You are on page 1of 2

La vivencia espiritual con enfoque de equidad de género en el desarrollo social 

Gustavo Fernando Reyes Pacheco 
La espiritualidad de cada religión pone de relieve los temas que preocupan a su cultura, es así que las 
vivencias  espirituales  no  abarcan  necesariamente  asuntos  referentes  a  las  relaciones  entre  hombres  y 
mujeres,  pues  justicia  y  equidad  de  género  carecen  de  relevancia  en  numerosas  sociedades;  tal  es  el 
atraso en que este tipo de relaciones que no existen como concepción ni práctica real en ningún tipo de 
sociedad1. 
Todo acto humano responde a un contexto cultural e ideológico que establece normativas para la vida 
en comunidad.  Afirma Chomsky: “construir un sistema ideológico asegura que la población se mantenga 
pasiva,  ignorante  y  apática”  2.    En  nuestro  caso,  asumimos  por  ideología  “el  universo  del  saber  del 
destinatario  y  del  grupo  a  que  pertenece,  sus  sistemas  de  expectativas  psicológicas,  sus 
condicionamientos  mentales,  su  experiencia  adquirida,  sus  principios  morales”3.  En  las  sociedades 
patriarcales las relaciones de género obedecen a una ideología conformada por creencias referidas a la 
dominación, discriminación, a la separación de los roles productivos socialmente valorados de los roles 
reproductivos socialmente devaluados y al control de un grupo sobre otro4 que ubica el poder en manos 
de  un  grupo  en  detrimento  del  otro,  estableciendo  una  modalidad  de  relación  que  controla  la 
organización  social,  estructuras  públicas,  vida  familiar,  vinculación  entre  las  personas  y  aspectos 
privados de la vida5.  Por eso, al indagar sobre los conceptos ideológicos contenidos en el discurso de las 
religiones, es posible desenmascarar sus prejuicios6; la mitología griega atribuía el origen de las pasiones 
y  malsanas  emociones  a  deidades  femeninas;  algo  similar  ocurre  tras  la  lectura  androcéntrica  de  la 
literatura bíblica cristiana. 
Entendemos  por  espiritualidad  al  vínculo  y  comunicación  de  la  persona  con  su  interioridad,  sociedad, 
entorno natural y universo; implica la  adecuación a un  conjunto de creencias, ritos y actitudes que se 
corresponden  al  dogma  de  una  religión.    Este  enfoque,  es  tanto  funcional  a  los  propósitos  de 
supervivencia  y  adaptación  de  la  especie  humana  a  su  entorno  natural,  como  a  su  conexión  con  la 
naturaleza y el cosmos.  Algunos antropólogos creen hallar en esta espiritualidad ‐relacionada a culturas 
de  tradiciones  milenarias‐  importantes  nociones  de  conservación  ambiental,  postura  que  encuentra 
oposición en  los paleontólogos quienes pretenden responsabilizar a la humanidad por la extinción del 
megaterio  y  el  mamut,  entre  otras  especies;  lo  cual  da  pie  para  considerar  que  el  criterio  de 
sostenibilidad  ambiental  no  era  común  en  las  cosmovisiones  de  todos  los  pueblos  antiguos  ‐como 
tampoco sucede en culturas indígenas de la actualidad.  
De  esta  manera,  comenzamos  a  entender  que  la  espiritualidad  no  se  combina  inevitablemente  a 
cosmovisiones  coincidentes  con  la  convivencia  y  el  desarrollo  en  términos  de  equidad  de  género  y 
conservación  ambiental,  lo  que  hace  posible  redefinir  la  espiritualidad  como  fenómeno  humano  y 
producto  cultural  condicionado  a  las  particularidades  de  un  dogma  religioso,  el  cual  halla  sustento  en 
una ideología.  
En  este  punto  sentimos  la  necesidad  de  referirnos  al  desarrollo  y  organización  política,  económica, 
social,  religiosa,  familiar,  educativa  desde  el  modelo  antropocéntrico7  como  condición  que  origina  y 
                                                            
1
 Saraccini & Violeta, 2008, p. 54. 
2
 Chomsky, 1988, p. 17. 
3
 Umberto Eco, en El Nuevo Diario, 1999; énfasis propio, citado en Saraccini & Aura, 2008, p 49. 
4
 Nolasco, 2010, p. 3. 
5
 Nolasco, 2010, p. 5. 
6
 Saraccini & Violeta, 2008, p. 49. 
7
 Tamayo, 2003. 
perpetúa la violencia contra la mujer, y nos lleva a reconocer la urgencia de cimentar una sociedad, cuya 
ideología  sustente  un  dogma  religioso  conducente  a  una  espiritualidad  compatible  con  la  equidad  de 
género ‐en el acceso y control de los recursos y el poder‐ con miras al desarrollo social.  
La complejidad del desafío obliga a echar mano de enfoques multidisciplinarios y acoger nuevos sujetos 
teológicos y categorías; para ello, adaptamos la obra de Tamayo (2003) a nuestra necesidad: 
1. Con objeto de responder a la invisibilización y devaluación de lo femenino en el ámbito teológico 
y  espiritual,  se  sugiere  corregir  el  carácter  androcéntrico  del  discurso  religioso  acudiendo  a  la 
hermenéutica, herramienta de interpretación de las teologías, la que deberá ampliar su actitud 
de  búsqueda  abriendo  espacio  al  género,  tanto  incorporando  a  la  mujer  en  el  quehacer 
teológico,  como  agregando  teorías  de  género  a  modo  de  instrumentos  de  análisis  e 
interpretación. 
2. Para la promoción de cosmovisiones con enfoque holístico y ambiental, se recomienda revisar la 
teología  de  perspectiva  ecológica,  la  que  sitúa  al  ser  humano  y  a  la  naturaleza  en  el  mismo 
plano, alentando la construcción de un paradigma en que todos los seres del cosmos establecen 
diálogo simétrico y pacto fraterno.  
3. Ante la diversidad de creencias y espiritualidades, considerar al pluralismo religioso y la teología 
indígena,  pues  ambas  reconocen  que  el  pluralismo  de  Latinoamérica  exige  renunciar  a  la 
teología de la religión única.  
Como  conclusión,  queremos  resumir  diciendo  que,  espiritualidad  y  equidad  de  género  podrán 
vivenciarse  integradas  únicamente  en  sociedades  que  no  respondan  a  ideologías  androcéntricas  y 
patriarcales.  Esto  inspira  al  fomento  de  cosmovisiones  que  asumen  ‐al  menos‐  tres  condiciones:  (1) 
revisión de las categorías androcéntricas que excluyen a las mujeres, tanto del discurso teológico como 
de la vivencia espiritual e incorpore a la visión femenina en el trabajo teológico y a las teorías de género 
en  tanto  instrumentos  de  análisis  e  interpretación;  (2)  promoción  de  cosmovisiones  con  perspectiva 
ecológica; y (3) aceptar al pluralismo religioso, asumiendo que la multiculturalidad de América Latina es 
el origen de variadas espiritualidades, tantas como numerosos son sus pueblos, lenguas y geografías.  

 
Bibliografía  
Chomsky, N. (1988). Sobre el poder y la ideología. (VISOR, Ed.) Madrid, España. 
Nolasco,  Q.  (2010).  La  equidad  de  género:  una  propuesta  de  paz  frente  a  la  violencia.  No 
violencia y cultura de paz. República Dominicana: Encuentro Núcleo FTL. 
Saraccini, A., & Violeta, A. (2008). Empobrecimiento y desigualdades de género en el imaginario 
de las mujeres nicaragüenses: estudio de caso en el umbral del siglo XXI (1a edición ed.). Buenos 
Aires: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales ‐ CLACSO. 
Tamayo,  J.  J.  (Septiembre  ‐  Octubre  de  2003).  Las  teologías  del  abya‐yala  valoración  desde  la 
teología sistemática. En publicación: Pasos (109).