas populares y con medios de coacción para obligar
presentar ante ellas propuestas para al cum plimiento de sus funciones, la
su votación (ius agendi cum populo), coercitio, que abarca desde la simple
com plem entado con el de convocar multa pecuniaria y la retención de li­
tam bién al Senado {ius referendi ad bertad hasta el castigo corporal e in ­
Senatum ), así como el de publicar en cluso la muerte, si bien desde el 300
el ámbito de su competencia corres­ am bos quedaron regulados por el de­
pondientes «edictos», es decir, expre­ recho del ciudadano de apelar ante el
sar sus deseos y órdenes por escrito pueblo o provocatio.
para su conocimiento y cum plim ien­ Se entiende que el magistrado, como
to general. Especialmente importante portador del poder estatal, durante el
en este sentido es el edicto del pretor, período de su cargo, no está sujeto a
que anu alm ente hacía públicos los r e s p o n s a b i l i d a d , ni n e c e s ita d a r
principios, fórmulas y formas con las cuenta de sus actos. Esta inm unidad
que ejercería su jurisdicción. Es pre­ se pierde, sin embargo, al tiempo que

Area Sacra del Largo Argentina, Roma


(entre los siglos IV y II a.C.).
Instituciones politicas de la República rom ana 25

Figurilla femenina de terracota,


(hacia el 100 a.C.).
Museo de Palermo
26 Aka! Historia del Mundo Antiguo

la propia magistratura, y abre la posi­ nada de marfil (sólo en el caso, claro


bilidad de entablar proceso al ex m a­ está, de los magistrados curules); el
gistrado, exigiéndole cuentas sobre derecho de proedria o asiento especial
las eventuales irregularidades de su en teatros y espectáculos y el ya m en­
administración. Esta misma sobera­ cionado del acom pañam iento de lic­
nía absoluta del magistrado durante tores, para el caso de los magistrados
el período de cargo extraña que las con imperium.
acciones concretas de su gestión sólo
tienen valor durante su m andato y en d) Requisitos y lim itaciones de
su propio ámbito de competencia. No la magistratura
obligan, por tanto, en absoluto, al su­
cesor, que es tan soberano como el Finalmente, las magistraturas h an de
magistrado que le ha precedido, por cum plir una serie de requisitos y suje­
lo que incluso puede anular sus ante­ tarse a un conjunto de limitaciones,
riores actos. en principio, personales: sólo puede
H ay que h a c e r h in cap ié en este alcanzarla el ciudadano varón, adul­
contexto de los poderes del magistra­ to, cuya ascendencia sea libre al m e­
do en que la magistratura rom ana no nos desde la segunda generación, que
reconoce ni en la teoría ni en la prác­ no pese sobre él u na condena judicial
tica la separación de poderes o fun­ y que no ejerza un oficio rem unera­
ciones que el constitucionalismo m o ­ do. No se requiere demostrar estar en
derno considera básicos. Si en éste la posesión de u na determ inada fortu­
intención de la doctrina clásica de la na: no obstante, era im pensable en
separación de poderes es la protección las condiciones de la Roma republi­
de la libertad individual frente al p o ­ cana y de acuerdo con la elevada po­
der del Estado absoluto, en Roma el sición del m agistrado que pudiera
conílicto entre Estado y libertad no presentarse como candidato alguien
puede darse porque el individuo no que no fuese económicamente inde­
posee derechos fuera del Estado, y de pendiente y con una fortuna suficien­
ahí que el concepto de separación de te para llevar el régimen de vida de
poderes sea completamente ajeno a los estamentos superiores de la socie­
los romanos. Y, por tanto, con la j u ­ dad.
risdicción de su cargo el magistrado
individual ejerce simultánea y sucesi­ El cursus honorum
vamente funciones adm inistrativas, Estas limitaciones se acom pañan de
gubernamentales, normativas y ju d i­ norm as que interesan a las magistra­
ciales. La división de funciones en turas en su conjunto: no se permite
Roma se opera más vertical que hori­ así la repetición de una magistratura
zontalmente por el distinto rango de (iteratio), ni la investidura inmediata y
las funciones de las diferentes magis­ sucesiva de dos distintas (continuatio),
traturas. ni la acum ulación de varias en un
A la idea de que los magistrados solo individuo (cumulatio). En este
personifican el poder estatal corres­ sentido, a lo largo del tiempo, desde
ponden los honores a los que tienen el período de su formación, se fueron
derecho y el respeto de que gozan por desarrollando u na serie de norm as
parte del ciudadano común. Los h o ­ que term inaron por establecer un or­
nores u ornamenta en ciertos casos den y correlación en el conjunto de
permanecen incluso después de en ­ las m agistraturas y en el m odo de
tregar, tras el año de función, la m a­ cumplirlas. Así se fijó la auténtica ca­
gistratura; así, entre otros, la utiliza­ rrera que podía llevar al joven, desde
ción de la toga praetexta, orlada de los escalones previos del servicio m i­
púrpura; la sella curulis o silla ador­ litar, grado por grado, hasta la digni­
Instituciones políticas de la República rom ana 27

dad suprema de cónsul. Esta carrera do de la plebe, edilidad y cuestura).


o cursus honorum fue regulada por un Hay que subrayar que el término que
decreto del 180 a. C., la lex Villia anna­ indica la designación del magistrado
lis: en ella se fijaban los distintos es­ es el de creatio, ya utilizado cuando se
calones de la magistratura, de menor a trataba del rey, y no el de electio. El
mayor (cuestura, tribunado de la plebe carácter de honos, «honor» de la m a­
o edilidad, pretura y consulado); la li­ gistratura explica que la investidura
mitación m ínim a de edad para cada de los cargos superiores fuera muy
uno de los grados (treinta años para apetecida y, que, po r consiguiente,
la cuestura, cuarenta p ara la pretura, diera lugar a luchas electorales entre
cuarenta y tres para el consulado); la los miembros de la nobilitas que, es­
obligación de un intervalo de dos años pecialmente en el último siglo de la
(biennium) entre el ejercicio de dos República, llegaron en ocasiones a
magistraturas y el cumplimiento, pre­ ser encarnizadas.
vio al cursus honorum, de un servicio El candidato debía presentarse per­
de diez años como tribuno militar de sonalmente en R om a ante los magis­
una legión. Naturalm ente, la legisla­ trados encargados de la convocatoria
ción no podía im pedir una serie de y dirección de la asamblea electiva.
abusos y excepciones, que encontra­ No existía una lucha electoral públi­
mos continuam ente a lo largo de la ca, con mítines y actos electorales,
República y, en especial, en su último dado que tampoco existían partidos
siglo de existencia, que nuevos decre­ en el sentido m oderno de la palabra.
tos intentaron sin éxito frenar. El candidato debía procurar con ayu­
La secuencia de magistraturas en da de sus amigos hacerse conocer para
jerarquía ascendente constituye una lograr el máxim o apoyo posible. Es el
de las más características técnicas gu­ lla m a d o am bitus (de ambire, « d ar
bernam entales a las que hay que atri­ vueltas»), que el candidatus cumple,
buir el éxito de la práctica rom ana de revestido de una toga blanca (candi­
gobierno. El cursus honorum provee da), de ahí el nombre. No podía evi­
en la vida pública continuam ente de tarse en todo caso u n a violenta pro­
u na élite socialmente hom ogénea de paganda electoral entre los distintos
políticos, la mayoría dé los cuales eran candidatos, que no prescindía siquie­
miembros de las familias dirigentes ra de la utilización de métodos ilega­
de la nobleza patricio-plebeya, de la les, como la corrupción con dinero o
que tradicionalmente se había extraí­ regalos de los votantes. Sucesivas le­
do la magistratura. Así, Roma era go­ yes de ambitu intentaron frenar esta
b ernada por profesionales política y práctica, pero, si hacemos cuenta del
adm inistrativam ente, que desde los gran núm ero que conocemos a lo lar­
rangos inferiores iban ascendiendo go de los dos últimos siglos de la Re­
hasta las más altas magistraturas. Las pública, no lograron resolver el pro­
limitaciones y restricciones de la ca­ blema, siempre acuciante. Para esta
rrera p ú b lic a p re v e n ía n que c u a l­ p rop ag and a era necesario, como es
quier m iem bro in d iv id u a l p ud iera lógico, a b u n d a n te dinero, de cuyo
perpetuarse en el cargo y utilizar el gasto el elegido procuraba resarcirse
poder abusivamente. en la gestión anual de la magistratura
que, en gran parte, necesitaba para la
Las elecciones a la magistratura siguiente cam paña, al intentar alcan­
Los magistrados eran elegidos por las zar el escalón superior.
a s a m b le as p o r ce n tu rias (para las La elegibilidad para la magistratura,
magistraturas superiores: consulado, abierta en principio para todo ciuda­
pretura y censura) o por tribus (para dano en posesión de las condiciones
las magistraturas inferiores: tribuna­ requeridas, en la práctica quedaba
28 Akal Historia del Mundo Antiguo

fuertemente limitada a una minoría procurarse, al faltar un aparato buro­


muy restringida, la nobilitas, la élite crático estatal, el personal necesario,
d irig e n te de la n o b l e z a p a tric io - tanto para el trabajo físico como para
plebeya. Y sobre todo el consulado el administrativo, generalmente pro­
era de hecho un m onopolio de un nú- cedente del personal auxiliar de su
mero restringido de familias nobles. casa, libertos o esclavos. Sin em bar­
Entre 366 y 63 sólo unos cuantos ciu­ go, poco a poco fue desarrollándose
d a d a n o s al m argen de la n obleza un aparato estatal especializado, for­
—quince en total— lograron superar m ado y pagado a expensas públicas,
la barrera de la nobleza y acceder a la nutrido por esclavos del Estado o indi­
magistratura máxima. Estos homines viduos libres y organizado en corpo­
novi, sin embargo, sólo lograron la m a­ raciones. Estos apparitores, como se
gistratura apoyados por familias de la den om inab a en conjunto, cubrían las
nobilitas. Por consiguiente, al margen funciones administrativas más preci­
de raras excepciones, el gobierno de sas. Entre ellos tenían el rango más
Roma era un rígido monopolio de la elevado los scribae; a su lado, los licto­
aristocracia de nacimiento, com pleta­ res. a los que se añadían recaderos
da con elementos plutocráticos. Las (viatores) y pregoneros (praecones), en­
razones del m antenim iento de este tre otros.
monopolio en los cargos públicos por
un grupo relativamente pequeño de e) Enum eración de las
familias nobles eran en prim er lugar magistraturas
que sólo ciudadanos en posesión de U na vez expuestos los principios ge­
u na gran fortuna po dían ejercer la nerales podem os detenernos breve­
magistratura, un cargo estrictamente mente en exponer los rasgos más so­
honorario unido a pesados dispen­ bresalientes de las correspondientes
dios. En segundo lugar, la oligarquía magistraturas.
senatorial consideró siempre la m a ­
gistratura como un monopolio exclu­ Consulado
sivo y lo defendió con los poderosos
medios políticos, económicos y socia­ Los có n su les son los m agistrad os
les que poseía. Y, por último, las cla­ s u p e r io r e s del E s ta d o r o m a n o y,
ses bajas tradicionalm ente respeta­ co m o tales, les co rrespo nd e la di­
ron este privilegio social y político y r e c c ió n de los a s u n t o s p ú b lic o s .
nunca desearon participar en el go­ C o m o m ag istrad o s ep ó n im o s d an
bierno de Roma. nom bre al año en el que cum plen su
función. Sus orígenes son oscuros:
Consilium y personal auxiliar del tras la eliminación de la m onarquía y
magistrado después de una serie de etapas en las
El ejercicio de la magistratura por in­ que la dirección del Estado es puesta
dividuos que hab ían de revestir año en m an o s de diferentes instancias
tras año distintas funciones excluía (praetor maximus, praetores consules,
una especialización. Ello hacía im ­ decemviri, tribuni militum consulare po­
prescindible el recurso, p or un lado, a testate), la magistratura se sedimenta
un consilium de colaboradores; por definitivamente en el 367 con la elec­
otro, a un p ersonal adm inistrativo ción de un consul patricio y otro ple­
competente. El primero generalmente beyo. Los cónsules heredan el anti­
se escogía de entre el grupo de amigos guo imperium real sólo limitado por
del magistrado, au nq ue .su composi­ los principios de la anualidad y de la
ción estaba fijada de m anera estricta. colegialidad y encarnan por ello el
Respecto al segundo, en principio, poder estatal: disponen por tanto del
era el propio magistrado quien debía m an d o militar supremo y del gobier-
Instituciones políticas de la República rom ana 29

Detalle del Friso de los Misterios de


Pompeya (hacia el 60 a.C.).
30 Akai Historia dei Mundo Antiguo

no de la ciudad. De ellos depende, campo fundam ental abarcaba la a d ­


bajo la autoridad y el control del Se­ m inistra ció n de justicia entre c iu ­
nado, la conducción de la guerra: lle­ dadanos, se añadió el praetor peregri­
van a cabo los reclutamientos de tro­ nus, encargado de la justicia entre ro­
pas, n om bran los oficiales, im ponen manos y extranjeros (peregrini). Con
las contribuciones para las necesida­ la conquista de los primeros territo­
des militares y cuentan con u n dere­ rios extaitálicos, Sicilia y Córcega-
cho de coercido, de jurisdicción sobre Cerdeña, se crearon en 227 dos nue­
las tropas. En la ciudad convocan vos pretores, con u na función total­
y presiden los comicios centuriados y mente distinta: la directa adm inistra­
por tribus, así como el Senado. P u e­ ción de estos nuevos ámbitos de com ­
den p ro p o n e r leyes y tienen igual­ petencia o «provincias», que en 197
mente un papel en materia financie­ con la creación de las dos nuevas cir­
ra. Sin embargo, con el tiempo, con la cunscripciones de Hispania, doblan
expansión de la administración, tiene su número. Esta distinción entre pre­
lugar un desarrollo de la función p ú ­ tores jurisdiccionales (dos) y pretores
blica que, al asignar tareas específi­ provinciales (cuatro) fue objeto de
cas a otros magistrados, priva a los transform ación durante la dictadura
cónsules, si no legalmente, sí de he­ de Sila, que aum entó su núm ero a
cho de m uchas de sus funciones ori­ ocho y unificó sus competencias, en
ginales. En consecuencia, en la tardía el ámbito de la administración de jus­
República, relativamente pocas de es­ ticia. Sólo tras el cumplimiento de su
tas funciones recaen en manos de los cargo en Rom a como jueces re c ib a n
cónsules a excepción del m ando mili­ a continuación, como propraetores, el
tar y de ciertas ceremonias de Estado gobierno de las provincias.
y sus efectivos poderes term inan por La actividad de los pretores resulta
ser una representación más o menos de las competencias generales que les
simbólica en su persona de la conti­ p ro p o rcio n a la posesión del im pe­
nuidad de la com unidad estatal. No rium. Aunque, como se ha dicho, la
obstante se m antiene durante todo el función fundam ental de los dos pre­
período republicano la importancia tores residentes en Rom a —el praetor
política y el prestigio social de la fun­ urbanus y el peregrinus— era la adm i­
ción consular que es acaparada como nistración de justicia, como portado­
monopolio de la nobilitas. res del imperium estaban autorizados
a convocar tam bién asambleas y Se­
Pretura nado, dirigir las sesiones y presentar
O r i g i n a r ia m e n t e , en la t e m p r a n a propuestas. Ante todo eran los preto­
República, el pretor parece que fue res los que dirigían las asambleas para
un tercer magistrado igual en rango la elección de los magistrados inferio­
a los cónsules que, tras la reforma res. En cuanto a los pretores provin­
constitucional del 367, fue subordi­ ciales, dotados de imperium militiae al
nado a ellos con funciones específi­ ejercer su función fuera de Roma,
camente jurisdiccionales. Especiali­ contaban con un poder ilimitado que
zado, pues, en la adm inistración de incluía la dirección del ejército, la
justicia, el praetor urbanus conservó el coercitio y la administración de justicia.
imperium, pero de categoría inferior y,
por tanto, subordinado a los cónsu­ Edilidad
les. La pretura se fue desarrollando al C o m o m a g i s t r a t u r a i n f e r io r a la
compás de la complicación del a p a ­ p r e t u r a y p r i v a d a de im p e r iu m ,
rato de Estado y de la expansión de el colegio de los ediles estaba com ­
Roma, siempre en el ámbito de la j u ­ puesto po r cuatro miembros em p a ­
risdicción. Al praetor urbanus, cuyo rejados, los dos ediles patricios o
Instituciones politicas de la República rom ana 31

curules y los dos plebeyos. El origen y tricio, lo que significaba un derecho


función de esta magistratura hay que de intercessio o veto, que podía llegar a
buscarlo en los órganos que se dio la la absoluta paralización dél aparato
plebe para luchar contra el estado p a­ de Estado. Tras la equiparación de los
tricio, con dos ediles como guardia­ estamentos, el tribunado de la plebe,
nes de los templos y archivos plebe­ reunido en un colegio de diez miem­
yos, que, una vez finalizada la lucha bros, fue integrado con sus especiales
en el 367, se integraron como magis­ características, en el nuevo Estado
trados públicos y fueron duplicados patricio -p lebeyo c o m o m ag istrado
en núm ero con la inclusión de otros público y extendió sus funciones a
dos patricios. Poco después, estos todo el cuerpo ciudadano como pro­
cuatro ediles, aún diferentes por sus tector del pueblo contra posibles abu­
nombres, fueron igualados en sus ta­ sos de la autoridad de los cónsules y
reas, fundam entalm ente de naturale­ del resto de los magistrados. De su
za policial en el interior de Roma, papel de protector del pueblo desa­
que com prendían el control de calles, rrolló la potestas tribunicia la función
edificios y mercados, así como la res­ de velar también por el propio Esta­
ponsabilidad del abastecimiento de do, res publica y, por tanto, competen­
víveres a la ciudad. La importancia cia del pueblo, entendiendo en proce­
política de esta magistratura estaba, sos que hubiesen dañado los intereses
sin embargo, en la tarea específica del Estado, como los casos de alta
que les en c o m e n d a b a la org a n iz a­ traición (perduellio) o los que atenta­
ción de los juegos públicos del Esta­ ban a la dignidad del pueblo romano
do, ocasión extraordinaria de p ro p a­ (maiestas). Finalmente, su carácter de
ganda electoral. magistrados específicos de la plebe
les autorizaba a presidir las asam ­
Tribunado de la plebe bleas plebeyas, los concilia plebis, en
Ocupa un puesto especial en el conjun­ donde, por medio de los plebiscitos,
to de la magistratura romana. El tribu­ se desarrollaba la fundamental tarea
nado fue, como la edilidad plebeya, legislativa del Estado, pero también
creado en la lucha de estamentos como p o d ía n , en ciertas circ u n s ta n c ia s ,
instrumento de los plebeyos contra la convocar al Senado.
aristocracia patricia y, en consecuen­
cia, tuvo en principio un carácter re­ Cuestura
volucionario. Puesto que el tribuno El grado más bajo de la magistratu­
no formaba parte del orden estatal y, ra p ro p iam e n te dicha era la cues­
en consecuencia, sus acciones no es­ t u r a , cu y a f u n c ió n f u n d a m e n t a l
taban aseguradas, los plebeyos le do­ consistía en la ad m in istració n del
taron contra los patricios de un tabú tesoro público, questores aerarii, y la
religioso que le protegía de agresio­ protección del archivo del Estado,
nes y que convertía a todo aquel que guardado en el templo de Saturno. Su
atentara contra su persona en m aldi­ núm ero originario de dos fue aum en­
to (sacer): el tribuno, por tanto, era in­ tado a cuatro a finales del siglo iv
violable (sacrosanctus). Com o magis­ para disponer de administradores del
trado de la plebe su función principal erario militar. En 267 fueron creados
era la protección de los plebeyos con­ otros cuatro, y Sila elevó su número a
tra los magistrados patricios, el auxi­ veinte. Este creciente núm ero se justi­
lium, que podía cum plir por iniciativa ficaba por la necesidad de disponer
propia o a instancias de un plebeyo. de oficiales de la administración cua­
Este auxilium se operaba de hecho en lificados para el servicio en Italia y en
la prohibición im partida por el tribu­ las provincias, a las órdenes directas
no a la acción de un magistrado p a ­ del gobernador correspondiente. Es-
32 Akal Historia del Mundo Antiguo

incluidos en los respectivos grupos y,


por ello, era necesario revisar y com ­
pletar c o n tin u a m e n te las listas en
donde se hallaban inscritos, tarea en­
com endada a dos censores, elegidos
norm alm ente cada cinco años, a u n ­
que en la tardía República encontra­
mos a veces períodos más largos. Esta
operación del censo, es decir, la con­
fección y control de la lista de ciuda­
danos y su reparto, en orden al servi­
cio m ilita r y al trib uto, en clases
censitarias y tribus, necesario tam ­
bién para el desarrollo de la vida po­
lítica, no era simplemente una labor
mecánica: estaba im buida de signi­
ficado religioso, puesto que la opera­
ción se interpretaba como una autén­
tica renovación del pueblo romano,
con ceremonias solemnes de purifica­
Busto de A. Postumio Albino,
sobre una moneda
ción, la lustratio, que, al celebrarse
(comienzos del siglo I a.C.). cada cinco años, explica el nombre
de lustrum que los romanos dab a n al
tos quaestores provinciales desarrolla­ período de tiempo entre una y otra
ron competencias superiores a los de ceremonia, conservado en los idio­
sus colegas urbanos. En la provincia, m as ro m án icos con su significado
el cuestor era no sólo el responsable temporal.
de la adm inistración financiera sino La lex Ovinia, entre el 318 y 312, les
representante y sustituto del goberna­ otorgó una nueva y decisiva com pe­
dor en la adm inistración provincial y tencia' al traspasarles la antigua fun­
en el m an d o del ejército. N o rm a l­ ción consular de confección de las
mente incluso le era traspasada una listas de senadores. De este control
parte de la ad m in istració n de j u s ­ sobre el conjunto del cuerpo ciudada­
ticia. no y sobre el órgano superior del Es­
Censura tado derivaría su función de supervi­
sores de las costumbres y guardianes
Entre los magistrados, en parte, ex­ de la moral. N aturalm ente para su
t r a o r d in a r i o s , q u e no e r a n e leg i­ efectivo cumplimiento disponían de
dos a n u a lm e n te , sino en p eríodos medios de coacción, en especial la
de tiem po m ás largos o sólo p ara nota censoria, mediante la cual p o ­
necesidades especiales, son sin duda dían tachar de la lista de senadores a
los censores los más importantes. Su individuos no dignos o, en el caso de
existencia se conexiona con la idea c iu d ad a n o s com unes, incluirlos en
fundamental de que el cuerpo ciuda­ u na clase inferior o simplemente sus­
dano no es nunca la simple suma de traerles sus derechos políticos. Del
individuos, sino una com unidad or­ control sobre las personas se derivó el
denada po r determ inados principios, control sobre las finanzas y obras p ú ­
en Roma, cunas, tribus y centurias. blicas, así com o la responsabilidad
Naturalm ente, año tras año se m odi­ de poner en arriendo las fuentes de
ficaba, con la muerte, la inclusión de ingreso del Estado, tributos, im pues­
nuevos ciudadanos o los cambios de tos, minas, tierras comunales y otros.
fortuna, el núm ero de los ciudadanos Se com prende que el poder que todas
Instituciones politicas de la República rom ana 33
estas funciones en trañaban obligase en circunstancias externas o internas
a la elección para el cargo de perso­ especialmente graves, cuando se hi­
nas especialmente responsables, en ciera necesaria la concentración de
general ex cónsules y, por ello, la m a­ poder en unas únicas manos para una
gistratura confería el más alto presti­ acción más eficaz, naturalmente con
gio a su portador, aunque no com por­ u na limitación temporal. El dictador,
tara el imperium y aun que su ámbito como magistratura republicana, no es
de competencia fuera restringido. elegido por los comicios, sino n om ­
brado solemnemente por el cónsul;
Dictadura él, a su vez, elige un lugarteniente, el
T am bién m a g istratu ra de c a rác te r magister equitum o jefe de la caballería,
extraordinario, sus orígenes son os­ com enzando así su función, que no
curos. La teoría m ás atra y en te la puede sobrepasar un período de más
c o n s i d e r a r e s t a u r a c i ó n te m p o r a l de seis meses, tras el cual se restaura
del prim itivo m a g is tra d o re p u b li­ la m agistratura o rdin aria consular.
c an o, sustituto del rey a la caída La concentración de poder del dicta­
de la m onarquía y único investido dor es tan fuerte que contra él no tie­
de la plenitud del poder, sin limita­ ne validez ni el derecho de veto de los
ciones, como solución de emergencia tribunos de la plebe ni, durante mu-

Decoración mural de la Villa de los Misterios


de Pompeya (hacia el 60 a.C.).
34 AkaI Historia del Mundo Antiguo

cho tiempo, el de apelación ante el quattuorviri praefecti Capuam Cumas,


pueblo. Esta magistratura, utilizada auxiliares,praetor urbanus y sus repre­
con frecuencia durante los primeros sentantes jurídicos en las ciudades
siglos de la República y aún durante italianas de C apu a y Cumas.
la segunda guerra púnica, fue hacién­
dose cada vez más rara. A ello contri­ 2. El Senado
buyó tanto el desprestigio al que la
condujeron sus últimos detentadores, Miembros
como la ausencia de situaciones de El Senado, originariamente «consejo
excepción producidas por u n peligro de ancianos» (senes), compuesto por
exterior, para el que generalmente era los jefes de los grupos gentilicios ro­
instaurada (dictadura rei gerundae cau­ manos, se desarrolló a lo largo de la
sa, «para conducir la guerra»). Las República como un consejo supremo
dos dictaduras tardías del siglo I a. C , destinado a asesorar a los magistra­
las de Sila y César, nada tienen que dos. En un principio sus miembros —
ver con la magistratura propiam ente unos trescientos— debían ser elegidos
dicha: fueron simplemente un expe­ por la magistratura suprema —praetor
diente para legitimar un poder alcan­ m axim us, praetores y, f in a lm e n te ,
zado como consecuencia de u n golpe cónsules— de entre los antiguos altos
de estado militar. magistrados y las personas que sobre­
salieran por sus cualidades y, lógica­
El viqintisexviratus mente, por su posición social. El nom ­
Aún, como paso previo al cursus ho­ bre de patres dado a los senadores
norum, y si no como magistratura hace sin duda referencia al carácter
propia al menos como función regu­ patricio de sus miembros, y de hecho
lar, existen una serie de ejercicios p ú ­ el Senado fue baluarte del Estado p a ­
blicos encom endados a un núm ero tricio durante el prim er siglo y medio
determ inado de colegios. La suma to­ de la República. Pero a lo largo de la
tal de sus miembros, veintiséis, daba lucha de estamentos debió admitir en
el nom bre a esta antesala de la magis­ su seno tam bién a elementos plebe­
tratura, vigintisexviratus, que el joven yos con el carácter de «adscritos»,
aristócrata, dispuesto a hacer carrera conscripti, y de ahí la fórmula corrien­
política, debía cumplir, después de temente usada a lo largo de la R epú­
un servicio de diez años en el ejército blica de patres conscripti para referirse
como tribuno militar. El vigintisexvi­ a los m iem bros de la cámara. La lex
ratus englobaba funciones adm inis­ Ovinia, entre el 318 y el 312 a. C., tras­
trativas, como los tresviri monetales, pasó a los censores la tarea de n o m ­
encargados de la acuñación de m one­ brar a los senadores con la prescrip­
da de cobre en nom bre del Senado; ción de elegir para formar parte de la
policiales como los quattuorviri via­ institución optimum quemque ex omni
rum curandarum y los duumviri viis ordine, «los mejores de cada catego­
purgandis, que controlaban la limpie­ ría», lo que presuponía la inclusión
za, bajo la dirección de los ediles, de de los antiguos magistrados superio­
las vías del interior de Roma, y juris­ res con otras personas de reconocida
diccionales, como los tresviri capitales, categoría, au nqu e no hubiesen reves­
auxiliares de los magistrados con im ­ tido aún una magistratura. Desde fi­
perium y responsables de las ejecucio­ nales del siglo III a. C. fueron inclui­
nes capitales, decemviri stlitibus iudi- dos los ediles curules y a partir de fi­
candis, que juzgaban.los procesos de nales del siglo II, los tribunos de la
libertad, es decir, procesos en los que plebe y los ediles plebeyos. Sila en el
se trataba del carácter libre o esclavo 81 a. C. admitió por último tam bién a
de un individuo determinado, y los los cuestores y decretó que la investi-
Instituciones políticas de la República rom ana 35

El tribunado de la plebe cargados de c o m p letar cada cinco


En su diálogo Sobre las leyes, Cicerón años la lista de senadores. Pero se
pone en boca de su hermano Quinto un hizo usual que entre dos períodos de
violento ataque contra el tribunado de la censura fueran aceptados en el Sena­
plebe. do los correspondientes ex magistra­
Pero yo querría saber, hermano, qué dos aun antes de su nom bramiento
opinión tienes tú sobre esta potestad [el tri­ oficial en la respectiva lectio Senatus,
bunado de la plebe] ya que a mí me pa­ co m o u n a n ueva ca tegoría, la de
rece funesta por cuanto nació en la sedi­
aquellos que «estaban autorizados a
ción y para la sedición. Si recordamos su
origen, vemos que nació en medio de una
expresar su opinión en el Senado»
guerra civil, invadidos y asediados los ba­ (quibus in senatu sententiam dicere
rrios de Roma. Después fue rápidamente licet).
suprimido, en virtud de la ley de las Doce En consecuencia a lo largo de la
Tablas, com o si se tratara de un parto República la inclusion en el Senado
monstruoso y al poco tiempo, no sé cómo, se produce por elección p o p u la r y
volvió a nacer, aún más repugnante y cri­ n o m b ra m ie n to de los censores. El
minal, pues ¿qué fechoría dejó sin come­ pueblo elegía no directamente, pero
ter? Para empezar, cosa digna de su im­ sí de forma indirecta al senador en
piedad, suprimió todos los honores de los
tanto en cuanto los censores, al com ­
senadores y corrompió y alteró a lo más
alto y a lo más bajo al equipararlos entre sí. p l e t a r el a l b u m de t r e s c i e n t o s
Ni siquiera se detuvo después de haber miembros exigido en cada lectio Sena­
ofendido el prestigio de los nobles. Pues, tus, debía tener en cuenta a todos los
aunque pasemos por alto a C. Flaminio y ex magistrados. El nom bram iento era
demás historias ya muy antiguas, ¿qué au­ vitalicio, salvo expulsión, y el número
toridad les dejó a los notables [boni viri] el de trescientos se mantuvo invariable,
tribunado de Tiberio Graco? Aunque ya a pesar de ciertos intentos infructuo­
cinco años antes, C. Curiacio, tribuno de la sos, hasta la dictadura de Sila, que
pleble, el más despreciable y vil de los dobló sus electivos para incluir a sus
hombres había encarcelado, algo nunca
partidarios. César elevó todavía esta
visto hasta entonces, a los cónsules —ésos
sí que eran grandes hombres— D. Bruto y cifra a novecientos, pero Augusto la
P. Escipión. Pero y el tribunado de C. rebajó a seiscientos, núm ero constan­
Graco, ¿acaso no corrom pió a toda la Re­ te ya a lo largo del Alto Imperio.
pública con los puñales que, según dijo,
arrojó al foro para que los ciudadanos Funcionamiento
combatieran entre sí? Y ¿qué diré de Sa­ Jurídicamente el Senado era sólo un
turnino, de Sulpicio y de los demás, de consejo perm anente destinado a ase­
quienes la República no pudo librarse sino sorar a los magistrados con la autori­
por la fuerza de las armas?... Por ello,
apruebo en este punto decididamente a
dad que le otorgaba la experiencia y
Sila quien, con una ley suya, quitó a los tri­ prestigio de sus miembros. En conse­
bunos la potestad de cometer injusticias y cuencia, las decisiones del Senado no
les dejó la de prestar protección. eran legalmente vinculantes y adop­
taban exteriormente la forma de reco­
Cicerón, Sobre las leyes 3. 19-22 mendación como expresión de la opi­
nión de la cámara sobre u n asunto
dura de este prim er grado de la m a ­ determ inado o como exhortación a
gistratura ya daba automáticamente los magistrados a adoptar una deci­
derecho a la entrada en el Senado. sión pública concreta «si les parece
Desde entonces el Senado se convir­ buena y en interés del Estado». Lo
tió en una asamblea de ex magistra­ mismo que las asambleas populares,
dos. Aunque con ello el papel de los tam p oco el S enado pod ía reunirse
censores quedó muy limitado, siguie­ por iniciativa propia: necesitaba ser
ron siendo estos magistrados los en- | convocado p o r u n m agistrado con
36 Aka! Historia del Mundo Antiguo

derecho a ello (ius agendi cum senatu, ta, formando grupo (pedibus in senten­
ius referendi ad senatum), n orm alm en ­ tiam ire) alrededor del senador corres­
te los portadores del imperium, cónsu­ pondiente. De ahí el nombre de peda­
les y pretores, y posteriormente los tri­ rii que estos senadores recibían. Ésta
bunos de la plebe. El Senado se reu­ era la forma de votar, por separación
nía en locales cerrados, en edificios de los senadores en dos grupos, según
especialm ente dedicados a este fin su opinión (discedere). Si se juzgaba
(las curias, de las que había varias en conveniente la decisión así adoptada
Roma) o en el interior de determ ina­ por mayoría se redactaba por escrito:
dos templos. Las sesiones estaban re­ era el llam ado senatusconsultum.
guladas con m ucha precisión. El m a­
g is tra d o qu e h a b í a c o n v o c a d o la Competencias
r e u n ió n y q ue a c tu a b a al m ism o No es fácil expresar de m odo concre­
tiempo de presidente presentaba las to las distintas competencias del Se­
cuestiones objeto de discusión (rela­ nado. Su significación para la Roma
tio) en forma de discurso, del que se republicana era esencialmente mayor
derivaban propuestas concretas, so­ que su función en sentido estricto.
bre las que el Senado había de dar su Frente a los magistrados renovados
opinión (sententia). La sucesiva inter­ anualmente, el Senado representaba
vención de los patres se ajustaba a un el núcleo firme y duradero del Esta­
estricto orden de dignidades: carácter do, el elemento que otorgaba a la p o ­
patricio o plebeyo de sus miembros y, lítica rom ana su estabilidad y consis­
sobre todo, magistraturas revestidas tencia. Y si bien en sentido estricto el
por cada senador, que determ inaban Senado no gobernaba en su papel de
su locus o rango. El más alto corres­ consejero de los magistrados, de he­
po ndía a los antiguos dictadores y cho puede considerarse como el au ­
censores, seguido por los consulares, téntico gobierno de Roma. El peso
antiguos pretores, ediles y tribunos, y, del Senado y su ámbito de com peten­
finalmente, cuestores, que, en cada cias fue creciendo con la expansión
categoría, a su vez, se o rd enaban se­ de R om a y su transformación en una
gún la edad. El senador con mayor potencia mundial. Com o consejo de
dignitas era llam ado princeps senatus y los magistrados, el Senado, era en úl­
su puesto se consideraba un gran h o ­ tima instancia el punto de confluen­
nor. Cada intervención se cerraba con cia de la nobilitas dirigente y, como
una propuesta concreta (censeo) y no tal, se com prende que prácticamente
existían reglas fijas sobre el derecho entendiera en cualquier asunto de in ­
de hacer uso de la palabra, en gene­ terés para la dirección del Estado. Si
ral, ilimitado, lo mismo que el tiempo tenemos en cuenta que los magistra­
utilizado en las distintas intervencio­ dos eran los órganos ejecutivos de la
nes, que podía en ocasiones conver­ voluntad del Senado, puesto que en él
tirse en un medio de obstrucción. In ­ se integran, de él salen y a él revier­
clu s o ni s i q u i e r a era o b lig a to r io ten, se com prende que toda la activi­
mantenerse ceñido al tema concreto dad estatal se encuentre prácticam en­
de la cuestión planteada; también po­ te en sus manos, actividad múltiple
d ía n pre sen tarse pro p u e sta s sobre que abarca los ámbitos de la religión,
otros asuntos con la fórmula ceterum política exterior, finanzas, adm inis­
censeo («por lo demás opino»). N a tu ­ tración y orden interno.
ralmente no todos los miembros del En el ámbito de la religión, es el Se­
Senado expresaban su o pin ión , en es­ nado el guardián de los cultos de la
pecial los incluidos en las categorías ciudad y decide sobre la dedicación
más bajas que, en general, se limita­ de templos, adm isión de nuevos dio­
ban a adherirse a una u otra propues­ ses, fijación de fiestas...
Instituciones políticas de la República rom ana 37
Aka I Historia del Mundo Antiguo
38

1. Tem plo de S a tu rn o
2 . T a b u lla riu m
3. R ostra d e épo ca de C ésar ' Ί
4 . R ostra de épo ca re p u b lica n a
5. M arsias
6. Lacus C urtiu s
7. L apis N iger
8. Basílica Porcia
9. C uria H ostilia
1 0 . C uria Julia
1 1 . Foro de C ésar
1 2 . Basílica Em ilia

Planta del Foro romano en el 42 a.C.


(según P. Zanker y O. Bronck).

Es, sin duda, en el ámbito de la p o ­ ción de guerra y los acuerdos de paz


lítica exterior donde el papel del Se­ han de contar tam bién con la ratifica­
nado aparece con mayor intensidad. ción del pueblo, pero se trata de ac­
Decide las operaciones militares y tos solemnes cuyo cumplimiento las
prop orcion a los m edios necesarios más de las veces es mecánico y for­
para llevar a cabo las cam pañas, a u ­ mal, decidido ya previamente en el
torizando las levas e impuestos preci­ seno del consejo senatorial.
sos; ratifica los tratos llevados a cabo En el ám bito interno, una función
por los magistrados en el extranjero; fundam ental es la relativa a las finan­
distribuye las provincias y, en defini­ zas públicas, en las que ejerce el papel
tiva, lleva de m anera cotidiana los di­ de gestor del tesoro (aerarium). En su
versos aspectos de la diplomacia, con nom bre se acuña el num erario —de
el envío de em bajadas o legaciones ahí las siglas S C, ex senatoconsulto, de
sacadas de entre sus miembros, y la los reversos m onetarios—, y cumple
recepción, como m áxim o organismo el papel de adm inistrador de los bie­
estatal, de las delegaciones de aliados nes públicos, en especial, del ager p u ­
y súbditos. Es cierto que, en este á m ­ blicus o tierras com unales y de los
bito de política exterior, la declara­ arrendam ientos de los recursos esta­
Instituciones politicas de la República rom ana 39
tales, tributos, minas, bosques... En gistrado, podía entrar en vigor sin la
definitiva, el Senado posee el control autorización del Senado. Sin em bar­
general del orden y la paz interior, go, en el desarrollo de la República,
que tiene su m áxim a expresión en el esta supervisión y control absoluto
llam ado senatusconsultum ultimum por del Estado fue debilitándose: por un
el que el Senado, con la fórmula vi­ lado, las leges Publiliae Philonis (339) y
deant consules ne re publica detrimen­ la lex Maenia (de fecha incierta dentro
tum capeat («que los cónsules p ro ­ del siglo III) la limitaron a un carác­
vean para que la res publica no sufra ter m eram ente preventivo, es decir,
daño»), autorizaba a la magistratura anterior a la votación en las asam ­
suprem a a hacer uso de su imperium bleas; por otro, la lex Hortensia de 287
en el propio ámbito sagrado de la ciu­ reconoció a los plebiscitos, que no
dad, sin la limitación de las libertades necesitaban de la auctoritas del Sena­
ciudadanas, es decir, a declarar el es­ do, la fuerza de ley.
tado de excepción.
Interregnum 3. El populus : la
Dos atribuciones conservaban los p a ­ ciudadanía romana
tres de los tiempos oscuros del Estado
patricio que, por ello, sólo podían ser En Roma el ciudadano (civis) forma
ejercidas por senadores de origen p a ­ parte de la com unidad, pero la ciuda­
tricio, el interregnum y la llam ada auc­ danía no implica ninguna referencia
toritas patrum. La primera supone la a un principio de territorialidad. El
pervivenda de una vieja tradición se­ derecho de ciud adanía (ius civitatis)
gún la cual, cuando desaparecen los supera m uy am p liam en te la Urbe.
magistrados supremos, portadores de Roma mantuvo siempre un lazo es­
los auspicios, por ejemplo, por m uer­ trecho entre el derecho de ciudadanía
te de ambos cónsules, éstos vuelven a y la libertad: no concibe a los ciuda­
los patres, es decir, a los senadores p a­ danos más que como hom bres libres,
tricios, auspicia ad patres redeunt. de tal modo que la pérdida de liber­
C om o sólo pueden transm itirse de tad e n tra ñ a p a ra le la m e n te lade la
forma personal, los patres nom bran ciudadanía romana.
de entre sus miembros un interrex d u ­ El cuerpo de ciudadanos romanos,
rante cinco días, en cuya figura se los quirites, se ha desarrollado parale­
produ ce el «resurgim iento» de los lamente a la extensión de la ciudad y
auspicios. Éste los transmite, al cabo el aum ento de población por un lado,
de este plazo, a un segundo interrex, pero tam bién por la concesión del de­
capacitado ya sacralmente, por haber recho de ciudadanía hecho a extran­
recibido los auspicios de otra perso­ jeros al compás de la conquista y de
na, para, a su vez, transmitirlos a los la colonización. Teniendo en cuenta
nuevos cónsules, si ya h a n sido elegi­ datos de Tito Livio sobre los ciudada­
dos, o en otro caso a continuar cada nos aptos para el servicio militar en el
cinco días la rotación entre los distin­ siglo ni a. C., la población de Roma
tos patres hasta que la elección se con derechos civiles alcanzaría apro­
produzca. xim adam ente el millón de personas,
m uchas de ellas residentes fuera de la
Auctoritas patrum Urbe, puesto que la cualidad de ciu­
Por su parte, la auctoritas patrum, dadano, ligada primitivamente al ori­
como antigua función del consejo p a­ gen y a la residencia, se transforma
tricio, significaba que ninguna deci­ en estatuto jurídico.
sión popular, ya fuera legislativa o Se es ciudadano rom ano natural­
concerniente a la elección de un m a­ mente y sobre todo por nacimiento, si
40 Akal Historia del Mundo Antiguo

se cumplen los presupuestos jurídicos La ciudadanía rom ana comporta el


indispensables: pad re ciu d a d a n o y disfrute de derechos civiles y políti­
matrimonium iustum, es decir, unión cos. Están entre los primeros el poder
conyugal acorde con las exigencias fi­ hacer uso de la form a ro m an a de
jad as por el derecho rom ano. Pero nom b re o ius tria nomina: nom bre
también se puede acceder a la ciuda­ personal, gentilicio y co gn o m en o
danía por naturalización, cum plien­ apelativo familiar; vestir la toga, la
do con determ inadas condiciones. El vestimenta itálica, contraer m atrim o­
derecho de ciudadanía otorgado a ex­ nio a efectos jurídicos del derecho ro­
tranjeros sólo juega en la República m ano (connubium) y gozar del dere­
un papel importante a lo largo de la cho de realizar actos jurídicos propios
etapa de expansión po r Italia, cuando del ius civile (commercium). Entre los
territorios y c o m u n id a d e s en teras derechos jurídicos, por su parte, se
fueron incluidos en el ager Romanus y encuentran el ius suffragii o derecho
recibieron con ello la ciudadanía. En de voto en las asambleas; el ius hono­
cambio, las concesiones individuales rum o derecho a ser elegido magistra­
sólo tienen lugar en casos excepcio­ do, el privilegio de servir en las legio­
nales y por decreto popular, hasta la nes y la posibilidad de apelar a la
tardía República en la que estas c o n ­ asamblea popular ante la condena de
cesiones se multiplican, sobre todo en un m agistrado (provocatio ad popu­
conexión con el ejército, cuando ge­ lum). Se añaden una serie de privile­
nerales rom anos fueron autorizados gios económicos y fiscales, como la
a otorgar la ciudadanía a soldados exención, a partir de 168 a. C., del im ­
auxiliares al servicio de las armas ro­ puesto directo (tributum) o el derecho
manas. Sin embargo, hay una forma a distribuciones gratuitas de grano y
particularmente importante de acce­ otras liberalidades públicas.
so individual, la em ancipación, por la La com unidad de ciudadanos con
que el esclavo recibe de su amo con la plenitud de derechos, el populus, p ar­
libertad el derecho de ciudadanía con ticipa en la vida pública a través de
ciertas limitaciones. las asambleas, los comicios.
La ciu d a d a n ía com porta grados.
Frente al civis optime iure, de plenos Las asambleas populares:
derechos, se encuentran los m encio­ caracteres generales
nados libertos, privados del derecho Las asambleas populares, de acuerdo
de acceder a las magistraturas hasta con el carácter de ciudad-estado de
la segunda generación, y, en los pri­ Roma, incluían a todos los ciudada­
meros siglos de la República, los lla­ nos. No existía, como en la mayoría
mados ciudadanos sin derecho de voto de estados antiguos, el principio de la
(cives sine suffragio), al parecer, habi­ representación: la presencia física era
tantes de determ inadas ciudades itá­ imprescindible. Pero además, la reu­
licas que, como consecuencia de tra­ nión de ciudadanos en asamblea no
t a d o s o c o n c e s i o n e s de R o m a , era tumultaria, sino invariablemente
adquirían la ciudadanía al trasladar­ compuesta por la sum a de un co nju n­
se a la Urbe aunque sin derecho acti­ to de partes o grupos, en los que todo
vo y pasivo de voto. Estos cives sine el pueblo se o rd e n ab a según unos
suffragio eran inscritos en listas espe­ principios. En estos principios de or­
ciales, las tabulae Caeritum, y pronto denación está incluida la propia his­
alcanzaron la plena ciudadanía, a u n ­ toria de la civitas en sus diferentes es­
que -las citadas tabulae continuaron tadios de evolución. Pero el espíritu
existiendo para incluir en ellas a los romano, extraordinariamente conser­
ciudadanos privados por los censores vador, mantuvo a lo largo del tiempo
como castigo de su derecho de voto. los distintos criterios de ordenamien-
Instituciones politicas de la República rom ana 41

La votación en los comicios. Denario de P.


Licinio Nerva, pretor en el 103 a.C.

to, dando lugar a la división del pue­ 241 a. C. Finalmente, un tercer princi­
blo en base a tres principios distintos pio era el timocrático, de acuerdo con
y, como corolario, a la existencia p a ­ la fortuna de los ciudadanos, el repar­
ralela de al menos tres, o cuatro, dis­ to del pueblo rom an o en cinco clases
tintas asambleas que, si en particular censitarias, subdivididas en un nú­
representan cada una de ellas al con ­ mero mayor de centurias. En corres­
junto del populus, lo hacen desde dis­ pondencia con estos principios exis­
tintos puntos de vista. En este princi­ tían en Roma tres (o cuatro) asambleas,
pio descansa la comprensión del cier­ los comicios por curias, por tribus y
tamente com plicado sistema romano por centurias, sobre cuyas caracterís­
de asambleas. ticas vamos a incidir a continuación.
El m ás antiguo p rincipio era el
gentilicio, la división del pueblo por Comicios por curias
familias y linajes. En Rom a se orde­ Las asambleas más antiguas, proce­
naban según este principio las treinta dentes de época real y reducidas du ­
curias, procedentes de época real, que rante la República a puro formalis­
en la República clásica habían perdido mo, son los comitia curiata, en los
ya toda su significación. El segundo cuales el principio de ordenación del
principio era el territorial, la división pueblo son las treinta curias. Esta
del territorio de Rom a en determ ina­ agrupación no tenía ya vigencia en
dos distritos, en los que era inscrito época histórica, hasta el punto de que
cada ciudadano de acuerdo con su re­ m uchos ciudadanos ignoraban la cu­
sidencia, las tribus, 35 a partir del año ria a la que pertenecían. Por ello la
42 Akal Historia del Mundo Antiguo

asamblea quedó reducida a u n sim­ ac o rd e con esta co n trib u c ió n . En


ple formulismo, hasta ser sustituida a cualquier caso, en su forma evolucio­
veces por treinta lictores que repre­ n ad a y definitiva, alcanzad a como
sentaban a las curias. Sin embargo si­ muy tarde a finales del siglo IV, el or­
guieron conservando ciertas atribu­ den centuriado serviano constaba de
c i o n e s en g r a n p a r t e re li g i o s a s , 193 centurias, divididas en 18 de ca­
formularias pero importantes para la balleros (equites) y 175 de infantes,
vida pública: inauguratio del rex sa­ agrupadas en cinco clases censitarias:
crorum y de otros cargos sacerdotales; a la primera correspondían 80 centu­
reconocimiento de la validez de los rias; 20 de la segunda a la cuarta, y 30
testam entos y ad opc io ne s y, sobre a la quinta; en total, pues, 170, más
todo, votación de la lex curiata de im ­ cinco centurias al margen de la clasi­
perio, la concesión al magistrado co­ ficación censitaria, de las cuales cua­
rrespon diente del imperium, sin el tro incluían el elemento auxiliar del
que no podía legalmente ejercer sus ejército —c a rp in te ro s , h e r re ro s y
funciones. músicos— y la quinta la form aban
los proletarii o capite censi, es decir, la
Comicios por centurias gran masa de individuos que, no dis­
Los com icios ce n tu riad o s son, sin poniendo de un m ínim o de fortuna,
duda, por m uchos aspectos las asam ­ sólo podían contribuir al Estado con
bleas fundamentales del pueblo ro­ sus hijos (proles) o con su persona (ca­
m ano, cuyo principio de o rg aniza­ put). D ado que la estimación hecha
ción en centurias, agrupadas en cla­ por los censores se basa en los m e­
ses censitarias según la fortuna perso­ dios de fortuna de cada ciudadano, se
nal, corresponde en sus criterios de comprende que había muchos más in­
composición al propio ordenam iento dividuos en las clases inferiores —y
del ejército, au nque por supuesto no consecu entem en te en las centurias
se confunde con él. Este carácter de que les correspondían— que en las
asamblea del pueblo en armas queda superiores. Este hecho lo atestigua
subrayado por su lugar de reunión, Cicerón al afirm ar que en u na de las
fuera del pomerium, en el C am po de centurias de las clases inferiores h a ­
Marte. Sus orígenes, en gran parte bía más individuos que en toda la
aün objeto de controversias e hipóte­ primera clase en su conjunto. Ade­
sis, es claro que no corresponden a más, dentro de cada clase, los ciuda­
un momento histórico determinado, d a n o s se re p a rtía n en un nú m ero
por más que sus principios estén in­ igual de centurias según la edad: de
cluidos en la llam ada «constitución 18 a 45 años constituían las centurias
serviana», que se rem onta a época de iuniores, y de 46 en adelante las de
real. La c o n e x ió n entre ejército y seniores, por lo que se entiende, por
cuerpo ciudadano haría surgir la di­ un simple principio natural que, aún
visión de la población en una classis o en el interior de las clases, hay más
clase, con medios de fortuna suficien­ individuos en aquellas centurias que
tes para servir en el ejército, frente a en éstas. Se trataba pura y simple­
una infraclassem, que, por la falta de m ente de la aplicación estricta del
los mismos, ni estaba sujeta al servi­ principio timocrático, según el cual
cio militar, ni gozaba tampoco de de­ los derechos políticos y, por ende, el
rechos políticos. A lo largo del siglo v poder descansaban en un pequeño
esta classis unitaria comenzó a articu­ grupo oligárquico bajo una aparien­
larse en varias, para medjr con mayor cia formalm ente democrática, la de
precisión tanto la riqueza y, en conse­ participación de todos los individuos
cuencia, las cargas para con el Esta­ en los derechos políticos.
do, com o la p artic ip a ció n política Esta articulación estaba así prévis-
Instituciones politicas de la República rom ana 43

ta porque en las asambleas por centu­ tante, la pauta para las siguientes.
rias no era el individuo el que con su Entre 241 y 218 a. C. tuvo lugar una
voto singular expresaba su parecer, reforma de los comicios por centurias
sino que era la centuria la unidad de de carácter y alcance imprecisos. Las
voto. Así pues, al ser 193 las centurias fuentes que nos docum entaban sobre
y, por tanto, los votos, la mayoría ab ­ esta reforma —Livio y Dionisio— no
soluta se alcanzaba con 98, que era son suficientemente claras y explíci­
precisamente la suma de las centurias tas, aunque su propósito parece h a ­
de los equites (18) más las de la prim e­ ber consistido en relacionar el núm e­
ra clase (80). Si tenemos en cuenta ro de las tribus —que en 245 había
que la votación se realizaba por rigu­ alcanzado la cifra m áxim a de 35—
roso orden de las clases de superior a con el de centurias, de m odo que, a
inferior, y que, una vez alcanzada la partir de la reforma, las centurias vo­
mayoría, se p aralizaba la votación, tasen en el ámbito de las tribus, con­
pocas ocasiones se ofrecían a las cen­ virtiendo defacto a la tribu en unidad
turias de las clases inferiores para de voto, incluso en los propios comi­
ejercer su derecho de voto. Pero ade­ cios por centurias. Pero, sobre todo,
más esta votación estaba ya en gran parece que se intentaba retocar la dis­
parte inclinada desde sus comienzos tribución de las centurias en el inte­
por la existencia de la centuria prae- rior de las clases, para sustraer a la
rrogativa, elegida entre las más influ­ primera la mayoría absoluta y com­
yentes, que, al votar antes que las de­ pensar, en cierta m edida, las desi­
más daba con su decisión una especie gualdades de las respectivas clases.
de presagio y, lo que es más impor- Seguramente, para lograr tal fin, las

vi
i
! Basilica
Ί '
1 Porcia j
¡
i Γ 11
« 1
Career i1---- — ----- — J11¡ 1
1

{Curia Hostilia i

p
Columna /, / " * # ' 4® \
Maenia ¡ *>1* N

i S %III»" \ \
í "¡lili Com itlum ¡mili
mil
i
i
I ΊΒΆ

W
»
MJ
Graecostasis

"^Rostra
Lapis Niger' —

Planta de la curia (sede del senado)


y los comit fa de Roma
(según M. Crawford).
44 Aka! Historia del M undo Antiguo

80 centurias de la primera clase fue­ los censores de cada individuo a una


ron reducidas a 70, pasando las diez de las tribus rústicas o urbanas cons­
restantes a engrosar las otras, que, de tituye un elemento fundamental de la
esta manera, se vieron limitadamente ciudadanía rom ana, inseparable del
reforzadas sin atentar al núm ero fijo propio carácter de civis en la plenitud
tradicional de 193 centurias. C on esta de sus derechos políticos, hasta el
reforma, la primera clase, que sum a­ punto de que la mención de la tribu
da a las centurias de caballeros podía correspondiente es parte integrante
decidir cualquier votación al contar del propio nom bre personal.
con la mayoría absoluta, era obligada El hecho de que el principio de
a recurrir a otras clases para co n ­ adscripción local fuera el más dem o­
seguirla. crático explica su utilización como
Los poderes de los comicios centu­ fundamento de organización de las
riados son de tres órdenes: elección asambleas creadas por la plebe du ­
de los magistrados superiores (cónsu­ rante la lucha de estamentos para la
les, pretores y censores); voto de las obtención de sus derechos frente al
leyes, aunque en este ámbito, tras la estado patricio, los concilia plebis tri­
Iex Hortensia serán la concilia plebis buta. Tras la parificación de estamen­
los que quedarán como órgano nor­ tos y, en especial, tras la lex Hortensia,
mal de la legislación a través de los que daba fuerza de ley a las decisio­
plebiscitos, y poder judicial de natu­ nes adoptadas en estas sesiones —los
raleza controvertida, que incluye en pleb iscito s—, los concilia plebis se
todo caso su funcionam iento como convirtieron en una asamblea popu­
tribunal de apelación cuando u n pro­ lar estatal, cuyos acuerdos obligaban
ceso juzgado por un magistrado da al conjunto del populus, aunque m a n ­
lugar a la provocatio ad populum, en tuvieron ciertas tradiciones p ro c e­
especial en las causas que entrañan dentes de su origen plebeyo, como el
la pena capital. Además, la asamblea hecho de que sólo pudieran ser co n ­
por centurias participa en las decisio­ vocadas y dirigidas por los magistra­
nes en materia de declaración de gue­ dos plebeyos por antonom asia, los
rra y de conclusión de tratados. tribunos de la plebe. La votación en
estas asambleas tampoco era tum ul­
Comicios por tribus tuaria, ni individual, sino que se ajus­
Las tribus, como dijimos, constituyen taba al principio de unidad de voto
el tercer principio asambleario, base por tribu; se alcanzaba, por tanto, la
de los comitia tributa y de los concilia mayoría cuando se obtenía el acuer­
plebis. El origen del reparto ciudada­ do de 18 tribus.
no en tribus locales probablem ente se Esta sencillez de m aniobra frente a
remonta a época monárquica. Estos la lentitud de los comitia centuriata
distritos fueron divididos en urbanos, explica que, al lado de los concilia ple­
correspondientes al recinto de la ciu­ bis, se organizase una asamblea gene­
dad, y rústicos. El núm ero de estos úl­ ral de todo el cuerpo ciudadano, sin
timos —y, como consecuencia, el de distinción de estam entos, según el
las tribus— fue creciendo al compás mismo principio de las tribus, los co­
de la expansión de Rom a en Italia mitia tributa, que, a partir de finales
hasta alcanzar en 241 el definitivo de del siglo IV a. C„ compartieron con
31, que sum ado a los cuatro urbanos, las asambleas por centurias el con­
fijaron el núm ero de las tribus en 35. junto de las actividades políticas del
A partir de entonces cuajquier nuevo populus romano. Sin embargo, tam ­
territorio englobado dentro del ager poco pueden considerarse los comitia
Romanus fue adscrito a una de las 35 tributa como asamblea democrática
tribus existentes. La adscripción por frente a los comitia centuriata, puesto
Instituciones políticas de la República rom ana 45

El tabullarium de Roma (época de Sila).

que, aparte de que el orden en que m ayoría aplastante a las clases de


eran llam adas las tribus era m anip u­ propietarios sobre los individuos des­
lado en beneficio de los intereses oli­ ligados de la tierra. Con ello las tribus
gárquicos, la división en tribus ur­ u rb a n a s co n stituían una auténtica
banas —sólo c u a tro —, frente a las categoría inferior, hasta el punto de
restantes rústicas, proporcionaba una ser las únicas en las que se adscribía
46 A ka l Historia del M undo Antiguo

a los esclavos liberados y, durante divorcio entre cuerpo ciu d ad a n o y


mucho tiempo, a los extranjeros a los asambleas populares, que se convir­
que se concedía la ciudadanía. tieron en u na simple reunión de la
Los poderes de los comicios por tri­ plebs urbana, es decir, de los ciudada­
bus eran de la misma naturaleza que nos residentes en Roma, blanco fácil
los centuriados: electorales, políticos de la am bición de los políticos, que,
y judiciales, pero de un «grado» infe­ con los más diversos modos de co­
rior: elegían a los magistrados infe­ rrupción, desprestigiaron la institución.
riores, votaban las leyes que les eran
propuestas y juzgaban en los proce­ 4. El ejército republicano
sos que dab an lugar a penas inferio­ C o m o otras ciudades-estado de la
res a aquellas de los procesos juzg a­ Antigüedad, el sistema militar rom a­
dos por los comicios por centurias. no está unido al político y por ello el
Limitaciones disfrute de los derechos inherentes a
de las asambleas populares la condición de ciudadano está liga­
do a la obligación del servicio militar.
El principio de soberanía del populus, El ciudadano rom ano como tal es un
m anifestado en esta triple función soldado y viceversa. Esta obligación
electiva, legislativa y judicial de los se extiende a todos los ciudadanos
comicios populares, es sin embargo varones sin excepción, que desde la
m ás formal que real te n ie n d o en mayoría de edad se encuentran ins­
cuenta el papel que desempeñan el critos en u n a lista de movilizables, el
Senado y las magistraturas y las pro­ censo. Esta ecuación básica que liga
pias cortapisas del funcionam iento la participación militar a la cívica tie­
de las asambleas. En efecto, las asam ­ ne su p rincipio en la constitución
bleas para que sean válidas h a n de centuriada, a su vez unida a una revo­
ser convocadas por un magistrado en lucionaria transformación del ejérci­
días hábiles, los comitiales —sólo 195 to: el sistema hoplítico.
al a ñ o —, tras una serie de prescrip­
ciones religiosas y en lugar adecuado. El ejército romano arcaico
Es el magistrado competente el que C om o en otras sociedades arcaicas, el
preside y dirige los comicios y, en prim itivo ejército ro m an o era u n a
ellos, el populus sólo expresa su vo­ milicia de élite, en la que la técnica
luntad sobre la cuestión concreta que militar estaba d om inada po r la aris­
se le propone, sin posibilidd de discu­ tocracia. Estaba basada en el encuen­
tirla, aunque es cierto que existen reu­ tro individual y en ella jugaban un
niones previas, condones, en donde es papel decisivo el carro y el caballo: el
posible expresar la opinión particu­ valor personal era fundamental en la
lar. La auctoritas del Senado, con su suerte de la guerra, de carácter típica­
derecho de ratificación sobre toda mente heroico. La unidad básica, la
asamblea comicial es tam bién una gens, proporcionaba un cierto núm e­
importante restricción a la soberanía ro de gentiles, armados para el co m b a­
de las asambleas, aunque haya sido te, a los que seguían con el simple p a ­
posteriormente reducida a una fór­ pel de fuerzas auxiliares el resto de
mula previa, así como el sistema de los miembros de la gens, entre los que
voto, oral hasta fines del siglo II, que se incluían los clientes, que, de forma
permite todas las presiones im agina­ tumultuaria, ayudaban con sus gritos
bles. Pero, sobre todo, la ausencia de o sus armas improvisadas a los verda­
un principio de representación p ara­ deros y propios combatientes. Estos
lelo a la creciente expansión de la recibían el nom bre de celeres y se arti­
ciudadanía rom ana a Italia y a las culaban en tres centurias de cien jin e ­
provincias, condujo finalmente a un tes cada una.
Instituciones políticas de la R epública rom ana 47
El ejército hoplítico: tribuyen al Estado con su prole, o ca­
la reforma serviana pite censi, es decir, censados por su
propia persona y no por sus bienes,
El ejército ordenado sobre la base de en total, 193 centurias. En el ordena­
las gentes se transfo rm ará radical­ miento militar la centuria constituye
mente a la par que la sociedad para la unidad de población destinada a
dar paso a lo que com únm ente se lla­ pro porcio nar al ejército un contin­
m a o r d e n a m i e n t o de c e n tu r ia s o gente fijo de hombres armados (en su
constitución serviana que, desde el origen, cien). No todos los ciudada­
punto de vista militar, tiene su reflejo nos con derechos y deberes militares
en la nueva táctica hoplítica. Frente están igualmente armados. Precisa­
al duelo singular de la época heroica, mente el principio timocrático des­
esta táctica consiste básicamente en carga sobre los más ricos las más pe­
la utilización de una línea continua sadas obligaciones militares. Y así
de batalla de soldados de infantería originariamente sólo las tres prim e­
pesada que, como una muralla movi­ ras clases están dotadas de arm am en ­
ble, avanzan lanza en ristre protegién­ to pesado correspondiente a la infan­
dose los ílancos m utuam ente con sus tería hoplítica, mientras las centurias
escudos. La guerra no está ya en el de las otras clases aparecen como au­
valor personal o no está básicamente, xiliares de las primeras. Estas sesenta
sino sobre todo en la coherencia y centurias de infantería pesada consti­
disciplina de la formación. tuyen la legio, la unidad orgánica que
La reforma del ejército supone la el ejército rom ano m antendrá como
formación de clases sociales capaces tal a lo largo de su historia.
de soportar la carga de las armas y al Así pues, en el ordenam iento cen-
propio tiempo interesadas en asum ir­ turiado sólo hay espacio para aque­
la como distinción suprema del ciu­ llos ciudadanos lo suficientemente ri­
dadano. Pero el cam bio fundamental cos como para poder asegurarse un
está en que estas clases ya no se ade­ a r m a m e n to h o p lític o com pleto,
cúan según la base gentilicia, sino de mientras la vasta m asa de individuos
acuerdo con su potencial económico, resta m arginada como simples auxi­
es decir, según una base timocrática. liares de los que com baten en las filas
Este ordenam iento timocrático deci­ de las legiones.
dirá los derechos y deberes ciudada­ Por consig u ien te, Rom a, com o
nos frente al Estado y supone una cri­ ciudad-estado, es una com unidad de
sis o debilitamiento de la aristocracia guerreros en la que la función militar
gentilicia. Frente a la tajante distin­ no está m onopolizada por un grupo,
ción entre gentiles y resto de la pobla­ sino que se identifica con la ciudad
ción libre, en el nuevo sistema el misma. Sin embargo, este ejército ciu­
pueblo rom ano en su conjunto se dis­ dadano no excluye ciertos rasgos fun­
tribuye en cinco clases de ciudadanos cionales que se derivan del propio or­
con capacidad para llevar armas, se­ d e n a m ie n to ce n tu ria d o y que son
gún su fortuna personal, compuestas básicamente la distinción entre una
de centurias, a las que se añaden por classis armada, como grupo funcional
arriba dieciocho centurias de caballe­ socialmente diferenciado, constituido
ros {equites), los más elevados de ran­ por las cinco clases timocráticas (los
go y posición económica, y por abajo adsidui), y una infraclassem (proletarii
cuatro centurias de técnicos —arte­ y capite censi) a los que, si por su falta
sanos y músicos— y un a «no arm a­ de posibilidades económicas, se les
da» en la que se integran todos los ahorra su contribución a las cargas
proletarii, así llamados porque, caren­ militares, en contrapartida tienen sus
tes de medios económicos, sólo con­ derechos políticos reducidos a su mí­
48 A ka l Historia del M undo Antiguo

Elefante de guerra procedente de una


tumba de Myrina, París, Louvre.

nim a expresión. En todo caso, la obli­ los estados más avanzados contem ­
gación o el derecho a servir como sol­ poráneos helenísticos o influidos por
dado está profundam ente grabada en el helenismo habían derivado al re­
la conciencia del ciudadano; el ejérci­ curso del mercenariado. El ejército
to cívico es consustancial con la ciu­ hoplítico rom ano del siglo V, m odela­
dad. El ci ves en su calidad de soldado, do con criterios timocráticos, es un
bien subrayado con el término miles, ejército de ricos que, en un precario
es consciente de que sobre él descan­ estado, ha de tom ar a sus expensas
sa la defensa de la ciudad al lado de arm am ento y subsistencia.
los demás ciudadanos, incluidos en
una m áquina disciplinada que hace El ejército manipular.
de él más un com batien te que un El stipendium
guerrero. Un conjunto de circunstancias inter­
R o m a n u n c a h a r e n u n c i a d o al nas y exteriores había de transform ar
ejército de ciudadanos como única este ejército primitivo de ricos a rm a­
forma de defensa nacional, cuando dos a sus expensas o de adsidui con
Instituciones políticas de la R epública rom ana 49
armam entos acordes con sus posibili­ líneas —hastati, principes y triarii—
dades, en beneficio tanto de una ne­ por su diferente arm am ento termina­
cesaria uniform ización como de un ron por hacerlo siguiendo ya sólo el
reparto más racional de los pesados criterio de la edad. Y sobre todo pro­
deberes militares. La com plicación dujo una rotura de la identidad entre
creciente y la am pliación del hori­ ordenam iento político y militar, m a­
zonte tradicional desde com ienzos nifestada en la pérdida de im portan­
del siglo IV explican el inicio de una cia de la centuria, frente al nuevo sis­
política de expansión que marca un tema manipular, más flexible y eficaz,
nuevo período en la historia militar en el que el manipulum, compuesto
rom ana y cuyo rasgo más característi­ por dos centurias, pasó a ser la uni­
co es la introducción del stipendium o dad táctica básica. La legión m anipu­
soldada para in dem n izar a los ciuda­ lar, que sustituye seguramente a fina­
danos que efectivamente soportan so­ les del siglo IV a la rígida formación
bre sus hom bros el servicio de las de la falange hoplítica, significa el
armas. alejam iento ro m a n o de la concep­
La introducción de la soldada co­ ción bélica de sus modelos griegos y
m ienza a cuestionar los principios una neta superioridad frente a éstos
fundamentales del estado timocrático que quedaría dem ostrada en la gue­
basado en la ecuación a m ayor censo rra contra Pirro.
mayores deberes militares y más a m ­
plios derechos políticos. El stipendium El dilectus
no es propiam ente un salario y, por La uniform idad introducida en los
tanto, en absoluto se encuentra en re­ cuadros del ejército significó que el
lación con u n a profesionalización, ordenam iento centuriado ya no sirvió
sino u n a contribución estatal o com ­ de base para la organización del ejér­
pensación a los adsidui o poseedores cito. En su lugar, seguramente desde
de los perjuicios causados por el pro­ mitad del siglo III a. C., el nuevo sis­
longamiento invernal de las acostum­ tema de leva se basó en las tribus, es
bradas cam pañas estivales, tanto más decir, en las circunscripciones territo­
frecuentes cuanto más se alejaba el riales —rústicas y u rb a n a s — del terri­
escenario bélico del territorio de la torio rom ano. Sólo se m an tuv o el
ciudad. Por supuesto, esta indem ni­ principio de reclutar a los soldados ex
zación era baja, ya que apenas estaba classibus, o sea, de entre las cinco cla­
destinada a cubrir la subsistencia y ses de adsidui, excluyendo como antes
acaso tam bién el equipo. Según los a los proletarii o capite censi.
datos de Polibio el legionario romano De todos modos, si el servicio mili­
recibía dos óbolos por día, cantidad tar es obligatorio para los ciudadanos,
que se doblaba para el caballero y se no es en cambio efectivo. De hecho,
triplicaba para los centuriones. Esta Roma no ha conocido hasta muy tar­
suma no experimentaría sustanciales de el ejército perm anente e incluso
variaciones hasta la reforma de César teóricamente puede ocurrir que, en
y se estima que venía a representar ciertas épocas, el Estado rom ano no
por año alrededor de 90 a 100 den a­ cuente con un ejército movilizado. La
rios, cifra muy por debajo del salario práctica adaptación de los medios a
medio obrero de la época. las necesidades supone en principio
El pago del stipendium tuvo como una elección limitada tanto de los su­
consecuencia privar poco a poco a la jetos movilizados como del tiempo de
milicia ciudadana de su esencia cla­ movilización. Esta elección, dilectus,
sista, manifestada en el hecho de la es en R o m a s in ó n im a de recluta­
uniform ación de los legionarios que, miento. Del dilectus están exentos los
si en un principio form aban en tres proletarii y capite censi que no alean-
50 A ka l Historia del M undo Antiguo

zan el censo m ínim o para ser consi­ mente las condiciones del servicio sin
derados como adsidui, fijado en una paralelamente atender al modus vivendi
renta anual entre 11.000 y 12.500 ases, del soldado, aceptaba ya una p erm a­
es decir, de 1.100 a 1.250 denarios, nente contradicción de consecuen­
aproxim adam ente un séxtuplo de la cias imprevisibles. La consecuencia
cantidad establecida como stipendium lógica que hubiera podido esperarse,
o soldada. es decir, la apertura de las legiones
Una vez que se alcanza en el ejérci­ a todos los proletarii, sin embargo,
to la uniform ación y deja, por consi­ no se dio: el gobierno prefirió recu­
guiente, de tener significado la perte­ rrir a medidas parciales e indirec­
nencia a u na de las cinco clases del tas, de las que la más evidente fue
censo en orden a arm am ento y rango la reducción del censo serviano, es
del soldado correspondiente en las fi­ decir, de la capacidad financiera ne­
las legionarias, es ya sólo el censo m í­ cesaria p ara ser reclutado, primero de
nimo de la quinta clase el que, esta­ 11.000 a 4.000 ases, hacia el 214 a.C., y
bleciendo la diferencia entre adsidui y posteriormente hasta incluso los 1.500.
proletarri. señala la aptitud o descuali- El cuerpo cívico rom ano hubo de
ficación del servicio activo, del que, acostumbrarse a soportar las conse­
en casos determinados, ni siquiera es­ cuencias del imperialismo, y las cre­
tos últimos están totalmente exentos, cientes exigencias de sangre descar­
en los casos de leva extraordinaria, gadas sobre un núcleo de agricultores
conocida como tumultus, en la que, arruinados a los que se privaba de
sin respetar las formas y exigencias medios y tiempo para rehacer sus h a­
de la constitución censitaria, se movi­ ciendas, no sólo tra n s fo rm a ro n la
lizan todos los recursos de hom bres realidad del ejército sino las propias
de la ciudad, es decir, tam bién los bases socioeconómicas del cuerpo cí­
proletarii. vico. C om o no podía ser de otra m a­
nera, se produjo un continuo deterio­
Los problemas de reclutamiento ro de las condiciones económicas de
en la época de expansión los adsidui que tendieron a disminuir
La necesidad de com paginar deberes como consecuencia de la regresión
militares y ocupaciones privadas de­ demográfica ocasionada por las gue­
sarrolla una serie de usos que, si no rras, el empobrecimiento general y la
con la categoría definitiva de leyes, depauperación de las clases medias,
regulan el sistema del dilectus, redu­ que em pujó a las filas de los proletarii
ciendo los 44 años teóricos de servicio a m uchos pequeños propietarios. La
activo —de los 17 a los 60— a sólo 16 anexión de los primeros territorios ul­
o 20 cam pañas anuales. En el prim er tram arinos como consecuencia de la
siglo y medio de la República, estas victoria de la primera guerra púnica,
cam pañas estacionales coincidían ge­ enfrentó al Estado rom ano con la ne­
neralmente con el período de obliga­ cesidad de m an ten er ejércitos, p er­
do reposo en la agricultura y permitía m anentes de hecho, en plazas aleja­
al cives-miles com paginar su trabajo das. Si en los diez últimos años de la
habitual como campesino con sus de­ segunda guerra púnica Roma puso
beres militares. Pero e f progresivo en pie de guerra a 50.000 legionarios
alejamiento de los frentes y la necesi­ —de u n núm ero total de adsidui cal­
d ad de m a n te n e r tropas de form a culado en unos 75.000 ciudadanos—,
in in te rru m p id a sobre un territorio, la com plicada política exterior des­
con la rotura de la tradicional alter­ pués del 202 exigió fuerzas bélicas no
nancia cíclica del campesino-soldado, menos importantes. Así, entre 200 y
fueron el origen de una crisis del ejér­ 168, hasta la batalla de Pidna que cie­
cito que, al c a m b ia r c o n sid erab le­ rra una etapa de la política exterior
Instituciones políticas de la República rom ana 51

romana, el promedio anual fue de 8 a del mismo modo, aceptan la obliga­


10 legiones, es decir, de 44.000 a 55.000 ción de servir como socii en el ejército
soldados ciudadanos, de un censo in­ rom ano m ediante un foedus. Durante
ferior a 300.000 varones adultos, por la época de la expansión, a partir de
tanto, una sexta parte del mismo. siglo II a.C., los aliados proporcio­
Protegida Italia de cualquier inva­ nan norm alm ente al ejército el mis­
sión. la guerra, como los ejércitos, te­ mo número de infantes que los rom a­
nía que ad q u irir un carácter colo­ nos y tres veces más de caballería. A
nial. El p ro p ie ta rio re c lu ta d o era lo largo del tiempo estos socii tienden
consciente de que debía interrumpir a equipararse en organización y ar­
el contacto con su trabajo habitual m am ento a los legionarios ciudada­
por tiempo indeterm inado, a veces nos y terminarán, a comienzos del si­
largo. El equilibrio primitivo del cives- glo i a. C., con la unificación política
miles debía romperse en detrimento de Italia, po r integrarse en las le­
del prim er término, creando en el ciu­ giones.
dadano conciencia de soldado. Finalmente y a partir de las guerras
púnicas Rom a comienza a hacer uso
Aliados y auxilia cada vez en mayor escala de auxilia
No es extraño que el gobierno rom a­ extranjeros, procedentes de los pue­
no, ante la escasez y repugnancia de blos sometidos extraitálicos, que lle­
los ciudadanos a la conscripción, re­ gan por diferentes caminos a las filas
curriera cada vez más a un increm en­ del ejército rom ano: m ercenariado,
to de la cifra de aliados itálicos, exigi­ pactos o coacción. Estos auxilia no se
da en los correspondientes pactos de destinan a la infantería pesada —las
a lia n z a (form ula togatorum). Estos legiones— sino a la caballería y la in­
contingentes de aliados, los socii, sin fantería ligera con su equipo, arm a­
embargo, no se ensam blan en el ejér­ mento y modo nacional de combatir.
cito en las unidades regulares ro m a­ Su organización es, al principio, la
nas, las legiones, divididas en m an í­ nativa; luego, esta infantería ligera se
p u l o s y c e n t u r i a s , s i n o en alae, divide en cohortes.
integradas por un núm ero impreciso La mentalidad del soldado rom a­
de cohortes, de igual efectivo hum an o no, desde comienzos del siglo II a. C.,
que las legiones, bajo el alto m ando se transforma al tiempo que se extien­
romano, aunque los cuadros inferio­ de la guerra a países lejanos, y, por la
res son elegidos por los propios alia­ fuerza de las circunstancias, la mili­
dos. También la caballería se ordena cia cívica que era el ejército romano
en alae de 300 jinetes. C onocem os terminó por acercarse sensiblemente
más o menos el m ecanismo de reclu­ a los mismos ejércitos que combatía,
tamiento por Polibio: cada año deter­ compuestos en su mayoría por mer­
m inan los cónsules, de acuerdo con el cenarios o soldados profesionales. El
Senado, el núm ero y las localidades ejército imperialista, que la política
que h an de proporcionar contingen­ exterior rom ana desde comienzos del
tes al ejército. La leva es dejada en siglo II a. C. necesitaba, requería una
manos de los aliados; sólo el lugar y transformación radical del ejército cí­
fecha de alistamiento son determ ina­ vico en cuanto a la naturaleza del
dos en el edicto consular. m ando, reclutamiento, composición
En los primeros tiempos, hasta m i­ de la legión y, sin duda también, es­
tad del siglo IV. estos aliados son lati­ tructura y técnicas propiam ente mili­
nos y su designación es auxilia nomi­ tares. Pero ante todo, el problem a
nis Latini et socii. C on la conquista de fundam ental era la dificultad en en­
Italia, a los latinos se añaden otros contrar ciudadanos cualificados para
contingentes de pueblos itálicos que, el servicio de las armas, como conse­
52 A ka l Historia del M undo Antiguo

cuencia de la evolución económico- tan cia s p ú b lic a s las d isposiciones


social de Roma a partir de la segunda legales que aseguraran el porvenir de
guerra púnica y de la siguiente ex­ los veteranos. Estas relaciones de de­
pansión por el Mediterráneo. pendencia que trascendían la simple
disciplina militar habían de crear en­
Las reformas de Mario tre general y soldados unos recípro­
Es en esta crisis del ejército donde se cos lazos, que constituirán el funda­
inserta la llam ada reforma militar de mento de la extensión de las clientelas
Mario. Ante las dificultades concre­ al cam po militar y el presupuesto de
tas en la formación del ejército que los ejércitos personales. En ellos, los
debía ac o m p a ñ a rlo a África en la intereses abstractos del Estado están
cam pañ a contra Yugurta, en el año supeditados a los concretos del caudi­
107 a. C., Mario amplió la base para llo, con los que los soldados se sien­
el reclutamiento en las legiones, al ten inm ediatam ente identificados. Si
aceptar com o volun tarios no sólo, el com andante echaba sobre sus es­
como antes, ciudadanos rom anos de paldas la tarea de velar por sus subor­
las cinco clases del orden centuriado, dinados más allá del período de ser­
sino también capite censi, es decir, ciu­ vicio, tam bién es cierto que, con ello,
dadanos sin los recursos económicos venía a disponer de un potencial sus­
mínimos para ser censados en la ca­ ceptible en u n m om ento determinado
tegoría de adsidui. C on ello M ario de ser utilizado en la palestra política,
abrió una puerta al callejón sin salida no sólo con la fuerza de los votos que
de una organización militar obsoleta los veteranos como ciudadanos po­
y contradictoria que inm ediatam en­ dían invertir en las ambiciones de su
te se convertiría en el fundamento patrono, sino también, llegado el caso,
irreemplazable de la nueva milicia, de con el propio peso de la fuerza disua-
la que irán desapareciendo los pro­ soria, aun dirigida contra el propio
pietarios, sustituidos por los proleta­ Estado, contra el gobierno colectivo
rios, para quienes no era obstáculo de la nobilitas o contra un posible com­
una larga perm anencia en el ejército, petidor. En definitiva, quedaba abier­
a condición de contar con los estímu­ to el presupuesto de la guerra civil.
los necesarios: era el nacimiento del De todos modos, Mario no podía
ejército profesional. prever el alcance de esta decisión en
Si hasta ahora se habían em pren­ materia de reclutamientos, accidental
dido esfuerzos para am pliar la base y dictada por las circunstancias. En
militar rom ana mediante el fortaleci­ cambio, las reformas técnicas y orga­
miento del cam pesinado, haciendo nizativas, desarrolladas a partir del
de los campesinos soldados, las con­ 107, son un mérito personal del cau­
secuencias de la reforma de Mario in­ dillo popular, sistemáticamente pla­
vertirán los presupuestos, al despertar neadas y llevadas a la práctica, que
en los soldados la exigencia de con­ perdurarán hasta las parciales m odi­
vertirse en campesinos. ficaciones introducidas por César.
Pero esta problemática de conteni­ D e estas in n o v a c io n e s , so n las
do social iba a tener además una tras­ principales la utilización de la cohor­
cendental consecuencia política, que te como unidad táctica, más elástica
jugará un papel decisivo en la crisis que la legión, con la consiguiente m e­
de la tardía República. Para lograr jora en la capacidad de m aniobra,
sus aspiraciones en un Estado donde unificación y m odernización del ar­
las relaciones personajes p riv aban mam ento, cultivo entre la tropa del
sobre las colectivas, el ejército necesi­ espíritu de cuerpo, introducción de
taba de su caudillo, que como autén­ una rígida disciplina y sometimiento
tico patronus debía arrancar a las ins­ a duros entrenamientos. Com o con­
Instituciones políticas de la República rom ana 53

■■ Λ ',W vW - (’srç
V ' ¿‘Ύ *

mSÊKtl
Friso de la basílica Emilia en el Foro de
Roma (siglo I a.C.).

secuencia de ello, el legionario rom a­ y su organización homogénea en alas


no —mulus Marianus, como sería re­ y cohortes. C on César aparece una
bautizado popularmente por el pesado utilización masiva y esencial de la ca­
eq u ip o de reglam ento, oblig ado a ballería y u na uniform ación de las
arrastrar consigo— se convertiría en tropas auxiliares de infantería. Desde
la m áquina militar más perfecta de su la época del bellum civile las unidades
época. auxiliares ya no son nom bradas por
Concretamente, en cuanto a la or­ su misión especial y su étnico única­
ganización de la legión, fueron eleva­ mente —sagittarii Cretae, equites N u­
dos sus efectivos a 6.000 hombres, en midae, funditores Baleares...—, sino
diez cohortes, compuestas cada una que por primera vez reciben un ape­
de tres manípulos de doscientos in­ lativo y un nom bre com ún que señala
fantes, y cada m anípulo dividido en su forma de organización dentro del
dos centurias. C ada legión fue provis­ ejército: cohortes Hispanae, turma Cas­
ta de un emblema, el aquila de plata, siana, ala Longiniana...
como símbolo del espíritu colectivo. Con César, arranca, pues, la organi­
Con esta organización desapareció la zación de los auxilia imperiales en co­
antigua formación en tres líneas con hortes de infantería y alas de caballe­
arm am ento distinto; la utilización de ría, divididas en turmae, cuya deno­
la infantería ligera o velites, así como minación se hace generalmente por
la caballería legionaria, pasaron a ser el étnico de donde proceden y que­
funciones de las tropas auxiliares. da n así sistematizados los dos ele­
mentos esenciales del ejército rom a­
Las reformas de César no profesional y permanente de época
Por último, las reform as de César, imperial: el legionario, dotado de la
que p ond rá n los presupuestos de la ciudadanía romana, encuadrado en
ulterior reorganización de Augusto y una de las 25 a 30 unidades con que
del ejército de época imperial, funda­ contará el ejército, y el soldado auxi­
m entalm ente afectan a las tropas au ­ liar, procedente de los territorios in­
xiliares, elemento débil del ejército cluidos en el Imperio y peregrinus, es
desde la integración de los socii itáli­ decir, no ciudadano, que a través de
cos en la ciudadanía rom ana y, con un servicio de 25 o 30 años en una de
ello, en el servicio en las legiones, a las alas o cohortes auxiliares del ejér­
partir del 89 a. C. Los elementos esen­ cito puede lograr el derecho de ciuda­
ciales de esta reforma serán la profe- danía y con ello la ocasión de una
sionalización de las tropas auxiliares prom oción social.
Aka! Historia del M undo Antiguo

Bibliografía

En general, sobre las instituciones chichtlicher Entwicklung. Lahr, 1952.


de época republicana
Talamanca, M. (Ed.): Liniamenti di storia del di-
Ellul, J.: Historia de las instituciones de la A nti­ ritto romano. M ilán. 1979.
güedad. M adrid, 1970.
Von Luebtow, U.: Das rômische Volk. Sein Staat
Gaudement, J.: Institutions de ¡’A ntiquité. París. und sein Recht. F rancfurt. 1955.
1967.
Sobre la sociedad rom ana
Homo, L.: Las instituciones políticas romanas de
la ciudad al Estado. México, 1957. Alfoeldy, G.: Rômische Sozialgeschichte. W iesba­
den. 19802.
Rouge, J.: Les institutions romaines. París, 1969.
«La sociedad rom ana: P roblem as y posibili­
Sobre los diversos aspectos de la dades de definición». Papeles del laboratorio de
Constitución rom ana Arqueología de Valencia 11. 1975. 407 ss.
Abbot, F.F.: A history and description o f Roman
Bartosek, M.: «Le classi sociali nella R om a a n ­
political institutions. New York, 19632.
tica» en Etudes offertes à J. Macqueron. Aix-en-
Arangio-Ruiz, V.: Storia della costituzione roma­ Provence. 1970, 43 ss.
na, Ná poles. 19509.
Christ, Κ.: « G rundfragen der rôm ischen So-
Bleicken, J.: Die Verfussung der rômischen Repu- zialstruktur». Festschrift F. Villinghoff. Colonia.
blik. Paderborn. 1975. 1980. 197 ss.
De Francisci, P.: Arcana Imperii. 3 vols.. M ilán.
En general, sobre las m agistraturas rom anas
1947-1948.
Brougthon, T.R.: The magistrates o f the Roman
De Martino, F.: Storia della costituzione romana.
Republic, 2 vols.. Nueva York. 1951-1960.
6 vols.. Ñ apóles, 1958-1972.
Kunkel, W.: «M agistratische G ew alt und Se-
Loewenstein, Κ.: The Governance o f Rome. La
natsherrschaft». A N R W I. 2. Berlin, 1972. 3 ss.
H aya, 1973.
Momigliano, A.: «R icerche sulle m agistrature
Lombardi, G.: Lo sviluppo costituzionale di Roma
rom ane». BCAR, 58. 1931. 29 ss: 59. 1932. 157 ss;
dalle origini alla fine della repubblica. Rom a.
60. 1933. 217 ss.
1943.
Meyer, E.: Rômischer Staat und Staatsgedanke. Sobre la noción de imperium
Zürich. 19643.
Coli, U.: «Sur la notion d'im perium en droit
Mommsen, Th.: Rômisches Staaisrechl. 3 vols.. public rom ain». RIDA 7. 1960. 361 ss.
Leipzig 1887-18883.
Last, H.: «Im perium m aius, a note». J R S 7.
Rami Hi, G.: Istituzioni pubbliche dei romani, Pa­ 1947. 157 ss.
dua, 19702.
Magdelain, A.: Recherches sur ¡'imperium, la loi
Siber, H.: Rômisches Verfassungsrecht in ges- curiate et les auspices d ’investiture. Paris. 1968.
Instituciones políticas de la R epública rom ana 55
Radin, M .: « Im perium ». St udi Riccobono II. Willems, G.P.H.: Le sénat de la république ro­
1936. 23 ss. maine. Sa composition et ses attributions. 2 vols..
Paris, 1878-1885.
Sobre las limitaciones de las magistraturas
Sobre la ciudadanía rom ana
Coli, U.: «Sui lim iti di du rata delle m agistratu­
re rom ane», Studi Arangio-Rutz. IV. N ápoles, Nicolet, CL.: Le métier de citoyen dans la Rome
1953, 395 ss. républicaine. Paris, 1976.

Roegler, G.: Die lex Villia annalis. Heidelberg. Sherwin-White, A.N.: The Rom an Citizenship.
1959. Oxford, 19732.
«The R om an C itizenship. A survey o f its de­
Sobre los cónsules velopm ent into a world franchise», tn A N R W I,
Lippold, A.: Consules. Untersuchungen zur Ges- 2, Berlin. 1972, 23 ss.
chichte des romischen Konsu lates von 264 bis 201 Sobre el concepto de populus
V. Chr.. Bonn, 1963.
Catalano, P.: Populus Romanus Quirites. Turin.
Sobre la pretura 1974.
Serrao, F.: La «iurisdictio» del pretore peregrino. Sobre las asam bleas rom anas
M ilán. 1954.
Bostford, G.W.: The Roman Assemblies from their
Stela Maranca, F.: Fasti praetorii dal 366 al 44 Origin lo the E nd o f the Republic. Nueva York.
a.C. Rom a. 1927. 1909.
Sobre la censura Niccolini, G.: Sui comizi romani. Rom a. 1925.
Calderini, R.: La censura in Roma antica. Milán. Nicolet, C.: «Rom e et les élections» R E L 45.
1944. 1967. 98 ss.
Suolahti, J.: The Roman Censors. Helsinki. 1963. Staveley, E.S.: Greek and Roman Voting and
Sobre la edilidad Elections. Londres. 1972.
Sabatucci, D.: «L 'edilitá rom ana». Memorie Ac- Taylor, L.R.: The Voting Districts o f the Roman
cad. Lincei. 8. 6. 1954. 255 ss. Republic. Rom a, 1960.
Sobre el tribunado de la plebe Roman Voting Assemblies, A nn Arbor. 1966.
Bleicken, J.: Das Volktribunat der klassiseben Re- Sobre los comicios curiados
publik. M unich, 1968". Palmer, R.E.A.: The archaic community o f the
Niccolini, G.: II tribunato della plebe. M ilán. Romans. Londres. 1970.
1932. Siber, H.: «Die áltesten rom ischen Volksver-
Sobre la dictadura sam m lungen». Z R G 57. 1937. 233 ss.
Buzzato, G.I.: «A ppunti sulle dictadure». Stude Sobre los comicios centuriados
de Francisai III. M ilán. 1956, 407 ss.
Callo, F.: «La riform a dei com izi centuriati».
Sobre la cuestura SD III 18. 1952. 127 ss.
Harris, W.V.: «The developm ent of Q uaestor- Le Tellier, M.: L'organisation centuriate et les co­
ship. 267-8 B.C.». Class. Quart. 26, 1976. 92 ss. mices par centuries. Paris. 1896.
Sobre el Senado Mattingly, H.: «The properly qualifications of
the R om an classes». J R S 27. 1937. 99 ss.
Biscardi, A.: «A uctoritas patrum ». BIDR 48.
1941. 403 ss. Sallet, V.: L'ordenamento centuriato dalla rifor­
ma di Serx’io Tullio alla tabula Hebana. Roma.
De Marini Avonzo, F.: La funzione giurisdiziona-
1959.
le del senato romano. G énova. 1957.
Taylor, L.R.: «The C enturiate Assembly before
Griffo, G.: «Attività norm ativa del senato ro­
and after the Reform », AJPh 78. 1957. 337 ss.
m ano in età rep u b b lican a» . BIDR. 71. 1968,
31 ss.
Sobre los comicios por tribus
Heinze, R.: «Auctoritas», Hermes 60. 1925. 348 ss. Develin, R.: «C om itia T ributa Plebis». Athe­
Loreti-Lorini, B.: «U potere legislativo del sena­ naeum 35, 1975, 302 ss.
to rom ano». Studi P. Bonfante IV. 1930. 379 ss. Fraccaro, P.: «La procedura del voto nei comí-
56 Akai Historia del M undo Antiguo

zi tributi rom ani». Opuscula II. Pavía. 1957. nipularhceres nach Polybios». Kleine Schriften
235 ss. II. H alle. 1924. 195 ss.
Ros, A.G.: « C om itia trib u ta -co n c ilia plebis.
«Vorstufen und Entw icklung des M anipular-
L eges-P lebiscita», Meded. Nederl. A kad. vam heeres». ibidem, 231 ss.
Wetensch. 3. 6, 1910. 251 ss.
Sobre el dilectus
Sobre la práctica política
republicana Liebenam, F.: R E (1903). art. «dilectus».
Hellegouarc’h, J Le vocabulaire latin des rela­ Mommsen, TH.: «D ie C o n sc rip tio n o rd n u n g
tions et des partis politiques sous la République, der rôm ischen R epublik». en Gesammelte Sch-
París. 19722. riften VI. 20 ss.
Nicolet, C.: Les idées politiques à Rome sous la Sobre los problem as de
République. París. 19702. reclutamiento

Roldan, J.M.: «El orden constitucional rom a­ Aigner, H.: Die Soldaten als Machtfaktor in der
no en la prim era m itad del siglo II a .C : de la ausgehenden rômischen Republik. Innsbruck. 1974.
respublica aristocrática a la respublica oligár­ Brunt, P.: «The Arm y and the L and in the Ro­
quica». Gerion II, 1984. 67 ss. m an Revolution». J R S 52. 1962. 69 ss.
Rouland, N.: Clientela: essai sur l ’influence des
Gabba, E.: Esercito e società nella tarda repubbli-
rapports de clientèle sur la vie politique romaine.
ca romana. Florencia. 1873.
Aix. 1977.
Serrao, F.: Classi, partiti e legge nella república Sobre los auxilia
romana. Pisa, 1974. Uari, V.: 67/ Italici nelle strut tu re militari romane.
Sobre el sistem a militar rom ano M ilán. 1974.

Kromayer, J.; Veith, H.: Heerwesen und Kriegs- Yoshimura, T.: «Die A uxiliartruppen uns die
führung der Griechen und Romer. M unich. 1928 P ro v in z ia lk lie n te l in d e r rô m isch e n R e p u ­
blik». Historia. 10. 1961. 473 ss.
Marin y Peña, MM.: Instituciones militares roma­
nas. M adrid, 1956. Sobre las reform as de Mario
Watson, G.R.: The Roman Soldier. Londres, 1969. Barthelmess, J.A.: The sullan and the army, A nn
Problèmes de la guerre à Rome. Paris, 1969. Arbor. 1978.
Armées en fiscalités dans le monde antique. Pa­
Harmand, J.: L'Armée et le soldat à Rome de ¡07
ris, 1978.
à 50 avant notre ère, Paris. 1967.
Sobre la organización militar primitiva Janowitz, M.: The Professional Soldier. Glencoe.
Fracaro, P.: «La storia deU’antichissim o eserci- 1960.
to rom ano e l'età d ell'ordenam ento cen tu ria­ Smith, R.E.: Service in the post-Marian Army.
to». Opuscula II, Pavía, 1957, 287 ss. M anchester, 1958.
Gjerstad, E.: « Innenpolitische und m ilitarische Valgiglio, F.: La riforma m añana del sistema di
O rganisation in frührôm ische Z eit>kANRW. I. arruolamento. Cirie. 1953.
1. Berlin, 1972, 136 ss. Sobre las consecuencias políticas de la
Gschitzer, F.: «E xercirtus, Z ur B ezeichnung reforma militar de Mario
und G eschichte des H eeres in frühen Rom », Erdmann, E.: Die Rolle des Heeres in der Zeit von
Gedenkschrift W. Brandestein. Innsbruck. 1968. Marius bis Caesar. C onstanza. 1971.
181 ss. Hellegouarc’h, J.: «A rm ée et parti politique
Sobre la introducción de las tácticas sous la république rom aine», en Brinsson, J.P.:
hoplitas en Roma Problèmes de la guerre à Rome. Paris, 1969, 157 ss.
Nilsson, M.P.: «T he in tro d u ctio n o f hoplite Schmitthenner, W.: «Politik und Arm ee in der
tactics at Rom e». J R S 19. 1929. 1 ss. spaten Rôm ischen Republik» H Z 190, 1960, 1 ss.
Sobre el stipendium Sobre la reforma de César
Gatti, C.: «R iflessioni sull’istitutione dello sti­ Judson, H .P.: Caesar's army, Boston. 19622.
p en d iu m per i legionari ro m an i» . Acm é 23. Sander, F.: «D ie Reform des rôm ischen H eer-
1970. 131 ss.
wesens durch Julius C aesar». H Z 179. 1955.225
Sobre la formación m anipular ss.
Meyer, E.: «O rganisation und Taktik des M a- Vogt, J.: Caesar und seine Soldaten, Leipzig. 1940.