You are on page 1of 3

La erradicación de la desnutrición infantil, otra deuda de Ecuador El Ecuador asumió la eliminación de la desnutrición crónica

desde hace tres décadas y aún no logra resultados satisfactorios. La última encuesta de referencia nacional del 2012-2014
estableció que 24 de cada 100 niños menores de cinco años presentan retardo en su talla. Las provincias más afectadas y que
registran una cifra superior al promedio nacional son: Chimborazo, Bolívar y Santa Elena. En estas localidades, principalmente,
en sus zonas rurales se evidencia que hay al menos tres factores asociados a este padecimiento que no permiten avanzar en
su reducción: pobreza, mala calidad del agua e inadecuada alimentación. La actual autoridad sanitaria reconoció que se han
implementado siete programas desde 1993, pero a ninguno se lo dejó madurar lo suficiente para ver si funcionó o no. Para los
próximos cuatro años está previsto el estreno del Plan Intersectorial de Alimentación y Nutrición Ecuador 2018, que incluye el
levantamiento de una nueva encuesta. EL COMERCIO DATA preparó este especial multimedia que profundiza en las
diferentes aristas de esta problemática, que impacta en la población más vulnerable: los niños. El Ecuador asumió la
eliminación de la desnutrición crónica desde hace tres décadas y aún no logra resultados satisfactorios. La última encuesta de
referencia del 2012-2014 estableció que 24 de cada 100 niños menores de cinco años presentan retardo en su talla. Las
provincias más afectadas son: Chimborazo, Bolívar y Santa Elena.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/pages/ninos-
ecuatorianos-siguen-baja-estatura-1.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de
donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

La desnutrición crónica se ve reflejada en el crecimiento que alcanza un niño en longitud o talla de acuerdo con su edad.
Cuando se presenta un retardo en esta medida, expresada en centímetros, se debe a que el aporte de nutrientes para su
organismo ha sido insuficiente o ha presentado enfermedades infecciones recurrentes (diarreas y fiebres). Las cifras promedio
de estatura de los niños y niñas ecuatorianos con esta patología revelan que desde que nacen hasta los cinco años no logran
tener la talla estándar, que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS). De acuerdo con los resultados del monitoreo
del estado nutricional de los niños, que el Ministerio de Inclusión Económica y Social entregó a EL COMERCIO, a escala
nacional hay una prevalencia de 20,1% de niños con baja talla para su edad. Esto representa 37 416 infantes, a abril del 2017.
Estos pequeños, según la norma técnica de articulación intersectorial que lleva adelante esta cartera de Estado con el
Ministerio de Salud desde febrero del 2016, deben asistir mensualmente a un centro de salud para su control de peso y talla e
Índice de Masa Corporal (IMC).

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/pages/ninos-
ecuatorianos-siguen-baja-estatura-1.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de
donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

Según la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), 64,9% de la población de Chimborazo es considerada
de bajos recursos por necesidades básicas insatisfechas. Nueve de los 10 cantones de Chimborazo tienen mayor porcentaje
de pobreza por necesidades básicas no cubiertas. Guamote y Colta son territorios considerados pobres en un 90%. La falta de
ingresos económicos en estas comunidades se debe en gran medida a que las familias cuentan con pedazos de tierra para
monocultivos que no cubren su subsistencia y no tienen agua de buena calidad. “Los niños están llenos de parásitos y sus
estómagos se hinchan. Estos absorben los nutrientes y vitaminas de los alimentos y causan diarreas frecuentes”, explica
Marco Pineda, médico particular y organizador de caravanas gratuitas de salud en Guamote. Tras el año debieran ser
desparasitados cada seis meses.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/pages/ninos-
ecuatorianos-siguen-baja-estatura-1.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de
donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

El agua que reciben tiene excesivo flúor y bacterias incluyendo coliformes provenientes de heces fecales, lo que causa las
enfermedades digestivas. La Encuesta de Condiciones de Vida del 2014 del INEC confirmó esta realidad: 46% de hogares en
Bolívar reciben el líquido vital por tubería, ríos, vertientes, tanqueros, entre otras vías, que no garantizan su calidad. El 53,2%
restante recibe agua por la red pública. Para Luis Anilema, director de la unidad de Planificación y Desarrollo de Guamote, la
ubicación geográfica dispersa de las comunidades es uno de los factores que dificulta dotar de agua a los poblados más
distantes. “Es muy complejo administrar un cantón donde las comunidades más distantes están a 3 700 metros de altura en el
páramo. Llevar el servicio hasta allá es carísimo”. El municipio de este cantón ha invertido USD 5 millones en la primera fase
de un plan maestro para dotar de agua a la cabecera cantonal y a 22 comunidades. Los padres o responsables de los niños
con desnutrición crónica están obligados a llevarles al control médico. En la comuna de Sanancaguán Alto, la familia de
Jefferson y Ariel, de 3 y 7 años solo tienen un tanque de agua que lo llenan con el agua sin tratamiento que llega al sitio. Esto a
su vez hace que no se puedan duchar a diario ni lavar su ropa. Jefferson mide 97 centímetros y pesa 12.2 kilogramos. Aunque
su estatura es normal, según los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), su peso se considera por debajo
del promedio (entre 13 y 18 para su edad). Ariel pesa y mide casi la mitad de lo que indicado para ser considerado un niño
saludable. Él mide 98 centímetros y pesa 14.7 kilogramos, debería pesar 22. Su tamaño debería superar los 110 cm. Cuando
hablan de su comida favorita mencionan la máchica y el arroz de cebada, sin embargo, son alimentos que se consumen
ocasionalmente, cuando es temporada de cosecha de cebada, entre julio y septiembre. El resto del año consumen arroz,
fideos, papas y col y cebolla, que sus papás siembran en el patio de la casa. Pablo y Francisca, sus padres, se dedican a la
agricultura y a la ganadería, que en promedio les da unos USD 30 mensuales, principalmente, de la venta de 15 litros diarios
de leche. Él es beneficiario del Bono de Desarrollo Humano, que es de USD 50. Es decir, su ingreso suma USD 80, cuando la
canasta vital nacional está en USD 497,83 y la canasta básica familiar asciende a USD 708,01 Como en la mayoría de casos,
esta familia adquiere a diario los productos más baratos de la tienda local para alimentar a los niños. En la mañana toman
leche y huevos de gallina; por la tarde ingieren una sopa ligera de vegetales y carbohidratos (papas, arroz o fideo) y en la
noche pan, café o té. Rara vez consumen carnes rojas y blancas, que contienen el aporte proteínico que requieren. Frente a
este problema recurrente en la comunidad de Sanancaguán Alto, las 22 mujeres de la asociación que lidera María Alejandra
Alvarado se propusieron a mejorar la nutrición de niños y adultos, a través de un proyecto de agricultura orgánica. Por su parte
el Ministerio de Salud realiza un monitoreo del crecimiento de los niños en visitas domiciliarias y entrega suplementos
alimenticios. Entre las estrategias para erradicar este problema también está la entrega de mensajes educativos, a través de
los medios de comunicación. En este 2017 se ha atendido 288 casos de niños con desnutrición y 91 casos de niños con
desnutrición crónica. La mayoría (107) están en Colta y Guamote. “Tenemos mucha resistencia en las comunidades indígenas,
donde está la mayor parte de casos de desnutrición. Ellos miran los uniformes blancos de los médicos y lo relacionan con algo
malo, por eso estamos en el proceso aprender e incluir aspectos de la cosmovisión andina”, cuenta Pablo Rosero, coordinador
zonal.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/pages/ninos-
ecuatorianos-siguen-baja-estatura-1.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de
donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

Tres factores asociados a una nutrición inadecuada Pobreza Agua Alimentación LOS NIVELES DE POBREZA BAJARON
PERO LA DESNUTRICIÓN CRÓNICA AÚN PERSISTE La estatura que alcanzará un niño cuando llegue a ser adulto se
asegura en los primeros 1000 días de vida, contados desde los nueve meses de gestación y los dos primeros años. En ese
período se deben garantizar adecuadas condiciones para la madre y el niño con agua, saneamiento básico y un entorno
saludable. A esa conclusión llega Adrián Díaz, asesor en salud familiar de la Organización Panamericana de la Salud (OPS),
ya que la pobreza es uno de los factores que más inciden en esta problemática y, sobre todo, en las zonas rurales del país. La
prevalencia de déficit en el crecimiento es más alta en los hogares del quintil más bajo de condiciones de bienestar, según la
Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 - 2014 (Ensanut). Si la desnutrición se registra durante la gestación y los
primeros dos años de vida, las madres tendrán bebés con un peso y tamaño inferior al adecuado, lo que aumenta las
posibilidades de desnutrición en las siguientes generaciones.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/pages/ninos-
ecuatorianos-siguen-baja-estatura-1.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de
donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

Según el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC), los índices de probreza extrema en esos sectores se redujeron
en los últimos años. Pasó de 33,3% en el 2007 a 17,9% en 2017. En las zonas campesinas de Bolívar se puede constatar las
condiciones de pobreza. Cientos de familias, de seis o siete personas, sobreviven con ingresos inferiores al salario básico
unificado de USD 386. No tienen recursos económicos para adquirir alimentos saludables. La pobreza también abarca –según
Ensanut- la falta de acceso a la tierra, un empleo remunerado, los servicios de saneamiento de mala calidad o inexistentes,
entre otros. Por eso, es frecuente que los padres de las zonas rurales viajen a otros pueblos o ciudades para conseguir trabajo
y mantener a sus familias.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/pages/ninos-
ecuatorianos-siguen-baja-estatura-1.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de
donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

EL 70% DEL AGUA QUE SE CONSUME EN ZONAS RURALES ES ENTUBADA La baja calidad del agua potable es uno de
los factores que más inciden en la desnutrición de los niños menores de 5 años. Esta problemática se ahonda cuando existen
malas prácticas de higiene o una deficiente manipulación de alimentos que conllevan al incremento de enfermedades de origen
hídrico como las diarreas o parasitosis. Lo indica Humberto Cholango, subsecretario nacional del agua. Con base en datos del
Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC) señala que la cobertura del líquido vital en las zonas rurales se amplió
en 10 años. Pasó del 31,11% en el 2007 a 70,91% en 2017. No obstante, todavía hay retos por cumplir: mejorar el servicio ya
que el 70% del agua que se consume en las zonas rurales es entubada. Un 51% se trata en plantas de procesamiento
artesanal. Ante eso se implementará el programa ‘Agua y Saneamiento para Todos´'. Su objetivo es fortalecer la equidad
social, a través de la dotación de servicios básicos de calidad para la gente. En la primera fase del plan se firmaron acuerdos
de financiamiento con 55 municipios del país. 1,6 millones de personas, sectores rurales y urbanos, serán los beneficiarios. El
proyecto cuenta con una inversión de USD 2 000 millones para los próximos cuatro años. También se busca evitar que se
repitan historias como las de la comunidad San Juan de Llullundongo en Bolívar. Quienes viven allí se quejan que tienen agua
cada 15 días y proviene de una acequia. Eso repercute en la calidad de vida de los pobladores. No pueden lavar sus alimentos
adecuadamente y el líquido con el que preparan su comida puede generarles enfermedades.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/pages/ninos-
ecuatorianos-siguen-baja-estatura-1.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de
donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

EL RETO ESTÁ EN QUE LAS MADRES APRENDAN A ALIMENTAR A SUS HIJOS El consumo excesivo de carbohidratos
como papas o arroz, sopas de harina, coladas de dulce, avenas y fideos inciden en la baja talla y es parte de la dieta cotidiana
en las zonas rurales. El problema se agudiza cuando esos alimentos no son complementados con verduras, frutas o carne,
fundamentales para el crecimiento infantil. Para Julieta Sarzosa, coordinadora de Salud de World Vision, es fundamental que
las madres se eduquen sobre el tipo de alimentación que requieren sus hijos. Es necesario que distingan la calidad de los
alimentos y cómo pueden combinarlos. No abusar de las pastas, los dulces, las harinas, entre otros carbohidratos. La Encuesta
Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) del 2014, que se realizó con cifras del 2012, señala que los niños de madres con bajo
nivel educativo presentan una mayor prevalencia de retardo en talla en comparación con las de mayor formación. El estudio
refiere que, según el nivel de escolaridad de la mamá, 38,8 de cada 100 chicos tienen mamás analfabetas y 27,6 apenas
terminaron la primaria. Tener una alimentación saludable es posible. En el mercado 10 de Noviembre de Guaranda (Bolívar) se
consigue un brócoli grande a USD 0,50 y 0,25 el pequeño. Al mismo precio se puede conseguir la coliflor y lechuga. USD 1
cuestan las cinco manzanas y las fundas de fréjol blanco o arveja. Mientras que una libra de fideo vale USD 0,50. Cada
enalatado vale de USD 1 en adelante, dependiendo la marca. Igual las fundas de avenas o coladas de dulce. “No es falta de
alimentos,lo importante es tener dietas y combinaciones adecuadas para aprovechar los nutrientes necesarios que contribuyan
al crecimiento y desarrollo”, precisa Sarzosa.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/pages/ninos-
ecuatorianos-siguen-baja-estatura-1.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de
donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com