You are on page 1of 4

Los centros de interés de Decroly:

‘Escuela por y para la vida’


En 1871 nació en Bruselas el médico, psicólogo y pedagogo Ovide Decroly, quien desarrolló y
creó un nuevo método pedagógico basado en la observación de los niños y en su aprendizaje.
Bajo el lema de “Escuela por la vida y para la vida”, e influenciado por autores como Froebel
y Herbert, Decroly abogaba por una educación centrada en las necesidades e intereses del
niño, ya que entendía que únicamente éstos podrían mantener su atención y motivación en el
proceso de aprendizaje. Así, al vincular el aprendizaje a los intereses, garantizamos la
motivación y la curiosidad del niño.

Fue el primero en definir el concepto de globalización en un ámbito pedagógico y


psicológico, que afirma que el pensamiento de los niños es sintético y no analítico. Es decir,
que los niños perciben el mundo como un todo y no dividido por partes. Así pues, el
aprendizaje de los alumnos se basa en la comprensión y percepción de un todo y, partiendo de
él, van descubriendo los segmentos que lo componen a través del interés generado.
Según Decroly, el entorno y el ambiente en el que se desarrolla el aprendizaje tiene que ser
estimulante y facilitar la observación, el descubrimiento y la libertad. Prioriza la importancia
del desarrollo biológico y a las características de cada niño por lo que considera necesario
adaptar los materiales y los entornos a las necesidades individuales. Además, defiende que el
aprendizaje debe estar vinculado a los intereses de los niños, relacionando directamente estos
intereses con sus necesidades. Decroly agrupaba las necesidades básicas en cuatro grupos:
necesidad de alimentarse, de protegerse de la intemperie, de defenderse contra peligros
varios, y necesidad de acción y diversión.
¿Qué son y cómo funcionan los ‘centros de interés’?
Un centro de interés engloba tanto el respeto a las aspiraciones propias del niño como las
presiones de la formación intelectual. Para poder desarrollar los centros de interés, Decroly
desarrolló tres tipos de ejercicios:

 Observación: el alumno establece el contacto directo con los objetos y situaciones.


 Asociación: el alumno relaciona en el espacio, el tiempo, en sus reacciones, en la relación
causa-efecto, etc.
 Expresión: el alumno ejercita lectura, cálculo, escritura, dibujo, trabajo manual, etc.

¿Cómo aplicar en clase el método Decroly?


Además de la creación de centros de interés, que concentren la enseñanza en torno a temas
atractivos para los estudiantes, el pedagogo sugiere algunos otros cambios. Clasificar a los
niños para poder obtener clases homogéneas (nunca de más de 30 estudiantes), supresión del
horario fijo, el método global en la enseñanza de la lecto-escritura o la enseñanza cíclica de los
centros de interés son algunas de las propuestas de Decroly. Un método que el propio autor
define como cambiante, ya que “debe evolucionar y perfeccionarse constantemente”, de
manera consecuente con los principios del mismo.
Los centros de interés de Decroly son una metodología globalizadora muy utilizada en los
primeros años de escolarización, pero que se va perdiendo a medida que los alumnos
crecen. ¿Habéis probado a trabajar por centros de interés en Educación Secundaria?
¿Pensáis que se podría aplicar?

Metodología de Decroly

Método de Decroly
Decroly sustenta que el descubrimiento de las necesidades del niño permite conocer sus
intereses, los cuales atraerán y mantendrán su atención y así, serán ellos mismos quienes
busquen aprender más.
En la concepción Decroliana, la observación activa del medio es el método a seguir. Resultaba
importante facilitar la formación intelectual.

Centros de interés: metodología Decroliana

Un centro de interés es la síntesis entre las exigencias del respeto a las aspiraciones propias
del niño y las presiones de la formación intelectual. El centro de interés se organiza a partir de
las siguientes fases:

1. Observación como punto de partida de las actividades intelectuales y base de todos los
ejercicios; debe ser continua y de llevarse a cabo en el medio natural.

2. Asociación:
a. De las dimensiones espaciales
b. De las dimensiones temporales lejanas
c. Asociaciones tecnológicas (empleo de materias primas, adecuación al medio)
d. Relaciones de causas y efecto
3. Expresión, abarca todo aquello que permita la manifestación del pensamiento de modo
accesible a los demás.
La enseñanza debía organizarse de acuerdo a estas consideraciones, así el alumno ejercería
de manera activa sus capacidades intelectuales para adaptarse felizmente a su ambiente
humano y físico.

Pero, ¿cómo se puede transformar el trabajo para llegar a esto?

Decroly sugiere:

· Crear centros de interés, concentrando la enseñanza en torno a temas atractivos para los
alumnos. Los contenidos deben estar relacionados con: las necesidades primordiales del niño
(alimento, protección, contra la intemperie y los peligros, descanso y diversión); con su
ambiente (familia, escuela, sociedad, plantas, animales, agua, aire, sol, etc.)

· Clasificar a los niños para que las clases sean homogéneas.

· Las aulas no deberán exceder los 30 estudiantes.

· La aportación más valiosa del método Decroly es la utilización del método global en la
enseñanza de la lecto-escritura.

Otros postulados del método Decroly son: Supresión de un horario fijo y la propuesta de una
enseñanza cíclica para los centros de interés, para que en cada curso se desarrollen nociones
de las distintas asignaturas.

Decroly dijo que este método “se basa en los principios de grandes pedagogos de todos los
tiempos, pero también adopta un carácter científico”, también mencionaba que no se trataba
“realmente de métodos nuevos, sino de otra concepción del método, el cual no debe
considerarse como inmutable y definitivo, como el mejor, sino como algo que debe evolucionar
y perfeccionarse constantemente”.

Podemos observar en estos fragmentos la flexibilidad de este autor en cuanto al método, por
ello es que podemos afirmar que era muy importante para él el valor de las renovaciones, las
experiencias y por ello hay que comprometerse con la mejora continua, ya que Decroly
igualmente pedía que las obras de educación debe ser flexible, plástica y capaz de evolucionar.