You are on page 1of 3

Arquitectura inca y edificios urbanos.

Los incas fueron expertos arquitectos y constructores quienes, lograron la unión perfecta entre
los recursos y la mano de obra, además, sin el uso de herramientas de hierro o dispositivos
mecánicos, como poleas, ruedas, o animales de carga. La tecnología básica y una eficiente fuerza
de trabajo les permitieron construir magnificas ciudades y edificios.

Trataremos de entender la idea de construcción, arquitectura y procesos de planeamiento,


elementos y conceptos que fueron usados en la erección de edificios incas y asentamientos
urbanos. Se revisará los aspectos más importantes de la arquitectura inca tratado por diferentes
investigadores. En el sentido de describir los métodos y técnicas de construcción, formas de los
edificios, y estilos constructivos.

Construcción.
Muchos estudios de la arquitectura inca están enfocados en lo visual, en los aspectos
más estéticos de los edificios, como los estilos de los muros y la distribución de los
nichos, y menos interesados en los aspectos prácticos del proceso constructivo, los
cuales son necesarios para el entendimiento del campo arqueológico. Es útil examinar
los procesos de construcción desde la excavación [de las bases] hasta la colocación de
las zapatas, a través de la construcción de muros, el montaje del techo y su marco, y la
colocación de la paja, la finalidad de este análisis es estar mejor preparado para los
estudios de restos arquitectónicos.
El autor explicará como cada fase de las construcciones incas fueron realizados usando
herramientas básicas, como cuerdas y rampas, y sus variaciones, que se encuentran a lo
largo y ancho del Tahuantinsuyu. El edificio “standard” inca es una habitación de un piso,
bien construido, sobre un piso estable. Usualmente, es bastante pequeño, sin embargo,
no más largo que 10m por 7m. El ancho de los muros por lo general mide entre 80-85
cm de espesor [y con un inward batter de entre 2° y 7°]. Normalmente tiene una sola
entrada colocada al centro del muro más largo, de forma trapezoidal, con nichos
internos, también de forma trapezoidal, por los cuatro lados. El techo puede ser de dos
o cuatro aguas.
La tecnología es bastante básica y en algunos casos puede ser considerada como
modular, en el sentido de que el largo, y ancho puede ser extendidos, y más puertas,
nichos y ventanas podría ser colocados, de acuerdo con las reglas de simetría inca.
Algunas construcciones, llamadas wayrana o masma, tienen solo tres muros y el cuarto
abierto, usando una columna que soporta el dintel y el techo, si es necesario. Sin
embargo, tal y como los antiguos mayas, las limitaciones estructurales giraron en torno
al ancho de las estructuras, razón por la cual, la distancia más corta y la madera
disponible [vigas] para un techo básico, permitieron un estándar máximo de solo 10m
aproximadamente; con columnas, en el ancho máximo se extendió alrededor de 26 m.
Las técnicas de construcción inca fueron prudentes, y si entendimiento de la física en la
construcción de edificios, fue muy práctica. Mientras el espesor y la masa de los muros
incas es distintiva, es además mecánicamente muy funcionales, desde el ancho de la
pared, que permite una carga relativamente pesada del techo de paja, apoyada sin

1
causar ningún muro alabeado o el hundimiento producto del peso, por la misma razón,
el uso de bases de piedra y muros de adobe ayudaron en la reducción del peso de la
pared. Los incas fueron, por lo tanto, constructores muy capaces, extendiendo la carga
estructural de madera relativamente uniforme, usando los cuatro muros y cualquier
columna de apoyo auxiliar.
Materiales de construcción.
La arquitectura inca involucra el uso de muchos tipos de materiales, incluida la piedra
de campo, piedras de cantera, cascajo, grava, arena, tierra, arcilla, madera y paja. En la
región del Cuzco, muchos edificios estuvieron hechos de piedras o la combinación de
base de piedra y ladrillos de adobe. Todos los techos tuvieron estructura de madera y
una superestructura cubierta de paja. En otras partes del imperio, adobes y tapiales de
barrio fueron, además, usados extensamente para la construcción de muros.
En Cuzco, la piedra fue el material básico de construcción, extraída de las canteras
locales y fueron escogidas en función de donde estaba previsto utilizar los bloques y en
que tipo de construcción. En la ciudad, las construcciones de piedra más representativos
fueron de andesita, extraída de canteras desde 15-35 km de distancia, diorita y limonita
de varios afloramientos al norte de la ciudad. Cuarcita local y granito también fueron
usados hasta cierto punto. La explotación de canteras de andesita en RUMIQOLQIA
fueron estudiados por Protzen (1986) y las de WAQOTO por Miranda & Zanabria (1994).
Los bloques de piedra fueron trabajados en cuatro tamaños básicos en la cantera, luego
transportados hacia la ciudad vía un sistema de rampas y caminos, usando animales,
personas, poleas y cuerdas (Augurto Calvo 1987).
Ciertas maderas locales fueron seleccionadas para la construcción, principalmente la
fabricación de armazones del techo de vigas. También fueron usadas como dinteles
sobre jambas, nichos y ventanas. Entre estas especies están la lambrán, kiswar,
chachacomo, qeuña, y el hurarango. Estos crecen muy lentamente en el valle y riberas
con una longitud máxima de uso de 8-10 m. y un diámetro razonado de 12-20 cm.
(Augurto Calvo 1987). Madera de alta densidad como el huarango o el kiswar y el
chachacomo, tuvieron la fuerza para resistir el peso del techo. El ichu (stipa ichu), fue
secado tanto como para hacer paja, como para fabricar cuerdas y sogas de varios
grosores.
Herramientas y trabajo.
Las herramientas incas podrían haber consistido en varios implementos de piedra para
los trabajos en mampostería y carpintería. La jiwaya fue un mantillo de piedra algo
ovalado, hecho para varios tipos de trabajos duros en roca y con un peso de entre 1 y
10 kg. Cinceles de bronce se usaron para el trabajo de madera, particularmente en la
carpintería, mientras herramientas de bronce como hachas en “T”, cinceles y largas
barras, fueron usados para dividir los bloques de roca y para la percusión, decoración y
corte de los bloques de piedra. Gordon (1985) analizó trece herramientas recogidos por
Bingham en Machu Picchu, concluyendo que solo uno fue usado exclusivamente para el

2
trabajo de madera, mientras que diez fueron usados para el trabajo en piedra como
cinceles, y dos permanecieron sin usar.
Primitivos “taladros”, como estacas endurecidos al fuego, o arcos, fueron utilizado con
arena y agua para perforar bloques de piedra y para encajarlos dentro de los extremos
del pórtico y atados a los techos. La excavación de trincheras y hoyos para postigos
pudieron haber sido hechos usando chaquitqlla atadas a cuchillas de broce o un bastón
de madera endurecida al fuego. Las construcciones de los muros altos debieron
necesitar alguna forma de trabajos en plataformas [rampas] para los albañiles, canteros
y los materiales.
Son conocidas que las rampas fueron construidas para acceder a lo alto de la
construcción, porque hay 20m de piedras adyacentes a una inacabada chullpa en
Sillustani. Algunas construcciones pudieron requerir andamios de madera, cuando
querían llegar a dos metros de alto. Sin embargo, no hay evidencias arqueológicas físicas
de estas estructuras en las construcciones inca.