You are on page 1of 2

Elementos de la narrativa de la clase de F.C.

y E a manera de reflexión

 Portada/extensión libre 1-3


o ¿Qué tema se trabajó?
o ¿Qué estrategias utilizaste? ¿Qué materiales utilizaste?
o ¿Qué se te dificultó?
o ¿Cómo lo resolviste?

RETOS ENCONTRADOS Desde que comencé a practicar con este grupo, comenzaron a existir
diferentes dificultades que impedían el trabajo constante y significativo de los alumnos dentro del
salón de clases:  El comportamiento inadecuado de los alumnos en la realización de las
actividades planeadas.  La desintegración entre compañeros al trabajar en equipos  La falta de
valores para un ambiente de trabajo favorable Algunas de estas situaciones se convirtieron en
verdaderos retos para mí como practicante y que en su momento fueron obstaculizando el trabajo
dentro del grupo.

FORTALEZAS Entre las fortalezas obtenidas en la Jornada de Prácticas están las siguientes:  Se
obtuvieron buenos resultados con la aplicación de diferentes estrategias.  Se crearon ambientes
de aprendizaje favorables.  La mayoría de los aprendizajes fueron logrados por los alumnos. 
Existió una buena participación entre compañeros, el trabajo en equipo y grupal.  Al final del
proyecto, los alumnos fueron reflexivos en el papel que desempeñaron.  Existió una buena
motivación para que los alumnos trabajaran armónicamente.

DEBILIDADES  La falta de comunicación con algunos alumno  Improvisación del trabajo de la


clase, debido que en alguna ocasión las actividades organizadas y planeadas, fueron realizadas
rápidamente por los estudiantes y quedo algún tiempo libre.  En algunas ocasiones se perdió el
control y se llegó a alzar la voz con la finalidad de que los alumnos prestaran atención y no se diera
el desorden.  No dio tiempo suficiente para que todos los alumnos opinaran en clase y
expresaran sus puntos de vista  Falto más paciencia y tolerancia, ya que el comportamiento de
los alumnos no fue muy apropiado

CONCLUSIÓN

Al término de la Jornada de Prácticas en el 6° Grado Grupo “B”, concluimos que toda experiencia
adquirida frente a un grupo de alumnos se convierte en significativa cuando se hace una reflexión
de todo lo trabajado, se analizan las fortalezas obtenidas y las debilidades presentadas que
impidieron u obstruyeron el proceso de aprendizaje. La práctica docente exige un compromiso y
responsabilidad de los agentes que en ella laboran, porque cada uno tiene un papel que
desempeñar para hacer que el proceso de aprendizaje funcione de manera adecuada y garantizar
el logro de los aprendizajes esperados. La práctica docente es una realidad que se conoce día a
día, pues siempre hay cosas nuevas por hacer y descubrir, las percepciones que se tienen sobre el
trabajo irán transformándose de acuerdo al acercamiento y a las experiencias obtenidas.
Precisamente de esta forma es como fui comprendiendo que mi formación como educadora era
mucho más de lo que creía en un inicio, es también ser una buena planeadora y estratega, una
motivadora de padres e hijos, una comunicadora excelente, una persona capaz de atender las
diferencias dentro y fuera del aula, etcétera. Hay mucho que decir y qué hacer cuando se es
maestro y ésta es una profesión que merece respeto y que a su vez debe darlo ante la sociedad. Sé
que aún me falta mucho camino por recorrer, en mi sexto semestre de la licenciatura, pero
también he desarrollado una buena parte de mis competencias didácticas pero siempre existe la
posibilidad de mejorar. Vendrán nuevos problemas que afrontar, nuevas tareas a desempeñar,
nuevas necesidades en los alumnos y hay que estar preparados para ello. Definitivamente “se
piensa al docente como un profesional capacitado para seleccionar, elegir, elaborar y tomar
decisiones en relación con el contexto concreto para el cual desarrolla sus proyectos, confiando en
que, de alguna manera, adecuadas propuestas de enseñanza promueven más ricas experiencias de
aprendizaje por parte de los alumnos” y sólo mediante la reflexión es como caemos en la cuenta
de ella. La reflexión implica deliberar entre una serie de alternativas para seleccionar aquella que
más se adapte al proceso de enseñanza-aprendizaje del grupo con el cual se trabaja. Puede
hacerse antes, durante o después de la acción, permitiendo al maestro darse cuenta de sus
debilidades y fortalezas y, así, buscar formas de actuación que le den pauta para mejorar su
intervención y desarrollar de forma adecuada habilidades y conocimientos en los niños. En fin, los
acercamientos a la práctica han permitido hacerme más consciente de la responsabilidad que
implica la profesión y la complejidad de la misma, también he podido darme cuenta de mis
carencias y dificultades, y en contraparte, de mis aciertos, para buscar medidas que me permitan
progresar y conformar el perfil docente que la sociedad actual requiere. Como estudiante
normalista he aprendido mucho de las prácticas que he realizado a lo largo de mi formación como
docente, lo aprendido me ha servido para ir fortaleciendo las debilidades presentadas y
mejorando los aciertos para que el aprendizaje en mis alumnos sea lo más provechoso posible. Me
siento totalmente satisfecha por lo que hasta ahora tengo, y se que de ahora en adelante daré lo
mejor de mí para desempeñar mi papel en las instituciones educativas que nos abren sus puertas
para realizar cada jornada de prácticas.