You are on page 1of 1

Yo  no  soy  mi  biblioteca.  Y  no  es  una  ​'boutade'  ni  un  ​sacrilegio.  ​Es  una  constatación.

  Otros  lo  ven  distinto.  Me  consta  que  Alberto 


Manguel  sufre  al  ver  la  suya  de  más  de  30.000  volúmenes  embalada  porque  no  la pudo llevar consigo cuando aceptó el cargo de Director 
de  La  Biblioteca  Nacional  de  la  República  Argentina.  Pero,  personalmente,  mi  actual  pequeña  biblioteca  no  me  define,  no  redacta  mi 
autobiografía.  Si no lo hizo cuando tuve miles de libros, menos ahora que ha quedado reducida a una quinta parte. Y ya no crecerá más. Un 
libro  entra,  otro  sale.  Esa  es  la  máxima  que  me  aconsejó  un  experto  archivero.  Incluso  me  propuso  un  juego,  terrible,  pero  necesario. 
Cuando  no  sabemos  cómo  desprendernos  de  aquellos  volúmenes  que  nos  sobran,  debemos  colocarlos  en  cajas,  bien  embaladas,  sin 
anotaciones  externas,  y  las  dejamos  un  año  en  cualquier  lugar.  Pasado  el  tiempo,  si  no  recordamos  qué  contienen,  directamente  nos 
desprendemos de ellas. 
Todo  cambió  el  día  en  que  descubrí  que  la  biblioteca  era  un  ser  vivo,  mutable,  una  maquinaria  vanidosa  que  se  alimentaba  de  los 
comentarios  de  aquellos  que  destacaban  los  maravillosos  libros  que  la  conformaban,  los  hubiera  leído  o no. Así que decidí desprenderme 
de  casi  todos.  Incluso,  y  no  sin  dolor,  de  algunos  dedicados.  Porque  era  el  momento  de  disfrutar  de  las  cosas sin necesidad de poseerlas, 
porque  releer  es  patrimonio  de  unos  pocos,  y  porque  desde  que  desmonté  la  mía,  he  vuelto  a  entrar  en  las  fantásticas  bibliotecas 
desparramadas por el país. 
Mi  biblioteca  física  se  está  muriendo,  es  cierto,  pero  ya  no  hay  duelo.  De  hecho,  a  menudo  sueño  con  ver  los  estantes  vacíos  y  juego  a 
rellenarlos,  no  con  libros  sino  con  lecturas.  Porque  ellas  sí  que  escriben  nuestra  biografía,  la  esencial.  Somos, en buena medida, los libros 
que  leemos,  los  que  nos  reconfortan,  nos  invitan  a  viajar  y  también  nos golpean. Son esas historias que a veces es mejor no releer para no 
arriesgar  los  buenos  recuerdos.  Mi  auténtica  biblioteca ya no está ​cosificada, es una ilusión en la que caben, incluso, los libros que no leí y 
que me recomendaron. Es mi particular biblioteca de Alejandría, esa que siempre está a salvo de las llamas. 
Martes,​ ​27/02/2018 Óscar López 
Contesta 
 
 
1. Según la forma del discurso es un texto…………………….porque en primer lugar…………………………………………….... 
y además……………………………………………… 
2.¿Qué diferencia se puede establecer entre las afirmaciones ​Yo no soy mi biblioteca y ​ “​Somos, en buena medida, los libros que 
leemos” 
3.Escribe sinónimos de las palabras y expresiones en negrita 
boutade 
sacrilegio 
máxima 
duelo 
cosificada 
4.Subraya en el texto la TESIS DEL AUTOR y explica si coincides con él o no. Argumenta tu opinión. 
5.Divide en el texto las tres partes que lo conforman.