You are on page 1of 1

Principios básicos sobre la economía.

La historia de la economía debe partir de una premisa fundamental a saber que: los seres reales, sus acciones y las
condiciones materiales de su vida (las existentes y las que puede engendrar) son las que determinan los distintos tipos de
economía y propiedad. Lo anterior quiere decir que la economía es todo aquello que el hombre hace para transformar la
naturaleza en objetos, a partir de su trabajo. Esto a su vez produce las condiciones materiales de existencia del hombre
en el mundo, que van mutando a lo largo de la historia de la humanidad.

Además de esta premisa la economía tiene que ver con la forma en que los seres humanos nos relacionamos con la
naturaleza, basados en la estructura de la organización social o corpórea, que determina y produce los medios de
existencia. Veamos un ejemplo. En épocas prehistóricas cuando el hombre se agrupaba en hordas, a través de las cuales
ejecutaban acciones para conseguir alimento y dividirlo para poder sobrevivir, se establecieron unas relaciones incipientes
con la naturaleza. Así la forma de organización más básica nos demuestra que los medios de existencia estaban basados
en el alimento. Si vamos más adelante encontraremos que a cada forma de organización social le corresponde una forma
de relación con la naturaleza que se encuentra subordinada, hasta cierto punto para suplir necesidades.

Lo anterior le permite al hombre ver la diferencia que tiene con respecto de los animales cuando produce sus medios de
vida; la producción de estos medios de vida solo es posible en tanto aumenta la población, puesto que así puede dividir
el trabajo o por lo menos producir mucho más y establecer los parámetros de su existencia, en comparación con los
animales que no tiene en cuenta cómo producir sus medios de vida. Este podría ser el caso de las organizaciones tribales,
en las que se había pasado del grupo eminentemente familiar a un grupo mucho más amplio en el que las tareas y trabajos
estaban distribuidas con el fin de suplir las necesidades comunales. Esta división demostraba al hombre que no era un
animal puesto que ya no tenía que ir en búsqueda de los alimentos sino que podía cultivarlos o cazarlos de distintas
formas, a través del desarrollo de nuevas técnicas para el arado, la pesca o la caza y tener una forma de vida.

Vale aclarar que la producción de los alimentos, de los hábitats, la vestimenta y todo lo que podemos incluir dentro de
este concepto no solamente son para que el hombre pueda reproducir su existencia física, es decir mantenerse con vida,
poder trabajar y procrear; sino que también es su modo de vida. Lo cual significa que el hombre se encuentra determinado
por lo que produce y la forma en la que lo produce. Así los hombres dependen de las condiciones que tengan para producir
determinados productos. Ejemplos de ello abundan por doquier, si comparamos por ejemplo que modo de vida lleva un
campesino que vive alejado de las ciudades de hoy día, con un obrero de fábrica nos daremos cuenta de muchas
diferencias. La primera podría ser que los productos de su trabajo son diferentes, el campesino produce su cultivo de papa
o cebolla cada tiempo que lo puede hacer. El obrero de una fábrica, digamos de automotores produce las terminales
electrónicas para que las luces, el motor de un automóvil funcionen de la forma indicada. La forma en que el campesino
produce se basa en técnicas de arado a través del pico o la azada (aunque hoy tengamos el tractor como una forma de
arado, no en todos los lugares se cultiva de esta forma) en la producción propia de semillas para sus cultivos, usando los
ríos como formas de riego, es propietario de su tierra, lo que produce es su propiedad. Por su parte el obrero produce en
una línea, en la que el trabajo está dividido, no debe producir los materiales que está utilizando sino que los manipula
para formar los conectores que tendrán una función dentro del automóvil, no es dueño del objeto que produce, lo que
obtiene por la producción es un salario. Sus formas de vida son totalmente distintas, sus valores, creencias, formación
entre otras los ponen como polos puestos.

Ahora podríamos definir la economía como la forma en la que un tipo de agrupamiento humano (tribal, comunal,
feudal,) desarrolla unas fuerzas productivas, a través de la relación con la naturaleza para producir sus medios de
existencia, su reproducción y su forma de vida. Esto quiere decir que para cada tipo de sociedad existen fuerzas
productivas que permiten producir unos medios de existencia, reproducir la existencia humana y establecer unas
formas de vida. De esta forma cada una de las formaciones sociales existen solamente hasta que se desarrollen las
fuerzas productivas que caben dentro de ella y nunca aparecen nuevas formas de producción hasta que las condiciones
materiales para su existencia haya madurado en el seno de la sociedad anterior.