You are on page 1of 4

Qué es lo que sientes, amor o ilusión?

María, estoy enamorado de ti, te amo y deseo estar


contigo ¿Me aceptas?

- Voy a pensarlo - le responde María a Juan- después


te daré la respuesta.
Esta es la manera como muchos jóvenes llegan a
declararse a una señorita. ¿Alguna vez te has
declarado así?.

Hoy en día, dos jóvenes del sexo opuesto se conocen y con tan solo dos o
tres veces de haberse visto ya están aceptando tener una relación,
engañándose que lo que existe entre ellos es amor, cuando en realidad es
solo una ilusión.

No se puede amar a alguien sin conocerlo, y para conocerlo no es


necesario tener una relación de enamorados, ya que para eso existe la
amistad, que es la etapa en la cual dos personas pueden darse cuenta de
como es el otro, su forma de ser, de pensar, de actuar, etc. Por lo tanto, no
existe el amor a primera vista, puede haber atracción a primera vista pero no
amor, y la atracción hará que empieces a ilusionarte, pero eso no es amor.

Si una señorita le responde a un joven que recién ha conocido y se le ha


declarado “¿Porqué me amas?”, lo va a dejar mudo. Lo único que quizás
diga es “Porque eres bonita y me gustas”. Pero eso quiere decir que no
amarás a alguien que no te gusta y eso es absurdo.

¿Por qué es importante saber si lo que sientes por alguien es amor o


ilusión?. Porque esto te ayudará a evitar muchas “aventuritas”, ya que la
ilusión es pasajera, pero el amor permanece, “El amor nunca deja de ser” (1
Corintios 13:8). Estas aventuras malogran nuestro testimonio como cristianos
y en vez de ser luz, seremos tinieblas. Así que antes de declararte a una
señorita o aceptar a un joven es necesario que te preguntes “¿Es amor o
ilusión lo que siento?”.

El joven cristiano es diferente al joven no cristiano. ¿Qué concepto tendrías


de un joven o Srta. que a cada rato cambia de pareja?¿Agrada esto a Dios?.
La Biblia nos dice “Consérvate puro” (1 Timoteo 5:22b). Si a un joven no le
interesa su testimonio en este aspecto, está muy claro que no ha nacido de
nuevo, no ama a Dios y solo busca su satisfacción personal. Los jóvenes
cristianos ya no vivimos para nosotros sino para Jesús nuestro Señor y
Salvador y nuestra conducta no depende de conceptos “ridículos” que
tengamos, sino de la Palabra de Dios que es la luz que alumbra nuestro
camino para llevarnos por el sendero del bien y la felicidad.

Los jóvenes cristianos no debemos ser apresurados ni debemos dejarnos


llevar por la ilusión. Puede ser que el amor comience con una ilusión, pero en
muchos casos puedes ilusionarte de alguien que sabes que no está en la
voluntad de Dios. El joven cristiano sabe esperar en
Dios el tiempo necesario y la pareja adecuada. Así
que si aún no tienes pareja no te sientas mal, ni
menos que los que ya la tienen. Aunque digan que
ya “te estas pasando” siéntete feliz y bendecido
porque estas esperando la voluntad de Dios en vez de burlarte de alguien o
hacerte mal a ti mismo(a) al estar con alguien que no amas. Hoy día existen
miles de casos en los cuales la pareja en vez de hacerte feliz, al pasarle la
ilusión, te hace la vida imposible. Por lo tanto, lo mejor en la vida no es tener
pareja, sino el hacer la voluntad de Dios. Cristo Jesús dijo: “Bienaventurados
los que oyen la Palabra de Dios y la hacen” (Lucas 11:28). Al joven que sepa
esperar, Dios lo premiará con una pareja que sea de bendición en su vida
espiritual y no de tropiezo, que sea ayuda idónea y no ”demonia”.

María no aceptó a Juan y, después de una semana, él ya estaba


declarándose a otra chica. ¿Dónde esta el amor que dijo tenerle?. Esto
sucede muy frecuentemente. Señorita que amas a Dios: no consientas en
aceptar rápidamente a un joven que te declara su “amor”. Dios está muy
interesado en nuestra vida sentimental y en proporcionarte la pareja que
verdaderamente te pueda hacer feliz. Los jóvenes mayormente quieren estar
con una chica por su belleza o por su cuerpo pero no por amor.

Los jóvenes cristianos nunca debemos intentar tener una relación


sentimental sin antes tener una profunda comunión personal con Dios. Lo
que hagamos dejando al Señor de lado no será voluntad de El, sino nuestra.
Cuando llega el momento de elegir es imprescindible comenzar por la
oración, buscando la guía del Señor y permitiendo que El sea la base de la
futura relación.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE AMOR E ILUSIÓN?

1) La ilusión se basa en lo físico “¡Que bella es!”. Busca tener una bella
pareja para poder jactarse. El amor mira el aspecto interior de la persona, su
forma de ser. “El amor no es jactancioso, no se envanece” (1 Corintios 13:4).

2) La ilusión desaparece al obtener lo conseguido, el amor permanece al


paso de los años. “El amor nunca deja de ser” (1 Corintios 13:8)

3) La ilusión busca obtener provecho, se pregunta ¿qué puedo conseguir de


esta relación: dinero, posición, etc.?. En cambio el amor busca dar. El amor
se pregunta ¿Cómo puedo hacer feliz a mi pareja? porque “El amor no busca
lo suyo” (1 Corintios 13:5). Dios nos mostró que nos ama al dar a su Hijo
Jesucristo para nuestra salvación (San Juan 3:16)

4) La ilusión busca placer: “Dame la prueba de tu amor”. El amor sabe


respetar y esperar hasta el matrimonio, porque “El amor todo lo espera” (1
Corintios 13:7)

5) La ilusión tiene un efecto negativo en ti: dejas de estudiar, de obedecer a


tus padres, de congregar, de orar. La ilusión te conduce a una vida impura.
El Amor produce en ti deseos de superación en todo por el bien y el futuro de
la relación que llevan, porque “el amor no hace nada indebido” (1 Corintios
13:5)

6) La ilusión te lleva a estar molesto muchos días con tu pareja sin hablarle.
El amor te lleva a perdonar y ser comprensivo en el mismo día que es
cometida la ofensa, porque “El amor no se irrita, no guarda rencor” (1
Corintios 13:5)

Finalmente joven cristiano, sepamos que el ceder a una ilusión fuera de la


voluntad de Dios, puede destruir nuestra vida espiritual, y el Ministerio que el
Señor nos haya encomendado, volviendo nuestra vida cristiana infructuosa.
Si vivimos haciendo la voluntad de Dios, el te mostrará si lo que sientes es
Amor o ilusión. Autor: Victor Zafra