You are on page 1of 51

lo s se cre to s d e la s cie n cia s ocultas.

R e v e la c io n e s y r e g la s s a c a d a s d e

lo s p rin c ip a le s a u to re s d e a lq u im ia ,

' a s t r o l o g í a , filo so fía , m a g n e tism o ,

m e d ic in a físic a y q u ím ica . E x p lic a ­

ció n d e un n u e v o siste m a d e e ch ar

la s cartas.
M AG IA
R O JA
INTRODUCCION

Aquellos hombres de genio y ciencia que trabajaron en la


grande obra, los últimos alquimistas, han cesado de existir hace ya
cerca de cien años y desde entonces nada más ha visto la luz pú­
blica relativo a esta ciencia. El polvo de los tiempos, el impenetra­
ble olvido cubre las páginas en que consignaron sus esperanzas,
sus trabajos y sus padecimientos. Muchos de sus preciosos ma­
Queda hecko el depósito nuscritos, privados de los honores de la impresión, han quedado
que marca ia ley 11.723 sepultados en las catacumbas de las bibliotecas; y hasta el lenguaje
de su ciencia se ha olvidado cual los misteriosos jeroglíficos de
Copyrigth by
los egipcios, que nadie en el día sabe traducir o explicar
E D IT O R IA L CAYMI
Al paso que llevan, tanto los hombres como las cosas, pocos
años bastarán para que la Magia, que es la ciencia más bella que
el hombre pueda estudiar, nos quede solamente transmitida como
un mito o un símbolo. ¿Hay alguno de los sabios del día que sepa
decirnos lo que hacían los egipcios seis, mil años atrás? ¿Cuáles
eran sus leyes, usos y costumbres? En suma, ¿hasta dónde alcan­
zaban sus conocimientos y ciencia? Los enciclopedistas, esos orgu­
llosos reformadores que con tanto escribir sobre la ciencia no han
hecho más que ostentar escepticismos, sarcasmos y falsa erudición,
han hecho escenario de la filosofía oculta y de la magia, cual si
fueran cosa absurda y repugnante, y eso porque la cortidad de su
raciocinio no alcanzaba a la altura de esas dos inmensidades. ¿Y
qué no han dicho también del magnetismo? ¿Cuántos groseros
epítetos no han usado para atacar a Mesmer? Pero los hom bres
se van y las verdades quedan.
Nosotros, que somos amantes de la ciencia, porque lo somos
de la luz, hemos dedicado nuestras vigilias a la formación del pre­
sente libro, convencidos de que ya era tiempo de vengar de un
siglo de olvido y desprecio una ciencia que harto corto número de
I M P R E S O EN LA A R G E N T I N A hombres han querido conocer y profundizar.
Este libro se terminó de imprimir el día 27 Noviembre 1968
en los Talleres Gráficos Recali S.RX., 3
Hemos desechado las miserables rapsodias y las asquerosas
publicaciones que infestan las librerías y hemos subido hasta las
mismas fuentes para alcanzar los manuscritos auténticos de los
grandes filósofos. En las sentencias de Zoroastro, en los himnos de
Orfeo y los símbolos de Pitágoras es donde hemos investigado: y
con tiempo, trabajo, perseverancia y voluntad, hemos llegado a DATOS IMPORTANTES SOBRE LAS CIENCIAS OCULTAS
comprender los emblemas, enigmas, geroglíficos, tablas místicas,
grifosparaemios y todos los instrumentos de que se servían para
cubrir con un velo la verdad. Todas las obras de Hermes, su Tabla Si nos es dado abrir por un momento el gran libro de la hu­
de Esm eralda, su Asclepius, su M inerva Mundi, el Latro Mathema- manidad, y echamos en él una rápida ojeada, doquier y en todas
íica, los siete capítulos del Lapidas P hilosophia, todo lo hemos es­ épocas veremos que el hombre continuamente ha procurado ensan­
cudriñado. Sólo después de haber consultado las obras de Aristó­ char los límites de su poder. Tal era su destino, o más bien la ley
teles, Platón, Juan Pontífice, Zózimo. Demócrito, Olimpiodoro el a que debía obedecer, ley que Carlos Fourier, uno de los más gran­
Grande, Sofar de Persia, Sinesio, Dióscoro, sacerdote del gran Se- des filósofos de nuestros tiempos, ha formulado con estas pala­
rapio en Alejandría, Ostanes de Egipto, Comario, Arquelao, Clau- bras: Las atracciones guardan proporción con los destinos, y sien­
di, Sergio, Memmon y de otros grandes filósofos, nos hemos juz­ do esto verdad, que el hombre emana de la Divinidad, debía por
gado bastante iniciados para atrevernos a escribir este libro. consiguiente emplear todos los medios para aproximarse a ella. Te­
Ahora nos queda una duda: niendo a su cargo la regencia de este globo, deber suyo era ocupar­
¿Este tratado estará al alcance de todas las capacidades? se de las fuerzas que emplear para gobernarle; y después de haber
Para conseguirlo, sin lo cual de ninguna utilidad fuera nues­ estudiado los fenómenos de la naturaleza y las leyes de todas las
tra obra, hemos hecho todos los esfuerzos posibles, como verá el creaciones que él debía regir, ha descubierto la existencia de dos
curioso lector. mundos: el mundo material y el inmaterial; el uno limitado en sus
efectos, y cuyas causas aparentes y manifiestas eran para él de
fácil explicación, y el otro infinito en su ciencia, inconmensurable
en su potencia, cuyas causas impenetrables él no podía 6Íno muy
remotamente vislumbrar.
Efectivamente, corren diariamente en nuestro alrededor fenó­
menos que no puede explicar la humana inteligencia; manifiértase
el hecho, su existencia material es constante y evidente, su reali­
dad incontestable, y con todo es imposible explicar las causas que
lo producen. Tomemos un ejemplo en las ciencias médicas, que son
a las que se han dedicado con más empeño los primeros talentos,
y las menos susceptibles de fanatismo. El opio, el mercurio y la
quina, son remedios que diariamente se usan, y cuya eficacia es­
tá demostrada de un modo incontestable. Sin embargo, ¿cómo
abran?; ¿de qué naturaleza es su acción sobre la economía ani­
mal? ; ¿en virtud de qué leyes operan en ciertas circunstancias,
mientras que en casos análogos su acción es muy diferente, y a ve­

4
ces hasta enteramente inapreciable? Esta es la hora que ninguna
respuesta satisfactoria ha podido hallar la ciencia que enseña en porque no podéis tocarlas ni sentirlas; y hasta que hayáis descu­
las escuelas a todas las cuestiones precedentes y todavía se ven bierto un criterio común a que podáis atribuir estas dos clases de
reducidos los más ilustres de nuestros doctores a este chiste de fenómenos, no tenéis más razón para desechar los hechos por la
Moliere relativo al opio: experiencia que los que resultan de las investigaciones de la inte­
ligencia. De otro modo, si preferís que usemos vuestro lenguaje,
Quia est in eo virtus doansiliva diremos: Antes de establecer una ciencia, es preciso probar he­
C ujas est natura chos; ante3 de explicar estos hechos es preciso comprenderlos; para
Sensus assupire. fórmula común que empleáis, bien o mal, se hallará ser imponente
por la solución el problema que se ofrezca a vuestra inteligencia,
Y esos mismos hombres que admiten los hechos probados sin negaréis la existencia de Dios, porque no sabéis comprenderle ni
necesidad de explicación alguna, si pueden explotar estos mismos explicarle.
hechos en beneficio de su charlatanismo científico, tendrán la im­
Nosotros, partiendo de principios muy diferentes, hemos apli­
prudencia de acusar de charlatanes a los sabios consumados que
cado todas las fuerzas de nuestra inteligencia a la adquisición de
recogen religiosamente todos los hechos efectivos, los clasifican, los
un método vasto, completo y de un criterio absoluto, consagrando
registran y tratan de coordinarlos para reducirlos a cisma. ¡No he­
toda nuestra vida al estudio de las cosas extraordinarias. Mucho
mos visto cómo Mr. Arago, ese gran charlatán de la ciencia astro­
hemos meditado sobre sus causas, procurando al mismo tiempo
nómica, ha desechado los hechos producidos por el magnetismo,
hallar el medio de reproducirlas; y a este fin, hemos leído y vuelto
por esta razón trivial: ¡Y o no adm ito lo que no com prendo! ¿Y
a leer, las obras, tanto impresas como manuscritas, de los sabios,
acaso tenéis vosotros una explicación completamente satisfactoria
eruditos y filósofos, principiando por Hermes Trimegisto, que es
para todos los hechos científicos que admitís? ¿Sabéis cómo y por
el más moderno de los iniciados en la grande obra* Con esto tene­
qué el imán atrae el hierro? ¿Explicáis los aerolitos, las estrellas
mos la certeza de haber llegado al conocimiento y a la explica­
vagas y las auroras boreales? ¿Podéis decirnos qué cosa es la lo­
ción de la mayor parte de los prodigios y operaciones sobrena­
cura y por qué llega a ser contagiosa? ¿Qué son la nostalgia, el
turales.
vértigo y todas las enfermedades nerviosas? ¿Sabéis de qué m i­
nera nos vienen las epidemias, y explicáis cómo obran? Y el fe­ Sin embargo, hay una maravilla ante la cual se queda siem­
nómeno de la vegetación, y las maravillas de la vida en los dife­ pre pasmado nuestro espíritu, y que al parecer excede los alcances
rentes reinos de la naturaleza, ¿tenéis vosotros una explicación de la humana inteligenciá, por más que obren nuestros sentidos y
para todas estas cosas? ¿Concebís de qué modo se conserva la me­ sea manifiesta su acción; es el imperio que ejercen sobre los hom­
moria y el cómo la voluntad hace mover en nosotros el organismo, bres y sus facultades, lo mismo que sobre los animales, plantas y
o bien dejáis de admirar todas estas cosas porque no las compren­ objetos materiales, los encantos, sortilegios, signos cabalísticos, ma­
déis? las miradas, palabras secretas, y otras cosas que a primera vista
Preciso es conceder que hay cosas que dependen de los sen­ parecen de poca importancia.
tidos y que traspasan los límites en que han estado circunscriptas Pero después de examinada seriamente la cuestión, tenemos
hasta el día vuestras mezquinas ciencias; y que otras hay que de­ que confesar con los más grandes filósofos que el hombre tiene
penden de la razón, y que a pesar de todos los experimentos, ja ­ un cierto poder para modificar las cosas y las circunstancias de
más se patentizarán a vuestros sentidos limitados. En el primer ellas por medio de la energía de su visualidad personal. Vemos
caso, tenéis que ceñiros a la especie de certidumbre que resulta efectivamente que, cuando el hombre se exalta a efecto de una
de la experiencia; en el segundo, la experiencia es inapreciable, pasión fuertemente excitada, arrastra y domina todo lo que está
a su alrededor, y por consiguiente cambia las condiciones y los
6
7
hábitos comunes de la vida. Está probado que el poder de la volun­
que han venido después. Zoroastro disecó el brazo de uno de sus
tad del hombre, cuando llega a su mayor energía, ocasiona fenó­
enemigos, ahuyentó una multitud de soldados que iban para ase­
menos inexplicables, a no ser que admitamos como los magos, que
sinarle, y suspendió la corriente del Eufrates con el sólo poder de
han sido los nigrománticos más sabios y entendidos que han exis­
su voluntad. Moisés convirtió el agua en sangre, hizo echar hojas
tido, que la voluntad que preside tanto en el hombre como en el
y flores a la varilla de su hermano Aarón, transformó la suya en
Poder supremo, es la única causa y el principio esencial de todos
los fenómenos. serpiente, e hizo morir en una sola noche todos los primogénitos
de las familias egipcias. Hermes Trimegisto fué el más grande de
La voluntad de cada hombre tiene una acción proporcionada
todos, y dió su nombre a las ciencias ocultas, pues todavía se de­
a su energía y sus facultades. Su modo de vivir, su aire, su carác­
signan con el nombre de ciencias herméticas. Este sabio apareció
ter tienen una influencia incontestable sobre todo lo que le rodea.
en un mismo acto a varios discípulos suyos que se hallaban a dis­
Si visitamos a un hombre triste, melancólico y malhumorado, ha­
tancias considerables unos de otros; hacíase invisible, y hacía oro
llaremos que todo el arreglo de su aposento, su conversación y
soplando solamente sobre tierra o plomo.
ha3ta sus vestidos llevan el sello de su tristeza y melancolía. Si
permanecemos algún tiempo sometidos a su influencia, al sepa­ Sería nunca acabar si pretendiéramos enumerar todos los pro­
rarnos de él nos sentimos dispuestos a la tristeza, sin que tal sin­ digios ejecutados por esos grandes ingenios, y sus sucesores; de­
tiéramos antes de estar con él, y en la misma serie de observacio­ mos, pues, por sentado, que en circunstancias dadas, el hombre
nes notaremos que el trato de hombres alegres, voluptuosos, so­ •es capaz de producir fenómenos de orden sobrenatural.
brios, animosos, vivos o violentos, nos dispone e inclina a la jovia­ Pero, ya nos parece estar viendo a los científicos de las aca­
lidad, la lascivia, la sobriedad, el valor, la viveza y la violencia. demias cómo se ríen de lástima al leer esa simple afirmación, y
Sentados y admitidos estos primeros datos, entramos natural­ cómo tratan de símbolos y ficciones los relatos históricos que se
mente en el mundo inmaterial, cuyo conocimiento profundo cons­ remontan a cierta antigüedad. Es por cierto muy singular esa
tituye la ciencia oculta. Nosotros sólo consideramos la ciencia psi­ ciencia que nunca sabe distinguir más que un lado de la cuestión,
cológica como el primer escalón de la inmensa escala que el hom­ y que llega a suponer que un símbolo no es más que una imágen
bre está llamado a subir. Y si remontándonos a las primeras eda­ fundada en hecho fugaz, cual si en toda la historia del simbolismo
des del mundo nos convencemos de que la ciencia psicológica co­ no estuviera invariablemente demostrada la coexistencia del símbo­
mo el primer escalón de la inmensa escala relativamente más ade­ lo corl el hecho material sobre que se funda, cual si la crucifixión
lantada que no lo está en el día; esto consiste en que en un prin­ de Jesucristo dejara de ser real y verdadera porque la cruz es aho­
cipio, libre el hombre de preocupaciones y particularmente de pre­ ra el símbolo de la religión cristiana, y cual si la existencia de
Jerusalén y del templo de Salomón pudiesen cuestionarse después
ocupaciones científicas, hallábase en presencia de la naturaleza,
cuyas impresiones recibía directamente y en el lleno de su acción, que de ella se ha hecho el símbolo de la Ciudad Eterna.
de modo que con menos suma de conocimientos pudo, sin embar­ Mas, ¿qué nos importa la aprobación o desaprobación de los
go, atribuir los fenómenos más inexplicables a sus circunstancias que forman lo que se llama el mundo científico? ¿No acabamos
ocasionales, y por consiguiente hacerlos reproducir siempre que de demostrar la insuficiencia de las doctrinas que ellos profesan
su necesidad o utilidad se lo pedían. cuando se trata de explicar los fenómenos más comunes de la vi­
da? No por eso dejamos de profesar sumo respeto al celo y per­
Así es que, ya en las primitivas edades del mundo, Hermes,
severancia con que muchos de los iniciados en las ciencias vulga­
Zoroastro y Moisés, esos tres grandes legisladores, esos pastores
res se dedican a sus investigaciones.puramente naturales; pero ha­
del pueblo, como ellos se llamaban en un lenguaje místico y figu­
cemos poco caso de su autoridad, por lo que se hallan en posición
rado, ejecutaron prodigios que con dificultad han aventajado los
reducida y muy insuficiente para determinar las leyes que rigen los
8
9
fenómenos, a cuyo estudio han limitado toda su ambición. Por
Esta oración surtió el efecto deseado, pues por inspiración
otra parte, algunos hay que han empezado a reconocer que existen
de la bendita Virgen, Flamel convirtió el mercurio en plata y.lue­
potencias que hasta ahora han escapado a su análisis, y muy equi­
go en oro.
vocados anduviéramos si Mr. Wurtz, que es el químico contempo­
Cuántos talentos sublimes se han visto que tal vez hubiesen
ráneo más avanzado, considerase como una quimera la alquimia
alcanzado los-últimos grados dé la ciencia y se dejaron desviar del
y particularmente la posibilidad de hacer oro.
verdadero objeto hacia el cual debieran dirigir todos sus conatos
Las ciencias ocultas fueron en todos los tiempos cultivadas
para engolfarse en cuestiones ociosas a beneficio de intereses aje­
por inteligencias privilegiadas; los primeros filósofos que las es­
nos de esta ciencia. Así han obrado Scaliger, Val Helmondt y
tudiaron comprendieron que su cultivo reclamaba silencio y recogi­
otrdk; y la mayor parte de los autores de cismas científicos y re­
miento, y lugares apartados de las intrigas políticas y religiosas. ligiosos y hombres que debieran haber consagrado toda su vida a
He aquí por qué los sacerdotes egipcios colocaron a las puertas buscar la grande obra, han disipado locamente la divina llama, lla­
de su santuario los grifos y las esfinges, símbolos del silencio y ma que en ellos ardía, queriendo lucir sus habilidades en presen­
la impenetrabilidad en que debían quedar envueltos sus misterios. cia de los grandes de este mundo o del populacho.
He aquí por qué Pitágoras exigía que todos sus discípulos hubiesen Así vemos a Moisés desafiar a hacer maravillas a los sacer­
guardado cinco años de silencio antes de admitirlos a discutir sus dotes egipcios, que habían sido sus primeros maestros. Así los pro­
doctrinas, lo que demuestra el recogimiento y las largas meditacio­ fetas de Israel luchaban con los que ellos llamaban falsos profetas.
nes que se requieren para aprender y concebir; y cuando les de­ Así los discípulos de Cristo disputaban con Simón el Mago y otros
cía: “absteneos de las h a b a s.. . ” era una imagen para enseñarles a adeptos que defendían el paganismo. Así Santo Domingo acusaba
separarse de las intrigas políticas, porque en las asambleas públi- a los hechiceros y suscitaba contra ellos la cólera del mundo, al
es de Grecia se votaba con habas negras y blancas. He aquí por qué paso que ambos partidos recíprocamente se acusaban de hechice­
Mermes, que no nos cansaremos de citar, representaba la ciencia
ría y manejos diabólicos.
con el fuego sagrado que sus discípulos alimentaban, sin poderlo Empero la ciencia hace.abstracción tanto de las políticas co­
dejar apagar so pena de la vida; también les privaba por tres años mo de las religiones a fin de ser una y universal; deja a un lado
el trato con las mujeres, imagen de la pureza virginal que deben las rivalidades y enemistades de los adeptos a fin de no ocuparse
conservar «el alma y el cuerpo mientras se estudia. sino de su saber y del progreso que han hecho en el descubri­
Las ciencias herméticas requieren ser estudiadas con exclusi­ miento de la grande obra, y lejos de envolver en un comúiT des­
va aplicación, celo infatigable y perseverancia; sólo después de precio a todo3 los hacedores de prodigios, honra a los verdaderos
veinticinco años de estudios asiduos, el grande alquimista Nicolás iniciados cualquiera que el partido a que hayan pertenecido, y re­
Flamel ( ’ ) pudo llegar a hacer oro. gistra su poder sobrenatural, sin dejar de deplorar el uso funesto
que de él hayan podido hacer. ¡Qué importan además las acusa-
(1) Nicolás Flamel. celebro alquimista del siglo XIV, de quien no se sa­
be el lugar ni la época en que nació. Fué al principio escritor público, li­
berto jurado, poeta, pintor, matemático y arquitecto, y per fin, de pobre Nicolás Flamel pudo dar con la piedra filosoffal por haber sido muy
que era llegó a S 6 r sumamente rico por haber tenido la suerte de hallar virtuoso, y on sueños tuvo la inspiración do hacer una oración que princi­
la piedra filosofal. pia así:
Los libros que dejó escritos son la Transformación metálica, el .Deseo "Dios omnipotente, Eterno Padre de la luz, de quien proceden todos
deseado o Tesoro de la filosofía, Las grandes luces de la piedra filosofal r los bienes", y concluye: "O 3 lo pido por Jesucristo, piedra celeste, angular,
para la transformación de los metales. milagrosa y fundamento de eternidad que reina con Vos", etc.
Flamel y su mujer Pernelle fueron caritativos; sus riquezas se distribu­
yeron entre las familias necesitadas y en hacer esculpir retratos 'por todas
partes.

10
cioues y persecuciones que unos a otros se dirijan! Perseguidores
o perseguidos, santos o brujos, discípulos de Jesús o de Pilágoras,
sacerdotes de Jehová o pontífices de Baal, que unos hayan preten­
dido obrar en nombre de Dios, mientras que sus enemigos obra­
ban, según ellos, en nombre del demonio, nada importa: Dios y el P A R T E P R I M E R A
demonio nada tienen que ver en este asunto, pues nos hallamos en
el terreno de la más sublime de todas las ciencias. Ellos operaban
con medios análogos y producían fenómenos semejantes, por con­
siguiente obraban en virtud del mismo principio: el conocimiento Narración de la vida, obras y revelaciones de los principales
de las leyes que rigen las operaciones sobrenaturales, el descubri­ adeptos
miento del criterio absoluto.
Las ciencias ocultas están al alcance de todos ios hombres. ALBERTO EL GRANDE
El principio es qno, la luz por consiguiente es también una; sola­
mente la iniciación no está reservada sino para aquel que quiere I
saber. Todo lo hace la voluntad. Este es el mayor poder, es la ma­
yor palanca que el hombre tiene a su»disposición, y diremos Alberius Theutorius, llamado también Alberto de Ratisbo*
en resumen: na; Alberto Grotus, sabio dominico, puesto en el número de los
mágicos por los demonógrafos, y en el de los bienaventurados
Con la voluntad a todo se puede alcanzar. por los dominicos, obispo de Rabutono, etc. Nació en la Suabia en
Lauvigen, márgenes del Danubio, el año 1205, y murió en Co­
lonia a los ochenta y siete años de edad. Sus obras forman 21
tomos in folio, y se publicaron en 1651 por el editor Pedro Jam-
mi, agotándose todos los ejemplares sin haber quedado uno solo
en manos inexpertas. Cavour y Bismarck las poseyeron; el pri­
mero cedió a este último el único ejemplar que poseía.
Alberto el Grande tenía una piedra en la que estaba en re­
lieve una serpiente, a la que concedían la virtud de que si se
colocaba en un lugar frecuentado de serpientes, las atraía todas.
Como era un insigne mágico y hábil astrólogo, hizo un autó­
mata dotado de la palabra, que le servía de oráculo y resolvía
todas las cuestiones que le proponían: estuvo, según dicen, trein­
ta años para componerle con metales bien escogidos y bajo la
influencia de los astros, al que llaman el Androida de Alberto
eí Grande. Este autómata fué aniquilado por santo Tomás de
Aquino, su discípulo, que le rompió a palos por atribuirlo al
diablo.
Los Secretos maravillosos de Alberto el Grande se publica­
rán en breve para bien de la humanidad.

12 13
la quinta esencia, el nutridato y la piedra filosofal,
II las cuate® **«táii relacionadas con el sistema astrológico. La en­
tidad puede t»er divina, astral, natural, espiritual o venenosa.
PARACELSO En terapéutica o materia su teoría es enteramente caba­
lística. .La sangre menstrual pos*p cualidades venenosas y pro­
piedades muy extraordinarias. El oro es un específico siempre
que el tWazón es el asiento primitivo del mal, porque este me­
Famoso alquimista del siglo decimosexto, nació en 1443 en
tal precioso está en armonía con la importancia del órgano en­
Einsttdem, lugar del cantón de Schwitz, a pocas leguas de Zu-
fermo. Para descubrir las virtudes de los vegetales es preciso
rich, y murió en el hospital de San Esteban de Saltzbourg el
estudiar la anatomía y la quiromancia, porque las hojas les sir­
día 24 de setiembre de 1542 a la edad de noventa y ocho años.
ven de manos, y las líneas que forman dan a conocer las pro­
Resumen del sistema filosófico y medical de Paracelso. Su piedades que encierra. Antes de emplear una medicina, es indis­
principal apoyo es la religión y los Libros Sagrados. La contem­ pensable observar la influencia de las constelaciones y asegu­
plación de las perfecciones de la Divinidad basta para procurar rarse de si es favorable. Empleaba mucho el imán para atacar
todos los conocimientos y la sabiduría. — La Sagrada Escritura las hemorragias, el histerismo, la epilepsia y la mayor parte de
conduce a todas las verdades. La Biblia es la llave de la teoría las afecciones espasmódicas. A él se debe el descubrimiento de
de las enfermedades— . Es preciso consultar el Apocalipsis para las preparaciones antimoniales, mercuriales, salinas v ferrugino­
conocer la medicina mágica. El hombre que obedece a ciegas sas que tienen una acción tan eficaz sobre nuestros órganos. Pa­
la voluntad de Dios y logra identificarse con las inteligencias ce­ racelso publicó muy pocas obras durante su vida, por lo que
lestiales, posee la piedra filosofal, puede curar todas las enfer­ se cree que las que se le atribuyen, atendidas las muchas con­
medades y prolongar su vida tanto como quiera, porque tiene tradicciones que presenten, habían sido compuestas por sus dis­
en su poder la tintura de que se servían Adán y los patriarcas cípulos.
antes del diluvio para alargar ocho o nueve siglos su existencia.
Todos los seres, hasta los minerales y fluidos toman alimentos
III
y bebidas y arrojan excrementos. Su teoría está aplicada a la de­
mostración de las funciones del cuerpo humano.
AGRIPA: Su vida y escritos
La fuerza vital es una emanación de los astros- El Sol está
en relación con el corazón, la Luna con el cerebro, Júpiter con
el hígado, Saturno con el brazo, Mercurio con los pulmones, Enrique Cornelio Agripa fue uno de los primeros sabios
Marte con la bilis y Venus con los riñones y los órganos de la del siglo décimosexto; nació en Noteshoem, territorio de Co­
generación. El médico debe conocer los planetas del microcos­ lonia, el 14 de setiembre de 1486, y ejerció todas las profesio­
mo, el meridiano, el zodíaco, el oriente y el occidente, sin lo nes: fue soldado, político, literato, filósofo, teólogo, alquimista,
cual no puede descubrir los secretos más ocultos de la naturale­ pirronista, médico, erudito, astrólogo, rico, pobre, considerado,
za. El cuerpo está formado de un conjunto de sal, azufre y mer­ despreciado, y que sé yo qué más. Su vida fué la más variada,
curio sidéricos o sea inmateriales: cada alimento puede admitir la más extraordinaria que puede darse. Primero estuvo en el
todas las cualidades. — El Arque o espíritu arquitecto, según los servicio del emperador Maximiliano, luego, se hizo doctor en
paracelsos— , no es más que la naturaleza; sin más autoridad Derecho y en Medicina (ultriusque juris et medicinarum doc-
que la suya propia, emprende todos los cambios y cura todas to r); sabía y hablaba ocho lenguas. Murió en 1535, después
las enfermedades. Las enfermedades dimanan de cinco causas de haber corrido y estudiado y padecido mucho y vivido poco.
generales o entidades, que son el oro potable, la tintura de los
15
14
FILOSOFIA OCULTA DE AGRIPA En los mundos inferiores los elementos son formas grose­
ras o inmensos acopios de materia. En el cielo ya son de natu­
Extractos raleza más enérgica, sutil y activa: en las inteligencias son vir­
tudes, y en el' arquetipo ideas.
Hay tres mundos: el elemental, el celeste y el intelectual. A más de las cualidades elementales que conocemos, los
Cada mundo subordinado es regido por el mundo que le seres las tienen particulares, desconocidas e innatas, cuyos efec­
es superior. No es imposible pasar dél conocimiento del uno al tos nos sorprenden y éstas son las que llamamos ocultas.
Las virtudes ocultas emanan de Dios, únicas en él, múlti­
otro y remontarse hasta el arquetipo- Esta escala es lo que se
llama magia. ples en el alma del mundo, infusas en los espíritus, unidas o
La magia es una contemplación profunda que abarca la separadas de los cuerpos frágiles o fuertes, según la distancia
de ser del arquetipo.
naturaleza. Es el poder, la cantidad, la substancia; las virtudes,
las semejanzas, las diferencias, el arte de unir, de separar, de Las ideas son las causas de la existencia y de la especifica­
componer en una palabra, todo el trabajo del universo. ción, y de ellas nacen las entidades que pasan por la materia
Hay cuatro elementos, que son principio de la composición en razón de la aptitud para recibirlas.
y descomposición: el aire, el fuego, el agua y la tierra. Dios es origen de las virtudes: él las confía a los ángeles,
Cada uno de ellos es triple. como ministros; éstos las derraman sobre los cielos y astros,
El fuego y la tierra, el uno principio activo y el otro pa­ las difunden sobre los hombres, plantas, animales, tierra y ele­
mentos.
sivo, bastan para la reproducción de las maravillas de la natu­
raleza. He aquí el orden de emanación de las virtudes, ideas, inte­
ligencias, cielos, elementos y seres.
El fuego, por sí solo, aislado de toda materia que unida a
él sirve para manifestar su presencia, y ocasión, es inmenso, in­ Las ideas son las causas primarias de la forma y de las vir­
visible, inmóvil, destructor, restaurador, inclinado a todo lo que tudes. Las virtudes no pasan de los seres superiores a los infe­
tiene cerca, y antorcha de la naturaleza cuyos secretos alumbra. riores sin el intermedio del alma del mundo que es una quinta
esencia.
La tierra es el agente de los elementos y el depósito de to­
das las influencias celestes. Tiene en sí todos los gérmenes y la No hay molécula alguna en el universo en que no se halle
sazón de todas las producciones, y secunda las virtudes de una partícula de esa alma del mundo o espíritu universal.
arriba. Aunque esté distribuida en todo y en todas partes, no lo
Los gérmenes de todos los animales están en el agua. está, de un modo uniforme, pues hay series que toman más y
El aire es un espíritu vital que penetra en los seres y les otras que toman menos.
da consistencia y vida: sirve para unir, agitar y llenarlo todo, En todo existe antipatía y simpatía, y por esto hay una
y recibe inmediatamente las influencias que transmite. De los infinidad de relaciones, uniones y aversiones secretas.
cuerpos se desprenden simuladores espirituales y naturales que Los sere3 en quienes la virtud, o partícula divina esté me­
afectan nuestros sentidos. nos obstruida de materia, produce incesantemente efectos admi­
Hay un medio para pintar imágenes o letras, que pasando rables después de su destrucción.
al través del inmenso espacio, pueden leerse en el disco de la Las cosas inferiores están dominadas poT las superiores: las
Luna que las alumbra, por alguno que sepa y esté prevenido. costumbres de los hombres dependen de los astros. El mundo
En el mundo arquetipo todo está en todo; y guardando la sublunar es gobernado por los planetas, y el mundo planetario
debida proporción, lo mismo sucede en el presente. por el de las estrellas fijas.

16 17
Cada astro tiene su naturaleza. su propiedad, su condición
y sus rayos, que imprime sobre los seres un carácter o un sello El ternario representa Dios, el alma del mundo, el espíritu
distinto y particular. del hombre.
Algunas veces las influencias se confunden en un mismo El cuaternario es base de todos los números.
ser y entran en él en virtud de relaciones determinadas por mu­ El quinario tiene una forma particular en las expiaciones
chas causas, de las cuales una de las principales es la posesión. sagradas: es todo. El suspende el efecto de los venenos y es fatal
Hay un enlace entro el alma del mundo y la materia, en a los malos genios.
virtud del cual el alma del mundo obra, todo lo que existe. El septenario es muy poderoso, tanto en bien como en mal.
De las cosas de este mundo puede remontarse hasta los as­ Dios es la mónada. Antes de extenderse fuera de sí mismo y
tros, de los astros a las inteligencias, de las inteligencias al ar­ de producir los seres, engendró en sí el número ternario.
quetipo. Es una cuerda que si se toca en un extremo se resien­ El número denario es la medida de todo.
te el otro; la magia consiste en apreciar las correspondencias Los caracteres de las palabras no son sus virtudes, pero de
de estos movimientos que tienen lugar a distancias tan grandes. ellos pueden deducirse el conocimiento de las propiedades y los
Es un oído muy fino que percibe resonancias fugitivas, imper­ acontecimientos.
ceptibles al común de los hombres; el hombre común no oye La armonía análoga al concierto de los cielos, provoca ma­
más que en un punto: el que posee la ciencia oculta oye en la ravillosamente su influenc;-*.
tierra ,en el cielo y en el intervalo. El hombre lo tiene todo en sí, número, medida, peso, movi­
La imaginación, violentamente conmovida, puede mudar ej miento, elementos y armonía.
cuerpo, darle imperio, acción, pasión y apropiarle, o ciertas en­ Existe una causa sublime, secreta y necesaria del hado, y
fermedades o ciertas impresiones. ella puede conducir al descubrimiento de la verdad.
La contención violenta del alma humana la eleva, la une a El mundo, los cielos y los astros tienen almas, y estas almas
las inteligencias, la ilumina, la inspira e infunde a sus movimien­ no dejan de tener afinidad con las nuestras.
tos y acciones algo de divino y sobrenatural. El mundo vive y tiene órganos y sentidos.
El alma humana tiene en sí la virtud de cambiar, aproximar, El alma mundo tiene operaciones intelectuales, y participa
<T alejar y enlazar; también puede dominar, tanto las cosas como de la naturaleza divina.
los espíritus o efectos de una energía particular de su virtud o Las imprecaciones tienen una eficacia, apegándose a los se­
de sus pasiones. res y modificándolos.
Los nombres de las cosas tienen igualmente un poder. El arte El enlace universal de las cosas prueba la realidad y certe­
mágico tiene una lengua y esta lengua tiene virtudes: es una ima­ za de la magia.
gen de los signos. Con esto se explica el efecto de las invocacio­ La magia es un arte sagrado que no se debe divulgar.
nes. abjuraciones, conjuraciones y otras fórmulas. Ella supone una suspensión del comercio del alma con el
Parece que el número es la razón primitiva del encadena­ cuerpo, una ausencia completa de toda distracción, y una unión
miento de las cosas. íntima con las inteligencias-
Los números tienen virtudes, que son eficaces, benéficas o Sobre todo es preciso tener fe, esperanza y voluntad, cuyas
malhechoras- virtudes levantan el velo que cubre el espejo divino, y dejan que
La unidad es el principio y el fin de todo, y no tiene prin­ la vista reciba por reflexión el conocimiento de I09 efectos y
cipio ni fin. causas.
El número binario es malo. La inteligencia de Dios es incorruptible; inmortal, insensi­
ble; presenta a todo e influye sobre todo.
18
19
El aspecto de los planetas, en el acto de nacer el hombre in­ IV
dicará la naturaleza de su genio tutelar. Los caracteres de los
espíritus y sus rúbricas no son intéligibles a los ojos de todos, C A R D A N O
sino a algunos hombres privilegiados.
El espíritu humano es corporal, pero de una substancia muy Jerónimo Cárdano, médico, matemático y alquimista, nació
sutil y fácil de unirse con la partícula que en nosotros reside. en Pavía en 1576, ignorándose a punto fijo la fecha de su naci­
El alma, que es de Dios, que emana del mundo intelectual,
miento; porque él indicó dos en sus obras, el 23 de setiembre y
es inmortal y eterna. el 24 de noviembre. Era hijo de Tancio Cárdano, médico y juris­
Son muy pocos los que han comprendido el tratado de filo­ consulto. Créese generalmente que su nacimiento era ilegítimo,
sofía oculta de Agripa; pues tenía una llave y no la comunicaba aunque fué criado en casa de su padre, que vivía en Milán- Más
sino a sus más íntimos amigos. (19 epíst., libro V : H oe esta illa tarde regresó a Pavía, profesó algún tiempo en Bolonia, y, final­
vera e mirabüium operum ocultissima philosophia; clat vis ejus mente, se retiró a Roma, donde terminó su carrera. Allí fué agre­
intelleclus est: quanto enm im ahiora intelligimas, tanto sublimio- gado al Colegio de Medicina pensionado por el Papa.
res invenimus virtutes tanto que m ajora et facilius ee efficacius Hay un hecho que sólo es notable por la importancia que le
operamus. dió el mismo Cárdano y el modo cómo lo explica: Consiste en
Agripa .ce mención de esta llave en dos cartas que escribió que tuvo incapacidad, durante los diez años precedentes, de trato
a un religioso que se ocupaba de ciencias ocultas. Manifiéstale con las mujeres, lo que le afligía mucho. Él atribuye esta impo­
que todo lo que enseñan los libros relativo a la virtud de la ma­ tencia a las malignas influencias de la constelación que regía
gia, de la astrología y la alquimia, es falso y erróneo si se toma cuando vino al mundo. Los dos planetas malhechores, Venus y
al pie de la letra; pues es necesario buscar en ellos el sentido Mercurio, y el Sol estaban en los signos humanos: “Por esto,
místico, que ningún maestro había todavía explicado y que era dice, no he perdido nada de la forma humana; pero como Júpiter
casi imposible descubrir sin el auxilio de un buen intérprete, a tenía el ascendiente y Venus dominaba toda la figura, sólo he
no ser por el iluminismo, que son poquísimos los que lo alcanzan. sido perjudicado en las partes de la generación, y he aquí por­
No es necesario buscar, añade, fuera de nosotros mismos el qué desde la edad de veintiún años hasta treinta y uno, no he te­
principio de esas grandes operaciones. Es un espíritu in te rn o ..., nido pasión por mujer alguna.
pero éstas no son cosas que puedan fiarse al papel, y no tratare­ Cárdano se ocupó toda la vida de astrología. Dícese que para
mos de ellas, porque el espíritu las comunica al espíritu en pocas cumplir su última predicción o más bien para sobrevivir a la
palabras sagradas. El entendimiento es la llave de esta filosofía, afrenta que su error debía causarle, se dfejó morir de hambre a
pero para que esté unido con Dios, debe estar desprendido de la la edad de setenta y cinco años; pero este hecho no está probado.
ma'cria y muerto para el mundo, la carne, todos los sentidos y Cárdano fué el inventor de la fórmula empleada para la solu­
todo el hombre animal. Agripa fué muy considerado en su tiempo ción de las ecuaciones de tercer grado, dos tratados que publicó
y muy influyente. Estuvo en Metz ejerciendo función de Síndi­ con los títulos: De tublililate y De rerum varietate, comprenden
co o abogado general; se opuso a la requisitoria de Nicolás Sa- el completo de su física y metafísica y de sus conocimientos en
bín, inquisidor de la Fe, que quería hacer quemar como a bruja historia natural. Una cierta obscuridad de lenguaje, y varias fór­
a una joven p i..ana a quien absolvió Agripa, debiéndole aquélla mulas abstractas de que no ha querido dar la llave, son causa
su salvación. / veintisiete años después de su muerte, se le de que sus obras sólo han sido comprendidas por algunos sabios
atribuía el libro u ojía oculta. Predijo, ademác, al condestable filósofos. Como la mayor parte de su vida se vió en un estado
de Borbón sucesos contra Francia. no muy lejos de la pobreza, tanto que tuvo que multiplicar sus

20 21
Para hacer descubrimientos en las ciencias abstractas y ocul­
obras y abultarlas para sacar de ellas más provecho. Sin embar­ tas ,es menester disfrutar sosiego y tranquilidad de espíritu, y
go, no e» cierto que muriese de indigencia; murió en Roma a la se requiere una meditación profunda y continua, y el auxilio de
edad de setenta y cinco años. ¡a soledad e incompatibilidad con las distracciones del mundo.

Resumen de los principios de la filosofía racional


de Cárdano V
1*? Hay una materia primera en todo lo que existe de hecho,
y esta materia subsiste aún después de ser destruida la forma ac­ P I T A G O R A S
tual del cuerpo, pues nada vuelve a la nada.
2*? Es evidente que hay en la naturaleza alguna cosa oculta Nació en Samos, isla del mar Egeo, en el siglo sexto antes
bajo la forma y constituye el substratum de ella. Este substrato de J. C.; aprendió con Thales, Primenides de Creta (famoso por
no ha sido engendrado ni se anonada por corrupción. He aquí haberse despertado después de haber dormido cincuenta y siete
lo que yo llamo la materia primaria, materia increada, eterna, años seguidos) - Pherecides de Ciros y Bias de Priena. Viajo por
infinita e indestructible. Egipto durante el reinado de Amasis, a quien le recomendó Poli-
39 La materia primaria existe siempre bajo alguna forma. carta, rey de Samos. Hallábase allí cuando la expedición de Cam-
4.9 En la naturaleza no existe el vacío. bises, rey, le llevó prisionero a Persia, lo que le proporciono oca­
59 La materia está en todas partes: no puede existir sin al­ sión de visitar las Indias. Bien con la sabiduría de tantos pueblos
guna forma, de lo que resulta necesariamente que la forma está como había conocido, volvió a establecerse en Italia, viviendo ya
en todas partes. en Cretona, ya en Metaponto, ya en Thuriam. Tuvo la gloria de
69 No hay espacio sin cuerpo. El espacio es eterno, inmó­ dar nombre a las dos cosas más sublimes que existen, el de/lío-
vil e inmutable- sofía al estudio de la sabiduría, el de mundo al universo. Sobre
79 Los principios de las cosas naturales son en número de su muerte únicamente se sabe que tuvo lugar hacia la olimpiada
cinco, a saber: la materia, la forma, el alma, el espacio y el mo­ LX IX , 500 años antes de J. C., y que tendría unos ciento cuatro
vimiento. No hay más que dos calidades primarias: el calor y la años. Pitágoras no admitía en su escuela a toda clase de oyentes,
humedad. ni se comunicaba, sino que exigía el silencio y el secreto; tampo­
89 El tiempo no es un principio, pero está próximo a serlo, co escribió y su doctrina la tenía oculta.
porque sin él no puede hacerse cosa alguna. Tampoco es princi­ Pasó por hechicero y encantador, porque había residido
pio el descanso, pero es la previsión de un principio como la mucho tiempo en Egipto y se había ejercitado en la lectura de
muerte, el frío, la sequedad. los libros de Zoroastro, donde es probable que aprendiera la pro­
99 Hay cosas eternas por su naturaleza, la inteligencia de piedad de ciertas yerbas que él llama Coracssia, Gallicin, Menais,
la materia primaria y el espacio o el lugar. La inteligencia de Corintinthas y Aproxis, de las cuales las dos primeras hacían he­
la materia, siempre es la misma en el Universo. . . , etc. lar el agua metiéndolas en ella; las dos siguientes tenían la virtud
(E xtracto.). De rerum varietate. Nuestra alma es repre­ muy singular contra la picadura de las culebras, y la ultima se
sentativa como un espéjo. Anima animae nostrae íanquam specu- inflamaba repentinamente, en cuanto veía el fuego, por lejos que
lum. Esta idea se aproxima a la de Leibniz, que cada alma o mó­ fuese. Además, en uno de sus símbolos prohibía expresamente el
nada es un espejo vivo o dotado de acción interna, que repre­ uso de las habas, que él Tiacía hervir y las ponía algunas noches
senta el Universo bajo todos conceptos, y tan bien coordinado a la luna, hasta que por un gran efecto de magia se convertían
como el mismo Universo.
23
22
La m ónada o la unidad es el último término, el último esta­
en sangre, lo que tal vez le servía para ese otro prestigio que do, el descanso del estado en su decrecimiento.
menciona Coelio Rhodrigino con Suidas, y el intérprete de Aris- El temario es el primer impar, el cuaternario es el má3 per­
tófano, quienes dicen que este filósofo escribía con sangre lo que fecto y la raíz de los demás.
quería sobre un espejo convexo, y que presentando dichas letras Pitágoras va prosiguiendo de este modo hasta diez, atribu­
a la faz de la luna cuando estaba en el lleno, veía en el cerco de yendo a cada número cualidades aritméticas, físicas, teológicas
este astro todo lo que había escrito en el espejo. A esto puede y morales.
añadirse que compareció en los juegos olímpicos con un muslc El número denario contiene todas las relaciones numéricas
de oro, que se íjiandó saludar por el río Neso, que detuvo el vuelo y armónicas, y forma o más bien termina su ábaco o ta b la ...
de una águila, domesticó una osa, hizo morir una serpiente, v Existe un enlace entre los dioses y los números, que consti­
echó un buey que desperdiciaba un campo de habas por la sola tuyen la especie de adivinación llamada aritmomancia
virtud de ciertas palabras. Además, se presentó en un mismo día En la doctrina pitagórica el sistema numerario resolvía el
y en una misma hora en la ciudad de Crotona y Metaponto, y problema de la cosmogonía.
pronosticaba las cosas futuras con tal seguridad, que muchos Esta ciencia de los números no tan sólo representaba can­
creían que fue llamado Pitágaros porque daba respuestas tan tidades aritméticas, sino también toda magnitud y toda propor­
ciertas y verdaderas como las de Apolio Pitio. (N audé, cap. X X ; ción. Por medio de ella debía llegarse al descubrimiento del
Jám blico, Plinto, Tertuliano, Orígenes, San Agustín, Am iano, principio de las cosas, lo que en la actualidad llamaríamos el ab­
M arcelino, Detrio Bosardus•)”. soluto 12.

P oder de tos números, según Pitágoras (1) El alma es un número y se mueve por si misma.
El alma encierra en si misma el número cuaternario.

Los números son intelectuales o científicos. (2) La unidad, término eminente hacia el cual toda filosofía se dirige
El número intelectual subsistía ante todas las cosas en el en-, necesidad imperiosa del espíritu humano, raíz alrededor de la cual éste si
tendimiento divino; él es la base del orden universal y el lazo ve obligado a hacinar sus ideas; la unidad, origen centro de todo ordex
sistemático, principio de la vida, poco conocido en su esencia, aunque ma
que las une.
nifiesto en sus efectos; la unidad, nudo sublime a que necesariamente m
El número científico es la causa generatriz de la multiplici­ enlaza la cadena de Ias causas, fue la acdóón augusta hacia la cual con
dad que procede de la unidad y en ella se resuelve. vergieron todas las ideas de Pitágoras.
Es necesario distinguir la unidad del arte; la unidad perte­ La Diada, producida y compuesta origen de los contrastes, represent
nece a los números y el arte a las cosas numerables. para los piiayoristas la materia o el principio pasivo.
La tríada, número misterioso, que tanto figura en las tradiciones de
El número científico es par o impar. Asia y en la filosofía platónica, imagen del Ser Supremo, reúne en sí la
Sólo el número puede ser susceptible de una infinidad de propiedades do los dos primeros números.
divisiones éa partes igualmente pares; sin embargo, el impar es ituraaa o ei v,uanenano, que expresa la primera potencia materna
tica, representa también la virtud generatriz de que derivan todas las com
más perfecto. binaciones. Es el número más perfecto, y la raíz de todas las cosas; el nú
La unidad es el símbolo de la identidad, de la igualdad, de mero septenario pertenece a las cosas sagradas.
la existencia, de la conservación y de la armonía general. La Eucada, es el primer cuadro de los números múltiples.
El número binario es el símbolo de la diversidad, de la des­ La Decada, reproduce la unidad de los números múltiples.
igualdad, de la división, de la separación y de las vicisitudes. Aquí no podemos dar más que la llave de este sistema, que al través
de los siglos y por la insuficiencia de documentos, se presenta necesaria­
Cada número, como la unidad y el binario, tiene propieda­ mente de un modo confuso y lleno de oscuridades, enigmas y símbolo.
des que le dan un carácter simbólico que le es particular.
25
24
DIAS FELICES Y DESGRACIADOS DE CADA MES
VI
Enero el 43, 19, 27 y 3 0 ................... Felices
A RTEFIO : N oticia bibliográfica „ el 13y 23 ...................................... Desgraciados
Febrero el 7. 8 y 18 ............................. Felices
„ el 2, 10, 1 7y 21 .................... Desgraciados
Artephius fué un filósofo hermético que vivió hacia el año de
Marzo el 9, 12, 14 y 16 .................... Felices
1 IbO. Es autor de ios tratados siguientes: 1*? Clavis sapienliae;
„ el 13, 19, 22 y 23 ................... Desgraciados
2* Líber secretas (el libro secreto); 2^ De characleribus planeta-
Abril el 5 y 27 ..................................... Felices
rum. canto ca m or ¡bus avium, rerum, proeferitarum , et futura-
„ el 10. 20, 29 y 30 ................... Desgraciados
rnm ¡npideque philosophico (de los caracteres de los planetas, del
Mayo el 1, 2, 4, 6, 9 y 1 4 ......... Felices
canto de las aves, de las cosas pasadas y futuras, y de la piedra
„ el 10, 17 y 20 ........................... Desgranados
filosofaijl; 4 9 D e vita propaganda (medio para alargar la vida),
cuya obra compuso el autor, según él mismo dice, a la edad de Junio el 3, 7, 12 y 23 ...................... Felices
,, et 4 y 20 .................................... Desgraciados
mil veinticinco años; 5° Spcrulum speculorum (el espejo de los
Julio el 2, 6, 10, 23 y 3 0 ............... Felices
espejos). No se sabe de fijo la época de su muerte. En las obras
„ el 5, 13 y 27 .............................. Desgraciados
de Cárdano se hallan muchos pasajes que son de Artefio.
Agosto el 5, 7, 10, 14 y 18 ............. Felices
A continuación copiamos con toda exactitud una tabla plañe*
„ el 2, 18, 27 y 31 ................... Desgraciados
taria y sideral de Artefio, imitando en lo posible hasta su mismo
Setiembre el 6, 15, 18 y 3 0 ...................... Desgraciados
lenguaje.
,, el 13, 16, 22 y 2 4 ................... Felices
“Y a fin de que las cosas hasta aquí dichas y que están aún Octubre el 13, 16, 22 y 2 1 ............. Felices
por decir, puedan llegar mejor al conocimiento de los que no ., el 3, 9 y 2 7 ............................... Desgraciados
poseen la ciencia de las estrellas, sigue la tabla de los astros y Noviembre el 3, 13, 23 y 3 0 ................... Felices
planetas en la que están indicados los días felices y desgraciados „ el 6 y 2 5 ................................... Desgraciados
de cad3 mes. Diciembre el 10, 2 0 y 2 9 ........................... Felices
Sépase que el día del domingo tiene su astro debajo del Sol. „ el 15, 2 7 y 3 1 ............................. Desgraciados
— El lunes bajo la luna. — El martes bajo Marte. — El miérco­
les bajo Mercurio. — El jueves bajo Júpiter. — El viernes bajo Recomendamos esta tabla que hasta ahora había quedado en
Venus. — El sábado bajo Saturno. secreto. Los que emprenden negocios, los que juegan a la lote­
ría, deben consultarla para hacer en ella sus cálculos con proba­
Nótese que todo buen acto y pensamiento debe hacerse bajo
bilidades de éxito*.
la influencia del planeta, y será mejor si se hace; por ejemplo,
bajo Saturno, está la vida, edificio, doctrina y mutación.
DE LAS HORAS D EL DIA Y D E L A NOCHE
Bajo Júpiter, honor, lección, riqueza y vestidos. — Bajo
Marte, batalla, cárcel, matrimonio y enemistad. — Bajo el Sol, Y primeramente de las horas del domingo. — Su hora pri­
esperanza, lucro, amistad, peregrinación. — Bajo Mercurio, en­ mera es el Sol, la segunda Venus, la tercera M ercurio, la cuarta
fermedad, deuda y temor. — Bajo la Luna, palacio, sueño, mar­ la Luna, la quinta Saturno, la sexta Júpiter, la séptima M arte, la
cha y hurto. octava el Sol, la novena Venus, la décima M ercurio, la undécima
la Luna y la duodécima Saturno.

27
26
Las horas de la noche del domingo. — La 1? Júpiter, 2^ H oras del día del sábado. — La 1.a Saturno, 2.a Júpiter,
Marte, 3^ el Sol, 4£ Venus, 5^ Mercurio, 6.a la Luna, 7.a Satur­ 3.a Marte, 4.a el Sol, 5.a Venus, 6.a Mercurio, 7.a lá Luna, 8-a
no, 8.a Júpiter, 9.a Marte, 10.a el Sol, 11.a Venus y 12.a Mer­ Saturno, 9.a Júpiter, 10.a Marte, 11.a el Sol y 12.a Venus.
curio.
H oras de la noche del sábado. — La 1.a Mercurio, 2.a la
Horas d el día del lunes. — La 1.a la Luna, 2.a Saturno, 3.a Luna, 3.a Saturno, 4.a Júpiter, 5.a Marte, 6.a el Sol, 7.a Venus,
Júpiter, 4.a Marte, 5.a el Sol, 6*a Venus, 7.a Saturno, 8.a la Luna, 8.a Mercurio, 9.a la Luna, 10 a Marte, 11.a Júpiter y 12.a Venus.
9.a Saturno, 10.a Júpiter, 11.a Marte y 12.a el Sol. “Débese observar que Júpiter y Venus son buenos. Saturno
H oras de la noche d el lunes. — La 1.a Venus, 2.a Mercurio, y Marte malos, el Sol y la Luna medianos, y Mercurio bueno
3.a la Luna, 4.a Saturno, 5.a Júpiter, 6.a Marte, 7.a el Sol, 8.a con los buenos y malo con los malos”.
Venus, 9.a Mercurio, 10.a la Luna, 11.a Saturno y 12.a Júpiter.
Horas del día del martes. — La 1.a Marte, 2.a el Sol, 3.a VII
Venus, 4.a Mercurio, 5.a la Luna, 6.a Saturno, 7.a Júpiter, 8.a
Marte, 9.a el Sol, 10.a Venus, 11.a Mercurio y 12.a la Luna. MESMER: Su vida
Horas de la noche d el martes. — La 1.a Saturno, 2 a Júpi­
ter, 3.a Marte, 4.a el Sol, 5.a Venus, 6.a Mercurio, 7.a la Luna, Antonio Mesmer, médico alemán, autor de la famosa doctri­
8.a Saturno, 9.a Júpiter, 10.a Marte, 11.a el Sol y 12.a Venus. na del magnetismo animal, nació el año de 1734 en Mesburgo,
en Suavia. Su aparición en el mundo científico tuvo lugar en
Horas del día del m iércoles — La 1.a Mercurio, 2.a la Luna, 1761,. por medio de una tesis titulada: De Planetarum Inflexu,
3.a Saturno, 4.a Júpiter, 5.a Marte, 6.a el Sol, 7-a Venus, 8.a que tenía por objeto sentar que los cuerpos eelestes, en virtud
Mercurio, 9.a la Luna, 10.a Saturno, 11.a Júpiter y 12.a Marte. de la misma fuerza que produce sus atracciones náturales y par­
Horas d e la noche d el m iércoles. — La 1.a el Sol, 2.a Venus, ticularmente sobre el sistema nervioso, por el intermedio de su
3.a Mercurio, 4.a la Luna, 5.a Saturno, 6.a Júpiter, 7.a Marte, flúido sutil, pentra todos los cuerpos y llena todo el universo.
8. a el Sol, 9.a Venus, 10.a Mercurio, 11.a la Luna, 12.a Saturno. Mesmer, como sucede a todos los grandes genios, fué casi des­
graciado y perseguido en los primeros años de su vida. Las aca­
H oras del día del jueves. — La 1.a Júpiter, 2.a Marte, 3.a
demias de Londres, París y Berlín se negaron a contestar a las
el Sol, 4.a Venus, 5.a Mercurio, 6.a la Luna, 7.a Saturno, 8.a Jú ­
memorias que él Ies dirigió, tomándole por loco. Pero Mesmer,
piter, 9.a Marte, 10.a el Sol, 11.a Venus y 12.a Mercurio.
convencido de la realidad y el poder del magnetismo^ tomó la
Horas de la noche d el jueves. — La 1.a la Luna, 2.a Satur­ resolución de obrar y de probárselo con hechos que no podrían
no, 3-a Júpiter, 4.a Marte, 5.a el Sol, 6.a Venus, 7.a Mercurio, 8.a negar. A este fin hizo una especie de milagro volviendo la vista
la Luna, 9.a Saturno, 10.a Júpiter, 11.a Marte y 12.a el Sol. a una joven de dieciocho años, llamada la señorita Paradis, cuya
Horas del día viernes. — La 1.a Venus, 2.a Mercurio, 3.a la enfermedad consistía nada menos que en una gota serena com­
Luna, 4.a Saturno, 5.a Júpiter, 6.a Marte, 7.a el Sol, 8.a Venus, pleta, con movimientos convulsivos en los ojos, que salían fuera
9. a Mercurio, 10.a la Luna, 11.a Saturno y 12.a Júpiter. de sus órbitas, sin contar las obstrucciones del hígado y el
bazo que a veces le ocasionaban accesos de locura. Estas dolen­
Horas de la noche d el viernes. — La 1.a Marte, 2.a el Sol, cias, que Mr. de Stork había tratado por espacio de diez años y
3.a Venus, 4.a Mercurio, 5.a la Luna, 6.a Saturno, 7.a Júpiter, el célebre oculista Wenzel había declarado incurables, cedieron
8.a Marte, 9.a el Sol, 10.a Venus, 11.a Mercurio y 12.a la Luna. al magnetismo animal, administrado durante algunos meses. Los

28 29
ojos volvieron a sus órbitas; las obstrucciones desaparecieron, y
la joven recobró la salud y la vista: toda la Facultad acudió a relación o correspondencia y secundarse recíprocamente en varias
presenciar aquel espectáculo, y el padre de la señorita Paradís operaciones. Mesmer añadía que la acción y virtud del magne-
se creyó en el deber de transmitir la expresión de su agradeci­ :ismo animal, caracterizados de este modo, podían comunicarse
miento a todos los papeles públicos de Europa. Mesmer llegó a a otros cuerpos animados e inanimados.
París en 1778, siendo inmensa la sensación que produjo su lle­ Ahora diremos cuatro palabras sobre el estado en que se
gada. sus adeptos se agruparon presurosos en torno suyo, y el halla actualmente la ciencia magnética.
mismo Desdon, médico muy famoso a quien Mesmer había ini­ Mesmer y Swedenborg antes que él, no han hecho más con
ciado e los misterios del magnetismo animal, se declaró su após­ descubrir el magnetismo, que resucitar una ciencia que cono­
tol ante la Sociedad de Medicina. Así que juzgó que los ánimos cieron ya los egipcios, quienes sacaron de ella mucho provecho
se hallaba* bastante preparados, Mesmer dió al público un corto para la explotación de las ciencias ocultas. Los guebros, adora­
escrito 8? de 88 páginas, que contenía la suma de su gran des­ dores del fuego, también conocían el magnetismo, y todo induce
cubrimiento, esto es, la explanación de su tesis sobre la influen­ a creer que los más de los iniciados en la grande obra, tenían
cia de los planetas de que ya hemos hablado; empero, presentó de él nociones más o menos exactas, entre ellas Cárdano, que
con nuevos caracteres el fluido sutil que trasmite las influencias le menciona de un modo misterioso en su libro octavo: DE MI-
celestes: puede concentrarse y reflejarse por medio de los espe­ RABILIUS.
jos lo mismo que la luz, comunicarse, propagarse y aumentarse Si en el día aun no ha llegado el magnetismo al grado de
por medio del sonido, y finalmente acumularse y transportarse. ciencia, es porque todos los hombres que hasta ahora se han ocu­
Ahora sabemos que la sola voluntad da movimiento al fluido, le pado de él no han sabido hacer más que demostrar fenómenos,
dirige doquier y a todas direcciones. El magnetismo, como lo co­ sin haber podido enlazar estos fenómenos y establecer el anda­
nocemos en el día, es un poder oculto, inherente al organismo mio de una teoría científica. Pero no tardará la luz en aparecer;
del hombre y de que éste puede servirse en una proporción igual el descubrimiento de hechos de orden todavía desconocido ven­
a la intensidad de su voluntad: ¿no sería acaso la misma volun­ drá a patentizar a la vista de todo el mundo su existencia incon­
tad al estado de flu id o ?.. . La ciencia magnética no está todavía testable, aunque .contestara ahora por los supuestos talentos privi­
bastante adelantada para continuar la cuestión. Maxvell aspiraba legiados. Con algunos años más de estudios y profundas inves­
a que era el espíritu universal quien mantenía y conservaba to­ tigaciones sobre este maravilloso poder de nuestra organización,
das las cosas en el espíritu en que se hallaban. Todo lo que era el hombre, llegado casi al igual de lo maravilloso, habrá hallado
cuerpo o materia no tenía actividad alguna sin estar animado por la llave que debe resolver el gran problema ABSOLUTO.
ese espíritu en que se hallaban. Todo lo que era cuerpo o ma­
teria no tenía actividad alguna sin estar animado por ese espí­
ritu y sin que en cierto modo le sirviese de forma e instrumento-
Este espíritu universal, inalterable y puro como la luz, era el
origen del espíritu vital particular que en todas las cosas existía,
él era quien le formaba y quien le daba la facultad y el poder de
propagarse. Mesmer nombró magnetismo al fluido a causa de la
analogía que éste tenía con el imán. Sentinelli afirmaba que to­
dos los seres del mundo que participaban del espíritu universal,
eran aptos, lo mismo, para mantener entre sí una cierta

30
31
formación o creación de un elemento o principio constituido. El
oro no es un cuerpo simple, como hasta ahora se ha creído, sino
una modificación de un principio único con densidades; como el
PRINCIPIO UNICO esté allí en los demás metales, y en todas
partes donde queramos buscarle, quedará por consiguiente dada
PARTE SEGUNDA la resolución y resuelto el problema. Admitido este principio, y
reconocida esta ley física, ¿quién podrá demostrar la imposibili­
LA GRANDE OBRA O LA PIEDRA FILOSOFAL dad de convertir en oro cualquier óxido metálico, por medio de
la adición de un agente cualquiera que ponga o quite algunos
principios o cambie en proporción o densidad? ¿Habrá quien
C a p ít u l o P r im e r o
nos explique cómo es que un átomo de fermento excite con tal
fuerza la fermentación en una gran cantidad de mosto? ¿Habrá
¿Es posible hacer oro?
quien nos diga si el alcohol se oculta en los granos de trigo, se
desarrolla apartando las materias que en algún modo lo cubren
Está fuera de duda, para nosotros, la cuestión; por esto sólo
o bien se forma por una nueva combinación de principios?
discutimos aquí, para los sujetos sabios del día que tratan de
Muy débil es la objeción que se funda en la imperfección
ignorantes o charlatanes a todos los que se han ocupado de alqui­
e inestabilidad de las composiciones artificiales, comparadas con
mia y ciencias herméticas.
la de la naturaleza, en la misma clase de compuestos. Los hay que
Ante todo es muy importante fijar bien el sentido de la cues se parecen perfectamente en todas sus propiedades a los de la na­
tión: El oro, lo mismo que todos los demás metales, es un cuer turaleza, por ejemplo: la sal neutral- La adhesión menos fuerte
po que no ha sido descompuesto, cuyos principios son descono­ sólo depende de la humedad que suele existir en los compuestos
cidos, pero que puede unirse al oxígeno, quemarse o calcinarse artificiales y que con el tiempo expele la naturaleza.
más o menos difícilmente que los demás cuerpos metálicos. Una Todo lo que hasta aquí llevamos dicho prueba que puede
vez quemado, oxigenado o reducido a óxido (lo que los alqui­ hacerse oro, y que la transmutación recíproca de los metales no es
mistas llaman CAL), es muy fácil reducir el oro por medio del una absurdidad. Empero, se nos dirá: aunque una cosa se nos
vlpor; porque el metal tiene menos afinidad con este principio. demuestre ser posible, esto no prueba que el arte pueda prac­
Empero, esta satisfacción no constituye la fabricación del oro, ticarla. Pero si la operación sale bien siguiendo un método ex­
pues no es más que una reducción de óxido al estado metálico. perimental, no hay que ocuparse de la prueba de la posibilidad;
Remontémonos más allá; nadie sino el Creador puede producir y es necesario concluir del ser a lo posible: AB ESSE AD POSSE
los primeros elementos; pero conociendo bien las leyes de atrac­ VALET CONSEQUENTIA.
ción establecidas por la naturaleza, la química hace todos los
días compuestos orgánicos, ya sean semejantes a los que existen
II
en nuestro planeta, ya diferentes y enteramente nuevos.
La formación de estos compuestos es tanto más perfecta ¿ES CIERTO QUE SE HA HECHO ORO?
cuanto más se conocen los principios constituyentes y sus pro­
piedades; y si es cierto, como lo ha demostrado uno de los pri­ Entre los muchos alquimistas que se han jactado de haber
meros químicos, que muchos cuerpos simples no son más que obtenido buenos resultados, ¿los hay que verdaderamente hayan
modificaciones de un principio único con densidades diferentes, compuesto o hecho oro? Algo difícil es resolver victoriosamente
la solución del problema será posible, pues ya no se tratará de la esta cuestión y hacer participar a los demás de nuestra incerti-

32 33
(lumbre sobre el particular; pues en todas las obras de filosofía Supo, además, en la mirma conversación, que la obra po­
hermética que hemos consultado, siempre falta alguna cosa en dría quedar terminada en pocos días y que no resultaba muy
la explicación de la mayor parte de las trasmutaciones. También cara. El alquimista tenía que volver al día siguiente a la casa de
sabemos que no se puede dispensar demasiada confianza a los Helvecio para enseñarle el modo de hacer la proyección, pero
autores que han hablado de su propia obra, ni al testimonio de habiendo faltado a la cita. Helvecio, cansado de esperar, puso en
los espectadores generalmente tontos e ignorantes. Sin embargo, presencia de su mujer y su hijo seis adarmes de plomo en un
pueden alegarse algunas razones que ofrecen, al parecr, un carác­ crisol. Cuando este metal estuvo derretido, echó también el pe-
ter de verdad. dacito de piedra envuelto en un poco de cera amarilla; tapó
Si, por ejemplo, hay un hombre que sin tener confianza al­ el crisol con su cobertera, y al cabo de un cuarto de hora halló
guna en las transmutaciones alquimísticas, obtiene algunos áto­ toda la masa convertida en oro. Este oro era de hermoso color
mos de la PIEDRA FILOSOFAL y repitiendo el experimento verde; derramado en un cono, tomó un color de sangre, y al
solo y sin confidente ni testigo, halla más peso de oro verdadero enfriarse quedó de un verdadero color de oro- El primer platero
que de PIEDRA FILOSOFAL empleada, es difícil sospechar frau­ que examinó aquel oro le halló tan puro que le dio una estima
de alguno en semejante caso; tal es al parecer el carácter de la muy elevada. Después Helvecio entregó una porción de él a
famosa aventura ocurrida a Helvecio. Hallándose en Magdebur- Powelius, ensayador de monedas de Holanda, quien probó dos
go, se esforzaba en negar la existencia de la piedra filosofal y adarmes con la cuotación y el agua fuerte y halló que habían
se había explicado de un modo formal en una obra impresa sobre aumentado dos escrúpulos, lo que atribuyó a la abundancia de
los polvos simpáticos del caballero Digby. El día 27 de enero la tintura que había convertido en oro; le volvió a sujetar siete
de 1655 se le presentó un desconocido y después de haberle ha­ veces seguidas el antimonio, pero en nada disminuyó su cantidad.
blado de ciencia hermética, le enseñó la piedra filosofal de color Tal es la narración del mismo Helvecio: y supuesto que el
de azufre y cinco planchas de oro puro, y le explicó en qué modo alquimista que le había entregado la materia de proyección ja ­
había llegado a la perfección del arte. Helvecio le rogó que le más había visto su laboratorio ni asistió al experimento, no pue­
diese un poco de aquella piedra, o bien que le hiciese ver sus de sospecharse fraude por su parte. ¿Y cómo creer tampoco que
efectos por medio del fuego; lo que rehusó el desconocido, pro­ Helvecio pudiese engañarse? Esto sería absurdo, y puesto que
metiéndole que volvería dentro de tres semanas. Volvió efectiva­ no está demostrada la imposibilidad de la piedra filosofal, todo
mente como lo había ofrecido, y sólo a fuerza de súplicas y induce a creer que realmente' Helvecio transmutó plomo o, me­
ruegos quiso concederle un poquito del tamaño de una semilla de jor dicho, hizo oro.
rábano; y como dudase Helvecio que una tan corta cantidad
Hexigando de Pisa explica, a corta diferencia de Helvecio,
pudiese convertir en oro cuatro gramos de plomo, el alquimista
un hecho que le sucedió relativamente a la piedra filosofal. Repe­
aun suprimió la mitad, diciéndole que la otra bastaba para pro­
timos sus propias palabras (Obiculos epis, 2 5 ): “Contaré lo que
ducir el efecto que deseaba. En la primera entrevista que Helve­
me sucedió en otro tiempo, cuando dudaba mucho que fuese po­
cio había tenido con aquel hombre, le había quitado con la uña
sible convertir el mercurio en oro. Un hombre hábil quiso ha­
algunas partículas de la piedra, y habiéndolas echado sobre el
cerme salir de dudas, y me dió un adarme de unos polvos de
plomo derretido, todo se había derretido, todo se había disipado
color bastante parecido al de la adormidera silvestre, y de olor
sin quedar más que un poco de tierra vidriada en el fondo del
semejante al de la sal del mar calcinada, y con el fin de destruir
cristal. Temía haberse dejado engañar, pero después' el descono­
toda sospecha de fraude, yo- mismo compré el crisol, el carbón y
cido le dijo que era preciso envolver con cera la materia de pro­
el mercurio a distintos mercaderes para no tener que temer que
yección, a fin de que el humo del plomo no la echase a perder. hubiese oro en alguna de aquellas materias, como suelen hacerlo

34 35
los charlatanes, en alquimia. Eché seis adarmes de mercurio,
añadí un poco de polvos, y lo puso todo a un fuego bastante
vivo; en poco tiempo la masa quedó convertida en cerca de diez
as!arme6 de oro, que fue reconocido ser muy puro por varios
plateros que lo ensayaron. Si esto no hubiese ocurrido sin tes­ PARTE TERCERA
tigos ni árbitros extraños, hubiera podido sospechar error o
fraude; pero puedo asegurar con confianza que el resultado por ASTROLOGIA
mí obtenido es de toda exactitud.”
Val Holmont también dice: “Me veo en la necesidad de
C a p ít u l o P r im e r o
creer en la piedra aurifica y argentina, pues* que me ha sucedido
varias veces hacer yo mismo la proyección con un.grano de pol­
vos sobre millares de granos de mercurio, y esto en presencia Consideraciones generales
de una numerosa reunión que ha quedado admirada, como yo,
del resultado”. En otro pasaje (D e arbore vitae) dice que ha Ha sido en general reconocida y demostrada la influencia
dado medio gramo de esos polvos con el cual ha convertido de los astros y planetas, por los sabios de todos los tiempos y
nueve onzas de mercurio. países, para que debamos entrar en difusas explicaciones a fin
Dase como positivo que el emperador Fernando, en 1648, de probar su realidad; además, los únicos que la hayan negado
y el elector de Maguncia, en 1658, hicieron la proyección con son hombres superficiales, que sin ver más que un lado de la
todo cuidado y atención necesarias para alejar todo motivo de cuestión, no han querido dar crédito a todo lo que no alcanzaban
seducción o error; y estos testimonios son de naturaleza que no sus torpes sentidos; pero no puede decirse con verdad lo que
dejan dudar de su veracidad. muchos han dicho, que los modernos hayan sido generalmente
incrédulos al poder de los astros y su influencia. Antes bien, mu­
Arnaldo de Villanueva tiene fama de haber convertido hierro
chos han admitido, y muchos de nuestros lectores quedarán sin
en oro, en Roma. Reimundo' Lulio hizo igual operación en Lon­
duda muy pasmados al saber que en todas las circunstancias im­
dres delante del rey Eduardo, y con aquel oro se acuñaron me­
dallas de la rosa. L. Turnifero hizo la misma operación en 1857, portantes de su vida, el gran escéptico D’Alambert, consultaba
en presencia de Fernando I, gran duque de Toscana. los astros, cuyo poder negaba en su Enciclopedia. El mismo Vol-
taire había mandado construir en Ferney un observatorio, donde
Entre las muchas trasmutaciones que se dan como ciertas, reunió todos los libros de astrología judiciaria que pudo procu­
las que acabamos de referir son de tal naturaleza, que no pue­ rarse y en los últimos días de su vida estudiaba diaria y asidua­
den ponerse en duda, a no ser que se niegue toda confianza a mente las influencias favorables o contrarias a los astros a fin
las narraciones de la historia.
de prolongar cuanto pudiese su existencia, evitando las unas y
Grande es el número de los alquimistas que han poseído Jos favoreciendo las acciones de las otras. Sería nunca acabar si qui­
polvos misteriosos de proyección, esa piedra filosofal por cuyo siéramos mencionar todos los que han creído y practicado la as-
medio conseguían la transmutación de los metales. Pero la pie­ trología y muy bellas cosas podríamos decir sobre el particular
dra filosofal no es aquí más que una solución del GRAN PRO­ que se refieren a personajes muy importantes; pero callaremos
BLEMA, solución a la verdad magnífica y osada, ¡secreto su­ los hechos relativos a nuestros contemporáneos, porque no pre­
blime!, pues con el oro todo se obtiene. ¡El oro! Poder terrible, tendemos editar un libro de escándalo, sino un libro de ciencia.
sin límites, inmenso, infinito, que derriba y rompe todos los ’ Sea como fuere, muchos de nuestros contemporáneos, de
obstáculos y con el cual todo es POSIBLE-
37
los más distinguidos, creen todavía en la astrología, y la practi­
can con fruto, pero los más no se atreven a confesar francamente “Esos astros tan menospreciados, pronto serán para nosotros
su opinión sobre ei particular, por temor de incurrir en el ri­ los personajes más interesantes de la naturaleza; cada cual verá
dículo con que se ha logrado desacreditar los estudios de esta en ello otros tantos estiércoles a quienes deben todas las pi ciosi-
naturaleza, sin embarg-., algunos han hecho importantes descu­ dades de su mesa, de su ajuar y de su traje. Las mujeres, por
brimientos y han ensanchado notablemente la esfera de esa cien­ ejemplo, no sabrán sin interés que la rosa, emblema del pudor
cia. Carol bourier. por ejemplo, este gran filósofo de nuestros y la virginidad, es obra de Mercurio, aromatizado en calidad
tiempos, este sublime adepto, este sabio iniciado, este insigne vestálica; y que la hortensia, emblema de la coquetería, es obra
maestro de la ciencia hermética, el autor de la sublime teoría de la estrella Cleopatra, quinto satélite de Herschell (Urano),
de los CUATRO MOVIMIENTOS, ha reconocido y establecido aromatizado en calidad de coqueteríá de que están afectadas to­
en varias obras, que la acción de los planetas no se limita tan das sus creaciones, lo mismo que todas las de Mercurio; la rosa,
sólo a presidir el desarrollo de los seres y su multiplicación, sino el melocotón, el guisante y la fresa, nos presentan alguna pro­
que a ellas son debidas igualmente sus formas primarias y su piedad de las vírgenes y de las vestales.
creación. Véase sino lo que en propios términos escribe en su
“Para iniciar este nuevo estudio, será menester principiar
GRAN TRATADO, pág. 519 y siguiente, en la nota E, SOBRE
por las conformaciones de caracteres y funciones. Un ambicioso
LA COSMOGONIA APLICADA Y SOBRE LAS CREACIONES
se interesará por las creaciones que da Saturno y sus siete lunas
ESCISIONARIAS Y CONTRAMOLDADAS:
o satélites, porque todos estos estampan en sus creaciones, como
“Es cosa particular que los hombres que suponen que todo el caballo, la cabra, las peras, los tulipanes, etc., los efectos de la
está enlazado en el sistefia del universo, y que hay unidad de ambición. Un padre tendrá interés por las obras de Júpiter y
acción entre todas las partes, quieran aislar de toda operación sus cuatro satélites, a quienes debemos los productos simbólicos
los planetas que son los seres creados más notables y los agen­ del vínculo familiar, como la vaca, la manzana, el narciso, el
tes más activos del sistema del universo. junquillo, etc. En fin, una casada preferirá estudiar las obras de
“Para que el público se interese a favor de estos astros cuya Herschell (Urano) y de sus satélites, como los palomos, las tór­
función ha sido tan mal juzgada, preciso es hacer vislumbrar tolas, los albaricoques, las ciruelas, que son los retratos del amor.
sus trabajos de creación, presentarle cada planeta como un artí­ “Así que el hombre se pone a estudiar uno de los ramos de
fice que nos da lo agradable, por la fidelidad de los cuadros de este trabajo de los astros, vése impulsado a estudiar todos los
las pasiones, y lo útil por los atributos que debemos a sus cópu­ demás, porque sus operaciones se enlazan en varios sentidos y
las anormales. dependen, en todos sus movimientos parciales, de un sistema ge­
“Si una hermosa admira la bella estrella llamada Venus, neral, etc.”.
la hallará más preciosa si sabe que le debe el chal de Cachemira He aquí, pues, un hombre que es justamente reputado como
y el ramillete de Lila y la cabra de Tibet y otras. Si un filósofo el más profundo pensador de nuestro siglo, que no ha desdeñado
come negras criadillas de tierra y saborea el café de Moka, no el estudio de los astros, y su influencia, so pretexto de que esto
podrá menos que interesarse a la estrella Safo, que ha creado era embolismo ASTROLOGICO y de repugnante oscuridad, pro­
estos dos vegetales para calentar el cuerpo y templar el espíritu pia tan sólo para dar cebo a la vana curiosidad de nuestros abue­
de esos ensuciadores de papel; y luego hablarán contra los AS­ los. Pues bien: este hombre, este genio sublime, Carlos Fourier,
TRONOMOS, porque no han descubierto esta preciosa estrella ha sido magníficamente recompensado de su confianza en las
que tan bien ha sabido aceptar las golosinas necesarias a los ciencias ocultas con el descubrimiento de las leyes de la armonía
eruditos. universal que le han puesto en estado de penetrar más que nin­
guno de sus predecesores en la ciencia hermética, en la inteli­
38
39
nía musical, y el Sol en vez de ser planeta es un astro central
gencia de los misterios de la naturaleza: a imitación de los más y relativamente inmóvil, dirige el tiempo y el compás como un
famosos adeptos, ha dado los resultados de la ciencia sin los pro­ director de orquesta, si podemos servirnos de esta comparación;
cedimientos por cuyo medio ha obtenido estos resultados. los astrólogos que le atribuyeron las cualidades e influencias de
Por desgracia, no ha juzgado conveniente llevar más ade­ Urano, cometieron un error análogo al de un oyente que atribu­
lante las comunicaciones que ha hecho al público sobre este asun­ yese al director de orquesta una parte cuyo ejecutor estuviese
to; pero nosotros, que hemos tenido la dicha de vivir en intimi­ oculto. Semejante error no es de mucha importancia, por.que en
dad con él, que hemos podido medir, en cuanto nos lo permiten realidad nada altera ni en cuanto al número de los músicos, ni
nuestros cortos alcances, la extensión de su inmenso ingenio; en cuanto al efecto de la armonía, bastando para prepararle,
nosotros, en quienes él había reconocido una chispa del sacro cuando se nota, el atribuir al verdadero ejecutor la acción espe­
fuego por cuyo motivo se dignó iniciarnos personalmente al co­ cial y al director la acción general y directora. Esto es precisa­
nocimiento de las causas secretas, nosotros sabemos leer el pen­ mente lo que ha tenido lugar cuando ha quedado demostrada la
samiento íntimo que encierran sus libros de un modo más o existencia de Urano.
menos encubierto, aunque bastante transparente para los inicia­ Resulta de ello N
que en el día podemos servirnos de las ta­
dos y podemos dar sobre el particular instrucciones nuevas que blas de los antiguos astrólogos, pues tal resultado es tan exacto
no sabemos hayan sido publicadas por nadie. cómo antes. Daremos con preferencia las explicaciones de los
errores de que adolecen muchas otras, cuidando únicamente de
Al mismo tiempo, tendremos lugar de enmendar muchos ye­
sustituir el Sol con Urano en nuestra nomenclatura, devolviendo
rros en que han incurrido los primeros astrólogos por ignorar
los descubrimientos hechos lucientemente. Así, Alberto el Gran­ al astro central sus verdaderas funciones.
de, como todos los astrólogos de los siglos pasados, cometió un
error capital acerca de las atribuciones del Sol en la economía
universal de los astros, pero este error por grave que sea, no inte­
resa esencialmente a la rectitud de las aplicaciones de la ciencia.
He aquí en qué consiste el error en que fatalmente fueron
arrastrados todos los astrólogos, hasta el descubrimiento del pla­
neta Urano, hecho de unos 50 años a esta parte por el célebre
doctor Harschell: como ellos no conocían más que seis planetas:
Marte, Venus, Luna, Mercurio, Saturno y Júpiter, al paso que
los cálculos científicos y las ciencias ocultas anunciaban que de­
bían existir en número de siete, viéronse forzados a contar entre
ellos al Sol, a quien daban el lugar vacante en la escala de las
armonías celestiales. De ahí, cada vez que observaban una in­
fluencia que no dependía de alguno de los seis planetas conoci­
dos. la atribuían al Sol, confiriéndole asimismo el poder de Ura­
no, que no conocían; preciso es confesar que este error es bas­
tante importante, pero en la práctica de Jos resultados no es de
tanta trascendencia como a primera vista parece.
Efectivamente; los siete planetas funcionan en la armonía
universal, lo mismo que las siete notas de la música en la armo­
41
40
TABLA DEM OSTRATIVA
de la denominación del sol, la luna y los planetas en las diferentes
horas del día y de la noche, y en cada día de la semana
HORAS DEL DÍA

Horas Domingo Lunes Martes M iércoles Jueves Viernes Sábado

1» Urano Luna Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno


2» Venus Saturno Urano Luna Marte Mercurio Júpiter
3* Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano Luna Marte
4» Luna Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano
5» Saturno Urano Luna Marte Mercurio Júpiter Venus
6» Júpiter Venus Saturno Urano Luna Marte Mercurio
7» Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano Luna
8* Urano Luna Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno
9» Venus Saturno Urano Luna Marte Mercurio Júpiter
10» Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano Luna Marte
11» Luna Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano
12» Saturno Urano Luna Marte Mercurio Júpiter Venus

Continuación de la Tabla Demostrativa


HORAS DE LA ROCHE

Horas Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado

1» Júpiter Venus Saturno Urano Luna Marte Mercurio


2» Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano Luna
3» Urano Luna Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno
4» Venus Saturno Urano Luna Marte Mercurio Júpiter
5» Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano Luna Marte
6» Luna Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano
7» Saturno Urano Luna Marte Mercurio Júpiter Venus
8» Júpiter Venus Saturno Urano Luna Marte Mercurio
9» Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano Luna
10» Urano Luna Marte Mercurio Júpiter Venus Saturno
11» Venus Saturno Urano Luna Marte Mercurio Júpiter
12» Mercurio Júpiter Venus Saturno Urano Luna Marte
yerros, porque la hora astrológica sólo se halla ser de la misma
II duración que la del reloj dos veces al año: en los equinocios, y
aun no es absolutamente idéntica, por cuanto los relojes en aque­
DE LA HORA DEL RELOJ Y DE LA HORA ASTROLOGICA lla época señalan la9 seis al salir el Sol, y continúan siete, ocho,
nueve, hasta doce, volviendo a principiar una. dos, tres, cuatro y
Antes de entrar en materia, a fin de que esas tablas puedan siguiendo siempre hasta el fin del día y principiando la primera
ser de utilidad general, hemos de definir lo que se entiende por hora de la noche al momento preciso en que desaparece del ho­
la voz HORA, en ciencia astrológica. Las horas se distinguen de rizonte.
dos especies, la hora igual y la desigual. Xa hora igual, que tam­ Verificando este cálculo, ya no habrá más que reconocer el
bién se llama de reloj, es siempre semejante a sí misma y de. du­ planeta que domina a la precisa hora en que se quiera emprender
ración uniforme de un día al otro, tanto de día como de noche, alguna cosa, y experimentar su influencia, para todo lo cual va­
en toda la circunferencia del cuadrante. La hora desigual aumenta mos a dar sucesivamente los medios.
de día y disminuye de noche, a medida que los días crecen y Principiaremos por la tabla de los planetas y su dominación.
se acortan las noches, pues los astrólogos miden el tiempo según
el espacio durante el cual se halla el Sol sobre el horizonte, lla­
man día todo este espacio, y noche el que pa9a debajo del hori­ III
zonte- Luego dividen el día en doce partes iguales entre sí, pero
desiguales de un día a otro, y estas partes son las que llaman ho­ DE LOS PLANETAS Y SUS DOMINACIONES SOBRE
ras del día; lo mismo practican con respecto a la noche; de modo LAS HORAS DEL DIA Y DE LA NOCHE
que las horas del día son más cortas y recíprocamente las horas
de la noche crecen a medida que disminuyen las del día. Resulta de lo que llevamos dicho relativamente al descubri­
Vamos a probar de hacer esto perfectamente inteligible por miento de Urano, que el domingo se halla bajo la dominación de
medio de un ejemplo. Supongamos que el Sol desaparece de nues­ este planeta, y no bajo la del Sol, como erróneamente se había
tro horizonte a las ocho y media de la tarde; por consiguiente, supuesto hasta el día; el lunes esta bajo la de la Luna, el martes
sale a las tres y media de la mañana, de modo que cuentan diez bajo la de Marte, el miércoles bajo la de Mercurio, el jueves
y siete horas de reloj desde que sale hasta que se pone. Para sa­ bajo la de Júpiter, el viernes bajo la de Venus y el sábado bajo
ber la duración de las horas desiguales o astrológicas, no hay la de Saturno.
más que multiplicar 17 por 60 que son los minutos que cuenta Es preciso observar que si cada cosa requiere ser hecha el
cada hora de reloj, y se tendrán 1020 minutos, que partidos por día en que domina su planeta, es mucho mejor hacerla en los
12, número de horas del día astrológico, darán 85 minutos por días y horas sobre los que domina simultáneamente.
cada una hora. En la misma suposición, en cuanto al salir y po­
nerse del Sol, se hallará con el mismo cálculo que cada hora de
IV
la noche no tiene más que 35 minutos, pues que en la astrología
no se tiene en ouenta el crepúsculo que sigue a la puesta del Sol
UTILIDAD DE ESTA TABLA Y MODO
y precede su salida, y se llama noche todo el tiempo en que el
DE SERVIRSE DE ELLA
Sol está debajo del horizonte.
Este cálculo, sumamente sencillo, que cualquiera puede hacer Si se considera atentamente la aludida tabla, se advertirá
con las nociones aritméticas más elementales, debe aplicarse a primero que la influencia del planeta que rige la primera hora de
todos los días del año, pue9 de otro modo se incurriría en graves
45
44
cada día domina igualmente el día entero, de suerte que se apo­ V
dera de él luego que principia y le somete de tal modo a su poder,
que su acción se experimenta aún en las horas que más particu­ INFLUENCIAS GENERALES DE CADA PLANETA
larmente están dominadas por los demás planetas. Luego se ob­
servará que la dominación del planeta que preside al día, se Júpiter y Venus son planetas buenos y venturosos; Marte y
renueva cuatro veces en las veinticuatro horas tanto de día como
la Luna son fatales, perniciosos y de mal agüero; Urano y Mer­
de noche, lo que no tiene luegar sino con otros dos, que son los
curio, ocupan los puestos intermedios entre los buenos y los ma­
que siguen inmediatamente, y por consiguiente le están subordi­
los; como Urano está más aproximado a los buenos y Mercurio
nados en el orden de la clasificación de los planetas, de lo que
í los malos, Saturno, que por su naturaleza ocupa el lugar medio
resulta que el astro que domina el día, le rige de un modo casi
entre Urano y la Luna, no es bueno ni malo por sí mismo, pero
absoluto, pues las influencias contrarias a la suya, sólo se hallan
puede convertirse en lo uno o lo otro, según las circunstancias.
en número o en títulos inferiores.
Generalmente es favorable para las cosas buenas que bajo su do­
Sin embargo, sucede también, como se ve .en los martes y el minación se hacen, y contrario para las malas.
jueves, que uno de los planetas complementarios, o los dos a la A más de esta influencia general de cada planeta, tiene otras
vez, son de-orden superior a la jerarquía sidérea al que domina que le son peculiares e inherentes a su naturaleza.
el día, en cuyo caso la influencia de éste se halla notablemente
disminuida, y ésta es una de las causas principales de la diferen­
cia que se nota entre la energía de la actividad favorable o nociva VI
entre los días que están igualmente colocados bajo la influencia
de los planetas, buenos y malos. INFLUENCIAS PARTICULARES DE LOS PLANETAS
Notamos igualmente que no existen dos planetas semejantes
de bondad o adversidad, pues cada cual tiene sus atribuciones par­ Saturno, planeta cardinal mayor, domina todo lo que tiene
ticulares, en cuyo círculo tiene que restringir su actividad, de relación con la ambición, las empresas, la vida, los edificios, las
modo que nunca puede invadir las funciones de otro alguno, y mudanzas, los armamentos y el destino de los príncipes, reinos
además su influencia es más o menos enérgica, según el rango que e imperios.
ocupan en la tabla de los astros. Así, pues, Júpiter y Venus, aun­ Júpiter, cardinal menor, domina todo lo que tiene relación
que, favorables los dos, no lo son de naturaleza distinta, y luego con la familia, los negocios, las elecciones y herencias, los ma­
porque Venus, siendo antes que Júpiter en el orden de los planetas, trimonios y la multiplicación de las estirpes-
a causa de la generalidad e importancia tde sus funciones, se halla Herschell o Urano, cardinal menor, domina las relaciones
ser favorable a un título superior y en una esfera más dilatada. amorosas, tanto en los hombres como en los animales, y protege
Pero a fin de hacer comprender bien lo que llevamos dicho, los amantes; y las horas que están bajo la influencia de este
y de dar a cada cual los medios de sacar de ello las deducciones astro han sido muchas veces funestas a los maridos.
más racionales en todas las circunstancias de la vida, explicare­ Marte preside la juventud, el celibato de uno y otro sexo,
mos antes de pasar más adelante, la naturaleza de la influencia sostiene la virtud de las doncellas y la resolución de los jóvenes,
de varios planetas. y procura lujo, riquezas y elegancia de vestidos y modales.
Venus domina las ciencias, las artes, los viajes, las corres­
pondencias, la elocuencia y la poesía.

46 47
M ercurio, las cárceles, los rencores, las venganzas, los sueños, muy inclinado a las mujeres, ama el lujo en el vestir, tiene mo­
las visiones funestas, los robos y los asuntos mercantiles. dales y trato afectados, y su conversación es siempre divertida.

L a Luna, las heridas, las enfermedades, los remedios, la me­ Los que nacen bajo el dominio de Urano tienen cuerpo ágil
dicina y las operaciones quirúrgicas. y regordete, buena figura, ojos grandes y muy expresivos, barba
fina y pelo suave; son muy propensos a los placeres del amor y
£1 Sol, que resume en sí todas las cualidades de los demás
poco constantes en sus afecciones.
astros, comunica cada vez que manifiesta su acción, impresiones
más absolutas y completas. Los que nacen bajo Venus, que es un planeta bienhechor, son
p^r lo común hermosos, tienen altas cejas, el cuerpo bien propor­
cionado y mediana estatura, prosperan en las ciencias y artes,
VII
aman los viajes; hablan con facilidad y elegancia y escriben bien;
son inclinados a placeres, fiestas y diversiones; bailan bien y al­
IN FLUEN CIA DE LOS PLAN ETAS SEGUN SU gunos cultivan la música con raro talento.
DOMINACION EN E L ACTO D EL NACIMIENTO Mercurio, al que nace bajo su dominación, le da cuerpo bier
hecho, talle elegante y fácil elocución; pero no puede contarse
Saturno da al que nace en su dominación, cutis moreno, el con su palabra porque es susceptible de mala fe y traición; es
cuerpo velloso, pelo negro' y espeso, la cabeza fuerte, la barba astuto, rencoroso, vengativo y hábil en el tráfico hasta la estafa.
poblada, el pecho bien formado y el estómago de mediana dimen­ El hombre que nace bajo la influencia de la Luna es de es­
sión. Este hombre tendrá generalmente malas piernas y pies de­
tatura regular, cara siniestra, con un ojo por lo regular mayor
licados; será malo, pérfido, traidor, colérico, triste y dfe mala
que el otro, inconsiderado en el hablar, sobresaliente en medicina,
vida; su trato poco agradable y su conversación pesada; será mal
\ en todo lo que se hace con destreza de manos o sutileza de
aseado y llevará con preferencia malos vestidos; ambicionará la
fortuna por todos los medios imaginables; no será aficionado a ingenio.
mujeres y se divertirá poco con ellas; en una palabra, puede Debemos añadir que todas las influencias celestes obran en
decirse con nuestro maestro Alberto el Grande, que el hombre razón de una virtud esencial, y que su acción es fatal; de modo
que nace bajo la dominación de Saturno tiene las malas cuali­ que todas las cosas terrestres son gobernadas absolutamente por
dades superiores a las buenas. la acción combinada de las emanaciones celestes que dan la vida
Júpiter, que es un planeta benigno y templado, venturoso y y la muerte, activan y disminuyen el movimiento sin que cosa
brillante, da al hombre que nace bajo su influencia cara agra­ alguna pueda aminorar, o contrariar los efectos de su soberano
dable, ojos claros, barba poblada y hermosa, cutis blanco y ro­ poder. A ellas está sometido el hombre de un modo absoluto, lo
sado, pelo fino y dientes perfectos. Este hombre es bueno, hon­ mismo que las demás cosas de este mundo, y tan sólo puede
rado, modesto, vivirá mucho tiempo y tendrá numerosa suce­ escoger el momento de sus acciones, a fin de darles más proba­
sión; aprecia el honor, viste con esmero y aún con lujo, es hu­ bilidad de un buen éxito, según la exactitud de los cálculos que
mano y bienhechor, magnífico cuando conviene, grave y sincero haya hecho sobre la dominación de los astros.
y de trato seguro a la par que agradable.
El hombre que nace bajo el influjo de Marte, tiene el pelo
rubio y rizado, tez agradable, ojos ardientes y cuerpo ágil: pre­
senta comúnmente menos edad de la que tiene, es activo, resuelto,

/IR 49
VIII De ahí podría concluirse que la materia seguirá perfeccio­
nándose siempre y que un tiempo llegará en que podrá servir para
INFLUENCIA DE LOS PLANETAS Y MODO formar seres superiores al hombre, tanto como éste lo es de los
COMO OBRAN SOBRE LOS CUERPOS demás animales. Pero la atenta observación de loe fenómenos de
la naturaleza nos deja plenamente tranquilos sobre este particular;
Los antiguos reconocieron en los planetas tal poder, actividad porque la creación del hombre no ha sido producto de la función
e influencia, que generalmente designaron estos astros como los de tal o cual influencia o de tal astro en particular, sino por el
dioses de la naturaleza. Esta idea, tan singular a primera vista, contrario, de la función combinada de todos los astros c influen­
de atribuir el divino poder a entes que parecen enteramente ma­ cias, y lo que lo demuestra de un modo irrecusable «6 que so
teriales, se halla fundada en la razón, y lo que es más aún, exac­ halla en el hombre lo que los antiguos llamaban un microcosmo;
tamente verdadera, como ha resultado de los trabajos de los ini­ esto es, un compendio, un espejo, una repetición de toda la natu­
ciados más modernos, y particularmente de los de Carlos Fourier raleza. Por los huesos de su esqueleto, reproduce el radio mineral,
que antes hemos citado. por sus uñas, cabellos y todas las vegetaciones naturales: el reino
Se ha probado que todas las creaciones que se hallan en vegetal por su organismo corpóreo y pasional, y finalmente todo
nuestro globo han sido producidas por los astros, obrando cada el reino animal porque resume él sólo los atributos más varios y
uno en el círculo de sus funciones e influencias particulares. casi siempre en un orden más elevado. Así es que, en el orden
Nótese bien que entendemos aquí la voz creación en un sentido físico, aunque ciertos animales estén dotados de mayor fuerza
muy diferente al que comúnmente se le atribuye; no queremos que él, no hay ninguno, sin embargo, que él no llegue a cansar
decir que los astros hayan sacado de la nada los elementos de que con el tiempo; el caballo, por ejemplo, que a primera vista parece
han constituido los seres animales, vegetales y minerales que viven que ha de trasladarse de un punto a otro con más rapidez que el
sobre nuestro globo, sino que, hallando la materia ya preparada hombre, lo hace efectivamente si es corta la distancia, pero en
y dispuesta por anteriores operaciones cada uno en los límites de ciento cincuenta o doscientas leguas, veráse cuál de los dos llega­
su actividad, ha formado de ella los seres y partes de seres que rá primero y menos cansado con tal que el hombre esté, si han de
son de su atribución y dominio» correr ambos un trecho algo dilatado, por ejemplo, bien organi­
Así se formaron primero los seres más elementales, cuando zado y acostumbrado a andar, aunque el caballo sea el mejor que
la materia bruta, sin estar elaborada por la actividad vital, no se encuentre.
podía prestarse a la delicadeza de las combinaciones necesarias Pero lo que prueba mejor todavía que el hombre es la crea­
para la formación de organizaciones más elevadas, pues a medida ción definitiva de nuestro globo y el ser destinado a regirle y
que esa materia se iba perfeccionando por sus aplicaciones a fun­ gobernarle, es que en grado superior reúne en el conjunto de su
ciones vitales de orden superior, adquiría la propiedad de poder especie todas las cualidades morales e intelectuales de los anima­
ser empleada para formaciones más delicadas y perfectas; por les: por ejemplo, el león es esforzado, pero hay hombres que lo
ejemplo, los que aparecieron primero fueron los minerales, des­ son más*; la zorra es astuta, pero hay hombres que lo son más;
pués los vegetales inferiores, como musgo, liquen, etcétera; luego el elefante es inteligente, pero hay hombres que lo son más, y así
los heléchos y plantas herbáceas y al mismo tiempo los insectos, sucesivamente. De lo cual resulta que todos los. atributos y facul­
reptiles y animales incompletos, luego las plantas de orden más tades, tanto materiales como intelectuales, se hallan resumidos en
elevado, los grandes árboles de los bosques con los animales que la especie humana, y por consiguiente no hay lugar a una treación
los pueblan; finalmente el hombre, que es la criatura más perfecta complementaria; y he aquí lo que prueba mejor que todo es que,
de todas las que nos rodean. habiendo coadyuvado todos los planetas a su formación como

50 51
especie, pues que como tal posee todas las cualidades y habiendo sobre los riñones, las caderas y las nalgas; el SAGITARIO, sobre
el mismo Sol echado el sello a esta creación, pues las cualidades las partes de la generación y todas las excitables en el hombre por
más diversas se hallan reunidas en la misma especie, ya no hay la concupiscencia; CAPRICORNIO, sobre las mismas partes en
Jugar para una nueva creación que no pudiera ser otra que la la mujer; ACUARIO, sobre los muslos y rodillas, y PISCIS, sobre
creación humana, por cuanto ninguna influencia nueva pudiera las piernas y los pies.
concurrir a esta formación. Los hombres superficiales que se han dejado arrastrar por la
Resulta de todo esto que los astros pueden considerarse como hueca filosofía del siglo pasado, con menosprecio de las ciencias
potestades divinas, cuya incesante actividad obra sobre el hombre, ocultas, podrán pensar que éstas son otras tantas invenciones
sus facultades y las varias substancias que constituyen su indi­ vanas y determinaciones arbitrarias; pero nosotros tenemos un
vidualidad material. También resulta que, resumiendo todas las medio infalible para convencer a todos los hombres sensatos y de
modificaciones de los varios seres que tiene subordinados, él está buena fe. Este medio es la experiencia, que es madre de la ciencia;
sometido a todas las influencias, j)ues si bien se concentran en la la experiencia, que ha revelado a los filósofos y adeptos, cuyas
acción del Sol, no se confunden por ello con esta acción, sino que obras hemos consultado, todos los secretos maravillosos contenidos
permanecen distintas, favorables o adversas, según las circunstan­ en este libro, y otros que tal vez no es aún tiempo de publicar.
cias que varían hacta el infinito y deben estudiarse con escrupu­ Téngase, pues, entendido, que es peligroso recibir una herida o
losa atención, si no se quiere exponerse a equivocarse en su contusión en un miembro cualquiera cuando la Lum. está en el
apreciación. signo que la domina; al paso que sucede lo contrario cuando el
Sol se halla en el mismo signo, y esto por la sencilla razón de
que el Sol, astro conservador y reparador, es el origen de toda
XI
vida y movimiento en nuestro universo mientras que la Luna sólo
produce emanaciones disolventes, cuyos efectos son casi siempre
TABLA DE LOS DOCE SIGNOS DEL ZODIACO funestos. Con todo, es menos nociva en su primer cuarto y menos
Y SUS INFLUENCIAS todavía en el segundo, pero lo es más en el tercero y más aún en
el cuarto; por consiguiente, no puede dañarse miembro alguno
Los signos del Zodíaco son doce, en el orden siguiente: de los que están sometidos a la constelación en que se halla, sin
ARIES, es el signo primero más notable del Zodíaco, por­ comprometerle gravemente; en particular si la herida tiene lugar
que ocupa la parte del cielo más importante y domina sobre la en los días y horas en que la Luna domina particularmente; y lo
cabeza del hombre y todas sus partes, tanto inferiores como exte­ contrario sucede mientras domina el Sol.
riores: excepto la inteligencia que, por ser un resultado esencial Estos son hechos acreditados por la experiencia y que cada
del conjunto y no parte independiente, está dominada por el astro cual puede haber observado en su persona y la de sus parientes,
esencial que es el Sol, como explicaremos luego; TAURO, domi­ vecinos y conocidos, o que podrá experimentar fácilmente des­
na sobre el cuello: GEMINIS, sobre las espaldas; CANCER, so­ pués de haber leído la presente obra.
bre las manos y los brazos; LEON, sobre el corazón y el diafrag­ También se ha observado, a consecuencia de muchos experi­
ma, el foco nervioso del estómago y las cosas que de allí dependen, mentos. que la influencia de la Luna, en su último cuarto, ocasiona
como la circulación de la sangre, la digentión, etcétera; VIRGO, muchas jaquecas, particularmente cuando se halla en el signo
sobre el pulmón, la laringe. la voz y todo lo que de ella depende; Aries; también ocasiona resfriados tercos y peligrosos en el signo
LIBRA, sobre las costillas, los músculos del vientre y todas las Virgo, y cuando estos resfriados principian en lunes son siempre
cosas que están en movimiento para la respiración; ESCORPION, fatales.

52
Es igualmente muy peligroso, durante el último cuarto de la
Luna, tener trato con una mujer que tenga la regla, porque de
ello suelen resultar purgaciones y otras enfermedades ocultas, que
toman un carácter de gravedad muy alarmante, si dicho astro se
halla en el signo de Capricornio; de ahi se originan muchas afee* PARTE CUARTA
ciones crueles que no se atreve uno a confesar y que producen
estragos tanto mayores cuanto más tiempo pasa uno sin creer que
RECETAS Y SECRETOS MARAVILLOSOS
está realmente infectado, suponiendo que la mujer con quien se
ha estado no es capaz de infeccionar. Recomendamos muy partí*
cularmente estas observaciones a todos los que las lean, pues al C a p ít u l o P r im e r o
escribir este libro no hemos tenido más objeto que ser útiles a la
humanidad.
SECRETOS SACADOS DE LOS LIBROS Y TRATADOS
DE ALBERTO EL GRANDE

Para preservarse d e la picada de las serpientes, culebras y


víboras. — Tómense hojas de fresal, cuidando de cogerlas el
primer día de Luna, bajo la dominación de Júpiter; póngase en
un tazón de vidrio sobre una hoja de pergamino virgen y expón­
gase a los rayos de este astro desde el día undécimo hasta el
décimo quinto. Con esto se hace un cinturón que se lleva ceñido,
sea debajo o encima de los vestidos. En cuanto los reptiles sienten
las hojas de esta planta preparadas como se ha dicho, echan a
correr; y es tan cierto, que si se traza en el suelo un círculo
continuo con las mismos y se coloca dentro una serpiente viva,
antes se morirá de hambre que no traspasar la línea-
Veker afirma que una decocción de trébol cura la mordedura
de las víboras.
Para preservar una casa de la peste y el rayo. — Tómese
el tallo de una planta que se llama artemisa, cuando está en flor,
córtese lo más eerca de la tierra que se pueda, y a los tres días,
átese con un alambre a la punta de la pared principal de la casa,
lo m is alto posible, de modo que la planta esté cabeza abajo.
Mientras que la artemisa esté allí colgada, no hay cuidado que
caiga el rayo en la casa, ni la infesten la peste, la cólera, ni
ningún aire maligno.
Para curar los pies cansados de mucho andar. — Póngase a
hervir la misma artemisa en agua muy clara, y en seguida añádase

54
aguardiente, jabón y aceite en igual cantidad; lávense los pies con
esta mezcla, y al día siguiente se vuelve a emprender la marcha, Otra. — Si se hacen correas de la piel de león, el que las
tan sano como el primer día. ciña no temerá a sus enemigos. Si se pueden adquirir los ojos
de un león y se llevan siempre en lugar seguro, todas las fieras
Para impedir los influjos de los sortilegios. — La misma huirán, dejando el paso libre, aunque sea a un ejército.
\erba, empapada tres días seguidos en orines de una virgen de
diez y seis años, tiene ese poder. Para arrojar las moscas de una casa. — Mézclese zumo de
adormidera con agua de cal y lávense las paredes y toda la casa.
Para curar las cuartanas y el dolor de muelas. — Las cuar­
tanas se curan con los dientes de una culebra arrancados mientras Para im pedir que com a el ganado. — Colgando del techo de
un establo una piel o cola de lobo, los bueyes, vacas y carneros
viva, llevándolos después colgados al cuello. Si se coloca una ser­
no comerán mientras esté allí colgada, y si se añade la cabeza
piente sobre una persona que padezca dolor de muelas, se siente
o los testículos del mismo animal, las cabras y los cerdos se
aliviada.
hallarán en el mismo caso. Tal es la virtud que tienen estos des­
Para conservar la salud. — Cómanse en ayunas cuatro rami- pojos del lobo, que el ganado llegará a morirse de hambre, aun­
tas de ruda, nueve granos de enebro, una nuez, un higo seco y un que tenga delante lo que más apetece.
poco de sal, mezclado todo junto y se mantendrá siempre en per­
fecta salud, según afirma el pequeño Alberto. Para m anejar un hierro caldeado sin quemarse. — Tómese
arsénico con alumbre, macháquese todo junto y mézclese con zumo
Para curar el mal de piedra. — Macháquese y tómese mez­ de siempreviva y goma de la que sale del laurel odorífero; fre­
clado en vino una piedra que se encuentra en la cabeza de ciertos gándose con ellos las manos tres veces consecutivas, se podrá
peces, y Avicena dice que cualquiera curará. Mizaldo dice que los coger y manejar un hierro caldeado sin la menor incomodidad.
granos de pirlitero, tomados con vino blanco, curan también el
Para que parezcan negros todos los objetos d e un aposento. —
mal de piedra.
Basta, para conseguirlo, empapar el pabilo de la lámpara o vela
Para curar la hidropesía. — Se escogen unas cuantas ranas; que debe alumbrar la pieza en espuma de mar bien revuelta.
las cuales se cortan en pedacitos, y en esta forma se colocan sobre Para hacer que todos los que entren parezcan borrachos y
los riñones, produciendo y excitando mucho a orinar, lo que cura extravagantes, añádase al aceite de la lámpara azufre amarillo,
la hidropesia. almáciga y aceite de succino.
Para curar la gota. — Desplúmese, quémese y redúzcase a
Para evitar que los niños tengan m iedo. — Écheseles sobre
polvo la cabeza de un milano, sáquense de estos polvos los que
la cama una piel de asno.
se pueden coger, con tres dedos, tómense mezclados con agua y
Mizaldo asegura que se curará la gota. Para librarse de visiones nocturnas o sueños pesados. — Bal-
Cardau asegura que una decocción de corteza de álamo blan­ bino afirma que para conseguirlo no hay más que echar verdo­
co, aplicada a los miembros doloridos, cura la gota ciática- lagas sobre la cama-
Para aliviar a una m ujer que va de parto. — Presentándole Para tener sueños felices. — Puede lograrse de varios modos,
una víbora se le facilita el parto. por medio de figuras, signos, palabras o encantamientos, así como
por medio de preparaciones de opio y de cañamón, mezclados con
Para curar almorranas. — No hay más que sentarse sobre
cierta proporción, como por ejemplo: cuatro onzas de cañamón
una piel de león y se quitan.
por media onza de opio sólido, añadiendo a esta mezcla un gramo

56
57
que una mujer se hace inunda sirviéndose de las cosas que con­
de almizcle y derramándolo todo en un cuartillo de vino generoso.
tribuyen a la esterilidad.
También basta a veces, para obtener el mismo objeto, comer antes
de acostarse una manzana de la reina, cogida el día de San Juan, Para arrojar las hormigas. — Macháquese almoraduj en un
al salir la Luna. almirez de hierro colado, con una mano de palo; échense los pol­
P era dar m iedo a uno que duerma. — Póngase en la cama vos en los parajes donde estén las hormigas y pronto saldrán
una piel de mono, y tendrá visiones horribles, quedando ame­ de allí.
drentado por algunos días.
Para curar las picaduras de las sierpes. — Cuando una ser­
P ara curar un rabioso. — Tómese media onza de aguardiente, piente pica q una comadreja, ésta come ruibarbo; y efectivamente
una dracma de triaca, cuatro granos de mercurio sidérico al estado esta yerba es muy eficaz contra ese mal.
de precipitado encarnado, añádase cuatro polvos de flor de azufre
y tres yemas de huevos de palomo o de tórtola cocidas; cuando
todo esté bien revuelto, se dividirá en sesenta y cuatro partes igua­ II
les, y se irán dando al enfermo una cada hora, hasta que las
haya tomado todas. Este remedio es muy eficaz y puede admi­
Para conservar la hermosura de las mujeres. — Tómese to­
nistrarse por mala que esté la persona mordida; ha habido sujetos
das las mañanas carne de ternera a las horas en que domina Ura­
que han tenido que atarse para administrarles por fuerza las pri­
no, córtese en taj aditas muy delgadas y apliqúese por espacio de
meras dosis, hasta quince o veinte y no por ello han dejado de
tres cuartos de hora a las mejillas, los ojos y todas las partes sen­
sanar; aunque comúnmente a la tercera o cuarta ya empiezan a
sibles que uno quiere evitar que se marchiten y se mantendrán
sentir alivio. frescas y tersas aunque la persona sea avanzada de edad. -
Para ser feliz en las empresas. — Tómese una rana verde,
córtesele la cabeza y las cuatro patas el viernes que sigue al ple­ Para conservar el cutis, particularmente el de las manos, sua-
nilunio del mes de setiembre, póngase los pedazos en aceite de ve, fino, blanco y agradable al tact0 ‘ — Tómese un licor llamado
Saúco, sáquese al cabo de veintiún días al punto que dé la me­ agua de cítiso, que los antiguos filósofos conocían con el nom­
dianoche; luego se dejan tres noches al claro de la luna; después bre de aharim, déjese en un vaso descubierto expuesto tres noches
se calcinan en una cazuela de barro que jamás haya servido, se a las influencias de Urano, Marte y Venus, y luego veinticuatro
mezcla en seguida con igual cantidad de tierra de cementerio del horas a las del Sol; entonces se retira, y se mezclan algunas gotas
paraje donde haya sido enterrado alguno de la familia; y con con la leche fresca de vaca o cabra, aunque ea preferible la de
esto puede cualquiera estar seguro que el alma del difunto velará yegua, y al cabo de cinco minutos se lava con esta mezcla las ma­
sobre él y sus negocios,, a causa de la fibrosidad de la rana que nos o la parte que sea.
mantendrá despierta su atención sobre sus empresas.
Para que una mujer esté contenta de su marido. — Está es­
Para hacer a un hom bre impotente. — Tómese en verano crito en el libro de Cleopatra que una mujer que no esté contenta
una luciérnaga, aplástese, en la mano y friégúese con ella la nuca de su marido como deseara, no tiene más que tomar el meollo del
del que se quiera que sea impotente, haciéndolo con voluntad pie izquierdo de un lobo y llevarle encima, y puede estar cierta
muy fervorosa. que quedará satisfecha según el deseo, y él no amará más que a
ella, en tanto que ella no toque la oreja de un mulo o la de un
P ara que una m ujer estéril sea fecunda. — Alberto el Grande
eunuco, o asta de buey o de otro animal impotente.
dice y con él Artefio y la mayor parte de los filósofos antiguos,

59
58
Para hacer decir a una m uchacha todo io que haya hecho. — Para devolver la potencia a un hom bre. — Tómese grana de
Tómese el corazón de un palomo y la cabeza de una rana, y des­ lompaza, mójese en un almirez, añádase el testículo izquierdo
pués de haberlos puesto a secar, se reducen a polvo y se ponen de'un mac! o cabrío de tres años y un pellizco de polvos proceden­
sobre el estómago, de la que se quiere hacer hablar mientras duer­ tes de los pelos del lomo de un perro enteramente blanco, corta­
me y dirá todo lo que tiene en el alma. Cuando haya dicho lo dos al primer día de la Luna nueva y quemados el séptimo; pón­
que uno desea saber, es preciso quitar con precaución lo que se le gase todo en infusión dentro de una botella medio llena de aguar­
había puesto en el estómago, a fin de que no despierte o suceda diente que se ha de dejar destapada durante veintiún días para
otro accidente. que reciba las influencias de los astros. El día vigésimo primero,
que precisamente será el primero de la siguiente Luna, se pondrá
Para hacerse querer p or el m arido. — Debe procurar la mu­ todo a cocer hasta que la mezcla quede reducida al estado, de pa­
jer ser buena y virtuosa y además de estas cualidades procurará pilla muy espesa, y entonces se añaden cuatro gotas de semen de
que su marido lleve disimuladamente un pedacito de cuerno de cocodrilo recogido a debido tiempo, cuidando de pasar la mezcla
ciervo. El cuerno de ciervo evita el pro y el contra de la vida en una manga* Después de haber recogido el líquido que resul­
moderna. te, no hay más que frotar con él las partes naturales del hombre
Para hacer confesar a la m ujer sus liviandades. — Cuando impotente y al punto hará maravillas. Esta mezcla es tan activa,
duerme, sigilosamente le colocará el corazón de un sapo sobre el que ha habido mujeres que han quedado embarazadas con sólo
seno izquierdo, y al momento confesará cuanto tenga en el cora­ haberse tratado con ella las partes correspondientes, a fin de que
zón. Regularmente sin recurrir a este medio también se llegan no lo tomase el hombre sin advertirlo. Como es bastante raro el
a saber los secretos de las mujeres. cocodrilo en nuestro país, puede suplirse su semen con el de va­
rios perros. Dice Cleopatra que la causa de poderse verificar esa
P ara hacer danzar a una m ujer desnuda. — Tómese mejora­ substitución es la admirable destreza con que los perros saben
na silvestre, verbena, hojas de mirto, con tres hojas de nogal y evitar a los cocodrilos para que no los devoren.
tres de mirto, todo cogido en la noche de San Juan, en el mes de
junio, antes de salir el Sol; es preciso hacerlo secar todo a la Para hacerse desear de las mujeres. — Tómese el corazón de
sombra, hacerlo polvo y pasarlo por un tamiz de seda, y cuando una paloma virgen y hágase tragar por una víbora; la víbora mo­
se quiera usar, échese al aire hacia el lugar donde está la mujer, rirá de resultas a causa del emblema de virtud e inocencia que re­
y el efecto sucederá al instante. presenta la paloma, al paso que ella lo es de vicio y calumnia;
muerta la víbora, tómese la cabeza, póngase a. secar hasta que no
P ara saber si una m ujer es infiel. — Tómese una madeja de
su pelo, escogiendo los cabellos más largos; quémese sobre ascuas deje olor; mójese entonces en un almirez con doble cantidad de
de carbón o échese la ceniza sobre una cama, sofá o mueble cual­ cañamón, y tómense los polvos que resulten en un vaso de vino
quiera que antes se haya frotado con miel: y lo más pronto posi­ de cuatro años, al que se habrán mezclado algunas gotas de ex­
ble véala su marido sobre aquel mueble, que después no podrá tracto de opio, conocido con el nombre de láudano. Con esto la
amar más que a él, ni tendrá gusto alguno en ser cortejada por tez se pone encendida, los labios de color, cualquier edad que sea.
otro. Esto es infalible, y la prueba sale siempre, con tal que se haga en
día y hora conveniente.
Para conservar buena vista. — Los brotecillos más tiernos
del romero comidos por las mañanas con sal y pan, fortifican la Para una mujer que quiere ser am ada de un hom bre. — Tó­
cabeza y el cerebro, conservan la vista gallarda, robusta, dguda mese pelo de la barba del hombre que una quiere que la ame, pro­
y fuerte. curando que sea lo más inmediato posible de la oreja izquierda, y

60 61
una moneda de plata que él haya llevado encima medio día por permanece dentro como muerta; y si junto al círculo enciendes
los menos. Póngase junto a hervir en un jarro de asperón nuevo, una buena hoguera y abres un boquete en el círculo del lado del
lleno de vino; échese también saliva y ruda, y al cabo de una fuego, la serpiente saldrá de allí y se echará en la hoguera antes
hora sáquese la moneda. Como se quiera hacer.la prueba, se to­ que permanecer rodeada de fresno.
ma ésta en la mano derecha, se va cerca del hombre deseado, pro­
nuncia estas palabras: rosa de am or y fulgor de espina, bastante
alto para que él lo oiga; luego se le toca ligeramente el hombro SECRETOS SACADOS DEL LIBRRO DE HERMES
izquierdo, y él la sigue a todas partes. No se eche en olvido que TRIMEGISTO
es preciso que el jarro de asperón permanezca al fuego, porque
el ardor del hombre se mide con el calor del vino. En caso que el Para saber si una persona ausente está viva o muerta. —
vino se derramase, el hombre podría entregarse al último ex­ Tómese \ma buena cantidad de cera virgen o pez griega y cinabrio
tremo. en igual cantidad; póngase junto a derretir hasta que esté bien
mezclado, derrámese el líquido en una piedra untada de ajo, don­
P ara conserval* el cutis, — Lavándose la cara con agua de
de se deja enfriar; con ello se hace una figurita humana a la in­
romero, con un paño de lienzo, la vuelve hermosa, gallarda, fres­
tención de la persona de quien se quiere tener noticias y que se
ca y resplandeciente; y si fuera vino cocido con el romero en lu­
le parezca cuanto sea posible; se ponen debajo de sus pies dos
gar de agua, será mucho mejor, tanto que no sólo causará los di­
granos de incienso, y se le clavan en la cabeza tantas agujas o
chos efectos, pero usándola cada diez días, jamás se arrugará el
rostro, ni se envejecerá, antes bien, lo conserva fresco y hermoso, puntas de acero tocadas del imán, cuantos años son los que no se
quitando las manchas y paños del rostro si los hubiese. han tenido noticias suyas; luego se pone un pedacito de latón
bien pulido en la mano derecha de la figura diciendo: Arkepias
P ara no criar sarna. — Si se lavaren los niños con el agua Ferda K o Sirearis; después se pone al aire libre durante ocho
de romero cocido, se criarán muy limpios y sanos, sin criar sarna. días, principiando el tercer día de la Luna a la hora de la noche
en que Júpiter domina por primera vez, y terminando a la hora
en que Urano domina la última. Si entonces el pedacito de latón
III es brillante y pulido, estarás seguro de que la persona goza de sa­
lud y sus negocios van bien; si es opaco y alterado, estará enfer­
SECRETOS SACADOS DE PLINTO, EL NATURALISTA ma o en mala posición; si está cubierto de cardenillo, será muerta
infaliblemente, y para cerciorarse mejor se toma entonces el pe­
P ara andar mucho sin cansarse. — Toma una yerba llamada dacito de latón y a la noche se coloca debajo de la almohada, y
artemisa, y llévala colgada en la mano o en la cintura, luego pon­ forzosamente se tendrá un sueño o una visión que dará a conocer
ía a cocer y lávate los pies con el agua, y no te cansarás nunca. el estado de la persona de quien se quiere saber.

P ara guardarse d e las serpientes. — Toma hojas de fresno Para ver y hacer cosas sobrenaturales. — Es necesario te­
y cúbrete el cuerpo con ellas o colócalas en torno de ti si estás ner debajo de la lengua una hoja de oro en figura de estrella, de
echado en el campo, y no hay cuidado que ninguna culebra pase media pulgada de diámetro, y debajo de la planta de los pies un
por encima de dicha hoja. pedazo de paño de tumba; además de tener en la mano una varilla
de avellano.y haberse abstenido del trato de las mujeres por espa­
Si quieres hacer la prueba con las referidas hojas, coge una
cio de treinta y cinco días, porque treinta y cinco es múltiple de
serpiente viva y ponía en medio de un círculo de ellas y verás que
siete, que es el número poderoso. Poniéndose entonces bajo la do-

62 63
mi nación de los astros favorables a los sortilegios, hace uno cosas previsto, pues se necesita una atención sostenida y una voluntad
prodigiosas. Hermes refiere que vió una llamada Mousa o Musa, muy enérgica. Allí te agacharás cuidando de echarte a la cabeza
que algunos suponen sea Moisés, que por el método citado hacía una capa o manta de lana que te cubra bien. En esta disposición
prodigios nunca vistos. te pondrás a pensar con mucho cuidado en la cosa que deseas sa­
ber, y antes de un cuarto de hora empezarás a distinguir algún
P ara saber su destino. — Tómese un huevo de gallina que objeto; gradualmente serás iluminado por los ojos de la inteli­
todavía no haya estado con el gallo, póngase con oera derretida gencia, y verás cosas en el mismo estado en que se hallan y los
que no sea bastante caliente, para hacerla cocer, y retírese al ins­ hechos puntualmente del modo que pasan. Cuando la visión sea
tante: si aún no está bien encerado, vuélvase a meter hasta que bien clara y tu voluntad haya adquirido gran poder, podrás pa­
tenga en todas partes una capa de cera de una línea de espesor; searte arriba y abajo y conversar sin perder de vista los hechos
luego hágase un agujero en cada extremo de la cáscara, y soplan­ que estás presenciando. De este modo, Apolonio pudo decir un
do en él uno hará salir por el otro lado todo lo que contiene el dia en medio de la plaza: “Estoy viendo como un bárbaro hiere
huevo; colocará en el agua uno de los agujeros, y aspirando y mortalmente al emperador” ; y nombró a los que le levantaban,
soplando alternativamente, enjugará repetidas veces el interior de siendo así que los hechos tenían lugar a más de seiscientas le­
la cáscara. Después de haberlo dejado secar, introducirá en ella guas de distancia. Apuntóse el día y la hora en que hablaba Apo­
aceite muy puro, polvos de incienso, un grano de almizcle y seis lonio, y se probó que había acertado* Esta aventura hizo mucho
gotas de vinagre; en seguida cerrará las dos aberturas con cera, y ruido, y le atrajo muchos discípulos, en términos que de sua re­
colocará el huevo a medianoche, en medio de estiércol de caballo sultas abandonaban a los apóstoles de Jesucristo y seguían a los
y no lo retirará hasta el nuevo día, cuando la Luna haya llegado discípulos de Apolonio.
a su mayor altura en el cielo, y tomándolo con la mano izquierda
lo apretarás hasta que esté aplastado. Saldrá un humo blancuzco Para saber lo que ha d e venir. — Tomarás un ejemplar com­
que se convertirá en una imagen diáfana, y entonces dirás estas pleto de las obras de Virgilio u Homero, según estés versado en
tres palabras caldeas: Charmi, Sorback Kam ir, cuyo significado el griego o el latín; pensarás el guarismo y el lado del libro que
no puede descubrirse más que a los iniciados. En el acto, la ima­ dijes, y luego abrirás al acaso el tomo, y el verso que correspon­
gen se colocará entre la Luna y tú, y te hará saber todo su destino. da al guarismo que hayas pensado, será la respuesta a la pregun­
ta que hayas hecho. Los que no sepan griego o latín, tienen que
ayunar a pan y agua tres días seguidos durante el plenilunio, y
al anochecer del tercer día perfumar el aposento en que se hallan
V
con perfumes afrodisíacos; luego se pasa la velada mascando raí­
ces de iris azul, cuidando de no tragárselas. A las diez y media
SECRETOS SACADOS DE LOS ESCRITOS DE APOLONIO
DE TIANA
Nota. — El emperador Napoleón I tenía gran fe en lo que le pronos­
ticaban los naipes, y muchas veces recurrió a Madame Lenormand, célebre
P ara saber lo que pasa a m ucha distancia • — Es preciso cartomántica de su ilempo, haciéndose predecir los sucesos próximos a
procurarse un anillo constelado, o tú mismo puedes constelarlo con acaecer. También era aficionado a los libros cabalísticos y tanto es a s i
los signos, caracteres, palabras e intenciones que quieras y po­ que entre sus papeles se encontró un manuscrito con este título "El Oráculo
niéndotelo al dedo, retirarse a un sitio sombrío como una cueva, o sea el libro de los Destinos", el cual fué propiedad exclusiva del Empe­
rador. Este manuscrito se ha traducido por primera vez al castellano de
el fondo de una selva, una bodega o un cuarto muy oscuro, donde un antiguo manuscrito egipcio encontrado en el año 1801 por Mr. Sominl,
no pueda distraerte la vista de algún objeto ni algún sonido im­ en las tumbras del alto Egipto.

64 65
de la noche se hará una buena cena, comiendo particularmente pes­
cado y carnes fuertes, pero sin beber vinos ni licores. Te acos­
tarás a medianoche en punto, en un cuarto donde penetren los
rayos de la Luna; apagarás todas las luces y puedes estar segu­
ro que mientras duermes adquirirás conocimiento de lo que ha de
suceder.
PARTE QUINTA

ARTE DE ECHAR Y ADIVINAR POR MEDIO DE LAS CARTAS

( Cartomancia)

Noticias sobre los naipes

Hoy día la adivinación de las cosas futuras por medio do


los naipes es cosa fácil y muy corriente, pero este arte data del
siglo duodécimo; por lo que no queremos privar a nuestros lec­
tores de su conocimiento, principiando por darles una noticia
histórica de los naipes, sacada de preciosos documentos recopila­
dos por el bibliófilo y sabio erudito Jacob.
El origen de los naipes es una cuestión de arqueología muy
difícil de resolver, pero que ha sido tratada con profundidad por
los sabios, a pesar de la frivolidad del asunto. Los unos atribuyen
su invención & los egipcios, y explican los naipes lo mismo que
los jeroglíficos; otros conceden este honor a los lidios, que dis­
traídos con estos juegos, casi olvidaron un hambre terrible que
sufrieron. Es posible que esos pueblos conocieran un juego que se
jugaba con una especie de estampas por el estilo del juego de la
ocaf entre los atenienses, pero es bien seguro que no eran los nai­
pes que nosotros conocemos.
Sin embargo, no hay duda que los naipes vinieron del Orien­
te, igualmente que el ajedrez, pues existen entre estos dos juegos
ciertas relaciones que no pueden atribuirse al acaso. La analogía
de los naipes con el ajedrez queda casi demostrada con la inspec­
ción de antiguos naipes del siglo xv en que hay el Alfil y la To­
rre, llamada casa de Dios. En cuanto al sentido alegórico, es casi
idéntico en ambos juegos, que son la imagen de la guerra. Anti-
66
67
renovado la prohibición del juego de naipes, siempre se ha man­
guamente los naipes no eran más numerosos que las piezas de
tenido' uno de los primeros, a la par con él ajedrez y las damas,
ajedrez, y estaban divididos en dos clases: negros y encarnados;
habiendo variado sus combinaciones hasta el infinito.
pero habiéndose aumentado su número fué preciso hacer nuevas
combinaciones, y ya los dos juegos dejaron de seguir reglas aná­ Si quisiéramos explicar todas las variaciones que han tenido
logas. ¿Quién sabe si fueron los mismos árabes, que eran tan los naipes en varios países, habría materia para un tomo: nos con­
famosos jugadores de ajedrez, quienes dieron esta nueva forma a tentaremos con citar la revolución que sufrieron en Francia con la
su juego favorito? República Francesa “una e indivisible”, las cuatro Damas fueron
Sea como fuere, los naipes ya estaban en uso mucho antes suplantadas por cuatro Virtudes republicanas; los cuatro Escude­
del ano 1232, en el que se ha querido fijar su invención, pues en ros (Valets) o' Sotas sustituidos por cuatro soldados republica­
1240 el Sínodo de Worcester prohibió a los clérigos los juegos nos, y los cuatro Reyes destronados por cuatro filósofos: Voltaire,
deshonestos, entre otros el del Rey y la R eina; un manuscrito ita­ Rousseau, La Fontaine y Moliére.
liano de 1299 habla de un juego llamado naibi (naipes) á unos
estatutos monásticos de 1337 proscriben los naipes bajo el nom­
bre de “Páginas” ; finalmente, un decreto del rey D. Alfonso X I II
de Castilla, con fecha de 1387, los pone en el número de los
juegos prohibidos. PARA ADIVINAR CON LOS NAIPES, SEGUN EL METODO
Mucho se ha discutido para saber si los naipes son de origen EGIPCIO
español, alemán, francés o italiano,, pero nada se ha sacado en
claro. Lo cierto es que las cartas de jugar españolas o pintadas (que Barájese el juego al revés.
los franceses llamaban tarots) eran ya conocidas en toda la Eu­
La persona que consulta corta con la mano izquierda.
ropa cuando en Francia se inventó el juego de pique, en tiempo de
Carlos V II, invención que nosotros creemos simultánea con la Divídanse los naipes de cinco en cinco, colocándolos al revés
de los naipes que todavía se usan en Francia, cuyos palos son di­ uno tras otro de derecha a izquierda, hasta que se hayan puesto
ferentes, por ejemplo: Espadas, Bastos, Oros y Copas, en Francia; treinta y tres por Jo menos, cuarenta y cinco a lo más.
Pica (Piqué), Trébol (Trefe), Cuadro (Correaux) y Corazón Cuéntese también de derecha a izquierda, uno, dos, tres, cua­
(Cceur), y en Alemania: Verde, Bellota, Cascabel y Encarnado. tro, cinco, seis, siete.
Los naipes españoles representan en sus cuatro palos las cua­ Vuélvase este último naipe y expliqúese lo que anuncia.
tro clases en que durante el tiempo del antiguo despotismo estaba Continúese volviendo e interpretando la décima, la vigésima
dividida la sociedad. Las Copas designaban el cáliz del brazo primera, y siguiendo de este modo de siete en siete.
eclesiástico; las Espadas el brazo noble; los Oros el dinero de
Si se hallasen treinta y cinco o cuarenta y dos naipes, qué
los mercaderes; los Bastos la clase de los labradores.
hace cinco o seis veces siete, hágase sacar otro de los sobrantes,
Los naipes iluminados como los manuscritos; antes estaban que se añadirá a los que ya están colocados, a fin de que al se­
muy caros, pues en 1420, Visconti, duque de Milán, pagó 1-500 gundo turno no se de con los mismos naipes que se acaban de
piezas de oro a un pintor francés por un solo juego de naipes. Pe­ interpretar.
ro el descubrimiento del grabado de madera, hecho en 1423, pro­
Cuando se hayan explicado todos, según el método de lectura
pagó por toda Europa los juegos de naipes, que con la baratura
que damos en el capítulo 69, recójanse los naipes, barájense y
de precios se hicieron populares. Así es que, a pesar de los decre­ mándese cortar.
tos y edictos, tantos civiles como clericales que con frecuencia han
69
68
La primera de siete naipes, para la Casa. pleta: el amor sincero y la amistad duradera sucederán a las zozo­
bras e inquietudes que hasta hoy has pasado, y una vida de pla­
La segunda de seis, para el Consultante.
ceres y regalos te indemnizará de todos tus padecimientos.
La tercera de cinco, para el Afueras. La quinta fila, destinada al consuelo, significa: apurada es
La cuarta de cuatro, para la Sorpresa. tu situación, pero tu resolución te hará salir de ella, y llegarás a
La quinta de dos, para el Consuelo. ser un personaje distinguido.

Loa demás no ofreoen sino presagios inciertos.


Se disponen los naipes de estas cinco filas por separado, co­ III
mo ya se ha dicho, pero observando los números indicados, y se
vuelven a leer loa decretos del destino. PARA ADIVINAR CON LOS NAIPES, SEGUN E L METODO
Por ejemplo, supongamos que hayan salido los naipes si­ DE LAS GITANAS
guientes:
La primera fila, que está destinada a tu casa, significa que Toma toda la baraja, y después de haberla barajado bien,
en ella hay una persona muy enamorada, que un hombre de bien harás doce montones de a cuatro naipes cada uno.
que se interesa por la prosperidad de tu familia, se opone a loa
Reducirás al primer montón todas las cuestiones que con­
amores de esa persona por creerlos perjudiciales, contra la opi­
ciernen a la vida del hombre, su constitución, su temperamento, su
nión de una señora que quiere favorecerlos; ésta logra por fin
cuerpo, sus costumbres y la duración de su vida.
la suya, y la persona enamorada realiza sus deseos. Falta saber
las consecuencias- Al segundo montón: sus asuntos de familia.
La segunda fila, que está destinada a la persona que consul­ Al tercer montón: el porvenir.
ta, si ésta es un hombre, significa que es amado con frenesí por Al cuarto montón: los bienes inmuebles, las herencias, los te­
una mujer muy hermosa, aunque morena, pero que el temor de soros ocultos y los beneficios que le esperan.
arruinarse con ella le hace preferir la carrera de las armas, du­ Al quinto montón: el amor, la preñez de las mujeres, el naci­
dando si la abrazará (o seguirá en ella), o si preferirá vivir oscu­ miento, el sexo y el número de los niños, las correspondencias
ro y querido, aunque pobre. Una carta le sacará de esa indecisión.
amorosos y los robos domésticos.
Si es mujer, el amor que tiene a un buen mozo será contrariado
por el temor fundado de que le malgastará su hacienda, y duda Al sexto montón: las enfermedades, sus causas, su tratamien­
si preferirá a un militar honrado y valiente, que le ha escrito, o lo to y curación.
ha hecho en su nombre otra persona. El séptimo montón: la muerte.
La tercera fila, destinada a lo que pasa fuera de tu casa, sig­ Al noveno montón: las ciencias y artes, los oficios y varias
nifica que un pleito entre malos casados, parientes o conocidos profesiones de) hombre.
tuyos, y faltas por esta comodidad, se oponen a que tú prosperes Al décimo montón: todo objeto que tenga relación con el go­
en tus empresas, pero debes fiar mucho en la protección de un
bierno y la administración del Estado.
amigo poderoso, que se presentará y allanará todos aquellos obs­
táculos. v Ai undécimo montón: los males, pesares y persecuciones de
toda clase.
La cuarta fila, destinada a la sorpresa, significa: dispense to­
dos los temores, pues hará ésta en tu suerte una mudanza com­ P ara resolver una cuestión no basta tomar un solo montón si*

70 71
Esta operación de toda la baraja se hace tres veces del mis­
no que es preciso tomar tres para formar el trígono. Estos trigo* mo modo. Es preciso tener sumo cuidado en disponer las cartas
nos son en número.de cuatro, a-saber: en el mismo orden que van saliendo y en la misma línea, lo que
produce una frase geroglífica, que podrá leerse por medio de la
1 5 9 explicación que se da en el capítulo ó9, siguiendo el método de
2 6 10 los capítulos precedentes.
3 7 11
V
4 8 12
Supongamos, por ejemplo, que tu cuestión sea: ¿Tal perso­ OTRO METODO ESPAÑOL PARA L EER LOS NAIPES
na es am ada p or tal otra? NAPOLEON I
Esta cuestión pertenece al quinto montón; los tomas todos
y colocas en fila los cuatro naipes. Tomas en seguida el noveno y En el acto d e hacerse explicar su porveúir por m edio de los
colocas los naipes debajo de aquéllos. Luego tomas el primero y naipes, por M adame Lenormand
colocas los naipes en tercera linea.
Si en una de las tres líneas, la Sota de Copas se halla acom­ Váyanse-contando los naipes de la baraja de siete en siete,
pañada del dos de Copas, y que además también esté el As del y poniendo aparte todos los que cuentan siete, o todos los sépti­
mismo palo y el nueve de Oros, tu explicación es positiva: tal per­ mos Repitiendo dos veces la misma operación, producirá doce
sona es am ada de tal' otra en grado superlativo. naipes, los que se colocarán al lado uno de otro exactamente en
el mismo orden que hayan salido: luego se busca su significación
Pero si la sota de Copas va seguida del nueve de Bastos y
según el valor de cada naipe, explicado en el capítulo 6 ?.
sola también con el cuatro de Copas, estos, naipes deciden la ne­
Antes de hacer la interpretación es preciso asegurarse que la
gativa.
persona que consulta ha salido del juego.’ Si el naipe que la repre­
senta no estaba en los doce, sería necesario volver a empezar has­
IV ta que saliese.
He aquí las cartas que representan a los consultantes:
PARA ADIVINAR CON LOS NAIPES, SEGUN E L METODO
FRANCES El Rey de Copas, para un hombre rubio, casado.
El Rey de Bastos, para un hombre moreno, casado.
La persona que consulta, baraja y corta. La primera carta El Caballo de Copas, para un joven rubio.
que se nombra es el As, la segunda el Dos, y siguiendo de este El Caballo de Bastos, para un joven moreno.
modo hasta el Rey. Todas las cartas que salgan según el mismo La Sota de Copas, para una mujer o señorita rubia.
orden con que se nombran, se ponen aparte, esto es, si nom­
brando As', Dos, o cualquier otra, sale un As, un Dos o la mis­ Terminada la explicación, barájense los doce naipes, córtese
ma carta que se ha nombrado, esa es la que ha de poner aparte. luego y divídanse en cuatro montones de tres naipes de este modo:
Se vuelve a empezar hasta que se haya apurado toda la baraja P ara la persona: tres naipes.
para llegar al Rey inclusive, se recogen de los que habían sali­
Para la casa, tres naipes.
do sin barajarlas ni cortar, a fin de terminar el cálculo hasta
el Rey.
73
72
Para los sucesos: tres naipes. Cerca del Seis de Bastos p e lig ro de enfermedad.
Para la sorpresa: tres naipes. Cerca del Caballo de Copas: feliz encuentro.
Cerca del Ocho de Bastos: fortuna en país extranjero.
Váyanse levantando alternativamente estos montonos y léase
su sentido fatídico. E l Ocho de Bastos. — Paseo o viaje agradable.
Invertido: riñas entre amantes o esposos.
VI Invertido, cerca del Siete de Espadas: reconciliación.
Invertido, cerca del Dos de Oros: disputa de familia.
El Rey de Bastos. — Anuncia la llegada imprevista de un Cerca del Cinco de Espadas: robo doméstico.
pariente que te será útil. Cerca del Dos de Bastos: infidelidad conyugal.

Invertido (o cabeza abajo) te avisa que no debes esperar E l Siete de Bastos. — Es señal de buen éxito en alguna cosa
bien alguno de tu familia. También presagia buenos consejos- que se está esperando.
Cerca de la Sota del mismo palo: favores de mujer. Invertido: la indecisión la hará frustrar.
Cerca del Siete de Bastos: matrimonio ilustre. Seguido del Rey de Bastos al revés: contratiempo.
Seguido del Tres de Copas al rfrés: fatal incendio.
Cerca de la Sota de Copas: amor feliz.
\
Al lado del Cinco de Espadas invertido: holgorio.
El Caballo de Bastos. — Pronostica abandono y viaje. Seguido del Ocho de Copas: proyecto de matrimonio.
Seguido de la Sota de Oros: maledicencia-
Invertido: destruye los proyectos y produce la desunión.
Cerca del naipe que consulta: perjuicio para el consultante. El Seis de Bastos. — Anuncia la infidelidad doméstica.
Al lado del Siete de Oros: depositario infiel.
Al lado de la Sota de Oros: ruina mercantil. Al revés: presagia crueles noticias.
Al lado del Dos de Bastos: recurso a la justicia. Acompañado del Caballo de Bastos: acusación infructuosa.
AI lado de la Sota de Bastos: curación. Acompañado del Cinco de Espadas: amistad rota por la tor­
peza de un criado.
L a Sota de Bastos. -— Representa una señora que se interesa
por ti. Acompañado del Caballo de Bastos: indiscreción de un en­
viado.
Invertida: es indicio de que un hombre te privará de servirte.
E l Cinco de Bastos. — En sentido natural este naipe procura
Seguida del Dos de Bastos: aventuras adversas.
Cerca de la Sota de Copas: generosidad, oro.
Invertido: suscita pleitos.
Cerca de la misma, al revés: generosidad mal empleada.
Cerca del As de Copas, amores secretos y de mucha duración. Cerca del Cuatro de Bastos invertido: especulación ventajosa.
Cerca del Caballo de Copas invertido: empresa fatal.
El Nueve de Bastos. — Suscita obstáculos y dificultades de
toda especie- Cerca del As de Copas: disputa en una comida.
Invertido, cerca del Rey de Espadas: pleito ruinoso.
invertido: compromete tu salud y tu fortuna. Invertido, cerca del Tres de Espadas: aocidente fatal,
Qerca del Cuatro de Bastos: humillación. públicos.

74
Del Cuatro de Copas: caída de cabellos.
El Cuatro de Bastos. — Este naipe pronostica fiestas diver­
Invertido, cerca del As de Espadas: robo en paraje público.
tidas, fortuna inesperada y muchos amigos.

Pero si sale invertido, te advierte que tienes la fortuna en la


L a Sota d e Copas. — Pronostica a un hombre que una seño­
ra rubia se interesa mucho por él y realiza los deseos de la señora.
mano, pero que debes tomar las mayores precauciones para que
no se te escape. Invertido, predice a un hombre que será felÍ2 , será obsequia­
Acompañado de la Sota de Oros: buen hallazgo. do por un personaje elevado.
Invertido, cerca del Siete de Copas: socorro inesperado.
Acompañado de uno de los naipes siguientes: el Caballo de
El Tres de Bastos . — Anuncia felices empresas y término de Copas, la Sota de Espadas, el Cinco de Espadas, o el Dos de Oros:
padecimientos. infamia para una mujer,
Al lado del Cuatro de Copas: parto secreto.
Cerca del naipe que consulta: buen éxito y celebridad.
E l Nueve de Copas. — Con este naipe, cuentas.
El Dos de Bastos. — En sentido natural este naipe origina,
pesares. Y si sale al revés, cometerás faltas que se opondrán a la rea­
lización de estos felices pronósticos.
Invertido, produce sorpresas.
Cerca de la Sota de Oros: pérfida amistad. Cerca del Rey de Espadas: triunfos en pleitos o causas.
Al lado del Cinco de Espadas: abandono. Cerca dei As de Espadas: preñez feliz.
Al lado del S i$e de Espadas invertido: espanto. Invertido, cerca del Ocho de Oros: usura ruinosa.
El as de bastos. — Derecho, este naipe trae desgracias. Cerca del Tres de Oros: nombradía'en política u honores, y
si es mujer, amores con un viejo o jorobado opulento.
Invertido, cerca del Dos de Copas: señorita comprometida.
Invertido, al lado del Tres de Oros también invertido: nume­ E l Ocho d e Copas. — Amistad, amor o matrimonio de una
rosa sucesión. señorita rubia.
Invertido, cerca del Dos de Oros: niño legítimo.
Cerca del Tres de Oros: muerte de un grande. En sentido inverso: satisfacciones varias
Al lado del Nueve de Copas: dicha segura para una señorita
El Rey de Copas. — Predice que debes esperar mucho de un
y ganancia al juego para un hombre*
protector poderoso.
Al lado del Siete de Oros: deuda pagada.
Si se presenta al revés, desconfía de un hipócrita.
Invertido, cerca del Rey de Espadas: traición de funcionarios E l Siete d e Copas. — Este naipe representa pensamientos y
graciados proyectos, y no tiene explicación sino con los que le acompañan.
Cerca de la Sota de Espadas: pensamientos reprensibles o de
El Caballo de Copas * — Es precursor de llegadas deseadas o luto.
inesperadas.
Cerca del Rey de Bastos: pensamientos felices.
Invertido, denuncia picardías. Invertido, cerca del Tres de Copas: proyectos coronados de
Invertido, cerca del Seis de Bastos: picardía doméstica. buen éxito.
Del Siete de Oros: llegada de dinero.

77
76
Invertido, cerca del As de Espadas: proyectos destruidos.
Al lado del Rey de Copas invertido, caricias pérfidas.
E l Seis de Copas. — Procura recuerdos agradables. Invertido,
hace temer por el porvenir. E l Rey de Espadas. — Este naipe te invita a guardarte de le­
Cerca de la Sota de Bastos: deliciosa entrevista. trados y malas compañías.
Cerca del Cuatro de Oros: recuerdos de placeres pasados.
Invertido, te presagia pesares o desgracias ocasionadas por
E l Cinco de Copas. — Este naipe procura a los hombres las personas mal intencionadas
herencias y las empresas ventajosas, y a las señoritas la conclusión Cerca del Nueve de Espadas, hombre moreno que engaña a
de las uniones que desean. una mujer.
Invertido, es precursor de algún pariente que no se espera, y
Invertido, cerca del Siete de Oros: robo cometido por un
que será de mucha utilidad.
hombre moreno.
Invertido, cerca del Ocho de Bastos, también invertido: bene­
ficios que no se realizan. E l Caballo d e Espadas • — Este naipe está consagrado a los
Al lado del Rey de Oros regalo de un alto personaje. militares y acciones de guerra, y designa una táctica fuerte y pru­
dente.
E l Cuatro de Copas. — Es signo de contratiempo, fastidio y
tribulaciones. Invertido, denota las locuras e inconsecuencias que suelen
Invertido, proporciona nuevas relaciones, buenas o malas, se­ cometerse.
gún el valor de los naipes que le acompañan. Al lado del Nueve de Copas, militar herido.
Precedido del Cinco de Espadas invertido: luto próximo.
, Invertido, cerca del Rey de Oros: conocimiento peligroso con un L a Sota de Espadas. — Es el emblema de la viudez.
hombre moreno. Invertido, lo es de los malos casados.
El Tres de Copas. — Anuncia buen éxito. Invertido, cerca del Tres de Bastos: disgustos domésticos, pa­
Invertido, pronostica que una expedición o empresa cualquie- sajeros.
ía tendrá el resultado que anuncian los naipes que icompañan. Al lado del Rey de Copas invertido: muerte de marido.
Al lado del Seis de Copas triunfos literarios. Al lado de la Sota de Copas invertida: muerte de esposa.
Invertido, cera del Nueve de Bastos: declaración infiel.
El Nueve de Espadas. — Este naipe tiene relación con las ce­
E l Dos d e Copas. — Representa el amor y los deseos.
remonias y cosas de la iglesia y también representa la conciencia
Invertido, figura los contratiempos amorosos y los deseos des­ y el honor.
graciados. Invertido, cerca del Caballo de Oros: joven moreno peligroso.
Cerca del Rey de Bastos: matrimonio ventajoso; de la Sota Cerca del Caballo de Espadas invertido: unión funesta y la
de Copas, amor secreto y peligroso. milicia.
Invertido, cerca del Tres de Espadas: esperanzas burladas. Invertido, anuncia los accidentes y sucesos de poca monta
que ocurren en la vida.
E l As de Copas. — Placeres gastronómicos, alegres festines.
Invertido, anuncia una mudanza en tus negocios. Cerca del Dos de Copas: murmuraciones perjudiciales.
Seguidlo del Caballo de Bastos: partida de un amante. Invertido, cerca del Dos de Bastos: chasco.
Al lado del Dos de Bastos invertido, revelación cierta por me­ El Siete de Espadas. — Anuncia lisonjeras esperanzas y bue­
dio de un sueño. nos consejos.
78
79
Invertido, ni las unas se realizarán ni las otras serán de pro* E l As de Espadas. — Situación apurada de la que podrá sal­
vecho alguno. varte tu resolución.
Cerca del As de Espadas, invertido: nacimiento.
Al lado del Caballo de Oros, invertido: regalos* Invertido, preñez.
Invertido, cerca del Siete de Bastos: disgustos. Cerca del Dos de Oros: infraganti.
Invertido, cerca del Nueve de Bastos: preñez mortal.
E l Seis d e Espadas. — Anuncia viajes.
E l Ocho de Oros. — Representa la hermosura y su media*
Invertido, es precursor de toda suerte de declaraciones. ción te promete dones.
Cerca del Caballo de Copas, invertido: robo en viaje.
Invertido, cerca del Dos de Copas: declaración amorosa. Invertido, delata la usura y sus consecuencias.
Cerca del Caballo de Bastos invertido: viaje desagradable Cercá del Ocho de Espadas: moreno picarillo.
o funesto. Cerca del Cuatro de Copas: riñas con una morena.
Cerca del Nueve de Copas invertido: confianza merecida por
E l Cinco d e Espadas. — Tanto de pie como invertido, este una morena.
naipe anuncia pérdidas y luto, aunque modificados por los naipes Cerca del Cinco de Oros: favores de una morena.
inmediatos.
E l Siete de Oros. — Este naipe siempre anuncia el dinero.
Cerca del Caballo de Oros: pérdida de tiempo muy perju­
dicial. Con el Dos de Oros: quiebra ruinosa.
Cerca del Caballo de Copas invertido: luto de un hombre. Con el Cinco de Bastos o el Cinco de Copas: beneficios, he­
Invertido, cerca del Ocho de Copas: luto de señorita. rencias o cobros inesperados.
Cerca del Ocho de Espadas: pérdida del honor. Invertido, cerca de la Sota de Oros: temores fundados de
perder dinero.
E l Cuatro d e Espadas. — Presagia la soledad.
E l Seis de Oros. — Denota que se han de recibir regalos.
Invertido cerca del Siete de Oros: miseria por falta de eco­
nomía. Invertido, ambición funesta.
Cerca del Siete de Espadas: sucesión próxima.
E l Tres de Espádas. — Pronostica la ausencia y la separación Invertido, cerca del Caballo de Bastos: planes quiméricos de
de los amantes. ambición.
Invertido, al lado de la Sota de Oros: amor ambicioso des­
Invertido, señala los extravíos de la cabeza o del corazón.
echado.
Cerca del Caballo de Bastos: matrimonio encontrado y
desecho. El Cinco de Oros. — Este es el naipe de los amantes y de
Cerca del Nueve de Espadas; unión funesta* los sentimientos tiernos.
E l Dos de' Espadas. — Significa el símbolo de la amistad. Invertido^,/denota desorden y mala conducta.
Invertido, denuncia amigos falsos. Al lado de la Sota de Oros invertido: pasión ilícita y peli­
Cerca del Rey de Copas; amigo verdadero. grosa.
Invertido, cerca de la Sota de Oro: infidelidad de mujer. Al lado del Siete de Espadas: desorden contenido por un pa­
riente o amigo.
80 81
Cuatro Reyes: honores.
E l Cuatro de Oros. — Presentes y regalos de poca monta.
Las mismas cartas al revés o cabeza abajo. — Dos Reyes,
Invertido, representa obstáculos de toda clase. proyectos.
Cerca del Caballo de Bastos: regalo traído por un primo. Tres Reyes: comercio-
Cerca del Rey de Copas: regalo que tienes que hacer a un Cuatro Reyes: celebridad.
empleado.
Caballos. — Dos caballos: amistad.
Invertido, cerca del Tres de Copas: mal éxito.
Tres Caballos: engaño.
E l Tres d e Oros. — Representa los personajes nobles o de
Cuatro Caballos: negocios.
distinción.
Invertido, figura los niños* Los mismos al revés. — Dos Caballos: trabajos.
Cerca del Rey de Bastos: bienestar asegurado por un noble. Tres Caballos: golosinas.
Invertido, cerca del Ocho de Copas: niño para una señorita Cuatro Caballos: mala compañía.
rubia.
Sotas. — Dos Sotas: inquietud.
Invertido, cerca del Cuatro de Bastos: niño feliz.
Invertido, cerca del Dos de Bastos: niño desgraciado. Tres Sotas: disputa.
Cuatro Sotas: enfermedad contagiosa.
E l Dos de Oros. — Este naipe suscita toda suerte de estorbos.
Invertido, es portador de cartas. Las mismas al revés. — Dos Sotas: sociedad.
Cerca del Siete de Oros: préstamos de mal agüero. Tres Sotas: pereza.
Invertido, cerca del Cinco de Espadas, billete de entierro. Cuatro Sotas: incomodidad.
El As de Oros. — Este naipe es el símbolo de la dicha más Ases. — Dos Ases: enemistad.
perfecta, y realiza todos los deseos que uno puede imaginar.
Tres Ases: ventura pequeña.
Aun cuando se presente en sentido inverso, procura dinero y
a veces la fortuna. Los mismos al revés• — Dos Ases: peligros.
Al lado de los naipes adversos, el As de Oros destruye o mo­ Tres Ases: muerte.
difica sus presagios.
Varias Espadas: contiendas.
N o t a : Cuando los egipcios sacaban este naipe primero, lo Varias Copas: placeres.
consideraban como tan benéfico que ya no proseguían su opera­ Varios Bastos: viajes.
ción fatidica.
Varios Oros: beneficios.
En cuanto a la interpretación de los naipes que se siguen, he
aquí en general los signos que los distinguen:

Reyes. — Dos Reyes: buenos consejos.


Tres Reyes: buen éxito.
83
82
d o infalible. Aymar la empleaba muy bien para descubrir loa
maleficios, y se asegura también que con la mendonada' varilla
el obispo de Morienne, que tenía el talento de Aymar, descubría,
entre las falsas, las verdaderas reliquias.
VARILLA ADIVINATORIA Una señorita de Grenoble, a quien la reputación de Aymar
había persuadido de que también estaba dotada del don de hacer
dar vueltas a la varilla, temiendo que este don le viniese del es­
Hecha de ana rama bifurcada de avellano, de aliso, de haya píritu maligno, fué a consultar al P. Lebrón, quien la aconsejó
o de manzano, con cuya ayuda se descubren los metales, los ma­ que rogase a Dios, sosteniendo la varilla, lo que impediría dar
nantiales ocultos, los tesoros, los maleficios y los ladrones. vueltas. La señorita ayunó, la varilla no dió vueltas, de lo que el
P . Lebrón sacó por consecuencia que el demonio era quien la
Desde mucho tiempo que los inteligentes han hecho prodigios
agitaba para descubrir los ladrones.
con la varita, y desde la vara de Moisés, todos los encantadores
han tomado la suya, y también se da una a las hadas y brujas Empero, estas experiencias tenían lugar mientras que el talen­
poderosas. Medea, Circe, Mercurio, Baco, Zoroastro, Pitágoras, los to de Aymar ocupaba los espíritus, pero luego se puso en duda
brujos de Faraón, tenian su varita, y Rómulo profetizaba con un la mediación del diablo cuando el famoso adivino fué reconocido
bastón augural. Los Alanos y otros pueblos bárbaros consultaban por charlatán, jugándole principalmente una treta que desacredi­
a sus dioses clavando una varilla en tierra. Algunos adivinos de tó considerablemente la varilla. El procurador del Rey, en el cas­
aldea, suponen todavía adivinar muchas cosas con la varilla, em­ tillejo de París, hizo conducir a Aymar a una calle, en que había
pero a fines del siglo xvin es cuando cobra mayor fama; Santiago sido asesinado un arquero de la ronda; los asesinos estaban ya
Aymar la puso en boga el año 1692; sin embargo, mucho tiempo presos, y a pesar de que se sabían las calles que habían seguido y
antes, Delrío había indicado entre las prácticas supersticiosas el los lugares en que se habían ocultado, la varilla permaneció in­
uso de úna varita de avellanó para descubrir a los ladrones. móvil. Hízose ir a Aymar a la calle de la Harpe, en la que ha­
Santiago Aymar obraba tan varios prodigios y tan sorprenden­ bían agarrado a un ladrón infraganti, y la pérfida varilla le hizo
tes, que el P. Lebrón y el sabio Malebranche los atribuían al de nuevo traición contra todas sus esperanzas-
demonio, mientras que otros le llamaban con el nombre de Física “ ¿E s por ventura menester reunir argumentos para probar la
oculta o electricidad subterránea; el abate F iar ha sostenido aún impotencia de la varilla adivinatoria?** — añade M. Salgue»— .
en nuestros días que el arte de dirigir la varita es infaliblemente Que se n^s diga qué relación puede haber entre un ladrón, un
obra del diablo, que en vano se procura negarlo en el día; sin manantial de agua, una pieza de metal y un bastón de avellano.
embargo, se ve bien que Aymar no era brujo. Supónese que la varilla da vueltas-en fuerza de atracción; empero,
Este talento de hacer dar vueltas a la varilla adivinatoria úni­ ¿por qué virtud de atracción las emanaciones que salen de una
camente lo han poseído algunos seres privilegiados, pudiendo pro­ fuente, de una moneda de plata, o del cuerpo de un asesino, tuer­
bar que lo hdn recibido de la naturaleza, lo que es muy fácil. El cen una rama de avellano, que un hombre robusto tiene fuerte­
avellano ef el árbol más propio para ello, debiéndose sólo cortar mente asida de las manos? Aún ínás, ¿por qué el misino hombre,
una rama ahorquillada y sostenerla con una mano por cada uno que en su país encuentra fuentes, metales, asesinos y ladrones, no
de los aos cabos superiores, y poniendo el pie sobre el objeto que los encuentra cuando está en París? Todo es puro charlatanismo,
se busca o sobre los vestigios que pueden indicar este objeto, la y lo que del todo destruye las maravillas de la varilla ,ea que cual­
varilla dará vueltas por sí misma entre las manos y será un indi- quiera con un póco de destreza puede hacerla. d*r vuelta» a su

84
85
voluntad; no debiendo hacer más que tener los extremos de la venir, la cual se doblaba hacia abajo para afirmar una cosa y se
horquilla un poco separados, de modo que formen palanca: en* elevaba para negarla. Podíase preguntar de viva voz y mentalmen­
tonces es la fuerza de la elasticidad. te. “Sería muy prodigiosa esta varilla — dice el P. Lebrún— , si
los más de sus presagios no saliesen falsos”.
Sin embargo, créese todavía en la varilla adivinatoria en el
Delfinado, y los aldeanos no descuidan su uso, y también ha en­ Lo que hay de más prodigioso es que la varilla no se dobla
contrado defensores en París. En este mismo siglo, Tormey, en sino por los objetos sobre los cuales tienen intención de hacerla
la Enciclopedia, explica este fenómeno por medio del magnetismo. doblar los que la manejan; asi, cuando se busca una fuente, la
M. Ritter, sabio catedrático de Munich, por medio de los fenó­ varilla no se dobla por otro objeto, aunque se pase por encima
menos del galvanismo, tomaba autoridades para sostener las ma­ de un lugar donde se oculten tesoros o se sigan las huellas de un
ravillas de la varilla adivinatoria, pero se murió sin abjurar su homicida. P ara descubrir una fuente, es preciso envolver la varita
error. con un lienzo mojado, y si entonces la varilla se dobla es señal
“El Abad de La Grada escribió al principio con alguna fe de que en aquel paraje existe oculto algún manantial. Para des­
la historia de los prodigios de Santiago Aymar; en el mismo año cubrir metales ocultos, engástense sucesivamente en la punta de
1692, Pedro Garnier, doctor en medicina de Montpelier, escribió la varilla algunos pedazos de diferentes metales, y es un principio
para probar que las operaciones de la varilla dependían de una casi infalible que, si hay algún metal debajo de aquel suelo, se
causa natural, y esta causa natural, según él, no es otra cosa que engastará con la varita la pieza de metal de cuya clase sea el oculto.
los corpúsculos salidos del cuerpo del asesino en el lugar en que Repetimos, por último, que ningún crédito debe darse a la va­
ha cometido el delito, o por aquel en que ha pasado. Los sarnosos rilla, aunque crean en ella todavía en algunas provincias. En otros
y apestados, añade, no traspiran como los sanos, puesto que son tiempos era indispensable que la varilla fuese de avellano o de al­
contagiosos, del mismo modo, los malvados dejan emanaciones mendro, pero posteriormente se han servido de toda clase de
para reconocerles, y si no los conocemos todos, es que no todos maderas y aun de las mismas ballenas, exigiéndose tan sólo que
los perros tienen el olfato delicado. Tajes son, añade él en la pá­ sea horquillada.
gina 23, los axiomas incontestables. Ahora bien; estos corpúsculos He aquí el secreto para tener una varilla adivinatoria y el
que entran en el cuerpo del hombre que tiene la varilla, la agitan modo de hacerla dar vueltas, sacado del Gran Libro Mágico: ^
de tal suerte que desde sus manos aquella materia sutil pasa a
Al asomar el sol en él horizonte, tómese con la mano izquier­
la misma varilla, y no pudiendo salir harto prontamente, la hace
da una rama virgen de avellano silvestre y córtese con la mano
doblar o la rompe, lo que me parece la cosa más fácil de creer”.
derecha en tres golpes, diciendo: “Yo te corto en nombre de
El P. Menesrier, jesuíta, en sus Reflexiones sobre las indica­
Eloim, Mutrathon, Adonay y Semiforas, a fin de que tengas las
ciones de la varita, publicadas en Lion en el año 1694, se extraña
virtudes de la varilla de Moisés y de Jacob, para descubrir todo
mucho de ver que tantamente se haya decidido a favor de esta
lo que yo quiera saber”. Y para hacerla dar vuelta es preciso te­
moda. “Cuántos prod :, prosigue, se guardan de este talento?
P or cierto que no tienen límites. Sírvanse de ella para reconocer nerla apretada con la punta de dos dedos por la extremidad hor­
quillada y decir: “Yo te mando en nombre de Eloim, Mutrathon,
la preciosidad de los ropajes y la diferencia de los culpables entre
los inocentes y descubrir el crimen. Esta virtud mágica hace cada Adonay y Semiforas, que me digas” . Entonces se dice lo que se
día nuevos descubrimientos desconocidos hasta el presente. quiere saber y la varilla da vueltas.

En el año 1700 había en Tolosa un cura que, por medio de


la varilla, adivinaba lo que hacían las personas ausentes y el por­

86 87
ADI3AM AJJIHAV

-ah sabed o esiind eal aabol aup (odoib bH 98 bx omoo «asoV


«oiafiiaqo eue naoad Ibiio bI 9b oibara ioq .aoigarn bíííibv bou nan
liiom íibíobH 19338 x nÍBlaioaS ooefonai'I 9iip 919891 190308 .ean
B[uid bou filia onsbiaD x «bHíibv ub noo ealobnaool e9lamina eol
-89 fil 119 9Ífl9ffl9VBU8 alobróibllOBB 00X0 OO B ÓlBflI 9üp BIVB8 9b Maravillosos Secretos
-iiileoi Í9 «filíhfiv oe noo 89 nardmal ; BDÍgám bíIíibv oa noo ablaq
-o ¿noo eos naofid 9üp .eooigám eolooiio aol nasail aop noo olnarn
-9i no ab y »onBÍÍ9VB 9b 198 sdab alliiav b1s3 -eanoioBiaqo x 80,1 P ara restablecer el vino dañado
9ilna .anuí al ab ealooiairn lamhq lo ib Iioo aaadéb ,ona lab onol
.eBidfilaq eBíiaio obnaiononoiq raHoon al ab 9oob eaí x 33110 8B^ He experimentado más de cien veces que el vino echado a
na 9890ibn98 .adhiB Biaq obnalioo x ovaon 198 adab ollidooo 13 perder se restablece del modo siguiente: si está cerca de la esta­
,X aígA bí lohaqoa aíiaq bí ira 9díio«9 98 x b IÍíibv bI Bbivgoe ción de la vendimia y que las uvas empiezan a madurarse, toma­
robjraioib ,X nolammaigalsT alamai Í9 n9 x «X nO QÍbara la n9 rá más o menos, cien grandes racimos de los más maduros, hará
iaq nitroso muaG. laq taimo .aisbaóo sñilft. oüo at om\«oO limpiar bien un tonel (b o ta), en el cual pondrá dos brazadas de
.X «uitono?. misad laq «X. minau misad acepilladuras o astillas de’ buena madera o leña, las que regará
con el zumo de los racimos de uvas, exprimiéndolo con las ma­
nos, y después echará también- el resto de los racimos encima de
las astillas, y habiendo cerrado y tapado bien el tonel y puesto
en su lugar, sacará el vino dañado al claro y lo echará sobre la
referida raspa (ra y a ). No habrá quedado tres días que será her­
moso y bueno de beber.

Otro al mismo objeto

Hará un cocimiento de hierbas finas, a saber: un puñado de


cada una de las siguientes: almoradux, tomillo, laurel, mirto, baya
de enebro, dos mondaduras de limón y otro tanto de naranja;
todo lo cual hará hervir en.veinte azumbres de agua hasta la re­
ducción de quince, poco más o menos, en proporción del tamaño
del tonel que habrá hecho limpiar para recibir nuestro vino ace­
dado; lavará bien dicho tonel con el cocimiento hirviente y lo
dejará embeber; .después pondrá dos brazadas de acepilladuras o
astillas, que regará también con este cocimiento; secará el vino
acedado al claro, dejándolo reposar ocho días sobre esta raspa
(raya) de acepilladuras, y se quedará mejor que antes de ace­
darse.

89
Otro al mismo objeto agua de fuente hasta que quede reducida a la mitaa, y uespues ae
haber clarificado esta composición, la pondrá dentro del tonel
He sabido del mayordomo de un príncipe alemán este otro donde se hallan los cien jarros de vino, con lo que tendrá buen
modo de componer el vino turbio y echado a perder: se han de vino griego.. . Para el vino moscatel tomará regalicia, polipodio,
hacer secar en un horno cincuenta racimos de uvas buenas y anís, nuez moscada, calamus aromaticus, dos dracmas de cada
poco más o menos media fanega de cáscaras de almendras dulces, cosa; todo lo cual machacará ligeramente, y después de haberlo
de modo que estas cáscaras- sean un poco tostadas; mientras que puesto dentro de un saco de tela fina, lo colgará dentro de un
éstas se preparan al horno, se ha de batir junto el blanco de doce tonel de vino blanco, de modo que el saco pueda llegar hasta la
huevos hasta que se quede casi espuma, que se pondrá dentro del mitad del tonel; dejándolo así diez o doce días, tendrá buen vino
tonel en que se halla el vino dañado, el que se hará rodar por un moscatel. Sobre la cantidad de las drogas antes nombradas el to­
corto espacio de tiempo; luego echará dentro las cáscaras de las nel no debe ser más que de un moyo o tres años ( “muid” en fran­
almendras con las uvas, todo caliente, y se dejará descansar ocho cés; es cierta medida mayor para líquidos que contienen 133 azum­
días, y tendrá vino bueno y de uso. Cuando el vino se ha vuelto bres, y así no se necesita ningún tonel, pue3 basta un b a rril). . .
agrio, se le recompone con trigo, que se hará hervir hasta que se Para el vino de malvasía, que se debe beber prontamente, sobre
reviente; la medida o cantidad ha de ser la quinta parte que con­ un tonel (barril) de un moyo o de tres años, pondrá la composi­
tiene el tonel. ción siguiente: cuatro libras de miel natural y no falsificada, una
aracma de clavos de especias pulverizados, igual cantidad de jen­
jibre y cascarón de nuez moscada, y cuatro azumbres de agua de
Para hacer con prontitud vinagre excelente fuente: hará hervir todo junto dos horas, teniendo cuidado de es­
pumarlo exactamente (es menester que los clavos de especias, el
Se necesita buen vino fuerte, en el cual pondrá pimienta lar­ jenjibre y el cascarón de nuez moscada pulverizados sean liga­
ga y levadura de pan centeno que sea bien agria; no habrá es­ dos en un lienzo blanco); y estando hecha esta composición, la
tado puesto seis horas al ardor del sol o cerca del fuego que será pondrá medio tibia dentro del tonel y la dejará descansar ocho
de buen uso. Se puede hacer vinagre sin vino de esta manera: días; tendrá buena m alvasía.. . Si quiere hacer del más exquisi­
tenga la carga de un caballo de peras silvestres, las que después to, tomará una dracma de almizcle y leña de alvé, dos dracmas
de machacadas bien dejará en fermentación durante dos días con de canela, cardamomo, clavos de especias y dos libras de buen
dos jarros de agua cada día, en cuya agua habrá hecho hervir azúcar, para cien jarros de buen vino, todo hervido en cuatro
jenjibre y pimienta larga; al cabo de los treinta días prensará las azumbres de agua.
peras machacadas y tendrá buen vinagre.
Para hacer en poco tiem po hipocrás que sea excelente
Para hacer de vinos licores
Para cuatro azumbres de vino prepara las drogas siguien­
Pasemos de lo útil a lo deleitable y regocijemos al hombre tes: una libra de buen azúcar fino, dos onzas de buena canela
mediante agradables licores.. . Para hacer excelente vino griego medianamente machacada, una onza de cardamomo, igual canti­
mezclará eon cien jarros de buen vino fuerte el cocimiento si­ dad de gramos de paraíso y do3 granos de ámbar gris del más
guiente: seis libras de azúcar bueno, jenjibre, galanga, cardamo­ exquisito, triturado en el mortero con azúcar piedra o cande; de
mo, clavos de especias, cuatro onzas de cada uno, y dos monda­ cuyas drogas juntas hará un jarabe claro que purificará pasándo­
duras de limón; todo lo cual hará hervir en seis azumbres de lo dos o tres veces por una estameña fina, cuyo jarabe mezclará

00 91
con cuatro azumbres de riño exquisito y tendrá el mejor hipocrás Para tener hermosas uvas maduras en la Primavera
que puede haberse.

Se ha de tener un árbol que da las guindas (especie de ce­


Para hacer la verdadera agua clarete d e Armenia, que tiene tan rezas) que sea plantado en forma de espaldera en un buen paraje
maravillosas propiedades contra las dolencias del corazón, que dé el sol y de buen terreno, y que un hábil jardinero injerte
de la cabeza y d el estómago diestramente dos o tres cepas de buena viña sobre dicho árbol;
que después se tenga mucho cuidado de preservarle de las destem­
Tomará seis libras de las más hermosas guindas garrafales planzas del fin del invierno y principio de la primavera; que no
que podrá encontrar; después de haberles quitado el pezón y el se le deje faltar ni buen estiércol ni el agua cuando sea necesa­
huesa, las pondrá dentro del horno en lebrillo o barreño grande rio, y se verá una cosa bien maravillosa en el tiempo que las guin­
bien limpio con un azumbre de agua de fuente, y se hará hervir das serán maduras.
una buena hora; después las pasará por las mangas de estameña
despachurrándolas; del zumo que saldrá hará un jarabe, poniendo
tres libras dé azúcar fino, cuatro onzas de canela, una onza de P ara hacer crecer y multiplicarse el trigo
clavos de especias, una buena nuez moscada, una ídem de granos
del paraíso, otra ídem de cardamomo, cuatro gramos de almizcle, Tomará una libra de sai vegetal, que estará compuesta artísti­
igual cantidad de ámbar gris triturado en el mortero con azúcar camente de flor de azufre, de salitre y de nitro (los buenos dro­
de piedra o cande, todo ligeramente mojado; estando el jarabe guistas tienen esta s a l ) ; la hará hervir en seis azumbres de agua
hecho y bien clarificado sé mezclará con cuatro azumbres de buen con dos libras de buen trigo nuevo hasta que éste empiece a re­
aguardiente dentrq de una vasija grande que tapará bien y la ventarse; después pasará esta composición por un lienzo muy
pondrá al ardor del sol durante quince días, y tendrá una exce­ claro y hará restablecer al trigo hervido toda la humedad; en se­
lente agua clarete. La hez que quedará de estas drogas es buena guida pondrá en infusión en este líquido tanto trigo bueno que
para hacer hipocrás común, añadiendo azúcar en el modo como podrá durante veinticuatro horas; estando la tierra bien prepara­
hemos dicho antes. da, sembrará este trigo, y habiendo hecho secar el orujo de la
referida composición, le pulverizará y le echará sobre la misma
tierra. A su tiempo verá por experiencia que el sembrado pro­
Para tener melones, azucarados y de buen color ducirá veinte veces más que el trigo común; es verdad que no
deberá hacerse esto dos veces seguidas en la misma tierra, pues
Tendrá simiente de melón de buena calidad que pondrá en consume de tal modo la substancia y lo más sabroso de ella que
fusión durante dos días en un jarabe compuesto de sanquesar, no podrá producir sin ser bien estercolado.
de canela, cardamomo y de dos gramos de almizcle con otro tanto
de ámbar gris; el jarabe no ha de ser espeso, pero sí tibio al po­
ner la simiente en infusión; es menester que la tierra en que se Para que las siem bras y mieses no puedan ser
ha de smbrar sea bien preparada sobre una capa de buena bosta dañadas por los animales
de caballo, y se ha de tener mucho cuidado de no regarla dema­
siado y de preservarla de las lluvias demasiado abundantes; si es Pondrá diez grandes cangrejos en una vasija llena de agua
exacto y esmerado en todas estas cosas tendrá melones'dignos de y la situará al sol durante diez días; después rociará con esta
la boca de un rey.
agua las siembras por el espacio de ocho días, y cuando estén cre­

92 93
que dice, si se toma de la sangre de ave cuando las aguas y se­
cidas las rociará otros ocho días consecutivos, y verá cómo pros­ rosidades están separadas y que después de haberla secado se la
perarán prodigiosamente sin que bestia alguna, sean ratas, coma­ mezcla con estoraque y se la quema dentro de un aposento, la
drejas u otros puedan acercarse. hediondez que se exhala es mortal. Para quedar, pues, preservado
de estas infecciones, voy a proponer un antídoto superior que
Para saber si las semillas serán abundantes triunfará contra toda clase de veneno y ponzoña.
en el año próxim o Tomará en la estación hojas de hipericón 3ntes que haya
echado su flor, tantas que podrá tener en sus dos manos: pónga­
Zoroastro da como un secreto infalible, para conocer la abun­ las en infusión al sol en cuatro libras de aceite de olivas durante
dancia de la cosecha para el año siguiente, haciendo lo que si­ diez días; después las colocará sobre un horno al bañomaría en
gue: es menester, a corta diferencia, el quince del mes de junio agua caliente y exprimirá el zumo mediante la prensa que pondrá
preparar un pequeño distrito de tierra del mismo modo que se en una vasija, botella o bocal de vidrio fuerte; y cuando el hipe­
prepara ordinariamente para ser sembrada; sembrará de diferen­ ricón esté en flor y grano, pondrá un puñado de esta semilla y
tes clases de semillas por causa que en esta estación el calor es flor dentro de un bocal, y lo hará hervir sobre el fuego en el
ardiente y podría dañar al germen que la semilla brota y sale bañomaría por el espacio de una hora; en seguida añadirá trein­
más cómodamente; observará después de esto cuál de las semi­ ta escorpiones, una víbora y una rana verde, quitándoles las cabe­
llas será la mejor brotada y tenga mejor apariencia en el tiempo zas y los pies; y después de haberlo hecho hervir aún poco tiem­
que la canícula empieza a dominar sobre el horizonte; pues será po, añadirá dos onzas de cada una de las drogas siguientes ma­
advertido mediante este indicio, que la abundancia será de la chacadas: raíz de genciana y de díctamo blanco, de la pequeña
semilla que habrá salido mejor, y las que no hubiesen aprovecha­ y grande rotelle, o su raíz, siete en rama (tormentila), ruibarbo,
do mediante la preparación que haya hecho, serán estériles; así bol armónico preparado, buena triaca y un poco de esmeralda
el juicioso labrador tomará sobre esto sus medidas para tener una pulverizada. Todo lo referido pondrá al sol durante los tres días
abundante cosecha. caniculares; después de este tiempo pasará esta composición por
una coladera y la guardará preciosamente en una vasija de es­
Otro sobre el mismo objeto taño o de vidrio fuerte para servirse de ella. El uso es de estre­
garse alrededor del corazón, a las sienes, a las ventanas de la
Observará en la Primavera en qué estado se hallan los no­ nariz, en el hueco de los costados y a lo largo del espinazo, y
gales: pues si aparecen cargados de muchas hojas con pocas flo­ experimentará que es un antídoto contra toda clase de venenos:
res. puede estar seguro que la naturaleza será avara en la distri­ asimismo es bueno para curar las mordeduras de animales vene­
bución de sus riquezas; sí, al contrario, ve grande abundancia nosos.
de flores en los nogales y que la cantidad sobrepuja la de las
hojas, saque en pronóstico fertilidad; los antiguos hicieron el Ungüento mediante el cual puede exponerse al fuego
mismo pronóstico de los almendros. sin quemarse

Contra las enferm edades y otros accidentes perjudiciales Hacía muchos siglos que la costumbre era de recibir a los
a la vida del hom bre delincuentes para probar su inocencia por la experiencia del fue­
go; pero, sea que se haya considerado que este estilo de obrar
La hediondez es naturalmente contraria a la salud del hom­ no era legítimo, porque ha sido en algún modo tentar a Dios so-
bre y a veces es mortal ; testimonio lo que escribió Fiorenzentus,
95
94
bre la inocencia de personas acusadas, o sea que se haya conocido
qp» puede haber íraude en estas pruebas, la costumbre ha sido
enteramente abolida. En efecto, se ha encontrado desde aquellos
tiempos el remedio de suspender la actividad del fuego, según lo
que dicen los historiadores antiguos. Y he aquí lo que he recogido
de más verosímil: Se ha de hacer un ungüento compuesto de zumo
de “himauve”, “spilion” o hierba de pulgas, sal pulverizada, zumo,
clara de huevo fresco, semilla de una hierba que se llama “dai-
fort” (especie de rábano p ican te); todo bien machacado y mez­
clado junto; estregarse por todo el cuerpo si se quiere hacer la
prueba entera, o las manos solamente si no se quiere 4iacer la
prueba más que en ésta parte; y se dejará secar esta untura, que
se repetirá hasta tres veces, y después se podrá resueltamente sos­
tener la prueba del fuego sin temor de ser maltratado o dañado.

Para hacer aguardiente que sirva a una infinidad


de grandes operaciones

Tomará poderoso vino viejo, fuerte en color violento y sobre


dos azumbres de él pondrá en infusión un guijarro de buena cal
viva del peso de media libra poco más o menos, cuatro onzas de
azufre-vivo y otro tanto de buen tártaro de Montpellier, otro tanto
de sal común; todo lo cual estando machacado y mezclado junto
dentro de un buen alambique bien embarrado, destilará para su
uso a un fuego pequeño hasta tres veces y conservará este aguar­
diente dentro de un bocal de vidrio fuerte para cuando lo haya de
menester. Algunos se contentan con destilar serpentina puesta en
infusión en vino y cal viva.

96
MAGIA NEGRA
Cafeomancia (adivinación por el ba­
gazo del café): quiromancia (adivina­
ción por las líneas de las manos), ele.

MAGIA RO JA
El verdadero arte para iniciarse en los
secretos de las ciencias ocultas. Reve­
laciones y reglas sacadas de los prin­
cipales autores de alquimia filosofía,
magnetismo, etc.
QUIROMANCIA
Arte de conocer el destino y porvenir
de las personas por las lineas de las
manos.
MAGIA AMOROSA
O VERDE Y
LA MAGIA RO JA
Pactes demoniacos - para ser bruia -
exorcismos - talismanes - amuletos -
secretes mágicos • receta para apresu­
rar casamientos - secretos de tocador
- para amar y ser amado, etc.

LA CIENCIA
DEL AMOR
Novedoso y serio trábalo que contiene
los secretos para hacerse amar y ob­
tener la felicidad en el amor.