You are on page 1of 2

ÉPOCA TINITA

(Dinastías I-II
3050-2695 a.C)

Dinastía I Fundación de Menfis. Necrópolis reales de


Sakkarah y Abidos. Política conciliatoria
con el Delta. Campañas contra nubios y
libios. Se establecen las bases de Ja realeza
faraónica: palacio real, nomenclatura del
soberano, Fiesta-Sed (atestiguada en el rei­
nado de Udimu). Ocasionales sacrificios
humanos en enterramientos reales (Djer).

Dinastía II Crisis dinástica y posiblemente también


de la unión del país (reinado del Horus
Sekhemib/Seth Peribsen). Restablecimien­
to final por Khasekhemuy.
Desarrollo de una organización esta­
tal sofisticada: administración doble con
servicios com o el “Tesoro", el “Granero”, y
funcionarios como el Canciller del Rey del
Bajo Egipto, el Jefe de las Larguezas Reales
o el Excavador de Canales (administración
provincial, precedente del nom arca). Con­
ta c to s con Palestina, Mesopotamia. Cultos
atestiguados a Horus, Min, Seth, Re, Ptah,
Thot, Anubis, y quizás ya a Osiris e Isis. Es­
casa documentación literaria (estelas fuñe
ranas, tablillas reales, además de Jos anales
contenidos en la Piedra de Palermo).

IMPERIO ANTIGUO
(Dinastías HI-VI
2695-2190 a.C .)

Dinastía III Construcción del complejo de la Pirámide


(2695-2630 a.C .) Escalonada de Djeser en Sakkarah, por su
ministro Imhotep. Explotación de las can­
teras de turquesa y cobre del Sinaí. Posible
establecimiento de un dominio en Nubia
(Estela de Sehel). Aparece quizás la figura
del Visir (Imhotep (?)).

25
Dinastía IV Expediciones militares a Nubia y libia y co­
(2630-2510 a.C.) merciales, por m ar, a Siria-Palestina (Bi-
bios), en el reinado de Snofru, que cons­
truye la primera pirámide auténtica en
Dashur. Apogeo del poder monárquico
(conjunto funerario de Gizah). Crisis corte­
sana y decaimiento al final de la dinastía.

Dinastía V 'Desarrollo y_peso político del..cultp _sqlar.


(2510-2350 a.C.) templos a Re y enriquecimiento de üus
'santü^bis'rñbmencrarura'cíe~l'6 s faraones,
incorporación del título de “Hijo de Re”,
tradición del Papiro G estear sobre el
origen de esta dinastía. Disminución de la
autonomía política y del poder económico
del faraón. Necrópolis real de Abusir, Gran
política exterior (expediciones a Biblos
y al Punt). Crecimiento del poder de la
nobleza.

Dinastía VI Indicios de debilidad de la monarquía.


(2350-2190 a.C.) Asesinato de Teti. Conspiraciones contra
Pepi í, que busca alianzas en la cada vez
m is poderosa aristocracia provincial (en­
lace matrimonial con una familia de Abi­
dos). Creación del “Gobernador del Sur",
para intentar controlar a la nobleza. El lar­
guísimo reinado de Pepi II, que accedió al
poder siendo niño, aceleró el final de la
dinastía, que termina con una reina, Nito-
cris, quizás violentamente (ecos en Heró-
doto, II, 100). La dinastía mantuvo en un
principio una enérgica política exterior,
tratando de mantener la seguridad de las
fronteras y rutas com erciales (biografía de
Uní, Herkhuf, y Pepinakht-Hekaib).
El Imperio Antiguo pasó de un proceso
de alta centralización del gobierno y del
poder real (II1-IV Din.) hasta un progresivo
debilitamiento de este último en beneficio
de la nobleza, sobre todo la aristocracia
provincial. La desviación de los fondos de

26