You are on page 1of 2

REFLEXIONES SOBRE EL TENIS FEMENINO SUDAMERICANO

Alvaro Guzmán Bowles


presidencia@fbtenis.org.bo
Presidente
Federación Boliviana de Tenis

No soy entrenador de tenis ni experto técnico. Por ello, no esperen ningún


análisis de fortalezas y/o debilidades técnicas, tácticas, estratégicas, físicas o
mentales entre las sudamericanas, europeas o norteamericanas. Las
reflexiones que hago aquí, se refieren a otro tipo de deficiencias y barreras que
a mi juicio también explican el estancamiento del tenis femenino sudamericano.

Apenas para situarnos en la gravedad del problema, hagamos un breve


diagnóstico. Solo dos sudamericanas están en el Top 100 de la WTA y apenas
seis entre las mejores 200 del mundo. En el Ranking Junior de la ITF, solo hay
siete sudamericanas entre las 100 mejores del mundo, y apenas 31 entre las
mejores 500. Esto significa que nuestro presente es preocupante y nuestro
futuro inmediato también. Podríamos ir a ver los resultados obtenidos en los
Mundiales de 14 y 16 años en los últimos años, y vamos a verificar lo mismo:
los equipos femeninos sudamericanos pugnan por no estar en los últimos
puestos de cada evento.

Actualmente, el esfuerzo se dirige a realizar al menos un torneo Future en cada


país y enviar equipos COSAT a buscar puntos a otros continentes donde existe
mejor nivel competitivo. Eso parecería ser la solución para intentar disminuir la
brecha competitiva entre sudamericanas y el resto de las tenistas del mundo.

Creo que hacer un torneo en cada país, obliga a las jugadoras a gastar mucho
en boletos aéreos en un continente donde las distancias entre ciudades de
diferentes países son muy grandes y consecuentemente, los costos de
transporte también. Si comparamos con los varones, ellos tienen acceso a
circuitos de varios torneos en un solo país, donde pueden trasladarse de una
ciudad a otra en bus u otro medio más económico.

Los países que apenas podamos organizar un torneo Future por año,
deberíamos diseñar una agenda bianual o trianual, compartida entre dos o tres
países. De esta manera, en un año se deberían realizar dos, tres o más
torneos en un mismo país, y al año siguiente, el mismo circuito en otro país que
forme parte de esta “alianza”. Así, de forma intercalada, cada año las jugadoras
se trasladarían a un solo país para jugar varios torneos seguidos en ciudades
cercanas.

Actualmente, las chicas no pueden hacer eso, con excepción de algunos


pequeños circuitos de dos o tres torneos seguidos que se realizan en Perú,
Brasil, Argentina y Colombia.

Otro gran esfuerzo económico que se realiza es el de enviar nuestros mejores


jugadores a torneos a África o Europa. Me pregunto: porqué con ese dinero no
se subvenciona la realización de más torneos Juniors y Futures en
Sudamérica? No es mejor que ahora que no tenemos una gran masa de
jugadoras, busquemos dar oportunidades a más chicas? Y no es mejor que
haya más torneos en Sudamérica, donde los costos pueden ser menores y se
puedan jugar varios torneos en un solo país.

Algunos dirán que los puntos que se obtengan en Sudamérica serían irreales
por el bajo nivel competitivo actual de las sudamericanas. Entonces, si los
puntos ITF y WTA resultan muy fáciles en Sudamérica, porqué no son las
europeas y norteamericanas las que inviertan dinero en venir a jugar a nuestro
continente y buscar puntos “fáciles"?

En conclusión. Hagamos más torneos en Sudamérica y sobre todo,


organicemos mayor cantidad de torneos en cada país, en vez de un torneo por
país o enviar equipos de pocos jugadores a otros continentes. Obviamente,
esto es parte de la solución, ya que igual los entrenadores deben intensificar
sus esfuerzos para preparar mejor a las chicas, y también los dirigentes
debemos continuar atrayendo más sponsors al tenis femenino. Todo suma,
pero sospecho que parte de la solución está en realizar más torneos en
Sudamérica y menos giras de pequeños grupos “elite” fuera del continente.