You are on page 1of 2

a)

Una de las primeras consideraciones que debemos hacer es que los niños, niñas y
adolescentes son sujetos plenos de derecho por lo que gozan de todos los derechos y
garantías consagrados a favor de las personas en el ordenamiento jurídico, esto quiere
decir que de acuerdo a su desarrollo evolutivo y podrán ejercer progresivamente de
manera directa sus derechos y cumplir con sus deberes y obligaciones.
La Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNNA), la
cual entró en vigencia en el año 2000 y fue reformada en el 2007, contempla una serie de
normas que se refieren al tema educativo, entre ellas encontramos el Derecho a las
Educación, del cual son titulares todos los niños, niñas y adolescentes, de manera gratuita
y obligatoria, la educación debe ser de la más alta calidad, este derecho debe cumplirse
en los planteles cercanos a su residencia tal y como lo establece el artículo 53 de la
LOPNNA.

Otro de los Derechos que tienen los niños, niñas y adolescentes son el derecho a la vida,
a la salud, a la seguridad social, a la protección en casos de conflictos armados, a la
educación, acceso a la información, a preservar su identidad, al nombre y nacionalidad, a
no ser separado de sus padres, a la libertad de pensamiento, conciencia y religión, a la
recreación y la cultura, a la protección y seguridad, a la participación libre y al desarrollo.
Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a ser protegidos de la exposición a material
pornográfico y películas o videojuegos que inciten a la violencia; así como la venta de
licores y cigarrillos que inducen al vicio. Aquellos comercios que violen este derecho
serán sancionados, tal como lo establece la LOPNNA.

De la misma forma, encontramos que la LOPNNA introduce deberes entre los cuales
están honrar, respetar y obedecer a sus padres, representantes o responsable, siempre y
cuando sus órdenes no violen los derechos y garantías de los niños; respetar los derechos
y garantías de las demás personas; cumplir sus obligaciones en materia de educación;
honrar a la Patria y sus símbolos; Cualquier otro deber que sea establecido en la ley.

Lo comentado anteriormente puede ser relacionado con el trato que deben dar en casa y
en la escuela a los infantes, con esto nos referimos al Derecho al Buen Trato el cual
encontramos en el artículo 32-A de la LOPNNA, el cual establece: “Todos los niños,
niñas y adolescentes tienen derecho al buen trato. Este derecho comprende una crianza y
educación no violenta, basada en el amor, el afecto, la comprensión mutua, el respeto
recíproco y la solidaridad.”
También debemos destacar el rol de los padres en el cumplimiento de los Deberes y
Responsabilidades de los niños, niñas y adolescentes establecidos en el artículo 93, como
lo son Honrar a la Patria y sus símbolos, respetar, cumplir y obedecer todas las
disposiciones del ordenamiento jurídico (leyes), respetar los derechos y garantías de las
demás personas, cumplir las obligaciones en materia de educación.
Para concluir es importante conocer las leyes que se relacionan con la educación de
nuestros hijos, prepararnos e informarnos para poder orientar nuestras acciones en
beneficio de los mismos y de su bienestar.

b). para establecer acuerdos de convivencia escolar es necesario poner en práctica algunas
de las siguientes ideas:
 Requiere de un trabajo compartido: La propuesta inicial de establecer acuerdos de
convivencia en la escuela puede surgir como iniciativa de cualquier actor y/o
grupo institucional. Pero la responsabilidad de instaurarlo en primera instancia, es
de la conducción (equipo directivo, docentes, etc.). Seguidamente, esta propuesta
se comparte con el resto de los adultos -docentes- y posteriormente, con los
estudiantes.
 Es necesario potenciar una cultura inclusiva, de encuentro y participación entre
los actores institucionales, que permita el diálogo, la reflexión, el debate: Quizá
sea éste uno de los aspectos más problemáticos en la práctica. Dado que en
realidad son muy pocas las escuelas que cuentan con un "tiempo institucional"
para dedicarlo a reflexionar y debatir sobre el sistema de convivencia.
 Es preciso responder a necesidades institucionales: Sin duda, tendrá mayor
adhesión de los actores todo proyecto, programa o actividad que atienda las
necesidades reconocidas por la comunidad escolar en su conjunto.
 Organizar actividades y acciones factibles de realización según las condiciones
(posibilidades y límites) de la escuela: Muchas propuestas fracasan, pues no se
toman en cuenta los recursos necesarios para afrontarlos, o caso contrario, porque
no se consideran los recursos que se poseen. Organización, se refiere no sólo a
espacios, muebles y materiales, sino también a las tareas (funciones y
responsabilidades) que deben cumplirse para un adecuado desarrollo.
 Elaborar las normas de procedimiento: Muchas situaciones conflictivas que
interfieren y afectan el funcionamiento del sistema de convivencia institucional,
se generan o se agravan cuando se interrumpen, alteran o no se cumplen los
procedimientos adecuados. El sistema como tal, está estructurado como una
"organización", en la que cada parte está ligada al todo y cualquier alteración, en
una de ellas, afecta a las demás.
Todo programa de convivencia escolar que se implementa presenta
inconvenientes; en tanto puedan ser reconocidos y trabajados, generarán aprendizaje. Para
ello, es conveniente incluir, entre los procedimientos, períodos de prueba que cuenten con
espacios y tiempos para realizar las evaluaciones y adecuaciones necesarias.