You are on page 1of 59

BAMBÚES

ANATOMIA

Un bambú se compone de cinco partes fundamentales: los rizomas, las raíces, las
cañas, las ramas y las hojas. Ocasionalmente puede tener flores o frutos, a veces
los dos al mismo tiempo.

Los rizomas son los tallos subterráneos provistos de nudos separados de manera
regular. Sobre estos nudos se encuentran las yemas, las cuales podrán, al
desarrollarse, producir nuevos rizomas o cañas. La naturaleza de estos rizomas
(paquimorfos o leptomorfos) determinará, como veremos más adelante, el
comportamiento y el aspecto general del bambú.

Las raíces están más o menos ramificadas, pero son de diámetro relativamente
reducido (del orden de algunos milimetros). Su función consiste en asegurar a la
planta el abastecimiento de nutrientes y en absorber agua del suelo. Se insertan
en los rizomas, al la altura de los nudos. Existe otra clase de raíces, que se
desarrollan en la base de las cañas. Desempeñan sobre todo una función de
anclaje que permite a la caña de fijarse sólidamente al suelo y le impide inclinarse
a causa del peso de su follaje o por efecto del viento, y se desarrollan en cuanto
sale el nuevo brote del suelo.

Las cañas crecen cada una de una yema del rizoma que ha nacido bajo tierra y se
ha desarrollado verticalmente. Al igual que los rizomas, las cañas están divididas a
la altura de los nudos y por lo general son huecas en los entrenudos. En ciertas
variedades, éstos son a veces macizos. Las yemas, situadas a la altura de los
nudos, se desarrollan formando ramas que producen hojas reunidas en ramilletes
más o menos densos.

Las ramas nacen en la caña, siempre a la altura de los nudos, y se ramifican para
producir hojas. El número de ramas que crecen en cada nudo puede ser una
indicación útil para determinar los géneros (ejemplo, los Phyllostachys siempre
tienen dos ramas por nudos). Presentan la misma morfología segmentada que las
cañas y los rizomas.

Las hojas que brotan de las ramas tienen como misión fundamental realizar la
función clorofílaca. En los bambúes existe otro tipo de hojas bastante especiales
denominadas vainas de la caña. Envuelven al nuevo brote antes incluso de que
salga del suelo, puesto que aparecen en cuanto la yema empieza a hincharse. Su
función consiste en asegurar la protección del nuevo brote. Cada vaina protege un
entrenudo. Cuando el entrenudo ha terminado su crecimiento, en pocos días pasa
de la consistencia de "patata" a la de "casco de bombero"; la vaina, que entonces
ya no tiene utilidad, se desprende y cae. En algunas especies permanece
marcescente: se seca pero no se cae hasta que aparecen las nuevas. Las vainas
de la caña resultan muy interesantes para clasificar a los bambués, ya que la
forma, el color y la textura varían según la especie. Este tipo de vainas, con la
misma función protectora, también existe en los rizomas.

Las flores o más bien las floraciones, en su mayor parte, los bambúes florecen en
forma gregaria, pero es común la floración esporádica en manchas. Arundinaria
wightiana, Bambusa liniata, Ochlandra rheedii y las especies del hemisferio
occidental florecen anualmente. Entre las especies que florecen esporádicamente
pueden mencionarse Dendrocalamus strictus D. hamiltonii, D. Longispathus, D.
giganteus, Bambusa tulda, Oxylenanthera nigrociliata, O. albociliata, Arundinaria
falcata, y Cephalostachyum pergracile. Si se pudiera predecir el año en que los
bambúes florecerán, tal dato serviría de gran ayuda, pero los estudios efectuados
en el Japón a este respecto no han conseguido establecer relación alguna entre el
momento de la floración y la edad, tamaño del rodal, grosor deltallo, fertilidad o
humedad del suelo exposición al sol, factores climáticos o diferencias de lugar. Se
ha observado que en algunas especies, plantas de distinta edad florecen al mismo
tiempo.

En la India, cuando no se producen nuevas cañas en un año, este síntoma se


considera indicio seguro de floración al año siguiente. Esto no ha podido
demostrarse que sea universalmente cierto, aunque las observaciones efectuadas
en la India con especies de macolla así como con la especie Melocanna
bambusoides de tallos simples, parecen apuntar en este sentido. Las
perturbaciones fisiológicas causadas por daños mecánicos cortas, calor
prolongado o tiempo seco se han llegado a considerar posibles estimulantes de la
floración, pero al parecer existen muchas excepciones. Es evidente que se precisa
un estudio más profundo de este aspecto.

En las especies de floración gregaria, el intervalo transcurrido desde la


germinación de la semilla hasta la próxima floración general determina el ciclo vital
que parece ser bastante constante. Este ciclo vital se ha determinado para ciertas
especies como sigue:
Especies Años

Arundinaria falcata 28-30


Bambusa arundinacea 32
Chusquea abietifoia 32
Dendrocalamus strictus 32
Bambusa tulda 35-40
Melocanna bambusoides 45
Bambusa polymorpha 60
Phyllostachys nigra 60
Según Troup (1921), la floración gregaria se produce en tres fases: floración
esporádica preliminar, floración gregaria y floración esporádica final, con intervalos
variables entre estas tres fases. Puede producirse en zonas reducidas o en
dilatadas extensiones. Se ha podido observar que comienza en un lugar y desde
éste se propaga en una dirección determinada, exigiéndose varios años para
extenderse por toda la zona de floración. Ya se ha mencionado la importancia de
este hecho en relación con la regeneración de la teca. Cuando llega la floración,
las cañas conservan sus hojas en la primera fase, soliendo defoliarse a medida
que la floración avanza. La floración suele producirse en diciembre y enero. Los
frutos maduran entre febrero y abril o, en algunos lugares, incluso hasta junio. Las
semillas germinan rápidamente, pero pueden conservarse por un
período que varía entre tres meses y dos años.

En los bambués, al igual que en el trigo, los frutos son carióspides, de los que
también se puede obtener harina con la que elaborar un sabroso pan. Si la
floración acaba con la planta, basta , por tanto, con una carióspide para que se
produzca el milagro de la germinación gracias a la cual la especie sobrevivirá. Con
todo, parece que han desaparecido algunos bambúes.

FISIOLOGÍA DEL BAMBÚ

Todas las cañas de bambú brotan con su diámetro definitivo y su crecimiento en


altura dura entre dos y cuatro meses. A pesar de lo que cabría esperar, los
bambúes de clima templados crecen más rápido que los de climas tropicales. Los
nudos, ya formados en el brote joven, denominado turión, están apilados como
platos. Esta pila se extenderá como una antena telescópica. Los entrenudos se
alargan progresivamente y permiten obtener crecimientos asombrosos que
pueden sobrepasar un metro en 24 horas. En cuanto a la velocidad de
crecimiento, los bambúes poseen el récord absoluto de todo el reino vegetal.

La fisiología del bambú explica este fenómeno.

Las hojas, mediante el proceso de la fotosíntesis, asimilan substancias que se


almacenan como reservas en los rizomas y que luego se utilizarán para asegurar
el crecimiento de los turiones. El desarrollo de estos turiones no tiene nada que
ver con un grano que germina. En este último, las reservas sólo alcanzan para el
desarrollo de las primeras raíces y de las primeras hojas. Después, la plántula
podrá crecer por su propia actividad, gracias a la fotosíntesis y a la absorción de
las raíces. En el brote de bambú es muy distinto, puesto que las hojas aparecen
en último lugar, cuando el crecimiento del turión, tanto en altura como en diámetro,
ha terminado. Sin embargo, la caña adulta no será ingrata y se dedicará a su vez
a asimilar reservas para alimentar a los brotes del año siguiente. Esta actividad,
intensa durante los primeros años, se irá reduciendo progresivamente hasta que
nuestra venerable caña llegue a una jubilación bien merecida. Permanecerá con
las hojas todavía durante algunos años, aunque sin contribuir demasiado al
desarrollo de la colectividad. De hecho, esta palabra es bastante exacta: un
bambú no es un individuo aislado sino una colectividad de cañas donde cada una
tiene su función; los jóvenes son alimentados y protegidos por los adultos, los
miembros activos del grupo, quienes, a su vez, fueron criados por los viejos, ahora
jubilados. Estos últimos no tardarán en morir, sin que el equilibrio del grupo se
resienta.

Por lo general, la aparición y el crecimiento de los turiones tienen lugar en una


estación determinada, propia de cada especie. En las especies de climas
templados suele ser en primavera o a comienzos del verano. En las tropicales, a
finales de verano o en otoño. Cuando las cañas han terminado su crecimiento, les
toca a los rizomas seguir desarrollándose. Con frecuencia se observa una fase de
reposo o más bien de crecimiento lento producido por el frío o la sequía.

LOS BAMBUÉS EN EL JARDÍN

Por razones prácticas y de sentido común, clasificamos los bambúes en cuatro


grupos. Esta clasificación no es botánica, sino más bien hortícola, pues toma
como referencia la altura del bambú en estado adulto. Es imperfecta y
cuestionable, teniendo en cuenta que, según su entorno, un mismo bambú apenas
alcanza 5 o 6 metros o sobrepasa sin dificultad los 20 metros. Por tanto, se toma
como referencia las alturas que los bambúes alcanzan en condiciones favorables.

Así, se clasifican entre los bambúes enanos los que no sobrepasan 1,50m de alto,
entre los bambúes pequeños los que miden entre 1,50 y 3m, entre los bambúes
medianos los que miden entre 3 y 9m, y entre los bambúes gigantes los que sobre
pasan los 9m.

Para elegir un bambú, en primer lugar habrá que tener en cuenta las condiciones
locales. El clima puede ser un factor restrictivo. Recordemos que, para
desarrollarse, una caña dispone de las reservas acumuladas por sus antepasados
a lo largo del año anterior. Estas reservas son el resultado de la fotosíntesis y, por
lo tanto, serán proporcionales al tiempo de insolación. Por ello, las regiones
nórdicas serán menos propicias para los bambúes gigantes y medianos. Este
déficit de altura se acentuará aún más si las demás condiciones no son favorables
(por ejemplo, aireación o riqueza del suelo).

EL CLIMA

Según el clima, existen dos tipos de bambúes: los tropicales y los templados.

En Europa, aparte de algunas regiones muy protegidas donde los inviernos son
especialmente suaves, los bambúes tropicales no podrán cultivarse al exterior. E
incluso en esas regiones deberán escogerse los más fuertes. Bambusa multiplex y
sus derivados son lagunas de las variedades tropicales más resistentes al frío.
Soportan hasta -9 grados centígrados siempre que el frío no comience demasiado
pronto, ya que los brotes jóvenes se desarrollan en otoño.
El frío incide en los bambúes de tres maneras:

Sobre el follaje. Si las células de las hojas no resisten el frío, estallan, lo que
provoca la desecación del follaje. Si el frío no penetra más, las yemas, en la axila
de cada hoja, permanecen intactas, y a partir de la primavera reconstruyen el
follaje como si no hubiera sucedido nada. Como mucho, durante algunas semanas
el bambú habrá ofrecido un aspecto lamentable.

Si el frío es más intenso y más persistente, amenaza, después de haber destruido


las hojas, con atacar a las yemas. Los daños pueden observarse, algunos días
después, con ayuda de una lupa de gran aumento, ya que las yemas son todavía
muy pequeñas. Sólo las que se hayan salvado desarrollarán hojas. Aunque todas
se hayan helado, el bambú aún sobrevive, pues le quedan recursos subterráneos.

En este caso es útil cortar las cañas, ya que a partir de la primavera brotarán
nuevas cañas que sustituirán a las moribundas. Pero hay que tener precaución
porque después de estos daños causados por las heladas, el rizoma reacciona
rápidamente y tiende a desarrollar los turiones antes de lo que hubiera hecho en
condiciones normales. Por eso habrá que moderar sus ardores y calmar su
apresuramiento, ya que, al salir demasiado pronto, los turiones, que ya no están
protegidos por el espeso follaje de las cañas viejas, corren el peligro de helarse.
Es, pues, importante retrasar su salida. La mejor manera de conseguirlo es ir
disminuyendo la temperatura del suelo. Una capa de paja, de virutas o de turba
permite asegurar una buena protección. No hay que excederse y poner un
espesor que desencadene un proceso de fermentación. La temperatura, incluso
en pleno invierno, podría entonces subir hasta los 60 grados centígrados, activar
el crecimiento de las yemas y "cocerlas". Después del frío, tanto calor resultaría un
poco excesivo...

EL BAMBÚ, EL SUELO Y EL AGUA

A los bambúes no les gusta de la falta de agua, pero les horroriza tener
demasiada. Ningún bambú crece bien en terrenos pantanosos. Únicamente
Arundinaria gigantea y, en ocasiones, Phyllostachys heteroclada podrían
adaptarse. Para cualquier otro bambú es fundamental que los rizomas puedan
respirar.

La mayoría de los bambúes bien arraigados resisten la sequía. En condiciones


hostiles reducen la evaporación enrollando las hojas alrededor del nervio principal,
de modo que pierden su aspecto habitual y recuerdan a las de las coníferas.
Pueden permanecer así durante semanas e incluso meses, siempre que las raíces
obtengan del suelo la humedad necesaria para un crecimiento lento y así
sobrevivir. En menos de una hora, en cuanto hay suficiente cantidad de agua, las
hojas se abren y la planta recobra la gracia y el encanto del bambú. Pero no por
ello debe deducirse que no ha sufrido. Las consecuencias se notarán de manera
inevitable al año siguiente, ya que, a lo largo de todo el período crítico, no habrá
acumulado reservas para los futuros brotes. Así, pues, un bambú bien arraigado
no nota la falta de agua, sino que por lo general puede sobrevivir largo tiempo. No
sucede lo mismo si el bambú está en un tiesto, en una jardinera o ha sido plantado
hace poco. En estos casos el volumen de suelo explorado por las raíces no basta
para asegurar las necesidades de agua más allá de unos pocos días. Habrá, pues,
que regarlos si el cielo no se encarga de hacerlo.

El suelo ideal para la mayoría de los bambúes tiene que ser suelto, ligero, filtrante,
bien provisto de materia orgánica y nutriente, y con una buena capacidad de
retención de agua. La calidad del suelo es importante pero no primordial, ya que
en realidad, una tierra normal de jardín resulta muy apropiada y tierras
consideradas poco fértiles dan a veces muy buenos resultados. Más que buscar el
suelo ideal es preferible asegurarse de que el bambú no sufrirá condiciones
fatales.

En primer lugar, hay que pensar en el exceso de agua. Cualquier zona expuesta a
inundaciones o simplemente saturada de agua durante más allá de una semana
debe descartarse. En realidad, no es el agua lo que mata al bambú, sino la falta de
aire, que asfixia a la planta. El estancamiento de las aguas puede evitarse
mediante sistemas de drenaje, modificando la pendiente o arando caballones, a fin
de contener o de guiar las aguas. Es importante pensar en ello antes de
plantarlos.

Los suelos salados no son apropiados para los bambúes, al igual que para otros
muchos vegetales. No obstante, Phyllostachys iridescens es uno de los que mejor
resisten, seguido de cerca por Ph. fimbriligula. El más nefasto es el ion cloruro. por
eso, deben eliminarse los abonos a base de cloro o los riegos regulares con agua
de piscina.

Las tierras excesivamente calizas tampoco hacen las delicias del bambú, que sin
ser realmente calcífugo, prefiere los terrenos neutros o ácidos. Algunos, como Ph.
flexuosa, se adaptan mejor que otros a los suelos con pH alto. En terreno calizo, el
amarilleo muy intenso del follaje es síntoma de clorosis. Con una aplicación de
quelato de hierro hasta las plantas más afectadas son capaces de reverdecer.

Los bambúes pueden adaptarse a suelos poco fértiles, pero sólo crecerán en
proporción a lo que encuentren. No hay ningún misterio: para prosperar, el bambú
necesita estar bien alimentado. Este alimento puede encontrarse de manera
natural en el suelo pero no siempre en cantidad suficiente. En este caso habrá que
añadir abonos (de preferencia orgánicos) para que tome vigor. Parte del abonado
total se realizará en febrero o marzo para estimular el nacimiento de los brotes
jóvenes, otra en julio o agosto para asegurar el crecimiento de los rizomas. Puede
hacerse un abonado intermedio en junio.

Si comparáramos el bambú con un árbol, el rizoma sería el tronco y las ramas y


las cañas serían las hojas.
Cada año los rizomas aumentan sus ramificaciones. Las cañas, al igual que las
hojas, crecen rápidamente. Cada año salen nuevas cañas, que se secan y mueren
cuando ya han realizado su misión, sin que por ello altere al resto de la planta, que
sigue con vida. El tronco y las ramas del árbol-bambú están ocultos bajo tierra.
Sólo memos el follaje. Prestemos atención la parte oculta: el rizoma. De su clase
de crecimiento dependerá el aspecto general del bambú.

Algunos rizomas son de crecimiento monopólico: el alargamiento se produce por


el extremo del eje principal y las ramificaciones se desarrollan lateralmente. Otros
son de crecimiento simpodico: el crecimiento no se produce por la yema terminal,
sino por las yemas laterales, que se relevan sucesivamente. Los rizomas de
crecimiento simpodico suelen ser cortos, en seguida adquieren una orientación
vertical (geotropismo o movimiento de orientación negativo) y la yema terminal, al
emerger del suelo, se transforma en caña. Esto explica que ella misma no pueda
asegurar el crecimiento del rizoma, por lo que deben tomar relevo las yemas
laterales. Pero, como también ellas emergen muy pronto y se trasforman en
cañas, estos rizomas producen siempre bambúes que crecen en matas apretadas.
Este tipo de bambú se denomina CESPITOSO.

Por el contrario, los bambúes llamados RASTREROS poseen rizomas de


crecimiento monopólico que corren horizontalmente sobre la capa superficial del
suelo. A veces salen de tierra, pero no tardan en volver a hundirse, a menos que,
al igual que sus parientes simpodico, se transforman en cañas, lo que es bastante
frecuente. Las cañas nacen aquí y allá de ciertas yemas laterales del rizoma, lo
que explica que estén relativamente separadas entre sí. Así pues, la expansión del
bambú depende de la progresión del rizoma.

Por lo general los bambúes son o bien cespitoso o bien rastreros, aunque en
ocasiones algunos también tienen rizomas mixtos, es decir, de crecimiento unas
veces simpódicos, otras monopódico (Shibataea kumasasa). También es posible
que un bambú rastrero crezca en mata compacta. Esto sucede, por ejemplo, con
Phyllostachys viridis si se planta en una región fría. El enfriamiento temprano del
suelo impide el crecimiento de los rizomas y el bambú adquiere el aspecto de un
cespitoso.

Por lo general, los bambús de los climas templados son rastreros y los de los
climas tropicales, cespitosos.

REPRODUCCIÓN/MULTIPLICACIÓN

Ante todo saber que:

- Los bambúes de clima subtropical a templado, con rizomas de crecimiento


indefinido o monopodiales, deben propagarse por rizomas con o sin tallos aéreos
(cañas) adheridos, o por siembra de semillas.
- Todos los bambúes de origen tropical y subtropical con rizomas simpodiales o
paquimorfos pueden multiplicarse por división de rizomas y/o esquejes/estacas, o
por siembra de semillas.

SIEMBRA

Extraer cuidadosamente la semilla de la cáscara.

En un vaso o similar, introducir la semilla, una vez limpia, en una parte de agua
oxigenada y nueve partes de agua con una gota de detergente para lavavajillas.
Envolver el recipiente con papel de aluminio y dejarlo reposar en un lugar caliente.

Tras una semana, retirar las semillas germinadas. Preparar una maceta con una
mezcla arenosa y sembrar las semillas germinadas casi en la superficie. Tapar la
maceta con un cristal o un plástico y dejarla a la sombra en un lugar cálido.

Cuando el brote alcance una altura aproximada de 5 cm., trasplantarlo a otra


maceta con tierra arenosa. Mantener la planta húmeda y abonarla con un abono
líquido ligero.

Durante el primer año, evitar que la planta esté expuesta a menos de 5ºC. Hasta
el tercer año, no se debe plantar en el jardín. Hay que procurar que no sea en
época de heladas ni que coincida cuando están creciendo los brotes jóvenes.

DIVISIÓN DE MATA

TROZOS DE RIZOMAS

El método más habitual para lograr su multiplicación es cortar un esqueje de


rizoma de tres años y de diez a 15 centímetros de longitud, y plantarlo en un
sustrato ligero. Es recomendable hacerlo un poco antes de que vaya a brotar la
especie en cuestión de bambú.

ESQUEJES

Plantar con estacas*de rama

Si desea cultivar bambú, es importante utilizar los métodos correctos. Obtenga


estacas de tallos altos provenientes de matas que no tengan más de tres años.
Obtendrá los mejores resultados si usa estacas de la parte media del tallo. De un
tallo de 10 metros obtendrán unas cuatro estacas.

Cada estaca deberá consistir de dos internudos completos y no dañados, y la


mitad de un tercero.
SIEMBRA

Plante la estaca lo antes posible luego de haberlas cortado, ya que son muy
sensibles a los cambios bruscos, los cuales pueden reducir su nivel de
germinación hasta el punto del fracaso total. Las tierras arcillo-arenosas livianas
son las más apropiadas para el cultivo del bambú.

Deje abundante espacio entre cada estaca sembrada. Plantelas verticalmente


dejando que el internudo quede fuera de la tierra. Aplique un sello de arcilla
húmeda al borde cortado del bambú sin cubrir el agujero totalmente. La arcilla
actuará como desinfectante.

En este mismo agujero vierta dos tazas de agua. Agregue agua regularmente,
hasta que los nudos de la estaca desarrollen raíces y brotes verdes.

Otros métodos:

Puede usar también estacas más largas con cuatro o seis internudos (ver
diagrama a continuación). Plante éstos horizontalmente luego de haber hecho un
agujero en el internudo central. Mantenga este agujero lleno de agua hasta que los
nudos produzcan raíces y brotes nuevos.

También se pueden hacer estacas utilizando los brotes que se desarrollan en los
tallos del bambú. Estas estacas deben tener por lo menos dos internudos y medio.

Estos métodos pueden ser utilizados para el establecimiento de plantaciones


comunales o en programas de reforestación. ¡Sigamos cultivando el bambú!

*La palabra estacas varía de acuerdo a cada país, por ejemplo: rampollos, gajos,
patillas, pies o hijo

-------------------- ----------------------

Para los fines de reforestación se calcula que son necesarios aproximadamente


200 rizomas por ha, o un número igual de cañas provistas de raíces, y un buen
tramo de rizoma más largo en caso de trasplante de Ph. pubescens, para
consentir a los individuos que se arraiguen normalmente.

En la plantación de rizomas, el crecimiento de nuevos brotes será gradual año tras


año, y sólo al cabo de un decenio los últimos brotes alcanzarían la altura típica de
la especie, mientras que en el caso de la plantación, mediante trozos de tallos, los
tiempos de crecimiento serán la mitad.
PARA CONTROLAR LA INVASIÓN

Precaución: Si queremos que un bambú con rizomas invasores no invada el


terreno circundante, tomaremos alguna o varias precauciones siguiente:

O, cavar a la periferia de los bambúes, una pequeña zanja de 25 a 30 centímetros


de profundo, y será limpiado cada otoño teniendo cuidado de bien quitar los
rizomas que hubieren intentado cruzar.

O, enterrar en la periferia de los bambúes, una barrera obstaculizando a los


rizomas. Esta barrera será ligeramente inclinada de 15 grados aproximadamente
respecto a la vertical, de manera a que los rizomas al encontrar el obstáculo
modifica su crecimiento hacia arriba y puede ser cortado si intenta por el aire
pasar la barrera.

O, las especies invasoras no atravesaran el agua corriente de 60 centímetros de


ancho.

Para evitar que un bambú se descontrole demasiado lejos, cortar los jóvenes
brotes todavía tiernos donde salgan y no se quiere que este. (Hay especies poco
invasoras que se controlan muy bien así)

LISTA DE ESPECIES

La mayoría de las especies abajo mencionadas son buenas para climas


templados y al mismo tiempo con múltiples usos en permacultura.

ARUNDINARIA FALCATA:

7 metros de alto o más, diámetro 150m o más, no tiene tendencia invasora,


necesita de un lugar cálido y abrigado.

Usos: madera buena, brotes jóvenes comestibles.

A. NIITAKAYAMENSIS:

Más de 10 metros de alto, más de 40mm de diámetro, puede ser planta invasora.

Usos: madera resistente, los brotes jóvenes son comestibles.

A. GIGANTEA:
Gran bambú del Sur Este de los Estados Unidos.
Usos: produce gran abundancia de semillas comestibles.

ARUNDO DONAX (CAÑA COMÚN):

Una especie de uso tradicional en mi zona de la cual se ha utilizado bastante.


Hasta 6 metros de altura, hasta 50mm de diámetro (observación propia), crece en
las orillas de las corrientes de agua, en los setos y vallados de los regadíos o
donde hay agua bajo tierra a poca profundidad. Usos: los culmos son muy
conocidos, ya que se utilizan como sostén de numerosos cultivos hortícola, y
también para la obtención de celulosa, las hojas se pueden utilizar como forraje, el
rizoma además de usos medicinales que tiene, puede emplearse en la
planificación, la panicula terminal se ha usado en el campo a modo de escoba; en
mi zona utilizan o utilizaban las cañas para servir de armazón de paredes y
después recubierto de barro y cal, también para hacer cañizos para quitar el sol
delante de las casas, o los cañizos para poder poner encima los higos a secar u
otra fruta, también utilizaban las cañas para hacer bajo techos, también como
soporte de tomateras, judías de enrame...

BAMBUSA ARUNDINACEA = B. BAMBOS:

Nombre común: Bambú espinoso.

Origen y distribución geográfica: nativo de India y se distribuye hasta el sur de


China, incluidos Tailandia e indochina. Introducido: Asia sur oriental, Australia,
África y América.

Este bambú de países cálidos puede alcanzar hasta los 30 metros. En climas
secos desarrolla espinas impresionantes. Necesita calor para desarrollarse bien,
resiste sequías. Aguanta hasta – 3 grados centígrados.

Descripción Botánica: Bambú simpodial, espinoso y cespitoso. Culmos 15-30 m x


15-18 cm, entrenudos 20- 40 cm longitud, espesor de la pared 1-1.5 cm, algunas
veces sólido en el tercio basal; multiples ramas espinosas en la parte basal.
Lamina foliar lanceolada, 6-22 x 1-3 cm. Inflorescencia en panícula, floración
gregaria con ciclos de 30-45 años.

Usos: Bambú multipropósitos. Comestible (brotes) Forraje (hojas). Barrera


rompevientos Protección de cuencas hídricas. Material de construcción. Balsas
para transportar madera. Pulpa, papel y triplex. Medicina ayurvédica: para purificar
la sangre y tratar inflamaciones; en infusión para lavar los ojos, y se administra
tomada para bronquitis y combatir la fiebre.
BAMBUSA MULTIPLEX:

Sinónimos: Bambusa nana, B. glaucenscens. Poblaciones densas con rizomas


delgados y firmes del tipo simpodial. Culmos erectos o inclinados, 2,5-7 m de alto,
1-2,5 cm de diámetro, verdes, ramificados desde los nudos basales, glabros (la
rama primaria dominante); entrenudos huecos, 20-40 cm de largo, con paredes
gruesas. Vainas caulinares delgadas, 10-15 x 5-8 cm, estriadas,firmes, glabras,
estrechadas en el ápice redondeado; lámina foliar persistente, erecta, 5-8 cm,
estrechamente triangular, largamente acuminada; lígula, 1,5 mm; aurículas
pequeñas, cerdosas y caducas. Hojas de las ramas con limbos linear lanceolados,
5-10 cm x 8-13 mm, pubescentes en el envés, glabros en la haz, base cuneada y
ancha; vainas glabras, con pocas cerdas en el ápice de 2-3 mm.

Usos: Se utiliza comúnmente en la jardinería. Los culmos se emplean en la


fabricación de sombrillas, varas de pesca, objetos de artesanía y en la obtención
de pulpa para la fabricación de papel.

BAMBUSA – OLDHAMII:

Sinónimos: Dendrocalamus oldhamii, Sinocalamus oldhamii. Resiste a -9ºC. Tallos


rectilíneos, pendiendo en las extremidades formando tufos cerrados. La parte
inferior de los tallos no desarrollan ramas. Poblaciones densas con rizomas del
tipo simpodial. Culmos 6-10 m de alto, 5-8 cm de diámetro, desnudos hacia la
base, con ramas fasciculadas en la parte más alta del culmo (sólo una de ellas
dominante); entrenudos huecos, 20-30 cm de largo, verdes, glabros.
CESPITOSO. Propagación: Se realiza fácilmente por medio de secciones de
culmos con uno o dos nudos, tarda en germinar tres meses y otros tres en
enraizar.

Usos:Excelente corta-vientos. Se emplea como ornamental. Sus culmos son


utilizados como cujes y varas.

BAMBUSA POLYMORPHA:

Poblaciones densas con rizomas del tipo simpodial. Culmos erectos o doblados
hacia el ápice, 12-20 (-25) m de alto, 7-10 (-15) cm de diámetro, blanco casposo
cuando jóvenes, canescentes a verde parduscos en la madurez, ramificados
desde la mitad del culmo, con pelos aplicados (deciduos en la madurez); nudos
basales enraizados; entrenudos huecos, 40-60 (-100) cm de largo, con paredes de
12-20 mm de grosor.

Distribución y ecología: Indígena de la India, propia de bosques deciduos, sobre


pequeñas elevaciones y valles con suelos de buen drenaje.
Propagación: El porcentaje de germinación de las semillas sexuales es de un
40%, las plántulas logradas pueden ser divididas a los 30-50 cm de alto. Se
propaga mediante secciones de rizomas junto a un culmo de 2 años decapitado a
1 m de la base; las secciones de culmos enraízan sembrados inclinados en arena
bajo condiciones de humedad.

Usos: Sus culmos son empleados en la construcción de viviendas, objetos


artesanales y como materia prima para fabricar papel. Los vástagos jóvenes son
comestibles.

BAMBUSA STRIATA :

Sinónimo: Bambusa vulgaris var. Vittata. Poblaciones densas con rizomas del tipo
simpodial, gruesos y firmes. Culmos erectos o inclinados, 5-8 (10) m de alto, 5-8
cm de diámetro, glabros, amarillos y brillantes con franjas o rayas verdes
longitudinales cuando jóvenes, opacos en la madurez y perdiendo el color cuando
secos. Propagación: Se propaga fácilmente a través de secciones de culmos y
ramas.

Usos: Sus culmos presentan mejores características físico - mecánicas que B.


vulgaris y pueden utilizarse desde los dos años en obras y carpintería.

BAMBUSA - TEXTILIS :

Resiste a -10ºC. Características: Poblaciones densas con rizomas del tipo


simpodial. Culmos erectos, doblados hacia el ápice, 6-10 m de alto, 3-5 cm de
diámetro, verdes, con ramas desde los nudos superiores; entrenudos huecos y
largos. Hojas de tamaño variable: 10 a 25 cm. Propagación: El método más
efectivo es el de rizoma con sección del culmo.

Exigencias: Calor estival.

Usos: Además de ornamental es también muy utilizado en artesanía. Sus pedazos


cortados en lámina muy delgada sirven para fabricar paneles de múltiples
utilizaciones.

BAMBUSA TULDA:

Poblaciones densas con rizoma del tipo simpodial. Culmos usualmente (7-)10-20
(-25) m de alto, (5-) 10 (-18) cm de diámetro, verdes brillantes en la madurez,
glabros, con ramificaciones escasas cerca de la base; nudos con un anillo de
pelos blancos debajo, los basales con raíces aéreas; entrenudos huecos, 30-50 (-
60) cm de largo, glabros, con paredes delgadas o 1-2,5 cm.

Distribución y ecología: Indígena de la India, Bangladesh yBurnma. Vive


preferentemente en suelos aluviales, a orillas de ríos y arroyos hasta 1500 m de
altitud. Propagación: Se propaga fácilmente de forma similar a B. striata,
preferentemente por medio de secciones de culmos con uno o dos
nudos.
Usos: Sus culmos son utilizados en la construcción de viviendas, andamios, cajas,
tejas, artículos de artesanía y como materia prima para la fabricación de papel.
Los vástagos jóvenes sirven de alimento preparados como encurtido; son ricos en
phytoesteroles.

BAMBUSA TULDOIDES:

Sinonimia: Bambusa ventricosa. Crece hasta 18 metros, no es invasiva y requiere


de un mínimo de 600 mm año de agua para crecer y adaptarse. Poblaciones
densas con rizomas del tipo simpodial. Culmos erectos, 6-10 m de alto, 3-5 (-7) cm
de diámetro, verdes, frecuentemente ramificados intravaginalmente desde la base,
sólo una rama dominante; nudos basales (1-2) con ramas ascendentes y un anillo
de pelos sedosos; entrenudos huecos, 30-40 cm de largo, glabros, paredes de 4-5
mm. Aguanta hasta -8 grados centígrados.

Distribución y ecología: Nativa del SE de China y Vietnam, ha sido introducida en


otras regiones tropicales y subtropicales, es capaz de soportar condiciones
desfavorables. Propagación: Se propaga fácilmente mediante rizomas con culmos
decapitados y mediante los propágulos que emiten los rizomas en la periferia de
los plantones. Se han obtenido buenos resultados usando como semillas
secciones de culmos de 2 años. Las ramas no sirven para la propagación.

Usos: Muy apta para realizar Cercos Vivos o Cortinas Rompevientos. Puede
emplearse como cujes de tabaco, en la construcción de andamios y en la
elaboración de objetos artesanales. Sus vástagos jóvenes son comestibles.

BAMBUSA VULGARIS:

Poblaciones densas con rizomas simpódicos, gruesos y firmes. Culmos erectos o


inclinados en la mitad superior, 8-20 m de alto, 5-10 cm (12) de diámetro,
desnudos en la mitad inferior; nudos basales enraizados; entrenudos huecos,
hasta 45 cm de largo, paredes de 7-15 mm de grosor.

Distribución y ecología: Nativa de la India, actualmente es el bambú de más


amplia distribución en los trópicos y subtrópicos de ambos hemisferios, crece
preferentemente en cañadas, orillas de ríos y arroyos. Propagación: Se realiza
fácilmente, similar a B. striata. Aguanta hasta -3 grados centígrados.

Usos: Su empleo en las construcciones se ve limitado por ser susceptible al


ataque de algunos insectos, sin embargo, ha dado excelentes resultados si los
culmos son tratados previamente con desinfectantes. Sus vástagos jóvenes son
comestibles pero poco apreciados y las hojas sirven como forraje. Los brotes
jóvenes de culmos maduros hervidos en agua se emplean contra la hepatitis.

CHIMONOBAMBUSA QUADRANGULARIS:
Sinónimos: Bambusa quadrangularis, Tetragonocalamus angulatus. Origen: China.
Velocidad de crecimiento: Rápido. Altura: 7.5. Habito de crecimiento: Erecto. PH
preferente del suelo: 7. Temperatura critica: -12ºC. Tallos viejos pueden formar
raíces aéreas en los nudos más bajos. Máximo diámetro: 4 cm. Crece muy bien al
sol o a la sombra, aunque mejor protegerlo de los fríos vientos. Puede resultar
muy invasivo.

Usos: Tallos jóvenes pueden ser comidos. Los tallos pueden ser usados en
artesanía, sobre todo para bastones y cosas pequeñas.

CHIMONOBAMBUSA – TUMIDISSINODA:

Sinónimos: Ch. tumidinoda, Qiongzhuea tumidissinoda. Resiste a -16ºC. Nudos


muy orondos con dos címbalos cerrados. Follaje fina y graciosa. Este bambú
crece en China en Sishuan a altitudes que varían entre los 1200 e los 2200 m.
Siendo enceladamente confinado en su región de origen debido a la utilización y
comercio de sus productos, que continúan a ser hechos por la población local
hace más de 2000 años. Media sombra. RASTRERO

Usos: Retoños comestibles muy apreciados. Decorativo por su follaje y por sus
nudos salientes, interesantes para plantar en riba visto de abajo para arriba.

CHUSQUEA CULEOU:

Más de 6 metros de alto, resiste fríos de-18 y sequías, no es planta invasora.

Usos: brotes jóvenes comestibles, cañas sólidas y robustas.

CEPHALOSTACHYUM PERGRACILE:

Sinonimia: Schizostachyum pergracile Tº min.-1ºC Poblaciones densas con


rizomas del tipo simpodial. Culmos erectos, 7-30 m de alto y 5-7,5 cm de diámetro,
verdes, pubérulos debajo de los nudos, ramificados desde los nudos superiores;
entrenudos huecos, 20-45 cm de largo, con paredes muy delgadas.

Distribución y ecología: Natural de Asia, vive mezclada a bosques deciduos en


ecótopos húmedos o secos. Propagación: Preferentemente es propagado por
medio de rizomas junto a un culmo de 1-2 años cortado a 1-1,5 m de la base. El
empleo de secciones de culmos como semilla no es efectiva, se ha hecho
ensayos fructíferos sembrando culmos completos.

Usos: En Thailandia se usa para dar mas sabor al arroz. Sirven como cortinas
rompe vientos. Los culmos son empleados en construcciones de viviendas
(postes, varas, listones), materia prima para fabricar papel, fibras para cestería y
otros trabajos de artesanía. Sus vástagos son comestibles aunque amargos.
DENDROCALAMUS ASPER:

Basonimia: Bambusa aspera. Poblaciones densas con gruesos rizomas del tipo
simpodial. Culmos erectos de 20-30 m de alto y 10-20 cm de diámetro, verdes,
pubescentes, con ramificación extravaginal desde la mitad del culmo (sólo una
rama dominante); nudos inferiores con raíces aéreas; entrenudos huecos, 30-50
cm de largo, los inferiores 10-20 cm, paredes de 15-40 mm (más delgadas hacia el
ápice caulinar).

Distribución y ecología: Vive en las regiones tropicales asiáticas sobre pequeñas y


altas montañas de hasta 1 500 m con alta pluviosidad.Propagación: Se propaga
por medio de rizoma junto a una sección de culmo decapitado a 1-1,5 m sobre la
base; la propagación por medio de secciones de culmos requiere de atenciones
especiales. Las plantas obtenidas en vivero pueden multiplicarse por división.

Usos: Es uno de los bambúes de mayor valor económico, las paredes de sus
culmos son muy fuertes y duraderas. Es un excelente material para la
construcción de viviendas y puentes, en ocasiones son empleados para conducir
agua por gravedad y sus secciones como recipientes para recoger agua.

DENDROCALAMUS BRANDISII:

Vive en India a 1200 metros de altitud, se recolectan las semillas, y con ellas se
obtiene una buena harina, también se pueden comer los brotes tras cocción en
agua y tirando después el agua de cocción. Otros usos: muy bueno para
construcciones, y para los usos que se utilizan bambúes, se obtiene también
buena pasta para papel. Semillas para gallinas.

D. HAMILTONII:

Poblaciones densas con rizomas del tipo simpodial. Culmos, 12-20 m (25 m), 10-
18 cm de diámetro, erectos o arqueados (doblados en el ápice cuando adultos),
desnudos hacia la base, verdes, aplicado densipubescentes, tomentosos cuando
jóvenes, opacos en la madurez; nudos basales con raíces cortas; entrenudos
huecos, 30-50 cm (más cortos hacia la base), paredes de 1,2 cm de grosor.

Propagación: Se realiza por medio de propágulos y secciones de rizomas o


culmos.

Usos; Se utilizan las semillas como alimento. Semillas para gallinas. El rizoma de
Dendrocalamus hamiltonii es utilizado para imitar el cuerno de un rinoceronte y se
vende como fetiche a precios exorbitantes (Liese, 1985). Cultivadas para la
construcción de viviendas y otros usos domésticos.
DENDROCALAMUS MEMBRANACEUS:

Poblaciones densas con rizomas del tipo simpodial. Culmos muy rectos o
doblados en el ápice, 15-24 m de alto, 6-10 cm de diámetro, cubiertos de una
costra polvorienta cuando jóvenes, verdes en la madurez, ramificados desde la
base, ramas superiores delgadas; nudos anillados, los basales enraizados;
entrenudos huecos, 22-40 cm de largo, con paredes de 6-10 mm de grosor.

Distribución y ecología: Procede de la India y China, habita en regiones tropicales


por debajo de los 1000 m snm con temperaturas promedios mínimas de 21,7°C y
máximas de 38,1°C. Propagación: Es muy difícil, lo más práctico es por medio de
secciones de rizomas junto a vástagos cortados.

Usos: Se utiliza con diversos propósitos en construcciones, artesanía y en la


agricultura para apuntalar árboles frutales, así como en la obtención de pulpa para
fabricar papel. Sus culmos jóvenes son comestibles.

D. STRICTUS:

Nombre comun: Bambú macho (Argentina), Bambú sólido, Bambú de Calcuta


(Europa y América); Buloh batu (Malasia); Myinwa (Burma-Myanmar); S'a:ng
(Laos); Phaisang (Tailandia); T[aaf]m v[oo]ng (Vietnam); Bans y Karail (India).

Bambú nativo de India, Nepal, Bangladesh, Burma (Myanmar) y Tailandia. Es más


común en India. Cultivado en jardines botánicos o experimentales e introducidos
en América a Puerto Rico, Cuba, Estados Unidos, Argentina, Brasil, Ecuador y
Colombia.

Bambú simpodial, cespitoso. Culmos arqueados, 6-20 m x 2.5-9 cm, sólidos o con
pequeño lumen, glabros cuando joven, luego se tornan verdes o amarillentos;
entrenudos 30-45 cm longitud, nudos a veces prominentes, los más básales con
raíces adventicias. Hoja caulinar 8-30 cm longitud, glabra o con pelos cafés en la
parte dorsal;lamina caulinar erecta triangular, pubescente en ambas superficies,
con pequeñas aurículas en la parte superior de la vaina. Lamina foliar linear-
lanceolada, 10-25 cm x 3 cm, con pelos hirsutos en la superficie adaxial y pelos
suaves en la superficie abaxial. D. strictus es un bambú tropical muy resistente a
la sequía, y crece bastante bien con una pluviosidad entre 750-1000 por año.
Prefiere una humedad relativa baja y se encuentra desde el nivel del mar hasta
1200 m, particularmente en laderas con condiciones secas y frías. Dendrocalamus
strictus habita en regiones con temperaturas que varían entre -5,5 y 46,6 oC

Propagación: La forma más práctica es la de secciones de culmos o ramas


tratados con estimulantes o por medio de secciones de rizomas junto a una
fracción del culmo. Las plantas obtenidas en viveros se dividen y forman
propágulos.
Usos: Culmos se utilizan como material de construcción, muebles, esteras,
canastos, bastones, implementos agrícolas, balsas y productos tejidos. En India
fuente principal de pulpa para papel. En Tailandia, es una especie importante para
la industria de tableros de bambú. Los renuevos y las semillas son comestibles y
pueden servir para la alimentación de las gallinas. Las hojas se usan para forraje.

FARGESIA JIU (RED PANDA):

Es un bambú no invasivo que no requiere barreras de rizomas. Posee una


resistencia a las heladas hasta -20ºC. Puede alcanzar una altura de 2 a 4 metros.
Prefiere la sombra o media sombra.

Usos: Su crecimiento derecho hace que sea adecuada para setos. Puede
utilizarse como planta individual en el jardín, en setos y pantallas.

FARGESIA NITIDA 'GREAT WALL':

Es un excelente bambú para el jardín. Crece de forma muy tupida, y no son


necesarias barreras de rizomas. Puede alcanzar de 3 a 5 metros de altura. Es muy
resistente al frío hasta -30º. Prefiere la sombra, media sombra o sol.

Usos: Como planta solitaria, setos y pantallas e incluso en macetas siempre que
sea regada.

FARGESIA RUFA:

Esta especie es muy dura. Puede alcanzar entre 2 y 3 metros de altura. Es


resistente al frío hasta los -20ºC. Prefiere sombra, media sombra o sol.

Usos: Adecuada como planta solitaria, en setos y pantallas, incluso en macetas


siempre y cuando se rieguen abundantemente.

FARGESIA SCABRIDA 'ASIAN WONDER':

Crece de forma densa, y no es invasivo. Las cañas crecen erectas y pueden


alcanzar un diámetro de más de 2 cm de grosor. Puede alcanzar los 3 metros de
altura. Prefiere sombra o media sombra. Es muy resistente al frío hasta -20ºC.

Usos: En su hábitat natural, este bambú alimenta al Oso Panda Gigante, puede
utilizarse como planta aislada en el jardín, en setos, en pantallas y en macetas,
siempre y cuando sea provista de riego abundante.

GUADUA ANGUSTIFOLIA:
La Guadua angustifolia es endémica de América y se considera como nativo de
Colombia, Venezuela y Ecuador. También ha sido introducida a México y varios
países centroamericanos, Isla del Caribe, Hawai y Asia.

0 a 1.800 metros sobre el nivel del mar. Temperatura media anual de 18 a 26 ºC.
Lluvia anual de 1.300 a 1.800 mm. Es exigente en luz. Logra un desarrollo óptimo
en suelos fértiles, húmedos, bien drenados, y profundos de texturas medias. Se
desarrolla en pH neutros y ligeramente ácidos. Tolera suelos excesivamente
húmedos o cenagosos. Es moderadamente resistente a las heladas. En zonas con
una estación seca prolongada (3-4 meses) requiere acceso al nivel freático o riego
complementario.

Usos:

Características de la Madera:

Madera de alta durabilidad. Trabajabilidad moderadamente fácil y fácil de secar.


Los tallos son resistentes de acuerdo a la época de aprovechamiento. Son
moderadamente resistentes a la pudrición y al ataque de insectos. Son muy
apreciados para la construcción ya que son muy livianos y de una gran resistencia.
La parte basal, hasta los 4 m., es ideal para columnas y vigas. La porción
intermedia, de 4 a 10 m., en armaduras de cercas, parales y soleras en muros
divisorios, en entresuelos y en planchas, como componente de estructuras ya que
proporciona firmeza y resistencia.

La Guadua angustifolia tiene fibras naturales muy fuertes que permiten desarrollar
productos industrializados tales como paneles, aglomerados, pisos, laminados,
esteras, pulpa y papel.

Construcción pesada; vigas. Construcción liviana; techos, andamios, etc. Muebles


decorativos e interiores. Cajas corrientes y guacales.
Postes para cercas. Postes para transmisión. Pulpa de fibra larga. Implementos
agrícolas; incluye abrevaderos, cañerías, canales para conducción de aguas.

Leña y carbón. Elaboración de artesanías. Puentes (colgantes y rígidos). Varas


tutoras. Las hojas se utilizan para cubiertas de techos. Los tallos se emplean en
artesanías.

Materia prima para la elaboración de papel. La guadua es de excelentes


cualidades para el control de erosión.
Sombrío y abrigo. Cortinas rompevientos. Cercas vivas. Protección de cuencas
hidrográficas en zonas escarpadas y laderas en cercanías de ríos y quebradas,
así como en márgenes y riberas. Conservación de suelos.
La guadua proporciona una sombra densa y es de extraordinaria belleza como
ornamental. Se puede sembrar en parques, glorietas y jardines amplios.
Es ideal para sitios próximos a cualquier fuente de agua, ya sea arroyos, lagos, o
ríos.
GUADUA TRINI:

Crece hasta más de 20 metros de altura, no es invasiva, necesita 700 mm año al


menos de agua para crecer y adaptarse.

Usos: Muy aptas para realizar Cercos Vivos o Cortinas Rompevientos.

PHYLLOSTACHYS ANGUSTA:

De 6 a 8 metros de alto, 50mm de diámetro, origen China, resiste hasta -20 grados
centígrados, poco invasor.

Usos: Madera muy resistente, brotes jóvenes comestibles, rompevientos.

PHYLLOSTACHYS ATROVAGINATA GREEN PERFUME:

Tolera los suelos húmedos mejor que los demás phyllostachys. Puede alcanzar de
4 a 6 metros de altura. Resistente al frío hasta -25°C. Prefiere sol o media sombra.
Se recomienda el uso de barreras de rizomas.

Usos: Es un tipo de bambú muy utilizado en la configuración de paisajes, en los


que se requiere largas paredes, derechas y altas de bambú. Popularmente
conocido también como el Bambú Incienso, ya que desprende un aroma parecido
al sándalo, al rayar la superficie del tallo. Es apto para plantar a lo largo de ríos y
estanques, y para crear pequeñas pantallas que ofrezcan mayor intimidad.

PH. AUREA:

Nombre común: Bambú caña de pescar y Hoteichiku (Inglaterra); Pring uncue


(Indonesia); Tr[us]v[af]ng (Vietnam) (Chao, 1989; Ohrnberger, 1999); Guaduilla
(Colombia y Ecuador).

Origen y distribución: Se cree que es originario de la parte sur temperada y


subtropical de China y del Japón. Ha sido introducida a todos los continentes y a la
mayoría de países del mundo en donde se cultiva como planta ornamental. En
algunos países como Indonesia esta especie esta naturalizada.

Puede resistir hasta -20grados, pero su follaje se estropea con -12 grados con
viento frió y seco, le gusta todas las exposiciones y soporta una sequía relativa. En
las partes más templadas de Europa los rizomas se pueden extender. Situar
preferiblemente al sol, o a media sombra.

Descripción Botánica: Bambú monopodial, difuso. Culmos erectos, rectos, 2-12 m


x 2-6 cm, pared 4-6 mm espesor, verde cuando joven y amarillo pajiso cuando
adulto; entrenudos 10-20 cm longitud, nudos prominentes, con un tenue anillo
blanco debajo de la línea nodal; en algunos culmos los entrenudos básales son
irregularmente cortos y barrigones, dándole una apariencia característica. Hoja
caulinar tempranamente decidua, cuando joven verde o verde pálida con manchas
cafés; lamina caulinar lanceolada a linear-lanceolada, 3-6 cm longitud. Lamina
foliar lanceolada 5-15 x 0.5-2 cm, glabra a densamente pubescente.

Usos: Es considerado uno de los bambúes más populares del mundo. Se emplea
como planta ornamental o cerco vivo. Los entrenudos anómalos se usan y se
venden como bastones, para fabricar mangos para sombrillas y abanicos. Los
culmos se usan para fabricar cañas de pescar, varas para esquiar, jabalinas, en la
industria del mueble, y de la construcción. Los brotes nuevos pueden ser
comestibles.

PHYLLOSTACHYS AUREA 'FLAVESCENS INVERSA’:

Resiste a -18ºC. Tiene las mismas características que Phyllostachys aurea; los
tallos son verdes pero presentan entre nudos estriados longitudinalmente con una
ancha tira amarilla.

Usos: Los brotes nuevos pueden ser comestibles.

PHYLLOSTACHYS - AUREA 'HOLOCHRYSA':

Resiste a -18ºC. Idéntico al Phyllostachys aurea con la diferencia que los tallos
más jóvenes retoñan verde pálido y se vuelven progresivamente amarillas sea
cual fuere su exposición. Esta coloración es muchas veces más brillante en los
tallos expuestos al sol. Se da en todas las condiciones; soporta sin daños una
sequía relativa.

Usos: Cercos libres o recortadas, matorrales, dornas, maceteros, tufos aislados.


Los brotes nuevos pueden ser comestibles.

PHYLLOSTACHYS AUREA 'KOI' :

Resiste a -18ºC. En todo es idéntico al Phyllostachys aurea excepto por el color


del tallo y los ramos que son claramente amarillos, los entre nudos presentan una
raya longitudinal verde muy decorativa que alterna regularmente.

Usos: Los brotes nuevos pueden ser comestibles.

PH. AUREOSULCATA:

De 6 a 9 metros de alto, 30 a 40mm de diámetro, resiste hasta -24grados


centígrados, muy resistente al frió pero detesta el viento.

Usos: En primavera salen un gran numero de brotes comestibles incluso


verdes. Variedad similar, P. aureosulcata Spectabilis.
PHYLLOSTACHYS AUREOSULCATA 'ALATA':

Este bambú tiene los tallos completamente verdes y crecen en zig-zag en la parte
más baja. La superficie de los tallos es áspera. Es un tipo de bambú muy
decorativo, crece fuertemente, y es muy resistente a las heladas y a la sequía.
Bambú gigante que puede crecer de 6 a 9 metros, muy resistente al frío hasta -
25ºC. Situar al sol o a media sombra.

Usos: Son bambúes muy adecuados para pantallas de viento y en lugares


orientados al norte.

PHYLLOSTACHYS AUREOSULCATA 'AUREOCAULIS':

Posee un tallo amarillo anaranjado, el cual se vuelve rojo durante el primer año. La
superficie del tallo es áspera como el papel. Se aconseja utilizar barreras de
rizomas. Son muy resistentes al frío hasta -30ºC y a la sequía. Los tallos pueden
crecer en zig zag desde la parte más baja. Es un bambú alto que puede crecer de
5 a 7 metros. Prefiere el sol o media sombra. RASTRERO

Usos: Crece fuertemente y es muy adecuado para pantallas de viento, y en


lugares situados al norte, es ideal en setos, pantallas o como ejemplar aislado en
el jardín. Brotes comestible.

PHYLLOSTACHYS AUREOSULCATA 'SPECTABILIS':

Es un bambú gigante con tallos de hasta 8 metros de altura y 4 centímetros de


diámetro. Muy resistente al frío hasta -25ºC. Zonas donde los vientos dominantes
no sean fuertes o bien si lo resguardamos de este agente. Posee tallos amarillos
con un surco verde. La superficie del tallo es áspera y ligeramente pubescente
(pequeños pelillos alrededor). Cuando está expuesto a pleno sol el color puede
llegar a ser completamente rojo. Es un bambú muy decorativo y crece
fuertemente. Son muy resistentes al frío y a la sequía. RASTRERO

Usos: Muy adecuado para pantallas de viento y en lugares orientados al norte.


Cercos, macizos, tufos aislados, jarros, maceteros.

PH. BAMBUSOIDES:

Sinónimos (P. Mazelli, P. quilioi, P. reticulata)

Nombre comun: Guizhu, Gangzhu, Wuyuejizhu, Mazhu (China), Madake (Japon);


Bambou vrai (Francia); Giant timber bamboo, Hardy timber bamboo, Madake
(Europa y América).

Origen y distribución: Es originario de China, donde se distribuye desde el sur del


Río Yangtza hasta Guangdong, Guangsi y Yunan. Es muy cultivado en Japón y ha
sido introducido en Taiwan, Europa y América.

Resiste hasta -18 grados centígrados, No tiene exigencias particulares, aunque


para que alcance buenas alturas debe tener buen suelo y buenos cuidados.

Descripción Botánica: Bambú monopodial, difuso. Culmos 15 m x 14-16 cm en


China (pudiendo llegar hasta 18 a 20 metros de alto), de color verde, sin cera, con
anillo blanco debajo de la línea nodal y glabros; nudos inconspicuos. Hoja caulinar
hirsuta, de color café verdosa, con manchas café oscuro pequeñas aurículas
fimbriadas presentes o a veces ausentes. Lámina foliar 15-16 cm x 2-2.5 cm
notoriamente más grande que en otras especies de Phyllostachys; vaina foliar con
evidentes aurículas fimbriadas. Posee tallos aéreos (cañas) que llegan a vivir 20
años, florece regularmente cada 120 años.

Usos: Es uno de los bambúes de mayor tamaño y comercialmente más valioso de


China y Japón. Su madera es de excelente calidad y suministra una madera
dotada de excelentes cualidades de resistencia y de elasticidad, sus brotes
comestibles se comercializan. Ornamentalmente es muy apetecido por sus culmos
verdes y brillantes. En México se cultiva y utiliza en la fabricación de muebles.
Cultivadas para la construcción de viviendas y otros usos domésticos.

PH. BAMBUSOIDES CASTILLONIS:

Sinónimos ( P. castillonis, P. quilioi castillonis), de 8 a 10 metros de alto, 80mm de


diámetro, resiste hasta -18 grados centígrados, se place en cualquier situación con
predilección por los terrenos frescos y ricos, es poco invasor. Tallos amarillo
dorado y estriados de verde. Estas estrías son irregulares en los extremos de la
base, después siguen los surcos entre nudos. Hojas de 10 a 15 cm de largura,
verde sombrío ligeramente matizados de crema.

Usos: brotes comestibles, seto rompevientos.

PH. BAMBUSOIDES VIOLACEA:

Sinónimo (Ph. violascens), de 12 a 15 metros de alto, de 60 a 70mm de diámetro,


resiste hasta -18 grados centígrados, rizomas poco invasores, necesita buenos
cuidados culturales para un buen desarrollo. Este bambú es admirable por la
coloración de sus tallos. Cuando son jóvenes son verde aceituna, finamente
estriados de verde muy claro; con la edad estas estrías se vuelven amarillas y
después púrpuras. Algunos tallos se mantienen totalmente verdes. Hojas grandes
(10 a 15 cm), verde mar en la cara inferior. Precocidad de los retoños jóvenes que
salen en principios de Abril.

Usos: Usos: sirve como seto rompevientos, y sus brotes jóvenes son comestibles.
(Brotes precoces)
PHYLLOSTACHYS BISSETII:

Es un bambú de color verde grisáceo . Los tallos más jóvenes están recubiertos
de una especie de polvillo blanco. Este tipo de bambú ramifica densamente desde
la base, formando una barrera impenetrable. Se extiende con facilidad, por lo que
se aconseja utilizar barreras de rizomas. Es un bambú gigante que puede crecer
de 6 a 8 metros de altura, es muy resistente al frío hasta -30 ºC, y prefiere media
sombra y sol. RASTRERO

Usos: crece fuertemente y gracias a su denso ramificado y excelente resistencia al


frío, son especialmente adecuados para pantallas de viento y en lugares
orientados al norte. Es adecuado para plantar como ejemplar aislado en el jardín o
en setos y pantallas.

PHYLLOSTACHYS DECORA:

Sinónimo: Phyllostachys assanica, Phyllostachys bawa, Phyllostachys - manii . Es


un tipo de bambú que crece derecho, y con abundante follaje. Los tallos son
verdes grisáceos y ligeramente pubescente (con pequeños pelillos). Los brotes
nuevos se desarrollan a mediados de junio, y tienen hojas pequeñas y muy
atractivas de color púrpura, rayadas de blanco o verde claro. Crece fuertemente y
se aconseja utilizar barreras de rizomas. Puede alcanzar una altura de 6 a 8
metros. Es muy resistente al frío hasta -25ºC. Prefiere media sombra y sol.
RASTRERO

Usos: Puede utilizarse como planta aislada en el jardín, o en setos y pantallas.

PH. DULCIS:

De 6 a 8 metros de alto, 50 a 70mm de diámetro, resiste hasta -22 grados


centígrados, necesita suelos fértiles y no muy seco en verano para una buena
producción de brotes. CESPITOSO

Usos: Brotes jóvenes comestibles, madera poca resistente, rompevientos.

PHYLLOSTACHYS – FLEXUOSA:

Resiste a -23ºC. Tallo bastante fino y flexible, Plantas con porte arbustivo y
rizomas del tipo monopodial. Culmos, 4-5 m de alto, 2-4 cm de diámetro,
comprimidos a un lado, en zigzag hacia la base o erecto, pruinosos en la juventud.
Vainas caulinares caducas, longitudinalmente estriadas, sin aurículas; lígula
ciliada; lámina foliar erecta y estrecha. CESPITOSO

Usos: Este bambú muy rústico se puede desarrollar en condiciones difíciles (frío,
sequía, terreno calcáreo, y hasta ligeramente salados). Se utiliza como cuje y en la
confección de objetos de artesanía, sus vástagos jóvenes son comestibles.

PH. GLAUCA:

De 6 a 8 metros de alto, de 30 a 50mm de diámetro, resiste hasta -18 grados


centígrados, se acomoda a cualquier sitio. Los tallos jóvenes son casi totalmente
cubiertos por una especie de polvo blanco dándoles un color azulado.
CESPITOSO

Usos: Muy buena especie para setos rompevientos, tufos aislados, macizos,
matorrales, brotes jóvenes muy apreciados por los gastrónomos.

PHYLLOSTACHYS HUMILIS:

Es un bambú muy resistente al frío y muy ornamental. Los brotes nuevos pueden
reconocerse fácilmente por su color oscuro que varía entre el verde y el púrpura.
Los tallos cambian del amarillo al naranja cuando están expuestos al sol. Es un
bambú que crece fuertemente. Muy resistentes al frío hasta -25ºC. Puede crecer
de 4 a 5 metros de altura. Prefiere sol o muy poca sombra. CESPITOSO

Usos: Excelente elección para setos, y pantallas de viento.

PHYLLOSTACHYS MEYERI:

Plantas con rizomas del tipo monopodial. Culmos, 6-11 m de alto, 3-7 cm de
diámetro, comprimidos a un lado, pruinosos en la juventud; vainas caulinares
caducas, ciliadas en la juventud, muy estrechadas en el ápice, sin aurículas;
lámina foliar más o menos lanceolada; lígula truncada, brevipelosa; lámina foliar
lanceolada, algo rugosa.

Distribución: Natural de Asia, tolera climas fríos y suelos salinos.

Usos: Se utiliza en la confección de implementos de labranza, sombrillas, varas


de pescar y objetos de artesanía; sus vástagos jóvenes son comestibles.

PH. NIDULARIA:

De 6 a 8 metros de alto, de 30 a 40mm de diámetro, resiste hasta -18 grados


centígrados, se adapta a cualquier sitio. Tallos verdes, por veces ligeramente
sinuosos; nudos salientes. Follaje denso y flexible, de un verde primaveral.
CESPITOSO

Usos: Los brotes jóvenes son valorados por los gastrónomos, seto rompevientos.

PH. NIGRA:

Sinónimos (P. puberula nigra, Bambusa nigra), de 6 a 8 metros de alto, de 20 a


40mm de diámetro ( las cañas pueden alcanzar 7 cm. de diámetro), resiste hasta -
20 grados centígrados pero su follaje se estropea desde -12 grados con viento
seco, prefiere situaciones abrigadas del viento, no es planta invasora. Crece muy
bien al sol o a media sombra. Los tallos más jóvenes son verdes pero oscurecen
del marrón al negro después de la primera estación. CESPITOSO

Usos: madera buena, brotes jóvenes comestibles, ideal como ejemplar aislado o
como seto, cercos, desde que estén protegidos del viento.

PH. NIGRA BORYANA:

Sinónimos (P. puberula boryana, P. nigra Bory), de 16 a 18 metros de alto, de 70 a


110mm de diámetro, de color verde sombrío a veces azulados y salpicados de
manchas castaño de dimensiones variables. Follaje oscuro, muy fino y denso.
Resiste hasta -20 grados centígrados, este bambú rustico se comporta bien en
cualquier situación.

Usos: los brotes jóvenes son comestibles, se puede utilizar como bosquete
rompevientos.

PH. NIGRA HENONIS:

Sinónimos ( P. puberula, P. henonis, P. nigra Henon), de 16 a 18 metros de alto,


de 60 a 100mm de diámetro, resiste hasta -22 grados centígrados, muy rustico, se
adapta a cualquier sitio y es reputado por su resistencia a la sequía. Prefiere sol y
media sombra. Tallos muy derechos y rígidos, inicialmente verde aceituna se
vuelven después amarillo (si fuere colocado a la sombra) o verde (si son
colocados al sol). Hojas bastante pequeñas (8 a 10 cm). Follaje fino y leve verde
muy oscuro, a excepción de las hojas nuevas que son mucho más claras en las
primeras semanas. RASTRERO.

Usos: su madera de excelente calidad es muy apreciado en Asia para la artesanía,


brotes jóvenes comestibles. Prospera muy bien en jardines, pudiéndose utilizar
como ejemplar aislado formando densas copas, y también para pantallas altas.
PH. NUDA:

De 6 a 8 metros de alto, de 30 a 40mm de diámetro, resiste hasta -28 grados


centígrados, este bambú de una buena rusticidad se siente bien en cualquier sitio,
sobre todo si el suelo fuere bien drenado. RASTRERO

Usos: Reputado por sus brotes comestibles, seto rompevientos.

PH. PUBESCENS:

Sinónimos ( P. heterocycla Pubescens, P. edulis). Es la especie susceptible


alcanzar el mayor desarrollo en países europeos, en Francia, en particular al sur
(Bambuseria de Prafrance), de 15 a 28 metros de alto (incluso hasta 35 metros),
de 80 a 130mm de diámetro, resiste hasta -20 grados centígrados, se place en
terrenos de buena calidad agronómica, su tamaño se ve fuertemente reducido
bajo climas frescos o si no dispone de buenas condiciones.

Usos: brotes comestibles. (un brote puede llegar a pesar hasta 2 Kg.)

PHYLLOSTACHYS PUBESCENS 'BICOLOR':

Sinónimo: Phyllostachys bicolor. Resiste a -19ºC. Se trata de una mutación del


Phyllostachys pubescens. Su originalidad proviene de su tallo verde claro marcado
alternadamente de un lado y del otro de los entre nudos de finas estrías verdes.
Se da en todos los terrenos de buena calidad agronómica; su altura se ve
fuertemente reducida en los climas frescos o si no dispone de buenas condiciones.
Exposición soleada.

Usos:Tufos aislados, matorrales, bosques, alimentación (brotes comestibles).

PHYLLOSTACHYS – RUBROMARGINATA:

Anteriormente comercializado bajo el nombre de Phyllostachys decora. Resiste a -


20ºC.Tallos guarnecidos de abundante follaje flexible muy decorativa. El tallo es
duro y resistente. Especie poco exigente adaptándose mejor a los excesos de
agua temporales, que la mayoría de los bambúes. CESPITOSO.

Usos:Cercos, matorrales, tufos aislados. Excepcionales calidades ornamentales


pero también excelente producción de tallos duros y resistentes.

PH. SULPHUREA:
Mas de 10 metros de altura, mas de 50mm de diámetro.

Usos: madera muy resistente, brotes jóvenes comestibles, seto rompevientos.

PHYLLOSTACHYS VIRIDIGLAUCESCENS:

Se desarrolla muy bien en los lugares cálidos, aunque soporta temperaturas de


hasta -22ºC. Tallos muy rectilíneos, verde oscuro brillante, hojas de 12 a 15 cm de
largo por 1,8 a 2 cm de ancho, verde lustroso por encima y verde mar por debajo
(viniendo de ahí su nombre). Rizoma bastante invasor. Los primeros retoños salen
a partir del mes de Abril. Este bambú muy rustico crece en todas las condiciones;
su potencial de crecimiento puede a veces ser fuertemente reducido en suelos
pobres.

Usos: Es muy adecuado para realizar pantallas solares. Cercos, matorrales, corta-
vientos, maceteros. Brotes comestibles.

PH. VIRIDIS:

Sinónimo (P. mitis), de 14 a 18 metros de alto, de 60 a 100mm de diámetro,


resiste hasta -20 grados centígrados, se comporta bien en suelos arcillosos. Tallos
ondulantes de color verde pálido. Durante los primeros años los nudos son
claramente marcados por un anillo de polvo blanco. Follaje abundante, verde
bastante claro. Salida de los primeros retoños a fines de Mayo, principio de Junio.

Usos: los brotes jóvenes son comestibles y deliciosos, se puede utilizar como seto
rompevientos, bosquete, bosque.

PHYLLOSTACHYS VIVAX:

Es un bambú gigante que alcanza los 10 m de altura y tallos de más de 5 cm de


grosor. Es muy resistente al frío hasta -25ºC. Los tallos son verdes y ligeramente
acanalados. Es una especie de crecimiento fuerte. Uno de los bambús más
resistentes a las heladas, que puede plantarse casi en cualquier lugar que se
desee. Se debe proteger del viento pues los tallos son quebradizos y lo mismo se
debe hacer en relación a la nieve. Es conveniente amarrarlos preventivamente en
tubos de 5 a 10 tallos para asegurar una mejor resistencia.

Usos: cercos, pequeños bosques. Se parece mucho con el Phyllostachys


bambusoides pero a su madera es de calidad inferior.

PHYLLOSTACHYS VIVAX 'AUREOCAULIS':


Es un bambú gigante que llega a alcanzar los 10 metros de altura y tallos de más
de 5 cm de grosor. Es muy resistente al frío hasta -25ºC. Los tallos poseen un
canal vertical. Se diferencia de las demás especies por sus característicos tallos
amarillos con rayas verdes. Crece con menos vigor que sus congéneres, pero es
igual de resistente a las heladas.

Usos: Gracias precisamente a su crecimiento poco invasivo, es muy adecuado


para pequeños jardines como ejemplar aislado. Seto cortavientos.

PLEIOBLASTUS HINDSII:

De 3 a 6 metros, de 30 a 60mm de diámetro, resiste hasta -15 grados centígrados,


teme el rocío salado (la brisa marina) y el frío seco.

Usos: seto rompevientos excelente, los largos entrenudos son utilizado para hacer
flautas, los brotes jóvenes comestibles son muy apreciados.

PSEUDOSASA JAPONICA:

Es uno de los bambús más utilizados y decorativos en los jardines de Europa.


Posee hojas largas y elegantes (más de 35cm). Los tallos son derechos como
flechas, de ahí su apodo de 'bambú flecha'. Las hojas de los tallos nuevos son
gruesas y permanecen pegadas a él. Es un bambú invasivo, y se aconseja utilizar
barreras de rizomas. Puede alcanzar una altura de 4 a 5 metros. Es muy
resistente al frío hasta -20ºC. Prefiere la sombra, o media sombra.

Usos: Es excelente para setos y pantallas, y crea muros impenetrables. Útil como
planta aislada, en setos, pantallas, e incluso en macetas en terrazas y balcones.

PSEUDOSASA JAPONICA 'TSUTSUMIANA':

Es una variedad de Pseudosasa japónica, y uno de lo mejores bambús de jardín.


Los tallos son derechos como Pseudosasa japónica, pero posee los internudos
ligeramente abollados. Esta característica decorativa puede acentuase más
cuando se podan las hojas más bajas. Es un bambú alto que puede crecer hasta 5
metros de altura. Es resistente al frío hasta -25ºC. Prefiere sol o media sombra.
CESPITOSO.

Usos: Puede utilizarse en setos, pero a causa de sus tallos tan especiales es más
adecuado como planta aislada en el jardín.

SACCHARUM OFFICINARUM (CAÑA AZUCARERA):


Para climas tropicales, para una buena cosecha necesita buena tierra.

Usos: se puede hacer zumos, miel de caña, azúcar morena, las hojas y residuos
pueden servir como forraje, se puede elaborar alcohol, puede servir como pantalla
rompe vientos.

SASA PALMATA ``NEBULOSA´´:

De 2 a 3 metros de alto, 10 a 15mm de diámetro. Resiste hasta -18 grados


centígrados, muy rustico, soporta muy bien la sombra como el pleno sol, necesita
espacio amplio ya que se propaga fácilmente (pero se controla fácilmente
cortando los brotes jóvenes). Sus grandes hojas oblongas (20-28 cm. de largura,
5-7 cm. de ancho) y lustrosas son dispuestas en “palma”. Forman espléndidos
macizos arredondeados.

Usos: Los brotes jóvenes se pueden consumir crudos. Macizos, cercos, jarrones,
vegetación rastrera. Su plantación en el medio del césped no crea ningún
problema y los cortes sucesivos limitarán su envergadura.

SASA TSUBOIANA:

Es una especie de bambú con grandes hojas verdes, que pueden llegar a medir
más de 25 cm de largo. La planta adulta posee un tamaño medio de 1,5 a 2
metros de altura. Es muy resistente al frío hasta -25ºC. Prefiere sombra, media
sombra o sol.

Usos: Este bambú forma hermosos macizos y puede utilizarse como seto o como
sotobosque.

SEMIARUNDINARIA FASTUOSA = ARUNDINARIA FASTUOSA:

De 5 a 8 metros de alto, de 30 a 70mm de diámetro, resiste hasta -22 grados


centígrados, rizomas poco invasor, planta que se adapta a todas las situaciones
aunque prefiere el pleno sol. Tallos derechos, verde oscuro volviéndose de color
púrpura en otoño al envejecer. Porte en columna, follaje flexible y denso alrededor
del tallo, de la base al tope. CESPITOSO.

Usos: seto rompevientos, brotes jóvenes comestibles.

SEMIARUNDINARIA – MAKINOI:

Resiste a -18ºC. Tallos bastante finos, verdes al principio se vuelven púrpuras con
el pasar del tiempo. Porte leñoso, hojas bastante pequeñas y erectas. Se
desarrollan en todas las condiciones. CESPITOSO.

Usos: Su vigor y su porte leñoso muy denso la vuelven una buena planta de cerco.
Soporta muy bien la poda. Se desarrolla bien al sol y consigue desarrollarse bien
aún en los sitios muy sombríos. Cercos, corta-vientos, maceteros.

SEMIARUNDINARIA – OKUBOI:

Sinónimos: Semiarundinaria sakhalinensis, Semiarundinaria pubens,


Semiarundinaria villosa. Resiste a -18ºC. Sus hojas son muyanchas en relación a
su largura. Esta característica contribuye para dar una impresión de opulencia a la
vegetación. La densidad de las hojas que aumenta con los años da a los tallos un
aspecto de columnas de follaje muy interesante. Ponerse más en exposición
directa al sol de que a la sombra. CESPITOSO.

Usos: Suporta muy bien el viento una vez plantado. Cercos, corta-vientos, tufos
aislados, maceteros.

« última modificación: 10 Febrero de 2016, 07:10:59 am por Josuah »


En línea
No tienes una invasión de chumberas, tienes una deficiencia de cabras y ovejas.

Josuah


 Equipo FdP

 3790
 Genalguacil, del Valle del Genal!!


o
 Zona Clima: 9b (-1.2ºC ** -3.8ºC)

Re: BAMBÚES
« Respuesta #3 en: 17 Julio de 2008, 03:00:44 pm »

USOS CULINARIOS GENERALES

Los brotes de ciertas especies constituyen una agradable verdura de primera


calidad. Su composición es similar a la cebolla, pero de gusto y consistencia
diferente. Según dicen, el germanio que contiene le confiere el poder de retardar el
envejecimiento de las células. El brote joven, o turión, se parece un poco a una
alcachofa.

Los turiones se recolectan por la mañana, preferiblemente cuando las puntas


salen de tierra. Se necesita un pico para seleccionar el brote joven a unos 20cm
bajo tierra, o bien, se quita la tierra alrededor y se corta en la base, a la juncion
con el rizoma, teniendo cuidado en no estropear el rizoma.

Se quitan las hojas coriáceas que cubren los brotes, cortándolos circularmente en
sus puntos de inserción. La parte comestible representa del 75 al 80% del peso
del brote, que varía según la especie y el modo de cultivo. Por poco que el brote
este avanzado (en su desarrollo), se corta la punta que es desagradable para el
consumo.

Crudos, los brotes de bambu son cortados en bastoncitos, en dados, o en rodajas.


Cocerlos en agua ligeramente salada, hasta que estén tiernos, unos 30 minutos,
después prepararlos como indique en las recetas. Se los puede comer crudos en
ensaladas, o, cocidos, en fritura, o, conservadas en salmuera o en vinagre... Se
puede acompañar con una salsa chou-you o de Katsouo (carne seca de un
pescado cercano al atún).

Para brotes amargos, hay que blanquearlos en 2 o 3 aguas.

USOS MEDICINALES

La savia del bambú es muy utilizada en casos severos de artrosis. Científicamente


se ha comprobado por los efectos regenerativos que posee el “bambosil”, principal
componente activo del fluido vegetal. Este compuesto estimula la síntesis de
colágeno en el tejido óseo y conjuntivo, facilitando la reconstrucción del cartílago.
El bambú tiene también un efecto re-mineralizante, ya que protege de la
osteoporosis, que fragiliza los huesos durante el período de la menopausia.

CONSOLIDACIÓN DEL SUELO Y FORESTACIÓN

Los bambúes, gracias a sus extensas y entramadas masa de raíces, contrastan


eficazmente la erosión del suelo, protegido también por el tupido escudo de sus
tallos y por su denso follaje, que constituye una óptima pantalla contra el sol, el
viento, el granizo y los violentos chubascos, y al mismo tiempo impide la
disgregación de las capas superficiales del suelo.

El crecimiento colonizador de los bambúes compacta y consolida el terreno


evitando derrumbes incluso en lugares más propensos a desmoronarse y
disgregarse, como a lo largo de terraplenes y riberas fluviales.

Especies como Pleioblastus, Sasa palmata, Indocalamus tessellatus,


Hibanobambusa tranquilans y Phyllostachys son particularmente invasoras y, por
lo tanto, adecuadas para desempeñar este rol positivo de estabilización,
contrastando la erosión del terreno en zonas de riesgo aluvial como son las
regiones templadas.

La moderada sombra de las frondas sobre la subyacente capa alimentada por el


recambio de follaje, favorece la formación de microorganismos y sustancias
orgánicas como una suave almohada en descomposición. La opulencia del suelo
en humus y fertilidad permite la regeneración del proceso vital y la supervivencia
germinativa de muchas semillas.

En virtud de sus muchos atributos, los bambúes pueden ser utilizados


intensivamente en intervenciones de reforestación y saneamiento del medio
ambiente.

El estudio biológico de estas gramíneas y la elección de especies guiará a una


conveniente aplicación en el campo del cultivo forestal para la mejoría y
conservación de terrenos a tratar, para la estabilización y el control del suelo
contra la erosión a lo largo de ríos, canales, declives de colinas y terraplenes.

El conocimiento de las características físicas y de los mecanismos de crecimiento


de cada especie puede valer de alternativa a otros géneros de plantas de menor
adaptabilidad. La natural durabilidad de los bambúes y su vegetación rica en
follaje, que no decae ni siquiera durante la vacía estación invernal (una caña
puede contener más de 10.000 hojas) aseguran la purificación incesante del aire,
oxigenándolo, y proveen un hábitat protegido para la micro fauna y la avifauna,
que a menudo usa las frondas como dormitorio.

En un eventual programa de reforestación serían adecuados los bambúes muy


exuberantes, como Phyllostachys pubescens, Viridis mitis, Ph. del grupo nigra, Ph.
violascens y otros que, si bien de alturas limitadas, producen un rico follaje como
Hibanobambusa tranquillans shiroshima, Sasa, hasta los tapizantes Plexoblastus.

PRACTICAS SILVÍCOLAS

Las prácticas silvícolas con los bambúes, adoptadas casi exclusivamente en la


zona asiática, son relativamente sencillas y guardan una estrecha armonía con los
notables rasgos genéricos y bioecológicos que se han descrito. En general, las
cañas maduras se cortan y la regeneración se consigue a partir de las nuevas
cañas que nacen cada año de los rizomas subterráneos siendo esta simple
práctica la seguida en todo lugar, con independencia de la especie o del tipo de
bosque. Sólo después de la floración gregaria, que de ordinario se produce a
largos intervalos y tras de la cual las cañas de casi todas las especies se
marchitan y mueren, se recurre a las semillas para la regeneración.

En los bosques de bambú se aplican cortas rasas y de entresaca. La práctica


varía algo según los hábitos de crecimiento de las dos grandes clases de
bambúes ya descritas: las que forman macolla y de las de caña simple. Con los
bambúes de la primera dos grandes clases de bambúes ya descritas: las que
forman macolla y de las de caña simple. Con los bambúes de la primera clase las
macollas constituyen la unidad de explotación, a la que se aplican clareos y cortas
de mejora o de explotación. En el grupo de cañas aisladas, la zona de
regeneración es análoga a la de un bosque ordinario, aunque quizá en menor
escala, y en ella las cañas aisladas y diseminadas forman la masa de explotación
en toda zona de corta adecuada.

En ambas clases, con arreglo al tratamiento por cortas de entresaca, las cañas
maduras se apean siguiendo un breve ciclo de corta, que de ordinario es de tres a
cinco años. La edad óptima para la corta comercial varía según la especie, pero
de ordinario oscila entre dos y seis años. En general, las especies de mayor
tamaño necesitan más tiempo para llegar a la edad de explotación, si bien este
tiempo depende en gran parte del estado de los rizomas. Las cañas supermaduras
pierden en calidad y en valor comercial y deben adoptarse las usuales
precauciones silvícolas para preservar el vigor y la productividad máximos de los
rizomas y cañas, por ejemplo cortando las cañas supermaduras defectuosas y sin
valor comercial y procurando una distribución regular de las cañas dentro de cada
unidad de explotación.

Con arreglo al método de cortas por entresaca, que con más frecuencia se aplica
a los bambúes que forman macollas, la propia macolla constituye un pequeño
bosque en que se practican clareos y cortas de mejora y de explotación,
evitándose la excesiva espesura y hasta consiguiéndose una distribución regular
de las cañas. Según este sistema, los bambúes reproducidos sean de semilla, de
rizoma o de esqueje, exigen de cuatro a siete años para llegar a formar una
macolla normal de cañas de altura máxima capaces de producir anualmente
nuevos retoños, si bien, en general, las plantitas exigen algo más de tiempo para
llegar a esta fase. Los ciclos de corta de dos a cinco años son los preferidos, pero
los de tres a cuatro años parecen ser los óptimos para conseguir la productividad y
el vigor máximos de las cañas. El método de cortas por entresaca deberá
aplicarse de modo que se reduzca al mínimo la perturbación, y es esencial
conservar una parte de las cañas viejas (esto es, las de más de un año de edad,
preferiblemente todas las del segundo año, además de las cañas del primer año),
tanto para el apoyo mecánico de los nuevos retoños como para mantener los
rizomas en pleno vigor, prestando la debida atención al espaciado regular y a la
necesidad de evitar la espesura excesiva.

Sin embargo, quizá sea preciso establecer normas de corta bien estudiadas. Las
aplicadas en el Asia sudoriental prohiben la corta de retoños nacidos en las
últimas lluvias, la extracción de raíces o la corta de cañas a más de 30,5 cm. del
suelo, excepto cuando la densidad de la macolla impide ajustarse a tal norma. En
la India se han trazado normas parecidas (Seth, 1954) para Dendrocalamus
strictus y algunas otras especies, en las que se prevé el momento de la corta, la
altura de corta de las cañas, el número de cañas que habrán de cortarse las
limpias y los clareos de mejora. La inspección que garantice el cumplimiento de
estas normas adquiere así gran importancia, pero a la vez constituye un difícil
problema.

Estos inconvenientes se salvan con el sistema de corta rasa, por su simplicidad y


por la concentración del trabajo en tal sistema, así como por su adaptabilidad a la
mecanización, pero estas ventajas se anulan de nuevo por la necesidad de un
ciclo de corta considerablemente más largo (ya que una macolla cortada a hecho
exige más tiempo para llegar a su nueva fase de madurez y plena producción) y
quizá porque las macollas quedan más sujetas a la degradación y a la mortalidad.
Por consiguiente, la elección de un sistema queda al criterio del propietario del
bosque, si bien las masas de bambú explotadas durante un largo período de años
parecen indicar que, en igualdad de condiciones, el método de cortas por
entresaca da un rendimiento algo mayor que el de corta rasa, siendo por ello
preferible.

Aunque también en el caso de los bambúes no cespitosos la corta rasa es la más


práctica y la que con más frecuencia se aplica, parece conveniente, aun con
arreglo a esta práctica, conservar algunas cañas por hectárea, regularmente
espaciadas, para conseguir la productividad y vigor máximos de los rizomas.

Sea cual fuere el sistema adoptado, debe siempre tenerse presente la posibilidad
de que la floración gregaria se produzca a intervalos largos, pero más o menos
regulares, en todo el cañaveral de bambú, muriendo en último término todas las
macollas. Después de la floración gregaria, la regeneración se consigue de
ordinario gracias a la germinación de las semillas al principio de la siguiente
temporada lluviosa. Entonces, la corta rasa es el único procedimiento adecuado.
El terreno debe estar desnudo y la zona protegida contra el fuego y el pastoreo.
De ordinario, las plántalas forman tapiz, sobre todo en los lugares en que el suelo
mineral ha quedado de nuevo expuesto. Si cuentan con la debida protección, las
plántulas consiguen sumergir la masa arbórea regenerada.

FITODEPURACIÓN

Existen varios estudios de fitodepuración de aguas residuales utilizando bambú.


En uno de ellos, realizado en Portugal, se confrontaron las ventajas de dos
especies (Phyllostachys heterocloada y Ph. nidullaria) respecto a otras plantas
(Phragmites australis), a igualdad de poder depurador, resultando que:
-el bambú requiere menor densidad de plantación (1 tallo/m. cuadrado contra 6-11
necesarios con Phragmites australis).
-ninguna planta puede competir con él invadiendo la plantación (Phragmites
australis puede ser dominada por algunas hierbas).
-se mantiene verde todo el año.
-requiere menos mantenimiento.
-la biomasa cosechada es de mejor calidad como combustible.

En otro estudio desarrollado en Australia, se utilizaron aguas grises provenientes


de las duchas de una industria, mezcladas con aguas negras pre-digeridas en una
cámara séptica para cultivar la especie Bambusa oldhamii con fines comerciales
(turiones para alimentación humana). Se observo que la producción de turiones
aumentaba sensiblemente, y dependía básicamente de la temperatura. Si se
plantara el bambú en invernaderos, se podrían cosechar turiones todo el año.

El bambú recoge grandes cantidades de agua y nutrientes para asegurar su


crecimiento extraordinariamente rápido. Además, el importante sistema de raíces
aumenta la actividad bacteriana del suelo. La materia orgánica puede ser así
rápidamente mineralizado para ser más fácilmente asimilado por el bambú.

El bambú consume grandes cantidades de nitrógeno y fósforo para el crecimiento


y permite el tratamiento de 80 a 100% de estos dos grandes contaminantes. Se
pueden tratar algunos elementos difíciles de purificar como el cobre en el sector
vinícola.

Los contaminantes se exportan hacia la caña, cortada a la edad de 4-5 años se


utilizará en diversos sectores.

COMBUSTIBLE

Las potencialidades del bambú como combustible no son desdeñables: desarrolla


4400 Kcal/Kg, comparables a las 4700 Kcal/Kg de las maderas de coníferas y las
4350 Kcal/Kg de las maderas de latifolias.

Una hectárea de bambú puede producir de 20 a 40 toneladas de materia seca por


año.

COSECHA DE LOS BAMBUS (para usos maderables)

Para que tengan mayor duracion, tendremos que cosecharlos por el final de la
menguante del sol, con luna decendente (para el esmisferio norte) e intentando
conjugarla con la luna menguante. La luna debera estar delante de una
constelacion de fuego (en lo posible delante de leo), si no podemos delante de una
costelacion de fuego, entonces eligiremos una costelacion de aire. Lo mismo se
aplica referente al sol, con le exepcion de la constelacion leo.
Denegar totalmente las constelaciones de agua, nodos, perigeos, eclipses...

CORTA DURACION

Algunos bambúes son altamente susceptibles a la invasión o parcial destrucción


por los insectos xilófagos, tales como las termitas o polillas. Pueden seleccionarse
las especies de baja susceptibilidad a tales ataques, y las cañas pueden tratarse
para hacerlas menos vulnerables. Las superficies cortadas de los extremos de las
cañas son los sitios por donde los insectos efectúan por lo general su entrada y
deben ser motivo de especial cuidado.
Muchos bambúes muestran también una gran susceptibilidad al ataque de la
podredumbre por hongos, especialmente en condiciones húmedas y al contacto
con el suelo húmedo. En este caso, también la selección de las especies ha de
contribuir a superar estas debilidades, pero deberá emplearse alguna forma de
tratamiento preservativo para prolongar la utilidad de los bambúes expuestos a los
suelos húmedos.

PRESERVACION

Los bambúes varían de especie en especie en cuanto a la susceptibilidad de sus


cañas a la invasión de los insectos xilófagos. Aunque las cañas de unos pocos
bambúes, especialmente la Guadua angustifolia, tienen aparentemente una
resistencia relativamente alta, tanto a los insectos xilófagos como a la
podredumbre por los hongos, casi todos parecen más o menos suceptibles bajo
ciertas condiciones. De acuerdo con las observaciones de Plank, realizadas
durante el transcurso de los experimentos llevados a cabo en la Estación
Experimental de Mayaguez (Puerto Rico) existe cierta correlación definida entre la
susceptibilidad a la invasión de los insectos xilófagos y el contenido de almidón y
humedad de la madera de las cañas. Existe probablemente una susceptibilidad
correlacionada similarmente con la podredumbre causada por los hongos.

Tanto el contenido de almidón de la madera como el de humedad, varían con las


especies y la edad de las cañas, especialmente durante los primeros dos años, o
algo más o menos. El contenido de almidón puede aumentar o disminuir desde la
base hacia el extremo de la caña. Toda reducción del almidón o del contenido de
humedad, o ambos, tiende a reducir la posibilidad de ataque por los insectos
xilófagos. Se encontró en Puerto Rico que el curado de las cañas en grupos es un
medio efectivo de reducción de su susceptibilidad.

EL CURADO DE LOS BAMBÚES


El curado no es tan eficiente como el tratamiento con preservativos (pero es un
buen complemento), pero debido a su bajo costo es el más utilizado en las zonas
rurales. Existen varias formas de hacer el curado como son: en la mata, por
inmersión en agua, al calor, y al humo.

Curado en la mata

Después de cortado el tallo se deja con ramas y hojas recostado lo mas vertical
posible, sobre otros bambúes y aislado del suelo por medio de una piedra. Esta
posición se deja por un tiempo no menor de 4 semanas después de lo cual se
corta sus ramas, hojas y se deja secar dentro de un área cubierta bien ventilada.
Este método a sido hasta ahora el recomendable, pues los tallos no se manchan y
conservan su color.

Curado por inmersión en agua.

Los tallos recién cortados se sumergen en agua ya sea en un estanque o un rió


por un tiempo no mayor de 4 semanas. Posteriormente se deja secar por algún
tiempo. Este método a sido hasta ahora el mas utilizado pero es el menos
recomendable por no ser muy efectivo. Además los tallos se manchan y si
permanecen mayor tiempo en el agua pierden resistencia y se vuelven
quebradizos.

¡ Importante ! , hay que secar los bambúes en un lugar aireado y a la sombra.

Curado al calor.

El curado al calor se hace colocando horizontalmente las cañas de bambú sobre


brasas y a una distancia apropiada para que las llamas no las queme, girándolas
constantemente. Este tratamiento se hace por lo general a campo abierto. Las
brasas se colocan en el fondo de una excavación de 30 a 40 cm de profundidad.

Este método también se emplea para enderezar bambúes torcidos, en el Japón se


emplean cámaras en las cuales las cañas de bambú son sometidas durante 20
minutos a una temperatura entre 120 y 150 o C, este tratamiento es considerado
muy efectivo, sin embargo se corre el peligro de que el calor produzca
contracciones agrietamientos y fisuras en el bambú.

Curado al Humo.

Este método consiste en ahumar las cañas de bambú colocadas previamente y


horizontalmente en el interior de la casa, sobre un fogón u hoguera hasta que
queden cubiertas exteriormente de hollín.

TRATAMIENTOS CONTRA INSECTOS Y HONGOS

Los productos que se emplean en el tratamiento de bambúes deben tener las


siguientes cualidades:

- Que sean lo suficientemente activos para impedir la vida y desarrollo de


microorganismos interiores y exteriores.

- Que su composición no afecte los tejidos del bambú en tal forma que puedan
sufrir modificaciones y disminuyan sus cualidades físicas y mecánicas.

- Que sean solubles en agua, de tal manera que se puedan utilizar a diversos
grados de concentración, sin embargo su solubilidad no debe ser tal, que una vez
inyectados sean lavados por lluvia o humedad.

- Que en el momento de su empleo se encuentren en estado liquido, a fin de que


impregnen
fácilmente todas las partes del bambú.

- Que no tengan olor fuerte y desagradable lo cual impedirá el empleo del bambú
en el interior de las habitaciones.

- Que no modifique el color del bambú, en particular el que va a ser empleado


como elemento decorativo.

Debido a la impermeabilidad de la parte externa del bambú, los insectos por lo


general penetran por sus extremos y en algunos casos .por los nudos, por tal
razón es mucho mas efectivo hacer penetrar el preservativo por sus extremos que
aplicarlo externamente con brocha o con aspersores Con este propósito se
emplean varios métodos como son:

aprovechamiento de la transpiración de la hojas, por inmersión, por el método


Boucherie simple o por el método Boucherie modificado.

Para utilizar transpiración de las hojas en el tratamiento de bambúes verdes, se


aprovecha el curado en la mata explicado anteriormente, solo que en lugar de
apoyar sobre una piedra el extremo cortado de la caña, este se introduce dentro
de un recipiente que contiene el preservativo, dejándolo el tiempo requerido para
el curado.

Tratamiento por inmersión


Para tratar el bambú por inmersión, los tallos se colocan horizontalmente o
verticalmente dentro de un tanque con preservativo por un tiempo no menor de 12
horas. Si en lugar de tallos se tratan tableros de esterillas, estos deben
permanecer horizontalmente en el preservativo por lo menos 2 horas. Si no se
dispone de tanques, en su lugar puede hacerse una excavación y recubrirse con
plástico grueso como se indica en el siguiente dibujo:

El método Boucherie simple (por gravedad), puede aplicarse en dos formas:


colocando verticalmente la caña de bambú y llenando su entrenudo superior con el
preservativo, dejándolo en esta posición por algunas horas hasta que este haya
bajado a lo largo de su pared o también utilizando un tanque abierto en su parte
superior, al cual se le coloca en su parte inferior un tubo metálico con una llave,
conectado al extremo de bambú por medio de una sección de un neumático de
carro.

En este caso debe tenerse el cuidado de colocar el tanque en un nivel mas alto
que el bambú.

El método Boucherie modificado (por presión).- Es similar al anterior solo que el


tanque que se emplea debe ser hermético, llevar en su parte superior una válvula
de bicicleta, un medidor ó indicador de presión y una tapa con rosca por donde se
llena el tanque con el preservativo hasta la ¾ partes . Posteriormente se le aplican
de 10 a 15 libras de aire utilizando una bomba de aire portátil de las utilizadas en
bicicletas

El método Boucherie modificado es el más rápido, efectivo y permite tratar varios


bambúes al
tiempo.

Se pueden preservar con una solución de una parte de ácido bórico, una parte de
bórax y 40 partes de agua durante una hora. También se puede utilizar una
solución de sal marina con agua, o cenizas con agua.
« última modificación: 10 Febrero de 2016, 07:12:08 am por Josuah »
En línea
No tienes una invasión de chumberas, tienes una deficiencia de cabras y ovejas.

Josuah


 Equipo FdP

 3790
 Genalguacil, del Valle del Genal!!


o
 Zona Clima: 9b (-1.2ºC ** -3.8ºC)

Re: BAMBÚES
« Respuesta #4 en: 18 Julio de 2008, 10:07:54 am »

CARACTERÍSTICAS:

Propiedades especiales : Ligeros, flexibles; gran variedad de construcciones.

Aspectos económicos: Bajo costo.

Estabilidad: Baja a mediana.

Capacitación requerida: Mano de obra tradicional para construcciones de bambú.

Equipamiento requerido: Herramientas para cortar y partir bambú.

Resistencia sísmica: Buena.

Resistencia a huracanes: Baja.

Resistencia a la lluvia :Baja.

Resistencia a los insectos: Baja y moderada, dependiendo de la especie de


bambú en cuestión y zona climática.

Idoneidad climática:Depende de las especies. Climas cálidos y húmedos,


templados.

Grado de experiencia: Tradicional

HERRAMIENTAS PARA CORTAR BAMBÚES

Recomendable:
Dependiendo del diámetro del bambú que tenemos que cortar, elegiremos entre:
podaderas; sierras de cortar madera verde, sean de mango o de arco; sierras para
metal; serrucho japonés, de traba interna, hoja flexible.

Desaconsejable:
Machete, hace un corte limpio, pero generalmente, hacemos un corte oblicuo para
cortar el bambú, y en este caso, dejamos en el suelo un pico de la caña del bambú
que es peligroso y nos lo podemos hincar (muy peligroso para niños, animales);
motosierra, a parte del peligro de manejar, del ruido y gasto de dinero, al cortar
deja astillas en la zona del corte y por consiguiente desaprovechamos una parte
de calidad del bambú.

« última modificación: 10 Febrero de 2016, 07:12:54 am por Josuah »


En línea
No tienes una invasión de chumberas, tienes una deficiencia de cabras y ovejas.

Josuah


 Equipo FdP

 3790
 Genalguacil, del Valle del Genal!!


o
 Zona Clima: 9b (-1.2ºC ** -3.8ºC)

Re: BAMBÚES
« Respuesta #5 en: 21 Julio de 2008, 01:07:04 am »

EJEMPLOS DE ELEMENTOS CONSTRUCTIVOS ELABORADOS CON BAMBU

Caña de bambú partida en dos, colocada como tejas españolas


Listones de bambú (hechos de cañas cortadas en 8 tiras) clavadas a un bastidor
Tablero de bambú (caña cortada en tira y aplanada) entrelazada con el bastidor
Paneles de tiras de bambú entrelazadas clavadas y/o amarradas a un bastidor de
bambú

VIVIENDAS DE BAMBU

El solo bambú puede ser utilizado para hacer partes de una casa con excepción
del fogón de la chimenea.
En la mayoría de los casos, sin embargo, el bambú es combinado con otros
materiales de construcción tales como madera, arcilla, cal, cemento, hierro
galvanizado, y hojas de palma, de acuerdo con su relativa eficiencia, disponibilidad
y costo.

El uso del bambú como material de construcción, ya sea primario, secundario, u


ocasional esa común en las áreas donde el bambú adecuado crece en suficiente
cantidad. La importancia del bambú en cualquier región dada él está determinada
habitualmente por el nivel económico de la gente común por el puesto de otros
materiales más durables. La solidez estructural. Adecuada a las exigencias de las
condiciones locales, se consigue comúnmente con el bambú, pero por lo común
una monotonía general en el diseño y un nivel mediocre de ejecución caracterizan
las casas de bambú en muchas regiones. En ciertas áreas culturales, sin
embargo, y especialmente en niveles económicos muy altos, como entre las
partes cultas del Japón, Java y Malasia, el bambú es empleado
arquitectónicamente en formas que son distintivas y básicamente artísticas.
Cohen, indirectamente, alude a este reconocimiento de las virtudes especiales del
bambú; El poste principal en una casa japonesa, caracteriza la casa en cuanto se
considere la calidad y construcción.

Los elementos estructurales del tejado son fijados al poste, y permite que una
casa construida se mantenga en pie pese a los temblores de tierra y las
operaciones.

El bambú tiene las siguientes características que hacen de él un material


conveniente y económico para la construcción de la vivienda tanto como para los
andamiajes que facilitan la construcción.

Las unidades naturales, varas o cañas de bambú como se las llama, son de
medidas y formas que las hacen manuables, almacenables y sistematizables, en
forma conveniente y económica.

Las cañas tienen una estructura física característica que les proporciona alta
resistencia con relación a su peso. Son redondas o casi redondas en su sección
transversal, ordinariamente huecas, y con tabiques transversales rígidos,
estratégicamente colocados para evitar la ruptura al curvarse. Dentro de las
concentrados en la superficie externa. En esta posición pueden actuar más
eficientemente proporcionándole resistencia mecánica y formando una firme y
resistente caparazón.

La substancia y la textura de las cañas hace fácil la división a mano en piezas


cortas (aserrándolas o cortándolas), o en tiras angostas (hendiéndolas). No se
necesitan máquinas costosas, sino sólo herramientas simples.

La superficie natural de muchos bambúes es limpia, dura y lisa, con un color


atractivo, cuando las cañas han sido convenientemente almacenadas y
maduradas.

· Los bambúes tienen poco desperdicio y ninguna corteza que eliminar.

CIMIENTOS

Los ejemplos del empleo de postes de bambú, en lugar de cimiento convencional


para casas económicas, pueden verse en ambos hemisferios. A menos que sean
tratados con algún producto químico preservativo, no es de esperarse que tales
postes duren unos dos o tres años promedio o cinco años, a lo más, en
condiciones favorables poco comunes. Aunque no hay datos experimentales,
parece razonables esperar que las clases duraderas de cañas de bambú puedan
durar un tiempo mayor, hincadas en el suelo, mediante la aplicación del
pentaclorofenol en una forma apropiada. Mientras se estudian tratamientos
convenientes y
económicos para la preservación del bambú en condiciones en que se humedezca
frecuentemente o que este en contacto con la tierra húmeda, se considera
conveniente emplear para los cimientos algún material que sea mejor que el
bambú no tratado, por ejemplo el concreto, la piedra, el ladrillo, o alguna madera
dura.

Si se emplea el bambú como soporte en casas de bajo costo, las cañas deberán
tener un diámetro mayor, paredes gruesas y nudos más próximos, para
proporcionar un máximo de resistencia al pandeo. Cuando no se puede obtener
piezas grandes de bambú es conveniente emplear pequeños bambúes, con
características estructurales adecuadas, amarrados y formando pilares
compuestos.

ESTRUCTURA

Además de los cimientos y la cubierta del techo, la estructura fundamental es la


parte de la casa más a menudo construida, parcial o totalmente, con materiales
distintos del bambú. En muchas regiones las personas que están en condiciones
de cubrir la diferencia de costo prefieren emplear para la estructura alguna madera
resistente y duradera. Proceden así, en parte, porque las maderas duras permiten
uniones más firmes y una construcción más rígida que el bambú, en parte porque
las maderas duras gozan de mayor prestigio, y además porque ciertas made4ras
duras son por naturaleza mucho más resistente a los hongos y a los insectos que
se alojan en el bambú no inmunizado. Los tabiques son por lo común de
construcción liviana, tal como una fina esfera soportada por una estructura liviana
de estacas de bambú. En las islas Filipinas, y generalmente en el Lejano Oriente,
donde los bambúes disponibles son enteramente satisfactorios, los tabiques y aun
los muros exteriores de las casa se cubren con esferas trenzadas de finas tiras de
cañas. Para este objeto se prefieren cañas de bambú de
paredes delgadas y madera resistente, tales como las que proporcionan dichas
especies del género ACHIZOSTACHYUM.

El cielo raso pueden formarse con una serie de cañas delgadas colocadas en
serie apretadas; o con una serie de listones obtenidos por rajamiento de cañas
grandes. En muchas regiones la vara de bambú como cielo raso.

PISOS PUERTAS Y VENTANAS

Por razones prácticas las aberturas de las ventanas y las ventanas y las puertas
son generalmente dispuestas en tensiones mínimas. Se les puede dar estructura
de madera de bambú. Las puertas mismas pueden ser maderas, de un
entrelazado de tiras de bambú dispuestas sobre una estructura de cañas del
mismo material, o un panel de estrellita de bambú colocado sobre un cuadro de
madera dura, como también de la especie de robusto portón construido con
barrotes de bambú. Las puertas van colgadas por un costo y los cierres varían
desde el tradicional cerrojo de cordel hasta la cerradura de cadena, muestra el
rústico empleo de un bambú inferior en la puerta de la cabaña de un pionero.

Si sé proveen ventanas de abrir, pueden estructurarse en madera o bambú. En


muchas ventanas no emplean vidrio ni mallas contra mosquitos. El cierre pueden
proveerse mediante una estructura cubierta de una estera de bambú o de hoja de
palma. Las ventanas usualmente se cuelgan de la parte superior; cuando se
abren, como sucede durante la mayor parte del día, sirven como protección contra
los rayos solares directos y las lluvias ligeras. Para frustrar las intenciones de los
ladrones se emplean frecuentemente barrotes permanentes de bambú, muchas
veces pintados de negro para simular barrotes de hierro.

TECHO

A causa de su alta resistencia se usa el bambú, con excelentes ventajas, en los


elementos estructurales de la construcción del techo. Al diseñar el techo deben
tenerse en cuenta la naturaleza del peso de la cubierta que va a ser empleada, ya
sea de paja, hojas de palmera, medias cañas de bambú, tejas de bambú, hierro
galvanizado ondulado. Las dimensiones, orientaciones y esparcimiento de las
unidades estructurales individuales, que soportan la cubierta del techo, han de
variar de acuerdo con las necesidades de cada caso.

CANALES Y DESAGÜES

Las cañas de ciertos bambúes, una vez eliminados los diafragmas, sirven
admirablemente para la construcción de canales y desagües. Las cañas de bambú
cortadas longitudinalmente hacen muy satisfactoriamente de canalones. Cuando
la lluvia es poca y el agua debe ser conservada, se emplean para conducir el agua
del techo hacia puntos alejados, evitando la excesiva humedad de la casa.
Las cañas de bambú cortadas longitudinalmente, con los diafragmas eliminados,
forman canales prácticos para traer el agua para uso doméstico, por gravedad,
desde la fuente hasta la casa. En el Japón se han construido acueductos cerrados
mediante tubería de bambú, pero las uniones a prueba de escapes son difíciles de
realizar.

« última modificación: 10 Febrero de 2016, 07:13:22 am por Josuah »


En línea
No tienes una invasión de chumberas, tienes una deficiencia de cabras y ovejas.

Josuah


 Equipo FdP

 3790
 Genalguacil, del Valle del Genal!!


o
 Zona Clima: 9b (-1.2ºC ** -3.8ºC)

Re: BAMBÚES
« Respuesta #6 en: 21 Julio de 2008, 01:57:05 am »

CONCRETO REFORZADO CON BAMBÚ

Informaciones públicas sobre el empleo del bambú en el refuerzo de las


estructuras de concreto o partes de la mismas, indican que esta práctica ha sido
empleada localmente, en cierta extensión, durante algunas décadas por lo menos,
en el Lejano Oriente(china, Japón e islas Filipinas).

La información más reciente sobre el tema en conjunto, se encuentra en los


informes sobre unas series de experimentos realizados bajo la dirección del
profesor H. E. Glenn. Dos importantes secciones de este informe son citados aquí
en su integridad.

A continuación se suministra un resumen de las conclusiones obtenidas como


resultado de los ensayos de las diversas vigas incluidas en este estudio.
El esfuerzo de vigas de concreto con bambú no impide la fisuración o
resquebrajadura del concreto bajo cargas que excedan a aquella que pueda
esperarse sea soportada por elementos de concreto sin armar, de las mismas
dimensiones.
El esfuerzo de vigas de concreto con bambú aumenta la capacidad de carga de
rotura total, considerablemente por encima de la que pueden esperarse del
concreto sin armar de las mismas dimensiones.

La capacidad de carga de las vigas de concreto armado con bambú aumenta con
el mayor refuerzo del porcentaje de bambú, hasta un valor óptimo.

Este valor óptimo se alcanza cuando el corte transversal del esfuerzo longitudinal
de bambú es 3 al 4 % de la sección transversal del concreto de la viga.

La carga requerida para causar la rotura de las vigas de concreto, reforzado con
bambú, es de 4 a5 veces la requerida para vigas de concreto de las mismas
dimensiones, sin ningún refuerzo.

Las vigas de concreto con refuerzo longitudinal de bambú pueden emplearse para
soportar con seguridad cargas 2 a 3 veces mayores que las que pueden esperarse
en vigas de las mismas dimensiones de refuerzo.

Las vigas de concreto reforzado con bambú sin secar presentan capacidades de
carga ligeramente mayores que iguales secciones reforzadas con bambú seco.
Esto no es válido hasta tanto que el bambú no se haya secado dentro del concreto
cuando se le aplique la carga.

Cuando se ha empleado como refuerzo longitudinal bambú sin estacionar y sin


tratar, el bambú seco se ha henchido a causa de la absorción de la humedad del
concreto húmedo y este engrosamiento usa a menudo fisuras longitudinales en el
concreto, reduciendo así la capacidad de carga de la viga. Esta tendencia se
disminuye mediante el empleo de concreto de una alta resistencia inicial.

La capacidad de carga de los elementos de concreto reforzado con bambú vario


con las dimensiones de esos elementos.

La resistencia unitaria del refuerzo longitudinal de bambú, en los elementos de


concreto, disminuye con el aumento del porcentaje de refuerzo.

La tensión máxima del bambú en el refuerzo de vigas de concreto no es afectada


por cambios en la sección transversal de la viga, mientras las p0roporciones entre
el ancho y las alturas de la viga sean constantes, pero depende de la cantidad de
bambú empleada en el refuerzo.

Los elementos que tienen un óptimo porcentaje de refuerzo de bambú (entre el 3 y


el 4 %) son capaces de soportar tensiones de carga en el bambú de 8.000 a
10.000 libras por pulgadas cuadrada (575 a 720 kilos por centímetro cuadrado).

Al proyectar vigas de concreto reforzado con bambú puede adoptarse una tensión
de seguridad para el bambú de 5.000 a 6.000 libras por pulgada cuadrada (360 a
430 kilos por centímetro cuadrado).

Los elementos de concreto reforzado con bambú seco, tratados a brocha con una
emulsión asfáltica, permiten mayores capacidades de carga que iguales secciones
en las cuales el refuerzo de bambú estuviese seco sin tratar o sin estacionar.

Cuando se trata el bambú seco con una capa a pince3l de emulción asfáltica y
luego se emplea en los elementos de concreto como refuerzo longitudinal, el
concreto muestra alguna tendencia a desarrollar pequeñas fisuras, especialmente
si el porcentaje de bambú es alto.

Hay que tener cuidado en el empleo de la emulsión asfáltica, como agente


impermeabilizante sobre el bambú seco, pues un exceso de emulsión en el
perímetro exterior de las cañas puede actuar como lubricante disminuyendo la
trabazón entre el concreto y el bambú.

Los elementos de concreto reforzado con secciones de caña de bambú seco,


cortado siguiendo su eje longitudinal, formando listones, parecen desarrollar
mayores tensiones de carga que iguales secciones en las cuales el esfuerzo
consiste en cañas completas sin estacionar.

Los elementos de concreto reforzado con secciones de cañas de bambú


estacionado, cortadas siguiendo un eje horizontal formando listones, tratadas con
una capa de pincel de emulsión asfáltica, presentan tensiones de carga
considerablemente mayores que, iguales secciones en las cuales el refuerzo está
constituido por listones secos sin tratar.

Cuando se emplean, como refuerzo de vigas de concreto, listones sin tratar de


cañas secas de gran diámetro, aparecen fisuras en el concreto a causa del
henchimiento del bambú.

Cuando se emplea bambú sin secar completamente en el refuerzo de un elemento


de concreto, el bambú se estaciona y contrae mientras está dentro del concreto.

Aumentando la resistencia del concreto se aumenta la capacidad de carga de los


elementos de concreto reforzada con bambú.

Los elementos de concreto reforzado con bambú estacionado, tratado con


metilolurea, no desarrollan mayor capacidad de carga que secciones iguales en
las cuales el refuerzo de bambú ha sido constituido con cañas secas tratadas con
una capa a brocha de emulsión asfáltica.

Las capacidades de carga de elementos de concreto reforzado con cañas de


bambú no secas, o estacionadas y tratadas, ha aumentado con el empleo de
estribos de tiras de bambú, colocadas como refuerzo para las tensiones oblicuas a
lo largo de las secciones de las vigas en las cuales los refuerzos.
La rotura de los elementos de concreto reforzado con bambú se han producido
habitualmente por fisuras causadas por las tensiones diagonales, aun cuando se
hay previsto el refuerzo para las tensiones ortogonales.

PRINCIPIOS DE DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN, RECOMENDADOS PARA


CONCRETO REFORZADO CON BAMBÚ

En elementos importantes de concreto no se recomienda el empleo de cañas


completas, verdes, como refuerzo del material. En losas de concreto y elementos
secundarios, pueden usarse con éxito cañas completas, verdes y sin estacionar,
cuando los diámetros de las cañas no exceden los cuartos de pulgadas. Cuando
sea posible, el bambú empleado como refuerzo de elementos de concreto sujeto a
flexión, deberá ser cortado y estacionado de tres semanas a un mes antes de su
empleo.

No se recomienda el empleo de cañas de bambú, como refuerzo de elementos de


concreto sujetos a flexión, si han sido cortadas en primavera o comienzos del
verano. Solamente aquellas cañas que cuentan una pronunciada coloración
oscura podrán ser seleccionadas en la plantación originaria. Esta asegura que las
cañas seleccionadas tengan por lo menos tres años de edad.

Cuando se empleen cañas de bambú enteras completamente estacionadas, para


el refuerzo de electos importantes de concreto sometido a flexión, es
recomendable el uso de algún tipo de impermeabilización.

Cuando se empleen listones de bambú estacionados provenientes de cañas de


diámetro grande, para refuerzo de elementos de concreto sometidos a flexión, se
recomienda el empleo de impermeabilizante en todas las partes que soporten
cargas importantes. Sin embargo, para losas y elementos secundarios y en donde
las secciones de concreto sean de tales dimensiones que permitan la colocación
del bambú con una separación de 1 ½ a 2 pulgadas entre los listones individuales
de bambú, así como entre las capas sucesivas, es recomendable el empleo de
secciones de bambú sin estacionar siempre que se proporcione una alta
resistencia inicial al cemento.

Se recomienda el empleo de listones verticales de bambú a fin de soportar las


tensiones diagonales de los elementos sometidos a flexión, cubriendo las partes
de las vigas en las cuales los esfuerzos cortantes son grandes y donde sea poco
práctico doblar los esfuerzos longitudinales con este objeto.

El adecuado esparcimiento de los refuerzos de bambú es muy importante. Los


ensayos indican que cuando el principal refuerzo longitudinal de bambú esta muy
poco espaciado, la resistencia del elemento a la flexión queda adversamente
afectado.
Al colocar el refuerzo de bambú debe tomarse la precaución de alternar los
extremos superiores e interiores de las cañas de bambú en todas las hileras.

El diseño de elementos estructurales de concreto reforzado con bambú, para


cargas a la flexión, debe gobernarse por la magnitud de la flexión que pueda
admitirse en el elemento. En todos los elementos de concreto sujetos a cargas a la
flexión queda adversamente afectado.

El mismo procedimiento empleado para el diseño de elementos estructurales de


concreto reforzado con hierro se recomienda para el diseño de elementos
reforzados con bambú. Se han establecido algunos valores para la tolerancia
unitaria de la adhesión entre el bambú y el concreto a la tensión, para la unidad
resistencia del refuerzo longitudinal del bambú y para el módulo de elasticidad del
bambú.

LIMITACIONES DEL BAMBU Y MODO DE SUBSANARLAS


DIMENSIONES VARIABLES

Es difícil obtener cañas bien ajustadas a un dado standard de dimensiones. Por


esta causa, el proceso o fabricación en bambú no puede ser mecanizado
fácilmente, y generalmente su utilización queda dentro del campo del artesanado.
Cuando hay una provisión ampliamente suficiente de cañas, las desventajas de
esta variabilidad pueden ser superadas, hasta cierto punto, mediante especial
cuidado en la selección y clasificación del material. Una
ulterior compensación puede obtenerse prestando especial atención al desarrollo
de alta destreza del corte y de la clasificación de las piezas.

SUPERFICIES DISPAREJAS

El empleo de ciertos bambúes se hace difícil por la combadura de las cañas, la


prominencia de los nudos, la desigualdad de medidas y formas, y la proporción de
variación longitudinal del ancho. La desigualdad y la conicidad, más marcas hacia
el extremo superior de la caña, pueden hacer difícil obtener una construcción
ajustada, a prueba de la intemperie y los insectos.

Para superar los efectos de la desigualdad el constructor puede seleccionar los


bambúes pensando en las exigencias de su empleo. Las diferentes partes de cada
caña pueden ser clasificadas de acuerdo con sus características dominantes, y las
cañas pueden ser cortadas de acuerdo con tales bases. Los diversos cortes
pueden separarse en grupos de acuerdo con los fines para los cuales sean más
adecuados. Las cañas curvadas o en zig−zag pueden ser empleadas cuando la
forma no es importante, o donde pueden proporcionar un efecto artístico. Los
procedimientos especiales, tales como la eliminación de nudos en las cañas
enteras, pueden permitir la obtención de conductos herméticos. Las cañas pueden
ser rajadas para hacer paneles o esterillas. Finalmente el diseño de la estructura y
sus detalles arquitectónicos pueden ser modificados en cierta extensión para
utilizar más efectivamente la naturaleza y peculiaridades del material de
construcción.

EXTREMA HENDIBILIDAD

Con excepción de los bambúes de paredes gruesas tales como el bambusa tulda
y dendrocalamus strictus o aquellos de madera relativamente blanda, tales como
ciertas especiales de Guadua, los bambúes tiene tendencia a rajarse fácilmente,
tendencia que proscribe el empleo de clavos. Ello también limita el tipo de técnicas
adecuadas para la construcción o unión de las unidades estructurales.

Los remedios sugeridos son emplear las cañas menos fácilmente hendibles, de las
especies de paredes gruesas, para aquellos casos en que la gran propensión a
rajarse sea una desventaja; hacer los cortes terminales más allá de los nudos,
cuando sea posible. (los nudos tiene mayor coeficiente de resistencia al esfuerzo
de corte que los internudos y por consiguiente presentan menor tendencia a
rajarse) afirmar las uniones por medio de correas u otros materiales de amarre.
Labrar o taladrar los agujeros para colocar los clavos, tornillos o clavijas.

« última modificación: 10 Febrero de 2016, 07:13:56 am por Josuah »


En línea
No tienes una invasión de chumberas, tienes una deficiencia de cabras y ovejas.

Josuah


 Equipo FdP

 3790
 Genalguacil, del Valle del Genal!!


o
 Zona Clima: 9b (-1.2ºC ** -3.8ºC)

Re: BAMBÚES
« Respuesta #7 en: 21 Julio de 2008, 02:01:28 am »
TUBERIAS
El bambú tiene muchos usos en nuestras casas, tales como para postes,
canaletas, mobiliario y esteras. Pero todavía no muchos granjeros lo cultivan y
normalmente apenas crece salvaje. El bambú también puede usarse para hacer
excelentes cañerías de agua de bajo costo.

Usar varas de bambú rectas y recién cortadas para cañerías ya que estas
probablemente son menos propensas a romperse y los nudos son más fáciles de
quitar. Deben ser de por lo menos 7cm de diámetro en el extremo más angosto.

Cómo quitar los nudos

Se necesitará hacer una herramienta especial para quitar los pequeños tabiques
en cada nudo dentro del bambú. Usar varias cañerías de hierro rectas, de por lo
menos 3m de largo, de diámetros diferentes (grosores). Los más delgados deben
ser de aproximadamente 1,5cm de diámetro. Afilar el extremo de cada cañería
metálica con una sierra o con un esmeril. Usando la cañería más delgada,
empujarla a través de cada nudo en el bambú: se puede necesitar el uso de un
martillo. Usar luego el tamaño de cañería siguiente y continuar hasta que se hayan
quitado todos los nudos.

Para ver fotos debes registrarte o Validarte

Con una cañería de hierro de 3m se podrán hacer cañerías de bambú de 6m de


longuitud insertando la cañería en ambos extremos.

Una vez que se hayan quitado los nudos y antes de usar el bambú como cañerías,
es importante quitar la savia y el almidón. Esto se hace remojando las cañerías en
agua corriente durante cuatro semanas. Atar las varas en haces y anclarlos con
piedras.

Preservación del bambú

Las cañerías de bambú pueden durar hasta cinco años con tal de que no estén en
contacto con termitas u hongos. Se pueden preservar por mucho más tiempo
remojando primero las varas en una solución de una parte de ácido bórico, una
parte de bórax y 40 partes de agua durante una hora. El enjuagar de vez en
cuando las cañerías con agua que contenga pequeños niveles de cloro también
pueden ayudar a conservar su vida útil.

Evitar siempre el contacto directo con la tierra usando apoyos. Pintar los apoyos
con aceite de motor usado o alquitranarlos para conservarlos eficazmente. Si las
cañerías no acarrean agua potable, pintarlas también.

Para ver fotos debes registrarte o Validarte


Adaptado de los Paquetes 22 y 43 de Red de Radio Rural de los Países en
Desarrollo, 40 Dundas Street West, Box 12, Toronto, M5G 2C2, Canadá.

Para ver fotos debes registrarte o Validarte

Conexion tuberias

Hay varias maneras de unir las cañerías de bambú:

* Simplemente empujar una vara dentro del extremo de una vara ligeramente
más gruesa.

* Raspar y pulir un extremo muy cuidadosamente hasta que encaje en otra vara.

* Usar una longitud corta de bambú más grueso como un enpalme y empujar
ambas cañerías dentro de esto.

* Use un pedazo delgado de bambú y empuja ambas cañerías por encima de


esto. (Sin embargo, este método restringe el flujo de agua.)

* Arrollar un pedazo de goma de neumático herméticamente encima de la


juntura y atar en su sitio con cuerda o alambre.

* Hacer una venda con tiras de harpillera vieja y usar brea o alquitrán para
hacerla impermeable.

ARTESANIAS

Recomendaciones

Para poder realizar las artesanías las cañas deben estar secas porque si se
trabaja sobre cañas verdes éstas pueden partirse. Tratar las piezas con productos
insecticidas líquidos, extendiéndolos mediante un pincel sobre la superficie y el
interior de los objetos. No hay que olvidar ningún rincón.

Materiales:

· Canutillos de caña de pequeño grosor


· Hilo de cáñamo
· Cierre para collar o pulsera
· Alambre de cobre o alpaca
· Pequeñas cuentas de cerámica de colores
· Trozos de caña de más de 8 cm de diámetro,
cortadas por debajo del nudo para poder usarlo
como recipiente.
· Patrones de diseño para copiar sobre lapieza.
· Clavos

Herramientas

· Sierras eléctrica
. Sierra para metal
· Caladora
· Tijera de podar
· Escofina
· Martillos
· Pinza
· Pirograbador o soldador eléctrico.

Técnica

· Enhebrado
· Calado
· Gravado
· Perforado
· Macramé

Collar y pulsera

A partir de la recolección de varas de caña fina se preparan los canutillos de


diferentes tamaños, luego de cortar se puede tostarlos en una sartén directamente
sobre el fuego para que tomen un color oscuro.
Cortar los hilos del tamaño deseado para armar el collar o la pulsera e ir
insertando los canutillos y las perlas siguiendo diferentes patrones.
Para los cierres se cortan pequeños trozos de alambre y con una pinza se realizan
las terminaciones efectuando un gancho en cada extremo con diferente dirección.
También se pueden realizar estas piezas con hilo de tanza de 0,25.

Los Patrones de motivos pueden ser:


· Canutillos de dos tamaños intercalando uno y otro.
· Canutillos del mimo tamaño intercalando uno tostado y otro no.
· Canutillos y cuentas de cerámica de colores.
· Canutillos y pequeñas semillas.

Recipientes (tazas, jarras...)

A partir de la recolección de las cañas de 7 u 8 cm de diametro, se pueden realizar


diferentes recipientes para guardar líquidos y sólidos, cortando la caña en la base
del nudo a una altura de 7 u 8 cm. A este trozo de caña luego se debe desgastar
la parte interna con una herramienta para adelgazarla y darle mayor holgura al
recipiente, se lija toda la pieza y se puede empezar a grabar el diseño o motivo
elegido en la cara externa de la pieza.

Porta lampara

A partir de una caña de bambú existente en la zona que posee como característica
una curvatura, se cortan las piezas a una altura adecuada al recipiente y según la
curvatura de la caña. Estas piezas también se pueden pirograbar.

Maceteros

Cortar cañas de igual grosor y tamaño para armar una estructura atada con hilo
sisal a la que luego se le pueden tejer manijas con macramé para colgar de las
galerías. A una pieza de caña de grandes dimensiones se le puede calar, en la
zona entre nudos, un motivo o ventanita para albergar una planta en su interior.
Otra posibilidad es cortar este mismo trozo de forma longitudinal calando un
rectángulo en uno de sus lados y ubicar las plantas en su interior.

Veleros

Cortar piezas de distinto grosor y altura por debajo del nudo y llenar de cera su
interior.

Cucharas
Con una herramienta cortante se puede calar la forma de una cuchara sobre una
pieza de caña cortada por la mitad. Existen varias posibilidades a partir de los
diferentes tamaños, así como la profundidad de las piezas. En un caso se puede
conservar la parte inferior de la pieza y sacar la parte de arriba y por encima del
nudo se deja el tubo completo rematando con alguna forma especial o insertando
en la punta un trozo de madera cilíndrico que le da una buena presentación.

Cajas o cofres

Si cortamos la pieza por la mitad tenemos un recipiente al que se le pueden poner


herrajes para que se pueda abrir y cerrar y la forramos por dentro con una tela
fuerte. Luego podemos realizar una pieza a modo de pie para que el recipiente no
se mueva. A una pieza le realizamos una caladura rectangular de las mismas
dimensiones que la caja y la incrustamos allí.

Cortinas

Se corta un vara del ancho de la puerta, a la que se le realizan perforaciones con


el soldador eléctrico a uno o dos cm de distancia uno del otro, allí se enganchan
tramos de trenza de la altura de la puerta o ventana que se desea proteger y se
comienza el enhebrado de las piezas de cañas que se fueron cortando
previamente a partir del patrón elegido o diseñado.

El diseño de estas piezas se efectúa a partir de los cortes en diagonal que se le


realizan a las piezas usando una sierra que puede ser eléctrica o no y se le dan a
las piezas un corte diagonal con el que luego se arman figuras. Otra posibilidad es
cortar las piezas en forma de círculos de mayor o menor grosor. A estaspiezas así
logradas se le intercalan diferentes semillas.

Marcos, bolígrafos, juguetes, llaveros, llamadores


o colgantes

Las múltiples posibilidades que nos da este material permiten que cada uno pueda
llegar a realizar la pieza que necesita o que su imaginación le impulsa a crear.
« última modificación: 10 Febrero de 2016, 07:14:27 am por Josuah »
En línea
No tienes una invasión de chumberas, tienes una deficiencia de cabras y ovejas.

Josuah

 Equipo FdP

 3790
 Genalguacil, del Valle del Genal!!


o
 Zona Clima: 9b (-1.2ºC ** -3.8ºC)

Re: BAMBÚES
« Respuesta #8 en: 21 Julio de 2008, 07:16:52 pm »
COMO HACER UN "COGE HIGOS CHUMBOS"

Por algunas zonas de España, tradicionalmente, para cosechar los higos


chumbos, se utiliza una herramienta de caña (Arundo doñax).

Voy a explicar como se realiza esta herramienta.

Herramientas y materiales para realizar el "Coge higos chumbos":

- Una caña.
- Una podadera.
- Una navaja.
- Un trozo de palo.
- Una cuerda.
- Una broca helicoidal de mango. (Opcional)

Para ver fotos debes registrarte o Validarte

http://www.flickr.com/photos/practicasdpermacultura/4557176948/

Cogemos las podaderas y nos vamos al cañaveral. Cortamos por la base una
caña madura y lo más gorda posible.

Después, volvemos a cortar la caña a la dimensión que queremos. No olvidar que


nos quedaremos con la parte de la caña más gorda, desechando la más estrecha.

Lo largo de la caña que necesitamos dependerá de lo alto donde estarán los higos
chumbos que tenemos que cosechar. Yo por ejemplo tengo una caña que mide
unos tres metros, para alcanzar los higos chumbos más altos de las chumberas, y
tengo otra caña que mide alrededor de un metro para poder alcanzar los chumbos
que están cerquitas.
En la punta más estrecha es donde realizaremos propiamente dicho el "coge higos
chumbos", y el extremo más ancho es donde nos sirve de mango.

Bueno, pasemos al trabajo.

Por el extremo más estrecho, rajamos la caña en cruz, así obtenemos cuatro
separaciones más o menos iguales.

Para ver fotos debes registrarte o Validarte

http://www.flickr.com/photos/practicasdpermacultura/4557177048/

Lo largo que tenemos que rajar será como mínimo el espacio comprendido entre
los dos últimos internudos o poco más. Si tenemos miedo que se raje demasiado
la caña, pues atamos fuerte la caña para que no se raje más abajo del lugar donde
queremos.

De un palo redondo cortamos un trozo de unos 6cm de largo. Que tenga de


diámetro un poco más que la caña, hay que ir probando. Agudizamos un poco el
extremo más estrecho del palo, esto nos ayudará a introducirlo mejor en la caña.

Este palo nos servira para separar los dientes del coge higos chumbos y
mantenerlos separados.

Para ver fotos debes registrarte o Validarte

http://www.flickr.com/photos/practicasdpermacultura/4557177136/

Una vez puesto el trozo de palo será necesario atar el conjunto para dar solidez y
no se desbarate lo que hemos hecho. Que yo conozca hay tres maneras de
sujetar la cuerda al principio de ponerla, Yo he optado por hacer un agujero que
atraviese la caña (yo he optato por hacerlo antes de poner el palo), para
posteriormente pasar un extremo de la cuerda por dentro, y así poder atarla a su
base para que en un futuro no se desmonte. Pero hay quien clava un clavo en la
caña y ata la cuerda al clavo, y hay quien únicamente ata la cuerda alrededor de la
caña.

Para ver fotos debes registrarte o Validarte

http://www.flickr.com/photos/practicasdpermacultura/4557177260/"

Bueno, ahora tenemos que ir dandole vueltas a la cuerda alrededor de la caña


hiendo hacia la punta hasta recubrir la zona del palo que hemos puesto antes.
Recordar de mantener tensa la cuerda. Despues hacemos un nudo, y ya hemos
terminado.
{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{