You are on page 1of 1

La esterilización y/o pasterización de alimentos sin calor por métodos no térmicos

constituye una alternativa novedosa de preservación y conservación de los mismos.

Tecnologías como el ozono, ultrasonidos, ultravioleta, tratamientos a alta presión o


empleo de biocidas de origen natural están acaparando gran atención en los últimos
tiempos, debido al interés de la industria alimentaria en identificar métodos rápidos de
procesamiento a bajas temperaturas, que mantengan la calidad nutricional y
organoléptica del alimento.

El empleo de métodos combinados permite el uso de parámetros operativos más


suaves pero que en conjunto, pueden ser más eficaces frente a la microbiota del
alimento, al tiempo que minimizan los procesos de degradación de los nutrientes.

aplicaciones:

mejora de la calidad de alimentos: la aplicación de métodos suaves de conservación permite la obtención


de un producto mirobiológicamente seguro, de mayor calidad y que retiene su calidad nutricional y
organoléptica. Por tanto, el conocimiento de la influencia de diferentes métodos combinados no térmicos
permitirá proporcionar alternativas metodológicas para el procesado de alimentos, tales como cereales,
zumos, especias, ovoproductos, etc., con menores niveles de degradación de nutrientes y de factores
desfavorables a la calidad organoléptica.

mejora de procesos de higienización: tecnologías de conservación no térmicas como empleo de ozono y/o
UV permiten realizar con mayor eficacia tratamientos de higienización de alimentos, incluyendo productos
cárnicos, especias, etc.

ventajas/objetivos:

mejora de la calidad de los productos tratados con métodos combinados de conservación,


obteniendo productos de elevada calidad nutricional, organoléptica y microbiológica.

aumento de la eficacia en tratamientos de higienización de alimentos, tales como productos


vegetales cortados, especias, etc.

infraestructuras:

lámparas de UV para desinfección de superficies.

generador de ozono para desinfección de ambientes, alimentos y aguas de higienización .

equipos de alta presión (280 – 350 bar) para reducción de la carga microbiana de alimentos.

laboratorio de bioensayos y planta piloto de biotecnología.

planta piloto de desarrollo de nuevos productos.

líneas de apoyo a la actividad:

Programas regionales de apoyo a la I+D.

Plan Nacional de apoyo a la I+D.

Adicionalmente, es posible acogerse también a los incentivos fiscales a la I+D+i, donde sólo la deducción de
los gastos de innovación subcontratados con un centro tecnológico suponen 15% adicional a la desgravación
del 35% que se aplica a este tipo de actividades.

más información:
Área de Marketing y Ventas (marketing@ainia.es)