You are on page 1of 5

Algunos extractos del

"La Verdadera Religión Cristiana"


Por Emanuel Swedenborg
Traducido al español por el Dr. Andrés Omar Ayala, DD
-2017-

1. LA FE DEL NUEVO CIELO Y DE LA NUEVA IGLESIA


En primer lugar se dará a conocer la fe en su forma universal y particular y será como una faz
delante de la obra, como un portal, por el cual se entra en un templo y como la suma de las
doctrinas que se van a exponer a continuación.

2. LA FE DEL NUEVO CIELO Y DE LA NUEVA IGLESIA EN SU FORMA UNIVERSAL es la


siguiente:

«El Señor desde la eternidad, que es Jehová, vino al mundo para subyugar a los infiernos y
glorificar a Su Humano, y sin ello ningún mortal hubiese podido ser salvo si esto no se hubiese
verificado, y serán salvos los que creen en Él.»

3. LA FE DEL NUEVO CIELO Y DE LA NUEVA IGLESIA EN UNA FORMA PARTICULAR es


la siguiente:

Lo particular de la fe por parte del hombre es:

1. Que Dios es Uno, en quien hay Divina Trinidad, y que el Señor Dios, el Salvador Jesucristo,
es este Dios.
2. Que la fe salvífica es creer en Él.
3. Que no se debe hacer el mal, ya que es del diablo y proviene del diablo.
4. Que se debe hacer el bien; ya que es de Dios y proviene de Dios.
5. Que el hombre debe hacer estas cosas como si las viniesen de su propia virtud, debiendo, no
obstante, creer que vienen del Señor al hombre y por conducto del hombre.

Los dos primeros son asuntos relativos a la fe, los siguientes dos a la caridad, y el quinto a la
conjunción de la caridad y la fe, así a la conjunción del Señor con el hombre.

43. La esencia del Amor es amar a los demás fuera de uno mismo, desear ser uno con ellos y
hacerlos bienaventurados por uno mismo. La esencia de Dios consiste en dos cosas, amor y
sabiduría; mientras que la esencia de su amor consiste en tres cosas, a saber, amar a los demás fuera
de sí mismo, desear ser uno con ellos y de sí mismo bendecirlos. Y porque el amor y la sabiduría en
Dios lo hacen uno, como se ha mostrado arriba, las mismas tres cosas constituyen la esencia de su
sabiduría; y el amor desea estas tres cosas, y la sabiduría las realiza.

82. Jehová Dios descendió y asumió un ser Humano para poder redimir a los hombres y salvarlos.
En las iglesias cristianas actuales se cree que Dios, el Creador del universo, engendró a un Hijo
desde la eternidad, y que este Hijo descendió y asumió un ser humano para poder redimir y salvar a
los hombres. Pero esto es un error, y en sí mismo se desvanece tan pronto como se considera que
Dios es Uno, y que es pura fantasía a la vista de la razón decir que el único Dios engendró a un Hijo
desde la eternidad, y que Dios el Padre, junto con el Hijo y el Espíritu Santo, cada uno de los cuales
es Dios, es un solo Dios. Esta increíble noción se disipa por completo, como una estrella que cae en
el aire, cuando se muestra en la Palabra que Jehová Dios mismo descendió y se hizo Hombre, y
también Redentor.

89. Dios asumió el Humano de acuerdo con Su Orden Divino. En la sección que trata de la
omnipotencia y omnisciencia divina se ha demostrado que Dios introdujo el Orden en el universo y
en todas y cada una de las cosas al momento de su creación, y por lo tanto su omnipotencia en el
universo y en todas las cosas, procede y opera de acuerdo con las leyes de su Orden. (Esto ya ha
sido tratado de forma consecutiva, n. 49-74.) Ya que, entonces, fue Dios quien descendió, y dado
que (como se muestra) Él es el Orden mismo, era necesario, para ser verdadero hombre, que fuese
concebido, llevado en el útero, nacido, educado, introducido gradualmente en conocimientos, y por
lo tanto ser introducido en la inteligencia y la sabiduría. Con respecto a Su Humano, fue, por esta
razón, un bebé como otros bebés, un niño como otros niños, y así sucesivamente; con la única
diferencia de que este desarrollo se realizó en Él más rápidamente, de manera más completa y más
perfecta que en otros. Que este desarrollo estuvo de acuerdo con el orden es evidente a partir de
estas palabras en Lucas:
“Y el niño Jesús creció y se fortaleció en espíritu. Y Jesús avanzó en sabiduría, y en las etapas de
la vida, y en el favor de Dios y de los hombres” (Lucas 2:40, 52). Que esto se hizo más rápido, más
completa y más perfectamente que en los demás es evidente por lo que se dice de Él en el mismo
Evangelio, que cuando tenía doce años se sentó en el templo en medio de los doctores y les enseñó
y que todos los que lo oyeron estaban asombrados de su comprensión y respuestas (Lucas 2:46, 47;
y después, 4: 16-22, 32). Esto tuvo lugar porque el Orden Divino requiere que el hombre se prepare
para la recepción de Dios; y en la medida en que se prepara, Dios entra en él como en su morada y
hogar; y esta preparación se efectúa por medio de conocimientos que respetan a Dios y las cosas
espirituales pertenecientes a la Iglesia, y por lo tanto por medio de la inteligencia y la sabiduría.
Porque es una ley del Orden que, en la medida en que el hombre se acerca a Dios (lo cual debe
hacer por completo), y Dios se acerca al hombre, se une con el hombre en su interior. De acuerdo
con este Orden, el Señor progresó incluso hasta la unidad con Su Padre, como se verá más adelante.

102. Se cree que el Señor en cuanto a Su Humano no solo era, sino que todavía es, el hijo de María;
pero en esto el mundo cristiano está bajo un engaño. Es verdad que Él era el hijo de María, pero no
es cierto que todavía lo sea; porque por los actos de la Redención, quitó al humano de la madre y se
vistió del Humano del Padre; y esta es la razón por la cual el Humano del Señor es Divino, y en Él
Dios es Hombre, y el Hombre es Dios. Que Él apartó al ser humano de la madre y se revistió con el
Humano del Padre, que es el Divino Humano, se demuestra por el hecho de que Él nunca llamó a
María su madre, como se puede ver en los siguientes pasajes:
“La madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: Mujer, ¿qué a mí y a ti? Mi hora aún no
ha llegado” (Juan 2: 3, 4);
y otra vez:
“Cuando Jesús vio [desde la cruz] a su madre, y al discípulo que estaba junto a quien él amaba, le
dijo a su madre: Mujer, he ahí a tu hijo. Luego dice al discípulo: He ahí a tu madre” (Juan 19:26,
27);
y en una ocasión Él no la reconoció:
“Algunos le dijeron a Jesús: "Tu madre y tus hermanos están fuera, deseando verte". Respondiendo
Jesús, dijo: Mi madre y Mis hermanos son estos que oyen la Palabra de Dios y la cumplen (Lucas
8:20, 21; Mateo 12: 46-50; Marcos 3: 31-35).
Por lo tanto, el Señor no llamó a su madre sino "mujer", y se la dio a Juan como madre. En otros
lugares, ella es llamada su madre, pero no por sus propios labios.

115. La Redención misma fue una subyugación de los infiernos, una restauración del Orden en los
cielos, y, por medio de éstos, una preparación para una Nueva Iglesia espiritual. Que estas tres cosas
son la Redención puedo afirmarlo con toda certeza, ya que en este día también el Señor está
efectuando una Redención, que comenzó en 1757, junto con un Juicio Final que luego se llevó a
cabo. Esta Redención ha estado sucediendo hasta el presente, y por causa de que en este día es la
Segunda Venida del Señor, y ahora se debe establecer una Nueva Iglesia; y esto no podría hacerse
sin una subyugación previa de los infiernos y una restauración del Orden en los cielos. Y como se
me ha concedido ver todo esto, puedo describir cómo se subyugaron los infiernos y se estableció y
arregló el nuevo cielo: pero esto requeriría un volumen entero. Pero cómo se logró el Juicio Final lo
he dado a conocer en un pequeño trabajo publicado en Londres en 1758. La Redención fue una
subyugación de los infiernos, una restauración del Orden en los cielos y el establecimiento de una
Nueva Iglesia, porque sin éstos nadie podría haber sido salvado. Además, siguen en orden; porque
los infiernos deben ser subyugados antes de que se pueda formar un nuevo cielo angelical; y esto
debe formarse antes de que se pueda establecer una Nueva Iglesia en la tierra; porque los hombres
en el mundo están tan estrechamente conectados con los ángeles del cielo y los espíritus del infierno
como en ambos lados para ser uno con ellos en el interior de sus mentes.

118. Sin esa Redención, ningún hombre podría haber sido salvado, ni podrían los ángeles haber
continuado en un estado de integridad. Se le dirá primero qué es la redención. Redimir significa
liberarse de la condenación, librarse de la muerte eterna, rescatar del infierno y liberar de la mano
del demonio al cautivo y al atado. Esto lo hizo el Señor subyugando los infiernos y estableciendo un
nuevo cielo. El hombre no podría haber sido salvado de ninguna otra manera, por la razón de que el
mundo espiritual y el natural están tan estrechamente conectados que de ninguna manera pueden
separarse. Esta conexión se da especialmente en los interiores de los hombres, que se llaman sus
almas y mentes; los interiores del bien están conectados con las almas y las mentes de los ángeles, y
los de los malvados con las almas y las mentes de los espíritus infernales. Esta unión es tal que si
los ángeles y los espíritus fueran quitados al hombre, caería muerto como un tronco. De la misma
manera, los ángeles y los espíritus no podrían continuar existiendo si los hombres fueran quitados
de debajo de ellos. Esto deja en claro por qué la Redención se efectuó en el mundo espiritual, y por
qué era necesario que el cielo y el infierno se redujeran al Orden antes de que una Iglesia pudiera
establecerse en la tierra. Que esto es así es muy evidente en el Apocalipsis, donde se dice que
después de que se formara el nuevo cielo, la Nueva Jerusalén, que es la Nueva Iglesia, descendió de
allí (Apocalipsis 21: 1-2).

126. La pasión de la cruz fue la última tentación que el Señor, como el Profeta más grande, soportó,
y fue el medio por el cual Su Humano fue glorificado, es decir, por el cual se unió con lo Divino del
Padre; pero no fue la Redención. Hay dos cosas por las cuales el Señor vino al mundo, y por medio
de las cuales Él salvó a hombres y ángeles, a saber, la Redención y la Glorificación de Su Humano.
Estos dos asuntos son distintos el uno del otro; y sin embargo en referencia a la salvación forman
uno. Se ha demostrado en las secciones anteriores cuál fue la obra de la Redención, a saber, que fue
un combate contra los infiernos, un sometimiento de los infiernos y una restauración del Orden en
los cielos. Pero la Glorificación es la unión del Humano del Señor con lo Divino de Su Padre. Esto
se efectuó gradualmente, y se completó a través de la pasión de la cruz. Porque cada hombre por su
parte debe acercarse a Dios; y en en la medida que el hombre se acerca, Dios por su parte entra en
él. Es lo mismo que con un templo, que primero debe construirse, y esto lo hacen las manos de los
hombres; después debe ser dedicado; y finalmente la oración debe hacerse para que Dios esté
presente y allí se una con la Iglesia. La unión misma se completó a través de la pasión de la cruz,
porque esa fue la última tentación soportada por el Señor en el mundo; y es por medio de
tentaciones que se produce la conjunción. Porque en las tentaciones, aparentemente, el hombre se
deja solo a sí mismo, aunque no es así; porque Dios está más cerca y está presente en los interiores
del hombre y lo sostiene; por lo tanto, cuando el hombre vence en la tentación, él está íntimamente
unido a Dios, como en la tentación, el Señor estaba íntimamente unido a Dios su Padre. Que en la
pasión de la cruz que el Señor se dejó a Sí mismo es evidente por Su exclamación en la cruz:
“Oh Dios, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46);
como también de estas palabras del Señor:
“Ningún hombre quita Mi vida de Mí, pero yo la dejo. Tuve el poder de dejarla, y tengo poder para
tomarlo de nuevo. Este mandamiento lo recibí de parte de Mi Padre” (Juan 10:18).
De todo esto ahora se puede ver que no fue con respecto a Su Divinidad, sino con respecto a Su
Humano que el Señor sufrió; y que de ese modo se efectuó una unión íntima y, por lo tanto,
completa. Esto también puede ilustrarse por el hecho de que cuando un hombre sufre físicamente,
su alma no sufre, sino que solo se aflige; y después de la victoria, Dios quita esta pena y la borra
como uno se limpia las lágrimas de los ojos.

138. EL ESPÍRITU SANTO Y LA OPERACIÓN DIVINA

Todos aquellos del orden clerical que han apreciado alguna idea correcta del Señor nuestro
Salvador, cuando entran al mundo espiritual (que generalmente ocurre el tercer día después de la
muerte), reciben instrucción al principio acerca de la Trinidad Divina, y particularmente acerca del
Espíritu Santo, que no es un Dios en sí mismo, sino la operación Divina que procede del Dios único
y omnipresente, que es lo que quiere decir la Palabra con el 'Espíritu Santo'. Por lo tanto, son
particularmente instruidos sobre esto, porque muchos entusiastas después de la muerte caen en la
fantasía insana de que ellos mismos son el Espíritu Santo; también porque muchos pertenecientes a
la Iglesia que habían creído en el mundo que el Espíritu Santo hablaba a través de ellos, aterrorizan
a otros con las palabras del Señor en Mateo (12:31, 32), alegando que hablar en contra de lo que el
Espíritu Santo ha inspirado en ellos es el pecado imperdonable. A aquellos que después de la
instrucción renuncian a la creencia de que el Espíritu Santo es un Dios en sí mismo, se les enseña
que la unidad de Dios no se divide en tres personas, cada una de las cuales es Dios y Señor, según el
credo Atanasiano; sino que la Trinidad Divina está en el Señor el Salvador, como el alma, el cuerpo
y la energía que procede en cada hombre. Después de esto, están preparados para recibir la fe del
nuevo cielo; y cuando están preparados, se les abre un camino a una sociedad en el cielo donde
prevalece una fe similar, y se les da una morada entre hermanos, con quienes deben vivir en
bendición toda la eternidad. Como Dios el Creador y el Señor Redentor ya han sido tratados, ahora
es necesario tratar también al Espíritu Santo; y este tema, al igual que los demás, se considerará
bajo los encabezados apropiados, de la siguiente manera:

1. El Espíritu Santo es la Verdad Divina y también la Energía y Operación Divina que procede
del único Dios en quien está la Trinidad Divina, es decir, del Señor Dios el Salvador.
2. La Energía y la Operación Divina, que son significadas por el Espíritu Santo, son, en
general, la Reforma y la Regeneración; y de acuerdo con éstas, Renovación, Vivificación,
Santificación y Justificación; y de acuerdo con éstas últimas, la Purificación de los males y
el perdón de los pecados, y finalmente la Salvación.
3. La Energía y la Operación Divina que significan el "envío del Espíritu Santo" son,
especialmente para el clero, iluminación e instrucción.
4. El Señor hace que estas energías operen en aquellos que creen en él.
5. El Señor opera de Sí Mismo por poder del Padre, y no al revés.
6. El espíritu del hombre es su mente y todo lo que procede de ella.

163. LA DIVINA TRINIDAD.

Dios el Creador, junto con la Creación, ha sido tratado; también el Señor Redentor, junto con la
Redención; y finalmente el Espíritu Santo, junto con la Operación Divina. Habiendo tratado así al
Dios Triuno, es necesario tratar también a la Trinidad Divina, que es conocida y aún desconocida en
el mundo cristiano; porque solo a través de esto se puede adquirir una idea correcta de Dios; y una
idea correcta de Dios en la Iglesia es como el santuario y el altar en un templo, o como la corona
sobre la cabeza y el cetro en la mano de un rey en su trono; porque en una idea correcta de Dios
todo el cuerpo de la teología se ajusta, como una cadena en su primer eslabón; y si lo crees, a todos
se les asigna su lugar en los cielos de acuerdo con su idea de Dios. Porque esa idea es como una
piedra de toque por la cual se prueban el oro y la plata, es decir, la cualidad del bien y la verdad en
el hombre. Porque no puede haber salvación en el hombre excepto Dios, ni ninguna verdad que no
derive su cualidad del seno del bien. Pero para que se pueda ver con ambos ojos qué es la Trinidad
Divina, la explicación de esto se dividirá en secciones de la siguiente manera:
1. Hay una Trinidad Divina, que es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
2. Estos tres, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son los tres elementos esenciales de un solo
Dios, y forman uno, como alma, cuerpo y operación, forman uno en el hombre.
3. Antes de que el mundo fuera creado, esta Trinidad no existía; pero después de la Creación,
cuando Dios se encarnó, fue provista y manifestada en el Señor Dios el Redentor y Salvador
Jesucristo.
4. En las ideas del pensamiento, una Trinidad de Personas Divinas desde la eternidad, o antes
de que el mundo fuera creado, es una Trinidad de Dioses; y estas ideas no pueden borrarse
con la confesión de un solo Dios.
5. Una Trinidad de Personas era desconocida en la Iglesia Apostólica, pero fue incubada por el
Concilio de Nicea, y de ahí fue introducida en la Iglesia Católica Romana, y de ahí
nuevamente en las Iglesias separadas de ella.
6. De la Trinidad de Nicea y de la Trinidad de Atanasio surgió una fe por la cual toda la Iglesia
Cristiana ha sido pervertida.