You are on page 1of 4

El panel de discusión es un método de discusión y debate de ideas de forma planificada.

Se
invita a un grupo de personas, normalmente expertos en la materia a discutir, donde exponen
sus ideas y conversan sobre el tema acordado.
Normalmente estos grupos son de 3 a 7 participantes, pero disponen de un público que puede
atender el debate para aprender conocimientos nuevos o actualizar los ya existentes.
Debido a las características de este panel, se suelen utilizar en congresos, encuentros
académicos y reuniones científicas.
Participantes del panel de discusión
Existen tres roles dentro del panel de discusión, el moderador, los panelistas y el público.
Moderador
También conocido como coordinador, es el encargado de presentar el tema y a los participantes.
Formular preguntas, gestionar los turnos de palabra y tiempos de intervención, coordinar la
discusión y sintetizar lo que se debate dentro del panel son algunas de sus funciones.
El moderador tiene que ser neutro a las opiniones que se discuten dentro del panel.
Expertos o panelistas
Estos invitados, presentan las distintas perspectivas que tienen del tema a tratar. No es
necesario que presenten ideas contrapuestas, ya que pueden defender ideas que hayan sido
previamente discutidas.
Para que el público se beneficie de los conocimientos expuestos y el resultado del panel sea
favorable, tienen que ser expertos en la materia del tema a tratar.
Su función es un intercambio recíproco de ideas hacia los otros panelistas, encargándose
también de formular preguntas al resto de expertos.
Público
Estos prestan atención a lo que se debate en el panel de discusión y pueden realizar preguntas
llegado el momento.
Si quieres saber más sobre este apartado visita ¿Quiénes Participan en un Debate?.
Preparación del panel de discusión
1- Elección del tema
El primer paso para la creación de un panel de discusión es elegir el tema a tratar. Es importante
que el tema sea interesante y conocido para poder conseguir mayor número de participantes,
pero que permita relacionar a personas de diversos entornos y puntos de vista.
Es importante la delimitación clara del tema, ya que si es un tema general la discusión puede
perder enfoque.
2- Reclutamiento
Para crear un panel interesante, se debe de contar entre tres y cinco panelistas, sin embargo,
se recomienda que esta cifra nunca supere los siete, ya que los turnos de palabra y debate
pueden ser excesivamente largos y tediosos.
También es importante la elección del público. Para que un panel de discusión tenga éxito, el
público es tan importante como los panelistas.
Es necesario que exista diversidad para que las preguntas sean interesantes y mantengan el
nivel de interacción entre panelistas y público.
3- Moderador
Para la elección del moderador necesitamos a alguien que ya tenga experiencia como
moderador, y que sus conocimientos sobre el tema a tratar sean significativos para que sea
capaz de dirigir la discusión.
4- Distribución física
Existen ciertas técnicas para mejorar la fluidez de la comunicación dentro del panel. La
organización de las sillas frente al público mejora la comunicación entre los panelistas y el
público.
Asimismo, se cree que la mejor posición del moderador es en el lugar central de los panelistas
para así poder dirigirse mejor hacia todos ellos.
Planificación del panel de discusión
Objetivos del panel
Es uno de los puntos primordiales. Decidir el tema y establecer los objetivos básicos a los que
se quiere llegar con la realización del panel. Todos los participantes deben saber con anterioridad
el tema que va ser tratado para poder prepararse adecuadamente.
Duración del panel
Es necesario establecer una duración estimada. Normalmente se sitúa entre 45 y 60 minutos,
ya que si es más largo puede resultar cansino y la atención se va perdiendo.
Si es un tema popular, en el que el público va a participar porque están bien informados, puede
llegar a alargarse hasta 90 minutos.
Es importante pedirles a los panelistas que se queden un tiempo más después de la finalización
del panel, por si alguna persona de entre el público quiere dirigirse a ellos personalmente
Lecturas individuales
Esta es una parte opcional del panel, ya que su principal función es la de crear un debate e
intercambio de ideas. Pero se puede incluir una pequeña lectura de la postura de los panelistas
en el tema elegido y una breve introducción de lo que van a exponer.
Para que la lectura no se convierta en una clase magistral, estas presentaciones no deberían de
superar los 10 minutos por panelista
Evitar presentaciones visuales
Las presentaciones visuales, si bien ayudan a explicar determinados temas, muchas veces
ralentizan el flujo de conversación de los participantes, lo que hace que la participación sea más
reducida por parte del público.
Preguntas para los panelistas
Ya sea el creador del panel o el moderador, debería realizar una batería de preguntas para dirigir
la atención de los panelistas al tema propuesto o si el público no participa. De esta manera el
panel funcionará con mayor fluidez
Planificación del panel
Es importante establecer los tiempos para cada acción requerida, si se realizan lecturas, el
tiempo para las preguntas, etc. Normalmente el tiempo dedicado a las preguntas debería de ser
de al menos la mitad de la duración del panel.
Presentación de los panelistas
Es importante que los panelistas se conozcan entre sí con antelación, para que conozcan sus
posturas y puedan peparar mejor el tema y las preguntas que quieran hacerse unos a otros.
Consejos para la moderación
Para facilitar la comunicación y fluidez de un panel de discusión, el moderador tiene que
encargarse de que los participantes participen desde el primer momento. Es buena idea pedirles
que se sienten en la primera fila porque mejora la cercanía hacia los panelistas.
También es importante introducir a los panelistas y al tema para que el público sepa a quien
dirigir sus preguntas.
Reseñar la importancia de que tenga unas preguntas preparadas en caso de que la comunicación
se interrumpa o se desvíe del tema principal para poder mantener el tema como argumento
principal de la discusión. Y por último, agradecer a todos la participación y contribución en el
panel.

Coloquio

El término latino colloqui (“conversar”, “conferenciar”) derivó en colloquium, que ha llegado a


nuestro idioma como coloquio. El concepto hace referencia a la conversación entre dos o más
personas. Por ejemplo: “Un coloquio entre los dirigentes del club finalizó con el despido del
entrenador”, “Tras un breve coloquio, Juan y María decidieron retirarse del salón”, El gerente y su
contador iniciaron un coloquio al enterarse de la noticia”.
Coloquio
Otro uso de la noción de coloquio está vinculado a la reunión que permite debatir un asunto, con
la participación de un número limitado de personas. En este sentido, coloquio puede asociarse a
mesa redonda, conferencia, panel o debate. Quienes participan del coloquio intercambian
opiniones y experiencias, a la vista de un auditorio: “Me han convocado para participar de un
coloquio con otros empresarios”, “Ayer asistí a un coloquio de especialistas en cambio climático y
aprendí muchas cosas sobre la naturaleza”, “Los científicos que formaron parte del coloquio se
mostraron disconformes con el escaso apoyo estatal”.
Uno de los coloquios más tradicionales de América Latina es el Coloquio de IDEA (Instituto para el
Desarrollo Empresarial de la Argentina), que lleva más de 45º ediciones y en el que han participado
reconocidos empresa y dirigentes políticos.
Es importante tener en cuenta que el coloquio en un ámbito empresarial o académico acarrea una
serie de preparativos que lo diferencian claramente de una conversación espontánea. Para la
organización de cualquier debate o coloquio se debe respetar una estructura básica, que consta
de tres partes bien definidas, esenciales para no pasar por alto los puntos principales y para que
se mantenga el orden pertinente durante su desarrollo:
Coloquio* preparación: el primer paso a la hora de planificar un coloquio es escoger un tema a
tratar y realizar una profunda investigación al respecto, con el objetivo de conseguir tanta
información como sea posible. Seguidamente, una persona debe ser nombrada moderadora para
asegurar que la comunicación se lleve a cabo de forma ordenada y respetuosa y que las
conversaciones no se desvíen de la materia principal. Por último, se procede a hacer llegar las
invitaciones a los participantes por los medios correspondientes;
* desarrollo: se da comienzo al coloquio con una introducción del tema a cargo del moderador,
quien debe establecer claramente los límites del mismo para evitar que se pierda el foco de la
conversación. Una vez superada la presentación, cada participante procede a exponer su opinión;
* conclusión: por último, el moderador debe resumir brevemente los principales puntos de la
exposición y, en el caso de haber sido exitosa, señalar la conclusión a la cual han llegado los
participantes.
Cabe mencionar que el papel de la persona encargada de moderar un coloquio es esencial, dado
que tiene a su cargo diversas tareas que hilan el evento de principio a fin: presentan el tema; piden
explicaciones acerca de diversos puntos; invitan a los participantes a exponer sus puntos de vista
en varias ocasiones; controlan a cada momento que exista un acuerdo general respecto de las
pautas de comunicación y la validez de la información; mantienen el orden, impidiendo las
interrupciones y las discusiones.
Los participantes de un coloquio no son meros invitados a una reunión, sino que realizan aportes
imprescindibles, dado que: contribuyen con nuevos datos y explicaciones a la información
expuesta en un principio; ofrecen su punto de vista, lo cual da lugar a nuevas conclusiones; pueden
oponerse con total libertad a las ideas de los demás, exponiendo educadamente las razones de su
desacuerdo y alimentando el intercambio de opiniones.
“El coloquio de los perros”, por otra parte, es el nombre por el cual se conoce a una de las novelas
ejemplares más famosas del escritor español Miguel de Cervantes. La denominación deriva de la
definición de coloquio asociada a un género de composición literaria en forma de diálogo.